Sei sulla pagina 1di 117
Índice Sinopsis Capítulo Uno Capítulo Dos Capítulo Tres Capítulo Cuatro Capítulo Cinco Capítulo Seis Capítulo

Índice

Sinopsis

Capítulo Uno

Capítulo Dos

Capítulo Tres

Capítulo Cuatro

Capítulo Cinco

Capítulo Seis

Capítulo Siete

Capítulo Ocho

Capítulo Nueve

Capítulo Diez

Capítulo Once

Capítulo Doce

Capítulo Trece

Capítulo Catorce

Capítulo Quince

Sobre la Autora

Staff

Visítanos

Sinopsis

Con las elecciones cerca y su padre deseando un asiento en el Parlamento,

Leandro Christopoulos necesitaba cambiar su imagen pública de un corredor de autos clandestino y playboy a un aburrido y recto modelo a seguir.

clandestino y playboy a un aburrido y recto modelo a seguir. La solución: Bobby Granger. Bobby,

La solución: Bobby Granger. Bobby, diminutivo de Roberta, supuestamente la chica más inteligente de la escuela y recientemente elegida como Joven Filántropo del Año.

Desafortunadamente, ella no era su tipo -sarcástica, chapada a la antigua, ratón de biblioteca, y lo más importante de todo: del tipo que necesitaba estar enamorada antes de irse a la cama con un chico.

Una chica que necesitaba mucho esfuerzo fue su primer pensamiento. Buscar otra chica fue lo que le dijeron sus primeros instintos. Pero entonces Leandro accidentalmente la vio desnuda, y supo que sólo iba a tener que mentir sobre estar enamorado de ella.

Capítulo Uno

No sabía que Derek Christopoulos tenía un hermano.”

“Oh, por Dios, se parecen tanto. Deben ser parientes.”

“Oh, por Dios, se parecen tanto. Deben ser parientes.” “Que alguien me pellizque. Debo estar muerta

“Que alguien me pellizque. Debo estar muerta o soñando. Estoy a punto de tener un orgasmo por tan sólo ver a esos dos. No es justo tenerlos juntos así. Nos van a tener a todas sin aliento. Oh, por Dios, vienen hacia acá…”

Leandro Christopoulos miró a su primo mayor con una vaga diversión en los ojos, que eran del mismo tono azul oscuro que los de Derek. Ambos eran también altos, de pelo oscuro, piel olivácea y aspecto robusto, todas características típicas de su herencia griega.

Risitas nerviosas, chillidos, miradas boquiabiertas todo lo que podría esperarse de las groupies de las estrellas de rock. Así era como estaban actuando las chicas alrededor de ellos. Era una locura.

Comentó inexpresivamente en su lengua nativa:

¿Cómo es que tu Jaike soporta toda la histeria que causas?

Derek se sonrojó.

No es algo que busque deliberadamente había un ligero tono defensivo en su voz.

Leandro esbozó una sonrisa torcida.

Como siempre, tu problema es que eres demasiado amistoso y encantador, como un condenado príncipe.

Soy

como

soy,

y

Jaike

sabe

que

sólo

la

quiero

a

ella

Derek

dio

explícitamente unos golpecitos al anillo en su dedo.

El anillo de compromiso tenía a Leandro sacudiendo la cabeza. A pesar de que su primo era mayor que él por varios años, en su opinión, Derek aún era demasiado joven para comprometerse. Ya había conocido a la prometida de Derek, Jaike, por supuesto. Era una chica encantadora, pero eso no significaba que Derek tenía que casarse con ella de inmediato.

que Derek tenía que casarse con ella de inmediato. Derek era uno de los solteros más

Derek era uno de los solteros más deseables de su país, vástago de una dinastía política y heredero de un imperio mercantil griego. ¿Por qué habría de atarse a sí mismo tan pronto en la vida? ¿Acaso Derek era lo suficientemente tonto para creer que lo que tenía era amor verdadero en lugar del resultado de una fuerte compatibilidad y atracción sexual?

Y por fin, está es la cafetería dijo Derek, sacando a Leandro de sus pensamientos. Es una de las más hermosas del mundo, ganando premios en todo el mundo.

Leandro asintió, observando sus alrededores con fingido interés. Estaba hermosamente decorada con madera y colores crema, pareciendo más como el lobby de un hotel que una cafetería para estudiantes.

De hecho, todo lo concerniente a la Universidad Christopoulos era hermoso, pero lo dejaba frío. Si tuviera que ser honesto al respecto, lo dejaba sombrío. Todo esto, todo sobre América, le recordaba a Leandro el maldito embrollo que había hecho de su vida.

Derek miró a su primo concienzudamente, pensando cuidadosamente en lo que su primo tenía que decir a continuación. Al final, ya que su primo odiaba hablar deshonestamente, dijo con cuidado:

Sé por qué estás aquí. Tu madre le ha dicho a mis padres, quiénes me dijeron a mí. No soy del tipo que se entrometa así que descansa tranquilo que no intentaré ordenarte de ningún modo. Sin embargo, también pido que respetes la

mayoría de las reglas, ya que no me gustaría que la universidad tenga alguna clase de desagradable reputación que pudiera estar vinculada a nuestro nombre.

Entendido y Leandro entendía.

Derek sólo se refería a una cosa… y esa

era ya no unirse a ninguna carrera clandestina.

¿Tienes alguna pregunta?

Leandro hizo una pausa para después preguntar seriamente. ¿Puedes recomendarme alguna chica que pueda ganarse la aprobación de mis padres? Necesito tener una novia para este fin de semana.

padres? Necesito tener una novia para este fin de semana. Las cejas de Derek se alzaron

Las cejas de Derek se alzaron rápidamente.

¿Una novia?

De preferencia alguien aburrida y simple, súper inteligente, una chica buena que cualquier madre pudiera amar tener como nuera.

Las chicas buenas huirían de ti apenas verte.

Una sexy sonrisa destelló en sus labios, pero no llegó a los ojos de Leandro, convirtiéndolo en un hombre guapo pero frío.

No creo que exista alguna chica que rechazaría todo lo que tengo que ofrecer no estaba jactándose sólo decía la verdad. Había estado recibiendo proposiciones de mujeres extremadamente hermosas que le doblaban la edad cuando él apenas había tenido trece años.

Bueno, no voy a ser capaz de recomendarte a nadie. Eso no es diferente a ofrecer un cordero para sacrificio, sabiendo que probablemente lastimaras a cualquier chica con la que salgas.

Pero dolerá tan bien argumentó Leandro, y para demostrar su punto, se permitió sonreír ligeramente.

Las chicas a su alrededor suspiraron.

Derek sacudió la cabeza.

Sea lo que sea que estés planeando, no va a funcionar. Mi consejo es: si necesitas una novia, entonces encuentra a alguien de quién enamorarte revisó su reloj, frunciendo el ceño cuando se dio cuenta de la hora. Tengo una junta con el comité en unos minutos. ¿Volvemos?

Creo que me quedaré aquí un rato, tal vez coma algo o algo así antes de regresar a mi habitación. ¿Sigue en pie lo de esta noche?

Definitivamente. Jaike está emocionada por cocinar para ti.

Definitivamente. Jaike está emocionada por cocinar para ti. Leandro reprimió un gruñido. —Por favor dime que

Leandro reprimió un gruñido.

—Por favor dime que no es…

Así es. Así que vas a tragarte cada maldita cucharada, y después vas a decirle que te gustó Derek sonrió mostrando los dientes. Decía cada palabra en serio. No iba a dejar que nada ni nadie molestara a la mujer que amaba de ningún modo.

Leandro sí gruñó entonces. La comida de Jaike era horrible, más cuando se trataba de comida griega.

Eres un maldito sádico.

Nah. Sólo estoy enamorado.

Se atragantó.

¿En serio acabas de decir eso con una cara seria?

Dereck sólo sonrió, y a diferencia de la de su primo, ésta llegó a sus ojos, haciendo que las chicas suspiraran aún más fuerte de lo que lo hicieron cuando experimentaron la seductora potencia de la sonrisa de Leandro Christopoulos.

Un día, vas a encontrar otra chica a la que vas a amar más que a tu moto. Y entonces voy a ser yo quién se ría de ti…

Leandro esbozó una sonrisa torcida.

Eso no va a pasar nunca, primo.

Famosas últimas palabras, pensó Derek

pasar nunca, primo. Famosas últimas palabras , pensó Derek Roberta “Bobby” Granger iba de regreso a
pasar nunca, primo. Famosas últimas palabras , pensó Derek Roberta “Bobby” Granger iba de regreso a

Roberta “Bobby” Granger iba de regreso a su mesa cuando se dio cuenta con retraso de que ya no era su mesa. ¿Qué demonios?

Se apuró a su mesa tan pronto como pudo sin derramar los contenidos de su bandeja. Su ánimo no había sido bueno para comenzar, considerando el mensaje de texto que recibió temprano en la mañana. Y después esto.

Cuando llegó a su mesa, dijo educadamente:

Disculpe el chico en su mesa sentado en su asiento era alto, lo suficientemente alto como para casi ser de la misma estatura que ella incluso estando sentado. Tal vez el hecho hubiera sido intimidante para otros, pero no para ella.

Cuando él siguió sin darse vuelta, ella se aclaró la garganta y habló más

fuerte:

¡Disculpe!

Él se volteó lentamente, su movimiento gritando renuencia, e hizo que Bobby rechinara los dientes. El vaso de leche de soya en su bandeja se deslizó un poco a la izquierda. Carajo.

Ese es mi asiento, señor dijo Bobby mientras acomodaba su agarre en la bandeja—. Así que si pudiera por favor… —Bobby alzó la vista y olvidó el resto de lo que tenía que decir.

Bobby parpadeó. Dos veces. Tres veces. Guapo fue su primer pensamiento. ¿En serio era posible

Bobby parpadeó.

Dos veces.

Tres veces.

Guapo fue su primer pensamiento.

¿En serio era posible para alguien ser así de guapo? No parecía justo. Cabello negro medianoche y piel olivácea que hablaban de una herencia mediterránea al igual que unos apasionados ojos azules enmarcados con largas pestañas negras por las que ella hubiera matado personalmente. Iba vestido con una simple camiseta blanca y un par de jeans desgastados, y tenía lo que parecía ser el tatuaje de un grifo alrededor del brazo.

Cuando ella no dijo nada, él le dio la espalda.

¡Guapo… y maleducado!

El mal genio de Bobby explotó.

Disculpa dijo de nuevo, esta vez entre dientes apretados. Sus brazos estaban comenzando a dolerle por el peso de la bandeja también, haciendo que estuviera más enojada.

¿Cuál demonios era su problema? El sonido de la enojada voz tenía a Leandro Christopoulos cerrando los ojos. La chica parecía ser más insistente que la mayoría. O quizás era porque estaba en América y la gente aún no estaba familiarizada con su humor. En casa, las chicas sabían por su reputación que a Leandro no le importaba que interrumpieran su privacidad siempre y cuando les hubiera dado la señal para que se acercaran. De otro modo, lo dejaban en paz, como deberían hacerlo ahora.

DISCULPA.

Las palabras y cómo la chica estaba prácticamente siseándole tenían a Leandro incrédulo. Se dio la vuelta de nuevo y exigió bruscamente:

¿Qué quieres? sólo quería terminar con esto.

La vio más detenidamente esta vez. Cabello castaño rojizo que casi lo tenía resoplando. Típico. Deslumbrantes ojos verdes y un rostro ovalado que estaba sonrojado de ira. Su mirada descendió. Blusa de talla grande, abrochada hasta arriba camisa de novio era como su hermana menor la describió, si recordaba correctamente- junto con unos jeans regulares y flats.

correctamente- junto con unos jeans regulares y flats. Ella le dijo glacialmente: — Estás en mi

Ella le dijo glacialmente:

Estás en mi asiento.

Él hizo ademán de ver a su alrededor e incluso revisó la parte de atrás de su

silla.

No veo nada aquí que tengo tu nombre.

Bobby jadeó, incapaz de creer que alguien tan guapo pudiera ser tan ¡ímbecil! Pero debería haberlo sospechado, pensó, rechinando los dientes. La gente guapa siempre era así. En serio debería haberlo sabido.

Haciendo

matando:

malabares

con

su

bandeja

porque

los

brazos

ya

la

estaban

Dejé mi libro en la mesa para que la gente supiera que la aparté.

Siguiendo su mirada, Leandro vio que era verdad que había dejado un libro en la mesa, algo que no había notado porque había estado demasiado distraído con sus pensamientos. Leandro raramente se equivocaba, y el hecho de que ahora lo estaba no sentaba bien con él en absoluto.

Dijo bruscamente:

Puedes sentarte en la otra silla entonces indicó la silla vacía en el lado opuesto como un rey concediendo un favor a un esclavo.

¿Puedo?

¿Puedo

sentarme?

¿Quién

demonios

se

creía

que

era?

Completamente harta ahora, Bobby azotó la bandeja sobre la mesa.

¿Eres estúpido? Yo estaba aquí primero así que tengo el derecho de echarte a patadas de la silla.

Leandro respondió mirando a la chica de arriba abajo. Ella medía… ¿qué? ¿Un metro cincuenta y siete centímetros? Él era más de treinta centímetros más alto que ella y probablemente pesaba lo doble. Dijo despectivamente:

ella y probablemente pesaba lo doble. Dijo despectivamente: — Lo puedes intentar. ¿Por qué, el… Sin

Lo puedes intentar.

¿Por qué, el…

Sin dudarlo, Bobby lo pateó en la barbilla. Con fuerza.

El súbito dolor en su barbilla casi tenía maldiciendo a Leandro. Su mirada regresó rápidamente a la chica, incredulidad y rabia delineando su voz cuando gruñó:

¿Por qué hiciste eso?

¿Tienes que preguntar? espetó. Él se paró de repente y Bobby casi da un paso atrás. Él en serio era alto. Y letal. Había un aire de peligro a su alrededor de la que ella apenas comenzaba a darse cuenta y las palabras me retracto rondaron sus labios.

Si este tipo se ponía furioso y destrozaba todo a su paso como Hulk, estaba segura de que ella sería su primera víctima.

Di lo siento, le urgió su consciencia. Sabes que tú fuiste grosera primero.

Bobby testarudamente apartó ese pensamiento. Maleducada o no, no podía obligarse a decir lo siento. Era demasiado orgullosa para hacerlo.

Cuando la chica no dijo lo siento y simplemente lo fulminó con la mirada con rebeldía, Leandro se encontró a sí mismo experimentando un fuerte deseo de ponerla sobre sus piernas y darle una buena nalgada. Las chicas en su tierra natal no eran así. Ellas conocían su lugar, y era respetar y servir a los hombres de su vida.

Su mirada echo un rápido vistazo a sus alrededores y vio que todos en el interior de la cafetería los estaban viendo. Sabía que tenía que dejar la mesa. Le molestaba tener que admitir que ella sí había “reclamado” la mesa primero, pero Leandro sabía que era verdad.

Sin embargo, no tenía intención de dejarla con la última palabra.

no tenía intención de dejarla con la última palabra. Indicó la mesa. — Toda tuya. —En

Indicó la mesa.

Toda tuya.

—En realidad es…

Leandro dio un paso al frente, la tomó de la nuca y cerró sus labios en los de

ella.

Ella se congeló, el shock manteniéndola inmóvil. Cuando los labios de ella se separaron instintivamente por la sorpresa, Leandro no dudó en profundizar el beso, su lengua adentrándose para marcarla con su sabor, asegurándose de que nunca lo olvidaría a él o su beso.

Leandro pensaba seducirla, pero con lo que no contaba era con ser seducido en respuesta. La boca de ella era una mezcla única de dulce y picante, su química sexual combustible en su calor explosivo. Así de cerca, él estuvo súbita y explícitamente consciente de su suavidad, su femenino aroma, y cuando su polla se elevó, las bolas doliendo de necesidad, Leandro se apartó abruptamente.

Incluso cuando su cuerpo protestó por la súbita ausencia de contacto, Leandro se las arregló para mirar a los ojos de la fiera pelirroja con una fría mirada.

Te he visto, mégaira. ¿Todo ese ruido era para que te notara, no es cierto?

Mientras las palabras se asentaban, ella dejó escapar un fuerte jadeo, y Leandro añadió sedosamente:

La próxima vez, sólo necesitas pedirlo.

Capítulo Dos

Tras darse palmadas en la espalda de cada uno como saludo, Derek dijo

palmadas en la espalda de cada uno como saludo, Derek dijo secamente: — No pierdes el

secamente:

No pierdes el tiempo, ¿cierto? Oí lo que pasó ayer comenzaron a bajar por la alfombra roja, ambos deteniéndose de vez en cuando en cuanto un fotógrafo particular fue persistente en tomar una foto.

Esta noche, los padres de Derek estaban auspiciando un prestigioso evento premiando a los más jóvenes y prolíficos filántropos del país. No era el tipo de evento que Leandro normalmente honraría con su presencia allá en su país de origen, pero ahora era un hombre nuevo. Este evento debería encaminarlo en la dirección correcta y con suerte a la aburridamente mujer perfecta para convertirla en su novia temporal.

Fue un incidente desafortunado le respondió Leandro a Derek con una mueca. No estaba particularmente orgulloso de dejar que su temperamento sacara lo peor de él durante el incidente de ayer. Pero había estado de un humor de perros para comenzar, y el temperamento de mal genio de la chica simplemente lo hizo sentir insolente.

Cuando Derek lo había dejado ayer en la cafetería, Leandro había recibido una llamada de casa, y las noticias no habían sido buenas. Su padre permaneció en el hospital ya que había una fuerte posibilidad de que pudiera sufrir de otro infarto.

El primero de los cuales lo había provocado él.

Estaba de mal humor. Recibí noticias de la condición de mi padre y no habían sido… buenas. No es excusa, pero no era yo mismo ayer.

Derek dijo con seriedad:

Siento lo de Tío Orion, Leandro. Pero él es un luchador. Lo superará.

Leandro simplemente asintió, no deseando que Derek supiera que una parte

de

él creía que Dios se llevaría a su padre como un castigo hacia Leandro.

Por cierto, ¿quién era la chica? Derek quería distraer a su primo menor,

la

oscura apariencia en el rostro de Leandro haciéndole fácil adivinar cuáles eran

rostro de Leandro haciéndole fácil adivinar cuáles eran los pensamientos del otro hombre. No se molestó

los pensamientos del otro hombre. No se molestó en decirle a Leandro que él no

tenía la culpa de lo que había sucedido. Eso era algo que Leandro tenía que aprender por sí mismo.

Sabes lo que pasó. No había modo de que pudiera preguntarle su nombre.

Derek no pudo evitar sonreír ante eso.

Ella de verdad te hizo enfadar, ¿cierto?

Ella es una arpía.

Ah la madre de Leandro, Elena, era la mujer más dulce del mundo, dócil

y sumisa, una perfecta esposa para un griego tradicional. Había causado

inadvertidamente que Leandro tuviera algún tipo de expectativas irreales de las mujeres de hoy.

Nunca nadie había sido tan grosero conmigo le contó rígidamente Leandro. En Grecia, todos, hombres o mujeres, lo habían tratado con el más profundo respeto, casi llegando a la adoración. Él era después de todo un Christopoulos, y más que eso, él era el hijo de Orion Christopoulos, uno de los políticos más grandes de la historia. Si alguien tenía el poder de reinventar la política de Grecia y erradicar la corrupción de su sistema, ese sería su padre.

Se preguntó si habría actuado diferente si la arpía pelirroja simplemente le hubiera pedido de buena manera que se fuera. Tal vez. Pero no ella no lo había hecho, así que eso había pasado.

Eso siendo el beso que sorprendentemente lo había mantenido despierto en la noche. Cuando Leandro por fin se había dormido, sólo fue para soñar con él besándola, y no sólo sus labios esta vez.

Los labios de Leandro se tensaron ante el pensamiento. ¿Por qué demonios seguía pensando en ella? Ella no era para nada, nada, su tipo. A él le gustaban las mujeres altas, despampanantes, sexys, y sobre todo, quería que su mujer supiera que su palabra era ley. Maldición, ¿era eso mucho pedir?

que su palabra era ley. Maldición, ¿era eso mucho pedir? Una edecán los condujo a la

Una edecán los condujo a la fila del frente, y quitó las etiquetas que indicaban dónde estaban sus asientos.

Por favor díganme si hay algo más que necesiten dijo cálidamente mientras les entregaba las copias de sus programas a los hombres Christopoulos. Esperen a que las chicas se enteren de esto, pensó ella con emoción para sí misma. No tenía esperanzas con Derek Christopoulos, sólo alguien viviendo bajo una roca no sabría de lo mucho que amaba a su prometida. Pero el otro Christopoulos era un caso completamente diferente.

Leandro Christopoulos era tan deliciosamente masculino. Era difícil aceptar el hecho de que en realidad sólo tenía veintiún años de edad y seguía en su último año de universidad.

La invitación en los ojos de la chica era obvia, pero Leandro simplemente asintió.

Gracias sus días de aventuras de un minuto habían terminado, había sido en el momento en que descubrió que sus salvajes travesuras habían puesto en peligro severamente la vida de su padre.

Cuando estuvieron solos, Derek comentó:

Me sorprende que no aceptaras su oferta.

Quizás llegue a oídos de mi padre. La única chica que voy a follar mientras estoy aquí es mi novia.

Derek suspiró.

Estás loco.

No. Desafortunadamente, no lo estoy. Estoy desesperado.

— No. Desafortunadamente, no lo estoy. Estoy desesperado. —Tu padre nunca te pidió que… — Su

—Tu padre nunca te pidió que…

Su posición en las encuestas sufrió por mi culpa, y el modo más rápido de redimirme ante el ojo público es dejarlos saber que he cambiado. No más carreras clandestinas, no más mujeres, no más nada excepto lo que hacen los chicos buenos Leandro volteó el programa para que pudiera ver la lista de premiados al reverso gravados en letras doradas. Esto, quienquiera que sea que ganó el primer lugar, es el tipo de chica que necesito.

Entonces te llevarás una decepción. Ella y mi madre son buenas amigas, y lo que sé de ella por lo que me contó mi madre me dice que no va a acceder a ser tu novia.

Leandro se encogió de hombros, sin estar afectado por la advertencia de Derek. Él no era un buen hombre, y no profesaba saberlo todo. Pero algo sobre lo que sí sabía era sobre mujeres, y sabía lo suficiente como para poder hacerlas gritar de placer sexual con unos cuantos movimientos de sus dedos. Sabía dónde morder, dónde besar, dónde no tocar para tenerlas jadeando su nombre.

Dirá que sí.

Una hora después, la ceremonia había finalmente llegado a su fin y los premiados habían sido llamados al frente. Leandro se enderezó en su asiento, esperando impacientemente para ver a la que había decidido hacer su novia. Esperaba que fuera lo suficientemente agradable a la vista pero aunque no fuera su tipo, no lo persuadiría del camino que había decidido tomar.

Damas y caballeros anunció orgullosamente la madre de Derek, Samantha Christopoulos, les presento a nuestra Joven Filántropo del Año, la Srta. Roberta Granger.

Una mujer bajita subió al escenario, vestida simplemente con una blusa blanca y pantalones mientras las demás premiadas estaban vestidas con brillantes vestidos y tacones altos, del modo en que una filántropa no se veía. Más y más se convencía de que había hecho la elección correcta.

Incluso usa lentes, pensó Leandro con aprobación.

La chica llegó al lado de Samantha y tomó el trofeo de la mujer mayor, su conversación demasiado baja para que el micrófono la recogiera. Volvió el rostro hacia la multitud.

la recogiera. Volvió el rostro hacia la multitud. Maldición . Lo dijo de nuevo, esta vez

Maldición.

Lo dijo de nuevo, esta vez en voz alta, y Derek lo miró bruscamente.

¿Qué pasa? preguntó Derek.

Leandro dijo sombríamente:

Hace un rato me preguntaste cuál era su nombre. Bueno, ahora lo sé indicó con la cabeza hacia el escenario. Roberta Granger.

A Derek le llevó un momento reaccionar, y después sonrió.

Buena suerte, Leandro. La necesitarás. Y mucho.

Capítulo Tres

Hay un joven que quiero que conozcas le confesó Samantha

un joven que quiero que conozcas — le confesó Samantha Christopoulos entusiasmada. Así que por eso

Christopoulos entusiasmada.

Así que por eso la mujer mayor se aferraba a su brazo con tanta fuerza, se dio cuenta Bobby con una mueca. Aun así, ella trató de apartarse. El asimiento se apretó. Bobby suspiró.

Sabes que te adoro, tía Sam, pero esto tiene que parar. No estoy buscando un novio.

Debieras.

¿Mi mamá sabe que me estás animando a tener una relación?

Samantha pareció ofendida.

¡Por supuesto!

Era el turno de Bobby de estar ofendida.

¿Lo sabe?

Oh, vamos, no te enojes con ella. Sabes que ambas sólo estamos preocupadas por ti Samantha apretó el brazo de la chica más joven cariñosamente. El problema contigo es que dejas que el pasado te afecte demasiado.

Bobby se encogió de hombros.

No te solía faltar tanta confianza en ti misma la reprendió Samantha.

No me falta confianza en mí misma protestó Bobby. Hago talleres todo el tiempo, charlas públicas…

Eso no es lo que quiero decir y lo sabes. Solías tener más confianza en ti misma como una mujer.

Solías tener más confianza en ti misma como una mujer. — Tía Sam, tengo confianza como

Tía Sam, tengo confianza como mujer. Sólo que no estoy tan ciega como lo estaba en el pasado acerca de quién soy realmente ahora, ella entendía perfectamente que no era del tipo que la mayoría de los hombres consideran atractiva. Era demasiado pálida, demasiado curvilínea, y demasiado inteligente para su propio bien.

Inconscientemente se enderezó ante el pensamiento, como si se preparara a sí misma para el desdén de los demás. A ella no le importaba lo que pensaran los demás, se dijo Bobby a sí misma. Lo que le mas le importaba era su caridad y asegurarse de que los niños que dependían de ella fueran atendidos por el resto de sus vidas.

Bobby trató de alejarse de nuevo, con la esperanza de que pudiera tomar a la mujer mayor por sorpresa, pero Samantha todavía se aferraba a ella con fuerza.

Tía Sam, ¿en serio?

Samantha de repente parecía frágil, pero su voz era fuerte cuando le dijo a Bobby:

Si me dejas, todo el mundo va a pensar que abandonaste cruelmente a una anciana como yo por la fiesta.

Bobby gimió.

Eres tan astuta.

Sólo haz esto por mí por favor, Bobby. Sólo sé amable con él y no dejes que tus prejuicios se muestren. Prometo que te divertirás con él.

No tengo tiempo para divertirme.

Lo tienes. Simplemente no quieres Samantha asintió y sonrió a aquellos que la saludaron pero no se molestó en detenerse por ninguno de ellos. Ella había tenido suerte en conseguir que Bobby cooperara con ella hasta aquí, y lo sabía. Si bajaba la guardia por un segundo siquiera, Samantha estaba segura de que la chica correría como loca hasta la salida.

segura de que la chica correría como loca hasta la salida. La fiesta posterior a la

La fiesta posterior a la ceremonia de premiación estaba yendo muy bien, con el doble de personas esperadas llegando. Era sin lugar a dudas porque todo el mundo quería echarle una mirada a su sobrino, pensó Samantha con cariño. El hecho de que había otro Christopoulos en medio de ellos y éste, solterotenía a todo el mundo excitado, desde madres que buscaban la combinación perfecta para sus hijas hasta las más jóvenes y sofisticadas mujeres que esperaban por la oportunidad de engancharlo antes de que todo el país se diera cuenta de su presencia.

A diferencia de Derek, mi sobrino es 100% griego.

Lo que lo hace un chovinista.

acordó

diplomáticamente. Él es muy famoso en Grecia porque ha ganado muchas carreras.

Muy

protector

de

las

mujeres

en

general,

ella

¿Carreras de caballos?

—Eh… no. De motos.

Bobby suspiró.

Esto se está poniendo peor, tía Sam. Realmente deberías parar antes de que esto se vuelva embarazoso para todos nosotros. Soy una nerd y él compite en carreras de motocicletas. ¿Cómo en el mundo crees que vamos a llevarnos bien? "

Como el fuego cuando se encuentra con fuego contestó una voz oscura.

La mandíbula de Bobby cayó ante la respuesta inesperada, pero antes de que pudiera averiguar quién era, casi chocó con una pared de músculos duros como piedras.

¡Leandro!

¿Era el sobrino de Samantha entonces?

Ella levantó la vista, y su mandíbula se aflojó aún más.

levantó la vista, y su mandíbula se aflojó aún más. — ¿Tú? Casi como si les

¿Tú?

Casi como si les hubieran dado una señal, la orquesta que tocaba en el escenario comenzó una nueva canción, y Leandro contestó tomando su mano y llevándola a la pista de baile.

Detrás de ellos, Samantha gritó alegremente:

¡Diviértanse!

Leandro esperaba que Roberta Granger tratara de escapar de él, y lo hizo. Pero por supuesto él estaba listo para ella, y su brazo simplemente se apretó alrededor de su cintura. Por si acaso, también la atrajo hacia él, tomándola de nuevo por sorpresa. Ella terminó completamente pegada a su cuerpo, y mientras los hacía dar vueltas, él bajó la vista hacia ella.

Ella estaba bufando enojada.

Eso era

esperado, también.

Trata de sonreír sugirió él. Todo el mundo nos está mirando.

Suéltame.

No él les dio la vuelta de nuevo.

Lo digo en serio.

Yo también estoy hablando en serio. Antes de que puedas hacer una escena, estaré besándote. Otra vez.

Sus ojos volaron de nuevo hacia él con enojada incredulidad.

ojos volaron de nuevo hacia él con enojada incredulidad. — ¿Hablas en serio? — Sí —

¿Hablas en serio?

y su polla se levantó, como para reafirmar lo serio que era. La reacción instantánea de su cuerpo hacia su proximidad y la mención de su beso requirió que Leandro pusiera renuentemente un poco de distancia entre ellos. Este no era el lugar ni el momento adecuado para que Roberta Granger se diera cuenta de lo mucho que lo excitaba por qué razón, ni Leandro lo sabía.

Bajando la mirada hacia ella, la mirada rebelde en su cara ovalada hizo a Leandro suspirar mentalmente.

Lo siento por lo que pasó ayer se obligó a decir.

¿En serio?

Él dijo con impaciencia:

¿Nadie te enseñó a ser amable al aceptar una disculpa?

Ella se sonrojó. Tenía razón en ese aspecto, pero ella no quería admitirlo. Ella replicó:

Habría sido amable si pensara que fuiste sincero.

Era su turno para sonrojarse.

Nunca sabes cuándo callarte.

Los ojos de ella destellaron.

¿Es esa tu manera de decirme que me calle? Porque déjame decirte…"

Él la besó.

Una vez más, la había callado besándola.

Esta vez, ella se las arregló para permanecer lo suficientemente consciente como para tratar de luchar. Tratar siendo la palabra clave porque sus esfuerzos habían sido completamente en vano. Él era tan fuerte que hacía que pareciera como si ella no estuviera rechazando su toque en absoluto. Se había detenido en medio de la pista de baile, con los brazos alrededor de ella como cadenas hechas de acero al rojo vivo.

Ella abrió la boca para gritar, pero tonta de ella, se olvidó de que era la única cosa que nunca debería haber hecho.

de que era la única cosa que nunca debería haber hecho. La lengua de él entró

La lengua de él entró a matar.

Y ese fue

el final. De su cordura.

Ahora, sus tambaleantes sentidos se hicieron cargo.

El impacto de su beso, su tacto, el calor de su presenciatodo la golpeó a la vez, y ella se quedó silenciosamente jadeando contra su boca mientras él profundizaba el beso. Ya no estaban bailando, y ella honestamente no tenía idea de dónde estaban. Todo lo que sabía en aquel momento era que este segundo beso era aún más alucinante, más estremecedor, y no podía pensar en otra cosa excepto él.

Sus labios eran suaves y firmes a la vez, exigentes y suaves, la forma en que se movía no dejando nunca alguna duda en su mente agitada de que él estaba en control.

Su lengua era hábil demasiado hábil, la forma en que se movía dentro de su boca, dejando una impresión duradera en cada centímetro que probaba y tocaba. Buscaba hacerle el amor a su lengua, y fue atraída sin remedio a este baile seductor y apasionado, la lengua de ella siguiendo su mando, bailando a su ritmo.

Al principio las manos de él habían estado destinadas a mantenerla en su lugar, pero ahora eran para darle apoyo, para evitar que se cayera, y ambos lo sabían. Una mano agarró su cuello, los dedos clavándose en la gruesa longitud de su cabello mientras que la otra mano estaba colocada posesivamente en la curva de

su cadera, sus dedos apretándose alrededor de su carne mientras él se inclinaba hacia adelante y ella hacia atrás, el beso interminable.

Alguien se aclaró la garganta. Varias veces.

Me alegro de que ustedes dos se lleven tan bien, pero están comenzando a hacer una escena, niños. ¿Creen que podrían continuar esto en un lugar más privado?

Las palabras necesitaron un momento para penetrar la mente de ella.

necesitaron un momento para penetrar la mente de ella. Y cuando lo hicieron… Bobby dejó escapar

Y cuando lo hicieron…

Bobby dejó escapar un gemido de shock y vergüenza, esta vez luchando en serio, obligando a Leandro a levantar lentamente la cabeza y soltarla. Él, al menos, parecía estar tan aturdido como ella lo estaba, como si no pudiera creer que no estaban en algún lugar privado, con la oportunidad de llevar las cosas más lejos.

Ella tuvo el más fuerte impulso de darle una bofetada por alguna razón. Sabía que era injusto sentir como si él se hubiera aprovechado de ella. Él podría haberlo hecho al principio, pero al final ella le había devuelto el beso. Aun así, tenía esa extraña necesidad de golpearlo y su mano en realidad comenzó a moverse.

El rostro de él se oscureció y una advertencia destelló en sus tempestuosos ojos azules.

No lo hagas dijo la palabra en un bajo murmullo, pero había un tono letal en él.

Golpéame y voy a hacer algo más que besarte.

La silenciosa advertencia hizo temblar a Bobby. Con un grito ahogado, ella se dio la vuelta para irse pero en su lugar chocó contra otra persona esta vez con un camarero llevando una bandeja llena de varios vasos de vino. Estos se

desplomaron, líquido salpicando más allá de la bandeja y a

ella.

La gente alrededor de ellos jadeó. Algunos incluso se atrevieron a reír. Y Bobby podría haber jurado que oyó alguien murmurar con saña:

¿No tiene ningún tipo de vergüenza? Ella lo está provocando para que la bese de nuevo.

Sus ojos cerrados con fuerza por la humillación. Era el pasado otra vez.

lo está provocando para que la bese de nuevo. Sus ojos cerrados con fuerza por la

Capítulo Cuatro

Capítulo Cuatro — ¿E lla está bien? La pregunta fue hecha con una voz inexpresiva, pero

¿Ella está bien?

La pregunta fue hecha con una voz inexpresiva, pero Samantha no se dejó engañar. Su sobrino se preocupaba más de lo que quería dejar ver, y el hecho de que lo estuviera ocultando era muy interesante.

Ella se está cambiando en mi habitación fue deliberadamente vaga.

Los labios de Leandro se apretaron.

¿Pero ella parecía estar bien? Era posible que él se hubiera permitido dejarse llevar demasiado antes, admitió para sí mismo a regañadientes. Pero en su defensa, no lo había hecho deliberadamente de ninguna manera. No había tratado de avergonzarla, y sin embargo de alguna manera lo había hecho de todos modos.

Samantha preguntó:

¿Por qué no vas a verla?

Leandro se encogió de hombros. Él preferiría estar muerto antes que admitir a cualquier persona que no quería correr el riesgo de estar solo con Roberta Granger de nuevo. Ella lo enojaba con tanta facilidad, y sin embargo con la misma facilidad lo excitaba. No tenía sentido cómo una chica como ella podía hacerlo sentir tanto cuando claramente ella pensaba que él era un imbécil de primera clase.

¿Has cambiado de opinión acerca de ella entonces? ésta fue de Derek, que tenía a su madre mirándolo con interés y a su primo con el ceño fruncido.

Hundió las manos en los bolsillos de su pantalón.

Sí. He cambiado de opinión acerca de ella dijo finalmente. No importaba cuanto deseara a la mordaz mujer, Leandro sabía que lo más inteligente de hacer era dejar las cosas en paz.

El beso de ayer había sido fenomenal, pero el beso de esta noche había sido revelador.

Le dijo una simple verdad: Roberta Granger era el tipo de chica que sólo dormía con un chico del cual ella pensara estar enamorada. Si él la hacía su novia falsa, sólo terminaría en dolor, y no habría nada falso en ello.

sólo terminaría en dolor, y no habría nada falso en ello. — La gente va a

La gente va a sacar conclusiones erróneas si no vas tras ella dijo Samantha tranquilamente. Sabía que estaba siendo injusta, haciendo sentir culpable a su sobrino por sus acciones deliberadamente. Pero se dijo a sí misma que el fin justificaba los medios. Estaba claro que Leandro y Bobby tenían una conexión, y estaba igual de claro que Leandro por alguna razónestaba decidido a no hacer nada al respecto.

Espero que puedas encontrarle una chica que lo haga darse cuenta de que uno no tiene que ser perfecto para ser amado, le había dicho Elena Christopoulos a Samantha cuando la había llamado anoche. Leandro ha estado muy alterado por el infarto de su padre, y se culpa a sí mismo por eso. No me ha dicho nada pero sé que va a hacer algo drástico, algo que él piensa que haría un hijo perfecto.

Si había alguien menos perfecto para Leandro, entonces esa sería la abierta y sarcástica Roberta, pensó Samantha. Y eso era lo que perversamente la hacía la chica perfecta para él al mismo tiempo.

Ella lo superará.

Algunas otras chicas tal vez, pero Bobby no lo hará.

Las palabras de Derek tenían a Leandro mirando a su primo bruscamente.

No estoy en posición de decir algo, pero ella pasó un muy mal momento en

la preparatoria. Eso la hizo más vulnerable de lo que parece a

los rumores.

Tiene que ver con un chico, ¿verdad?

Derek no respondió. No tenía que hacerlo. Leandro ya se estaba alejando.

No tenía que hacerlo. Leandro ya se estaba alejando. Leandro llamó a la puerta varias veces,
No tenía que hacerlo. Leandro ya se estaba alejando. Leandro llamó a la puerta varias veces,

Leandro llamó a la puerta varias veces, y cuando nadie contestó, trató con la perilla y la encontró sin pestillo. Apretó los labios con irritación. ¿Qué clase de idiota dejaba su puerta de hotel sin pestillo? ¿La estúpida chica no se daba cuenta de lo peligroso que era eso? Este podría ser un hotel de primera clase, pero aun así cualquier cosa podía pasar.

¿Roberta?

El nombre sonaba extraño en sus labios. No le sentó bien llamar a una mujer por el nombre de un hombre, y de alguna manera Roberta simplemente no le sentaba bien. Lo intentó de nuevo.

¿Bobby? Su sangre saltó en el momento en que lo dijo en voz alta, como si reconociera a la apasionada chica detrás del nombre.

Y sin embargo, todavía no había respuesta.

Con el ceño fruncido, cruzó el salón y trató con la primera puerta a la que llegó, que de nuevo estaba sin pestillo. Resultó ser un dormitorio, pero también estaba desocupado. Frunció el ceño. ¿Dónde diablos estaba? ¿Se había ido?

Oyó el sonido de otra puerta abriéndose y alzó la vista.

Bobby estaba saliendo del baño.

Desnuda.

Leandro aspiró, y el sonido, aunque apenas audible, hizo que Bobby levantara la vista bruscamente, su rostro palideciendo cuando se dio cuenta de que no estaba sola. Un segundo completo pasó antes de que ella pareciera darse cuenta de lo peor de su situación, y dejó escapar un grito de consternación.

¡Fuera! Sus manos volaron en pánico sobre ella, tratando de cubrir todo, pero fallando.

Leandro no podía dejar de mirar.

todo, pero fallando. Leandro no podía dejar de mirar. Ella era hermosa. Su cuerpo era perfecto.

Ella era

hermosa.

Su cuerpo era

perfecto.

Era el cuerpo de una mujer, del tipo con el que él pensaba que sólo podía soñar. Incontables mujeres habían estado a su cama, pero ninguna de ellas había sido así de gloriosamente curvilínea, la visión de ella dejando a Leandro completamente excitado.

Había venido aquí decidido a arreglar las cosas con ella y luego salir de su vida para siempre. Había estado decidido a no hacerla su novia falsa, a sabiendas de que ella no sería adecuada para ello. Pero esto…

Este hermoso cuerpo

Era irresistible.

Y todos los pensamientos de sentido común salieron volando de su cerebro.

Cuando ella hizo un movimiento para volver al baño, él hizo un movimiento también, y fue mucho más rápido que ella.

En un momento, él la tenía encerrada en sus brazos.

Ella comenzó a luchar. Duro.

Su agarre sobre sus brazos sólo se apretó, sus forcejeos de alguna manera sólo poniéndolo más excitado. Nunca había forzado a una mujer a la cama nunca

había tenido ninguna razón para hacerlo. Pero en este momento, no había nada que deseara más que dominar a Roberta Granger, para que se diera cuenta de que él era un hombre y que era suficientemente fuerte para dominarla.

Deja de luchar dijo él entre dientes.

¡Entonces suéltame!

¡Cuanto más luchas, más ganas me dan de tomarte!

Se quedó inmóvil, pero sus ojos dispararon fuego contra él.

quedó inmóvil, pero sus ojos dispararon fuego contra él. Él bajó la vista hacia ella -todo

Él bajó la vista hacia ella -todo el camino hasta sus pechos, sus gloriosamente desnudos y llenos pechos. Estaban tan deliciosamente bien formados y redondos que se preguntó si cabrían en sus manos. La idea de que no lo hicieran lo tuvo tragando con fuerza, su lujuria amenazando con deshacerse de lo poco de su auto-control que había sido capaz de mantener.

Pechos tan hermosos fuerte por control.

y la visión de ellos lo tenía luchando incluso más

Una mirada hambrienta había tocado su cara, y cuando Bobby se dio cuenta de lo que estaba mirando fijamente, no pudo evitar ponerse rígida.

Fue un mal movimiento.

Lo supo en el momento en que lo hizo, pero para entonces ya era demasiado

tarde.

Sus pechos, con sus erguidas puntas rosas, rozaron su pecho cuando ella se enderezó, y el contacto los hizo reaccionar a ambos como si hubieran sido alcanzados por un rayo.

Un gruñido escapó del hombre que la mantenía cautiva.

Ella se puso rígida de nuevo, algo de ese sonido recordándole a Bobby que este hombre era más peligroso que cualquier otro hombre que conocía. Estaba tan

fuera de su alcance que era terriblemente ridículo, y sin embargo, aquí estaba ella, desnuda en sus brazos.

Esta vez, no fue demasiado orgullosa como para suplicar. Era la única manera de salvarse a sí misma, para evitar que su vida cambiara. Ella sabía eso sin que él dijera una palabra, el conocimiento más intuitivo que empírico.

una palabra, el conocimiento más intuitivo que empírico. —Por favor, suéltame… — exclamó, el sonido una

—Por favor, suéltame… —exclamó, el sonido una mezcla de estupefacta incredulidad e insoportable placer cuando él agachó la cabeza, sus manos moviéndose hacia abajo para estrechar su cintura con fuerza mientras su caliente boca se cerró sobre un firmemente atraído rosado pezón.

Oh, Dios.

Esto no podía estar pasando.

Ella trató de aferrarse a su cordura, sus manos moviéndose hacia arriba para empujar contra sus hombros. Quería apartarlo de un empujón pero no pudo.

—Por favor…

Ella se detuvo.

Él había empezado a chupar.

Él. Estaba. Chupando. Su. Pezón.

Chupando.

Con fuerza.

Sus ojos se cerraron. Su cabeza cayó hacia atrás. Sus labios se separaron en un gemido silencioso.

Era demasiado.

Alguien golpeó furiosamente la puerta.

Leandro, tienes una llamada urgente. Es tu madre.

Capítulo Cinco

Oh, estás sola la voz era enfermizamente dulce, pero no lo

suficientemente dulce para esconder la malicia detrás de las palabras.

dulce para esconder la malicia detrás de las palabras. Bobby suprimió un suspiro. ¿Por qué la

Bobby suprimió un suspiro. ¿Por qué la vida universitaria era tan tristemente estereotipada como en las películas? Uno pensaría que al ver cómo los chicos buenos siempre ganaban al final, la gente se lo pensaría mejor y se daría por vencida en jugar el rol de Chica Pesada o Gilipollas Estúpido.

Pero no. No lo hacían. Porque eran chicas que de verdad eran pesadas y chicos que realmente eran gilipollas estúpidos. Como este par esperando burlarse de ella.

Alzó la vista, asegurándose de que su rostro estuviera en blanco.

No lo estoy.

La miraron boquiabiertos.

Está bien, lo estoy. Sólo estaba siendo sarcástica dado que estaban preguntando algo obvio señaló el asiento vacío frente a ella. Nadie está aquí en la mesa conmigo, así que por supuesto que estoy sola. ¿A menos que no sepan qué significa estar sola?

Seguían mirándola boquiabiertos.

Espero pacientemente, sabiendo que era demasiado esperar de su parte que ambos se alejaran con eso. Si hubiera sido cualquier otro, so podría haber sucedido. Pero esta era Valerie, la chica que la había odiado desde el comienzo. Y el tipo a su lado era Blaine, el tipo que la amaba tanto que había hecho todo lo que ella le había pedido, y eso incluyó convertir a Bobby es un hazmerreír.

Valerie fue la primera en recobrarse. Alta, rubia y hermosa, fulminó a Bobby con la mirada.

Alta, rubia y hermosa, fulminó a Bobby con la mirada. — ¿Te crees muy graciosa? Bobby

¿Te crees muy graciosa?

Bobby fingió estar sorprendida.

¿Lo hago?

Valerie la miró boquiabierta.

Blaine fue el más listo esta vez, dándole un codazo a Valerie cuando permanecía estupefacta.

Sigue siendo sarcástica murmuró entre dientes.

Valerie espetó:

Ya lo sabía miró a Bobby de forma asesina. Ya lo sabía.

Ella asintió sabiamente.

Sé que lo sabías.

La ira provocó que el rostro de Valerie se volviera de un color rojo más oscuro.

Tienes una piel bastante dura, ¿no es cierto? Después de dejar que todo el mundo supiera que eres una zorra, ¿todavía puedes mostrar tu cara en público?

Las palabras aguijonearon, pero Bobby tenía suficiente práctica para fingir que no era así. El orgullo la había salvado en su preparatoria, y continuaba siendo su salvavidas incluso en la universidad. Se obligó a sí misma a encogerse de hombros.

Si tanto te está molestando, entonces no me veas.

No te preocupes. Después de esto, voy a evitarte como la paria que siempre has sido. Eres tan zorra que incluso te las arreglaste para espantar al feroz Leandro Christopoulos.

Su voz se elevó, y Bobby se preparó mentalmente, sabiendo que lo que fuera a decir Valerie, iba a doler.

Lo has apartado por completo. Está de regreso en Grecia, divirtiéndose como si acabara de ganar su libertad de nuevo.

como si acabara de ganar su libertad de nuevo. Leandro espero a que sus agentes de

Leandro espero a que sus agentes de seguridad los dejaran solos, sus guardias mezclándose de nuevo con la oscuridad mientras se sentaban. El maître había querido darles la mejor mesa de la casa, pero Leandro había optado en su lugar por la más privada.

Después de dar sus órdenes, Leandro esperó impaciente a que el camarero estuviera a buena distancia antes de preguntar bruscamente.

¿Qué tan malo es?

Derek no se preocupó por ser cauteloso con las palabras.

Si ella no fuera tan fuerte, habría sido un infierno. Cuando te fuiste sin decir nada, la gente comenzó a especular el motivo. Valerie, la chica con la que Bobby tuvo una… pelea en la preparatoria, se aseguró que todos sacaran las conclusiones equivocadas. Cuando aparecieron las imágenes de ti festejando en Grecia…

Esas estaban destinadas a distraer al público. Lo sabes dijo severamente. Estuvo en el hospital las dos semanas enteras. Mi padre estaba luchando por su vida, maldición.

Lo sé. Todos en la familia lo saben, pero también porque tu padre no quiso que el público supiera la verdad, nuestras manos fueron atadas aquí. No me has dado permiso para dejar que Bobby sepa la verdad.

Y no lo había hecho porque había sido demasiado orgulloso, se dio cuenta Leandro con seriedad. En su mente, aún no había nada entre Bobby y él, y porque no había nada, su orgullo se había resistido a la necesidad de explicarle algo.

se había resistido a la necesidad de explicarle algo. Había estado listo para sufrir las consecuencias

Había estado listo para sufrir las consecuencias de la decisión que su orgullo lo había obligado a tomar, pero para lo que Leandro no había estado preparado era para el hecho de que Bobby también había sufrido las consecuencias.

Leandro hizo señas al camarero y ordenó un vaso de whisky, que se tomó de un sorbo tan pronto como fue servido. Cuando el ardiente líquido bajó por su garganta, de algún modo teniendo éxito en neutralizar su ira, preguntó lentamente:

¿Qué más sucedió?

Casi todos siguieron la guía de Valerie. Me las he arreglado para declarar y evitar que cualquier estudiante masculino la acose de algún modo, pero hay un límite a lo que puedo hacer antes de ser acusado de trato injusto. Jaike la ha invitado en repetidas ocasiones a que salga con nosotros, pero ya conoces a Bobby. Es orgullosa… —Derek hizo una mueca. Probablemente tan orgullosa como tú, sino más. Sabe que tratamos de protegerla, y no nos está dejando.

Ninguno de los chicos de la universidad la tocará, pero no puedo evitar que la miren. También, las chicas han estado haciendo comentarios sarcásticos en cuanto están al alcance auditivo de cualquier miembro de la facultad.

Cada palabra dejaba a Leandro enfermo. Dos besos… sólo dos malditos besos y había prácticamente arruinado la vida de Roberta Granger.

Sacudió la cabeza, su rostro blanco.

¿Ha sobrevivido a todo eso?

Derek simplemente dijo:

No es una chica ordinaria.

Las palabras golpearon duro a Leandro porque una vez, había pensado lo contrario.

No es el tipo de chica que se merezca que jueguen con ella, Leandro.

tipo de chica que se merezca que jueguen con ella, Leandro. — Lo sé, pero ahora

Lo sé, pero ahora es demasiado tarde. Mi padre se ha recuperado, y necesito deshacer el daño que mi pretensión ha causado. Necesito darle una oportunidad durante las elecciones sus puños se cerraron. Necesito hacerles creer a todos que he cambiado y ahora mismo, sólo alguien como Bobby puede hacer que eso suceda.

Capítulo Seis — ¡B obby, Bobby! La conocida voz hizo que Bobby se pusiera tensa

Capítulo Seis

¡Bobby, Bobby!

La conocida voz hizo que Bobby se pusiera tensa y después comenzó a

caminar rápido. Prácticamente estaba corriendo, pero antes de que pudiera llegar

a las puertas del restaurante, era demasiado tarde. Una mano se posó en su hombro.

¡Bobby!

Cuando se dio la vuelta, tenía una mirada de sorpresa en su rostro.

¡Tía Sam! ¡No te escuché llamarme!

Qué extraño, dado que todo el restaurante parece haberme escuchado excepto tú.

Bobby hizo una mueca. Realmente debería recordar que no servía para nada intercambiar insultos con Samantha Christopoulos. Era difícil ser sarcástica cuando la otra persona era tan maravillosamente… directa. Comenzó.

Si este va a ser otro de tus intentos de convencerme de que necesito darle otra oportunidad a tu sobrino…

Oh, cariño, para nada Samantha curvó el brazo alrededor del de la joven

y, dándoles la vuelta, regresó al comedor principal del restaurante.

Bobby no tenía otra opción más que caminar con ella.

¿Esto es siquiera una coincidencia?

No admitió Samantha alegremente. Solamente llamé a todos tus restaurantes favoritos y les dije que me llamaran en el momento en que hicieras una reservación con ellos.

Das miedo.

Lo sé.

Bobby frunció el ceño.

—Entonces… si esto no se trata de él, ¿sobre qué es?

si esto no se trata de él , ¿sobre qué es? Samantha pareció sorprendida. — No

Samantha pareció sorprendida.

No dije que no fuera sobre él. Sólo dije que no necesitaba convencerte — miró hacia el balcón y cuando Bobby siguió su mirada, fue entonces cuando… lo vio.

Por supuesto que trató de escapar después de eso, pero por supuesto que no pudo. Samantha era tan fuerte que Bobby tuvo que preguntarse si en lugar de implantes de silicona, Samantha había hecho que el doctor Beverly Hills le diera inyecciones de esteroides. ¿Cómo podía una mujer mayor ser tan condenadamente fuerte?

No voy a hablar con él siseó.

Sí, claro que lo harás, cariño. Él en verdad tiene algo importante que decirte, y estoy segura de que después de eso ya no vas a estar enojada con él.

Lo dudo.

Dale una oportunidad.

¿Para matarlo? En cualquier momento. ¿Para perdonarlo? Nunca.

Samantha chaqueó la lengua.

Eres tan dura, Bobby.

Dijo con gran sinceridad.

No estoy siendo dura. Sólo estoy siendo honesta.

Samantha se río.

Puedo ver que se las harás pasar canutas a mi sobrino cuando estén juntos.

las harás pasar canutas a mi sobrino cuando estén juntos. Fue el momento de Bobby para

Fue el momento de Bobby para reírse.

¿Juntos?

Pero Samantha no se molestó en contestar a eso dado que estaba demasiado ocupada sonriendo e intercambiando saludos con el diablo mientras mantenía un firme agarre en Bobby. Volteó hacia Bobby después con una sonrisa.

Nos encantaría que te nos unieras para cenar.

Umm, gracias por la oferta, pero estoy llena deliberadamente mantuvo los ojos puestos en Samantha, reticente a reconocer la presencia del diablo.

¿De verdad vas a fingir que no estoy aquí, mégaira?

Samantha parpadeó ante la última palabra. Esa era la palabra griega para arpía, pero del modo en que Leandro lo dijo, la palabra sonaba mucho como a una palabra cariñosa. Esto se estaba poniendo cada vez más interesante. Había visto crecer a este joven y nunca lo había escuchado referirse a otra mujer de otro modo más que su nombre. Siempre había sido un machote, y uno muy arrogante.

Bobby se dijo a sí misma que no debería morder la carnada. Que iba a tomar el nivel superior…

—Supongo que debería haber esperado que fueras así de infantil…

El nivel superior podía irse al infierno.

Se dio la vuelta, lista para espetarle por atreverse a llamarla infantil mientras que él había actuado como el imbécil más grande del mundo. Pero una vez más, ninguna palabra abandonó sus labios, todas atrapadas en su garganta mientras Leandro Christopoulos se inclinaba y cubría su boca con la de él.

Su beso era tanto dulce como pecaminoso, tierno y apasionado, y lo más sorprendente de todo, el beso cargaba el sabor a… arrepentimiento.

A pesar del modo en que su beso demolió sin compasión su autocontrol y la dejó intoxicada de deseo, una parte de Bobby se impresionó ante la comprensión. Este beso era su forma de decir lo siento sin perder su orgullo. Cuán completamente injusto… y extraordinariamente ladino.

completamente injusto… y extraordinariamente ladino. Samantha miró al par con cariño. Derek le había advertido

Samantha miró al par con cariño. Derek le había advertido que no interfiriera, pero había hecho caso omiso a su consejo. Le había dado la misma advertencia con Jaike cuando habían estado teniendo problemas, pero mira qué bien había resuelto esos problemas por ellos. Casamentera era su vocación, pensó alegremente, y pronto tendría noticias realmente buenas para compartir con la querida Elena.

Pero por ahora, era hora de una rápida retirada.

Se aclaró la garganta.

Niños, sé que deben haberse extrañado terriblemente el uno al otro, pero creo que necesitan un lugar privado para intercambiar este, err, tipo de saludo.

Leandro se obligó a sí mismo a dejar de besar a Bobby. Ella tenía una deliciosa mirada aturdida en el rostro, del tipo de expresión que sólo uno que había sido besado sin sentido podría tener. Fue suficiente para tener a su polla dura y completamente erecta, obligando a Leandro a dejarla ir lo suficientemente lejos para tener algo de distancia entre su polla y su tentador cuerpo.

Le murmuró a su tía:

Esa es una muy buena idea. Creo que es mejor si cenamos en mi casa en su

lugar.

La distancia le permitió a la mente de Bobby funcionar de nuevo gradualmente y para cuando se dio cuenta exactamente de lo que Samantha había

sugerido y su sobrino había decidido, era demasiado tarde, con Leandro eficientemente sacándola del restaurante y deslizándola en su carro.

Ella le dijo de inmediato:

No quiero ir contigo.

Demasiado tarde. Estás encerrada aquí conmigo.

Bobby se quedó boquiabierta ante el modo en que acababa de decir las palabras, tan implacablemente.

en que acababa de decir las palabras, tan implacablemente. — ¿Escuchaste lo que acabo de decir?

¿Escuchaste lo que acabo de decir? No quiero ir contigo. Ni siquiera quiero pasar un momento contigo…

Pero incluso mientras no quieres todo eso, ¿de algún modo quieres besarme?

Se puso roja, pero se las arregló para contraatacar,

¿Qué puedo decir? Soy tan indiscriminada con tú cuando se trata de besar.

¿Indiscriminada?

Explica a lo que te refieres cuando dices indiscriminada.

Oh, pobre chico. ¿No tienes muchas palabras grandes en tu vocabulario,

cierto?

No estoy de humor para juegos, Bobby. ¡Dime a lo que te refieres! apretó y soltó sus puños, haciendo lo imposible por combatir el deseo de sacarle las respuestas a sacudidas. Dio. Si se refería a lo que pensaba que se refería, entonces correría sangre.

No importaba que Bobby y él no se debieran nada el uno al otro. No importaba que él había actuado como un soltero fiestero durante las últimas dos semanas. Todo lo que sabía era que no pretendía compartir a Bobby con nadie más. Bobby era suya.

Ella no podía creer cómo se estaba comportando él. ¿Acaso él realmente pensaba que lo dejaría salirse con la suya comportándose como si fuera su dueño después de todo lo que había estado haciendo en su tierra natal? ¿En realidad creía que lo que pasaba en Atenas se quedaba en la maldita Atenas?

Sus dientes rechinaron juntos mientras los recuerdos de las últimas dos semanas la asaltaban. Oh, si tan sólo pudiera abofetearlo. Él era tan imbécil. La había besado dos veces, la había visto desnuda, y la había succionado a ella- a eso, y después desapareció sin decir nada o siquiera un maldito mensaje. Si no fuera por los periódicos, ¡ni siquiera habría sabido en dónde estaba!

periódicos, ¡ni siquiera habría sabido en dónde estaba! — Estás loco. Absolutamente loco, ¿y sabes por

Estás loco. Absolutamente loco, ¿y sabes por qué pienso eso? no esperó a que le contestara, tan decidida a sacar todas sus emociones acumuladas en su pecho. Estás loco por creer que después de verte festejando con una chica diferente cada noche, ¿en verdad crees que voy a dejarte entrar en mi vida de nuevo?

Sacudió la cabeza furiosamente.

Tal vez estás acostumbrado a salir con chicas que se tragan todo lo que tienes que decir. Tal vez crees que soy tan fea y gorda que voy a estar patéticamente agradecida por tu atención. Pero no lo estoy. No soy ese tipo de chica. Puede que esté estúpidamente atraída hacia ti y que no pueda pensar cada vez que me besas, pero no significa nada. ¡Creo que eres una mierda!

Él sabía que ella no había dicho nada que no mereciera ser dicho, pero Leandro no estaba acostumbrado a tal reprimenda y su propio temperamento se alzó en su defensa.

Ten cuidado con tus palabras le soltó.

Bobby lo fulminó con la mirada.

¡Mierda, mierda, mierda!

Su mandíbula se endureció.

—Eres tan condenadamente infantil. Estoy tratando de disculparme…

¿Y crees que una disculpa va a bastar?

¡Debería cuando te diga que lo hice para salvar la carrera de mi padre!

Su rugido la hizo parpadear, y sus palabras, cuando eventualmente las asimiló, hicieron que Bobby se pusiera pálida.

las asimiló, hicieron que Bobby se pusiera pálida. Viendo su confusión, dijo firmemente: — Mi padre

Viendo su confusión, dijo firmemente:

Mi padre ha estado en el hospital por varias semanas ahora, y cuando tía Samantha tocó a la puerta esa noche, era porque tenía una llamada de mi madre diciéndome que tenía que regresar a casa. Mi padre tuvo otro infarto, uno mucho peor esta vez, y por un momento no supimos si sobreviviría o no.

Ella dijo temblorosa:

Lo siento.

Estaba lo suficientemente consciente al principio para decirnos que no quería que nadie fuera de la familia supiera de su condición. Necesitábamos una distracción, así que fue entonces cuando decidí ser la carnada.

Eso explica todas esas fotografías de ti cada noche ella en efecto se había preguntado el por qué había un montón de fotos más de las usuales en las últimas dos semanas, y todas ellas habían sido sorprendentemente claras, como si hubiera sido prácticamente fotografiado de cerca.

Asintió.

Estuvo en silencio por un momento antes de preguntar:

¿Por qué no me lo dijiste? ¿Por qué no me mandaste un mensaje o me dejaste saberlo de algún modo?

Leandro no contestó, sabiendo que no había modo en que pudiera defender sus acciones o la falta de ellas. El sonido de su risa lo hizo voltear a verla

rápidamente, y contuvo bruscamente el aliento ante la mirada de dolorido conocimiento en sus brillantes ojos verdes.

Maldición. Se había olvidado de que además de ser la mujer más sarcástica que había tenido la desgracia de conocer, Roberta Granger según Derek- también era la mujer más lista de la escuela.

Derek- también era la mujer más lista de la escuela. — No querías decirme ciertamente, un

No

querías

decirme

ciertamente, un hecho.

—Bobby…

Sacudió la cabeza.

dijo

las

palabras

objetivamente

porque

era,

Déjame facilitarte las cosas. En verdad pensé en esto plenamente todo el tiempo que no has… estado —el modo en que vaciló en la palabra hizo que Leandro se encogiera. Sabía que había estado a punto de decir algo más, algo más dolorosamente cerca de la verdad. ¿Acaso Bobby pensó en los días en que había estado lejos como los días en los que simplemente la había abandonado?

El pensamiento tenía su pecho constreñido, una extraña sensación que hizo difícil respirar a Leandro sin comprender el motivo. Su pecho se apretó con cada segundo que pasaba. Todo lo que podía pensar entonces era en cómo hacer que Bobby comprendiera.

Carraspeó.

—Bobby…

El urgente tono en su voz hizo que Bobby sacudiera la cabeza casi salvajemente. ¡No, no, maldición, no! No iba a dejarlo seducirla para hacer lo que él quería de nuevo.

Está bien le dijo sin mirarlo. Ahora lo entiendo completamente. Verás, investigué todo sobre ti. Tía Samantha me dijo que corres motos, pero no me quedaba claro qué tan célebre corredor de motos eras hasta que vi todos esos recortes de periódico sobre tus victorias.

—Déjame explicarte…

Y sé que tu padre había estado en contra de que te unieras a esas carreras clandestinas. Y cuando se enteró de que habías tenido un accidente, le dio un infarto, por lo cual te culpaste.

un accidente, le dio un infarto, por lo cual te culpaste. Él dijo con firmeza después

Él dijo con firmeza después de eso:

Yo tengo la culpa.

No su voz era muy gentil. No la tienes, y creo en lo profundo de mi interior que sabes que nadie en tu familia te culpa tampoco. Si tengo que adivinar, creo que fue una combinación de cosas como la edad, el estrés por las elecciones, y por supuesto, tus carreras fueron un factor también, pero no el único factor.

No quiero hablar de mi padre.

Y ya no hablaremos de él después de esto. O de ninguna otra cosa de hecho.

Su cabeza se alzó bruscamente ante eso.

Bobby, maldición, si tan sólo me dejaras…

¿Dejarte qué? ¿Hacerme cambiar de opinión? Porque ambos sabemos que podrías, pero te estoy pidiendo que no lo hagas. Verás, he tenido un montón de tiempo para pensar en esto, y esto es a lo que llegué. Te sentías tan culpable por la enfermedad de tu padre que te exiliaste a ti mismo aquí, esperando comenzar de nuevo. Pero te aburriste y me vista como un reto.

No es así.

—Es exactamente así, y Leandro… —su voz se detuvo, habiéndose dado cuenta de que era la primera vez que lo llamaba por su nombre.

El modo en que la estaba mirando le dijo a Bobby que él estaba tan al tanto del hecho como ella, y que él, también, lo encontró significativo.

El conocimiento la hizo tragar y enderezar los hombros al mismo tiempo. No tenía dudas de que Leandro Christopoulos era ferozmente inteligente, y sabía que sólo sería cuestión de tiempo antes de que él se diera cuenta del por qué el hecho de que lo había llamado por su nombre era muy revelador.

Bueno, no quería estar ahí cuando sucediera y él se diera cuenta del gran fraude que era ella.

y él se diera cuenta del gran fraude que era ella. Ella dijo bruscamente: — Todo

Ella dijo bruscamente:

Todo lo que estoy diciendo es que no quiero que me veas como un reto porque no necesito ese tipo de complicación en mi vida. Ya te divertiste. Bien por ti. ¿Pero podemos dejarlo hasta ahí, por favor? No creo que sea una buena idea que estemos en la vida del otro.

Capítulo Siete

Deberías haberme pedido consejo, sabes Priscilla Strathmore dijo

haberme pedido consejo, sabes — Priscilla Strathmore dijo sabiamente mientras tomaba otro bocado de ensalada

sabiamente mientras tomaba otro bocado de ensalada orgánica. Observó atentamente el tenso perfil de Leandro Christopoulos. Su querido primo segundo era normalmente tan amante de la diversión como ella era, pero suponía que uno cambiaba después de presenciar a un pariente luchando con la muerte.

El pensamiento la tenía casi temblando. Rezó para que un drama así no ocurriera en su vida. No estaba hecha para ese tipo de cosas. Prefería su vida tan fácil como fuera posible y no para nada tímida al admitirlo.

Leandro no habló, pero ella ya lo esperaba. Al igual que los otros niños en el clan, Priscilla había pasado los veranos de su infancia en Grecia e incluso en esos días, Leandro había sido muy malhumorado. Un momento era amigable y al siguiente algo pasaba que lo hacía distante, casi grosero.

Tal vez, meditó distraídamente, era porque era adoptado. Su verdadero origen no era un misterio. Era muy difícil mantener en secreto algo como eso dado que Elena había estado más allá de la edad posible para tener hijos cuando él se había unido a la familia.

¿Me estás escuchando? preguntó finalmente cuando seguía sin decir una palabra. De hecho, apenas había dicho algo en todo el tiempo en que habían estado en el restaurante.

Leandro se obligó a ver a Priscilla.

Lo siento. ¿Qué decías?

Dije repitió pacientemente Priscilla, que deberías haber acudido a mí en busca de consejo.

Esta vez, sus labios se curvaron.

Sabes que no haría eso.

¿Por qué no?

Él dijo sinceramente:

Porque eres una tonta una adorable tonta, eso sí, pero una tonta.

una tonta – una adorable tonta, eso sí, pero una tonta. Ella se río con nerviosismo.

Ella se río con nerviosismo.

¿Lo ves?

Ella se echó el cabello sobre el hombro.

Puede que sea más tonta que la mayoría, pero estoy lejos de ser estúpida. Tengo sangre Christopoulos corriendo por mis venas también, sabes movió el dedo frente a él—. Si de verdad te gusta Roberta Granger…

Leandro frunció el ceño.

Ahí retrocede un segundo. ¿Por qué estás hablando de Bobby?

¿Porque voy a darte un valioso consejo respecto a ella?

Creí que ibas a aconsejarme sobre política griega.

Ella estaba tan escéptica como él.

¿Por qué habría de hacerlo cuando ni siquiera por cuál posición se está postulando tío Orion?

Él hizo una mueca.

Buen punto sólo era otra señal de que claramente estaba perdiendo la cabeza. Cinco días. Habían pasado cinco días desde la última vez que había visto a

Bobby, y aquí estaba él, comportándose como un enfermo de amor. Despierta, imbécil, se dijo furiosamente a sí mismo. Había desperdiciado suficiente tiempo pensando en lo que podría haber tenido con Bobby, y no tuvo. Necesitaba encontrar una mujer para reemplazarla y seguir con sus planes para regresar a las buenas gracias del público.

Priscilla chasqueó los dedos en la cara de su primo.

¡Leandro! Pon atención. ¡Estoy tratando de decirte algo importante!

Pon atención. ¡Estoy tratando de decirte algo importante! Él se sonrojó. —Lo siento. Es sólo que

Él se sonrojó.

—Lo siento. Es sólo que realmente tengo muchas cosas en la cabeza…

Si estás pensando en Bobby, entonces más razón para escucharme. La conozco, ¿de acuerdo? No somos mejores amigas o algo así, pero somos amigas.

¿Y? no veía a dónde iba todo esto. Después de todo, Priscilla era amiga de todos. Ella era uno de esas extrañas mujeres que no poseía una gota de maldad en su cuerpo, eligiendo deliberadamente dejar que los insultos destinados a lastimarla le pasaran sobre la cabeza en su lugar.

Sé cómo puedes ganarla.

Él puso los ojos en blanco.

Lo digo en serio insistió—. Una vez hicimos yoga juntas…

Ahora sé que estás bromeando. Bobby no es del tipo que hace yoga.

Lo es cuando se enteró de que el yoga podría ayudar a los niños sordos con problemas de manejo de la ira.

Reflexionó en eso y dijo bruscamente:

Sigue.

Y hablamos de chicos.

Ahora no estaba tan seguro de querer escuchar a su prima.

Y me dijo tímidamente que el tipo de chico que quería era alguien sencillo, alguien ordinario como ella que pasara montones de tiempo con ella, la hiciera sentir hermosa y sexy incluso si claramente no lo era, y… —hizo una pausa, tratando de recordar el resto de lo que Bobby había dicho después de eso. Oh, y quiere a alguien listo. Del tipo con el que podría hablar de libros.

listo . Del tipo con el que podría hablar de libros. Preguntó escéptico. — ¿Te dijo

Preguntó escéptico.

¿Te dijo todo eso?

Priscila puso los ojos en blanco.

Soy una tonta, ¿recuerdas? Claro que ella iba a contarme todo. Los tontos no apuñalamos por la espalda.

Pasó un momento antes de que los labios de Leandro esbozaran una reacia sonrisa.

Eso fue ciertamente útil.

Aunque, tú no pareces realmente su tipo.

Las palabras dolieron.

Bueno, su tipo o no, nunca falla en sucumbir a mis besos.

¡Oh, eso no es nada! Los besos no van a robar su corazón, y eso es lo que quieres, ¿cierto? lo miró con una astucia poco común. Y es por tío Orion, ¿no es verdad?

Asintió reacio.

Ella reflexionó su respuesta y continuó atentamente.

Sí lo veo pasando. Incluso aunque ella es terriblemente descarada, es tan chapada a la antigua en muchos otros aspectos como normalmente lo son las chicas en Grecia. Definitivamente ganará al público y en especial dado que ella es tan

activa con las organizaciones benéficas. Sí, definitivamente puedo verlo. Pero primero… dos cosas.

definitivamente puedo verlo. Pero primero… dos cosas. Leandro alzó una ceja. — ¿Qué cosa? — Primero.

Leandro alzó una ceja.

¿Qué cosa?

Primero. Necesitas usar lentes.

Mis ojos están bien.

Entonces usa unos sin prescripción. El punto aquí es hacerte más humano, menos billonario, y más como un nerd accidentalmente sexy.

Se atragantó con las palabras.

¿Accidentalmente sexy?

Priscilla

tomó

otro

bocado

de

ensalada,

sintiendo

como

si

necesitara

incrementar su ingesta para que su cerebro trabajara más eficientemente.

Ya se había comido la mitad de su plato cuando Leandro exigió:

¿Entonces la segunda cosa? ¿Qué es? una parte de él no podía creer que realmente le estaba pidiendo consejo a Priscilla. Ella era una chica encantadora, pero no había forma de negar que también era tan inteligente como una tabla.

Dile a Bobby que estás enamorado de ella dijo finalmente. Me dijo que nunca se iría a la cama con nadie del que no estuviera enamorada, y dado que dudo que puedas sobrevivir siendo su novio sin tener sexo, bueno, eso es lo que tienes que hacer.

¿Fingir amar a Bobby?

Se sentía como algo aterradoramente fácil de hacer, y eso fue lo que hizo que Leandro se sintiera preocupado.

Capítulo Ocho

Leandro hizo todo lo posible por ignorar las miradas dirigidas a él cuando

lo posible por ignorar las miradas dirigidas a él cuando entró en la biblioteca usando su

entró en la biblioteca usando su nuevo par de lentes falsos. Era un sábado por la mañana y el lugar estaba vacío a excepción de algunos estudiantes y el personal de la biblioteca. Todos ellos estaban mirándole, haciendo que Leandro se sintiera ridículamente tímido. Era malditamente irónico, el modo en que tenía los nervios de acero cuando se trataba de carreras clandestinas, y sin embargo la perspectiva de que Bobby lo viera así le daba una sensación de inquietud.

Se ajustó las gafas mientras comenzaba a caminar entre las estanterías, con su mirada ausente vagando entre las pilas de libros que recubrían cada estantería. Todavía le costaba creer que hubiera tomado la sugerencia de Priscilla y comprado las gafas.

¿Leandro?

Miró hacia arriba, sin poder creer lo que estaba oyendo.

Era ella.

Maldita sea, era ella y él llevaba sus gafas.

Casi se las quitó pero se contuvo de hacerlo metiendo sus manos en los bolsillos.

Bobby le miraba fijamente.

Era la primera vez que la veía en más de una semana, y sus ojos devoraron cada centímetro de ella con avidez. Bobby tenía su habitual combinación de camisa grande y jeans, y con su mirada puesta en ella, todo en lo que podía pensar era en desgarrar su camisa y poner sus manos sobre sus generosos pechos.

Cuando ella no habló, su tensión creció y se preguntó si era porque estaba tratando de encontrar la manera más amable de decirle que se veía como la mierda.

Ella abrió la boca y él se puso rígido, diciéndose a sí mismo que no le espetaría a Bobby si terminaba por insultarlo a la cara.

¿Has estado usando gafas por mucho tiempo?

a la cara. — ¿Has estado usando gafas por mucho tiempo? ¿Eso era lo que iba

¿Eso era lo que iba a preguntar? ¿Sólo eso?

Mientras Bobby esperaba la respuesta de Leandro, no pudo dejar de absorberlo con avidez para llenarse de él. Era tan hermoso que no era divertido, la forma en que la hacía sentirse tan terriblemente ordinaria a su lado. Como ella, él no era una víctima de la moda. A excepción de la noche de la fiesta, a él parecía gustarle vestirse casualmente con camisetas y jeans, algo que secretamente ella encontraba sexy.

La mayoría de los hombres trataban de impulsar su confianza con ropa elegante, hasta el punto de terminar pareciéndose a pavo reales súperdesarrollados. Pero Leandro Christopoulos era diferente. Incluso cuando

vestía sencillamente, no podía ocultar el aura de peligro que lo rodeaba. Era tan poderosa que se sentía como una parte de Leandro, algo de lo que nunca se

desharía, ni siquiera si

ni siquiera si él estaba, como ahora, usando gafas.

Cuando Leandro no respondió a su pregunta, dijo torpemente:

No sabía que usabas gafas.

permaneció

propensa a hablar y tal vez incluso a revelar más de ella si no hablaba.

Él

deliberadamente

callado,

viendo

cómo

Bobby

era

más

Bobby cruzó y descruzó sus manos, necesitando algo en lo que concentrarse

bueno, a arrojarse

para no terminar cediendo a sus instintos, los cuales eran sobre Leandro y decirle lo mucho que lo había echado de menos.

Se sonrojó al pensarlo.

Mirando hacia Leandro, pudo ver la cautela en su mirada y su corazón se ablandó al darse cuenta de una cosa.

y su corazón se ablandó al darse cuenta de una cosa. — Estás avergonzado de tus

Estás avergonzado de tus gafas, ¿no es así?

y eso

significaba que lo había juzgado mal de muchas maneras. Esto la tocó, el modo en que Leandro era tan sensible a la crítica como ella y por eso había decidido esconderse detrás de un disfraz. El sarcasmo había sido su defensa, mientras que la de él había sido su arrogancia. Alguien así de sensible no podría haberla visto sólo

como un reto e intentar jugar con ella sólo para matar el tiempo. ¿Verdad?

Leandro se encogió de hombros. Ella sabía que había acertado

Cuando Leandro se ajustó las gafas por tercera vez en los últimos cinco minutos, el corazón de Bobby dio un vuelco. Esa era una señal de inquietud, de nerviosismo emociones que hacían a uno vulnerable, y que ella nunca habría pensado aplicables a Leandro Christopoulos.

Pero al parecer, se equivocaba con él acerca de un montón de cosas.

Ella dijo de forma fozada:

Lo siento. Me acabo de dar cuenta de que te juzgué mal y que nunca te dejé explicarte en realidad.

Las palabras sorprendieron a Leandro. ¡Nunca hubiera soñado con que ella le pediría perdón tan de repente!

Él dijo cuidadosamente:

No te culpo por pensar las mismas cosas que otros probablemente habrían pensado.

No lo hagas Bobby se sintió aún más miserable por las amables palabras de Leandro. Sé cuándo soy yo quien lo estropeó, y esta vez sí metí la pata, así que lo siento. Me equivoqué al suponer tantas cosas, como que me veías sólo como un reto y que en realidad no te importaba cómo me sentía mientras estabas fuera.

Pensé que deliberadamente me mantenías en la oscuridad porque inconscientemente querías enseñarme quién era el jefe entre nosotros.

¿Él había hecho eso? Leandro trató de pensar en ello objetivamente. No

había querido que ella supiera porque no quería arriesgarse a que pensase que lo

había esclavizado

sintiéndose así obligada a corresponder sus sentimientos, de la

misma forma en que sus padres se sentían hacia su hijo adoptivo.

Poco a poco, con el corazón latiendo locamente, Bobby se obligó a ofrecerle su mano.

latiendo locamente, Bobby se obligó a ofrecerle su mano. — Sé que no me merezco esto

Sé que no me merezco esto después de actuar como una perra engreída contigo, pero quiero ser honesta. Quiero que sepas que quiero ser tuamiga. Así

que

¿amigos?

Leandro estaba haciendo todo lo posible para contener su lengua. ¿Todo esto sólo porque llevaba un estúpido par de gafas?

Le tomó la mano lentamente.

Sólo con una condición.

Su toque era calor magnificado mil veces, y ella hizo todo lo que pudo para no temblar. Pero no sirvió de nada. Y por la forma en que su agarre se apretó alrededor de su mano, Bobby sabía que Leandro era completamente consciente de cómo la afectaba su contacto.

¿Amigos? ¡Ja! ¿A quién estaba engañando? Los amigos no temblaban sólo porque les daban la mano.

Cuando a él le tomó mucho tiempo contestar, el orgullo vino al rescate de Bobby. Ella empezó a decirle que no era gran cosa, que podía lidiar con ello como chica grande si no quería que fueran “amigos”, pero entonces él le sonrió.

La sonrisa la tuvo jadeando silenciosamente, sus ojos ampliándose cuando esa pequeña sonrisa sexy transformó su rostro en algo fascinante e hipnótico, y esas gafas suyas sólo le añadían más atractivo.

Debes dejarme invitarte a salir.

— Debes dejarme invitarte a salir.

Capítulo Nueve

Se suponía que la "cita" tendría lugar en un restaurante de lujo, con ellos

tendría lugar en un restaurante de lujo, con ellos dos vestidos de gala, acompañados por buena

dos vestidos de gala, acompañados por buena música mientras él agasajaba a Bobby con la cena y el vino y, si era posible, darse un festín con su cuerpo maravillosamente curvilíneo como postre.

Pero en cambio, se encontraba en la puerta de un edificio de ladrillo rojo preguntando por Bobby.

¿Eres Leandro Chris-Cross?

Leandro casi se ahoga ante la forma en que la mujer mayor de aspecto agobiado masacró el nombre de su familia, el cual era uno de los más antiguos y más ilustres en Grecia.

Yo soy Leandro Christopoulos, sí.

Bien. Ella te está esperando. Está en su oficina, sólo ve recto por el pasillo y es la última puerta a tu izquierda.

Estaba a punto de darle las gracias cuando la mujer cerró la puerta en su

cara.

Leandro parpadeó.

La puerta se abrió de nuevo un segundo después.

Lo siento. Olvidé que se suponía que ibas a entrar.

¿Había olvidado que tenía que pasar? ¿Qué otra cosa se suponía que haría si estaba aquí para visitar a Bobby?

Cierra la puerta por mí, ¿quieres? Tengo que volver con los niños ella se alejó y desapareció por la esquina. Hubo un montón de lamentos y Leandro se estremeció ante el sonido, sabiendo que lo que fuera que había causado que Bobby pospusiera su cita, sin duda era de proporciones críticas.

Caminando por el pasillo, se detuvo en la última puerta a su izquierda y

el pasillo, se detuvo en la última puerta a su izquierda y llamó. — Adelante. Bobby

llamó.

Adelante.

Bobby también sonaba distraída, y cuando él entró en su oficina, ella levantó la mirada con una cara de frustración que Leandro encontró sorprendentemente… adorable.

—Lo siento de nuevo por nuestra…

¿Cita? Él mantuvo su voz suave, pero sus ojos le sonreían.

Ella hizo una mueca.

Eso.

Percibiendo lo nerviosa que estaba, sacó casualmente sus gafas falsas de su bolsillo y se las puso, tomándose su tiempo para ajustarlas en su nariz. Cuando volvió a mirar a Bobby, Leandro supo que había hecho bien en ponerse su disfraz.

Ella estaba sonriendo ahora, obviamente más relajada.

Te ves tan diferente cuando usas gafas le dijo.

¿Diferente de qué manera?

Bobby lo meditó seriamente.

—Bueno, supongo que te hacen más… ¿humano? ¿Imperfecto?

¿Y eso es algo bueno?

Me hace menos consciente de mí misma alrededor de ti explicó. Eso es todo esbozó una dulce sonrisa, algo que Leandro dudaba que Bobby hiciera si él no tuviera puestas sus gafas. Lo siento mucho por esto. Aceptamos varios niños nuevos apenas ayer y todos se sintieron enfermos en unas horas. El doctor nos dijo que era varicela ella dejó escapar un gran suspiro. Por desgracia, también estamos cortos de personal en este momento, con una de las cuidadoras de licencia y otra con gripe.

Así que, ¿tienes que estar aquí en caso de que necesiten una mano extra?

que estar aquí en caso de que necesiten una mano extra? Ella asintió, agregando: — Y

Ella asintió, agregando:

Y para mantener las cosas en calma y hacerlos creer que tienen un líder

aquí.

Él le dijo sin rodeos:

eres su líder y por lo que puedo ver, lo estás haciendo más que bien luchando por la causa de esta fundación.

Ella se sonrojó de placer ante sus palabras.

—Gracias por decir eso. Es… un gran elogio, viniendo de ti se mordió el labio, deseando poder decirle todas las otras cosas que quería, pero se sentía tan estúpidamente tímida para hacerlo.

¿Vamos, umm, a cenar entonces? Bobby hizo un gesto hacia el pequeño comedor en su oficina. Básicamente servía como su apartamento-estudio ya que la oficina también tenía una mini cocina y un sofá cama.

Me encantaría.

Él la siguió hasta la mesa, tomando asiento ante su petición. Se ofreció a ayudarla a preparar la comida, pero ella rechazó la sugerencia con un gesto de la mano, diciéndole que a los huéspedes nunca se les hacía servir.

Ella les sirvió pasta y ensalada, estilo mediterráneo, según le había dicho con orgullo. Cuando él tomó un bocado, hizo una mueca y lentamente tomó su vaso con agua. Alguien tenía que decirle a Bobby que mediterráneo era más salado o picante que dulce.

Bobby que mediterráneo era más salado o picante que dulce. —Entonces… ¿cómo empezó esto? Era algo

—Entonces… ¿cómo empezó esto?

Era algo que le preguntaban con frecuencia, y Bobby estaba acostumbrada a responderla. Más que eso, realmente disfrutaba responder tales preguntas, y felizmente se tomó su tiempo para contarle a Leandro sobre Voiceless Haven, el cual operaba como un orfanato para niños con discapacidad auditiva.

Tenía dieciséis años cuando mis padres me hicieron parte del comité, y créeme, las señoras mayores no me querían. Ellas hicieron todo lo posible por bloquear mi membrecía, pensando que era la chica póster para Nueva Jersey Shore.

Él le dijo de frente:

Creo que se llama Jersey Shore 1 .

Bobby se palmeó la frente.

Oh, sí. Siempre olvido eso. Pero entiendes lo que quiero decir, ¿no? Bueno, el primer día que llegué aquí y estaba vestida así, uno de los miembros de la junta me confundió con uno de los ayudantes y me puso a ayudar al lechero a llevar las cajas de leche a la cocina. Estaban horrorizados cuando se enteraron de lo que había pasado, pero a mí me pareció hilarante. Cinco meses después de eso, me dieron esta oficina dijo con orgullo. Quiero ser muy práctica y estar tan cerca de los niños como sea posible.

¿Y los niños? ¿Cómo los encuentras? Él estaba realmente interesado en escuchar lo que tenía que decir, pero más que eso, quería observar el expresivo

1 Jersey Shore: es un reality show que se estrenó en MTV el 3 de diciembre de 2009 en Estados Unidos. El programa sigue la vida de ocho participantes que convivirán en la costa de Jersey en el Estado de Nueva Jersey, Estados Unidos.

rostro de Bobby mientras hablaba de la fundación. Era tan apasionada al respecto, y sólo tenía dieciocho años.

Lo de siempre. El gobierno nos los manda, pero también hemos regado la voz en la calle y por eso, tenemos una tasa mayor de gente que viene sola de lo habitual.

Su ceja se levantó ante eso.

¿Quieres decir que los niños vienen aquí por su cuenta?

¿Quieres decir que los niños vienen aquí por su cuenta? — Los mayores, sí. Y a

Los mayores, sí. Y a veces, los propios padres los traen aquí. Otras veces, las parroquias locales nos dicen acerca de niños sordos siendo maltratados o descuidados en otros orfanatos y negociamos para que sean entregados a nuestro cuidado.

Así que los sobornan.

O chantajeamos con la mala publicidad dijo alegremente.

Sus labios se curvaron.

Apruebo eso.

Ella se echó a reír.

Pensé que lo harías ella se dio cuenta entonces de que había estado hablando todo el tiempo y sus mejillas se pusieron rojas. ¡Caramba! Debía pensar que era una chica muy egocéntrica. Siento estar hablando sin parar dijo, tímida.

Leandro estaba desconcertado por la disculpa.

No lo estabas. Me gusta escucharte ante su mirada dudosa, él puso los ojos en blanco y dijo: ¿Tienes que dudar de todo lo que digo?

Sólo cuando dices algo que es demasiado bueno para ser verdad.

Eres demasiado cínica.

Ella bromeó:

Es porque quiero ser como tú cuando sea grande su risa causó que su estómago diera volteretas, y Bobby supo que se estaba sonrojando de nuevo. Era extraña la forma en que a Leandro no parecía importarle lo sarcástica o franca que era…

Algo debió de haberse mostrado en su rostro sobre los recuerdos que Bobby repentinamente estaba tratando de no recordar porque Leandro preguntó:

estaba tratando de no recordar porque Leandro preguntó: — ¿Qué pasa? Ella sacudió la cabeza rápidamente.

¿Qué pasa?

Ella sacudió la cabeza rápidamente.

Nada.

Te pusiste pálida de repente, mégaira. Tiene que pasar algo.

¿Qué significa eso de mégaira?

Él no dudó.

Arpía.

Un segundo completo pasó antes de que ella se diera cuenta que no estaba bromeando.

¡Cretino! alegremente ella arrugó una servilleta en una bola y se la lanzó.

Él la atrapó hábilmente con una sonrisa… y se la lanzó de nuevo.

Pero eres una arpía dijo suavemente.

De repente se sintió excitada y trató de no pensar que era debido a la forma en que Leandro estaba mirándola de repente. ¿Cómo hacía eso? ¿Cómo podía simplemente cambiar la atmósfera de amistosas bromas a una de insinuaciones sexuales sin que nada fuera dicho? Deseó poder cruzar los brazos sobre su pecho. Sabía que estaba mirando sus pechos, y sabía que él sabía que se estaba excitando por eso. Él había sido el único aparte de ella misma en verlos al desnudo, y su

reacción aquella noche había sido, umm, gratificante. Como si la estuviera adorando debido a ello.

gratificante. Como si la estuviera adorando debido a ello. Bobby tomó su copa de vino. —

Bobby tomó su copa de vino.

Si soy tan arpía, ¿por qué estás aquí?

Porque eres una arpía sexy.

Ella escupió su vino.

¡Leandro!

Mientras ella tomaba su servilleta y secaba sus labios con toquecitos, él dijo en voz baja:

Es la segunda vez que has dicho mi nombre.

Bobby se encogió de hombros, incómoda.

¿Y?

Tú dímelo.

Es sólo un nombre ella trató de sonar sarcástica, pero terminó sonando tan condenadamente femenina y débil. Para nada como la chica dura que todo el mundo pensaba que era.

Su risa fue baja, sexy y misteriosa.

Puedes negarlo todo lo que quieras, pero tengo la sensación de que estoy en lo correcto al pensar que no sólo llamas a cualquier hombre por su nombre cuando sus ojos se abrieron como platos, Leandro supo que estaba en lo cierto y sonrió con profunda satisfacción. Eso es bueno. Sólo puedes llamarme por mi nombre, a nadie más.

Bobby frunció los labios. Ella había aprendido la lección. No iba a entrar en una discusión de esa naturaleza con él de nuevo. Él sólo acabaría besándola.

El aspecto fruncido en su rostro estaba más allá de lo adorable. Hizo que Leandro quisiera borrarlo de sus labios con un beso y convertirlo en otra cosa. Su polla reaccionó ante la idea y se acomodó en su asiento, tratando de ponerse cómodo.

Bobby dijo con voz ronca, inclinándose hacia adelante.

¿S-sí? Ella no pudo evitar inclinarse hacia adelante, también.

Pero antes de que cualquiera de ellos pudiera hablar de nuevo, alguien llamó

cualquiera de ellos pudiera hablar de nuevo, alguien llamó a la puerta. — ¡Necesitamos un par

a la puerta.

¡Necesitamos un par de manos extra aquí! Dos niños vomitando, materia verde por todo el piso y otro tiene diarrea, por lo que hay popó también.

El estado de ánimo cambió abruptamente, y Leandro y Bobby inmediatamente se separaron. Bobby se levantó de un salto, incapaz de encontrar la mirada de Leandro.

Lo siento mucho. Pero tengo que ir y… —las manos de él se situaron sobre sus hombros, haciéndola girarse.

Y entonces la besó.

Ni siquiera pensó en luchar esta vez.

¿Qué sentido tenía? Era obvio para cualquiera que ella estaba loca por Leandro Christopoulos. Sus manos subieron y se entrelazaron en torno a su cuello mientras le devolvía el beso, su cabeza dando vueltas con los abrasadores sentimientos de pasión que asaltaron sus sentidos. Su cuerpo estaba en llamas cuando las manos de Leandro vagaron mientras la besaba, y sin darse cuenta dejó escapar un grito ahogado cuando sintió sus manos subiendo para agarrar sus pechos.

Sus manos eran grandes, pero sus pechos eran sólo un poquitito más llenos,

y el hecho de que no pudiera cubrirlos completamente tenía a Leandro tan duro y

excitado. Sabía que si no ponía fin a esto estaría follándola en ese momento y allí mismo, y al diablo con todo el mundo esperándola para tomar el mando.

Leandro sabía que tenía que dejarla ir en este mismo instante. Era la única manera de contenerse a sí mismo y no desnudarla y ponerla en posición horizontal. Pero antes de hacer eso, tenía que hacer una última cosa, sólo una probada más…

tenía que hacer una última cosa, sólo una probada más… — ¿L-Leandro? — susurró ella cuando

¿L-Leandro? susurró ella cuando el beso se interrumpió. Pero no pasó ni un segundo antes de que se diera cuenta de que él estaba trabajando rápidamente en su blusa. Lo siguiente que supo fue que su blusa estaba completamente desabotonada, echada hacia los lados, y que le estaba desabrochando el sujetador.

Le-aaaandroooooo… —su nombre se convirtió en un gemido cuando él tomó un pecho con reverencia, tomándose el tiempo para verlo fijamente antes de tomar el pezón en su boca y empezar a chupar. Ávidamente. Como si estuviera muriéndose de hambre, y fuera sólo su pezón en su boca lo que le mantuviera con vida.

Su cabeza rodó hacia atrás y sus uñas se clavaron profundamente en su espalda. Era tan bueno. Era demasiado bueno. Deseó que no se detuviera, y tuvo que morderse el labio con fuerza cuando se trasladó al otro pecho e hizo lo mismo, chupando y chupando hasta que sus pechos se sintieron tan pesados e hinchados, su cuerpo temblando en sus brazos.

¡Toc, toc, TOC!

¡Me estoy desesperando aquí, Bobby!

Pero Leandro no dejó de chupar su pezón.

Oh, Dios.

Ella tuvo que tragar varias veces antes de encontrar su voz.

—Umm, sí, yo… ya v-voy Leandro no dejó de chupar, pero pudo sentir sus labios estirándose… en una sonrisa. ¡Cretino!

¿Segura que vas a venir?

Leandro se estaba riendo ahora. Le clavó las uñas más profundo en su espalda, pero eso sólo hizo que sus hombros se sacudieran con una risa silenciosa.

Umm, sí. Cinco minutos.

Una pausa.

Bueno, él definitivamente es bueno si puede hacer que te vengas en cinco…

es bueno si puede hacer que te vengas en cinco… — ¡Elvira! —Bueno, está bien. Yo

¡Elvira!

—Bueno, está bien. Yo me vengo…

¡ELVIRA!

Quiero decir, me voy.

Ante el sonido de pasos retrocediendo, Leandro preguntó con malicia:

¿Lo estás, mégaira? ¿Estás a punto de venirte?

Cállate.

Él la besó con fuerza y después, se inclinó para apretar sus pechos y besar sus pezones con ternura, uno por uno, antes de poner su ropa en orden. Bobby trató de no dejar que su decepción se mostrara mientras alcanzaba a cubrirse completamente en cuestión de segundos.

Leandro le levantó la barbilla.

La próxima vez, hacemos esto en mi casa.

El carácter definitivo de sus palabras la aterrorizó, y Bobby se sintió como si estuviera pidiéndole… no, demandándole, que saltara de un acantilado y confiara en él para atraparla.

—Yo, umm…

Él la besó otra vez, con más pasión en esta ocasión, su lengua empujando audazmente, recordándole el sabor del que no podía tener suficiente.

Cuando

levantó

la

cabeza

para

mirarla,

instalado en su glorioso rostro griego.

una

expresión

dura

se

había

Puedes tratar de escaparte de mí, pero no va a funcionar. Te deseo y yo sé que tú me deseas murmuró algo en griego, y al ver su ceño fruncido, Leandro simplemente dijo: Tú lugar está mi cama. Es tu destino.

algo en griego, y al ver su ceño fruncido, Leandro simplemente dijo — : Tú lugar

Capítulo Diez

Dos días más tarde, Bobby se quedó afuera de su dormitorio, tratando de

tarde, Bobby se quedó afuera de su dormitorio, tratando de no estar ansiosa mientras esperaba a

no estar ansiosa mientras esperaba a Leandro. Tenía muchas razones para estar nerviosa, pero estaba haciendo su mejor esfuerzo por ignorarlas todas. Una pequeña e irritante parte de Bobby todavía dudaba de Leandro, pensando que era demasiado bueno para ser verdad. Ya había sido víctima del cruel juego de un hombre con sus emociones una vez. ¿Se estaba apuntando para el mismo dolor de nuevo?

Y luego estaba su ropa. Cuando Leandro había dicho que la llevaría a conocer a los demás miembros de su club de motociclistas, se había ido de compras impulsivamente. Llevaba una chaquetilla de cuero, un top ajustado, y un nuevo par de jeans. Había puesto la línea en usar tacones asesinos, esos podrían dejar lisiada a Bobby, pero sí había comprado unos nuevas flats, también. Todo lo demás en su armario parecía estar ahí desde tiempos antiguos.

Un coche de aspecto caro desaceleró frente a ella. Bobby contuvo el aliento cuando la ventanilla bajó y lo expulsó de nuevo mientras ponía en su rostro una expresión en blanco. No era Leandro. Eran Blaine y Valerie.

¿Vas a una cita caliente? Se mofó Valerie. ¿Tal vez te las arreglaste para reservar con un hombre viejo y pervertido por un trabajo esta noche?

Ella dijo de manera uniforme:

Buenas noches ti también, Valerie. A propósito, hay un nuevo 7-11 2 más adelante.

2 7-11: cadena de supermercados abiertos las 24 horas.

¿Qué diablos voy a hacer en un 7-11?

¿Comprar jabón para lavarte la boca? Tu madre no estaría feliz si supiera lo sucia que es.

Bobby contó tres segundos completos antes de que se registrara el insulto.

Nena, esta perra está diciendo que tienes una boca sucia Blaine puso los ojos en blanco. Sólo muestra lo malditamente aburrida que es. Me encanta tu boca sucia.

lo malditamente aburrida que es. Me encanta tu boca sucia. — Cállate, Blaine — espetó Valerie

Cállate, Blaine espetó Valerie sin mirar a su novio. Estaba demasiado ocupada mirando a Bobby con desprecio no disimulado.

Al ver eso, Bobby preguntó seriamente:

¿No pueden, chicos, sólo seguir adelante? A veces, le parecía que Valerie se había despertado un día con ganas de odiar a otra persona y había elegido al azar a Bobby, que ni siquiera estaba en la misma escuela que ella. Esto ya no es la preparatoria, Valerie. Ya estamos en la universidad, por amor de Dios…

—No importa dónde estemos. No importa cuándo. Siempre te odiaré…

Y eso es lo que no entiendo la interrumpió Bobby en voz baja. Ya hiciste que Blaine me hiciera creer que estaba enamorado de mí y luego que me dejara el día de la fiesta de graduación. ¿Qué más quieres hacer?

Que te des cuenta de que estás destinada a no enamorarte nunca gruñó Valerie.

La otra chica le quitó el seguro a la puerta y abrió la puerta de un empujón, lo que obligó a Bobby a saltar antes de ser arrojada a la acera. Valerie apuntó un furioso dedo hacia ella.

Nunca aprendes, ¿verdad? Nunca le gustarás a ningún chico. Te gusta que se te considere como uno de los chicos, ¿verdad? Bueno, eso eres: ¡un chico! Así

que si piensas que ropa nueva te convertirá en una chica, eso no sucederá. Sólo te convierte en un travesti…

Bobby ni siquiera podía juntar la más pequeña cantidad de ira al oír las palabras de la otra chica.

Incluso si eso me hace un miembro de la comunidad LGBT 3 , ¿qué te importa eso a ti?

Su razonable pregunta sólo pareció irritar aún más a Valerie.

pregunta sólo pareció irritar aún más a Valerie. La mano de Valerie serpenteó, con la clara

La mano de Valerie serpenteó, con la clara intención de arrancarle los ojos a Bobby.

Bobby jadeó, demasiado sorprendida para siquiera pensar en devolverle el golpe. Levantó los brazos para tapar su cara, pero no pasó nada.

Cuando abrió los ojos, todo lo que podía ver era la esbelta espalda dura de un hombre.

Leandro.

Ella podía sentir la tensión proveniente de él vibrando cuando dijo con frialdad:

No podrás estar dentro un radio de diez kilómetros alrededor de Bobby a partir de ahora. Si lo haces, haré que te expulsen de esta escuela y nada en este mundo podrá sacarlo de tu registro. En el momento en que intentes hacerle daño de nuevo, arruinarás tu vida para siempre. ¿Entiendes? Su voz era densamente acentuada, escupiendo cada palabra en sílabas rígidas como si fuera lo único que pudiera hacer para no enfurecerse.

—Leandro… —Bobby intentó moverse, pero repentinamente Leandro tomó su mano por detrás. No te muevas.

3 LGBT: Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales.

Y así se vio obligada a quedarse detrás de él. Se puso de puntillas, pero no podía ver mucho, y terminó por dar un pequeño salto para ver lo que estaba sucediendo. Blaine también estaba fuera del coche sosteniendo a una sorprendida Valerie, que todavía estaba dispuesta a llegar a ella.

Valerie, que todavía estaba dispuesta a llegar a ella. — Déjame llegar a ella — gritó

Déjame llegar a ella gritó Valerie.

Era difícil saltar cuando Leandro estaba todavía manteniéndola encarcelada con su agarre, pero Bobby logró echar un vistazo a la cara de Valerie y no fue agradable. Si ella no estuviera tratando de ser agradable, Bobby diría que Valerie se había vuelto loca, porque así era como lucía.

¿Por qué la estás protegiendo? Exigió Valerie. Ya la botaste

El color tiñó las mejillas de Leandro ante el cruel comentario.

pero no te

explicación. Sólo Bobby sabe la verdad…

No la he botado,

debo

Valerie rio desagradablemente.

ni

a

ti

ni

a nadie cualquier otra

Oh, eso es encantador dijo con una voz cantarina. Están jugando contigo de nuevo, Booooobby. ¿No lo ves? Te lo está explicando a ti, sólo a ti, porque tiene tu número. Los muchachos guapos pueden conseguir que te tragues cualquier cosa…

Ya es suficiente Leandro sacó su teléfono. Voy a llamar a la seguridad de la escuela y reportarte por causar un disturbio. Si no te vas en cinco minutos, serás citada por una importante falta disciplinaria.

Adelante gritó Valerie. ¡Ella ya ha arruinado mi vida!

Yo no arruiné tu vida protestó Bobby, ahora aún más confundida y sintiendo un poco de compasión por la otra chica. ¿Por qué no había notado cuán desequilibrada estaba Valerie?. Apenas y te conozco siquiera

¡Nunca te perdonaré por robármelo!

Bobby dejó de intentar entender a Valerie. Claramente había perdido la razón. Esa era la única explicación ya que no tenía ni idea de lo que la otra chica estaba hablando. ¿Cómo podría Bobby haberle robado a Blaine cuando él siempre había estado del lado de Valerie?

Leandro miró despectivamente a Blaine, quien resultaba patético en su intento de controlar a la perra loca en sus manos.

Vas a ser parte del informe si no consigues sacarla de aquí.

Blaine palideció ante la amenaza.

sacarla de aquí. Blaine palideció ante la amenaza. —Mierda, nena, tenemos que irnos… — ¡No! ¡Quiero

—Mierda, nena, tenemos que irnos…

¡No! ¡Quiero enseñarle a esa perra una lección! ¡Ella necesita saber que nunca va a ser feliz! ¡No se merece ser feliz! Se llevó a mi amor lejos de mí. Es por eso que le enseñé a amarte, para que pudieras dejarla y hacerla sentir mi dolor.

Blaine consiguió meter a Valerie en el coche. Él cerró la puerta de un golpe y pulsó el botón para ponerle el seguro automáticamente.

Valerie sacudió el coche, tratando de abrir la puerta, y cuando no lo consiguió, soltó un grito de frustrada furia.

¡Pronto te darás cuenta de que él realmente no te quiere! ¡Nadie te va a querer nunca! ¡Te está haciendo el tonto! ¡Ya verás!

A pesar de que Leandro sabía que no había manera de que Valerie pudiera saber qué tan ciertas eran sus palabras, estaban cerca de la verdad y luchó por evitar que su culpa se mostrara. Mientras Blaine se alejaba, Leandro permaneció ahí parado de espaldas a Bobby.

Estaba tan tenso, notó Bobby con el ceño fruncido. Ella retorció su muñeca y sus dedos la liberaron, permitiéndole a Bobby dar la vuelta para que pudiera ver su expresión.

Sus miradas se encontraron.

Llevas gafas Fue lo primero que él notó en ella. Cuando había llegado, lo único que su mente había registrado era que alguna perra estaba a punto de golpear a Bobby. Él había reaccionado instintivamente, metiéndose entre ella y la otra chica.

Y entonces vio su ropa.

Ella contuvo el aliento cuando vio los ojos de Leandro ampliarse de manera casi imperceptible.

¿T-te gusta? Pensé que debía vestirme apropiadamente para la ocasión.

Pensé que debía vestirme apropiadamente para la ocasión. — ¿Caliente motera de cacería? — Él estaba

¿Caliente motera de cacería? Él estaba tomándole el pelo, pero su voz estaba cargada de tensión sexual.

Ella fingió considerarlo.

Bueno, tal vez ¿caliente motera nerdy de cacería debido a los lentes? Cuando él no dijo nada, ella dijo nerviosamente: ¿Leandro?

Él simplemente dijo:

Estás tan hermosa en este momento que me quitas el aliento. Y dijo solemnemente, deberías saber que tengo un muy fuerte par de pulmones.

Las palabras hicieron que Bobby tragara convulsivamente. Nadie, ni siquiera Blaine en su momento más falso, le había dicho alguna vez algo tan hermoso.

Sólo quieres verme sonrojar trató de quejarse, fulminándolo con la mirada para no llorar por accidente y hacerle saber lo mucho que esas palabras significaban para ella.

Lo digo en serio Y así era. Sólo cuando estuvo seguro de que tenía sus emociones, y más importante su culpabilidad, bajo control, Leandro se acercó para ajustarle cuidadosamente el par de gafas en su nariz. No sabía que usabas gafas también Agregó la última palabra con retraso, y el sentimiento de culpa se alzó de nuevo en su interior.

Una expresión culpable cruzó su rostro.

Trato de no usarlas en público. Sólo me hacen ver más estúpida. Pero hace

un rato, rompí accidentalmente mis lentes de contacto. Así que

tengo opción esta noche Bobby deliberadamente no explicó que había estado tan nerviosa por esta noche que no se había dado cuenta de que había arrancado la

realmente no

película endeble de su lente de contacto hasta que fue demasiado tarde.

No tienes que preocuparte de nada. Te ves hermosa con o sin ellos.

Bueno, espero que no te preocupen tus gafas en público.

— Bueno, espero que no te preocupen tus gafas en público. Él levantó una ceja. —

Él levantó una ceja.

¿Por qué no?

Ella dijo de mala gana:

Te ves muy lindo con ellas.

Así que Priscilla tenía razón. Bobby Granger tenía un fetiche por los hombres con gafas. Leandro se prometió a sí mismo en el acto prohibir que cada hombre a su servicio con menos de cuarenta años de edad usara un par de gafas.

Te prometo que sólo me las pondré para ti dijo con total honestidad. Ella era, después de todo, la única razón por la que las llevaba.

Bien lo miró inquisitivamente. ¿Estás bien ahora? Parecías bastante tenso hace un rato ella dudó entonces. Si te preocupa que yo crea todas las tonterías que Valerie escupió, no tienes que estarlo. Te juzgué mal una vez. No voy a hacerlo de nuevo.

La verdad estaba atascada en su garganta. Una parte de él quería confesarle todo. Que no lo había juzgado mal entonces. Que había estado en lo cierto. ¿Pero si lo hiciera? ¿Se arriesgaría a perderla?

La idea de perder a Bobby cuando ni siquiera era suya todavía era aterradora. Necesitaba hacerla suya, poseer su cuerpo para que ella pudiera anhelar

su toque una y otra vez y nunca pensar en abandonarlo. No le importó entender por qué se sentía de ese modo sobre esto. Él sólo sabía que necesitaba que Bobby le perteneciera por completo.

Las palabras de Priscila volvieron a él.

Dile a Bobby que estás enamorado de ella

Y las palabras salieron antes de que se diera cuenta.

ella Y las palabras salieron antes de que se diera cuenta. Bobby se había puesto completamente

Bobby se había puesto completamente pálida.

Mierda. ¿Realmente lo había dicho? ¿Realmente lo había dicho, maldición?

Leandro contempló a Bobby, y la expresión afectada en su cara le dijo que sí. Él lo había dicho, maldición.

Di algo exigió ásperamente.

No sé qué decir sonaba resentida y llena de pánico al mismo tiempo. ¿Siquiera lo dices en serio? ¿Tal vez lo dijiste como una broma?

Allí estaba su oportunidad para retractarse, para hacer las cosas menos peor. Pero él sólo no podía.

Dile a Bobby que estás enamorado de ella. Las palabras de Priscila hicieron eco en su mente.

Y ella será tuya para siempre, pensó él.

Sí. Lo digo en serio.

Capítulo Once — ¿E stás bien aquí sola? Las palabras apartaron a Bobby de sus

Capítulo Once

¿Estás bien aquí sola?

Las palabras apartaron a Bobby de sus pensamientos. No podía creer que se hubiera perdido en sus pensamientos en medio de una maldita fiesta; y una que parecía tener presentes a todos los moteros más calientes del estado. Cuando levantó la vista, fue para encontrar a Kellion mirándola con preocupación.

Se apresuró a decir:

Estoy bien y permaneció absolutamente inmóvil cuando Kellion, en lugar de irse, se sentó en el sofá frente a ella y miró a Bobby con interés.

Esta familia de moteros, club, asociación, o como quiera que le llamaran, de Leandro era diferente a todo lo que imaginaba. Los moteros en su mente eran algo así como los de Sons of Anarchy, todos con un aspecto robusto y totalmente violentos. Pero los hombres en el grupo de Leandro eran todos pulcros y extremadamente guapos. Se veían más como modelos para Rolex que Harley, y sabía a ciencia cierta que todos eran lo suficientemente ricos para comprar decenas de cada una sin pestañear ante el costo.

Kellion ahora le sonreía misteriosamente, haciendo que Bobby preguntara tímidamente:

¿Qué sucede?

Nada. Sólo me preguntaba cómo se llevaban tú y Leandro.

Estamos bien.

Dudo que sea tan mundano como eso entre ustedes dos. Por ejemplo, lo escuché decirte mégaira.

¿Entiendes griego?

Él dijo en tono de disculpa:

Todos somos griegos. Bueno, yo soy medio griego, pero la mayoría de los otros chicos aquí son 100% griegos.

¿Y el imbécil todavía la llamaba mégaira frente a ellos?

Voy a matarlo Kellion escuchó murmurar a la chica entre dientes.

— Kellion escuchó murmurar a la chica entre dientes. Sonrió. — ¿Ves? Ninguna otra chica excepto

Sonrió.

¿Ves? Ninguna otra chica excepto tú probablemente diría eso.

Ella dijo sombríamente:

Eso es porque no habría llamado mégaira a cualquier otra chica como si fuera un estúpido cumplido o algo así. Y no lo es hizo una pausa y luego agregó enfáticamente: Y no es cierto, tampoco Bobby cruzó los dedos detrás de su espalda.

Kellion se echó a reír.

Estoy seguro de que no lo es.

Trata de sonar más convincente y puede que te crea.

Él la miró con admiración.

Todas las chicas que conozco con las que Leandro ha salido han tenido el vocabulario limitado imitó: Sí, Leandro. Lo que quieras, Leandro. Oh, Leandro.”

Ella sonrió.

Así

que

eres

un

cambio

refrescante.

pregunto que hiciste para llamar su atención.

Bobby dijo con descaro:

Sorprendente,

también.

Me

Lo pateé.

El sonido de la risa de Kellion, que había sido la segunda en tan poco tiempo, tuvo a Leandro frunciendo el ceño mientras miraba a Bobby. Confiaba en Kellion, pero Kellion era también el mayor coqueto en su club.

pero Kellion era también el mayor coqueto en su club. — Estás celoso — comentó con

Estás celoso comentó con diversión Helios, el dirigente del club. Alto y con la piel olivácea como Leandro, era el único hombre en el club que tenía el pelo dorado en vez de oscuro. Les gustaba provocarlo diciéndole “Sr. Rayo de Sol” a pesar de que sabían que el temperamento de Helios era más como un eclipse solar que cualquier otra cosa.

Leandro se sonrojó.

No lo estoy. Sólo me preocupa que pueda decirle a Bobby algo sobre mí que es mejor que no sepa incómodo con hablar de Bobby, cambió de tema. Gracias de nuevo por el apoyo de tu familia a la candidatura de mi padre.

Sabes que siempre estaremos apoyándote Leandro sabía que era todo lo que Helios diría sobre el tema. El otro hombre, aunque no tan irascible como él tendía a ser, era aún más voluble, sus maneras silenciosas escondían una cualidad despiadada que pocos vislumbraban.

Helios de repente pareció distraído, y cuando Leandro siguió la mirada del otro hombre, vio a la fotógrafa oficial del club, la marimacho M.J., tomando instantáneas del miembro más reciente, Yuri.

¿Yuri está dándote problemas? Leandro estaría francamente sorprendido si Helios decía que sí ya que conocía a Yuri, y el joven era conocido por ser cortés, como un recuerdo de los días dorados de la caballería.

Helios dijo de mala gana:

No. Es M.J. Ella está acaparando demasiado el tiempo de Yuri. Podría convertirse en una distracción para él.

Leandro sonrió. Por lo que podía ver, la pequeña M.J. se estaba convirtiendo más en una distracción para su intrépido líder que para nadie más.

Todos sabemos por qué ella se unió al club, Helios.

— Todos sabemos por qué ella se unió al club, Helios. Una leve mueca torció la

Una leve mueca torció la cara de Helios que, Leandro reconoció con diversión, era casi tan bonita como una chica si no fuera por los extremadamente duros ángulos de sus mejillas y mandíbula. Leandro sabía que Helios también estaba recordando el día en que se llevaron a cabo los exámenes para vacantes en su club. M.J. había sido la última en ser entrevistada; y quien espetó que era porque estaba enamorada de un miembro del club que estaba solicitando un puesto, cualquier posición.

Yuri podría ser su enamorado misterioso.

Helios se encogió de hombros.

No me importa un carajo, siempre y cuando ella haga su trabajo cuando él miró a Leandro y vio el brillo de diversión en los ojos de su amigo, Helios supo que no estaba engañando a Leandro ni un poco. Él dijo con seriedad: Dile esto a alguien y te mataré, seas amigo o no.

Incluso si no eres tú su amor secreto, siempre podrías robarla.

Nunca vamos a hablar de esto otra vez tampoco se detuvo, luego añadió de mala gana: No en público al menos Helios se dio cuenta en ese momento de que sí necesitaba a alguien con quien hablar de la maldita mocosa, aunque sólo fuera para que pudiera escuchar a alguien decirle que estaba a punto de hacer el ridículo. M.J. y él no tenían nada en común. Peor aún, M.J. estaba aterrada de las motocicletas. Eso era normalmente un gran bajón para Helios, pero en el caso de M.J., sólo le irritaba. ¿Qué demonios era tan aterrador acerca de las motocicletas? No eran más que motos.

Leandro dijo con una sonrisa:

Entendido.

Helios miró a la chica que Leandro había traído con él. Dos podían jugar a este juego, pensó.

¿Y qué hay de tu encantadora Bobby? ¿Estás listo para que el mundo entero fantasee con ella en el momento en que descubran su conexión contigo?

ella en el momento en que descubran su conexión contigo? Las palabras borraron la diversión de

Las palabras borraron la diversión de la cara de Leandro por completo. Helios, lamentablemente, no estaba exagerando. El aspecto que tenía ahora de caliente motera nerdy a la caza era ciertamente apropiado, con casi la mitad de sus gloriosos pechos en exhibición por ese top de seda ridículamente ceñido, Leandro estaba seguro de que Sports Illustrated estaría llamando a su puerta en el momento en que la presentara como su novia.

Ella no va a posar para ninguna revista dijo secamente.

¿Incluso si ella quiere hacerlo?

No va a posar él compraría la condenada revista antes de permitir que Bobby posara.

Helios dijo en voz baja:

¿Ella realmente significa algo para ti, entonces? Admito que estaba

escéptico cuando me enteré de que estabas saliendo con una chica de tu escuela y

que ella no era

tu tipo habitual.

Todo el mundo, pensó Leandro sombríamente, parecía tener malditamente fácil adivinar correctamente cómo habían llegado a conocerse Bobby y él. ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que fuera Bobby quien averiguara la verdad también?

Cuando Leandro no respondió, Helios supo que se trataba de una respuesta en sí misma, y una a la que no le daba la bienvenida. Podía ver que Bobby Granger era una chica agradable, alguien que no merecía ser un peón político.

Las encuestas allá en casa muestran que tu padre poco a poco va ganando el favor del público de nuevo. Los medios de comunicación locales también han

estado siguiendo fielmente tu "cortejo" de Bobby. Les encanta que fue elegida Filántropo del Año, y aunque ella es tan rica como cualquier persona aquí, no actúa como tal. Ellos piensan en ella como una posible princesa en defensa de los pobres. ¿Ella lo sabe?

posible princesa en defensa de los pobres. ¿Ella lo sabe? — No. — ¿Y no tienes

No.

¿Y no tienes ningún deseo de contárselo?

cuando necesite saberlo en el fondo de su mente, sabía

que estaba cometiendo el mismo error otra vez, protegiéndose a sí mismo a costa de Bobby. Pero él simplemente no podía evitar hacerlo. El mismo miedo tácito estaba dentro de Leandro, protegiendo una pequeña parte de sí mismo para asegurarse de que sobreviviría si la gente que amaba no terminaba devolviéndole su amor.

Voy a decírselo

no terminaba devolviéndole su amor. — Voy a decírselo El viaje de vuelta a casa transcurrió

El viaje de vuelta a casa transcurrió en un silencio tenso a pesar de que Leandro la mantuvo cerca, sus dedos entrelazados en su regazo, su cabeza contra su pecho y su brazo alrededor de ella. Al mismo tiempo, se preguntó por qué no estaba tratando de besarla.

Cuando el coche con chófer de Leandro se estacionó frente a su dormitorio, ella espetó:

—Leandro, acerca de lo que dijiste…

Sus labios cubrieron los suyos.

Allí estaba el beso que estaba esperando, pero antes de que pudiera pensar en lo que significaba, el beso ya había terminado, y Leandro levantaba la cabeza para decirle en voz baja:

No quiero que te sientas presionada a devolverme las palabras. Sólo quiero que sepas que te encuentro hermosa en todos los sentidos.

te sientas presionada a devolverme las palabras. Sólo quiero que sepas que te encuentro hermosa en

Capítulo Doce

La multitud era salvaje e incontrolable, un monstruo que consistía en

era salvaje e incontrolable, un monstruo que consistía en cientos de latidos que ansiaban la emoción

cientos de latidos que ansiaban la emoción de una carrera prohibida. Leandro la había invitado ayer a acompañarlo como su cita para el evento de esta noche pero Bobby se negó, sabiendo que había otra cosa que tenía que hacer. Se sentía tan culpable e injusta con Leandro habiendo dicho las palabras y ella no diciéndolas también. Ella quería decirlas. Cuánto quería hacerlo, pero Bobby tenía que estar segura de que la cosa era real esta vez. La carrera comenzaba en un almacén al lado de una de las carreteras interestatales de Florida. La idea de Leandro corriendo una motocicleta, ilegalmente, en la vía pública fue más que suficiente para que Bobby quisiera vomitar. El hecho de que, efectivamente, participó en algunos de esos eventos cuando se encontraba en Grecia le daba pesadillas de vez en cuando. Bobby sólo podía estar agradecida de que ahora se había retiradoy se limitaba a patrocinar dichas carreras. Se habían instalado gradas para los espectadores y Bobby logró encontrarse un lugar en la parte superior desde donde podía ver todo. Las luces estroboscópicas proyectaban diferentes tonalidades de luz sobre los moteros y el suelo mientras música de rock and roll pesado rugía por los altavoces. Todos tenían ánimo de divertirse, pero todo lo que podía hacer Bobby podía hacer era ver nerviosamente la rampa de seis metros de altura frente a la multitud. Al ver cómo Bobby estaba mirando el área de acrobacias, Kellion dijo con compasión:

Sé que parece suicida, pero él es un profesional cuando se trata de estas acrobacias. Pero es tan peligroso murmuró. Él puede hacerlo, te lo prometo.

Bobby negó con la cabeza. — Simplemente no entiendo por qué ustedes tienen que hacer

Bobby negó con la cabeza.

Simplemente no entiendo por qué ustedes tienen que hacer esto. Quiero decir, ¿las cosas de motociclismo y todo eso? Y si realmente quieren correr con tantas ganas, ¿por qué tienen que hacerlo de forma ilegal? Hay una libertad a la hora de montar una moto que no se puede obtener al

cualquier tipo de auto trató de buscar las palabras

adecuadas para explicar su conexión y la conexión de cada motero con su moto. Es más íntimo, como la moto convirtiéndose en una parte de ti, una extensión de tu extremidad. Es por eso que se siente como si hubiera perdido un brazo si mi moto se daña y es mi culpa. —Pero, ¿qué pasa con las personas que se preocupan por ti y… Kellion sonrió. Sé lo que quieres decir, y no es así aquí en Florida. En Grecia, los chicos están locos, ellos no tienen reglas en absoluto y por eso pasó el accidente de Leandro. Pero aquí en Florida, Helios está al mando y dirige una operación bien organizada. Tenemos todo lo que las grandes ligas tienen excepto la licencia. Y eso no lo queremos. Cuando te vuelves profesional, llegan los tiburones del dinero y

hacen las cosas aburridas. Pero cuando es ilegal, nosotros hacemos las reglas. ¿Así que es realmente seguro? Tan seguro como el salto bungee 4 . Eso es en el que saltas de un edificio de cincuenta pisos, ¿verdad? Ella le frunció el ceño. Eso no ayuda. Kellion le dio a su cabeza una palmadita como lo haría con una hermana menor. En cierto modo, así era como la veía. Él va a estar bien hizo una pausa. Pero sabes que va a sentirse aún mejor si sabe que estas aquí, ¿no? No se lo digas. ¡Me lo prometiste! Sí, pero es solo que creo que… —Hay algo que necesito saber y solo puedo hacerlo si lo veo… y él no me ve.

conducir un auto de carreras

4 Es una actividad en la cual una persona se lanza desde una altura, generalmente cientos de metros, con uno de los puntos de la cuerda elástica atada a su cuerpo o tobillo, y el otro extremo sujetado al punto de partida del salto.

— ¿Quieres cogerlo coqueteando con otras chicas? — Había sido la principal sospecha de Kellion,

¿Quieres cogerlo coqueteando con otras chicas? Había sido la principal sospecha de Kellion, pero la manera en la que Bobby le parpadeó le dijo a Kellion que el pensamiento ni siquiera se le había ocurrido, dejándolo aún más perplejo. Él no va a coquetear con otras chicas porque él me ama, quería añadir Bobby, pero no lo hizo. ¿Estás tan segura? Absolutamente pero ella todavía contuvo el aliento de todos modos cuando el anfitrión finalmente dijo el nombre de Leandro y las chicas en la multitud enloquecieron. Estaba vestido completamente en cuero negro, haciéndolo ver tan sexy-fantástico que tenía a Bobby jadeando junto con las otras. Kellion sonrió y tomó una foto de ella. Ella oyó el chasquido de su teléfono. ¡Kellion! Lo siento. Bobby lo fulminó con la mirada. Borra eso… —Se está subiendo a su moto ahora dijo Kellion, distrayéndola. Funcionó. Su cabeza rápidamente giró de nuevo hacia el frente. Ciertamente Leandro estaba montándose en su motocicleta, y había encendido el motor, la multitud rugió su aprobación mientras su motocicleta rugía. La marca de su motocicleta era algo que no reconoció, pero incluso con el poco conocimiento que tenía sobre motos, Bobby instintivamente supo que la de Leandro era una máquina de ensueño. Era grande y negra, y había algo en su elegancia y poder que hacía que la moto pareciera como si fuera un diseño hecho a medida para adaptarse a la complexión de Leandro. Él se inclinó, acelerando el motor de nuevo, y la multitud rugió con él. Y entonces él estaba volando. Bobby gritó, con el corazón acelerado mientras Leandro y su moto subían por la rampa a toda velocidad antes de elevarse. El tiempo se detuvo para todos los demás mientras Leandro y su moto estaban en el aire, y nadie hizo el menor ruido mientras Leandro intentaba un giro de 360 grados…

… y lo hizo con gracia y sin esfuerzo. Su aterrizaje fue silenciosamente perfecto, con

y lo hizo con gracia y sin esfuerzo. Su aterrizaje fue silenciosamente perfecto, con Leandro de cara a la multitud cuando su moto tocó el suelo. Leandro bajó lentamente de su moto, las chicas volviéndose locas mientras se ponía de pie firmemente y lentamente se quitaba el casco. Ella observó maravillada con la boca seca, su corazón todavía acelerado, incapaz de creer que alguien tan deslumbrante bueno había dicho que la amaba. Y entonces sus ojos la encontraron. Una vez, ella había estado hablando con una chica que le había preguntado sobre el amor. Y Bobby, recién salida del corazón roto por la crueldad de Blaine, había dicho todo lo que tenía en su corazón, sabiendo que todas las chicas de su clase de yoga, la mayoría de las cuales sabían lo que había pasado entre Valerie y ella, estaban escuchando. Había dicho las palabras desafiantemente, deseando que todos supieran que a pesar de que había sido humillada, no iba a dejar que Blaine y Valerie ganaran de nuevo al permitirse estar amargada. El hombre me imagino en mi mente es alguien común y corriente como yo. Tal vez está usando gafas, tal vez no es tan guapo, pero es la forma en que me ama lo que es extraordinario. No importa cuántas personas haya en una habitación. Él sabe cuándo estoy allí y me encontrará de inmediato, porque soy su corazón y siempre tienes que saber de dónde vienen los latidos de tu corazón. Lágrimas nublaron su mirada pero Bobby parpadeó para borrarlas, necesitando saber que no estaba imaginando cosas, que Leandro sí la había encontrado. Una sonrisa curvó lentamente sus labios. Hola. Las lágrimas cayeron mientras ella articulaba, Hola. Iba a ponerse a llorar en cualquier momento. No quería, pero no podía evitarlo. El corazón le latía con tanta fuerza que era un milagro que no hubiera salido de su pecho. Bobby vio preocupación brevemente cruzar el rostro de Leandro y ella sabía que él se había dado cuenta de lo cerca que estaba de perder el control. Y luego… Sus ojos se abrieron como platos. Leandro le mandó un beso.

Gritos estallaron de las mujeres de la multitud, pero Bobby terminó estallando en risas. Era la cosa más sentimentaloide que él podría haber hecho, algo que Leandro Christopoulos como el mundo lo conocía nunca hubiera hecho, pero lo había hecho. Lo había hecho a pesar de que estaba bastante segura de que él lo consideraría la cosa menos varonil que él había hecho en su vida. Lo había hecho… por ella.

segura de que él lo consideraría la cosa menos varonil que él había hecho en su

Capítulo Trece

Bobby volvió a leer los mensajes de Leandro en su teléfono como una

manera de calmar su acelerado corazón mientras tomaba las escaleras.

calmar su acelerado corazón mientras tomaba las escaleras. Leandro : ¿Qué quieres decir con que no

Leandro : ¿Qué quieres decir con que no podemos vernos esta noche? Prácticamente tuviste una cita con Kellion, ¿y ahora que me estás diciendo que no puedo verte?

Bobby : No tenía una cita con Kellion. Le pedí que me acompañara para que yo pudiera babear sobre tu asombrosidad.

Leandro : Puedo sentir tu sarcasmo incluso desde aquí, mégaira.

Bobby : Estamos taaaan conectados que es sorprendente.

Leandro : Voy para allá.

Bobby :

¡No! Confía

en

mí,

tengo

cosas

que

hacer

esta

noche,

¿de

acuerdo? Pero nos veremos mañana. Lo prometo.

 

Leandro :

Será

mejor

que

tengas

una

buena

explicación

para

esto

mañana.

Bobby : Buenas noches. Nos vemos mañana.

Leandro : Una muy buena explicación o voy a matarte por torturarme innecesariamente.

Sus labios se torcieron ante la amenaza y el último mensaje de Leandro por la noche. ¿El hecho de que iba a colarse en su habitación desnuda era lo suficientemente bueno?

Un par de guardaespaldas estaban, como Derek Christopoulos le había advertido, estacionados afuera de la habitación de Leandro, pero la dejaron pasar sin una palabra, ya habiendo sido instruidos para hacerlo por Derek.

Gracias murmuró torpemente sin mirar a ninguno de ellos. Estaba demasiado avergonzada, sabiendo que no les iba a resultar difícil adivinar por qué estaba aquí.

La puerta se cerró silenciosamente detrás de ella.

aquí. La puerta se cerró silenciosamente detrás de ella. La habitación estaba a oscuras. Era mucho

La habitación estaba a oscuras. Era mucho más grande que su dormitorio, pero al fin y al cabo ella no era más que uno de los muchos estudiantes ricos de la universidad mientras que Leandro era un Christopoulos. Silenciosamente cruzó su sala de estar para llegar a su habitación, la puerta sin cerrar con pestillo tampoco, por suerte.

También estaba completamente oscuro dentro, pero la franja de luz de luna que se filtraba en la habitación desde la ventana le permitió a Bobby ver a Leandro

acostado boca abajo. Estaba con el torso desnudo

las mantas exponiendo el talud superior de sus firmes nalgas.

y tan desnudo como ella, con

Tragó saliva. Una parte de ella la instaba a regresar y olvidarse de ello, pero Bobby sabía que si hacía eso, nunca encontraría el valor para hacerlo de nuevo. Bobby desató su gabardina tan silenciosamente como pudo y la dejó caer al piso alfombrado.

Se acercó de puntillas a la cama y con cuidado puso una rodilla en ella, el colchón hundiéndose bajo su peso añadido.

Leandro se despertó al instante, sabiendo que alguien se estaba metiendo en la cama con él. Rápidamente rodó sobre su espalda y se congeló.

Bobby tenía una rodilla sobre la cama, inclinándose sobre él, sus pechos colgando sobre su cabeza. Vergüenza aguda estaba pintada en su rostro.

Él dijo con voz ronca:

¿Bobby?

Ella dijo débilmente:

Sorpresa.

No podía creerlo.

¿Eres tú realmente?

Para ocultar su creciente vergüenza, Bobby replicó bruscamente:

ocultar su creciente vergüenza, Bobby replicó bruscamente: — ¿Quién más estaría metiéndose en la cama contigo?

¿Quién más estaría metiéndose en la cama contigo?

En respuesta, él se irguió un poco, apoyando su peso sobre los codos. Y sin ninguna advertencia, tomó un pezón en su boca, sus labios cerrándose sobre él como si fuera una fruta tentadoramente dulce a la que ya no podía resistirse de devorar.

Un gemido de sorpresivo placer salió de Bobby.

El sabor era dulce y familiar. Soltó su pezón para gemir:

Sí eres tú.

Cuando chupó más fuerte, su cuerpo se derritió y cayó sobre él con un grito ahogado. Él volvió a gemir con aún mayor placer, sus manos cerrándose automáticamente en su cintura mientras la levantaba ligeramente en el aire para poder apartar las mantas a patadas.

Cuando él la bajó, ella se ajustaba perfecto, su pequeño y curvilíneo cuerpo suave contra su dureza, su polla encontrando un hogar cálido y resbalosamente húmedo entre sus piernas.

Bobby gimió, incapaz de creer la emoción de placer prohibido que la golpeó cuando experimentó por primera vez la sensación de tener la polla de un hombre entre sus piernas. Las cosas nunca habían ido lejos entre Blaine y ella, algo que solía hacerla sentir frígida y fea. Pero ahora sabía que había sido Dios

protegiéndola, sabiendo que estaba destinada a pertenecer a alguien mejor, alguien que realmente la amaba por todo lo que era.

Ella suspiró cuando finalmente soltó su pezón. No había sido capaz de respirar correctamente en todo ese tiempo. Sus labios se arrastraron con avidez por su cuello y ella se arqueó, deseosa de darle más acceso.

El grado de reacción de Bobby lo deslumbró, y el hecho de que ella había venido voluntariamente a su cama era más que suficiente para ponerlo dolorosamente excitado. Preguntó con voz ronca:

ponerlo dolorosamente excitado. Preguntó con voz ronca: — ¿Qué estás haciendo aquí? Ella le sonrió, una

¿Qué estás haciendo aquí?

Ella le sonrió, una sonrisa tonta por la que la mayoría de la gente habría estado sorprendida de ver en alguien tan duro como Bobby.

¿Seduciéndote?

La respuesta era tan jodidamente sexy y Leandro tuvo que besarla, su lengua sin hacer movimientos preliminares. Simplemente entró, reclamando su posesión. Las manos de ella se posaron en sus hombros, los dedos apretando duro mientras él la besaba más profundamente. Sus senos aplastados contra su pecho, sus erguidos pezones rozándose contra los de él.

Cuando le permitió respirar de nuevo, él preguntó:

¿Es por esto que no querías que fuera?

Quería darte una sorpresa.

Él dijo bruscamente:

Esto es más que una maldita sorpresa. Esto es tenido.

la mejor sorpresa que he

Bobby respiró hondo.

¿Y si te digo que yo te

te amo? ¿Qué tipo de sorpresa sería esa?

Las palabras lo congelaron, y el aspecto vulnerable en la cara de Bobby hizo que su pecho se apretara.

¿De verdad me amas? preguntó porque no podía creer que incluso con las cosas de mierda que había hecho en su vida, todavía fuera bendecido con tener a alguien tan puro e inocente como Bobby.

con tener a alguien tan puro e inocente como Bobby. Ella susurró con voz trémula: —

Ella susurró con voz trémula:

Sí. No quería

no sé cómo sucedió, pero sí. Te amo.

Las emociones en su voz lo conmovieron más que nada. Hablaba de que sus temores no eran diferentes a los suyos. Tenía miedo de amarlo, pero ella lo había

superado porque quería tomar un riesgo

con él.

Tu amor le dijo de manera desigual, no es ninguna sorpresa ordinaria tampoco. Es un momento que cambia la vida.

Las lágrimas golpearon sus ojos.

Te amo, Leandro.

Él tomó su rostro y la besó, su corazón pesado porque de repente sintió que no tenía derecho a pronunciar las mismas palabras que ella. No queriendo que ninguno de los dos pensara y arruinara lo que era el momento más hermoso de sus vidas, Leandro la hizo rodar sobre su espalda y se movió para acomodarse entre sus piernas.

Su beso se tragó su grito ahogado de sorpresa por el cambio rápido de sus posiciones. Cuando él levantó la cabeza, le dijo bruscamente:

Espero que no tengas ninguna clase importante mañana.

Ella parpadeó ante el súbito cambio de tema.

N-ninguna, creo. ¿Por qué?

Porque voy a mantenerte despierta toda la noche la besó con fuerza. He soñado con esto demasiado tiempo como para estar satisfecho con sólo una vez, mégaira.

Antes de que pudiera responder, Leandro había reclamado sus labios de nuevo, y la forma en que él la besó le dijo a Bobby que el tiempo para hablar había terminado. Leandro iba a hacerle el amor y no quería que ella pensara en otra cosa excepto eso.

amor y no quería que ella pensara en otra cosa excepto eso. Era una petición muy

Era una petición muy sencilla.

Su boca y sus manos estaban por todas partes, besando cada centímetro de su cuerpo desnudo hasta que ella sólo podía sollozar su nombre. Sus dedos incitaron expertamente a sus pezones a erguirse aún más hasta que perforaron su lengua cuando los chupó de nuevo. Chupó largo y duro cada pezón, y de vez en cuando los mordía con fuerza, como si obtuviera placer en la forma en que ella gritaba.

Cuando no estaba chupando sus pezones, estaba amasando sus pechos, apretándolos con fuerza incontables veces. Los miraba como si no pudiera tener suficiente de sus pechos.

Estos son todos míos, Bobby. Sólo míos. Nadie puede ver nunca cuán gloriosamente redondos son tus pechos.

—Son grandes…

Sí, son grandes Su voz vibró con satisfacción sexual. Ni siquiera caben en mis manos.

Ella gimió de vergüenza ante eso.

—Leandro, no digas eso…

Pero es verdad, y sé que los hombres me envidian por ser dueño de estos se inclinó para acariciar con su rostro el valle entre sus pechos. Míos, Bobby. Míos.

Ella sólo podía estar de acuerdo, gimiendo:

Sí, tuyos.

Su boca se movió hacia abajo, pero él no le soltó los pechos, amasándolos como si quisiera que cada parte de su cuerpo gritara de necesidad por él. Ella se retorció debajo suyo cuando sintió su mirada abrasadora en el triángulo entre sus piernas.

su mirada abrasadora en el triángulo entre sus piernas. — Leandro, no te quedes mirando —

Leandro, no te quedes mirando

Puedo hacer lo que quiera, mégaira. Tu cuerpo es mío y oh, Dios, su arrogancia no debería haberla excitado tanto, pero lo hizo y todo lo que Bobby podía hacer era gemir y dejar que su cuerpo hiciera lo que él quería cuando tomó sus piernas y las separó.

La primera lamida de su lengua la hizo estremecer, la segunda más larga la tenía gimiendo, y la tercera fuerte lamida, seguida por el empuje de su lengua dentro de su cuerpo, hizo girar la cabeza de Bobby de izquierda a derecha contra la almohada.

¡Leandro!

Los dedos de ella se movieron a su cabeza.

detente… —ella no iba a sobrevivir a esto. Era

imposible sobrevivir a esta clase de agonía, la forma en que su lengua se sentía como una pequeña pero poderosamente intensa fuerza de calor que seguía apuñalando su núcleo, empujando dentro y fuera y dejándola sin aliento e inquieta.

Por favor

por favor

Leandro levantó la cabeza.

Ella empezó a respirar.

Pero él dijo con voz áspera:

No. Nunca voy a parar.

Y luego su cabeza estaba de nuevo entre sus piernas, sus manos curvándose alrededor de sus nalgas para apretarlas con fuerza antes de usarlas para empujar su monte más arriba, permitiéndole a su lengua deslizarse dentro.

¡Leandro! gritó cuando sintió la primera agitación de placer. Y entonces pasó demasiado rápido, las pequeñas sensaciones de placer estallando en un torbellino de agonizante dicha, todo ello centrado en el calor que Leandro todavía no había dejado de penetrar con su lengua.

Leandro todavía no había dejado de penetrar con su lengua. Él la chupó, sin dejarla ir

Él la chupó, sin dejarla ir aunque Bobby luchaba por liberarse, su vergüenza más aguda que nunca.

Me encanta comerte. Déjame comerte.

—Pero… —Su voz se apagó cuando lo vio lamiéndose los labios, como si quisiera más de su orgasmo. Ver eso hizo que su cuerpo palpitara de nuevo.

Es parte de ti, Bobby, y adoro cada parte de ti.

Ella se estremeció ante sus palabras.

E-entonces d-déjame comerte también.

Él dijo intensamente:

Lo harás. A su tiempo. Pero por ahora, necesito estar en control y asegurarme de ocasionarte el menor dolor posible una expresión oscura tocó su cara. No quiero hacerte daño.

Bobby dijo con voz temblorosa:

Creo que eso es inevitable a veces, por lo que no va a ser tu culpa si eso pasa quería decir más pero no pudo, gimiendo en su lugar cuando él comenzó a acariciar sus pliegues. Su núcleo latía con fuerza, la carne aún sensible después del primer orgasmo que había experimentado.

¿Lista para que te posea de otra manera, mégaira?

No.

Él se echó a reír.

No tengas miedo. Será bueno y deslizó lentamente un dedo dentro de ella, empujando y empujando hasta que su carne se estiró para acomodar el inusual grosor. Empujó dentro y fuera a un ritmo constante, su polla casi rebosante de necesidad por el modo en que Bobby gemía su nombre una y otra vez.

Cuando sintió su carne aflojarse, deslizó otro dedo dentro y Bobby lo recompensó con un gemido lleno de puro placer.

y Bobby lo recompensó con un gemido lleno de puro placer. Cuando deslizó un tercer dedo

Cuando deslizó un tercer dedo dentro, el cuerpo de Bobby se sacudió, el grosor combinado de sus dedos forzando a su carne a estirarse aparentemente más allá de su capacidad.

Dios, Leandro

se sentía tan llena y tierna, y la sensación era tan

maravillosamente dolorosa que no quería que terminara.

¿Es bueno? preguntó él con voz ronca.

Demasiado bueno dijo sin aliento.

Entonces estamos haciendo las cosas bien él no la dejó hablar más, sabiendo que era hora de darle otro orgasmo. Chupó sus pezones y alcanzó su clítoris con la otra mano.

El impacto combinado de su boca sobre su pezón, su dedo en su clítoris, y los empujes imparables de sus dedos en su coño fueron demasiado, y Bobby se deshizo una vez más con un grito que estaba bastante segura que todos en su edificio de dormitorios oirían.

En este punto, no le importaba.

Lo único que sabía era que quería más de este placer. Dolía, sí, pero de una manera tan, tan buena que ella sabía que sería adicta a ello para siempre. Gimió en protesta cuando él sacó sus dedos, pero cuando se dio cuenta de que estaba

cerniéndose sobre ella y sosteniendo su polla con la mano, Bobby se quedó en silencio, tensa y excitada al mismo tiempo.

Ambos lo observaron guiar lentamente su polla dentro, un jadeo escapando de la boca de ella cuando la cabeza de su polla entró.

Leandro gruñó:

No hagas ningún tipo de sonido sexy o voy a correrme.

— No hagas ningún tipo de sonido sexy o voy a correrme. — L-lo i-int —

L-lo i-int

No podía apartar su mirada de lo que estaba pasando, y ella