Sei sulla pagina 1di 4

El Estudio de Casos1, es otra Técnica Didáctica Activa que presenta a los aprendices un

episodio o situación concreta dando amplia información sobre las circunstancias que lo
envuelven con el fin de analizarlo, resolverlo, elaborar conclusiones y proponer posibles
vías de actuación para su resolución.

La expansión progresiva de esta técnica surgida en Estados Unidos durante la segunda


década del siglo XX en la formación de universitarios en estudios empresariales y jurídicos
ha dado lugar a una diversificación de enfoques u orientaciones sobre el tipo de casos que
se pueden aplicar en la formación. Siguiendo la clasificación que hace el ITESM, podemos
hablar de tres modelos:

• “Aplicación y análisis de casos conocidos y reales, que ya han sido planteados


y solucionados en otros momentos. Busca que se conozca el proceso y método
seguido apoyándose en experiencias ya realizadas.

• Casos dirigidos a aplicar principios y normas establecidos, cuya finalidad es el


entrenamiento en la aplicación de principios y normas en cada situación. Es
apropiado para el campo del Derecho.

• Casos dirigidos al entrenamiento en la búsqueda de soluciones a situaciones


concretas que exigen un análisis específico y detallado que no acaba
forzosamente en una solución, sino en distintas y variadas salidas”.

En este último modelo se sitúan distintos tipos de casos: los centrados en descripciones, los
de resolución de problemas (centrados en analizar el porqué de decisiones ya tomadas o
centrados en generar propuestas de decisión y solución) y los casos de simulación, éstos
últimos orientados hacia la dramatización. La siguiente representación gráfica muestra
todas estas modalidades:

1
También son abundantes las referencias y artículos que pueden encontrarse sobre esta temática; una lectura
complementaria, recomendada, de este documento, se puede consultar en
http://www.sistema.itesm.mx/va/dide/inf-doc/estrategias/ del Instituto Tecnológico de Monterrey, o bien en
Wassermann, S.(1994): El estudio de casos como método de enseñanza. Buenos Aires: Amorrortu.
Fuente: ITESM

Figura 7.- Modelos de Estudio de Casos

Es conveniente que el Estudio de Casos se plantee a través de materiales y problemáticas


del mundo real, si bien también se pueden plantear casos a través de materiales y
situaciones creadas ex profeso. Esta técnica, permite, esencialmente, el desarrollo de
habilidades cognitivas y de actitudes y valores, a la par que favorece la transferencia de los
aprendizajes realizados en el proceso formativo a escenarios y situaciones de la vida real.

Como señala Aznar (1995), su aplicación en el aula, requiere una importante y precisa
planificación y preparación por parte del profesor. Este trabajo comienza con la
identificación de Casos susceptibles de ser llevados al aula, y que tengan potencial para el
desarrollo de los diferentes objetivos/resultados que se han identificado para cada proceso
formativo. La calidad didáctica de los casos depende en gran medida de su formulación
escrita, de modo que al seleccionarlos o al redactarlos (si son los propios instructores
quienes los elaboran) es importante tomar en consideración las siguientes características:
• Los casos deben ser verosímiles, seductores y lo suficientemente provocadores
para captar la atención y el interés de los aprendices en su resolución. En este
sentido los buenos casos son aquellos que fascinan a los aprendices logrando
que se impliquen activa y positivamente.
• Deben ser claros y precisos, proporcionando toda la información necesaria para
su comprensión.
• A la vez deben evitar un exceso de información que pueda anticipar posibles
soluciones a la situación planteada.
• Se rechazarán aquellos casos que omitan datos importantes de modo que
impiden configurar una visión completa del episodio y aquellos que permiten
una interpretación subjetiva de la situación descrita.
• Se priorizarán aquellos casos que incluyan preguntas críticas que estén
formuladas con precisión y que orienten a una solución analítica centrada en el
contenido del caso o a una solución reflexiva que traspase los límites de la
situación expuesta.

Siguiendo a diversos autores (Aguirre, Aznar, ITESM…) podemos señalar las siguientes
fases como parte de la secuencia didáctica de referencia a la hora de desarrollar en el aula el
Estudio de un Caso:

• Preparación y presentación del Caso.


• Conformación de grupos y búsqueda de Información.
• Análisis de materiales.
• Debates / contrastes en grupos reducidos.
• Respuesta a preguntas y temáticas planteadas.
• Debates / contrastes en grupo grande.
• Comentarios, síntesis y conclusiones.
• Presentación del trabajo.
• Evaluación del proceso y resultados obtenidos.

Algunas variantes didácticas en la aplicación de la técnica que pueden emplearse en la


Formación Profesional son las siguientes:

• Resolución individual. Cuando se desea potenciar el trabajo personal de los


aprendices se opta porque cada uno de ellos resuelva el caso. Una vez resuelto se
pasa a la socialización y discusión del caso en gran grupo o bien se forman grupos
para que lleguen a una única propuesta de solución antes de la presentación a todo
el grupo clase.
• Estudio de casos en grupos diferenciados. En lugar de trabajar con un único caso
se plantean distintos casos relacionados entre sí sobre una misma temática,
pudiéndose así ahondar en múltiples aspectos de la misma. En esta variante la fase
de socialización es esencial pues cada grupo presenta la solución a su caso y lo
debate con el resto de grupos, mientras que éstos se acercan al caso a través de las
soluciones que han dado a su caso.
• Estudio de casos con intervalos de síntesis. Se basa en una socialización
progresiva de modo que no se espera a que todos los grupos hayan resuelto el caso
para que se debata sobre él. De modo que se presenta el caso a los grupos y
conforme se avanza en cada fase hay una breve socialización antes de pasar a la
siguiente fase.
Incidente crítico. Se trata de un caso breve -en cuanto a información, complejidad y
objetivo- que puede ser estudiado y resulto en un tiempo reducido, de aproximadamente 45
a 60 minutos. El incidente crítico se centra en un único aspecto -aquel que lo hace
interesante para la formación- de la situación que recoge.