Sei sulla pagina 1di 7

PRESENTACIÓN

Los niños, niñas y adolescentes que trabajan suelen tener estilos de vida
similares y enfrentar problemas comunes.

Los niños, niñas y adolescentes que trabajan llevan a cabo una gama muy
amplia de tareas y actividades.

El término "trabajo infantil" suele ser definido como el trabajo que priva a los
niños, niñas o adolescentes de su infancia, su potencial y su dignidad, y que es
nocivo para su desarrollo físico y mental. Se refiere al trabajo que:

• Es física, mental, social o moralmente perjudicial o dañino para el niño,


e interfiere en su escolarización.
• Privándole de la oportunidad de ir a la escuela;
obligándole a abandonar prematuramente las aulas, o
exigiendo que intente combinar la asistencia a la escuela con largas
jornadas de trabajo pesado.

En sus formas más extremas, el trabajo infantil implica niños, niñas o


adolescentes que son esclavizados, separados de sus familias, expuestos a
graves riesgos y enfermedades y/o abandonados a valerse por sí mismos en
las calles de las grandes ciudades, a menudo a muy temprana edad.

El que una forma particular de "trabajo" pueda ser llamada "trabajo infantil"
depende de la edad del niño, el tipo y horas de trabajo desempeñado, las
condiciones bajo las que se efectúa y los objetivos perseguidos por los países
individuales. La respuesta varía de país en país, así como entre sectores
dentro de los países.

FORMAS DE TRABAJO INFANTIL

1. Trabajo Infantil Peligroso

Trabajo que pone en riesgo la salud, seguridad o moralidad de los niños y


niñas debido a la naturaleza o el número de horas trabajadas.

Consiste en un trabajo que expone a los niños y niñas a abuso físico,


psicológico o sexual, trabajo bajo la superficie, bajo el agua, en alturas
peligrosas o en espacios confinados; trabajo con maquinaria, equipos y
herramientas peligrosos, o que involucre el manejo manual o transporte de
cargas pesadas; trabajo en un entorno insalubre que puede, por ejemplo,
exponer a los niños y niñas a sustancias, agentes o procesos peligrosos, o a
temperaturas, niveles de ruido o vibraciones que dañen su salud; trabajo bajo
condiciones particularmente difíciles tales como trabajo durante horarios
prolongados o durante la noche, o trabajod onde el niño o niña esté
irrazonablemente confinado dentro de los locales el empleador.

La categoría de trabajo infantil peligroso abarca a niños y niñas menores de 18


años.
2. Trabajo infantil doméstico

Cerca de 10 millones de niñas, niños y adolescentes en todo el mundo, muchos


de ellos con apenas 10 años o incluso menos, trabajan "ocultos" en las
viviendas de sus empleadores sin que sus actividades puedan, en la mayoría
de los casos, ser controladas.

El trabajo infantil doméstico abarca a todos las niñas y niños que trabajan en el
servicio doméstico que no han cumplido la edad mínima legal de admisión al
empleo y a los que superan esa edad pero que son menores de 18 años y
trabajan en condiciones peligrosas o de explotación.

La explotación es económica cuando la niña o niño debe trabajar durante


horarios prolongados sin disponer de tiempo libre y recibe un salario bajo o
ninguna remuneración. A los trabajadores infantiles domésticos se los explota
porque normalmente carecen de protección social y jurídica y se los somete a
duras condiciones de trabajo y a realizar tareas peligrosas como la
manipulación de sustancias tóxicas.

A estas personas menores de edad se les niegan los derechos que, como
niñas y niños, les concede el derecho internacional, a estudiar, a jugar, a la
salud y a estar a salvo del abuso y el acoso sexual; a visitar a su familia o ser
visitados por ella, a reunirse con amigos, a un alojamiento digno y a la
protección contra el maltrato físico y mental.

3. Trabajo infantil en basureros

El trabajo en los basurales es una labor muy extendida, generalmente realizada


por familias en situación de extrema pobreza, en las que los adultos no tienen
una ocupación fija e incorporan a los niños, niñas y adolescentes en esta
actividad.

La segregación de basura consiste en la recuperación de una gama de


materiales que luego son comercializados para su reutilización o reciclaje a
través de empresas en su mayoría clandestinas.

Algunos de los niños y niñas son llevados por sus propios padres, vecinos y en
algunos casos por amigos. Muchas veces se ven involucrados en la
recolección y segregación de basura sin mayor consulta o a partir de la
incorporación de la madre o del padre en la actividad.

Los riesgos del trabajo infantil en los basurales son muchos, y más si se toma
en cuenta que la mayoría de las veces estos niños y niñas viven con sus
familias en esos entornos, en condiciones infrahumanas, siendo víctimas de
infecciones, enfermedades digestivas, malnutrición, cortes con vidrios, contacto
con jeringas y desechos hospitalarios, mordeduras de animales, picaduras de
insectos, atropellos y acoso.
4. Trabajo infantil en mercados

Cada día, en los mercados de América Latina y el Caribe miles de niños y


niñas compiten con los adultos en múltiples tareas y jornadas que van desde
las cuatro de la mañana hasta las seis de la tarde.

Trabajan con sus familias, generalmente de origen provinciano, quienes tienen


un puesto en el mercado o son carretilleros. Tener el mercado y la calle como
espacio de socialización, trae grandes riesgos para su integridad física y moral.

De acuerdo a su edad, trabajan descargando mercancía de los camiones;


transportándola al puesto de venta; vendiendo alimentos y especias;
trasladando las compras de los clientes. Acarrean y cargan a diario costales de
entre 40 y 50 Kg., vigilan los puestos, cuidan autos o revenden productos.

Trabajo infantil

La infancia es un tiempo para jugar, aprender, crecer, un tiempo en que todos


los niños y niñas deberían tener la oportunidad de desarrollar sus potenciales y
soñar con brillantes planes para el futuro. Sin embargo, para 250 millones de
niños y adolescentes en todo el mundo, quienes trabajan mucho antes de que
sus frágiles huesos y sensitivas almas están preparados, la infancia es un
sueño perdido. Ellos trabajan desde las primeras horas de la mañana hasta
después del ocaso. Se les puede ver vendiendo flores y goma de mascar a
turistas en las calles de ciudades ruidosas y sobre pobladas; quemándose bajo
el sol en plantaciones gigantescas, sucias, e infectadas de residuos químicos;
barriendo los pisos de las mansiones de millonarios inconscientes; doblándose
las espaldas en oscuras fábricas de alfombras bajo el látigo de la esclavitud
moderna. Estos niños y niñas no saben de otro juego que no sea la sobre
vivencia. Su escuela es la calle; su maestro, la injusticia. Su futuro es un negro
callejón de incertidumbre que podría acabar con sus vidas en cualquier
momento. Por este motivo, quisimos profundizar este tema que hoy en día, en
nuestro país como en el resto del mundo, es uno de los principales
cuestionados.

I. Las condiciones de pobreza:

El ingreso precoz al trabajo infantil se encuentra vinculado a las condiciones de


pobreza de las familias. Las familias pobres estructurales y las familias
empobrecidas ante la situación de ajuste económico, son colocadas en
condición de vulnerabilidad social, esto es que pierden su capacidad
económica y cultural de contención. Esta situación vulnerabilidad se presenta
exclusión social, donde disminuyen las posibilidades reales de alcanzar niveles
de vida dignos. De esta forma los niños y niñas realizan en la calle diferentes
actividades como forma o estrategias de supervivencia, que desarrollan como
una manera de generación de ingresos. Las actividades que realizan los niños
para obtener ingresos solos o integrados a su núcleo familiar, son asimilables a
la idea de trabajo. El concepto de trabajo infantil no es tan sencillo ni claro
como parece. Los niños ayudan a las familias, pero estas actividades no se
denominan trabajo infantil, se aplica más bien a aquellas labores
desempeñadas por menores en condiciones más o menos regulares que les
permite ganarse el sustento para sí mismo y sus familias. La noción de trabajo
infantil debe aplicarse a niños de menos de 15 años de edad que realizan
actividades con el objetivo de ganar el propio sustento o el de sus familias.

II. Actividades que realizan los niños y niñas como formas o estrategias de
supervivencia.

"Son muchos los casos de los chicos que trabajan, pero son
diferentes los casos, hay unos que son las madres separadas,
o que los esposos las golpean a las mujeres y a los niños, entonces
si no traen plata los hacen dormir afuera, pero mire hasta donde
llega la desesperación, a algunos chicos los mandan a sacar plata
de la iglesia, donde está la Virgen afuera en la plaza, en la fuente,
donde la gente tira monedas." ( Rubén 15 años, comenzó a trabajas
a los 8 años).

La incorporación de éstos, a temprana edad, a algún tipo de actividad


económica de manera independiente o vincula a la organización de su núcleo
familiar está asociada a la situación de pobreza. Ya sean familias en situación
de pobreza u hogares vulnerables en situación próxima a la pobreza.
Los niños se incorporan a una variada gama de tareas, desempeñándose en
actividad laborales en la economía formal o bien como trabajadores por cuenta
propia en ocupaciones callejeras. Muchas de estas actividades se encuentra en
el límite de lo permitido o de lo prohibido y forman parte del multifacético
mundo del trabajo infantil. Y la calle se transforma en el lugar cotidiano de vida
de estos niños. Estas actividades son por ejemplo la limpieza de veredas, de
jardines, la venta callejera, el cirujeo y la práctica de la mendicidad, etc.

III. Ganancia y destino del dinero

El dinero que obtienen por su labor varía según las actividades que realizan.
Rara vez perciben un ingreso que se aproxime al salario mínimo, sus
remuneraciones son tanto en dinero como en especie. En el caso de las ventas
callejeras y prestaciones de servicio, actividades que suelen realizarse
combinadas, la ganancia depende de las posibilidades de venta de los
productos.
IV. Estadísticas
 sexo y edades

De los 150 casos detectados 126 (84%) son varones y 24 (16%) son mujeres.

Varones

Edad cantidad porcentaje


Hasta 5 años 5 4%
6 a 11 años 67 53%
12 a 16 años 54 43%

Mujeres

Edad cantidad porcentaje


Hasta 5 años 2 8%
6 a 11 años 13 54%
12 a 16 años 9 38%

Tanto en varones como en mujeres el mayor porcentaje de casos, 53% y 54%


respectivamente, tienen edades entre 6 y 11 años, y le siguen los niños entre
los 12 a los 16 años.

 Actividades que realizan

La actividades que realizan los niños son diversas; prestaciones de servicios


donde los niños se dedican a la limpieza de veredas y fondos, cuidado de
autos, lustrado de zapatos, y changarines en supermercados. Ventas callejeras
que incluye la venta ambulante de todo tipo de productos en algunos casos
proporcionados por proveedores y en otros productos de manufactura casera
como en el caso de la venta de pan y semitas. Cirujeo y práctica de la
mendicidad, estas actividades son combinadas con las otras.

Actividades laborales Varones Mujeres Total %

Prestación Limpieza de 17 13 30
de servicios veredas y fondos
Cuidado de 25 25
vehículos
Lustrado de 1 1
zapatos
Changarín en 7 7
supermercados 42%
Venta Venta de 20 20 32%
golosinas,
callejera encendedores,
almanaques,
estampas,
condimentos
Venta de pan y 4 4 8
semitas

Venta de frutas y 18 1 19
verduras

Venta de diarios 1 1

Cirujeo Recolección de 8 1 9 6%
materiales
reciclables:
botellas, latas,
etc.
Trabajo Hornos de 4 4 3%
sector ladrillos.
formal Construcción.
(Urbano) Industria.
Gomería.
Trabajo Agricultura 5 5 3%
sector
formal

(rural)

Práctica de Pedido de dinero 16 5 21 14%


la y mercadería

mendicidad

Total 126 24 150 100%


Como indican los datos hay un predominio de niños que realizan actividades en
la calle, especialmente en actividades económicas no estructuradas como son
las prestaciones de servicios, ventas ambulantes, y práctica se la mendicidad.

En cuanto a las edades y las actividades que realizan, si bien los niños
combinan diferentes actividades, se observa cómo varían las mismas en
relación al aumento de la edad. En caso de los mas pequeños incluidos lo de 5
años, se encuentran con sus hermanos mayores practicando la mendicidad.
Los mayores de 6 se dedican a la prestación de servicios. Los mayores de 12
años se vinculan al sector formal.

 Trabajo de los niños y la escolaridad

Concurrencia a la Edades Total

Escuela 6 a 11 12 a 16
años años
Asiste 21% 5% 14%
(correspondencia edad
y nivel educativo)
Asiste (sin 35% 54% 43%
correspondencia edad
y nivel educativo)
Completó estudios __ 16% 7%
primarios)
No asiste pero asistió 24% 11% 18%

No asistió nunca a la 20% 14% 18%


escuela
Total (80)100% (63) 100% (143)
100%

Del total de los niños en edad escolar (143), el 57% asiste a la escuela, no
obstante solo en un 14% se da una correspondencia entre la edad y el nivel
educativo y en un 43% se observa sobre edad, esto significa que hay una gran
diferencia entre la edad que le correspondería tener al cursar cada grado o
nivel de la escuela y la edad que tiene, determinado por las reiteradas
repitencias. Del total (143) el 36% se encuentra excluido del sistema educativo.