Sei sulla pagina 1di 158

Fábulas

Fábulas para leer en voz alta Narración de Beatriz Barnes Ilustración de Marta Gaspar

para leer en

voz alta
voz alta
Fábulas para leer en voz alta Narración de Beatriz Barnes Ilustración de Marta Gaspar

Narración de Beatriz Barnes

Ilustración de Marta Gaspar

Fábulas para leer en voz alta Narración de Beatriz Barnes Ilustración de Marta Gaspar

Sistema de clasificación Melvin Dewey D.G.B.

I

398.24

F35

Fábulas. Para leer en voz alta/ texto de Beatriz Bearnes; Bs. As.: CEAL; Mé

ilustraciones de Marta Gaspar. xico: Salvat: SEP, 1993.

160 p.: il.

(Cuentos de Polidoro)

ISBN 968-29-5764-8

1. Fábulas. 1. Barnes, Beatriz. II. Gaspar, Marta, il. III. Ser.

Primera edición en Libros del Rincón: 1989 (en fascículos) Primera edición en Libros del Rincón: 1993 Primera Reimpresión: 1994

Coedición: CEAL/Hachette Lannoamérica/SEP

Producción: SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA

Unidad de Publicaciones Educativas Isabel la Católica 1106 Col. Américas Unidas

03610 México, D.F.

Te!.

674

32 22

/

Fax

674 32 87

Diseño de portada: Adriana Esteve

D.R. © de la edición

Consejo Nacional de Fomento Educativo

Av. Thiers 251-10° piso 11590 México, D.F.

D.R. © Centro Editor de América Latina, S.A.

Junio 981, Buenos Aires, Argentina

Hachette Latinoamérica, S.A. de C.V. Mazarik 101-4° piso

11570 México, D.F.

Tel. 203 43 93/Fax 531 87 73

ISBN 968-29-5764-8

Impreso y hecho en México

Fíbulas. Para leer en voz alta, se terminó de imprimir en el mes

de octubre de 1994, en los talleres de Gráficas Monte Albán, S.A. de C.V. Se tiraron 19,000 ejemplares más sobrantes para reposición.

LA TORTUGA Y LOS PATOS

Este verano no me ocurrirá como los otros —dijo Doña Tortuga, mientras miraba una bandada de

pájaros silvestres que volaban hacia el horizonte.

—Apenas pasen las fiestas de fin de año, me pon

dré en camino y saldré a conocer el mundo.

El año anterior, cuando se disponía a partir, apa reció Doña Rata con sus seis hijas a pasar las

vacaciones en su casa, y Doña Tortuga tuvo que

desistir de su viaje. Y el año de antes había te

nido una angina que la mantuvo en cama durante todo el verano. Y el año anterior al de antes era muy chiquita para viajar sola.

Pero, aunque a Doña Tortuga le gustaba mucho viajar, apenas salía de su casa. La
Pero, aunque a Doña Tortuga le gustaba mucho
viajar, apenas salía de su casa. La laguna, los
matorrales* las cuevas que había cerca de su casa
apenas los conocía. Doña Tortuga pensaba que,
como aquellas cosas estaban tan cerca, no valían
la pena de moverse para ir a verlas.
Doña Tortuga quería conocer otros países.
Doña Tortuga quería llegar a donde ninguna tor
tuga hubiera llegado antes.
Doña Tortuga hubiera querido tener alas, para
volar cuando se le diera la gana.
Entonces una tarde llegó a la laguna y estuvo
conversando con los patos silvestres.
—Este verano partiré y no creo que vaya a vol
ver —dijo.
—¿Cómo viajarás? —le preguntaron los patos.
—Andando —contestó la tortuga.
—Parece que no se ha dado cuenta de que es
una tortuga —dijo un pato a otro, volviendo hacia
él el pico para hablarle con disimulo y por lo bajo.
Y agregaron después en voz alta:
—Nos parece muy bien, Doña Tortuga, su entu
siasmo por viajar. Nosotros también somos gran
des viajeros.
—Lo sé —dijo Doña Tortuga—. Siempre los miro
cuando levantan el vuelo. ¡La de países que deben
de conocer!
—¡No tanto, Doña Tortuga, no tanto! —contesta
ron los patos.
el vuelo. ¡La de países que deben de conocer! —¡No tanto, Doña Tortuga, no tanto! —contesta
TANTO DONA
TANTO DONA
—Y como sé que tienen experiencia, sobre esto mismo quería consultarles. —Lo que guste usted,
—Y como sé que tienen experiencia, sobre esto mismo quería consultarles. —Lo que guste usted,

—Y como sé que tienen experiencia, sobre esto

mismo quería consultarles. —Lo que guste usted, Doña Tortuga —contestaron los patos encantados. --Desearía saber cuál es el mejor camino para

encantados. --Desearía saber cuál es el mejor camino para partir. Los patos movieron la cabeza para
partir. Los patos movieron la cabeza para todos lados y señalaron con la pata un
partir.
Los patos movieron la cabeza para todos lados y
señalaron con la pata un camino angostito y largo.
—El mejor camino para partir es el que está bor
deado de tréboles —dijeron. Y agregaron con voz
llena de emoción:
—¡Es el camino que lleva a los países lejanos!
—Pero no te enojes, Doña Tortuga, si te decimos
que tardarás 125 años en llegar.
—No importa —dijo Doña Tortuga— yo vivo 500
llegar. —No importa —dijo Doña Tortuga— yo vivo 500 años. Los patos hablaron bajito un rato,

años.

Los patos hablaron bajito un rato, y al final di
Los patos hablaron bajito un rato, y al final di
llegar. —No importa —dijo Doña Tortuga— yo vivo 500 años. Los patos hablaron bajito un rato,

jeron:

—Doña Tortuga, hemos decidido una cosa. Via jaremos y tú serás nuestra compañera. Volaremos bien
—Doña Tortuga, hemos decidido una cosa. Via
jaremos y tú serás nuestra compañera. Volaremos
bien alto, sobre el camino de tréboles, hasta llegar
a los países del Lejano Oriente. Verás palacios,
montañas, góndolas, volcanes y rascacielos, ascen
sores y grandísimas palmeras.
—¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! —decía Doña Tortuga, llena
de entusiasmo. —¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! Doña Tortuga no cabía en sí de alegría y daba
de entusiasmo.
—¡Oh! ¡Oh! ¡Oh!
Doña Tortuga no cabía en sí de alegría y daba
vueltas como un trompo. Se veía ya resbalando
por las montañas, bajando y subiendo en ascensor,
cantando en góndola, comiendo dátiles. ¡Por fin
se alejaría de aquel lugar tan aburrido!
—Tranquilízate —le dijeron los patos—. Ahora
tenemos que pensar en construir la máquina.
—¿Qué máquina? —preguntó Doña Tortuga.
—La máquina para llevarte.
—¿Tendrá motor? —El motor seremos nosotros —contestaron los patos. —¡Entonces serán dos motores! —Hace

—¿Tendrá motor?

—El motor seremos nosotros —contestaron los patos. —¡Entonces serán dos motores! —Hace falta una vara
—El motor seremos nosotros —contestaron los
patos.
—¡Entonces serán dos motores!
—Hace falta una vara liviana y resistente —di
jeron los patos.
Y comenzaron a buscarla. Recorrieron los alre
dedores y en la otra orilla de la laguna encon
traron un gran sauce. Cortaron una vara y le
Quiitaron las hoias.

— i a esiá pronta la máquina —anunciaron—. Abre

la boca y te la colocaremos.

Doña Tortuga abrió la boca y los patos le colo

caron la vara.

—¡A cerrar la boca! —dijeron—. Haremos un

largo trayecto, pero en todo el viaje no abrirás la boca ni para decir Mu. Sujétate bien, que ya

emprenderemos vuelo. ¡Atención! ¡Y boca cerrada!

Los patos levantaron vuelo, con Doña Tortuga

prendida fuertemente de la vara. Se levantaron

por el aire y Doña Tortuga miraba encantada todo lo que iba pasando bajo sus
por el aire y Doña Tortuga miraba encantada todo
lo que iba pasando bajo sus ojos: con la boca
bien apretada, se balanceaba en la máquina por
encima de los árboles.
Los demás animales, al verla pasar, no salían de
su asombro.
El cerdo, el burro, el chivo, el perro, comentaban en voz alta aquella maravillosa proeza:
El cerdo, el burro, el chivo, el perro, comentaban
en voz alta aquella maravillosa proeza:
—¡Doña Tortuga es la reina de las tortugas! —de
cían—. ¡Elevarse por los aires con su casa a
—de cían—. ¡Elevarse por los aires con su casa a cuestas! ¡Qué maravilla! —¡Doña Tortuga es

cuestas! ¡Qué maravilla!

—¡Doña Tortuga es la emperatriz de las Tortugas! Doña Tortuga los oía y se llenaba de orgullo. Tanto, que se olvidó de que tenía que tener la boca cerrada y gritó:

—¡Sí, SOY LA REINA DE LAS TORTUGAS Y ME VOY A OTROS PAÍSES PORQUE AQUÍ

NO HAY NADA QUE MEREZCA SER VISTO

—¡Sí, SOY LA REINA DE LAS TORTUGAS Y ME VOY A OTROS PAÍSES PORQUE AQUÍ NO
—¡Sí, SOY LA REINA DE LAS TORTUGAS Y ME VOY A OTROS PAÍSES PORQUE AQUÍ NO

POR Mí!

Claro que aquello fue lo que quiso decir, porque apenas abrió la boca, empezó a
Claro que aquello fue lo que quiso decir, porque
apenas abrió la boca, empezó a caer por el aire,
dando vueltas, y no tuvo tiempo de pronunciar
una sola palabra. Lo único que se le oyó fue:
AAhhhhhhhhhhhhhhhh
¡Patapáfate!
Doña Tortuga cayó en mitad de la laguna. Cayó
y rebotó: ¡Menos mal que sabía nadar! Muy agi
tada, llegó por fin a la orilla. Sus amigos los
patos se alejaban, a todo volar, rumbo a los le
janos países del Oriente y Doña Tortuga apenas
tuvo tiempo para hacerles adiós con la pata.
Los otros animales se acercaron a socorrerla y
la acompañaron hasta su casa. Doña Tortuga se
sintió muy triste, y al otro día, para distraerse
y olvidar su pena, salió a dar una vuelta por los
alrededores. Llegó al camino de los tréboles y
se quedó un rato mirando los bichitos que pa
saban, vestidos todos ellos con sus trajes de co
lores. Le gustaron tanto, que al otro día volvió,
y al otro día fue a los matorrales, a ver las prue
bas de salto que daban las liebres, y al otro fue
al concierto de las ranas
.
Todos los días salió de su casa y caminó de aquí
para allá, y todo lo que encontró era interesante
y divertido.
—Esto es tan lindo como los volcanes, las gón
dolas y los ascensores que hay en los lejanos paí
ses —comentó un día en rueda de animales—. Y
además queda cerquita de mi casa. Y además tengo tanto amigos, que no pienso salir
además queda cerquita de mi casa. Y además
tengo tanto amigos, que no pienso salir de viaje
esta temporada.
Y
no
salió ni aquel año,
ni
al otro,
ni al otro,
porque cada vez encontró cosas nuevas que ver,
amigos nuevos con quienes jugar, y distintas ocu
paciones en que entretenerse. ¡Hacía trescientos
cincuenta años que estaba en aquel lugar, y aún
no lo conocía del todo.
Menos mal que le quedaban todavía ciento cua
renta y cinco años por delante, porque todo lo
anterior le ocurrió a Doña Tortuga cuando era
aún muy chiquita, y no sabía ver, ni apreciar bien
todo lo bueno, y hermoso, y lindo, que la rodeaba.
La Pájara Carpintera y el Viejo Roble
La Pájara Carpintera
La Pájara
Carpintera
y el Viejo Roble
y el Viejo Roble
Un día la pájara carpintera bajó y subió ciento treinta y cinco veces del mismo
Un día la pájara carpintera bajó y subió ciento treinta y cinco veces del mismo
Un día la pájara carpintera bajó y subió ciento treinta y cinco veces del mismo
Un día la pájara carpintera bajó y subió ciento treinta y cinco veces del mismo

Un día la pájara carpintera bajó y subió ciento

treinta y cinco veces del mismo árbol, después de lo cual se sentó a descansar. Pero, como estaba

medio aturdida, se le empezaron a ocurrir cosas

que nunca se le habían ocurrido. —Podría tener un negocio de muebles finos —pen só primeramente. —O podría poner un cartel que dijera:

¡SUBO Y BAJO EN ASCENSOR, CUALQUIER FRUTO Y CUALQUIER FLOR!

—Y también podría dar conciertos de tamboril.

que dijera: ¡SUBO Y BAJO EN ASCENSOR, CUALQUIER FRUTO Y CUALQUIER FLOR! —Y también podría dar
que dijera: ¡SUBO Y BAJO EN ASCENSOR, CUALQUIER FRUTO Y CUALQUIER FLOR! —Y también podría dar
que dijera: ¡SUBO Y BAJO EN ASCENSOR, CUALQUIER FRUTO Y CUALQUIER FLOR! —Y también podría dar
—Pero mejor voy a empollar, aunque, en vez de empollar mis huevos, empollaré huevos de
—Pero mejor voy a empollar, aunque, en vez de
empollar mis huevos, empollaré huevos de tórtola
y de picaflor, de perdiz y de gorrión.
Y se puso tan contenta, que bajó y subió ciento
setenta y nueve veces en dos minutos por el tron
co del árbol.
Al final, dijo:
—Mañana mismo salgo de recorrida para reunir
los huevos.
Y al otro día, bien tempranito, salió de recorrida
a buscarlos.
Esperó a que Doña Gorriona se estuviera bañando
en el charquito, y le sacó un huevlfo. Cuando el
Sol estaba alto, la perdiz salió a dar su paseo
y aprovechó el momento para sacarle otro huevo.
—Todas las demás pájaras me envidiarán por te
ner pichones tan variados —dijo, y se dirigió a
la casa de Doña Tórtola; sabía que aquélla era la
hora en que Doña Tórtola iba de compras al mer-
cado de bichitos, y así, tranquilamente, pudo sacarle otro huevito. —Falta la Señora Picaflor —dijo—.
cado de bichitos, y así, tranquilamente, pudo sacarle
otro huevito.
—Falta la Señora Picaflor —dijo—. Iré cuando
esté en los rosales.
Y esperó un ratito, subiendo y bajando tres veces
por el viejo roble. Pero, al poco rato, se llevó tam
bién un huevito, chiquitísimo, de la Señora Picaflor.
—Ahora están todos —dijo—. Y se sentó a em
pollarlos.
Esperó ansiosa varios días sin bajar ni subir por
el tronco del árbol, hasta que empezaron a apa
recer los pichones y, cuando estuvieron todos na
cidos, anunció en el tronco del roble viejo la bue
na nueva.
Las aves del bosque acudieron volando al anuncio y cuando vieron lo que ocurría, empezaron
Las aves del bosque acudieron volando al anuncio
y cuando vieron lo que ocurría, empezaron a piar
todas juntas:
—¡Este pichón es mío! —gritó la perdiz.
—¡Y éste es mío! ¡Lo reconozco porque se parece
a sus hermanos! —dijo la tórtola.
es mío! —gritó la perdiz. —¡Y éste es mío! ¡Lo reconozco porque se parece a sus
B—¡Éste es el mío! —dijo la gorriona, llevándoselo H)ajo el ala. ■—¡Estoy segurísima de que
B—¡Éste es el mío! —dijo la gorriona, llevándoselo H)ajo el ala. ■—¡Estoy segurísima de que
B—¡Éste es el mío! —dijo la gorriona, llevándoselo H)ajo el ala. ■—¡Estoy segurísima de que

B—¡Éste es el mío! —dijo la gorriona, llevándoselo

H)ajo el ala.

■—¡Estoy segurísima de que éste es mío! ¡Tiene

¡jni mismo color de cola! —dijo la Señora Picaflor.

HT todas se retiraron indignadas, llevándose sus

■•espectivos hijos.

—¡Me quedé sin nada! ¡Ay, ay, ay! —lloróla pá jara carpintera. —¡Quería tener hijos de
—¡Me quedé sin nada! ¡Ay, ay, ay! —lloróla pá jara carpintera. —¡Quería tener hijos de

—¡Me quedé sin nada! ¡Ay, ay, ay! —lloróla pá

jara carpintera.

—¡Quería tener hijos de todas las clases y me

quedé sin ninguno! ¡Ay, ay, ay!

—¿Y por qué no te conformas con tener los tu

yos? —le preguntó el viejo roble.

—¡No me conformo nada! ¡Y de enojada que

estoy, no voy a empollar ya! —dijo la pájara car

pintera.

Y subió y bajó por el tronco, pero subía y bajaba

muy despacio, para escuchar bien lo que le decía

el roble, que, como tiene muchos años, sabe mu

chas cosas y da muy buenos consejos.

muchos años, sabe mu chas cosas y da muy buenos consejos. —Cálmese, Doña —le dijo el

—Cálmese, Doña —le dijo el roble—. ¿Qué es eso,

que no va empollar nunca ya1? Si no tiene usted

hijos, tampoco tendrá nietos, y entonces

¿a

quién va usted a contar cuentos en las noches in

vernales? ¿En? ¿Quiere usted decirme1?

—¡Tiene usted toda la razón del mundo, Don Ro

ble! ¡Eso es algo muy importante, que hay que

tener muy en cuenta! Me ha convencido. He

obrado como una aturdida que soy.

ble! ¡Eso es algo muy importante, que hay que tener muy en cuenta! Me ha convencido.
ble! ¡Eso es algo muy importante, que hay que tener muy en cuenta! Me ha convencido.
Y a la semana siguiente se puso a empollar siete huevos, y de los siete
Y a la semana siguiente se puso a empollar siete
huevos, y de los siete huevos salieron siete picho
nes. Aquellos siete pichones se hicieron grandes y
le dieron cuarenta y nueve nietos. Ahora la pá
jara carpintera es la que más cuentos cuenta en
las noches invernales. Y el cuento que más les
gusta a los pichoncitos nietos es el que trata de
una pájara carpintera que empolló los huevos que
no eran de ella. Siempre lo cuenta de distinta
manera. Y también lo escribe, grabándolo con el
pico en el tronco del viejo roble. Porque al viejo
roble le gustan mucho las historias de pájaros. ¡So
bre todo ésta, que él mismo ayudó a inventar!
Los Dos Tordos
Los Dos Tordos
Había una vez un tordo pequeñito, tan pequeñi to, que era tataranieto de un tordo
Había una vez un tordo pequeñito, tan pequeñi
to, que era tataranieto de un tordo viejo, tan viejo,
que era tatarabuelo del tordo pequeñito. El tor-
dito apenas estaba aprendiendo por entonces a
volar y buscar alimentos, pero, como todos los tor
dos pequeños, creía que sabía todo de todo.
El tordo viejo volaba y observaba, hablaba muy
poco de lo que sabía, pero en verdad sabía todo
lo que tiene que saber un tordo.
Un día, después de mirar a su tataranieto dar
vueltas y más vueltas, le dijo:
—Querido tataranieto, anímate y vuela más lejos.
Por aquí no encontrarás nada muy apetecible.
Estas encinas son muy hermosas, sobre todo ahora
que llega el otoño y las hojitas comienzan a po
nerse doradas, pero, si vuelas un poco más allá,
encontrarás una viña cargada de racimos.
El tordito fue, voló un poquito y al rato volvió
sin haber visto la viña. El tatarabuelo le pre
guntó:
—¿Encontraste la viña?

—¡No! ¡Volé y volé por ahí, pero no encontré

nada! —respondió el tordito.

—Es que no miras bien. —¿Cómo que no miro bien1? ¡Miré tanto, que en

contré un fruto grande, grandísimo, que debe de

ser riquísimo!

—Me parece que estás equivocado —le dijo el

viejo tordo. —¿Equivocarme yo? —le dijo el tordito, que, co mo sabía muy poco, creía que no se equivocaba

nunca.

el viejo tordo. —¿Equivocarme yo? —le dijo el tordito, que, co mo sabía muy poco, creía
el viejo tordo. —¿Equivocarme yo? —le dijo el tordito, que, co mo sabía muy poco, creía
el viejo tordo. —¿Equivocarme yo? —le dijo el tordito, que, co mo sabía muy poco, creía
el viejo tordo. —¿Equivocarme yo? —le dijo el tordito, que, co mo sabía muy poco, creía

—Ven —le dijo el tordo viejo—. Volaremos juntos y te mostraré la viña.

Empezaron, pues, a volar, dejaron atrás el bos- quecillo y cruzaron como dos flechitas negras por

el cielo azul.

Llegaron a la viña y el tatarabuelo exclamó:

—¡Mira, mira qué hermosas están las uvas, bri llantes y moradas!

—¡No me digas tatarabuelo, que ésa es la fruta

de que tanto me hablabas! ¡Tan chiquitita! ¡No vale la pena! ¡Y no debe de ser nada rica tampoco!

que ésa es la fruta de que tanto me hablabas! ¡Tan chiquitita! ¡No vale la pena!
¡TOCÍ 1 ¡Toa
¡TOCÍ
1
¡Toa
¡TOCÍ 1 ¡Toa No me molestaré siquiera en probarla. Y te diré además, tatarabuelo, que la

No me molestaré siquiera en probarla. Y te diré

además, tatarabuelo, que la fruta que yo vi, es como

107 veces más grande que ésa. ¡Entonces tiene que

ser como 107 veces más rica también! ¡Vamos rá

pido a comerla! ¡Verás! ¡Verás!

—Me parece que estás equivocado. En mis ochen-

ta años de tordo, lie probado todo lo que existe de comestible por estos lugares,
ta años de tordo, lie probado todo lo que existe de comestible por estos lugares,
ta años de tordo, lie probado todo lo que existe de comestible por estos lugares,

ta años de tordo, lie probado todo lo que existe

de comestible por estos lugares, y estoy seguro de que no hay fruto, por grande que sea, que valga más que un peqeñito grano de uva —dijo el ta

tarabuelo, que, como sabía muchas cosas, sabía

también que podía equivocarse. Y otra vez vola-

ron los dos tordos, como dos flechitas, por el cielo azul. Y de pronto exclama
ron los dos tordos, como dos flechitas, por el cielo
azul.
Y de pronto exclama el tordito:
—¡Ahí, ahí! ¡Ahí está la fruta! ¡Grandísima y
riquísima!
Y aterrizó sobre una gran calabaza. Comenzó a
picotearla, y siguió picoteándola y picoteándola,
pero era como si picoteara un buzón. Siguió pi
coteando y picoteando un rato todavía, pero de
pronto comprendió
.
¡Y sin decir ni pío, voló
a la viña!
En la viña picoteó y comió todo cuanto quiso, y
el tatarabuelo se dio cuenta de que el tordito había
aprendido lo que todo tordo tiene que saber.
—En un fruto tan chiquito está concentrada toda
la dulzura —dijo el tordito.
Y haciéndose el asombrado, le contestó su tata
rabuelo:
—¡Has dicho una gran verdad!
El León Rey
El León Rey
y el Leopardo
y el Leopardo
Narración de Beatriz Barnes Ilustración de Marta Gaspar
Narración de Beatriz Barnes
Ilustración de Marta Gaspar
Hacía un montón de años que el Leopardo vivía en la selva: una selva grandísima,
Hacía un montón de años que el Leopardo vivía
en la selva: una selva grandísima, toda verde, con
subidas y bajadas, y toda llena de árboles y ani
males, flores y pájaros.
El Leopardo, un día, se puso el traje de Sultán
y dijo:
—¡Yo soy el dueño de toda la selva y de todos
los prados que hay en ella y de todas las ovejas
que están en esos prados! ¡Y de todos los ríos
que hay en la selva, y de los pescados que viven
en esos ríos! Un poco más lejos hay campos donde
viven grandes manadas de bueyes, y yo soy tam
bién el dueño de todos esos bueyes y de los paja
ritos que se posan en los cuernos de los bueyes
Ocurrió que un día, en una selva vecina, nació un León. El Leopardo se puso
Ocurrió que un día, en una selva vecina, nació un
León.
El Leopardo se puso el gorro de Sultán y fue a
saludar al León, recién nacido. Después volvió a
su casa, y llamó al zorro, que era el ministro de
la selva.
—Señor ministro zorro —dijo el Leopardo—, lo,
he llamado porque tengo muchas ganas de con
las ranas, de los peces de colores, y
—Del León que acaba de nacer en la selva vecina
—dijo el zorro.
—¡Sí, también del León! —dijo el Leopardo Sultán.
—Yo creo —dijo el zorro— que, en vez de hablar,
tendríamos que pensar.
—¿Pensar en qué? —preguntó el Leopardo.
—Pensar qué vamos hacer con el León.
—¿Y qué podemos hacer con el León? —dijo el
Leopardo—. Es un León pequeñito y muy bonito.
—¡Ah! ¿Sí? —dijo el zorro ministro—. ¿No sabe
usted, señor Sultán Leopardo, que los días pasan
unos tras otros y forman una semana, y las se
manas pasan y forman los meses,, y los meses
van pasando y forman los años, y los años van
uno tras otro hasta formar un siglo, que es como
cien años juntos?

—¡Qué montón de cosas que sabe usted, señor

ministro zorro! —dijo el Leopardo. —Lo que pasa es que yo tengo mucha selva —re plicó el zorro—, y creo que usted no se ha dado

cuenta de por qué le estoy hablando tan larga

mente de esa cosa que se llama TIEMPO.

—No, la verdad que no, pero me gusta mucho oírlo hablar de los años que pasan y se convierten

,en semanas y de los siglos que se convierten en

—Me parece que usted no entiende mucho de na

da —dijo el zorro un poco fastidiado—, pero no

importa. Lo que quería decirle era que, cuando el tiempo pasa, los leones recién nacidos crecen, y

también les crece la melena, y les crecen las ga

rras, y el rugido se les hace más estruendoso, y se

un buen día se ponen el traje de Rey

León y

convierten en dueños de la selva.

•crecen!,
•crecen!,

—¿De veras0? —dijo el Leopardo, sin poderlo creer.

—Tal como se lo digo, señor Sultán —contestó el

zorro ministro. El Leopardo pensó un poquito, y después dijo:

ministro. El Leopardo pensó un poquito, y después dijo: —Entonces habrá que decirle al tiempo que

—Entonces habrá que decirle al tiempo que no

pase tan ligero.

—¡Oh! —dijo el zorro, muy molesto—. Usted es

ligero. —¡Oh! —dijo el zorro, muy molesto—. Usted es mucho más tonto de lo que yo

mucho más tonto de lo que yo pensaba. Lo único

posible es hacerse amigo del León, así cuando él sea rey, le deja a usted ponerse el traje de Sul

tán, para que lo miren con respecto las hormigas,

los sapos y hasta todos los mosquitos de la selva.

el traje de Sul tán, para que lo miren con respecto las hormigas, los sapos y
—Usted, señor ministro zorro, esta diciendo mu chas cosas raras, que no me gustan nada.
—Usted, señor ministro zorro, esta diciendo mu
chas cosas raras, que no me gustan nada. Yo ten
go traje de Sultán, sombrero y guantes de Sultán.
Y me miran con respeto todos los animales y yo
soy el dueño de toda la
selva. Y
ahora me voy
a dormir, porque estoy muy cansado.
—No se me duerma —dijo el zorro—. Yo quería
explicarle que
^
Pero ya el Leopardo se había quedado dormido y
el zorro ministro se fue a visitar al León recién
nacido: y como era un ministro muy zorro, al
poco tiempo era tan amigo del León, que el León
le dijo:
—Señor zorro, cuando yo sea grande y me ponga el traje de Rey, usted va

—Señor zorro, cuando yo sea grande y me ponga

el traje de Rey, usted va a ser mi ministro.

—Señor zorro, cuando yo sea grande y me ponga el traje de Rey, usted va a

El Leopardo durmió y durmió, hasta que lo des

pertaron los rugidos del León, que ya se había

convertido en un animal enorme, con garras y melena grandísimas, y se estaba mirando en el

espejo lo bien que le quedaba el traje de Rey

León. Rápidamente mandó el Leopardo a buscar

al zorro ministro.

el espejo lo bien que le quedaba el traje de Rey León. Rápidamente mandó el Leopardo
el espejo lo bien que le quedaba el traje de Rey León. Rápidamente mandó el Leopardo
el espejo lo bien que le quedaba el traje de Rey León. Rápidamente mandó el Leopardo
OOÜ
OOÜ
—Eso mismo —dijo el León— y no pienso qui tarme el traje de Rey en
—Eso mismo —dijo el León— y no pienso qui
tarme el traje de Rey en muchos años.
—¿No? —preguntó el Leopardo.
—¡No! —contestó el Rey León.
—Yo se lo avisé —le dijo el zorro al Leopardo
muy bajito—. Entregúele usted esos regalitos.
EL REY
Entonces el Leopardo le entregó al León la colec
ción de medallas y la flauta, y el León se puso
tan contento, que habló sin rugir:

Muy'sorprendido el Leopardo se quitó el gorro de

¡Sultán y contestó:

—Puede decirme todas las cosas que quiera, pero

antes me gustaría darle unos regalitos que tengo en el bolsillo. —Muchas gracias —contestó el León—. Pero ten

go tantas cosas, que no creo que me haga falta ningún regalito. Mire, soy el dueño de toda la selva grande y de la selva chiquita, y de los prados

toda la selva grande y de la selva chiquita, y de los prados y de las

y de las ovejas, de los ríos y de los pescados y

—De los campos, de los bueyes, y de los pajaritos

que se posan en los cuernos de los bueyes —pro

siguió el zorro ministro.

los campos, de los bueyes, y de los pajaritos que se posan en los cuernos de
los campos, de los bueyes, y de los pajaritos que se posan en los cuernos de
los campos, de los bueyes, y de los pajaritos que se posan en los cuernos de
los campos, de los bueyes, y de los pajaritos que se posan en los cuernos de

—No me parece. Creo que lo mejor será que le

mande usted una oveja, algún buey y, si tiene un

elefante que le sobre, mejor que mejor.

—¡Ah! ¡No, no y no! —«lijo el Leopardo—. Ya

está usted diciendo cosas raras. Con las medallas y la flauta el León se quedará muy contento. —Hágame caso, señor Leopardo, mándele todas las

ovejas y todos los bueyes y todos los elefantes

que pueda. ¿No oye que el León está rugiendo

cada vez más cerquita?

¿No oye que el León está rugiendo cada vez más cerquita? —No. Yo creo que ese

—No. Yo creo que ese que se oye ahora es el eco

del rugido de esta mañana.

—¡¡ES EL RUGIDO DE AHORA!! —rugió el León, vestido de Rey—. Y se lo estoy haciendo bien cerquita de su oreja, señor Leopardo. Lo que pasa

,es que tiene usted el gorro de Sultán puesto y

no oye ni ve nada de lo que pasa a su alrededor.

Quíteselo, que quiero decirle unas cuantas cosas.^¿T

—¿Qué hago ahora? —preguntó—. Me quedé dor mido y no me hice amigo del León,
—¿Qué hago ahora? —preguntó—. Me quedé dor
mido y no me hice amigo del León, ni hablé siquie
ra con el Tiempo.
—Eso ya no tiene remedio —le dijo el zorro—. El
León acaba de lanzar su rugido más fuerte, y eso
quiere decir que ya es Rey y que se viene para
acá. Mejor será que le haga usted, unos regalitos.
—Tiene usted razón —asintió el Leopardo—. Le
regalaré mi colección de medallas y la flauta.
—Muchas gracias —dijo—, señor Leopardo, puede usted usar el traje de Sultán todos los días
—Muchas gracias —dijo—, señor Leopardo, puede
usted usar el traje de Sultán todos los días de
fiesta. Mañana, por ejemplo, es la fiesta de las
abejas, y pasado mañana la de las cebras, y el
jueves el cumpleaños de la jirafa. Pero eso sí:
¡el Rey
de la selva
soy yo!
El Leopardo se volvió a poner el gorro de Sultán
y se fue caminando, despacito, despacito, con el
.zorro. Después de pensar un ratito como de tres
o cuatro horas, dijo:
—¡Pero mire que pasan cosas raras en la selva!
—Esto tenía que pasar —le contestó el zorro—.
En las selvas siempre se visa un León como Rey,
y no un Leopardo como Sultán.

el Leopardo—, yo he sido, soy

—Bueno —dijo

y seré el único Sultán Leopardo en la historia de la selva, y eso, señor ministro zorro, se lo contaré

a todos los que pasen por acá.

Tantas, tantas veces lo contó, que el cuento, tal como yo se lo he contado a ustedes, llegó hasta

mi casa, que queda un poquito lejos de la selva.

que el cuento, tal como yo se lo he contado a ustedes, llegó hasta mi casa,
El León Prepara su Ejército t ro . \»y
El León Prepara
su Ejército
t
ro
.
\»y
Pasó un tiempo y pasó otro tiempo, y un día del tercer tiempo decidió el
Pasó un tiempo y pasó otro tiempo, y un día del
tercer tiempo decidió el León formar un gran ejér
cito. En aquella selva no había nadie que quisiera
pelear, pero por las dudas, dijo el León, si al
guna vez, cruzando los mares, llega hasta aquí un
ejército con ganas de pelear, nos entrontrará bien
preparados.
—Esto es bastante improbable—se dijo de nuevo
el León—, ya que para llegar a esta selva hay
que cruzar tres grandes mares y un montón de
cadenas de montañas, con volcanes y todo, pero
igual tengo ganas de formar un gran ejército.
Así dijo el León, y todos los animales estuvieron
de acuerdo.
Entonces se reunieron bajo un gran alcornoque,
y el León les dijo:
—Esto de formar un ejército debe de ser una co
sa importante. Me parece, pues, que lo mejor será
que cada uno cumpla sus funciones de acuerdo
con su especial manera de ser. Pero, entretanto,
pensaremos, conversaremos y al final decidiremos.
Así estuvieron durante muchas horas de aquel
día y durante muchas horas del día siguiente,

hasta que de común acuerdo decidieron:

—Primero los proyectiles.

—A mover las encinas y las palmeras, que caigan todos los .coquitos y todas las bellotas, y a colo

carlos encima del lomo del elefante. El llevará todos los pertrechos y utensilios que necesitemos.

Así lo hicieron y después de colocar el último

proyectil, fueron disponiendo con cuidado también,

sobre el lomo del elefante, los pertrechos y uten silios que el León iba enumerando en voz alta:

con cuidado también, sobre el lomo del elefante, los pertrechos y uten silios que el León
—Anteojos larga vista. —Papel de envolver. —Compás y brújula. —El almanaque del año que viene.
—Anteojos larga vista.
—Papel de envolver.
—Compás y brújula.
—El almanaque del año que viene.
—Trozos de cordel de cinco y ocho centímetros.
—La lata de tabaco sin tabaco.
—El patín.
—El astrolabio.
—El acordeón.
—Las cantimploras con granadina.
Se detuvo el León de enumerar y dejaron los de más animales de colocar utensilios
Se detuvo el León de enumerar y dejaron los de
más animales de colocar utensilios sobre el lomo
del elefante.
—Todavía puedo llevar algo más —dijo el elefan
te con gran delicadeza.
—Pues que vayan arriba los lobos, encima de to
do —dijo el León—. Su función será aullar y aullar,
para que todo el mundo sepa que estamos acá. Dé
ahora el oso un paso adelante y recibirá las ins
trucciones.
Se colocó el oso en el centro y el León prosiguió:
—Tú, en caso de asalto, asaltarás.
—¿Cómo? —preguntó el oso.
—Muy sencillo, asaltando.
—Encantado, así lo haré —contestó el oso.
*
—Adelántese el zorro —dio el León. —Aparte de mi función como simple soldado en este
—Adelántese el zorro —dio el León.
—Aparte de mi función como simple soldado en
este ejército magnífico —preguntó el zorro, ha
ciendo una reverencia—, ¿qué otra cosa tenéis que
encomendarme %
—Toma este portafolio —dijo el León—, hemos
decidido que tu tarea sea la diplomacia secreta.
Ahí dentro tienes un par de guantes, un frasco de
agua de colonia y un aparato a transistores con
nuestras claves secretas.
—Estoy un poco fatigado de dar tantas órdenes,
pero prosigamos —dijo el León—f. secándose la
frente.

—Los monos distraerán al enemigo siempre que sea necesario, para que los mosquitos, siempre a

Ja ofensiva, puedan descargar su artillería por

sorpresa.

—Estamos bien dispuestos —contestaron monos y

mosquitos al unísono.

dispuestos —contestaron monos y mosquitos al unísono. —Prosigamos. La cigarra y el grillo, el sapo y

—Prosigamos. La cigarra y el grillo, el sapo y

la rana, formarán nuestra banda musical. Sus

instrumentos estarán siempre en forma, cuerdas

afinadas y clavijas apretadas. La rata será la encargada de liberar con sus dientes a todo aquel

que caiga en alguna trampa enemiga.

Ya estaba hecho el reparto, cuando alguien, que

nunca falta, dijo:

—El asno y la liebre mejor será que se queden

en

sus casa, el uno

miedosa.

por torpe y

la

otra

por

—¿Cómo es eso? —preguntó el León. —Digo —respondió alguien— que la liebre y el asno
—¿Cómo es eso? —preguntó el León.
—Digo —respondió alguien— que la liebre y el
asno mejor sería que se quedaran en sus casas.
—Está usted muy equivocado, señor mío. El asno
y la liebre tendrán su empleo también en esta
armada. Y si alguna vez llega el
No acabó el León de completar la frase, cuando
un terrible ruido conmovió la selva por el lado
Oeste.^
—¡Todos a sus puestos! —rugió el León.

Y todos los que se hallaban presentes comenzaron a

aprontarse para la lucha. Pero faltaban muchos animales todavía. —La liebre —llamó el León.

—Presente —dijo ésta, algo aturdida.

—¡Pronto! Nadie más rápida que tú. ¡Ve, pues,

y avisa casa por casa, a la cebra, a la jirafa, a las

algo aturdida. —¡Pronto! Nadie más rápida que tú. ¡Ve, pues, y avisa casa por casa, a
algo aturdida. —¡Pronto! Nadie más rápida que tú. ¡Ve, pues, y avisa casa por casa, a
hormigas, que el momento de la lucha ha llegado! Y que todos los que no
hormigas, que el momento de la lucha ha llegado!
Y que todos los que no han acudido, que vengan
en seguida.
Y la liebre partió tan presurosa, que en un peri
quete llegaron todos los animales que faltaban. Y
comenzaron a marchar cuando el ruido que venía
del Oeste se hacía más estruendoso.
—¡A anunciar que llegamos! —dijo el León—. Us ted, señor burro, lance el mejor y
—¡A anunciar que llegamos! —dijo el León—. Us ted, señor burro, lance el mejor y
—¡A anunciar que llegamos! —dijo el León—. Us
ted, señor burro, lance el mejor y más fuerte de
sus rebuznos.
El burro comenzó a rebuznar tanto, tan sostenido
y tan fuerte, que cuando al cabo de treinta y
siete minutos interrumpió su rebuzno, en la selva
reinaba un completo silencio, como de estupor, y
no se oía ni un ruidito, ni por el Oeste, ni por
el
Sur, ni por el Este, ni por el Norte.

—El enemigo ha huido espantado —anunció el

León solemnemente—. Y que sirva esto de lec ción a los charlatanes. La liebre será para siem

pre nuestro correo, y el burro infundirá pavor a

las tropas enemigas. Ahora descansemos —agregó

el León— y mañana proseguiremos.

—Me parece que metí la pata —dijo el loro, que era quien había dicho lo de la liebre y el asno. El comandante en jefe, señor León, ha dado prue bas de buen sentido y prudencia. Veremos qué papel me toca desempeñar a mí, cuando me llegue el turno.

ha dado prue bas de buen sentido y prudencia. Veremos qué papel me toca desempeñar a
Porque así ocurre en ese ejército: todos tienen un, empleo útil. Loro y jirafa, cebra
Porque así ocurre en ese ejército: todos tienen un,
empleo útil. Loro y jirafa, cebra y tucán, liebre
y asno, todos ocupan sus puestos. Y si un día,
del otro lado de los tres grandes mares, o del otro
lado de las largas cadenas de montañas con sus
volcanes, llega hasta esa selva alguien con ganag
de pelear, tendrá que vérselas con el poderoso y
disciplinado ejército del comandante en jefe, se
ñor León
¡que los mandará de vuelta, a pun
tapiés, con la velocidad de los aviones a chorro!
^
El Zapatero y el Hacendado
El Zapatero
y el Hacendado
Y así fue. Al otro día el hacendado oyó a Gre gorio cantar desde el
Y así fue. Al otro día el hacendado oyó a Gre
gorio cantar desde el amanecer hastabien entrada
la noche.
El hacendado, en cambio, era un hombre muy
simple y nada listo. Tenía montones de cientos
de monedas que cuidar, y en eso se pasaba el
tiempo.
Y siempre se lamentaba:
—¡Ay! ¡Cómo hará mi vecino, el pobre zapatero,
para dormir y
^
—Muchas gracias, señor hacendado —dijo—. Acá le dejo las cien monedas de oro que usted
—Muchas gracias, señor hacendado —dijo—. Acá
le dejo las cien monedas de oro que usted me
regaló.
—¿QUÉ?
—preguntó el hacendado, abriendo
dos ojos grandísimos, de pura sorpresa.
—¡Que acá le traigo las monedas de oro! —repi
tió Gregorio—. No las quiero tener más. Por cui
darlas, no hago otra cosa, ni tengo un momento
de tranquilidad. Téngalas usted, que está acos
tumbrado a eso. Yo quiero trabajar en paz, dor
mir de noche y cantar de día.
Sacó, pues, una tabla del piso y colocó allí la bolsa con las cien monedas

Sacó, pues, una tabla del piso y colocó allí la

bolsa con las cien monedas de oro. Pero a la noche siguiente volvió a pensar en las monedas, y decidió:

—¡No! Las colocaré en el pozo. Allí estarán más

seguras.

Entonces las puso dentro del balde y bajó el bal

de al pozo.

Las colocaré en el pozo. Allí estarán más seguras. Entonces las puso dentro del balde y
Las colocaré en el pozo. Allí estarán más seguras. Entonces las puso dentro del balde y
Las colocaré en el pozo. Allí estarán más seguras. Entonces las puso dentro del balde y
Pero, cuando estaba durmiendo, lo despertó un ruido y se levantó alarmadisimo, pensando que estaban
Pero, cuando estaba durmiendo, lo despertó un
ruido y se levantó alarmadisimo, pensando que
estaban robándole las cien monedas de oro. Pero,
por más que buscó y buscó, lo único que encontró
fue al perro, royendo un hueso y las monedas,
tranquilitas, quietas, en su lugar.
Se acostó otra vez y al rato lo despertó otro rui-
do. Salió y buscó y encontró al caballo pantándose las moscas con la cola! Después

do. Salió y buscó y encontró al caballo pantándose las moscas con la cola!

Después se levantó por el cerdo y por las galli

¡es

nas y por la lluvia que comenzó a caer

¡Y

ya

era hora de levantarse a trabajar y no había dor

mido nada, ni un poquito!

nas y por la lluvia que comenzó a caer ¡Y ya era hora de levantarse a
Tan cansado estaba, que apenas pudo trabajar, y menos que menos cantar. ¡Qué iba a
Tan cansado estaba, que apenas pudo trabajar, y
menos que menos cantar. ¡Qué iba a cantar!
Al otro día tampoco cantó, ni a la noche durmió.
Cuidaba día y noche el bolso con las cien mone
das de oro y el tiempo apenas si le alcanzaba
para eso nada más. Apenas trabajaba
.,
ni
mi
raba los aviones
,
ni nadaba
,
el pasto
, ni
,
ni cantaba
ni se tiraba en
.
Pero, como era un hombre muy listo, un día se
dijo:
—¡BASTA! ¡BASTA! ¡BASTA!
¡BASTA!
Sacó las monedas del pozo y se las llevó al ha
cendado.
—¿Todas para mil —preguntó el zapatero. —Todas para ti —respondió el hacendado, y re gresó
—¿Todas para mil —preguntó el zapatero.
—Todas para ti —respondió el hacendado, y re
gresó a su
Gregorio el zapatero empezó a buscar un lugar
seguro donde guardar las monedas.
—Las guardaré encima del ropero —dijo—, y su
biéndose en un banco, las coloco con gran cui
dado.
:
-■]
•—í

Pero, poi la noche pensó: creo que estarán más

seguras debajo de la cama.

Entonces las sacó de encima del ropero y las pu

so debajo de la cama.

Pero al otro día, mientras trabajaba, se dijo:

—Creo que estarán más seguras bajo una tabla

del piso.

de la cama. Pero al otro día, mientras trabajaba, se dijo: —Creo que estarán más seguras
de la cama. Pero al otro día, mientras trabajaba, se dijo: —Creo que estarán más seguras
de la cama. Pero al otro día, mientras trabajaba, se dijo: —Creo que estarán más seguras
Hay muchos días en los que no se trabaja, por que es fiesta, la Navidad,
Hay muchos días en los que no se trabaja, por
que es fiesta, la Navidad, la Pascua, la batalla de
San Lorenzo, el carnaval y tantas fiestas más.
Además, hay un montón de días en que no hay
trabajo, y otros en que, en vez de trabajar, es
mejor tirarse en el pasto, nadar, mirar todos los
bichitos que vuelan, las florcitas del campo y los
aviones que pasan
V
'*mim
—Este hombre es un simple —pensó el hacenda do—. Creí que tendría algún motivo para
—Este hombre es un simple —pensó el hacenda do—. Creí que tendría algún motivo para
—Este hombre es un simple —pensó el hacenda
do—. Creí que tendría algún motivo para cantar
como canta y dormir como duerme, pero no tiene
nada de nada. Le daré unas monedas de oro para
que las guarde.
—Aquí tienes Gregorio. Cien monedas de oro pa
ra ti. Guárdalas bien para cuando las necesites.
Había una vez un zapatero, pobre, que cantaba todo el día y dormía toda la
Había una vez un zapatero, pobre, que cantaba
todo el día y dormía toda la noche.
Y había también un hacendado, muy rico, que no
cantaba nunca y no dormía casi nada.
—¡Ay! —dijo el hacendado—. ¿Cómo hará mi ve
cino, el zapatero, tan pobre, para cantar y dor
mir? Yo, con todo el dinero que tengo, apenas si
no
leche". ¡Si pudiera ir al almacén y comprar un
pego los ojos y
sé cantar ni
"el arroz con
kilo de sueño bien servido! Pero, como eso no es posible todavía, a pesar de
kilo de sueño bien servido! Pero, como eso no es
posible todavía, a pesar de todos los inventos que
se están haciendo todos los días, lo único que me
queda por hacer es ir a preguntarle a mi vecino
cómo se las arregla para cantar todo el día y dor
mir toda la noche.
Llamó el hacendado a la puerta del zapatero y
le preguntó:
—¿Cómo te llamas?
—Dime, Gregorio, tú cantas todo el día y duer
mes toda la noche, ¿no es así?
—Es verdad —dijo el zapatero.
—Gregorio, dime. ¿Cuánto dinero guardas por
año?
—¿Que qué? ¿Que cuánto dinero guardo por año?
No guardo nada. Lo que gano con mi trabajo,
me alcanza justito, justito para comer.
—Dime Gregorio, ¿cuánto dinero ganas en un día
de trabajo?
—dijo Gregorio el zapatero—. A veces
gano un poco más y a veces gano un poco menos.
tengo unas ganas locas de llorar. ¡Ji, ji, ji, ji! —Bueno, bueno, cálmate —dijo la
tengo unas ganas locas de llorar. ¡Ji, ji, ji, ji!
—Bueno, bueno, cálmate —dijo la hormiga, ten
diéndole un pañuelo—. Suénate. Algo te presta
ré, pero espero que lo que te ocurre te sirva de
lección. Creo que si cantas un poco y trabajas
un poquito también en el buen tiempo, no te ve
rás más en esta fea situación y te convertirás en
la primera cigarra trabajadora del mundo. A lo
mejor hasta podrás trabajar cantando. ¿Tú
sa
bes? A mí me gustaría hacerlo, pero para el can
to soy una tonta.
No
sé cantar ni el pío pío.
—Si quieres, algo te puedo enseñar yo —dijo la
cigarra—. Y si aprendes, te convertirás en la pri
mera hormiga cantadora.
—Podríamos intentarlo —dijeron las dos a dúo.
Y allí se quedaron, ensayando y practicando.
Veremos qué pasa, pues, este verano. Si es que
no las contrata algún circo para llevarlas al ex
tranjero, tendremos por primera vez en nuestro
jardín una hormiga cantadora y una cigarra tra
bajadora, f^
La Cigarra y la Hormiga Narración de Beatriz Barnes Ilustración de Marta Gaspar
La Cigarra
y la Hormiga
Narración de Beatriz Barnes
Ilustración de Marta Gaspar
*.* * '
*.* * '
*.* * '
*.* * '
*.* * '
*.*
*.*

*

'

*.* * '
*.* * '
—¡Un momento, señora cigarra, un momento! —di jo la hormiga—. A usted el tiempo se

—¡Un momento, señora cigarra, un momento! —di

—¡Un momento, señora cigarra, un momento! —di jo la hormiga—. A usted el tiempo se le

jo la hormiga—. A usted el tiempo se le hizo

corto, porque no hizo nada más que cantar y bai

lar, pero para mí fue muy largo porque no hice otra cosa que trabajar y trabajar, y recuerdo aho

ra que el día aquel que acarreaba la madreselva del cerro, usted me vio pasar varias veces y ni se le movió un pelo, digo una antena, para ayudarme.

—¡No la habría visto, doña hormiga! —dijo la ci

garra—. Créame usted, la habría confundido con

otra hormiga. Aquel día estaba ensayando preci

con otra hormiga. Aquel día estaba ensayando preci samente "La torre en guardia", que siempre me

samente "La torre en guardia", que siempre me

sale mal.

—Bueno —dijo la hormiga—, sigue ensayándola

sale mal. —Bueno —dijo la hormiga—, sigue ensayándola ahpra. Yo estoy cansada, cansadísima de tanto trabajar,

ahpra. Yo estoy cansada, cansadísima de tanto

ensayándola ahpra. Yo estoy cansada, cansadísima de tanto trabajar, y me voy a retirar a mi

trabajar, y me voy a retirar a mi cuarto, a des

cansar unos meses.

—¿Pero qué me dice de mi pedido? —preguntó

meses. —¿Pero qué me dice de mi pedido? —preguntó la cigarra. —Nada —dijo la hormiga—. Si

la cigarra.

—Nada —dijo la hormiga—. Si te bastó el canto

—Nada —dijo la hormiga—. Si te bastó el canto en el verano, que te baste el

en el verano, que te baste el baile ahora, en in

vierno. ¡Baila,

¡A lo mejor entretienes

así un poco el hambre!

—Pero es que en el verano yo cantaba para mí

y para todos los que pasaban, pero ahora es in

vierno y no pasa nadie. Y además tengo mucho frío, y además tengo mucho hambre, y además

que pasaban, pero ahora es in vierno y no pasa nadie. Y además tengo mucho frío,
éstos de cebada, estos pétalos de malvón y toda la madreselva del céreo, varias doeenitas
éstos de cebada, estos pétalos de malvón y toda
la madreselva del céreo, varias doeenitas de alas
de mosca azul y pa.jitas de todo grosor.
—Bueno, por eso, doña hormiga, por eso es, pre
cisamente, que me permito pedirle prestado esas
cositas para poder pasar el invierno.
Y sacó de nuevo la libreta del bolsillo.
—¡Un momento, un momento! —dijo la hormi ga—, No cree confusiones. Y no me distraiga.
—¡Un momento, un momento! —dijo la hormi ga—, No cree confusiones. Y no me distraiga.

—¡Un momento, un momento! —dijo la hormi

ga—, No cree confusiones. Y no me distraiga. Yo

le preguntaba a usted por qué no había guardado

en todo el verano un solo grano de trigo para el

invierno.

—Bueno, dos o tres guardé, pero, como le decía,

el tiempo no me alcanzó.

—¡Qué extraño! —dijo la hormiga—. Fue el mis

mo tiempo que tuve yo, y a mí me bastó perfec

tamente para juntar todos estos granos de trigo,

/ •—Pues a mí no —dijo la hormiga—. Yo trabaja toda la noche. De día
/
•—Pues a mí no —dijo la hormiga—. Yo trabaja
toda la noche. De día descansaba un poco, y vuel
ta a cargar los fardos a la espalda. ¡Todo el tiem
po trajinando por los senderos del jardín!
—¡Ah! ¿Sí? —dijo la cigarra—. Entonces me ha
bría oído cantar alguna vez. ¿No1?
—¿Alguna vez1? Te oí todo el verano, dale que dale, todo tu repertorio: La farolera
—¿Alguna vez1? Te oí todo el verano, dale que
dale, todo tu repertorio: La farolera tropezó, Es
taba la pájara pinta y Cu cu cu cú, cantaba la
rana.
rr
—También cantaba Mambrú se fue a la
Si no lo oyó, se lo puedo cantar ahora mismo
—dijo la cigarra, y empezó:
—MAMBRÚ SE FUE A LA GUERRA, CHIRI-
B1N
r —Un momento —dijo la hormiga—. No tanto ejém, ejéni, ejém. Contésteme con precisión. ¿Có
r —Un momento —dijo la hormiga—. No tanto ejém, ejéni, ejém. Contésteme con precisión. ¿Có
r —Un momento —dijo la hormiga—. No tanto ejém, ejéni, ejém. Contésteme con precisión. ¿Có
r —Un momento —dijo la hormiga—. No tanto ejém, ejéni, ejém. Contésteme con precisión. ¿Có

r

—Un momento —dijo la hormiga—. No tanto

ejém, ejéni, ejém. Contésteme con precisión. ¿Có

mo es que, con tan buena cosecha, no tiene usted

un solo grano de nada?

A eso iba. Resulta que este

—Bueno, bueno verano se me pasó muy ligero. Por la mañana me

despertaba y cantaba, al mediodía comía y canta

ba, de noche bailaba y cantaba.

lie-

gaba la hora de descansar un poco hasta el otro día, en que me despertaba
gaba la hora de descansar un poco hasta el otro
día, en que me despertaba y cantaba, comía y
cantaba, bailaba y cantaba
¡Y
ya
se había pa
sado otro día!
¿Ve usted, doña hormiga, lo li-
gerito que se me pasaban a mí los días?
—En el departamento de al lado vive la hormiga. Le pediré prestado algo para comer.
—En el departamento de al lado vive la hormiga.
Le pediré prestado algo para comer.
Y golpeó a la puerta, hasta que la hormiga le
abrió.
—Buenas tardes, doña hormiga —dijo la cigarra—.
Querría hablar con usted de un pequeño proble
ma. Resulta que se me han acabado las provisio
nes, el invierno promete ser largo y duro y, como
sé que tiene usted su despensa llenita y no dudo
de su buena voluntad, me permito hacer el si
guiente pedido.
Sacó de su bolsillo una libreta y, poniéndose los
lentes, leyó:
5 docenas y media de granos de trigo
33 granos de cebada sin cascara
33 cascaras de granos de cebada
10 docenas y media de gusanitos finos
29 hojas de
—¡Un momento, un momento! —dijo la hormiga—.
Por lo que veo, esa lista que usted piensa leerme,
pide cinco pies de hombre y tres de niño. No crea
usted que voy a escuchársela aquí, de pie, en la
puerta de mi casa, con este frío. Pase y siéntese.
—¡Qué suerte! —pensó la cigarra—. Parece que
está de buen humor. A lo mejor, hasta me da
unas florecitas de malvón, para celebrar mi cum
pleaños.
O Pero una vez que estuvieron dentro, sentadas en la sala, y cuando la cigarra
O Pero una vez que estuvieron dentro, sentadas en la sala, y cuando la cigarra
O Pero una vez que estuvieron dentro, sentadas en la sala, y cuando la cigarra

O

Pero una vez que estuvieron dentro, sentadas en la sala, y cuando la cigarra se disponía a conti

nuar leyendo su lista, la hormiga la interrumpió:

—Vamos a ver, señora cigarra. ¿Cómo es que us

ted se ha quedado sin un grano? ¡Mire que este

año la cosecha ha sido muy buena! —¡Ejém! ¡Ejém! ¡Ejém! —dijo la cigarra—. Lo que pasa es que

¡Ejém! ¡Ejém! ¡Ejém!

Aquel verano la cigarra cantó más que nunca. Cantó por la mañana, cantó por la
Aquel verano la cigarra cantó más que nunca.
Cantó por la mañana, cantó por la tarde y cantó
por la noche. Pero, a medida que se iba el vera
no, pasaba el otoño y llegaba el invierno, fue de
jando de cantar porque, con el frío, el canto, ape
nas salía de su garganta, se transformaba en un
tornillito congelado.
—Bueno —dijo—, por ahora no cantaré más. Me
meteré en mi casa y esperaré a que vuelva el her
moso verano.
Durante algunos días comió un poquito de gusano
y algún poquito de trigo, que había en la despen
sa, pero a
eso de los tres o cuatro días, toda la
poquita comida se le acabó. Y entonces dijo:
El Labrador y sus Hijos
El Labrador y sus Hijos
El Labrador
y sus Hijos
—En algún lugar hay un tesoro escondido. No sé dónde se encuentra. Pero , con
—En algún lugar hay un tesoro escondido. No
sé dónde se encuentra. Pero , con un poco de tra
bajo, lo hallaréis.
—Nunca nos habías hablado de eso antes —dije
ron los hijos.
—Esperaba este momento —les respondió el an
ciano padre—. Ahora os diré lo que tenéis que
hacer.
—Cuando terminéis de cosechar el trigo, el lino
y el maíz que se ha sembrado este año, cavad, re
gistrad, removed la tierra palmo a
¡No
dejéis ni un pedacito sin remover y de seguro
que encontraréis el tesoro
El viejo labrador murió y sus dos hijos espe
raron hasta la cosecha.
Cuando los campos estuvieron maduros, comenzó
la siega y los hijos trabajaron con más ahínco
que nunca, para terminar de una vez y ponerse
a buscar el tesoro. No les gustaba mucho traba
jar, pero eran bastante ambiciosos. Cuando termi
nó la cosecha, uno de ellos le dijo al otro:
—Nos repartiremos el trabajo; tú removerás el
de
el de maíz.
campo
trigo y
el
de
girasol, yo, el de
lino y
El otro aceptó e inmediatamente se pusieron a
cavar.
Trabajaron todos los días de muchos meses con
gran entusiasmo. A cada golpe de azadón les pa-
recia que iba a aparecer el tesoro y así seguían /V removiendo y removiendo la
recia que iba a aparecer el tesoro y así seguían /V removiendo y removiendo la
recia que iba a aparecer el tesoro y así seguían /V removiendo y removiendo la
recia que iba a aparecer el tesoro y así seguían /V removiendo y removiendo la

recia que iba a aparecer el tesoro y así seguían

/V

recia que iba a aparecer el tesoro y así seguían /V removiendo y removiendo la tierra,

removiendo y removiendo la tierra,

Cuando el viejo labrador estaba para morir, llamó a sus dos hijos y les dijo:
Cuando el viejo labrador estaba para morir, llamó
a
sus
dos
hijos y
les dijo:
—Quiero hablaros a solas y con tranquilidad; es
toy muy viejo, así que voy a morir; pero antes
quiero deciros un secreto. Esta tierra fue de mi
tatarabuelo, y después de mi bisabuelo. Cuando
él murió, la recibió mi abuelo, y después mi pa
dre. Ahora ha sido mía, pero yo ya no puedo
trabajarla. Así que, en adelante, vosotros seréis
los dueños de la tierra, y todo lo que hay en ella
os pertenecerá.— Y agregó:
—¿Qué te parece si, ya que tenemos el campo tan ¡De todo! removido, sembramos un

—¿Qué te parece si, ya que tenemos el campo tan

—¿Qué te parece si, ya que tenemos el campo tan ¡De todo! removido, sembramos un poco1?
¡De todo!
¡De todo!

removido, sembramos un poco1? ¡Así, mientras se guimos buscando, crecerá el trigo! Y podemos

mientras se guimos buscando, crecerá el trigo! Y podemos sembrar también lino, maíz, —Me parece muy

sembrar también lino, maíz,

—Me parece muy bien —dijo el otro. Y mientras uno sembraba, el otro seguía remo

el otro. Y mientras uno sembraba, el otro seguía remo viendo y removiendo, hasta que no

viendo y removiendo, hasta que no quedó más que un pedacito de tierra de la extensión de un za

pato.

Entonces uno le dijo al otro:

la extensión de un za pato. Entonces uno le dijo al otro: —Queda solamente este pedazo
la extensión de un za pato. Entonces uno le dijo al otro: —Queda solamente este pedazo

—Queda solamente este pedazo de tierra, no creo

que haya aquí ningún tesoro.

pedazo de tierra, no creo que haya aquí ningún tesoro. Y era verdad, removieron aquel pedacito
pedazo de tierra, no creo que haya aquí ningún tesoro. Y era verdad, removieron aquel pedacito

Y era verdad, removieron aquel pedacito de tierra

y no había nada.

removieron aquel pedacito de tierra y no había nada. Pero, mientras tanto, el trigo, el lino,

Pero, mientras tanto, el trigo, el lino, el maíz y

el girasol habían crecido y, de la tierra tan re

movida y trabajada, habían salido espigas y ma

zorcas que parecían de oro; las flores rojas y azules

del lino brillaban como piedras preciosas bajo la luz del Sol: los girasoles eran enormes y brillan

bajo la luz del Sol: los girasoles eran enormes y brillan tes como las monedas que

tes como las monedas que guardan los piratas en sus

brillan tes como las monedas que guardan los piratas en sus Entonces uno de los hermanos

Entonces uno de los hermanos le dijo al otro:

piratas en sus Entonces uno de los hermanos le dijo al otro: —¡Mira el campo! ¡No

—¡Mira el campo! ¡No parece el mismo de antes!

¡Parece

—¡Parece un tesoro! —dijo el otro.

—¡Sí! ¡Un enorme tesoro!

—¡Y lo hemos hecho nosotros!

Cuando les faltaba un poquito para terminar y aún no habían encontrado nada, uno le

Cuando les faltaba un poquito para terminar y aún no habían encontrado nada, uno le dijo al otro:

—¡Removiendo la tierra palmo a palmo! —¡Un tesoro que lia salido del fondo de la
—¡Removiendo la tierra palmo a palmo!
—¡Un tesoro que lia salido del fondo de la tierra!
—¿Te parece que sabría esto nuestro padre%
Y en aquello pensaban aún, mientras recogían la
espléndida cosecha.
Así que, año tras año, volvieron a remover la
tierra bien a fondo, y a sembrar y a recoger.
Hasta que estuvieron viejos y cansados.
Entonces llamaron ellos a sus hijos y les dijeron
bajito:
—En el campo hay un tesoro escondido .
Y los hijos removían la tierra con tanto vigor y
entusiasmo, que todo lo que nacía, crecía fuerte
y hermoso, y brillaba al Sol como un tesoro
Entonces los hijos se daban cuenta, pero siempre
se preguntaban, mientras recogían las cosechas:
.
—¿Sabrían nuestros padres de estas cosas?
Y
el trigo
y
el lino
y
el maíz
y el girasol les
daban la respuesta.1
nuestros padres de estas cosas? Y el trigo y el lino y el maíz y el
El Carretero y Atlas
El Carretero
y Atlas
Había una vez un campesino que se llamaba Juan Era un hombre muy bueno, pero
Había una vez un campesino que se llamaba Juan
Era un hombre muy bueno, pero un poco distraí
do y muy protesten. Si una mosca lo picaba,
Juan protestaba como si un elefante le hubiera
pisado un pie; si tropezaba con una piedrecita en
el camino, refunfuñaba como si hubiera chocado
con un buzón.
Lo llamaban Juan Kegaña.
Juan Regaña tenía una carreta, y con su carreta iba a todas partes. Si cosechaba
Juan Regaña tenía una carreta, y con su carreta
iba a todas partes. Si cosechaba papas, en la ca
rreta las llevaba al mercado. Cuando necesitaba
leña, al bosque iba con su carreta a buscar los
leños. Y cuando el trigo maduraba, cargaba Juan
en su carreta las gavillas doradas y las llevaba
al molino. Claro que siempre le ocurría algo. Algo
que a los otros campesinos nunca les ocurría.
Entonces Juan apretaba los puños y saltaba hasta
el techo, bajaba y volvía a saltar. Protestaba todo
lo que podía, y tan fuerte, que los vecinos decían:
—¡Ahí está otra vez regañando, Juan regaña!
Un día cargó la carreta con leña, se puso el som
brero hasta las orejas, subió y tomó las riendas,
diciendo:
—¡Ale, ale, caballos!
Pero la carreta no se movió. Juan apretó los puños, tiró el sombrero al suelo,
Pero la carreta no se movió. Juan apretó los
puños, tiró el sombrero al suelo, y vio entonces
que los caballos comían muy tranquilos en el pra
do. ¡Se había olvidado de engancharlos al carro!
Otro día sacó una rueda y la limpió hasta de
jarla reluciente. Después subió a la carreta e in
tentó hacerla marchar, pero la carreta no se movió.
Juan protestó y regañó, hasta que vio la rueda
sobre el pasto. ¡Claro, se había olvidado de colo
carla!
Así iban las cosas hasta que un día Juan cargó
la carreta con heno y salió rumbo al pueblo. La
carreta estaba completa y los caballos engancha
dos a la carreta. Era una mañana preciosa y Juan
se encontraba de muy buen humor. Bueno, no
tanto como muy bueno, pero sí bastante bueno,
tratándose de Juan Regaña.
—¡Atlas! —seguía llamando Juan Regaña. —¿Para qué gritas tanto, si te estoy oyendo1?—di jo Atlas.
—¡Atlas! —seguía llamando Juan Regaña.
—¿Para qué gritas tanto, si te estoy oyendo1?—di
jo Atlas.
—¡ATLAS! —seguía gritando Juan, tan fuerte y
con tanta rabia, que no veía nada de nada—. ¡Mal
dición de las maldiciones malditas! —tronaba y
vociferaba Juan, dando saltos y brincos de rabia.
Y de pronto, en un salto de aquellos, dio con la
cabeza en la copa del gran roble y vio allí a Atlas
sentado. A pesar de que hacía más de dos horas
y media que llamaba y gritaba, se soprendió tanto
de verlo, que cayó sentado y no se levantó.
—¿Qué te ocurre"? —le preguntó Atlas.
—¿No ves lo que me está ocurriendo'? —replicó
Juan Regaña.
—Lo
que
veo
es que
no pasas de
ese roble y
hace rato que estás ahí vociferando.
—¿Cómo voy a pasarlo, si eso es lo que me ocurre,
que se me atascó la carreta y no va ni para atrás
ni para adelante?
—¿Has probado otra cosa que no sea gritar y
maldecir? —preguntó Atlas.
Pero ya Juan no lo oía. Clamaba, saltaba, gri
taba:
—¡Tú, Atlas, sólo tú, puedes ayudarme!
—¿Yo? —dijo Atlas—. Si fuera para levantar un
mundo, todavía. Pero de carretas entiendes tú,
que eres carretero. ¿Por qué no tienes calma y
miras bien? La rueda está llena de barro, lím- piala, por lo pronto, Juan. Y
miras bien? La rueda está llena de barro, lím-
piala, por lo pronto, Juan.
Y Juan limpió la rueda de prisa.
—Hay una piedra muy grande. Toma, pues, el
pico y pícala, Juan.
Y Juan picó la piedra, ¡bien picadita!
—Hay un pozo, cúbrelo de tierra.
Y Juan lo cubrió de tierra hasta el tope.
—Ahora toma el látigo.
Mientras iba en su carreta, disfrutaba del canto de los pájaros y de las encinas
Mientras iba en su carreta, disfrutaba del canto
de los pájaros y de las encinas movidas por el
viento. En el camino se cruzó con el panadero,
con el pastor y con el lechero, que estaban ha
ciendo su trabajo, y a todos los saludó amable
mente.
Al rato de marchar y marchar llegó a cierto
punto del camino donde, al pasar al lado del gran
roble, se le atascó la carreta.
Juan estaba de buen
miró la carreta por todos lados, habló en voz baja
y no protestó. Bajó,
con los caballos, y volvió a subirse a la carreta.
Pero la carreta no se movió.
Entonces Juan tiró su sombrero, que salió volan
do, y junto con el sombrero voló el buen humor
de Juan Regaña.
Dijo y gritó tantas maldiciones, que mejor será
no reproducirlas aquí. Llenaríamos como tres pá
ginas y media y resultaría muy aburrido leer tres
páginas y media de las maldiciones de Juan Re
gaña,^r^
Pero, aparte de maldecir, Juan se acordaba de
Atlas, un dios muy forzudo y grandote que hace
muchísimos millones de años dicen que llevó un
inundo entero sobre sus hombros.
—¡ATLAS! —gritaba Juan Regaña—. ¡Tú, que
tienes tanta fuerza y una vez llevaste un mundo
sobre tus hombros, bien puedes ayudarme a sacar
la carreta de este atolladero!

I

/

I

I / I
—Atlas, ayúdame porque ya estoy perdiendo toda la mucha, muchísima paciencia que tengo! Durante dos
—Atlas, ayúdame porque ya estoy perdiendo toda la
mucha, muchísima paciencia que tengo!
Durante dos horas y media Juan gritó tanto y
tan fuerte, que a pesar de que Atlas no levanta
más mundos y hace montones de años que anda
volando por ahí, muy tranquilo, oyó las protestas
y las súplicas de Juan Regaña atascado en el
camino.
Entonces se fue para abajo volando y se sentó
en el gran roble.
Juan tomó entonces el látigo y la carreta partió ligerito, ligerito. —¡Gracias, x\tlas! ¡Cómo me
Juan tomó entonces el látigo y la carreta partió
ligerito, ligerito.
—¡Gracias, x\tlas! ¡Cómo me lias ayudado! —decía
Juan, que ni cuenta se daba de que todo el tra
bajo lo había hecho él mismo, pero razonando y
sin quejarse, con la cabeza serena. ¡Te llamaré
todas las veces que te necesite!
—¿Qué? —dijo Atlas—. ¿Hacerme venir volando
por estas simplezas1? Cuando te ocurran esas co-
sas, mejor te llamas a ti mismo a la calma. —¿La calma? ¡No la conozco!
sas, mejor te llamas a ti mismo a la calma.
—¿La calma? ¡No la conozco! —dijo Juan.
—Te vendrá bien conocerla, porque gritas y mal
dices como si fueras JUAN REGAÑA.
—¿Juan Regaña? ¡Ese soy yo! —dijo boquiabierto
Juan.
Pero ya Atlas volaba tan alto, que no lo oyó. Así
que nunca supo que sí, que en verdad Juan era
el verdadero Juan Regaña.
Claro que desde aquel día Juan recurrió a la cal
ma, y entonces protestó cada vez menos. Hasta
que ya no fue más Juan Regaña, sino Juan
¡Juan a
secas!.
.Q
La Lechera
La Lechera
y el Cántaro Narración de Beatriz Barnes Ilustración de Marta Gaspar
y el Cántaro
Narración de Beatriz Barnes
Ilustración de Marta Gaspar
f t 1' ' I 11 I I p ' lili M I ( I
f
t
1'
'
I
11
I
I
p
'
lili M
I
(
I
I
/
rr
t
t
/
'
I
I
I
I
t
I
I
I
I
I/
,t
i
t
r
r
*
r
r
t
11
i
i
11
t ,,,
11
t
r
t
t
'
'
'
11
/
,r
r
l
r
r
>
r
r
r
r
t
i
Había una vez una lechera que tenía un cántaro
para llevar la leche.
Una mañana colocó el cántaro sobre su cabeza y,
muy contenta, se encaminó hacia el pueblo.
Como era una muchacha muy ágil, llevaba el cán
taro con la misma comodidad con que nosotros
llevamos el pelo. Y aunque el camino bajaba y
subía, subía y bajaba, ella iba muy derechita, mi
rando para un lado y para otro, para arriba y
para abajo, sin que el cántaro se le cayera. Mi-
raba y pensaba. Pensaba que iba a cumplir años otra vez. Pensaba que se acercaba
raba y pensaba. Pensaba que iba a cumplir años
otra vez. Pensaba que se acercaba el tiempo de
comer otra vez helados. Pensaba que tenía que
aprender la tabla del seis
Y de pronto pensó
en el cántaro,
en
la leche y
en
el dinero que
sa
caría de la venta de la
Entonces caminó un poquito más ligero.
—Con el dinero que saque de la venta de la le
che, compraré
, compraré diez huevos
¡Sí,
me compraré diez huevos! ¡Y me los comeré ba
tidos con azúcar!
—O mejor, no, me compraré cincuenta huevos.
¡No! ¡Mejor me compro cien huevos! ¡Y en el
verano tendré cien pollos!
Y caminó más ligero, pensando en los hermosos
pollos que la rodearían en el verano, haciendo pío,
pío, pío
—¡Tendré que hacerles una buena casa cerca de
mi cabana, no vaya a ser que
el zorro me
los
coma!
Y cuando crezcan, los venderé
Y con el dinero
de la venta me compraré un cerdo
¡Sí, me
compraré un cerdo y lo alimentaré con las bello
tas de la encina grande! ¡Y el cerdo crecerá tan
to, tanto, tanto, que tendré que hacerle un corral
de cinco metros de largo y de tres metros y me
dio de ancho! ¡Y cuando sea el cerdo más grande
del pueblo, lo llevaré y lo venderé y sacaré un
enorme montón de dinero! ¡Mucho, mucho dine ro! Y caminaba más ligero y paliiioteaba de
enorme montón de dinero! ¡Mucho, mucho dine
ro!
Y caminaba más ligero y paliiioteaba de alegría.
—¡Será un montón de dinero grande como el cer
do! ¡Y con el montón de dinero me compraré un
ternero y una vaca!
¡Sí, sí, sí!
¡Una vaca y un
ternero! ¡Una vaca y un
fMMülj //MU I MI // /// /y Y ya la lechera corría y saltaba. —¡La
fMMülj
//MU I MI
// /// /y
Y ya la lechera corría y saltaba.
—¡La vaca cuidará al ternero! ¡El ternero brin
cará y saltará! ¡Será gordo y lustroso! ¡Gordo y
lustroso!
Y
ya veía al ternero y a la vaca corriendo por
pezó a saltar y girar como un
el prado. Lo cual le produjo tal alegría, que em
Tanto
y tanto saltó y giró, que el cántaro al suelo Entonces la lechera se detuvo.

y tanto saltó y giró, que el cántaro

al suelo

Entonces la lechera se detuvo. Se detuvo y mi-

ró . Miró cómo la leche se había derramado

con la leche,

la vaca

.

el ternero, el

y cerdo y los pollos, los pollos y los huevos

Y junto

.

¡To

do, todo, había desaparecido de un golpe ! M — CL.
do, todo, había desaparecido de un golpe ! M
CL.
La Zorra
La Zorra
y las Uvas
y las Uvas
L
L
Narración de Beatriz Barnes Ilustración de Marta Gaspar
Narración de Beatriz Barnes
Ilustración de Marta Gaspar
DQD
DQD

En Normandía, un lugar que queda bastante lejos, hubo una vez una zorra muy arrogante.

Tenía la cola lustrosa, los ojos brillantes y un

precioso modo de caminar. Deseosa de conocer el

mundo, la zorra decidió salir de viaje, siempre cami

nando, sin rumbo fijo, para un lado y para otro.

Anduvo y anduvo, comiendo lo que podía, pero al cabo de algún tiempo, le empezó
Anduvo y anduvo, comiendo lo que podía, pero al cabo de algún tiempo, le empezó

Anduvo y anduvo, comiendo lo que podía, pero al

cabo de algún tiempo, le empezó a resultar difícil

encontrar alimento.

tiempo, le empezó a resultar difícil encontrar alimento. Cada vez pasaba más hambre y cada vez

Cada vez pasaba más hambre y cada vez sus ojos brillaban menos y cada vez su cola era menos lus

trosa; hasta su modo de caminar era menos lindo

que antes, pero igual seguía siendo una zorra de Normandía muy arrogante.

Llegó un día en que tuvo una hambre grandísima, buscó más afanosamente todavía que los días an-

muy arrogante. Llegó un día en que tuvo una hambre grandísima, buscó más afanosamente todavía que
muy arrogante. Llegó un día en que tuvo una hambre grandísima, buscó más afanosamente todavía que
muy arrogante. Llegó un día en que tuvo una hambre grandísima, buscó más afanosamente todavía que
teriores. No encontró nada digno de ser comido, pero de pronto, al mirar para arriba,
teriores. No encontró nada digno de ser comido, pero de pronto, al mirar para arriba,
teriores. No encontró nada digno de ser comido, pero de pronto, al mirar para arriba,

teriores. No encontró nada digno de ser comido, pero de pronto, al mirar para arriba, vio una vid que crecía entre las piedras, cargada de uvas ri

quísimas.

Tenían un color rojizo tan hermoso, que la zorra de Normandía las miró y se

Tenían un color rojizo tan hermoso, que la zorra de Normandía las miró y se relamió. Levantó una

la zorra de Normandía las miró y se relamió. Levantó una pata y la bajó, después

pata y la bajó, después levantó la otra y la es

tiró todo lo que pudo, pero ni siquiera las pudo

rozar. Entonces trató de saltar, pero nada, las uvas

parecían cada vez más altas y el Sol las hacía

brillar con reflejos más multicolores. Saltó y saltó la zorra, pero, al no poder alcanzar las uvas, dijo

por fin:

—¡Están verdes!

Pero las miró y las uvas brillaban cada vez más. —Es un espejismo —dijo la
Pero las miró y las uvas brillaban cada vez más.
—Es un espejismo —dijo la zorra—. Es mentira.
¡Están verdes!
Las miró otra vez, y la verdad era que estaban
más rojas, y debían de estar muy ricas.
—Todavía les falta mucho para madurar —dijo la
zorra—. Y a pesar de estar tan cerquita de mi pata
no las agarro porque no me gustan las uvas verdes.
¡Y ni siquiera las voy a mirar más!
Pero las miró un poquito otra vez: las uvas esta
ban bien, ¡pero muy bien maduras!
—Y ya en seguida me voy a ir —continuó dicien do la zorra—, porque no
—Y ya en seguida me voy a ir —continuó dicien
do la zorra—, porque no vale la pena que me que
de acá parada, mirando unas uvas que se están
poniendo cada vez más verdes.
Después, dio media vuelta y se alejó. Y al llegar
a un recodo, dobló la cabeza y las miró por últi
ma vez.
—¡Uyyyyyyy, ahora están más verdes todavía que
nunca! —dijo.
Y las uvas seguían reluciendo bajo el Sol del ve
rano.
ahora están más verdes todavía que nunca! —dijo. Y las uvas seguían reluciendo bajo el Sol
ahora están más verdes todavía que nunca! —dijo. Y las uvas seguían reluciendo bajo el Sol
—¡Estaban verdes, estaban cada vez más verdes, estaban verdes del todo y no las comí
—¡Estaban verdes, estaban cada vez más verdes,
estaban verdes del todo y no las comí porque no
me gustan las uvas verdes!
Yo no sé si en verdad la zorra aquella creía lo
que decía. ¿Pero qué otra cosa podía hacer aque
lla pobre zorra de Normandía?1
El Cuervo y el Zorro
El Cuervo
y el Zorro
El Cuervo y el Zorro
El Cuervo y el Zorro
La otra mañana, muy tempranito, el cuervo salió a desayunar. Miró y miró y al
La otra mañana, muy tempranito, el cuervo salió
a desayunar. Miró y miró y al final eligió la rama
de un roble y allí se posó.
Sacó un queso de de
se lo puso
El zorro, que también se había levantado tempra
bajo del ala y
en el pico.
no y andaba por allí, dando vueltas, sintió el olor
del queso y siguiendo el olor, derechito, derechito,
doblando un poquito para acá y otro poquito para
allá, y otra vez derechito, llegó hasta el roble en
el cual estaba el cuervo.
—Buenos días —dijo el zorro—. Linda mañana. ¿Verdad? Mire usted, apenas me desperté, oí unos

—Buenos días —dijo el zorro—. Linda mañana.

¿Verdad? Mire usted, apenas me desperté, oí unos

cantos tan preciosos, que me pregunté: ¿cuál será el pájaro que canta tan lindo? Busqué y busqué

será el pájaro que canta tan lindo? Busqué y busqué y no encontré nada. Llegué hasta

y no encontré nada. Llegué hasta aquí y ahora

que lo veo a usted, tan elegante, tan lustroso, tan

bien parado, tan, tan, tan

La verdad es que no

hay palabras para decir lo hermoso que usted se ve, don Cuervo. Solamente digo: Esas canciones que oí, sólo de su garganta, de su pico, pueden salir. En fin, señor Cuervo, yo creo que habría que nombrarlo a usted emperador de estos bos

ques y también de los otros, y de los de más allá.

—Aquí estoy, ansioso, esperando a que cante usted
—Aquí estoy, ansioso, esperando a que cante usted
—Aquí estoy, ansioso, esperando a que cante usted
—Aquí estoy, ansioso, esperando a que cante usted
—Aquí estoy, ansioso, esperando a que cante usted

—Aquí estoy, ansioso, esperando a que cante usted

para tener el privilegio de oirlo en la primera fila.
para tener el privilegio de oirlo en la primera fila.
para tener el privilegio de oirlo en la primera fila.

para tener el privilegio de oirlo en la primera fila.

¡Adelante! Es un poco extraño, pensó el cuervo, jamás en toda mi vida de cuervo,
¡Adelante!
Es un poco extraño, pensó el cuervo, jamás en
toda mi vida de cuervo, me pidió nadie que can
tara, y a lo mejor lo hago muy bien. Si el zorro,
que tiene tanto mundo, lo dice, debe de ser verdad.
¿Qué canción cantaré? Podría ser aquella que sa
bía de chico. ¡Claro! ¡Cantaré aquélla! Creo que
la recuerdo toda muy bien. —Pronto, don Cuervo, pronto. Nunca sentí tanta ansiedad —dijo el
la recuerdo toda muy bien.
—Pronto, don Cuervo, pronto. Nunca sentí tanta
ansiedad —dijo el zorro.
Se atusó el cuervo las plumas, se irguió, abrió el
negro pico y
¡el queso cayó justo, justito, en
la boca del zorro!
ría en la —¡Qué tonto fui! —se dijo el cuervo— ¡Creerme todo lo que me
ría en la
ría en
la

—¡Qué tonto fui! —se dijo el cuervo— ¡Creerme

todo lo que me dijo! Se está comiendo el queso y yo sin nada. Eso me pasa por vanidoso. Mejor

el queso y yo sin nada. Eso me pasa por vanidoso. Mejor me voy ligerito, antes

me voy ligerito, antes de que se me

cara, que eso sí que no podría soportarlo.

Y se fue disimulando, silbando bajito, pues silbar

es una cosa que este cuervo sabe hacer bastante

no podría soportarlo. Y se fue disimulando, silbando bajito, pues silbar es una cosa que este
El Burro y el Lobo
El Burro
y el Lobo
El Burro y el Lobo
Por un camino verde, verde, verde, iba Don Bu rro caminando. Mira para arriba, mira
Por un camino verde, verde, verde, iba Don Bu
rro caminando.
Mira para arriba, mira para un lado, mira para
Y de pronto pisa un
el otro, mira para atrás
clavo, que estaba en el camino verde, verde, ver
de, y se lo clava en la pata, justo, justito, cuan
do iba a mirar para abajo.
—¡Paaa! —dijo don Burro, y se sentó.
—¡Lo que me viene a pasar! No me duele mucho,
pero igual tengo ganas de llorar, así que lloraré
con todas las ganas que tengo.
Lloró y lloró, con la pata en el aire, hasta que se
cansó. Entonces apoyó la pata en el suelo para
seguir caminando y ¡Ayyyyyy! ¡Cómo le dolió!
Entonces lloró con muchas más ganas todavía.
Miró para arriba, miró para abajo, miró para un lado, miró para el otro. ¿Y

Miró para arriba, miró para abajo, miró para un

lado, miró para el otro. ¿Y quién estaba allí, muy orondo, frotándose las uñas? ¡El
lado, miró para el otro.
¿Y quién estaba allí, muy orondo, frotándose las
uñas?
¡El Lobo!
abajo, miró para un lado, miró para el otro. ¿Y quién estaba allí, muy orondo, frotándose
Claro, Don Burro no podía escapar, ni podía si quiera tenerse en pie, así que
Claro, Don Burro no podía escapar, ni podía si
quiera tenerse en pie, así que movía la pata, la
cola, lloraba y gemía, se agarraba la cabeza con
las dos manos y decía:
—¡Ay, Ay, Ay, señor Lobo! —(pero, mientras tanto, pensaba: de alguna manera tengo que sal
—¡Ay, Ay, Ay, señor Lobo!
—(pero, mientras
tanto, pensaba: de alguna manera tengo que sal
varme).
—¡Ay, Ay, Ay, señor
—(pero, mientras
tanto, pensaba: ya sé, le diré que él es tan bueno,
etc., etc., y que sabe tantas cosas, etc., etc., que
a lo mejor hasta de médico
—¡Ay, Ay, Ay, señor Lobo! ¡Mire usted cómo me estoy muriendo! ¡No me deje morir
—¡Ay, Ay, Ay, señor Lobo! ¡Mire usted cómo me
estoy muriendo! ¡No me deje morir así, sufrien
do tanto! ¡Ay, señor Lobo, qué dientes tan gran
des y preciosos que tiene usted! Parecen hechos
a propósito para sacar clavos!
—¿Te parece? —preguntó el lobo.
—Claro que sí. Antes de que muera, pruebe, sá-
queme el clavo de la pata, y después, cuando me muera tranquilo, porque con clavo
queme el clavo de la pata, y después, cuando me
muera tranquilo, porque con clavo o sin clavo
igual me voy a morir, cómame usted en recom
pensa, todo, enterito, de la cabeza a los pies.
—Y si te saco el clavo, ¿por qué te vas a morir?
—¡Porque sí! —contestó Don Burro—. ¡Porque
estoy muy mal! ¡Ay, Ayyyy! ¡Haga usted rá
pido lo que tiene que hacer, que lo único que
interesa acá es que yo pueda morir tranquilo, sin
este dolor!
—Bueno, si es así —dijo el Lobo—, sacaré dos
¡A
dientes de mi estuche y una uña bisturí
ver, déme la pata!
—Esta es una operación de cuidado, pero, para
mí, que tengo tanta práctica, es sólo una patacu-
ritis sencilla.
—¿Dolerá mucho? —preguntó Don Burro.
—Alargue bien esa pata y no se me acobarde.
Procederé.
? TAC £¡TS
? TAC £¡TS
—¡AY, A Y, AY! —decía el burro, y pensaba: ahora es el momento, mientras tiene
—¡AY, A Y, AY! —decía el burro, y pensaba:
ahora es el momento, mientras tiene mi pata de
recha, no, la izquierda, no, la derecha, qué lío
Bueno, cuando me saque el clavo de esta pata, yo
con la otra le doy una
Y, en efecto, el buen Don Burro le dio tal directo
a la mandíbula del Lobo, con su guante de bo
xeador, que todos los dientes del Lobo cayeron de
su estuche con gran estrépito.
V
1
5¿'
i
1 PJ É
Aprovechó entonces Don Burro, corre que te co rre, escapando por el camino verde, verde,
Aprovechó entonces Don Burro, corre que te co
rre, escapando por el camino verde, verde, verde,
y el Lobo se quedó solo, muy solo, con unas ga
nas de llorar
Y ya que tenía tantas ganas de llorar, lloró:
—¡Ay,Ay! ¡Infeliz de mí! ¡Yo, que tenía un buen
oficio como lobo carnicero, ahora he quedado sin
los dientes, por meterme a lobo curandero!1