Sei sulla pagina 1di 25
Nacié en México, DF. el 7 de JOSBRAFAELCALVA, octubre de 1953, Estudié Comuni- cacién en la Universidad Tberoa ‘mericana, donde particips enelta Her literario que diigo Marco An tonio Campos. Ha publicado cuentos en Comu nidad, La Palabra y el Hombre y Tierra Adentro, En mayo de 1979 ‘obtuvo el segundo lugar en el cer- tamen de novela “50 afos de EL Nacional”, y Variaciones y fuga sobre a clase media, su primer Volumen de cuentos, fue editada por la Universidad Veraeruzana en 1980. Utopia gay, novela que hha despertado una polémica muy amplia, apareeté hace poco en Ia editorial Oasis. Actualmente, colabora en Sabado, supe ‘mento de UnoMtastno, y Vaso Comunicante, José Rafael Calva reside en Washington, D.C., donde coordina un taller de narra- tiva y realiza investigaciones sobre misica contemporanea, ‘Tengo cuarenta afios. Soy homasexualmente activo desde los ieciocho. Muy activo, ademas. Y orientado hacia el sadismo desde entonces. Por es0 medicina, eonespecialidad en cirugia, sobresaliente... anatomia sobresaliente, fisiologia también, “El mejor cirujano que he visto en muchos afos, La firmeza de su corte, la precisign con la que, sin necesidad de mayor auseul- tacién, abre el camino al sitio que quiere llegar. Yes muy joven, Pasante todavia. Tiene una sensibilidad especial paral ciru ‘Tal parece que tiene mirada que atraviesa la piel. Es al unico alumno a quien he dejado llevar las riendas en intervenciones ‘mias.” Eso dijo el doctor Roberts, profesor decana de Columbia University, al consejo de catedréticas de la Bscvela de Medi- EL JINETE AZUL Prosa Contempornes 7 iron José Rafel Cava BLoNere AZUL. Primera ein (Ctrl Raton, S.A. 198 ep de Clos 6 peimer pls, Centr (oi Mee Tel Soho Formato: Roda pina C Portada’ Viet Soler ‘Todostns derechos reservados Se prohibe oda ora de reproach tt ‘enparte deest leon previo permis, ISBN saeco (Queda hecho depsito que mare la ey A Luis Ernesto Casillas 1 Una vex més mi conciencta sea reido dellibertinajey Ja moral convencionales de manera mucho mas radi ‘eal que el sadismo que ha resurgido hoy. Bstees parte ‘de una comunidad humana que por motives econsm 0s egoistas, ha hecho los peores holocaustas en dos guerras mundiales e,insatisfecha aun, fabrica y ut liza bombas tales que Hiroshima y Nagasaki suenan ‘ahora al umbral de una era de efueldad y violencia Ilimitadas. Cuando se es parte de un pueblo que ind ferente mira las guerras eiviles en Biafra o Bangla: desh y usa mas toneladas de explosivos en el diminuto fe indefenso Vietnam —en una guerra sin sentido— que To que empleé en la Segunda Guerra Mundial, cuando se reprueba la violencia en el american way of Ke ‘mientras-se contemplan con indiferencia la guerra yet terrorismo enlasaladelacasaduranteelnaticiariode televisién, lo quehace falta es resttuir el pensamiento de Sade como forma de vida para protestar contra todos los regimenes politicos por igual —no como una forma mas del hedonismo neocapitalistae ir minan- do esa comunidad humana, disolviendola como yo ahora en este recinto cerrado a extraios ¥ aun a mi ‘mismo, excepto cuando ante un everpo desnudo el doe: tor Keith Lavless vuelve 2 encarnarse en mi como el ‘mas habil cirujano que puede hacerlo que quiera alos ‘cuerpos que le ocupan, excepto devolvertes Ia vida,e sta, la mas fantastica morgue privada y esque en ella se disuelven hasta desaparecer los cuerpos-e identida. des de quienes simplemente se reportan perdidos para siempre en esta selva neoyorquina que tan imperso. nalmente devora al ineauto y as, mi libertad vale donde no existe porque, con palubrasy dinero, he cons truido este departamento en el que Richard y yo nos ‘amamos, para que sus habitaeiones se transformen, luego en’ mi centro de experimentaciones eriticas 0 ara que vuelva a ser el estudio de radio de antes de ‘que me mudara aqui. Ante todo, en este mundo lo que ‘cuenta es saber construir lo que se quiera para luego estar en la posibilidad de hacer lo que venga en gana sin que nadie pueda impedirlo y eso signifiea no salo Haber seducido a Richard con miradas furtivas duran te la misa en Saint John the Divine a la hora de la Euearistia sino el hecho casi fantastico de poder pro- ‘clamarme a mi mismo tal y coma soy y burlarme asi de los enchamarrados que se sienten muy virles deambulando por las calles y en los bares SEM que frecuentan porque a consecueneia dela muerte de mi ‘madre, que tan bien supe aeelerar,aleance por fin los millones de la familia y asi pude dejar el trabajo ena jenante en el hospital y hacer las estudios de farma: céutico como se hacian hace un siglo para preparar en ‘casa los unguentos y pomadas que tanto alivio han proporcionado a mis amigas y placer a mi al adminis- trarlos con caricias en heridasy lagas, porque en una sociedad como ésta solo se enetentralakdentidad en el erotismo y la rebeldia en sus préctieas abiertas y sin freno, ya que solo asi, y de ningin otro modo, puedo proclamar mis preferencias sin necesita por es0 que me escuchen, porque més habla dela libertad la post bilidad de hundir mi bisturen este hon rar el brazo del trax de Richard que miles de pancar {as que se envanecen de una liberacién gay, porque mi libertad va mas alla de seguir patrones de conduecta y ‘adoptar vestimentas convencionales para sentirme ‘Seguro de ser lo que quiero, Por eso, comouncaballero ‘cualquiera, pude irrumpir en Saint John the Divine para Sutilmente hacer notar mi presencia a Richard, ‘que por primera vee iba a esa misa, porque antes iba ‘eon sus padres a otra hora, ¥ yo, que toni mes siguiendolo, senti que durante la misa debia hacerme presente ante él como principio deloque termin6 enet Fapto del alma que sorbi de este cuerpo, porque Ri: chard, aun en sus altimas momentos, erey que el ‘vampicismo consiste en sorber Ia sangre con colmillos argos y filosos y que los vampiros sn seres no muer- tos, euvando ¢l en realidad gozé haciendo el amor con un hombre vivo y sin eolmillos de lobo que le sorbid el ‘alma y Ia vida y ahora destasa sucuerpoinerte porque natura es vida y cuando el euerpo muere es necesario ayudar ala Naturaleza areintegrarioa suscomponen. tes primarios 0 bien disolver las partes del cuerpo ‘como en este caso y otros tantos que anteriormente han entrado a mi easa por la puerta y han sald por la tuberia de agua negra, del mismo modo como en pe: ‘quenas dasis se me va la vida del euerpo alas cloacas ‘enorines y mierda oa las exquisitascloacas humanas ‘elsemen euandono lodestino aotra parte, con la uniea fexcepeién de una mujer, porque eso va contra mis prineipios de sexo no reproductivo, basado en la idea {de que mi sexo esta solo para deleitarme, como bien ppudo ratificar Richard que, si bien su vida sexual fue ‘muy breve, por lo mismo tambien rica en variedad e intensa hasta las lagrimasde koro porqueen unos dias ‘conoeis y aprendia a degustar todas las pasiones con- ‘migo, excepto las colectivas, ya que raramente part tipo en ellas, con excepeion de mis fines de semana ceada ver mas esporsidicas en Fire Island las visitas a los back rooms, que siempre tendran atractivo y un seereto encanto para mai, pero es que eon el paso det tiempo el libre mavimienta de saciar todos mis peti tos me ha ido especializando en hombres eada ver mas jovenes y para mi delete exclusivo en este aparta ‘mento hermeticamente silencioso, donde todo esta provisto para el goce de cualquier tipo de pasisn ee. fitada como un arte, desde el arte de amar y hacer el coito hasta el arte de asesinar con el mas exquisito refinamiento, porque la violencia otorga otro tipo de placeres ajenos al gran momento de desprender la Vida de un hombre para que, disuella enelaire, vayay ‘venga como energia que se respira y vvifia los pul mones ya sangre a atrapa, 2 Después de todo es triste. Algo jamas antes sentido, que me deprima destasar, si antes que a Richard ya desmembré a otras nueve hombres... no tiene caso arrepentirme, No puedo recuperar a Richard. ;Sera ue? si, lo amé mucho mas. Me duele despegar los muslos de los femures y arrojar sus viseeras ala tina Tena de dcido, Me siento carnicero. Siempre me ha dado asco ver a un earnicero trabajando ¥ yo como cirujano me he sentido muy por encima dese trabajo. ‘Tal vez porque al tocar esta cameno ohagofriamente yy aun veo en ella la sensualidad que llenaba mis ojos con su significado y mi tacto con deseo, Ahora debiera ser con la objetividad de eortar un troza de carne que ccenaré hoy mientras que el resto Timpioy guardo en bolsas deplastico para almacenarlasenel congelador. Algo me dice que no debiera sentir apetito de comer esta carne porque inhibe otro que ya no tiene caso que slenta. ; Podria haber conservado vivo a Richard? Es tas relaciones no pueden prolongarse. Es peligroso ‘que el amor se torne en odio, Lo importante es haber matado a Richard sin eausa alguna, sin celoso poses! vidad, s6lo por el placer de matarlo para en ese mo mento amarlo mas que nunea, darle todo mi amor mientras él me entrega su vida, Si eso no se hace por amor el asesinalo ya tiene una eausa, Ya sea por i: {arlo de en medio 0 eastigarlo eon la privacion de la vida. Te mato porque te quiero, porque puesto y quiero ‘matarte, porque no tengo motivo fuera del deseo por que, euando mi orgasmo es inminente en tu culo 9 td estés completamente confiado y seguro, la finisima navaja te atraviesa el pecho y te deshace el corazén ‘cuando estis gozando tanto que frenéticamente expl- ras entre suspiros y gemidos de inefable placer y sin sospechar que tu memoria no registrara el momento para que luego lo recordemos juntos. ¥ mientras tu ‘ltimo aliento salia de tu euerpo eontraido de goce yo tediel mejory més vielento orgasmo para que murie: as gozando mi verga y mi venida, mi completa pose sion de ti, mi abrazo més tierno y pasionaly la frase “mio hasta la muerte" susurrada en tus ois. Porque te juro, Richard, jamashe tenidoun orgasmo tan pleno ‘como el de hace un rato y tal vez eso sea lo que me entristezea: que solo hayas podido morir una vez. Y al carajocon as trascendenciastristaneseas y mon- tescas que apenas termine con esto buscaré nuevo amante aunque tal vez haya amado a Richard masque a ningin otro... después de todo desde que lo vi por a primera vezhasta quelo abordé pasaron seis meses en ‘que casi no dorm del deseo quedesperts en mi porque ‘quise estudiarlo a fondo... nunca habia elegido a al fuien de buena posicion y con familia, que viviera en Park Avenue y asistiera a un High Schoo! privado, por Toque seguirloy conocerio através desu diario quehs- cer se volvie una veneracion rayana en el amor plato nico... ola asadia de haber ahordado a su madre en Bloomingdale's para pedirle consejo sobre un vestido para mimujer que le regalariadesorpresa y yo, hasta femocionade euando se sonrié conmigo, inusitadamen. teperdiel control de mi mismoy compréel vestide que ella eseogis y que luego tuve que devolver...o cuando de aquel snack bar de Neiman & Mareuscorria donde hhabia estado Richard con su madre tomando un re fresco para recoger la servilleta de papel con que él tan refinadamente se habia limpiado los labios... Por £0, teniendo (odo isto alos euatro meses, esperé se senia dias mas hasta abordarlo en un sitio especial: mente signifieativo como fueron las penurabras de un ‘emplo cristiano que, cargadas de incienso, dieron gar al encuentro. Si, Richard, cuando me eonociste yo teconocia y amaba, metenias muertode deseo y yom ‘conde como si antes de entrar a Saint John the Di vine ni sospechara de tu existencia y belleza adoles. ceente, Jamas supiste tampoco del gozo secreto que ‘experiments de llevar a eabo un rapto paeifieo en un tedificio de culto al Diosde lasculpas. Laegoel lunch en ‘que fuiste aceptando la conflanza que te ofrecia y tu repentino “‘vamonos ya de aqui'como se habla a un viejo amigo me desconcerté un segundo para que inyitacién a mi apartamento, del que tehabia hablado mientras comamos, te ilumino el rostro con un se creto placer. Entonces comprobe que ta y yo casi de sseabamos lo mismo, T0 pediste tu eautiverio, tu sumi- sion. Inocentemente te prestaste atu secuestro “como 2 ovejsial matadero”, 8, justola lectura dela isa de ‘ese domingo. ,No seria posible que resucitaras’ Bien valdria un negocito con Metistafeles pararecuperavte, aunque ya estés demasiado destrozado, Bueno, Mefis: toes muy peligraso, no creo que tales nimiedadessean tun obstculo solo que, se interesara por mi alma va Ja dara por suya? Dejate de pendejadas, Keith, que st Dios no existe el demonio tampoco. Lastima, es una de Is ereaciones literarias mas excelsas, mucho tas ‘que Dioses y Redentores. Enfin, Richard, ereo que me nlegoa reeonocer queteaméde verasy que lament lo ue hago ahora, Voy a poner el cassette del Réguieyn de Mozart..o ,no sera mejor la Liebestod Te sosten dria en mis brazos contemplando tu sonrisa fra, righ da, cantando sus bellezas en Ia ebriedad del amor, enire 1a muerte y Ia loeura... mejor Mozart, y Dor Giovanni con mis audifonos, para que nomemoleste el uido de la sierra cuando parte tu eraneo y fémures en pedazos. Todo esta permitido todo puede hacerse, 3610 que con refinamiento, Hasta decir "te amo, aunque sea un poco ridiculo deelararlo a un euerpo con la apariencia que tiene el suyo ahora: mi buen gusto quedaria en entredicho. Hago malen ponerme asi. ¥ es que no es posible que siga amandotesiyano estas aqu. ;Quepensaste cuan- do entraste a mi apartamento? ;A qué jamas sospe ‘chaste que no saldrias mas? Aceptaste una copa para ‘calmar tus nervios, armarte de valor, mirarme a la ‘eara con tus ojos azules, fimpios,dulces, inocentes y deci: Quiero estar contigo. Nunca he estado con nade. Y¥ como te di confianza. Me acerque a ti hablando a media voz, eon ese tono que te tranquilizaba y la mira: 18 da_que encendia tu pasion. Qué eartesiano fuiste Primero te diste cuenta de tis inctinaciones, tras mu cha reflexion las aceptaste y por altimo buseaste satis: facerlas. En verdad poseias la mente que podia for)ar tu felicidad, ¥ todo fue eomo esperabas: fui cerrando la distancia entre nosotros, reeargué mi plerna en Ia tuya, posé mi mano en {u muslo, me aproximé ms hice e silencio para que slo nuestros ojos hablaran ¥ tentonces sonrei,Francamente, con una ternura y pa sidn sutilmente insinuadas hasta deeirlas con toda su tlocuencia en un beso suave, un roce de labios que se prolonga con un abrazo paulatino, cai, paratela mente con la entrega, la develacion de un mundo que intuias, deseabas, del que querias ser parte; y me brindaste tu cuerpo virgen, tu piel jamas vista con deseo 0 acaricinda por yemas tibias y sensuales de un hombre amante, esa piel tersa y entonces tibia que se deseubria ante mis ojos, dejando ver bajo ella mseu los, casi formados, por ta aplieacion a la diseiplina diaria; Richard, Richard, qué bello fue amarte esa primera vez.con pasién y ernura,tratarte como a una forquidea del Amazonas, sentirte gozar al recibir la primera elacion, observarte eontemplar mi verga en tre amoroso y con temor para aproximarte hasta be sarla, acarielarla con tu lengua y Finalmente hacer Io. {que no habias imaginado antes; pero gozaste mis ca dda segundo, aplicandote a la sueeton, a la adoracion ‘oral del falo, inconseiente de las consecueneias, por: ‘que tuve que retirarte,y luego la manera de preparar- te para el eoito, acariciarte las nalgas, cada repaso ‘ean mayor suavidad pero manteniend el ritmo —sus- ppendido solo cuando aquietaba las manos para estru Jar tus masewlos— mientras aceresloa mis yemas ala division de las nalgas y atu ano, que suavemente ro deaba de caricias eireulares hasta sobarlo disereta ‘mente, mientras con a otra mano buseaba elungento 4 ‘con olor a lavanda que fabrico para tubriear ri fre: cin y permitir que los dedos fueran penetrando uno a uno al orificio virgen, al tiempo que te besaba con pasion erecientey te colocaba en posicion de reer tne dentro de tus entranas, sentado frente a mi sobre ‘mi faloquese hundia en tucuerpotan suavemente, tan Tento y uniforme, que si bien no pudiste evitar estre ‘mecerte ante el cuerpo extraso pero deseado, nuestro besoy el evoplacer ataban tu voluntad para quesélo teentregaras al deseo. Una vez penetrado, en fa quie ‘td del reposo en que contemplamos nuestros cuerpos viriles, sonreimos desbordantes de goce, cuando re pentinamente me abrazaste, “Keith, teamo, te amo’ ¥ apenas pude reprimir mi deseode azotarte, que fuc- Fas mi vietima desde ese momento pero consideré sa grado que tu primera aproximacion al amor y al sexo embriagara de romanticismo tu memoria y exalté mi pasion y ternura sin perder el control para que, pro- Tongando la lubricidad, tuvieras una eyaculaciin es ponténea que provocara a mia, Y ahora, sordo a nuestros recuerdos, insensible a mis earicias, a mis lagrimas que ruedan sobre tus restos, estés aqui, ¥ parece que no tuvo sentido mi proceder contigo ese domingo, al igual que To que su cedio después. Ahora salo es tu muerte, tu destasa ‘miento, la mutilacion de ts miembros y ese ser lena Ta habitaclon pero mi mente se niega a grabarlo, Mas bien quisiera inundar el recinto de recuerdos ajenos a 41, deternurasy promesas de amor, deun sexo ajeno a Ia violencia... mas acorde al perfecto caballero que te sedujo en el templo, porque ya no soporto mas aqut: el hredor de tus visceras que se disuelven, las emanacio nes de tu cuerpo inerte; ni Don Giovanni me permite proseguir.. ya no puedo mas, Richard, voy a salir de ‘aqui para evocarte en Ia sala, al carajo con las tras 16 cendencias tristaneseas, al earajo, pero te amo Ri chard, te echo de menos 4 AA todo esto, ,eual sera mi imagen ante los demas? Curso, hacia mucho que no lo pensaba. Después de todo, nofhay los demés para mi: sin arnigos ni fra sin vecinos conocides, aunque me espien, he eonquis: {ado la soledad y el aislamiento, con intermedios bus: ‘cados y easuales de compania sexual. Sin embargo mi Imagen ante los demas es importante: legal y moral ‘mente (cosa sin importanea para mi) soy unriminal La imagen que tenga de mi el hombre de la calle es fundamental. Una sospecha, una siquiera, puede serel prineipio de una investigacion. La policia aqui es muy pendeja pero cuando una accion trasciende hasta los zorros a la Conan Doyle todo eambia y asi queda just fleado que los neoyorquinos y todos is habitantes de tuna gran ciudad vivan en Ia paranoia de no sentirse sseguros, Por eso yo soy el timido caballero, siempre pulero y educado, con gesto fable y apacible,incapaz de molestar a una mosca, profeta de un pasado‘en que Ta vida de los demas era uno de los valores sagrados, para asl inspirar confianza, evtar ser blanco de cual: quier sospecha para, aun en caso de alguna, tener a ‘odo un grupo andnimo de vehementes defensores que ‘ofendides, desmientan las elueubraciones perversas de acusadores inicuas que sin pista del verdadero er ‘minal, buscan un chivo expiatorio que pueda cerrar un expediente policiaco. Fso es, mas que Jekyll Hyde, porque siempre soy el mismo, me llamo Legion: mi ‘esencia —constante en mis actos, ese refinamiento, Alejado cel decadentismo de los advenestizns venidos 2 6 mas, que gana los corazones al comprar una manzana, fo la tienda de Ia esquina, al dar las buenos dias-en la Quinta Avenida, al indiear al sastre como deseo que _me ajuste la base del pantalones la misma de quien secretamente clava un punal,azota aunadolescenteo, on el tono predicador, pronuncia una sentencia de ‘muerte. Soy siempre el mismo: elinofensivocaballero de trato ealido y anacrénico, que sabe liberar.una irvesistible y tierna sensualidad cuando desen levar un joven a casa, que pasa inadvertido en las calles neoyorquinas porque la deshumanizacion y super ialidad ban bloqueado las miradas de las gentes que dlistinguen a un hombre comin de un flosofo de la libertad y el erotismo, porque al verme ven mirostro aluendo y pasan por alto Ia mirada de Keith Lawless ‘que por sus ojos penetra en su psique y atraviesa st Ceraneo, como si pudiera ver las paredes internas del ‘occipital. Por esa los zoreos no sospechan nada: serdn muy listos para oler y rastrear eriminales y estan ccondicionadias para desempenar bien su trabaje pero para reconocerme a mi hace falta un sabueso conoce dor de la metatisica que sepa distinguir de entre dos miradas inocentes y paras la del adorador dela fos fia de Dios y del adorador de la flosofia de Sade y entonces ejereitar su metodo deductivo partiendo de premisas éticas para siquiera imaginar que a veces Soy un poco cruel yes que mi impunidad descansaenel hhecho de no tener eara de criminal porque lo que hago no es siguiendo mi perversidad sino mi libido y at los dioses que eseriben su nombre en mi rostro son diases que me embellecen. Sin lugar a dudas tengo la apa. riencia de muchos y cualquiera puede ser como yo. El Intachable Mister Chips puede hundir un pufal en la vagina de su novia y decirle “te amo” mientras ella 'muere para que en lugar de morir gritandoclla muera, besandoto, para dejar su vida en los labios del maes: a tro. Ahora bien, ;quién se atreveria a llamarme per verso, si mis pasiones son un ejereicio de ascesis para aleanzar la perfeccion? ; Quien puede llamarme eri- minal si a mis amantes les administro los placeres ‘mas exquisitos (por eso se han prohibido) para puri car sus almas y una ver limpios ylistos ala presencia de Ia eternidad perfecta, el vacio total, tener Ia piedad inmensa de acortar sus dias en atencion asu pureza y para evilarles nuevas ocasiones de pecado? Como podrian tildarme de perverso si en mi voluntad de alejarme de Dios di rienda suelta a deseos que al final mehanacercado aun estado similar al dela santidad? Que dificil es pecar. Y ya basta de estupideces, que ‘mis estoy pareciéndome a Pascal y Dostoievski que a Dolmancé 0 a Madame Saint Ange porque ademas no hhay nada en mi pasado de o que desee arrepentirme. 5 Mejor permito que esta estancia me hable... de Ri chard. Que este sofa en donde conociste mi amor fue luego el lecho donde deseansamos antes que Yo, Sumi so, adivinando tus pensamientos, me reelinara boca abajo para recibir tufalo dehiperpotencia adolescente {que en un movimiento ritmico y lento fue endurecien- dose més y més, palpitante y viril, pero que hacia To suyo con tan sulil suavidad que, eombinado con tu ‘cuerpo tibio, tus earieias tiernas y tus besos east in fantiles, mi gozo fue el de un relajamiento ereeiente hhasta la completa flacidez demi pene yer yorecept culo de paz y ternura hasta una extrana sensacién de sentirme fertlizado al eontraerme suavemente para recibir tu semen portador de tu pureza, porque com: prendi el gozo secreto que exula la made tierra en su 1 hhamedo perfume euando reeibe la Iuviade la tarde en tun verano ealuraso, Pero ese dia yo estaha impacien: te, ;Por qué salia todo bien? ;Por que no cometias un error, uno siquiera? Todo era tan clasemedieramente roméntieo... sélo faltaba que me pusiera a leer Sonnets of the Portuguese con vox aterciopelada y que nos hiciéramos juramentos de amor eterno. Bueno, siguiera el amor fue tan largo como lo que viviste a partir del dia que nos conocimos, porque yo fui turelo} fde arena, tu cuenta regresiva, tu eompleto ducto ¥ amante, el amor de tu vida, el antagonista de tu bio {grafia que actus con la precision de la unidad aristote Tica de un tragico griego aparecido por eapricho delas areas y delineado por la pluma de quien domina la forma de modo que los personajes actian de una ma era porque, véase como se vea, no podia haber hecho otra cosa al rebelarme interiormente hasta que dijiste “me voy"”y yo comeneé a disuadirte, que nos basara: mos, que ain era de dia, que descansiramos para hhacer elamor de nuevo, y i insistencia sacé a relucir tu adolescente inmadurez y te pusistetereo y berrin ‘chudo para que yo pudiera asumir una total aetitud de intransigencia que iba violentandote hasta hacerte fexigir que te dejara ir mientras te vestias para yo regaiarte e insullarte por grosero y eaprichudo y por fin solucionaste tu impotencia ante mi obstinaeién con tun pusietazo en Ia quijada yun gope al estomago. AY Richard, como me retorei y arrastré en el piso, como rodaba de dolor hasta el sofa donde hicimos el amor ‘mientras intentabas en vano abrir la puerta; eémo volviste luego a querer quitarme las Haves cuando tu sorpresa fue que lorando me disculpe ytedi las aves, “anda, vete, disealpame, es que quisiera que te queda ras, que me acompanaras siempre, compartir mi vida contigo, te amo, no quiero que nos separemos”” y me Tevanté para abrazarte y Horar en tu hombro dieiendo 19 ;perdoname, perdoname” hasta que me separé, me senté nel sof y hundi mi rostro humedo en mis ma- ‘os, mientras te deeia que te fueras en un discurso de libertad y amor. Como distrate tu desconeierto, ti ‘completa impotencia para solueionar tu primer con: Aicto amoroso, tu drama interior de lucha entre de sear eonfortarme y tu angustia por legar a easa des: ppués de tuprimera salida secreta, hasta quermusitaste “manana vengo después de clases’ y lentamente te dirigiste a a puerta, abriste ambas chapas y seguia trabada la entrada, y mientras foreejeabas en abrir y cerrar de pronto sentiste que tu espalda serasgaba con el erujido de mi latigo seguido del grito “no puedes salir, esta electrénicamente cerrada, eres mi prisio nero’, y una mezela de dolor, furia y deseoncierto desfiguraron tu rostro al impacto del segunde latigazo que rompi6 tu camisa,eltercero se enredé en tu torax yy brazos y te dejé inmévil y furioso para que, con toda mi fuerza, lo jalara y te hiciera girar, perdieras el cequilibrio y tropezaras con la mesa de la sala. En- {onces si, contigo enel suelo, tediuna y otra ver, sordo a tus stplieas de piedad, gozando de ver tu dolor en tu ‘cuerpo convulso ¥ sangrante,oirloen tus gritos y ge midos, sentirloen la pesadez del ambiente, gozarioen ‘mi furiosa ereccion y en mis masculos faciales desen ‘cajados de gozo, mientras con mi vox persuasiva y serena tedecia “amino megolpeas, Richard,a mime ‘amas y medebesla vida, tienes queamarme,notienes ‘opeion’”, hasta que, desfallecido por ef dolor, con la ropa hecha harapos de tantos azotes, la pielsangrante, doje caer el latigo al suelo y me abalancé a ti para ddesnudarte tiernamente y lamer con amor la sangre de tus heridas, para que conocieras el placer paro- xistico de dolores tan exquisitos que se gozan 0 pla. ‘cores tan ntensos que se sufren, porque esa sensaciin, dllecta gozaste cuando mi lengua surcaba tus heridas » cenel borde justo entre el placer y el dolor 0, masbien, donde el placer y el dolor se besan y sus lenguas se enlazan, para que una vez con la espalda limpia de Sangre colocarme en posieién para cabalgarte, suave mente penetrarte y sentir tus nalgas ensangrentadas ‘mi pubis y abdomen, haciéndategozarcon el coitoy sufrir con mi velloen tus Nagas, sin poder determinar fen {us gemidos si era el placer o el dolor lo que los producia, y me excite de tal modo que me movia con ritmo feroz y salvaje, pasional, exttico, en posesion total de tu cuerpo, eas! tan mio como el mio propio, ‘mientras disfrutaba del calor palpitante y humedo de tus lagas y del frio sudoroso de tus nalgas. Te ame tanto entonces, te estrujé como queriendo desprozarte las costillas y sudaba presa del frenes de que simults rneamente fueras el amado, objeto, esclavo, vietima y lascerteras reunidas en mi mente meembriagabanen tun vertigo de exeitacion ereciente que, mas que un ‘orgasmo, provoes una explosion de mis entrafas que tehizo gozar hasta elextremo que tus ojosderramaron ligrimas y tu cuerpo convulsivo se contraia cada vex ‘mas ante eada chorro de semen que inyectaba en tu colon, para que luego ambos, casi desfallecidos, que ‘daramos inméviles uno encima de otro, en deseanso y ‘quietue ampliamente compartidos. A los pocos minu tos estabas easi darmido. Tu rostr relajado, con los ojos cerrados, me dio la imagen mas perfecta de Ia dulzura y la pureza, tus eabellos desordenados y sudo +osos, adheridos a tu eraneo, evideneiaban que la 220 taina ylosdos coitos no habian maneillado tuespirituy ante esa vision de t, conmovido, te de}é para prepa rartela cama, Busqué una de las Sabanas de ino lan és, fresea y reconfortante. Volvi atu ladoconella el tarrode ungtento que inventéy administro.a mis huss pedes, Sin saearte de tu sopor y ensuefo comencé un masaje suaveen tu cuerpo adoloride y luego unté cari a ‘osamente Ia medicina perfumada con incienso que ura las heridas y las cierra en pocas horas, eas sin dejar huella. Una vez aliviado de escoznres, fuga ‘mente entreabriste os ojos para lanzarme ina mirada tierna, entremezclada eon amor y gratitud, pracedi a ‘envolverte en la sabana—para que el unguento tuvie a mejor efecto ytucuerpodurmiera fresco tras undia leno de acontecimientos— deliberadamente amorta: 1d0, como aprendi a hacerlo en la morgue del Hospi tal de Bellevue. Qué goce tan grande me procara in movilizar un euerpo vivo con ana sabana que se con vierteen mortaja, Comoen otras ocasiones, lohice con luna ereceion incontrolable y furibunda y tave el ex trarioorgasmo despues delevantarte, eneltrayectode Ia sala a la aleoba, de pie y deambulando desnudo, arrojando semen a derecha € iquierda, como asper sidn que consagra una easa, més intensa porque re- primia un impuiso de besarte. Creo que nofuiste muy cnseiente de aquello. Recuerdo que te depositéen ni echo, tebesé en la frente yal punto quedaste dormido, como sil medieina del ungtentahubiera sda mastina droga que balsamo, y me dio Ia impresion que de ese sueno pasarias ala muerte sin notarlo. Pengo un steno ligero, Permaneci a tu lado, durmiendo a ratos, pero siempre velsndote, alerta ante tu menor quejide o mo: vimiento. De alguna manera, esa fue nuestra nache de bodas, 6 A partirdel dia siguiente ios hechos se confunden en mi memoria. Las dos semanas de paraiso para mi y de Inflerno para li se convirtieron en un solo dia largo, 0 mas bien en una noche urbana, Con la ausencia de sot 2 fen mi easa, las horas transeurrian indiferenciada Inente y los Iapsos eran impuestos por el deseo de ‘comer, el deseo carnal y los deseansos ett que tis ‘summerjiamos en letargos cada vez menos de sueio y ‘mas de sopor. Despertaste afable y de buen humor, ‘con un apetito incontenible, Mas pareeia que lo vivido Ta vispera habja sido una pesadilla dentro det largoy reposado sueio. Tu despertar adolescente fue de un sobresalto volver a la vida, eon fuerza e impetu sub yugantes, “Lazaro”, dije yreparaste en tu envoltura Calmadamente me levante y, de rdillasa tu lado, te esate, Richard, camo miraate tu cuerpo tal vex como ‘Adan cuando conocio el suyo despues de haber sido tocado por el dedo de Dios. Las huellas del dia anterior parecian dedos semanas antes, por lo queno certaste ‘a comprender esa evidencia que contradecia la rela cion de tiempo que te afloraba de la memoria a la conciencia. “Vamos abaharnos” tedije cast jugando, ¥ como dos eachorros fuimos hasta el bao, entre risas Y empujones,fintas y besos, Lave tu euerpo con gran euidado, poseido de una sensualidad insaciable, em. pleando el jabon y las manos, lego Ta lengua, para limpiar tu piel, exeitar tus nervios. Luego ta biciste 0 mismo, convertido ya en un expertoen earicias, en un artista de la felacién, interrumpida para que yo te ensefiara un goce nuevo, Bajoloschorros de agua tibia ‘mi lengua fue descendiendo por la columna de tues palda, lenta, acariciante, como las palmas de mis ma nos por tus eostados, mientras mi cuerpo iba eneogién dose, deseante, avido. Hund mi lengua y nariz en tu ahismo glateo, suavemente incliné tu torso, flexioné tusrodillas, y con tusnalgasentremis manos comence acariciar con la punta de la lengua ia orilla de tu ano, que tenia un leve sabor a jabon, Sent tu respiracion agitarse, tu pelvis mioverse inetante, mientras Tamia, tusexo trasero con enguetazasfirmes quese adherian Py a tus rugosidades, embelesado, exorbitado, deletado por tu respiracién gimiente,easiextatiea, Kintrodje ‘mi lengua, qustando la tersura de tu reeto, can un sabor eombinado de lavanda, mi semen dulce y algun resto minisculo de mierda adherido a la pared de ti sexo, y lt "ya, ya, no puedo mas, detente Keith” y yo proseguia frenético, asi poseldo por mis apetitas, ‘mientras enjabonaba mi gran falo y sabitamente er fuldo lo coloque para ensartarte en un abrazo de pa sion que te quito el aliento, "Mastarbate, Richard masturbate”, decia, manipalando tu pene, “anda haz lo, asi gozaris mas” pero no dejaba que lo tocaras porque yo, lo haeia con la mano enjabonada, haciendo ‘que teretrajeras cada ver queteaprisionabs el glande justo cuando te embestia hasta la empusindura de mi versa candente y ambos entre el placer del sexo y el casi dolor de la friecién jabonosa, bajo los hililos de ‘agua tibia, gozabamos mas y mas, ajenas al mundo, indiferentes ala luz, en I posesisnde nuestros cuerpos y fusion temporal denuestras auras (, sera por eso que ‘despues del coito dos seres se contagian el uno del otro y acaban siendo uno solo?) hasta que tu pene y tu ano nuniaron tu préximo orgasmo y las sensaciones me ‘excitaron al extremode ponerme en ese mismoestado ¥ yo “Richard, te amo, te amo", porque no pude con tener mas la declaracion en mis entraias yt al eseu: ‘charlo te viniste sin mas, extético, tu ano me atrapaba en contracciones violentas que me hicieron explotar fenun orgasmo detal energia vital que crei que cesaria ‘nerte dejando cuanto soy dentro de tu cuerpo Richard, verdaderamente con nadie ha sido tan in tonso, tan’sublime como contigo. Es que tal ver ese love Se debia a que yo era dueto de t pureza inmacu Tada mientras te entregaba la mia reconguistada por laobradela destilacion sucesivaatravesde uguriosy degradaciones, de sangre y mierda, pero sobre tod nel ejercicio de ia impiedad, mortifieacion, de prop nar dolor como medio de expurgacin, de a creldad in ‘exible para liberar las miserias humanasy dar lugar amomentosde eternidad, decomunidn eonia armonia, del universo, reprodueiendo asi la pasion redentora que establece los medios de aleanzar la trascendeneia enla propia vida, eiminando la eulpa, las angustias yes que la voluntad de sufrir y hacer sufvie que vive toda pareja se quedan en dolor porque no radicalizan su postura... aun aquellos que buscan el dolor como medio de goce sexual no rebasan el limite de lo nieuw Porque, inhibides por drogas, limitan al dolor a sit ‘apacidad de producir goces intensas, Tal vex preci ssamente por eso no entendias que amandanos con la fuerza y ternura que nos amabamos pudiera yo atarte desnudo para azotarte o pedir que me ataras para golpearme hasta que yo dejara de gemir y que mi expresion facial fuera Serena y lena de ligrimas por. ‘que nunca Tegaste al nivel de comprender que esta Conducta lleva a la soberbia y nos sentimos dioses de ‘manera que sélo una azotaina nos devuelve a nuestra conciencia humana y alejala locura de nuestra mente Por eso comprenck que la eombinacion de azotes con a ternura de caricias y besos y ls pusetazos de nuestros pleitos con ef gace Sexual de nuestros euerpos estaba poreneimade tuentendimiento; sabia queme amabas pero mi conducta era a tus ojos la de un laco que no uede amar y te sentias presoen mi casa... ereias que ‘i casa era carcely la Iibertad se respiraba fuera, en ‘Nueva York. Ja, Nueva York Ia libertad Me mirabas ‘eon compasién cuando te decia que aqui eras libre y que la gran ciudad, ta easa inluida, era una celda sin rejas de la gran carcel que es nuestra sociedad. Y ta 'mecreiste loco. Camo a aestarlosi soy eonsciente de ‘mi locura, Por eso no le periddicos ni voy al eine, por % 0 jamés igo Ia radio o veo la television, por eso los anjares que aqui comiste nunca fueron preelabora- {dos industrialmente. Por eso aqui no taviste que ves lirte porque aqui, mi casa, esun vacio de a eéreel, es tun lugar que no existe, que esta aparte de Ia realidad rorteametieana, un sitio ajenoa dioses y demonios, a Wall Street y Washington D.C., donde estan presentes sélo los grandes alucinados... yen mi librero deseu- briste a Sade, Poo, de Quincey, Dostoievski, Sacher Masoch, Camus, Genet... y es0 fue, no aceptaste ser lextranjero en este mundo, 0 sea ser ty mismo, Ri ‘chard, porque todo tiene un precio en la viday esto, mi ‘casa en la calle 2, est tan apartada del mundo como Jos monasterios de Grecia y de Turquia que viven en el completo aislamiento... Richard, vivo aqut porque vi voen un mundo que no necesita redentores, un mundo ‘enel que se compra y vende todo, hasta almas y cuer pos, sangre y palabras, pero donde los redentores es tan fuera del mercado. ¥ es que yo no vendo confort 0 ilusiones, vendo vida espiritual, por eso me gustéen- teontrarte en un templo, te di aqui lo que buseabas en Saint John the Divine, y es que sélo un joven eomo tt puede busear loque yo doy, porque sualma ain no esta suficientemente contaminada y puede apetecer toda. via To verdadero, lo que un délar no puede comprar {que una guerra noresuelve, que un beso nda, que una revolucion no conguista. Richard, ojala me hubleras centendida, Tal vez entonees seria yo! muerto, 7 Pero no, tuve que fingir, ceder ante tu insstente, cho ccante, obsesivo suplicar que te dejara libre. Creiste derrotarme cuando te vestistepara salir, cuando fran 2% ‘queaste la puerta, cuando te reste al oir, despues de mi beso de despedida,"represaras, Richard, volverss pronto, aqut te esperaré”, pero tu risa se fue al ver la -guridad eon que te lo dije,eonfirmada por la inte idad con que te miré,y es que tu relato pasterior fe juustamente To que yo esperaba oir de ti porque ti te ‘ebelabas dela violencia que te redimia deeste mundo {yen cambio no apreciaste como pesadilla que en este ‘vacio urbano el Lempo es siempre paradisiaca o in fernalmente igual sin diferencia de dias 0 noctes ni dias laborales o de deseanso sino siempre ia violencia ‘que gracias a mis ungtientos no dejo nunca huellaen tit Cuerpo o el mio situ alma mas limpia y aereada de sus propios males, pero es que ea la sociedad moderna tensenian a tomar To bueno como algo a lo que se Lene derecho y que se merece sin mas y lo malo come algo deleznable que se debe evitar del mismo modo que deben evitarse a quieneshacen sufrr sinimportar que aquellos se amen y lo amen a uno porque se Tundido al hombre y ya no sabe que los bienes se con- aquistan y los males no se evitan sino se someten 0 Soportan cuando son ma fuertes que uno. Por eso no comprendiste mis palabras y te fuste. Pero mi tenemiga la sociedad por lo mismo es mi aliada. Los alicientes que te ofrecis telanzarondenuevo a mi,atu vverdugo y torturador, porque soy mas y mejor que un ‘mundo falso, superficial y onsumista, Et mundo nor: teamericano que se offece a si mismo leno de bonda des y comodidades, pleno de colorido y belleza, sen sualidad, es la mascara delgada del totaitarismo asfixiante de la buena vida, donde la democracia es parte de un juego exitaso y atrayente: el infierno pue {deser placentero, Por eso tado el mundo quiere ameri- ceanizarse 0, en otras palabras, los duetas de los Es tados Unidos quieren ser los duesios del mundo y pre tenden conquistarlo pacificamente del mismo modo n ‘que sometieron al pueblo norteamericano. ¥ tavistea través de esa mascara, inleligiste el verdadero rostro del mundo en el que buseabas la libertad. Anduviste ‘comoun Didgenes, levantando las tapasde loshotes de bbasura buscando ala libertad, tal vez alli encontrarias la de quienes se han despojado de ella. Por e30 vol viste. Retornaste a mi después de reconocer en Nueva York mis palabras, despues de ver que sus edificios sélo guardan podredumbre en nombre de wna falsa ‘srandeza, después de ver esos espectros vacios co aparieneia de hombres. porque aqui, donde vive el amor, como quiera que sea, se vive en plenitud, es deci, ;vayat, , qu es el amor sino metafisiea? Por tanto este es un reducto de hhumanidad, de ser, de perfeccionamiento interior aqui puede forjarse una nueva civilizacion porque solo [a apariencia son perversidad y violencia, en el fondo se trata de ascetismo y pureza. Esta casa parece mis un monasterio carmelita con algo de moradas y no- ches oscuras, subidas al Monte Carmelo y llamas de ‘amor vivas que libertinajes dela jornadas de Sodoma ofilosofiasen la alcoba; con todo y que Juande a Cruz y-el Marques de Sade hayan logrado la santidad por Vias opuestas al fin Hegaron a lo mismo, la completa purifieaeién interior, Por eso me llené de gozo cuando llamaron a mi puer- ta, Sabia que eras tu, que volvias del mundo tras verlo fn su putrefaeta desnudez, que mal amor y mis pala bras te habian convencido, que habias comprendido la Dbondad del litigo y el enclaustramiento del amor. Si Richard, aqui nose adora a ningin Dios, religion es un acto colectivo, pero las almas salen de aqui a una ‘contemplacién eterna, tal vez la presencia de un ser misterioso que la inteigeneia humana no puede ver i om conocer pero que nose irvita ni lora ante la tumba de Lazaro, Aqui no hay libro sagrado nl maximas mora lesestablecidas, aquitedes dejar aa voluntad perse ‘utr el ser hasta que es lo suficientemente fuerte para salir en su busca sin necesidad del euerpo. Y fuistet, Richard, impaeiente porque yo abriera, que apenas destrab la puerta te lanzaste a mis brazos, llorando ‘como un nino pequeno, declarandome tu amor entre sollozos con frases inconexas. Aseguré de nuevo, te Hevé a nuestro sofa, este sofa, te calmé con carielas y frases tiernas, bebi tus lagrimas, te eubri de besos Poco a poco ibas calmandote y tediste cuenta que, yo esnudo, ta vestide y acicalado, te sobraba algo en cima, viste la ereccién de mi priapo v rompiste en una risa infantil, franea, melodiosa —;Quéridiculo me veo vestido — ytuego,senatando ‘mi pubis —jmeextrano mucho?—yreistedenuevo, te ‘quitaste el puléver. ibas a desabotonar tu camisa, ‘cuando una expresién sombria volvio tu rostro, Esta ver vengo para siempre. Tengo que saber quien amo, si aun hombre, aun dis, un demonio 0 alguien que es Ias tres cosas a Ia ver. — Acariciaste ‘mi verga. Tal ver no sera ahora que te diga... No, hhablaré ahora, despues no tendré caso, Elargo cami node regreso pude andarlo porque pensabs en desear: gar mi alma contigo, proponer alunos eambios en lo nuestro. ; Por qué me has golpeado? —Porque lo necesitas. Admitelo, he actuado muy conscientemente, ;Por qué te resistes a admitir la function purificadora de las azotes? ; Preferirias rect birlos sin gove sexual? Mire al fondo de tus ojos ‘comprendi tus intenciones. —Mira, Rich, lo sabes y 10 aceptas, Io que no admites es que lo necesitas, que el dolor en site aterra, te sigues rebelanelo a suir, con ~ sélo el sulrimiento tiene sentido, ‘Te resistes ‘el horror de frente. ;Necesitas ver en mis faeciones ef horror de Ta muerte para entender en. tonces el sulrimiento? Seria demasiado tarde, ;10 crees? El terror da poder a la muerte y la envuelve fentre velos de misterio. Cuando veas Ia muerte como tuna iberacién y no comoun castigo, comoun salloala felernidad y no como una evasion de este mundo, com prenderas que el dolor desnuda a la muerte y que tras fa calavera hay nada, La muerte notiene ser propio, es tun no estar yes la muralla que impide ver otros mun fos. A quienes quieren ver les otros mundos con fos jos de los sentidos se encuentran con la muerte como {un muro, tn final, y surge la rebeldia. Los azotes aca han con esa rebeldia de la voluntad y la dirigen mas all de Ia ealavera vacia ‘Me miraste a los ojos, avergonzado. Admitiste com. pletamente mi modo de vivir el amor, modo que afin fe euentas no es mio, Estabas listo para vivir formas {dedolor y violencia mas refinadas. Nunca debi salir de aqui Incluso teculpédehaber- ‘me dejado abandonar tu easa, Mi primera decepeion fue al aleanzar la calle, Crei que era de noche. Domin- go. Y era de dia y jueves. Crei recordar tu edificio feomo alg viejo ¥ espantaso. Fs viejo, si, pero tiene tuna rara belleza, come dignidad. Esta euidado y im. pio. Destaea de los demas de la calle, Pensé en ir a asa sin més. Abordé un taxi. No habia recorrido dos feuadras cuando dije ",con qué cara me enfrentaré a mis padres? , Qué voy adeciries”” ¥ eamblé mi orden aldel taxi, “A Grand Central Station." Queria hit de aqui, irme al eampo, alos pantanos del Sur, las prade tras de Montana, los bosques silvestres del norte de Minnesota, cualquier sitio solitario donde pudiera vi » vir con mi homosexuatidad sin ser molestado. Cuando egué a Ia estacion fui al bafio porque tenia ganas inmensas de eagar, Me senté en el exeusado, despues de asegurar la puerta, Me estaba relajando cuando Senli que alguien me espiaba por un agujero en Ta pared derectia. Vi un ojo negro y hermoso. 15 tipo ‘queria verme la verga. Pense en no hacer caso y me puse a eagar, cuando por el agujero vi que el tipo me fensefaba su verga morena, erecta, grande, palpitan- te, so me excite y él sedio cuenta, Se asomé de nuevo y vio el cambio, Pereibi su sonrisa y una seta que no fentendi, Ante mi inmovilidad é! metio el pito por el otifieio, La punta estaba muy cerea de mieabeza, Cedi ‘2 mi primer impulso y me puse a mamar, extraha mente exeitado por hacerlo en un sitio pblico, tipo se vino en mi boca y yo estaba a punto. El retiré su vverga y yo metila mia por el ojo ena pared él cups solos unos segundos para que yo eyaculara en su len ua, reprimiendo en la garganta gemidos de goce. Me reliré del cancel divisor y me senté de nuevo para relajarme. Un chasquidohizo que abrieralosojos. Por 1 hoyito el hombre agitaba un pedazo de papel enro- lado, Me peda salir para que platicaramos y tamara ‘mos café. Lohice. Eltipo resultohijo deitalianos, alto, bien parecido y joven, Ledijequeveniade Omaha, que acababa de llegar, que no conoeia a nadie y que venia huyendo de casa. El se puso feliz y me ofrecio un tur por el Nueva York gay. Me levé a unos basios inmen- 50s, a una diseo, de ali fuimos a una fiesta.. n estos tres dias no he hecho més que sexo, probar la mari {guana... sélo que es hacer el amor drogado y no tener hhambre, lo hice con varios ala ver. Keith, loque sobra fen Nueva York es eon quién coger, estuve con negros, blaneos, latinos pero me sentia mal... asta que, hace ‘un rato, en una fiesta muy corea de mi casa, recordé tus palabras mientras recorria eon la mirada el apar at tamento, miraba ls rostros y euerpos de los tipas a mi alrededor y odie a tanta loca, Yo no say como todos ellos. Lo que busco, o que quiero, jamas loencontraré all, lo que todos anhelan est frente a sts ojos y no Io ven y esa superficialidad que las domina los tiene han dios en el fango y no quieren salir deel. Entonces oli ese medio y apesta a muerte, Me horrorizs tanto ver ‘¢s0 y deseé tanto verte, amarte, vivir eomo fuera con tigo, que slide ally corti varias euadras, luego car ‘néa paso rapido y no medetuve hasta que llegue aqui Keith, sino me hubieras hablado claramente estaris yo desvaneciéndome alli, evaporandoseme el alma Keith, eamo. Teamaréhastael fin. Aquiel sexo tiene sentido, el amor existe, incluso la violeneiay el horror tienen sentido aqui, segiin dices. Aqui se vive en otro ‘mundo pero puedo ser yo mismo, puedo ser human, Bitar si me azotas,suplicar que ya no sigas, amarte, prinepalmente amarte, Keith Si, eso te hacfa falta, verme como un ordeulo, Des pues de todo eras muy joven, casi un nifo, Por eso, maternalmente, fui desnudandote otra vez, te eubri de besos y caricias, alimenté tu euerpo hambriento de afecto, hicimos el amor como adolescentes y dor 8 ‘Tengo cuarenta anos, Soy homosexualmente activo desde los dieciocho. Muy activo, ademas. ¥ orientado hacia el sadismo desde entonces. Por eso medicina, on especialidad en cirugia... sobresaliente... anato ‘mia sobresaliente,fisiologia tambien... “El mejor e ujano que he visto en muches ahos, La firmeza dest 2 corte, la precision com la que, sin necesidad de mayor auscultacién, abre el camino al sitio que quiere llegar Y es muy joven, pasante todavia. Tiene tna sensibil: dad especial para la cirugia. Tal parece que tiene mi rada que atraviesa la piel Bs al nico alumno a quien he dejado llevar las riendas en intervenciones raias Eso dijo el doctor Roberts, profesor decano de Colum: bia University, al consejo de eatedraticos de ta Es cuela de Medicina. Claro, Luego mi especialidad en farmacéutica, pero la antigua. Como si un quimico de hoy se especializara en alquimia, Luego estudios su periores de filosofia, psicologia. El medieo moderno tiene que ser como el lasico: de cuerposy amas, sino no vale. Humanista, un poco hechicero, eanocedor de filtros y tratamientos para curar males provocados Por fuerzas ccultas, De lo nico que me arrepiento es hhaber dejado el placer de dar Anatomia e Historia de Ja Medicina en la Universidad, La praeticaen el quits {ano no [a echo de menos. Bellevue, el humanitarismo mal entendido. El socialismo norteamericano no se inspira en el humanismo sino en una idea de jsticka obsoleta: Ia justicia por igual del racionalismo, ewan do no somos iguales ni lo seremos jamés, Bellevue es tuna prueba. Nose atiende a todos por igual: ethorbre con venéreas en el recto se converte en blanco de bburlas, el vago con mononueleosis un conejillo de in dias... la justicia desaparece con la diferencia de tra to, el welfare con el buroeratismo, ¥ Keith Lawless desapareeié en la eumbre de su carrera profesional porque quiso conservarse integro, humano y no co vertirse en automata. Keith Lawless, quien deseubris para si que el amor es posible sélo cuando se tiene ‘completa posesisn, absoluto contol sobre el ser ama: do, quien a los cuarenta afos conoeia todo, habia de sarrollado un método de seduecion, de eliminactén de amantes, de un cielo de amor cerrado e infalible, dan m de todos se comportan sein Ia conducta espera, excepto Richard Parks: ninguno otroha salide vivode aqui, ninguno me desafié abiertamente como él tos pocos dias de su regreso, Rich, hice mal en matarte. Eras perfecto para con vertirte en mi alumno pero te amaba demasiado para que me dejaras. Silo alguien tan noble, tan metafisi. camente humano podia ser mi continuador. Debiste vivir. Pulgar arriba... admitelo, Keith, admitelo, te hace falta, lo necesitas tanto que casi te sientes cul ppable de que yano viva; th, ue noreprochas tus acts, ests punto de dejarte eaeren Ia desesperacisn,enel idieulo de desear la muerte para compartir el estado de Richard, para busearlo acaso, hasta consideras la inmortalidad del alma... y Horas, vestapido', lorar no resuelve nada, la angustia sigue quemando tu pecho, eldeseo delevantarla frente, mirararribay supliear a Dios (ahora necesitas un Dios que te tesa con Ri- chard). Si, morir. La muerte es reducirse a nada, De {odos modoses igualarme a Richard, no ser como él no es. Richard, ,por quéactué asi? ; Podriamoshabernas amado mas tiempo? ;Oh, Keith, qué imbecil eres! :Cémo piensas estupideces’, : que easo tiene conside- Tar esto?, consceuencia del dia que, como de costum. bre, ataste a Richard y en lugar de létigo sacaste el hhermosisimo cuckillo de acero toledano, fuerte, del: ado, de filo tan fino que eortaba eabellos longitudi nhalmente... “Mira, Rich, mira esta obra maestra del arte mudejar que puede cortarte al ras las pestafas sinlastimarte losparpados... imagen del falo...Erosy ‘Thanatos Tundidos en una pieza de rara belieza. Ob- serva el damasquinado, sente la punta, siéntela, el filo, nada igual, ;eh’ Ni el mejor bisturi. El seereto esti en el horno, en el erisol...No temas, no se va a lavar.” Alcontrario, Trasun miedoinicil al sentirla Ey punta rozando tu piel, teestremeeiste con la carieta de lahoja para luegodejar que tupielseerizara, bueno,el abdomen es tan sensible; tu goro ereeia cuando desde las caderas te acaricié la espalda, al punto que tuviste luna ereccion ante la earicia de la muerte en tu piel Aprendias a gozarel terror, a exeitarte con el peligro Sin dejar de acariciarte con ef euchillo, te prepare para poseerte, te penetré, auments tu deleite, yo me excitaba mas, ta gemias, extatieo, Entonces, por sr. presa, penetré la hoja en tu pecho, Se resbato nada més. Te retrajiste y grtaste. “Calma, Rich, no hay peligro. Es una gran estocada, No te dolis, Crees que Auele porque estas aterrado, porque sientes el frio del aacero en tu carne pero mira bien: no sangra. No he atravesado ninguna vena, Es una diversion pero note rias. Mira que el horror puede ser divert y placen- tero, Gézalo. Gozame, Esto es tan intenso que ahora ‘me muevo y endré uno de misongasmos més gloriasos y tte derretiras deplacer. Ahora observa: unos cua tos centimetros mas adentro. La punta del euchillo esta a escasos milimetros de tu corazin. Tu vida y tt ‘muerte estan literalmente en mi mano. Espera, no te uevas. Site repliegas puedo clavarlo, siempujas et echo para morir puedo retirarla hoja..;oh, Richard oh!” Te contrajiste tanto que casi me estrangulas la verga. ¥ comenzé mi orgasmo. Difieilmente me man- tuve en pie. En mis manos la vida yla muerte, no es como para venirse? Tu vida y tu muerte, Richard, ahora sélo tu muerte. V ta rigido, helado, gozando esa extranisima vivencia, tan intensa, eompuesta atmo niosamente de factores aparentemente irreconcilia. bes. ;Poesia pura hecha semen y sangre! La vida, la muerte, el amor, Ia poesia, el sexo, la violencia, un euchillo, todo fundido en uma obra de arte que con luviste, retuviste y disfrutaste, Fuiste un templo, un Santo Grial. La sangre que cireulaba por tus venas se aia, «= (et transustanet6 en elixir divine Aun tiempo, lentamente, fui sacando la hoja de cero y mi verga. Tu cuerpo, rigido y helado, trans piraba un sudor fro, de cadaver, pero era elrocio que Cubre la pradera en el advenimiento del nuevo dia Apenas podia dar paso, mantenerme firme sobre mis piernas, hasta detenerme frente ati, No manaba san rede laherida. Apenas una linea rojala cubria. En ti Tostro estaba la huella del horror, Los ojos bien bier. tos, vidriosamente brillantes, De ellos iniciaban dos hilos de Lagrimas. La boca ablerta, entumecida, Los ‘iiseulos, tensos, se apreciaban a través de tu piel ‘marfilinea. Chasque los dedos frente a tu rostro. Par: padeaste, aspiraste. La respiracién volvié a ti, agita da, sofocante. La expresion se descompuso: quella Tigidez mortuoria recuper6 un tervor vivo; la muerte hhabia sido una iusidn, Pareeias vuelto a la conciencia despuse de salvado de las aguas Furiosas de un tifon Cada ver mas excitado, mas oxigenado, eomenzaste a Produeir un gemido, apenas audible al principio, que fen un crescendo pendereckiano, perfectamente gra dual, fue aumentando, haciéndase grito (como ha- cias para producir ese sonido continuo y seguir as pirando y exhalando?) hasta, pasando por unlamento Hegar a un alarido que resonaba en la casa, hacia vibrar todo objeto, enando todo de vida, de aire fro desesperado cada rineén, cada objeto... casi me asus tas, Richard, Lazaro, Richard. Ademas, con el rostto tan contraido casi te veias feo, Pero no fue lo peor. Callaste. EI silencio cayé sobre nosotros, rebotand Poros muros de corcho, saliendode sus escondits, de abajo de tapetes y muebles, de las tinieblas, de la luz incandescente. Ese silencio fue peor que tu grito agonico lo echaste sobre mi como tna culpa. Es tu ‘mirada dura, fia, casi cruel. Qué ellote veias miran: 6 dome de ese modo, t expresion terrible retenia furio Ssamente la vida que amenazé con escaparse por tu pecho. Te afirmabas como el amo de tu vida ante et verdadero amo de tu vida Sisolo fue un juegoerstico, tun recurso poeo usado, de gran intensidad. —Bsto va mucho mas alla de los azates, Keith cierto. Bs absolutamente insoportable —Palso, Lo aguantaste muy bien, Estas muy sano, res undemente -Estés loco Un nsano, lodisfrutaste, cada gesto, cada —Porsupuesto, Para eso hce. Nunca me ha po- seidolaoelesdad Siempre nid conta sobre mis Sentiments, eaucones,prcepiones epsacions atinenel motnentodel orgasio Loque pasa es qe m0 soy un hombre eomdn, —Tenes ran, no eres hombre sguera. Eres in nombabie, calabro moran es os eras muy luedo,ineligete, ero, genta s {teres peromonsrussamente ei Como Ban tus oes enlonces, amor mi, Destelaba alent. Defines casa como un vaca del mundo, apartede in sociedad de consumo sito donde ees ie y sim pre anda deanudo, gracias la ealefacion central Eueslempre iene lacasa.a70 gras, nosabes shes de diz denoche, porque te vales dela luz nen, siempre mT tienes alimentos frescos, gracias a tu congelador gi gantesco, LY sabes esa carne quehas comid dedonde sli Es Charlie, mas bien, era Charlie, que murié aqui a ‘mis manos sin decir nila mitad de lo que has dicho ya, Yeso que apenas eomienzas, Deeias? Carne humana? Es mejor que lade res, sabor menos fuerte y con ccontenidos mis bajos de acide itico Eso es salvaje, monstruoso, —Calla, Es mas honesto. BI dinero de Ta fortuna de tu padre esta hecho de carne humana, del sacriticio ‘masivo de los miserables del mundo que dejan la vida ena explotacion que genera dividendos alos intereses norteamericanos, Slo que, para nosentirse mal, com pran carne de res con esos dolares para alimentarse ‘como buenos eristianas, zno es asi? Dime Richard. ta eres inteligente, , que norteamericano no come carne hhumana? Cuando menos ta y yo, en nombre de esos millones silenciosos, hemos querido equilibrat Ia ba lanza un poco. Nosdlo carne humana, Came de nortea: ‘mericanos homosexuales: el sereto dela vida eterna, tuna forma ritual de autofagia, ;Qué dices ahora? Ya nada, por supuesto, Voy a sotarte, Debes deseansa Vamos a la cama. Bsto ha sido intenso y necesitas dormir. 9 Con esto desaparcces totalmente, Richard. Qué ef ‘mera es nuestra naturaleza. Atn los huesos se disuel 8 ven comosi fueran alkaseltzer de formas eaprichosas, EE Acido, fuego liquide que purifies, vuelve asus com: ponentes primitivos casi eualquier cosa. Lo unico de Ssagradable son los vapores. Ya no estas, Richard, no cexistes, Contigo el amor no fue un juego y ahora me hhaces falta. Lo que nadie antes. La falta que me hace sentir culpabie, Te entregaste como erei que solo suce digen las novelas, y eso que nuestro romance no es lo ‘que podria lamarse romantico. ,Por qué me amaste tanto? ; Tanto te di yo? ,Merecia ese amor total, abnegado, tierno? Tw tan joven, en pleno periado vio lento de transicion de vida y aun asi easi desde el principio fuiste el mejor amante y amigo. ;Como no Voy a-echarte de menos? Sobre todo despucs de tu rogreso, de dormir para descansar dela primera eu chillads... con todos ha sido una sola, oun estrangula miento silencioso, contigo el instante glorioso se re petia como en un rito... s6lo el eristianismo sacrifiea ‘eada ver el mismo cordero eada dia como yo hice contigo, solo que ellos fo hacen de forma simboliea, ‘Cémo intensifiee nuestro amor. Claro, sé que pensas te, después de ese dia, que yo era eapaz de cualquier cosa, ¥ lo soy, por lo que fuiste completamente es clavo, sumiso, pero Richard, qué capacidad la tuya, aun desde all lograste transformarlo todo en amor 3 salir de un papel tan insignificante, ;Por qué me amaste tanto, Richard? Te juro,nadie mehabia hecho lorar con si memoria, Yo derramo lagrimas ante vivos, no ante recuerdos... Ti me mostraste que el amor es mucho mas profundo de lo queerel, que no es luna emocién sino una realidad existencial que una vee ‘que forma parte de la propia vida ya luego nose puede prescindir de ¢l...ylarealidad perdura hasta la muer {e, Mi amor es un problema porque ya no ests con ‘igo, seha vuelto alge duro de llevar y sinti mi vida se torna una earga insoportable. ;Sera posible? Ya, 0 Keith, fuera de este cuarto escondido, Aqui desapare cio Richard... pero, en esta estaneia lo amé, en esa cocina prepare alimentos para él y comi con él,en esa eedmara lo ame y lo mat, ali cirmis, enese ato, jya! tu presencia vacia, tu amor ya amargo se me chan encima enesta casa, Ya no es un vacio de Nueva York... Si, voy a vestirme, salir, quiero mori, Ri chard, morir ya. Yo, que siempre he querido vivir intensamente quiera morirme ahora mismo... pero aqui no. Acahar de una ver pero al aire libre, bajo la ‘sombra de los arbotes, con la vista del lago de Central Park... Tal vex no lo ereas pero la decisin de morir hoy, ayudado por et mismo euchillotoledano que te dio muerte, me ha dado serenidad, Mi muerte no sera una muerte perfecta, un sacrificio inmacilado, como la tuya. staré por debajo de ti en el momento de la muerte, porque yo sabré que muero, que es por mi propia mano, y ti no lo supiste, ;que perfeceton', creisle que era un juego de vida, amor y muerte, uno ‘més y no tu verdadera muerte, tus tltimos segundos, {Qué envidia me das! Moriste gozando mi mejor or fhasmo, moriste eyaculando, suspirando de goz0 y ex pirando a un tiempo, Lo mio no sera tan perfecto, Yo ecidiré cual sera mi altimo sogundode vida, asi como ellugar y las condiciones. Voy a peinarme, afeitarme, acicalarme bien para ejecutar el acto maximo de Ii bertad. He vivido parala libertad mas quenadie, Para ello renuncié a mi carrera, hice mi easa y mi vida ala medida de mi libertad y tengo que morir en conse ‘euencia a mi vida, ;Claro!, no habia pensado en eso, {Como arriesgarme a morir de una enfermedad larga ¥ vergonzosa o un accidente estapida? Por eso me ‘viene la serenidad, me siento mejor. La muerte es Inevitable, desde el momento de nacer estamos con denados a ella, :por qué hacer de esa certeza un dra ma, una tragedia? Ineluso en easo de una sentencia 0 penal no tiene caso dramatizar, Bse fue un error tayo, Richard, que te hizo que te esclavizaras conmigo, ‘reiste amar atu verdugo yel terror tesometia, Claro, luego el verdadero amor, el plena canveneimiento de ‘que no te mataria sino que solo jugaba a hacerlo, te sacaron de la sumisidn, aprendiste la profundidad de imi amor y de mi libertad y cambiaste. Pero siempre cereiste que la muerte y amar a vn asesino son cosas aterradoras. No Rich, el terror est en otro lado, eu {do suceden cosas espantosas ¥ no morimas: yolo vein en Bellevue, en traumatologia: hombres y mujeres ‘con las facciones deshechas, mas alls de las posibil ddades dela cirugia reconstructiva, fuera de peligro de mori con Ia condena de deeirse’ ‘yo fui hermoso ahora Soy un monstruo”; lo vi tambien en deportistas que quedan paralitieos, coos, maneas, en pintores y cirujanos que quedan tuertas o ciegos. ;Que me dices de quienes sufren una hemiplejia y quedan medio cconscientes? Saben lo que Tieton y son impatentes de seguir adelante o de aeabar con sus vidas y solo les {queda ser una carga odejarse mori. Bsoesterror: no Jos vampires ylicantropas; siexisten ono, jams apa rrecen en nuestra vidas, sin la posibilidad de.quedar mutiladosfisica 0 mentalmente y seguir vivos, con la condena de morir aplazada y con la vida convertida en otra condena, Qué tal el terror de pensar que puedes salira la calle ligarte a alguien, irtecon él para hacer el amor y ser asesinado como final de la aventura? {Quien te garantiza que cualquier encuentro sexual no puede suponer tu fin’ Elterror mas intenso tiene como condicign partir de la eotidianeidad: de allt Ia gran profundidad de Alfred Hitchcock en Paicasis 0 Lot pajaros. Yohe sidode la bandada de pajarosen a vida fe’ diez hombres. Ni siquiera han tenido tiempo de arse cuenta, menos atin de defenderse. Richard, ojala ena muertenos reuniéramos,;Cusntoenvidioa a tantos que han muerto con esa idea en la eabeza No, rho quiero llorar més, las lagrimas impiden que vea bien y no puedo acabar de arreglarme, La vidasinti se ha convertido en un lamento, 10 {Porque justamente me viene a la memoriauna melo diade Schumann estas eireunstancias? Aquella que a manera de leitmotiv une los trozas de la Kreisle vigna... la que me conmovia hasta ls Mgrimas cuan do mama la tocaba ene piano de cola en casa durante las noches de invierno después de cenar. Jugarretas, precisamente Schumann. La muerte por agua lega tras una espantosa angustia, no puede ser de otro mo- do... un arma blanea,en cambio, bien utilizada, panes unos segundos como prelutio de una muerte rp Qué hermosa tarde. Siempre me gust la primavera (en Central Park, ;Jm! A mi nadie va aidentificarme, nadiesabré queel eadaver se llamo Keith Lavless, Me convertiré en una eifra estadistica de suicidios prima verales. Ti, Richard, eres uno mas de los desapa dos, de los hombres que devora Nueva York. Llovis hhace un rato. El aire fresco huele 2 humedad, a tierra Aue tras el invierno quedo revestida de fertlidad, de nuevos brios, de una juventud reeobrada, Los nis, a Gilles de Rais jamas lo hubieran pillado en Nueva York. Alternaria sus pasos entre Central Park, Coney Island y Long Island, se Mlevaria a los pequefios her- -mosos que jamais volverian a ver la haz del dia... qué Tindos Tos nisos. Es lo unico que lamento, no haber procreado tno, lo cual no deja de tener mucho de nar: Cisismo,.. las pasiones sexuales:no reproduetivas les 2 falta canalizar ese nareisismo y de alli que nosotros dirijamosesa fuerza a nuestras personas. Masqueuna ‘desviacion es una muestra de e6mno en la bomoseta Tidad todas las fuerzas hallan cauce hasta el equilibeio ‘en una forma de vida diferente y arméniea. Hasta una vida extrema como la mia alld su equilibro, lo mat tuvo por mucho tiempo, de no ser por Ia muerte de Richand. ;Keith, ese juieio es una admisién de culpa’ ero no siento ninguna. En nos segundos mi muerte seré la verdadera causa, por ser conseeuencia de las anteriores. Qué linda navaja. Verdaderamente es una obra maestra, En Toledo vi eémo trabajaban el man 0. Decidi esperar a que el orfebre la terminara para adquitira. El no tuvo prisa. Ese joven barhado de ter ‘morena trabajaba con lentitud tal que parecia que los 4rabes jamés habian dejado Espasa. Twve la impre sidn de que ese hombre habia visto levantarse los mu ros de Toledo, que indiferentemente habia visto en ccenderse Ia hoguera para saerificar a sus familiares falsamente conversos al erstianismo, que, indferen te, habia visto pasar a Theotocopulos por su calle ca ‘mino al manicomio donde vivia su mujer, con sus instrumentos de trabajo bajo el brazo y levando a sa hijo pequerio ce Ia mano. ;Ah, edo refulge la orilla filosa con los rayos de sol que se filtran por la copa de este arbol! Morir sentado, sereno, como aquellos vie Josbonzos japoneses que a fuerza de meditacion ven ka ‘muerte comouna amiga, comoa la madre quedespucs dena larga ausencia vuelve por suhijo, queha venido al limite de su reino para tenderle Ia mano eon tna vision que empata fa vista de este mundo y luego del trance se aclare y poco a poco adquiera Volumen y realidad para que ese ser que pareela evoeacién de la memoria vaya ganando coherencia hasta ser de nue vo, libre ya de barreras temporales todo se siente real yy escuchas claramente Kreisleriana para ver un her s 'moso piano de cola negra donde unas manos blaneas de dedos largos tocan ese trozo melancélico y en ese hhermoso cuerpo se va dibujando un rostro serafies _mente bello que vive la expresién de la melodia y los cabellos rubios cone mechon quecubrela frente pare cen ser hilos de oro finisimo y la nari recta y muy blanca es tan perfecta que mas parece eseulpida que real y te incita a rozarla con los labios y fos labs son tan earnosos y rojos que te sugieren estar hechos de luna carne més fina que las que has sentido en tantos, besos porque mas que harro ves fuego y polvo de es. tellas en los componentes asi como en el destello tan zl plimbago que sale de las érbitas que de tanta luz no ves los ojos por lo que te acereas y ves y més cerea sientes que la luz y energia casi la palpas y ya no eres tan sensible a lo material como a lo nmaterial porque {sos ojos no se parecen 2 los demas ojos aunque sean familiares pero no es mama sino otros ojos mas her. ‘mosos que si aunque sea la Kreisleriana no son mas que de Richard, y él me esta dandola bienvenida y voy Ati, amor mio, Richard, Richard de mi vida, espera, {que ahora me transtiguro, Qué bonita espadita. ; Me deja verla? —{Qué...2— ;Qué hermoso eres, Richard, vienes a ayudarme) Este nino estan pareeide a ti que diria que eres tii mismo cuando fuiste pequefi, —Claro... este, ‘mira, Tomala, pero ten culdado, es muy flosa sesor. Nunca habia visto una as. Te gusta? Si, mucho. Pero tengo prokibidetocartas, —Bs natural, Son peligrosas. “ Si, Hace dos anos maté un gato con una, Bra un ppersa blanco de mama. Yo lo acomad en mis piernas, To acaricie hasta que estaba medio dormido, Rone neaba. Entonees saque una navaja de boton que me hhabia encontrado tirada en este parque y se la clave El gato se eneogio, saeé las garras pero muro en ese ‘momento, sin tiempo siquiera de maular. Entonces, ‘con cuidado le quite la piel, quedo de una pieza, Des ppués To abri. Vi como eran sus tripas, el hisiado. EL corazon estaba atravesado. Ese dia decid ser doctor Y¥ quépasoentonces? —Mi hermano entra la habitacidn y qued horrori zado, Llamé a mi mama y ella se puso com loca, Bsa noche me regané papa y dijo que me mandaria de Inferno a un colegio donee me diseiplinaran =:Comote lamas? Leo, —,Quieres venir conmigo, Leo? Yo sey médico y puedo ensesarte. Ta eres el muchacho ideal para aprender lo que yo sé. Sé mas que cualquier medico que conozcas, que cualquiera en todos los Bstados Unidos. ; Por qué no te vas de tu easa? Yo te espero aqut yteTlevo ala mia. Alli tengo todo lo que nevesitas para’ aprender. Podemos comenzar ean gatos, si uieres. Bueno, ;Cusindo? :Mafana? Vengo aquitodas las tardes, —iLeo, Leo ven aqui! Es mamé, Es mejor que me vaya ahora, Sa —Bsta bien, Te espera manana, iSerd posible? ;Qué confusién! Esto es otra juga: rreta del destino. ;,.Las pareas deshicieron el mido para continuar? Estoy deeidido, voy a reunleme con Richard ahora pero esta emocién que quedd en mi echo, la personalidad subyugante de Le0, las posibi. lidades que ofrece su relacidn conmigo, sin sexo tal ver, estrictamente pupiloy maestro aunque, clegaria luego a dominar las emoctones ersticas que yor Bue ‘no, Sexo al principio no. Leo, fisicamente como Ri chard pero interiormente tan afina mi. sisurostroes el de mi amado su mirada y su vida interior son Keith Lawless cuando todavia era nino y fisicamente estaba a punto de dejar de serlo, Pero no, he ecidido morit ebo llevar a cabo la estocada que desvitalice este cuerpo, Sino lo hago la vida sera una conden. Viviria fen el horror de haber quedadolsiado del alma, por lo que Richard se llevs, condenado a seguir viviendo, lo ‘cual es peor que morir ahora, Eso seria espantoso pero tal vezsea lo que merezeo, Por Richard no quiero vivir ‘mas, quiero reunirme con él de algin movie, como esa visidn que interrumpio Leo, Sin ella tal vez.no podria y tondré que esperar a que vuelva, ;Y si Richard no vuelve a hacer el esfuerzo por atraerme? Sin embario Leo me atrae tanto, demasiado quizés, la idea de un pupilo que se me insinuo al retorno de Richard tomo forma y corporeidad con Leo, Pero a Leo ya no pode amarlo, Bsa facultad esta muerta en mi Solo comoun, ‘maestro a un alumno pero jamas eon el amor de un hombre a otro, el amor pasional de entrega..viviria ‘utilado, aiorando a Richard, viendo en Leo formar. se el rostro de él, ;Maldita sea!, ahora ya'no puedo ‘matarme en esta desesperacion, Leo, eres un expec tro, la coéfera de Richard, y no puedo resistirme ti Vendré manana aqui porque sé que acudiras ala cit, « vengador. Cumpliré mipalabra, Harédetiun maestro ‘como yo Io soy, ojala me superes, que goces en Ia crueldad y me superes en ella, que eyacules cuando inflinjas dolor, que asesines luego atu maestro como ¢! te ensefe y disuelvas Iueyo su cadaver, vengador, 0 {que sea yo quien te mate y luego ti me abras eamino hhasta la muerte, que cuando acabe mi obra contigo Richard se acerque de nuevo a la frontera del reino de los muertos para mostrarme el eamino, ¥ me supera: 1s, porque intuste el ejercicio de Ia erueldad como ‘manifestacion de tus frustraciones en una forma pla centera y cuando surjan el amor yelsexoen tu cuerpo se fundiré todo en algo tan intenso que podras sacarle placer y dolor hasta alas piedras ”