Sei sulla pagina 1di 3

Más falso que una moneda de cuero

Viniendo del actual Ministro del Interior, la idea de establecer en el país un


régimen parlamentario y reemplazar al presidencial que siempre hemos
vivido, es cuestión de tenerle cuidado. Por dentro debe tener veneno. Hasta
hace pocos días era uno de los furiosos y aguerridos defensores de la
propuesta de eternizar a Uribe en la presidencia de la república y centralizar
en sus manos los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. El poder legislativo
lo logro agachar al punto que todos los senadores y representantes adeptos
al gobierno se convirtieron en fenómenos humanos: “ahora tienen las rodillas
son más grandes que la cabeza”, nunca les permitió que pensaran y muchos
menos que fueran independientes y autónomos, cuestión que el ocasiones
pagaba de diversa forma. Con el poder judicial no pudo, pero le hizo todo el
trabajo posible, hasta pretender fallar judicialmente y señalarles que le era
posible y que no a los magistrados de la Corte Suprema y la Corte
Constitucional, fallos de parapolíticos, etc. Propuso que Uribe se convirtiera
es un presidente omnímodo y que fuera de él, no existiera nada.

El jefe y candidato presidencial del Partido Liberal, Rafael Pardo Rueda, fue
consultado. “Esa propuesta no merece comentario porque es una cortina de
humo para tapar el escándalo del ministerio de Protección Social y el caos en
la salud, que tiene tan mal parado al presidente Uribe. Quiere poner a los
medios y la gente a discutir otras termas mientras se olvida lo de la salud de
los colombianos. No es algo serio, no merece ni comentarse". Lo importante
ahora es saber qué va a pasar con un presidente y un grupo de ministro y
sus inconsultos decretos, con los que buscó reformar caprichosamente el
régimen de la salud. Eliminarle el sentido social para dejarlo solo con el
propósito comercial. “Los errores se pagan”, dice el adagio popular, por lo
que el actual gobierno tiene que pagar política y legamente sus pecados y no
dejarlos en la impunidad. ¿Qué va a pasar con un ministro declarado persona
no grata por las Sociedades carnificas del país? ¿Recibirá a pesar de que
Uribe reconoce que se trata de un “dechado de errores y mala fe”, su apoyo
para que pase por encima del castigo?

Con mucha frecuencia el ex presidente Alfonso López Macheasen trató el


tema del “régimen Parlamentario”. Les enseñó a los colombianos que lo usan
normalmente los países adelantados económica y socialmente, pero no le
prestaron atención. El presidente de la Cámara de Representantes, Edgar
Gómez Román, dijo que no es una propuesta nueva, pues se ha lanzado en
diversas oportunidades. Ojalá se buscara el mejoramiento de las
corporaciones públicas y se propendiera por su especialización con políticos y
no con politiquería. Elizabeth Hungar, politóloga, directora de Transparencia
por Colombia, dijo que el modelo no ha sido aplicable en América Latina ya
que tiene como uno de sus presupuestos indispensables la existencia de
partidos políticos fuertes, serios y organizados. Y consideró que aunque
legalmente hay algunos partidos en Colombia, muchos de ellos no pasan de
ser unas estructurales electorales”. Entre el Ministro del Interior y el
candidato liberal, la razón de la doy al candidato y al presidente de la
Cámara. Se necesitan políticos no politiqueros como el ministro y partidos no
personas ladeando temas aquí y allá como lo hace el Ministro del Interior,
Esas ideas tienen que salir de los partidos para que tengan alguna validez.

¿Se dio cuenta el ministro del Interior que por lo que estuvo trabajando
desde su cargo, no era lo mejor para el país? ¿Que detrás de todo solo habían
intereses económicos personales y de grupo escondidos? Ha dicho en las
últimas horas sobre lo que el país requiere es, "escoger una política o
programa que puede desarrollarse”. ¿Agua socia para las politiquerías
personales de su amo, el señor Uribe? ¿Porque el ministro acepta vivir en la
contradicción y desorden mental? Sostiene que el país urge para su progreso
y desarrollo "de mecanismos que sean mucho más ágiles que los del régimen
presidencialista", pero simultáneamente declara que hay que hay que seguir
concentrado los poderes en una sola persona, Álvaro Uribe, que lo tiene
empleado ganado un buen sueldo. Algún medio de comunicación nacional
dijo que “La propuesta de Mininterior de cambiar sistema presidencial genera
rechazo generalizado”. Y tiene que ser si las propuestas vienen de una
persona quien asegura que, “es necesario fortalecer el régimen presidencial”
y ataca como una loca enajenada cuando desde el congreso o la justicia se
busca el equilibrio de poderes que permita los pesos y contrapesos bajo los
controles entre unos y otros”. Quien asegura que, "De nada valdría tener un
régimen donde se muestre uno de los poderes débiles”, tan débiles como el
legislativo de hoy que él en persona aminoró con prebendas. No es creíble en
frases salidas de la boca del Ministro del Interior como, “creo que ahora hay
que fortalecer y mantener independencia de las ramas del poder", y procede
de la manera diferente. ¿Qué es eso de que el país necesita un sistema
parlamentario, pero hay que fortalecer el presidencialismo? Es más falso que
una moneda de cuero.