Sei sulla pagina 1di 254

;;;;
I

l'

l

I

I

I

."""

,

;;;; I l' l I I I .""" , l' l' :1 I EDUCACION, " EN

l'

l'

:1

I

EDUCACION,

"

EN

EL

FORMACION y

DE

UMBRAL

LOS

~

-

\~IMr:Al 8(

Ct;,t:.-F1:' 7V '

rr !J.t' co. r,;."":

"

"

?.(,.t 4' 9)

.;r:/s,S

EMPLEO

90

,

I

l

         
   

,

       

,1

 

Mariano

F.

Enguita

   

I

           

I

           

I

           

,-

           

.1

           

-

           

I

           
           

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

Presentaci6n

1. PROCESOS PRODUCTIVOS, Y CUALIFICACIONES

I I Presentaci6n 1. PROCESOS PRODUCTIVOS, Y CUALIFICACIONES INDICE MERCADO DE TRABAJO 1.1. El cambio

INDICE

MERCADO DE TRABAJO

1.1.

El

cambio

tecnol6gico

y

sus

efectos

cualificaci6n del

trabajo

sobre

1.2. cambios organizativos

Los

1.3. cambios en el

Los

mercado de

trabajo

I

I

.

111.

LAS PERSPECTIVAS DE ESPA~A

11.1. El

11.2. La evolución de

11.3. La precarizaci6n del mercado de

las ocupaciones

nivel

tecnológico de

la economía espafiola

trabajo

LAS DESIGUALDADES ANTE EL EMPLEO

111.1. desigualdades

Las

de

género

111.2. La

edad y

las oportunidades de empleo

111.3. de

El

papel

los titulos

escolares

111.4. Las disparidades

regionales

IV. LAS ENSERANZAS REGLADAS

IV.l. Un balance no muy boyante

IV.2. El academicismo del sistema

IV.3. La correspondencia escuela-empleo

IV.4

El

actual

proyecto de reforma

1

6

la

8

30

42

53

57

69

83

91

92

100

106

111

117

120

128

137

150

I

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

,R

'.

V. LA

FORMACION

PROFESIONAL OCUPACIONAL

V.1. El surgimiento. de un nuevo subsistema

V.2. Las desigualdades ante la F.P.O.

V.3. La adecuación a la evolución del empleo

V.4. ¿Qué funciones cumple la formación ocupacional?

VI.

LA

INCORPORACION A LA VIDA ADULTA

VI.l. Las trayectorias de la escuela a la actividad

VI.2. La precariedad como modo de vida

VI.3. Las actitudes de los jóvenes ante el trabajo

VI.4.

doméstico y

La mujer,

la educación y

los

trabajos

extradoméstico

VII. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

169

174

185

195

205

207

219

228

237

246

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I I I I I I I I I I I I I I I I

PRESENTACION

1

La

educación

y

la

formación

para

el

empleo

se

están

convirtiendo

en

una

de

las

principales

preocupaciones

sociales

y,

al

menos

formalmente,

en

una

de

las

prioridades

de

las

politicas

gubernamentales.

No

es

la

primera

vez

que

la

educación

salta

a

la

palestra,

pues

basta

echar

una

mirada

al

pasado

para

verla

convertida

en

el

tema

estrella

en

periodos

tan

distantes

de

nosotros

y

entre

si

como

la

Ilustración,

el

Regeneracionismo

y

la

II

República

(la

"república

pedagógica") ,

o,

más

cerca

de

nuestros

dias,

los

Oltimos

aRos

de

la

dictadura

(la

gestación,

la

aprobación

y

la

puesta

en

marcha

de

la

Ley

General

de

Educación).

Aunque

en

todos

estos

periodos

históricos

hubo

otros

problemas

más

amplios

y/o

más

perentorios

(la

creación

de

un

estado

moderno,

el

progresivo

aislamiento

del

país,

la

guerra

civil,

la

transición

poi ítica),

la

educación

apareció

siempre

como

una

forma

de

abordar

a

medio

y

largo

plazo

los

problemas

que

la

política.

entendida

en

un

sentido

restrictivo,

no

podria

terminar

de

resolver

a

corto

plazo.

Los

ilustrados

confiaron

a

la

educación

la

tarea

de

acabar

con

las

bases

sociales

y

cul tur ".1 es

del

despotismo;

los

regeneracionistas

vieron

en

ella el

instrumento

para

levantar

al

pais

de

su

postración,

cerrar

sus

fisuras

internas

y

hacerle

tomar

el

camino

del

progreso;

los

republicanos

la

proclamaron

palanca

para

la

emancipación

del

pueblo;

los

sectores

de

la

"clase

política"

de

la

dictadura

más

conscientes

de

la

proximidad

de

su

fin

le

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

2

encomendaron

el

de

asegurar

un

corisenso

so¿ial

meritocrático.

Todavía

los

"pactos

de

la

Moncloa"

tuvieron

como

uno

terreno

 

de

sus

principales

resultados

positivos,

en

el

de

las

realizaciones

sociales,

la

expansiÓn

de

la

escuela

vio

en

pOblica

ella

la

y,

con

forma

--tal

vez

la

Onica--

y

posterioridad,

el

gobierno

socialista

de

desigualdad

social

más

intolerable

se

empeRó

en

moderarla

como

no

lo

haria

con

ninguna

otra.

 

Lo

que

ahora

vuelve

a

traer

la

problemática

de

la

educación

a

primer

plano

es

un

conjunto

de

preocupaciones

de

otro

orden,

ligadas

especialmente

a

la

economía

y,

en

primer

lugar,

a

su

capacidad

de

respuesta

frente

a

la

aceleración

del

cambio

tecnológico

y

a

su

desempeRo

en

un

mercado

internacional

que

ha

pasado

de

ser

simplemente

 

nuestro

"conte:.:to"

a

consti tui rse

en

un

entramado

del

que

no

se

puede

ni

se

quiere

escapar;

en

segundo

lugar,

a

la

simple

constatación

de

que

lo

que

en

otro

tiempo

pudo

parecer

un

desarrollo

ordenado

o,

cuando

menos,

previsible,

hoy

ha

sido

sustituido

por

una

acumulación

acelerada

de

cambios,

generalmente

imprevistos,

 

en

el

mercado

de

trabajo,

la

estructura

de

los

empleos

y

las

características

de

éstos

con

serias

consecuencias

para

los

trabajadores

en

activo

o

en

potencia;

en

tercer

lugar,

a

la

configuración

de

colectivos

que

se

encuentran

en

manifiesta

desventaja

en

el

mercado

de

trabajo,

con

riesgo

de

entrar

en

una

dinámica

en

espiral

que

podria

terminar

por

marginarlos

de

manera

absoluta.

 
 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

'.

I

D

3

 

El

si stemá

de

educaci Ón

y

formaci ón

 

continua

desempeñan-da

otras

funciones

cuya

importancia

no

ha

disminuido,

tales

como

la

formación

de

los

ciudadanos

para

su

participación

en

la

vida

politica,

la

custodia

de

la

infancia

y

la

adolescencia,

la

formación

de

consenso

social

o

el

sostenimiento

de

la

unidad

nacional,

pero

el

debate

tanto

sobre

la

escuela

como

sobre

la

formación

fuera

de

ella

está

hoy

dominado

 

por

su

relación

con

el

mundo

del

empleo.

Y

no

lo

está

simplemente

porque

asi

lo

hayan

querido

los

poderes

p0blicQs,

ni

porque

se

hayan

inclinado

hacia

esa

moda

los

expertos,

aunque

de

todo

eso

hay,

sino

también

y

sobre

todo

porque

es

esa

relación

la

que

más

preocupa

a

los

usuarios

o

beneficiarios

--o

a

quienes

los

representan,

sus

padres--,

la

que

orienta

sus

estrategias

y

decisiones

personales

al

respecto

y

la

que

está

en

el

centro

de

sus

Juicios

sobre

las

instituciones

educativas.

 

Este

trabajo,

realizado

por

encargo

del

Centro

de

Investigación

y

Documentación

Educativa

del.

Ministerio

de

Educación

y

Ciencia,

es,

por

ahora,

la

culminación

de

un

p,-oceso

que

comenzÓ

con

una

amplia

convocatol-ia

a

e:.:pertos

en

educación

y/o

empleo,

formándose

asi

el

Grupo

de

EducaciÓn,

Formación

y

Empleo

en

la

España

de

los

años

noventa

(GEFE'901,

y

continuó

 

con

el

lanzamiento

de

un

plan

puntual

de

investigación

sobre

esta

temática,

por

el

cual

se

aprobaron

diversos

proyectos

monográficos

dentro

de

este

campo

y

otros

asociados

a

él

y

con

la

organización

de

tres

seminarios

sucesivos

sobre

el

tema.

Se

basa

en

las

fuentes

estadisticas

oficiales,

en

los

datos

aportados

por

las

memorias

de

los

g

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

4

proyect~~ citados.~ en otros estudios

e

info~mes pr¿2edentes

de

otras

fuentes

pero

centrados

total

o

parcialmente

en

la

misma

problemática.

No

 

por

tanto,

una

investigación

empírica

directa,

sino

un

intento

de

interpretación

de

la

principal

información

disponible

Quiero

agradecer

aquí

la

sobre

educación

colaboración

y

empleo.

de

los

tres

directores

que

han

pasado

por

el

C.I.D.E.

desde

que

se

me

encomendÓ

la

coordinación

del

G.E.F.E.'90,

Julio

CarabaRa,

Angel

Rivi.re

y

Alejandro

organismo

seminarios

que

y

colaboró

en

otras

con

tareas

en

particular

Concha

Sáiz

Tiana;

la

de

otro

personal

de

ese

entusiasmo

en

la

e

de

organización

Isabel

Frutos;

preparación

de

los

y

la

administración,

de

los

equipos

de

investigación,

larga

lista

por

propios

proyectos

a

los

que

otra

parte

y

pusieron

no

cito

para

no

conocida,

que

extenderme

en

desarrollaron

en

común,

en los seminario$~

una

sus

su

saber

que,

y

en

criticas

su

experiencia;

estos

seminarios

y

sugerencias.

en

y

Para terminar~

debo

reflejan~

sabemos.

más

La

que

lo

educación

relaciones

desconocido,

mutuas

en

el

son

que

que

y

las

fin,

a

las

numerosas

otras

personas

otros

contextos,

aportaron

valiosas

decir

que

las

páginas

que

siguen

sabemos,

lo

mucho

que

todavía

no

la

formación,

el

empleo

y

sus

todavía

un

campo

en

gran

parte

decisiones

políticas,

en

todo

caso

necesarias

e

impostergables,

se

han

visto

abocadas

a

seguir

un

ritmo

manifiestamente

más

rápido

que

el

del

progreso

del

 

No

se

trata,

pues,

de

cerrar

aqui

una

linea

de

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

iri'~estigaci ón

de

seRalar

su

ni

un

debate,

sino,

necesidad

y

alentar

en la ~edida d~ lo

su

desarrollo.

5

posible,

I

   
   

I

I

I

6

I

l.

PROCESOS

PRODUP 1 VOS-,-.MERCA_DO

DE

TRABAJ O Y CUAL 1 F 1CAC IONES

I

Pocos

 

debates

en

la

sociología

y

la

economía

han

I

resultado

tan

inconcluyentes

 

y

permanecen

tan

inconclusos

como

el

que

se

refiere

a

la

cualificación

del

trabajo.

Debemos

I

entender

ésta,

no

 

como

la

cualificación

personal

poseida

por

el

trabajador,

sino

como

la

que

de

él

o

de

ella

requiere

su

I

puesto

de

trabajo

(actual

o

potencial),

es

decir,

 

como

el

I

conjunto

de

capacidades,

destrezas,

 

i nformaci 6n,

actitudes,

etc.

necesarios

para

 

un

buen

desempeRo

en

el

mismo.

I

Pero

las

características

de

 

los

puestos

de

trabajo

se

ven

afectadas

por

factores

diversos

que,

a

menudo,

escapan,

además

I

de

a

la

voluntad

y

los

conocimientos

del

trabajador,

a

los

de

I

los

empleadores,

las

organizaciones

sindicales

y

las

autoridades

poi íticas;

y

también,

por

supuesto,

a

10\

I

concienciO\

de

los

investigadores

y

los

expertos.

 

I

Con

frecuenciO\

se

recurre

a

seRalar

tendencias,

I

establecer

balances

o

formular

profecías

sobre

la

base

de

razonamientos

simples

y

monocausales,

como

los

que

nos

hablan

I

de

la

innovación

tecnológica

 

o

de

la

terciarización

de

la

I

economía

 

como

explicaciones

 

suficientes

para

los

cambios

habidos

o

previstos

en

las

cualificaciones.

Lamentablemente,

1I

los

procesos

que

las

de

gran

en

curso

son

con

los

notablemente

más

complejos

y

distO\n

claridad.

No

cabe

duda,

sin

embargo,

factores

que

determinan

los

cambios

pueden

agruparse

en

tres

grandes

I I mucho

I

1I

de

I

 

en

 

I

m

manifestarse

parte

de

cualificaciones

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

7

campos:

uno

de

ef'ectivam~'nte~ es

la

innovación

tecnológica,

que

torna

obsoletas

cualificaciones

viejas

y

requiere

otras

nuevas,

aunque

resulte

difícil

decir

si

el

resultado

es

una

elevación

general

de

las

mismas,

un

descenso

o

una

mezcla

dispar

de

ambas

cosas;

otro

es

el

constituido

por

las

formas

de

organización

del

trabajo,

que

no

están

determinadas

de

manera

simple

por

los

cambios

tecnológicos

sino

que

se

presentan

como

opciones

para

una

tecnología

dada,

son

también

inducidas

por

cambios

en

el

mercado

y

actúan,

a

su

vez,

incluso,

como

condicionantes

y

detel"minantes

 

de

la

innovación;

finalmente,

otro

es

el

formado

por

los

cambios

 

en

las

condiciones

del

mercado

de

trabajo,

en

parte

derivados

de

los

cambios

más

generales

en

el

mercado

de

bienes

y

servicios

y

en

parte

de

las

políticas

económica

y

de

empleo

(o

desempleo),

que

cierran

unas

opciones

y

abren

otras

tanto

a

los

empleadores

como

a

los

trabajadores.

De

estos

tres

campos

trataremos

sucesivamente

en

los

tres

apartados

que

forman

este

pr i mer

cap í tul o.

I

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

8

I I I I I I I I I I I I I I I I

cambi o

tecnol Q.gi.-,c",o,,-_-,V

cualificación

del

trabaio

sus

E?fectos

sobt-e

la

La

visión

más

extendida

de

la

relación

entre

cambio

tecnológico,

necesidades

cualificación

educativas

ha

de

los

puestos

de

estado

dominada

por

trabajo

y

el

sentido

común,

es

decir,

por

las

conclusiones

que

se

derivan

de

las

 

y

la

por

un par de teorías muy difundidas entre la

sociología

y

el

estudio

de

las

políticas

de

educación.

técnico-funcionalista,

Si

lo

expresamos

que

no

en

los

términos

de

la

teoría

es

sino

una

versión

sofisticada

de

aquél,

el

razonamiento

reza

más

o

menos

asi:

a) El

cambio

tecnolÓgico

implica

una

automatización

decir,

el

uso

de

creciente

de

dispositivos

los

procesos

más

complejos

en

trabajo.

mecanización

productivos,

los

puestos

y

es

de

 

b)

Estos

dispositivos

no

sólo

son

más

complejos

en

funcionamiento,

sino

también

en

su

manejo,

por

lo

que

la

de

obra

que

se

requiere

para

el

mismo

debe

estar

cada

vez

cualificada.

su

mano

más

c) La

asegurada

cualificación

fundamentalmente

de

esta

mano

de

obra

debe

por

la escuela

o,

en

todo

caso,

s.r

por

procesos

formativos

especificas,

lo

que

obliga

a

aumentar

y

 

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

mejorar'

la

educativas

a

escoiaridad

y

seguir

el

ritmo

a

de

la

forzar

a

"las

9

instltuciones

innovación

tecnológica.

Aunque

este

razonamiento

tiene

cierto

sabor

industrial,

quienes

lo

sostienen

lo

hacen

extensivo

a

podria

apoyarse

en

la

implantación

de

los

la

servicios,

donde

informática,

la

telemática

o

organizativa.

la

ofimática,

Por

lo

demás,

o

el

el

administrativas,

trabajo

en

los

servicios,

es

siempre

más

simplemente

en

la

saber

convencional

complejidad

supone

que

y

más

aún

en

las

funciones

complejo

que

en

la

agricultura

o

la

industria,

por

lo

que

la

terciarización

seria

un

indicio

más

de

la

creciente

complejidad

de

los

empleos,

incluso

su

tercero

lo

sólo

nos

el

caLlsa ~

El

primer

a

dejar

punto

para

del

está

más

fuera

de

discusión,

de

y

el

que

en

vamos

aumento

ocuparemos

constante de las cuallficaclones ha venido alimentada, aparte

adel ante,

La

modo

ahora

segLlndo.

creencia

de

por

una

hemos

leido,

imagineria

futurista

visto

y

oido,

en

los

inmensas

fábricas

regidas

por

un

inflamada

(¿cuántas

veceS

dos

últimos

decenios,

sobre

solo operario~

máquinas de

enseñar

qL\e

sustituirían

a

los

maestros!!

automóviles

autotripulados

o

viviendas

cuyo

equipamiento

seria

gestionado

por

un

parece

pasan

tienen

ganan

único

cerebro

a

muchos

una

electrónico?),

por

lo

evidencia

indiscutible:

cada

vez

más a~os

en

la

escuela,

si

que

51

los

parecía

y

las

Personas

trabajadores

una

educaciÓn

creciente,

si

los

titulas

académicos

importancia

en

la

selección

de

personal,

¿no

demuestra

,

1

1

I

 
   

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

I

todo

ello

creciente?

que

los

empleo~

requieren

una

Sin

embargo,

demostración.

Que

ese

los

razonamiento

trabajadores

no

tengan

10

cualificación

tiene

una

nada

de

educación

creciente

puede

deberse

a

cualesquiera

otras

razones,

entre

ellas

la

simple

ampliación

del

periodo

escolar

obligatorio,

el

deseo

de

desarrollarse

como

personas,

la

presión

social,

el

elemento