Sei sulla pagina 1di 29

UNIDAD 1

INTRODUCCIÓN Y CONCEPTOS BÁSICOS. ETIOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD MENTAL

OBJETIVO Conocer los conceptos básicos del estudio de la psicopatología, así como el impacto que tiene su estudio en la salud.

TEMARIO

1.1 CONCEPTO DE PSICOPATOLOGÍA

1.2 HISTORIA DE LA PSICOPATOLOGÍA

1.3 SIGNO, SÍNTOMA Y SÍNDROME

1.4 NORMALIDAD Y ANORMALIDAD

1.5 SALUD Y ENFERMEDAD MENTAL

1.6 EPIDEMIOLOGÍA Y SALUD PÚBLICA

1.7 MODELO BIOLÓGICO DE LA ENFERMEDAD MENTAL

1.7.1 Factores constitucionales y genéticos de la enfermedad

1.7.2 Cerebro y conducta

1.7.3 Factores neurobiológicos en la enfermedad mental

1.8MODELO

PSICODINÁMICO

DE

ENFERMEDAD

MENTAL,

Y

EL

CONCEPTO

DE

FIJACIÓN Y REGRESIÓN EN EL DESARROLLO MENTAL

1.9 EL MODELO SOCIOCULTURAL DE LA ENFERMEDAD MENTAL Y LA EPIDEMIOLOGÍA

DE LOS TRASTORNOS MENTALES

1.10. TEORÍA DEL APRENDIZAJE Y EL MODELO CONDUCTUAL DE LA ENFERMEDAD

MENTAL

MAPA CONCEPTUAL

MAPA CONCEPTUAL 9

INTRODUCCIÓN

La psicopatología es el estudio de las enfermedades de la psique, aunque también se puede definir en razón del sufrimiento del alma o bien, psique en términos etimológicos, no obstante hace referencia a diferentes dimensiones del ser humano, como las conductas, la biología y el entorno social, es por ello que la psicopatología se auxilia de diferentes ciencias para el estudio completo e integral de las diferentes patologías, sufrimientos o disfunciones que tiene el ser humano. La anormalidad puede explicarse desde un punto de vista estadístico, es decir, todo aquello que se encuentra fuera de la norma o del estándar de la sociedad. Una conducta anormal resulta, compleja y preocupante, tanto para los científicos que se encargan de estudiarla como para la sociedad en general, esta preocupación ha conducido a los científicos a preguntarse acerca del origen o genealogía de la patología, hasta sus alcances, nombrados como pronósticos, y los posibles vínculos e incidencias que tiene el ser humano disfuncional con el medio. 1 Históricamente, la psicopatología ha mutado conceptualmente, así como su tratamiento; en este sentido, la visión contemporánea de patología es muy distinta a la que se tenía en el Renacimiento e incluso la Edad Media. Esta unidad tiene la finalidad de brindar una concepción amplia de la psicopatología, desde su definición, pasando por la historia y los eventos que la conforman, como la biología, la psicología y la sociedad, hasta la explicación que algunas teorías conductuales indican al respecto.

1 Monedero Gil, Carmelo, Psicopatología humana, p. 10

1.1 CONCEPTO DE PSICOPATOLOGÍA

El concepto de psicopatología, etimológicamente, se refiere al estudio del sufrimiento o enfermedad que tiene la psique o el alma. Además, tiene una conexión con otras ciencias médicas, como la neurología, la fisiología, la neuroanatomía y la psiquiatría, que son las que suelen ocuparse de la enfermedad en el hombre; también se puede definir como una ciencia que estudia las desviaciones patológicas de la vida psíquica. No obstante, el concepto no se encuentra comprometido necesariamente con las ciencias médicas, ya que el objeto de estudio de estas ciencias es el cuerpo, no así, de manera obligatoria, la mente. La enfermedad se define como una alteración física que imposibilita la funcionalidad normal del organismo. En contraste, la psicopatología es la ciencia que se encarga del estudio de los padecimientos de la mente o de las enfermedades de la construcción psíquica del ser humano. En este sentido, la psicología y la psiquiatría se encargan del estudio de la salud mental, ambas comparten el objeto de estudio, sin embargo, su metodología es distinta, por ejemplo, la psiquiatría utiliza medicamentos, lo cual no ocurre en la psicología, porque esta ciencia utiliza la orientación psicológica o la psicoterapia como tratamiento de los trastornos mentales y el estudio de los mismos. En este sentido, es posible indicar que el ser humano suele tener dificultades en su adaptación al medio para desempeñarse dentro de la dimensión biológica, psicológica y social, debido a que el entorno social, comúnmente rechaza de manera directa o indirecta a quienes padecen de algún trastorno mental, simplemente porque no entran en la norma que la sociedad acepta. Los trastornos mentales suceden debido a diferentes factores, tanto internos (como la fisiología y la genética) como externos (vínculos sociales o la manera de ser educado en una familia); así, estos factores pueden originar y/o derivar en una conducta anormal o desadaptativa; de acuerdo con esta lógica, se denominan conductas normales a aquellas que se encuentran dentro de la norma o en el estándar de la población, es decir, lo que es aceptado socialmente, mientras que una conducta anormal es aquella que se encuentra

fuera de la norma o que no es socialmente aceptada. De este modo, existe una psicología anormal, la cual estudia de manera científica las conductas que se consideran extrañas o anormales, y para predecirlas y controlarlas, las estudia de manera objetiva y descriptiva.

A principios del siglo XX, los psiquiatras denominaban a ciertas

conductas, que son materia de estudio de la psicopatología, como extrañas o espectaculares, por ejemplo, algunas conductas sexuales las llamaban perversiones o desviaciones, como el sadismo, el masoquismo, e incluso la homosexualidad, que ahora se denominan preferencias sexuales o parafilias; o las parálisis que ahora se sabe son causadas por la histeria o las alucinaciones

de quien padece esquizofrenia. En este sentido, también los comportamientos antisociales, por ejemplo los homicidios o las violaciones, y las conductas generadas por la depresión y la ansiedad son objeto de estudio de la psicopatología. La descripción de una conducta anormal se debe basar en observaciones sistemáticas hechas por profesionales; estas observaciones, combinadas con los resultados de la conducta patológica de una persona, se convierten en psicodiagnóstico.

La psicopatología sigue la misma metodología científica de la psicología

anormal (excepto por la utilización de medicamentos) hasta llegar a un probable

diagnóstico; asimismo, la psicología y la psicopatología comparten su interés por la conducta humana junto con otras ciencias como la filosofía, la antropología, la etología, entre otras, aunque la psicopatología centra su atención en la conducta anormal o patológica, mientras que la psicología, además de la conducta anormal, se interesa por las implicaciones que tienen estas conductas con su medio. Tanto la psicología como la psicopatología tienen como objetivo dar respuesta a las siguientes interrogantes: ¿cuáles son los criterios de la conducta anormal?, ¿cómo se clasifica la conducta anormal?, ¿cuál es el tratamiento de tales conductas?, y ¿cómo prevenirlas?

Aquí es importante destacar una distinción entre la psicología clínica y la psicopatología, ya que la primera es una ciencia aplicada, que se centra en el diagnóstico y tratamiento del sujeto, mientras que la psicopatología desarrolla la génesis para crear leyes que permitan dictaminar los padecimientos y delimitar sus rasgos.

ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE

1. Redactar una definición personal acerca de la psicopatología, esta definición debe incluir aspectos biológicos, psicológicos y sociales, de acuerdo lo que se mencionó en el apartado anterior. 2. Realizar una ensayo en parejas y contestar: ¿qué es normal y qué anormal en la sociedad donde habitas? Esta pregunta debe contener creencias, ideologías y conductas.

Al finalizar ambas actividades deberán reunirse en el salón de clases, y con ayuda del profesor deberán llegar a una conclusión final.

1.2. HISTORIA DE LA PSICOPATOLOGÍA

A lo largo de la historia, el concepto de psicopatología, así como sus

manifestaciones, han ido cambiando, aunque una ciencia no es lo que su historia dictamina, el conocimiento de la historia propone conocer mejor el

presente. “La historia de la psicopatología es una dimensión más de la historia de la humanidad”, 2 y se puede ubicar en las fuentes que se refieren a la historia de la medicina, de la filosofía y de la psicología; comienza a finales del siglo XIX,

sin embargo, tiene un precedente que tiene origen en el mundo antiguo.

En la antigüedad, la explicación de las conductas anormales tenía origen solamente en la observación. Las primeras interpretaciones tenían una concepción mágica, así, toda conducta fuera de lo establecido socialmente se atribuía a un fenómeno sobrenatural; después se le dio una explicación

2 Monedero Gil, Carmelo, Psicopatología humana, p. 29

organicista, que centraba la atención en las causas físicas, y más adelante se llegó a una concepción psicogenética, que da a estas conductas una explicación psicológica y psicosocial. La mayoría de las ideas acerca de la conducta anormal se encuentran arraigadas en las creencias que operan en una sociedad y en un tiempo determinado. La historia indica que en las culturas primitivas, el pensamiento mágico se utilizaba como explicación primaria para aquellas conductas diferentes a lo establecido por la cultura, el medio y la sociedad; en la sociedad preclásica, las causas de la locura eran atribuidas a un castigo divino y a la posesión demoniaca. Por su parte, la línea que marca la época grecorromana es la fisiológica somática, ya que se creía que los cambios de conducta estaban relacionados con los humores corporales, (flema-cerebro, sangre-corazón, bilis amarilla- hígado, bilis negra-bazo), y que éstos eran provocados por la alimentación que tenía la persona. En la Edad Media, la explicación para los comportamientos anormales era que la persona estaba poseída por demonios y/o que estos trastornos eran producto de la brujería. Durante el Renacimiento e Ilustración se produjo un cambio de pensamiento en relación con las personas que padecían o presentaban una conducta fuera de lo normal, y debido a ello se fundaron los primeros manicomios en Barcelona, Valencia y Londres, alrededor del siglo XV; y por primera vez Juan Luis Vives (1497-1588), plantea que el encierro debe ser con fines terapéuticos. Por su parte, Johann Weyer (1516-1588) es considerado el padre de la psicopatología moderna y el primer psiquiatra, su trabajo fue fundamental y sirvió para comenzar el estudio de las enfermedades mentales, y realizó detalladas descripciones clínicas. A finales del siglo XVIII, se generó la tendencia a la observación y a la descripción clínica de los diversos trastornos, pero por otro lado, se recluyó a toda a aquella persona que presentara una conducta distinta a la establecida

socialmente, y así se encerró a huérfanos, a mendigos y a marginados; estos lugares de reclusión se consideraban como lugares denigrantes para la vida humana. La época comprendida entre finales del siglo XVIII y principios del XIX se destacó porque se generó una reforma asistencial, se abandonó la teoría de los humores y surgió un nuevo modelo clínico: el método clínico descriptivo, el cual consistía en hacer una recopilación detallada del comportamiento y la sintomatología del enfermo, a partir de este método surge un nuevo modelo de clínica diferente a la especulación, para comenzar por la medición, la comprobación y la corroboración, esta metodología es propia del método científico. A finales del siglo XIX y principios del XX surge la teoría explicativa, la cual tiene dos líneas hipotéticas: la línea biológica es la primera, que surge del contexto médico, en la que Kraepelin hace importantes aportaciones a la psicopatología, ya que establece los inicios para las clasificaciones y generalidades de las enfermedades mentales. La segunda línea es la psicológica, que surge como consecuencia de la ruptura con la tradición médica, y originó importantes aportaciones de Sigmund Freud, quien para ese momento ya tenía un nombre como psicoanalista, él plantea que en los trastornos mentales hay causas psicológicas y no únicamente biológicas. Freud, padre del psicoanálisis, plantea el trabajo con los cuadros neuróticos, diferenciando por primera vez los términos de conducta anormal y conducta normal, lo que permitió comprender los fenómenos psíquicos. Otra importante aportación de Freud es pasar del estudio de la anamnesis, que es la historia de la enfermedad, al estudio de la patobiografía, es decir, la historia del enfermo; hace una revisión profunda del concepto de enfermedad mental, hasta entonces teñido de un organicismo absoluto, donde entrelaza los factores psicológicos, apoyado en la etiología, que se refiere al estudio sobre las causas de las cosas, así como en la terapia de los trastornos de conducta, en la que la atención se enfoca en la historia del sujeto más que en la enfermedad.

Estas nuevas aportaciones trajeron como resultado que se hicieran cambios de fondo en los hospitales, estableciéndose criterios diferentes para el internamiento, así como la creación y aplicación de nuevas terapias.

ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE

Formen equipos de cinco personas y realicen la lectura del prólogo y los cinco primeros capítulos de “El elogio de la locura” del autor Erasmo de Rotterdam. La lectura se puede consultar en la siguiente liga:

http://www.dim.uchile.cl/~lsaavedr/Elogio.pdf Al finalizar la lectura, redacten en equipo un ensayo comparativo de la lectura con lo que se detalló en los primeros temas de esta unidad; el ensayo debe contener aspectos relacionados al concepto de psicopatología o locura, desde un punto de vista histórico y científico. Al finalizar el ensayo, compartan en clase sus opiniones y dudas al respecto para generar una conclusión con ayuda del profesor.

1.3 SIGNO, SÍNTOMA Y SÍNDROME

La tendencia entre psicólogos y psiquiatras es ofrecer términos para clasificar y comprender mejor la conducta anormal o psicopatológica en el ser humano; en este sentido, es importante distinguir entre un signo, un síntoma y un síndrome. Para ello, la semiología, que es la rama de la medicina encargada de la identificación de las diversas manifestaciones de las enfermedades, propone una diferencia entre signo, síntoma y síndrome, a continuación se indica:

Signo: Es la manifestación física u objetiva que provoca la enfermedad en la persona; se refiere a una manifestación objetiva que indica o valora las acciones que la enfermedad está provocando en un determinado paciente (como por ejemplo, las manchas en la piel). Los signos pueden ser descubiertos mediante un examen médico. “En psicopatología, los

signos son manifestaciones concretas de las patologías determinadas objetivamente”. 3

Síntoma: Son las alteraciones subjetivas de la enfermedad, es decir, las percibidas únicamente por el paciente, y pueden ser percibidas por el observador mediante la entrevista y los exámenes pertinentes.

Síndrome: Es el conjunto o constelación de signos y síntomas relacionados, es decir, que tienen una patología común y que pertenecen

a diferentes etiologías u orígenes (estudio de las causas de las enfermedades).

Comprender de manera detallada a los signos, síntomas y síndromes posibilita el diagnóstico, pronóstico y tratamiento certeros de la patología:

El

diagnóstico permite identificar la enfermedad con base en los signos y

síntomas.

El pronóstico es la valoración del caso, en cuanto a la evolución y desenlace de la enfermedad.

El

tratamiento se refiere a las acciones que se llevan a cabo con el

propósito de la curación y/o alivio de la enfermedad.

Finalmente, los signos patognomónicos son los signos exclusivos o típicos de una enfermedad, que incluso sirven para caracterizarla; son señales mediante las cuales, un especialista suele reconocer la presencia de una determinada enfermedad. El síntoma es la manifestación de una posible enfermedad y el paciente lo percibe de manera subjetiva. De tal suerte que el conjunto de síntomas forman el síndrome, y éste a su vez forma las categorías diagnósticas.

3 Romero Aguirre, Javier, Diccionario de psicología, p. 120

1.4 NORMALIDAD Y ANORMALIDAD

La psicopatología estudia lo patológico o anormal desde el punto de vista psicológico; es importante destacar que el criterio de anormalidad o psicopatológico es diferente a una enfermedad, ya que ésta última se refiere al conjunto de síntomas que tienen una causa común, estos síntomas deben ser objeto de tratamiento común. Por el contrario, lo anormal, como su nombre lo indica, se encuentra fuera de lo común o de la norma. Las críticas al concepto de anormalidad psicológica, según los criterios de salud o enfermedad, son constantes, sobre todo al no tener un panorama claro de lo que es la salud mental, porque no solamente es una enfermedad que padece el sistema nervioso, sino que involucra aspectos más complejos del ser humano. La cultura es lo que determina hasta donde algo es normal o no, y esto es importante tenerlo en cuenta, esa mezcla de juicio y prejuicio que se trasmite de generación en generación a lo largo de la historia, y que así como la herencia genética está en la estructura cerebral, por su parte, la cultura se aloja en la psique del ser humano. Así, lo anormal o normal lo dicta la cultura, la sociedad y el grupo al que pertenece cada individuo. De esta manera, a continuación se definirá el concepto de normalidad en la salud mental. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, 4 es decir, se refiere a la salud mental como el desarrollo total de la persona, el bienestar en las diferentes áreas de su vida, su capacidad para resolver problemas, su tolerancia a la frustración, el manejo de sus emociones, la adaptación, el afrontamiento, etcétera. A continuación se mencionan algunas características que se consideran como sanas:

Apreciar de manera realista las capacidades y limitaciones propias.

Reconocer las posibilidades de acción en el entorno social.

Seguridad en el medio social.

4 http://www.who.int/governance/eb/who_constitution_sp.pdf

Interactuar afectivamente con los demás.

Satisfacer las necesidades corporales sin excesos.

Se permite sentir el éxito.

Tener control sobre las emociones.

Existen algunos criterios que se consideran para medir la normalidad:

Estadístico: indica que el hombre promedio es lo normal, esto en relación con la frecuencia de las acciones; aunque aquellas acciones consideradas fuera de lo aceptado socialmente, no se consideran normales pese a su frecuencia.

Metódico: corresponde a la regulación social de las acciones.

Adaptativo: se destaca por autorregular sus necesidades y adaptarlas al medio social.

Resolutivo: se refiere a la capacidad para resolver los diversos problemas que enfrenta de manera cotidiana el ser humano.

Respecto a la anormalidad, como lo indica la psicoterapia Gestalt, la enfermedad o neurosis comienza cuando el ciclo de la necesidad no llega a la zona de satisfacción de las necesidades, provocando bloqueos en diversas áreas de la personalidad. Por otra parte, el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV), define la conducta anormal como “un síndrome o patrón conductual o psicológico, clínicamente significativo que ocurre en un individuo y está asociado con una angustia presente, una incapacidad o un riesgo significativamente elevado de sufrir muerte, dolor, incapacidad o una pérdida importante de la libertad”. 5 Por lo que se considera anormal a aquello que cultural y socialmente no es aceptado; estadísticamente, lo anormal es aquello que al medir un comportamiento se encuentra fuera de la norma, o de lo que no es socialmente aceptado.

5 Sue, David, Wing Sue, Derald, Psicopatología comprendiendo la conducta anormal, p.7

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE

De acuerdo con el apartado anterior, reúnanse en equipos de cinco personas como máximo y realicen un análisis de los siguientes fenómenos sociales:

Vandalismo

Tribus urbanas

Narcotráfico

Pena de muerte

Fanatismo religioso

Modificación corporal (tatuajes y perforaciones).

De los temas anteriores, discutan en equipo, qué conductas, actitudes e ideologías son consideradas como “normales” y cuáles “anormales”, y de acuerdo a qué criterios; por ejemplo, pueden discutir si consideran a la pena de muerte como normal o anormal, de acuerdo con el punto de vista de todos los integrantes del equipo; es importante destacar que no importa si sus opiniones son correctas o no, sino cuál es la opinión generalizada de lo que consideran como normal o anormal. Al finalizar, realicen un ensayo con los argumentos de la discusión y expongan sus ideas en clase para generar una conclusión grupal.

1.5 SALUD Y ENFERMEDAD MENTAL

La génesis de las manifestaciones psicopatológicas se representa en tres factores: biológicos, psicológicos y sociales; en lo que se refiere a factores biológicos se encuentran la transmisión de genes y alteraciones del cuerpo, estos factores son relativamente estables a lo largo del tiempo, lo que no se puede decir de los factores psicológicos y sociales, porque los principios que rigen a una sociedad cambian, tal como la psicología de los individuos con el tiempo, y lo mismo sucede con las manifestaciones psicopatológicas. Lo que se considera como normal en una cultura, en otra resulta ser lo contrario y puede ser anormal, sin embargo se puede señalar que lo anormal o patológico es

aquello que altera el ritmo y conducta cotidianos de la vida de cada individuo, y altera la relación que tiene con el medio. “Lo cierto es que cada sociedad tiene su concepto de normalidad o anormalidad psíquicas”. 6 La rama de la medicina que tiene por objeto detallar, distinguir y catalogar los padecimientos se denomina nosología, y es desde ahí donde se ha definido la salud, así como la salud mental; sin embargo, la psiquiatría considera que la salud mental es un problema de salud pública, que debe tomar en cuenta factores sociales, políticos, administrativos y asistenciales, los cuales se insertan en el concepto de salud y enfermedad mental. Se dice que alguna vez le preguntaron al padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, acerca de lo que se consideraba como un hombre sano, y comentó que era aquel que puede trabajar y amar satisfactoriamente; si se considera esta idea, es posible concluir que la falta de salud impide al ser humano disfrutar hasta del amor, y además limita las diferentes capacidades que le permiten realizar las tareas del diario vivir.

1.6 EPIDEMIOLOGÍA Y SALUD PÚBLICA

Actualmente, las organizaciones internacionales más importantes, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial, y los gobiernos cúpula (que se consideran de primer mundo por su avance económico), se encuentran gestionando lo que resulta relevante en cuanto a salud mental se refiere, ya que documentar los problemas epidemiológicos en el tema es fundamental. Los diferentes estudios epidémicos actuales abarcan dos líneas:

los descriptivos y los experimentales, tales estudios han permitido delimitar el curso de la patología, haciendo mediciones reales de la frecuencia y aparición de nuevos casos de trastornos psíquicos, permitiendo tener evidencia de los índices de recuperación, reaparición y mortalidad de los diferentes trastornos de la mente y la personalidad. Los estudios epidemiológicos permiten:

La validación de los conceptos clínicos.

6 Monedero, Carmelo, Psicopatología humana, p. 25

Definir los cuadros psiquiátricos.

Evaluar la importancia que tienen los aspectos biológicos y psicológicos en la patología.

Aportes a la psiquiatría y a la psicología clínica.

Al analizar el tema, se puede encontrar que casi todos los datos que se obtienen en los diversos estudios de las enfermedades psiquiátricas se fundamentan en lo que el enfermo puede decir de su vivencia del padecimiento, y de la interpretación que los expertos hacen del insight del paciente o capacidad de introspección, es decir, la capacidad que tiene todos los seres humanos de percatarse o “darse cuenta” de quiénes son o qué sienten. De tal manera, que los estudiosos de la epidemiología deben tomar en cuenta los factores ambientales, sociales, culturales, genéticos, biológicos y etiológicos, así como los actuales estudios epidemiológicos, para continuar haciendo aportaciones acerca del tema y engendrar políticas eficientes en el campo de la salud mental. Por otro lado, “la salud púbica es una condición o grado de bienestar físico, mental y social de la comunidad”; 7 es decir, es un conjunto de estructuras y condiciones físicas, administrativas, legales y financieras que aseguran la continuidad y efectividad de las acciones llevadas a cabo en salud pública. El campo de acción de la salud pública se conduce en tres ejes:

La investigación del origen de las enfermedades.

Los mecanismos de control de tales enfermedades.

La manera de evitar o prevenir enfermedades.

La relevancia de los programas en salud pública radica en que cuando se comprueba que una acción es eficaz, se promueve para estandarizar tal técnica en todo el país o a nivel mundial.

7 http://www.fcm.unc.edu.ar/sites/default/files/repositorio/archivos/PROGRAMAS_MEDICINA2002/2AREA_SALUD_PUB

LICA.pdf

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE

De acuerdo a los conceptos expuestos sobre enfermedad y salud, de manera individual, ingresa a la siguiente dirección electrónica de la Organización Mundial de la Salud (OMS): http://www.who.int/es/ y amplía la información que corresponde a tales términos (enfermedad y salud), basándote en los datos de la OMS. Al finalizar, redacta un ensayo de una cuartilla como mínimo y comparte la información y las dudas que hayan surgido por parte de la investigación en clase; con apoyo del profesor estructuren una conclusión grupal.

1.7 MODELO BIOLÓGICO DE LA ENFERMEDAD MENTAL

La sugerencia de Hipócrates de una explicación orgánica para una conducta anormal fue ignorada durante la Edad Media, sin embargo, fue retomada en el Renacimiento, aunque fue hasta el siglo XIX que la idea de que los trastornos mentales tienen una base orgánica, física, o biológica, fue importante. La aceptación de una causa biológica para los trastornos mentales se aceleró por los descubrimientos médicos acerca del sistema nervioso, así como por la revolución farmacológica de 1950. En este sentido, el modelo biológico considera que la psicopatía es el resultado de alguna disfunción temprana o daño del sistema nervioso; este modelo incluye tres factores que complementan su explicación:

1. Factor genético: relacionado con la herencia específica de cada individuo.

2. Factores fisiológicos y conductuales: como la anatomía del cerebro y el comportamiento.

3. Factores neurobiológicos: como la química de los neurotransmisores del sistema nervioso.

1.7.1 Factores constitucionales y genéticos de la enfermedad mental Los factores genéticos se refieren a cuando un sujeto se encuentra predispuesto a desarrollar un trastorno específicamente, y esto es causa de su herencia genética, a lo que se puede denominar como la historia de sangre de la enfermedad. Los factores constitucionales se refieren a tener la predisposición orgánica a contraer una determinada enfermedad o trastorno mental, lo cual también se puede llamar vulnerabilidad o grado de mínimo en la alteración genética o neurobiológica del individuo. Esto último también se puede entender como los elementos moleculares y genéticos, neurotransmisores y/o receptores bioquímicos, así como a los procesos neurofisiológicos y de desarrollo neurológico, a la maduración y desarrollo psicológico, y el impacto que tienen en la predisposición de los rasgos de personalidad y mecanismos cognitivos; por todo esto, resulta complejo que sólo un tipo de investigador pueda cubrir el total de estos temas. Los estudios genéticos que se han realizado hasta ahora, intentan determinar si hay alguna relación directa entre las diversas enfermedades mentales y algún gen específico; las dos líneas de investigación que existen para determinar si la enfermedad mental se origina por la carga genética son:

El análisis de los antecedentes familiares en línea de sangre, en estos estudios se ha encontrado que entre más personas de la familia desarrollen la enfermedad, mayor es la posibilidad de que las nuevas generaciones la tengan a lo largo de su vida.

Los estudios en casos de gemelos, en estos estudios se toman en cuenta dos tipos de rasgos, los discordantes y los concordantes, cuando los resultados arrojan que las características de la enfermedad o patología son concordantes, significa que existe una posibilidad alta de que esa patología sea trasmitida por la herencia genética.

No obstante, aunque el estudio de la genética sea relativamente nuevo, en el caso de las enfermedades mentales no se puede descartar su posible relevancia en la situación psicopatológica.

1.7.2 Cerebro y conducta La influencia del estudio de la fisionomía y anatomía del cerebro, y en general del sistema nervioso, en relación con la conducta humana ha derivado en dos intervenciones. En primer lugar, se encuentra la intervención de orden somática, la cual consiste en alterar una función del cerebro o una estructura del cuerpo para observar cómo cambia con ello la conducta. Esto es básicamente lo que remite un paciente en tratamiento psicológico o psiquiátrico cuando describe cómo era su existencia antes y después de algún suceso significativo en su vida; la conducta resultante está relacionada en cómo se altera el cerebro ante el estímulo, el cual puede ser una tarea terapéutica, como administrar pequeños impulsos eléctricos a un área específica del cerebro, lo cual separa la corteza cerebral o alguna pequeña parte de ella, aislando el hemisferio izquierdo del derecho, y así documentar los cambios conductuales que se presentan en el sujeto. En segundo lugar, se encuentra la intervención conductual, en la cual se producen cambios en la conducta, buscando establecer la relación directa entre ese cambio y la producción de un suceso corporal, un ejemplo de esto son los estudios del sueño, de adquisición del lenguaje y todas las reacciones bioquímicas que el cerebro lleva a cabo debido a una modificación en la conducta. Entre la intervención somática y conductual se debe buscar una correlación entre ambas, para encontrar la medida en que la biología altera la conducta. Es importante destacar que, desde este enfoque, es la biología quien mantiene una independencia como variable a investigar, porque la conducta es lo que depende de la intervención somática.

1.7.3 Factores neurobiológicos de la enfermedad mental Los factores neurobiológicos implican dos factores, que cuando convergen causan los trastornos psiquiátricos, estos factores son: la química interna del sistema nervioso, como son los neurotransmisores; y la fisionomía del mismo sistema nervioso. Por ejemplo, cuando se dañan determinadas zonas encefálicas, las cuales se encargan de funciones psíquicas, como el habla o la visión, o zonas que se encargan del procesamiento de los sonidos, esto puede repercutir en síntomas psiquiátricos, causando alucinaciones visuales o auditivas. La producción o la suspensión en la producción de determinados neurotransmisores (químicos del sistema nervioso que se encargan de la comunicación entre neuronas y zonas cerebrales), también afecta el comportamiento y la cognición, por lo que de igual manera generan síntomas psiquiátricos. En resumen, los factores neurobiológicos son aquellos elementos físicos o fisiológicos –dañados o alterados-, que en conjunto con la química interna del sistema nervioso –neurotransmisores-, generan síntomas o trastornos psiquiátricos cuando se alteran, ya sea por la herencia genética o debido a factores ambientales. El sistema nervioso simpático funciona por una serie de neuronas que se interconectan a cada lado de la columna vertebral, y de ese grupo de neuronas salen, hacia la periferia, fibras nerviosas encargadas de enviar y recibir estímulos de cada sistema relacionado al sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático prepara al organismo para realizar acciones como la alimentación, la digestión y el estado de reposo. Por su parte, el sistema nervioso parasimpático funciona de manera antagónica al sistema nervioso simpático, es decir, realiza las funciones opuestas. La intervención del sistema nervioso parasimpático en estado de reposo, por ejemplo, provoca que la frecuencia respiratoria y cardiaca disminuya, al contrario del sistema nervioso simpático, que estimula estas funciones para la actividad física. La amígdala se ubica en la profundidad del encéfalo, esta estructura cerebral registra las emociones, principalmente el miedo y la ansiedad, se desarrolla durante la primera infancia, y el aumento de su actividad provoca

intensificación del miedo a la oscuridad y pesadillas en el infante. 8 Este elemento neurobiológico influye en la enfermedad mental, de tal manera que el miedo puede intervenir en la vida cotidiana y provocar incapacidad; las patologías relacionadas con la amígdala son el trastorno de angustia, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo, y el trastorno de ansiedad y fobia. La corteza frontal, conocida también como lóbulo frontal, cuyas funciones son regular la atención, la planificación y el seguimiento de instrucciones, se encuentra ubicada en la capa externa de la corteza cerebral, debajo de la frente; con el lóbulo frontal se llevan a cabo importantes funciones en la primera infancia, de los 2 a los 6 años, el sueño se regulariza, las emociones adquieren gran cantidad de matices, mostrando emociones distintas ante la misma acción realizada por personas diferentes, los berrinches van desapareciendo paulatinamente, y es menos frecuente la risa o el llanto sin control. Algunas de las patologías asociadas a esta estructura cerebral son los problemas de memoria, la dificultad para seguir instrucciones y el retraso cognitivo. Los ganglios basales son un grupo de diferentes estructuras interconectadas en el centro del cerebro, que se relacionan directamente con el control motor, y ahora se sabe que también hacen un aporte importante a los procesos cognitivos; así, “el síndrome de déficit de atención con hiperactividad, tiene implicaciones motoras, cognitivas y socioemocionales, por lo que se considera como la causa de una anomalía estructural o química de los ganglios basales”. 9

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE

Se deberán reunir en parejas para realizar una presentación en power point para demostrar de manera gráfica, los sistemas y partes involucradas en el modelo biológico de la enfermedad mental; expondrán cómo influye cada una de las partes antes mencionadas en la conducta anormal.

8 Stassen Berger, Kathleen, Psicología del desarrollo: infancia y adolescencia, p. 231 9 Alcaraz Romero, Víctor Manuel, Texto de neurociencias cognitivas, p. 76

Al finalizar la exposición, se deberá responder de manera grupal la siguiente pregunta: ¿qué tiene mayor influencia en la conducta anormal del ser humano, los factores biológicos o los factores contextuales? Las respuestas se manifestarán en clase para intentar llegar a una conclusión.

1.8 MODELO PSICODINÁMICO DE ENFERMEDAD MENTAL Y EL CONCEPTO DE FIJACIÓN Y

REGRESIÓN EN EL DESARROLLO MENTAL

En psicoterapia, el término psicodinámico se asocia generalmente a la teoría psicoanalítica, y por lo tanto, el conflicto intrapsíquico tiene un papel central; hacer referencia al psicoanálisis, es hablar del primer sistema integrado y ordenado de psicoterapia, que abarca una estructura del desarrollo y la teoría de la personalidad, tomando en cuenta la relación terapéutica, el desarrollo del proceso terapéutico y los conceptos nuevos que surgieron de la innovación freudiana, es decir, de plantear las mismas preguntas, desde una perspectiva diferente. El modelo psicodinámico de la conducta anormal tiene dos características principales:

1. Visualiza los trastornos como el resultado de traumas o ansiedades de la infancia. 2. Sostiene que la mayoría de estas ansiedades operan de modo inconsciente, debido a que las expectativas del medio son demasiado amenazantes para que el adulto las enfrente, por lo tanto, son reprimidas por medio de los “mecanismos de defensa”, éstos últimos son entendidos como las estrategias de protección del Yo o centro psíquico.

El modelo psicodinámico entiende los procesos mentales como el resultado de fuerzas en conflicto, que surgen de la necesidad de reducir la tensión, la cual es generada por las presiones instintivas, sexuales y agresivas, y por las defensas construidas para inhibir la expresión consciente de tales instintos. Entonces, el síntoma es el resultado del conflicto entre el impulso y la defensa; por lo tanto, el quehacer terapéutico, en este modelo, se enfoca en

hacer conscientes las fantasías, los recuerdos y las pulsiones vinculadas a la etapa específica, porque hacer consciencia permite la resolución del conflicto que se mantiene reprimido, y así el retorno a la normalidad. A estas etapas específicas se les conoce como fijación y, el término fijación pertenece a una fuerte tendencia a permanecer en determinada situación psíquica; las fijaciones pueden ser, de acuerdo a cada etapa del desarrollo psicosexual, oral, anal, fálica, latencia y genital.

1.9 EL MODELO SOCIOCULTURAL DE LA ENFERMEDAD MENTAL Y LA EPIDEMIOLOGIA DE

LOS TRASTORNOS MENTALES

La mayoría de las teorías relacionadas con la psicopatología se centran en el individuo y poco se enfocan en el ambiente; es claro que el ser humano se considera un ser social y que sus relaciones pueden influir en el desarrollo, en la manifestación y en la mejoría de algún trastorno mental. Existen estudios que sustentan que el aislamiento social, así como la falta de apoyo emocional e intimidad, están relacionados con la depresión y la baja tolerancia al estrés. 10 Este tipo de explicaciones socio-relacionales toman en cuenta varias suposiciones: primero, que las relaciones humanas son saludables para el desarrollo y funcionamiento del ser humano; en segundo lugar, “estas relaciones proveen de beneficios de salud intangibles, como el apoyo social, el amor o la confianza”; 11 como tercer suposición, mencionan que en el caso de que estas relaciones sean disfuncionales o escasas, el individuo puede estar sujeto a perturbaciones mentales. 12 Al trastorno biológico, mental o emocional, denominado enfermedad, se le atribuye una connotación socio-cultural más, ya que el sujeto que enferma presenta una incapacidad para representar el rol social que le corresponde dentro de su cultura, lo que lleva a concluir que la enfermedad y la salud son dos estados diferentes de ajuste al medio; por lo tanto, se debería considerar la salud mental como el calibrador de la salud en general del ser humano, lo que

10 Sue, David; Wing, Derald; Sue Stanley y otros, Psicopatología comprendiendo la conducta anormal, p. 56
11

12 Ídem.

Ídem.

permitiría obtener datos referenciales biológicos, psicológicos, sociales, ambientales y culturales, que servirían de referencia para delimitar los factores que generan enfermedad en el sujeto y en la sociedad; el modelo sociocultural toma en cuenta el todo que rodea al individuo, con el objetivo de saber el nivel de salud o enfermedad que un entorno social puede ofrecer a sus habitantes. El modelo sociocultural tiene un largo camino recorrido en la psicología y la psiquiatría, tal modelo puntualiza los aspectos sociales y culturales de una persona o sociedad, como la causa de las posibles enfermedades mentales que se pueden padecer, ya sea grupo o sujeto. El eje central del modelo indica que el estudio de la psicopatología se centra en las condiciones sociales, culturales y ecológicas, más que en el individuo mismo. Por lo que le da importancia a la prevención, apoyada en la educación, ya que se considera que la persona enferma por su contexto social. Es innegable que el ser humano es un ente social, y que el enfoque se refiere a la conducta en relación con los modelos de interacción social, y añade un importante entendimiento a la conducta anormal.

1.10 TEORÍA DEL APRENDIZAJE Y EL MODELO CONDUCTUAL DE LA ENFERMEDAD

MENTAL

Los modelos conductuales de la psicopatología se interesan en el papel del aprendizaje de la conducta anormal. En estos modelos conductuales existen tres paradigmas importantes:

1. Condicionamiento clásico: A principios del siglo XX, el psicólogo ruso Ivan Pavlov, descubrió un proceso conocido como condicionamiento, en el que las respuestas a nuevos estímulos se aprenden por medio de las asociaciones. Este proceso involucra respuestas involuntarias, como los reflejos, que son controlados por el sistema nervioso autónomo. Estas investigaciones se originaron debido al estudio que se hizo con perros, los cuales estaban condicionados a generar una respuesta posterior a un estímulo, esto significa que se provoca un estímulo condicionado que

30

posteriormente genera una respuesta condicionada. La relación que tiene el condicionamiento clásico con la psicopatología se atribuye a John Watson, quien fue un conductista al que se le acredita la importancia del aprendizaje asociativo en relación con la explicación que tiene con la conducta anormal; esto se originó cuando, por medio de experimentos, Watson fue capaz de demostrar la adquisición de conductas fóbicas por los participantes. 2. Condicionamiento operante: “La conducta operante es una conducta voluntaria y controlable, como el caminar y el pensar, porque “opera” en el ambiente del individuo. Edward Thorndike fue el primero en formular el concepto de condicionamiento operante o condicionamiento instrumental”; 13 esta teoría se encuentra fundamentada de tal manera, que menciona que el aprendizaje y las conductas están controladas por las consecuencias, es decir, “ensayo y error”; sin embargo, en el condicionamiento operante las conductas están determinadas por los reforzadores que se tienen consecuentemente, y que influyen en la magnitud del aprendizaje. La relación que tiene el condicionamiento operante con la psicopatología se ubica en los estudios que sostienen y demuestran la relación que existe entre los estímulos ambientales y las conductas anormales, como por ejemplo, las conductas autolesivas (golpearse a sí mismo) o la influencia del entorno, en trastornos como la bulimia o la anorexia. 3. Aprendizaje observacional: La teoría del aprendizaje observacional sugiere que un individuo puede adquirir nuevas conductas simplemente observando cómo llevan a cabo determinadas acciones otras personas. A esta teoría de aprendizaje observacional, posteriormente se le denominó como aprendizaje vicario o modelamiento; el impacto de esta teoría en la psicología y en la pedagogía es tal, que incluso es propuesta como la tercera forma de aprendizaje, incluyendo los dos tipos de condicionamiento. La relación que tiene el aprendizaje observacional con

13 Sue, David; Wing, Derald; Sue Stanley y otros, Psicopatología comprendiendo la conducta anormal, p. 49

31

la psicopatología indica que, tal como los dos tipos de condicionamiento anteriores, las conductas se aprenden al observarlas, específicamente, que la exposición a modelos disfuncionales posibilita generar conductas disfuncionales.

La teoría del aprendizaje sugiere que la conducta anormal o patológica puede explicarse desde el punto de vista del procesamiento de la información, es decir, cómo se lleva a cabo el proceso de dar significado a las cosas, hechos o sucesos de la realidad.

ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE

De manera individual, realiza un cuadro comparativo, en un lado de este cuadro deberás indicar los puntos que consideres a favor de cada una de las teorías conductuales en el estudio de la psicopatología, es decir, sus alcances teóricos y aplicaciones; en el otro lado del cuadro, señala las limitaciones que tienen estas teorías en el estudio de la psicopatología. Al finalizar, comparte en tercias el cuadro comparativo y enriquécelo con las ideas de los demás compañeros para generar un cuadro grupal con todas las ideas.

32

AUTOEVALUACIÓN

1. ¿Qué definición tiene la psicopatología?

2. ¿Qué es la psicología anormal?

3. ¿Cuál es el posible origen de la psicopatología?

4. ¿Qué estudia la semiología?

5. ¿Qué es el signo?

6. ¿Qué es el síntoma?

7. ¿Qué es el síndrome?

8. ¿Qué es normal y anormal?

9. ¿Cuál es la propuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el término de salud mental?

10. ¿Qué deben abarcar los estudios epidemiológicos para los trastornos mentales?

11. ¿Qué proponen los modelos sociales en relación con la psicopatología?

12. ¿Cuáles son los dos puntos que toman en cuenta los modelos psicodinámicos en relación con la psicopatología?

13. ¿Cuáles son los tres tipos de modelos conductuales?

33

RESPUESTAS

1. El término psicopatología, etimológicamente, se refiere al estudio del sufrimiento o enfermedad que tiene la psique o el alma. Además, tiene conexión con otras ciencias médicas, que son las que suelen ocuparse de la enfermedad en el hombre; también se puede definir como una ciencia que estudia las desviaciones patológicas de la vida psíquica.

2. Existe una psicología anormal, la cual estudia de manera científica las conductas que se consideran extrañas o anormales, y las estudia de manera objetiva y descriptiva, para predecir y poder controlarlas.

3. Las fuentes donde se puede localizar la historia de la psicopatología están en la historia de la medicina, de la filosofía y de la psicología. La historia de la psicopatología comienza a finales del siglo XIX, sin embargo, tiene un precedente que tiene su origen en el mundo antiguo.

4. La semiología es la rama de la medicina encargada de la identificación de las diversas manifestaciones de las enfermedades.

5. Es la manifestación física u objetiva que provoca la enfermedad en la persona. En psicopatología, los signos son manifestaciones concretas de las patologías determinadas objetivamente.

6. Son las alteraciones subjetivas de la enfermedad, es decir, las percibidas únicamente por el paciente, y pueden ser percibidas por el observador mediante una entrevista y exámenes pertinentes.

7. Es el conjunto o constelación de signos y síntomas relacionados, es decir, que tienen una patología común y que pertenecen a diferentes etiologías u orígenes (estudio de las causas de las enfermedades).

34

8.

Lo anormal o normal esta dictado por la cultura, la sociedad y el grupo de pertenencia.

9.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

10.

La validación de los conceptos clínicos.

Definir los cuadros psiquiátricos.

Evaluar la importancia que tienen los aspectos biológicos y psicológicos en la patología.

Aportes a la psiquiatría y psicología clínica.

La investigación del origen de las enfermedades.

Los mecanismos de control de tales enfermedades.

La manera de evitar o prevenir enfermedades.

11.

Toman en cuenta varias suposiciones; primero, que las relaciones humanas son saludables para el desarrollo y funcionamiento del ser humano; en segundo lugar, “estas relaciones proveen de beneficios de salud intangibles, como el apoyo social, el amor o la confianza”; 14 como tercer suposición, mencionan que en el caso de que estas relaciones sean disfuncionales o escasas, el individuo puede estar sujeto a perturbaciones mentales. 15

12.

1. Visualizan los trastornos como el resultado de traumas o ansiedades de la infancia.

14 Sue, David; Wing, Derald; Sue Stanley y otros, Psicopatología comprendiendo la conducta anormal, p. 56 15 Ídem.

35

2. Sostienen que la mayoría de estas ansiedades operan de manera inconsciente, debido a que las expectativas del medio son demasiado amenazantes para que el adulto las enfrente, por lo tanto, son reprimidas por medio de los “mecanismos de defensa”, éstos últimos son entendidos como las estrategias de protección del Yo o centro psíquico.

13.

1. Condicionamiento clásico.

2. Condicionamiento operante.

3. Aprendizaje observacional.

36