Sei sulla pagina 1di 5

ENSAMBLE

Cuento corto (1993)

Despertó sonrioso. No podía saber qué sucedía. De hecho, no sabía qué había sucedido. El despertar violento convir- tióse en placidez modorra; pereza indescriptible; una noche

antes, caraxo, todo pasó: buscó su cuerpo entre las sábanas

y la cabeza. ¡La cabeza! La había olvidado. Con razón no

podía ver algo; seguramente por eso escuchaba un nada. Siguió tentando “no puede ser” y no la encontraba; hacía frío, la onda gélida entraba por el hueco que había dejado sobre sus hombros. Piernas y brazos lleváronlo al suelo de alfombra; gateó hacia donde recordaba estaba la salida de la recámara; arrastroso, chocó con una pared. Dio vuelta ras- pando sus rodillas, hasta topar con la puerta de madera. Jaló la manija. “Ni en estos momentos hay que perder el estilo” y comenzó a gatear por el pasillo, chocando con aquella maldita bicicleta fija que tantas veces jodiérale la vida, hasta sentir el vacío de treinta centímetros: rodó por

las escaleras, a un lado del suelo y por debajo del cielo: no escuchó cómo golpeó el suelo ni vio el techo. Tendido allá abajo, sonrío. Recordó “desperté sonriendo”. ¿Cómo sonreír

si se ha perdido la cabeza? Decidió pues, sonreír con el es-

fínter anal. Perfecto. Algo chocó contra su tórax. Tocólo y frotólo y reconoció los enjutos pelos y las febriles mejillas enamoradizas: su cabeza y “no entiendo”, procedió a colo- carla de vuelta en su lugar; todo volvió a ser luz e intentó oír: no escuchó nada: golpeteóse ambos oídos: no pudo es-

cuchar algo: se puso de pie: saltó sobre el piso de duela: es- cuchó el crujir de la madera. Tosió y gritó “ahh” y eso tam- bién pudo oírlo. Lo que no se escuchaba era el murmullo de

la

mañana. Pensó que no había nadie en casa. Subió y vistió

la

vieja camisa de lana y las canijas botas; revisó toda la casa

1

“dejen de esconderse” y nadie respondió. Decidió largarse de ahí, en dirección opuesta y a ningún lado. Sonriendo de oreja a oreja, dióse cuenta de que su dentadura era coqueta:

abrió la reja, salió a la calle. No se escuchó algo. Ni un signo de vida, “qué raro” y es que la calle solía estar repleta de bribones y que, oh, el silencio era sepulcral. Gritó “ahhh” y brincoteó sobre el cemento y las pesadas botas rebotaron calle abajo con él, que iría a buscar a su amigo el que ejecu- taba mil y un suertes de camaradería; que llegó a su casa, la de grandes cipreses y coches y hojas en el suelo y que el frío fue intenso; tocó el timbre ding dong y nada. Una vez más. Qué de cosas habían pasado una noche antes. Otra vez. Esa mujercita guapita. Otra vez. Cómo la quería. Decidió lar- garse de aquel lugar. Miró la casa de su amigo; en voluble giro, saltó la reja y llegó al otro lado y “¿estaré enamorado?”, caminó marcialmente por el césped y atravesó la puerta y pegó su rostro al vidrio: no había nadie pero no era posible; siempre dejaban la llave debajo de un tapete, ahora no había nada. No le hizo falta, pues la puerta estaba abierta. Y rechinó el hule de sus suelas con el piso recién encerado y “¿hay alguien?” miró alrededor y todo parecía estar en per- fecto orden. Que saltó con todas sus fuerzas y el golpe resonó por toda la casa mientras gritoneaba “ahhh”. Sonrió y “no hay nadie, eso es definitivo” y caminó por la casona: y bajó las escaleras: y los clósets: y debajo de los ceniceros: y checó en la alacena y el living y las recámaras y junto a aquella maldita bicicleta fija que no guardaba secreto al- guno y el garage y la azotea y el jardín y la casa del perro y dictaminó “deveras no hay nadie” y “voy a embromarlos” y riendo tomó la llave del Chevrolet que tantas veces le en- vidió al viejo padre de su amigo y “¿Nno hay problema si me llevo el coche de tu papá?” se largó con el gadget de girar la llave y pisar el acelerador: corrió veloz por la avenida y los árboles permanecieron plácidos y no había perros calle-

2

jeros ni niños en patinetas para aplastarles el cráneo y luego robarles sus dulces; y las tiendas de la colonia cerra- das; los autos estacionados; ningún coche circulando; y na- die por las calles. Siguió canalla y salió a la avenida larga y oh, ahí tampoco había movimiento. Ni canes. Ni li- mosneros. Ni niños. Ni adultos. Ni un ruido. Solamente el poderoso motor Chevrolet bramando por el lugar. “No hay tráfico. Cuántas veces quise que estuviéramos en un día soleado y sin tráfico” y siguió su rumbo a ningún lado, son- riente: una noche antes: ellos dos, a un lado de aquella casa de bebidas y vicios y porquerías y hedores y manos arru-

gadas y ojos llorosos y “¿te quiero?” y no saber si decirle sí o sólo no. Sus pelos pegados y la nariz fuera de su lugar y la boca chueca. Una noche antes, cuando todo había sucedido, juró joder de una vez por todas a esa podrida familia con la que nació; decidió encarar el viento junto con su amigo; es- cuchó de aquella mujer que “el amor es bello siempre y cuando no te jactes de haberlo experimentado”, oh sí, sintió

el viejo frío mordiendo sus nervios de sus uñas de sus pies:

tocó el timbre. Miró la puerta con losanges de casa de ella. “Abran” cuando una vez más saltóse al otro lado, mostrando la mazorca en signo sonrioso de plenitud de facultades. Y buscó “mi amor” y sin encontrarla, dióse cuenta de que no había nadie. Caminó por la casa y por los pasillos y por las recámaras y por la cocina y por la sala y por el estudio y no

había nadie. Ni el perro. Ni el perico. Y las peceras estaban vacías. Que gritó “ahhh” y brincoteó e hizo un gran escán- dalo y tiró aquellas mierdas campanas de vidrio y se encon- tró con una foto encima de aquel mueble que tantas veces los mirara con pestañas enraizadas: era ella. Y sus cabellos.

Y sus ojos. La guapita, “deveras que sí te quería” y devoró la

salida de esa casa y dióse cuenta, ahora sí, que no había na- die. Que en el carro, desesperado, manejó hasta el lugar al que los parroquianos solían ir a exprimir sus carnes y ras-

3

gar sus vestiduras. Y estaba cerrado. Y en el techado donde solían estar todos los caballos de metal, solamente había nada y hojas de árboles secos. Que rompió el vidrio y aden- tro había silencio. Y un maniquí. Y ropa. Y comida. Y calzado. Y esas cosas que se pueden vender pero nunca comprar. “Si el hombre ha muerto todo está permitido” y corrió por el centro comercial y encontró el lugar de la en- ergía y las máquinas revivieron y la luz se hizo y hubo rui- dos por segundos. Que miró las máquinas que hacen histo- rias de peleas y batallas y héroes y que suelen accionarse con monedas y jugó y tuvo gozo. Pero que el silencio re- gresó. Enfurecido, mató a las máquinas. Fue a donde esta- ban los animales encerrados. Y fue a donde los parroqui- anos solían sentarse a escuchar historias. Y no encontró nada. “¿A dónde fueron todos?” y gritó “ahhh” y corrió y golpeó su cabeza contra el suelo y vino la noche y el día y era redundante saber que estaba solo. Y recobró aquella fo- tografía. Y la miraba. Y pensaba “quisiera haber escogido las palabras correctas” y reía. Reía porque el bufón era él. Y entró en todas las casas de aquel pueblo y se masturbó con los calzones sucios de los cristianos que solían habitarlos y conoció todos los lugares y viajó por más de trescientos pueblos y revisó todas sus casas y todos sus calzones y sus templos y no encontró nada más preciso que el silencio. Y fue noche y día. Y semanas y meses. Y cansado, regresó al lugar de partida. Y a través de los años, sentado enmedio de la penumbra y el eco, quiso que en algún lugar algún te- léfono sonara. Y recordó el día en que perdiera la cabeza. Sonrió con el esfínter anal:

salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí

4

salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí salir de aquí/

Copyright Rodrigo Xoconostle Waye, ®2009

paiki.org

ruyxoconostle.com

Esta obra está bajo una licencia Atribución-No comercial-No Derivadas 3.0 Un- ported de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/ o envie una carta a Creative Commons, 171 Second Street, Suite 300, San Francisco, California 94105, USA.

5