Sei sulla pagina 1di 8

TRANSFORMACIÓN DEL SISTEMA DE CENTROS REGIONALES EN DIVISIÓN: UNA OPORTUNIDAD DE CONSTRUIR UNA ESTRUCTURA CUALITATIVAMENTE SUPERIOR 1

Dr. Angel Pita Duque 2 Ing. J. Guadalupe Betancourt Ventura 2 Dra. V. Xóchitl Juárez Varela 2

El contenido de este breve documento se inscribe en el tema 8 de la agenda de discusión y análisis del congreso del sistema de centros regionales: Estructuras académicas de la dirección de centros regionales en el contexto de su transformación a división de estudios regionales y desarrollo rural.

La transformación de la DCR La transformación de la Dirección de Centros Regionales (DCR) a División de Estudios Rurales y Desarrollo Rural es pertinente para ampliar y profundizar las funciones sustantivas de la Universidad Autónoma Chapingo en al ámbito nacional. La factibilidad de esa transformación se sustenta en la amplia cobertura geográfica del sistema de centros regionales, el conocimiento de las dinámicas regionales y la vinculación con procesos locales/regionales, lo cual permitirá la formación de profesionales acorde a las necesidades regionales. La insuficiencia de instituciones de educación agrícola superior vinculadas a procesos de desarrollo rural en los ámbitos locales y regionales justifica la necesidad de esta transformación de la Dirección de Centros Regionales. La actual propuesta de transformación de la Dirección de Centros Regionales (DCR) a División de Estudios Rurales y Desarrollo Rural 3 plantea una estructura académica que dista de hacer que tal proceso de transformación sea pertinente para la UACh y para la sociedad, ya que reproduce la tendencia a la parcelación de los programas académicos que actualmente existen, lo que resulta en redundancia curricular y sobre-especialización que no se corresponde con las demandas del mercado laboral de profesionales en el ámbito de la producción agropecuaria nacional en general y de los productores de escasos en particular (Anexo 1). La proyección es que cada uno de los centros regionales se transformen en Departamentos de Enseñanza, Investigación y Servicio (DEIS) conforme tengan programas académicos de nivel preparatoria y/o licenciatura, resultando en una estructura más compleja que la de los actuales centros regionales sea cual sea de las dos opciones que se contemplan (Anexo 2 y 3). Esa estructura a nivel de los centros regionales convertidos a DEIS no hace explícita la interacción con programas académicos de otras unidades académicas de la división.

1 Documento presentado en congreso del sistema de centros regionales sobre La reorganización del Sistema de Centros Regionales Universitarios, 15 y 16 de octubre de 2015, Zacatecas, Zac. Fue elaborado por los autores por acuerdo del colectivo de profesores del CRUAN. Su contenido fue expuesto para su discusión al conjunto de los profesores del CRUAN en dos sesiones realizadas para ese propósito, en las que se vertieron críticas y observaciones con base a las cuales los autores responsables de cada tema hicieron las respectivas correcciones. Como es usual, los errores y omisiones son responsabilidad de los profesores que firman cada documento.

2 Profesores-investigadores del CRUAN. Email: apita@taurus.chapingo.mx betita_2709@yahoo.com.mx vxjuarezv@gmail.com

3 DCR. 2014. Proyecto de transformación de la Dirección de Centros Regionales en División de Estudios Regionales y Desarrollo Rural. Universidad Autónoma Chapingo. Dirección de Centros Regionales. Chapingo, Méx.

1

Considerando a cada DEIS resultante de la transformación de los centros regionales administrativamente resulta una estructura que por su complejidad no promete funcionar eficientemente. Tal propuesta de reorganización demanda de nuevas plazas de mandos medios e incrementa sustancialmente los costos en el rubro de salarios para mandos medios. Ambos requerimientos actualmente son difíciles de ser satisfechos y menos aún con el escenario de recortes en la asignación presupuestal a la UACh. Planteamos que el énfasis en la transformación de la DCR en división debe ser en su funcionamiento de tal manera que el resultado sea una estructura académico-administrativa cualitativamente superior para el desempeño de las funciones sustantivas que por ley tiene encomendada la UACh, particularmente en lo que se refiere a la formación de recursos humanos capaces de intervenir eficazmente en el análisis y solución de problemas del mundo rural. La experiencia dicta que para lograr tal objetivo es primordial que los procesos formativos instrumentados en los centros regionales estén vinculados a las dinámicas de las agriculturas regionales de los ámbitos geográficos en los que se tiene presencia. Luego entonces el reto reside en imaginar cómo reorganizarse para mejorar nuestro desempeño como formadores de recursos humanos comprometidos con la sociedad. La perspectiva de que cada centro regional se transforme en DEIS, al menos por ahora, ofrece un escenario de auto-aniquilación del sistema de centros regionales. La actual estructura no es el impedimento más importante para mejorar nuestra posición en el ámbito de la UACh; tampoco es el mayor obstáculo para el diseño y operación de programas académicos que por su naturaleza sean bien recibidos y por consiguiente apoyados por las autoridades centrales de la UACh y por el consejo universitario. La coyuntura exige que la comunidad de profesores del sistema de centros regionales dirijamos nuestros esfuerzos al diseño de propuestas académicas novedosas y que no demanden estructuras complejas, que no requieran de un incremento en la plantilla administrativa y que no impliquen el aniquilamiento del sistema de centros regionales.

Los programas académicos y la nueva estructura Resulta paradójico que mientras en la UACh el proceso de parcelación y subsecuente sobre- especialización de los programas académicos docentes acusa un proceso de profundización cuando en las universidades que inspiraron ese modelo norteamericanas principalmente como Iowa State University, Cornell University y University of California-Davishan modificado radicalmente su estructura académica de tal forma que en lugar de organizar los programas académicos en función del QUÉ HACER como actualmente es en la UACh a través de departamentos que forman especialistas en campos de acción muy específicos--, desde hace varias décadas se hace énfasis en el CÓMO HACER. La aplicación de ese modelo en México ha sido puesta en práctica en varias instituciones de educación superior, tales como el Colegio de Posgraduados, el ITAM y el COLMEX. Ese cambio de estrategia en las universidades norteamericanas con fuerte orientación a la formación de recursos humanos vinculados a las necesidades de los diferentes actores de la producción agropecuaria, tiene como rasgo sobresaliente el que sus programas académicos están diseñados para formar profesionales con dominio de amplios campos disciplinarios. En contraparte, actualmente en la UACh la tendencia es a establecer programas académicos que son cada vez más específicos, como es el caso del Departamento de Fitotecnia, en el que además de esa especialidad se ofrecen las licenciaturas en horticultura y agricultura protegida. En el ámbito académico la actual propuesta de transformación de la DCR a división debe re-considerar el tipo de profesionales que se desea formar, lo que a su vez se debe reflejar en la estrategia académica y su respectiva estructura académico-administrativa. En primer lugar, se debe

2

asumir que el área temática de formación de profesionales es el desarrollo rural; actualmente en el sistema de centros regionales se ofrecen dos maestrías y un doctorado en desarrollo rural pero se carece de una licenciatura. Planteamos que los programas académicos deben estar diseñados de tal forma que la construcción del conocimiento sea situada en la dinámica de los procesos locales de las regiones en las que la DCR tiene presencia a través de los centros regionales. Otros elementos del diseño curricular debe ser la flexibilidad en la conformación del currículo de cada estudiante en lugar de programas rígidos como los existentes. Esto será posible si existe una amplia oferta de cursos y si se permite la movilidad de los estudiantes en el ámbito de todos los centros regionales y de los DEIS existentes. El tamaño de la plantilla docente conjunta de la DCR y la diversidad disciplinaria de los profesores que la conforman ofrece la oportunidad de una riqueza temática y de contenidos. Existe experiencia en la implementación de programas académicos bajo el esquema de redes académicas en las que concurren profesores con intereses académicos comunes pero con adscripción en diferentes centros regionales. Respecto a los programas de formación de recursos humanos a implementarse en la división formada a partir de la DCR, se propone que en el conjunto de la división se implemente de manera centralizada programas para cada uno de los siguientes niveles: a) Educación continua; b) Técnico medio superior; c) Licenciatura; y d) Posgrado (maestrías y doctorado). El ámbito disciplinario de esos programas sería precisamente estudios rurales y desarrollo rural con las variantes que resulten de los intereses de los estudiantes y la oferta académica. Para la licenciatura y posgrados se debe considerar la formación de una base teórico-técnica común (tronco común) y después especializaciones en campos disciplinarios o problemáticas con énfasis en lo local/regional para desarrollar competencias específicas. Para el caso de la licenciatura, esto deberá ser cubierto por los centros regionales en los dos últimos años de la formación de estudiantes contextualizados con actores sociales concretos. Para la implementación de los diferentes programas académicos las unidades operativas serían los actuales centros regionales, cada uno de los cuales deberá diseñar su oferta académica acorde a las capacidades y ámbito de experiencia de su plantilla docente (formación disciplinaria, intereses académicos y vinculación a procesos locales, entre otros) de tal forma que cada centro regional construya una identidad única en términos de su oferta académica para la formación de capacidades en los estudiantes. Nuestra convicción es que los esfuerzos creativos para el diseño del proyecto de transformación de la DCR a división deben estar focalizados en cómo ser innovadores en cuanto a la formación de recursos humanos acordes a las necesidades de la sociedad rural, así como también a imaginar una estructura académico-administrativa que a la vez sea simple y eficaz para facilitar la tarea de formar esos recursos humanos. Una posibilidad es que en la estructura académica para cada programa académico, diferenciados por su nivel de profesionalización, exista una entidad académico-administrativa que organice, supervise y evalúe la implementación de esos programas de formación de recursos humanos, todos ellos dependientes de la subdirección académica. Asimismo, consideramos que también subordinados a la subdirección académica deberá haber entidades encargadas de los registros escolares, diseño y evaluación curricular y vinculación. La entidad de vinculación se encargará de lo relativo a los proyectos de servicio universitario, difusión de la cultura y venta de servicios (Figura 1).

3

Figura 1. Esbozo de una parte de la estructura académica de la División de Estudios

Figura 1. Esbozo de una parte de la estructura académica de la División de Estudios Rurales y Desarrollo Rural.

Ciertamente este esbozo de estructura académica adolece de la definición de la naturaleza académico-administrativa de cada una de sus partes de tal manera que sea acorde a las normas que al respecto establece el estatuto de la UACh; adolece de estar incompleta. Lo que sí queda es claro es que si el proceso de transformación de la DCR a división se apega a la ruta hasta ahora ensayada en la DICEA y la DICIFO, promete ser un proyecto fallido. ¿Cómo diseñar la conversión de la DCR a división para ser mejores en el cumplimiento de la responsabilidad de formar recursos humanos en concordancia a las necesidades de la sociedad rural y a la vez cumplir con la normatividad que al respecto dicta el estatuto de la UACh? ….Ese es precisamente el reto que demanda ser innovadores.

La estrategia de negociación La decisión de transformar la DCR en división está tomada, lo que nos ocupa es determinar cómo diseñar ese proceso de transformación. Será erróneo transitar por la vía que hasta ahora establecida. Debemos plantear un diseño académico-administrativo que, como se ha insistido antes, privilegie la función por sobre la estructura, para lo cual no es indispensable ceñirse a la interpretación actual de las normas establecidas en el estatuto universitario para el establecimiento de divisiones. No debemos olvidar que pese a lo que dictan tales normas en los centros regionales se han estado implementando programas docentes de licenciatura y posgrado. La ley que crea la UACh ofrece oportunidades de plantear una propuesta de transformación de la DCR a división de manera diferente de como lo han hecho la DICEA y la DICIFO; en su artículo 4º fracción I establece como atribución de la universidad: Organizarse como lo considere necesario, dentro de los lineamientos generales que inspiran la presente Ley. El artículo 5º de esa ley reza que Las divisiones se establecerán por áreas del conocimiento. El estatuto universitario en su artículo 14o indica que …será el Departamento en donde se localicen profesores, investigadores y alumnos que constituirán según la reglamentación correspondiente, los diferentes Cuerpos Colegiados que marca la Ley.La legislación universitaria, pero sobre todo la necesidad de programas académicos orientados específicamente al desarrollo rural y diseñados para la formación de profesionales socialmente necesarios, ofrece la oportunidad de plantear una propuesta de transformar a la DCR

4

en una división que a la vez que preserva al sistema de centros regionales sea una estructura cualitativamente superior a lo que actualmente somos como sistema de centros regionales. Hace falta diseñar una estrategia de negociación política que posibilite que el conjunto de los centros regionales ofrezcan programas académicos que lejos de complicar la actual estructura académico-administrativa de la UACh, de por sí compleja y abundante en conflictos y rivalidades, contribuya de manera importante a la oferta educativa de la UACh con programas académicos cualitativamente superiores en los que la vinculación con la sociedad rural sea el rasgo distintivo.

5

Anexo 1. Propuesta de estructura académico-administrativa de la División de Estudios Regionales y Desarrollo Rural.

Anexo 1. Propuesta de estructura académico-administrativa de la División de Estudios Regionales y Desarrollo Rural.

6

Anexo 2. Opción A de estructura de los DEIS formados a partir de los CR.

Anexo 2. Opción A de estructura de los DEIS formados a partir de los CR.

7

Anexo 3. Opción B de estructura de los DEIS formados a partir de los CR.

Anexo 3. Opción B de estructura de los DEIS formados a partir de los CR.

8