Sei sulla pagina 1di 26
COMSOCILY Ia mah Onacore cto flume ' MONO AI cae Cu vy *y cow to 2 Newy act ise que cha. te Orno Quer Cae: oe Mea A So lso, REVISTA DEL VINALOPO, 8 (2005); ps. 63-88. En torno al término Burriharén* en la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia Aniceto Lépez Serrano La forma como se produjo la ocupacién cristiana en la zona meridional del reino de Aragén, entre Valencia y el Sefiorfo de Villena y reino de Murcia, hizo que surgieran numerosos conflictos entre poblaciones vecinas ya desde finales del siglo XIII y sobre todo a partir del XIV, conflictos que se agravaron cuando se dieron entre localidades situadas a.unoy otro lado de la frontera, debido a la imprecision de las fronteras disefiadas en los tratados, los cambios en los limi- tes de los reinos, la desaparicién de algunas poblaciones islé- micas y, sobre todo, el desconocimiento por los nuevos pobladores cristianos de los respectivos términos municipa- les de las poblaciones almohades. Muchos lugares habian quedado deshabitados des- pués de més de un siglo de correrfas e incursiones llevadas a cabo alternativamente por cristianos y mores y, sobre todo, des- pués de las rebeliones mudéjares producidas en el sur de Valencia y en todo el reino de Murcia, pocos afios después de producirse la conquista. Ademés, los mojones que separa- ban los términos municipales, en muchas ocasiones, consti- tuidos por Arboles singulares, montones de piedras, determinados cultivos, hitas especiales o ciertas configura- ciones del terreno -facilmente modificables- se habian trans- formado o, sencillamente, habfan desaparecido. En los lugares en los que la poblacién mahometana persisti6, result6 mas facil dirimir las diferencias. En las demis, result6 dificil y, de * Recibe distintos nombres por parte de diversos autores: Burriharén, Buriaharén, Burjahar6n, Burjar6n, etc, pero todos ellos se refieren al mismo topénimo. En tomo al término Burriharén en la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia manera casi generalizada, surgieron contiendas més o menos intensas, més menos vio- lentas, que, en ocasiones, se repitieron con cierta periodicidad a lo largo de toda la Baja Edad Media. Si a este problema le sumamos los propios de la situaci6n fronteriza de las poblaciones ubicadas a caballo entre los dos reinos, como eran las mas orientales del Sefiorio de Villena, no resulta dificil entender el encono que revistieron algunos con- flictos, a pesar del esfuerzo desplegado por los respectivos monarcas y/o sefores de las mismas. En muchas ocasiones, los territorios en disputa, aunque no fueran extensos, resultaban de gran trascendencia por constituir pasos fronteros, vados, fuentes, cami- nos, etc. de enorme importancia para facilitar las comunicaciones, alimentar, abrevar y trasladar los ganados, regular el paso de personas y mercancias 0 Jes entre diversos territorios. Figura 1 Mapa sobre el tratado de Cazola y Almizra establecer contro- Riogucar), Casléas arafuel Chere Crevitente Behe Abmila © oe Callosa iri Fortuny by “yolina Tom a, eda . x Caudete Bocairent Ontinyent scocentaina . @ Aleoi = _ i, a | “a Chines a 5 nos Ape ‘Tratado de Almizra 1244 Frontera castellano-aragonesa 64 EVISTA DEL VINALOO, #205) Aniceto Lépez Serrano Los limites del reino de Valencia con el territorio del Seforio de Villena eran Jos que se incluyeron en el Tratado de Almizra. Pero no se ha conservado el texto ori- ginal, sino solamente una copia en papel, depositada en el Archivo de la Corona de Ara- gon. En el mismo, ademés de establecerse la devolucin de las poblaciones y plazas que se habfan ocupado indebidamente por uno y otro reino sin tener en cuenta lo acor- dado en el anterior Tratado de Cazola, se precisé la frontera entre Aragon y Castilla desde el rio Juicar y Cabriel hasta la costa. Fl texto latino dice «.. Quod rex Jacobus predic- tus per se et suos sucesores laudat, concedit atque deffinit predicto infanti domino Alfonso et suis successoribus in perpetuum, castrum et villam de Alacant cum omnibus suis terminis et Aquas cum omnibus suis terminis et Busot cum omnibus suis terminis, secundum quod terra vadit et exit ad portum de Biar et castrum et villam de Millena cum émnibus suis terminis et omnia alia que sunt ultra terminum de Biar, sicut vadunt ad portum de Biar inter terminum de Biar et terminum de Milena et versum partem Mur- cie et Castelle, salvo utrique ipsorum termino suo integro, et omnia alia sicut vadunt inter terminum de Almicran et de Bogarra, salvo utrique istorum termino suo ab integro et sicut vadunt versus principium serre de la Rua, quod est super Ayora, prout aque ver- tunt de dicta serra de la Rua ex parte Castelle et sicut dicta serra de la Rua est ubi cadit Cabriel in Xucarum ...»* Las versiones en castellano difieren ligeramente unas de otras. A continuaci6n se reproduce la aceptada por José M® Soler en lo que afecta a nues- tro tema: «... el castillo y la villa de Alicante con todos sus confines y Busot con todos sus confines, segitn va el terreno y sale hasta el puerto de Biar, y el castillo y Ia villa de Millena con todos sus confines..., asi como van al puerto de Biar entre los términos de Biar y Millena y todo lo otro que esté mas alld de ésta y el de Millena y hacia la parte de Murcia y de Castilla, excepcion hecha de los términos completos de cada una de ambas y todo lo otro que queda entre el confin de Almigran y de Bogarra, excepcién hecha de los términos completos de cada una de ambas y lo que va al comienzo de la sierra de Ia Rita que esta sobre Ayora segiin la divisoria de aguas de esta sierra desde la parte de Castilla y cual esta sierra esté donde confluye el Cabriel con el Jucar ...».2 Mas ade- lante se precisa que quedaban para Arag6n «el castillo de Castalla con todos sus tér- minos y el castillo Biar con todos los suyos y el castillo de Almizra con todos los suyos y todo lo que esté mds alld de los castillos de Alicante, Aguas y Busot y todo lo que est més abajo del puerto de Biar hacia Jativa, Denia y Ia otra tierra del reino de Valencia y todos los otros, asi como se camina hacia debajo de los términos antes asignados, que * A.C.A. Cartas en papel n° 127. HUICI MIRANDA, Ambrosio y CABANES PECOURT, M* Desampa- rados: Documentos de Jaime I de Aragén. Valencia, 1975, pég. 176 y 177. Es numerosa la Bibliografia on la que se reproduce este importante acuerdo; ademés de esta obra puede consultarse Juan Manuel del ESTAL: «Las tierras levantinas de Albacete en la dinémica expansionista de Castilla y Aragon.» Con- greso de Historia de Albacete. Vol. Il. Instituto de Estudios Albacetenses. Albacete, 1984. pég. 58, entre otros. * SOLER GARCIA, José Marfa: Historia de Villena. Revista Villena. Julio de 1982, pg, 52. Soler a su vez sigue la traduccién de Enrique A. Llobregat: «Castillos y fronteras medievales en la provincia de Ali- cante». Castillos de Esparia. 2* Epoca, n° 3, Madrid 1970, pags. 130-137. REVISTA BEL VINALOPO, 8205) 65| En tomo al término Burriharén en la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia vierten sus aguas a Ia parte de Valencia. Esta division va hasta el Jicar, donde el Cabriel desemboca en el Jucar y desde el Jicar hasta Biar.»* Como puede verse el tratado hace referencia explicitamente a las localidades que pertenecian a cada uno de los monarcas. Los limites de uno y otro reino coinciden con el de las poblaciones. Hay que hacer notar que se nombra el puerto de Biar como punto de referencia y la confrontaci6n de Biar con Villena y Almizra con Bogarra. ‘También se hace constar la coincidencia de los limites con los puntos mas elevados del terreno, de tal forma que los que vierten sus aguas hacia Valencia pertenecerfan a Ara- g6n, mientras que los que lo hacen hacia Murcia serian de Castilla. Esto se hace de una manera genérica, omitiendo el nombre de numerosas poblaciones como era Vilajo- josa, Relleu, Xixona, Tibi, Ontinyent, Enguera y Moixent en la parte valenciana y Yecla, Almansa, Caudete, Sax y Petrer en la parte castellana. La causa puede ser que ya se hacia menci6n a algunas de ellas al determinar su devolucién, como ocurre con Sax, Caudete, Enguera y Moixent, mientras que la omision de las otras podria responder a una falta de conocimiento exacto de la geografia de la regién en ese momento o por estar més alejadas de la linea divisoria, pues la Crénica de Jaime I, escrita unos afios més tarde, ya es mucho més explicita, determinando las localidades que, a ambos lados de la fron- tera, pertenecen a uno y otro reino. En 1261 al redactarse los Fueros del Reino de Valencia se incluyé en ellos su delimitacién, desde Ulldecona, que lindaba con Tarragona hasta Aigiies de Bussot en las proximidades de Alicante, estableciéndose los limites, no solamente con Castilla sino también con Catalufia y Arag6n. En el territorio que nos concierne, la desembocadura del rio Cabriel en el Jacar y la sierra de la Rita, siguen siendo, en el valle de Ayora, los puntos de referencia. Mas al sur se incluyen dentro de los limites del reino de Valen- cia «al term de Garamuxen e a la Font de la Figuera e com ix a Burrifaron e d’alli Almizza e al port de Biar que parteix terme amb Villena; e asi com va la serra de Biar entro en la Mola e entro a Ia mar que parteix ab Bussot.» Aqui se nos presentan algunas dife- rencias importantes con respecto al Tratado de Almizra. Aparecen los sitios de Gara- moixent y la Font de la Figuera que pertenecfan al concejo de Moixent como los lugares més alejados del reino. Son dos topénimos que a finales del siglo XIII at eran bastante significativos. El primero habia sido un distrito iskimico que habfa quedado despoblado y su castillo abandonado y en ruinas, mientras que el segundo era una antigua alque- ria musulmana poblada de mudéjares. Ambos lugares sustitufan a la localidad de Moi- xent, a la que tampoco se hacfa referencia explicita en el Tratado de Almizra al determinarse la frontera entre los dos reinos, pero que se sobreentiende por el acuerdo de su devolucién por Alfonso X, juntamente con Enguera, a Jaime I. Los Fueros indi- can claramente que los limites, desde la Font de la Figuera siguen «com ix a Burrifaron e dali Almizra e al port de Biar que parteix term amb Villena.»* Parece, pues, des- “Juan TORRES FONTES: La delimitaci6n del sureste Peninsular. Publicaciones de la Universidad de Murcia, Murcia, 1950, pag. 29. ® BRUGUERA, Jordi: Llibre dels Fets. cap. 348 y ss., pags. 268 y ss. * Enric GUINOT RODRIGUEZ: Els limits de! regne. Edicions Alfons el Magnénim. Valencia, 1995, pags. 38 y 39. eS [REVISTA DE. VINALOPD, 208) — Aniceto Lopez Serrano prenderse que a continuacién de Garaimoxent est la Font de la Figuera, como efecti- vamente ocurre, y después estarfa Burriharén y posteriormente Almizra. De cualquier forma, entre el documento del Tratado de Almizra y los Fueros de Valencia se detectan algunas diferencias que es importante resaltar. La primera, es el nombre de Millena en vez de Villena que aparece en el original y que Soler transcribe literalmente como Millena, mientras que la practica totalidad de los autores lo hacen por Villena. La segunda diferencia consiste en que, mientras que en los limites fijados en los Fueros se hace constar la confrontacién del territorio castellano con los términos de Garamoixent, la Font de la Figuera y Burriharén, esta referencia es omitida en el Tra- tado de Almizra. La tercera, que en éste, a partir de Biar hacia el interior, s6lo se hace mencién a Villena que confrontaba con Biar y a Bogarra que lo hacfa con Almizra, pasando seguidamente a determinar el tiltimo punto situado en el comienzo de la sie- rra de la Rita, que estd sobre Ayora, y a la confluencia del Jiicar y el Cabriel. Asi pues, en los Fueros aparece el topénimo Burriharén, pero se omite el de Bogarra. Ademés, en el Tratado se da a entender que Bogarra pertenece a Castilla y en los Fueros Burriharén se incluye entre los lugares del reino de Valencia, al igual que Garamoixent y la Font de la Figuera. Nosotros podemos preguntarnos /Responde a una confusién de los nom- bres de Burriharén y Bogarra o son dos lugares diferentes? Podria ser, efectivamente, una confusién, como han defendido algunos autores, pero si son dos lugares distintos idénde estaban situados? Ya el canénigo Lozano se muestra sumamente confuso con estos dos nom- bres. Después de descartar que Bogarra se refiera a Almansa, Villena o Biar, la ubica a «dos leguas de Villena, cuatro de Almansa, una de la sierra de Burjarén y media de Cau- dete» y sitda la sierra y Torre de Burjaharon o Burrihar6n al sur de Almansa y Norte de la Font de la Figuera, relacionando este nombre con el de Bogarra. Afiade, finalmente, que en 1355 el concejo de Caudete compré a Berenguela Garcia la vega de Bogarra, cuya poblacién tenia en 1486 entre 80 y 100 vecinos y sus mojones lindaban con «Almansa, Villena, también a Biar, Fuente la Higuera y Caudete».’ También Merino Alvarez incide en Ja misma confusié6n.* El topénimo de Bogarra, ademés de constar en el Tratado de Almizra, también viene referido en un documento de 1256 por el que Jaime I concede a todos y cada uno de los vecinos de Ontinyent y a sus sucesores «quendam locum termini de Ontinien qui vocatur Alforinum cum alqueria de los Alamos» lugar situado en los confines de los tér- minos de «Moxen, Bugarra, Villena, Almizra, de Benixame y Bocairent», para que se lo repartieran entre ellos y lo colonizaran.° Segtin éste documento, el término municipal Juan LOZANO: Bastitania y Contestania del reino de Murcia. Academia Alfonso X el Sabio. Reimpresién. de 1980. Vol. I, 3* Disertaci6n, pags. 2-7. * MERINO ALVAREZ, Abelardo: Geograffa hist6rica de la provincia de Murcia. Academia Alfonso X el Sabio. Edicion facs{mil, 3* Edicion. Murcia, 1981, pags. 29 y 70. " ARN, Real Cancillerfa, Libro 611, fol. 158v, GUINOT RODRIGUEZ, Enric.: Les cartes de poblament medievals valencianes. Generalitat Valenciana. 1991. Pég. 275, doc. 112. FULLANA MIRA, Luis: His- toria de la ciudad de Ontinyent. (Escrita en 1947). Ed. Caixa d’Estalvis d'Ontinyent, 1997. Doc. 2, pég. 348. REVISTA DEL VINALOO, 205) 67) En tomo al término Burriharénen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia —_____ de Ontinyent, hoy perteneciente a Fontanares, confinaba con el de Bogarra y de ser ésta anexionada a Caudete con la totalidad de su antiguo término municipal, los términos de Ontinyent y Caudete serfan limitrofes. El paraje de los Alhorines forman un ancho y extenso valle situado entre la Sie- rra de la Solana y la Sierra Grossa. Dada su extension es posible que no perteneciera a Ontinyent en su totalidad, antes bien una parte del mismo estuviera comprendido en el término municipal de la antigua Bogarra o de la misma Villena, pues la redacci6n parece confusa al indicar que se trata de cierto lugar del término de Ontinyent «qui voca- tur Alforinum cum alqueria ». Lo que s{ se sabe es que era un territo- rio inicialmente reservado como propiedad real debido a su feracidad, que posteriormente seria cedido por el monarca para todo el pueblo de Ontinyent con la finalidad de cons- tituir en él un lugar de paso y la consiguiente autorizacién para el cobro de portazgos «ibi facere januam sive portam ut per illam ibi facere ingressus et egressus ac plenius ad predictam villam de Ontinyent perpetuo habeatur.» Hay que hacer notar, ademas, que esta donacién se produce en un momento en el que se daban las peores relaciones entre Jaime Ly su yerno y ya se reflejaban ciertas tensiones, muy poco conocidas en sus deta- les, por los limites fronterizos. Después se producirfan las rebeliones mudéjares en uno y otro reino, seguidas de las tensiones entre Aragon y Castilla por la pretension de los Figura 2 Mapa sobre el Tratado de Tudilén. exitiva— Bial Tratado de Todlen ust |ea EVITA DEL VNALO9, 1205) Aniceto Lépez Serrano monarcas aragoneses de anexionarse el reino de Murcia, tratando de conseguir los territorios contemplados en el Tratado de Tudilén y a los que los monarcas aragoneses habian renunciado en el de Cazola y Almizra. Figura 3 Mapa sobre el Tratado de Torrellas-Elche. Rio soeatryeng Chinching ‘ybara May Foun, ‘Tratado de Torrellas-Elehe 1304-1305 onanss Frontera castel Ya vimos en un trabajo anterior, que desde los inicios del siglo XIV, inmedia- tamente después de los cambios territoriales llevados a cabo por la sentencia de Torre- llas-Elche, se iniciarfan los primeros conflictos entre vecinos de Ontinyent y Villena, localidades que entonces tenfan una frontera comin, por la explotacion de este paraje de los Alhorines, entrando en juego una extensién més o menos grande de terreno como se deduce de la sentencia de amojonamiento de 1335." Bien es verdad que en esos aiios Bogarra ya habfa quedado anexionada a Villena. A la hora de determinar el deslinde de ® Aniceto Lopez Serrano: Jaime Il, don Juan Manuel y el Sefiorio de Villena. Instituto de Cultura «Juan Gil Albert». Alicante, 1999 e «Inicio de los conflictos histéricos entre Villena y Ontinyent». Revista Villena. Villena, 2002. Pégs. 57-65. EVISTA DEL VINALOO, $205) 69 En tomo al término Burrihar6n en la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia —___ los terrenos en disputa los representantes de Ontinyent invocaban en su favor los Fue- ros de Valencia que establecfan el limite del reino desde la Font de la Figuera, a Burriha- rén, a Almizra y al Puerto de Biar. Ast lo reivindicaba Pere March, el representante de Ontinyent, invocando los limites del reino, desde «el Canar de Ulldecona, ques riba la mar... e asi com ix a Xerille ¢ a Ja serra de la Rua e feneix a Cabyrol e al term de Gara- muxent ¢ a la Font-de la Figuera e com ix a Burrifaron e d'alli Almizra e al Port de Biar que parteix term ab Villena». Lo cual era aceptado tanto por los procuradores de Villena como por los de Ontinyent. La diferencia entre los representantes de ambas poblacio- nes se daban entre Fuente la Higuera y el Puerto de Biar, tal y como es descrito por los procuradores de ambos municipios, situados sobre la Fuente del Porc, desde la que se divisa un amplio paisaje en el que se destacan los siguientes puntos que son reivindi- cados como mojones: «Et stants presents en lo dit mollo, (la Font del Porch) lo dit en Beren- guer March en lo dit nom, designa per term d’Ontinyent del dit mollo a i ruvyal" qu’esta en lo camp del Alfori e alire ruvyal qui es en les vertents deves"? un serrat qu’es della"® Albarhanyz" deves Capdet e axi roman d’alli a vall’* Io term de Ontinyent et semblant- men de la tallaxa"* de Burjafaro al port de Biar pasant a fita’” cuberta per lo dit mollo.» Los representantes villenense alegaban que «les mollons verdaders que partexen los dits termens son: la Font de la Figuera e hun mollo que es al mes alt de la serra de Ia Gafra, damunt la font (la Font del Porch) e Almizra, segons que respon’ al port de Biar que dien del Empador, segons que per les dits sindichs personalment les es mostrat a ulls.»® De todo lo cual se desprende que tanto Villena como Ontinyent y Biar aceptaban sin discusién, como hitas més significativas la Font de la Figuera, la Font del Porch y el puerto de Biar” Queda claro en las actas de la sentencia que para los vecinos de Ontin- yent, entre los mojones que para ellos eran determinantes estaba también el situado en la «tayaxa» ~atalaya- de «Burjafaro», que pertenecia al término municipal de Ontinyent, sin embargo para los villenenses lo era el punto mas alto de la «serra de la Cafra». Mas » Campo plantado de rubia o rubial, planta de cuyas rafoes se sacaba un colorante utilizado para el teriido de los tejidos. * En direcoién a © Ala otra parte. * Top6nimo no identificado que podria ser la actual loma de las Albarrizas o de la Sierra de El Caicén, a unos cinco Kms. més hacia el oeste de los actuales Ifmites de Fontaneres con Villena y Fuente la Higuera. ‘De un lugar més alto a otro més bajo © Atalaya. * Hita 0 mojén. " Se dirige. “A RV. Real Cancillerfa, Libro 611, fol. 158r-v. Véase FULLANA MIRA, Luis: Historia de la ciudad de Ontinyent... Doc. 8. Pag, 353-354 (texto incompleto). Aniceto Lopez Serrano: alnicio de los conflictos...», pégs. 57-69. ® Situada en una vaguada de la cabecera del barranco de las Fuentes que contintia en el Barranco del Puerco, el cual a desembocar en la «Rambla del Sorchantre> que recoge las aguas de la ladera oeste del Morrén. Actualmente la fuente esté completamente seca, 70 REVISTA DEL VINALOPO 82908) a Aniceo peu Seman adelante se vuelve a hacer referencia a Burrihar6n como el lugar donde se levanté el acta de deslinde «xvi kalendas junii anno predito a Ia torre de Burjafaro on se leva lo por- tage» en la que estuvo presente Pero Eximénez, sefior de Caudete. Por tanto, posible- mente sobre dicha atalaya se elevaba una torre desde donde se controlaba el paso de las mercancfas que circulaban entre uno y otro reino y donde se cobraba el portazgo. Del contexto de este documento y de la redaccién de los Fueros creo que se puede dedu- cir que Burriharén estaba en el reino de Valencia y pertenecia claramente a Ontinyent, situado entre la Font de la Figuera y Villena y en un lugar relativamente proximo a la sierra de la Zafra. Por otra parte, en el Archivo del Reino de Valencia hay un registro de 1265 en el que se confirma a Pedro de Roca, escribano de Jaime I, la venta que le hizo el juglar Pedro de las alquerfas de Alcuges y Beniataf, situadas entre Villena y Moixent. Santiago Gasset sittia ambas alquerfas en el Altet de Garrido o en Les Cassetes de Lloma, cerca del antiguo camino que iba a la Font de la Figuera y a Villena. Agusti Ventura i Cone- jero sittia estas alquerfas en Ja Bastida de les Alcusses, en el importantisimo yaci- miento ibérico, junto a la antigua Via Hercélea o Augusta, en el término municipal de Moixent cerca del limite de la actual Fontanares o Fontanars dels Alforins, nombre adop- tado mAs recientemente. También Florenci Bordera da a entender que el citado paraje de Les Alcusses esta en el término municipal de Moixent y detecta que el nombre de uno de los caminos del noreste villenense se denomina Cami de les Alcusses 0 Camino de Las Alcuzas. Esta localizacién podria significar que los antiguos limites de Villena estarian todavia més al norte, para poder confrontar con este paraje, tal y como los docu- mentos antedichos indican y podrian estar de acuerdo con lo alegado por los procu- radores villenenses. De hecho, en ningin momento del deslinde se indica que los limites de Ontinyent confrontaran con Caudete, en presencia del sefior de dicha villa y castillo, que de no haber sido as{ habria hecho algin tipo de alegacin.* La ubicaci6n exacta del lugar de Burriharén es un tema muy discutido por los historiadores. Ya hemos dicho que Lozano lo situaba al sur de Almansa y norte de la Font de Figuera, pero terminaba confundiendo este topénimo con el de Bogarra. José M® Soler ya en La Relacién de Villena de 1575, publicada en 1958 se ocupa de determinar su localizacién, especificando que «no lejos de la poblacién actual (de Villena) pueden verse todavia Jas ruinas de una antigua ‘Bugarra’, aldea que fue de Caudete y a Ia que en tiempos de Jaime I, se denominaba ». Pero con posterioridad, ya en ® MARTINEZ FERRANDO, J.E.: Catalogo de la documentacién del antiguo Reino de Valencia en los regis- tros de Cancilleria de Jaime Iy Pedro II. Madrid, 1934, referencia 594, pag. 132. Santiago GASSET PEI- NADO: El castillo de Moixent, las defensas de Ja poblacién y torres defensivas de sus alrededores. Moixent, 1997, pag, 26. VENTURA I CONEJERO, Agustf: «Anotacions i aclaraments a la Toponimia valen- cianay, Estudis de toponfmia valenciana: en honor de Vicent M. Rossell6 i Verger; a cura de Joan Matew i Emili Casanova, Valencia, Ediciones Denes, 2000, pég. 526. BORDERA BORDERA, Tomas y Flo- renci y Vicent LLIN RIBERA: «Aproximacié a la toponimia de Fontanars dels Alforins. IV Col.loqui d’O- nomastica Valenciana, XXI Col.loqui de la Societat d’Onomastica: Ontinyent (La Vall d’Albaida) 29 i 30 de setembre i 1 d’octubre de 1995. Edicién Denes, 1997. Pégs. 186 y 189. * SOLER GARCIA, José Marfa: La relacién de Villena de 1575, Alicante, 1958, pag. 76. EVISTA DEL VINALOPO, 2909 n En torno al término Burriharénen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia 1972, en un articulito publicado en la Revista de Moros y Cristianos de Biar,”* adelanta la hipétesis que después desarrollaria al ocuparse del célebre pleito de los Alhorines iniciado por Caudete a finales del siglo XV, planteando la probable utilizacion de un tér- mino por otro en la copia del Tratado de Almizra, la tnica que se ha conservado, esti- mando que corresponden a dos lugares distintos, tratando de clarificar la confusién, de la que también habia participado 61 mismo. Bogarra la sittia a tres kilémetros de Cau- dete y la hace coincidir con el lugar que los caudetanos denominan «Torre Bogarra» y de cuyos restos presenta un dibujo de la planta y los alzados de la fachada norte y sur, haciendo referencia a las diversas localidades que han tenido o tienen el mismo top6- nimo y diferenciéndola de la Viguerra romana, cuyo emplazamiento considera que esta todavia por descubrir* Efectivamente, no lejos de la actual localidad de Caudete, en la margen izquierda de la cafiada que forma la Rambla que procedente de la Sierra de Santa Barbara pasa entre la poblacién y la estaci6n del ferrocarril, discurre el Camino Tamado «de los Hondos» y junto a él se encuentran unas ruinas de probable origen rabe, con antiguas instalaciones hidraulicas en sus proximidades. Figura 4 Torre de Bogarra: Situada no lejos de Ia actual localidad de Caudete, en la margen izquierda de Ia caftada que forma la Rambla que procedente de Ia Sierra de Santa Barbara pasa entre la poblacién y la estacién del ferrocarril, discurre el camino Ila- mado «de los Hondos». Su ubicacién fue identificada por José M* Soler. La parte que nos muestra la fotografia es la cara este y al fondo se ve en primer término la pobla- cin de Caudete y detras la Sierra de Santa Barbara. * SOLER GARCIA, José Marfa: «Burrihar6n y Bogarra un punto oscuro en el Tratado de Almizra». Revista de Moros y Cristianos. Biar, 1972. 72 [REVISTA DEL VINALOPO (208) eee Anniceto Lopez Serrano Rechaza, también, la hipdtesis de Ros Biosca de que coincida con la denomi- nada «Torre Burjaharoy» a la que se hace referencia en un deslinde entre Enguera y Moi- xent practicado en 1308, por considerarlo demasiado alejado de Villena. Sin embargo, recoge la pista ofrecida por este autor de que «sobre la mojonera de Villena y en el punto conocido como el Pla del Moro, también es tradicién que existi6 otro pueblo, pues se han encontrado al practicarse trabajos agricolas restos de vasijas y monedas de plata y de cobre, cuyos vestigios bien pudieran pertenecer a la antigua ciudad de Biguerra.» ® Soler se interes6 por este lugar, situado en el extremo sur del valle de los Alho- tines, anteriormente descrito, y cuyo paraje todavia se denomina «EI Pla» en el que se encuentra el actual poblado de «La Zafra». En sus inmediaciones existen dos antiguos pozos, uno a cada lado de la vereda, que no es otra que la Caftada Real de los Serranos que en sus diversos ramales confluyen en Villena para dirigirse a la Sierra de Mariola y Ia Safor en Valencia o por Elche al Campo de Cartagena.” Uno de estos pozos recibe el nombre de «La Zafra». Afiade Soler que en el archivo villenense existe un documento en el que se copia un parrafo de Beuter referente a los limites fronterizos en estos lugares, con unas notas aclaratorias, en una de las cuales se hace referencia al topénimo de Burriharén, indicando que esté situado «junto al pozo que Iaman de la Cafra». Esto le da pie para situar el citado topénimo en este lugar, argumentando que ello resulta cohe- rente con los limites fijados por Jaime I en los Fueros del Reino al encontrarse este lugar entre la Font de la Figuera y Almizra, constituyendo la citada vereda la separaci6n entre los términos municipales entre Ontinyent y Villena, -hoy entre Villena y Fontanares de los Alhorines— pues la misma «cruza la sierra por los altos de la Zafra y desciende hacia el valle de Benejama para morir en Ja carretera de Villena-Ontinyent, entre Canada y Campo de Mirra, que es la antigua Almizra del tratado.» Termina concluyendo que exa- minando el mapa confeccionado por él «se observard sin gran esfuerzo que no puede iden- lificarse Ja Bogarra préxima a Caudete con Ja del tratado (el de Almizra), si han de enlazarse sus confines con los de Almizra, pero la dificultad desaparece si leemos en el texto Burriharon, en lugar de Bogarra de acuerdo con la Crénica Real y el Libro de los Fue- 108 y si este Burriharon, viene situado en los alrededores de la Zafra, como hemos propuesto». El historiador villenense concluye que, dado que el texto latino del tratado que se con- serva en el Archivo de la Corona de Arag6n no es el original, se debié de producir un error al copiarlo, poniéndose Bogarra en vez de Buriaharon, al igual que resulta evidente la sus- titucién de Millena pueblo situado en las cercanfas de Alcoy- en lugar de Villena” * Marfa Jestis Rubiera no descarta la posibilidad de que el topénimo Bogarra derive de la Vigarra latina, relaciondndolo con el étimo vasco-fbero Baica, -Baigorri, Bigorra-, «es decir que Vigarra/Bogarra seria el nombre del valle de Villena donde naturalmente esta incluido fisicamente Caudete». Villena en las calzadas romana y érabe. Ayuntamiento de Villena, 1985, pag. 31. ** ROS BIOSCA, José M*: Historia de Fuente la Higuera. Valencia, 1922, pig. 22 y 25. * MARTINEZ FRONCE, Félix Manuel: «Vertebracién Pecuaria por el Sefiorio de Villena». Congreso de Historia del Sefiorto de Villena. Instituto de Estudios Albacetenses. Albacete, 1987, pags. 247 y ss. Véase también LOPEZ SERRANO, Aniceto: Yecla una villa..., 349 y ss. » SOLER GARCIA, José Maria: «Aportaci6n al estudio del pleito de los Alhorines». I Congreso de His- toria del Pais Valenciano, 1979, 16-31 EVISTA DE. VIALOPO, a5) 73| En tomo al término Burrihardnen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia Sin duda, dejando a un lado la confusién o no del término de Bogarra por el de Burriharén, el documento sobre el deslinde entre los términos de Ontinyent y Villena de 1335 podria suponer la confirmacién de la hipétesis de José M? Soler sobre la localizacién del lugar de Burrihar6n, pues en él se especifica inequivocamente dicho topénimo como el nombre de una atalaya «tallaxa de Burjafaro», en cuyo lugar habia una torre del mismo nombre, lugar donde se cobraban los portazgos, «Torre de Burja- {faro on se leva lo portage». En sus proximidades debia de existir un moj6n que separaba los términos de Ontinyent y Villena y en cuyo lugar se produjo una de las sesiones del deslinde, tal y como se indica en el mismo documento. Ast pues, esta atalaya estarfa situada en las proximidades del poblado de la «La Zafra»,* un nticleo de poblacién que posiblemente tiene su origen en una alqueria isl4mica por los restos que han aparecido en sus inmediaciones y cuyo nombre originario se desconoce.”" En un plano del Insti- tuto Geografico y Estadistico, elaborado en julio de 1897, entre la actual Casa del Rin- c6n y la Casa de Santa Maria hay un camino llamado «del Portazgo Viejo», lo cual nos puede dar a entender que la Torre de Burriharén, donde se pagaba el portazgo, no debfa de estar lejos. Ademés, entre EI Morrén y el Monte de Castellar, viene también sefia- lado en dicho plano El cordel de la Cuesta, que partiendo de la Vereda de los Serranos ode Almansa discurria por el este del Valle de los Alhorines, paralelo a la actual carre- tera que partiendo de la de Ocafia-Alicante sale hacia Fontanares y Ontinyent, y enlaza con el Cordel de Ia Zafra a Cascante.® Segtin Martinez Fronce, estas vias se dirigian desde Castilla hacia la sierra de Mariola y la Safor en el Reino de Valencia y hacia el Campo de Cartagena.** Asi pues, entre Villena y Ontinyent no estaba en disputa solamente un trozo de tierra més o menos grande, uno de cuyos cultivos en aquellos tiempos posi- blemente fuera la grana, pues esa fue la raz6n por la que se inicié el conflicto, sino sobre todo el control del paso de ganados, animales y personas, el movimiento de los cuales estaba sometido al pago de portazgo y otros derechos. Por otra parte, respetando la opinién contraria de José M? Soler, parece que a la vista de este documento de deslinde no habria contradiccién entre el Tratado de Almizra que habla de Bogarra y los Fueros del Reino de Valencia que se refieren a Burrihar6n, pues en el primero se determinarian los limites entre uno y otro reino, pudiendo confinar la frontera del reino de Valencia con el término municipal de Bogarra, mientras que los Fue- ros establecerfan las localidades y lugares que pertenecfan al reino de Valencia y Burriha- rén serfa uno de ellos. Por tanto, cuando se habla de Burrihar6n se refiere a la Torre y lugar donde se cobraba el portazgo de las mercancias y ganados que pasaban entre ambos reinos y cuando se habla de Bogarra se refiere al término municipal de dicha loca- lidad, formalmente independiente de Villena y de Caudete en 1244. * Segin Franco Sénchez viene a significar roca o pefia fortificada, «su misi6n era la de meras torres almenaradas o de vigilancia» Vias y defensas andalustes en la Mancha Oriental, Instituto Juan Gil Albert. Alicante, 1995, pag. 145. 2 José M? SOLER GARCIA: «Aportacién al estudio...», pag. 20. pags. » En el Archivo Municipal de Villena hay una copia compulsada de los citados planos. ™ MARTINEZ FRONCE, Félix Manuel: «Vertebracién Pecuaria...», pag. 257. a EVISTA DEL VINALOWO. 8285) Aniceto L6pez Serrano Figura 5 La Zafra: Este es el caserio de la Zafra. En él se ve uno de los pozos a los que hace referencia José M® Soler. Al fondo se ve el «Alto de la Zafra», mencionado por el des- linde practicado en 1335 entre Villena y Ontinyent y en cuyas proximidades debié de estar situado el Burriharén de los Fueros del Reino de Valencia, del documento de donacién de los Alhorines a Ios vecinos de Ontinyent y del deslinde antes indicado. Posiblemente, la conquista y ocupacién de estos territorios por los cristianos, los problemas fronterizos y la rebelién mudéjar en el reino de Murcia y sur del reino de Valencia propiciarian el despoblamiento, entre otros, de Almizra y Bogarra que perderfan su independencia y pasarian a depender respectivamente de Biar y Villena, poblaciones con mucha mayor entidad y mejor defendidas. Ein esas fechas Burriharén serfa un lugar similar al de la Font de la Figuera o Garamoixent. La Gnica dificultad esta- ria en justificar el término tan extenso con el que contarfa Bogarra, cuyo niicleo de pobla- cion estarfa en las proximidades de Caudete y su territorio llegaria hasta los confines de Almizra y Ontinyent. Pero, de cualquier forma, no nos puede extrafiar que Bogarra fuera anexionada a Villena; también Sax seria entregada a Villena para su administra- cién, como posiblemente también lo fuera Yecla; aunque la mayor lejania de ambas pobla- ciones del nticleo villenense, la existencia de un importante castillo y su ubicacién estratégica, facilitaria la posterior autonomfa e independencia, mientras que Bogarra, més proxima a Villena, seria totalmente absorbida por ésta, tanto mas que Caudete habfa sido donada inmediatamente después del tratado de Almizra por Alfonso X a Sancho Sanchez Mazuelo y poco después, en 1256, se vendié a don Gregorio Garcia. En los primeros afios después de ser ocupados por los cristianos los territorios situados a ambos lado de la frontera, las poblaciones debieron de dirigir sus esfuerzos EVISTA DEL VIAL, (208) 75 En tomo al término Burriharénen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia —_____ a sobrevivir, consolidar la ocupaci6n y resolver los numerosos problemas organizati- vos y adjudicacién de casas y tierras a los nuevos pobladores. Al iniciarse la guerra entre ‘Aragon y Castilla en 1296 parece que se produjeron algunos problemas con la posesion de Bogarra, segtin se desprende de un asiento en el Registro 111 del Archivo de la Corona de Aragén, fol 220, pues en mayo de 1298 Jaime II ordenaba al procurador de Valen- cia y Murcia la devolucién de Bogarra a las hermanas de Elis, mujer de Garcia Fernandez de Barea." Lo inconcreto de la noticia no nos permite sacar consecuencias. Por otra parte, fue también concedida por dicho monarca a Ato Lis6n, como compensaci6n por la pér- dida de ciertas propiedades en Lorca; aunque no Ileg6 a tomar posesién, contrariamente alo que afirma Cascales y el propio José M° Soler. Probablemente, don Juan Manuel en el intervalo que va desde la sentencia de Torrellas al acuerdo de Elche, se movié muy activamente, como ha documentado M" Teresa Ferrer i Mallol, para perder lo menos posi- ble y conseguir la maxima rentabilidad en los cambios territoriales que se estaban disefiando. Asi, lograria incorporar el término municipal de Bogarra al concejo de Villena independientemente de a quién perteneciera la propiedad, con lo que Almizra- Biar dejé de partir término con Bogarra para hacerlo con Villena. La posesién de Cau- dete, por el contrario, que al igual que Sax y Villena pas6 a pertenecer al reino de Aragén, serfa recuperada por Johan Garcfa, hijo de Gregorio Garcia, como vasallo de don Juan Manuel, logrando sobrevivir como municipio independiente debido al esfuerzo de su sefior que propiciaria su repoblaci6n a partir de 1305.%* Seria después de la sentencia de Torrellas-Elche, probablemente como resul- tado de los cambios fronterizos entre ambos reinos, cuando empezaron a aflorar las dife- rencias entre poblaciones vecinas por el control de sus respectivos territorios, levandose a cabo deslindes que en algunos casos resolverfan definitivamente la cuestién, pero en otros se irfan gestando conflictos larvados o manifiestos, como ocurrié entre Villena y Ontinyent poco después de esa fecha, como tuvimos ocasién de ver en el trabajo al que ya se ha hecho referencia y en el que los vecinos de la segunda poblacién invo- caban, precisamente, tanto el Tratado de Almizra como los Fueros del Reino. Por todo ello creo que ni podemos alegar confusion entre Bogarra y Burriaharén en el Tratado de Almizra, ni existe contradiccién entre éste y los Fueros del Reino de Valencia, pues tanto el documento de donacién del paraje de los Alhorines por Jaime I a Ontin- % A.C.A. Reg. 114, fol. 220r. © M® Teresa FERRER I MALLOL: «Liendemé de la pau de Torrellas (1304). El nou mapa senyorial a la ‘Vall del Vinalopé». Revista del Vinalopé, n° 6-7. Petrer, pags. 11-22. ® Francisco CASCALES: Discursos historicos de Murcia y su reino. Academia Alfonso X el Sabio, 1980, Edicién facsfmil. Pég. 430 y José M* SOLER GARCIA: aportacién al estudio... pag. 14 y 15. LOPEZ SERRANO, Aniceto: «Sax en la época Medieval». Historia de Sax. En prensa, Esta situaci6n es la que ha llevado a José M* Soler y a otros historiadores a pensar que los sefiores de Villena pertene- cerian al linaje de los Lis6n, lo que parece ser muy dudoso, pues este Ato Lis6n no llegé a tomar pose- sién de Caudete y el sefior de Caudete, Johan Garcia, era hijo de Gregorio Garcia a quien Sancho Sanchez Mazuelo le habfa vendido la posesién. Seria el dltimo sefior de Caudete, Garci Jufré, al que le fue con- fiscado su sefiorfo por deudas, el tnico al que se le denominarfa como Lis6n. 76 REVISTA DEL VNALOPO, 8.2939 —________. Aniiceto Lépez Serrano yent como el texto de avenencia entre los vecinos de esta poblacién y los de Villena asi nos lo da a entender. Un tema distinto serfa el estudio de los enfrentamiento entre las poblaciones valencianas de Ayora, Moixent, Ontinyent y Biar con las localidades del Seftorio de Villena durante los afios centrales del siglo XIV y sobre todo a partir de la tercera década del siglo XV; unas veces con un cierto fondo de disputa territorial, como las que se producen entre Ayora y Almansa, y Villena con Ontinyent y Biar y otras simplemente como episodios de guerras mds amplias entre Aragon y Castilla y que en las décadas fina- les del siglo XV desembocarfan en el pleito secular de Caudete y Ontinyent con Villena. La base de este litigio no se apoya tanto en los documentos antes citados como en la pertenencia de Bogarra, con su término municipal, a Caudete, lo que hubiera faci- litado la conexién, sin solucién de continuidad, del término municipal de Caudete al que supuestamente se habrfa incorporado el de Bogarra con Ontinyent y Biar, que es lo que realmente pretendfan las poblaciones valencianas, para poner en comunicacién directa la localidad de Caudete con el reino de Valencia sin necesidad de tener que pasar por territorio castellano. Como hemos apuntado antes, Lozano afirma que en 1355 el concejo de Cau- dete compré a Berenguela Garcfa la vega de Bogarra, aunque de la misma no se ha con- servado ningtin documento, sino solamente testimonios."* Hay que hacer notar que en esas fechas la posesién del Sefiorfo de Villena era confusa al haberse producido la muerte de don Juan Manuel e inmediatamente después la de su hijo y heredero Fernando Manuel. Administraba el Sefiorfo en nombre de dofia Blanca, hija de don Fernando, nifia de pocos afios, Inigo Lépez de Orozco, noble de la absoluta confianza de Pedro I de Cas- tilla y se habia declarado la guerra entre éste y Pedro IV de Aragon. Por otra parte, aun- que las relaciones entre la villa de Villena y Garci Jufré sefior de Caudete, eran muy buenas, dicho seftor aprovech6 la situacién para liberarse del vasallaje de los Manuel, alinedndose decididamente con el rey aragonés, mientras que Villena y Sax pronto se incorporarfan al reino castellano, convirtiéndose en escenario destacado de la guerra. Parece, pues, dificil que tanto el concejo de Villena como el administrador del Sefiorio permitiesen en ese preciso momento la venta a Caudete de la antigua poblacién de Boga- tra con todo su antiguo término municipal, lo que suponia, ademés, cerrar la comuni- cacién directa de Villena con Castilla por Almansa y perder el control del paso de ganados y personas entre Aragon y Castilla. La reivindicacién que hacen Caudete y Ontinyent del paraje de los Alhorines no se iniciarfa hasta 1482, una vez concluida la guerra del Marquesado y bastante después de pasar Caudete a la corona aragonesa en 1422 y ser adquirida por la villa de Ontinyent en 1446. Después de que las guerras entre Alfonso V y los infantes de Ara- gon, Enrique y Juan de Navarra con Juan II de Castilla hubieran puesto en evidencia la dificultad para defender la villa de Caudete, sin una comunicacién directa entre esta poblacién y el Reino de Valencia. Fue entonces cuando se inicié el contencioso para rei- ® Jestis SANCHEZ DIAZ: Historia de Caudete. Alicante, 1956, pag. 60 y ss. José M* SOLER GARCIA: «Aportacién al pleito...», pigs. 22 y ss. EVISTA DEL VNAL.OFO, 8205) 77| En tomo al término Burrihar6nen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia, —___ vindicar el paraje de los Alhorines que probablemente habria formado parte del término de Bogarra antes de su incorporacién a Villena. El documento de 1482 en el que se ini- cia el contencioso es el tinico testimonio documental que hace referencia a la compra de Bogarra por Caudete. En él se afirma que es en «el tiltimo testamento de Garcia Jofré, sefior de Ia villa de Caudete, fecho a 13 de julio de 1376, donde dice que el con- cejo de Caudete compré con sus dineros a Bogarra», amparandose dicho contencioso en la ambigitedad de la supuesta compra de Bogarra por Caudete. José M® Soler analiza esta posibilidad, mostréndose muy critico con la misma, aunque no Ja rechaza totalmente debido a que tampoco los villenenses lo hacen en las distintas fases de dicho pleito.* De hecho, tanto la Torre de Bogarra como la vega y tierras colindantes, hasta la actual via del ferrocarril y autovia de Madrid Alicante, pertenecen y han pertenecido a Cau- dete. Asi que habria que determinar qué extensi6n de terreno pudo ser enajenada por el concejo de Villena en 1355 juntamente con la torre de Bogarra. El testimonio escrito mas antiguo habla de la compra por Berenguela Alfonso de «la vega de Bogarra» y en ningéin caso hace referencia a la villa de Bogarra con su término municipal. Si nos situa~ mos en el lugar donde se encuentran los restos de la Torre se puede entender bien lo que puede significar «la vega de Bogarra» formada por una amplia extensién de terreno muy fértil, con amplias posibilidades de riego, perfectamente delimitada. Pero ni los conflictos fronterizos entre las poblaciones valencianas y las del Mar- quesado, ni el pleito constituyen el objetivo del presente trabajo, sino la clarificacién de los topénimos y la ubicacién de los mismos y lo que si parece desprenderse de cuanto Ievamos dicho es que no procede confundir Bogarra con Burriharén, pues ambos topénimos resultan coherentes con el objetivo tanto del Tratado de Almizra como de los Fueros del reino de Valencia. También que la ubicacién que establece José M* Soler para ambos lugares resulta clarificadora, aunque acaso no esté acertado al afirmar la con- fusion de Bogarra por Burrihar6n en la copia conservada del ‘Tratado de Almizra. Pero como ya se ha apuntado antes, algunos autores, como el propio Lozano, sittan Burriharén en el término municipal de Almansa, en las proximidades con los limi- tes de la Font de la Figuera, Villena y Caudete y posiblemente tampoco les faltan razo- nes. Pretel Marin en una publicacién de 1981 sobre Almansa, al hacer referencia a la rebelién mudéjar, recogiendo los documentos aportados por Torres Fontes en los que entre otros lugares, Alfonso X le concedié «la alorfa®” de Boriharon con todos sus términos» para contribuir al fortalecimiento de esa villa castellana en proceso de repoblacién.* ** José M* SOLER GARCIA: «Aportacién al pleito...», pags. 17 y ss. Sebastian Garcia Martinez: «inter- vencién del reino de Valencia en la disputa secular entre Villena y Caudete por los Alhorines. Apor- tacién documental». Revista Villena, n° 18, 1968. Para mayor informaci6n sobre las acciones armadas entre Villena y las poblaciones de Ontinyent, Biar y Caudete, véase Aniceto, LOPEZ SERRANO: «Sax en la Edad Media...» en prensa. ” Aloria significa alquerfa. %© TORRES FONTES, Juan: Fueros y Privilegios de Alfonso el Sabio al Reino de Murcia. C.0.D.0.M. II. Ed. Academia Alfonso X el Sabio, Murcia 1973. Doc. 64 y 66, pégs. 82-84 y PRETEL MARIN, Aurelio: ‘Almansa Medieval. Ayuntamiento de Almansa, 1981, docs. I-III, pags. 181 y 182. 78 REVISTA DEL VINALOFO, #208) ee Aniceto Leper Serrano Pero serfa Rafael Piqueras, en un articulo publicado en la Revista Fiestas de Almansa de 1987 el primero en identificar este topénimo con una fortificacién situada en los con- fines del término municipal de Almansa, lindando con la Font de la Figuera, llamada ‘Torre Grande. Y parece que con este lugar de Burrihar6n no sucedié como con Car- celén, Alpera o Bonete que, poco después de ser donado a Almansa, pasarian a perte- necer a Jorquera, a Guillem de Rocafull y a Chinchilla, respectivamente. No obstante, no volvemos a tener noticias de este lugar hasta el tiltimo tercio del siglo del siglo XIV. En opini6n de Pretel Marin y Rodriguez Llopis, éste como otros muchos lugares después de la conquista, habia quedado casi despoblado y reducido a una simple torre fortifi- cada, aunque seguiria perteneciendo al término municipal de Almansa. Las calamidades acaecidas en Castilla a partir de la segunda mitad de este siglo y especialmente en el Seforfo Villena al coincidir la epidemia de peste con la desaparicién de don Juan Manuel, unido a la guerra desatada entre Aragon y Castilla propiciarfan su total des- poblacién y abandono. Figura 6 Torre Grande: Segtin la mayor parte de los autores, el actual caserén de Torre Grande seria el Burjaharén concedido por Alfonso X el Sabio a Almansa. Stuado en una vaguada entre el Cerro de los Prisioneros y el Cerro de Silla y de las Ganadetas, en un lugar donde se divide el camino hacia Alicante por Villena y hacia Valencia por Ia Font de la Figuera y Moixent. El primero en identificarlo seria Rafael Piqueras. José Luis Simén data su estructura actual a finales del siglo XIV e inicios del XV, a excep- cidn del sétano que lo atribuye a la época almohade. Esta defendido por dos torres cilindricas y en sus proximidades hay restos de diversas instalaciones hidréulicas. * PIQUERAS GARCIA, Rafael: «La torre y dehesa de Burjahar6n». Revista Fiestas. Almansa, 1987. [REVISTA DEL VIALOPG 8208) 79| En tomo al término Burrihar6nen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia Mas tarde, al conseguir don Alfonso de Arag6n, nieto de Jaime I, la posesién del antiguo Sefiorfo de los Manuel con el titulo de marqués, cederia este lugar a don Jaime de Ayerbe, uno de los caballeros que le habfa acompafiado en las campafias de la gue- tra de los dos Pedro, luchando a favor de don Enrique de Trastémara, siendo esta ayuda decisiva para arrebatarle el trono a su hermanastro Pedro I. Su estratégica situa- cin, dada su proximidad a la frontera valenciana y las posibilidades que ofrecfa para su explotacién agricola y ganadera lo convertian en un lugar ideal para conseguir un rapido enriquecimiento, reforzado por el contrabando fronterizo que se hacia con la com- plicidad del propio marqués.° Fl nuevo sefior de Burjaharén o Burriharén, alegando su estratégica situaci6n en la frontera valenciana al estar ubicado en uno de los ejes de comu- nicacin entre Castilla y Valencia, consiguié de Enrique II de Trastamara, por la media- cién de don Alfonso, una serie de privilegios, como la exenci6n de tributos reales para todos aquellos que viniesen a poblar el lugar y el acotamiento de una dehesa, todo ello con el objetivo de conseguir la defensa del lugar y la seguridad de los caminos y puer- tos de todos aquellos que por alli viajaran.* Jaime de Ayerbe emparentaria con una de las familias de mayor abolengo de Almansa, los Ximénez de Pina al casar su nieta Elvira, hija de Juana de Ayerbe con Alonso, nieto de Alvar Ximénez de Pina, los cua- Jes heredarian la posesién de Burrihar6n ademas de diversas propiedades en Almansa, por lo que cuando don Alfonso fue desposeido del Marquesado, los Ayerbe no se vie- ron en la necesidad de abandonarlo, como les ocurrié a otros caballeros aragoneses. Juana trasladarfa su domicilio residencial a Villena.* A principios del siglo XV, después de la muerte del rey Enrique III, los herederos de Juana consiguieron de los regentes castellanos la exencién de moneda forera para cinco pecheros, lo cual parece indicar que alli se habia constituido un macleo de poblacién de cierta importancia. La expansi6n agricola y ganadera que se produce a partir del altimo tercio del sigo XTV con don Alfonso de Arag6n propicié que Alonso Ximénez de Pina, tuviese que afrontar una serie de litigios con algunos vecinos por cuestién de linderos, consiguiendo en 1428 del alcalde de las Mestas del obispado de Cartagena, la confir- maci6n del antiguo amojonamiento y delimitacién de la dehesa de Burriharén. Rodri- guez Llopis, aunque no llega a precisar la ubicacién del citado top6nimo, asegura que, sin duda, es el mismo que fue cedido por Alfonso X a Almansa, pues los sucesivos des- lindes practicados a lo largo del tiempo asf lo confirman.” También Ros Biosca, en la Historia de Fuente la Higuera hace referencia a un amojonamiento entre Moixent y Enguera, practicado en 1308, en el que se fija el limite “© PRETEL MARIN, Aurelio y RODRIGUEZ LLOPIS, Miguel: EI Sertorfo de Villena en el siglo XIV. Ins- tituto de Estudios Albacetenses, Albacete, 1998, pag. 95, 189 y 207. * Miguel RODRIGUEZ LLOPIS: «Expansién agraria y control de pastos en tierras albacetenses durante el siglo XV». Congreso de Historia de Albacete. Instituto de Estudios Albacetenses. Albacete, 1984, pigs. 176-180. © PRETEL MARIN, Aurelio: «Almansa en el estado medieval de Villena». Musulmanes y Cristianos en Almansa. Octubre, 1999, pég. 25. * Miguel RODRIGUEZ LLOPIS: «Expansién agraria...», pag. 161. i [REVISTA DEL. VINALOFO, 205) a Anniceto Leper Serrano entre ambas poblaciones en «el collado que hay sobre el barranco del Cafioles en vista del camino de Almansa y de la torre de Burjaharoy que dividen el reino de Valencia y de Castilla». Efectivamente, el barranco del Cafioles arranca del término municipal de ‘Almansa y en uno de sus primeros tramos se configuré la frontera entre Valencia y Cas- tilla. Desde el citado collado se divisan tanto el antiguo camino de Almansa como la actual Torre Grande, aunque Ros Biosca no llega a identificar el top6nimo de «Burja- haroy» con la actual Torre Grande. Posteriormente, Miguel Ciges Pérez hace referen- cia a éste mismo deslinde, pero debié de sacarlo del autor anterior, aunque no hace ninguna referencia a ello. Este mismo dato lo encontramos en diversos mapas de los siglos XVII y XVIII en los que se cita con el nombre de «Burjaharoy» o «Burjaharén», tanto la torre como la sierra en cuyas faldas se encuentra y a la que se da este mismo nombre.* Enric Guinot, al estudiar los limites del reino de Valencia, también se ocupa del lugar de Burrihar6n, destacando el cardcter polémico de su ubicacién y alegando la falta de continuidad histérica de dicho top6nimo. Menciona, tanto la opini6n de José M* Soler que lo ubica en la frontera entre Ontinyent y Villena, como la de Pretel Marin que lo sittia en el extremo suroriental del término municipal de Almansa, en el limite entre Almansa y la Font de la Figuera. Guinot, haciendo referencia a un informe de Jerénimo Muiioz elaborado entre 1585 y 1572 recogido por Chabés, afirma que la linea fronteriza en este lugar «... va a dara la sierra de Borea Haron, que agora llaman Burriafaro y otros Haman Albaratiez; esta sierra esté entre el dicho puerto (se refiere al de Almansa) y la Font de la Figuera...) y cree més fiable la opinion de Pretel Marin que la de Soler. Pero para llegar a esta conclusién Guinot no ha debido de tener en cuenta el docu- mento de la donacién del paraje de los Alhorines por Jaime I a los habitantes de Ontin- yent en 1256, documento que Guinot conoce por tenerlo recogido en «Les cartes de poblament medievals valencianes». Tampoco ha contado con que en los Fueros del Reino de Valencia Burriharén viene referido a un lugar situado entre la Font de la Figuera y Almizra y perteneciente a Valencia, mientras que el Burrihar6n identificado con «Torre Grande» se encuentra localizado entre Garamoixent y la Font de la Figuera y siempre ha pertenecido a Castilla. Finalmente, en el documento de deslinde del paraje de los Alhorines entre Villena y Ontinyent en 1335 se indica claramente que los limi- tes entre las dos poblaciones pasan por dicho lugar que esta situado en el valle de los Alho- rines, en el término de Ontinyent, «et semblantimen de Ia tallaxa de Burjafaro al port de Biar pasant a fita cuberta per Jo dit mollo», y sin embargo Guinot lo sittia en el término municipal de Almansa, como queda evidenciado en el plano que aporta en la pag. 64. “ José M* ROS BIOSCA: Historia de Fuente la Higuera. Jétiva, 1922, pg. 62. El citado autor precisa que el documento de deslinde se encuentra en el Archivo del Marqués de Dos Aguas (Maza, n° 114, libro MI, letra J) © Miguel CIGES PEREZ: «Los amojonamientos 0 fiteos en los montes de Enguera». Aproximacién a la historia de Enguera. Ayuntamiento de Enguera, 1994, pég. 117-118. Cartografia valenciana (siglos XVI- XIX). Diputacién de Valencia, 1997, pag. 179, 203 y 207. “© GUINOT, Enric: Els limits del regne..., pags. 64, 71-72 y 136-137 y Les cartes de poblament medie~ vals valencianes. Generalitat Valenciana, 1991, pag. 275. EVISDA DEL VNALOF, (208) 81 En tomo al término Burriharonen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia —____ Ademis, en el caso de aceptar la opinién de Guinot tendriamos un problema afiadido y es la dificultad de considerar que el Burrihar6n almansefio es el mismo al que se hace referencia en los Fueros del Reino de Valencia, pues el Burriharén de los Fue- ros queda claro que es de soberanfa aragonesa, pues en los mismos solamente se nom- bran poblaciones y lugares que pertenecfan a dicho reino. Mientras que el Burriharén almansefio, desde la ocupacién cristiana, pertenecié a Castilla. También el historiador valenciano Ventura y Conejero sigue a Guinot e identifica el Burriharén de los Fueros con «el top6nim Burjafar6, entre les térmens d’Almansa i la Font de la Figuera, situat vora del Port d’Almansa», sin aportar mas argumentos.” En una publicacién conjunta sobre «EI Seriorfo de Villena en el siglo XIV», Pre- tel Marin y Rodriguez Llopis vuelven a ocuparse del referido topénimo, donde, sin citar a Soler, defienden su misma tesis, aunque por motivos muy diferentes, afirmando que «en el tratado de Almizra se denomina el término de Burjaharon como Bogarra». Pero sacan una conclusi6n totalmente distinta a la del investigador villenense, afirmando que el topénimo Burrihar6n estarfa situado actualmente en término municipal de Almansa, pues «Burjaharon mantuvo término propio separado de Almansa durante aquella cen- turia», aduciendo como prueba el documento en el que consta «la donacién que hizo Jaime I del término de los Alhorines a Onteniente», alegando que en el mismo se indica que dicho territorio de los Alhorines limitaba «cum terminis de Moxen, de Bugarra, de Villena, de Almizra, de Benexame, de Bocairent»."* Para estos autores, pues, el citado lugar de Burjaharon-Bogarra estarfa situado en el término municipal de Almansa, aunque no legan a precisar su ubicacion. ‘También el investigador almansefio Pereda Hernandez, aceptando la opinion de estos dos autores que defienden que en el Tratado de Almizra se denomina Burriha- ron con el nombre de Bogarra, el cual fue donado por Alfonso X a Almansa unos afios después de firmarse dicho pacto, concluye que «esto explicarfa convincentemente la razon por la que Almansa no podia aparecer citada en dicho tratado, ya que existia un enclave castellano situado mds hacia el este: Bugarra, es decir Burjarén». A continuacion, reto- mando la tesis manifestada por Rafael Piqueras, identifica dicho lugar de Burrihar6n como la actual «Jorre Grande,» * -situada a unos de cinco Km. de los If{mites de ‘Almansa con Fuente la Higuera y con Villena y a mas de once del extremo més meri- dional de los Alhorines-. Precisa algunos datos mas sobre este lugar indicando que Alonso Ximénez de Pina, fue uno de los personajes mas influyentes del concejo alman- sefio y serfa, juntamente con su hermano Garci Ximénez, uno de los procuradores designados por el concejo de Almansa para prestar en Ocaiia el pleito homenaje al infante don Enrique, hermano de Alfonso V de Aragén y a su esposa Catalina, hermana de Juan II de Castilla, como duques de Villena en enero de 1421. Sus herederos fundarian el mayorazgo de Burriharén tal y como se nos confirma en una copia autorizada de dicho ” VENTURA I CONEJERO, Agusti: «Anotacions i aclaraments a la Toponimia valenciana...», pag. 514. * PRETEL MARIN, Aurelio y RODRIGUEZ LLOPIS, Miguel: El Sefiorfo de Villena..., pag. 41. “ PEREDA HERNANDEZ, Miguel Juan: «Moros, mudéjares, moriscos y cristianos en Almansa». Musul- ‘manes y cristianos en Almansa. Jornadas de estudios locales. N° 2, 1999, pags. 54-58. iNALor6, 808) 82 evista Aniceto Lépez Serrano documento realizada en el siglo XVI en la que al final de la misma se precisa que «E] original esta entre los papeles de D. Alfonso de Pitta, sefior de la villa de Guevara del Rio y del Mayorazgo de la Torre de Burfaron en Almansa, que pasan en poder de Luis Enri- quez de Navarra, cavallero del Orden de Montesa y alcayde del Castillo de aquella villa, en quien recae, faltando Ia linea." No obstante ser razonable lo que plantean estos tres autores, cabe objetar que la confusion alegada por José M@ Soler no quiere decir que ambos top6nimos respon- dan al mismo lugar, pues para Soler el lugar de Bogarra fue distinto del de Burriharén. Bogarra localizada en las proximidades de Caudete y Burriharén, en las proximidades del actual lugar de la Zafra; y la confusién defendida por el investigador villenense sola- mente quedarfa referida a tomar un lugar por otro en el ‘Tratado de Almizra, pero en nin- gtin momento afirma que ambos topénimos respondan a un mismo lugar. Ademés Bogarra nunca ha llegado a pertenecer a Almansa, mientras que esta perfectamente docu- mentada su pertenencia a Villena, Sin embargo el Burriharén de los Fueros, al igual que el resto de los lugares y poblaciones que en él se especifican siempre han pertenecido a Valencia y el Burriharén donado por Alfonso X a Almansa, siempre ha dependido de Castilla como parte integrante del término municipal de Almansa. Con anterioridad a estos autores, Franco Sanchez al estudiar las «ias y defen- sas andalusies en la Mancha Oriental», también se ocupa de la alqueria del «Burjaha- 16m» almanseio y la sittia en el Camino de Anfbal, como parte del sistema viario y defensivo de la Mancha Oriental, enfrente del Cerro de la Tea, denomindndola Torre Alta, aunque por la ubicaci6n y el contexto parece que se refiere a Torre Grande, formando parte del sistema viario y defensivo almohade. Explica que Burriharén procederia del arabe bury al-urum y significarfa Torre de los jalones, haciendo referencia expresa a su situacién fronteriza de delimitacién de términos.** También Carmen Navarro ha situado dicho topénimo en Torre Grande, aunque sin aportar més datos.** Mas recientemente, José Luis Simé6n, al estudiar los castillos y torres del Corredor de Almansa, ha identi- ficado igualmente Torre Grande como Burriharén, precisando que «se trata de una torre situada junto a un barranco y al pie del cerro de Silla», atribuyéndole un origen «al menos almohade».* Efectivamente, en una vaguada situada entre el Cerro de los Prisioneros y el Cerro de Silla y de las Ganadetas, en un lugar donde se divide el camino hacia Alicante por Villena y hacia Valencia por la Font de la Figuera y Moixent, se encuentra un anti- guo caserén defendido en el flanco que confronta con el camino por dos torres cilin- * ARAL, Coleccién Salazar y Castro. M. 39, fol. 48-51 ® Francisco FRANCO SANCHEZ: Vias y defensas Andalusies en la Mancha Oriental. Instituto de Cul- tura Juan Gil Albert, 1995, pég. 321. ® Carmen NAVARRO: «Fortificaciones y asentamientos andalusfes en la actual provincia de Albacete: Un Al-Andalus textualmente casi invisible». LEncastillamiento. Actas de las reuniones de Girona 22 a 27 de noviembre de 1994. Roma, 1998. ® José Luis SIMON GARCIA: «Castillos y torres medievales en el corredor de Almansa». III Congreso de Arqueologia Peninsular. Actas. 2000, pags. 227-238. [REVISTA DEL VINALOPO, 5205) 83) En tomo al término Burriharén en la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia dricas. En sus proximidades hay restos de diversas instalaciones hidraulicas y esté rode- ado de explotaciones agricolas. Este, como otros lugares, debido a su situacién estratégica al estar ubicado en la importante via de comunicaci6n que controlaba el trénsito hacia Jativa y Valencia por una parte y hacia Villena, Alicante y Elche por otra, ya desde la época romana quedé configurado en el camino de Anibal y debido a su capacidad productiva al estar situado en una vega muy fértil con recursos hidricos suficientes, fue capaz de mantener un grupo humano amplio que permitfa un control efectivo del territorio. Resurgiria con la orga- nizacién administrativa almohade, como ocurre con Pechin o Regin, Bogarra y otros muchos lugares. Todas estas torres estaban situadas en llano, mientras que los castillos, como el de Yecla, Villana, Sax, Almansa y Caudete, lo hacen sobre cerros y seran los que finalmente, al estar mejor defendidos, se constituirdn en centros poblacionales que lograran sobrevivir y formar los niicleos habitados més importantes, perteneciendo todos ellos después de la conquista a la corona de Castilla. José Luis Simén data la estructura de la torre de Burriharén a finales del siglo XIV e inicios del XV, a excepcién del fano que lo atribuye a la época almohade. Por tanto, tal y como hemos indicado, bien con posterioridad a la conquista o bien a la muerte de don Juan Manuel, habria quedado abandonado como otros muchos lugares, debido a las escaramuzas fronterizas durante la guerra de los dos Pedros y posteriormente, en el tiltimo cuarto del siglo XIV y prin- cipios del XV, reconstruido por Jaime de Ayerbe, a quien fue concedido el lugar por el primer marqués de Villena, don Alfonso de Aragén, y por sus herederos, la familia alman- sefia Ximénez de Pina. Durante los siglos XVI y XVIII experimentarfa otras transfor- maciones. Contamos, pues, con dos interpretaciones muy distintas sobre la ubicacién actual del topénimo de Burriharén, resefiado en los documentos medievales, tanto de Casti- Ua como de Arag6n. Para inclinarse hacia uno u otro lugar —las proximidades de la fuente de la Zafra, segin la opini6n de José M* Soler o a Torre Grande segtin la opinién de la mayor parte de los historiadores- se da como argumento la supuesta confusién que se habria producido en la copia conservada del Tratado de Almizra en el que se habria sus- tituido el nombre de Burriharén por el de Bogarra, lo que no deja de ser una suposicién. Es més, como se deduce de todo lo que venimos diciendo, parece dificil de conciliar este planteamiento con el resto de los documentos que hacen referencia tanto a Burriharén como a Bogarra y no resulta facil de aceptar esta confusion, pues Bogarra era una poblacién perfectamente conocida, conquistada por los caballeros calatravos y entre- gada a Jaime I en 1240. Tampoco resulta facil aceptar que Jaime I y su yerno Alfonso X se refieran al mismo lugar, el primero incluyéndolo entre los lugares de su soberanfa al promulgar los Fueros del Reino y en la cesi6n de los Alhorines a los vecinos de Ontin- yent, y el segundo al entregarlo al concejo de Almansa que se estaba constituyendo. El Burrihar6n castellano nunca pertenecié a Aragén y el Burriharon al que se hace refe- rencia en la concesi6n del paraje de los Alhorines al concejo de Ontinyent y en los Fue- ros, siempre pertenecié al reino de Valencia, como es reconocido por los villenenses. ‘También resulta dificil de admitir que el territorio de los Alhorines legara hasta la actual ‘Torre Grande, como defendieron los de Ontinyent y Caudete a partir de finales del siglo XV, quedando muy lejos del deslinde practicado en 1335 entre Villena y Ontinyent. Por leq REVISTA BEL VINALOPO, 808) Aniceto Lépez Serrano Figura 7 Mapa sobre la localizacién de Burriharén. Binzer Boron Qatecetnzain — @ Fomecrante insite nunicpa tanto, no tenemos més remedio que admitir que ambos top6nimos, el referido en los Fue- ros del reino de Valencia y en la concesién de los Alhorines a Ontinyent y el incluido en los documentos de Alfonso X el Sabio, son dos lugares distintos que reciben la misma denominacién. Esta tesis nos permitiria encontrar una explicacién coherente de los distintos documentos medievales en los que se incluye dicho topénimo, sin necesidad de recu- rrir al error o la confusi6n para entender el topénimo de Bogarra, utilizado en el Tra- tado de Almizra, admitiendo plenamente que se refiere a la poblacién localizada por Soler entre Caudete y Villena, de soberanfa castellana, partiendo limites con Almizra que era de soberanfa aragonesa, ya que dicho tratado determina la frontera entre los dos REVISTA VINALOFO 208) 85) En tomo al término Burriharén en la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia ——_____ reinos. Y el de Burrihar6n, expresado en los Fueros, en la concesién de los Alhorines a Ontinyent y en el documento de deslinde de 1335 entre Villena y Ontinyent, seria uno de los lugares pertenecientes al reino de Valencia y estaria situado en las proximidades del paraje villenense de la Zafra. Mientras que el Burriharén entregado por Alfonso X a los almansejios, responderfa a un lugar distinto, situado en la actual Torre Grande, cerca de la frontera valenciana entre Garamoixent y la Font de la Figuera, en las proximida- des del nacimiento del rfo Cafioles, en el término municipal de Almansa. Tal vez la dificultad en admitir la existencia de dos lugares distintos con el mismo nombre, es lo que ha llevado a obviar la dificultad para determinar los limites fronterizos, sin duda, condicionado por el famoso pleito de los Alhorines entre Villena y Ontinyent, situéndolo en uno u otro lugar y a pensar en la posibilidad de un error en el traslado del documento del Tratado de Almizra del que solamente se conoce una copia y del que no se ha conservado el original. Pero si admitimos que el topénimo res- ponde a dos lugares distintos, aunque estén relativamente proximos, desaparece la difi- cultad para entender perfectamente todos esos documentos. Consecuentemente, desde el punto de vista del Reino de Valencia, la linea divisoria entre los dos reinos que venfa desde Ayora, situada en la sierra de la Rita y en la confluencia del rfo Cabriel con el Jiicar, tenfa los siguientes puntos de referencia, tal y como se especifica en el texto de los Fueros, por este orden: Garamoixent, situado en los confines de Enguera; la Font de la Figuera que entonces formaba parte de Moixent; la atalaya y torre de Burrihar6n, situada en el territorio disputado de los Alhorines entre Villena y Ontinyent en las proximidades de La Zafra, y desde alli hasta el limite con Almizra y el Puerto de Biar y la Torre del Amparador que marcaba el limite con Sax, desde donde seguia hasta Bussot. Por tanto en los Fueros, cuando se habla de Burriha- r6n se refiere a la atalaya y a la ¢Iorre de Burjafaro on se leva lo portage» de las mercancfas y ganados que pasaban entre ambos reinos, situado en las proximidades del término municipal villenense de la Zafra; y cuando en el Tratado de Almizra se habla de Boga- rra se refiere al término de dicha poblacién y no al Burriharon de los Fueros que es el mismo que el referido en la donacién a los de Ontinyent del paraje de los Alhorines y el de la sentencia de deslinde entre esta villa y Villena en 1335; pero tampoco puede refereirse al Burrihar6n entregado por Alfonso X a Almansa en 1264 que siempre ha per- tenecido a Castilla. Este Burriharon responderia a la actual Torre Grande, en los limi- tes con Garomoxent y la Font de la Figuera. Ambos topénimos caerfan en desuso a partir del siglo XV y XVI, por lo que ha resultado dificil su identificacion.* Por otra parte, el aceptar la existencia de dos lugares distintos con la misma deno- minaci6n no constituye ningin problema pues no seria un caso tinico. Asi, dejando aparte que el propio topénimo de Bogarra, al que ya hemos hecho referencia, ha sido utilizado para designar poblaciones distintas, més o menos distantes, tenemos constancia de que en el mismo término municipal de Caudete existe un lugar que se llama * Tomés Florenci BORDERA BORDERA, «Aproximacié a la toponimia de Fontanars dels Alforins...» ha estudiado los topénimos de este territorio y no ha encontrado la més minima referencia al nombre de Burriharén, ni hay més constancia del mismo que la encontrada por José M® Soler. 86 EVISTA DeL VEXALOG, 8a) Aniceto L6pez Serrano Figura 8 Paraje de «EI Pla del Moro» en el Valle de los Alhorines: Por 61 pasaba el ramal de la Cafiada Real de los Serranos que se dirigfa a 1a Sierra de Mariola y Ia Safor. En sus inmediaciones existen dos antiguos pozos, uno a cada lado de Ia vereda, uno de los cuales recibe el nombre de «La Zafra». Es un paraje muy Iano, de ahi su nombre, muy fértil. En Ja foto en primer término se ven las casas de Ia actual pedanta ville- nense de «La Zafra» y al fondo a Ja derecha Ia sierra Grossa y més a la izquierda Ia sierra de la Oliva y la de Santa Barbara. En éste paraje sittia José M° Soler el Burriharén que viene referido en los Fueros del Reino de Valencia, el que se incluye en el documento de donacién de Los Alhorines a los de Ontinyent y en el deslinde practicado entre esta poblacién y Villena en 1335. «Almizra» que durante la Edad Media conté con alguna poblacién, no muy lejos de otro con el mismo nombre donde se firmé el tratado entre Jaime I y su yerno don Alfonso de Castilla, actualmente denominado Campo de Mira, en la provincia de Alicante. Tam- bién existe otro paraje con el nombre de «los Santos», y con esa misma denominacién se conoce un lugar muy famoso por haber existido en él un santuario ibérico, situado en el término municipal de Montealegre y muy cerca del de Yecla.* Es, ademés, bas- % Jess SANCHEZ DIAZ: Historia de Caudete..., pag. 48, 57 y 69. EVISTA DEL VBULOH0, 25) cl En tomo al término Burrihar6nen la frontera entre Castilla y el Reino de Valencia tante frecuente que los nombres responden a accidentes geograficos o a ciertas condi- ciones que se dan en los mismos. En Villena hay dos sierras denominadas con el mismo nombre de «Castellam. En Fontanars hay un lugar denominado «los Calderones» nombre que se repite también en Yecla al igual que ocurre con «Portixol» y «Porti- chuelo».* En la Font de la Figuera hay un paraje denominado «La Romana» y el mismo nombre tiene otro situado entre Pinoso y Monévar. Por tanto, no nos debe de extraftar que el nombre de Burrihar6n responda a dos lugares distintos, tanto més si es de pro- cedencia arabe, como casi todos los autores parece que aceptan; pues «bury al-urum» significaria «torre de los jalones», aspectos que se dan en los dos lugares indicados. Tanto en la Zafra como en Torre Grande existia una torre y los dos se configuraban como pun- tos fronterizos entre la Cora de Murcia y Xétiva, primero, y entre Aragon y Castilla, después. * Tomés Florenci BORDERA BORDERA, «Aproximacié a la toponimia de Fontanars dels Alforins...», pag. 189 88 REVISTA DEL. VINALOPO, 205)