Sei sulla pagina 1di 42

Arbaiza, L.

(2010). La personalidad y la emoción. En Comportamiento organizacional :

bases y fundamentos (pp.23 - 64) (520p.). Buenos Aires : Cengage Learning. (C20404)

Capítulo 2

La Personalidad y la Emoción

l. La Personalidad

1. Revisión de literatura

El estudio de la personalidad es uno de los temas más interesantes de la psicología. Sin embar- go, este constructo psicológico sigue siendo objeto de discusión entre diversos autores. Generalmente cuando se habla de personalidad, nos referimos a un concepto dinámico que describe el crecimiento y el desarrollo de todo el sistema psicológico de una persona. De aquí que la personalidad pueda ser entendida como un todo, algo mayor que la simple suma de sus partes. Dicho de otra manera, es la suma total de las formas en que un individuo reacciona y se relaciona con los demás 1 El concepto de personalidad guarda una estrecha relación histórica y teórica con el término "persona", la cual posee un carácter filosófico y cuya etimología, se remonta a los griegos y posterior- mente a los romanos. El estudio de la personalidad se basa en los principios del estudio del temperamento y se re- monta al siglo V a.c en Grecia, en donde Hipócrates, padre de la Medicina, elabora la Teoría de los Humores. Esta teoría, sostenía que el cuerpo humano estaba compuesto por cuatro sustancias bási- cas llamadas humores (líquidos), cuyo equilibrio indicaba el estado de salud de la persona. Así, todas las enfermedades y discapacidades resultarían de un exceso o un déficit de alguno de estos cuatro humores. Estos fueron identificados como bilis negra, bilis, flema y sangre. Galeno en el siglo 11 d.C., basándose en la teoría de Hipócrates, realiza su propia clasificación del temperamento, dividiéndola en también en cuatro tipos: colérico (irritable), melancólico (de- presivo), sanguíneo (optimista) y flemático (tranquilo). El temperamento, se puede definir como las características afectivas básicas de cada persona y que son permanentes, en otras palabras, cada per- sona posee características afectivas predominantes que constituyen su forma habitual de conducta. Posteriormente, los romanos estudiaron el término "persona", que proviene del latín "perso- nare", que significa sonar a través de. Este término, no sólo hacía referencia a la persona en sí, sino a también a las cualidades que tenía esta persona. Posteriormente, al darle un uso psicológico, se le atribuyó el término de personalidad.

Robbins, S. y Judge, T.A. (2009) Comportamiento Organizacional. México: Prentice-Hall.

Comportamiento organizac ional bases y fundamen t os

En el siglo XX, el estudio de la personalidad empieza a tener mayor acogida. Diversos investiga- dores, comienzan a plantear sus teorías, algunas basadas en la herencia, otras basadas en el ambiente. Una de las primeras teorías para explicar el desarrollo de la personalidad, fue planteada por el psicoanálisis, en la década de 1920. Sigmund Freud, principal representante del psicoanálisis, plantea la existencia de la psique como la aportación clásica de su teoría, la cual está dividida en tres partes:

ello (id), yo (ego), super yo (superego). Además, plantea que la personalidad se va desarrollando a tra- vés de cinco etapas que ocurren en la infancia, las cuales tienen una función biológica como centro y plantea que los acontecimientos que se llevan a cabo en éstas fases pueden ser determinantes en la formación de la personalidad del ser humano. Le da una gran importancia a la sexualidad en el desarrollo de la personalidad. Posteriormente a Freud, y basándose en su teoría, surge el neopsicoanálisis. Algunos de los discípulos de Freud, no estaban de acuerdo en que la sexualidad y los traumas de la infancia sean los que determinen la personalidad de los individuos en la etapa adulta. Por este motivo, varios de estos autores toman como base al inconsciente del cual hablaba Freud, para elaborar sus propias teorías. Así, surge la Teoría de la Personalidad de Carl Jung en 1930 aproximadamente . Este autor, divide al inconsciente en dos: El inconsciente individual y el inconsciente colectivo. Ambos representan los aspectos desconocidos de la personalidad. Luego, aparecen los planteamientos de Alfred Adler, también en el mismo año. El plantea que en el desarrollo de la personalidad aparecen dos tipos de sentimientos: inferioridad y superioridad. Karen Horney, toma como base los planteamientos de Adler para el desarrollo de su teoría sobre la neurosis en base al yo ideal y al yo real. En 1940, Erick Fromm plantea que la actividad y el comportamiento del hombre es el resulta- do de las condiciones socioculturales y económicas que le rodean, asimismo los rasgos de la persona- lidad se desarrollan a partir de la interacción y la experiencia con los demás. La Teoría Psicosocial de Erik Erickson surge en la década del 50 aproximadamente. Este autor asume un enfoque más social en el desarrollo de la personalidad y afirma que ésta sigue desarrollán- dose a lo largo de la vida de las personas. Una de las teorías planteadas en la década del 50, fue la Teoría de los Rasgos, también conocida como Teoría Factorial, pues utilizaban el análisis factorial, un procedimiento estadístico que permi- te reducir la información realizando agrupaciones de variables y cuyos principales representantes fueron Allport, Cattell y Eysenck. Catell agrupó aquellos que consideró sinónimos, describiendo la personalidad como una integración de rasgos. Catell designó algunos rasgos originales que evaluó e identificó a través de su "Escala de 16 factores de personalidad". Existen amplias analogías entre las concepciones teóricas de Catell y Allport, pero también existen algunas diferencias. Allport considera por una parte lo que serían los rasgos comunes presen- tes en la mayoría de los sujetos y que están referidos a sus gustos, creencias, valores estéticos, sociales, religiosos, etc. y por otro lado, los rasgos definitivos individuales, las cuales son las características distintivas y propias del sujeto. La personalidad es considerada en la teoría de Allport tanto desde el punto de vista nomo - tético (destaca las leyes generales y los principios que rigen los procesos mentales y de comporta- miento) como ideográfico (destaca el conocimiento y comprensión de cada individuo en particular examinando la organización única de los rasgos personales) . La evaluación y la identificación de los valores que describen la personalidad la realizó por medio de la escala "Estudio de valores de Allport- Vernon". Por otro lado, Eysenck plantea la Teoría PEN en la década del 50, donde postula la existen- cia de tres dimensiones de la personalidad: extraversión-introversión, neuroticismo-estabilidad y psicotismo-estabilidad.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Maslow, en 1940, plantea la pirámide de las necesidades que consta de 5 niveles: fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de autoestima, y autorrealización. Carl Rogers en 1950, crea el concepto del "self" y plantea el término de "incongruencia". El individuo posee en sí mismo medios para la autocomprensión y para el cambio del concepto de sí mismo, de las actitudes y del comportamiento autodirigido. Posteriormente, en 1950, George Kelly planteó que para entender la personalidad, hay que examinar los constructos personales, es decir, las formas en que organizamos y construimos el desarrollo propio. En 1930, aproximadamente, aparece el conductismo de Watson quien manifestaba que la per- sonalidad era determinada por el ambiente y la describió en términos de conducta. A diferencia de la Teoría de los Rasgos o la Teoría Psicoanalítica, el conductismo no se interesa por la estructura de la personalidad, sino por la naturaleza funcional de la conducta, es decir, la forma en que esta interactúa con el ambiente. Más tarde, en 1950, Skinner relaciona la conducta con causas del medio ambiente y rechaza la existencia de la personalidad. Relaciona el condicionamiento operante y los reforzadores a la aparición de la conducta. Aproximadamente en 1960, aparece la Teoría del Aprendizaje Social, planteada por Bandura. Esta teoría investiga cómo se forma y se modifica la conducta en diferentes contextos sociales. Plantea el aprendizaje por observación y el reforzamiento vicario. Entre 1960 y 1970, aparece la teoría de Rotter, quien plantea que la personalidad es aprendida y que está motivada hacia metas específicas. Entre 1970 y 1990, surge la Teoría de la Personalidad de Walter Mischel, quien plantea que las personas participan de manera activa en la organización cognoscitiva de sus interacciones con el ambiente. Paralelamente, Holland, en 1990, identifica 6 personalidades prototí- picas importantes en el mundo laboral. Cada una de ellas tiene un entorno laboral congruente. A lo largo de la historia encontramos planteamientos que tratan de dar una explicación ade- cuada al tema de la personalidad. Muchas de las aproximaciones teóricas continúan de alguna mane- ra presentes en las explicaciones que actualmente se ofrecen de las teorías de la personalidad.

Noticias de CO

La personalidad creativa

Perú.- La creatividad supone, un compor- tamiento original o nuevo, no convencional, y además con una utilidad práctica. Podría decirse que una de las características distin- tivas de la humanidad es precisamente su ca- pacidad para desarrollar cosas nuevas, rasgo que la ha hecho evolucionar como especie y progresar como civilización. El tener una per- sonalidad creativa significa ver la realidad de una forma distinta a los demás. Para medirla se han creado diversos tests. Según Gardner (1993), uno de los más célebres estudiosos del tema, los tests de creatividad no son com- pletamente válidos. Nada garantiza que quien

salga airoso en una de estas pruebas, lo sea efectivamente en la vida práctica o real. Algu- nos investigadores han propuesto que la per- sona creativa presenta una serie de rasgos de personalidad, curiosidad, espíritu inquisitivo originalidad de pensamiento y acción inde- pendencia de obra, fértil imaginación, incon- formismo, captación de relaciones desaper- cibidas para los demás, fluidez de palabras y acciones y aprecio por la complejidad. Otros autores relacionan la creatividad con la inteli- gencia, pero se ha comprobado que personas más inteligentes no siempre son las más crea- tivas y viceversa.

* Basado en Fuente: www.pensardenuevo.com . Autor: Arturo Orbegoso.

Comportamiento organizacional bases y fundamentos

Evolución del concepto de personalidad

El concepto de personalidad en psicología ha sido objeto de diversas definiciones. No obstante, la gran mayoría de estas, apuntan a designar patrones típicos de conducta que caracterizan la adap- tación del individuo a diversas situaciones de la vida. Eysenck (1971) señala que a pesar de que no existe un consenso general para una definición de personalidad, existe cierto acuerdo en que es un concepto que se refiere a ciertas disposiciones dura- deras en el individuo y sería la realidad básica subyacente a las importantes diferencias individuales de la conducta. Para Cattell (1963) la personalidad es aquello que nos permite pronosticar lo que una persona hará en una situación determinada. Según Allport (1966) la personalidad es la organización dinámica en el interior del individuo de aquellos sistemas psicofísicos que determinan sus ajustes únicos a su ambiente. Según Allport, para realizar un análisis más profundo sobre el concepto de personalidad, podemos descomponerlo en partes para explicar mejor el significado del mismo. De esta manera, cuando Allport se refiere a la personalidad como una organización dinámica, se debe tomar en cuenta el concepto de estructura, en donde el todo es más que la suma de las partes y ese todo, actúa interrelacionando los diferen- tes componentes de la personalidad de una manera activa, de acuerdo con los cambios que se van produciendo. Por otro lado, cuando este autor habla de un sistema psicofísico, se refiere a que no es posible separar lo biológico de lo psicológico en los seres humanos, a pesar de que no siempre seamos conscientes de que nuestra conducta es una expresión psicofísica. Por último, cuando se menciona la determinación de los ajustes únicos del individuo al medio ambiente, quiere decir que cada persona se adaptará a las circunstancias según la única y exclusiva manera de ser que tenemos, pues la con- ducta humana es única e irrepetible. Para Eysenck (1970) la personalidad es una organización más o menos estable y duradera del carácter, el temperamento, el intelecto y el físico de una persona que determina su adaptación única al ambiente. El carácter denota el sistema de una persona más o menos estable y duradero del comportamiento conativo (voluntad); el temperamento, el sistema más o menos estable y duradero del sistema del comportamiento afectivo (emoción); el intelecto, el sistema más o menos estable y duradero del comportamiento cognitivo (inteligencia); y el físico, el sistema más o menos estable y duradero de la configuración corporal y de la dotación neuroendocrina. Chiavenato (2009), nos dice que la personalidad es una construcción hipotética y compleja, pues puede ser definida de diversas maneras e involucra una tendencia consistente a comportarse de determinada manera en diferentes situaciones. Cada persona posee peculiaridades, es decir posee sus propios rasgos de personalidad. En base a esto Weiten (2002) comenta que el concepto de personalidad es utilizado primero para poder explicar la estabilidad del comportamiento, es decir, la consistencia y segundo para poder explicar las diferencias de comportamiento que tienen las personas ante diversas situaciones, es decir, la pe- culiaridad.

Determinantes de la personalidad

Los primeros estudios sobre la personalidad, coincidían en la polémica sobre si la personali- dad era el resultado de la herencia o del ambiente. Los estudiosos llegaron a la conclusión de que la personalidad estaba dada por la interacción de estos dos factores. Posteriormente, se adicionó un ter- cer factor, la situación. De esta manera, se concluyó que la personalidad estaba formada por factores hereditarios y ambientales, siendo moderados por condiciones situacionales.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

La herencia: La herencia puede definirse como el conjunto de rasgos que están definidos, antes del nacimiento, particularmente en el código genético del individuo. La herencia influye en la deter- minación de algunos rasgos más que en otros y esto se hace evidente en las características físicas del individuo. Pero también cumple una función decisiva en las tendencias primarias de reacción, tales como el nivel de actividad, sensibilidad y capacidad de adaptación. La herencia no sólo proporciona las posibilidades del desarrollo y conducta, características propias de la especie, sino que es también el origen de las diferencias individuales. Estas diferencias, aluden al hecho de que las personas son distintas en muchas formas. En base a lo antes mencionado, si las características de personalidad fueran dictadas completamente por la herencia, quedarían fijadas al nacer y ninguna experiencia las alteraría. Pero las características de la personalidad no están regidas totalmente por la herencia. El ambiente: El ambiente desempeña un papel muy importante en el modelamiento de nuestra personalidad. El medio ambiente es el conjunto de los estímulos provenientes del ambiente físico y social que afectan al sujeto. El ambiente comprende la cultura en la que crecemos , las normas de nuestra familia, amigos, grupos sociales, etc. Por ejemplo, la cultura determina ampliamente las experiencias que una persona posee, las frustraciones y ajustes que debe enfrentar y las normas de conducta que se le exigen. Cada cultura establece sus valores, sus normas, y sus formas de compor- tamiento.

Noticias de CO El factor personalidad al escoger un presidente

Costa Rica.- Uno de los principales factores para escoger a un candidato, es la percepción que tiene el ciudadano de la personalidad del candidato. Después del partido político que lo presenta, es el carácter del aspirante lo que más incidirá en la decisión del votante; el plan de go- bierno es de tercera importancia. Uno de los as- pectos que evalúan los electores en un aspirante es la confianza. Puede tener el candidato mucha capacidad ejecutiva, ideas brillantes, una visión clara del futuro, pero cuando se acerca el día de-

cisivo lo que más incide en el proceso mental del votante es si puede o no confiar en él o ella. El segundo aspecto que se toma en cuenta, es la amabilidad de la persona. Y su capacidad para escuchar a los demás. Una campaña pre- sidencial en un país pequeño como Costa Rica, conlleva a un importante componente de con- tacto personal. En países más grandes como Brasil o México, es improbable que los votantes puedan ver a los candidatos por la calle y puedan saludarlo. Entra en juego aquí, el calor humano.

* Basado en fuente: www.larepublica .net. 23 de septiembre de 2009.

Así la cultura influye en la personalidad porque impone muchas de las características que una persona va a adquirir y de esta manera la personalidad se va moldeando. La familia es otro factor dominante del ambiente, pues durante los primeros años de vida del individuo es cuando la personalidad se esta moldeando con mayor rapidez. La familia es el principal agente en el proceso de socialización de los individuos. Finalmente, la herencia y el ambiente, interactúan entre sí. Diversos investigadores concuer- dan en que no hay ningún rasgo ni cualidad que sea exclusivamente hereditaria o exclusivamente ambiental en su origen. La situación: La situación influye en el efecto que tienen la herencia y el ambiente en la per- sonalidad. La personalidad de un individuo es en general estable y congruente, pero cambia con las situaciones. Las exigencias de las distintas situaciones despiertan aspectos diversos de la personali-

Comportamiento organizacional bases y fundamentos

dad. Así, no debemos considerar los esquemas de la personalidad en aislamiento 2 De acuerdo a esto

la personalidad cambia de acuerdo a la situación en la que el individuo se encuentre. Muchas de estas

situaciones pueden restringir, o no, el comportamiento.

Principales Teorías de la Personalidad

Teorías Psicoanalíticas de la Personalidad

Dentro de la teoría psicoanalítica, se van a ir planteando diversos enfoques a partir de la teoría Clásica de Freud, las cuales vamos a describir a lo largo de este apartado.

l Te orla Ps1coanallti ca Clásica de Freud

Constituye una de las teorías más conocidas, se desarrolló gracias al trabajo de Sigmund Freud. Esta teoría fue construida en 1930 aproximadamente, sobre la premisa de que las necesidades

o impulsos inconscientes, especialmente los impulsos biológicos y sexuales, son la parte central de

la motivación y personalidad humana. Según Freud, la personalidad se va desarrollando a través de cinco etapas que ocurren en la infancia, las cuales tienen una función biológica como centro y plantea que los acontecimientos que se llevan a cabo en éstas fases pueden ser determinantes en la formación de la personalidad del ser humano . Freud le atribuye gran importancia al impulso sexual en la formación de la personalidad. A estas etapas Freud las denomina, etapas psicosexuales y son las siguientes:

Etapa oral (O a 18 meses): en esta etapa, los niños que reciben demasiada gratificación oral, cuando son adultos tienden a ser demasiado optimistas y dependientes. Por el conta- rio, los que reciben muy poca, tienden a ser pesimistas y hostiles. La fijación en esta etapa está ligada a algunas características de personalidad tales como inseguridad, credulidad, sarcasmo y tendencia a discutir. Etapa anal (18 meses a 3 años): en esta etapa los niños inician el adiestramiento del con- trol de esfínteres. Si los padres son muy estrictos con los niños, puede ocurri r una fijación, la cual traerá como consecuencia que en la etapa adulta, estos tiendan a ser obstinados, demasiado ordenados y destructivos. Etapa fálica (3 a 6 años): esta es la primera etapa en la que el niño toma consciencia de las diferencias sexuales. Freud afirmaba que la fijación en esta etapa origina vanidad y egoís- mo en la vida adulta . Esto se puede apreciar en la tendencia de los varones a jactarse de sus hazañas sexuales y en la forma de tratar a la mujer con deprecio. En el caso de las mujeres, existe una tendencia a la promiscuidad. La fijación fálica puede originar sentimiento de baja autoestima, timidez y evitación de las relaciones heterosexuales. Etapa de latencia (6 a 12 años): en esta etapa, el niño o niña pierde el interés por la con- ducta sexual y se inicia un período de latencia. Aquí comienza la extraversión. Etapa genital (12 a más): esta es considerada la fase final del desarrollo psicosexual nor- mal del adulto que suele caracterizarse por una sexualidad madura. Aparece con el inicio de la pubertad y en ella renacen los impulsos sexuales. Freud consideraba que la homose- xualidad en esta etapa se debía a la falta de un desarrollo adecuado y que la heterosexuali- dad era una característica propia de una personalidad sana.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

La teoría de Freud (1971) plantea además que la personalidad humana es el producto de la lucha entre tres fuerzas en interacción o estructuras mentales, que determinan el comportamiento

humano : el

Id (Ello): constituye la parte del ser humano, que todos traen al nacer en forma total- mente inconsciente, por lo tanto, es la fuente de los impulsos primitivos, deseos innatos, necesidades fisiológicas básicas tales como la sed, el hambre y el sexo, hacia las cuales el individuo busca satisfacción inmediata. Se rige por lo que denomina el principio del placer (energía libidinal). Ego (Yo) : constituye la parte de la psique, la cual nos mantiene en contacto con la realidad externa. Coordina los impulsos (ello) y hace que se puedan expresar en el mundo externo. Se rige por el principio de la realidad. El "yo", surge debido a las limitaciones del "ello" en las interacciones con el mundo real. A través del aprendizaje y la experiencia, el individuo desa- rrolla las capacidades del pensamiento realista y la capacidad de adaptarse al ambiente. Súper ego (Superyo): constituye la parte que se dedica a limitar, prohibir o juzgar la activi- dad consciente. Es la expresión interna del individuo acerca de la moral de la sociedad y de los códigos éticos de conducta. Es una especie de "freno" que restringe o inhibe las fuerzas impulsivas del "Id (Ello)". Trata de dirigir los impulsos del subconsciente hacia comporta- mientos socialmente admitidos.

ello, el yo y el superyo.

Freud (1971), divide los niveles de consciencia en tres: consciente, preconsciente e inconsciente.

Consciente: es un fenómeno que representa una pequeña parte de la mente, pues sólo com- prende lo que percibe o lo que se puede percibir en el momento, es decir, las impresiones y experiencias internas y externas. Preconsciente: contiene elementos que vienen del inconsciente al consciente y viceversa, por lo tanto, forma parte del inconsciente. Además contiene impresiones del mundo exte- rior como representaciones fonéticas o verbales (memoria). Inconsciente: se observa indirectamente a través de los sueños, actos fallidos y asociación libre. Tiene un modo propio de actuar que se distingue por ausencia de cronología, au- sencia de contradicción, lenguaje simbólico, y por el predominio del principio del placer. Dentro del inconsciente hay elementos instintivos que nunca han sido conscientes y a los que la consciencia nunca podrá acceder.

Según Freud, la superposición de estas tres áreas de la personalidad, explica el comportamien- to humano, cuando el individuo no mantiene un equilibrio entre los tres componentes desarrolla un estado de tensión, el cual origina mecanismos de defensa que son subconscientes, tales como la represión, la proyección, la sublimación, la racionalización, la negación, la formación reactiva y la regresión. Estos protegen al aparato psíquico y permiten mantener cierta estabilidad. Freud, en su teoría de la personalidad, maneja dos premisas para poder entender su propuesta:

las pulsiones y la ansiedad.

Pulsiones: los conflictos inconscientes involucran deseos y pulsiones (instintos), origina- das en las primeras etapas del desarrollo humano. Ansiedad: implica una reacción ante la ocurrencia de ciertas situaciones peligrosas. En consecuencia, los síntomas, los desórdenes de la personalidad y de los deseos, representan diferentes formas de adaptación que el "yo" intenta desarrollar con mayor o menor éxito, para reconciliar las diferentes fuerzas mentales en conflicto.

Comportamiento organizacional bases y fundamentos

Además, las fuerzas instintivas que rigen el comportamiento humano, a las que Freud deno-

mina:

Los instintos de la vida: en la teoría freudiana de la personalidad, todos los instintos inter- vienen en la supervivencia del individuo y de la especie, entre ellos podemos mencionar, el ser humano, la autopreservación y el sexo. Los instintos de muerte: es el grupo de instintos que produce agresividad, destrucción y muerte.

Si bien los partidarios del psicoanálisis y algunos autores posmodernos consideran al psicoa- nálisis una forma de ciencia o de conocimiento diferente a las ciencias modernas, su estatus científico es muy cuestionado, por lo que la Teoría Psicoanalítica de la Personalidad ha sido muy criticada, debido a que se basa en teorías obsoletas e hipótesis que no tienen un apoyo empírico. Otros autores sostienen que el psicoanálisis es una forma de pseudociencia porque carece de consistencia externa:

las diferentes disciplinas científicas interactúan apoyándose las unas en las otras, tanto en sus aspec- tos teóricos como empíricos.

Teorías Neopsicoanalíticas de la Personalidad

Estas teorías se inspiran en las teorías psicoanalíticas, tomando como base sobre todo, a la teoría de Freud. Entre ellas podemos destacar:

l Teoría de la Personalidad de Carl Jung

La psicología jungiana se refiere básicamente al equilibrio de los procesos del consciente y del inconsciente y al perfeccionamiento del intercambio dinámico entre ellos. Para Jung, el conocimien- to de sí mismo comienza con una exploración de la persona, es decir, con el análisis más profundo de la personalidad. Carl Jung (1972) realizó algunas contribuciones a la Teoría de la Personalidad. Fue uno de los colaboradores de Freud, pero llegó a rechazar la posición sobre la sexualidad de Freud, mostrando un interés por el inconsciente colectivo. Según Jung (1990), el núcleo de la consciencia es el Yo, pues constituye el centro desde donde parten todos los esfuerzos conscientes y deliberados que realizamos para adaptarnos. Para este autor, el inconsciente constituye el material psíquico que no está disponi- ble para el yo, pero que puede influirlo. Este autor divide al inconsciente en dos: el inconsciente indi- vidual y el inconsciente colectivo. Ambos representan los aspectos desconocidos de la personalidad.

El inconsciente individual: abarca la información cotidiana y nuestras historias persona- les. El inconsciente colectivo: contiene la historia de la humanidad, heredada en la estructura de nuestra mente.

En base a esto, la personalidad se mueve en dos direcciones: extraversión e introversión. Las personas introvertidas, son analíticas y ponderadas, evitan correr riesgos y suelen tener dificultades para adaptarse al mundo. Por el contrario, las personas extrovertidas, suelen ser espontáneas y poco reflexivas. Carl Jung, desarrolla un modelo diferente de la personalidad, siendo muy criticado por diver- sos autores, pues carece de fundamentos teóricos que demuestren su validez.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

2. Teoría de la Personalidad de Alfred Adler

Alfred Adler también fue discípulo de Freud, pero discrepaba con él pues pensaba que las personas estaban más motivadas por sus impulsos sociales, que por sus impulsos sexuales. Adler se convirtió en un personaje popular, pues sus teorías radicaban en la accesibilidad y optimismo, en comparación con las de sus contemporáneos Jung y Freud. El modelo de Adler concibe la psicopatología como expresión extrema del egocentrismo del sujeto contra los intereses de la cooperación social. Fue el creador de la psicología individual la cual sostiene que el hombre es un individuo que se mueve hacia un fin determinado y defiende el estudio del enfoque hacia metas, el cual investiga las metas inconscientes de los individuos. Las metas son construidas subjetivamente en la época de la niñez, son influidas por el ambiente y por la aspiración del niño a compensar su sentimiento de inferioridad. La relación entre la meta y los modos de alcan- zarla configuran según Adler, la personalidad del sujeto. Adler (1959), plantea en sus teorías dos tipos de sentimientos:

Sentimiento de superioridad: se basa en la concepción de que el hombre quiere ser supe- rior, es la consecuente reacción a un sentimiento de inferioridad no expresado externa- mente, maximizando hacia el exterior aquellos aspectos que consideramos destacar del comportamiento colectivo aparente. Este sentimiento, nos puede conducir a la adopción de posturas prepotentes o arrogantes en nuestro trato con los demás. Sentimiento de inferioridad: se basa en la concepción de que las personas vienen al mun - do sintiéndose incompletas e insatisfechas. Conforme la persona se va desarrollando su sistema perceptivo, lo hace sentirse inferior.

Adler (1993), comenta que la persona nunca logra por completo la superioridad, por lo que persiste en ser superior y confía en que una sociedad fuerte y perfecta lo ayudará a tener este senti- miento de superioridad que tanto anhela.

3. Teoría de la Personalidad Karen Horney

Horney (1950) criticaba a la teoría freudiana por su excesiva orientación biologista, su ignoran- cia de las variables antropológicas y sociológicas, su dualismo cuerpo-mente, y su enfoque mecánico evolucionista, acentuando su interés por los factores socio-culturales en la totalidad del desarrollo humano. Horney realizó estudios de la neurosis, logrando identificar 10 tipos de necesidades neuróticas los cuales están basados sobre aquellas cosas que todos necesitamos, pero que se han distorsionado de diversas formas por las dificultades de la vida de algunas personas. Plantea tres características neuróticas principales:

a)

Ir

hacia los demás (solicitud de amor) .

b)

Ir en contra los demás (desarrollo de prestigio, poder y dominio).

e)

Alejarse de los demás (actitudes de retirada).

Además se refiere al yo o self, como verse a sí mismo y lo divide en dos partes:

El Yo Real: son los verdaderos atributos del yo, los que constituyen la personalidad. El Yo Ideal: es una concepción distorsionada del yo, el cual reduce la ansiedad y los con- flictos internos. En otras palabras, es como darle una falsa solución al sentimiento de in- satisfacción con uno mismo.

Comp ortamien to organizaci onal bases y fundam entos

Horney (1950) plantea que cada persona, a través de yo real, quiere lograr una realización de todas sus metas y necesidades pero, para alcanzar esta autorrealización, debemos tener un self ideal que nos inspire y sirva como modelo. Lo que generalmente ocurre, es que muchas veces se dejan de lado estas metas, para dedicarse a realizar actividades y conductas que correspondan más al selfideal que al real, por lo tanto, esto trae como consecuencia frustración en el logro de esas metas, lo que generará la aparición de conductas neuróticas, pues la persona se encuentra en la lucha por alcanzar metas inaccesibles. Mientras más se aleje la persona del self real, se producirán mayores conflictos internos. Esta autora, recalca que siempre deberíamos comparar nuestro yo real con nuestros verda- deros logros.

4. Te oría de la Persona lidad de Erick Fromm

Fromm fue uno de los principales renovadores de la teoría y práctica psicoanalítica a mediados del siglo XX. La teoría de Fromm es una combinación de la teoría de Freud y de Karl Marx. Por un lado, Freud trabajó temas como el inconsciente, los impulsos biológicos, la represión etc., dándole un enfoque biologicista a la personalidad. Por otro lado, Marx consideraba que la personalidad de los individuos estaba determinada por la sociedad y especialmente por sus sistemas económicos. Fromm (1964) añadió a estos dos sistemas el concepto de libertad. Él animaba a las personas a trascender las teorías que Freud y Marx habían postulado. De esta manera, Fromm hace de la li- bertad la característica central de la naturaleza humana. Fromm identificó 5 necesidades esenciales, en donde la calidad de nuestra vida dependerá de la forma de satisfacer estas exigencias. El cómo el hombre haga uso de su libertad y la manera en cómo concibe al mundo y así mismo, guarda una gran relación con la satisfacción de las necesidades. Estas necesidades son las siguientes:

a)

Relación vs. Narcisismo (Amor)

b)

Creatividad vs. Destrucción (Trascendencia)

e)

Hermandad vs. Incesto (Arraigo y Origen)

d)

Individualidad vs. Conformidad (Sentido de identidad)

e)

Racionalidad vs. Irracionalidad (Estructura u Orientación)

Para Fromm, la personalidad está compuesta por características de comportamiento y de ca- rácter. Las características de comportamiento son observables, pero las de carácter constituyen el núcleo de la personalidad. Los tipos de carácter pueden tener orientaciones productivas y no productivas, las cuales cons- tituyen las orientaciones hacia la vida:

Orientación productiva: es una orientación hacia el mundo que se caracteriza por tener soluciones razonadas, amor por la vida, capacidad de producción, etc. Orientación no productiva: se caracteriza por tener estilos de vida deficientes, desarro- llándose un tipo de carácter defectuoso.

Fromm concluye que las personas que tienen un carácter saludable, son los que tienen una orientación a la vida productiva. Finalmente, Fromm (1956) plantea que el amor es la respuesta a todos los problemas del hombre y que amar es un arte que hay que practicar y dominar.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Noticias de CO Estudio: el gusto musical define la Personalidad

El profesor Adrian North, de la Universidad Heriot-Watt de Escocia, ha venido estudiando la relación entre la personalidad y las preferen- cias musicales. La gente suele definir su senti- do de identidad a través de sus gustos musi- cales, afirma North. Este podría ser el estudio más grande jamás realizado sobre los gustos musicales de los individuos y su carácter. Los investigadores interrogaron a 36.518 perso- nas de todo el mundo para evaluar su gusto musical sobre 104 estilos diferentes antes de construir un test de personalidad . A partir del estudio, se pudo concluir que los aficionados al jazz y a la música clásica son creativos y ti e-

nen un buen nivel de autoestima , aunque los primeros son mucho más sociables mientras que los segundos son tímidos; los amantes del pop son trabajadores y a pesar de los es- tereotipos los que escuchan heavy metal son personas amables y creativas que se sienten a gusto consigo mismas. Los seguidores de la música country al parecer son trabajadores y tímidos, en tanto que los aficionados al rap son extrovertidos y los amantes de la música indie adolecen de autoestima y no son muy gentiles. Los aficionados a la música soul son creativos, sociables, amables y tienen alta au- toestima.

* Basado en Fuente: Diario El Comercio. 05 de septiembre de 2008 .

5. Teor ía de la Personalidad de

Murray y el TAT

Murray (1938) en su teoría sugiere que las necesidades activan y dirigen la conducta basándose en el supuesto de que las conductas más importantes de las personas, se relacionan unas con otras de forma temporal, mediante procesos y series. Estas relaciones son impulsadas por las mismas necesi- dades con el fin de ser satisfechas. Murray (1938) define la necesidad como un proceso hipotético cuya existencia se supone a fin de explicar unos hechos ciertos, objetivos y subjetivos. Por otro lado, también define la motivación de logro como un deseo o una tendencia a vencer obstáculos lo mejor y más rápido posible. Para poder medir y cuantificar estas necesidades y motivaciones, Murray (1943) construye el Test de Apercepción Temática (TAT), el cual es una herramienta para la evaluación de pensamientos, sentimientos y temores inconscientes. Es una técnica proyectiva en donde la persona que lo realiza, atribuye o proyecta en alguien más, los impulsos que la perturban. El TAT, consta de un conjunto de imágenes ambiguas, las cuales describen escenas simples. A la persona se le pide que elabore un relato en el que describa a la gente y a los objetos presentes en la lámina, que describa lo que pudo haberlos llevado a la situación y lo que esas personas piensan y sienten. Posteriormente, realiza una distinción entre las necesidades primarias, como el hambre, la sed, etc. y las secundarias, las cuales surgen como asociación con las primarias. Necesidades abiertas, las cuales se pueden expresar abier- tamente y las secretas, que son inhibidas por su expresión. Todas estas necesidades se encuentran relacionadas con los estados de tensión dentro del organismo y con la necesidad de satisfacción para reducir este estado de tensión. Dicha tensión o presión, es una característica ambiental que está rela- cionada directamente con la satisfacción o frustración de la necesidad. Finalmente, el TAT puede revelar una cantidad de información útil, pero debido a su subjeti- vidad, la información obtenida debe ser utilizada como un complemento a otras evaluaciones más objetivas y no como un único medio de diagnóstico.

Comportamiento organizac ional bases y fundamentos

6. Teor ía de l Ci clo V1tal de Erik Enc kson

Posteriormente a estas teorías, aparece Erik Erickson (1971) quien asume un enfoque más social en el desarrollo de la personalidad y afirma que ésta sigue desarrollándose a lo largo de la vida de las personas, a lo que denomina el ciclo vital. Este autor, se basó en los principios básicos del psi- coanálisis de Freud y como resultado de sus estudios desarrolló el concepto de crisis de identidad, el cual constituye un conflicto inevitable que acompaña al fortalecimiento del sentido de la identidad a finales de la adolescencia, partiendo del principio epigenético. Erickson (1971), plantea ocho etapas del ciclo vital o estadios psicosociales, las cuales descri- ben las crisis o conflictos a los cuales han de enfrentarse las personas en el desarrollo de la vida. Las ocho etapas del ciclo vital son el resultado del principio epigenético, el cual quiere decir que el curso del desarrollo de la vida, está programado genéricamente y que la maduración sigue una secuencia con un patrón definido, las relaciones del individuo con su medio dependen de los cambios bioló- gicos, por lo tanto, los progresos a través de cada estadio está determinado en parte por los éxitos o fracasos en los estadios precedentes. Las ocho etapas son las siguientes:

l. Confianza vs. Desconfianza (O a 1 año)

2. Autonomía vs. Vergüenza (1 a 3 años)

3. Iniciativa vs. Culpa (3 a 6 años)

4. Laboriosidad vs. Inferioridad (7 a 12 años)

5. Identidad yoica vs. Confusión de roles (12 a 18 años)

6. Intimidad vs. Aislamiento (18 a 20 años)

7. Generabilidad vs. Autoabsorción (20 a 50 años)

8. Integridad vs. Desesperación (50 a más años)

Erikson (1971) plantea que el ser humano no sólo se desarrolla por factores internos, también propone que el entorno sociocultural desempeña un factor importante en el desarrollo y que cada persona se ve influenciada de manera diferente por los períodos, a los que llamó crisis, y la forma cómo cada quien se desenvuelva con sus fortalezas y debilidades ante estas crisis, es lo que va a de- terminar la formación de la personalidad.

Teorías de los Rasgos de Personalidad

El estudio de los rasgos de la personalidad, tiene su base en las teorías humorales griegas y sus principales representantes fueron Allport, Cattell y Eysenck . Para poder realizar el estudio de las diversas teorías y propuestas de estos investigadores, tenemos que abordar ¿qué es un rasgo de personalidad? Para Forns, Kirchner y Torres (1991), los rasgos son constructos internos o variables del orga- nismo que dan consistencia y estabilidad al comportamiento a lo largo del tiempo y de las distintas situaciones, al otorgárseles un estatus estructural.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Noticias de CO ¿cómo gestionar las emociones en el trabajo?

El estado de ánimo, las emociones y el temperamento de los trabajadores pueden, en general, tener efectos sobre los resultados la- borales, los procesos de toma de decisiones, la creatividad , las tasas de rotación, el trabajo en equipo, las negociaciones y el liderazgo. Siga! Barsade, profesora de Gestión de Wharton, es- tudia las influencias del afecto en los ambien- tes laborales y afirma que las emociones re- sultan verdaderos virus que viajan de persona a persona contaminando el lugar de trabajo. Las emociones de los empleados son par- te fundamental de lo que ocurre en una orga-

nización. Las investigaciones sugieren que las personas positivas, suelen obtener mejores re- sultados en el trabajo, pues procesan cogniti- vamente de manera más eficiente yapropiada. Por otro lado, aunque algunas personas son mejores que otras en el control de sus emo- ciones, eso no quiere decir que sus compañe- ros de trabajo no se percaten de sus estados de ánimo. Tal vez piensen que no están mos- trando sus emociones pero es probable que lo hagan a través de sus expresiones faciales o lenguaje corporal.

* Basado en Fuente:

www.universia .com.ar. 04 de junio de 2007.

Para Allpore el rasgo es un sistema neuropsíquico (peculiar al individuo) generalizado y foca- lizado, dotado de la capacidad de convertir muchos estímulos en funcionalmente equivalentes y de iniciar y guiar formas coherentes (equivalentes) de comportamiento adaptativo y expresivo. Eysenck y Eysenck (1985) consideran que los rasgos son esencialmente factores disposicionales que determinan regular y persistentemente nuestra conducta en diferentes tipos de situaciones. Para Weiten (2002), un rasgo de personalidad es una tendencia duradera a comportarse de determinada manera en diferentes situaciones. Esto quiere decir que los rasgos son características duraderas que describen el comportamien- to de un individuo y que se manifiestan en muchas situaciones. Esto es, cuanto más constante sea una característica y se presente con frecuencia en diversas situaciones, más será considerado un ras- go que describe la personalidad de una persona. La cautela, la agresividad, la sumisión, la lealtad, la timidez, la ambición entre otras, son las características que más se conocen.

l La Teoría de la Personalidad de Allport y la Técn ic a de los Registros Personales

Allport (1965), se concentró más en el consciente que en el inconsciente. Creía que la persona- lidad es más guiada por el presente y el futuro, que por el pasado. Este autor consideraba que lama- yoría de los comportamientos humanos están motivados por el funcionamiento propio o propium, el cual tiene la misma connotación que el self, es decir, algo que se experimenta o se siente. A partir del propium, empleó el concepto de rasgo, el cual es una disposición concreta, fácilmente reconocible y consistente en nuestro comportamiento. Además sostiene que los rasgos son esencialmente únicos de cada persona. Allport, presentó una imagen optimista de la naturaleza humana, destacando la unicidad del individuo. Para Allport, no somos dirigidos por los acontecimientos de la niñez. Tenemos un control consciente de nuestra vida, diseñamos nuestro estilo de vida y crecemos a través de una necesidad de autonomía , individualidad y egoísmo. Por lo tanto, para este autor nuestra meta es aumentar la

Comportamiento organizacional: bases y fundamentos

tensión que nos impulsa a buscar nuevos retos y desafíos. Asimismo planteó la Técnica de los Regis- tros Personales, la cual implica el análisis de diarios, autobiografías y otras muestras de los registros hablados o escritos de una persona para poder determinar el número y los tipos de personalidad. Allport (1937), consideró que los rasgos constituían el medio más útil para describir la personalidad de un individuo. El rasgo es una predisposición a responder de una forma particular. En sus investi- gaciones encontró más de 4500 rasgos de personalidad.

2. El Cuestionario Factorial de Personalidad de Cattell (l6PF)

El elemento estructural básico en la teoría de Cattell, es el rasgo. El rasgo representa las ten- dencias reactivas generales y nos indica las características de conducta del sujeto que son relativa- mente permanentes. El rasgo implica una configuración y regularidad de la conducta a lo largo del tiempo y de las situaciones. Algunos rasgos pueden ser comunes a todos los individuos, y otros pueden ser exclusivos de un individuo. Ciertos rasgos pueden estar determinados por la herencia otros por el ambiente. La conducta del individuo ante una situación determinada, dependerá de los rasgos de su personalidad pertinentes a dicha situación, y de otras variables transitorias que pueden intervenir en esta situa- ción.

Cattell (1950), empleando procedimientos estadísticos, redujo la lista en donde Allport había encontrado más de 4500 rasgos, realizando un estudio en donde aisló 171 rasgos. Cattell (1950), utilizando el análisis factorial, determinó la existencia de dos tipos de rasgos:

Rasgos superficiales: son los que aparecen con relativa facilidad, pero en realidad no lo son en un sentido duradero. Rasgos de origen: son aquellos rasgos que son los determinantes subyacentes de la perso- nalidad.

Posteriormente concluyó que muchos de los rasgos de la lista eran superficiales, por lo que buscó un grupo más reducido. El resultado de esta investigación fue que se logró identificar 16 facto- res de personalidad, a los que denominó rasgos primarios o de origen. La Teoría de la Personalidad de Cattell está fundada en la técnica estadística del análisis fac- torial. Cattell sostenía que todos los individuos poseen rasgos idénticos, pero en diferente grado, por lo tanto no hay dos individuos exactamente iguales. El Cuestionario de Personalidad de Cattell, tiene 16 escalas de opción múltiple cada una de las cuales mide un rasgo de origen subyacente de la personalidad normal.

Los Rasgos Primarios de Personalidad según Cattell

1.

Reservado

Sociable

 

2. Menos inteligente

Más inteligente

3.

Impresionable

Estable en lo emocional

 

4.Sumiso

Dominante

 

5. Serio

Despreocupado

 

6. Conveniente

Escrupuloso

 

7. Tímido

Aventurero

 

8. Inflexible

Sensible

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

9. Confiado

Desconfiado

10. Práctico

Imaginativo

71. Directo

Astuto

72. Seguro

Aprensivo

73. Conservador

Experimentador

74. Dependiente

Autócrata

75. Descontrolado

Controlado

76.

Relajado

Tenso

* Fuente: construcción propia de la autora.

3. El Modelo PEN de Eysenc k

Uno de los investigadores más destacados en el estudio de los rasgos fue Eysenck\ quien pro- pone el modelo PEN. Eysenck (1982) en su Teoría de la Personalidad, a través del análisis factorial, busca variables intermedias que puedan explicar las diferencias de las conductas en situaciones simi- lares, junto con las consecuencias de las conductas. El modelo PEN recibe este nombre, debido a la abreviatura de los tres tipos principales de personalidad que según Eysenck son universales: psicoti- cismo, extraversión y neuroticismo. Eysenck sostiene que la personalidad es heredada y le da un valor del 75% al aspecto genético, sustentándolo según la corteza cerebral y el arousal, sin embargo también admite que los aspectos ambientales son importantes ya que pueden resaltar o disminuir dichos aspectos. Eysenck indica que las causas biológicas actúan de tal forma que predisponen al individuo a responder de cierta manera a la estimulación ambiental, pero el tipo de conducta que va a aparecer depende del medio en que se encuentra el sujeto. Las dimensiones primarias de la personalidad son estudiadas por medio del análisis facto- rial. Este análisis permite correlacionar muchos rasgos distintos, evaluados en muestras grandes, reduciendo las miles de intercorrelaciones posibles en unos pocos factores y que, a pesar de ser una simplificación, pueden explicar perfectamente los tipos de personalidad. El análisis factorial también permite realizar una contrastación de hipótesis, lo que resulta muy útil para los progresos científicos. Según Eysenk (1982), las dimensiones de la personalidad son:

Extroversión-Introversión

Neuroticismo-Estabilidad

Psicoticismo-Estabilidad

Dimensión de extroversión-introversión: la formulación general de Eysenck acerca de la teo- ría que relaciona la extroversión-introversión con el sistema de activación; la formación reticular supone un nivel de activación más alto en los introvertidos y un nivel de inhibición más alto en los extrovertidos. La extraversión se da por un mayor nivel de inhibición de determinados centros en la corteza cerebral, por lo que la persona tiende a buscar excitación en lo externo, por ejemplo, debido a esto, las personas tienden a socializar con los demás. Además, fácilmente se olvidan acontecimientos

Comportamiento organ izacional: bases y fundamentos

vergonzosos y/o productores de miedo, pues se inhibe la memoria y de esta manera es probable que se repita la conducta al poco tiempo. Por el contrario, la introversión se da por un mayor nivel de excitación en la corteza cerebral, por lo que la persona no siente la necesidad de buscar excitación en lo externo y, por otro lado, recuerda cada detalle de acontecimientos vergonzosos y/o productores de miedo. Dimensión de neuroticismo: en esta dimensión el neuroticismo o también llamada vulnera- bilidad para la neurosis, se relaciona más bien con el sistema nervioso autónomo, específicamente con el simpático, el cual es el responsable de los mecanismos de lucha y huida. Las personas con un alto nivel de neuroticismo, son propensas a estresarse con más facilidad, sea física, como en las situa- ciones dolorosas, sea psicológica, como en las situaciones conflictivas o de frustración. Por lo tanto, podemos concluir que puntajes altos en neuroticismo, pueden ser indicadores de vulnerabilidad al estrés.

Según Eysenck y Rachman (1965), los sujetos que pertenecen al polo común del continuo normalidad-neuroticismo, presentan estabilidad emocional, se excitan con dificultad, son calmados y descuidados. Según Eysenck, las puntuaciones altas en neuroticismo, son indicadores de inestabili- dad emocional, excitabilidad y denota también una tendencia a reaccionar en forma exagerada. Esto quiere decir que aquellos sujetos que presentan valores altos en esta dimensión poseen una mayor predisposición a reaccionar de manera intensa ante los diversos estímulos, en comparación con los demás sujetos. Dimensión de psicoticismo: Eysenck plantea que el psicoticismo puede considerarse como una tercera dimensión general de la personalidad. Las características más importantes de los suje- tos con puntuaciones altas en psicoticismo, es que son personas solitarias, problemáticas, que están buscando constantemente sensaciones y son amantes de cosas extrañas y poco usuales. Tienden a ser sujetos poco cooperativos, con dificultades para mantener la atención, y manifiestan un alto grado de creatividad u originalidad dado por las respuestas asociativas que dan. Además, suelen ser personas antisociales y un poco agresivas. Pero, además de estas tres dimensiones, Eysenck también habla de la inteligencia como parte de la personalidad de la persona, este sería el aspecto cognitivo, mientras que el carácter sería el aspecto connativo; el temperamento sería el aspecto afectivo; y la constitución sería el aspecto so- mático. Estas dimensiones son aspectos que ejercen alguna influencia sobre la personalidad de una persona. Eysenck, elaboró algunas pruebas o test para medir los tipos de personalidad, entre ellas po- demos destacar:

Inventario de Personalidad de Eysenck (EPI, Eysenk y Eysenck, 1964). Cuestionario de Personalidad de Eysenck (EPQ, Eysenck y Eysenck, 1975). Cuestionario de Personalidad de Eysenck versión abreviada (EPQ-A, Eysenck y Eysenck,

1975).

4. Indicador de llpos de Myers-Briggs (ITMB)

Este es uno de los marcos teóricos más utilizados sobre la personalidad. El modelo de tipo - logía de Myers-Briggs considera a los tipos de personalidad en forma similar a la característica que posee una persona que es diestra o zurda, es decir, los individuos nacen o desarrollan ciertos tipos de formas de pensar y actuar. Se trata de una prueba de personalidad, conformada por 100 preguntas acerca de cómo se sienten y actúan las personas en determinadas situaciones. Explora cuatro carac- terísticas:

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Extrovertido o Introvertido Sensoriales o Intuitivos Racionales o Emocionales Perceptivo o Calificador

(E o 1)

(S o N)

(T o F)

(Po])

Estas clasificaciones se combinan en 16 tipos de personalidad, diferentes a los rasgos primarios. Cada uno de los dieciséis tipos que se obtienen de las combinaciones posibles de estas características se identifica a través de una abreviatura de cuatro letras que corresponden a las cuatro preferencias, que indican el tipo de preferencia en cada dicotomía . Por ejemplo:

ENTJ - Extroversión, Intuición, Racional, Calificador ISFP - Introversión, Sensorial, Emocional, Perceptivo

Esta prueba es empleada y administrada por diversas organizaciones en todo el mundo. Pero a pesar de esto, no hay pruebas contundentes de que el ITMB, constituya una medición con validez.

5. Modelo de los cinco grandes

Este modelo propone la existencia de cinco dimensiones fundamentales, las cuales son la base de las demás y abarcan la mayoría de las variaciones importantes de la personalidad humana. A estos cinco factores, se les conoce como los cinco grandes o en inglés, "Big Five" 5 Los cinco grandes factores son:

Extroversión: dimensión de la personalidad que comprende el grado de comodidad en las relaciones. Describe a las personas sociables, afirmativas y gregarias.

Conformidad: dimensión de la personalidad que se refiere a la inclinación del individuo, a ple- garse de los demás. Describe a las personas que se conforman. Se caracterizan por ser cooperadoras, confiadas y afectuosas.

Escrupulosidad: Dimensión de la personalidad que mide la confiabilidad. Describe a una per- sona responsable, confiable, persistente y organizada.

~ Estabilidad emocional: dimensión de la personalidad que guarda relación con la capacidad de una persona para soportar las tensiones. Describe a una persona tranquila, confiada y segura.

t Apertura a la experiencia: dimensión de la personalidad que guarda relación con los intereses personales y el encanto de lo novedoso. Las personas que poseen apertura son creativas, curiosas y poseen sensibilidad artística. Según Barrick y Mount (1991) esta investigación sobre los cinco facto- res, ha encontrado unas relaciones importantes entre las dimensiones de la personalidad y el desem- peño en el trabajo. El desempeño en el trabajo, se tradujo en términos de calificación de rendimiento y desempeño durante los programas de entrenamiento, entre otros. En tal sentido, la escrupulosidad pronostica el rendimiento en el trabajo.

La pronosticabilidad depende tanto de los criterios de rendimiento como del grupo ocupacio- nal. Por ejemplo, la extroversión pronostica el rendimiento en puestos gerenciales y/o en ventas. Del mismo modo, la apertura a la experiencia pronostica el aprovechamiento del entrenamiento. Apa- rentemente, sería lógico pensar que la gente segura y tranquila, se desempeñaría mejor en el trabajo, a

Compor t am iento organ izacional: bases y fundamen t os

comparación con una persona nerviosa e insegura. Pero los investigadores sugieren que sólo las per- sonas con calificaciones altas en estabilidad emocional, serían capaces de mantener sus trabajos 6

6. El MMP I (M innes ota Mult 1phasic Personali t y lnven t ory)

El Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesotta es uno de los tests de personalidad más usados en el campo organizacional y de la salud, cuyo diseño está abocado a la identificación del perfil de personalidad y la detección de psicopatologías. El MMPI fue creado en 1943 por Hathaway y McKinley en su búsqueda por encontrar con un instrumento de evaluación que sirviera para obtener datos de la personalidad de los individuos. El inventario consiste en 550 afirmaciones que la persona debe clasificar como Verdaderas o Falsas según sean o no aplicables a sí mismo. En su última versión MMPI-2 (revisión para adultos por Butcher, Dahlstrom, Graham, Telle- gen y Kaemmer, 1989), el test se compone de 567 ítems dispuestos en 10 escalas clínicas, que exploran distintos aspectos de la personalidad, y en 3 escalas de validación, que señalan el grado de confiabi- lidad de las respuestas obtenidas. Consta de 10 escalas clínicas y 3 escalas de validez.

3 Escalas de validez

- L (Mentira)

-F (Incoherencia)

- K (Corrección)

1OEscalas clínicas

- 1 Hs (Hipocondría)

- 2 D (Depresión)

- 3 Hy (Histeria)

- 4 Pd (Desviación Psicopática)

- 5 MfV (Masculinidad-Feminidad: Varones)

- 5 MfM (Masculinidad-Feminidad: Mujeres)

- 6 Pa (Paranoia)

- 7 Pt (Psicastenia)

- 8 Se (Esquizofrenia)

- 9 Ma (Hipomanía) - 10 Si (Introversión Social)

Teorías Humanistas de la Personalidad

Las teorías humanistas, se centran en la experiencia, los problemas, el potencial y los idea- les del ser humano. Estas teorías plantean su oposición al determinismo de los rasgos y a la teoría psicoanalítica. Los principales representantes de estas teorías son Abraham Maslow y Carl Rogers, quienes destacan las fortalezas y aspiraciones humanas, la libre voluntad consciente y la realización de nuestro propio potencial. Además, describen a las personas como seres creativos y activos que muestran interés por el crecimiento y la autorrealización. Este enfoque le da énfasis a la experiencia subjetiva inmediata, antes que el aprendizaje.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

l Teoría de la Personalidad de Abraham Maslow

Abraham Maslow, es considerado el fundador del movimiento de la psicología humana . Fue sumamente crítico del conductismo y del psicoanálisis, pues este autor sustenta su teoría sobre el estudio de los mejores representantes de la especie humana, las personas creativas, independientes, autosuficientes y realizadas. La teoría de Maslow (1954), viene desarrollada sobre la base de su jer a r- quía de necesidades, las cuales van desde la satisfacción de necesidades de supervivenc ia hast a la~ d~:

más representatividad. Maslow (1954), define a la autorrealización, como el proceso de desarrollar plenamente las potencialidades individuales. Una persona autorrealizada es alguien que vive to do su potencial creativa y plenamente. Según este autor, las necesidades del ser humano están jerarquizadas y escalonadas, de tal manera que conforme vamos satisfaciendo nuestras necesidades más básicas, empezamos a sentir las necesidades de orden superior. La jerarquía de las necesidades de Maslow se describe general- mente como una pirámide que consta de S niveles. Los cuatro primeros niveles son agrupados como necesidades del déficit (needs) y al nivel superior se le denomina necesidad del ser (being needs). La diferencia entre ambas es que las necesidades del déficit pueden ser satisfechas, mientras que las ne- cesidades del ser, son una fuerza contínua.

Necesidades fisiológicas: son las necesidades básicas para mantener la homeostasis, pues satisfacen las necesidades de hambre, sed, sueño, refugio, entre otras.

Necesidades de seguridad: cuando las necesidades fisiológicas son satisfechas entonces el ser humano siente la necesidad de satisfacer el segundo nivel. Surge entonces, la necesidad de que la persona se sienta segura y protegida. Pueden ser la seguridad física, de empleo, familiar, de salud, etc. Necesidades de afiliación: están relacionadas con el desarrollo afectivo de la persona con- formado por las necesidades de asociación, participación y aceptación. Necesidades de autoestima: se refiere a la valoración de uno mismo.

Necesidades de autorrealización: estas necesidades se encuentran en la cima de la jerar- quía. Los individuos a través de la satisfacción personal, encuentran un sentido a la vida, mediante el desarrollo de su potencial. Aquí el individuo goza de plena felicidad y armo- nía.

A pesar de que la teoría de Maslow es considerada como una de las mejores teorías de la per- sonalidad y la motivación, el concepto de la autorrealización, ha sido objeto de varias críticas, pues no existe prueba alguna de que todas las personas tengan la capacidad para convertirse en seres autorrealizados.

2. Teoría de la Pers onalidad de Carl Rogers

Carl Rogers, crea el concepto del self. Según como cada persona perciba y experimente el self, será capaz de desarrollar su propia realización. Reconoce la existencia del inconsciente como parte del proceso motivador de la conducta. El self para Rogers es la percepción flexible y cambiante de la identidad personal. Según Rogers (1951), el autoconocimiento y la autoobservación, surgen a través de las primeras experiencias y de la congruencia de estas experiencias a lo largo de la vida del individuo y de la for- ma en cómo se ve uno así mismo. El enfoque de Rogers, se centra en la persona, para establecer una congruencia entre el yo y la experiencia. El yo para Rogers es una configuración o forma cambiante

Comportam iento organizacional bases y fundamentos

que puede ser alterado por factores externos. A la vez, reconoce la importancia de los aspectos emo- cionales y cognitivos así como los aspectos conscientes e inconscientes del yo o self. Rogers determina dos sistemas para la determinación de la conducta:

La necesidad de auto actualización: que impulsa al individuo a la búsqueda o huída, se- gún la experiencia favorable o desfavorable que atraviese esta persona. La necesidad de mirar positivamente: que impulsa al individuo a la búsqueda o huída según si la experiencia es considerada como algo que cause aprobación o admiración de los demás.

La teoría de la personalidad de Rogers (1951), se caracteriza por el contenido del concepto del yo y a su vez, por la postura que el propio yo adopta ante diversos constructos. Rogers supone que el hombre es bueno por naturaleza, que tiene una tendencia básica a actualizar sus potencias y que si se le deja actuar libremente y sin restricciones, lo que haga, estará bien. Las ideas de Rogers han tenido una gran influencia desde la década de los cincuenta hasta nuestros días.

3. Teoría Cognoscitiva de la Personalidad de George Kel ly

Cuando hablamos de cognición, nos referimos a la acción o al efecto de conocer. Según la teoría cognoscitiva, la personalidad se concentra en como las personas llegan a conocerse y cono- cer su ambiente. Kelly (1966) nos comenta que para entender la personalidad hay que examinar los constructos personales, esto es, las formas en que organizamos y construimos el desarrollo propio. En otras palabras, un constructo personal es la manera de considerar un acontecimiento. Esta teoría estudia la conducta manifiesta y el aprendizaje, en situaciones sociales. Plantea además que los pro- cesos cognoscitivos como el aprendizaje influyen en la respuesta de una persona ante determinada situación. Este autor, mostró una imagen optimista de la naturaleza humana, presentándonos como se- res racionales con buena voluntad. No estamos limitados por los constructos desarrollados en una etapa de la vida o de experiencias pasadas o conflictos inconscientes. Kelly crea una prueba de Repertorio de Constructos de Roles (REP), la cual descubre dicoto- mías importantes en la vida de las personas, al revelar el patrón de constructos personales. La inves- tigación de esta prueba ha demostrado que los constructos son estables a lo largo del tiempo y ha sido utilizada para la realización de investigaciones de mercado, valoración del desempeño y orientación vocacional.

Teorías Conductistas de la Personalidad

Las Teorías Conductistas interpretan la personalidad en términos de conducta, es decir, un modo estable de responder a los estímulos ambientales. Para el conductismo, la personalidad es lo que puede verse y observarse en forma objetiva.

l Teoría de John B. Watson

Watson (1930) es considerado como el fundador del conductismo, concentrándose en las res- puestas de los sujetos ante determinados estímulos. Para Watson, la personalidad es simplemente una acumulación de respuestas aprendidas a los estímulos, conjuntos de conductas manifiestas o un sistema de hábitos.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Para Watson (1930) no había lugar para las fuerzas conscientes o inconscientes porque no podían ser vistas, manipuladas ni medidas. Plantea el modelo de aprendizaje denominado reflejo condicionado (modelo E-R), el cual permite el estudio de la conducta a partir de las asociaciones entre estímulos y respuestas. Watson recibió muchas críticas debido a que sus experimentos no han podido ser replicados por otros investigadores y no se han obtenido los mismos resultados con experimentos semejantes. Además es un modelo excesivamente reduccionista, pues la conducta humana no se reduce a algo tan simple como el modelo Estímulo-Respuesta.

2. Teoría de Skinner

Skinner (1953) fue conductista radical, es decir, relaciona la conducta con causas del medio ambiente y rechaza la existencia de la personalidad. Por lo tanto, para Skinner, la personalidad es un patrón de conductas operantes. Skinner (1953) señala que el aprendizaje explica la conducta, y el aprendizaje, por su parte, está controlado por los reforzadores. Sólo la conducta observable y medible puede sentar las bases para predecir, explicar y controlar la conducta. Por lo tanto, Skinner se concentra en hallar los vínculos observables entre el comportamiento y las condiciones que lo ocasionan o controlan. Plantea el condicionamiento operante por el que se aprende a responder instrumentalmente a un estímulo. En tal sentido, un estímulo es un reforzador si su presencia aumenta la probabilidad de que una respuesta ocurra. Skinner puntualiza que si bien, la situación específica determina la res- puesta, no toda la gente reacciona del mismo modo frente a una situación dada. Por su parte, Skinner (1971) está de acuerdo con los teóricos tradicionales de la personalidad en que el desarrollo en la infancia es importante para explicar los patrones del comportamiento adul- to, sin embargo, la conducta que presentará el adulto, estará dada por el tipo de reforzamiento que recibió ante una determinada conducta. Modelos de condicionamiento operante:

A) Reforzamiento o refuerzo: hace que aumente la probabilidad de emisión de la respuesta. Existen dos tipos de refuerzo:

Reforzamiento positivo: cuando un evento o suceso aumenta la probabilidad de la res- puesta; esto quiere decir: si la conducta A viene seguida del estímulo B y A queda forta- lecida, decimos que se da un reforzamiento positivo; B será la estimulación o refuerzo positivo. Reforzamiento negativo: cuando el organismo utiliza una conducta que evita o escapa de un evento; aquí tenemos que la ausencia de una estimulación negativa (aversiva) incrementa la probabilidad de que ocurra una respuesta; dicho estímulo es en este con- texto un refuerzo negativo. A su vez este modelo puede dividirse en dos subtipos:

a) Evitación: cuando el sujeto emite una conducta que permite que no aparezca un estímulo aversivo (coger el paraguas y de ese modo evitar la lluvia).

b) Escape: cuando el sujeto da una respuesta que permite la desaparición de un es - tímulo aversivo ya presente (salir corriendo hacia un portal para protegerse de la lluvia).

43

Comportamiento organizacional bases y fundamentos

B)

Castigo: hace que disminuya la probabilidad de emisión de una conducta . Existen dos tipos de castigo:

Castigo positivo: si tras la presencia de un estímulo aversivo disminuye la probabilidad de una respuesta. Castigo negativo u omisión: si la retirada de un estímulo positivo cuando aparece una conducta trae consigo la disminución de dicha conducta.

De esta manera, Skinner evalúo la conducta, no la personalidad y para ello utilizó el análisis funcional con el fin de determinar la frecuencia de la conducta, la situación en la que esta ocurre y el reforzador asociado. La teoría de Skinner (1953) posee apoyo empírico, pero ha sido criticados por su visión deter- minista y por no admitir variables inobservables.

Teorías del Aprendizaje Social

Las Teorías del Aprendizaje Social, se concentran en la conducta manifiesta y no tanto en ne- cesidades, rasgos, pulsiones, entre otras. A diferencia de Skinner, estas teorías sí aceptan las variables cognoscitivas internas que median entre el estímulo y la respuesta, pero coinciden en que la conducta es aprendida.

l La Teoría de Albert Bandura

Su Teoría del Aprendizaje Social surge a partir de las aportaciones de Skinner e investiga cómo se forma y se modifica la conducta en contextos sociales. A esta teoría también se le llama aprendi- zaje por observación, lo cual indica que es importante observar la conducta de otras personas para el proceso de aprendizaje. Según Bandura (1977), se aprende a través del reforzamiento vicario, es decir, observamos una determinada conducta y tendemos a repetirla en el futuro, pero cabe mencionar que los procesos cognoscitivos pueden influir en el aprendizaje, pues no imitamos cualquier conducta, sino que toma- mos una decisión deliberada y consciente de comportarnos de esa manera. Esta teoría tiene varias ventajas, pues las técnicas del aprendizaje por observación, pueden aplicarse a problemas prácticos de la vida cotidiana.

2. La Teoría de Julián Rotter

Rotter (1960) parte de dos suposiciones básicas. Primero plantea que la personalidad es apren- dida y segundo, la personalidad está motivada hacia metas específicas. Según esto, las conductas que acercan a las metas anticipadas se reforzarán con mayor fuerza que otras conductas. Para explicar como funciona la personalidad, Rotter propuso cuatro conceptos:

El potencial de conducta: se refiere a la probabilidad de que una conducta ocurra en rela- ción con otros comportamientos. La conducta incluye los actos observables y los procesos cognoscitivos. La expectativa: se refiere a la creencia de que si nos comportamos de una determinada manera, en una determinada situación, aparecerá un reforzador predecible. El valor del reforzamiento: se refiere al grado de preferencia de un reforzador sobre otro. La libertad de movimiento: se refiere a la expectativa de una persona en que cierta con- ducta, satisfacerá una necesidad.

44

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Rotter utilizó entrevistas, pruebas proyectivas, observación directa de la conducta e inventa- rios de autorreporte para medir la personalidad. La personalidad, según Rotter, Chance y Phares (1972) es un aspecto direccional de la conduc- ta dirigida a metas, de acuerdo con la historia de aprendizaje y la susceptibilidad a ciertos eventos. Lo importante en la teoría de Rotter son las expectativas que tiene el individuo sobre sus posibilidades de éxito o fracaso, y la responsabilidad sobre los eventos que experimentan, mostrando el grado en que un individuo percibe el origen de su propio comportamiento de manera interna o externa a él, lo que se refleja en el rasgo conocido como locus de control. Esta teoría también ha recibido algunas críticas por ser demasiado subjetiva debido al énfasis en las variables cognoscitivas.

3. La Teoría de la Personalidad de Walter Mischel

La teoría de Mischel (1988) postula que las personas participan de manera activa en la organi- zación cognoscitiva de sus interacciones con el ambiente. Mischel señala que las enormes diferencias entre personas, en amplitud y calidad de los patrones cognoscitivos y de conducta que pueden gene- rar, se hacen evidentes incluso en la comparación casual de los potenciales de desarrollo de cualquier individuo dado. Mischel (1990), en su teoría cognitiva del aprendizaje social, plantea tres conceptos importan-

tes:

La especificidad situacional: la conducta de cada persona se puede considerar variable o específica, dependiendo de la situación. La diferenciación del funcionamiento perceptivo-cognitivo: las personas son capaces de diferenciar entre recompensas y exigencias asociadas a diversas situaciones y a modificar su conducta de acuerdo a ellas. Los aspectos adaptativos autorreguladores de la personalidad: los individuos son capa- ces de cambiar de una conducta a otra de forma adaptativa.

Recientemente, Mischel y Shoda (1995), han elaborado una teoría de la personalidad como sistema cognitivo afectivo, la cual trata de contemplar la variabilidad situacional y la estabilidad de la conducta apuntando a este sistema subyacente de la personalidad. Para estos autores, la situación es un conjunto de características que no afectan por igual a las mediciones cognitivo-afectivas de las personas puesto que influye en cada una su experiencia pasada. Propone que las mediciones cogniti- vo-afectivas (constructos, creencias, expectativas, afectos, metas), las interacciones de las mediciones entre sí y de las mediciones con las situaciones, distinguen a una persona de otra.

Principales atributos de la personalidad que influyen en el CO

A continuación vamos a plantear algunos atributos de la personalidad y que cumplen un papel de pronosticadores del comportamiento dentro de la organización.

Locus de control: es la percepción que cada persona tiene del origen de su sino. Existen dos tipos de locus de control. Ellocus de control interno, es cuando una persona cree que con- trola su destino. Mientras que ellocus de control externo, es cuando una persona conside- ra que su vida está controlada por fuerzas externas. Spectur (1982), refiere que en diversas investigaciones realizadas sobre locus de control, se ha encontrado que las personas más externas se encuentran menos satisfechas con su puesto de trabajo, por lo tanto el nivel de compromiso es menor y el nivel de ausentismo es mayor. Los internos por su parte, están

45

Comportamiento organizacional bases y fundamentos

motivados para los logros y muestran más iniciativa. Además, muestran un mejor desen- volvimiento en el puesto y al momento de realizar tareas complicadas.

Maquiavelismo: esta característica de personalidad se llama así por Nicolás Maquiavelo, quien escribió sobre cómo adquirir y ejercer el poder. Una persona maquiavélica es prag- mática y cree que el fin justifica los medios. Se han realizado algunos estudios para rela- cionar la personalidad de un mayor o menor maquiavelismo con la conducta. El dilema consiste en determinar si los maquiavélicos pueden llegar a ser buenos empleados o no. Esto dependerá del tipo de trabajo y de las consideraciones éticas para evaluar el desem- peño. Por ejemplo, un maquiavélico, tendrá un mejor desempeño en un puesto de ventas o donde se requiera negociar con otras personas.

Autoestima: es la medida en que una persona se agrada o se desagrada . Generalmente, la autoestima se relaciona con las esperanzas de éxito, es decir, las personas con mayor autoestima, creen que tienen la capacidad para triunfar en su empleo. En contraste, las personas con baja autoestima, buscan la aprobación de otras personas y se preocupan por complacer a los demás. Por otro lado, las personas con alta autoestima, sienten mayor sa- tisfacción con el puesto que desempeñan .

Supervisión personal: es un rasgo de personalidad que mide la capacidad de una persona de ajustar su conducta a los factores externos situacionales. Las personas con mayor su- pervisión personal, muestran una gran adaptabilidad para ajustarse a diversas situaciones, son sensibles a los estímulos del entorno y tienen contradicciones entre su imagen pública y su imagen privada. Las personas con poca supervisión personal, no pueden ocultarse de esa manera, pues exhiben su verdadero yo y sus verdaderas actitudes. Son congruentes entre lo que son y lo que hacen. Aún no se han realizado muchas investigaciones sobre la supervisión personal, pero hay una hipótesis que plantea que quienes se supervisan más, tienen más éxito en puestos administrativos, reciben más ascensos, etc.

Disposición a correr riesgos: es una propensión a enfrentar o evadir riesgos. Las personas varían en su disposición a correr riesgos. Las personas con tendencias a asumir riesgos, tienden también a tomar decisiones con más rapidez.

Personalidad de tipo A: según Friedman y Rosenman (1974), los que tienen esta perso- nalidad, están entregados a una lucha inacabable por conseguir más y más y cada vez en menos tiempo . Estas características se vinculan con la ambición y con la adquisición de bienes materiales. Las personas con esta personalidad, siempre se mueven, caminan y co- men rápidamente, son impacientes, luchan por hacer dos ó más cosas simultáneamente, no saben que hacer con el tiempo libre y miden su éxito según lo que adquieren material- mente. Funcionan en condiciones de tensión moderada a más. Ellos mismos se trazan plazos para cumplir. Rara vez son creativos y se interesan más por la cantidad y rapidez. No dedican tiempo a crear nuevas soluciones para sus problemas. Este tipo de personas, se desenvuelven mejor en las entrevistas pues poseen rasgos como de gran impulso, compe- tencia, agresividad y motivación para el éxito.

Personalidad de tipo B: estas personas nunca son arrastradas por el deseo de obtener un número indeterminable de cosas, nunca tienen una sensación de prisa, no sienten la necesidad de mostrar ó discutir sus logros, juegan para divertirse y relajarse, no para de- mostrar superioridad, pueden relajarse sin sentimientos de culpa y su éxito se enfoca más a la calidad de vida que a lo material.

46

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Personalidad y cultura nacional

Tanto la teoría freudiana como la del aprendizaje han sido utilizadas en los estudios de la cul- tura y la personalidad. Hemos revisado que el aspecto biológico tiene una importante influencia en la formación de la personalidad y que además los individuos están expuestos a diferentes situaciones en el transcurso de sus vidas, por lo tanto internalizan diferentes aspectos de la cultura. La cultura de un país ejerce una influencia en las características de personalidad dominantes entre la población. En este caso, la personalidad se refiere a comportamientos característicos, es decir, a formas de pensar y de sentir y se ha utilizado la cultura para indicar estilos de vida, ideas y valores que influencian el comportamiento y la vida de las personas. Para dar un ejemplo, en Latinoamérica podemos mencio- nar a Venezuela, Bolivia y Cuba, donde predomina un sentido nacionalista y populista. Pero a pesar de esto, no podemos generalizar, pues no existen tipos comunes de personalidad para determinados países. Por ejemplo, en todas las culturas, hay personas que corren más riesgo que otras . En todas las culturas vamos a encontrar personalidades de tipo A y de tipo B. Por ejemplo, en los países antes mencionados, se reverencia menos al materialismo, por lo tanto se puede pronosticar una menor proporción de personalidades tipo A. Mientras que no debe ocurrir lo mismo en caso de Argentina o de Brasil, en donde si se llegan a apreciar los logros y el éxito material.

La concordancia de la personalidad

En las organizaciones actuales, generalmente, cuando realizan un requerimiento, los requisi- tos del puesto reflejan una relación entre la posesión de rasgos de personalidad y desempeño laboral. La teoría formulada por John Holland, se propuso explicar el acoplamiento entre la persona y la ocupación.

La Teoría de la Correspondencia entre Personalidad y Puesto de John Holland

Para Holland (1997), conforme a su teoría, un trabajo nos parece satisfactorio cuando las características importantes del puesto, corresponden a nuestra personalidad. Holland identificó 6 personalidades prototípicas importantes en el mundo laboral. Cada una de ellas tiene un entorno laboral congruente.

Tipología de Holland

Tipos

Características de personalidad

Ocupaciones congruentes

Realista

Tímido, persistente, estable, práctico, genuino

Mecánico, granjero

Investigador

Analítico, original, curioso, independiente

Biólogo, economista, periodista

Social

Sociable, amistoso, comprensivo

Trabajador social, psicólogo

Convencional

Eficiente, práctico, inflexible

Contador, cajero de banco

Emprendedor

Ambicioso, enérgico, dominante

Abogado, relacionista público

Artístico

Imaginativo, desordenado, emocional

Pintor, músico, escritor, decorador de interiores

* Elaboración propia de la autora.

47

Comportamiento organizacional: bases y fundamentos

Se describen los tipos a continuación:

Realista: son personas que les gusta trabajar con sus manos, usualmente son atléticas, y tien- den a disfrutar trabajando con animales, maquinaria y la naturaleza. Estas personas usual- mente prefieren las actividades físicas y el "hacer cosas" por encima de la socialización. Investigador: son personas que disfrutan las actividades que tienen que ver con los estu- dios y pruebas necesarias para desarrollar ideas. Prefieren reflexionar y organizar. Social: son personas que disfrutan de la compañía de otros, así como el trabajo en campos que afecten directamente a la gente. Buscan el contacto interpersonal. Convencional: son personas que prefieren actividades reguladas, ordenadas y claras. Emprendedor: son personas que les gusta persuadir, supervisar, y guiar a otras personas hacia metas comunes, de la misma manera que disfrutan y sacan provecho de sus capaci- dades verbales. Artístico: son personas que prefieren actividades ambiguas y poco sistemáticas que les permitan expresar su capacidad creativa.

Holland (1997) elaboró un cuestionario con un Inventario de Preferencia Vocacional, el cual contiene 160 títulos de ocupaciones. Las personas indican si les gustan o no las ocupaciones y con sus respuestas se van formando perfiles de personalidad. En el diagrama hexagonal se puede apreciar que cuanto más cerca se encuentren dos campos u orientaciones en el hexágono, más compatibles serán. Esta teoría afirma que la satisfacción es mayor y la rotación menor si la personalidad y la ocu- pación concuerdan. Por ejemplo, las personas artísticas deben ocupar puestos artísticos, las personas emprendedoras deben ocupar puestos emprendedores, etc. Estas personas se encuentran en puestos congruentes. Por ejemplo, si una persona realista estuviera en un puesto social, se encontraría en una situación incongruente.

Relaciones entre tipos ocupacionales de personalidad

Realista (R)

Investigador (1)

Convencional (C)

Realista (R) Investigador (1) Convencional (C) Artístico (A) Emprendedor (E) S o c i a l

Artístico (A)

Emprendedor (E)

Social (S)

* Basado en fuente : Holland, J.L (1997). Making a Vocational Choices: a theory of vocational personalities and work environments, Odessa, Fl. Psychological Assesment Resources.

48

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Los aspectos fundamentales de este modelo remiten al hecho de que entre las personas se presentan diferencias intrínsecas de personalidad, así como diversas clases de trabajos y que las per- sonas en puestos congruentes con su tipo de personalidad tienden a sentirse más satisfechos por lo que habrá una menor probabilidad de renunciar.

Correspondencia entre persona y organización

En la medida en que una organización se enfrenta a un ambiente de cambios dinámicos, ne- cesita empleados capaces de adaptarse rápidamente a estos cambios. Por eso, actualmente, las orga- nizaciones consideran importante que la personalidad de los empleados concuerde con la cultura general de la empresa que con solo el puesto. Diversos autores como Schneider, Smith, Taylor y Fleenor (1998) comentan que la correspon- dencia entre las personas y las organizaciones se basa en que los empleados renuncian a los puestos que no son compatibles con su personalidad. Por ejemplo, si utilizamos el modelo de los cinco gran- des, podríamos predecir que las personas más extrovertidas, se adaptarían mejor a una cultura agre- siva y de trabajo en equipo y de esta manera se podría pronosticar la disminución de la rotación. Estas son algunas de las directrices que las organizaciones deben tomar en cuenta a la hora de realizar los procesos de selección. Elegir empleados que se adapten a la cultura de la empresa, para lograr una mayor satisfacción en ellos y un menor nivel de rotación.

11. Las Emociones

Desde los inicios del siglo XX, se comenzaron a diseñar las organizaciones con el objetivo de tratar de controlar las emociones. Una organización que estaba bien manejada era aquella que era ca- paz de suprimir frustraciones, miedos, odios y otros sentimientos. Pero todas las personas sabían que las emociones constituían una parte inseparable de .la vida diaria, entonces crear una organización bajo esta premisa, no era posible. Además, se trataba de alejar a las emociones de las organizaciones porque se tenía la convicción de que eran causantes de transtornos 7 Por este motivo, cada vez que se mencionaban a las emociones, se enfocaban a las más negativas, sobre todo a la ira, pues podía interferir en el desempeño del trabajo .

¿Qué son las emociones?

Para poder entender bien este concepto, es necesario comprender las diferencias entre afecto, emoción y estado de ánimo.

Afecto: es una amplia gama de sentimientos que todas las personas somos capaces de ex- perimentar.

Emoción: es un sentimiento intenso que se dirige a algo o a alguien .

Estado de ánimo: es un sentimiento menos intenso que la emoción.

Comportamiento organizacional bases y fundamentos

En base a esto, las emociones no constituyen un rasgo, sino que son una reacción hacia algo o alguien. Los estados de ánimo, no se dirigen a alguien. Por otro lado, todos los empleados al momento de hacer sus labores realizan un trabajo que puede ser físico o mental. Pero la mayoría de las tareas, requieren de un "trabajo emocional", que es cuando una persona expresa emociones adecuadas, durante el trato con las personas dentro de la organización. Por ejemplo, es de esperase que los altos directivos recurran al trabajo emocional para poder alentar a su equipo de trabajo. Se hace hoy en día relevante hablar de trabajo emocional en las organizaciones debido a que se le considera como un componente esencial del buen desempeño laboral. La primera definición de trabajo emocional (TE) se le atribuye a Hochschild en 1983. Según este autor, el trabajo emocional es el control de los sentimientos para crear manifestaciones cor- porales y faciales observables públicamente. Posteriormente Morris y Fieldman (1996) dieron una definición de trabajo emocional más completa. Siguiendo a estos autores, el trabajo emocional se refiere al esfuerzo, la planificación y el control necesarios para expresar las emociones organizada- mente deseables durante las transacciones interpersonales. Una definición mucho más específica la encontramos de la mano de Martínez-Iñigo (2001) que se refieren al trabajo emocional como todos aquellos procesos psicológicos y conductas conscientes y automáticas que se derivan de la existencia de normas organizacionales sobre la expresión emocional, sobre la experiencia emocional o sobre ambas, que regulan las distintas interacciones implicadas en el desempeño de un puesto y que pre- tenden facilitar la consecución de objetivos organizacionales sobre la expresión emocional asociados con el logro de otros objetivos, operativos y simbólicos de mayor orden. Según Hochschild (2983), las emociones se pueden dividir en:

Emociones sentidas: son aquellas emociones reales de las personas Emociones manifiestas: son aquellas emociones que se requieren en la organización y que por ende, son apropiadas para el puesto. En base a esto, podemos deducir que no son in- natas, sino que son aprendidas.

Por ejemplo, los altos directivos han aprendido que cuando tienen que dar una evaluación ne- gativa a algún empleado, tienen que mostrarse serios. O por el contrario, cuando han sido ignorados para algún ascenso, tienen que aprender a ocultar sus emociones, en este caso, su enojo o su ira. Como podemos ver, las emociones sentidas y las manifiestas son diferentes. Casos similares podemos observar en organizaciones en donde las exigencias de las funciones y de las situaciones, piden a las personas que oculten sus emociones, exhibiendo conductas que no son las reales. Esto también se puede ver reflejado en el área de servicio al cliente, pues casi siempre los clientes se quejan, gritan y exigen cosas. En este caso, los empleados tienden a ocultar las emociones que sienten, porque su puesto se los exige, de lo contrario, si no son capaces de proyectar un comportamiento amistoso, es probable que no realicen un buen trabajo.

Dimensiones de las emociones

En base a Robbins (2004), las dimensiones de las emociones son las siguientes:

Variedad: Existen miles de emociones. Las emociones se pueden clasificar en positivas y negativas. Las positivas expresan una evaluación o un sentimiento favorable, en tanto que las negativas manifiestan lo contrario. Ser neutral es no ser emocional. Reflexionamos y pensamos en los sucesos que producen emociones negativas cinco veces más que en los que producen emociones positivas. Se han realizado diversas emociones, identificándose

50

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

6 emociones universales: ira, miedo, tristeza, felicidad, disgusto y sorpresa. Estas 6 emo- ciones pueden describirse como un continuo 8

Felicidad-Sorpresa-Miedo-Tristeza-Enojo-Disgusto

Cuanto más cerca estén dos emociones en este continuo, más suelen confundirse, tal es el caso del enojo y el disgusto.

Intensidad: las personas dan respuestas diferentes a los mismos estímulos emocionales. La intensidad para expresar los sentimientos, varía. Por ejemplo, hay personas que nunca manifiestan lo que sienten y también existen casos contrarios. Hay personas que tienden a expre sar abiertamente sus emociones y hasta exagerarlas. La intensidad de las emociones dependerá del tipo de puesto que cada persona ocupa. Frecuencia y duración: la labor emocional suele ser más exigente y demanda un mayor esfuerzo si es que es frecuente o prolongada. Las personas que son capaces de cumplir con las demandas emocionales del puesto, son capaces de saber qué emociones deben exhibir y con qué intensidad, pero también de la frecuencia y la duración del esfuerzo.

Restricciones externas en las emociones

En una organización, aunque no suelen existir normas explícitas de "cómo comportarse", sue- len aparecer de forma implícita mediante la cultura organizacional. Se intenta cumplir unas expec- tativas y normas sociales de cómo debe comportarse un empleado.

Influencias de las organizaciones: no existe un conjunto de emociones que busquen las or- ganizaciones, pero en algunos países sí existe una tendencia a ir en contra de las emociones negativas e intensas, tales como el miedo, la ira y la ansiedad. ¿Por qué?, pues porque estas emociones negativas, van a repercutir negativamente en el desempeño de las labores. Influencias de las culturas: es necesario considerar la influencia de los factores culturales en lo que se considera apropiado o inapropiado en cuanto a las emociones.

Aplicaciones de las emociones al CO

El entendimiento de las emociones ocupa un papel importante en las organizaciones, pues nos ayuda en la mejora de los siguientes aspectos:

Capacidad y selección: se dice que las personas que tienen mayor capacidad para expresar sus emociones y para entender las de los demás, tienden a realizar mejor su trabajo. De aquí, que la inte- ligencia emocional (lE), cumpla un papel primordial. La lE, fue propuesta por Goleman (1995), y se refiere a la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos. Está compuesta por cinco dimensiones:

Consciencia : estar al tanto de lo que

uno siente.

Administración personal: capacidad de manejar emociones e impulsos propios.

Motivación : capacidad de persistir ante reveses y fracasos. Empatía: capacidad de percibir lo que sienten los otros. Habilidades sociales: capacidad de manejar las emociones de los demás.

Comportamiento organ izacional bases y fundam entos

Diversos estudios, indicaron que la IE, cumple un papel importante en el desempeño laboral. La IE debería de ser considerada un factor de selección, sobre todo para puestos que exigen mucho trato social. Toma de decisiones: se ha demostrado que las emociones, pueden influir de forma muy sig- nificativa en la toma de decisiones que presiden toda actividad de tipo laboral. Las emociones nega- tivas, tienden a limitar la búsqueda de alternativas nuevas de solución. Por otro lado, las emociones positivas, tienden a facilitar la solución de problemas. Por lo tanto, es posible realizar un mejor pro- ceso de toma de decisiones siempre y cuando utilicemos tanto a las emociones como a los procesos racionales e intuitivos. Motivación: no todas las personas involucran sus emociones con el trabajo, pero una gran mayoría sí lo hace. La emoción ejerce una fuerte influencia sobre el esfuerzo que ponemos en las tareas, por lo tanto, las personas que se encuentran motivadas en su trabajo, tienen un compromiso emocional. Liderazgo: cuando las personas que ejercen liderazgo dan un discurso, lo expresan con un contenido emocional para que el mensaje tenga un impacto en los seguidores. Cuando una persona que ejerce liderazgo, habla con entusiasmo y con ahínco, es capaz de transmitir emociones a sus seguidores y esto aumenta la probabilidad de aceptar los cambios que pueden ocurrir dentro de la organización. Conflictos : para poder dar una apropiada solución a algún conflicto, es necesario un adecuado manejo de emociones. Los altos directivos por ejemplo, tienen la capacidad para poder identificar y manejar los componentes emocionales para poder resolver problemas. Conductas anómalas en el trabajo: las emociones negativas pueden provocar conductas anó- malas en el trabajo. Las desviaciones anómalas son los actos que infringen las normas establecidas y que pueden poner en peligro tanto a la organización como a sus miembros.

y que pueden poner en peligro tanto a la organización como a sus miembros. * Fuente:

* Fuente: www.lanacion.com.ar.

52

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Acerca de la personalidad y la complejidad

Si observamos detenidamente el proceso evolutivo de las organizaciones, los grandes proble- mas que ocurren en ellas hoy en día, muy frecuentemente, no se deben a la falta de conocimientos, sino al desconocimiento del origen y de la evolución de la existencia humana y de las leyes de la na- turaleza que rigen sus comportamientos. Hemos mencionado a lo largo del desarrollo de las diversas teorías de la personalidad, que ésta se ve influenciada por diversos factores, la herencia y el contexto social principalmente. Desde la Teoría del Caos de Ilya Prigogine podría pensarse que existen situaciones especiales donde la personalidad se caotiza, donde pierde todo tipo de organización y su desarrollo resulta guiado por el azar. Las situaciones de crisis son un buen ejemplo de ello. Para J. Bleger (1983) la personalidad no es un todo que resulta del agregado de cientos de con- ductas, sino que, inversamente, la estructura de la personalidad es la que se manifiesta en cada uno de esos cientos de conductas. Además, se caracteriza por ser una totalidad con una organización de relativa estabilidad, unidad e integración. Implica el nivel de integración más evolucionado y per- fecto de todo lo existente, de manera que el grado de complejidad alcanza en ella su punto máximo, no sólo por la aparición de características peculiares y únicas, sino también porque se resumen o confluyen en ella todos los niveles y categorías preexistentes en la evolución. También, menciona que la personalidad es dinámica, cambiante, está sometida a fluctuaciones entre evolución y regresión y entre integración y dispersión. Esta dinámica coexiste con la persisten- cia de su continuidad. Por otro lado, la personalidad no es homogénea sino que se polariza o dife- rencia en partes que guardan entre sí todas las diversas relaciones posibles, incluida la de coexistir unitariamente dentro de un solo sistema. El debate de la complejidad hace su valiosa aportación para las teorías de la personalidad, que en comparación con el pasado, pone un mayor énfasis en el fenómeno de la multidimensionalidad, a la diversidad de métodos y al diálogo que se desarrolla en el tiempo entre el individuo y el ambiente. Según Morín (1992), a lo largo de la evolución, se ha producido en el ser humano una génesis compleja y multidimensional que es el resultando de la convergencia de factores genéticos, ecológi- cos, cerebrales, sociales y culturales. Todos estos factores han concurrido y coadyuvado al proceso de la formación de la personalidad del ser humano . Cabe mencionar que este proceso no es lineal, unidimensional, por el contrario este proceso ha sido multidimensional. Lo que quiere decir que en el proceso del desarrollo de la personalidad, hay una confluencia, concurrencia, intersección de diversos factores entre los que se pueden identifi- car la naturaleza, la sociedad, la inteligencia, la técnica, el lenguaje y la cultura. La apreciación de la complejidad y el dominio de la personalidad, inevitablemente nos condu- ce a una revisión de métodos y paradigmas tradicionales. Además, los modelos deterministas pueden ser apropiados para la explicación de variables independientes, pero no son los más apropiados para explicar fenómenos más complejos, tales como pensamientos, emociones, motivaciones y estrategias de comportamiento, los cuales son multideterminados y producidos como resultado de una variedad de factores que interactúan de forma no lineal, probabilística y difícilmente predecible. Esta apreciación nos conduce a un mejor entendimiento del funcionamiento individual en términos de transición y de continua transformación, es decir, un mejor entendimiento de los pen- samientos, sentimientos y acciones, como expresiones de las diferentes formas transitorias del orden y el equilibrio. Para Pervin (1990) lo más relevante de la personalidad es el énfasis en la persona como un sistema, la interacción entre consistencia y diversidad, entre estabilidad y cambio, y entre integración y conflicto, así como el estudio de las personas en diversos contextos. En base a esto, la personalidad

53

Comportamiento organizacional: bases y fundamentos

no es una entidad predestinada, es un sistema autorregulador permanente que interactúa con otros sistemas 9 En esta interacción los procesos afectivos y cognitivos repercuten significativamente en los factores biológicos y del ambiente. Esto quiere decir, que tanto el organismo como el ambiente, son factores decisivos en el desarrollo de la personalidad. Para Morin (1977), la complejidad surge de la interacción del orden y el desorden. En base a esto, la noción de la transformación y la emergencia son complementarias con la noción de interac- ción en el sentido de la construcción gradual de la personalidad. Por lo tanto, debemos comprender que ante la sucesión de la crisis, el desorden traerá nuevas formas de orden. La noción de crisis no es compatible con la noción de estado sino más bien debe ser entendida como un proceso.

de estado sino más bien debe ser entendida como un proceso. * Fuente: www.humor12.com 2. Clasificación
de estado sino más bien debe ser entendida como un proceso. * Fuente: www.humor12.com 2. Clasificación

* Fuente: www.humor12.com

2. Clasificación de Las Teorías de La Personalidad

Teoría

Autor

Año

Resumen

Comentario

l.

   

Sostenía que el cuerpo humano estaba compuesto por 4 sustancias básicas o humores: bilis negra, bilis, flema y sangre.

El equilibrio de los 4 hu- mores indicaba el estado de salud de la persona.

Teoría de

los Humores

Hipócrates

Siglo V

a.C.

2.

   

Clasifica al temperamento basándose en los humores: colérico, melancólico san- guíneo y flemático.

Surge el concepto de temperamento y luego de varios años, surge el de personalidad.

Teoría del

Galeno

Siglo 11 d.C.

Temperamento

Caprara G.V. (2006) . Reflections of the recen! history and the present ch a ll en ges of personality psychology. European Journal of

54

Personality. Vol. 6. University of

Rome La sa pienza. !tal y.

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

3.

Teoría

Sigmund

 

1920

Plantea 5 etapas psicosexuales, que son

Le da gran importancia a la sexualidad en el desa- rrollo de la personalidad, razón por la cual su teoría es criticada, pero sirve de base para el desarrollo de otras teorías.

Psicoanalítica

Freud

 

Clásica

determinantes en la formación de la per- sonalidad del ser humano.

     

Divide al inconsciente en dos: El incons-

Desarrolla un modelo diferente de la personali- dad, siendo muy criticado por diversos autores, pues carece de funda- mentas teóricos que demuestren su validez .

CarlJung

 

1930

ciente individual y el inconsciente colee- tivo. Ambos representan los aspectos desconocidos de la personalidad.

 
     

Se llama también la teoría psicosocial, pues plantea que la sociedad ayudará a la persona a alcanzar el sentimiento de superioridad.

Alfred

Plantea que en el desarrollo de la persa-

Adler

 

1930

nalidad aparecen dos tipos de sentimien- tos: inferioridad y superioridad.

     

Toma como base los planteamientos de Adler para el desarrollo de su teoría.

Karen

Plantea su teoría sobre la neurosis en

4.

Horney

 

1930

base al yo ideal y al yo real.

Teorías

 

Neopsicoanalíticas

     

El TAT revela informa- ción útil, pero es muy subjetivo. Se recomienda complementar con otros métodos más objetivos.

Henry

Murray

Cuantifica las necesidades y motivacio-

 

1930

nes y construye el Test de Apercepción Temática (TAT).

   
   

Plantea que el comportamiento del hom-

Los rasgos de la persa- nalidad se desarrollan a partir de la interacción y la experiencia con los demás.

Erick

Fromm

 

1940

brees el resultado de las condiciones so- cioculturales y económicas que lo rodean.

Eric

 

1950

Plantea 8 etapas producidas por el prin-

Asume un enfoque más social en el desarrollo de la personalidad y afirma que ésta sigue desarro- llándose a lo largo de la vida de las personas.

Erickson

 

cipio epigenético y postula la crisis de identidad.

 

Gordon

 

Plantea el concepto del propium y luego el de rasgo como una predisposición única de cada persona.

Trabajó temas sociales como el prejuicio y creó algunos tests de persa- nalidad.

Allport

1940-1949

   

Determina la existencia de dos tipos de rasgos: superficiales y de origen. Es el

Esta prueba es utilizada por muchas organiza- eiones para medir la personalidad de los em- pleados.

Raymond

1950-1959

5.

Cattell

creador del cuestionario de personalidad

 

16PF.

Teorías Factoriales o de los Rasgos

   

Plantea la Teoría PEN, donde postula tres dimensiones de la personalidad:

Posteriormente, incluye a la inteligencia como una dimensión de la persona- lidad. Ha realizado prue- bas de personalidad que hasta el día de hoy son utilizadas.

Hans

1950-1959

Eysenck

extraversión-introversión, neuroticismo- estabilidad, psicotismo-estabilidad.

 

55

Comportamiento organ 1zacional bases y fundamentos

     

Plantea la pirámide de las necesidades

La auto-realización, ha sido objeto de varias críticas, pues no existe prueba alguna de que todas las personas ten- gan la capacidad para convertirse en un ser autorrealizado.

Abraham

que consta de 5 niveles: fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de autoestima, y autorrealización.

Maslow

 

1940

6.

   

Teorías

Humanistas

   

Crea el concepto del self y plantea el tér- mino de incongruencia. El individuo posee

Recibe muchas críticas, por la ausencia de validez de sus propuestas, y por- que coloca el énfasis en la visión positiva y opti- mista del ser humano.

Carl

en sí mismo medios para la autocompren- sión y para el cambio del concepto de sí mismo, de las actitudes y del comporta- miento autodirigido.

Rogers

 

1950

     

Intentó describir todos los aspectos de la

Fue la única teoría de la personalidad que no se derivó de otra.

7.

Teoría

Congnoscitiva

George

Kelly

 

1950

personalidad, incluidos los componentes emocionales en función a procesos cog- noscitivos.

       

Sólo considera la expe- riencia subjetiva si se manifiesta en la conduc- ta observable.

 

1930

La personalidad es determinada estímu-

8.

Watson

los y respuestas que se van aprendiendo.

Teoría

 

Conductual

   

Relaciona la conducta con causas del

 

B. F.

Skinner

 

1950

medio ambiente y rechaza la existencia de la personalidad.

Criticada por su tenden- cia determin ista.

 

Albert

 

Investiga cómo se forma y se modifica la conducta en contextos sociales. Plantea el aprendizaje por observación y el refor- zamiento vicario.

Las técnicas del apren- dizaje por observación, pueden aplicarse a pro- blemas prácticos de la vida cotidiana.

Bandura

 

1960

9.

     

Recibe críticas por ser demasiado subjetiva debido al énfasis en las variables cognoscitivas.

Teoría del

Aprendizaje Social

Julián

Rotter

 

1960

La personalidad es está motivada hacia metas específicas.

Walter

 

Las personas participan de manera activa en la organización cognoscitiva de sus interacciones con el ambiente.

Realiza investigaciones con otros autores como Shoda y Peake, en 1990.

Mischel

1970-1990

*Elaboración propia de la autora.

3. Análisis y determinación de la brecha de investigación

Hemos realizado una minuciosa y detallada investigación acerca de la gran diversidad de teorías y modelos de la personalidad. Sin embargo, a pesar de ello, aun quedan algunos aspectos por explicar. Por ejemplo, uno de estos aspectos es si existe alguna diferencia de personalidad entre géneros. Tanto hombres como mujeres presentan diferencias en los rasgos de personalidad. Desde un abor- daje social, las diferencias genéricas están relacionadas con factores sociales y culturales. La cultura ejerce, de alguna manera, un tipo de presión para que las personas adopten determinados rasgos de personalidad que serían esperables para cumplir con el rol femenino o masculino. Pero también estas diferencias probablemente tengan un origen biológico. Diversas investigaciones han concluido que, en promedio, las mujeres son más cooperativas, protectoras, cautelosas y sensibles emocionalmente. Los varones, por su parte, tienden a ser más competitivos, autoritarios, temerarios y emocionalmente insulsos. Las diferencias suelen aparecer claramente en la niñez y tienden a no desaparecer nunca. De acuerdo a esto, algunas de las características propias de la personalidad que se han en- contrado en muchas mujeres serían el conformismo, la tolerancia, la poca capacidad de autonomía

56

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

e iniciativa, la baja motivación y las expectativas de logro. Todos estos son elementos estrechamente

relacionados con una baja autoestima y escasos sentimientos de éxito y competitividad. Aspectos percibidos desde la estructura socioeconómica como incapacidad para el desarrollo de determina- das actividades por parte de las mujeres. Por este motivo las mujeres en su acceso al mundo laboral tienen que demostrar constantemente sus conocimientos y valía profesional. En los últimos tiempos la situación laboral de las mujeres ha tenido claros avances pero a pesar de ello aún existen algunas barreras a las que se tienen que enfrentar. Por otro lado, cuando se evalúa la personalidad para cubrir una vacante dentro de una organi- zación, puede ocurrir una discriminación de género. Hay algunos puestos en donde el sexo es parte del requerimiento, pues las cualidades de personalidad del hombre o de la mujer se ajustarían mejor

a las exigencias del puesto. Uno de los temas que constantemente atienden las organizaciones se refiere a que la personali- dad de las personas que contraten se ajuste bien a las situaciones y exigencias que demanda el puesto. Las organizaciones procurarán seleccionar a los individuos que posean cualidades y una personali- dad tal, que les permitan adaptarse al sistema y al clima laboral propio de la organización. Una de las mejores formas de probar para los efectos de selección es ver si el candidato po- see ciertos rasgos de personalidad que nos permitan predecir su comportamiento en el futuro. Un estudio realizado en el Institute of Human Development de la Universidad de Berkeley, provocó un resurgimiento en la investigación del papel de las diferencias individuales en las organizaciones organizaciones, reestableciendo la posibilidad de que los rasgos de personalidad influyen en los re- sultados de trabajo. También se han realizado estudios en donde se ha encontrado que las diferentes experiencias en el desarrollo del trabajo parecen promover el cambio de algunos rasgos de la personalidad. Para ello se utilizaron estudios longitudinales que evaluaron el cambio de la personalidad a través del tiempo. Con respecto al tema de las emociones, sabemos que forman parte de todas las personas, por lo tanto no se puede separar el trabajo de las emociones, más si se puede ejercer un cierto control sobre ellas. Cabe mencionar que muchas personas siempre aparentan estar tranquilas en situacio- nes difíciles. Y es que muchas personas tienen problemas para poder expresar sus emociones, pues se sienten incómodas, por lo tanto, tampoco son capaces de entender las emociones de los demás. Justamente por esta razón es que este tipo de personas deben ocupar puestos en donde se requiera muy poca labor emocional. Por ejemplo, estas personas no podrían desempeñar adecuadamente un puesto gerencia, pero si un puesto de programador. Otro criterio que cabe mencionar, es que muchas veces se suele asociar a las mujeres con las emociones. Es cierto, existen diferencias de género cuando se trata de reacciones emocionales. En base a esto, las mujeres suelen expresar más sus emociones y son más capaces de entender las emo- ciones de los demás a comparación de los hombres. Los hombres, tienden a demostrar poco sus emo- ciones, pues no se sienten cómodos al hacerlo. Esto se puede deber a la manera distinta de socializar de hombres y mujeres. Por ejemplo, los hombres tienden a ser más duros y fuertes, entonces mostrar las emociones sería incongruente con la imagen que les gusta proyectar. En base a lo explicado anteriormente, aún quedan muchas investigaciones por realizar para esclarecer estas diferencias.

4.

Conclusiones

La mayoría de las diversas teorías de personalidad que hemos tratado en este capítulo son teo- rías que en su mayoría son parciales y limitadas en sus posiciones, pues intentan reducir este campo

a un modelo explicativo único. Esto hace más difícil la integración y conciliación entre las teorías,

57

Comportam iento organizac ional bases y fundamentos

debido a la diversidad de enfoques teóricos y tecnológicos que hace que analicemos en qué aspectos son complementarias, discrepantes o contradictorias. Toda la revisión de la literatura que tenemos de la personalidad nos hace pensar que ya no es posible una teoría de la personalidad general, amplia, abierta y que incorpore lo más positivo y rele- vante de cada una de las teorías que existen. Existe una constante emergencia de teorías y modelos de la personalidad, por esta razón es conveniente que asumamos esta diversidad, estableciendo criterios comunes. Uno de estos criterios comunes en base a nuestra investigación, es el factor psicológico, que cada vez se hace más relevante para las organizaciones, pues el factor psicológico va a constituir un condicionante de la conducta. Existe un intento de ayudar al ser humano a alcanzar un desarrollo propio, y que se encuentre en la capacidad de poder alcanzar la autorrealización y de poder mejorar las conductas inadecuadas. Por otro lado, el factor social también es importante, puesto que los factores externos del am- biente, desempeñan un papel de facilitador o inhibidor de la personalidad, esto se puede dar en base a las interacciones del individuo con otras personas, las relaciones interpersonales entre otras. La epistemología de la complejidad, se basa en que el individuo tiene una naturaleza multidi- mensional, como es la expresión de los fenómenos sociales. En la medida en que cada persona vaya satisfaciendo sus necesidades, demandas, deficiencias y dudas, cada teoría o planteamiento quedará más o menos validada. Pero en general, las teorías contemporáneas de la personalidad, continuarán cambiando siempre en la dirección de pretender liberar al hombre, para la acción propia y autóno- ma.

En un mundo que cambia constante y radicalmente, con el colapso de los conceptos tradicio- nales y la reemergencia de los nuevos, los científicos no pueden renunciar a reflejar la realidad en sus manifestaciones. Además, ellos no pueden evitar la sensación de frustración proveniente de la inhabilidad de la ciencia para manejar y confrontar su propio progreso. La nueva epistemología de la complejidad, es capaz de dirigir la variedad de cuestiones interre- lacionadas con la práctica y la ética del esfuerzo científico y a la vez es capaz de expandir nuestro conocimiento. Según este enfoque, el conocimiento se caracteriza principalmente por su carácter multidimensional en el sentido de que es inseparable de la física, de la biología, la psicología y la cultura. La evolución, la diversificación, la inestabilidad, la incertidumbre y al irreversibilidad, son propiedades de este fenómeno que ha impuesto una nueva visión del conocimiento en las ciencias biológicas y físicas. La ruptura de la estabilidad, la continuidad y el orden, puede brindarno s el acceso a nuevas oportunidades y quizás a una precondición para la emergencia de nuevas form as de funcionamiento y equilibrio. En relación a la personalidad, como un sistema emergente y que evoluciona, debemos ir más allá de las explicaciones simplistas de que la personalidad es un fenómeno irreversible. Hasta hace no mucho tiempo el estudio de la medición de la personalidad para predecir el desem- peño laboral era limitado. Entre los años 60 y 80, los investigadores aún no habían encontrado pruebas de que la personalidad pudiera predecir el éxito o fracaso en el trabajo, además, no existía un consenso en la taxonomía de la personalidad por lo que se hacía difícil que se hicieran generalizaciones acerca de ella. Pero, para evaluar la personalidad se deberá tomar en cuenta otras evaluaciones que nos permitan obtener más información acerca de las destrezas, competencias, entre otras. Por ejemplo, algunas de las técnicas que suelen utilizarse en la evolución de la personalidad es la entrevista, la cual puede realizarse de manera abierta o estructurada. Pero al ser una técnica subjetiva, depende mucho de la experiencia del entrevistador. Otra técnica muy utilizada es la observación, la cual es objetiva y permite la cuanti- ficación. También se pueden utilizar tests objetivos y tests proyectivos. Los test objetivos, son también

58

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

llamados inventarios de personalidad y hemos explicado los más utilizados en las organizaciones de hoy. Han surgido algunos modelos que han sido y siguen siendo utilizados en la medición de la perso- nalidad como fue el16PF de Cattell y el BFQ (Big Five Questionnaire) o también llamado Big Five. Pero por otro lado, están los test proyectivos, los cuales suelen mostrar pensamientos ocultos o reprimidos. Tienen la ventaja de que no se pueden falsear ni manipular, pero están sometidos a la interpretación subjetiva del evaluador. El más conocido es el test de Rorschach, también está la figura humana de Ma- chover, el House, Tree, Person (HTP), entre otros. En los últimos 15 años, la evaluación de la personalidad, se ha convertido en un tema de gran interés para los profesionales y las organizaciones, debido a su gran utilidad para tomar decisiones en relación a los procesos relevantes en el trabajo, pues la medición de la personalidad es un buen predictor del comportamiento dentro de la organización. Es por esta razón que en las últimas décadas se ha dado un mayor énfasis al análisis y evalua- ción de la personalidad, para que en base a esta, se pueda saber si se ajusta a los requerimientos del puesto y también para que se pueda colocar al empleado en un ambiente que le sea favorable , con el fin de propiciar su máximo desempeño laboral. Finalmente, las organizaciones tienen conocimiento acerca de que las emociones influyen sig- nificativamente sobre el desempeño laboral, por este motivo, se trata de opacarlas o, si es posible, qui- tarlas. Pero la emociones no siempre van a influir negativamente, por el contrario, también pueden influir positivamente, pues pueden aumentar el estado de alerta de las personas, con lo que se espera obtener un mejor desempeño.

5.

Ejercicios

A) Preguntas de repaso

l. En base a las diversas definiciones de personalidad, elabore con sus propias palabras el concepto de personalidad.

2. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las teorías de los rasgos de personalidad?

3. Las personas que viven en un mismo país ¿poseen el mismo tipo de personalidaq? Explique porqué sí, o porqué no.

4. ¿Cuáles son las pruebas de personalidad más utilizadas por las organizaciones actua- les?

5. ¿Cuáles son las principales aplicaciones de las emociones al comportamiento organi- zacional?

B) Preguntas de razonamiento crítico

l. ¿Cuáles cree usted que pueden ser las críticas que suelen hacerse a las mediciones de la personalidad?

2. ¿Cuál cree usted que es la teoría de personalidad que más se adapta a nuestros tiempos? Explique por qué.

3. ¿Qué repercusiones cree usted que tiene el paradigma de la complejidad en relación a la personalidad?

4. ¿Por qué considera usted que es importante hablar de inteligencia emocional?

5. ¿Considera que las emociones influyen en el desempeño laboral? Explique por qué y mencione algunos ejemplos.

59

Comp or ta m ient o organizacional bases y fundamentos

C) Ejercicios en equipos

l. Debate: "La herencia determina la personalidad"

Separe la clase en dos grupos. Uno de los grupos elaborará argumentaciones que apoyen la premisa. El otro grupo elaborará argumentos en contra de ella. Luego, discutan en clase

y

lleguen a un consenso.

2.

Caso de un empleado de la empresa X

Divídanse en grupos de tres personas y discutan el siguiente caso: Un empleado de la empresa X posee un locus de control externo, un nivel alto de maquiavelismo y una alta autoestima . ¿Qué clase de predicciones de comportamiento en el trabajo, podrían hacerse? Una vez concluida esta parte todos los grupos expondrán sus conclusiones.

3. Una propia teoría de la personalidad

Divídanse en grupos de cinco. En base a las diversas teorías de la personalidad presentadas

en este capítulo, elaboren una propia Teoría de la Personalidad. Cada grupo tendrá que fundamentar el porqué de sus argumentos. Finalmente, realicen un cuadro explicativo y expongan en clase, de esta manera se elegirá la teoría mejor fundamentada.

4. Comparación de personalidad en personas populares

Divídanse en grupos de cuatro. Realicen un breve análisis acerca de la personalidad de dos figuras populares en Perú y Latinoamérica. Una de estas figuras tendrá que ser hombre

y la otra mujer. Realicen una comparación entre ambas personalidades. Posteriormente, discutan acerca de las semejanzas y diferencias.

5. ¿El trabajo

En el salón de clase, se escogerán al azar a S personas. Una de ellas, representará a un gerente que recurre al trabajo emocional para alentar a su equipo. Las otras cuatro perso- nas, representarán al equipo de trabajo, el cual se encuentra actualmente desmotivado. El gerente ejemplificará lo que tendría que hacer para revertir esta situación. Se les dará 10

minutos para que se puedan organizar. Finalmente, el resto de la clase entrará en debate sobre si el gerente realizó adecuadamente su labor y si cumplió con el objetivo o en todo caso, que debió haber hecho para cumplirlo.

emocional funciona?

6. Casos peruanos

Abimael Guzmán

Abimael Guzmán Nació el 3 de diciembre de 1934 en Arequipa , Perú. Muchas de las

Nació el 3 de diciembre de 1934 en Arequipa , Perú. Muchas de las teorías que hemos revisado a lo largo de este capítulo muestran que la niñez es una etapa decisiva en la vida de las personas, pues

60

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

puede influenciar y repercutir en la personalidad cuando uno se hace adulto. Abimael Guzmán, quizá es un ejemplo de ello, pues ¿cuál fue el oscuro mundo interno que llevó a Abimael Guzmán a crear una organización de terror y muerte, como fue Sendero Luminoso? Abimael, creció en un escenario de conflicto y marginalidad. Fue abandonado por sus padres y un tío materno asumió la custodia. En esta familia, Abimael recibió maltratos, razón por la cual un pariente lo lleva a vivir con la familia del padre a Moliendo, donde realiza sus estudios y posteriormente ingresa a la Universidad Nacional de San Agustín, donde estudió derecho y filosofía siendo un alumno destacado y sobresaliente. Posteriormente, en 1958, tiene lugar su incorporación a la actividad política, afiliándose como militante de base al Comité Regional de Arequipa del Partido Comunista del Perú. Luego viajó a Ayacucho, en donde fue tamb ién catedrático, en la Univers idad Nacional de San Cristóbal de Huaman- ga, y es aquí donde se convierte en uno de los principales impulsores del Frente Estudiantil Revolucio- nario (FER). Guzmán continuó desarrollando una intensa actividad política, en 1980 era el máximo dirigente del Partido Comunist a del Perú y, también conocido como Presidente Gonzalo, pasa a ejercer la direc- ción de la Guerra Popular que inic ia ese año su partido y que logró alcanzar una enorme dimensión. La represión desatada por el Gobierno contra la revolución comunista se dirigiría también contra la propia Universidad y sus estudiantes, llegándose incluso a los asesinatos de alumnos y profesores por parte de las Fuerzas Armas peruanas. En 1992, Gonzalo es capturado por la policía en Lima y posteriormente fue sentenciado a cadena perpetua por el delito de terrorismo contra el Estado. Manuel Granados afirma: los que conocieron a Abimael Guzmán lo señalan con un gran número de cualidades personales, las que irían perfilando su liderazgo. Posee capacidad para escuchar atento en las conversaciones , posee disciplina académica, trato respetuoso y lucidez de su pensamiento. Sus exposiciones, de gran claridad, eran segu idas por profesores, estudiantes y representantes de los orga- nismos populares.

Preguntas:

l.

Según lo revisado en este capítulo, ¿cuál sería el tipo de personalidad que posee Abimael Guz- mán? Explique por qué.

2.

¿Estaría de acuerdo con la afirmación de que la personalidad de Guzmán, se debe a los factores

ambientales a los cuales estuvo expuesto durante su niñez? Explique basándose en alguna teo- ría de la personalidad, estudiada en el apartado.

* Basado en Fuente : Roldán, J. (1990) . Gonzalo, El Mito . Lima, Perú : Concytec.

Luis Castañeda Lossio

Luis Castañeda Lossio Nació el21 de junio de 1945 en Chiclayo, Perú. En esa ciudad realizó

Nació el21 de junio de 1945 en Chiclayo, Perú. En esa ciudad realizó sus estudios primarios y secun- darios, posteriormente se graduó de abogado en la Universidad Católica del Perú. En 1981, fue elegido regidor de Lima por el partido Acción Popular. Luego, entre 1990 y 1996 durante el gobierno Alberto Fujimori, fue presidente del Instituto Peruano de Seguridad Social - IPSS (EsSalud actualmente) y director de la Caja del Pescador, donde tuvo una controvertida actuac ión. Poste riormente, en el 2000, participó al frente de Partido Solidaridad Nacio- nal, en las elecciones presidenciales, sin alcanzar éxito.

61

Comportamiento organizacional: bases y fundamentos

En el año 2002 postuló con el Partido Unidad Nacional en las elecciones municipales, logrando ga- narle a su rival Alberto Andrade Carmona, quien había ocupado la alcaldía por varios períodos consecu- tivos. Desde el año 2003 hasta la actualidad, Castañeda viene desempeñando el cargo de Alcalde de Lima. Luis Castañeda Lossio, ocupa el primer lugar en las encuestas en preferencias electorales. A pesar de ser caracterizado por declarar muy poco a la prensa, comentó a la emisora RPP que su silencio es parte de su personalidad y no responde a una estrategia política. Sin embargo, no duda en mostrarse en público cuando hay obras que inaugurar, lo que puede indicarnos que se encuentra más preocupado por su imagen y por sus obras que por tener carisma. Según Felipe Osterling, dirigente histórico del Partido Popular Cristiano (PPC), Luis Castañeda Los- si o, carece de la personalidad y las cualidades necesarias para lograr ser Presidente. Agregó que Casta- ñeda nunca declara frente a circunstancias en que se requeriría sus palabras como líder de Solidaridad Nacional y que para ser presidente se necesitan ciertas características de personalidad que él no posee. Osterling, enfatizó que sus palabras no significan en lo absoluto un ataque a Castañeda Lossio, sino una descripción simple de sus características y temperamento como hombre político y autoridad de carácter local.

Preguntas:

l.

¿cómo podría usted definir la personalidad de Castañeda utilizando la tipología de Holland?

2.

¿Esta de acuerdo usted con los comentarios de Osterling, en referencia a la personalidad de este alcalde?

* Basado en Fuente: Diario El Comercio . 10 de marzo de 2008 .

Mercedes Aráoz Fernández

Mercedes Aráoz Fernández Nació el S de agosto de 1961 en Lima, Perú. Estudió economía en

Nació el S de agosto de 1961 en Lima, Perú. Estudió economía en la Universidad del Pacífico en 1985. En el año 1991 se graduó como Maestra en Economía en la Universidad de Miami y en 1993 se graduó como Doctora en Ciencias Económicas. Actualmente se viene desempeñando como docente de la Uni- versidad del Pacífico en negociación y política internacional. Es miembro ligada al Partido Aprista desde el28 de julio de 2006 y es la actual Ministra de Comer- cio Exterior y Turismo en el Consejo de Ministros del Perú, del segundo gobierno de Alan García Pérez. Mercedes Aráoz también fue integrante del equipo negociador que llevó a cabo el Tratado de Libre Comercio Perú- EE.UU., pues anteriormente fue asesora de la Comunidad Andina. Dentro de sus mayores logros se encuentran la negociación del TLC con Estado Unidos y Canadá y la designación de las ruinas de Macchu Picchu como una de las siete maravillas del mundo. Mercedes Aráoz, representa la personalidad que corre riesgos, busca la prosperidad y posee un lide- razgo colectivo, capaz de generar consensos y, sobre todo, de obtener resultados. A partir de esto, Mercedes Aráoz ha logrado obtener el respeto y admiración de las personas que la rodean por tener una amplia visión de lo que necesita el país para lograr su bienestar. En base a las metas planteadas y logradas durante su gestión, podemos decir que Aráoz es una mujer decidida, in- teligente, que posee ideas claras y que ha formado un equipo de trabajo sólido, lo cual le ha permitido desempeñarse eficientemente en sus funciones diarias. Además, es una persona que ha logrado conseguir la simpatía de muchos peruanos, debido a su dedicación y esfuerzo por alcanzar objetivos comunes en pro del país.

62

Capítulo 2:

La Personalidad y la Emoción

Preguntas:

l. ¿cómo describiría la personalidad de Mercedes Aráoz, según la teorfa de personalidad de Ro- gers? 2. ¿cree usted que exista alguna relación entre el buen trabajo realizado por esta ministra y super- sonalidad? Justifique su respuesta.

* Basado en fuente : www.mincetur.gob.pe

Referencias

Adler, Alfred (1959) . El carácter neurótico. Buenos Aires Paidós.

Adler, Alfred (1993). El carácter neurótico.

Barcelona Paidós.

Allport, Gordon

Allport, Gordon (1965). Pattern and Growth in Personality. New York Holt. Rinehart and Winsto n.

Allport, Gordon (1966). Psicología de la personalidad. Buenos Aires Paidos

Bandura, Albert (1977). Social Learning Theory. Englewood Cliffs. New Jersey Prentice-Hall.

Butcher, James N., Dahlstrom, Grant, Graham, John R., Tellegen, Auke & Kaemmer, Beverly (1989). MMPI-2:

(1937). Personality: A psycho/ogica/lnterpretation. New York Holt.

Rinehart and Wins ton.

Manual of administration and scoring. Minneapolis. MN University of Minnesota Press.

Bleger, José (1983). Psicología de la conducta. Buenos Aires Paidós.

Cattell, Raymond B. (1950) . Personality: A Systematic, Theoretical

HilL

and Factual Study. New York McGraw-

Cattell, Raymond B. (1963). Theory of fluid and crystallized intelligence: A Critica/ experiment. Journal of Edu-

cational Psychology Measurement.

Chiavenato, ldalberto (2009). Comportamiento Organizacional. México McGraw-HilL

Erickson, Erik (1971) . /nfancia y Sociedad. Río de Janeiro Zahar Editores.

Eysenck, Hans Jürgen, y Rachman, Stanley (1965). The causes and cures of neurosis. Londres Routledge & Kegan Paul.

Eysenck, Hans Jürgen (1971). Estudio científico de la personalidad. Buenos Aires Paidós.

Eysenck, Hans Jürgen (1982). Fundamentos biológicos de la personalidad. Barcelona Fontanella.

Eysenck, Hans Jürgen y Eysenck, Michael W. (1985). Persona/ity and individual differences: A natural sci-

ence approach. New York Plenum Press.

Forns, María; Kirchner, Teresa; y Torres, Mercedes (1991). Principales modelos de evaluación psicológica. Barcelona Autores.

Friedman, Meyer y Rosenman, Ray H. (1974). Type a behavior and your heart. New York Alfred A Knopf

Freud, Anna (1971). El yo y los mecanismos defensivos. Buenos Aires Paidós.

Fromm, Erich (1956).The art of living. New York Harper and Row

Fromm, Erich (1964). El miedo a la libertad. Barcelona Paidós.

Goleman, Daniel (1995). Emotiona/ intelligence. New York Bantam Books.

Holland, John L. (1997). Making a Vocational Choices: a theory of vocational personalities and work environ-

ments . Odessa. FL Psycho l ogic al Assessment Resources.

Choices: a theory of vocational personalities and work environ- ments . Odessa. FL Psycho l ogic

Comportami ento organizacional bases y fundamentos

Horney, Karen (1950). Neurosis and Hum an Grow t h. New York Nor ton.

Hochschild, Arlie R. (1983). The Managed Heart. The Commercialization of Human Fee/ing. Los Angeles, CA

University of California Press.

Jung,

Carl

G.

(1972). Teorías del Psicoanálisis. Ba rce lona Plaza y Jané s.

Jung,

Carl

G.

(1990). Las relaciones entre el Yo y e/ Inconsciente. Ba rc elona Pa1dós

Kelly, George A. (1966). Humanistic methodology in psychological research. Wa ltham, MA Brandeis Unlver-

sity

Martinez-lñigo, David (2001). Evolución del concepto de Trabajo Emocional: dimensiones antecedentes y

consecuencias. Una revisión teórica . Rev ist a de psiCOlogía del Traba¡o y de las Organizaciones Vol l 7

Maslow,

Abraham (1954). Motivation and Personality. New York Ha rper & Row

Mischel,

Walter (1998) . Teoría de la personalidad. Méx1co McGraw-Hill.

Mlschel, Walter y Shoda, Yvichi (1995). A cognitive-affective system theory ofpersonality: Reconceptualizing sttuations, dispositions, dynamics, and invariance in personality structure. Psycholog1cal Rev1ew Vol. 102.

Morln Edgar (1977). Le Methode . Vol . l. La nature de la nature. Pa rís Sml.

Morln, Edgar (1992). El paradigma perdido. Barcelona Ka iros.

Morris, J. Andrew y Fieldman, Daniel C. (1996). The dimensions, antecedents and consequences of emo-

tiona//abour. Academy of Management Rev1ew Vol. 21 Nº 4. Murray, Henry (1943). Thematic Apperception Test Manual. Cambridge, MA Harvard University Press. Murray Henry (1938). Explorations of Personality. New Yo rk Oxford University Press .

Prlgoglne, llya y Stengers, lsabelle (1979). Order Out of Chaos. Par ís Ga llima rd.

Robblns,

Stephen (1999). Comportamiento Organizacional. Méx 1co Pren t ice-Hal l.

Robblns,

Stephen y Judge, Timothy (2009). Comportamiento Organizacional. Méx ico. Prentice- Hall

Rogers,

Carl R. (1951). Client-Centered Counselling. Boston Houghton-Miff l 1n

Roldán, Julio (1990). Gonzalo, El Mito. Lima Concytec

Rotter, Julian B. (1960). Sorne implications of a sociallearning theory for the prediction of goal directed be- havior from testing procedures. Psychologica l Rev1ew Vol. 67

Rotter, Jullan B., Chance, June E. y Phares, E.Jerry (1972). Applications of a sociallearning theory of perso-

nality. New York Ho lt, Rinehart & W1nston .

Schneider, Benjamin, Smith, D.Brent, Taylor, Sylvester y Fleenor, John (1998). Personality and organiza-

tions: a test of the homogeneity of persona/ity hypothesis . En Journa l of Applied Psycho logy Jun1o.

Shoda Yvivhi, Mischel Walter, Peake Philip K. (1990). Predicting adolescent cognitive and self-regulatory competencies from preschoo/ de/ay of gratification: identifying diagnostic conditions. Deve lopmen t al

Psychology Vol. 26. Sklnner, Burrhus Frederick (1953). Science and Human Behavior. New York The Macmillan Company

Sklnner, Burrhus Frederick (1971). Ciencia y Conducta Humana. Barcelona Fontanella

Spector, Paul E. (1982). Behavior in Organizations as a Function of Employee's Locus of control '; en Psychol-

ogy Bulletin Mayo

Watson, John B. (1930).

Behaviorism , Revised edi tion . Ch icago Unive rsity of Chicago Press.

Welten, Wayne (2002)./ntroducción a la Psicología: temas y variaciones. Sao Paulo Pionera Thompson Learn-

ing