Sei sulla pagina 1di 98

Universidad Jaime Bausate y Meza

LA ÉTICA, en la pluma de los Estudiantes Bausatinos

UNIVERSIDAD JAIME BAUSATE Y MEZA

1
1

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

BREVES PALABRAS

LA ÉTICA EN LA PLUMA DE LOS ESTUDIANTES BAUSATINOS compendia una serie de artículos que fueron escritos por los estudiantes de periodismo del Séptimo A y Sép- timo B, Programa Académico de Educación Presencial de la Es- cuela de Periodismo Jaime Bausate y Meza.

Los estudiantes bausatinos elaboraron dichos artículos, como una de sus prácticas calificadas en la asignatura de Ética Periodística, durante el período académico 2003-III (Setiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2003).

El

profesor de la asignatura de Ética Periodística, Dr.

Eudoro Terrones Negrete, luego de valorar, revisar y seleccio- nar los trabajos ha considerado pertinente su publicación a fin de estimular la producción intelectual de nuestros educandos.

En esta obra se aborda temas importantes y polémicos, a la vez que se recoge experiencias de la vida diaria en el campo del periodismo. Cabe mencionar, por ejemplo: La ética en la noticia, la ética en el periodismo deportivo, la ética en la televi- sión, la ética en Internet, la ética y la publicidad, la objetividad y la verdad informativas, la libertad de prensa en el Perú, la dimen- sión ética de la libertad de prensa, la manipulación informativa y la autorregulación informativa. Asimismo, los principios éticos

2
2

Universidad Jaime Bausate y Meza

del periodista, la conciencia profesional del periodista, los debe- res y derechos del periodista, el secreto profesional en el periodis- mo, el delito contra la dignidad de las personas, los métodos antiéticos

y la mala reputación de la prensa.

Esperamos contribuir a genrar, fomentar y consolidar una só- lida conciencia y conducta ética en los estudiantes de periodismo, en los profesionales de la información, en la relaciones inter-medios de

comunicación, con el mejor espíritu de servicio a la sociedad a la luz de los principios y valores morales, de la verdad, la responsabilidad y

la justicia social.

Lima, 28 de noviembre del 2008

Dr. Eudoro Terrones Negrete

3
3

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

1

LA ÉTICA COMO CIENCIA

Fressy Susana Zavala Rodríguez

Actualmente, el tema de la ética en la ciencia ocupa lugar pre- ferencial en los anuncios y los suplementos dominicales, en libros, periódicos, revistas y conferencias así como también en los círcu- los académicos y centros de investigación. Pero, ¿por qué este gran interés por la ética a nivel de los científicos? ¿Por qué se espera que los científicos tengan más en cuenta la ética de lo que solían tenerlo antes? Algunos verán en ello una consecuencia natural de la creciente influencia de la ciencia en la sociedad. Otros dirán que se debe a la necesidad de preservar los principios y valores como fuerzas interiores de la humanidad para garantizar un desarrollo social sostenido y permanente.

Hace cincuenta años, el mundo de la ciencia se dividía en dos tipos de instituciones. En las universidades y en las organizacio- nes públicas de investigación se practicaba la «ciencia académi- ca». En los laboratorios industriales y en los de investigación y desarrollo gubernamentales se practicaba la «ciencia industrial». Eran dos culturas diametrarlmente diferentes en asuntos éticos.

La ciencia académica era individualista. Los nombramientos de la gente se debían a la contribución del conocimiento mediante publicaciones científicas. Las universidades y los institutos de in- vestigación tenían poca influencia directa en las investigaciones. Los científicos académicos siempre han tenido en cuenta conside- raciones éticas en su trabajo, pero tuvieron que rescatarlas sigilo-

4
4

Universidad Jaime Bausate y Meza

samente de la vida privada, de la política, de la religión o de las tendencias humanitarias.

La ciencia industrial es una cultura paralela a la ciencia acadé- mica en la que personas con talento se sirven de la ciencia para producir conocimientos valiosos. Pero no hay un término ético en su lenguaje social.

La investigación post-académica se realiza normalmente por una sucesión de «proyectos». A medida que se intensifica la com- petencia por fondos, las propuestas de proyectos se vuelven más específicas en relación a los resultados esperados de la investiga- ción, incluyendo su impacto social y económico más amplio. Esto ya no es algo que deben determinar los investigadores. Ya no se espera que las universidades y las instituciones de investigación se dediquen exclusivamente a la ‘búsqueda del conocimiento» en sí misma. Se ven impulsadas a buscar patrocinio industrial y a explotar al máximo cualquier descubrimiento patentable hecho por sus académicos, especialmente cuando se sospecha un posible beneficio comercial.

La ciencia básica no va a desaparecer. El camino hacia la solu- ción de muchos problemas urgentes, como el hallazgo de una cu- ración para el Sida, pasa por territorios de investigación básica, remotos y aparentemente sin importancia. Pero el mero hecho de que estos caminos provengan de necesidades humanas del pasa- do y se dirijan al futuro, les da una dimensión ética explícita. Inclu- so la investigación más básica tiene así potenciales consecuen- cias humanas, de forma que los investigadores se ven obligados a preguntarse si todos los objetivos de la actividad que realizan se ajustan a sus propios valores.

Para la mayoría de los científicos industriales, la situación no ha cambiado mucho, pero el típico papel post-académico del em- presario científico independiente combina los riesgos morales con los financieros, y no permite que los problemas éticos alcancen a los directivos no científicos. ¿Deben estos científicos permanecer

5
5

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

ligados a la ética académica que aceptaron al realizar sus docto- rados?

Otra característica de la ciencia post-académica es que es en gran parte producto del trabajo de equipos científicos, a menudo de varias instituciones diferentes. ¿Dónde recaen entonces las res- ponsabilidades éticas? ¿Debe culparse al líder del trabajo desho- nesto de uno de los miembros del equipo? ¿Qué código ético debe aplicarse a un equipo que incluye científicos académicos e indus- triales? Para complicar más el problema, los equipos suelen ser temporales. ¿Cómo funcionan las consideraciones éticas en estos entornos?

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo la transición hacia la ciencia post-académica está forzando a los científicos a ser más sensibles frente a temas éticos. Una de las virtudes de la nueva forma de producción de conocimientos es que no puede esconder sus problemas éticos debajo de la alfombra. La ciencia ya no pue- de volver la espalda a asuntos que muchos de nosotros hemos intentado durante mucho tiempo sacar a luz.

6
6

Universidad Jaime Bausate y Meza

2

LA ÉTICA COMO CIENCIA PRÁCTICA

Germán Octavio Zunini Quispe

Al buscar una significación adecuada para definir el termino ética nos toparemos con definiciones como: “parte de la filosofía que, a partir de unos principios, vivencias, actitudes o influencias, intenta determinar las normas o el sentido del obrar humano, tanto individual como social”.

Comúnmente se consideran distintas la ética desde el punto de vista práctico y la moral, reservándose esta denominación para la moral religiosa o teológica por contraposición a la ética que algunos llaman moral natural o filosófica. Para la ética o filosofía cristiana, su principal instrumento y fuente, es la razón, apoyada en la experiencia interna y personal, externa o social, y en la histo- ria. Para ella, la revelación sobrenatural no es instrumento o fac- tor científico, pero si complemento necesario de sus conclusiones que se admite incompletas, pues no puede ignorar el hecho re- dentor y normal negativa, que evita el error. Otros rechazan toda intervención, aunque sólo sea marginal y orientadora, de dicha revelación en el terreno filosófico.

La ética, como una rama de la filosofía, está considerada como una ciencia normativa, porque se ocupa de las normas de la con- ducta humana, y para distinguirse de las ciencias formales, como las matemáticas y la lógica, y de las ciencias empíricas, como la química y la física. Las ciencias empíricas sociales, incluyendo la Psicología, chocan en algunos puntos con los intereses de la ética

7
7

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

ya que ambas estudian la conducta social. Por ejemplo, las cien- cias sociales a menudo procuran determinar la relación entre prin- cipios éticos particulares y la conducta social, e investigar las con- diciones culturales que contribuyen a la formación de esos princi- pios.

Los filósofos, a lo largo de la historia de la humanidad, inten- taron determinar la bondad en la conducta de acuerdo con dos principios fundamentales y han considerado algunos tipos de con- ducta buenos en sí mismos o buenos porque se adaptan a un mo- delo moral concreto. El primero implica un valor final o summum bonum, deseable en sí mismo y no sólo como un medio para al- canzar un fin.

En la historia de la ética hay tres modelos de conducta principa- les, cada uno de los cuales ha sido propuesto por varios grupos o individuos como el bien más elevado: la felicidad o placer; el de- ber, la virtud o la obligación y la perfección, el más completo desa- rrollo de las potencialidades humanas. Dependiendo del marco social, la autoridad invocada para una buena conducta es la vo- luntad de una deidad, el modelo de la naturaleza o el dominio de la razón. Cuando la voluntad de una deidad es la autoridad, la obe- diencia a los mandamientos divinos o a los textos bíblicos supone la pauta de conducta aceptada. Si el modelo de autoridad es la naturaleza, la pauta es la conformidad con las cualidades atribui- das a la naturaleza humana. Cuando rige la razón, se espera que la conducta moral resulte del pensamiento racional.

Algunas veces los principios elegidos no tienen especificado su valor último, en la creencia de que tal determinación es imposi- ble. Esa filosofía ética iguala la satisfacción en la vida con pruden- cia, placer o poder, pero se deduce ante todo de la creencia en la doctrina ética de la realización natural humana como el bien últi- mo.

Una persona que carece de motivación para tener una prefe- rencia puede resignarse a aceptar todas las costumbres y por ello

8
8

Universidad Jaime Bausate y Meza

puede elaborar una filosofía de la prudencia. Esa persona vive, de esta forma, de conformidad con la conducta moral de la época y de la sociedad.

El hedonismo es la filosofía que enseña que el bien más eleva- do es el placer. El hedonista tiene que decidir entre los placeres más duraderos y los placeres más intensos, si los placeres pre- sentes tienen que ser negados en nombre de un bienestar global y si los placeres mentales son preferibles a los placeres físicos.

Una filosofía en la que el logro más elevado es el poder puede ser resultado de una competición. Como cada victoria tiende a ele- var el nivel de la competición, el final lógico de una filosofía seme- jante es un poder ilimitado o absoluto. Los que buscan el poder pueden no aceptar las reglas éticas marcadas por la costumbre y, en cambio, conformar otras normas y regirse por otros criterios que les ayuden a obtener el triunfo. Pueden intentar convencer a los demás de que son morales en el sentido aceptado del término, para enmascarar sus deseos de conseguir poder y tener la recom- pensa habitual de la moralidad.

9
9

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

3

¿EXISTE LA ÉTICA EN EL PERIODISMO?

Adriana Sofía Revoredo Peña

La ética, palabra muy escuchada en esta época, sin embargo muchos no la aplican en su vida cotidiana, hace un tiempo la tele- visión peruana pasaba una serie de spot publicitarios referidos a los valores, campaña auspiciada por el gobierno, el efecto fue mínimo porque las buenas costumbres tienen su asidero en el hogar. El hablar de ética es relacionar a la palabra valor porque forman un complemento y su correlación está basada en los prin- cipios de cada grupo social en el orbe ya sea por cultura, costum- bres, dogmas, etc.

No daré un concepto de ética preciso en vista de que para unos lo malo esta bien siempre y cuando no dañe la integridad del ser humano y para otros es censurable. Toda profesión esta sujeta a ella que es actuar correctamente.

En el periodismo muchas veces este término por las circuns- tancias se encuentra en una gran encrucijada, donde el periodista cuya labor es servir a la sociedad : informando y actualizando tie- ne muchas veces que maquillar la noticia rompiendo esquemas éticos, poniéndolo en el ojo de la tormenta.

En el Perú hablar de

periodismo con trayectoria impecable,

10
10

Universidad Jaime Bausate y Meza

estaría cayendo en una falacia, recordemos que los periodistas han estado manipulados por casi 10 años, las informaciones verti- das en los diferentes medios de comunicación eran tergiversadas por agentes externos ligados al poder de ese entonces sólo unos cuantos periodistas se salvaron de no caer en la corrupción optan- do por desaparecer de la esfera periodística, ¨acaso ganó el mie- do¨ .

No nos engañemos al pensar que actualmente la prensa es libre porque sigue manejada por tentáculos ocultos, sin embargo algunas empresas periodísticas que fueron marionetas aparente- mente han roto dichos hilos y para lavar su imagen desprestigiada están al acecho de los errores de los gobernantes actuales con la finalidad de mostrarse como limpia y transparente.

Estas situaciones nos conllevan a una disyuntiva porque no se sabe que tipo de periodismo rige en nuestra sociedad porque es difícil que estas empresas recuperen la credibilidad ya perdida en ese entonces. Cambiar el pensar de el periodista entre lo que debe hacer y lo que hace parece utópico porque con el pretexto de informar al pueblo que es la masa se pierde la esencia periodística mientras más sensacionalismo, chabacanería más se vende, per- diendo el sentido común.

El ejercicio del periodista implica un riesgo social y de magni- tud inimaginable, no necesariamente se es profesional y respon- sable por herencia, emoción e inspiración se tiene que partir con instrucción adecuada a los cambios actuales de la Comunicación Social globalizada, ligándola a publicidad, relaciones públicas, co- municación empresarial, educativa adaptándonos íntimamente con el nuevo milenio.

Si existe un proposito de enmienda y los periodistas están re- sueltos a recuperar el honor de la prensa y cumplir debidamente con el destino que les corresponde tendrán que vivir según la ética y hacer lo que dicte su conciencia,. Si a ésta uno mismo la amor- daza, el accionar moral desaparecerá.

11
11

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

4

LA ÉTICA DE LA NOTICIA

Liliana Estefanía Hernández Huamañahui

El periodista en la mayoría de los casos cumple una función básicamente reproductora de contenidos noticiosos, sin mayor in- dependencia que la que el Medio le permite para discernir sobre éstos. Es decir, se encuentra sometido por la función técnica que es recabar la información y elaborar o construir la noticia a partir de ésta, lo que se convierte en un proceso mecánico, o simple- mente técnico, donde el uso del intelecto o de la capacidad de

análisis e interpretación brillan por su ausencia, dejando de la lado

la verdadera función periodística haciéndose presa fácil de las ten-

taciones propias de la profesión dado que no hay capacidad para distinguir entre lo malo y bueno por no saber el grado de respon- sabilidad que se tiene como periodista .

Es por ello que la ética es un aspecto básico para el desarrollo del ser humano en su relación con la sociedad, tanto en el ambito profesional como en el familiar , en el caso de los periodistas la etica adquiere mayor responsabilidad. en tanto se determine una estructura moral del medio y la manera en que el individuo acuer- da con éste las relaciones de intercambio. En este campo se esta

a la merced de la influencia de grupos de poder en el manejo de la

información, que implica el desenvolvimiento en las relaciones de intercambio, el grado de moralidad en la función periodística, si es

que se esta dando la información que el publico necesita saber y se esta trabajando en servicio social para la población realmente o simplemente pertenecer a los Medios de Comunicación sensa-

12
12

Universidad Jaime Bausate y Meza

cionalistas –a quienes es preferible denominar con una categoría mucho más acorde con su naturaleza política, económica y mer- cantil, que es, al fin y al cabo la que los determina.

Otro asunto que resulta importante es la de los propietarios de los medios de comunicación que funcionan como una empresa privada con fines meramente lucrativos bajo la apariencia de la libre independencia de los periodistas que según la constitución se le da la absoluta potestad sobre un derecho universal y de libre uso por cualquier ciudadano en su carácter de ser social, el de comunicar lo que se le antoje, con la única restricción que abarca equilibrar la convivencia de la comunidad ,Pues bien, en este contexto, no se garantiza lo mencionado anteriormente ya que el Medio, y el poder económico y político tras éste, lo que garantiza- ban es el dominio sobre el desarrollo comunicacional, al subordi- nar la categoría comunicación a un ejercicio profesional controla- do por ellos.

Dentro de este análisis surge otra interrogante : el Medio es el gremio, pues es quien controla y determina los alcances profesio- nales del periodista; es quien establece la medida del poder de la profesión de acuerdo a sus prioridades. Y, además, se ha conver- tido en la única fuente capaz de proveer, desde el punto de vista de la práctica profesional, aspectos tan importantes como el cono- cimiento mediante la experiencia , la ética profesional y, algo bas- tante importante, la sobre vivencia como persona .

En síntesis la existencia de muchos obstáculos hacen que la labor periodística sea difícil de cumplir es por ello que se insiste en la preparación del periodista en formación con valores éticos muy arraigados pero asimismo crear conciencia en las instituciones pe- riodísticas sobre la verdadera función de tan noble profesión como es el periodismo .

.

13
13

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

5

LA ÉTICA EN EL PERIODISMO DEPORTIVO

César Abraham Rodríguez Fernández

Los medios de comunicación se han convertido en una necesi- dad de todos las personas por estar informados de los aconteci- mientos de nuestro país.

En estos tiempos donde se necesita estar empapados de los hechos noticiosos el periodismo deportivo se ha convertido en un espacio importante dentro de los medios informativos , pasando a ser un escenario propio en el cada vez es necesario conocer te- mas básicos de cada disciplina, como mezclarse en los aconteci- mientos de este campo , siguiendo a cada momento las distintas disciplinas. El periodismo deportivo ocupa una posición muy vul- nerable en el cuerpo de la información noticiosa teniendo un pu- blico tan constante y voluble sobre todo en los países en vías de desarrollo captando la atención de la población y teniendo una gran responsabilidad “ Informar con responsabilidad y objetividad no teniendo favoritismo en este campo noticioso”.

El periodista deportivo debe sentir interés y entusiasmo en cu- brir las diferentes actividades de su sección , debe necesariamen- te conocer los deportes que cubre sintiendo simpatía y curiosidad por la gente soportando las presiones de todos “los astros del ambiente deportivo”.

El periodista deportivo tiene la capacidad y la obligación de in-

14
14

Universidad Jaime Bausate y Meza

vestigar, analizar,diagnosticar, diseñar, formular, ejecutar y eva- luar los productos periodísticos (deportivos) que ocurren en los procesos sociales , económicos , políticos y culturales antes de lanzarlo a la opinión publica suscitando el desarrollo del pensa- miento critico y las alternativas estéticas.

El periodista deportivo esta en la permanente actualización y adaptación del trabajo y sus vertiginosas modificaciones por la tanto será capaz de conocer , reflexionar, planificar, articular, in- vestigar y producir procesos comunicacionales .

Cualquiera que sea el deporte, es necesario que el periodista dedique algún tiempo a aprender las reglas y las pautas funda- mentales de un juego.

Según los conocimientos y habilidades adquiridos de acuerdo con el medio, el reportero produce y diagrama distintos materiales periodísticos ( previamente analizados con rigurosidad) no sobre- pasando la libertad de prensa q se tiene de acuerdo a ley .

La principal tarea que tiene un reportero periodístico consiste en presentar en su esfera del mismo reportaje exacto, oportuno e interesante de los sucesos que el que presenta en la suya un re- portero de cualquier sección, el mundo de los deportes esta col- mado de noticias que interesan a los aficionados sin necesidad de adornar algunas de ellas.

El éxito de algunas notas, crónicas , reportajes o columnas es- tará por lo común en proporción directa con el material que contie- nen y la calidad de la redacción o edición no temiendo la contro- versia y aprovechando el aspecto humano y no con el numero de rumores que haya podido inventar el redactor mientras miraba la televisión o escuchaba la radio generando escándalos no éticos.

15
15

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

6

EL SENTIDO PARADÓGICO DE LA ÉTICA TELEVISIVA

Patricia Angélica Montes Vega

Para nadie escapa, que en pleno siglo XXI, el derecho a la toma de decisiones públicas se da a través de los medios de información, y más aún de la televisión, medio que engloba audio y sonido, y por ende acapara en mayor porcentaje la atención de la gente.

La televisión hace las veces de vehículo de intermediación en- tre el Estado, la sociedad y los ciudadanos en los más distintos aspectos de la vida: información de interés público, educación, entretenimiento y publicidad justa.

Actualmente, la auténtica libertad de información en televisión se convierte en libertinaje y sirve de deformación a la sociedad. Las costumbres y la manera de pensar de la gente está condicionada, en gran medida, por la influencia ejercida a través de este medio masivo. Como es palpable, no se puede negar los valores y antivalores de mensajes de los medios de comunicación social, que participan poderosamente, con intención o sin ella, en la formación de las personas.

El sensacionalismo, la invasión a la privacidad, los excesos de publicidad y de propaganda, constituyen otros tantos ataques al derecho del público de recibir informaciones que no destruyan los valores sociales.

16
16

Universidad Jaime Bausate y Meza

Las normas éticas no sustituyen, en modo alguno, a las reglas jurídicas, pero las pueden complementar y enriquecer. A diferencia de lo que sucede en la prensa escrita, este medio electrónico no sólo produce información de interés público; entretiene y educa también. La responsabilidad social es mayor, pero la respuesta frecuentemente no es proporcional a la requerida por la sociedad para lograr una mejor calidad de vida.

De otro lado, la programación de la televisión se encuentra en

la posibilidad de una reforma posible. Siendo un medio de expresión

que se basa en la libre empresa, en los sistemas de libre y leal competencia, de propio autocontrol, tiene la responsabilidad, ante la sociedad, de informar, de ser veraz, de ser objetivo de cooperar con el pueblo y las autoridades, debiendo conservar también el correcto uso del lenguaje, evitando el empleo de frases y términos vulgares sin que ello signifique la prescripción de aquellos elementos de la lengua popular que la enriquecen y la caracterizan.

La posibilidad de cambio radicaría en las resistencias a los contenidos éticos en el medio televisivo en distintos sectores y por razones diferentes. No hay mejor programación porque la sociedad no la pide, y la sociedad no la pide porque no sabe que hay una mejor programación. Como se puede apreciar, lo positivo o lo negativo se localiza en los contenidos programáticos. De ahí, por tanto, que estudiar los contenidos televisivos adquiere una importancia capital.

Según el argumento sostenido, se puede deducir un factor importante: el televidente tiene en sus manos la decisión de ver o

no ver determinados programas, pero se trata en realidad de un sofisma. Para que se dé este objetivo, la persona tiene que haber tenido una educación sólida que le permita discernir entre lo positivo

y lo negativo de lo que se exhibe en televisión.

Lamentablemente, esa es nuestra cruel realidad. Para que la sociedad adquiera una información variada, pero de calidad, la televisión debe contribuir en la formación de las personas, cooperar

17
17

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

con una misión orientadora, formar hombres críticos, evitar la deformación de los valores y , sobre todo, ir siempre hacia la búsqueda de la verdad, como orden único y fundamental.

18
18

Universidad Jaime Bausate y Meza

7

LA ÉTICA EN INTERNET

Miguel Ángel Morán Riveros

El Internet tiene como papel fundamental el de tender puentes sobre las fronteras y en el mundo globalizado sirve para enviar información veraz entre los usuarios de cualquier parte del mun- do, sea esta información buena o mala.

El Internet será bueno o malo de por sí. Pero ¿Cómo actúa la ética en este mundo donde existe el anonimato para la difusión de chismes, rumores, calumnias y mentiras? ¿Cómo podemos regu- lar la divulgación de información ilusoria, pornográfica infantil y el fisgoneo en los documentos personales?

Hace unos dos años, aproximadamente, apareció una web don- de se exhibía a los artistas de la farándula peruana completamen- te desnudos en situaciones que dañaban la imagen de los mis- mos.

Se tuvo que censurar ese sitio por ser irreal (fotografías monta- das con la ayuda de la tecnología (photoshop)) y porque dañaba obviamente la reputación de los involucrados indirectamente y no se logró encontrar al autor.

Otro caso muy sonado fue el de aquellos jóvenes que asesina- ron a sus compañeros de clases con unas ametralladoras en los Estados Unidos. Luego de un estudio psicológico que se les hizo a

19
19

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

estos adolescentes se descubrió que ellos adoptaron una postura nazista gracias a unas páginas webs.

De lo que se desprende sobre la imperiosa necesidad de edu- car oportunamente a nuestros hijos, a los estudiantes y a los pa- dres de familia para una mejor utilización del Internet.

Hablar de censura en estos tiempos es violar el derecho funda- mental del hombre a la libertad de expresión y libertad de opinión. Entonces ¿qué podemos hacer frente a este problema?

El camino más viable para regular estos valores anti-éticos en Internet es la autorregulación del individuo, porque, en primera y última instancia es la persona quien dispone crear páginas web anti-éticas y es el usuario quien decide libremente y bajo su propia responsabilidad ingresar o no a una página obscena o de conteni- do artificial.

El hombre es el único ser que le dará un buen uso a este siste- ma que nació en la década del 60 años de la guerra fría con la intención de frustrar la detonación de una bomba nuclear a través de una red de computadoras que contenían información vital co- nectadas descentralizadamente.

Sólo esperamos que no se niegue el derecho a la información y de expresión a través de este valioso medio de comunicación que nos permite ponernos en contacto con un gran número de diver- sos temas, pero no debemos olvidar los valores y antivalores que tenemos dentro de este mundo.

20
20

Universidad Jaime Bausate y Meza

8

ETICA Y PUBLICIDAD

Roberto Carlos García Chávez

En los tiempos de hoy nadie puede discutir lo gran importante que es la publicidad frente a las grandes masas modernas, por- que ambas interactúan de manera pasiva sin que ni uno de ellos se de cuenta. A medida que se crearon los medios de comunica- ción como la prensa, la radio y la televisión, se ha hecho común aun esta relación. Pues la publicidad llega cada vez más, a mu- chos receptores, sin saber que estos pueden ayudarlos como tam- bién distorsionarles a la vez, porque no se sabe con qué fines está hecho.

Así como existen códigos éticos en los diferentes campos del estudio moderno, la publicidad no es ajeno a esto. La publicidad es como una gran herramienta de las relaciones públicas utilizadas para comunicarse tanto con los públicos internos como en los exter- nos. Posee dos grandes objetivos: informar y persuadir de manera simultanea, es decir puede jugar un papel muy importante la publici- dad en un sistema económico guiado por normas morales.

Si la publicidad difunde al público unos artículos inútiles, con falsas promesas, causará un daño a la sociedad humana, que ter- minará perdiendo la confianza y la autoridad. Un claro ejemplo es lo que se vivió en el régimen fujimontesinista cuando la publicidad había roto una serie de códigos éticos, con el afán de persuadir la atención del público, cuando la publicidad explotaba los instintos

21
21

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

sexuales, de tal manera que afectaba al subconsciente del recep- tor y generaba que le den cabida a los personajes de la publicidad, distrayendo al público de los verdaderos problemas del país.

La publicidad debe ser usada como un instrumento útil para apoyar honesta y éticamente a un producto que contribuya al cre- cimiento económico y al desarrollo humano de los consumidores.

Cuando hablamos de la publicidad no hablamos de un tema menor. Por el contrario, se trata de una presencia constante en todos los medios de comunicación social. Incluso se puede decir que la publicidad es un fenómeno de comunicación social en si mismo, porque puede confundirse ante el público con los demás mensajes en un mezclado panorama mediático de hoy.

Los spots publicitarios son huéspedes polifacéticos en todos los tipos de soporte comunicacional. ¿Puede ignorarse su impor- tancia y su capacidad más o menos directa de influencia sobre esos mismos medios, sobre la economía y la política?. Estas áreas donde repercute la publicidad deben incorporarse a la reflexión sobre la misma, porque son inherentes al proceso global de la tarea publicitaria.

Pero quizás esta gran parte de la publicidad también recae en los publicistas que son los que estructuran y realizan los spots publicitarios. Si uno de ellos incurre a realizar un comercial que atenta contra la cultura de las personas a quienes serán dirigidas, estará cometiendo una falta gravísima a las normas éticas de la publicidad.

Tomemos un ejemplo claro y actual. A través de la televisión se estaba difundiendo hasta hace un par de semanas, un comercial de desodorantes, que denotaba que con el uso de estos en una fiesta juvenil, era un “sexo seguro”, ahí ya había una falta gravísima porque el spot se estaba difundiendo a nivel nacional y en horario familiar, siendo captados por miles de inocentes niños y adoles- centes que de una manera u otra, les influyen a que tengan rela-

22
22

Universidad Jaime Bausate y Meza

ciones con la compra de este desodorante. Pero, los publicistas de este comercial admitieron su error después de muchas criticas de padres que veían al spot un atentado contra la niñez y juven- tud. El comercial volvió a salir con la misma estructura pero ya no con esa frase, sino ahora como “diversión segura”.

Queda claro entonces que en la publicidad existe también una serie de normas éticas que se debe tener en cuenta antes de que sea realizado en sí, así como el periodista tiene como norma ética principal informar con mucha credibilidad.

23
23

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

9

PODRÍA SER ECONOMÍA, PERO ES PERIODISMO

Clementina Rosario Tafur Cerna

A veces, la verdad tras el dinero es tan truculenta como una novela de terror. Por eso extraña que ante los escándalos finan- cieros los periodistas no hayan sabido adelantarse, responder con talento y oportunidad. la pregunta, ¿dónde estaban esos defenso- res del interés público»?, sigue una no menos lógicas, ¿a dónde van ahora?

«Ser un periodista de economía significa que somos buenos escrito- res, buenos comunicadores y no sólo alguien que sabe del tema. Por lo que si quiere hacer lo suyo mejor, no pase todo su tiempo libre estudiando complejos libros de economía. Es mejor leer una buena novela».

Economía. Y tenemos que seguir haciendo lo que todos los periodistas hacen, juzgar las cosas haciéndose las mismas pre- guntas de siempre: ¿es algo nuevo? ¿Es grande? ¿Es diferente? ¿Es interesante? ¿Es entretenido? ¿Y por qué importa? Y tene- mos que tomar la información que nos llega con la misma precau- ción y responsabilidad: ¿De dónde vino? ¿La fuente de la informa- ción quiere que la historia aparezca de alguna manera en espe- cial?

Al final de cuentas, de lo que se trata es de que el periodista económico no olvide la razón de ser de su trabajo: la búsqueda de

24
24

Universidad Jaime Bausate y Meza

la verdad.

¿Han estado los medios en su sitio? No lo parece, aunque sea una generalización injusta para algunos. O por decirlo de otra for- ma, quizá lo que suceda es que muchos medios necesiten volver

a «ganarse el sitio», con más fuerza que hasta ahora, si desean

cumplir con su función informativa de servicio a la comunidad, tam-

bién a la de los negocios.

Para conseguirlo, es imprescindible recuperar la capacidad cri- tica ante el mundo de los negocios, es necesario distanciarse so- bre todo de los protagonistas de la actualidad, retar a la sabiduría convencional y a las modas, volver a preguntar las cosas más sim- ples pensando en el lector más que en los actores, indagar a fon- do en lo que a todos sorprende por increíble, recuperar la iniciativa informática.

Las crisis son un buen momento para comprometerse en serio con causas nobles. Pues bien, la actual situación del periodismo económico bien puede servir para que se renueve el compromiso con algunos principios y para que se produzcan algunos cambios necesarios en el sector.

El periodista económico debe ser, ante todo, periodista con ma- yúsculas. O sea, su vocación y su debilidad es la de servir al públi- co o, mejor dicho, a la sociedad, tratando de contar y dar sentido a lo que acontece. Para ello, debe guardar la necesaria distancia respecto a la actualidad, agudizar su espíritu crítico y ético, y es- forzarse por traducir y simplificar para el ciudadano dándole senti- do, el complejo mundo que le rodea.

El periodismo económico debe también reconsiderar sus pun- tos de mira, los enfoques desde los que aborda la actualidad. En este sentido, son necesarios dos movimientos aparentemente con- trarios: uno de acercamiento y otro de alejamiento.

El acercamiento tiene que ver con el esfuerzo por aproximar la

25
25

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

actualidad económica a los problemas concretos de los ciudada- nos, reinterpretándola desde claves cercanas al lector.

Demasiadas veces las noticias económicas se abordan desde enfoques tan abstractos que no sólo son incomprensibles para muchos lectores, sino que les dejan con la sensación de que los sucesos ocurren necesariamente, sin que haya agentes o pacien- tes concretos involucrados.

El foco de la cobertura económica tiene que agrandarse para poder prestar mayor atención a asuntos esenciales como la po- breza, los desequilibrios económicos, la actividad económica del tercer sector, etcétera.

La mirada a la «riqueza de las naciones (y de los individuos) es miope si no se aborda al mismo tiempo la «pobreza de los pueblos (y de tas personas); de igual forma, hay que dar el protagonismo necesario a la iniciativa social, reconociendo que «ni el Estado tiene el monopolio de la benevolencia, ni el mercado es la única medida del valor añadido». En cuanto a los medios especializados en contenidos económicos, tanto para cumplir con su función so- cial como para facilitar su gestión económica, es necesario que se esfuercen seriamente por ampliar el alcance de la información eco- nómica. Cada soporte, especializado o no, puede y debe buscar audiencias mayores, más heterogéneas, más representativas de la sociedad.

Ciertamente no es tarea sencilla y pocos medios lo han conse- guido. Pero no se puede claudicar sin intentarlo de nuevo, una y otra vez. Es, por otra parte, una responsabilidad que adquiere es- pecial urgencia en los medios generalistas, impresos y audiovisuales, que ya llegan con sus contenidos a gran parte de la población.

26
26

Universidad Jaime Bausate y Meza

10

LA OBJETIVIDAD PERIODÍSTICA

Silvia Verónica Huamán Villca

Actualmente los medios periodísticos de la radio, la televisión o la prensa escrita se han vuelto más codiciosos, ya que lo único que se ve es el interés por el rating, llevando este a su propio lucro.

Pero ¿por qué decir actualmente? ¿Es que acaso antiguamente eran distintos los medios?. La respuesta es NO. La diferencia radi- ca en que antes los verdaderos profesionales de la información se preocupaban por llevar a su público una información objetiva, tal y cual había sucedido el hecho. Ahora ese profesionalismo se está perdiendo, lo cual nos interesa y preocupa seriamente.

En el momento de tempestad política, se criticó a los medios y a los periodistas de parcializarse a favor de uno u otro grupo polí- tico, al convertirse en protagonistas de contiendas ideológicas, ol- vidándose que la misión social de los medios es la de informar con objetividad e imparcialidad y no emitir sus opiniones.

Pero, ¿que significa el término objetividad periodística?. El dic- cionario especializado lo define como “la propiedad de una infor- mación que refleja lo que son los hechos y no las opiniones perso- nales”. Así se entiende por periodismo objetivo el tratamiento de la información de actualidad que supone presentar los hechos en un

27
27

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

reflejo fiel de la realidad, tal y como ocurrieron. La doctrina de la objetividad periodística surge a mediados del siglo XIX con la revolución industrial y la estructuración de la acti- vidad periodística como empresa privada con fines de lucro, junto a la posibilidad tecnológica de incrementar en miles el tiraje de la prensa. Asimismo nace la expresión periodística del liberalismo político fundamentado en la libertad de conciencia y opinión. Si la prensa era objetiva, los periodistas también deberían serlo.

Así la objetividad periodística se presenta como un dogma que debe obedecer todo comunicador social. Acatar esta doctrina su- pondría aceptar la existencia de una capacidad intrínseca del pe- riodista por ser neutral frente a la realidad. Sin valores ni opiniones propias mucho menos prejuicios, el periodista vendría a ser un ente anodino, una suerte de robot con capacidad de percepción aséptica, de jerarquizar y producir contenidos informativos, para describir o narrar hechos químicamente puros con neutralidad de laboratorio.

La objetividad para las ciencias exactas es el ideal de la inves- tigación científica. Para las ciencias sociales, es un problema sin resolver. Por eso resulta irónico que mientras a nivel mundial las nuevas tendencias científicas cuestionan el viejo paradigma car- tesiano de la objetividad científica, a los comunicadores sociales se les exige el fiel seguimiento de una praxis doctrinaria que se derrumba.

Las voces de científicos sociales de variadas disciplinas como la antropología, la sicología social demuestran que el proceso de percepción de la llamada realidad no es ajeno a los factores indivi- duales, sociales o culturales.

¿Puede el periodista describir una realidad como si fuera aje- na, cuando es él quien la construye en el mismo proceso de la descripción? La neutralidad no es un deber a diferencia de la obje- tividad. El concepto “neutralidad” es un término llano, sin mayores pretensiones filosóficas. La neutralidad puede ser un derecho, pero

28
28

Universidad Jaime Bausate y Meza

nunca un deber ciudadano. Una reflexión final. ¿El periodista debe ser neutral como condi- ción intrínseca a su labor periodística profesional? ¿Por qué se le cuestiona su posicionamiento político haciendo uso del argumen- to de la objetividad? ¿Por qué actualmente los medios periodísti- cos no son 100% objetivos?. Son preguntas polémicas que el pú- blico demanda respuestas concretas como garantía de un perio- dismo serio y ético.

29
29

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

11

LA VERDAD INFORMATIVA

Liz Diana Huarcaya López

Los periodistas consideran a la verdad informativa como una sinrazón y a la objetividad como una utopía. No se dan cuenta de que hoy el público reclama La verdad y nada más que la verdad, toda la verdad y no semiverdades.

Cuando una institución social, como los medios de comunica- ción, no responde a las aspiraciones legítimas de la gente, están condenados a desaparecer.

Si aceptamos la imposibilidad de conocer y comunicar la ver- dad y a la objetividad como algo irrealizable, estaremos, sin duda alguna, en el mundo de las utopías y no de las realidades. El pe- riodista devendría, entonces, en un mero sofista.

Platón llama a los sofistas “mercaderes ambulantes de golosi- nas del alma”. El ideal del sofista griego y el periodista contempo- ráneo es la palabra bella y la acción política exitosa.

Algunos conceptos son ahora encarnados por los postmodernos. Por ejemplo, ellos piensan y expresan que no hay nada fijo ni esta- ble. Las esencias de las cosas son variables y contingentes (Relativismo). Las cosas son como a cada uno le parece y el hombre es la medida de todas las cosas (Subjetivismo).

30
30

Universidad Jaime Bausate y Meza

¿Quién tiene la verdad? Las cosas son como a cada uno le parece, ni existen normas trascendentales de conducta. No tiene valor de ser la religión. (Indiferentismo ético y religioso).

Las leyes son meros convencionalismo humanos útiles para vivir en sociedad. La única ley moral valida es la de los instintos (Arbitrariedad jurídica)

Todos los medios son buenos para conseguir el fin que se uno se propone. Por lo tanto nada es justo o injusto. (Oportunismo).

Lo que importa no es ser sabio o conocer la verdad, sino gozar del prestigio intelectual mediante el hábil uso de la palabra. (Frivo- lidad).

El siciliano Gorgias decía: “Nada existe. Si existiera sería in- comprensible. Mas aún, si fuera posible conocerlo, no podríamos comunicarlo”.

Sería interesante hacer un estudio comparativo entre los princi- pios sofistas y los nuevos conceptos de los teóricos y ejecutivos postmodernos de la información. Veríamos que no hay gran dife- rencia.

La Información es un derecho y un deber

El periodista debe aceptar su deber de servicio al derecho de toda persona humana a conocer las verdades necesarias para el desarrollo digno de la convivencia social, o socialmente no tiene derecho a existir.

La ética es una reflexión constante que desde la conciencia reclama siempre la verdad.

Derecho de informar: ¿todos los tenemos? Derecho a la información: ¿todos lo tenemos?

31
31

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

El derecho de informar ¿es un deber y un servicio a la colectivi- dad? ¿La comunidad siempre tiene derecho a la información? Los periodistas tienen siempre el derecho a la verdad, a decir la verdad y a difundir las informaciones con veracidad.

El derecho de informar corresponde a toda persona, antes que un derecho es un deber. El derecho a la información corresponde al destinatario o re- ceptor de noticias.

¿Objetividad es igual a neutralidad?

Es común que los periodistas equiparen la objetividad a la neu- tralidad. Hay una renuncia a la responsabilidad social de buscar la verdad. Negligencia por el compromiso profesional de cumplir con el deber de buscar la verdad.

La verdad es la relación de adecuación de nuestras facultades cognoscitivas a la realidad. La verdad es sensible cuando se da la relación entre los sentidos y la realidad.

Ser objetivo significa informar de las cosas tal como ella son en su propio contexto, sino manipular o distorsionar ninguna de sus circunstancias.

Ser veraces equivale a decir primariamente lo que sabemos de las cosas adecuando lo que decimos a lo que sabemos, que pue- de coincidir no necesariamente con lo que las acosas son exacta- mente o en su objetividad pura.

El periodista debe aspirar siempre a conocer y decir la verdad con la mayor objetividad posible, informado con veracidad y res- peto a la dignidad humana. La verdad objetiva absoluta es el ideal de todo buen periodista. La veracidad es lo moralmente posible en muchos casos y lo que

32
32

Universidad Jaime Bausate y Meza

pone a salvo la honestidad del periodista.

El informador que informa con veracidad puede estar equivo- cado, pero no puede acusársele de engañar al público si no ha habido negligencia y si está dispuesto a rectificar su equivocación.

33
33

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

12

QUE NO SE QUIEBRE LA VERDAD, POR FAVOR QUE NO SE QUIEBRE

Carlos Absalón Hurtado Nunura

En todos los países civilizados se denomina actualmente a la prensa como “el cuarto poder” e incluso se le asigna el mismo rango que a los tres clásicos –Legislativo, Ejecutivo y Judicial- que constituyen los órganos de gobierno del estado moderno.

Tal designación no puede ser más acertada, ya que si bien es cierto que el periodismo no ejerce, naturalmente, ninguna de las funciones que asignan a dichos poderes las constituciones de cada país, contribuye a que aquéllas se cumplan honrada y eficazmen- te, mediante el examen razonado e imparcial de sus decisiones y el constante juicio de los actos de los funcionarios de cualquier categoría.

Lo apuntado sirve para darse cuenta cabal que el periodista que aspire al honor de ser llamado así con justicia debe poseer en máximo grado el sentido de su responsabilidad profesional. Por ello es preciso conseguir – y brindar a la opinión pública- la “ver- dad informativa”, es decir, información veraz, objetiva, plena en claridad y sencillez.

Sin embargo, existen numerosos casos en los que se quiebra la verdad informativa. Uno de ellos es, cuando se propala una no- ticia sin obtener las suficientes pruebas para determinar la auten-

34
34

Universidad Jaime Bausate y Meza

ticidad de la información, o lo que es peor, no se hace el intento de confrontar posiciones, para que el público sea finalmente el que saque sus propias conclusiones.

Esto es muy grave, porque se puede incurrir en delitos de ca- lumnia, injuria o difamación. Además, todos sabemos que cuando la piedra ya se lanzó el daño está hecho; si no recordemos cuán- tas personas no han podido sacudirse del estigma de ladrones, corruptos, homosexuales, drogadictos o quien sabe qué adjetivos endilgados por algún periodista o medio.

El general Salinas Sedó fue encarcelado y juzgado bajo el car- go de conspirador y traidor a la patria por el gobierno de Alberto Fujimori, amparado por una prensa contemplativa que hacía del vilipendio y los adjetivos desmesurados un sello de fábrica, un estandarte. Ahora sabemos que los verdaderos traidores de la patria eran esos acusadores, quienes sólo legaron al país una maraña de ladrones miserables y un sistema democrático putrefacto, lue- go de cargar -claro está- con buena parte del austero presupuesto nacional. Otra manera en que la verdad informativa se fractura es, cuan- do existe un conflicto de intereses en el periodista o el medio por el cual se difunde la noticia. No se debe apoyar a intereses privados ni mucho menos ocultar, manipular o tergiversar información para favorecer a terceros.

Durante el gobierno del ahora prófugo Fujimori ( ¡cuántos ejem- plos de periodismo de alcantarilla!) el ex asesor Vladimiro Montesinos ofrecía “incentivos” económicos o en forma de favores a diferentes personajes -que ostentaban algún poder o influencia- para garantizar su adhesión a la manera en que ejercían el poder. Genaro Delgado Parker, los hermanos Crousillat, Laura Bozzo son el mejor ejemplo de ello, ya que siendo comunicadores sociales se obnubilaron ante la mano poderosa del poder, ese demonio tentador y tenebroso, capaz de ofrecernos muchos beneficios a cambio de nuestra integridad y dignidad humana.

35
35

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

El caso de Laura Bozzo es aún más curioso, ya que fue una crítica acérrima de Fujimori –previo a su ascensión a la presiden- cia de la República- mientras ella trabajaba en el canal de Ricardo Belmont.

También es conveniente respetar la vida privada, la esfera ínti- ma o la dignidad de las personas. Este es un tema recurrente de debate, puesto que el uso de cámaras ocultas o grabaciones de audio clandestinas para conseguir información lesionaría la privacidad de las personas, aún tratándose de personajes públi-

cos. La popular periodista de espectáculos, Magaly Medina, grabó

a la vedette Mónica Adaro, en plena sesión amorosa, con un re-

portero de su equipo de producción en un cuarto de hotel, en lo

que parecía ser -basándonos en los diálogos más que en las imá- genes- una transacción comercial lindante con la prostitución.

La vedette demandó a la periodista alegando difamación e in- vasión a la privacidad, y ahora Medina podría cumplir prisión efec- tiva hasta por cuatro años. No hay dudas que la información era certera, pero ¿valía la pena difundir ese video sabiendo que cau- saría un daño emocional a la involucrada? ¿merecía una noticia como esa ser divulgada? ¿qué relevancia tendría en el acontecer nacional?. Lo único que logró ese video es convertirse en la comi- dilla de la sociedad limeña, siempre ávida de chismes y fanática del “yo estoy bien, si tú estás mal”. Además Magaly fue acusada por los medios de preparar cortinas de humo para ocultar la co- rrupción que ya se respiraba en el segundo gobierno de Fujimori.

Sin duda, el mejor momento para determinar cuando una noti-

cia posee verdad informativa es al inicio de la investigación, du- rante la recopilación de datos o acopio de la información. Es im- portante utilizar sólo medios éticos para obtener noticias, fotogra- fías, documentos o declaraciones. Se debería desechar la viola- ción de correspondencias, la interceptación telefónica, el cobro de sumas de dinero por derecho de entrevista o reportaje, por recibir

u obtener primicias, por difundir u omitir la difusión de informacio- nes; el utilizar documentos fraguados o alterados en su contenido

36
36

Universidad Jaime Bausate y Meza

para darle mayor sustento a una denuncia, falsificación de datos estadísticos, montajes o retoques fotográficos con el fin de con- fundir a la opinión pública, etc.

La información periodística no sólo satisface la legítima curiosi- dad del lector por saber lo que pasa dentro y fuera de las fronteras de su país en materia de política, artes, deportes, etc., sino que entraña una labor educativa que representa un aporte de extraor- dinario valor para la instrucción de masas.

En el periodismo, como en el comercio, el mejor negocio con- siste en ofrecer buena calidad. La buena calidad sería proporcio- nar informaciones veraces que ejerzan un influjo sensible en la opinión pública y satisfagan la necesidad de las personas de apre- hender el mundo que nos rodea. Si no hay ajuste a estas condicio- nes, se pierde la autenticidad, que es algo que no se perdona en periodismo. Y si no hay autenticidad, no hay eficacia, no hay co- municación, no hay influencia real sobre la conciencia del lector. Practicar estas condiciones constituye un efectivo mecanismo para que no se quiebren las cuerdas del puente entre la verdad y la información¦

37
37

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

13

LA CREDIBILIDAD DEL PERIODISTA

Diana Julisa Huamaní Huamaní

Nicolás Lúcar difundiendo un informe sobre mujeres poseídas por el demonio en su muy sintonizada La Revista Dominical. Una Mónica Delta presentando a todo el Perú, a través de Panorama, a una virgen que llora milagrosamente. Un jovencito Álamo Pérez Luna entrevistando, en primicia, a un acabado terrorista. Abimael Guzmán.

¿Qué tuvieron en común estos tres dizques periodistas? Alter- nativa 1: Igual rating. Alternativa 2: Son especialistas de lo paranormal. Alternativa 3: Vivían en el país de las maravillas. Al- ternativa 4: Eran los privilegiados de la información secreta. Alter- nativa 5: Creaban cortinas de humo para idiotizar y distraer a la población, mientras Fujimori y toda su banda atentaban contra los derechos humanos y robaban el dinero de todo el Perú, para des- pués fugarse a su país de origen.

¿Lo mismo podemos decir de un Althaus y su Hora N involucrando al ex Premier Solari de haber recibido dinero de un presidiario Joy Way?

Es ya conocido que en estos tres casos, aquellos informes re- sultaron siendo farsas, inventos, mentiras. ¿Descuidos por parte de los periodistas? No señores, esos llamados comunicadores sa- bían muy bien a que se atenían cuando emitían esas creativas

38
38

Universidad Jaime Bausate y Meza

noticias. Han perdido su capital mas importante: la credibilidad ante la opinión publica.

Después de tanto tiempo ¿Qué ha sucedido con el sobón Lucar

y con doña seriedad Delta, qué le paso al polémico Althaus y al

suertudo Álamo? ¿Han dejado de trabajar en Medios de Comuni- cación? No, Ellos siguen informando o mejor dicho desinformando,

y hasta en eso, desde su punto de vista.

Conocer el significado de la palabra credibilidad y ejercerla es la base más importante de un periodista. Informar a poblaciones entera los hechos que ocurren en la realidad de manera imparcial

y objetiva es el medio para ser reconocido como un profesional, tanto por el pueblo como por los colegas.

El periodista veraz se debe a la ciudadanía, es un servidor de la verdad de los hechos noticiosos. No difunde sin antes comprobar la veracidad y objetividad de la información.

Ningún periodista logra credibilidad ante la opinión pública

chispando los dedos, sino a base de experiencia, de trabajo arduo

e independiente. Pero, en esta experiencia, siempre habrá sobor-

nos y sobornados. Periodistas que querrán obtener primicias in- formativas a toda costa. ¿Hasta dónde debe llegar un periodista para recibir información que resultaría beneficiosa para la socie- dad? ¿Hasta donde llega un periodista por adquirir notoriedad e indigno prestigio?

Volvemos al inicio. ¿Qué ha logrado Lúcar apoyando abierta- mente al gobierno del fujimontesinismo? Respuesta: Un fuerte ja- lón de orejas por parte de un presidente de transición democráti- ca, Valentin Paniagua, en vivo y en directo.

¿Qué consiguió finalmente Pérez Luna? Un “Mea Culpa” re- chazado por la población peruana.

Nuestro Perú ha sufrido y sufre, debido al silencio y a la parcia-

39
39

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

lidad de los periodistas que se dejan sobornar por el placer del dinero. La democracia que vive el país actualmente, deberían ha- cer reflexionar los pensamientos, sentimientos, aspiraciones de los comunicadores, a querer y hacer las cosas bien, es decir en forma correcta, responsable, honesta y digna, en favor de la socie- dad.

40
40

Universidad Jaime Bausate y Meza

14

PRENSA LIBRE Y SOCIEDAD

Miguel Edmundo Chicoma Koike

En todos los gobiernos, es frecuente la tentación de intimi- dar al periodismo independiente, acusándolo de presentar rea- lidades poco gratas para el poder.

El periodismo tiene un compromiso con la verdad, que lo obliga a cumplir un papel fiscalizador y de denuncia ante los actos de corrupción que, lamentablemente, suelen cometer las autoridades encargadas de guiar los destinos del país.

Es indispensable entender al periodismo como un trabajo social, es decir, una profesión que busca mejorar las relacio- nes entre los miembros de una sociedad, a partir de la presen- tación de hechos reales y el planteamiento de soluciones a los problemas y conflictos que son parte de esa realidad.

Una persona que se inicia en el periodismo debe ser cons- ciente que no se trata de una profesión lucrativa y de fácil ma- nejo. Es más bien una profesión de alto riesgo, de mucho sacri- ficio y de gran responsabilidad social, jurídica y ética. Algunos dirían que es ingrata y que genera anticuerpos.

En países como el nuestro, donde las diferencias sociales son notorias, es deleznable observar un periodismo servil a los intereses de grandes grupos de poder y del gobierno de turno,

41
41

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

que se deja llevar por el sentido de la competencia, del espíritu lucrativo y el afán de vender más y llenarse los bolsillos de dinero, más allá de todo principio ético.

Así, podemos notar que se altera el sentido del periodismo. En lugar de denunciar, se escandaliza, se exacerba el morbo de la gente; en lugar de invitarlos a la reflexión, los problemas sociales se convierten en simples productos que se ofrecen y venden dentro de una sociedad de libre mercado.

En teoría, un reportaje periodístico debe ser elaborado te- niendo como fin el mejoramiento de la sociedad. Sin embargo, habría que preguntarse cuantas veces se cumple ese ideal, cuantas veces un periodista se involucra de tal manera en el problema, que lo convierte en suyo y busca solucionarlo.

Tal vez como paliativo a este defecto, podemos decir que el

mundo actual obliga a los periodistas a interesarse sólo por la noticia del día, cada vez se hace más fuerte la competencia por

lo instantáneo, y se sabe que en el vértigo es imposible aspirar

a la reflexión.

Cuando una persona realiza una denuncia ante un medio de comunicación, lo hace porque realmente tiene la confianza en que su conflicto será atendido y probablemente resuelto por el periodista o por medio. Sin embargo, muchas veces, ese lla- mado será dejado de lado por no ser considerado importante, en comparación con un accidente de proporciones, una cróni- ca roja o una noticia política.

La prensa no sólo debe estar libre de las presiones del go- bierno, de los grupos económicos, de la propia autocensura que puede generar el periodista, al dejarse llevar por sus idea- les políticos o convicciones morales y religiosas.

Jamás deberá olvidarse que el periodismo es búsqueda de la verdad, de aquella verdad que se descubre cada día, en

42
42

Universidad Jaime Bausate y Meza

cada nota, en todo informe o reportaje, para ser difundida en beneficio de la sociedad.

43
43

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

15

El derecho a la cláusula de conciencia no es más que el de los periodistas a expresar su propia opinión

¿PRENSA LIBRE

?

Enrique César Peralta Valiente

Pretender un equilibrio entre la libertad e independencia con la que debe contar un periodista al prestar servicios en una empresa la constituye como una necesidad ética

Desde su introducción en un determinado medio de informa- ción, el periodista debe sortear –al mejor estilo Indiana Jones- una serie de obstáculos o situaciones adversas, con el propósito de conservar una línea o estilo que lo caractericen, y a la vez, diferen- cien de la competencia; ya que de lo contrario se extinguirá y pasará al olvido.

El cómo ponderar su objetividad e imparcialidad ante todo, se constituye como su principal riesgo; y es que es muy notorio –por lo menos en nuestra sociedad- el desconfiar de todo hecho noti- cioso que tenga lugar; no es para nada descarado el plantear el tema de la inseguridad ciudadana como una cortina de humo ante problemas políticos de mayor trascendencia, como los viajes pre- sidenciales por ejemplo.

Lo que es claro, es que el periodista no puede vender su pluma al mejor postor; por el contrario, debe buscar métodos que le per- mitan conservar y difundir su opinión sin temor a quedar desem-

44
44

Universidad Jaime Bausate y Meza

pleado.

Pero, ¿qué hacer cuando es el propio dueño de nuestro medio el que nos prohibe brindar cierta información por intereses desco- nocidos? Debemos ceder ante este tipo de presión y dejar de lado todo el esfuerzo desplegado en nuestra investigación, o acaso, dar un paso al costado y arriesgarnos en la búsqueda de nuevos horizontes?

En España, desde julio de 1997, se cuenta con una Ley Orgáni- ca de Cláusula de Conciencia que regula algunas situaciones de conflicto entre el profesional de la información y su empresa, permitiéndosele al periodista tanto el derecho a solicitar la resci- sión de su relación jurídica con la empresa, como a negarse a participar en la elaboración de informes contrarios a los principios éticos de la comunicación.

La cláusula de la conciencia ha sido y es, ante todo, un intento de hallar el equilibrio entre la necesaria libertad e independencia con la que debe contar el periodista en el ejercicio de su profesión, y las lógicas limitaciones que surgen por el hecho de que ese tra- bajo lo desempeña dentro de una organización empresarial.

Fórmulas como la de la legislación española para los que se ofrece una salida menos radical que la del autodespido, constituye una muestra de la evolución en los sistemas jurídicos actuales

45
45

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

16

LA LIBERTAD DE PRENSA EN EL PERÚ

Carla Camilloni Aramburú

En el Perú se ha discutido mucho en los últimos tiempos el término libertad de prensa, muchos dicen que no existe miéntras otros creen que ya se está en un camino que asegure el derecho de todos los medios para expresarse libremente.

Eticamente hablando la libertad de prensa es un hecho funda- mental para que en un país haya democracia, tal como se debe prácticar, pero en un país como el Perú , hablar de ética es casi un chiste.

Durante los años del gobierno de Fujimori, la libertad de prensa fue apaleada, comprada e incluso pisoteada, dando así una vez más el famoso ejemplo de que las libertades de los medios sólo están al alcance del mejor postor.

Muchos hablan de los diez años de Fujimori como si esta hu- biera sido la primera vez que la libertad de prensa ha sido pisotea- da por la política o por grupos de poder dentro del país, cuando no es así, a través de nuestra historia ha habido casos de faltas mu- cho más graves contra ella, durante las dictaduras de Odría y Velazco los medios que estos consideraran en contra de su regimén eran expropiados con excusas casi risibles.

También Leguía tuvo su parte dandole duro a los medios que se opinaban en contra de su oncenio, pero no sólo los dictadores

46
46

Universidad Jaime Bausate y Meza

presionan a los medios también los presidentes «democráticos» de nuestro país lo hacen, es muy fácil hablar de compra y venta de las noticias pero se ha comprobado que las cortinas de humo son mucho más eficaces que cualquier historia inventada.

Los medios también tienen parte de culpa ya que por ética no deberián dejarse presionar por nada ni por nadie, pero en la prác- tica esta el truco, sin ir muy lejos, los medios se cambian de lado como se cambian de camisa, cuando un gobierno termina y entra otro, el apoyo al nuevo gobierno casi siempre es incondicional, se vivió con Belaúnde, Alan García, Fujimori y ahora Toledo.

Puede que Fujimori haya hecho un daño inmenso a la credibili- dad de los medios, sólo porque se pudo demostrar que se les po- día comprar y presionar aunque esta no haya sido ni será la última vez que esto suceda, los medios son y serán empresas que tienen intereses de por medio y siendo así siempre va a haber un grupo de presión, ya sea político, económico o social, que los quiera te- ner de su lado a toda costa sin pensar en las consecuencias que esto le trae a la sociedad.

La única solución fáctible para que la libertad de prensa sea efectiva en el Perú, es que los medios y sus dueños sean éticos en todo lo que hacen que encabezen una lucha por cambiar los ma- los hábitos del país en cuestiones culturales y educacionales para que así las personas tengan que darles de comer a sus familias y al mismo tiempo puedan ser éticos sin que por ello se les corte la cabeza.

47
47

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

17

DIMENSION ETICA DE LA LIBERTAD DE PRENSA

Jorge Isaac-Jr Cubas Flores

La prensa constituye el principal medio de expresión y comuni- cación social. Sin distinción de ideologías o de grupos políticos, a la prensa le compete informar de manera veraz e imparcial , for- mar y crear opinión fundamentada en ideas y hechos reales. La libertad de prensa está consagrada en la Constitución de todos los Estados de Derecho.

En los últimos años, la prensa ha jugado un papel de primer orden en la conformación de estados de opinión en la ciudadanía. Pero curiosamente, existe una desviación de estos fines que son la razón misma de su ser. Los paradigmas de lo “políticamente correcto”, así como oscuros intereses económicos y políticos, la corrompen y ello deviene en desinformación de los hechos y de valores fundamentales y, en consecuencia, desarme crítico y mo- ral. A la larga, resultan beneficiados, fundamentalmente, los gru- pos políticos, los que están en el poder.

Ahora bien, cuando entramos a analizar con detalle y estudia- mos los contenidos de lo publicado, tanto la prensa audiovisual como la escrita, adolecen de graves errores en la veracidad, exac- titud, integridad e imparcialidad de las informaciones.

Esta desviación informativa afecta a todo tipo de artículos, des- de la portada en grandes titulares, hasta los artículos de opinión

48
48

Universidad Jaime Bausate y Meza

escritos por periodistas e intelectuales y la propia editorial del pe- riódico.

Hay una serie de factores en la que todos ellos, lo único que intentan es manipular, o cuando menos, maquillar la información, con fines concretos, de forma parcial o total, afectando a su vera- cidad. Esto se consigue mediante presiones de tipo laboral o eco- nómico que se ejercen sobre los periodistas o sobre los propieta- rios de los medios de comunicación, consiguiendo de ellos doble- gar su voluntad y hacerles cambiar las informaciones, o bien auto limitarse, y sobre todo, no decir nada que no entre dentro de lo “políticamente correcto”, lo que equivale a decir, “conveniente” para los intereses de los poderosos.

Lo mínimo exigible a la profesión de un periodista es la respon- sabilidad ética, en que ha de ser fiel al principio de la realidad; debemos de exigir al menos que actúe con respeto a la dignidad, que por principios le deben a los lectores, y que es el mínimo que estos merecen.

Un comunicador que parte de principios éticos y quiere hacer de la dimensión ética de su profesión un bien respetable e inco- rruptible, debe tener presente qué es lo que comunica, la veraci- dad de lo que comunica, la fidelidad de lo que comunica, y sobre todo ha de ser consciente que ejerce una influencia importante en la opinión pública por el mismo carácter social de la profesión.

El trabajo del periodista tiene una gran influencia en la marcha de la sociedad, llegando incluso a crear nuevos estados de opi- nión o a cambiar las ya existentes.

Lo mínimo ético exigible

Por tanto la veracidad, la objetividad, la sinceridad, la honra- dez, la imparcialidad, la independencia de criterio, la libertad con responsabilidad, el respeto a los derechos humanos y a la vida

49
49

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

privada de las personas son un mínimo ético exigible, a los que todo buen periodista no debe renunciar sin perder el carácter huma-

no, en su compromiso y vocación de servicio a la sociedad.

Existe una clara responsabilidad social desde el momento en que una información falseada actúa en contra de la libertad y del derecho a una información fidedigna que tenemos los ciudadanos, sobre todo porque deja a éstos desprotegidos respecto a la acción de los poderes públicos y otros grupos de presión en el que figuran, evidentemente, los propios periodistas.

Socialmente relevante

Otro requisito exigible a la información desde lo ético, es que ésta ha de ser socialmente relevante. Los ciudadanos tienen derecho a co- nocer noticias de interés general para toda la sociedad, las que son evidentemente de ámbito público.

En un segundo y tercer término deberían quedar las noticias que atañen a lo privado y a lo íntimo de las personas. En muchos casos se incurre en noticias de falso interés social que importan sólo al ámbito de lo privado, y que con frecuencia pueden llegar a espectáculos que atentan contra la dignidad personal.

Para terminar, diremos que la información objetiva, verídica e inde- pendiente, facilita a las personas el ejercicio de su libertad y clarifica su actuación social y su interacción entre sí, frente a posicionamientos de fuerza por parte de los poderosos.

Debemos de tener en cuenta que existen otros medios de manipu- lación sutil en el ámbito periodístico que, a veces, pasan de manera desapercibida y que hay que tener cuidado para actuar siempre con la moral y ética de un excelente periodista.

50
50

Universidad Jaime Bausate y Meza

18

DIMENSION ÉTICA DE LA LIBERTAD DE PRENSA

Sara María Del Castillo Riqueime

Sin querer pontificar sobre una inmaculada moralidad mediática y profesional, es preciso advertir que el reto mayor de la función informativa contemporánea se deriva de sus múltiples implicaciones éticas. Es fácil convencerse de esto si se considera la tensión que produce el rechazo a la regulación estatal de la prensa y de la labor periodística. Cuando se contesta sonoramente con un firme «no» a las tentativas de control legal por parte de los poderes pú- blicos, hay que estar listos para proponer alguna alternativa de ponderación de las conductas de periodistas y medios, con fre- cuencia acusados, como somos, de graves excesos y de cultivar cierta impunidad comunicacional.

No resulta nada cómodo responder a los llamados a nuestra responsabilidad, porque el arreglo de la acción informativa según criterios de justicia y de íntegra honestidad le agrega un esfuerzo inusitado a las exigencias del deber de informar.

Los periodistas y las empresas de noticias reclaman libertad para informarse y luego informar al público. Esta premisa es de indiscutible legitimidad. Pero también es odiosa, vista desde un ángulo estrictamente ético, si no está cruzada por su valor gemelo en la deontología periodística y mediática: la responsabilidad. Es éste último el que le da su principal virtud a la libertad de informa- ción. Sin responsabilidad, el deber de informar se convierte en

51
51

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

una suerte de dicta blanda incontestable y, a la larga, conduce al peor de los destinos que puede esperar al periodismo y a la pren- sa libre: la censura, única defensa posible de los enemigos de la libertad.

La tarea es ardua, porque las faltas son numerosas y empiezan

a lucir patológicas. Pongamos en primer término el problema de

los conflictos de intereses. Ya es cosa común que sepamos de colegas, e incluso de empresas periodísticas, que fácilmente sa- crifican el postulado de la veracidad para no comprometer preben- das particulares y las de sus allegados. El compadrazgo y el clientelismo son los antivalores que pudieran desplazar, con des- caro pasmoso, a la honestidad y el equilibrio.

El frágil balance entre lo público y lo privado —ámbito de dere-

chos protegidos por la ley— es desajustado en las arbitrarias inva-

siones a la intimidad de los ciudadanos por parte de medios amarillistas y periodistas amantes del escándalo.

A cualquier precio se busca y se obtiene una noticia, una «ex-

clusiva», sin importar qué tan mal parado resulte el honor profesio- nal de algunos periodistas y la seriedad de ciertos medios. El pe- riodismo, en oposición a la política, es un arte en el que el fin nun- ca justifica los medios. Por ello es que no se puede menos que abominar de recursos como el engaño, el empleo de información privilegiada, el soborno, el acoso a la fuente, el encubrimiento de

la identidad del periodista y el uso de instrumentos para la captura

ilegal de información (cámaras y micrófonos ocultos, webcams furtivas y otros pertrechos).

La tentación amarillista es incontenible a la hora de cubrir tra- gedias accidentales, catástrofes naturales o simples espectáculos de la miseria social. Las personas involucradas se convierten en objetos sin derechos ni dolientes para una jauría creciente de pe- riodistas y medios con ávida pasión por el morbo.

52
52

Universidad Jaime Bausate y Meza

19

LA DECLARACIÓN DE CHAPULTEPEC

Marita Lisseth Coronado Vivanco

La Declaración de Chapultepec es el producto de la histórica Conferencia Hemisférica sobre Libertad de Expresión, que con- gregó a líderes políticos, escritores académicos, abogados constitucionalistas y directores de diarios, ciudadanos, hombres y mujeres de toda América.

Presidida por el distinguido ex secretario general de las Nacio- nes Unidas, Javier Pérez de Cuéllar. La conferencia fue el resulta- do de más de un año de trabajo, en el que se examinaron los desafíos y presiones sobre la libertad de prensa con las democra- cias del hemisferio.

Principios

Una prensa libre es condición fundamental para que las socie- dades resuelvan sus conflictos, promuevan el bienestar y protejan su libertad. No debe existir ninguna ley o acto de poder, que coarte la libertad de expresión o de prensa, cualquiera sea el medio de comunicación.

No hay persona ni sociedades libres sin libertad de expre-

sión y de prensa. El ejercicio de ésta no es una concesión de las

autoridades; es un derecho inalienable del pueblo.

1)

53
53

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

2) Toda persona tiene el derecho a buscar y recibir informa- ción, expresar opiniones y divulgarlas libremente. Nadie puede res- tringir o negar estos derechos.

3) Las autoridades deben estar legalmente obligadas a po- ner a disposición de los ciudadanos, en forma oportuna y equitati- va la información generada por el sector público. No podrá obligar- se a ningún periodista a revelar sus fuentes de información.

4) El asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidación, la prisión injusta de los periodistas, la destrucción material de los medios de comunicación, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores coartan severamente la liber- tad de expresión y de prensa. Estos actos deben ser investigados con prontitud y sancionados con severidad

5) La censura previa, las restricciones a la circulación de los medios o la divulgación de sus mensajes, la imposición arbitraria de información, la creación de obstáculos al libre flujo informativo y las limitaciones la libre ejercicio y movilización de los periodistas se oponen directamente a la libertad de prensa

6) Los medios de comunicación y los periodistas no deben ser objeto de discriminaciones o favores en razón de lo que escri- ban o digan.

7) Las políticas arancelarias y cambiarias, las licencias para importación de papel o equipo periodístico, el otorgamiento de fre- cuencias de radio y de televisión y la concesión o supresión de publicidad estatal no deben aplicarse para premiar o castigas a medios o a periodistas.

8) El carácter colegiado de periodistas, su incorporación a aso- ciaciones profesionales o gremiales y la afiliación de los medios de comunicación a cámara empresariales deben ser estrictamen- te voluntarios.

54
54

Universidad Jaime Bausate y Meza

9) La credibilidad de la prensa está ligada al compromiso con

la verdad, a la búqueda de la precisión, imparcialidad y equidad y

a la clara diferenciación entre los mensajes periodísticos y los co-

merciales. El logro de estos fines y la observancia de los valores

éticos y profesionales no deben ser impuestos. Son responsabili- dad exclusiva de periodistas y medios. En una sociedad libre la opinión pública premia o castiga.

10) Ningún medio de comunicación o periodista debe ser san- cionado por difundir la verdad o formular críticas o denuncias con- tra el poder público.

Adoptada por la Conferencia Hemisférica sobre Libertad de Expresión celebrada en el Castillo de Chapultepec, México D.F, 11 de marzo de 1994.

55
55

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

20

¿QUÉ SIGNIFICA SER UN PERIODISTA ÉTICO?

Manuel Yarlequé Monterroso

El gran Cesar Vallejo dijo lo siguiente: “los responsables de lo que sucede en el mundo son los escritores, porque tenemos el arma más formidable, que es el verbo”; a esta frase de nuestro galardonado poeta peruano, habría que cambiarle escritores por periodistas, para que este más de acuerdo con lo que sucede en nuestros días. Pues un periodista, tiene en su pluma la responsa- bilidad de entregar una noticia clara, veraz, responsable y objeti- va, propia de una sociedad que requiere de comunicadores con sólidos principios y valores éticos.

En un caso sucedido en Colombia, los periodistas María Tere- sa Herrán y Javier Darío Restrepo, recuerdan en su libro Ética para Periodistas la enorme cobertura que a mediados de los años

sesentas recibió el secuestro de Patricia Hearst -nieta del gurú mediático William Randolph Hearst- a manos del llamado «Ejérci- to Simbionés de Liberación». «Y sin embargo -afirmaría en 1979

el ex ministro inglés Lord Chalfont, [

zación nunca consistió en más de una docena de personas, y sus actos, aparte del secuestro de la señorita Hearst, no pasaron de operaciones criminales de tercera. [El hecho] fue amplificado has- ta convertirlo en un fenómeno político debido casi totalmente a la

esa espeluznante organi-

]-

56
56

Universidad Jaime Bausate y Meza

atención que le prestó la prensa». Un caso similar fue lo sucedido con el secuestro de Luis Guillermo Ausejo Torres, hecho noticioso que fue tomado por la prensa general de distintas maneras, y en algunos casos la noticia fue presa del amarillismos y sensacionalismo que va en contra de todos los principios éticos que debe tener un periodista. Hemos sido testigos que en un programa dominical, hacían gala de la soga, capucha y saco donde estuvo apresado Luis Guillermo, rompien- do toda ética posible de cómo encarar una noticia. Valiéndose del dolor ajeno para sacar el mayor provecho. A que extremos tiene que llegar un periodista para cumplir con su deber. Este hecho pone en la palestra lo difícil que puede ser ético en un medio como este, donde la competencia por la exclusividad se convierte en un caballito de batalla para lograr la primicia a toda costa.

Todos los códigos de ética y gremios periodísticos mundiales concuerdan en que el periodismo es ante todo un servicio al bien común, por ello antes de aporrear un teclado, encender un micró- fono o editar una imagen, vale recordar que el daño causado no puede jamás ser totalmente reparado, por eso hay que recordar que toda información debe ser evaluada por el periodista antes de emitida, saber que no hace daño a nadie y no se ha valido de artimañas para lograrlas.

Un periodista ético en nuestro días, debe tratar por igual la no- ticia que sucede a su alrededor, evaluar de cómo va informar los hechos cumpliendo siempre con las normas de la objetividad, plu- ralismo, imparcialidad, integridad profesional e independencia de criterio, que lo convierten en un periodista ético, por eso debe man- tenerse alejado de esa macabra combinación de plumas, lentejue- las y cintas amarillas. De que la sangre y el sexo como informa- ción solo forma parte de la destrucción del periodista y la socie- dad, que no contribuye a nada a fortalecer sus principios éticos. Creo que el periodismo es el mejor pretexto para ser una persona decente en este país, y como tal brindo información a un grupo de gente a la cual debo un respeto, por ello debo informar sin que- brantar ninguna regla, principio, valor o norma ética y moral.

57
57

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

21

LOS PRINCIPIOS ETICOS DEL PERIODISTA

Miguel Ángel Pérez Núñez

El periodismo es una de las profesiones de mayor envergadura

y responsabilidad que existen y es por este motivo que los princi-

pios éticos del periodista deben primar sobre cualquier otro princi- pio que existe.

El periodista se ve muchas veces asediado por los diferentes tipos de presiones, una de ellas es el de los dueños de los medios de comunicación, los cuales tienen diversos intereses políticos y económicos que influyen muchas veces en la línea política del periodista y sino veamos lo sucedido en el régimen pasado don- de periodistas y los dueños de los medios de comunicación ven- dieron su dignidad a causa de una cantidad de dinero y hoy esos mismos personajes están pagando en carne propia sus acciones que fueron hechas sin ningún tipo de principios éticos ni moral.

Es importante por este motivo, destacar aquellos principios que muchas veces olvidamos pero que son los que nos llevaran ha tener éxito en nuestras vidas como profesionales. Alguien una

vez dijo que la dignidad no tiene precio y es muy triste ver como

la dignidad de algunos periodistas se ha mancillado por no cui-

darla y menospreciar aquello que nos dará el reconocimiento de

los demás.

58
58

Universidad Jaime Bausate y Meza

El periodista ético prioriza sus responsabilidades y pone su ser- vicio a la comunidad antes que al suyo propio. Tiene como finali- dad servir y no ser servido, es aquella persona que trabaja de ma- nera silenciosa pero ardua para el beneficio de los demás.

El periodista moral es aquel que distingue entre lo correcto y lo incorrecto y decide optar por lo que beneficie a la sociedad capaz de discernirlas intenciones de aquellos que pretendan sacar ven- taja de las circunstancias y no dejarse manipular por ninguna per- sona natural o jurídica.

El periodista ético es aquel hombre que no pretende enrique- cerse de manera ilícita y muy por el contrario busca ver los proble- mas de la comunidad y denunciarlo ante las autoridades corres- pondientes, aunque esto puede generarle luego el odio y despre- cio de algunos.

59
59

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

22

LA CONCIENCIA PROFESIONAL EN EL PERIODISMO

Ruby Pimentel Anhuamán

Comprendamos las acciones del periodista, no solo esta desig- nado a publicar o transmitir información sobre hechos que aconte- cen a diario en nuestro entorno social, sino también esta designa- do a formar y orientar la opinión publica mostrando siempre vera- cidad, objetividad, critica e imparcialidad en lo que ransmite e in- forma.

Por tanto la misión del periodista consiste en tomar conciencia profesional con relación al rol que cumple a diario, de manera responsable dentro0 de su entorno social, jurídico y ético. En este sentido cada día el periodista debe de incrementar sus valores morales para laborar de manera honesta, intelectual (para trans- mitir información con un grado alto cultural)y profesional para cum- plir debidamente su misión y dar servicios a la sociedad de mane- ra progresiva, democrática, pacifica (Sin conflictos sociales y judi- ciales) libre y justa ( sin corrupción, ni manipulación.

Como nos lo dice Edward Scrips, quien declara lo siguiente “La razón de ser del periodismo, es el servicio publico .El periodista que solo busque servirse asimismo y representa su papel, enga- ñando al pueblo con una expectativa “él lucro”, difícilmente lograra ocultar su verdadero carácter, se necesita por tanto honradez de mente y de acción si se quiere ser un verdadero profesional del

60
60

Universidad Jaime Bausate y Meza

Periodismo”. Así bien coincidimos con estas manifestaciones, el periodista debe cumplir con su Ética profesional siempre dando a conocer la verdad en su conducta y cada acción que realice .

Ser honestos es parte de la conciencia profesional porque así cooperamos con los cambios evolutivos en nuestra sociedad.

En conclusión el periodista debe tomar conciencia que en su profesión no haylugar para la mentira, el engaño y la ficción, pero si hay lugar para la interpretación correcta de los hechos que infor- mamos de manera imparcial.

La misión del periodista con conciencia profesional es ser obje- tivo y veraz en todo aquello que quiera transmitir. No es correcto vivir o crear un mundo de fantasías donde todo sea utilizado en contra de personajes o identidades publicas, entonces démonos cuenta con que delicadeza debemos trabajar es por ejemplo sí tuviésemos una herida donde se nos introdujo una espina, tene- mos que tratar desacarla con mucho cuidado, delicadeza para no hacernos daño .

También conciencia profesional consiste en respetarnos a no- sotros como laborantes y a nuestro trabajo, es decir no podemos trabajar con fines de lucro que nos beneficien económicamente a nosotros y perjudique a otros moralmente .

61
61

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

23

LOS DEBERES ÉTICOS DEL PERIODISTA

Gustavo Orlando Espinoza Mendivil

Todo profesional esta sujeto a reglas establecidas sea por sus Maestros o por el contexto social en el cual interactúa.

El periodista esta también regido por estas normas, y cuanto mas El, pues siendo un representante social y un comunicador masivo, tiene que apuntar a la verdad de forma constante y con la mayor objetividad posible.

El informante social tiene que revestirse d una credibilidad ab- soluta que le permita ejercer juicios de valor sobre un suceso u acontecimiento que se presente en una realidad.

El deber de informar es una obligación que el periodista tiene que ofrecer a la sociedad de manera veraz e imparcial.

La responsabilidad es uno de los deberes deontológico mas importantes, serán violaciones leves aquellas que se atribuyan a descuido o negligencia.

Los periodistas realizaran con independencia su trabajo de ob- tener, elaborar y difundir información de actualidad y relevancia publica. Sus trabajos no serán sometidos a censura previa de nin- guna autoridad pública.

62
62

Universidad Jaime Bausate y Meza

En virtud de la cláusula de conciencia los profesionales de la información tienen derecho a solicitar la rescisión de su relación jurídica con la empresa de comunicación en que trabajen.

Los periodistas están obligados a mantener en secreto la iden- tidad de las fuentes que hayan facilitado informaciones bajo condi- ción, expresa o tacita, de reserva.

Este deber le obliga frente a su empresario y las autoridades públicas, incluidas las judiciales y no podrá ser sancionado por ello n deparársele ningún tipo de perjuicio.

El periodista estará obligado a revelar la identidad de la fuente cuando de este modo se pueda evitar la comisión cierta de un delito contra la vida, la integridad, la salud, la libertad o la libertad sexual de las personas.

Los periodistas tienen el derecho a identificar sus trabajos con su nombre o seudónimo profesional. Nadie podrá ser obligado a firmar sus informaciones. El periodista podrá retirar motivadamente su firma cuando el trabajo sea sustancialmente modificado, tanto en su contenido como en su forma.

Los periodistas tendrán libre acceso a todos los actos de Inte- rés publico, se desarrollen en el seno de organismos públicos o privados.

63
63

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

24

LOS DERECHOS DEL PERIODISTA

Diego Arturo García Bernaola

Como toda persona que tiene derecho a la vida, a la libertad de religión, y a la libertad de expresarse; los periodistas son personas que tienen derechos especiales que muchas veces no son respe- tados ni ejecutados por las personas encargadas de hacer cumplir aquellos derechos.

Todo periodista tiene derecho a las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la pala-

bra, el escrito o a la imagen por cualquier medio de comunicación

.

En la libertad de información comprende el derecho de infor- mación en sus dos sentidos: el derecho del periodista de informar- se y dar a conocer la noticia al público, y el derecho del público de ser informado en forma veraz, imparcial y objetiva.

En libertad de opinión comprende no sòlo el derecho de dar la información tal y conforme la recibe, sino que implica el comenta- rio y sentido crítico de los acontecimientos, expone su punto de vista ya sea yendo a favor o en contar de algún hecho noticioso.

La libertad de expresión y difusión es el derecho de expresar y difundir el pensamiento. La información y la opinión, no solo debe quedar en el pensar de la persona; sino que esa forma de pensar y opinar debe ser difundida, para que sea conocida por los demás.

64
64

Universidad Jaime Bausate y Meza

Otro derecho que tiene el periodista es el de seguro obligatorio de riesgo profesional, para esto se crea el Seguro Obligatorio de Riesgo Profesional para el periodista el cual se dictó la Ley N 24522.

Dicha norma comprendía a los periodistas, reporteros gráficos y camarógrafos que trabajen en empresas periodísticas, radiales, de televisión o de agencia noticiosas.

También está el derecho a la jornada ordinaria de trabajo del periodista motivo por el cual se ha demostrado que el periodista no tiene horario en su quehacer cotidiano. La noticia y la informa- ción no está supeditada a un horario de trabajo pero se dictó una Ley 24724, que señala que la jornada ordinaria de trabajo del pe- riodista, no será mayor de cinco días ni mayor de cuarenta horas a la semana, sea cual fuere el centro de trabajo, sin prejuicio de los beneficios alcanzados por ley o convenio.

Todos los derechos mencionados se simplifican en sólo dos palabras: derecho profesional y desgraciadamente en nuestro país estas leyes están dadas pero no se cumplen plenamente, pero las autoridades no asumen su obligación de hacerlas cum- plir.

65
65

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

25

ESCRIBIR BIEN SIN MIRAR A QUIEN

Fabiola María Herrera Azpilcueta

Creo en la profesión del periodismo.Creo que los anuncios, las noticias y las columnas editoriales por igual deben servir al interés de los lectores; que debe prevalecer para todos una norma única de verdad y limpieza; que la prueba suprema del buen ”

(Credo del

periodismo es el grado de su servicio público Periodista, Walter Williams).

¿ Quién decide que podemos o no escribir en el diario o en la revista a la que pertenecemos?, ¿Qué es más importante, la privacidad del otro o el deber que tenemos como periodistas de informar?, ¿Es válida cualquier artimaña para obtener la información que estamos buscando?. Estas interrogantes forman parte de la gran lista de inquietudes que rondan a la gran mayoría de periodistas cuando están empezando su carrera.

En nuestro país, en especial en la última década, los diarios han cumplido un rol casi protagónico en los hechos de corrupción vividos por nuestro país. ¿Quién no recuerda los grandes titulares que dedicaban los diarios improvisados por la mafia, a todo aquel político o no, que estuviera en contra del gobierno del japonés, ahora escondido en su verdadero país?.

Lamentablemente, en nuestro país, la prensa escrita ha sufrido la manipulación de falsos periodistas, quienes en su afán de

66
66

Universidad Jaime Bausate y Meza

satisfacer sus apetitos personales han cedido ante la tentación del dinero o del poder.

Todos recordamos a los tristemente célebres “diarios” ( si así

se les puede llamar) creados durante la última década, con el único fin de manipular información, falseándola y dedicándose a difamar

a baluartes de la prensa en nuestro país, como el ya desaparecido

Don Gustavo Mohme Llona, Director Fundador de uno de los pocos diarios que se mantuvo fiel a su estilo de decir la verdad ante todo, La República.

Muchos de estos diarios ya no existen. Y los que aún circulan han tenido que cambiar sino su estilo, pintoresco y chicha, sí el fondo de la noticia. En muchos casos han dejado de difamar sin tener pruebas concretas. Es que no podemos tomar la Libertad de Prensa como excusa para ir difamando y dando información falseada, con la excusa de que en un país libre podemos decir lo que queramos.

Es tarea de nosotros los periodistas el usar la libertad con responsabilidad. Dependerá de esto que nuestra profesión recupere la credibilidad perdida gracias a los malos periodistas que la ejercieron en el pasado. Libertad con responsabilidad es lo que debemos propugnar.

Si bien es cierto que los diarios son empresas, no olvidemos

que nosotros como periodistas tenemos el compromiso de informar

a los lectores la verdad de los hechos con responsabilidad, nos

debemos a ellos. Tal vez tengamos detrás a nuestro editor o a nuestro director periodístico, quienes son nuestros jefes y muchas veces son quienes deciden que va y como va. Pero no olvidemos que ante todo somos periodistas y nos debemos a nuestra profesión.

67
67

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

26

LA AXIOLOGIA EN EL PERIODISMO

Janet Reátegui Mego

Para empezar a hablar de la axiología en el periodismo defini- remos que es axiología. La axiología es una rama de la filosofía que estudia los valores, es por eso que se le conoce como teoría de los valores.

Los mismos que a su vez forman parte de los objetos, accio- nes, actitudes que el ser humano persigue por considerarlos valio- sos. Por ejemplo, la salud, la belleza, el poder, el amor, la virtud, la inteligencia, la veracidad, la justicia, la sabiduría, la sinceridad, la honestidad, la fidelidad, la confianza, entre otros.

Estos valores son realizados únicamente por el hombre y for- man parte del criterio de nuestra propia conciencia. La persona actúa conforme a lo que cree que es correcto.

Los valores los recibimos en nuestra infancia, son inculcados por nuestros padres, por las congregaciones religiosas y por la sociedad misma. No son inmutables, pues generalmente los mo- dificamos según nuestra propia conveniencia y cada etapa de la vida humana.

Hay valores que pueden ser positivos y negativos para poderlos identificar basta con seguir nuestra propia intuición emocional, el mismo que se fortalece con el tiempo.

68
68

Universidad Jaime Bausate y Meza

Los valores que desarrolla el hombre a lo largo de su vida son de suma importancia para el ejercicio de la carrera periodística destacando los valores como la verdad, la honestidad, el valor, la imparcialidad, la compasión, el equilibrio, la independencia, la cre- dibilidad, la responsabilidad y la diversidad.

Por lo que los periodistas están obligados a producir temas que responda a dichos valores. Son funciones propias del periodista en el ejercicio de su profesión la búsqueda, la preparación y la redacción de noticias; la edición gráfica, la ilustración fotográfica, la realización de entrevistas periodísticas, reportajes, etc. Asimis- mo notamos aquella coordinación con los diversos medios de co- municación social (Radio, Televisión, Diarios, Internet, etc). Estos valores están estrechamente vinculados a la política editorial y a la línea informativa del medio para en el que se labora. Los valo- res deben ser tomados en cuenta a la hora de seleccionar y jerarquizar los diferentes mensajes que serán transmitidos a la sociedad a través de un medio de comunicación.

Esto puede ocasionar problemas en el periodismo serio pues se suman a éste valores económicos, sociales e ideológicos, aquí podemos apreciar que los comunicadores de la información se en- cuentran con las manos atadas por que sus valores personales entran en conflicto con los valores corporativos o con los valores de la comunidad.

Como en la épo ca del fujimontesinismo cuando algunos medios perdían sus valores periodísticos y primaban los políticos o económicos sa- cando temas intrascendentes que desmerecían la labor del perio- dista como la virgen que llora, el caso vaticano y la incursión faran- dulera, el desprestigio de candidatos a la presidencia de la Repú- blica a través de la prensa chicha etc.

Los valores periodísticos son importantes por que orientan el trabajo profesional. El periodista tiene como objetivo decir la ver- dad e ir a la búsqueda de ésta, no debe manipular la información

69
69

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

con datos que no sean fidedignos, la credibilidad del periodista le hace mantener y conservar su prestigio de informador. Sin ésta, el oficio no tiene razón de ser. Desinformar al público sobre hechos que ocurren en su entorno le genera un caos. El periodismo y el manejo de información en los medios de comunicación son funda- mentales para el equilibrio de la sociedad y para garantizar la de- mocracia.

Justamente esa información veraz, oportuna y con calidad ha hecho que el periodismo y los medios de comunicación jueguen un papel muy importante en la historia de nuestro país. Gracias a sus intervenciones salieron a luz actos de corrupción en las altas esferas de poder, asimismo denunciaron el narcotráfico, la viola- ción de derechos humanos, entre otros actos que repercuten en la sociedad. Hay que señalar que una prensa libre y responsable es demandada por el pueblo ésta hace que el Estado cumpla con sus funciones.

70
70

Universidad Jaime Bausate y Meza

27

QUINCE MINUTOS DE FAMA

Celeste Zeña Moreno

La privacidad es un derecho de todo ser humano, es la máxima expresión de la autonomía individual que diferencia la vida privada de la pública, el grado de intimidad que todos deseamos lejos del asedio público. No obstante, en el periodismo de hoy en día cada vez son más frecuentes los casos de invasión de privacidad. Y es que en el proceso de recolección de noticias, el límite entre lo que un periodista debe hacer para informar de manera veraz y objetiva y el derecho a la privacidad personal de los individuos involucrados en el hecho es demasiado tenue y relativo.

Surge un conflicto en la misión del hombre de prensa: ¿Debo dejar de informar cuando el tema se torna demasiado personal, pero sin embargo, es un hecho de vital importancia e interés so- cial? En el campo de la ética estos dilemas son pan de cada día. Resolverlos de tal o cual manera es decisión personal de uno mis- mo.

Si bien James Naughton, editor del Philadelphia Inquirer, afir- ma que “somos invasores de la privacidad por naturaleza”, hay esencialmente dos tipos de intromisión en la intimidad de las per- sonas. El primero concierne a los personajes públicos y el segun- do, a los ciudadanos comunes. Muchos expertos coinciden en que en el primer caso sí es válido invadir las vidas privadas, puesto que lo público automáticamente pierde carácter personal y más

71
71

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

bien pasa a ser de interés colectivo. Este es el caso de artistas, políticos, funcionarios públicos, etc. quienes permanentemente son asechados por los medios e inclu- so pueden ellos mismos hacer de su vida íntima un comercio. Si bien la prensa es el medio por el cual salen a la luz muchos escán- dalos de vidas privadas, la televisión ha impulsado este fenómeno pues por su carácter audiovisual favorece al morbo que genera este tipo de cuestiones. En nuestro país, los escándalos de este tipo son la comidilla de muchos medios masivos. Es así como sur- gen los casos de las prostivedettes o el programa Vidas Priadas, este último especialmente cuestionado por su intromisión explícita en los asuntos íntimos, ambos transmitidos por el medio televisivo.

El boom de los reality shows pone en evidencia el especial inte- rés que genera la vida privada ajena, donde un individuo común y corriente se vuelve en una estrella de la televisión, previa exposi- ción íntegra de su intimidad frente a una gran cantidad de cámaras que vigilarán, cual Gran Hermano del 1982 de George Orwell, a un grupo de personas encerrados en una locación por un periodo de tiempo.

Esto me lleva al segundo tipo de intromisión a la intimidad, la vida privada de los ciudadanos comunes. Cada vez es más fre- cuente la célebre frase del gran Andy Warhol: En el futuro, todos tendrán sus quince minutos de fama. Sin embargo, los autores opinan que la intimidad de estas personas sí debe protegerse, a diferencia de los personajes públicos.

Tener respeto ante las tragedias personales y no entrometerse en el dolor ajeno es la pauta a seguir. Mas, las figuras públicas, también son seres humanos, con derecho al dolor y respeto frente a la tragedia. En todo caso, el periodista debe priorizar lo que se necesita saber a lo que simplemente deseamos saber y evitar da- ños a terceros, lograr un equilibrio entre el interés público y el de- recho a la privacidad.

72
72

Universidad Jaime Bausate y Meza

28

Confidencias que deben tomarse en cuenta

EL SECRETO PROFESIONAL EN EL PERIODISMO

Jairo Rogelio Vega Llosa

Un tema discutido en el cual el informante juega un papel importante y el periodista un riesgo que corre

“Toda persona tiene derecho a mantener reserva sobre sus convicciones políticas religiosas o de cualquier otra índole, así como guardar el secreto profesional”.

En el campo del periodismo el secreto profesional corre un ries- go inmenso a raíz de la fidelidad de la fuente y la veracidad de la información, mayor aun es importante no siempre recurrir a las mismas fuentes, sino buscar otras que sean de confianza.

Nuestro país siempre se ha visto cada acontecimiento ha sa- lido a la luz y esto se ha dado a raíz de un secreto que se dio a conocer, un ejemplo claro son los ya discutidos y en algunos ca- sos sancionados Bladivideo que dio como fruto el descubrimiento de acciones ilícitas que a mas de uno lo dejo con la boca abierta.

La fuente es la premisa a la cual se debe proteger y mas aun si el secreto-información, es de suma importancia pero esto no aca- ba ahí siempre es recomendado analizar y seguir en la investiga-

73
73

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

ción si en caso esta fuente no ha sido precisa y fiable ante el con- tenido por difundirse.

En los últimos años el secreto profesional ha jugado un papel importante, pero trillado a sido su discusión ante la palabra DE- PENDE, y por que se dice esto, bueno esta palabra que a simple vista no causa mayor daño es una ficha muy importante que como tema a discutir el surgimiento de un posible dilema ético o princi- pios éticos, pero la soluciona estaría en que grado de importancia esta información puede afectar a tal ente, empresa o hecho social y si es que la fuente desea ser conocido.

La tentativa que surge ante un secreto periodístico es el de sacarlo al aire y las ofertas que saltan a la luz poniendo entre la espada y la pared al periodista ya que por un lado esta en algunos casos el beneficio económico y por otro lado el principio ético que lo pone en Jaque, ya que no puede permitir seducirse por otras influencias que lo acechan; el secreto profesional en el periodismo es una cuestión de principios que no se puede mantener en la cuerda floja y mas aun si la palabra depende no tiene una base estable, la fuente como medio de información esta en el parénte- sis de la duda que hasta no estar seguros que es de fiarse no se la puede tomar a la ligera.

Solo aquellos periodista que tengan la firmeza y la certeza de desarrollar un hecho de importancia publica estarán en el derecho de sacar a la luz un acto ilícito fuera de la seducción y de las pro- mesas que se presenten en un tramo muy largo como lo es una investigación periodística.

74
74

Universidad Jaime Bausate y Meza

29

LA MALA REPUTACIÓN DE LA PRENSA

Sara Olivia Osoriaga Ramírez

La prensa ha sido, es y seguirá siendo en el transcurso de los años el medio de comunicación de la población , que forja, orienta y alimenta a la opinión pública. Sin embargo, no siempre esta rela- ción fue estrecha, porque en más de una ocasión han surgido distanciamientos entre los ciudadanos y los medios, originada por los malos elementos que dicen ser “profesionales de la prensa” cuando, en verdad, son los manipuladores de la información y los mercaderes de la pluma.

Aquellos que engañan con tener la verdad en sus manos, ver- dad envuelta en un papel de mentira, falto de objetividad y total- mente parcializada, son los que por mucho tiempo vienen sem- brando la desconfianza, la incredulidad, la duda en lo que la pren- sa ofrece en sus noticias.

Es así, como se ha dado paso al camino de la mala reputación de la prensa, que hoy se encuentra herida como a punto de ir a cuidados intensivos, si es que los que la vienen debilitando no paran de hacerlo.

Estos hechos de manipulación informativa se hicieron por de- más evidentes, durante el gobierno del ex presidente Alberto Fujimori, quien dejó sentado que con dinero no sólo baila el mono, sino que también escribe el falso periodista. Esta es una de las

75
75

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

principales razones de la mala reputación de la prensa y que el público reprueba porque no asimila que el periodista en lugar de estar al servicio del ciudadano, se somete a los intereses del esta- do y de algunos grupo de poder económicos o políticos; deforman- do la noticia con el afán de lucrar.

En el Perú son muchos los medios de comunicación y aprendi- ces del periodismo que accedieron a vender sus servicios, aunque esto llegara a denigrarlos y fuera contra sus principios de lealtad con la profesión y su compromiso con la verdad informativa.

Entre los periodistas que formaron parte de este lamentable círculo vicioso están, Nicolás Lúcar, conductor de la “Revista Do- minical”, Martha Sofía Salazar y Rubén García, narradores de “90 segundos”, Calmet del Solar, director del diario Expreso, Lola Rey, conductora del programa hora 20, entre otros que promovieron cortinas de humo en el momento en que el gobierno de Fujimori estaba en crisis pretendiendo ocultar con ello la verdadera situa- ción del país. Algunos reconocieron públicamente la falta cometi- da. Otros aún permanecen callados, sin experimentar arrepenti- miento alguno.

Pero, no sólo estos actos han desacreditado considerablemen- te a la prensa ante la opinión, sino que la emisión de informes faltos de sustento en algunos medios televisivos y revistas, han consumido más la mecha de confianza que aún vibra en la pobla- ción hacia la prensa. Respecto a estos casos podemos mencionar el reciente escándalo ocurrido en el set de televisión de canal N, entre el ex premier, Luis Solari y el periodista Jaime de Althaus, debido a la presentación de un informe periodístico en el que se acusó de enriquecimiento ilícito a Luis Solari de La Fuente, ver- sión que fue desmentida después, por el conductor del programa Jaime de Althaus, al no tener pruebas para demostrar.

Otro hecho similar pero más grave fue la supuesta investiga- ción hecha por los periodistas Enrique Chávez y Milagros Trujillo, de la revista Caretas, quienes acusaron, según sus fuentes, que

76
76

Universidad Jaime Bausate y Meza

Charito Barragán, era la que llevaba chicas A1 al SIN, hecho que fue negado por las autoridades y resultó siendo falso.

Sin embargo, estos mismos redactores fieles a su estilo, ase- guraron en otro informe que la conductora del programa Ventana Indiscreta, Cecilia Valenzuela, sostenía vínculos con la empresa de interceptación telefónica All Security, de acuerdo a una entre- vista realizada al chofer de Valenzuela, entrevista que jamás ocu- rrió en la realidad, pero sí en el subconsciente de la periodista Milagros Trujillo, a quien no se le ocurrió mejor idea que inventar- se declaraciones y testimonios para dar vida a su farsa.

Estos errores reprochables en una revista seria y de credibili- dad, ordenaron a que su director Enrique Zileri, saliera al frente de los errores periodísticos cometidos por su medio y sus redactores.

Si bien un periodista no podría evitar resbalar en situaciones similares, si podrá intentar no caer, pero para ello deberá tener conciencia que en el ejercicio de su profesión no hay lugar para el engaño, ni la ficción, por que él es un amante y servidor de la verdad, promotor de la justicia y los derechos humanos al servicio de la sociedad.

77
77

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

30

EL POR QUÉ DE LA MALA REPUTACIÓN DE LA PRENSA

Patricia Karina Zevallos Landeo

La prensa y los medios de comunicación han sido, durante lar- gos decenios, en el marco democrático, un recurso de los ciuda- danos contra el abuso de los poderes. En efecto, los tres poderes tradicionales -legislativo, ejecutivo y judicial-estos pueden fallar, confundirse y cometer errores. Mucho más frecuentemente, por supuesto, en los Estados autoritarios y dictatoriales, donde el po- der político es el principal responsable de todas las violaciones a los derechos humanos y de todas las censuras contra las liberta- des.

Durante los dos últimos años del régimen fujimontesinista surgió en el Perú la llamada “decadencia de la prensa”, ya que estos lograron controlar gran parte de la agenda informativa con la complicidad de la mayoría de medios audiovisuales y al ser descubierta no tuvieron otra alternativa que lavarse las manos cual Pilatos arrepentido.

Este es el inicio de la mala reputación de la prensa en el Perú , en la cual recorrieron, Sobornos millonarios, extorsiones, incentivos fiscales y la manipulación de la publicidad.

Con respecto a las publicaciones en los tabloides acusados de malversación , sus empresarios habrían colaborado con el régimen de Fujimori para dañar la reputación de los políticos

78
78

Universidad Jaime Bausate y Meza

opositores y periodistas independientes , en particular de los que trabajaban para los diarios El Comercio, La República y Liberación . Los tabloides pro Fujimori , conocidos como prensa Chicha se regodeaban publicando afirmaciones falsas.

Y las famosas cortinas de humo, que a diario nos inventaban recuerda usted , ¿inolvidables, no?. Bueno lo único rescatable es la gran creatividad que mostraron ciertos “ periodistas” que por recibir una pequeña cantidad de dinero lo dieron todo, su vida, su familia, su profesión y demostraron una vez más lo difícil que es mantenernos imparciales y con sentido ético .

Libres de elegir, claro fue más fácil inventar, exagerar, faltar a la verdad . Fue más fácil recibir que dar, recibir fajos verdes recibir un futuro incierto. Ahora yo me pregunto si conocerán la importancia de la palabra libertad. Ahi les va.

Importancia de la libertad. De todo eso se desprende que la libertad, es el don más preciado del ser humano, es indispensable para que puedan florecer personas ideales con logros, que, aunque diferentes, puedan concurrir a un propósito de naturaleza superior.

La libertad de decidir, trae consigo el beneficio de lo bien hecho, que no es otra cosa que el derecho de propiedad; pero también conlleva a responsabilidad de reparar daños y perjuicios como consecuencia de lo mal hecho.

Aquí les muestro una relación de opiniones respecto a los medios de la comunicación. Con esto termino. Medítelo, por favor.

1. «Yo encuentro la televisión bastante educativa. Cuando

alguien la enciende en casa, me marcho a otra habitación y leo un

buen libro.» Groucho Marx.

2. «Radio, prensa y televisión, armas de destrucción masiva»

Pared de la Av. de los Shyris.

79
79

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

3. «El periodismo no es reformable, yo no quiero salvar su

reputación, prefiero que desaparezca». Serge Halimi.

4. «La televisión puede darnos muchas cosas, salvo tiempo para

pensar». Anónimo.

5. Cada vez más, el lector sabe cuánto le desinforma el que le

informa.Serge Halimi.

6. «La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo

nuestro sistema cultural». Federico Fellini.

7. “El periodismo es un oficio fácil. Cuestión de escribir lo que

dicen los demás”. Howard P. Lovecraft

8. “Periodismo: profesión corrupta, plagiaria y mercenaria”. Serge

Halimi.

9. “¿Qué cosa es un periodista? Un ente que, por fatalidad de

oficio, está condenado a escribir todo de todo, sin saber nada de

nada”.LeopoldoMarechal.

80
80

Universidad Jaime Bausate y Meza

31

DELITO CONTRA LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS

Orlando Martín Brea Ángeles

Vivimos en el tiempo de las injurias, difamaciones y calumnias públicas. Alejados del comportamiento deontológico y trepados con fuerza sin voluntad ética en el ejercicio de la libertad de prensa. En este aspecto, creemos que esta involución permite un clima de libertinaje tratando de justificar la agresión contra la dignidad de las personas por el simple hecho de generar interés publico, mate- rializado en los ingresos económicos de los medios de comunica- ción. En repetidas oportunidades el periodismo ha sido cómplice de este juego erróneo del tratamiento de conceptos. La reputación de los individuos se convierte en la principal víctima de uno de los delitos más reprochados por la moral del periodista.

Hasta la libertad tiene sus límites, existen normas jurídicas que la limitan. Aquello implica que los derechos al buen nombre y re- putación formen parte cotidiana en la vida de las personas. Así adquiere especial importancia su defensa racional para no poner en peligro la convivencia social. Así mismo al defender una prensa libre de imposiciones no justifica el mal empleo de las palabras para obtener intereses y desfogar pasiones personales, si no, la gran responsabilidad de compenetrar e interrelacionar de forma convencida, los compromisos que supone la práctica del periodis- mo.

81
81

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

La Caótica situación en la que los periodistas se desenvuelven puede minimizar el propósito de que los problemas y la degrada- ción en los medios de comunicación cambien de una manera radi- cal, pero debemos tener en cuenta que la ética es un factor pre- ponderante para este cambio, es decir, direccionados por ella po- dremos moldear el perfil periodístico y ejecutar nuestra labor de informantes sociales sobre la base de nuestra conciencia.

Para aquellos que la conciencia no logra sensibilizar o para quienes mezquinan el peso de la justicia y la moral en muestro

país, existe el castigo de los hombres plasmado en nuestra cons- titución política. Sin embargo la represión al agravio contra la dig- nidad se paga con dinero o con firmas mensuales, lo cual permite

al hombre volver a caer en el error, sin apelar a la enmienda, sólo

a la rectificación por obligación . En ese sentido, el rigor debe

incrementarse para evitar que se corrompa más la integridad de las personas mediante la información y que se desarrolle de ma- nera vil el más noble de las oficios

82
82

Universidad Jaime Bausate y Meza

32

MÉTODOS ANTIÉTICOS

Paola Bracamonte Iturrino

Los métodos que usa el periodista para recabar información a veces son criticados y se dice que no son éticos.

Pero, ¿Qué tipo de métodos son los vedados por la ética? los periodistas debemos tener conciencia que no podemos utilizar cual- quier método o valernos de cualquier cosa para obtener informa- ción o una primicia.

Debemos respetar nuestra ética profesional y no hacer o admi- tir cualquier cosa para hacer noticia. Eso no lo debe hacer una persona que practique la ética profesional.

El periodista ético, no debe utilizar sin autorización aparatos electrónicos que permitan grabar alguna conversación importan- te, del jefe de estado o tal vez de laguna personalidad que sobre- salga en nuestro medio.

Estos aparatos son los que permiten interceptar grabaciones telefónicas, es decir, conversaciones privadas; en nuestro país he- mos vivido este problema con el llamado “CHUPONEO”, utilizado en la época de Montesinos y Fujimori, ellos interceptaban las lla- madas telefónicas de las personas que les eran peligrosas y las grababan así, sabían cada paso de sus opositores.

83
83

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

También es vedado por la ética, el uso de cámaras ocultas, este método permite grabar hechos dentro de un lugar privado , para este hecho muchas veces se utiliza cámara infrarroja.

Este método fue usado por Magali Medina, en el tan sonado caso, de las “prostivedettes”, hay diferentes opiniones acerca del tema, pero lo cierto es que Magali entró con una cámara oculta a un hotel que era un lugar privado, por esto es vedado por que en la privacidad ellas tiene la libertad de hacer lo que gusten. Ella inva- dió la privacidad de estas personas sin ningún tipo de consenti- miento.

Un periodista ético tampoco puede violar las normas legales, ya que esto destruiría su credibilidad ante la opinión pública, este hecho haría que el público pierda la confianza en el periodista.

Recordemos que la herramienta principal del periodista es su credibilidad y si la pierde esto implica no poder desarrollarse en esta carrera; un profesional ético debe investigar los hechos de manera precisa y exacta, ya que le debe respeto a la opinión públi- ca y por este motivo la información que difunde debe ser ante todo veraz.

Cuando el periodista escucha a escondidas cualquier informa- ción y lo utiliza como método de reportaje, está utilizando un méto- do totalmente antitético. puesto que la noticia que va a difundir no es producto de una investigación seria sino de un método facilista y poco ético.

Otro método, vedado por la ética es cuando el periodista por conseguir una prueba de la noticia, toma fotos sin que la persona se de cuenta, esto significa que la persona no ha dado su consen- timiento para ser fotografiada y tiene todo el derecho de acusar al periodista, este hecho no es ético para un profesional de la infor- mación.

Es rechazable totalmente que el periodista reciba dinero para

84
84

Universidad Jaime Bausate y Meza

que “infle” o “desinfle”, alguna información. Este hecho va contra cualquier principio ético de la profesión; este método se denomina “periodismo de chequera”, un hecho vergonzoso es lo que pasó en el gobierno pasado que le pagaba a todos los medios de comu- nicación para que informaran lo que les convenía.Esto no se debe repetir por que coacta la libertad de expresión.

Tampoco podemos utilizar la entrevista de emboscada, es de- cir cuando un periodista sorprende inesperadamente a alguna per- sona con preguntas comprometedoras, ya que no permite que se defienda y toda persona tiene el derecho de defenderse de cual- quier acusación que se le impute.

Cuando uno informa debe tener en cuenta que ataca a la ética profesional, cuando utiliza la falsedad en la información, tampoco podemos utilizar el silencio intencionado, ya que nosotros como comunicadores tenemos que informar con todos los puntos de vis- ta.

Tampoco debemos ocultar información, es decir no dejar de dar alguna versión del hecho por que esto parcializaría nuestra información. No debemos utilizar bajo ninguna circunstancia el sen- sacionalismo o la pornografía ya que ello contribuye a la degrada- ción de la sociedad.

La ética profesional es nuestra moral en el que hacer informati- vo, por ningún motivo debemos olvidarnos de ella por conseguir la noticia a como dé lugar, tenemos que tener parámetros basados justamente en los principios éticos.

Como periodistas, debemos preocuparnos en investigar y en- tregarle a la sociedad una información veraz, concisa, precisa y exacta, el periodista debe tener en cuenta que lo más importante en esta carrera es la credibilidad y que por nada debe perderla, basémonos en los principios éticos y llevemos una profesión dig- na.

85
85

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

33

EL PERIODISMO SENSACIONALISTA EN EL PERU

Víctor Aarón Ormeño Hurtado

Al mencionar prensa, estamos obligados a imaginar una serie de medios de comunicación, refiriéndonos a lo impreso, la radio, la televisión y el internet. Es propio de este estilo de hacer periodis- mo en cualquier parte del mundo como en el Perú, explotar los niveles del morbo de los consumidores, buscando influenciar en los comportamientos de éstos, las primeras planas de estos dia- rios resultan algo así como una pantalla de televisor colgada en un kiosco de quienes carecen de tal artefacto en casa, es decir aque- llos sectores carentes de recursos económicos que si bien buscan informarse, son atraídos por los ganchos que exhiben las porta- das, mujeres semidesnudas llaman a los ojos masculinos, mien- tras que la sangre también resulta una luz roja para detenerse a mirar.

Dejando de lado la función social este oficio, la de entregar ob- jetivamente los sucesos a el público, la prensa sensacionalista y su amarillo color se encarga de hacer una ampliación de lo que a la jerga limeña se refiere, es de reconocer que sólo se muestra en los titulares de los impresos, las notas políticas tienen una estruc- tura formal de la forma, destacando el tratamiento original del sen- sacionalismo para su contenido, esto es deformar la información,

86
86

Universidad Jaime Bausate y Meza

siempre distanciado del concepto de sensacional, que se refiere a lo impactante de la noticia con trato verídico. El tan intencionado aprovechamiento de las sensaciones, sen- timientos, deseos, humor y el exagerar de los hechos, es la estra- tegia para cumplir el objetivo de la prensa sensacionalista: vender baja calidad a módico precio, una perspectiva totalmente comer- cial con fines lucrativos.

La farandulización de la vida política nacional, conlleva a un gusto por el entretenimiento extremo que pasa por encima de la veracidad y la desorientación del público. La realización de enfo- ques trasgresores, rompe cualquier código ético, moral o axiológico existente. Los diarios limeños amarillos tienen un tratamiento es- pecial de las notas policiales, el desarrollo de la crónica roja y la inserción a otras secciones, encontramos policiales en locales, nacionales y hasta internacionales.

El poder de la prensa amarilla es tan o más importante que el de cualquier tipo de periodismo, por su masificación resulta suma- mente peligroso, recordando la historia electoral y la compra de medios por Fujimori y Montesinos con el fin de manchar oponentes. Oportunamente, la política es el centro del sensacionalismo, por lo general el consumidor de esta prensa no tiene conocimiento de la agenda política.

De otra manera, el sensacionalismo o prensa amarilla o chicha, es parte de nuestra cultura, existen reformas culturales que se van manifestando, como la aparición de diarios de 50 céntimos que brindan información seria al lector, una manera de competir lo for- mal a lo informal.

87
87

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

34

LA MANIPULACION INFORMATIVA

Aún estamos a tiempo

Marina Nelly Shinzato Hokama

Que el mensaje no sea recibido correctamente por el público, depende de muchos factores. Como por ejemplo que el medio que los transmita no esté en óptimas condiciones, o que el receptor o público sea incapacitado de decodificar bien el mensaje y por ende, no lo logra entender o lo malinterpreta.

Pero ¿que pasa cuando son los mismos periodistas y/o edito- res los que manipulan esta información?, ¿porqué lo harían? , ¿Es esto engañar al público, aún cuando no se difundan mentiras?

En nuestro país podemos observar como somos víctimas cons- tantemente de la manipulación por parte de periodistas e incluso los mismos dueños de medios.

Un claro ejemplo para esto es la época del fujimontesinismo, cuando diversos medios mostraron su lado más oscuro en cuanto a servicio de la sociedad. Tratando de distraer la atención de los echos corruptos del entonces presidente Alberto Fujimori, resal- tando noticias policiales y de farándula en su mayoría para cegar- nos ante tamaña asquerosa red de corrupción. No era raro ver escandalosos talk shows con temas que al principio batían índices de sintonía, pero todo lo malo acaba rápido.

Era muy común también, ver sangrientos noticiarios donde las

88
88

Universidad Jaime Bausate y Meza

imágenes podían quitar el hambre a cualquiera, y en donde en muchas ocasiones se volvió a repetir el video de la tragedia dos, tres, hasta cuatro veces.

Y la prensa no se podía quedar atrás. Escandalosos titulares con explícitas imágenes abundaban en los quioscos, incluso hoy todavía quedan algunas muestras de lo que fue la peor época de manipulación por parte de los medios, la peor época de la mentira, en donde se trató de engañar a casi todo un país.

Pero ahora, manipular la información no sólo está en decir me- dias verdades, ni en no dar al público la posibilidad de emitir jui- cios de valor, ni en tratar de ocultar la información, etc. Ahora la manipulación se puede dar a través de los montajes o ediciones. E incluso por pequeños trucos de cámaras, usar técnicas como el picado para dar sensación de inferioridad y el contrapicado de superioridad.

En fin son muchas las técnicas que los periodistas usan, mu- chas veces mandados por los dueños de los medios, para fines ideológicos, empresariales, etc.

Debemos entonces hacer un llamado a los actuales y futuros comunicadores, a reflexionar sobre este punto. Queremos vivir de nuevo en el engaño? O queremos ser respetuosos a nuestro pú- blico?. Tenemos derecho acaso de manipular la información? .

Ser periodistas nos implica un compromiso de verdad con nues- tro público, basta de engaños y de medias verdades.

Para finalizar, cito a Manuel Gonzáles Prada cuando dijo que “ La generación que se levanta es siempre acusadora y juez de la generación que desciende, el niño quiere rescatar con el oro, lo que el hombre no supo defender con el hierro”. Dejemos a las futuras generaciones de periodistas un buen ejemplo, nada de que avergonzarse, aún estamos a tiempo, comencemos ya, antes de que sea demasiado tarde.

89
89

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

35

LA AUORREGULACION EN EL PERIODISMO

Jennyffer Jeannette Moscoso Coloma

Regular el periodismo es un riesgo; no regularlo un peligro. Te- merosos del riesgo, legisladores y periodistas optan por el peligro. Y deciden abstenerse. El resultado es la ausencia o incumplimien- to de normas. Así, el periodismo se sujeta únicamente a sus prin- cipios. La mejor ley, la más atractiva, es la que no existe. El argu- mento parece consistente: la información no es sólo ejercicio de libertades, sino también espacio de responsabilidades. Hay, pues, que equilibrar ambos (convicciones / efectos) mediante instrumen- tos de regulación.

No es novedad: el terreno de los medios está lleno de malogra- dos «Proyectos de Leyes Generales de Comunicación Social». Normas que, independientemente de sus contenidos y propósitos, son estigmatizadas por definición, descalificadas por principio y etiquetadas por tradición: «Leyes Mordaza». Y terminan abando- nadas, como las malas promesas en la vereda de las buenas in- tenciones .Pero la obsesión por el control de los medios desde el poder político no es sólo un invento de los hombres y mujeres del periodismo; es también una sabrosa tentación.

Basta recordar el frustrado intento de los gobiernos , en la Cum-

90
90

Universidad Jaime Bausate y Meza

bre Presidencial de a mediados de 1997, buscaron aprobar el lla- mado derecho a la «información veraz», reservándose para ellos, claro, el monopolio de definir qué era veraz —y qué no— en la información: una vulgar forma de censura. Por pasarse de listos, pecaron de ingenuos. Y renovaron la distorsión resulta evidente, en todo caso, que la preocupación por:

a) la regulación: como búsqueda de responsabilidad o inten-

to de control.

b) la autorregulación: como ejercicio autocrítico o justificativo

para que nada cambie en el ejercicio periodístico, parten de un supuesto común ya añejo y bastante debatido: los medios de difu- sión acumulan no sólo defectos, sino producen efectos; esto es, tienen peso. Y la mejor forma de limitar un peso, lo enseña la lógi- ca de los equilibrios que está en la base de la democracia, es oponerle un contrapeso a ello se añade la falsa pero harto conta- giosa metáfora de la prensa como «Cuarto Poder», la lógica del control de los medios deja de ser sólo una tentación y aparece como una necesidad de sobre vivencia (para los otros tres pode- res públicos, claro).

Así, mientras medios y periodistas se asumen como vigilantes de gobernantes, legisladores y jueces; éstos ven a aquellos como a sus empleados. Tremenda desubicación, que se reproduce sin tregua ni vergüenza en una tensión cómplice: el poder quiere me- dios de comunicación a su servicio; éstos, a su vez, pretenden un Estado a su gusto.

Finalmente, para no pecar de ingenuidad, será necesaria tam- bién una redefinición de las relaciones e interrelaciones entre el periodismo y el sistema de la política, así como entre los periodis- tas y la empresa informativa. Quizás esta búsqueda conduzca a la necesidad de abandonar los vínculos perversos (de adversidad y complicidad) con los políticos y gobernantes, y los acuerdos peca- minosos (de desconfianza y complicidad) con los dueños y geren- tes de medios.

91
91

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

Este replanteamiento está en la base cotidiana de la ética pe- riodística en general y de la (auto)regulación en particular, y se enlaza directamente con una premisa indiscutible: el periodismo – como oficio, como pasión– no puede existir sino en función de la sociedad, de su demanda a estar correctamente informada, a par- ticipar en el debate público, a ejercer sus derechos y deberes comunicativos.

A los periodistas nos corresponde el goce del oficio, y la obliga- ción de la calidad en todos sus productos.

92
92

Universidad Jaime Bausate y Meza

36

“Prevención o invitación” como dilema ético

LA DISTRIBUCIÓN DE PRESERVATIVOS EN LOS COLEGIOS

Susana Luzmila Vital Reyes

El uso de los preservativos es en nuestro medio una forma de evitar los embarazos no deseados. Se estima que en nuestro país más del 50% de embarazos son «no deseados» y resulta muy alto el índice de enfermedades de transmisión sexual. Las cifras son alarmantes ante el incremento de embarazos en adolescentes.

¿Cómo prevenir los embarazos? ¿Por qué a pesar de la orien- tación y de la educación sexual el índice va en ascenso? Estas son algunas de las interrogantes que las autoridades de Salud del gobierno peruano no pueden resolver en forma conjunta.

Ante la impotencia de dar solución al problema, el Ministro de Salud, Álvaro Vidal, anunció que una de las fórmulas para la pre- vención es la distribución de los llamados “condones” en los cen- tros educativos.

Las voces de protesta no se hicieron esperar. Si bien el anun- cio era apresurado, surge una idea principista de buscar solución en los hogares y no en los colegios. Surge el hecho de que lo único que se busca es el fomento indiscriminado de la actividad sexual vista desde un mal uso de la libertad.

93
93

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

Los medios periodísticos al difundir parcialmente un punto de vista podrían caer en una distorsión del problema, en una disyun- tiva: quedarnos de brazos cruzados ante el incremento de emba- razos no deseados o fomentar la actividad sexual en adolescen- tes, con la distribución de preservativos.

Surge entonces, un dilema de ética y la única forma de obtener un lado imparcial, honesto y fiel a los principios y valores de la persona humana es colocar ambas posiciones en la balanza para que las autoridades puedan tomar una decisión acertada.

94
94

Universidad Jaime Bausate y Meza

ÍNDICE

1. La ética como ciencia Fressy S. Zavala Rodríguez.

2. La ética como ciencia práctica Germán 0. Zunini Quispe

3. ¿Existe la ética en el periodismo? Adriana Revoredo Peña.

4. La ética de la noticia Liliana Estefanía Hernández Huamañahui.

5. La ética en el periodismo deportivo César Abraham Rodríguez Fernández.

6. El sentido paradógico de la ética televisiva Patricia Angélica Montes Vega.

7. La ética en Internet Miguel Ángel Morán Riveros.

8. Ética y Publicidad Roberto Carlos García Pérez.

9. Podría ser Economía, pero es Periodismo

Clementina Rosario Tafur Cerna. 10.La objetividad periodística Silvia Verónica Huamán Villca. 11.La verdad informativa Liz Diana Huarcaya López. 12.Que no se quiebre la verdad, por favor que no se quiebre Carlos Absalón Hurtado Nunura. 13.La credibilidad del periodista

95
95

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

Diana Julisa Huamaní Huamaní.

14.Prensa libre y sociedad Miguel Edmundo chicoma Koike. 15.¿Prensa libre? Enrique César Peralta Valiente. 16.La libertad de prensa en el Perú Carla Camilloni Aramburú. 17.Dimensión ética de la libertad de prensa Jorge Isaac-Jr.Cubas Flores. 18.Dimensión ética de la libertad de prensa Sara María Del Castillo Riquelme. 19.La Declaración de Chapultepec Marita Liseth Coronado Vivanco. 20.¿Qué significa ser un periodista ético? Manuel Yarlequé Monterroso. 21.Los principios éticos del periodista Miguel Ángel Pérez Núñez. 22.La conciencia profesional en el periodismo Ruby Pimentel Anhuamán. 23.Los deberes éticos del periodista Gustavo Orlando Espinoza Mendívil. 24. Los derechos del periodista Diego Arturo García Bernaola. 25.Escribir bien sin mirar a quien Fabiola María Herrera Azpilcueta. 26.Axiología en el priodismo Janet Reátegui Mego. 27.Quince minutos de fama Celeste Zeña Moreno. 28.El secreto profesional en el periodismo Jairo Rogelio Vega Llosa. 29.La mala reputación de la prensa Sara Olivia Osoriaga Ramírez. 30.El por qué de la mala reputación de la prensa Patricia Karina Zevallos Landeo.

96
96

Universidad Jaime Bausate y Meza

31.Delito contra la dignidad de las personas Orlando Martín Brea Ángeles. 32.Métodos antiéticos Paola Bracamonte Iturrino. 33.El periodismo sensacionalista en el Perú Víctor Aarón Ormeño Hurtado. 34.La manipulación informativa Marina Nelly Shinzato Hokama. 35.La autorregulación en el periodismo Jennyffer Jeanette Moscoso Coloma 36.La distribución de preservativos en los colegios Susana Luzmila Vital Reyes.

97
97

La Etica en la pluma de los estudiantes bausatinos

Publicación de la asignatura de ÉTICA PERIODÍSTICA, realizada por los alumnos de la Escuela de Periodismo JAIME BAUSATE Y MEZA. Lima, 15 de noviembre del 2003.

Ahora ya somos Universidad Jaime Bausate y Meza

98
98