Sei sulla pagina 1di 10
Especialización en Enseñanza de Escritura y Literatura en la Escuela Secundaria DISCURSO Y SOCIEDAD Clase

Especialización en Enseñanza de Escritura y Literatura en la Escuela Secundaria DISCURSO Y SOCIEDAD

Clase 3: Las voces en el discurso

La multiplicidad de voces en el discurso social.

¡Hola colegas! Les damos la bienvenida a la clase 3.

El propósito de esta clase es analizar algunas conceptualizaciones sobre lo que se entiende en los estudios del discurso como la presencia del sujeto enunciador en el enunciado a partir de estudiar las múltiples maneras que tiene el sujeto hablante de introducir su propia voz en el discurso como así también las múltiples voces sociales a las que en forma permanente apelamos en nuestros intercambios.

En otras palabras, vamos a pensar quién dice qué en cada discurso -y de manera especial en el discurso de la información- para finalizar en una práctica que intenta revelar los múltiples sentidos que implica reconstruir la voz del otro en el discurso. Invitamos a revisar estos temas tan apasionantes

Decime quién habla

a revisar estos temas tan apasionantes Decime quién habla Desde hace mucho tiempo, a principios del

Desde hace mucho tiempo, a principios del siglo XX, los seguidores del lingüista soviético M. Bajtín, habían postulado como esenciales dos características del discurso, por un lado la dialogicidad y por otro lado la polifonía. ¿Qué significa la dialogicidad en el lenguaje? Implica necesariamente que cada vez que interactuamos con el lenguaje instalamos a un otro, no existe discurso en el cual no podamos identificar un destinatario y ese destinatario siempre está inscripto implícita o explícitamente - en el discurso. La dialogicidad es entonces, una categoría clave para pensar cómo se construyen los sujetos discursivos en un fragmento de la discursividad social.

Por otra parte, el concepto de polifonía es constitutivo de una unidad discursiva, tal como

Por otra parte, el concepto de polifonía es constitutivo de una unidad discursiva, tal como hemos visto, todo enunciado no es más que el resultado de una continuidad discursiva, esta noción teórica es central para comprender la naturaleza de la interacción discursiva. La posibilidad de identificar varias voces en cualquier fragmento discursivo es una de las pistas más importantes para desmontar el prejuicio de que el lenguaje es reflejar la realidad. Tal como venimos sospechando, el lenguaje en forma permanente nos está hablando, ¿qué significa eso?, el lenguaje, a diferencia de creencias muy arraigadas es un vehículo perfecto para construir, identificar, constituir y cristalizar sentidos, precisamente, la posibilidad de identificar en un enunciado las diferentes voces es un mecanismo muy importante para desnaturalizar sentido cristalizados.

Un lugar interesante para pensar la presencia del sujeto hablante en el enunciado es estudiar las múltiples formas que tiene un sujeto enunciador para hacerse presente en un enunciado, en otras palabras: la idea es preguntarse en forma permanente quién dice qué en cada circunstancia enunciativa.

Tradicionalmente, la inclusión de la voz del otro en el texto se la adjudicó a un mecanismo gramatical, en este sentido, las gramáticas escolares han reconocido dos mecanismos canónicos de cita: el estilo directo y el estilo indirecto (o una variante más, el estilo indirecto libre asociado generalmente al discurso literario).

Por su parte, la distinción entre cita directa (como yuxtaposición entre el texto citado y citante) e indirecta (como una subordinada introducida por el verbo de decir más la conjunción “que”), desde la gramática tradicional, es un concepto básicamente sintáctico. Así por ejemplo, un tratamiento estrictamente gramatical daría cuenta, entonces, de que en el estilo directo el hablante reproduce textualmente un mensaje, mientras que en el estilo indirecto el hablante reproduce el mensaje con algunos cambios. Dichos cambios se darían en el uso de determinados nexos entre el discurso citado y el citante, las transformaciones de los tiempos verbales, con sus correspondientes correlaciones, las transformaciones adverbiales temporales y espaciales y transformaciones en el sistema de pronombres pero no permite analizar otras formas de inclusión de voces en el discurso que son menos evidentes.

Es por eso que, desde los Estudios del Discurso preferimos hablar de enunciados referidos para precisamente señalar que en todo enunciado replican de manera evidente diferentes voces que no siempre aparecen con un límite preciso sino que en la mayoría de los casos se confunde o se hibridan con el resto del enunciado.

Tomemos un ejemplo para analizar lo que venimos pensando. Todos hemos dicho o escuchado alguna vez expresiones como la Argentina es un crisol de razas, Los argentinos descendemos de los barcos, En Mar del Plata hay cada vez más negros, El Estado está siempre ausente (Maestra en una escuela estatal en las inundaciones de La Plata de 2012) o similares. Ahora bien, el desafío analítico que les proponemos es desmontar, desnaturalizar, desmenuzar eso que decimos tratando de rastrear las diferentes voces, la idea es preguntarse quiénes están enunciando, lo estamos diciendo nosotros o en verdad reproducimos ciertas estigmatizaciones y cristalizaciones de sentidos muy arraigados en nuestra sociedad.

Los invitamos a mirar el siguiente video donde se plantea de manera genial esto que venimos diciendo:

Precisamente, un lugar interesante para pensar la presencia el sujeto hablante en el enunci ado

Precisamente, un lugar interesante para pensar la presencia el sujeto hablante en el enunci ado es estudiar las múltiples formas que tiene un sujeto enunciador para hacerse presente en un enunciado, en un discurso en particular como es el discurso mediático en otras palabras: la idea es preguntarse en forma permanente quién dice qué en cada circunstancia enunciativa. Invitamos a pensar estas cuestiones…

Los modos discursivos del tratamiento del acontecimiento

En principio, debemos tener en cuenta una distinción teórica básica entre el “acontecimiento bruto” y el “acontecimiento mediático”.

El acontecimiento bruto es algo que se produce o se ha producido, una modificación del estado del mundo fenoménico que se manifiesta físicamente pero todavía sin significación; para que el acontecimiento signifique es necesario que sea percibido. Charaudeau (2003) plantea que el acontecimiento debe cumplir tres principios: de modificación, de realce y de impregnación.

El acontecimiento mediático es el resultado de uno de esos discursos que transforma el hecho bruto en un acontecimiento susceptible de ser percibido y entendido por los receptores de la información y cuya actividad de transformación no se ejerce de cualquier manera sino que depende de las propiedades del hecho bruto y del contrato de comunicación que la vincula con el consumidor de la informaci ón. El acontecimiento mediático se construye, por lo tanto, a partir de tres criterios: de actualidad, ya que la información debe dar cuenta de lo ocurre, en una temporalidad coextensiva con el sujeto-informador- informado; de expectativa, ya que la información mediática debe captar el interés o atención del sujeto blanco y, por lo tanto, debe trabajar con un sistema de expectativas; de socialidad, ya que la información mediática debe tratar de lo que surge en el espacio público y debe asegurar que esto pueda compartirse y sea visible.

Ahora bien, lo que nos interesa en este punto es ver cómo se pone en discurso ese acontecimiento mediático. Según Charaudeau, en todo sujeto implicado en un proceso de producción o de interpretación existen por lo menos dos tipos de categorías generales de puesta en discurso, independientes de la situación de intercambio que son los modos de organización del discurso: descriptivo, narrativo, argumentativo y el enunciativo (ver clase 1), ordenamientos de cada uno de los otros tres modos para permitir al sujeto producir descripciones, narraciones y argumentaciones.

Las categorías particulares corresponden a lo que hemos denominado modos discursivos, que son producto de los modos de organización del discurso pero que son propios de una situación de intercambio en particular de acuerdo a determinados condicionamientos situacionales. En el caso del discurso de la información, se ordenan a partir de tres categorías de acción:

Referir lo que ocurre o ha ocurrido en el espacio público, con lo cual se construye un espacio de mediatización al que denominamos “acontecimiento referido” (AR). Éste está constituido por las acciones y hechos que de él resultan, con los seres (actantes) implicados, en ese caso hablamos de “hecho referido”. El “hecho referido” también está constituido por palabras, es decir, por las declaraciones y otras reacciones verbales producidas por los actores sociales. En este último caso hablaremos entonces de “dicho referido” (DR). El comunicador que refiere el acontecimiento está representado en ese caso por la figura del “relator” (problematización del sujeto hablante).

Comentar el porqué y el cómo del acontecimiento referido mediante el análisis y puntos de

vistas diversos más o menos especializados y, si es necesario, justificar los propios compromisos o

vistas diversos más o menos especializados y, si es necesario, justificar los propios compromisos o toma de posición. La explicación puede versar tanto sobre el “hecho referido” como sobre “el dicho referido”. Hablaremos en este caso del “acontecimiento comentado” (AC). El comunicador que explica está representado en este caso por la figura del “comentador”.

Provocar la confrontación de ideas, con ayuda de diferentes dispositivos como las columnas de opinión, las entrevistas o debates que contribuyen a la deliberación social. Hablaremos, en este caso, de “acontecimiento provocado”. El comunicador que desempeña este papel está representado por la figura del “provocador animador”.

El acontecimiento referido

Tal como hemos dicho, el acontecimiento referido da cuenta de un acontecimiento construido mediáticamente; en el mismo momento en que referimos un acontecimiento, estamos, por la misma razón, construyendo una noticia gracias a las distintas opciones que tenemos como sujetos hablantes frente a la lengua.

El acontecimiento referido comprende hechos y dichos.

Lo que nos interesa en este espacio es, en especial, caracterizar al “dicho referido” porque es uno de los modos discursivos de construcción del acontecimiento mediático.

El dicho referido

Todo hecho de lenguaje podría considerarse como discurso referido si se lo definiese desde una visión amplia; en forma permanente, nuestro discurso retoma las palabras de otros hablantes; ese proceso se lleva a cabo repitiendo, retomando o imitando lo que otros han dicho. Por lo tanto, la palabra del otro está siempre presente en todo acto de enunciación de un sujeto hablante, por lo que se instituye un “dialogismo” permanente entre el otro y el sujeto que habla, lo que convierte a todo discurso en heterogéneo por definición, al estar permanentemente compuesto por las “huellas de enunciaciones de los otros”. Esto no impide que la palabra del otro aparezca bajo diferentes formas, de manera más o menos explícita, con significaciones diversas, por lo que se hace necesario distinguir diferentes tipos de heterogeneidad y entre ellos, el que puede denominarse “discurso referido”.

Definición de “discurso referido”:

es el acto de enunciación por el cual un locutor, que denominaremos “relator”, refiere el dicho referido dirigido a determinado interlocutor, el del discurso, en un determinado lugar, el espacio del acto del discurso referido, en un determinado momento, el tiempo del discurso referido, las palabras emitidas antes, el “dicho original”, por el “locutor original”, quien se había dirigido, en un determinado lugar y en un determinado momento y a su propio interlocutor al que denominaremos “interlocutor original”.

Estas marcas o huellas de enunciaciones de otros son a veces discretas y surge entonces

Estas marcas o huellas de enunciaciones de otros son a veces discretas y surge entonces el problema de la frontera entre el “discurso referido” e “interdiscursividad”, fenómeno de la inclusión, no siempre explicitada, de unos fragmentos de discurso en otros. En este juego, entre marcado/no marcado, por una parte, y no marcado/integración, por la otra, se sitúa el discurso de los medios de información.

Un último caso es el del locutor relator que no ha estado en contacto directo con el dicho del locutor original y obtiene esas palabras de otro locutor al que llamaremos intermediario. En el discurso de la información, las agencias de prensa, por ejemplo, desempeñan ese papel de locutor intermediario.

La descripción del dicho referido se basa en tres tipos de operaciones:

1. La selección que se hace del conjunto del dicho original, que puede ser total, in extenso, lo que produce un efecto de objetivación, o parcial, lo que produce un efecto de subjetividad en la medida en que impone a la mirada (o al oído) sólo una parte del dicho original.

2. La identificación de los elementos de los que depende el discurso original.

3. La manera de referir, que puede ser de diferentes modos:

o

Puede ser citado: el dicho original es referido más o menos integralmente, en una construcción que supuestamente lo reproduce tal como fue enunciado, con marcas que designan cierta autonomía (el “estilo directo tradicional”). Las marcas más utilizadas son los dos puntos y las comillas.

o

Puede estar integrado: el dicho original se refiere en tercera persona (mediante él), en una construcción que lo integra parcialmente al decir de quien refiere, lo cual implica algunas modificaciones en el enunciado original. Los adjetivos, los pronombres, así como el tiempo verbal, no dependen del momento de la enunciación original, sino del momento del locutor que refiere.

o

Puede ser “narrativizado”: el dicho original se refiere de manera que se integra totalmente. Prácticamente desaparece el decir de quien refiere. El locutor original se convierte en agente de un acto de decir. Está claro que en este caso el dicho original experimenta una doble transformación morfológica: la modalidad de la enunciación se explicita mediante un verbo modal (declara, precisa, quiere) y el dicho original, en su conjunto, se encuentra resumido en un sustantivo deverbal (“oposición”) o en un verbo en infinitivo.

o

Puede ser “evocado” (la alusión): el dicho original sólo aparece como una pincelada evocativa de lo que ha dicho el locutor original o, con mayor frecuencia, de lo que acostumbra decir. Esto aparece marcado en el texto con comillas, guiones o paréntesis. Es un recurso muy utilizado en el discurso de la información.

La explicación del dicho

Cada una de las modalidades de la cita produce determinados efectos particulares. Así, en el caso de la cita directa, se produce un efecto de objetivación (aunque siempre dependerá de qué se cite y de qué forma se lo haga). En la cita integrada, en cambio, se produce un efecto de imprecisión y el locutor de origen se desidentifica del enunciado en la medida en que no se le da la palabra en forma

autónoma. En cuanto a la cita“narrativizada” , se produce aquí un cierto efecto de actancialización,

autónoma. En cuanto a la cita“narrativizada”, se produce aquí un cierto efecto de actancialización, es decir, que al locutor de origen ya no se lo presenta como el locutor de un dicho, sino como el agente de un hacer que se describiera en el marco de un hecho referido y que queda como fagocitado por la instancia mediática.

Uno de los problemas esenciales del discurso referido es la fidelidad en el modo de referir las palabras del otro, ya que el relator siempre produce transformaciones a partir del dicho original. Esas transformaciones dan prueba del posicionamiento que tiene el sujeto enunciador frente a lo que dice, y son reconocibles, entre otros tantos mecanismos, a partir de las palabras que utiliza, la forma o la modalidad con que nombra y el pasaje de el dicho en un hacer decir, al establecer cierta distancia con lo que se dice.

La idea es, entonces, problematizar en qué medida la incorporación de diferentes voces en el discurso no es una simple traducción textual de los dichos de otro sino que implica una operación y reconstrucción de sentido más que importante a la hora de emprender un análisis de discurso.

Algunas pistas analíticas

Para finalizar, vamos a revisar una serie de preguntas que nos permitirán problematizar la transformación de un “acontecimiento bruto” en el “acontecimiento mediático”, es decir, el pasaje del hecho, del evento, del suceso a su semiotización, a la conversión de un acontecimiento o algo que sucede en el mundo en palabras, imágenes, sonidos y que aparece en los medios masivos.

¿Quién dice qué?; ¿quién responde por un artículo de un diario: el periodista que lo ha escrito, el equipo de redacción, el editor que lo reelabora?; ¿quién responde por el modo de presentar las noticias en el noticiero: el presentador, la redacción o la dirección del canal?; ¿cómo aparecen las voces de los distintos enunciadores en el discurso?

¿A quién se le da la palabra en los medios de comunicación?; ¿quiénes son los actores sociales que aparecen en los medios de comunicación?; ¿qué dicen estos actores sociales?; ¿cómo aparecen discursivamente los actores sociales?; ¿cómo se inscriben discursivamente cada uno de los actores sociales involucrados en el hecho?; ¿cómo se construyen discursivamente los distintos eventos?

cada uno de los actores sociales involucrados en el hecho?; ¿cómo se construyen discursivamente los distintos
 ¿Cómo se refieren los hechos?; ¿cuáles son los potenciales de actualidad (valor de contemporaneidad),
¿Cómo se refieren los hechos?; ¿cuáles son los potenciales de actualidad (valor de
contemporaneidad), de diégesis (posibilidad de cronologización), de causalidad (cómo se explica
el hecho) o de dramatización (posibilidad de puesta en escena ficcionalizante)?; ¿cómo se
construye la operación retórica de la objetividad?; ¿cuál es el orden que se le da a la
información?
Invitamos a seguir trabajando y reflexionando sobre estos temas en la actividad que aparece a
continuación.
¡No dejen de consultar a su tutor frente a cualquier dificultad!
BIBLIOGRAFÍA
Bibliografía de lectura obligatoria
Charaudeau, P. (2003). El discurso de la información. La construcción del espejo social.
Cap. 1 http://www.scribd.com/doc/136764636/Charaudeau-El-Discurso-de-La-Informacion-
Port-y-36-66-1-13
ACTIVIDADES Algunas pistas para pensar un AD Luego de la lectura de la clase, de

ACTIVIDADES

Algunas pistas para pensar un AD

ACTIVIDADES Algunas pistas para pensar un AD Luego de la lectura de la clase, de la

Luego de la lectura de la clase, de la bibliografía propuesta y de todo tu recorrido académico, te invitamos a realizar una PRE-ENTREGA INTRODUCTORIA que servirá como insumo para el TRABAJO FINAL que dé cuenta de los primero pasos de un AD y que no tiene como objetivo realizar el análisis en sí mismo, sino construir y normalizar

la materialidad discursiva que se sometará al análisis para lo cual te sugerimos realizar los siguientes pasos analíticos:

Seleccionar un corpus relacionado a un tema educativo. Es decir, un conjunto de discursos que vamos a someter al análisis. Por ejemplo, podemos pensar cómo un determinado tema como la violencia escolar, el bulling, los bochazos en la escuela, los jóvenes y el alcohol, entre otros, aparecen en los medios masivos vinculados a los espacios escolares. O también podemos estudiar cómo un mismo acontecimiento histórico aparece en distintos manuales de historia o ciencias sociales. Asimismo, podemos comparar libros de lectura en distintos momentos históricos, y todo tipo de material de estudio que circula en la escuela y que forma parte de una discursividad que nos parece interesante revisar desde la perspectiva del AD. La idea es problematizar cómo se construyen diferentes temas sociales en los distintos discursos que circulan en el espacio áulico. Podemos trabajar con piezas del discurso de la información o del discurso escolar. En el primer caso se trabajarán con piezas discursivas de los medios de comunicación gráfica o audiovisual; en el otro caso, se trabajarán con piezas discursivas que formen parte de libros de texto escolares. Estas piezas discursivas que se analizarán no son fuentes de información, sino la materialidad que se somete al análisis.

Elaborar por lo menos tres preguntas analíticas que permitan analizar el corpus seleccionado.

Identificar enunciados que den cuenta de ciertas estabilidades y/o rupturas en términos de la construcción discursiva en el dispositivo analizado.

Para la elaboración del informe te recomendamos:

Ponerte en contacto con uno o dos compañeros del curso, de la misma aula, para trabajar en pequeños grupos, este paso es opcional, también podés trabajar en forma individual.

• Elaborar un escrito donde se responda a las siguientes preguntas:

a) ¿Cuál es el corpus elegido? Se entiende por corpus -en los estudios del discurso- el conjunto de textos que el analista somete al análisis. Los textos pueden tener diferentes materialidades (gráficos, audiovisuales, radiales, etc.). En el caso de trabajar con textos multimediales o de Internet se puede consignar solo el link.

b) ¿Cuáles son las preguntas analíticas que me interesa resolver?

   c) ¿Qué tienen de semejante o de distinto los textos que someteré al
 

c) ¿Qué tienen de semejante o de distinto los textos que someteré al análisis? ¿Cuáles son las rupturas y/o continuidades en la construcción discursiva de las piezas discursivas?

 

Aspectos formales de la entrega

 

Elaborar un escrito que ocupe entre 50 y 100 líneas, formato A4, interlineado 1.5, letra arial.

Titular el trabajo.

 

Revisar especialmente los aspectos formales

 

Una vez finalizado el trabajo se lo tenés que mandar a tu tutor por el correo interno de la plataforma etiquetado con los apellidos de los participantes del equipo.

ES

IMPORTANTE

TENER

EN

CUENTA

QUE

ESTA PRE-

ENTREGA INTRODUCTORIA ES UN INSUMO PARA REALIZAR EL TRABAJO

FINAL

QUE SE PEDIRÁ EN LA CLASE 5.

 

LA ELABORACIÓN ESTA PRE-ENTREGA ESTÁ PREVISTA A LO LARGO DE LAS CLASES 3 Y 4

Recuerden que continúa habilitado el FORO DE CONSULTA donde pueden preguntar todo aquello que se les ocurra con respecto a la clase.

todo aquello que se les ocurra con respecto a la clase. También hemos habilitado el FORO

También hemos habilitado el FORO TRABAJO FINAL para intercambiar ideas, consultas, sugerencias y debatir sobre las diferentes instancias del trabajo.

Cómo citar este texto: Instituto Nacional de Formación Docente (2015). Clase 3. Las voces en

Cómo citar este texto:

Instituto Nacional de Formación Docente (2015). Clase 3. Las voces en el discurso. Discurso y Sociedad. Especialización Docente de Nivel Superior en Enseñanza de Escritura y Literatura en la Escuela Secundaria. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación.