Sei sulla pagina 1di 4

ARREPENTIMIENTO DE DIOS Y ARREPENTIMIENTO DE HOMBRE

¿Cuál es la diferencia entre el arrepentimiento de Dios y el arrepentimiento del hombre?

Para algunos de nuestros amigos será una sorpresa saber que Dios se arrepiente. Pues efectivamente, eso es lo que dice la Biblia.

Permítame leer unos pocos de los muchos textos donde la Biblia habla que Dios se arrepintió.

El primero, se encuentra en Génesis 6:6-7 donde dice: “Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho”

El segundo, se encuentra en Éxodo 32:14 donde dice: “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo.”

El tercero, se encuentra en 1 Samuel 15:35 donde dice: “Y nunca después vio Samuel a Saúl en toda su vida; y Samuel lloraba a Saúl; y Jehová se arrepentía de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel.”

Estos son solo unos pocos ejemplos de textos en los cuales la Biblia habla de que Dios se arrepintió. Si damos por sentado que arrepentirse tiene que ver con reconocer algún error cometido, entonces vamos a llegar a conclusiones totalmente erradas, porque eso significaría que Dios está reconociendo que ha cometido algún error.

Pero, ¿qué clase de Dios sería uno que comete errores y después los reconoce?

No sería Dios en absoluto. Debe haber entonces alguna explicación lógica y legítima para el arrepentimiento de Dios. La explicación viene por el lado del significado de la palabra Hebrea que se ha traducido como arrepentirse.

Es la palabra Hebrea “Nacham” que en Hebreo tiene su raíz en una palabra que significa suspirar o respirar profundamente. “Nacham” significa por tanto, sentir pesar por algo, o entristecerse por algo.

En absolutamente todos los casos cuando la Biblia habla de que Dios se arrepintió, no se está dando a entender que Dios cometió un error y lo está reconociendo, sino que Dios está sintiendo pesar por algo que ha hecho el hombre, normalmente por el pecado del hombre. Dios sintió pesar por el hecho que el hombre se corrompió sobre la faz de la tierra y decidió raer de sobre la faz de la tierra a los hombres que había creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo.

Dios iba a hacer encender su ira sobre el pueblo de Israel por el becerro de oro que el pueblo construyó para adorarlo, pero después de la intercesión de Moisés, Dios sintió pesar por lo que iba a hacer a su pueblo y no lo hizo.

Dios también sintió pesar por haber puesto a Saúl por rey de Israel, por cuanto Saúl resultó ser un fracaso total en todo sentido.

Note como esta idea queda totalmente confirmada en la misma Biblia en 1ª Samuel 15:11 cuando Jehová dice lo siguiente: Me pesa haber puesto por rey a Saúl, porque se ha vuelto de en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras.”

De modo que cada vez que Usted se encuentra con algún texto en la Biblia que hable acerca de

que Dios se arrepintió, no está diciendo que Dios ha cometido un error y lo está reconociendo.

Está diciendo que a Dios le duele mucho o lo siente mucho, o le causa mucho pesar, alguna conducta pecaminosa del hombre o algún juicio que él mismo había pensado traer sobre el hombre.

Muy bien, ahora veamos por contraste lo que significa el arrepentimiento del hombre. Aquí también existen muchos textos bíblicos que hablan del arrepentimiento del hombre.

Solo voy a tomar uno a modo de ilustración. Se encuentra en Mateo 3:1-2 donde dice: “En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.”

El verbo arrepentirse, en este texto, es la traducción del verbo griego “metanoéo”, el cual se forma de la preposición “meta” que significa un cambio, y el verbo “noiéo” que significa ejercitar la mente o comprender o considerar, percibir, pensar, entender.

Arrepentirse en el caso del hombre, entonces nos habla de un cambio en la forma de pensar, en la forma de entender cosas, en la forma de percibir cosas. Cuando el arrepentimiento del hombre tiene que ver con el pecado, significa que el hombre cambia su manera de pensar en cuanto al pecado.

Antes de arrepentirse, el hombre pensaba que no hay problema con el pecado, que el pecado es algo normal en el hombre, que no pasa nada cuando el hombre peca.

Pero cuando el hombre se arrepiente cambia su manera de pensar en cuanto al pecado. Comenzará a pensar que el pecado ofende a Dios, que el pecado tiene serias consecuencias en la vida del pecador, que Dios castiga el pecado, etc.

Esto es arrepentimiento. Un cambio de mente. En el caso del pecado, un hombre arrepentido verá al pecado tal cual como Dios lo ve.

Estimados hermanos:

Perdonen que insista, y prometo que ésta es mi última intervención el en tema.

Si alguien cambia su forma de pensar, es porque ha recibido nueva información que antes no se poseía, o las circunstancias han cambiado, y eso requiere un nuevo curso de acción.

Ahora, si Dios cambia de parecer NO puede ser porque recibió nueva información que El no poseía antes, porque la Biblia dice que Dios es omnisciente (lo sabe todo) – Sal. 147:5.

Si nosotros, cuando leemos la Biblia percibimos un cambio, TIENE QUE SER porque las circunstancias han cambiado en este lado de la eternidad.

Si la circunstancias han cambiado, la relación de Dios con la nueva circunstancia es DIFERENTE, porque las circunstancias han cambiado, no Dios.

Típico ejemplo que usan las posiciones que reducen los atributos de la Deidad, tales como la OPEN VIEW OF GOD (yo le llamo la vista cerrada de Dios), y MIDDLE KNOWLEDGE (yo le llamo conocimiento mediocre), es el caso de Moisés en la montaña mientras el pueblo abajo

se involucraba en idolatría.

Pero volviendo a Moisés, Dios dice que va a destruir a los idólatras; Moisés intercede por ellos y Dios no lo hace. ¿Cambió Dios? ¿O cambiaron las circunstancias?

La actitud de Dios hacia el pecado es de juicio. La actitud de Dios frente a los que se arrepienten es de misericordia. Antes de que Moisés orara, Israel estaba bajo condenación de Dios. Luego de la oración de Moisés pasó a estar bajo la misericordia de Dios.

Dios no cambió, las circustancias cambiaron.

Lo mismo aplica para el caso de Ninive. Antes del anuncio de Jonas la ciudad estaba bajo condenación. Luego del anuncio, el rey y los habitantes se arrepienten y pasan a estar bajo la misericordia de Dios.

Algo que debemos entender es el lenguaje antropomórfico de estos pasajes. Es un lenguaje centrado en el hombre. La narración se hace desde el punto de vista y el lenguaje humano.

Es similar a alguien moviéndose de un lugar a otro y diciendo: "Ahora la casa está a mi

derecha"

que la casa se movió.

"Ahora la casa está a mi izquierda". Ninguna de las frases implica o quieren decir

Desde la perspectiva del lenguaje humano significa que la persona cambió su posición en relación a la casa.

Cuando la Biblia dice en Ex. 32:14 que Dios se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo, estamos frente a una forma figurativa que expresa que la intercesión de Moisés cambió la relación de la gente con Dios.

Moisés movió a la nación ubicándola bajo la gracia de Dios, quitándola del lugar donde el juicio de Dios se cernía sobre ella.

Apliquen esto al caso de Nínive y verán que:

DIOS NO CAMBIA, NI SU MENTE, NI SU VOLUNTAD, NI SU NATURALEZA.

------------------------------------

Respecto a lo que Adoradora dice sobre Dios diciendo NO a uno de sus pedidos, cabe la posibilidad, entre otras, de que Dios no conceda la oración porque El conoce que no es el tiempo adecuado para que Adoradora reciba la petición. Cuando el tiempo que Dios considera correcto, Dios concederá la petición. Eso no significa que Dios cambie o se arrepienta de decir NO en primera insatancia

También puede ser que Adoradora no esté aun en posición de recibir el deseo de su corazón. Dios puede estar esperando que algo cambie en Adoradora, ya sea en su circunstancias o en su carácter cristiano.

En fin, las posibilidades son muchas. En todas ellas, no es Dios el que cambia ni se arrepiente. Yo pensé que la Biblia era clara con respecto a eso.

Hna. Adoradora.

Cuando “Dios cambia de parecer” lo hace solamente en determinadas circustancias especiales y

en profecías dadas especificamente a un pueblo o a una persona. Dios nunca cambia de parecer en cuanto a sus DESIGNIOS INDEPENDIENTES Y ETERNOS, la mayoría de este tipo de designios, ni siquiera los da a revelar a ningún hombre, yo puse como ejemplo el día y la hora de la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. Cundo Dios revela una profecía especifica, hay siempre un propósito de por medio, de otra manera no la revelaría. Tendremos que darnos cuenta de otra característica que este tipo de profecías solo les compete a la vida de una persona o a una generación como pueblo. Es decir si recibimos una Profecía que es personal y compete solo a nuestra vida como individuo, tendremos que estar atentos pues siempre hay un propósito de parte de Dios.

El ejemplo más grande de esto que digo lo podemos ver en el ejemplo del Rey Saúl. Dios tenia desde el principio un designio independiente y eterno.

La venida del Mesías

sabemos que fue David. Pero en Saúl estaba depositada una profecía especifica…su reino no tendría fin

el linaje directo del Mesías. Saúl con su desobediencia hizo que Dios “cambiara de parecer” respecto a su propósito para él. Veamos en la escritura lo que le declara el profeta Samuel:

y

habria un hombre que representaría su linaje directo…ese hombre ahora

es decir el seria

“Locamente has hecho, no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que Él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre”

Ese “hubiera” muestra al intención de Dios para con Saúl. Samuel sabia que Dios había elegido

a Saúl para ser la línea de descendencia del Mesías (ahora David tomaría su lugar), Por eso se lamenta diciendo ¡Que locura has hecho!(v 13:11). De la misma manera el pueblo Ninive cambio su destino, aunque ellos para bien, al arrepentirse verdaderamente.

Pero al final de cuentas…

Claro que no, David tomo su lugar y nuestro Señor nació a su debido tiempo en Belén de Judea. Saúl solo cambio su profecía o destino personal. Cuando Dios tiene un propósito independiente Él lo cumple. Conmigo o sin mi. Si yo fallo Él levanta a alguien mejor que yo, pero el de todas forma hace lo que el se propone. Tu preguntas que como sabes que tanta confianza es el “NO” de Dios. Analízalo si ese “NO” es una propósito de arrepentimiento, de obediencia, o de fe. Sobre todo si dices que es un “NO” subrayemos el propósito de OBEDIENCIA. En los ejemplo que hemos visto Dios “cambio de parecer” en dos ocasiones positivamente:

“Dios destruiria” y en otro “Ezequias tendria que morir” en el otro negativamente pues “Dios hubiera confirmado el reino de Saul para siempre” Tienes que analizar lo que Dios te esta diciendo, y de que tipo de “NO” esta hablándote. Recuerda mi primer mensaje Dios no puede negar los atributos de su misma esencia, como es el caso de Justica y de Misericordia. Ninive hizo algo muy grande: con su arrepentimiento verdadero cambio de posición de LA JUSTICIA Y JUCIO DE DIOS a la posición de MISERICORDIA y PERDON (Esto lo explica muy acertadamente nuestro hno. Saintmore) DIos no podia negar su misericordia por cuanto el “NO PUEDE NEGARSE A SI MISMO”. EL “cambio de parecer de Dios” es una figura del "cambio de posición" de nosotros en cuanto a nustra profecia. Saul tambien cambio de posicion de “el Favor de Dios” a “el Juicio de Dios” pues al final, por su corazón no arrepentido consulto adivinos y espíritus de muertos, se suicido y fue decapitado por sus enemigos, ¿Dónde quedo el reino eterno que Dios había de darle? Lo perdió por su desobediencia y dureza de corazón.

¿

Saúl frustro el plan eterno Dios?

DIOS te bendiga Grandemente y revele su perfecta voluntad para ti….

Interessi correlati