Sei sulla pagina 1di 96
InstItuto nacIonal de MedIcIna legal y cIencIas Forenses Versión 01, abril de 2009 Bogotá, D.

InstItuto nacIonal de MedIcIna legal y cIencIas Forenses

InstItuto nacIonal de MedIcIna legal y cIencIas Forenses Versión 01, abril de 2009 Bogotá, D. C.

Versión 01, abril de 2009

Bogotá, D. C. Colombia

InstItuto nacIonal de MedIcIna legal y cIencIas Forenses MarIo gerMÁn IguarÁn arana Fiscal General de

InstItuto nacIonal de MedIcIna legal y cIencIas Forenses

MarIo gerMÁn IguarÁn arana Fiscal General de la Nación Presidente de la Junta Directiva

Pedro gaBrIel Franco MaZ Director General

enrIQue MIguel altaMar osPIno Subdirector de Investigación Científica

carMen dorIs garZÓn olIVares Subdirectora de Servicios Forenses

alcIdes Bernard ortIZ BarBosa Subdirector Administrativo y Financiero

luIs carlos guerrero escoBar Secretario General

ana MarÍa Berenguer VIsBal Asesora, División Normalización Forense

claudIa Mercedes Monroy aVella Coordinadora, División de Servicios Forenses

aÍda elena constantÍn PeÑa Asesora, Dirección Regional Oriente

reglaMento tÉcnIco Para la deterMInacIÓn MÉdIco Forense de estado de salud en Persona PrIVada de lIBertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal–

Versión 01, abril de 2009

Participaron en la elaboración Grupo Estandarización y Validación de la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad -Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal- (Pág. 4).

Participaron en la revisión Ana María Berenguer Visbal, Asesora División de Normalización Forense

Aída Elena Constantín Peña, Asesora Dirección Regional Oriente.

Carmen Doris Garzón Olivares, Subdirectora de Servicios Forenses.

Enrique Miguel Altamar Ospino, Subdirector de Investigación Científica.

Grupo Estandarización y Validación de la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad -Estado grave por enfermedad o Enferme- dad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal- (Pág. 4).

aprobado por Pedro Gabriel Franco Maz, Director General

Fecha: Abril 15 de 2009

Esta publicación equivale a una coPIa no controlada del documento original que hace parte del Sistema de Gestión de la Calidad del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Se permite el uso y la reproducción parcial con fines académicos, reconociendo la autoría y consultando al Instituto sobre su actualización.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

gruPo de estandarIZacIÓn y ValIdacIÓn de la deterMInacIÓn MÉdIco Forense de estado de salud en Persona PrIVada de lIBertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal– Versión 01, abril de 2009

DIVISIÓN DE SERVICIOS FORENSES Claudia Mercedes Monroy Avella Carmen Esther Orjuela Henao

DIVISIÓN DE NORMALIZACIÓN FORENSE Ana María Berenguer Visbal Rosa Amelia Sierra Fajardo

DIRECCIÓN REGIONAL BOGOTÁ William Fausto Cárdenas Ávila Martha Rocío Barreto Manrique Germán Fontanilla Duque Luis Eduardo Muñoz Perdomo Óscar Armando Sánchez Cardozo

DIRECCIÓN REGIONAL ORIENTE Carlos Hernán Marín Arias Aída Elena Constantín Peña Sandra Lucía Moreno Lozada

DIRECCIÓN SECCIONAL BOYACÁ María Eugenia Botero Duque

DIRECCIÓN SECCIONAL ARAUCA Mauricio Camacho Ospina

DIRECCIÓN SECCIONAL META Jesús María Mantilla Álvarez Alexánder Hernández Ómar de la Hoz Matamoros Aristóteles Rincón Mendoza Camilo Rodríguez Motta Pablo Rodríguez Varela Alfonso Suárez Rivera Yenny Triana Beltrán

DIRECCIÓN REGIONAL NORTE Juan Ángel Isaac Llanos Víctor Pacheco Llanos Johana Patricia Díaz Iglesias

DIRECCIÓN REGIONAL NORORIENTE Saúl Martínez Gómez Carlos Eduardo Rueda Vivas

DIRECCIÓN SECCIONAL VALLEDUPAR Carlos Antonio Murillo

DIRECCIÓN REGIONAL OCCIDENTE Juan Carlos Medina Osorio

DIRECCIÓN SECCIONAL QUINDÍO Carlos Hernán Collazos Gamboa

DIRECCIÓN SECCIONAL CALDAS Álvaro Gallego Marulanda María Mercedes Jurado Alvarán José Fernando Marín William Escobar Vallejo Lina Mercedes Patiño Giraldo

DIRECCIÓN REGIONAL SUROCCIDENTE Germán Alberto Cano Montaño Luis Carlos Pérez Gutiérrez Carlos Julio Sandoval Mondragón Ana Inés Ricaurte Villota

DIRECCIÓN SECCIONAL NARIÑO Magally Realpe Palacios Liliana Hidalgo Bravo Andrea Ordóñez Zarama Miguel Darío Martínez Vélez Fernando Jurado Rosero Francisco Villota Bustamante

DIRECCIÓN REGIONAL SUR Ramón Elías Sánchez Arango Rafael Rengifo Jiménez Andrés Fabián López Rosero

DIRECCIÓN SECCIONAL CAQUETÁ Guillermo Barrios Maldonado Orangel Evelio Mendoza Guardias Blanca Lilia Torres Alfonso Aníbal Silva Montealegre

OFICINA JURÍDICA Norman Humberto Lozano Sanabria María Liliana Rodríguez Fontecha

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

formal – RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009 INSTITUTO NACIONAL DE MEDICINA LEGAL Y CIENCIAS
formal – RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009 INSTITUTO NACIONAL DE MEDICINA LEGAL Y CIENCIAS

INSTITUTO NACIONAL DE MEDICINA LEGAL Y CIENCIAS FORENSES

RESOLUCIÓN No. 000524 DE ABRIL 15 DE 2009

Por medio de la cual se adopta el REGLAMENTO TÉCNICO PARA LA DETERMINACIÓN MÉDICO FORENSE DE ESTADO DE SALUD EN PERSONA PRIVADA DE LIBERTAD –Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal–

EL DIRECTOR GENERAL En ejercicio de sus facultades legales y en especial en las conferidas en la Ley 938 del 30 de diciembre de 2004, artículo 40, numeral 4°, y

C O N S I D E R A N D O:

Que en virtud del proceso de modernización, el avance de la Medicina Forense y la implementación del Sistema Penal Acusatorio en Colombia, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, se consolida como el principal órgano técnico-científico del sistema judicial colombiano, que aporta las pruebas periciales necesarias para garantizar la objetividad de los procesos judiciales y policivos. Que se hace necesario garantizar al sistema de administración de justicia, la idoneidad de las pruebas periciales que se aportan

a las investigaciones, atendiendo a las necesidades nacionales y

teniendo en cuenta aspectos de seguridad, calidad científica y técnica, salud y preservación del medio ambiente, entre otros.

Que en desarrollo de su misión, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, debe servir como órgano de verificación y control de las pruebas periciales y exámenes forenses practicados por los cuerpos de Policía Judicial del Estado

y como Centro Científico de Referencia Nacional en asuntos relacionados con la Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

Que de conformidad con la Ley 938 del 30 de diciembre de

2004, en el numeral 5, del artículo 36, corresponde al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, definir los reglamentos técnicos que deben cumplir los distintos organismos

y personas que realicen funciones periciales asociadas con

medicina legal, ciencias forenses y ejercer control sobre su

desarrollo y cumplimiento.

Que según el artículo 68 de la Ley 599 de 2000, Código Penal, se requiere concepto médico-legal para establecer si una persona condenada a pena privativa de la libertad se encuentra aquejada por una enfermedad muy grave incompatible con la vida en

reclusión formal, con el fin de conceder la reclusión domiciliaria

u hospitalaria como uno de los mecanismos sustitutivos de la pena.

Que de acuerdo con los Artículos 362 y 471 de la Ley 600 de 2000, Código de Procedimiento Penal, puede ser necesario establecer

si una persona detenida o condenada a pena privativa de la

libertad se encuentra en estado grave por enfermedad, previo concepto de médico oficial, o si a la detenida o condenada le faltan menos de dos meses para el parto o si no han transcurrido

más de seis meses desde que dio a luz, con el fin de determinar si procede el beneficio de la suspensión de la detención preventiva,

o el aplazamiento o suspensión de la ejecución de la pena.

Que conforme a los artículos 314 (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007) y 461 de la Ley 906 de 2004, Código de Procedimiento Penal, que desarrolla el Acto Legislativo 03 de 2002 e implementa el Sistema Penal Acusatorio, puede ser necesario establecer, si una persona detenida o condenada a pena privativa de la libertad se encuentra en estado grave por

enfermedad, previo concepto de médico oficial, o si a la detenida

o condenada le faltan menos de dos meses para el parto o si no han transcurrido más de seis meses desde que dio a luz, con

el fin de determinar si procede la Sustitución de la Detención

Preventiva o la Sustitución de la Ejecución de Pena.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Que en consecuencia, se hace necesario definir el reglamento técnico que establezca los procedimientos a seguir por los médicos para la determinación médico forense de Estado de Salud –Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal– en las personas sometidas a detención o pena privativa de la libertad que, conforme a la decisión judicial, puedan ser beneficiarias de la suspensión o sustitución de la detención preventiva o del aplazamiento, suspensión o sustitución de la ejecución de la pena, de acuerdo con la legislación mencionada. En mérito de lo expuesto, R E S U E L V E:

ARTÍCULO PRIMERO. Adoptar en todas sus partes el “Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal–, Versión 01”. PARÁGRAFO. El contenido del Reglamento Técnico Forense anteriormente citado, hace parte integral de la presente Resolución. ARTÍCULO SEGUNDO. El “Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal–”, será actualizado de conformidad con los avances científicos-técnicos y/o normativos a que haya lugar. ARTÍCULO TERCERO. La presente resolución rige a partir de la fecha de su publicación. Publíquese, comuníquese y cúmplase.

PEDRO GABRIEL FRANCO MAZ Director General

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Contenido

Página

PRESENTACIÓN

11

I. asPectos generales

13

Objetivos

13

Alcance

13

Marco Legal

18

Marco Teórico

20

Definiciones Conceptuales

29

II. Proceso Para la deterMInacIÓn MÉdIco- Forense de estado de salud en Persona PrIVada de lIBertad –Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal–

33

Objetivos

34

34

Descripción del Proceso

37

37

Documentos Involucrados en el Proceso

38

Diagrama de Flujo

40

actividad no. 1 recePcIÓn del caso

43

1.1 Objetivos

43

1.2 Responsable

43

1.3 Condiciones

43

1.4 Descripción

45

1.5 Documentos

50

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

actividad no. 2 eXaMen MÉdIco-Forense

51

2.1 Objetivos

51

2.2 Responsables

51

2.3 Condiciones

52

2.4 Descripción

55

2.5 Documentos.

63

actividad no. 3 anÁlIsIs, InterPretacIÓn y conclusIones del dIctaMen MÉdIco-Forense de estado de salud en Persona PrIVada de lIBertad

65

3.1 Objetivos

65

3.2 Responsable

65

3.3 Condiciones

66

3.4 Descripción

67

3.5 Documentos

72

actividad no. 4 enVÍo del dIctaMen y arcHIVo

75

4.1

Objetivos

75

4.2

Responsable

75

4.3

75

4.4

Descripción

76

4.5

Documentos

77

aneXos

anexo 1.

Referente Normativo

79

anexo 2.

Formato de Consentimiento Informado

87

anexo 3.

Protocolo para el Dictamen Médico-Forense de Estado de

Salud en Persona Privada de Libertad

89

anexo 4.

Ejemplos que ilustran sobre posibles conclusiones finales, cortas

y concisas del dictamen sobre Determinación Médico-Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad

93

constancIa de recePcIÓn y conocIMIento del reglaMento tÉcnIco

95

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

PresentaCión

L a publicación de la primera versión del Reglamento Técnico

para la Determinación Médico-Forense de Estado de Salud en

Persona Privada de la Libertad, es la respuesta a la necesidad

de apoyar a las autoridades judiciales, de forma idónea y objetiva en

su ardua labor de administrar justicia.

Desde el año 2000 los Códigos de Procedimiento Penal, dan un viraje notable al asignar la carga probatoria de la gravedad de un paciente, no solamente a la naturaleza de la enfermedad sino principalmente a la evolución (favorable o desfavorable) de la enfermedad misma en aquella persona privada de la libertad. El médico debe realizar el diagnóstico de enfermedad y contextualizar esta enfermedad en la condición propia del individuo que está siendo valorado teniendo en cuenta además el entorno que lo rodea, sus necesidades terapéuticas, para que pueda recibir la atención oportuna y digna que la Carta Magna determina como derecho fundamental.

Surge así, el concepto de “dignidad vital” que considera la persona como un ser biológico y social en persistente y dinámica interrelación con el medio ambiente que lo rodea.

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, con la presente publicación sigue cumpliendo su labor como Establecimiento Público Científico Técnico rector de las Ciencias Forenses en Colombia, aportando la normatividad y el conocimiento necesario para la consolidación de un verdadero Sistema Nacional Forense.

Esta primera versión por supuesto deberá someterse a la evaluación obligatoria para su depuración y actualización permanentes que

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

permitan alcanzar altos estándares de calidad, objetivo fundamental en el nuevo Sistema Penal Oral Acusatorio. Sólo así, el Estado logrará proporcionar equidad y justicia a una nación necesitada de estos principios.

Solo resta agradecer la ardua y eficiente labor de los autores

y el personal de apoyo, en especial de la División de Servicios

Forenses, que irradiaron las bases fundamentales de este reglamento, perfeccionado con la colaboración de funcionarios forenses de todo

el país.

PEDRO GABRIEL FRANCO MAZ Director General

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

i. asPeCtos generales

Objetiv O s

• Establecer los procedimientos que deben cumplir quienes parti- cipan en el proceso de determinación médico forense de “Estado de Salud” 1 de una persona privada de la libertad, para dar res - puesta a los requerimientos de la legislación colombiana a este respecto.

• Promover y facilitar el mejoramiento continuo del proceso, así como de los respectivos procedimientos para la determinación médico forense de Estado de Salud en una persona privada de la libertad.

• Promover el respeto a la dignidad humana y la integridad personal durante el proceso de determinación médico forense de Estado de Salud en una persona privada de la libertad.

Alc A nce

El “Reglamento Técnico para la Determinación Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal–” aplica a los profesionales médicos con funciones

1 Determinar si una persona privada de la libertad se encuentra en estado grave por enfermedad o si en el evento de estar cumpliendo la ejecución de la pena, se encuentra aquejada de enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal, para los fines establecidos en los artículos 362, numeral 3, y 471 de Ley 600 de 2000 (C. P. P.), y en los artículos 314 (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), numeral 4, y 461 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.); así como en el artículo 68 del Código Penal (Ley 599 de 2000).

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

periciales asociadas con la Medicina Legal y las Ciencias Forenses

y personal administrativo o de apoyo, que interviene en el

procedimiento de atención, valoración y emisión de un dictamen pericial para determinar si una persona detenida, o condenada

a pena privativa de la libertad se encuentra en “Estado Grave por Enfermedad” 2 o presenta “Enfermedad muy Grave Incompatible con la Vida en Reclusión Formal” 3 .

Por tanto, incluye a los peritos médicos del Instituto Nacional

de Medicina Legal y Ciencias Forenses y médicos oficiales 4,5, debi-

damente capacitados y entrenados, que deban realizar un examen

médico para determinar Estado de Salud en una persona privada

de la libertad y rendir el respectivo dictamen 6 en los casos señalados

por la Ley, en todo el territorio nacional, así como al personal auxi- liar y administrativo (tales como secretarios, enfermeras, auxiliares

o asistentes, entre otros), que participe en el respectivo proceso de atención 7 .

2

3

4

5

6

7

De conformidad con los artículos 362, numeral 3 , y 471 de la Ley 600 de 2000, así como con los artículos 314 (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), numeral 4, y 461 de la Ley 906 de 2004 (Código de Procedimiento Penal Colombiano), y con el artículo 106 de la Ley 65 de 1993 (Código Penitenciario y Carcelario).

De conformidad con el artículo 68 de la Ley 599 de 2000, Código Penal Colombiano.

De conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artí - culo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal Colombiano.

Incluye a los médicos del Servicio Médico Obligatorio que tengan la condición de ser médicos oficiales, de conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal Colombiano.

En este Reglamento Técnico Forense se utiliza el término “Dictamen” empleado en los artículos 362 y 47 de la Ley 600 de 2000 (C. P. P.) y los Artículos 314 (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), y 461 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P. –Sistema Acusatorio). Se asimila al término “Concepto de médico legista especializado”, empleado en el artículo 68 de la Ley 599 de 2000 del Código Penal.

Para efectos de la Cadena de Custodia, según los artículos 288 y 289 de la Ley 600 de 2000; los artículos 254 y 255 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.) y las Resoluciones Nos. 01890 de 2002, 0-6394 de 2004 “Manual de Procedimientos del Sistema de Cadena de Custodia para el Sistema Penal Acusatorio” y 0.2770 de 2005 “por la cual se modifica el Manual de Procedimientos del Sistema de Cadena de Custodia adoptado mediante Resolución 0-6394 de 2004”, de la Fiscalía General de la Nación.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Aspectos que están por fuera del alcance de este reglamento técnico forense

A. No aplica para realizar un examen psiquiátrico forense para esta - blecer si debido a una alteración psíquica o enfermedad mental una persona detenida, o condenada a pena privativa de la liber - tad, se encuentra en “Estado Grave por Enfermedad” 8 o presenta “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” 9 . Esto debe ser valorado por parte de un psiquiatra, con base en los criterios establecidos para tal efecto en la reglamenta - ción al respecto, emitida por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

B. No aplica para determinar si a una mujer gestante le faltan dos

o menos meses para el parto o si no han transcurrido más de seis meses desde el parto 10 .

La primera condición requiere el diagnóstico del embarazo y la

edad gestacional, establecidos con base en las normas que dicta

la ginecoobstetricia, sin ninguna particularidad forense diferente

de la recomendación de concluir en lo posible, con fundamento en el método de mayor certeza (es decir, con ecografía obstétri- ca), y aclarar en la conclusión, si la edad gestacional establecida

en semanas, corresponde o no al supuesto de la norma de faltar dos o menos meses para el parto.

La segunda condición, es decir, que no hayan transcurrido más de seis meses desde el parto, se puede establecer durante el pri - mer mes del puerperio mediante examen clínico y determina - ción de niveles de hormona gonadotropina coriónica en la mu- jer, así como el examen del recién nacido o lactante menor con el fin de evaluar los criterios clínicos para determinación de edad, siguiendo los lineamientos establecidos en el “Reglamento Téc -

8 Op. Cit. 2.

9 Op. Cit. 3.

10 Artículo 362 , numeral 2, y artículo 471 de la Ley 600 de 2000 (C. P. P.); artículos 314 (modifi - cado por la Ley 1142 de 2007, artículo 27), numeral 3, y artículo 461 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.); artículo 106 de la Ley 65 de 1993 (Código Penitenciario y Carcelario).

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

nico Forense para la Determinación de Edad en Clínica Forense Versión 02, dic. 2005 11 ”, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Resolución 001019 de 2004). A partir del segundo mes, sólo es posible realizar la determinación de edad clínica del menor; en estos casos es de gran utilidad la historia clínica si la paciente ha recibido atención médica.

Es necesario prestar especial cuidado a la identificación del me- nor que se examina; se debe solicitar el certificado de nacido vivo, expedido por el centro hospitalario donde se atendió el parto o, en caso de parto domiciliario, el Registro Civil, y regis - trar la respectiva información en el dictamen. Adicionalmente, se recomienda tomar fotografía y/o huella plantar del bebé exa - minado.

Se debe aclarar que este Reglamento sí aplica, en aquellos casos en los cuales se requiere el examen médico forense de una mujer embarazada o puérpera privada de la libertad, cuyas condiciones de salud deben ser evaluadas para establecer si se encuentra en “Estado grave por enfermedad” o “Enfermedad muy grave in - compatible con la vida en reclusión formal” .

C. No aplica para establecer si el hijo(a) de una mujer cabeza de familia sindicada o condenada (o de un hombre que tenga la misma calidad), es menor (de edad) 12,13 .

De no existir prueba documental, el apoyo pericial estará dado por la determinación de la edad clínica del hijo en cuestión. Para tal efecto, se realizará el examen correspondiente, siguiendo lo establecido en el respectivo reglamento técnico forense 14 . Igual - mente en esos casos se recomienda tomar fotografía y/o la huella plantar o digital del menor examinado.

11

12

13

14

Disponible en la página web del Instituto: www.medicinalegal.gov.co

Artículo 314 (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), numeral 5, de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.) y Sentencias Corte Constitucional C-184/03 y C-154/07.

Artículo 461 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.).

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses “Reglamento Técnico-Forense para la Determinación de Edad en Clínica Forense Versión 02, dic. 2005” (Resolución 001019 de

2004).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

D. No aplica para establecer si el hijo(a) de una mujer cabeza de familia sindicada o condenada (o de un hombre que ten - ga la misma calidad), sufre incapacidad permanente (física y/o mental) 15,16, caso en el cual se requiere una valoración de éste por parte de un médico y/o un especialista en psiquiatría clínico o forense, no contemplada en este reglamento.

E. No aplica para determinar si una persona privada de la libertad tiene más de 65 años (sesenta y cinco años) 17 .

La prueba pericial no tiene utilidad para determinar la edad en personas vivas mayores de 25 años, dado que si bien pueden ob- servarse fenómenos de envejecimiento, estos no permiten esta - blecer la edad con un rango útil para una investigación judicial. La determinación de la edad, especialmente cuando la persona ha superado esta edad, debe hacerse sustentada en pruebas docu - mentales y en su defecto, en pruebas testimoniales.

F. No aplica para prescribir un tratamiento y/o manejo médico a una persona privada de la libertad.

Como la valoración médico forense sobre Estado de Salud en per - sona privada de libertad para determinar Estado grave por enfer - medad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en re- clusión formal, no tiene fines asistenciales, en desarrollo de este proceso no se hace ningún tipo de prescripción médica; sólo se orienta a la autoridad judicial correspondiente, sobre la atención en salud que debe recibir el examinado. La prescripción sobre tratamiento y manejo médico son parte de los procedimientos asistenciales de salud.

G. No aplica para evaluar si un establecimiento carcelario o pe- nitenciario, brinda determinadas condiciones de atención en salud, alimentación, requeridas por una persona privada de la

15

16

17

Op. Cit. 12.

Op. Cit. 13.

Artículo 362 , numeral 1, y artículo 471 de la Ley 600 de 2000 (C. P. P.); artículos 314 (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), numeral 2, y Artículo 461 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.).

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

libertad, cuestión que compete a las autoridades penitenciarias y carcelarias, apoyadas en el servicio de sanidad respectivo.

H. Tampoco aplica para establecer si una persona se encuentra, o no, en condiciones de salud para atender una citación a una au - diencia, ni para evaluar el estado de salud de una persona privada de la libertad, durante el desarrollo de una audiencia de cual - quier tipo.

MARCO LEGAL

La determinación médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad, regulada por este Reglamento Técnico Forense, está enmarcada en los referentes normativos que se mencionan a continuación:

™ CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA

• Artículos 1, 11, 12, 13, 49

™ CÓDIGO PENAL (Ley 599 de 2000)

• Libro Primero Parte General; Título I “De las Normas Rectoras de la Ley Penal Colombiana”, Capítulo Único, artículo 1.

• Título IV; Capítulo III “De los Mecanismos Sustitutivos de la Pena Privativa de la Libertad”, artículos 68 y 68 A 18 .

™ CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL (Ley 600 de

2000)

• Título Preliminar “Normas Rectoras”, artículo 1.

• Libro II. “Investigación”. Título II “Instrucción”. Capítulo V “Detención Preventiva”; Artículo 362 “Suspensión de la Deten - ción Preventiva”.

• Libro IV. “Ejecución de Sentencias”; Título I “Ejecución de Pe- nas y Medidas de Seguridad”, Artículo 471 “Aplazamiento o sus - pensión de la ejecución de la pena”.

18 Adicionado por el artículo 32 de la Ley 1142 de 2007.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

™ CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL (Ley 906 de

2004)

• Título Preliminar “Principios Rectores y Garantías Procesales”, artículo 1º.

• Libro II, Título IV “Régimen de la Libertad y su Restricción”; Capítulo III “Medidas de Aseguramiento”; artículo 314 “Susti - tución de la Detención Preventiva” (modificado por la Ley 1142 de 2007, artículo 27).

• Libro IV “Ejecución de Sentencias”, Título I “Ejecución de Pe- nas y Medidas de Seguridad”; Capítulo I “Ejecución de Penas”, artículo 461 “Sustitución de la Ejecución de la Pena”.

™ LEY 1142 DE 2007

Por medio de la cual se reforman parcialmente las Leyes 906 de 2004, 599 de 2000 y 600 de 2000 y se adoptan medidas para la prevención y represión de la actividad delictiva de especial im- pacto para la convivencia y seguridad ciudadana.

• Artículos 27 y 32.

™ CÓDIGO PENITENCIARIO Y CARCELARIO. (Ley 65 de

1993)

• Título I “Contenido y Principios Rectores”, artículo 5 “Respeto a la Dignidad Humana”.

• Título VI “Régimen Penitenciario y Carcelario”, artículo 75 “Causales de Traslado”, numerales 1 y 2.

• Título IX “Servicio de Sanidad”, artículos 104, 105 y 106.

™ OTROS:

• Ley 23 de 1981 “por la cual se dictan normas en materia de Ética Médica” y su Decreto reglamentario 3380 de 1981, en los aspectos aplicables a la práctica médico forense.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

• Sentencias de la Corte Constitucional Nos. T-530 de 1990; T-535 de 1998; T-606 de 1998; T-366 de 1999; T-1499 de 2000; T-233 de 2001 y T-775 de 2002.

• “Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Perso- nas Privadas de Libertad en las Américas”, Resolución 1/08 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Organización de Estados Americanos OEA.

MARCO TEÓRICO

Se denomina “Estado de Salud en Persona Privada de Libertad”, el tipo de examen médico-legal, mediante el cual un perito médico (o psiquiatra, en ciertos casos no contemplados en este reglamen- to), siguiendo los protocolos forenses, apoya a la administración de justicia estableciendo si una persona privada de la libertad, como consecuencia de la aplicación de la ley penal, presenta alguna de las siguientes circunstancias de salud contempladas en los códigos Penal y de Procedimiento Penal colombianos:

¾ ENFERMEDAD MUY GRAVE INCOMPATIBLE CON LA VIDA EN RECLUSIÓN

El Código Penal –Ley 599 de 2000–, establece en su artículo 68:

“Reclusión domiciliaria u hospitalaria por enfermedad muy grave: El juez podrá autorizar la ejecución de la pena privativa de la libertad en la residencia del penado o centro hospitalario determinado por el INPEC, en caso de que se encuentre aquejado por una enfermedad muy

grave incompatible con la vida en reclusión

La “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclu- sión”, es una condición para conceder el beneficio de sustitución de la pena privativa de la libertad por la reclusión domiciliaria u hospitalaria. En este evento la persona a examinar se encuentra con- denada a pena privativa de la libertad y se pretende establecer si sufre de una enfermedad calificada en el Código como “muy grave”, incompatible con la vida en reclusión formal, e igualmente si se hace aconsejable sustituir el lugar de reclusión de la cárcel, por el de la re-

”.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

sidencia del penado o un hospital, en donde continuará cumpliendo la sanción penal.

En este evento el tiempo de reclusión domiciliaria u hospitalaria se contabiliza como parte del cumplimiento de la pena 19 .

¾ ESTADO GRAVE POR ENFERMEDAD

Debe distinguirse aquí entre lo preceptuado en la Ley 600 de 2000 (C. P. P.) 20 y lo establecido por la Ley 906 de 2004 (C. P. P. –Sistema Penal Acusatorio–) 21 , dado que en la actualidad ambos se encuentran vigentes en Colombia, en la medida en que persistan procesos a los cuales se deba aplicar la Ley 600 de 2000.

Ley 600 de 2000 22 :

19

20

21

22

El artículo 362, numeral 3°, establece: “Suspensión. La privación

3. Cuando el

sindicado estuviere en estado grave por enfermedad, previo dictamen de los médicos oficiales”. En este caso la o el examinado se encuen - tra bajo medida de aseguramiento, la cual se puede suspender.

En el artículo 471, del mismo Código dice: “Aplazamiento o sus- pensión de la ejecución de la pena. El juez de ejecución de penas y medidas de seguridad podrá ordenar al Instituto Nacional Peniten- ciario y Carcelario, el aplazamiento o la suspensión de la ejecución de la pena, previa caución, en los mismos casos de la suspensión de la detención preventiva.” Dicho artículo contempla las mismas con- diciones de salud (estado grave por enfermedad), pero para quien

de la libertad se suspenderá en los siguientes casos

Giraldo G. César Augusto, Medicina Forense, Décima Edición, Señal Editora, Medellín, 2001, pp. 151-152.

Ley 600 de 2000, Código de Procedimiento Penal: Libro II “Investigación”, Título II “Instruc - ción”, Capítulo V “Detención Preventiva”, Artículo 362 “Suspensión de la Detención Preventi - va”; Libro IV “Ejecución de Sentencias”, Título I “Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad”, artículo 471 “Aplazamiento o suspensión de la ejecución de la pena”.

Ley 906 de 2004, Código de Procedimiento Penal: Libro II “Técnicas de indagación e investi - gación de la prueba y sistema probatorio”, Título IV “Régimen de la Libertad y su Restricción”, Capítulo III “Medidas de Aseguramiento”, artículo 314 “Sustitución de la Detención Preventiva” (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007); Libro IV “Ejecución de Sentencias”, Título I “Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad”, Capítulo I “Ejecución de Penas”, artículo 461 “Sustitución de la Ejecución de Pena”.

Op. Cit. 20.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

ya haya sido condenado(a) a pena privativa de la libertad, caso en el cual se podrá aplazar o suspender la ejecución de la pena.

En cualquiera de los casos mencionados, el funcionario judicial determinará si el(la) sindicado(a) o condenado(a) debe perma - necer en su domicilio, en clínica u hospital. Igualmente, según el código, el funcionario exigirá certificado del médico legista quien dictaminará periódicamente sobre la necesidad de con - tinuar con la suspensión de la detención en la forma prevista. Aquí cabe mencionar que la Corte Constitucional ha afirmado que el experticio de medicina legal no es el único medio proba - torio para decretar la suspensión de la detención preventiva 23 .

Por otra parte, se debe resaltar que a diferencia de la expresión “grave enfermedad”, del Código de Procedimiento Penal del 1987, la expresión “Estado Grave por Enfermedad”, del Código de Procedimiento Penal del 2000, que se conserva en la Ley 906 de 2004, traslada la condición o característica de gravedad, de la “enfermedad” a la “persona enferma”, es decir, el sujeto que la sufre. Esta claridad que hace la legislación penal desde el año 2000, evita la discusión y confusión acerca de la calificación de una enfermedad como grave o no, para centrarse en la evalua - ción de la condición del paciente.

En ese orden de ideas, una enfermedad considerada grave en sí misma como por ejemplo la diabetes, puede no constituir en una persona específica, en un momento dado, un estado grave por enfermedad, y en otra sí, según las circunstancias. En el pri - mer supuesto, no lo sería por estar la enfermedad controlada y no requerir al momento del examen un tratamiento diferente al que se le está suministrando en el sitio de reclusión. En el segun - do supuesto, podría considerarse estado grave por enfermedad, si se encuentra, por ejemplo, la persona diabética en un coma ce - toacidósico que no es posible manejar en el centro de reclusión.

Es decir que la calificación de “Estado Grave por Enfermedad”, depende de las condiciones de salud del examinado, aunadas a

23 Editorial Legis S. A. “Régimen Penal Colombiano”. Envío No 78, junio 2004; p. 720, § 6532.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

la imposibilidad de brindar el manejo que su condición de salud

requiera en el centro de reclusión donde se encuentre.

Ley 906 de 2004 24 :

El artículo 314 25 , numeral 4, establece Sustitución de la Deten- ción Preventiva. La detención preventiva en establecimiento car- celario podrá sustituirse por la del lugar de residencia (o clínica

u hospital) en los siguientes eventos

4. Cuando el imputado o

acusado estuviere en estado grave por enfermedad, previo dictamen de médicos oficiales. El juez determinará si el imputado o acusado deberá permanecer en su lugar de residencia, en clínica u hospital.”

En el artículo 461, del mismo código, dice “Sustitución de la ejecución de la pena. El juez de ejecución de penas y medidas de se- guridad podrá ordenar al Instituto Nacional Penitenciario y Carce- lario, la sustitución de la ejecución de la pena, previa caución, en los mismos casos de la sustitución de la detención preventiva.” En este caso igualmente es el juez quien determina si el condenado(a), debe permanecer en su casa, clínica u hospital.

Los conceptos de “Estado grave por enfermedad” y “Enfermedad muy grave incompatible con la reclusión formal”, son análogos en consideración a que en ambos casos se busca proteger a la persona en la salud y la vida, independientemente de su situación jurídica. Am- bos conceptos hacen referencia a una situación de salud incompati- ble con la reclusión so pena de poner en peligro la integridad física o salud y la vida misma de la persona, al no recibir oportunamente un tratamiento requerido.

Igualmente en algunos casos, puede atender a razones huma- nitarias, cuando las condiciones de salud del examinado requieren atención, manejo y cuidados especiales, sobre las cuales advertirá el médico perito, y que a juicio de la autoridad, no podrían proveerse adecuadamente en el establecimiento carcelario donde se encuentra el recluso. Al respecto ha dicho la Corte “para que la obligación del Estado de velar por la salud del recluso se haga exigible, no es ne-

24 Op. Cit. 21.

25 Modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

cesario que el interno esté afectado de tal manera que la situación involucre una amenaza de violación del derecho a la vida o de otro derecho fundamental. Es decir, la mencionada obligación de Estado no se refiere únicamente a aquellas situaciones de urgencia, o de peligro para la vida de quien se encuentra internado en un centro de reclusión, sino que comprende también la atención en salud en dolencias de otra índole y en medicina preventiva” 26 .

Adicionalmente, en varias sentencias la Corte ha manifestado que la oportunidad de la atención médica, farmacéutica, quirúrgica y

hospitalaria, no sólo está dada por la urgencia ante la evolución de la enfermedad, sino que también se refiere al derecho al diagnóstico 27

y a la atención idónea cuando existan dolores intensos u otras con-

diciones que vulneren no sólo el derecho a la salud del interno, sino también el principio del respeto a la dignidad humana 28,29 .

Corresponde al perito médico establecer o confirmar el diagnós-

tico, evaluar la situación de salud actual del examinado y determinar en forma genérica qué tipo de tratamiento (o valoración médica) requiere y cuáles son las condiciones que deben garantizarse para la recuperación o preservación de la salud, e informar si dicho trata- miento debe ser intrahospitalario o puede ser ambulatorio. Igual- mente, cuando sea el caso, se referirá también en forma genérica

a las condiciones de manejo y cuidado necesarias para la atención

adecuada y digna de las circunstancias particulares de salud del exa- minado (vgr. cuidados de enfermería, rehabilitación, dieta, etc.), y

si estas se requieren de manera permanente o transitoria. Como este

dictamen no tiene fines asistenciales, en desarrollo del mismo no se hace ninguna prescripción médica; lo que se hace es orientar a la autoridad judicial correspondiente, sobre la atención en salud que debe recibir el examinado.

26

27

28

29

Sentencia T-530 de 1999, Corte Constitucional.

Sentencias T-606 de 1998, T-366 de 1999, T-775 de 2002, Corte Constitucional.

Sentencias T-535 de 1998, T-606 de 1998, T-233 de 2001, T-1499 de 2000, Corte Constitucional.

Aspectos igualmente considerados en tratados internacionales, tales como la Resolución 1/08 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la Organización de Estados Americanos (OEA), sobre “Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Li - bertad en las Américas”, entre otros.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Lo anterior, para que la autoridad tenga elementos de juicio para establecer si el sitio de reclusión donde se encuentra la persona examinada cumple o no las condiciones mencionadas por el perito médico o si su permanencia en él puede comprometer la salud y la propia vida o la dignidad del enfermo.

Se entenderá entonces que no es pertinente realizar un listado de enfermedades que puedan catalogarse como “muy graves”, o como “graves” (expresión de Código de Procedimiento Penal Colombiano de 1987 y anteriores 30 ) o como generadoras de “estado grave por enfermedad”, pues si bien el diagnóstico de la enfermedad que sufre el paciente es un elemento de juicio necesario para establecer si se encuentra en alguna de las situaciones consideradas en las normas revisadas, se requiere además establecer las condiciones de salud específicas del paciente en sus circunstancias particulares de tiempo, modo y lugar.

En estos eventos el perito médico debe elaborar una historia clínica y realizar un examen clínico completo y, cuando sea del caso, solicitar por intermedio de la autoridad competente los exámenes paraclínicos o interconsultas con especialistas, para establecer, aclarar o confirmar el diagnóstico, el pronóstico y determinar las condiciones medioambientales, de tratamiento y/o manejo, requeridas por el examinado para conservar o recuperar su salud, conforme a lo establecido en este Reglamento Técnico Forense (ver Actividad 2 “Examen médico forense”, página 51 y Actividad 3 “Análisis, interpretación y conclusiones del dictamen médico forense de estado de salud en persona privada de libertad”, página 65).

El perito médico que realiza este tipo de experticia debe tener presente que la finalidad de la norma es la de garantizar los derechos

a la salud y a la vida de las personas privadas de la libertad y recluidas en un centro carcelario o penitenciario. Igualmente, que el respeto

a la dignidad humana es un derecho fundamental constitucional y

un principio rector de la ley penal. En consecuencia, debe evaluar

30 Ley 94 de 1938, Decreto 409 de 1971, Decreto 181 de 1981, Ley 2 de 1982, Decreto No. 0050 de 1987 (C. P. P.), República de Colombia.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

cuidadosamente las condiciones de salud y las posibilidades de tratamiento y/o manejo adecuado a sus requerimientos, para comunicarlo de la forma más clara posible a la autoridad judicial correspondiente, quien finalmente tomará la decisión de conceder o no el correspondiente beneficio legal.

Aspectos a considerar

El Código Penal de 1978 traía la figura de “Grave Enfermedad” como una de las condiciones para conceder la suspensión de la de- tención preventiva o la suspensión o aplazamiento de la ejecución de la pena. Esta figura generó dificultades en su interpretación al centrar el foco de interés para conceder el beneficio, en la cualidad de “grave” de la enfermedad, y no en la situación del paciente a consecuencia del padecimiento de la enfermedad y las condiciones específicas de reclusión.

Es así como se podían presentar aparentes contradicciones entre un médico clínico y un médico forense, en caso de entrar a calificar la situación de un paciente que sufriera una enfermedad “grave”, como

un cáncer, pero que estuviese controlado al momento del examen. Para el médico clínico la respuesta obvia a la pregunta de si ¿el cáncer es una enfermedad grave?, es sí. Lo mismo respondería un médico forense a una pregunta formulada así, fuera del contexto de la ley procesal penal; pero si la pregunta se formula como: ¿Se encuentra

el paciente XX en una situación de salud grave a consecuencia del

cáncer que padece, que requiera manejo urgente intrahospitalario

o

que siendo de manejo ambulatorio, no pueda ser garantizado en

el

sitio de reclusión?, la respuesta variaría y según las circunstancias

específicas del individuo examinado podría ser sí o podría ser no, o podría ser condicional: sí y solo sí, se garantizan determinadas con-

diciones de tratamiento.

El Código Penal del 2000 logró un significativo avance al virar

el eje de atención de la condición de gravedad desde la enfermedad

hasta el paciente, al expresar que el sujeto estuviere en “estado grave por enfermedad”. Cualquier médico, forense o no, tiene una misma

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

comprensión de esta expresión. Debe determinarse si un paciente concreto está en una situación de gravedad debido a una enferme- dad; es decir, no basta con hacer el diagnóstico de la enfermedad que padece el paciente, sino que se requiere avanzar a establecer las con- diciones del paciente al momento del examen y sus circunstancias.

Pierden entonces relevancia los listados de enfermedades graves que se pudieren elaborar, pues el legislador está interesado en pro- teger la situación de salud y la vida de una persona concreta, en sus condiciones específicas de reclusión, y no de generar una especie de protección general a quienes padezcan determinadas enfermedades listadas como graves.

Con esta expresión “estado grave por enfermedad” se protege además la salud de todas las personas, siempre que se encuentre amenazada en unas circunstancias particulares de reclusión de cada cual, independientemente de la calificación de leve o grave atribui- ble a la enfermedad en sí. Frente a este avance en la protección de derechos, ahora sería una imperdonable vuelta atrás, pretender hacer un listado de enfermedades consideradas “muy graves”, de cara a lo preceptuado en el artículo 68 del Código Penal (Ley 599 de 2000), adicionado por el artículo 32 de la Ley 1142 del 2007.

Por lo anterior, como ya se mencionó, para los efectos de este reglamento, resultan análogas las expresiones: encontrarse en “estado grave por enfermedad”, del procedimiento penal y estar “aquejado de enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión for- mal” de la ley penal sustancial.

La legislación del 2000 hizo otro importante avance en el tema al incluir expresamente tanto en el artículo 68 del Código Penal 31 , como en el artículo 362 32 del Código de Procedimiento Penal, la necesidad de realizar nuevas valoraciones médicas para hacer se- guimiento a la situación de salud de la persona examinada. Esto es

31 Ley 599 de 2000, artículo 68: … “El juez ordenará exámenes periódicos al sentenciado a fin de determinar si la situación que dio lugar a la concesión de la medida persiste”.

32 Ley 600 de 2000, artículo 362: … “En los eventos anteriores el funcionario judicial exigirá certi - ficado del médico legista quien dictaminará periódicamente sobre la necesidad de continuar con la suspensión de la detención en la forma prevista”.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

fundamental porque las condiciones de salud de un individuo no son estáticas, pudiendo evolucionar hacia la mejoría o empeorar, y está claro que un concepto dado en un momento en el tiempo, es válido para ese momento. El médico tiene mayores elementos desde su experticia para orientar a la autoridad competente al respecto, sugiriendo en su dictamen el término para una nueva valoración (ver Actividad 3 “Análisis, interpretación y conclusiones del dictamen médico forense de estado de salud en persona privada de libertad”, página 65).

¿Quién puede realizar el examen?

Los artículos 362 de la Ley 600 de 2000 (C. P. P.) y 314 33 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.), establecen que la situación de estado grave por enfermedad debe ser dictaminada por “médicos oficiales”. Es decir, médicos contratados por el Estado, ya sea mediante una relación legal y reglamentaria o mediante un contrato de prestación de servicios. Los médicos del Servicio Médico Obligatorio, que ten- gan la condición de ser médicos oficiales, quedan incluidos por lo normado en los artículos mencionados.

El artículo 68 de la Ley 599 de 2000 (C. P.), establece que para la determinación de la condición de: “estar aquejado de enfermedad muy grave”, debe mediar concepto de “médico legista especializado”. Al respecto es de anotar que se entiende que el legislador haya estable- cido una mayor exigencia con respecto a la competencia del evaluador en estos casos, dada la connotación del beneficio a conceder.

Por lo anterior se entiende por médico legista especializado, aquel perito médico del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses o médico oficial que ha recibido capacitación y entrena- miento específico en el tema y sigue los lineamientos técnico foren- ses establecidos en este reglamento.

33 Op. Cit. 25.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

DEFINICIONES CONCEPTUALES

Documento: Información y su medio de soporte, el cual puede ser papel, medio magnético, óptico u electrónico 34 . Para los efec - tos del presente reglamento técnico, se definen genéricamente tres grandes tipos de documentos:

Documentos de sustentación: son aquellos que fundamen - tan la actuación pericial y contienen la información que el perito debe conocer (previamente y durante todas las etapas del proceso), integrar y analizar, para orientar el abordaje fo - rense integral e interpretar los resultados dentro del contexto de la información de la cual disponga el perito, en cada caso.

Documentos de referencia: son documentos que contienen los requerimientos procedimentales básicos que se deben co - nocer y utilizar como referente o guía para el desarrollo de las actividades en cada una de las etapas del proceso (activida - des), así como aquellos documentos sobre aspectos particu - lares relativos a algún procedimiento específico (instructivos y otros, los cuales se incluyen como anexos).

Documentos por generar: son los documentos y otros regis- tros escritos, gráficos y fotográficos, entre otros, que se deben generar o producir durante las diferentes etapas del proceso.

Estado de salud en persona privada de libertad: Para los efec - tos de este reglamento técnico forense, se entiende como el tipo de examen pericial, mediante el cual un perito médico, siguien - do los protocolos forenses, apoya a la administración de justicia penal estableciendo si una persona privada de la libertad pre- senta alguna de las circunstancias de salud 35 contempladas en el Código Penal 36 como mecanismo sustitutivo de la pena o en el

34

35

36

Norma ISO 9000:2000 (ES), Sistemas de Gestión de Calidad, Fundamentos y Vocabulario. Nu - meral 3.7.2.

Enfermedad muy grave, estado grave por enfermedad, mujer gestante a quien le falten menos de dos meses para el parto o para quien no hayan transcurrido más de seis meses después del parto.

Ley 500 de 2000, Código Penal: libro I “Parte General”, Título IV “De las consecuencias jurídi - cas de la conducta punible”, Capítulo III “De los mecanismos sustitutivos de la pena privativa de la libertad”, Artículo 68 “Reclusión domiciliaria u hospitalaria por enfermedad muy grave” .

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

de Procedimiento Penal 37,38, como condición para suspender o sustituir la detención preventiva, así como para el aplazamiento, suspensión o sustitución de la ejecución de la pena.

Estado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave in- compatible con la vida en reclusión formal: Para los efectos de este reglamento se entienden como aquella condición de salud de una persona privada de la libertad, que no puede ser atendida de manera adecuada en el sitio de reclusión y que requiere trata- miento o manejo en un centro hospitalario, o en centro de reclu - sión que ofrezca las condiciones requeridas, o en su domicilio, so pena de poner en peligro la vida o la integridad de la persona o vulnerar el debido respeto a la dignidad humana.

“Grave enfermedad”: Expresión utilizada en el Código de Pro - cedimiento Penal colombiano de 1987 y anteriores 39 , como con - dición para la suspensión de la detención preventiva, así como para el aplazamiento o suspensión de la ejecución de la pena.

Al respecto escribió el doctor Ricardo Mora Izquierdo, “La grave enfermedad debe entenderse como una alteración seria de las condi- ciones físicas y mentales de una persona, que ameriten tratamiento médico o psiquiátrico urgente, so pena de poner en peligro la vida del procesado si no se suministra esta atención, ya sea por el curso natural de la enfermedad sin tratamiento, o por el daño eventual que el enfermo pueda causarse a sí mismo o por las complicaciones que haya presentado la enfermedad.

También debe considerarse el diagnóstico forense de “grave enferme- dad” en aquellos casos en los cuales el procesado presente una dolen- cia que ponga en serio peligro la integridad anatómica o funcional de un órgano, si no se recibe el tratamiento oportuno, aunque no esté amenazada la vida, como por ejemplo una enfermedad infecciosa severa del aparato de la visión.

37 Op. Cit. 20.

38 Op. Cit. 21.

39 Op. Cit. 30.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Además debe tenerse en cuenta la necesidad de que el tratamiento y la atención médica o quirúrgica se efectúe en un medio asistencial apropiado y que sea imposible su realización adecuada en el sitio de reclusión en el cual se encuentra el procesado” 40 .

INPEC: Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario. Es un establecimiento público adscrito al Ministerio de Justicia y del Derecho, el cual tiene como misión administrar el Sistema Peni - tenciario y Carcelario, garantizando el cumplimiento de la pena privativa de la libertad, la detención precautelativa, la seguridad, la atención social y el tratamiento penitenciario de la población reclusa, en el marco de los Derechos Humanos.

Tiene a su cargo, entre otros, la creación, fusión, supresión, di - rección, administración, sostenimiento y vigilancia de los esta - blecimientos de reclusión del orden nacional, para la ejecución de la pena privativa de la libertad impuesta a través de una sen - tencia penal condenatoria, así como el control de las medidas de aseguramiento, del mecanismo de seguridad electrónica y de la ejecución del trabajo social no remunerado.

Además ejerce la inspección y vigilancia de las cárceles de las entidades territoriales (cárceles departamentales y municipales), para las personas detenidas preventivamente y condenadas por contravenciones que impliquen privación de la libertad por or - den de autoridad policiva, cuya creación, fusión o supresión, dirección, organización, administración, sostenimiento y vigi - lancia está a cargo de los departamentos, municipios, áreas me - tropolitanas y el Distrito Capital de Santafé de Bogotá 41,42 .

40 Mora R. “Actualización del Dictamen Pericial por Estado de Salud”. En “Revista Ins - tituto Nacional de Medicina Legal de Colombia”. Años 14 y 15, Volumen IX , Nos. 1-2, Bogotá 1989-1990.

41 Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) “Misión y valores”. En Página web: “INPEC, Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, República de Colombia; El Inpec como institución; El Inpec hoy”. http://www.inpec.gov.co/portal/page/portal/

INPEC_DISENIO/SeccionInpeccomoinstitucion/Pagina%20-%20Inpec%20Hoy.

42 Ley 65 de 1993, Código Penitenciario y Carcelario, artículos 14 (modificado por el artículo 3º del Decreto 2636 de 2004), 15, 16 y 17.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

“Enfermedad grave o intervención quirúrgica”: Expresiones

utilizadas en el artículo 106 del Código Penitenciario y Carce -

El director del es-

lario, el cual en su parte pertinente dice

tablecimiento de reclusión queda autorizado, previo concepto del médico de planta, a ordenar el traslado de un interno a un centro hospitalario en los casos de enfermedad grave o intervención quirúr- ”

Deben

entenderse como una alteración severa, de carácter transitorio, de las condiciones físicas de una persona, que requieren de tra - tamiento médico o quirúrgico intrahospitalario urgente, caso en el cual debe darse prioridad a esa atención, por parte del servicio de sanidad y la autoridad carcelaria, garantizando la remisión correspondiente a un centro hospitalario.

En estas circunstancias, el concepto emitido por el médico de planta del servicio de sanidad carcelaria, no constituye un dicta - men de estado de salud para determinar “Estado grave por en - fermedad” o “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”.

Médico legista especializado: Para los efectos de este Regla - mento, se entiende por “médico legista especializado”, el peri - to médico forense del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses o médico oficial, debidamente capacitado y entrenado, que deba realizar un examen de estado de salud en una persona privada de la libertad y rendir el respectivo dicta - men 43 , siguiendo los lineamientos establecidos en este reglamen - to técnico forense, en los casos señalados por la ley en Colombia.

Médico oficial: Médico contratado por una entidad del Estado, ya sea mediante relación legal y reglamentaria o por contrato de prestación de servicios.

Registro: Documento que presenta resultados obtenidos y pro- porciona evidencia de las actividades desempeñadas 44 .

gica, bajo las medidas de seguridad que cada caso amerite

43 Op. Cit. 6.

44 Norma ISO 9000:2000 (ES), Sistemas de Gestión de Calidad, fundamentos y vocabulario. Nu - meral 3.7.6.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

ii ProCeso Para la determinaCión médiCo forense de estado de salud en Persona Privada de libertad

Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

El proceso para la determinación médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad, describe las actividades que lo conforman y sus respectivos procedimientos; constituye una he- rramienta que consolida los métodos de valoración estandarizados y validados para el diagnóstico médico forense del “Estado grave por enfermedad” o “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, analizados en el contexto de la información con que cuenta el perito, en cada caso específico.

Este proceso se inicia por solicitud de autoridades penales, judi- ciales y administrativas (jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad, jueces penales, fiscales, jueces de control de garantías 45 ; autoridades penitenciarias y carcelarias 46 ), cuando se requiere un dic- tamen pericial idóneo para la determinación médico-legal del “Esta- do grave por enfermedad” o “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, en una persona privada de la liber-

45 C. P. P., Ley 600 de 2000 y C. P. P. Ley 906 de 2004.

46 Código Penitenciario y Carcelario, Ley 65 de 1993.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

tad. También puede proceder por solicitud del defensor 47 , acredi- tando su carácter de tal mediante constancia “expedida por cualquier autoridad que pueda dar fe, expedir constancia o certificar la calidad de imputado o defensor de que trata la norma. Así el imputado o defensor, deben poder obtener dicha constancia del juez de control de garantías, del mismo fiscal, si así lo deciden libremente y lo consideran conveniente, o de otras autoridades, como por ejemplo, de la Defensoría48 .

OBJETIVOS

• Apoyar a las autoridades penales, judiciales y administrativas mediante el aporte de una valoración idónea para la determina - ción del “Estado grave por enfermedad” o de “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”.

• Establecer el “Estado grave por enfermedad” o de “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” de una persona privada de la libertad como consecuencia de la ley penal, mediante la aplicación sistemática de métodos clínicos.

• Garantizar la documentación adecuada, precisa y clara de la ac- tuación pericial, mediante el registro de los procedimientos efec- tuados, las observaciones y hallazgos del examen clínico forense y pruebas paraclínicas complementarias, así como la consolidación e interpretación de los resultados considerados en el contexto de la información sobre el caso específico con que cuenta el perito.

CONDICIONES

• Si las condiciones de salud del recluso requieren un manejo médico de urgencias, debe darse prioridad a esa atención por parte de un médico del Servicio de Sanidad Penitenciario o

47 Conceptos Oficina Jurídica, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Foren - ses: Oficio No. 448-2008-OJ de mayo 23 de 2008 y Oficio No. 1279-2008-OJ de diciembre 16 de 2008.

48 Artículo 268 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.), modificado mediante Sentencia C-536/08 de la Corte Constitucional, de mayo 28 de 2008, M. P. Jaime Araújo Ren - tería.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Carcelario 49 y la autoridad carcelaria, garantizando la remisión correspondiente a un centro hospitalario de conformidad con el artículo 106 del Código Penitenciario y Carcelario.

• La determinación de “Estado grave por enfermedad” o de “En - fermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión for- mal” en una persona privada de la libertad, debe ser solicitada por escrito, conforme con la legislación colombiana pertinente 50 . En dicha solicitud se debe aportar la información indispensable para orientar la realización del examen y la interpretación de los resultados dentro del contexto del caso específico (tales como el motivo de peritación y la historia clínica, entre otros).

• La valoración médico forense de Estado de Salud para deter - minar “Estado grave por enfermedad” o de “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” en una per - sona privada de la libertad, se realizará en una sede del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses o en un servicio de salud. Se debe garantizar el traslado oportuno de la persona a examinar al lugar donde se efectuará la respectiva valoración.

En aquellos casos en los cuales la persona por examinar se en - cuentre hospitalizada, el perito médico se trasladará al respectivo centro hospitalario.

Excepcionalmente, cuando a juicio de la autoridad competen - te el desplazamiento del recluso ponga en riesgo la seguridad pública, el perito médico se trasladará al centro carcelario para efectuar este tipo de valoración, siempre y cuando se disponga de un consultorio adecuado para la realización del examen y se garantice la seguridad y el acompañamiento del perito por parte de personal de custodia y vigilancia carcelaria. En estos casos el desplazamiento del perito a la cárcel, debe ser coordinado por el jefe del respectivo servicio forense o de salud, con la autoridad carcelaria correspondiente.

49 Ley 65 de 1993, Código Penitenciario y Carcelario, Título IX “Servicio de Sanidad”, artículo

104.

50 Citada en el Marco Legal de este Reglamento Técnico Forense.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

• La valoración médico forense de Estado de Salud para deter - minar “Estado grave por enfermedad” o de “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, requiere el consentimiento libre e informado de la persona por examinar. El consentimiento debe ser escrito y debe ir precedido de una explicación sobre los procedimientos que se van a efectuar y el objetivo de los mismos. En caso de que la persona por examinar se encuentre en estado de inconciencia, se anotará de manera expresa la imposibilidad de hacerlo debido a este evento, tanto en la historia clínica (ver “Examen de pacientes hospitalizados”, página 62), como en el dic- tamen.

• Cuando la persona a examinar sea un adolescente (mayor de

catorce años y menor de dieciocho) sometido al Sistema de Res - ponsabilidad Penal para Adolescentes, debe contarse con la auto - rización del defensor de familia, a quien le corresponde verificar

la garantía de los derechos del adolescente 51 .

• Cuando sea necesaria la realización de exámenes paraclínicos o interconsultas con especialistas en las áreas médicas o en odon - tología, con fines diagnósticos, se debe emitir un primer dicta - men preliminar e informar a la autoridad competente sobre tal requerimiento (ver numerales 2.4.12 y 2.4.13 de la Actividad 2, página 61, y el numeral 3.4.1 de la Actividad 3, página 67).

La autoridad judicial o carcelaria, es responsable de coordinar lo pertinente para la realización de las pruebas paraclínicas y/o interconsultas solicitadas por el perito, a través de los servicios de salud carcelarios, del departamento o del municipio (según los convenios que el centro carcelario tenga con el sector salud), o a través del servicio de salud al cual esté afiliado o por el cual esté cubierto la persona privada de la libertad. La(s) historia(s) clínica(s) de la persona a examinar, así como los resultados de pruebas paraclínicas y/o interconsultas realizadas

a través de los servicios de salud, deben ser remitidas al perito

por parte del solicitante, con el fin de acreditar su procedencia

51 Artículo 146, Código de la Infancia y la Adolescencia (Ley 1098 de 2006).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

y custodia. En caso de que la historia clínica sea aportada en el

momento del examen, por el personal de la guardia penitenciaria

carcelaria que acompaña a la persona por examinar, ésta se reci - birá dejando en el dictamen la constancia respectiva que incluya

y

el

nombre e identificación del guardián que la entrega.

• Todo el que recolecte o tenga contacto con elementos mate- riales probatorios o evidencia física, incluyendo al personal de los organismos de salud, debe garantizar el adecuado manejo, preservación y cadena de custodia de tales elementos materiales probatorios o evidencia física, conforme a lo establecido en la normatividad al respecto 52 .

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO

El proceso cubre las siguientes actividades: recepción de la solici- tud; examen médico forense; análisis, interpretación y conclusiones del dictamen médico forense de Estado de Salud; envío del dictamen y archivo (ver flujograma de actividades del proceso).

RESPONSABLES

La responsabilidad de las diferentes actividades del proceso, se inicia con el funcionario (secretario, auxiliar o asistente, etc.) que recibe el caso, continúa con los peritos médicos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses o profesionales médicos oficiales 53,54 debidamente capacitados y entrenados, a quienes se les haga la solicitud respectiva y deban realizar un

52 Artículos 288 de la Ley 600 de 2000; Artículos 254 y 255 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.); artículo 13 de la Resolución No. 01890 de 2002, Fiscalía General de la Nación; Resoluciones 0-6394 de 2004 “Manual de Procedimientos del Sistema de Cadena de Custodia para el Sistema Penal Acusatorio” y 0.2770 de 2005 de 2004 “por la cual se modifica la Resolución 0-6394 de 2004” de la Fiscalía General de la Nación.

53 De conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal colombiano.

54 Incluye a los médicos del Servicio Médico Obligatorio que tengan la condición de ser médicos oficiales, de conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal colombiano.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

examen médico forense en una persona privada de la libertad para determinar “Estado grave por enfermedad” o de “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, y finaliza con el funcionario encargado del envío o entrega del dictamen y archivo.

DOCUMENTOS

INVOLUCRADOS

EN

EL

 

PROCESO

1.

DOCUMENTOS DE SUSTENTACIÓN

 

Solicitud escrita y documentación asociada (ej.: copia de la his- toria clínica).

Reportes de resultados de interconsultas a otros servicios o labo - ratorios de salud.

2.

DOCUMENTOS DE REFERENCIA

 

Recepción del caso. (Actividad No. 1).

Examen médico forense (Actividad No. 2).

Análisis, interpretación y conclusiones del dictamen médico forense de Estado de Salud (Actividad No. 3).

Envío del dictamen y archivo (Actividad No. 4).

 

Referente Normativo (Anexo 1).

Formato de consentimiento informado (Anexo 2).

Protocolo para el Dictamen Médico forense de Estado de Salud (Anexo 3).

Ejemplos que ilustran sobre posibles conclusiones finales, cortas y concisas del dictamen sobre Determinación Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad (Anexo 4).

3.

DOCUMENTOS POR GENERAR

 

Registro de radicación del caso (manual o sistematizado).

 

Consentimiento informado documentado (Anexo 2).

 

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

• Registro fotográfico del examinado (recomendable si se cuenta con cámara fotográfica).

• Dictamen médico forense de estado de salud.

• Solicitudes de interconsultas o exámenes complementarios a otros servicios o laboratorios de salud.

• Registros de cadena de custodia de los elementos materiales pro - batorios y evidencia física, cuando sea el caso.

• Registro de entrega o planilla de envío del dictamen.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses DIAGRAMA DE FLUJO CARGO DEL No. ACTIVIDAD

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

DIAGRAMA DE FLUJO

CARGO DEL No. ACTIVIDAD PUNTO DE CONTROL -DOCUMENTO- RESPONSABLE INICIO • Documentos de sustentación: Solicitud
CARGO DEL
No.
ACTIVIDAD
PUNTO DE CONTROL -DOCUMENTO-
RESPONSABLE
INICIO
• Documentos de sustentación: Solicitud escrita y
documentación asociada (ej.: copia de la historia
clínica).
• Documentos de referencia: “Recepción del caso”
(Actividad No. 1). Sistema de información fo-
rense y archivo físico correspondiente. Copias de
los informes periciales sobre exámenes médico-
legales anteriores de la persona por examinar (si
los hubiere).
• Documentos por generar: Registro de radicación
del caso (manual o sistematizado). Comunica-
ción escrita dirigida al solicitante y/o autoridad
carcelaria, informando sobre la fecha, hora y lu-
RECEPCIÓN Secretaria, auxiliar o
1
DEL CASO
asistente capacitado,
a quien se le haya
asignado esta
función en el
respectivo servicio
forense o de salud.
gar programados para la realización del examen
médico-legal (con copia a la autoridad judicial
correspondiente cuando el solicitante sea el de -
fensor debidamente acreditado). Registro sobre
la no comparecencia o ausencia de la persona por
examinar en la fecha, hora y lugar programados
(si es el caso). Comunicación escrita, dirigida al
solicitante y/o autoridad carcelaria, informando
sobre la no comparecencia o ausencia de la per -
sona por examinar (si es el caso) y la nueva fecha,
hora y lugar establecidos para la realización del
examen médico-legal, (con copia a la autoridad
judicial correspondiente cuando el solicitante
sea el defensor debidamente acreditado).
A
40

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

No.

ACTIVIDAD

 

CARGO DEL

PUNTO DE CONTROL-DOCUMENTO-

 

RESPONSABLE

 
A
A
   
     

Documentos de sustentación: Solicitud escrita y documentación asociada (Ej. co- pia de la historia clínica).

Peritos médicos del Instituto Nacional de Medicina Legal

Documentos de referencia: “Examen Mé- dico forense” (Actividad Nro. 2). “Proto- colo para el Dictamen Médico forense de

y

Ciencias Forenses

Estado de Salud en Persona Privada de

médicos oficiales, debidamente ca- pacitados y entre- nados, que deban realizar un examen médico forense para determina- ción de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad -Estado grave por enfermedad” o “En- fermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal-”.

o

Libertad” (Anexo 3). Copias de informes periciales sobre exámenes médico-legales anteriores (si los hubiere).

 
   
 

EXAMEN

Documentos por generar: Formato de Consentimiento Informado diligenciado

2

Médico forense

(Anexo 2). Registro fotográfico del exa- minado (recomendable si se cuenta con cámara fotográfica). Apartes correspon- dientes del “Dictamen Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad”: preámbulo, datos del exami- nado, motivo de la peritación, motivo de consulta, enfermedad actual, resumen de información disponible en documentos aportados, antecedentes personales, ante- cedentes familiares, revisión por sistemas, examen físico y exámenes complementa- rios (Anexo 3).

   
 
B
B
   

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

 

ACTIVIDAD

 

CARGO DEL

PUNTO DE CONTROL-DOCUMENTO-

No.

 

RESPONSABLE

 
B
B
   
     

Peritos médicos del Instituto Nacional de Medicina Legal

Documentos de sustentación: Información con- signada en el preámbulo y en los apartes datos del examinado, motivo de la peritación, motivo de consulta, enfermedad actual, resumen de in- formación disponible en documentos aportados,

de in - formación disponible en documentos aportados, ANÁLISIS, y Ciencias Forenses antecedentes

ANÁLISIS,

y

Ciencias Forenses

antecedentes personales, antecedentes familiares,

o

médicos oficiales,

revisión por sistemas, examen físico y exámenes complementarios, del Dictamen Médico forense de Estado de Salud.

INTERPRE-

TACIÓN Y

debidamente capaci - tados y entrenados, que deban realizar un examen médico

forense para deter- minación de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad

CONCLUSIONES

Documentos de referencia: “Análisis, Interpreta- ción y Conclusiones del “Dictamen Médico fo- rense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad” –Estado grave por enfermedad o Enfer- medad muy grave incompatible con la vida en reclu- sión formal–” (Actividad 3). Ejemplos que ilustran sobre posibles conclusiones finales, cortas y con-

DEL DICTAMEN

MÉDICO-

3 FORENSE DE

ESTADO DE

SALUD EN

PERSONA

 

-

Estado grave por

cisas del dictamen sobre Determinación Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad (Anexo 4)

PRIVADA DE

LIBERTAD

enfermedad” o “En-

fermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión

   

Documentos por generar: Apartes correspon- dientes del “Dictamen Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad”: diag- nóstico clínico o impresión diagnóstica; discu- sión y conclusiones (Anexo 2).

 

formal-”.

       

Documentos a enviar: Dictamen Médico fo - rense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad (y sus anexos).

Secretaria, auxiliar o asistente, capaci -

Documentos por archivar: Solicitud escrita.

Formato de consentimiento informado di - ligenciado. Registro fotográfico del exami - nado, si se ha efectuado. Copia original del

tado, a quien se le haya asignado esta 4 función en el respec - tivo

tado, a quien se le haya asignado esta 4 función en el respec- tivo servicio forense o de salud.

ENVÍO DEL

DICTAMEN Y

ARCHIVO

Dictamen Médico forense de Estado de Sa - lud en Persona Privada de Libertad y copia de los documentos asociados (historia clínica, resultados de pruebas paraclínicas y/o inter - consultas a especialistas recibidos, etc.), que a criterio del perito se deban conservar.

Documentos por generar: Registro o planilla de envío del dictamen.

     
 
 
 
FIN
FIN
   

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Actividad no. 1 reCePCión del Caso

1.1. OBJETIVOS

• Recibir y radicar adecuadamente la solicitud que sustenta la rea - lización del examen médico forense de Estado de Salud en una persona privada de la libertad para determinar “estado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, junto con los demás documentos asociados remitidos con ésta.

• Programar la fecha y hora del examen y hacer la citación corres - pondiente, coordinando lo pertinente para asegurar el traslado oportuno de la persona a examinar al lugar donde se efectuará la respectiva valoración.

• Orientar y brindar información preliminar a la persona por exa - minar y a su custodio, proporcionando una atención sustentada en el respeto a la dignidad humana.

1.2. RESPONSABLE

Es responsable de la recepción del caso, el funcionario capacitado previamente para ello, a quien se le haya asignado esta función en el respectivo servicio forense o de salud (secretaria, auxiliar o asistente).

1.3. CONDICIONES

1.3.1. En todos los casos se debe recibir una solicitud escrita que sustente la realización del examen médico forense de estado de salud en una persona privada de la libertad para deter -

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

minar “estado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”. Esta debe ser expedida por una autoridad competente (jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad, jueces penales, fiscales, jueces de control de garantías 55 ; autoridades peni - tenciarias y carcelarias 56 ) o por el defensor, acreditando su carácter de tal mediante constancia expedida por cualquier autoridad que pueda dar fe, expedir constancia o certificar la calidad de imputado de que trata la norma (juez de control de garantías, fiscal, u otras autoridades, como por ejemplo, de la Defensoría) 57, 58 .

1.3.2. La solicitud debe contener los datos del solicitante, así como aquellos que permiten su ubicación posterior; el número del proceso o sumario; el nombre completo de la persona

a examinar y los datos sobre la ubicación del sitio donde se

encuentra recluida; el motivo del peritaje, los documentos allegados, los cuestionarios que deban ser absueltos por el perito y la información adicional que sea de importancia co - nocer para el desarrollo del examen médico forense. Dicha solicitud debe estar firmada por quien la emite.

1.3.3. El examen médico forense de estado de salud en una perso -

na privada de la libertad para determinar “estado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, tiene carácter prioritario. Si la per - sona por examinar es llevada al servicio forense o de salud, sin aviso previo, se atenderá por parte del médico disponible

o de turno en el momento de la recepción del caso (ver nu- meral 1.4.2, página 48).

55 C. P. P., Ley 600 de 2000 y C. P. P. Ley 906 de 2004.

56 Código Penitenciario y Carcelario, Ley 65 de 1993.

57 Conceptos Oficina Jurídica, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses: Oficio No. 448-2008-OJ de mayo 23 de 2008, y Oficio No. 1279-2008-OJ de diciembre 16 de 2008. Artículo 268 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.), modificado mediante Sentencia C-536/08 de la Corte Constitucional, de mayo 28 de 2008, M. P. Jaime Araújo Rentería.

58 Artículo 268 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.), modificado mediante Sentencia C-536/08 de la Corte Constitucional, de mayo 28 de 2008, M. P. Jaime Araújo Rentería.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

1.3.4. La(s) historia(s) clínica(s) de la persona a examinar, así como los resultados de pruebas paraclínicas y/o interconsultas rea - lizadas a través de los servicios de salud, deben ser remitidas al perito por parte del solicitante, con el fin de acreditar su procedencia y custodia. En caso de que la historia clínica sea aportada en el momento del examen, por el personal de la guardia penitenciaria y carcelaria que acompaña a la perso- na por examinar, esta se recibirá dejando en el dictamen la constancia respectiva que incluya el nombre e identificación del guardián que la entrega.

1.3.5. El primer contacto de la persona remitida para examen con el funcionario de la organización, determina la imagen que se proyecta de la institución, por lo cual es fundamental que la atención se brinde de manera oportuna y amable.

1.3.6. Sin entrar en detalles técnicos ni científicos, se debe suminis- trar información básica sobre el proceso para la determina - ción médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad -Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal-, a los usua - rios que tengan dudas o inquietudes al respecto.

1.3.7. La persona responsable de la recepción del caso debe abste - nerse de hacer preguntas o comentarios en público acerca de los hechos. De igual manera evitará comunicar al usuario o a sus acompañantes, sus opiniones personales sobre la situa - ción.

1.4 DESCRIPCIÓN

El examen médico forense de Estado de Salud en una persona privada de la libertad para determinar “estado grave por enferme- dad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclu- sión formal”, tiene carácter prioritario.

La actividad de recepción del caso incluye la ejecución de diversos procedimientos dependiendo de si se recibe en el servicio forense o de salud una solicitud escrita enviada previamente por correo o

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

estafeta, o una solicitud escrita concomitante con la presencia de la persona por examinar, sin previo aviso.

RECEPCIÓN DE SOLICITUD ESCRITA ENVIADA PREVIAMENTE POR CORREO O ESTAFETA

1.4.1.1. Recibir la solicitud del examen, así como los documentos aso- ciados, comprobando que exista concordancia entre lo anun- ciado en dicha solicitud y la documentación anexa recibida.

1.4.1.2. Verificar que la solicitud incluya la información requerida, a saber:

– Datos del solicitante, así como aquellos que permiten su ubicación posterior. (nombre y cargo, dirección, teléfono, municipio, etc.).

– Número de proceso o sumario.

– Nombre y apellidos de la persona a examinar.

– Datos de ubicación del sitio donde se encuentra recluida la persona a examinar: nombre, dirección, teléfono y mu - nicipio del centro carcelario; o nombre, dirección, número de cama o habitación y municipio del centro hospitalario, según el caso.

– Motivo del peritaje.

– Cuestionarios que deban ser absueltos por el perito.

1.4.1.

– Relación de la documentación asociada (historia clínica, resultados de pruebas paraclínicas, entre otros), compro - bando que exista concordancia entre lo anunciado en dicha solicitud y la documentación anexa recibida.

– Dicha solicitud debe estar firmada por quien la emite.

1.4.1.3. Radicar el caso, asignando el respectivo número de radi - cación consecutivo y registrar la información relativa a la solicitud y a la persona enviada para el examen, en el medio de soporte previsto para tal fin: base de datos, formato im - preso, libro de control de recepción de solicitudes, según la situación.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

1.4.1.4. Buscar en el sistema de información forense o manualmente, según el caso, los antecedentes relativos a exámenes médico forenses anteriores realizados a la misma persona para quien se solicita el examen.

1.4.1.5. Determinar la fecha, hora y lugar para la realización del examen, teniendo en cuenta la información aportada por el solicitante en el oficio petitorio sobre particularidades del caso (vgr. urgencia de la valoración, exámenes previos, envío de resultados de exámenes paraclínicos y/o intercon - sultas solicitadas por el perito, etc.)

1.4.1.6. Informar por escrito a la autoridad solicitante y/o al respectivo centro carcelario, según el caso, la fecha, hora y lugar en los cuales se realizará el examen. Cuando el solicitante sea el defensor debidamente acreditado (ver numeral 1.3.1, página 43), la citación se le enviará a este, remitiendo también una copia a la autoridad judicial correspondiente. El defensor, deberá tramitar ante las autoridades, judicial y carcelaria, lo pertinente para el traslado de la persona por examinar al lugar donde se efectuará el examen médico-legal.

La citación puede hacerse mediante marconigrama, fax o correo electrónico, siempre y cuando quede un registro im - preso del envío o entrega.

Las autoridades judiciales y/o carcelarias son las encargadas de informar a la persona a examinar sobre la realización del examen médico-legal y disponer lo pertinente para ga - rantizar su comparecencia en lugar donde se efectuará el examen, oportunamente y con las debidas seguridades.

1.4.1.7. En la fecha del examen, cuando la persona se presente en el servicio forense o de salud, el responsable de la recepción del caso, deberá:

Þ Buscar la solicitud de examen y documentos asociados, y el respectivo registro de radicación del caso, y verificar que los nombres y apellidos, datos de ubicación, etc. de quien se presenta, concuerden con la información registrada.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

Si algún dato ha cambiado, se hará la respectiva anotación en una esquina del oficio petitorio, así como en el sistema de radicación correspondiente.

Þ Buscar los antecedentes sobre exámenes médico forenses anteriores realizados a la persona que será examinada y ad - juntar las copias de los respectivos informes periciales (si los hubiere), a la solicitud de examen y documentos anexos.

Þ Dirigir a la persona a examinar y sus custodios hacia el lugar donde se va a realizar el examen médico e indicarle dónde esperar mientras le solicitan su ingreso.

Þ Entregar al médico que va a realizar el examen médico-legal, la solicitud de examen y documentos anexos (Ej. copia de la historia clínica), así como las copias de los informes periciales sobre exámenes médico-legales anteriores (si los hubiere), de la persona por examinar. 1.4.1.8. Si la persona citada no comparece o no está presente en el lugar, en la fecha y hora programados para el examen, se hará la anotación correspondiente en los documentos del caso y se informará por escrito, y de ser posible también telefónicamente, a la autoridad solicitante y/o al respectivo centro carcelario, según el caso, fijando nuevamente lugar, fecha y hora para su realización posterior. Cuando el solici- tante sea el defensor debidamente acreditado (ver numeral 1.3.1, página 43), se le informará a él por escrito, y de ser posible también telefónicamente, enviando también una copia a la autoridad judicial correspondiente. El defensor, deberá tramitar ante las autoridades, judicial y carcelaria, lo pertinente para el traslado de la persona por examinar al lugar donde se efectuará el examen médico-legal.

1.4.2 RECEPCIÓN DE SOLICITUD ESCRITA CONCOMI- TANTE CON LA PRESENCIA DE LA PERSONA POR EXAMINAR, SIN PREVIO AVISO

1.4.2.1. Recibir la solicitud del examen, así como los documentos asociados, comprobando que exista concordancia entre lo

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

anunciado en dicha solicitud y la documentación anexa re- cibida.

1.4.2.2. Verificar que la solicitud incluya la información requerida,

a saber:

– Datos del solicitante, así como aquellos que permiten su ubicación posterior (nombre y dependencia, dirección, te - léfono, municipio, etc.).

– Número de proceso o sumario.

– Nombre y apellidos de la persona a examinar.

– Datos de ubicación del lugar de reclusión de la persona a examinar (nombre, dirección, teléfono y municipio del cen - tro carcelario o lugar de residencia, según el caso).

– Motivo del peritaje.

– Cuestionarios que deban ser absueltos por el perito.

– Relación de la documentación asociada (historia clínica, resultados de pruebas paraclínicas, entre otros), compro - bando que exista concordancia entre lo anunciado en dicha solicitud y la documentación anexa recibida.

– Dicha solicitud debe estar firmada por quien la emite.

1.4.2.3. Radicar el caso, asignando el respectivo número de radicación

consecutivo y registrar la información relativa a la solicitud y

a la persona enviada para el examen, en el medio de soporte

previsto para tal fin: base de datos, formato impreso, libro de control de recepción de solicitudes, según la situación.

1.4.2.4. Buscar en el sistema de información forense y manualmen - te, los antecedentes sobre exámenes médico forenses pre - vios realizados a la persona que será examinada y adjuntar las copias de los respectivos informes periciales (si los hu - biere), a la solicitud de examen y documentos anexos.

1.4.2.5. Dirigir a la persona a examinar y sus custodios hacia el lugar donde se va a realizar el examen médico e indicarle dónde esperar mientras le solicitan su ingreso.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

1.4.2.6. Entregar al médico que va a realizar el examen médico-legal, la solicitud de examen y documentos anexos (ej.: copia de la historia clínica), así como las copias de los informes periciales sobre exámenes médico-legales anteriores de la persona por examinar (si los hubiere).

1.5. DOCUMENTOS

1.5.1. DOCUMENTOS DE SUSTENTACIÓN

• Solicitud escrita del examen médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad para determinar “estado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” y documentos asociados (Ej. copia de

la

historia clínica).

1.5.2.

DOCUMENTOS DE REFERENCIA

• Recepción del caso. (Actividad No. 1).

• Sistema de información forense y archivo físico correspondiente.

• Copias de los informes periciales sobre exámenes médico-legales anteriores de la persona por examinar (si los hubiere).

1.5.3. DOCUMENTOS POR GENERAR

• Registro de radicación del caso (manual o sistematizado).

• Comunicación escrita de citación a examen dirigida al solicitan - te y/o autoridad carcelaria, según el caso, informando sobre la fecha, hora y lugar en los cuales se realizará el examen médico- legal (con copia a la autoridad judicial correspondiente cuando

el solicitante sea el defensor debidamente acreditado).

• Registro sobre la no comparecencia o ausencia de la persona por examinar en la fecha, hora y lugar programados para el examen médico-legal (si es el caso).

• Comunicación escrita, dirigida al solicitante y/o autoridad car- celaria, según el caso, informando sobre la no comparecencia

o ausencia de la persona por examinar (si es el caso) y la nueva

fecha, hora y lugar establecidos para la realización del examen médico-legal (con copia a la autoridad judicial correspondiente cuando el solicitante sea el defensor debidamente acreditado).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

actividad no. 2

examen médiCo forense

2.1. OBJETIVOS

• Realizar el examen médico en un ambiente adecuado que facilite la toma de información y sin vulnerar la dignidad humana de la persona examinada.

• Establecer y documentar los antecedentes personales y familiares de importancia clínica, la enfermedad actual, los hallazgos clíni - cos, el diagnóstico médico y necesidades de tratamiento, entre otros, que permitan sustentar si el examinado se encuentra en un “estado grave por enfermedad” o está aquejado de una “enferme- dad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”.

2.2 RESPONSABLES

Son responsables de la realización del examen los peritos médi - cos forenses del Instituto Nacional de Medicina Legal y Cien - cias Forenses, o médicos oficiales 59,60 debidamente capacitados y entrenados, que deban realizar un examen médico forense para determinar “estado grave por enfermedad o estado de “enferme -

59 De conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal colombiano.

60 Incluye a los médicos del Servicio Médico Obligatorio que tengan la condición de ser médicos oficiales, de conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal colombiano.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

dad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” y rendir el respectivo dictamen en los casos señalados por la Ley 61 .

Incluye a los médicos del servicio médico obligatorio que ten - gan la condición de ser médicos oficiales, de conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal colombiano.

2.3. CONDICIONES

2.3.1. La determinación médico forense de “Estado grave por en - fermedad” o “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” procede por solicitud directa de la autoridad competente (jueces de ejecución de penas y medi - das de seguridad, jueces penales, fiscales, jueces de control de garantías 62 ; autoridades penitenciarias y carcelarias 63 ) o del defensor, acreditando su carácter de tal mediante constancia expedida por cualquier autoridad que pueda dar fe, expedir constancia o certificar la calidad de imputado de que trata la norma (juez de control de garantías, fiscal, u otras autorida - des, como por ejemplo, de la Defensoría) 64, 65 .

2.3.2. Si las condiciones de salud del examinado requieren un ma - nejo médico de urgencias, se debe dar prioridad a esta aten - ción garantizando la remisión correspondiente a un centro hospitalario por parte de la autoridad carcelaria.

2.3.3. La valoración médico forense de Estado de Salud para deter- minar “Estado grave por enfermedad” o “Enfermedad muy

61

62

63

64

65

C. P. P., Ley 600/00, artículo 362, numeral 3 y artículo 471; C. P. P., Ley 906/04, artículo 314 (modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), numeral 4 y artículo 461.

C. P. P., Ley 600 de 2000 y C. P. P., Ley 906 de 2004.

Código Penitenciario y Carcelario, Ley 65 de 1993.

Conceptos Oficina Jurídica, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses: Oficio No. 448-2008-OJ de mayo 23 de 2008 y Oficio No. 1279-2008-OJ de diciembre 16 de 2008.

Artículo 268 de la Ley 906 de 2004 (C. P. P.), modificado mediante Sentencia C-536/08 de la Corte Constitucional, de mayo 28 de 2008, M. P. Jaime Araújo Rentería.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

grave incompatible con la vida en reclusión formal” en una persona privada de la libertad, se realizará en una sede del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses o en la sede de un servicio de salud. La autoridad competente debe garantizar el traslado oportuno de la persona a exami- nar a la sede del Instituto o del servicio de salud donde se efectuará dicha valoración.

Si la persona por valorar está hospitalizada, el perito médico

se trasladará al centro hospitalario correspondiente para rea - lizar el examen médico forense, de manera prioritaria.

Solamente de manera excepcional (cuando a juicio de la autoridad competente el desplazamiento del recluso

pone en riesgo la seguridad pública), el perito médico se trasladará al centro carcelario para efectuar una valoración médico forense de estado de salud, siempre y cuando allí se disponga de un consultorio adecuado para la realización del examen (ver numeral 2.3.7) y se garantice la seguridad

y el acompañamiento del perito por parte de personal de

custodia y vigilancia carcelaria. En estos casos el traslado del perito a la cárcel, debe ser coordinado por el jefe del respectivo servicio forense o de salud, con la autoridad carcelaria correspondiente.

2.3.4. Cuando la persona a examinar sea un adolescente (mayor de catorce años y menor de dieciocho) sometido al Sistema de

Responsabilidad Penal para Adolescentes, debe contarse con

la autorización del Defensor de Familia, a quien le corres -

ponde verificar la garantía de los derechos del adolescente. 66

2.3.5. El examen médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad para determinar “estado grave por en - fermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” requiere el conocimiento teórico

sobre el tema y el entrenamiento específico del médico que

la realiza.

66 Artículo 146, Código de la Infancia y la Adolescencia (Ley 1098 de 2006).

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

2.3.6. La conducta y actitud del médico que realiza el examen en todo momento debe estar sustentada en el respeto a la digni- dad de la persona humana y en la consideración del derecho

a la salud y a la vida que le asiste a toda persona y en especial

a quien se encuentra en reclusión estatal formal.

2.3.7. El examen médico forense se debe realizar en un consultorio que garantice privacidad, provisto de buena iluminación y

ventilación. El consultorio debe contar con un área adecua - da para realizar la atención inicial, preferiblemente con baño

o un sitio para que las personas se cambien. El área para el

examen debe estar dotada de los elementos básicos para la valoración médica forense como son: elementos para toma de huellas dactilares, camilla, ropa (sábanas y batas para pa- cientes) preferiblemente desechable, guantes quirúrgicos, equipo médico básico (tensiómetro, fonendoscopio, termó - metro, linterna, equipo de órganos de los sentidos, martillo de reflejos y, de ser posible, báscula y tallímetro, entre otros).

2.3.8. Aunque la privacidad durante el examen es ideal, cuando sea aconsejable la presencia de personas diferentes al perso - nal forense o de salud (por ejemplo, de un intérprete o de personal de seguridad por existir riesgo para quien realiza el examen), se debe dejar la respectiva constancia en el dicta - men (ver numeral 2.4.9, página 58).

En cualquier caso es el perito quien debe tomar la decisión sobre la necesidad de la presencia del guardián de custodia y vigilancia durante el examen. En lo posible el examen debe efectuarse sin que el examinado esté esposado o con cadenas.

2.3.9. La(s) historia(s) clínica(s) de la persona a examinar, así como los resultados de pruebas paraclínicas y/o interconsultas rea -

lizadas a través de los servicios de salud, deben ser remitidas

al perito por parte del solicitante, con el fin de acreditar su

procedencia y custodia. En caso de que la historia clínica sea aportada en el momento del examen, por el personal de la guardia penitenciaria y carcelaria que acompaña a la perso -

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

na por examinar, ésta se recibirá dejando en el dictamen la constancia respectiva que incluya el nombre e identificación del guardián que la entrega.

2.4. DESCRIPCIÓN

La actividad del examen médico forense para determinar “estado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” incluye la ejecución de los siguientes procedimientos, a saber:

2.4.1. Recibir de quien realizó la recepción del caso, la solicitud del examen y los documentos asociados, así como las copias de informes periciales sobre exámenes médico-legales anterio - res, si los hubiere, y conocer su contenido.

2.4.2. Hacer seguir a la persona por examinar al lugar donde se realizará la prueba; saludarla y presentarse informando el nombre y apellido del médico; observar desde su ingreso la apariencia, actitud, conducta y movimientos de la persona, como parte del examen.

2.4.3. Preguntarle el nombre y corroborarlo con la información al respecto registrada en el oficio petitorio. Preguntar también el número del documento de identidad y comprobar que concuerde, si en el oficio aparece dicha información.

2.4.4. En todos los casos tomar la huella del dedo índice derecho del examinado, o en su defecto la del pulgar derecho, en un extremo libre del oficio petitorio; de no ser posible tomar reseña monodactilar de la mano derecha, tomarla de la iz - quierda, haciendo la anotación correspondiente.

Se debe dejar constancia sobre la toma de la huella en el res - pectivo dictamen pericial.

2.4.5. Explicarle a la persona a examinar en qué consiste el examen y cuáles son sus objetivos, resolviendo cualquier inquietud que pueda surgirle y documentar el consentimiento infor - mado por parte de la persona por examinar o de su repre-

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

sentante legal si esta fuere incapaz o cuando se trate de un menor de edad 67,68 (ver “Formato de Consentimiento Infor - mado”, Anexo No. 2), el cual se debe archivar en el respec - tivo servicio forense o de salud con los demás documentos del caso. Además, en todos los casos se debe dejar constancia sobre el diligenciamiento del consentimiento informado en el espacio “Observaciones” del respectivo dictamen pericial (ver Protocolo para el Dictamen Médico forense de Estado de Salud, Anexo 3, página 89).

Si se trata de un adolescente (mayor de catorce años y menor de dieciocho) sometido al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes, debe contarse con la autorización del Defensor de Familia, a quien le corresponde verificar la garantía de los derechos del adolescente 69 .

En caso de que la persona por examinar se encuentre en estado de inconciencia, se anotará de manera expresa la imposibilidad de explicar el procedimiento y documentar el consentimiento informado por este motivo, tanto en la historia clínica (ver “Examen de Pacientes Hospitalizados”, página 62), como en el dictamen.

2.4.6. Si se dispone de cámara fotográfica, es recomendable hacer el registro fotográfico de la persona examinada, dejando la respectiva constancia en el dictamen pericial. El material fo- tográfico obtenido, debe archivarse en el servicio forense o de salud con los demás documentos del caso.

2.4.7. ENTREVISTA

La entrevista inicial de la persona por examinar permite obtener información sobre las condiciones y circunstancias que rodearon y generaron la solicitud del examen para determinación de “es- tado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incom - patible con la vida en reclusión formal”, (motivo de peritación),

67 Circular No. 001-D.G-2008, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

68 Artículo 193, numeral 8, Código de la Infancia y la Adolescencia (Ley 1098 de 2006).

69 Op. Cit. 66.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

establecer la “enfermedad actual”, los antecedentes personales y familiares de importancia clínica, así como la revisión de sín - tomas por sistemas, aspectos estos fundamentales para orientar el examen físico y el procedimiento diagnóstico a seguir (por ejemplo, la necesidad de practicar exámenes paraclínicos o in - terconsultas con especialidades médicas). A su vez, hace posible ir explorando algunos aspectos del área neurológica y mental del individuo.

¾ Iniciar la entrevista solicitando al individuo que haga un bre- ve relato del motivo de peritación o de lo que correspondería al motivo de consulta para la medicina clínica; es decir, de la circunstancia de salud que originó la solicitud de este tipo de examen médico forense.

¾ Solicitar al examinado hacer una descripción completa de las características y evolución de la enfermedad motivo del exa - men por estado de salud. Igualmente averiguar si la persona ha recibido (o no) atención médica por tal motivo, cuándo, dónde y de qué tipo.

¾ Preguntar sobre antecedentes personales patológicos, quirúrgicos, traumáticos, psiquiátricos, hospitalarios y toxicoalérgicos, especialmente los relacionados con el motivo de consulta o enfermedad actual, motivo de la experticia. Además se explorarán los antecedentes ginecobstétricos en las mujeres.

¾ Indagar sobre antecedentes familiares de importancia clí- nica, especialmente aquellos relacionados con el motivo de consulta o enfermedad actual, motivo de la experticia.

¾ Realizar la revisión completa de síntomas por sistemas, ha - ciendo especial énfasis en la situación de salud motivo de peritación.

2.4.8. Revisar la(s) historia(s) clínica(s) aportada(s) y/o exámenes paraclínicos, para completar la información sobre los ante - cedentes y la evolución de la situación de salud investigada.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

2.4.9. Registrar en el dictamen (ver Protocolo para el Dictamen Mé- dico forense de Estado de Salud, anexo 3, página 89) la infor- mación obtenida en la entrevista, así como en la revisión de la(s) historia(s) clínica(s) y/o exámenes paraclínicos aportado(s), teniendo en cuenta, entre otros, los siguientes aspectos:

PREÁMBULO

En el preámbulo del dictamen se debe incluir el membre-

te o nombre de la institución forense o de salud donde

se realiza el examen clínico forense; la fecha; la ciudad donde se realiza el examen; el número de radicación del caso; el destinatario (nombre y cargo del solicitante, di -

rección, ciudad); las referencias tomadas de la solicitud (número y/o fecha del oficio petitorio; autoridad judicial correspondiente y referencia del proceso penal –si se co - nocen–); la fecha y hora del examen.

DATOS DEL EXAMINADO

Nombre completo de la persona por examinar, número de documento de identidad (tomado del oficio petitorio o re- ferido por el examinado), sexo, edad, lugar de nacimiento, procedencia (nombre y ubicación del centro de reclusión

u hospital donde se encuentra recluido, o dirección del

domicilio cuando cumple detención domiciliaria o prisión sustitutiva en el lugar de residencia), estado civil, ocupa- ción o profesión, situación jurídica (detención preventiva, detención domiciliaria, condenado a pena privativa de la libertad, prisión sustitutiva en el lugar de residencia, etc.).

Cuando sea el caso, se registrará en el espacio “Observa - ciones” el nombre completo, cargo e institución, de cada una de las personas diferentes al personal forense o de sa - lud presentes en el consultorio durante la entrevista (por ejemplo un intérprete o personal de seguridad cuando su presencia sea necesaria por existir riesgo, a juicio del perito).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

MOTIVO DE LA PERITACIÓN

Transcribir las razones que motivan la realización del exa- men y el cuestionario enviado, tomados literalmente del oficio petitorio.

MOTIVO DE CONSULTA

Registrar una mención corta de lo referido por el exami- nado sobre el motivo de consulta; además, el examinador puede insertar sus observaciones sobre las reacciones y el lenguaje no verbal del examinado, asociadas a ciertos apartes del relato.

ENFERMEDAD ACTUAL

Se procede de la misma manera que en medicina clínica; debe hacerse una descripción narrativa y cronológica de los síntomas y signos desde su iniciación, incluyendo la evolución, la situación actual, si se ha realizado o recibido algún tratamiento, cuándo, dónde, de qué tipo y la per- cepción del examinado sobre cómo ha sido la respuesta. Resumen de información disponible en documen- tos aportados (historia clínica, etc.): no es suficiente la enumeración de los documentos aportados; en este aparte se debe consignar un resumen de la información útil obtenida mediante el estudio de la solicitud y demás documentos asociados, registrando la fuente (Ej. copia de la historia clínica No. 2532, del Hospital San Juan de Dios de Zipaquirá; resumen de historia clínica sin No., de fecha sept. 5 de 2009, del servicio de sanidad de la cárcel La Montaña), transcribiendo entre comillas los apartes que considere pertinente citar literalmente. Si no se recibe ninguna documentación anexa al oficio petitorio, se debe dejar la respectiva constancia.

ANTECEDENTES

Al igual que en medicina clínica, se deben registrar los antecedentes clínicos del examinado (patológicos, qui- rúrgicos, traumáticos, psiquiátricos, hospitalarios y toxi-

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

coalérgicos). Igualmente se registrarán los antecedentes familiares de importancia, especialmente los relaciona - dos con enfermedades heredo-familiares (por ejemplo, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad coronaria y cerebrovascular, cáncer, entre otros).

En las mujeres en edad fértil, anotar los antecedentes gineco-obstétricos tales como edad de la menarquia; fe - cha de la última menstruación; si planifica, cuál método emplea y desde hace cuánto tiempo lo ha venido usan - do; el número de embarazos, partos y abortos, la fecha del último parto, etc. En mujeres gestantes los relativos a controles prenatales, ecografías obstétricas realizadas, etc. En mujeres puérperas averiguar y registrar la fecha del parto, si el parto fue atendido en una institución de salud y cuál, o de no ser así, dónde ocurrió y en qué circunstan - cias.

REVISIÓN POR SISTEMAS

De la misma forma que en medicina clínica, se consigna - rá en el dictamen la información obtenida de la revisión sistemática sobre síntomas por sistemas; tanto lo positivo como lo negativo de importancia.

2.4.10. EXAMEN FÍSICO

¾ Tomar y registrar los signos vitales (frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, presión arterial, temperatura corpo - ral). Anotar el estado general y nutricional del examinado y, cuando sea posible, la talla y el peso.

Realizar el resto del examen físico, topográfico y por siste - mas, iniciando de la cabeza hacia abajo.

2.4.11. Registrar en los diferentes apartes del dictamen los datos ob - tenidos del examen; deben consignarse todos los hallazgos, tanto positivos como negativos (ver Protocolo para el Dic - tamen Médico forense de Estado de Salud, anexo 3, página

89).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

2.4.12. Si se requiere valoración odontológica y se dispone de un odontólogo forense en la misma sede del Instituto donde se realiza la evaluación médica de estado de salud, se debe ha - cer la respectiva interconsulta. El odontólogo forense reali- zará el examen correspondiente y elaborará la historia clínica odontológica incluyendo motivo de consulta, antecedentes odontológicos, hallazgos al examen, diagnóstico, tratamien - to requerido y pronóstico y se la enviará al perito médico, quien integrará los resultados de las evaluaciones médica y odontológica, y dictaminará sobre “Estado grave por enfer - medad” o “Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, siguiendo los lineamientos estableci - dos en la Actividad 3 “Análisis, interpretación y conclusiones del dictamen”.

Si este servicio no está disponible, el perito médico procede- rá según lo establecido para exámenes paraclínicos y/o inter - consultas con especialistas (ver numeral 2.4.13).

2.4.13. EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Cuando el médico que realiza el examen considera conve-

niente solicitar uno o varios exámenes paraclínicos y/o inter- consultas con especialistas, procederá según lo establecido en

el

numeral 3.4.1. de la Actividad 3, “Análisis, interpretación

y

conclusiones” de este reglamento técnico-forense (página

67). En tales casos se registrará en el aparte correspondiente del dictamen cuáles son los exámenes y/o interconsultas re -

queridos (ver Protocolo para el Dictamen Médico forense de Estado de Salud, anexo 3, página 89).

Igualmente en dicho aparte se consignará la información re- lativa a los resultados recibidos sobre pruebas paraclínicas y/o interconsultas con especialistas, que sustenten el diag- nóstico clínico o impresión diagnóstica.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

eXaMen de PacIentes HosPItalIZados

Al llegar al centro hospitalario el perito médico debe presentarse

con el médico jefe o jefe de enfermería del servicio donde se en- cuentra recluida la persona por examinar, identificarse y solicitar

la historia clínica respectiva; igualmente se presentará e identifica-

rá ante el custodio responsable del examinado.

Si la persona por examinar está consciente, el perito debe presen- tarse, y realizar en la medida de lo posible, los procedimientos establecidos en los numerales 2.4.3. a 2.4.11 de la Actividad 2 “Examen Médico forense”, de este reglamento técnico forense. En caso de que la persona por examinar se encuentre en estado de inconciencia, se registrará de manera expresa la imposibilidad de explicar el procedimiento y documentar el consentimiento in- formado por esta causa, tanto en la historia clínica, como en el dictamen.

Consignar en el dictamen la fecha y hora del examen, la ubicación exacta de la persona examinada (pabellón donde se encuentra, No.

de cama); los apartes pertinentes de la historia clínica hospitalaria

y el No. de la misma; la información obtenida en la entrevista

(enfermedad actual, antecedentes clínicos personales y familiares, revisión por sistemas); las condiciones en las que se encuentra el examinado (acostado, deambulando, con o sin venoclisis, o con cualquier sistema de monitoreo, por ejemplo visoscopio, oxímetro de pulso, etc.) y los hallazgos del examen físico. Cuando sea posi- ble, solicitar fotocopia de la historia clínica hospitalaria.

adicionalmente, en todos los casos, registrar en la historia clínica hospitalaria (o en su defecto en el libro de control de la central de enfermería), una nota de constancia de la realización del examen médico-legal, incluyendo la fecha y hora exacta del examen, los procedimientos efectuados, el nombre y firma del perito.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

2.5. DOCUMENTOS

2.5.1. DOCUMENTOS DE SUSTENTACIÓN

• Solicitud escrita del examen médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad para determinar “estado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal” y documentos asociados (Ej. copia de la historia clínica).

• Copias de informes periciales sobre exámenes médico-legales an - teriores (si los hubiere).

2.5.2. DOCUMENTOS DE REFERENCIA

• “Examen Médico forense” (Actividad No. 2).

• “Protocolo para el Dictamen Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad” (Anexo 3).

2.5.3. DOCUMENTOS POR GENERAR

• Formato de Consentimiento Informado diligenciado (Anexo 2).

• Registro fotográfico del examinado (recomendable, si se cuenta con cámara fotográfica).

• Apartes correspondientes del “Dictamen Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad”: preámbulo, datos del examinado, motivo de la peritación, motivo de con - sulta, enfermedad actual, resumen de información disponible en documentos aportados, antecedentes personales, antecedentes familiares, revisión por sistemas y examen físico (Anexo 3).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

actividad no. 3

análisis, interPretaCión y ConClusiones del diCtamen médiCo forense sobre estado de salud en Persona Privada de la libertad

3.1. OBJETIVOS

• Integrar la información aportada (vgr. historia clínica, resulta - dos de exámenes paraclínicos o interconsultas con especialistas recibidos) y la obtenida en la entrevista, el examen clínico y las pruebas de laboratorio, cuando sea del caso, para aportar una prueba pericial confiable, útil y conducente para establecer el estado de salud de la persona examinada y determinar si esta se encuentra en “estado grave por enfermedad” o “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”.

• Fundamentar los análisis, interpretación e inferencias que sus- tentan la conclusión integrada dentro del contexto de la infor- mación sobre el caso específico con que cuenta el perito.

3.2. RESPONSABLE

Es responsable del análisis, la interpretación y las conclusiones, el mismo perito médico forense del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, o profesional médico

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

oficial 70,71 que realizó el examen médico forense de estado de salud, siguiendo los lineamientos establecidos en este reglamento técnico.

3.3. CONDICIONES

3.3.1. El perito debe analizar e interpretar los hallazgos del examen clínico forense dentro del contexto de la información sobre el caso específico con que cuenta, el cual está enmarcado por la información aportada por el solicitante y/o la auto - ridad competente (historia clínica, resultados de exámenes paraclínicos o interconsultas con especialistas requeridos por el perito y realizados a través de los respectivos servicios de salud, etc. ) y la información obtenida en la entrevista inicial al examinado.

3.3.2. Ante la necesidad de exámenes paraclínicos o interconsultas con especialistas, con fines diagnósticos, se debe emitir un primer dictamen preliminar e informar a la autoridad com - petente sobre tal requerimiento (ver numeral 3.4.1). Se debe hacer énfasis sobre la urgencia y/o prioridad de la práctica de tales exámenes o interconsultas, por las condiciones de salud actuales y cambiantes del paciente.

La autoridad judicial o carcelaria, es responsable de coor - dinar lo pertinente para la realización de las pruebas para- clínicas y/o interconsultas solicitadas por el perito, a través de los servicios de salud carcelarios, del departamento o del municipio o del servicio de salud al cual esté afiliado el pa- ciente, según los convenios que el centro carcelario tenga con el sector salud.

70 De conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal colombiano.

71 Incluye a los médicos del Servicio Médico Obligatorio que tengan la condición de ser médicos oficiales, de conformidad con el numeral 3 del artículo 362 de la Ley 600 de 2000 y el numeral 4 del artículo 314 de la Ley 906 de 2004 (modificada por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007), Código de Procedimiento Penal colombiano.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

3.3.3. El complemento del dictamen con la integración de los re- sultados de las pruebas paraclínicas y/o interconsultas con especialistas realizadas debe ser elaborado en lo posible, por el mismo perito médico que realizó el examen clínico, sin mediar una nueva solicitud al respecto. En su defecto podrá ser efectuado, con base en el dictamen inicial, por otro pe- rito médico debidamente autorizado, quien determinará si requiere practicar un nuevo examen.

No es suficiente como complemento del dictamen el solo envío de los reportes de laboratorio, sin el análisis e interpre- tación correspondientes.

3.3.4. El perito debe ilustrar a la autoridad de manera genérica so - bre el tipo de tratamiento y otras condiciones de manejo y cuidado requeridas por el examinado, según el caso (vgr. valoración y control por médico general y/o especialista, su- ministro de medicamentos, indicaciones dietarias, cuidados de enfermería, fisioterapia, etc.).

Sin embargo, al perito no le corresponde establecer si un de - terminado sitio de reclusión, ofrece dichas condiciones; con base en la información suministrada por el perito, la autori - dad judicial en coordinación con las autoridades penitencia - rias y carcelarias, debe determinar si en el respectivo lugar de reclusión pueden garantizarse las condiciones mencionadas por el perito.

Tampoco le corresponde al perito, en desarrollo de valora - ción médico forense de estado de salud para determinar “es - tado grave por enfermedad” o de “enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal”, prescribir al examinado ningún tipo de tratamiento o manejo médico, lo cual hace parte de los procedimientos asistenciales de salud.

3.4. DESCRIPCIÓN

3.4.1. En aquellos casos en los cuales se requiera de exámenes para- clínicos o interconsultas con especialistas de las áreas médi -

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

cas u odontológicas, para hacer o confirmar un diagnóstico, complementarlo o precisar la condición actual (al momento de realizar la valoración sobre su estado de salud) de una persona que padece una enfermedad crónica, se emitirá un dictamen preliminar que incluya:

Información obtenida en la entrevista y examen realizado.

Constancia de la necesidad de tales exámenes o interconsul - tas para definir la situación.

Advertencia sobre la prioridad de dichos exámenes debido al riesgo que puede correr el examinado.

Aviso sobre el posterior complemento del dictamen, una vez que el perito reciba los resultados de los exámenes o inter- consultas con especialistas solicitadas.

3.4.2.

DIAGNÓSTICO

CLÍNICO O IMPRESIÓN DIAG-

NÓSTICA

Hacer el(los) diagnóstico(s) clínico(s) o la impresión diag - nóstica, según el caso, y registrarlo(s) en el aparte respectivo del dictamen.

3.4.3.

DISCUSIÓN

En el espacio correspondiente del dictamen, hacer una breve

síntesis sobre los aspectos relevantes, positivos y negativos, de

la información obtenida a partir de los documentos recibidos

por el perito (historia clínica, resultados de exámenes complementarios y/o interconsultas), la entrevista y el examen clínico realizados, que fundamentan el diagnóstico médico registrado. Explicar en líneas generales y en lenguaje corriente

de fácil comprensión para un lector no médico, en qué consiste

y

cómo se comporta, genéricamente hablando, la enfermedad

o

alteración que padece el examinado, y qué tipo de medidas

terapéuticas y/o manejo usualmente requiere.

A continuación, se precisarán las circunstancias particulares

de salud del examinado, es decir, su situación específica al momento de realizar la evaluación médico forense, tenien -

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

do en cuenta y resaltando, según el caso, entre otros, los si- guientes aspectos esenciales:

• Riesgo para la vida o la integridad del examinado si no se suministra la atención, tratamiento y cuidados reque- ridos.

• Necesidad de manejo intrahospitalario urgente con fines diagnósticos y/o terapéuticos.

• Necesidad de tratamiento médico, quirúrgico u odonto- lógico, y si dicho tratamiento debe ser intrahospitalario o puede ser ambulatorio.

• Existencia de varias enfermedades concomitantes que por su complejidad y compromiso, conllevan un eleva - do riesgo de complicaciones, sin un estricto manejo mé- dico y sin condiciones adecuadas en el entorno.

• Riesgo de contaminación para otros reclusos; en tal caso, adicionalmente se debe hacer énfasis en la necesidad de tomar medidas preventivas por parte de sanidad carce- laria.

• Compromiso importante de la autonomía funcional de un individuo, que le impida realizar sus actividades básicas cotidianas (comer, vestirse, bañarse, ir al baño, desplazarse, reincorporarse, etc), por lo cual requiera un tercero para llevarlas a cabo. Para evaluar este aspecto, puede se útil, a criterio del perito, el uso de escalas como el índice de Barthel 72 o el de Barthel modificado por Shah et ál.[1989] 73 , entre otras, que orientan y permiten ilustrar a la autoridad sobre el nivel de dependencia de un individuo por discapacidad.

72 Barrero, C.; García, S.; Ojeda, A. “Índice de Barthel (IB): Un instrumento esencial para la eva - luación funcional y la rehabilitación”. En: “Plasticidad y Restauración Neurológica, Nuevos Horizontes”, Vol. 4 Núms. 1-2 enero-junio, julio-diciembre, 2005. Disponible en: http://www.

medigraphic.com/espanol/e-htms/e-plasticidad/e-prn2005/e-prn05-1_2/em-prn051_2l.htm

(septiembre 24 de 2008).

73 Shah, S.; Vanclay, F.; Cooper, B. “Improving the sensitivity of the Barthel Index for stroke reha - bilitation.” En: “Journal of Clinical Epidemiology”, Vol. 42, No. 8, August 2008; pp. 703-709.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

3.4.4.

• Cuando sea pertinente se deben hacer precisiones y/o re- comendaciones genéricas sobre condiciones de manejo y cuidado (vgr. cuidados de enfermería, rehabilitación, dieta, etc.) necesarias para la atención adecuada y digna del examinado, y si estas se requieren de manera perma - nente o transitoria.

• Se debe advertir sobre la necesidad de realizar nuevas va - loraciones médicas para hacer seguimiento a la situación de salud de la persona examinada 74, 75, 76, 77, estableciendo en lo posible el término de las mismas.

CONCLUSIÓN

Se escribirá una conclusión corta y concisa, precisando si el examinado se encuentra o no en estado grave por enferme- dad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal, y resaltando los aspectos esenciales men - cionados en el numeral 3.4.3, que sean pertinentes según el caso, incluyendo siempre una observación sobre la nece - sidad de realizar nuevas valoraciones médicas para hacer se- guimiento a la situación de salud de la persona examinada. En el Anexo 4 (página 93), se presentan algunos ejemplos de conclusión final que ilustran a este respecto.

En ningún caso se debe concluir en términos de: “Po- sitivo o (negativo), para estado grave por enfermedad, o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclu- sión formal”.

74 Sentencias T-606 de 1998, T-366 de 1999, T-775 de 2002, Corte Constitucional.

75 Mora, R. “Actualización del Dictamen Pericial por Estado de Salud”. En “Revista Instituto Na - cional de Medicina Legal de Colombia”. Años 14 y 15, Volumen IX , Nos. 1-2, Bogotá, 1989- 1990; p. 118.

76 Sentencias T-535 de 1998, T-606 de 1998, T-233 de 2001, T-1499 de 2000, Corte Constitucio - nal.

77 Teniendo en cuenta lo establecido en el artículo 68 del Código Penal (Ley 599 de 2000) y en el artículo 362 del C. P. P. (Ley 600 de 2000).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

ValoracIones de seguIMIento

Como ya se mencionó, los artículos 68 de la Ley 599 de 2000 (C. P.) y 362 de la Ley 600 de 2000 (C. P. P.), establecen la necesidad de realizar nuevas valoraciones médicas para hacer seguimiento a la situación de salud de la persona examinada, así:

Artículo 68 de la Ley 599 de 2000 (C. P.): “

periódicos al sentenciado a fin de determinar si la situación que dio lugar

a la concesión de la medida persiste”.

Artículo 362 de la Ley 600 de 2000 (C. P. P.): “

el funcionario judicial exigirá certificado del médico legista quien dictami-

nará periódicamente sobre la necesidad de continuar con la suspensión de la detención en la forma prevista”.

En estos casos tanto la recepción del caso, como el examen médico-legal, debe hacerse de acuerdo a lo establecido en las Actividades 1 y 2 de este reglamento (páginas 43 a 63).

Al hacer el análisis, interpretación y conclusiones además de lo mencionado en la Actividad 3, deben tenerse en cuenta diversos tipos de situaciones, diferentes entre sí:

A) Aquella persona que presentó un evento urgente que requirió tratamiento y manejo hospitalario durante la fase aguda de su enfermedad (Ej. apendicitis, litiasis renal, etc.), pero una vez corregida la situación, la persona puede continuar con su vida en reclusión sin mayor riesgo y/o con control médico ambu- latorio por un período determinado. En estos casos el perito debe ilustrar claramente a la autoridad al respecto y concluir en tal sentido.

juez ordenará exámenes

El

En

los eventos anteriores

B) Quienes padecen de enfermedad(es) crónica(s) que puede(n) ser controlada(s) pero no curable(s); por ejemplo diabetes, lupus, patologías neurocardiovasculares, renales, coagulopatías, etc. En estos casos, pueden presentarse dos tipos de situaciones:

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

¾ La de aquella persona que en una valoración anterior se

encontraba compensada, pero en una nueva valoración presenta deterioro de sus condiciones de salud, atribuible

a complicaciones de la misma enfermedad o a un

inadecuado o inoportuno suministro de las condiciones

de tratamiento, control y manejo médico que requería (incluyendo suministro oportuno de medicamentos,

cumplimiento de indicaciones dietarias, cuidados de enfermería, etc.) en el sitio de reclusión. En estos casos

es importante que el perito explique claramente estas

circunstancias a la autoridad y concluya en tal sentido.

¾ La de aquella persona quien en una valoración anterior estaba descompensada o presentaba complicaciones, etc., por lo cual se determinó la incompatibilidad con la vida

en reclusión y ha sido beneficiaria de la excarcelación. En una valoración posterior dicha persona está compensada

pues el contar con las condiciones de tratamiento, control

y manejo médico que requería (incluyendo suministro

oportuno de medicamentos, cumplimiento de indicaciones dietarias, cuidados de enfermería, etc.), permitió el

control adecuado de los factores de riesgo. En estos casos

es importante que el perito evalúe esta situación y explique

a la autoridad que el hecho de encontrarse compensada

se debe en buena parte a dichos cuidados, debiéndose garantizar que se sigan suministrando para no propiciar una nueva descompensación o complicación que ponga

en riesgo para la vida o la integridad del examinado.

3.5. DOCUMENTOS

3.5.1. DOCUMENTOS DE SUSTENTACIÓN

• Información consignada en el preámbulo y en los apartes da - tos del examinado, motivo de la peritación, motivo de consul - ta, enfermedad actual, resumen de información disponible en documentos aportados, antecedentes personales, antecedentes

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

familiares, revisión por sistemas, examen físico y exámenes com - plementarios del Dictamen Médico forense de Estado de Salud.

3.5.2. DOCUMENTOS DE REFERENCIA

• “Análisis, Interpretación y Conclusiones del Dictamen Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Es- tado grave por enfermedad o Enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal–” (Actividad 3).

• “Ejemplos que ilustran sobre posibles conclusiones finales, cortas y concisas del dictamen sobre Determinación Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad” (Anexo 4).

• “Protocolo para el Dictamen Médico forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad” (Anexo 3).

3.5.3. DOCUMENTOS POR GENERAR

• Formato de Consentimiento Informado diligenciado (Anexo 2).

• Apartes correspondientes del “Dictamen Médico forense de Esta- do de Salud en Persona Privada de Libertad”: diagnóstico clínico o impresión diagnóstica; discusión y conclusiones (Anexo 3).

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Actividad nº 4

envío del diCtamen y arChivo

4.1. OBJETIVO

Garantizar el envío seguro y oportuno del dictamen, y el archivo eficiente de la copia original del mismo con sus anexos, para permitir su consulta por personal autorizado cuando se requiera y asegurar su integridad, preservación y reserva.

4.2. RESPONSABLE

Es responsable del envío del dictamen y sus anexos, así como del archivo de la copia original y los documentos asociados, la secretaria, auxiliar o asistente, del respectivo servicio forense o de salud capaci- tada previamente para ello, a quien se le haya asignado esta función.

4.3. CONDICIONES

4.3.1. El responsable del archivo debe verificar que el dictamen esté firmado por el perito responsable del examen médico forense.

4.3.2. Para garantizar la preservación, reserva e integridad de los documentos, de ser posible los lugares destinados para el archivo deben emplearse exclusivamente para esa finalidad. Teniendo en cuenta las características del material archiva - do (impreso, manuscrito o en medio magnético), se deben identificar y prevenir los factores de riesgo que puedan gene - rar su pérdida, daño, adulteración o deterioro.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

4.3.3. Los informes periciales deben ser archivados según los linea - mientos archivísticos y de gestión documental vigentes en la entidad, de tal forma que sea posible el acceso rápido y la consulta por parte de personal autorizado.

4.3.4. Los archivos deben ser administrados por un responsable, quien debe llevar sistemas de control para su actualización y consulta.

4.3.5. El responsable del archivo de los documentos derivados de la actuación pericial debe garantizar la custodia de los mis- mos y, por tanto, toda consulta que se efectúe de estos debe hacerse por personal autorizado y quedar consignada en el registro respectivo.

4.4. DESCRIPCIÓN

4.4.1. Recibir del perito el dictamen, el formato de consentimiento informado diligenciado, el oficio petitorio y demás docu - mentos asociados (registro fotográfico del examinado, si se ha efectuado; copia de la historia clínica; reportes de resulta - dos de exámenes paraclínicos y/o interconsultas a especialis - tas recibidos; etc.).

4.4.2. Organizar el dictamen separando el original, de la copia.

4.4.3. Adjuntar al original del dictamen, los anexos anunciados por el perito, según el caso, para luego proceder a relacionarlos en la planilla de remisión correspondiente.

4.4.4. Elaborar el registro o planilla de remisión o entrega del dic - tamen y sus anexos, y proceder al envío o entrega al solici- tante. En caso de que el solicitante sea el defensor debida - mente acreditado 78 , 79 se le enviará o entregará el dictamen,

78 Conceptos Oficina Jurídica, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses: Oficio No. 448-2008-OJ de mayo 23 de 2008 y Oficio No. 1279-2008-OJ de diciembre 16 de 2008.

79 Mediante constancia expedida por cualquier autoridad que pueda dar fe, expedir constancia o certificar la calidad de imputado de que trata la norma (juez de control de garantías, fiscal, u otras autoridades, como por ejemplo, de la Defensoría), de conformidad con el Artículo 268 de la Ley 906 de 2004 (C.P.P.), modificado mediante Sentencia C-536/08 de la Corte Constitucional, de mayo 28 de 2008.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

remitiendo también una copia a la autoridad judicial corres- pondiente .

4.4.5. Adjuntar a la copia original del dictamen, el formato de con - sentimiento informado diligenciado; el registro fotográfico del examinado, si se ha efectuado; el oficio petitorio y copia de los documentos asociados (tales como historia clínica, resultados de pruebas paraclínicas y/o interconsultas a es- pecialistas recibidos, etc.) que a criterio del perito se deban conservar, según el caso, para luego proceder a su archivo.

4.4.6. Archivar metódicamente, siguiendo los lineamientos archi - vísticos y de gestión documental vigentes en la entidad, la copia original del dictamen con los documentos asociados, en lugares seguros que garanticen la conservación, preserva - ción, reserva e integridad de los mismos.

4.4.7. Actualizar el sistema de control del archivo al ingreso, con - sulta o retiro de los documentos almacenados.

4.5. DOCUMENTOS

4.5.1. DOCUMENTOS A ENVIAR

• Dictamen médico forense de estado de salud, con sus anexos (según el caso).

• Copia del dictamen para la autoridad judicial correspon- diente, cuando el solicitante sea el defensor.

4.5.2. DOCUMENTOS POR ARCHIVAR

• Solicitud escrita y documentos asociados (registro foto - gráfico del examinado, si se ha efectuado; copia de la historia clínica; resultados de pruebas paraclínicas y/o interconsultas a especialistas recibidos; etc.).

• Formato de consentimiento informado, diligenciado.

• Copia original del dictamen médico forense de estado de salud.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

• Copia de los documentos asociados (tales como historia clínica, resultados de pruebas paraclínicas y/o intercon - sultas a especialistas recibidos, etc.) que a criterio del pe- rito se deban conservar, según el caso.

4.5.3. DOCUMENTOS POR GENERAR

• Registro o planilla de envío del dictamen al solicitante.

• Registro o planilla de envío de una copia del dictamen a la autoridad judicial correspondiente, cuando el solici- tante sea el defensor.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

Anexo 1

referente normativo

1. CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA

TÍTULO I “De los Principios Fundamentales”

artículo 1. Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.

TÍTULO II “De los Derechos, las Garantías y los Deberes”

CAPÍTULO I “De los Derechos Fundamentales”

Artículo 11. El derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte.

Artículo 12. Nadie será sometido a desaparición forzada, a tortu- ras ni a tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Normas Internacionales Concordantes:

• Declaración Universal de Derechos Humanos.

• Convención Americana Sobre Derechos Humanos, Ley 16 de 1972, artículo 5º, “Derecho a la integridad física”: 1. “Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral”.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

Artículo 13. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna dis- criminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica.

El Estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas en favor de grupos discriminados o margi- nados.

El Estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstan- cia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan.

CAPÍTULO II “De los Derechos Sociales, Económicos y Culturales”

artículo 49. La atención de la salud y el saneamiento ambiental son ser- vicios públicos a cargo del Estado. Se garantiza a todas las personas el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud

2. CÓDIGO PENAL COLOMBIANO (Ley 599 de 2000)

LIBRO PRIMERO, TÍTULO IV “De las Consecuencias Jurídi- cas de la Conducta Punible”

CAPÍTULO I “De los Mecanismos Sustitutivos de la Pena Privativa de la Libertad”

Artículo 68. Reclusión domiciliaria u hospitalaria por enfer- medad muy grave. El juez podrá autorizar la ejecución de la pena privativa de la libertad en la residencia del penado o centro hospita- lario determinado por el INPEC, en caso que se encuentre aquejado por una enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclu- sión formal, salvo que en el momento de la comisión de la conducta tuviese ya otra pena suspendida por el mismo motivo. Cuando el

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

condenado sea quien escoja el centro hospitalario, los gastos correrán por su cuenta.

Para la concesión de este beneficio debe mediar concepto de médico legista especializado.

Se aplicará lo dispuesto en el inciso 3 del artículo 38.

El Juez ordenará exámenes periódicos al sentenciado a fin de de- terminar si la situación que dio lugar a la concesión de la medida persiste.

En el evento de que la prueba médica arroje evidencia de que la patología que padece el sentenciado ha evolucionado al punto que su tratamiento sea compatible con la reclusión formal, revocará la medida.

Si cumplido el tiempo impuesto como pena privativa de la libertad, la condición de salud del sentenciado continúa presentando las ca- racterísticas que justificaron su suspensión, se declarará extinguida la sanción.

3. CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL (Ley 600 de 2000)

LIBRO II, TÍTULO II “Instrucción”

CAPÍTULO V “Detención Preventiva”

Artículo 362. Suspensión. La privación de la libertad se suspen- derá en los siguientes casos:

1. Cuando el sindicado fuere mayor de sesenta y cinco (65) años, siem- pre que su personalidad y la naturaleza o la modalidad de la con- ducta punible hagan aconsejable la medida.

2. Cuando a la sindicada le falten menos de dos (2) meses para el parto o cuando no hayan transcurrido seis (6) meses desde la fecha en que dio a luz.

3. Cuando el sindicado estuviere en estado grave por enfermedad, pre- vio dictamen de los médicos oficiales.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

En estos casos, el funcionario determinará si el sindicado debe permanecer en su domicilio, en clínica u hospital. El beneficiado suscribirá un acta en la cual se compromete a permanecer en el lugar o lugares indicados, a no cambiar sin previa autorización de domicilio y a presentarse ante el mismo funcionario cuando fuere requerido.

Estas obligaciones se garantizarán mediante caución.

Su incumplimiento dará lugar a la revocatoria de la medida y a la pérdida de la caución.

En los eventos anteriores el funcionario judicial exigirá certificado del médico legista quien dictaminará periódicamente sobre la ne- cesidad de continuar con la suspensión de la detención en la forma prevista.

NOTA: La Corte Constitucional en Sentencia C-774 del 25 de junio de 2001. Sala Plena. M. P. Rodrigo Escobar Gil, declaró exequibles los artículos 361 y 362 del Código de Procedimiento Penal, con un condicionamiento “en el sentido de limitar, en las circunstancias de vacío legal su término de duración a un plazo razonable, justo y proporcional con el fin de evitar que la medida se convierta en un anticipado cumplimiento de la pena”.

Jurisprudencia-Unificación. Corte Constitucional, sentencia SU-707, dic.9/97. M. P. Hernando Herrera Vergara. Experticio de Medicina Legal no es el único medio probatorio para decretar la suspensión de la detención preventiva. 80

LIBRO IV, TÍTULO I “Ejecución de Penas y Medidas de Segu- ridad”

CAPÍTULO I “Ejecución de Penas”

Artículo 471. Aplazamiento o suspensión de la ejecución de la pena. El juez de ejecución de penas y medidas de seguridad podrá ordenar al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, el aplaza-

80 Editorial Legis S.A “Régimen Penal Colombiano”- Envío No 78. Junio 2004; p. 720, § 6531 y § 6532.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

miento o suspensión de la ejecución de la pena, previa caución, en los mismos casos de la suspensión de la detención preventiva.

4. CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL (Ley 906 de 2004)

LIBRO I, TÍTULO IV “Régimen de la Libertad y su Restricción”

CAPÍTULO III “Medidas de Aseguramiento”

Artículo 314 81 Sustitución de la detención preventiva. La de- tención preventiva en establecimiento carcelario podrá sustituirse por la del lugar de la residencia en los siguientes eventos:

1. Cuando para el cumplimiento de los fines previstos para la me- dida de aseguramiento sea suficiente la reclusión en el lugar de residencia, aspecto que será fundamentado por quien solicite la sustitución y decidido por el juez en la respectiva audiencia de imposición, en atención a la vida personal, laboral, familiar o social del imputado.

2. Cuando el imputado o acusado fuere mayor de sesenta y cinco (65) años, siempre que su personalidad, la naturaleza y moda- lidad del delito hagan aconsejable su reclusión en el lugar de residencia.

3. Cuando a la imputada o acusada le falten dos (2) meses o me- nos para el parto. Igual derecho tendrá durante los seis (6) meses siguientes a la fecha de nacimiento.

4. Cuando el imputado o acusado estuviere en estado grave por enfermedad, previo dictamen de médicos oficiales.

El juez determinará si el imputado o acusado deberá permane- cer en su lugar de residencia, en clínica u hospital.

5. Cuando la imputada o acusada fuere madre cabeza de familia de hijo menor o que sufriere incapacidad permanente, siempre y cuando haya estado bajo su cuidado. En ausencia de ella, el padre que haga sus veces tendrá el mismo beneficio.

81 Modificado por el artículo 27 de la Ley 1142 de 2007.

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

La detención en el lugar de residencia comporta los permisos necesarios para los controles médicos de rigor, la ocurrencia del parto, y para trabajar en la hipótesis del numeral 5.

En todos los eventos el beneficiario suscribirá un acta en la cual se compromete a permanecer en el lugar o lugares indicados, a no cambiar de residencia sin previa autorización, a concurrir ante las autoridades cuando fuere requerido y, adicionalmente, podrá imponer la obligación de someterse a los mecanismos de control y vigilancia electrónica o de una persona o institución determinada, según lo disponga el juez.

El control del cumplimiento de la detención en el lugar de residencia estará a cargo del INPEC, el cual realizará un control periódico sobre el cumplimiento de la detención domiciliaria y reportará a la Fiscalía sobre sus resultados para que si se advierten violaciones a las condiciones impuestas por el Juez se puedan adoptar las correspondientes acciones.

Parágrafo. No procederá la sustitución de la detención preven- tiva en establecimiento carcelario, por detención domiciliaria cuando la imputación se refiera a los siguientes delitos

LIBRO IV, TÍTULO I “Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad”

CAPÍTULO I “Ejecución de Penas”

Artículo 461. Sustitución de la ejecución de la pena. El juez de ejecución de penas y medidas de seguridad podrá ordenar al Institu- to Nacional Penitenciario y Carcelario la sustitución de la ejecución de la pena, previa caución, en los mismos casos de la sustitución de la detención preventiva.

6. CÓDIGO PENITENCIARIO Y CARCELARIO (Ley 65 de 1993)

TÍTULO I “Contenido y Principios Rectores”

Artículo 5. Respeto a la dignidad humana. En los estableci- mientos de reclusión prevalecerá el respeto a la dignidad humana,

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

a las garantías constitucionales y a los derechos humanos universal-

mente reconocidos. Se prohíbe toda forma de violencia síquica, física

o moral.

TÍTULO VI “Régimen penitenciario y carcelario”

Artículo 75. Causales de Traslado. Son causales del traslado, además de las consagradas en el Código de Procedimiento Penal:

1. Cuando así lo requiera el estado de salud, debidamente comprobado por médico oficial.

2. Falta de elementos adecuados para el tratamiento médico

TÍTULO IX “Servicio de Sanidad”

Artículo 104. Servicio de sanidad. En cada establecimiento se organizará un servicio de sanidad para velar por la salud de los in- ternos, examinarlos obligatoriamente a su ingreso al centro de reclu- sión y cuando se decrete su libertad; además, adelantará campañas de prevención e higiene, supervisará la alimentación suministrada y las condiciones de higiene laboral y ambiental.

Los servicios de sanidad y salud podrán prestarse directamente a tra- vés del personal de planta o mediante contratos que se celebren con entidades públicas o privadas.

Artículo 105. Servicio médico penitenciario y carcelario. El servicio médico penitenciario y carcelario estará integrado por médi- cos, sicólogos, odontólogos, siquiatras, terapistas, enfermeros y auxi- liares de enfermería.

Artículo 106. Asistencia médica. Todo interno en un estableci- miento de reclusión debe recibir asistencia médica en la forma y con- diciones previstas por el reglamento. Se podrá permitir la atención por médicos particulares en casos excepcionales y cuando el estableci- miento no esté en capacidad de prestar el servicio.

Si un interno contrae enfermedad contagiosa o se le diagnostica en- fermedad terminal, el director del establecimiento, previo concepto de la junta médica y de traslados, determinará si es procedente el

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

traslado a un centro hospitalario o la medida adecuada de acuerdo con el Código de Procedimiento Penal. Para este efecto, propondrá al funcionario judicial la libertad provisional o la suspensión de la detención preventiva. Si se trata de condenado comunicará de inmediato la novedad a la dirección general del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario.

El Director del establecimiento de reclusión queda autorizado, previo concepto del médico de planta, a ordenar el traslado de un interno a un centro hospitalario en los casos de enfermedad grave o intervención quirúrgica, bajo las medidas de seguridad que cada caso amerite.

Cuando una reclusa esté embarazada, previa certificación médica, el director del establecimiento, tramitará con prontitud la solicitud de suspensión de la detención preventiva o de la pena ante el funcionario judicial competente, de conformidad con lo previsto en el Código de Procedimiento Penal.

Parágrafo 1º El traslado a un centro hospitalario en los anteriores casos, sólo procederá cuando no fuere posible atender al interno en alguno de los centros de reclusión.

Parágrafo 2º En los establecimientos de reclusión donde no funcionare la atención médica en la forma prevista en este título, este quedará a cargo del Servicio Nacional de Salud.

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

la vida en reclusión formal – RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009 Anexo 2 f

Anexo 2

formato de Consentimiento informado

87
87

Reglamento Técnico para la Determinación Médico Forense de Estado de Salud en Persona Privada de Libertad –Estado grave por enfermedad o enfermedad muy grave incompatible con la vida en reclusión formal

RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009

formal – RT INMLCF-05 Versión 01, abril de 2009 a nexo 3 P rotoColo Para el

anexo 3

ProtoColo Para el diCtamen médiCo forense de estado de salud en Persona Privada de libertad

PROTOCOLO PARA EL DICTAMEN MEDICO FORENSE DE ESTADO DE SALUD EN PERSONA PRIVADA DE LIBERTAD

Nombre de la institución y dependencia donde se realiza el examen: Dirección, teléfono, ciudad o
Nombre de la institución y dependencia donde se realiza el examen:
Dirección, teléfono, ciudad o municipio de dicha institución:
Fecha (D/M/A):
/
/
No. de Radicación:
Nombre y cargo del solicitante:
Dirección del solicitante:
Ref.
(Número y/o fecha del oficio petitorio; autoridad judicial correspondiente y referencia del proceso penal -si se conocen-)
Fecha del examen (D/M/A):
/
/
Hora del examen:
:
(Formato militar)
Nombre completo del examinado:
Tipo y No. de documento de identidad:
(Tomado del oficio petitorio o referido por el examinado)
Se toma reseña monodactilar del examinado: dedo índice derecho
otro (explicar):
dedo pulgar derecho
Se toma registro fotográfico del examinado: Si
No
Sexo:
Edad referida
Lugar de nacimiento:
Procedencia:
(Nombre y ubicación del Centro de Reclusión u hospital donde se encuentra recluido, o dirección del domicilio cuando cumple detención o prisión sustitutiva en el lugar de residencia).
Estado civil:
Ocupación o profesión:
Situación jurídica:
(Detención preventiva, detención domiciliaria, condenado a pena privativa de la libertad, prisión sustitutiva en el lugar de residencia, etc.)
Observaciones:
(Registre aquí la constancia sobre el Consentimiento Informado; también cuando sea el caso el nombre de cualquier persona diferente al personal forense o de salud presente durante el examen; entre otros.).
MOTIVO DE LA PERITACIÓN:
MOTIVO DE CONSULTA:
ENFERMEDAD ACTUAL:
89
Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses Resumen de información disponible en documentos aportados

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses

Resumen de información disponible en documentos aportados (historia clínica, etc:): ANTECEDENTES PERSONALES: −
Resumen de información disponible en documentos aportados (historia clínica, etc:):
ANTECEDENTES PERSONALES:
− Patológicos:
− Quirúrgicos:
− Traumáticos:
− Psiquiátricos:
− Hospitalarios:
−Toxicoalérgicos:
−Ginecobstétricos:
ANTECEDENTES FAMILIARES: REVISIÓN POR SISTEMAS: - General: - Neurológico: - Dermatológico: -
ANTECEDENTES FAMILIARES:
REVISIÓN POR SISTEMAS:
- General:
- Neurológico:
- Dermatológico:
- Otorrinolaringológico:
- Cardiovascular:
- Respiratorio:
- Digestivo:
- Genitourinario:
- Osteomuscular:
EXAMEN FÍSICO: TA : FC: FR: T°: Talla: Peso: - Estado general: - Piel y
EXAMEN FÍSICO:
TA :
FC:
FR:
T°:
Talla:
Peso: