Sei sulla pagina 1di 254

SECRETARÍA DE AGRICULTURA, GANADERÍA, DESARROLLO RURAL, PESCA Y ALIMENTACIÓN

LIC. FRANCISCO JAVIER MAYORGA CASTAÑEDA Secretario

ING. FRANCISCO LÓPEZ TOSTADO Subsecretario de Agricultura

ING. ANTONIO RUÍZ GARCÍA Subsecretario de Desarrollo Rural

ING. NORBERTO DE JESUS ROQUE DÍAZ DE LEÓN Subsecretario de Fomento a los Agronegocios

MVZ. JOSÉ LUIS GALLARDO NIETO Coordinador General de Ganadería

LIC. XAVIER PONCE DE LEÓN ANDRADE Oficial Mayor

INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES FORESTALES, AGRICOLAS Y PECUARIAS

DR. PEDRO BRAJCICH GALLEGOS Director General

DR. EDGAR RENDÓN POBLETE Coordinador de Investigación, Innovación y Vinculación

DR. SEBASTIÁN ACOSTA NÚÑEZ Coordinador de Planeación y Desarrollo

MARCIAL ALFREDO GARCÍA MORTEO Coordinador de Administración y Sistemas

CENTRO DE INVESTIGACIÓN REGIONAL DEL NORTE CENTRO

DR. HOMERO SALINAS GONZÁLEZ Director Regional

DR. HÉCTOR MARIO QUIROGA GARZA Director de Investigación Regional

DR. JOSÉ VERÁSTEGUI CHÁVEZ Director de Coordinación y Vinculación Estatal de la Región Lagunera

M.C. RODOLFO FAZ CONTRERAS Jefe del Campo Experimental La Laguna

Compilador Dr. Gregorio Núñez Hernández
Compilador
Dr. Gregorio Núñez Hernández

Libro Científico Num. 3

Primera edición, Noviembre del 2006.

MAÍZ FORRAJERO DE ALTO RENDIMIENTO Y CALIDAD NUTRICIONAL

Campo Experimental La Laguna

ISBN 970-43-0092-1

“D.R”. ã 2006

Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias INIFAP Serapio Rendón No. 83 Colonia San Rafael Delegación Cuauhtémoc México, D.F.

ã

Centro de Investigación Regional Norte Centro CIRNOC Campo Experimental La Laguna Blvd. Prof. José Santos Valdés 1200 Pte. MATAMOROS, COAH. 27440

Impreso en México - Printed in Mexico

Prólogo

La producción de leche de bovino es una actividad estratégica, ya que es un alimento básico para el desarrollo humano. En nuestro país, la producción de leche es insuficiente para cubrir la demanda nacional por lo que históricamente se ha importado año con año. Alrededor del 50 % de la producción nacional se produce bajo el sistema intensivo en cuencas como La Laguna, Aguascalientes, Delicias y Querétaro entre otras. En estas cuencas lecheras la producción de leche se basa en la utilización de la alfalfa. Por mas de 10 años el INIFAP ha llevado a cabo estudios experimentales con la aplicación del método científico para generar la tecnología de producción de maíz forrajero de alto rendimiento y calidad nutricional en ambientes áridos semicálidos y semiáridos templados. Esta tecnología permite obtener una alta productividad de forraje, eficiencia en el uso del agua de riego y ensilados de alta calidad nutricional, con lo cual, se puede reducir costos de alimentación, mejorar el uso del agua de riego y usar menos granos en la alimentación del ganado lechero. En este libro “MAÍZ FORRAJERO DE ALTO RENDIMIENTO Y CALIDAD NUTRICIONAL” se presentan los fundamentos científicos de esta tecnología, que es aplicable a regiones similares a los ambientes ecológicos en que fue generada. Con esta tecnología, el INIFAP contribuye a su misión de mejorar la competitividad y sostenibilidad de la cadena agroalimentaria de leche de bovino y a la seguridad alimentaria del país.

Dr. Pedro Brajcich Gallegos

i

ii

Contentido

Prólogo

i

CAPITULO I

MEJORAMIENTO GENÉTICO DEL MAÍZ FORRAJERO

1

1.1 Variabilidad de la calidad nutricional del maíz para

1

1.2 Importancia de la variabilidad genética de la planta y el elote en la calidad del maíz forrajero

13

1.3 Estabilidad del rendimiento y calidad forrajera de híbridos de maíz

24

1.4 Aptitud combinatoria de líneas de maíz para alta producción y calidad forrajera

33

BIBLIOGRAFÍA

40

CAPITULO II

CARACTERÍSTICAS DE HÍBRIDOS DE MAÍZ DE ALTO

RENDIMIENTO Y CALIDAD NUTRICIONAL DE FORRAJE

45

2.1 Características agronómicas y químicas importantes en híbridos de maíz para forraje con alto valor

45

2.2 Producción, composición química y digestibilidad in vitro de híbridos de maíz de origen tropical y templado en la Región árida de

58

2.3 Tipos de híbridos de maíz para la producción de forraje de alta

67

2.4 Parámetros de producción y calidad nutricional para la selección de híbridos de maíz para forraje con alto rendimiento y calidad nutricional en La Región Lagunera y

 

78

2.5 Relación entre la producción y calidad nutricional del forraje con el potencial de producción de leche por

86

BIBLIOGRAFÍA

94

iii

CAPITULO III

FECHA DE SIEMBRA, DENSIDAD DE PLANTAS Y ESTADO DE

MADUREZ DEL MAÍZ FORRAJERO

99

3.1 Fechas de siembra

99

3.2 Densidad de plantas en maíz

109

3.3. Estado de madurez a la

124

BIBLIOGRAFÍA

135

CAPITULO IV

FERTILIZACIÓN Y RIEGO

141

4.1 Fertilización y uso de estiércol

141

4.2 Irrigación del maíz forrajero

153

4.3 Eficiencia de uso de agua

162

BIBLIOGRAFÍA

170

CAPITULO V

MANEJO INTEGRADO DE LAS PLAGAS CLAVE DEL MAÍZ FORRAJERO

175

5.1

Descripción y manejo del gusano cogollero Spodoptera frugiperda (J. E. Smith)

176

5.1.1 Descripción de la plaga

176

5.1.2 Daños

177

5.1.3 Manejo de la plaga

178

5.1.3.1 Patrones de daño e infestación del gusano cogollero

178

5.1.3.2 Monitoreo con trampas de feromona

181

5.1.3.3 Efectividad de insecticidas convencionales

184

5.1.3.4 Efectividad de insecticidas microbiales

187

5.1.3.5 Evaluación de períodos de control

188

5.1.3.6 Identificación de insectos benéficos

192

5.2 Descripcion y manejo de la araña roja Oligonychus pratensis

(Banks)

194

5.2.1 Descripción de la plaga

195

5.2.2 Daños

196

iv

5.2.2.1

Efecto del daño de la araña roja en el rendimiento y

calidad del forraje

196

5.2.3 Manejo de la plaga

199

5.2.3.1 Patrones de infestación de la araña roja

199

5.2.3.2 Muestreo de niveles de infestación y daño en hojas

205

5.2.3.3 Períodos de control en función de los patrones de

infestación

205

5.2.3.4 Efectividad de acaricidas

205

5.2.3.5 Eficiencia de equipos de aplicación de

209

BIBLIOGRAFÍA

212

CAPITULO VI

CALIDAD NUTRICIONAL DEL FORRAJE Y PRODUCCIÓN DE

LECHE DEL GANADO BOVINO

217

BIBLIOGRAFÍA

236

ANEXO

239

Agradecimientos

241

v

CAPITULO I

MEJORAMIENTO GENÉTICO DEL MAÍZ FORRAJERO

Alfonso Peña Ramos Gregorio Núñez Hernández Fernando González Castañeda Gamaliel Orozco Hernández

1.1 Variabilidad de la calidad nutricional del maíz para forraje.

El creciente interés por la utilización de híbridos de maíz de mayor producción y calidad forrajera en las diferentes áreas productoras de leche en México, plantea la necesidad de tener información sobre la variabilidad genética de estos caracteres en poblaciones de maíz, con la finalidad de contar con fuentes de germoplasma adecuadas para lograr avances importantes

en el mejoramiento de la calidad del forraje. Estudios recientes indican que existe variabilidad genética en estas características factible de ser explotada genéticamente. Se ha encontrado que

la digestibilidad de la planta sin elote en los híbridos en uso varía

de 530 a 651 g kg -1 , mientras que la digestibilidad del grano fluctúa entre 887 y 939 g kg -1 (Núñez et al. 1999). Lundval et al. (1994), determinaron variaciones genéticas en la digestibilidad del tallo de 262 a 650 g kg -1 y en hojas de 580 a 676 g kg -1 ; mientras que Wolf et al. (1993a), encontraron variaciones en

fibra detergente neutro de 579 a 654 g kg -1 en la planta sin elote

e incrementos en la digestibilidad de la materia seca total al

aumentar la digestibilidad de hojas y tallos. Los datos de Geiger,

et al. (1992) y Cox et al. (1994) muestran adicionalmente que la variabilidad genética de la digestibilidad es mayor en la parte

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

1

vegetativa que en el grano, por lo que la selección por calidad del follaje y tallos podría favorecer avances más importantes. Por su parte Ruggero y Bertola (2000), no encontraron variación genética en la digestibilidad del grano, ni de la planta total, ni interacción genética de la digestibilidad x ambiente en una serie de cruzas evaluadas en un dialélico; sólo observaron diferencias en producción de materia seca.

La proporción de mazorca y la digestibilidad de la planta total, se correlacionan alta y significativamente (Allen et al. 1991; Graybill et al. 1991; Geiger, et al. 1992; Cox et al. 1994), por lo que se espera que la selección de materiales con alta proporción de mazorcas, podría favorecer una mayor calidad forrajera. También existen estudios donde no se ha encontrado correlación entre contenido de mazorca y digestibilidad de la planta sin elote (Dhillon et al., 1990), indicando que ambos caracteres son independientes para favorecer la calidad de la planta total.

En evaluaciones de diferentes híbridos de maíz para forraje en la Región Lagunera (Nuñez et al., 1999), se observó que una buena calidad del forraje se obtiene seleccionando

híbridos que produzcan más de 540 g kg -1 de mazorca, con lo cual se asegura una digestibilidad in vitro de la materia seca mayor

a 680 g kg -1 y una energía neta de lactancia de 1.5 megacalorías

o más por kilogramo de materia seca. Los híbridos con estas características de calidad forrajera pueden incrementar el nivel

productivo de las vacas lecheras y reducir substancialmente el costo de alimentación (Herrera, 1999).

En la evaluación de varios grupos de poblaciones de

distintos orígenes (valles altos, subtropicales, tropicales, híbridos

y generaciones avanzadas) en localidades contrastantes de la

Región Norte-Centro de México (Cuadro 1.1), se obtuvieron expresiones divergentes en las características de producción y

2

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

calidad. En Torreón, los días al corte se adelantaron en promedio 23 días y se acumularon 30 kg de biomasa más ha día -1 , mientras que en Pabellón, se tuvo una mayor calidad forrajera con 35 g kg -1 menos de fibra detergente neutro y 39 g kg -1 más de digestibilidad in vitro en los materiales. Las producciones de peso seco total y de leche por hectárea, no se afectaron significativamente por el ambiente.

Cuadro 1.1. Datos climáticos determinados durante la estación de crecimiento en las localidades de estudio.

la estación de crecimiento en las localidades de estudio. Los grupos de poblaciones mostraron significancia

Los grupos de poblaciones mostraron significancia estadística en todas las variables medidas, a excepción del contenido de fibra detergente neutro; pero no se observó interacción significativa grupo x localidad en la mayoría de las variables. Esto significa, que la respuesta de los grupos de poblaciones fue similar a través de ambientes. El grupo cinco constituido por híbridos comerciales fue uno de los más sobresalientes y se caracterizó por un mayor peso seco total, y mayor potencial estimado para producción de leche por hectárea (Cuadro 1.2); mientras que el grupo cuatro conformado por poblaciones F 2 de híbridos comerciales, tuvo una eficiencia productiva, un peso seco total y una producción estimada de leche por hectárea entre 26 y 30 % menor que el grupo de híbridos comerciales, debido a la disminución en el vigor del híbrido. El grupo uno constituido por poblaciones precoces de

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

3

valles altos, se caracterizó por tener un peso seco total reducido, baja proporción de elote y pobre eficiencia productiva. Este grupo sin embargo, mostró las mejores características en calidad nutritiva, con menores contenidos de fibras detergente neutro y ácido y mayor digestibilidad, lo cual dio lugar a producciones estimadas de leche estadísticamente similares a los grupos de poblaciones más tardías, que tuvieron producciones de peso seco total superiores entre 4.2 y 5.6 t ha -1 .

Cuadro 1.2. Medias de variables agronómicas y de calidad nutritiva de cinco grupos de poblaciones de maíz.

calidad nutritiva de cinco grupos de poblaciones de maíz. La interacción poblaciones dentro de grupos x

La interacción poblaciones dentro de grupos x localidad, resultó significativa (P<0.01) solamente para los caracteres proporción de elote en base seca, fibra detergente neutro y digestibilidad in vitro; en cambio, el efecto de poblaciones dentro de grupos resultó significativo para la mayoría de las variables estudiadas; excepto para peso seco total y eficiencia productiva.

La variación de las características agronómicas y de la calidad nutritiva de las poblaciones fue alta y mayor entre poblaciones de diferentes grupos que dentro de grupos (Cuadro

4

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

1.3). El peso seco total, fluctuó de 9.8 a 22.4 t ha -1 , la proporción de elote de 298 a 441 g kg -1 , la fibra detergente neutro de 475 a 549 g kg -1 , la fibra detergente ácido de 250 a 304 g kg -1 , la digestibilidad in vitro de 657 a 743 g kg -1 y la producción estimada de leche de 6.66 a 15.51 t ha -1 . Las producciones de peso seco total y leche por hectárea más altas fueron obtenidas por los híbridos y las más bajas por las poblaciones precoces. Allen et al. (1991), Hunt et al. (1992) y Cox et al. (1994), reportan diferencias entre híbridos en un rango de 30 a 100 g kg -1 en la concentración de fibra detergente neutro y de 27 a 60 g kg -1 en digestibilidad in vitro, las cuales son comparables o menores que las obtenidas en el presente estudio; en cambio, Wolf et al., (1993a), en tres poblaciones seleccionadas por diferencias en contenido de fibra y Coors et al. (1997), en tres híbridos comerciales, determinaron contenidos de fibra muy similares a los aquí reportados, pero superiores en digestibilidad en más de 40 g kg -1 comparado con la mejor población de este estudio.

En trabajos realizados en Pabellón y Torreón (Núñez et al., 1999) se han obtenido rendimientos de más de 20 t ha -1 de

materia seca con híbridos comerciales, los cuales son similares

a los obtenidos con el grupo de híbridos; pero muy superiores

a los rendimientos de las poblaciones del grupo precoz que

tuvieron en promedio 10.8 t ha -1 . El uso de material precoz, se justificaría en estas regiones siempre que hubiera alguna ventaja comparativa, como por ejemplo, mayor acumulación de

materia seca por día, mayor eficiencia en el uso de agua o mayor calidad nutricional. Estos resultados muestran que solamente la población 800 C5, tuvo producciones de materia seca y eficiencia productiva similar (P<0.05) a los grupos de poblaciones más tardías.

Los grupos dos, cuatro y cinco con poblaciones

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

5

Cuadro 1.3. Medias de variables agronómicas y de calidad nutritiva de la planta total de poblaciones de maíz en promedio de localidades.

total de poblaciones de maíz en promedio de localidades. subtropicales y tropicales, poblaciones F2 de híbridos

subtropicales y tropicales, poblaciones F2 de híbridos comerciales y el grupo de híbridos, respectivamente, tuvieron mayor variación genética en las características estudiadas comparados con los grupos uno y tres de poblaciones precoces y poblaciones subtropicales locales, respectivamente (Cuadro

6

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

1.3). Esta mayor variación genética se explica en parte por la mayor diversidad en la formación y origen de las poblaciones. En contraste, las poblaciones de los grupos uno y tres, tienen independientemente una alta proporción de germoplasma en común y del mismo origen de adaptación. No obstante, hubo poblaciones que mostraron mejores tendencias en producción y calidad nutritiva, como la Pob 800 C5 del grupo uno y la población PAB3 del grupo tres. En el grupo dos, sobresalieron la población Lucio Blanco y Pob 44 AED Tuxpeño, en el grupo cuatro, la Población P3066W F2 y en el grupo cinco el híbrido AS900. El híbrido AS900, fue el más precoz y uno de los materiales de mayor calidad nutritiva.

En todas las variables de calidad de la planta sin elote hubo diferencias significativas para grupos genéticos, y para variedades dentro de grupos; mientras que en las variables de calidad del elote, solamente hubo diferencias significativas entre grupos para fibra detergente neutro, fibra detergente ácido y contenido de lignina y entre variedades dentro de grupos, solamente para fibra detergente neutro (Cuadro 1.4). Esta información, indica que hay mayor variabilidad genética para calidad nutritiva de la planta sin elote que del elote. La ausencia de significación para digestibilidad in vitro del elote, coincide con los datos obtenidos en un estudio con cruzas dialélicas (Ruggero y Bertola, 2000).

La mayor calidad nutritiva de la planta sin elote (menores contenidos de fibra detergente neutro, fibra detergente ácido y lignina y mayor digestibilidad in vitro), se observó en el grupo uno, le siguió el grupo dos, y en el resto, todos fueron estadísticamente iguales (Cuadro 1.4). Respecto a la calidad del elote, los resultados mostraron una tendencia contraria a la obtenida en la planta sin elote, principalmente en los contenidos de fibras detergente neutro y ácido y lignina, con lo que se infiere en parte,

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

7

que la calidad de la planta sin elote es independiente de la calidad del elote o negativamente correlacionada con éste. Los grupos cuatro y cinco, tuvieron la mayor expresión en calidad del elote, mientras que el grupo dos, la menor. No obstante las diferencias existentes entre grupos en los contenidos de fibra del elote, no hubo diferencias significativas en digestibilidad in vitro, de ahí, que el mayor énfasis para selección, debe enfocarse a los caracteres de calidad de la planta sin elote.

Cuadro 1.4. Calidad nutritiva de la planta sin elote y del elote de cinco grupos de poblaciones de maíz evaluados en Pabellón, Ags.

grupos de poblaciones de maíz evaluados en Pabellón, Ags. La calidad de la planta sin elote,

La calidad de la planta sin elote, fluctuó de 550 a 684 g kg -1 en fibra detergente neutro, de 294 a 404 g kg -1 en fibra detergente ácido, de 45 a 77 g kg -1 en lignina y de 592 a 734 g kg -1 en digestibilidad in vitro. Para el contenido de elote fluctuó de 246 a 397 g kg -1 en fibra detergente neutro, de 100 a 172 g kg -1 en fibra detergente ácido, de 10 a 19 g kg -1 en contenido de lignina y de 756 a 864 g kg -1 en digestibilidad in vitro (Cuadro 1.5). Los datos

8

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

sobre la digestibilidad de la planta sin elote determinados en el presente trabajo, son superiores entre 60 y 80 g kg -1 a los obtenidos por Lundvall et al. (1994) y a los indicados por Núñez et al. (1999). En general, se observó correspondencia con las poblaciones sobresalientes considerando la planta total y los datos de calidad nutritiva de la planta sin elote, por lo cual se remarca la importancia de la calidad de la planta sin elote sobre la calidad del elote con fines de selección. Las mismas poblaciones sobresalientes en calidad de la planta total, sobresalieron también en la calidad de la planta sin elote.

Los contenidos de fibras detergente neutro y ácido y el peso seco total, correlacionaron significativamente y de forma negativa con la digestibilidad in vitro. La correlación con fibra detergente neutro y fibra detergente ácido, fue alta y con peso seco total, baja. (Cuadro 1.6). Las correlaciones negativas entre estas variables, sugieren que a mayor contenido de fibras y peso seco total, la digestibilidad de los materiales es menor. Estos resultados concuerdan con los obtenidos por Barriere et al. (1993), quienes determinaron correlaciones genotípicas negativas de –0.58 y –0.73 entre peso seco total y digestibilidad in vitro en dos años de evaluación y con los obtenidos por Allen et al. (1991) y Cox et al. (1994) respecto a las correlaciones negativas entre contenido de fibras y digestibilidad in vitro.

El grano, es la parte de la planta del maíz más digestible; por consiguiente, se esperaría que la proporción de elote en base seca, por ser un indicador de la producción de grano, tuviera una alta asociación con la digestibilidad in vitro. En el presente estudio, la proporción de elote no se correlacionó con la digestibilidad. Esta ausencia de correlación, puede ser explicada en parte por las diferencias entre grupos genéticos, especialmente en madurez. De acuerdo con Coors et al. (1997), la madurez de los genotipos puede confundir las relaciones entre

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

9

Cuadro 1.5. Calidad nutritiva de la planta sin elote y del elote de 25 poblaciones de maíz evaluadas en Pabellón, Ags.

elote y del elote de 25 poblaciones de maíz evaluadas en Pabellón, Ags. 10 Mejoramiento Genético

10

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

el rendimiento y la calidad de los mismos. Genotipos tardíos, regularmente tienen mayor rendimiento de materia seca pero baja relación grano-follaje, consecuentemente genotipos más tardíos tienden a producir mayor contenido de fibras y menor digestibilidad respecto a genotipos precoces, como determinaron Russell et al. (1992) y Argillier et al. (1995) y quienes además encontraron resultados muy similares a los del presente estudio. Por otro lado, Allen et al. (1991); Graybill et al. (1991); Cox et al. (1994) y Crasta et al. (1997), determinaron correlaciones significativas entre el índice de cosecha y digestibilidad con coeficientes que fluctuaron entre 0.63 a 0.79; de lo cual se infiere que la proporción del grano del maíz en base seca en esos estudios, sí fue un factor que influyó en la calidad del forraje.

El peso seco total, la proporción de elote en base seca y el contenido de fibra detergente neutro, correlacionaron significativamente con los datos estimados de producción de leche. La fibra detergente ácido y la digestibilidad in vitro en cambio, no estuvieron asociadas con la producción de leche (Cuadro 1.6). Estos resultados sugieren, que el peso seco total, la proporción de elote y en menor grado el contenido de fibra son factores que contribuyen a una más alta producción de leche que la digestibilidad del forraje per se; en consecuencia, para favorecer una mayor producción de leche, debería darse mayor atención a la selección de germoplasma con estas características, sobre todo cuando la producción de leche por hectárea sea el criterio más importante en la unidad de producción.

Los resultados anteriores muestran variaciones importantes en producción y calidad forrajera entre grupos genéticos y entre poblaciones dentro de grupos. Las poblaciones muy precoces tuvieron alta calidad forrajera, pero baja producción de materia seca y de leche al comparase con las poblaciones intermedias

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

11

o tardías. Los híbridos fueron los mejores en la mayoría de las características evaluadas.

Cuadro 1.6. Coeficientes de correlación para variables de calidad forrajera de la planta total de 25 poblaciones de maíz en promedio de ambientes.

total de 25 poblaciones de maíz en promedio de ambientes. Así mismo existen poblaciones sobresalientes en

Así mismo existen poblaciones sobresalientes en precocidad, capacidad de producción de materia seca, producción de leche y calidad forrajera con respuestas consistentes a través de ambientes, que pueden usarse en el corto plazo para identificar grupos heteróticos e iniciar programas de mejoramiento genético efectivos.

La calidad de la planta sin elote, presenta una alta variación genética y está estrechamente relacionada con la calidad de la planta total. La producción de leche está altamente relacionada con la producción de materia seca total y con la proporción de elote; de ahí que se considere que la selección de genotipos con alta producción de materia seca total y mayor proporción de elote, sería más ventajosa para mejorar la calidad de nuevos materiales de maíz.

12

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

1.2 Importancia de la variabilidad genética de la planta y el elote en la calidad del maíz forrajero .

La digestibilidad del forraje de maíz está influenciada por el contenido de grano y por la calidad nutritiva de la planta sin elote (Vattikonda y Hunter, 1983; Hunt et al., 1992). Por lo general, se considera que los híbridos altamente productores de grano son también los mejores en calidad forrajera (Allen et al., 1991; Graybill et al., 1991; Geiger et al., 1992). Se han reportado altas correlaciones entre el índice de cosecha y los contenidos de fibra y digestibilidad (Cox et al., 1994); de igual importancia ha sido la contribución de la proporción de mazorcas en base seca sobre el contenido de energía metabolizable en un gran número de híbridos de maíz evaluados (Geiger et al., 1992).

El contenido de fibras de la planta total y especialmente el contenido de fibra detergente neutro de la planta sin elote ha sido considerado igual de importante que el contenido del grano en la calidad del forraje del maíz (Hunt et al., 1992). La digestibilidad de la planta sin elote en algunas fuentes de germoplasma también presenta una alta contribución a la digestibilidad de la planta total, incluso superior a la aportada por la proporción de mazorcas o el rendimiento de grano (Vattikonda y Hunter, 1983; Wolf et al., 1993b). Coeficientes de correlación mayores a 0.85 han sido determinados entre la digestibilidad de la planta total y la digestibilidad de la fibra detergente neutro de la planta sin elote (Vattikonda y Hunter, 1983) comparado con valores cercanos a 0.45 entre la digestibilidad de la planta total y la proporción de mazorcas (Deinum y Bakker, 1981). Los resultados de Wolf et al. (1993a), remarcan la importancia de la calidad de la planta sin elote como uno de los factores que más contribuyen a incrementar la calidad nutricional de la planta total.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

13

Un alto porcentaje de mazorcas o un alto índice de cosecha favorecen incrementos en la calidad nutritiva del forraje; sin embargo, en algunos casos también se relacionan negativamente con la digestibilidad de la planta sin elote (Fairey, 1982; Dhillon et al., 1990). De los estudios anteriores y la divergencia en los resultados, se puede deducir que el mejoramiento genético para incrementar la calidad forrajera del maíz, dependerá de la composición de tallos y hojas, de su digestibilidad y del grado de contribución de éstos a la planta total en las poblaciones base de estudio.

Por lo general, la variabilidad genética de la digestibilidad es mayor en la parte vegetativa que en el grano (Geiger et al., 1992; Cox et al., 1994), de tal manera que la selección por calidad de la planta sin elote podría favorecer avances más notables. Hay también ejemplos, en los cuales no se ha encontrado variación genética para digestibilidad del grano, ni

de la planta total, pero sí diferencias importantes en producción de materia seca total y digestibilidad de la planta sin elote (Ruggero y Bertola, 2000). En México, es posible que exista variabilidad en la composición química y digestibilidad de grano

y planta sin elote en poblaciones de maíz que pueda ser

empleada en programas de mejoramiento genético e hibridación

para forraje con alta calidad nutritiva. Sin embargo, actualmente no existe en el país información sobre la calidad forrajera de poblaciones de maíz a pesar de la importancia del forraje para

la industria lechera nacional.

En estudios realizados en la Región Norte-Centro de México se detectaron diferencias significativas entre grupos de poblaciones de maíz y entre poblaciones dentro de grupos en

los caracteres de calidad nutricional de la planta total y en los de

la planta sin elote, pero no en los caracteres de calidad del elote,

donde solamente se detectaron diferencias en el contenido de

14

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

fibra detergente neutro (Cuadro 1.7). La ausencia de significancia para la digestibilidad in vitro del elote, coincide con los datos obtenidos en un estudio con cruzas dialélicas (Ruggero y Bertola, 2000) y sugiere que existe una menor variación genética en esta variable. En general, se aprecia (con excepción de la digestibilidad in vitro), que los coeficientes de variación determinados en las características de calidad del elote fueron mayores que en los de la planta sin elote, especialmente en contenido de lignina.

En términos generales se observó que hubo variación genética aceptable en la mayoría de las variables estudiadas tanto de la planta total, planta sin elote y elote (Cuadro 1.8). La menor variación para poblaciones dentro de grupos se observó en la digestibilidad in vitro y especialmente en el elote. Por otro lado, la variación para el contenido de fibras detergente neutro y ácido, fue en general mayor en el elote que en la planta sin elote; mientras que la variación en el contenido de lignina con excepción del grupo uno formado con poblaciones precoces de valles altos, fue muy similar en ambas partes de la planta.

El grupo uno, tuvo la mayor digestibilidad in vitro de la planta total, y la mayor calidad nutritiva de la planta sin elote con menores contenidos de fibras y lignina (Cuadro 1.9). Al parecer, en este grupo la calidad de la planta sin elote contribuye de manera importante a tener una alta calidad forrajera de la planta total. El grupo uno incluyó poblaciones que poseen una alta proporción de germoplasma de valles altos con moderada susceptibilidad al acame, la cual se ha considerado asociada con alta calidad forrajera (Buendgen et al., 1990; Coors et al., 1997). La información obtenida en la Región Norte-Centro indica que este grupo tuvo una incidencia de acame de 10.5%, seguido del grupo dos, con 8.5 % y el resto con incidencias de acame cercanas a cero.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

15

Cuadro 1.7. Significancia estadística de los análisis de varianza para caracteres de calidad forrajera de
Cuadro 1.7. Significancia estadística de los análisis de varianza para caracteres de calidad
forrajera de la planta total, de la planta sin elote y del elote.

16

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

Cuadro 1.8. Coeficientes de variación genética para caracteres de calidad forrajera de poblaciones dentro de
Cuadro 1.8. Coeficientes de variación genética para caracteres de calidad forrajera de
poblaciones dentro de grupos ( % ).

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

17

Otros estudios indican sin embargo, que es posible mejorar la calidad forrajera del maíz, sin sacrificar resistencia al acame (Wolf et al., 1993b). El grupo cinco no obstante que estuvo constituido por híbridos comerciales sobresalientes en producción de grano, no fue diferente en calidad forrajera a los grupos dos, tres y cuatro, constituidos por poblaciones y generaciones avanzadas de híbridos comerciales, lo que significa que el mejoramiento para mayor producción de grano per se, no garantiza que los híbridos tengan mayor calidad forrajera, como lo sugieren algunos investigadores (Geiger et al., 1992; Cox et al., 1994). Respecto a la calidad del elote, los resultados mostraron una tendencia diferente a la obtenida en la planta sin elote; aquí, todos los grupos tuvieron una digestibilidad similar estadísticamente, y sólo el grupo dos, tuvo una calidad forrajera inferior, con mayores contenidos de fibras y lignina al resto de los grupos.

En todos los grupos de poblaciones la calidad forrajera (mayor digestibilidad y menor contenido de fibras y lignina) fue mayor en el elote que en la planta sin elote, (Cuadro 1.9); sin embargo, como la proporción de elote en base seca fue baja (de 295 a 364 g kg -1 ), la contribución de la calidad nutritiva de la planta sin elote sobre la calidad de la planta total, fue mayor respecto a la contribución del elote; especialmente en el grupo uno, en el cual se tuvo la mayor calidad de la planta sin elote y una proporción de elote moderadamente inferior al resto.

En todos los grupos hubo variaciones importantes en las características forrajeras del maíz (Cuadro 1.10); las diferencias máximas en la digestibilidad de la planta sin elote entre las poblaciones de los grupos dos, cuatro y cinco fueron de 146, 94 y 142 g kg -1 , respectivamente; mientras que para la digestibilidad in vitro del elote no hubo diferencias significativas. La mayor variación de la calidad forrajera observada en la planta sin elote,

18

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

Cuadro 1.9. Características forrajeras en base seca, de la planta total, de la planta sin elote y del elote de cinco grupos de poblaciones de maíz g kg -1 .

de cinco grupos de poblaciones de maíz g kg - 1 . parece ser el principal

parece ser el principal contribuidor de la variación significativa determinada en la digestibilidad de la planta total, toda vez que las diferencias entre poblaciones dentro de grupos siguieron la misma tendencia en ambos. Estos resultados sugieren que la selección por calidad forrajera de la planta sin elote sería más efectiva para lograr mayores avances genéticos que seleccionando por calidad del elote o usando la planta total. Mayor variabilidad genética de la digestibilidad de la parte vegetativa del maíz respecto al grano, ha sido documentada en otros estudios (Geiger et al., 1992; Cox et al., 1994). Hay también ejemplos, en los cuales no se ha encontrado variación genética

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

19

Cuadro 1.10. Valores extremos de medias ajustadas de la calidad forrajera de la planta total, planta sin elote y del elote de poblaciones de maíz dentro de grupos (g kg -1 ).

de poblaciones de maíz dentro de grupos (g kg - 1 ). para digestibilidad del grano,

para digestibilidad del grano, ni de la planta total, pero sí diferencias importantes en producción de materia seca total y en digestibilidad de la planta sin elote (Lundvall et al., 1994). Alta calidad forrajera, pero con menor variación genética para características de la planta sin elote fueron encontradas también en una serie de líneas de maíz de baja endogamia y en un grupo de cruzas de prueba (Wolf et al., 1993a). En trabajos con híbridos, se han indicado variaciones en la digestibilidad de la planta sin elote de 660 a 697 g kg -1 (Coors et al., 1997), mientras que en un estudio

20

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

con poblaciones, el contenido de fibra detergente ácido fluctuó de 342 a 441 g kg -1 (Moreno-González et al ., 2000). Los valores obtenidos aquí para estas variables sin considerar grupos, variaron de 592 a 734 y de 295 a 404 g kg -1 , respectivamente (Cuadro 1.10). En general, los resultados indican que existe amplia variación genética para calidad forrajera entre las poblaciones evaluadas que puede usarse en forma inmediata para iniciar programas de mejoramiento genético efectivos.

El contenido de elote, no correlacionó con la digestibilidad in vitro de la planta total, ni con la digestibilidad del elote; pero si correlacionó positivamente con los contenidos de fibra y lignina de la planta sin elote y negativamente con la digestibilidad de la planta sin elote y con los contenidos de fibra del elote (Cuadro 1.11). Estos datos muestran, que a mayor proporción de elote, el contenido de fibras y lignina en la planta sin elote se incrementa, mientras que en el elote se reducen; es decir, que existe un efecto opuesto entre la calidad del elote y la calidad de la planta sin elote cuando suceden incrementos en la proporción de elote en la planta. Los resultados coinciden con otros estudios en los cuales se ha encontrado correlación negativa entre la digestibilidad de la planta sin elote y el índice de cosecha (Fairey, 1982; Dhillon et al., 1990), aunque también hay casos donde no hubo correlación (Vattikonda y Hunter, 1983). Otros reportes (Allen et al., 1991; Cox et al., 1994) mencionan la existencia de una alta asociación entre la digestibilidad de la planta total y el índice de cosecha, lo cual difiere con lo obtenido aquí.

Altas correlaciones significativas se observaron entre la digestibilidad de la materia seca total y todas las variables de calidad de la planta sin elote. Estas correlaciones fueron negativas para fibras y lignina (–0.84 en promedio) y positiva para digestibilidad (0.93); en cambio no hubo correlación entre la digestibilidad de la materia seca total y las variables de calidad

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

21

del elote, excepto con la digestibilidad, la cual se considera baja (0.40). Vattikonda y Hunter (1983), encontraron también altas correlaciones entre la digestibilidad de la planta sin elote y de la planta total, pero no de la misma magnitud a las observadas en el presente estudio. Wolf et al. (1993a), obtuvieron resultados similares en una serie de cruzas de prueba en maíz, pero no en un grupo de líneas evaluadas per se. De estos resultados se deduce, que la planta sin elote, es el principal componente que favorece la calidad del forraje en los materiales de estudio. Como consecuencia, podría esperarse, que la selección para mayor calidad nutritiva en las poblaciones estudiadas, sería más ventajosa dando mayor peso a la calidad de la planta sin elote. Este enfoque concuerda con algunos programas en Europa, donde han orientado su mayor esfuerzo precisamente, en el mejoramiento de la digestibilidad de la planta sin elote con resultados positivos (Deinum y Bakker, 1981).

De los coeficientes de correlación significativos observados en el Cuadro 1.11, se desprende que la calidad nutritiva de la planta sin elote es independiente de la calidad del elote. En todos los casos se tuvieron correlaciones altas y significativas entre variables de la planta sin elote y del elote por separado, y en ningún caso, una variable de la planta sin elote correlacionó con una del elote. Estos resultados sugieren que para identificar poblaciones de alta calidad forrajera con fines de mejoramiento, es necesario estudiar la planta sin elote y el elote de forma independiente.

Con base en la información anterior, se observó que solamente el grupo uno, constituido por poblaciones precoces con germoplasma proveniente de los valles altos, presentó niveles de calidad forrajera superiores a los otros grupos debido principalmente a una mayor calidad forrajera de la planta sin elote. La calidad de la planta sin elote, presentó mayor variación

22

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

genética que el elote y se correlacionó estrechamente con la digestibilidad in vitro de la planta total; de ahí que se considere que la selección de genotipos por alta calidad de la planta sin elote, sería más ventajosa para mejorar la calidad de nuevos materiales de maíz. Se detectaron altas correlaciones entre variables de calidad forrajera de la planta sin elote y del elote independientemente, pero no se observaron correlaciones entre variables de calidad de la planta sin elote con las del elote, indicando que la calidad de la planta sin elote es independiente de la del elote.

Cuadro 1.11. Coeficientes de correlación para características de calidad forrajera de la planta total, de la planta sin elote y del elote de 25 poblaciones de maíz.

la planta sin elote y del elote de 25 poblaciones de maíz. Maíz Forrajero de Alto

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

23

1.3 Estabilidad del rendimiento y calidad forrajera de híbridos de maíz Hay muchos estudios relacionados con diferencias en características de la calidad forrajera entre híbridos de maíz, pero la información sobre la estabilidad de estos caracteres a través de ambientes es escasa. Peña et al. (2004) detectaron interacción genotipo x ambiente en la mayoría de los caracteres relacionados con la calidad, en dos grupos de cruzas de maíz. En otros estudios no se detectó interacción genotipo x ambiente al evaluar un alto número de híbridos, a pesar de diferencias marcadas entre años y localidades (Deinum, 1988). Algunos híbridos mantienen una mayor consistencia en la digestibilidad de la planta total a través de localidades y años (Vattikonda y Hunter, 1983; Cox et al., 1994; Carter et al., 1992). Se ha encontrado mayor producción de materia seca y mejor calidad en híbridos de regiones templadas que en híbridos de regiones tropicales, cuando son evaluados en regiones templadas (Johnson et al., 1997), pero sólo en contadas ocasiones se han seleccionado híbridos de alta calidad forrajera por su estabilidad a través de ambientes (Bertoia et al., 2002).

En años recientes se han generado nuevos híbridos de maíz para grano en el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, Forestales y Pecuarias (INIFAP), algunos de los cuales han mostrado alto rendimiento de materia seca y calidad forrajera aceptable en las localidades de origen, de los cuales se desconoce su comportamiento en otras regiones del país en donde pudieran tener uso. Resultados de un trabajo de investigación con algunos de estos híbridos realizado en seis localidades del país (Cuadro 1.12) con grandes divergencias en altitud y clima detectaron interacción significativa híbrido x localidad solamente para producción de materia seca y producción estimada de leche por hectárea. La ausencia de interacción híbrido x localidad para el contenido de fibras,

24

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

digestibilidad in vitro y proteína cruda, sugiere que la calidad forrajera de los híbridos fue consistente a través de ambientes con tan amplias diferencias climáticas, lo cual coincide en parte con otros investigadores (Deinum, 1988; Cox et al., 1994).

Cuadro 1.12. Localización geográfica y temperatura media durante el ciclo de cultivo de los seis sitios de evaluación.

el ciclo de cultivo de los seis sitios de evaluación. Los mayores rendimientos de materia seca

Los mayores rendimientos de materia seca se obtuvieron en Pabellón, Ags. e Iguala, Gro. con producciones superiores a las 20.5 t ha -1 ; mientras que en Torreón, Coah. en siembras de verano, el menor con 13.4 t ha -1 (Cuadro 1.13). Estos resultados no se esperaban para Iguala, ya que ninguno de los híbridos se reporta con adaptación a esa localidad; en cambio para Pabellón es común obtener rendimientos superiores a las 20 t ha -1 con los híbridos evaluados. Las siembras de verano en Torreón generalmente no son tan productivas como las de primavera, probablemente porque en las primeras etapas de desarrollo ocurren temperaturas muy altas que reducen el área foliar de la planta y el crecimiento del cultivo; lo que afecta principalmente la acumulación de materia seca de la mazorca (Reta et al., 2000).

La mayor calidad forrajera con menor contenido de fibras, alta digestibilidad y un contenido de proteína intermedio se expresó en la localidad más baja, Valle del Yaqui, Son., en

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

25

siembras de otoño-invierno. En Chapingo, Méx., localidad más alta y fresca, también hubo alta digestibilidad y proteína cruda; mientras que en Iguala y Torreón en siembra de verano en general hubo menor calidad con mayor contenido de fibras, menor digestibilidad y bajo contenido de proteína cruda. Estos resultados concuerdan en parte con los de Núñez y Cantú (2000) y Peña et al. (2004) quienes señalan que ambientes con temperaturas más altas pueden reducir la calidad forrajera. La baja calidad obtenida en Torreón en siembras de verano pudo deberse también a que se cosechó con un contenido de materia seca más alto que en las otras localidades (390 a 440 vs 300 a 350 g kg -1 ). En otros estudios se ha observado que conforme se retrasa la cosecha a etapas avanzadas de madurez, el contenido de fibras se incrementa y la digestibilidad disminuye significativamente (Wiersma et al., 1993).

Cuadro 1.13. Producción y calidad forrajera de maíz en localidades en promedio de siete híbridos de maíz.

en localidades en promedio de siete híbridos de maíz. En Pabellón y Sonora se obtuvieron las

En Pabellón y Sonora se obtuvieron las mayores producciones estimadas de leche por hectárea (Cuadro 1.13).

26

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

En la primer localidad, se atribuye principalmente a una mayor producción de materia seca, mientras que en Sonora a una mayor calidad forrajera. En Torreón en siembras de verano, por el contrario, se obtuvo el rendimiento de leche por hectárea más bajo, debido a que se combinó el menor rendimiento de materia seca y la menor calidad forrajera.

La producción promedio de materia seca de los híbridos en las seis localidades varió de 15.8 a 21.1 t ha -1 (Cuadro 1.14). Los híbridos con mayor producción de materia seca fueron H- 376 de origen subtropical y H-157 de valles altos con rendimientos que superaron las 20 t ha -1 en promedio de ambientes; los peores rendimientos se registraron en los testigos G-8285 y ABT-7887. En calidad forrajera sobresalió ABT-7887, con su menor contenido de fibras, mayor digestibilidad in vitro y mayor proteína cruda; entre los de menor calidad aparecen H-376 y H-143. El híbrido ABT-7887 tuvo 37 g kg -1 menos de fibra detergente neutro y 33 g kg -1 más en digestibilidad in vitro que el H-376. En otros estudios se han detectado diferencias entre híbridos desde 30 hasta 100 g kg -1 en el contenido de fibra detergente neutro y desde 27 hasta 60 g kg -1 en la digestibilidad in vitro (Allen et al., 1990; Cox et al., 1994). Debido a que no hubo interacción híbrido x localidad para las variables de calidad forrajera, se considera que la superioridad del híbrido ABT-7887 fue consistente en todos los ambientes. En producción de leche por hectárea no hubo diferencias significativas entre híbridos, debido quizás al mayor efecto de otros factores. En términos económicos, diferencias hasta de 1 t ha -1 ya son importantes para el productor.

El análisis de parámetros de estabilidad indicó que la mayoría de los híbridos tuvo un comportamiento estable a través de ambientes en las tres variables analizadas, con bi = 1 y Sdi = 0 (Cuadro 1.15). Solamente el híbrido Z-23 tuvo mejor respuesta en ambientes favorables en producción de materia seca y leche por

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

27

Cuadro 1.14. Producción y calidad forrajera de híbridos de maíz en promedio de seis localidades.
Cuadro 1.14. Producción y calidad forrajera de híbridos de maíz en promedio de seis
localidades.

28

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

Cuadro 1.15. Parámetros de estabilidad para materia seca total (MST), digestibilidad in vitro
Cuadro 1.15. Parámetros de estabilidad para materia seca total (MST), digestibilidad in vitro

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

29

hectárea, y el híbrido H-157 en producción de materia seca (bi > 1); mientras que los híbridos H-143 y ABT-7887 mostraron inconsistencia a través de ambientes en las tres variables, y el híbrido Z-23 en producción de leche por hectárea (Sdi 0).

Z-23 en producción de leche por hectárea (Sdi 0). El híbrido H-376 tuvo uno de los

El híbrido H-376 tuvo uno de los rendimientos de materia seca más altos a través de ambientes, que fluctuaron entre 17.5

t ha -1 en Torreón en siembra de verano y 22.5 t ha -1 en Pabellón

e Iguala, y solamente fue igualado por el híbrido H-157 en los

ambientes más favorables como Chapingo y Torreón en siembra de primavera (Figura 1.1a). Los híbridos con los rendimientos más pobres fueron G-8285 y ABT-7887 con diferencias cercanas

a las 5.0 t ha -1 a través de localidades respecto al H-376. En las

regiones productoras de maíz para forraje los rendimientos superiores a 20 t ha -1 se pueden considerar aceptables en producción; en el presente estudio H-376 tuvo rendimientos iguales o superiores a 20 t ha -1 , en 5 localidades, excepto en la siembra de verano en Torreón, y H-157 en cuatro. El menor rendimiento de los híbridos G-8285 y ABT-7887, se explica en parte porque tuvieron una pobre adaptación en varias de las localidades donde presentaron fuerte incidencia de pudrición de mazorca y de roya.

El testigo ABT-7887 de menor rendimiento de materia seca, fue el mejor en digestiblidad in vitro a través de ambientes, con una fluctuación de 720 a 765 g kg -1 ; los peores en digestibilidad fueron H-376 y H-143 con 20 a 50 g kg -1 menor digestibilidad que ABT-7887 en los mismos ambientes (Figura 1.1b). Diferencias de 27 a 29 g kg -1 en digestibilidad in vitro en maíz se consideran de magnitud suficiente y económicamente importantes para los productores lecheros, quienes incluyen de

25 a 50 % de ensilado de maíz en las raciones (Carter et al.,

1992). Otros híbridos con alta digestibilidad fueron los testigos Z-

23 y G-8285 y solamente uno de los híbridos de INIFAP (H-323)

30

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

presentó una digestibilidad aceptable a través de ambientes con una fluctuación de 715 a 745 g kg -1 . Para esta misma variable, todos los híbridos tuvieron su mejor respuesta en Torreón en siembra de primavera y la peor en Torreón en siembra de verano. Los valores de digestibilidad obtenidos por los mejores híbridos en las localidades más favorables son buenas y comparables a las encontradas por Peña et al. (2004) en cruzas experimentales sobresalientes mejoradas para alta calidad forrajera.

En producción de leche por hectárea hubo cinco híbridos (H-157, H-376, H-323, H-143 y ABT-7887) con respuestas similares a través de ambientes y con diferencias máximas no significativas de 1.7 t ha -1 (Figura 1.1c). Entre ellos, sólo ABT- 7887 y H-143 tuvieron desviaciones de regresión Sdi 0 (Cuadro 1.16), lo cual sugiere que sus respuestas no se ajustan a una regresión lineal y que su producción varía mucho de una localidad a otra. Los híbridos H-376 y H-157 fueron consistentes y sobresalientes en producción de leche en Iguala, Pabellón, Sonora y Torreón en siembras de primavera donde produjeron más de 11.5 t de leche ha -1 , lo cual es comparable con resultados previos (Peña et al., 2004). Destaca también el testigo Z-23 por su mayor producción en los ambientes más favorables, como Sonora y Pabellón, donde produjo más de 15 t de leche ha -1 , aunque su respuesta fue inconsistente. Es importante señalar que H-376 tiene limitaciones en Chapingo por la incidencia de roya y H-157 en Iguala por una alta pudrición de elote y en Pabellón por susceptibilidad al acame de raíz.

elote y en Pabellón por susceptibilidad al acame de raíz. La información anterior indica que hubo

La información anterior indica que hubo híbridos con amplia adaptación y otros con adaptación más específica, que pueden usarse con éxito en la producción de forraje en la mayoría de los ambientes de evaluación. Sin embargo, no hubo híbridos que reunieran todos los atributos de producción y calidad forrajera. En producción de materia seca, sobresalió el híbrido de origen subtropical H-376 en todas las localidades, y el de valles altos

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

31

Figura 1.1. Respuesta de los híbridos a través de ambientes: a) Materia seca total, b)

Figura 1.1. Respuesta de los híbridos a través de ambientes: a) Materia seca total, b) Digestibilidad in vitro y c) Leche por hectárea. S = Sonora, P = Pabellón, C = Chapingo, T 1 = Torreón siembra de primavera y T 2 = Torreón siembra de verano.

32

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

H-157 en las más favorables como Chapingo, Pabellón, Iguala y Torreón en siembra de primavera. En calidad forrajera sobresalió el testigo ABT-7887 con menores contenidos de fibra detergente neutro y mayor digestibilidad in vitro. En producción de leche por hectárea sobresalieron H-376 y H-157 por su estabilidad a través de ambientes, especialmente en Iguala, Pabellón, Sonora y Torreón; el testigo Z-23 tuvo mejor respuesta que éstos, en ambientes más favorables como Sonora y Pabellón, pero fue inconsistente.

1.4 Aptitud combinatoria de líneas de maíz para alta producción y calidad forrajera En años recientes se han desarrollado híbridos forrajeros con mayor digestibilidad de la fibra, bajo el supuesto de que así se incrementa el consumo de materia seca y se logra una mayor producción de leche. Otros híbridos han sido desarrollados para una mayor área foliar y mayor digestibilidad con resultados positivos (Thomas et al., 2001). La selección por contenidos de fibras en tejidos de tallos y hojas de maíz parece ser fácilmente modificable a través de mejoramiento genético mediante la selección recurrente de familias S1 (Buendgen et al., 1990). Argillier et al. (2000) sugieren seleccionar a nivel de líneas, para el desarrollo de híbridos forrajeros, lo que además permite evaluar un gran número de genotipos prometedores. Seitz et al. (1992) encontraron una alta correlación entre la respuesta de líneas de maíz per se y su aptitud combinatoria general, para la mayoría de los caracteres de calidad forrajera que evaluaron; estos autores hacen notar que la evaluación de líneas per se es un procedimiento efectivo y fácil en la selección para mayor proporción de elote, mientras que la evaluación de mestizos en varios ambientes es más efectiva para mejorar la habilidad combinatoria de las líneas para mayor rendimiento de materia seca y mayor contenido de energía metabolizable del forraje.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

33

En el INIFAP, en un análisis genético sobre cruzas de prueba de nuevas líneas derivadas del programa de mejoramiento genético para mayor producción y calidad forrajera de maíz de la Región Norte Centro de México se determinó que dos probadores usados en el estudio tuvieron igual producción de materia seca total en dos localidades contrastantes en altitud y clima. (Cuadro 1.16), a pesar de que los probadores son de áreas de adaptación diferentes (valles altos y subtrópico). También se observó que ambos probadores tuvieron menores contenidos de fibras y más proteína en Pabellón, Ags., que en Torreón, Coah. En cambio en digestibilidad, el probador uno de valles altos resultó similar en ambas localidades; mientras que en el probador dos de origen subtropical fue mayor en Torreón que en Pabellón. Estos resultados concuerdan en parte con los obtenidos por Núñez y Cantú (2000), quienes señalan que ambientes con temperaturas más altas como Torreón, pueden causar disminución en la calidad forrajera debido al aumento en la concentración de fibras y de lignina. Como resultado de las variaciones en producción y calidad forrajera, el probador uno dio mayor producción de leche en Pabellón; en cambio, el probador dos no difirió entre localidades.

Todas las cruzas con el probador de valles altos fueron similares en producción de materia seca total en promedio de ambientes; en cambio, con el probador subtropical sobresalió la cruza 15 con 28.1 t ha -1 , que supera en 15 % a la siguiente cruza más productiva y en 30.6 % al testigo Halcón (Cuadro 1.17). El rendimiento de las cruzas evaluadas en el presente estudio es comparable con el obtenido en la región con híbridos más tardíos, los cuales fluctúan entre 20 y 23 t ha -1 de materia seca total (Peña et al., 2002). El alto rendimiento de la cruza 15 no se había observado en otro material evaluado anteriormente y sugiere que la línea que la conforma tiene mejor habilidad combinatoria para este carácter, que las demás líneas.

34

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

Cuadro 1.16. Respuesta de probadores a través de localidades para las variables de producción y calidad forrajera.

para las variables de producción y calidad forrajera. La producción de leche estimada por hectárea tuvo

La producción de leche estimada por hectárea tuvo una variación alta en ambos probadores; en el probador de valles altos varió de 10 a 17.5 t ha -1 y en el subtropical de 9.8 a 18.3 t ha -1 ; el rendimiento del testigo fue de 13 t ha -1 , el cual fue superado significativamente por varias cruzas de prueba. Las cruzas con mayor producción de leche fueron aquéllas que tuvieron la mayor calidad forrajera con menores contenidos de fibra y mayor digestibilidad. La producción de materia seca y proteína cruda influyeron poco en la producción de leche; nótese por ejemplo que la cruza 6 en el probador de valles altos, tuvo igual producción de materia seca que las otras cruzas, pero mayor producción de

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

35

Cuadro 1.17. Respuesta de líneas de maíz en cruza con dos probadores en promedio de localidades para las variables de producción y calidad forrajera de genotipos de maíz.

las variables de producción y calidad forrajera de genotipos de maíz. 36 Mejoramiento Genético del Maíz

36

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

leche que muchas otras, ventaja que radicó principalmente en su alta calidad forrajera. Igual sucedió con las cruzas 24, 12, 23 y 18 en el probador subtropical, las cuales tuvieron incluso producciones de leche similares a la cruza 15 que tuvo la mayor producción de materia seca. Los resultados muestran que en la población precoz existe un alto potencial genético para obtener líneas e híbridos con buenas características forrajeras, y que no precisamente los híbridos con mayor producción de materia seca, son los mejores para la producción de leche.

La mayoría de las cruzas sobresalientes tuvieron producciones de materia seca superiores a 20 t ha -1 en las dos localidades (Figura 1.2a). La cruza más productiva fue la 15, mientras que las otras fueron intermedias e iguales al testigo. La cruza seis fue una de las más afectadas por el ambiente, con una diferencia superior a 5 t ha -1 entre localidades.

Una buena calidad forrajera en maíz, se puede lograr con una digestibilidad superior a 700 g kg -1 . En el presente estudio las mejores cruzas con cualquiera de los probadores tuvieron una digestibilidad que varió entre 730 y 760 g kg -1 en Pabellón,

y entre 750 y 800 g kg -1 en Torreón (Figura 1.2b). Las cruzas 3, 6,

8 y 12 tuvieron alta digestibilidad sin variaciones notables entre localidades, mientras que las cruzas 15 y 24 tuvieron mayor

digestibilidad en Torreón que en Pabellón, con niveles cercanos

a 800 g kg -1 , valor pocas veces obtenido en otros materiales

forrajeros de alta calidad nutritiva. La cruza 24 tuvo también buena respuesta en Pabellón, de ahí que se considere consistente

y de buena adaptación para los dos ambientes. El testigo

disminuyó notablemente su digestibilidad en Torreón, a niveles inferiores a todas las cruzas, probablemente porque Torreón es

una localidad muy cálida y el testigo es un material más adaptado

a lugares altos y menos cálidos como Pabellón donde tuvo una digestibilidad similar a ellas.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

37

Los valores estimados de producción de leche por hectárea involucran aspectos de producción y calidad y, como tal, pueden ser usados como indicadores para la selección de materiales de alta calidad forrajera. En el presente estudio la respuesta de las cruzas sobresalientes en producción de leche a través de localidades (Figura 1.2c) fue muy similar a la expresada por la digestibilidad (Figura 1.2b). En Pabellón todas las cruzas y el testigo tuvieron producciones estimadas de leche iguales estadísticamente (P=0.05), con una variación de 14 a 18 t ha -1 . En Torreón, en cambio, las diferencias fueron mayores con una variación de 9 a 22 t ha -1 , donde el testigo tuvo la expresión más pobre. Las cruzas 3, 8 y 12 tuvieron producciones similares en ambas localidades, mientras que las cruzas 6, 15 y 24 produjeron significativamente más en Torreón. La producción estimada de leche dada por las cruzas superiores, son altas comparadas con otros estudios (Cox et al., 2001; Peña et al., 2002 ) y sugieren que las líneas utilizadas tienen genes favorables para calidad forrajera que pueden ser explotados en programas de hibridación; también sugieren que los probadores utilizados manifiestan alta heterosis con las líneas en la mayoría de las características estudiadas. La información conjunta basada en producción de leche indica que las mejores líneas para ambas localidades fueron aquellas que forman las cruzas 6, 15 y 24, y adicionalmente la cruza 12 para Pabellón. La mayoría de estas cruzas corresponden con el probador subtropical CML78 x CML322.

Esta información indica que los probadores involucrados permitieron la expresión de una amplia variación genética en los caracteres estudiados a través de localidades. La divergencia genética entre líneas y cruzas probadoras generó híbridos con una alta producción de materia seca y calidad forrajera que respondieron bien en ambas localidades, no obstante que los probadores son de áreas de adaptación distinta y las localidades difieren considerablemente en altitud y clima. La producción

38

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

estimada de leche, es un buen indicador de la calidad forrajera de los híbridos, con base en ello se seleccionaron las líneas 3, 6, 8, 12, 15 y 24 las cuales generan híbridos sobresalientes en ambas localidades.

generan híbridos sobresalientes en ambas localidades. Figura 1.2. Respuesta de las mejores cruzas a través de

Figura 1.2. Respuesta de las mejores cruzas a través de localidades. a) Producción de materia seca, b) digestibilidad in vitro y c) producción estimada de leche por hectárea.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

39

BIBLIOGRAFÍA

Allen, M. S., D. G. Main, K. A. O’neil, and J. Beck. 1990. Variation in fiber fractions and in vitro true and cell wall digestibility of corn silage hybrids. J. Dairy Sci. 73 (Suppl. 1):129.

Allen, M., K.A. O’neil, D.G. Main, and J.Beck. 1991. Relationship among yield and quality traits of corn hybrids for silage. J. Dairy Sci. 74. (Suplement 1). 221.

Argillier, O., Y. Hérbert, and Y. Barriére. 1995. Relationships between biomass yield, grain production, londging suscetibility and feeding value in silage maize. Maydica 40:125-136.

Argillier, O., V. Méchin., and Y. Barriére. 2000. Inbred line evaluation and breeding for digestibility-related traits in forage maize. Crop Sci. 40:1596-1600.

Barriere, Y., Y. Hebert, B. Julier, E. Young, and V. Furstoss. 1993. Genetic variation for silage and NIRS traits in a half-diallel design of 21 inbred lines of maize. Maydica. 38:7-13.

Bertoia, L. M., R. Burak, and M. Torrecillas. 2002. Identifying inbred lines capable of improving ear and stover yield and quality of superior silage maize hybrids. Crop Sci. 42:365-372.

Buendgen, M.R., J.G. Coors, A.W. Grombacher, and W.A. Russell .1990. European corn borer and cell wall compisition in three maize populations. Crop Sci. 30: 505-510.

Carter, P. R., J. G. Coors, D. J. Undersander, K. A. Albrecht, and R. D. Shaver. 1992. Corn hybrids for silage: an update. In: Proc. 46th Annual Corn and Sorghum Industry. D Wilkinson (ed). Chicago, IL. 11-12 Dec. Am. Seed Trade Assoc., Washingt, D. C. pp:141-164.

Coors, J.G., K.A. Albrecht, and E.J. Bures. 1997. Ear-fill effects on yield and quality of silage corn. Crop. Sci. 37: 243-247.

Cox, W. J., and D. J. R. Cherney. 2001. Influence of brown midrib, leafy, and transgenic hybrids on corn forage production. Agron. J.

93:790-796.

40

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

Cox, W.J., J.H. Cherney, D.J,R. Cherney, and W.D. Pardee. 1994. Forage quality and harvest index of corn hybrids under different growing conditions. Agron. J. 86:277-282.

Crasta, O. R., W. J. Cox, and J. H. Cherney. 1997. Factors affecting maize forage quality development in the northeastern USA. Agron. J. 89:251-256.

Deinum, B., and J.J. Bakker. 1981. Genetic differences in digestibility of forage maize hybrids. Neth J Agric Sci (29):92-98.

Deinum, B. 1988. Genetic and environmental variation in quality of forage maize in Europe. Netherland J. Agric. Sci. 36:400-403.

Dhillon, B. S., Chr. Paul, E. Zimmer, P.A. Gurrath, D.Klein, and W.G. Pollmer. 1990. Variation and covariation in stover digestibility traits in diallel crosses of maize. Crop Sci. 30:931-936.

Fairey, N.A. 1982. Influence of population density and hybrid maturity on productivity and quality of forage maize. Can. J. Plant Sci. 62:

427-434.

Geiger, H.H., G. Seitz, A.E. Melchinger, and G.A. Schmidt. 1992. Genotypic correlations in forage maize I. Relationships among yield and quality traits in hybrids. Maydica 37:95-99.

Graybill, J.S., W.J. Cox, and D.J. Otis. 1991. Yield and quality of forage maize as influenced by hybrid, planting date, and plant density. Agron J. 83:559-564.

Herrera, S. R. 1999. La importancia de los maices y sorgos mejorados para la producción de ensilaje. In: Componentes tecnológicos para la producción de ensilados de maíz y sorgo. SAGAR- INIFAP-CIRNOC-CELALA. Pp:47-52.

Hunt, C.W., W. Kezar, D.D. Hinman, and R. Vinande. 1992. Yield, chemical composition and ruminal fermentability of corn whole

plant, ear and stover as affected by hybrid. J. Prod. Agric. 5:286-

290.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

41

Johnson, J. C., Jr, R. N. Gates, G. L. Newt, J. P. Wilson, L. D Chandler, and P. R. Utley. 1997. Yield, composition, and in vitro digestibility of temperate and tropical corn hybrids grown as silage crops planted in summer. J. Dairy Sci. 80:550-557.

Lundvall, J.P., D.R. Buxton, A.R. Hallauer, and J.R. George. 1994. Forage quality variation among maize inbreds: In vitro and cell wall components. Crop Sci. 34: 1672-1678.

Moreno-González, J., I. Martínez, I. Brichette, A. López, and P. Castro. 2000. Breeding potential of European flint and U.S. corn belt dent maize populations for forage use. Crop Sci 40:1588-1595.

Núñez, H. G., F. Contreras G, R. Faz C., y R. Herrera. 1999. Selección de híbridos para obtener mayor rendimiento y alto valor energético en maíz para ensilaje. In: Componentes tecnológicos para la producción de ensilados de maíz y sorgo. SAGAR- INIFAP-CIRNOC-CELALA. Pp: 2-5.

Núñez, H. G., y J. E. Cantú B. 2000. Producción, composición química y digestibilidad de forraje de sorgo x sudán de nervadura café en la región Norte Centro de México. Téc. Pecu. Méx. 3:177-188.

Peña, R. A., G. Núñez H, y F. González C. 2002. Potencial forrajero de poblaciones de maíz y relación entre atributos agronómicos con la calidad. Téc. Pecu. Méx. 40:215-228.

Peña, R. A., F. González C, G. Núñez H, y C. A. Jiménez G. 2004. Aptitud combinatoria de líneas de maíz para alta producción y calidad forrajera. Rev. Fitotec. Mex. 27 (Núm. Especial 1):1-6.

Reta, S. D. G., A. Gaytán M, y J. S. Carrillo A. 2000. Respuesta del maíz para ensilaje a métodos de siembra y densidades de población. Rev. Fitotec. Mex. 23:37-48.

Ruggero, B., y L.M. Bertola. 2000. Selección de probadores para aptitud forrajera en maíz (Zea mays L.). Memorias XVIII Congreso Nacional de Fitogenética. P 251.

Russell, J. R., N. A. Irlbeck, A. R. Hallauer, and D. R. Buxt. 1992. Nutritive value and ensiling characteristics of maize herbage as

42

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

influenced by agronomic factors. Animal Feed Science and Technology 38:11-24.

Seitz, G., H. H. Geiger, G. A. Schmidt, and A. E. Melchinger. 1992. Genotypic correlations in forage maize II. Relationship between inbred line and testcross performance. Maydica 37:101-105.

Thomas, E. D., P. Mandebvu, C. S. Ballard, C. J. Sniffen, M. P. Carter, and J. Beck . 2001. Comparison of corn silage hybrids for yield, nutrient composition, in vitro digestibility, and milk yield by dairy cows. J. Dairy Sci. 84: 2217-2226.

Vattikonda, M.R., and R.B. Hunter. 1983. Comparison of grain yield and whole-plant silage production of recommended corn hybrids. Can. J. Plant Sci. 63:601-609.

Wiersma, D. W., P.R. Carter, K.A. Albrecht, and J.G. Coors. 1993. Kernel milkline stage and corn forage yield, quality, and dry matter content. J. Prod. Agric. 6:94-99.

Wolf, D.P., J.G. Coors, K.A. Albrecht, D.J. Undersander, and P.R. Carter. 1993a. Forage quality of maize genotypes selected for extreme fiber concentrations. Crop Sci. 33:1353-1359.

Wolf, D.P., J.G. Coors, K.A. Albrecht, D.J. Undersander, and P.R. Carter. 1993b. Agronomic evaluations of maize genotypes selected for extreme fiber concentrations. Crop Sci. 33:1359-

1365.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

43

44

Mejoramiento Genético del Maíz Forrajero

CAPITULO II

CARACTERÍSTICAS DE HÍBRIDOS DE MAÍZ DE ALTO RENDIMIENTO Y CALIDAD NUTRICIONAL DE FORRAJE

Gregorio Núñez Hernández Alfonso Peña Ramos Fernando González Castañeda Rodolfo Faz Contreras

2.1 Características agronómicas y químicas importantes en híbridos de maíz para forraje con alto valor energético.

El maíz para forraje tiene alta productividad, contenidos bajos de proteína y minerales y elevado valor energético. En México, los ensilados de maíz tienen un valor de energía neta de lactancia bajo (<1.5 Mcal kg -1 de materia seca) en comparación con ensilados de maíz en Estados Unidos de América y Europa (Chalupa, 1995). Lo anterior se atribuye a que en el pasado se hizo énfasis, principalmente, en el rendimiento por hectárea en la producción de ensilados de maíz, sin considerar su valor nutritivo, ya que no se disponía de información acerca de la importancia de este aspecto.

Varios autores han indicado diferencias entre híbridos de maíz en los contenidos de proteína, fibra y digestibilidad, tanto de la materia seca como de la fibra (Allen, et al., 1995). El porcentaje de mazorca es una de las características más importantes que determinan el valor energético de los ensilados de maíz. Algunos autores mencionan que la digestibilidad in vitro (DIV), estuvo relacionada con el índice de cosecha de grano

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

45

(Crasta et al., 1997). Sin embargo, otros investigadores mencionan que el índice de cosecha de grano interacciona con las condiciones ambientales que se presentan cada año cuando crecen las plantas de maíz (Graybill et al., 1991).

Otros estudios también señalan la contribución de las características nutritivas de hojas y tallos, en la digestibilidad de híbridos de maíz. Se han indicado diferencias entre genotipos de 26.2 a 65.0 % en la digestibilidad de tallos y de 58.0 a 67.6 % en la de hojas (Lundvall et al., 1994). En otro estudio se encontraron variaciones entre genotipos en FDN de 57.9 a 65.4 % en hojas y tallos, con incremento en la digestibilidad de la materia seca total, al aumentar la digestibilidad en las hojas y tallos (Wolf, 1993). Lo anterior indica gran variabilidad en características agronómicas y químicas, relacionadas con la digestibilidad y con el valor energético de híbridos de maíz para forraje.

Los productores de maíz para forraje disponen de diferentes híbridos de maíz formados originalmente para la producción de grano. Estos híbridos son diferentes por su origen (tropicales o templados), altura y ciclo (días a cosecha), así como en otras características agronómicas.

En 1997 y 1999 se realizaron experimentos en la Región Lagunera para obtener información sobre el grado de variación de las características agronómicas y químicas, y su relación con el valor energético del germoplasma comercial de maíz que se utiliza para forraje que puede ser útil en la elección de híbridos, ya que cada año aparecen nuevos híbridos comerciales en la región. Se encontró una variación importante en el rendimiento de materia seca por hectárea y en la digestibilidad in vitro entre híbridos de maíz disponibles para la producción de forraje. En 1997, los híbridos A-7575, C-7990, G-710 y A-7576 tuvieron

46 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

rendimientos de materia seca de 21.32, 21.13, 20.72 y 20.44 ton ha -1 , respectivamente aunque no fueron diferentes a los demás híbridos (P>0.05). Los híbridos Garst 8285, C-398 y C-7990 tuvieron DIV mayores a los demás híbridos (P<0.05) con 72.1, 69.4 y 68.7 %, respectivamente.

En 1999, los híbridos ABT-1017, D-881, 3002W, 3028W, Ciclón, 3025W y SB-304 tuvieron rendimientos de materia seca significativamente a los otros híbridos evaluados (P<0.05) con 22.08, 21.96, 21.66, 21.06, 20.91, 20.89 y 20.50 ton ha -1 , respectivamente. Los híbridos ABT-7712, y Garst 8342, N- 7590, Garst 8325, tuvieron 70.9, 69.8, 69.3 y 69.3 % de DIV y fueron superiores a los otros híbridos evaluados en este experimento (P<0.05).

Los resultados de los dos experimentos muestran que los híbridos con mayores rendimientos de materia seca por hectárea fueron diferentes a los que tuvieron mayores digestibilidades in vitro (DIV). En general, la media y variabilidad de la mayoría de las características agronómicas fueron similares a pesar que se evaluaron híbridos diferentes en los dos años de estudio (Cuadro 2.1). El rendimiento promedio de materia seca por hectárea en los dos años fue similar, pero en 1999 hubo mayor variación entre híbridos. El porcentaje de mazorca y días a la cosecha fueron las características agronómicas más variables en los dos años. La DIV tuvo un intervalo amplio pero con resultados similares en los dos años de estudio. Respecto a la composición química, la FDN fue la característica más variable en los dos experimentos.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

47

Cuadro 2.1. Características agronómicas, composición química, digestibilidad in vitro y energía neta de lactancia de
Cuadro 2.1. Características agronómicas, composición química, digestibilidad in vitro y
energía neta de lactancia de híbridos de maíz. Región Lagunera.

48 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

La asociación del rendimiento de materia seca (RMS) con variables agronómicas fue diferente entre años. Sólo en 1999, el RMS de los híbridos se asoció positivamente, con la altura de las plantas (r = 0.77), días a cosecha (r = 0.89) y negativamente con el porcentaje de mazorca (r = -0.75). De la misma manera, sólo en este año, el RMS estuvo asociado negativamente (P<0.05) con la DIV y ENl (r = -0.66 y r = -0.70) (Cuadro 2.2).

Cuadro 2.2. Coeficientes de correlación entre algunas características agronómicas, químicas, digestibilidad in vitro y energía neta de lactancia en híbridos de maíz. Región Lagunera.

neta de lactancia en híbridos de maíz. Región Lagunera. La concentración de proteína cruda presentó valores

La concentración de proteína cruda presentó valores típicos para maíz forrajero y una variabilidad similar entre años. Como es

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

49

normal, la energía neta de lactancia (ENl) estuvo consistentemente asociada (P<0.01) con la DIV en los dos años. Los análisis de correlación indicaron que las variables agronómicas que más consistentemente se asociaron con la concentración de ENl, fueron de manera negativa los días a cosecha (P<0.01) y positivamente el porcentaje de mazorca, mientras que la altura de planta (P<0.01) sólo se correlacionó de forma negativa en 1999. Las ecuaciones de regresión lineal simple, entre el porcentaje de mazorca (PMZ) y la ENl en los dos años de estudio fueron similares según los análisis de covarianza (Figura 2.1).

La energía neta de lactancia estuvo asociada consistentemente de manera negativa (P<0.05), con las concentraciones de FDN, FDA y lignina (Cuadro 2.3). Las ecuaciones entre FDN, FDA y lignina con ENl, fueron similares (P>0.05) en 1997 y 1999 (Figuras 2.1, 2.2); sin embargo, las ecuaciones generales con la FDA o lignina no se consideran satisfactorias, dado su coeficiente de determinación. Por otra parte, la FDN se relacionó más aceptablemente con la ENl a pesar de las condiciones climáticas diferentes en los dos años de estudio. En general, 1997 se caracterizó por ser un año más fresco y con mayor precipitación pluvial que 1999. Dicha variación es importante, ya que algunas de las relaciones descritas son afectadas por factores climáticos (Cuadro 2.4).

Un aspecto importante es que el rendimiento de forraje y el valor energético de los híbridos de maíz es afectado por factores de manejo como la fecha de siembra, densidad de plantas y el estado de madurez entre otros. En este estudio, el manejo de los híbridos fue lo más uniforme posible dentro y entre experimentos con objeto de evaluar las características de los híbridos evaluados.

50 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Figura 2.1. Relación entre el porcentaje de mazorca y la concentración de fibra detergente neutro

Figura 2.1. Relación entre el porcentaje de mazorca y la concentración de fibra detergente neutro con la energía neta de lactancia (ENl) en híbridos de maíz para forraje. Región Lagunera.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

51

Figura 2.2. Relación entre la concentración de fibra detergente neutro y lignina con el valor

Figura 2.2. Relación entre la concentración de fibra detergente neutro y lignina con el valor energético de híbridos de maíz para forraje. Región Lagunera.

52 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Cuadro 2.3. Coeficientes de correlación entre algunas características químicas, digestibilidad in vitro y energía neta de lactancia en híbridos de maíz. Región Lagunera.

neta de lactancia en híbridos de maíz. Región Lagunera. Cuadro 2.4. Condiciones climáticas durante el período

Cuadro 2.4. Condiciones climáticas durante el período experimental, en diferentes años en la Región Lagunera.

experimental, en diferentes años en la Región Lagunera. Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

53

La selección de híbridos de maíz para forraje se lleva a cabo principalmente por su rendimiento de materia seca por hectárea. En este estudio se observó que la relación entre rendimiento y DIV de los híbridos de maíz fue inconsistente, ya que sólo se detectó en 1999. Otros estudios también han indicado correlaciones inconsistentes entre el rendimiento y variables de calidad nutritiva en maíz forrajero (Coors, 1996). Estos resultados indican la conveniencia de conocer tanto el rendimiento como la calidad nutritiva de los diferentes híbridos de maíz para hacer la mejor elección posible, ya que híbridos con menor rendimiento de materia seca por hectárea pero con una alta digestibilidad pueden llegar a tener un mayor potencial para producción de leche por unidad de superficie que híbridos de alto rendimiento y baja digestibilidad (González, et al., 2002).

El principal factor de variación del porcentaje de materia seca es el estado de madurez; sin embargo, al igual que en el presente estudio, se pueden presentar variaciones en el porcentaje de materia seca entre híbridos de maíz y aún en un mismo híbrido a un mismo estado de madurez (Lauer, 1998). Al respecto, Lauer (1998) señaló que existe una gran variabilidad de la relación entre el avance de la línea de leche en el grano y el porcentaje de materia seca del maíz forrajero. Este autor reportó variaciones de 24 a 38 % de materia seca a un estado de madurez de 1/3 de avance de la línea de leche en el grano, que es una variación similar a la observada en el presente trabajo.

En este estudio el porcentaje de materia seca no estuvo correlacionado significativamente con el RMS, DIV o ENL, con excepción de 1999 en que se correlacionó positivamente sólo con el RMS. Lo anterior implica que la variación en el porcentaje de materia seca no tuvo influencia en la mayoría de las variables analizadas. Por esta razón no se realizó ningún tipo de ajuste con respecto al porcentaje de materia seca.

54 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Aunque las inconsistencias entre experimentos en las relaciones entre el RMS con altura de planta y días a la cosecha de los híbridos probablemente puedan estar influenciadas por la menor variación de estas características entre híbridos en 1997 en comparación a 1999. Existen estudios en que al igual que en 1999, también se encontró una relación positiva entre RMS y altura (Schmid, et al., 1976). Por otra parte, las investigaciones sobre diferencias entre híbridos con diferente ciclo son inconsistentes. Algunas investigaciones no indican diferencias entre híbridos precoces y tardíos (Cummins y Dobson, 1973), pero en otras se indicó que híbridos de maíz con menos días a cosecha (más precoces) tuvieron menos RMS que híbridos más tardíos (Howell et al., 1998). El mayor RMS de los híbridos de maíz más tardíos y altos, como fue el caso del experimento de 1999, se ha atribuido en otros trabajos a un mayor número de hojas, índice de área foliar y duración de la misma (Graybill et al.,

1991).

En el presente estudio, los híbridos precoces (con menos días a la cosecha) tuvieron mayor porcentaje de mazorca, lo cual explica en cierto grado su mayor digestibilidad y energía neta de lactancia. En diversos experimentos se ha observado

que las plantas de híbridos precoces tienen mayor producción de mazorca y proporción de grano (Cross et al., 1987; Russell et al., 1992). Esta relación negativa entre días a la cosecha y

DIV es importante, ya que fue observada en los dos experimentos

y concuerda con los resultados de otros autores (Lauer, 1998).

Por otra parte, se conoce la contribución que también tiene la

digestibilidad de hojas y tallos en la digestibilidad de la materia

seca total (Lundvall et al. 1994; Wolf et al. 1993b), pero no existe información definitiva acerca de diferencias en la digestibilidad

de hojas y tallos de híbridos precoces en comparación a

híbridos intermedios y tardíos.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

55

Por otra parte, la relación entre altura de las plantas y DIV, observada en 1999, se atribuye en parte a que la mayoría de híbridos de porte bajo tuvieron mayor porcentaje de mazorca, como lo indicó el análisis de correlación para ese año. Sin embargo, pueden existir otros factores que no fueron considerados en este trabajo, como menos concentración de fracciones fibrosas y grado de lignificación en hojas y tallos.

Con las consideraciones señaladas, este estudio muestra que el contenido de grano es uno de los factores más importantes para obtener forraje de maíz con alta DIV y concuerda con resultados obtenidos en otros estudios, donde el porcentaje de mazorca se relacionó bien con la digestibilidad de ensilados de híbridos de maíz (Ferret et al., 1997). Esta relación se debe a la mayor digestibilidad del grano (88.7 a 93.9%) en comparación a hojas y tallos (53.0 a 65.1 %) (Johnson et al., 1997). A partir de la ecuación de regresión generada entre el porcentaje de mazorca y la ENl se determinó que para obtener forraje con alto valor energético (>1.5 Mcal kg -1 de MS de ENl) se requiere utilizar híbridos de maíz que tengan al menos 54.0 % de mazorca.

La FDA y lignina son frecuentemente empleados con propósitos de predicción del valor energético de los forrajes (Van Soest, 1996), debido a que representan los componentes menos digestibles de las paredes celulares; además la lignina es el principal factor que interfiere con la digestión de los otros componentes de las paredes celulares. En este estudio se observó que la relación entre FDA y la ENl no tuvo un buen ajuste cuando se consideran años diferentes, como se aprecia con el bajo coeficiente de determinación. Otros estudios con híbridos de maíz para forraje demostraron que los efectos ambientales modifican la relación entre digestibilidad y FDA, ya que la digestibilidad fue mayor en años húmedos y frescos (Van Soest, 1996). Los resultados anteriores y los nuestros confirman la

56 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

relación entre FDA y DIV o ENl, ya que por ser relaciones empíricas pueden variar para condiciones que no son similares (Weiss, 1998).

Este trabajo muestra que la FDN se ajustó mejor que la FDA con la ENl según los coeficientes de determinación (r 2 = 0.77 vs r 2 = 0.55) como se observa en las Figuras 2.1 y 2.2. Con la ecuación de regresión entre FDN y ENl se estimó que para la producción de forraje con 1.5 mcal kg -1 de materia seca o más, es necesario utilizar híbridos con menos de 50.0 % de FDN.

En base a otros resultados similares a los obtenidos en el presente estudio y a mejoras en la estandarización en los procedimientos de laboratorio para determinar FDN en los últimos años, se ha venido incrementando el uso de la FDN para fines de predicción de la ENl de los forrajes. Robinson (2001), sugiere que la razón por la cual, la FDN podría ser mejor para la predicción de la ENl es que representa el total de carbohidratos estructurales de los forrajes mientras que la FDA solo representa de 70.0 a 85.0% de los mismos.

A pesar de lo anterior, existen factores críticos en el uso de la FDN para la predicción de la ENl como es la variación en su propia digestibilidad. Algunos autores mencionan variaciones de 24.8 a 61.5 % en la digestibilidad de la FDN de híbridos de maíz (Weiss, 1998). Lo anterior significa que híbridos con la misma concentración de FDN pueden llegar a tener valores de energía neta de lactancia diferentes debido a que la digestibilidad de la FDN no es la misma.

Los resultados de estos dos estudios indican que los híbridos de maíz que tuvieron los mayores rendimientos de materia seca por hectárea fueron diferentes a los híbridos con mayor DIV. Se observó de manera consistente que los híbridos

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

57

con menos días a cosecha y mayor porcentaje de mazorca tuvieron mayor DIV y valor energético, por lo tanto es conveniente considerar estas características en la elección de híbridos comerciales o en futuros programas de mejoramiento genético en maíz forrajero en la región.

Los componentes de la pared celular (FDN, FDA y lignina) estuvieron asociados negativamente con la DIV y ENl de los híbridos de maíz. A partir de las ecuaciones de regresión generadas en este estudio, se determinó que para obtener forraje con alto valor energético se requiere utilizar híbridos de maíz que tengan al menos 54.0 % de mazorca y menos de 50.0 % de FDN. Con la FDN se obtuvo la ecuación con mejor ajuste al valor energético de híbridos de maíz a través de años; lo cual sugiere su posible uso alternativo a la FDA como variable para obtener estimaciones de ENl en híbridos de maíz para forraje. Sin embargo, esta relación no considera las diferencias en la digestibilidad de la fibra que pueden existir entre híbridos.

2.2 Producción, composición química y digestibilidad in vitro de híbridos de maíz de origen tropical y templado en la Región árida de México.

La baja calidad nutricional, en especial el valor energético de los ensilados de maíz producidos en México se debe en parte al empleo de híbridos considerados como “forrajeros” por su porte alto y gran capacidad para la producción de follaje. Por otra parte, existe el debate en lo que se refiere a si los híbridos de maíz desarrollados para grano también son apropiados para la producción de forraje. En algunos casos se ha observado una relación positiva entre el rendimiento de grano y la producción de forraje en híbridos de maíz (Vattikonda y Hunter, 1983). Wolf et al. (1993a) señalaron que la producción de grano estuvo asociada

58 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

con la producción total de materia seca en un menor grado que el rendimiento de hojas y tallos con la producción de materia seca. Estos autores reportan también que la producción total de materia seca estuvo relacionada negativamente con los componentes estructurales de hojas y tallos, pero no tuvo ninguna relación con la digestibilidad de los mismos.

Por otra parte, diversos autores han mencionado que híbridos con alto contenido de grano aumentan el valor energético del ensilado de maíz (Allen et al., 1995; Chalupa, 1995); aunque Deinum y Baker (1981) observaron una relación débil entre el porcentaje de mazorca y la digestibilidad de la materia seca. Sin embargo, Allen et al. (1991) reportan una relación estrecha entre el contenido de grano y la digestibilidad de híbridos de maíz. Así mismo, Ferret et al. (1997) reportan que el contenido de mazorca fue la variable que mejor se relacionó con la DIV de la materia orgánica de ensilados de maíz.

Las características nutritivas de hojas y tallos también contribuyen a la variación en digestibilidad entre híbridos de maíz. Lundvall et al. (1994) observaron diferencias entre genotipos de 26.2 a 65.0 % en la digestibilidad de tallos y de 58.0 a 67.6 % en la digestibilidad de hojas. De igual forma, Wolf et al. (1993b) reportaron variaciones entre genotipos en fibra detergente neutro de 57.9 a 65.4 % en hojas y tallos, así como incrementos en la digestibilidad de la materia seca total al aumentar la digestibilidad de hojas y tallos; sin embargo, dicha relación no se observó de manera consistente en todas las poblaciones estudiadas.

Respecto a híbridos de maíz de diferente origen, Johnson et al. (1997) indicaron una mayor producción de materia seca por hectárea con híbridos de maíz de origen tropical que con híbridos de origen templado, ambos sembrados en un ambiente

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

59

cálido; sin embargo, no se observaron ventajas consistentes en digestibilidad entre híbridos de diferente origen. En la región árida de México, en un estudio con 30 híbridos de maíz de origen tropical y templado, se mejoró el valor energético a mas de 1.5 Mcal kg -1 de materia seca mediante la selección de híbridos con más de 50% de mazorca y menos de 50.0 y 26.0 % de fibra detergente neutro y ácido, respectivamente (Núñez et al., 1998).

Dado que las diferencias entre híbridos de origen tropical

y templado con particular enfásis en las características químicas de hojas y tallos y su efecto en la digestibilidad han recibido poca atención, en 1997 se efectuó un estudio para analizar las diferencias en producción de materia seca, composición química

y DIV entre híbridos de maíz de origen tropical y templado en

la región árida norte de México, y evaluar el efecto de la composición química y DIV de hojas y tallos en la digestibilidad de híbridos de maíz de diferente origen .

Los resultados obtenidos indican que en rendimiento de materia seca (RMS), no se detectaron diferencias estadísticas (P>0.05) entre híbridos, pero fue clara una tendencia con los híbridos de origen templado que obtuvieron mayores

rendimientos de materia seca (Cuadro 2.5). En RG sobresalieron los híbridos C7990 y GARST 8285 de origen templado, pero no

se observó ninguna tendencia clara a que los demás híbridos de

origen templado superaran a los de origen tropical. Los híbridos de origen templado C7990, GARST 8285 y C 398, así como el SB 302 de origen tropical tuvieron los mayores porcentajes de mazorca, pero no se observó ninguna diferencia relacionada con

el origen de los híbridos. Los análisis de correlación indicaron

que no existió ninguna relación entre la producción de materia seca por hectárea y las diferencias entre híbridos en RG o PMZ

(P>05).

60 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Cuadro 2.5. Producción de forraje seco , rendimiento de grano y porcentaje de mazorca de híbridos de maíz para ensilaje de origen tropical y templado. Región Lagunera.

ensilaje de origen tropical y templado. Región Lagunera. Los híbridos de origen templado GARST 8285, C

Los híbridos de origen templado GARST 8285, C 7990 y C 398, así como el SB 302 de origen tropical tuvieron la mayor DIV de plantas enteras; sin embargo, no se observó que las diferencias estuvieran asociadas con el origen de los híbridos (Cuadro 2.6). De igual manera, los valores de FDN (FDNMS), FDA (FDAMS) y lignina (LIGMS) en la materia seca total presentaron diferencias

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

61

estadísticas entre híbridos (P<0.05), pero no estuvieron relacionadas con el origen de los híbridos.

Cuadro 2.6. Fibra detergente neutro (FDNMS), fibra detergente ácido (FDAMS), lignina (LIGMS) y digestibilidad in vitro (DIVMS) de híbridos de maíz de origen templado y tropical. Región Lagunera.

de maíz de origen templado y tropical. Región Lagunera. La digestibilidad in vitro de hojas y

La digestibilidad in vitro de hojas y tallos (DIVHT) y las concentraciones de sus componentes estructurales (FDNHT, FDAHT y LIGHT) fueron diferente entre híbridos (P<0.05), pero estas diferencias no se relacionaron con el origen de los híbridos (Figura 2.3). La DIV de hojas y tallos (DIVHT) se

62 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

relacionó negativamente con su contenido de FDNHT (r = -0.75;

P<0.01), FDAHT (r = -0.65; P<0.01) y LIGHT (r = -0.68; P<0.01), siendo estas relaciones similares en híbridos de origen templado

y tropical (Figura 2.3).

Los híbridos GARST 8285, C 398, SB 302 y C 7990 que tuvieron la mayor DIVMS se caracterizaron por tener la mayor DIVHT y alto PMZ. Sin embargo, el coeficiente de correlación entre la DIVMS y DIVHT no fue significativo (r = 0.42; P = 0.08); además, es importante señalar que la variación entre híbridos en PMZ fue mayor que la variación en DIVHT.

Los análisis de correlación indicaron que la DIVMS se relacionó positivamente con el PMZ (r = 0.65; P<0.01) y el RG (r = 0.58; P<0.01), pero se asoció negativamente con los componentes estructurales como la FDNMS (r = -0.72; P<0.01),

FDAMS (r = -0.70; P<0.01) y LIGMS (r = -0.86; P<0.01) en plantas enteras. Sin embargo, los contenidos de fibra detergente neutro

y fibra detergente ácido en las muestras de plantas enteras no se relacionaron con las concentraciones de estos componentes en las muestras de hojas y tallos.

En contraste, la lignina en plantas enteras (LIGMS) se relacionó con el contenido de lignina en hojas y tallos. La asociación negativa entre el RG y el PMZ con la FDNMS y la FDAMS indican que los componentes estructurales de las hojas y tallos fueron diluidos al aumentar el contenido de grano, y sugiere que las diferencias en estos componentes estructurales en hojas y tallos fueron minimizadas por la mayor variación en PMZ entre los híbridos en este estudio.

Existe evidencia que tanto el contenido de grano como la digestibilidad de hojas y tallos afectan la digestibilidad y valor energético del maíz para ensilaje. Vattikonda y Hunter (1983)

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

63

Figura 2.3. Relación entre digestibilidad in vitro de hojas y tallos y sus componentes estructurales

Figura 2.3. Relación entre digestibilidad in vitro de hojas y tallos y sus componentes estructurales en híbridos de maíz de diferente origen. Región Lagunera.

64 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

indicaron que la digestibilidad de la materia seca en maíz para ensilaje está determinada por la digestibilidad de hojas y tallos y el contenido de grano, pero señalan que estos factores son

independientes. Wolf et al. (1993a) observaron que la producción de grano no se relacionó con la digestibilidad de las hojas y tallos

o su composición química. En contraste, en el presente estudio

el RG se relacionó positivamente con la digestibilidad de hojas

y tallos (r = 0.58; P<0.05), pero no estuvo asociado con ninguno de los componentes estructurales de las hojas y tallos.

La baja correlación que se observó entre la digestibilidad de plantas enteras y la digestibilidad de hojas y tallos (r = 0.44; P>0.05) indican que esta última característica no es fue muy importante en los híbridos evaluados. Wolf et al. (1993b) reportaron que la digestibilidad de plantas enteras se relacionó con la digestibilidad de hojas y tallos, aunque el grado de asociación que reportan también es bajo como en el presente experimento.

En general, la digestibilidad de los forrajes esta frecuentemente asociada a la concentración de sus componentes estructurales. En este caso, la digestibilidad de las plantas completas de maíz se relacionó solo con el contenido de lignina, pero no con la concentración de los otros componentes estructurales como la fibra detergente neutro o fibra detergente ácido de las hojas y tallos. Lundvall et al. (1994) también indicaron que el mejor predictor de la digestibilidad de hojas y tallos en maíz para ensilaje es el contenido de lignina. Esta información concuerda con los resultados de este experimento; además esta variable también se relacionó con la digestibilidad de muestras de plantas completas. Estos autores sugieren el empleo del contenido de lignina como criterio en programas de selección de híbridos de maíz para forraje con alto valor nutritivo. Sin embargo, es importante señalar que se han detectado

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

65

interacciones significativas en la digestibilidad de híbridos de maíz para forraje entre el contenido de lignina y factores ambientales (Núñez et al., 1998).

En la mayoría de los estudios sobre el valor nutritivo de maíz para forraje se ha demostrado en forma consistente la importancia del contenido de grano en la digestibilidad ó valor energético del maíz para forraje (Allen et al., 1991, Wolf et al., 1993b; Russell et al., 1992; Ferret et al., 1997). Johnson et al. (1997) indican que debido a que la digestibilidad de hojas y tallos varia de 53.0 a 65.1 %, mientras que la del grano es de 88.7 a 93.9 %, existen relaciones entre el contenido de grano y la digestibilidad o el valor energético en ensilados de maíz como se observó en el presente estudio.

El valor energético de los ensilados de maíz normalmente se estima mediante su contenido de FDA (Allen et al., 1995). Los valores de FDNMS y FDAMS en el presente trabajo son característicos de ensilados de maíz con un contenido moderado de grano y valores de energía neta de lactancia de 1.5 Mcal kg - 1 de materia seca (Chalupa, 1995). En el presente estudio las relaciones entre los contenidos de FDN y FDA con la DIV en muestras de plantas enteras fueron altamente significativos, pero fue evidente la dilución de las fracciones fibrosas de hojas y tallos por el contenido de grano de los híbridos.

Esta información muestra que las diferencias en rendimiento de materia seca por hectárea entre híbridos de diferente origen no fueron significativas, aunque se observó una tendencia que en los híbridos de maíz de origen templado, los rendimientos de materia seca por hectárea fueron mayores numéricamente. En rendimiento de grano por hectárea y DIV tampoco se observó que las diferencias estuvieran asociadas al origen tropical o templado de los híbridos. Las diferencias en DIV o contenido de

66 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

componentes estructurales en las hojas y tallos tampoco estuvieron relacionadas con el origen de los híbridos. Las relaciones entre

la DIV de hojas y tallos y sus componentes estructurales fueron

similares para híbridos de origen tropical o templado. Las concentraciones de componentes estructurales en hojas y tallos no estuvieron relacionadas con las concentraciones de dichos componentes en plantas enteras. La DIV de las plantas enteras estuvo determinada principalmente por el porcentaje de mazorca (contenido de grano), mientras que la DIV de hojas y tallos tuvo menos relevancia.

2.3 Tipos de híbridos de maíz para la producción de forraje de alta digestibilidad.

En la región norte del país se dispone de híbridos de maíz para forraje formados a partir de germoplasma de origen tropical o templado; híbridos con menor ciclo a cosecha (precoces) que otros (intermedios o tardíos) y los denominados de alta calidad proteínica. Varios estudios indican una mayor digestibilidad en

híbridos precoces en comparación a híbridos de ciclo más tardío (Wolf, 1993). Respecto a híbridos de maíz de diferente origen estudiados para aumentar la producción y calidad nutritiva, híbridos de origen tropical establecidos en el sur de Texas tuvieron una mayor producción de materia seca por hectárea y digestibilidad que híbridos de origen templado (Johnson et al., 1997). Por otra parte, los maíces denominados de alta calidad proteínica contienen mayor porcentaje de lisina en el grano, en comparación

a los híbridos convencionales. La lisina es un aminoácido

identificado como una de las principales limitantes en la alimentación del ganado bovino lechero con alta producción (Van Soest y Robertson 1985); sin embargo, debido a la degradación de la lisina en el rumen del ganado y a la dilución del ensilado de maíz con otros ingredientes en las raciones del ganado lechero, el impacto del mayor contenido de lisina de

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

67

estos tipos de variedades puede ser pequeño, aunque existen

otros aspectos en estos maíces con alto contenido de lisina, como un endospermo suave que puede ser fácilmente degradable

por los microorganismos del rumen, lo cual puede permitir que

sean más digeridos en el rumen que los maíces normales (Van Soest y Robertson 1985). Por estas razones, se realizaron tres experimentos en 1999 con objeto de comparar la producción de híbridos de diferente ciclo a cosecha, híbridos precoces de origen templado, intermedios de origen templado e intermedios tropicales e híbridos de maíz de alta calidad proteínica e híbridos normales.

En el Experimento 1 el híbrido ABT1017 de ciclo intermedio tuvo mayor producción de materia seca por hectárea (P<0.05) que los híbridos precoces N-7590, 8342, 8220, ABT-7712 y ABT-7000Y (Cuadro 2.7). La producción de materia seca por

hectárea varió de 18.3 a 22.0 ton ha -1 en los híbridos intermedios

y de 15.3 a 18.0 ton ha -1 en los híbridos precoces. Los híbridos precoces se caracterizaron por una menor altura de planta y mayor porcentaje de mazorca (P<0.05). Los análisis de correlación indican que el rendimiento de materia seca por hectárea estuvo asociada positivamente con la altura de planta (r = 0.77; P<0.05) y ciclo a cosecha (r = 0.89; P<0.05), y negativamente con el porcentaje de mazorca (r = -0.82; P<0.05).

Los híbridos intermedios de maíz D-881 y 3028W tuvieron menos DIV (P<0.05) que los demás híbridos precoces o

intermedios (Cuadro 2.8). Los valores de DIV variaron de 62.6 a 67.8% en los híbridos intermedios y de 67.2 a 73.2% en los híbridos precoces. Los análisis de correlación mostraron que la

DIV se correlacionó negativamente con el ciclo de los híbridos (r

= -0.64; P<0.05). Además, la DIV también se asoció con la altura

de planta (r = -0.78; P<0.05). En relación a características químicas, la DIV se correlacionó negativamente con las

68 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

concentraciones de fibra detergente neutro (r = -0.84; P<0.05) y la fibra detergente ácido (r = -0.84; P<0.05).

Cuadro 2.7. Producción de forraje verde, forraje seco y características de híbridos de maíz de ciclo intermedio y precoz. Experimento 1. Región Lagunera.

ciclo intermedio y precoz. Experimento 1. Región Lagunera. Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

69

Cuadro 2.8. Proteína cruda (PC), fibra detergente ácido (FDA),

(FDN) y digestibilidad in

vitro (DIV) de híbridos de maíz intermedios y precoces

para forraje. Experimento 1. Región Lagunera.

fibra detergente neutro

Experimento 1. Región Lagunera. fibra detergente neutro En el experimento 2 no hubo diferencia en el

En el experimento 2 no hubo diferencia en el rendimiento de materia seca por hectárea (P>0.05) entre híbridos precoces de origen templado o intermedios tropicales o intermedios templados (Cuadro 2.9). Las producciones de materia seca por hectárea variaron de 14.5 a 15.4 ton ha -1 en híbridos precoces de origen templado, de 13.8 a 14.4 ton ha -1 en híbridos intermedios templados y de 14.1 a 14.9 ton ha -1 en híbridos intermedios tropicales, pero estadísticamente no hay diferencias entre el origen de los híbridos y la producción de MS. Los híbridos precoces tuvieron mayor (P<0.05) porcentaje de mazorca que los híbridos intermedios templados o intermedios tropicales,

70 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

pero no hubo diferencias consistentes entre híbridos intermedios de origen tropical y templado (P>0.05). Al igual que en el Experimento 1, los híbridos precoces tuvieron menor altura de planta que los intermedios (P<0.05), mientras que la altura fue similar entre híbridos templados y tropicales de ciclo intermedio

(P>0.05).

Cuadro 2.9. Producción de forraje y características de híbridos de maíz precoces e intermedios de origen tropical y templado. Experimento 2. Región Lagunera.

origen tropical y templado. Experimento 2. Región Lagunera. También se observó que los dos híbridos precoces

También se observó que los dos híbridos precoces tuvieron mayor DIV (P<0.05) que los híbridos intermedios templados 7597 o tropical SB302 pero fueron similares (P>0.05) a los híbridos intermedios Jaguar de origen templado y 3028W de origen tropical (Cuadro 2.10). En los híbridos precoces la DIV varió de 70.4 a 70.6%, mientras que los híbridos intermedios templados tuvieron valores de 64.1 a 66.3% y los intermedios tropicales de 67.1 a 64.2%. No se observaron diferencias significativas en las concentraciones de fibra detergente neutro

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

71

y fibra detergente ácido entre híbridos de maíz. Los análisis de

correlación indican que la DIV estuvo asociada con el porcentaje de mazorca (r = 0.88; P<0.05) pero no con las concentraciones de fibra detergente neutro o fibra detergente ácido.

Cuadro 2.10. Proteína cruda (PC), fibra detergente neutro (FDN), fibra detergente ácido (FDN) y digestibilidad in vitro (DIV) de híbridos de maíz precoces e intermedios de origen tropical y templado (%). Experimento 2. Región Lagunera.

tropical y templado (%). Experimento 2. Región Lagunera. En el experimento 3, no se encontraron diferencias

En el experimento 3, no se encontraron diferencias (P>0.05) entre maíces de alta calidad proteínica y el testigo normal 3002W, en rendimiento de materia seca y porcentaje de mazorca (Cuadro

2.11). El rendimiento de materia seca por hectárea varió de 17.4

a 18.8 ton ha -1 en los híbridos de alta calidad proteínica, mientras que para el testigo fue de 18.7 ton ha -1 . Con excepción de TL- 99ACML 142 X CML 150 X CML 176 y 1301-4TL-99 A CML 177

X CML 176 que tuvieron un período a cosecha de 109 días, los

demás materiales tuvieron un ciclo similar al testigo. Respecto a

la

altura de la planta, los híbridos TL-99 A CML 142 X CML 150

X

CML 176 y el PR-99 A CML 142 X CML 186 fueron más altos,

aunque no se presentó ningún problema de acame relacionado con dicha característica.

72 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Cuadro 2.11. Producción de forraje y características agronómicas de híbridos de maíz de alta calidad proteínica normal. Experimento 3. Región Lagunera.

proteínica normal. Experimento 3. Región Lagunera. El porcentaje de proteína cruda de 7.5 del híbrido de

El porcentaje de proteína cruda de 7.5 del híbrido de maíz normal fue similar a los valores de 7.4 a 7.9% que tuvieron los híbridos de alta calidad proteínica (Cuadro 2.12). La DIV de 63.2% del híbrido normal fue similar que en los híbridos de alta calidad proteínica (P>0.05) en los cuales varió de 64.0 a 66.4%. De igual manera, tampoco se encontraron diferencias en las concentraciones de fibra detergente neutro y fibra detergente ácido entre híbridos de alta calidad proteínica y el testigo; sin embargo, los análisis de correlación indican que la DIV de los híbridos estuvo relacionada con las concentraciones de fibra detergente neutro (r = -0.87; P<0.05) y la fibra detergente ácido (r = -0.89; P<0.05). Por otra parte, el porcentaje de mazorca no se relacionó significativamente con la digestibilidad (r = 0.85; P>0.05) como en los experimentos anteriores.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

73

Cuadro 12. Proteína cruda (PC), fibra detergente neutro (FDN), fibra detergente ácido (FDN) y digestibilidad in vitro (DIV) de híbridos de maíz de alta calidad proteínica y normal. Experimento 3. Región Lagunera.

proteínica y normal. Experimento 3. Región Lagunera. La Figura 2.4 muestra la información de los tres

La Figura 2.4 muestra la información de los tres

experimentos. Se observaron regresiones significativas entre la

DIV y las concentraciones de FDN (r 2 = 0.62) y FDA (r 2 = 0.63). Los

híbridos precoces presentaron consistentemente las concentraciones más bajas de FDN y FDA, por lo cual se agruparon con las mayores DIV‘s. En contraste, los híbridos de maíz de alta calidad proteínica y de calidad normal se ubicaron en forma intercalada. Por otra parte, la regresión entre el porcentaje de mazorca y la DIV no fue significativa (r 2 = 0.33) cuando se consideraron los diferentes tipos de híbridos de maíz evaluados en los tres experimentos.

Existe cierta información (Howell et al., 1998) que muestra

que híbridos más precoces tienen menos rendimiento de materia

seca por unidad de área que híbridos con ciclo más largo, como en el Experimento 1 del presente estudio. La mayor producción de materia seca por hectáreas de los híbridos de ciclo más largo a cosecha, se puede deber como se mencionó anteriormente a un mayor número de hojas, índice área foliar y duración del área

74 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

foliar (Coors, 1996); sin embargo, en otros estudios no se han observado diferencias en el rendimiento de materia seca entre híbridos precoces e intermedios como ocurrió en el Experimento 2 (Wolf et al., 1993). Aunque se pueden presentar las inconsistencias mencionadas, en la región se ha observado que la mayoría de los híbridos de ciclo precoz tienden a tener menos rendimiento por hectárea que los híbridos de ciclo intermedio (Gonzalez et al ., 2002).

Existen factores que pueden interaccionar con los híbridos de diferente ciclo, como la fecha de siembra y la densidad de plantas (Lauer, 1998; Schmid et al., 1976). Por lo tanto, los resultados del presente estudio están limitados a las fechas de siembra y densidades de plantas que fueron utilizadas.

Los dos primeros experimentos muestran en forma consistente que los híbridos precoces tuvieron mayor DIV que los híbridos de ciclo intermedio. También se menciona en la literatura que los híbridos de maíz con ciclo más corto a cosecha tienen mayor digestibilidad (Wolf et al., 1993). Lo anterior se puede deber en parte a que los híbridos precoces de maíz se caracterizan por una alta producción de mazorca y proporción de grano (Lauer, 1998; Cummins y Dobson, 1973).

En el presente estudio, no se encontró ninguna ventaja consistente en rendimiento de materia seca por hectárea o digestibilidad entre híbridos de maíz de origen templado o tropical, en contraste a los resultados indicados con híbridos tropicales en siembra de verano en el sur de Texas (Johnson et al., 1997). En otro estudio en la región, y con un mayor número de híbridos de origen templado y tropical, tampoco se encontró que la producción de materia seca por hectárea o la digestibilidad estuvieran asociadas con el origen de los híbridos, en una fecha de siembra similar a la del presente estudio (Howell et al., 1998).

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

75

Figura 2.4. Relaciones entre la digestibilidad in vitro y fracciones de fibra o porcentaje de

Figura 2.4. Relaciones entre la digestibilidad in vitro y fracciones de fibra o porcentaje de mazorca en híbridos de maíz para forrajes normales (N) y de alta calidad proteínica (ACP). Región Lagunera.

76 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

No se observó que los híbridos de maíz con alto contenido de lisina tuvieron mayor rendimiento o DIV que el híbrido normal empleado como testigo. En este experimento no se tuvo polinización controlada; sin embargo, la digestibilidad del forraje de maíz, no depende del gene recesivo opaco-2, como con el alto contenido del lisina en los maíces de alta calidad proteínica (Van Soest y Robertson, 1985). Por otra parte, en un estudio con vacas lecheras se encontró una mayor digestibilidad de la materia seca y almidón en raciones con ensilado de estos tipos de maíz en comparación a híbridos normales de maíz (Van Soest, 1985). Esto se atribuyó a que el maíz de alto contenido de lisina se caracterizó por un endospermo suave que permitió que fuera más fácilmente degradado por los microorganismos del rumen. Esta información puede sugerir que las evaluaciones in vitro con animales, pudieran detectar ventajas que no son posibles a través del método de digestibilidad in vitro, en este tipo de híbridos de maíz de alta calidad proteínica.

La relación entre el porcentaje de mazorca y la DIV no fue buena cuando se consideró la información de los tres experimentos (r 2 = 0.33; P>0.05). La exclusión de los híbridos de maíz de alta calidad proteínica mejoró la relación entre estas variables (r 2 = 0.48; P<0.05). En contraste, las concentraciones de fibra detergente neutro y fibra detergente ácido se relacionaron en mayor grado (r 2 = 0.63; P<0.05 y r 2 = 0.62; P<0.05, respectivamente), con la DIV, independientemente del tipo de híbrido de maíz. Varios estudios muestran relaciones similares a las encontradas en este estudio. Sin embargo, se ha observado que la relación entre DIV y fibra detergente ácido es influenciada por factores ambientales, mientras que la relación con fibra detergente neutro es más consistente a través de los años (González et al., 2002).

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

77

Esta información indica que los híbridos de maíz de ciclo

más

precoz fue la alternativa que mostró consistentemente mayor

DIV

en comparación a híbridos de maíz de ciclo intermedio,

aunque en algunos casos presentaron menores rendimientos de materia seca por hectárea. Entre híbridos de maíz de origen templado o tropical de ciclo intermedio no se observó ninguna ventaja en producción de materia seca por hectárea o digestibilidad in vitro para las condiciones del ciclo de primavera en que se efectuó el presente estudio. De igual forma no se observaron ventajas en rendimiento o digestibilidad in vitro con los híbridos de maíz de alta calidad proteínica evaluados en este trabajo. La digestibilidad in vitro estuvo relacionada con las concentraciones de fibra ácido detergente o fibra neutro detergente independientemente de cualquier tipo de híbridos; sin embargo, la relación con el porcentaje de mazorca no fue buena cuando se incluyeron híbridos de maíz normales y de alta calidad proteínica.

2.4 Parámetros de producción y calidad nutricional para la selección de híbridos de maíz para forraje con alto rendimiento y calidad nutricional en La Región Lagunera y Aguascalientes.

Los estudios anteriores en la Región Lagunera de 1997 a 1999 indicaron diferencias en rendimiento de materia seca por hectárea de 15.3 a 22.1 ton/ha y en DIV de 62.6 a 72.1 % entre

los híbridos disponibles a nivel comercial (Nuñez et al. 2003a). Así mismo no se observaron correlaciones entre producción y

DIV del forraje entre híbridos de maíz forrajero. Los híbridos de

maíz más precoces fueron el tipo de maíz con mayor DIV. Sin embargo, se han observado correlaciones negativas entre el

ciclo y la producción de materia seca por hectárea (Nuñez et al.,

2001). Estos resultados son similares a los indicados por

78 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Schmid et al. (1976). Por otra parte, Cummings y Dobson (1973)

no observaron diferencias entre híbridos precoces y tardíos en rendimiento de materia seca. La relación entre días a cosecha y

DIV observadas en 1997 y 1999, concuerda con los estudios de

Cummings y Dobson (1973). En varios estudios se ha observado

que las plantas de híbridos precoces tienen mayor producción de

mazorca y proporción de grano (Cross et al., 1987, Russell et al.,

1992). Esto es importante debido a que el grano es la parte más digestible del maíz. Otros estudios indican interacciones significativas híbrido x año principalmente en rendimiento de materia seca por hectárea.

El rendimiento de materia seca por hectárea y la digestibilidad son importantes porque determinan en un alto grado el potencial de producción de leche por hectárea de los híbridos de maíz (Núñez et al., 2003b). Por esta razón, se efectuaron un experimento en la Región Lagunera y otro en Aguascalientes para determinar parámetros de producción y calidad nutricional para identificar híbridos superiores con alta

producción y calidad nutricional del forraje en ambientes cálidos

y templados.

En la Laguna, los híbridos de maíz tuvieron de 53 a 63 días

a floración masculina y un ciclo a cosecha de 90 a 103 días. Estos

ciclos a cosecha son similares a los reportados en los estudios efectuados en 1997 y 1999 en la región. La altura de planta varió de 2.38 a 2.89 m, mientras que el porcentaje de materia seca varió de 32.53 a 37.26 %. Estos porcentajes de materia seca se consideran normales para la cosecha del maíz para forraje y para lograr una buena fermentación durante el proceso de ensilaje.

En rendimiento de materia seca por hectárea se detectó diferencia entre híbridos (P<0.05). Los rendimientos de materia seca variaron de 26.01 a 19.48 ton/ha (Cuadro 2.13). El

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

79

rendimiento de los híbridos no se correlacionó con el ciclo a cosecha (días) (r = 0.02; P>0.05) o con la digestibilidad in vitro (r = 0.09; P>0.05). Los mejores híbridos tuvieron rendimientos de materia seca por hectárea superiores a 22 ton (P<0.05). Estos rendimientos son superiores a los obtenidos en los estudios de 1997 y 1999. En porcentaje de mazorca se observó una variación de 37.47 a 56.04 %. Los híbridos sobresalientes tuvieron más de 52.0 % de mazorca (P<0.05), valor que es similar al 54.0 % encontrado en los estudios de 1997 y 1999 para híbridos de alto valor energético.

Cuadro 2.13. Producción de forraje verde, forraje seco y porcentajes de materia seca y mazorca de híbridos de maíz para forraje evaluados en la Región Lagunera en el año 2000.

forraje evaluados en la Región Lagunera en el año 2000. 80 Características de Híbridos de Maíz

80 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Las diferencias que se observaron en proteína cruda (7.68 a 9.54 %) fueron significativas (P<0.05) como se observa en el Cuadro 2.14. Las concentraciones de fibra detergente neutro variaron de 40.90 a 54.91 %, sobresaliendo híbridos con menos de 44.0 % En el caso de fibra detergente ácido la variación fue de 21.68 a 30.57 %. Los híbridos más sobresalientes tuvieron valores menores de 25.0 %. En los estudios de 1997 y 1999 se recomendó la selección de híbridos de maíz con menos de 50.0 % de fibra detergente neutro para obtener ensilados de alto valor energético.

Cuadro 2.14. Proteína cruda (PC), fibra detergente neutro (FDN), fibra detergente ácido (FDN) y digestibilidad in vitro (DIV) de híbridos de maíz para forraje evaluados en la Región Lagunera en el año 2000.

forraje evaluados en la Región Lagunera en el año 2000. Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

81

En digestibilidad in vitro, la variación fue de 64.25 a 73.35

%. La digestibilidad in vitro se correlacionó con el porcentaje de mazorca (r = 0.85; P<0.01) y con las concentraciones de fibra detergente neutro (r = 0.92; P<0.01) y fibra detergente ácido (r = -0.92; P<0.01) como se había encontrado en los años anteriores. Los híbridos más sobresalientes presentaron valores superiores

a 68.0 %.

Los híbridos sobresalientes tanto en rendimiento de materia seca por hectárea como digestibilidad in vitro fueron: Garst 8285, Garst 8315, N-83N5, ABT-7000Y, N-7931, ABT 7820, C- 7777, AS 900, C-7770 y 3002. Estos híbridos se caracterizaron por tener ciclos a cosecha menores de 94 días con excepción del híbrido 3002 que se cosechó a 103 días.

En Aguascalientes, los híbridos evaluados presentaron una variación en floración masculina entre 70 y 91 días. En cuanto a

los días a cosecha la variación fue de 108 a 150 días. Estos ciclos

a cosecha son más largos que los observados en la Región

Lagunera debido a que las temperaturas que se presentan en el Estado de Aguascalientes son más bajas durante el ciclo de producción. El porcentaje de mazorca varió de 31.96 a 46.72 %. Los híbridos sobresalientes tuvieron valores mayores de 37.5 %. En la Región Lagunera los híbridos sobresalientes tienen más de 50.0 % de mazorca.

El rendimiento de materia seca por hectárea varió de 14.28

a 24.75 ton ha -1 (Cuadro 2.15). El rendimiento de materia seca

por hectárea se correlacionó significativamente con los días a cosecha (r = 0.83; P<0.05), pero no con la digestibilidad in vitro

del forraje (r = -0.28; P>0.05). Los híbridos superiores tuvieron rendimientos mayores de 19.63 ton ha -1 .

82 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Cuadro 2.15. Rendimiento de materia verde y materia seca (ton ha -1 ), y porcentaje de mazorca de híbridos de maíz para forraje en Aguascalientes en el año 2000.

de maíz para forraje en Aguascalientes en el año 2000. Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

83

En cuanto a la composición química (Cuadro 2.16), en porcentaje de proteína cruda no hubo diferencias estadísticas (P>0.05), con una variación de 6.90 a 8.92 %. El contenido de fibra detergente neutro varió de 46.61 a 55.76 %. Los híbridos sobresalientes tuvieron concentraciones menores de 50.0 %. En

fibra detergente ácido, la variación fue de 25.22 a 30.24 %. Los mejores híbridos presentaron concentraciones menores de 28.0

% (P<0.05). Estos valores son similares a los sugeridos en la

Región Lagunera para la selección de híbridos de maíz para forraje de alta calidad nutricional.

Con respecto a la digestibilidad, hubo diferencias estadísticas (P<0.05) entre híbridos. La digestibilidad in vitro varió de 66.32 a 74.56 %. Los híbridos con las mayores digestibilidades in vitro tuvieron valores superiores a 71.0 %. en comparación a los híbridos sobresalientes en la Región Lagunera que tuvieron más de 68.0 %. La digestibilidad in vitro se correlacionó con las concentraciones de fibra detergente neutro ( r= -0.79; P<0.01) y fibra detergente ácido (r = -0.71; P<0.01); sin embargo, no tuvo ninguna correlación con el porcentaje de mazorca (r = 28: P>0.05) como en el caso de la Región Lagunera.

Los híbridos sobresalientes en rendimiento de materia seca y digestibilidad in vitro fueron: AS-910, AS-948, C-220, C- 922, D-861, D-875, H-361, Pantera, SB-302, SB-347 y Z-27. Estos híbridos se caracterizaron por ciclos a cosecha mayores de 140 días, con excepción del híbrido C-922 que se cosechó a 128 días.

Estos resultados muestran que en la Región Lagunera, los

híbridos de maíz sobresalientes tuvieron rendimientos de materia seca mayores de 22.0 ton ha -1 y calidad nutricional superior a 68

% de digestibilidad in vitro.

84 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Cuadro 2.16. Proteína cruda (PC), fibra detergente neutro (FDN), fibra detergente ácido (FDA) y digestibilidad in vitro (DIV). Aguascalientes.

(FDA) y digestibilidad in vitro (DIV). Aguascalientes. Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional 85

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

85

En Aguascalientes, los híbridos de maíz sobresalientes tuvieron rendimiento de materia seca mayores de 19 ton/ha y calidad nutricional superior a 71.0 % de digestibilidad.

2.5 Relación entre la producción y calidad nutricional del forraje con el potencial de producción de leche por hectárea.

En los últimos 10 años se ha observado una tendencia a aumentar la cantidad de ensilado de maíz en las raciones para vacas lecheras debido al mejoramiento en la calidad nutricional de los ensilados de maíz. Sin embargo, en muchos casos, todavía los híbridos de maíz para forraje son seleccionados por su rendimiento por hectárea sin considerar su calidad nutricional.

Por otra parte, existe la controversia sobre la importancia relativa del rendimiento de forraje versus la calidad nutricional de los híbridos de maíz. Esto puede depender del escenario que se vive, por ejemplo, donde existe suficiente forraje para cubrir las necesidades del ganado y el costo de alimentación es alto, la calidad de los híbridos pudiera ser importante, pero en otras donde no se completan las necesidades de forraje, el rendimiento de forraje puede ser el criterio más importante. El programa Milk 95 (Undersander et al. 1993) es un modelo simple en una hoja de Excel que utiliza información de rendimiento de forraje (materia seca por hectárea) y algunas variables de calidad nutricional (proteína cruda, digestibilidad in vitro y fibra detergente neutro). Con esta información es posible a través del modelo obtener estimaciones de la producción de leche por unidad de superficie para diferentes híbridos.

Existen algunas consideraciones sobre este programa como: los cálculos son simples, no consideran condiciones genéticas del ganado, manejo del mismo y factores ambientales

86 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

que afectan la producción de leche. Otra desventaja es que el

modelo original no prorratea los requerimientos de energía de mantenimiento de los animales entre los ingredientes de la dieta

y solo los deduce de la energía aportada por el ensilado del

híbrido de maíz. Sin embargo, el principal uso del modelo es realizar comparaciones relativas entre híbridos a partir de las estimaciones de producción de leche por unidad de superficie. Los estudios anteriores efectuados en el año 2000 indican que en la Región Lagunera, los híbridos de maíz sobresalientes tuvieron rendimientos de materia seca mayores de 22.0 ton ha - 1 y calidad nutricional superior a 68.0 % de digestibilidad in vitro. En Aguascalientes, los híbridos de maíz sobresalientes tuvieron rendimiento de materia seca mayores de 19.0 ton ha -1 y calidad nutricional superior a 71.0 % de digestibilidad. Con el objeto de evaluar el impacto de estos parámetros de producción y calidad nutricional de híbridos de maíz en la producción de leche por hectárea se efectuaron otros dos experimentos en la Región Lagunera y en Aguascalientes. En la Figura 2.5 se muestran las estimaciones de potencial de producción de leche por hectárea con el programa Milk95. A partir de estos datos se puede plantear la hipótesis de que los híbridos sobresalientes deben tener rendimientos de materia seca por hectárea de > 17 y >22 ton ha -1 para digestibilidades in vitro >73 % y >70 %, respectivamente.

En el experimento en la Región Lagunera, los rendimientos

de materia seca por hectárea variaron de 13.90 a 21.87 ton ha -1 (Cuadro 2.17). Los híbridos de maíz ABT-6003Y, ABT-7820, ABT-7015 y ABT-6002Y tuvieron los mayores rendimientos de materia seca por hectárea (P<0.05). Respecto al porcentaje de mazorca, se observó una variación de 31.28 a 50.51 %, similar

al rango observado en estudios anteriores. Los híbridos AS50Q,

3002W, Challenger, DK-2002 y Zeus tuvieron los menores porcentajes de mazorca (P<0.05).

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

87

Figura 2.5. Relaciones entre el potencial para producción de leche, rendimiento de materia seca por
Figura 2.5. Relaciones entre el potencial para producción de leche, rendimiento de
materia seca por hectárea y digestibilidad in vitro para híbridos de maíz
a través del programa Milk 95

88 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Cuadro 2.17. Producción de forraje verde y forraje seco de híbridos de maíz para forraje evaluados en el ciclo de primavera del 2001 en la Región Lagunera.

en el ciclo de primavera del 2001 en la Región Lagunera. Las diferencias en proteína cruda

Las diferencias en proteína cruda fueron significativas (P<0.05) con valores de 8.49 a 10.30 %. Aunque los híbridos 3002W, AS52QBMC, AS902, Z-21 y Zeus tuvieron digestibilidades in vitro aceptables entre 70.0 y 75.0%, fueron estadísticamente inferiores a los otros híbridos (P<0.05) (Cuadro 2.18). En este experimento, la digestibilidad in vitro se asoció positivamente con el porcentaje de mazorca (r = 0.42 y r = 0.51) y negativamente con la FDA (r = -0.49) y FDN (r = -0.63), respectivamente, tal y como se ha venido observado de manera consistente en los estudios anteriores.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

89

Cuadro 2.18. Proteína cruda (PC), fibra detergente neutro (FDN), fibra detergente ácido (FDA) y digestibilidad in vitro (DIV) de híbridos de maíz para forraje evaluados en el ciclo de primavera del 2001 en la Región Lagunera.

en el ciclo de primavera del 2001 en la Región Lagunera. Los híbridos ABT-6003Y, ABT-7820, ABT-6002Y,

Los híbridos ABT-6003Y, ABT-7820, ABT-6002Y, ABT- 7015Y y ABT-7087 tuvieron mayor potencial para producción de leche por hectárea (13,150 kg ha -1 a 16,632 kg ha -1 ) que los demás híbridos (P<0.05). El híbrido ABT-7087 tuvo menor rendimiento de materia seca (17.64 ton ha -1 ), pero debido su mayor digestibilidad in vitro (79.25 %) tuvo una buena producción de leche por hectárea.

En el experimento efectuado en Aguascalientes se detectaron como híbridos sobresalientes en producción de materia

90 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

seca por hectárea a Pantera, AS-31, P-3028W, DK-801, DK- 202, AS-948 y AS-910, con rendimientos superiores a 21 ton/ha de materia seca. En porcentaje de mazorca, los mejores híbridos tuvieron más de 47.0 % (Cuadro 2.19).

En relación a la calidad nutricional (Cuadro 2.20), se encontró diferencia estadística para contenido de proteína cruda (P<0.05). Los mejores híbridos tuvieron mas de 8.5 % de proteína cruda. En contenido de fibra, sobresalieron (P<0.01) híbridos con menos de 48.0 % de FDN y menos de 24.0 % de FDA. Las digestibilidad in vitro de los híbridos se consideran buenas en base a estudios anteriores; sin embargo, sobresalieron los híbridos D-867 y D- 861 con valores mayores de 80.0 %.

En producción de leche por hectárea se detectaron 16 híbridos sobresalientes con una producción de 13,843 a 16,733 kg ha -1 , que es muy similar al rango en la Región Lagunera. La importancia de la digestibilidad in vitro en la producción de leche por hectárea se puede observar en el caso del híbrido D-875 que tuvo una producción de leche por hectárea menor a pesar de tener un alto rendimiento de materia seca por hectárea (21.13 ton ha -1 ). Lo anterior debido a una menor digestibilidad in vitro (76.02 %). Por otra parte, Lobo 501 con una buena digestibilidad in vitro (79.36 %) tuvo menor potencial de producción de leche por hectárea debido a su menor producción de materia seca (14.66 ton ha -1 ).

Estos resultados indican que en general los híbridos con rendimientos de materia seca por hectárea mayores de 17.0 ton ha -1 y digestibilidades superiores de 77.0 % tuvieron los mayores potenciales para producción de leche por hectárea en la Región Lagunera y para Aguascalientes,los híbridos con rendimientos de materia seca por hectárea mayores de 18 ton/ha y 76 % de digestibilidad in vitro.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

91

Cuadro 2.19. Porcentaje de elote, rendimiento de materia verde y rendimiento de materia seca (ton
Cuadro 2.19. Porcentaje de elote, rendimiento de materia verde y rendimiento de materia
seca (ton ha -1 ) de 21 híbridos comerciales de maíz en Aguascalientes,
durante el año 2001.

92 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Cuadro 2.20. Composición química de 21 híbridos comerciales de maíz en Aguascalientes, durante el año
Cuadro 2.20. Composición química de 21 híbridos comerciales de maíz en Aguascalientes,
durante el año 2001.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

93

Estos resultados confirmaron los parámetros planteados de rendimiento de materia seca y digestibilidad in vitro, a partir del Programa Milk 95 para la selección de híbridos de maíz con alto potencial de producción de leche, así como la importancia de ambos en el potencial de producción de leche por hectárea.

BIBLIOGRAFÍA

Allen M., S Ford, J Harrison, C Hunt, J Lauer, R Muck, and Soderlund S. 1995. Corn silage production, management and feeding. Amer Soc Agron 1995;1-41.

Allen, M., K.A.O’Neil., D.G. Main, and J.Beck. 1991. Relationship among yield and quality traits of corn hybrids for silage. J. Dairy Sci. 74. (Suplemento 1). 221.

Chalupa, W. 1995. Requerimientos de forrajes de vacas lecheras. Ciclo Internacional de Conferencias sobre NutrGarstón y Manejo. LALA. 19-28.

Coors, J. G. 1996. Findings of Wisconsin corn silage consortium. Proc Cornell nutrition conference for feed manufacturers. Rochester, NY. 20-28.

Crasta, O.R., J. Cox W, and J Cherney H. 1997. Factors affecting maize forage quality development in the northeastern USA. Agron J

89:251-256.

Cross, H.Z., J. Tonyekamen, and L. Brun. 1987. Plant density, maturity and prolificacy effects on early maize. Can. J. Plant Sci. 67 :35-

42.

Cummins, D.G., and J.W. Dobson Jr. 1973. Corn for silage as influenced by hybrid maturity, row spacing, plant population, and climate. Agron. J. 65:240-243.

Deinum, B., and J.J. Baker. 1981. Genetic differences in digestibility of forage maize hybrids. Neth. J. Agric. Sci. 29:92-98.

94 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Ferret, A., J. Gasa, J. Paixats, F. Casañas, L. Bosch and F. Nuez. 1997. Prediction of voluntary intake and digestibility of maize silages given to sheep from morphological and chemical composition, in vitro digestibility or rumen degradation characteristics. Journal of Agricultural Science. 64:493-502.

González, C.F., G. Núñez H, y A Peña R. 2002. Rendimiento, calidad y potencial de producción de leche de 21 híbridos comerciales de maíz, en Aguascalientes [resumen]. XXXVIII. Reunión Nacional de Investigación Pecuaria. Puebla, Puebla. 88.

Graybill, J.S., J. Cox W, and D.J. Otis. 1991.Yield and quality of forage maize as influenced by hybrid, planting date, and plant density. Agron J ;83:559-564.

Howell, T.A., J. Tolk A, A.D. Schneider, and S.R. Evett. 1998. Eavpotranpiration, yield, and water use effGarstency of corn hybrids differing in maturity. Agron J 90:3-9.

Johnson, J.C., R.N. Gates., G.L. Newton., J.P. Wilson., L.D. Chandler, and P.R. Utley. 1997. Yield, composition, and in vitro digestibility of temperate and tropical corn hybrids grown as silage crops planted in summer. J. Dairy Sci. 80:550-557.

Lauer J. 1998. Corn kernel milk stage and silage harvest moisture. Field crop. January. University of Wisconsin. 1-4

Lundvall, J.P., D.R. Buxton, A.R. Hallaueer, and J.R. George. 1994. Forage quality variation among maize inbreds: In vitro digestibility and cell wall components. Crop Sci.34: 1672-1678.

Nuñez, H. G., R. Faz C., R. Tovar G., y A. Zavala G. 2001. Híbridos de maíz para la producción de forraje con alta digestibilidad en el norte de México. 39:77-88.

Nuñez, H.G., y R. Faz. C. 2003a. Selección de híbidos de maíz para forraje con alto potencial para producción de leche con ganado bovino. Memoria XV Semana Internacional de agronomía. FAZ-

UJED.477-482.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

95

Núñez, H.G., F. Contreras G, R. Faz C, y R. Herrera y Saldaña. 1998. Producción de maíz para ensilaje de alto valor energético y su impacto en la producción de leche. Memorias de la IV Conferencias Internacionales sobre Nutrición y Manejo. 32-41. Nov 12, 13 y 14. Torreóna, Caoh.

Núñez, H. G., F. Contreras G, y R. Faz C. 2003b. Características agronómicas importantes en híbridos de maíz para forraje con alto valor energético. Téc Pecu Méx. 41(1):37-48

Robinson, P.H. 2001. Estimating the energy value of corn silage and other forages. Proc 31 th California alfalfa symposium. Modesto, CA. 12-13.

Russell, J.R., N.A. Irlbeck, A.R. Hallauer, and D.R. Buxton. 1992. Nutritive value and ensiling characteristics of maize herbage as influenced by agronomic factors. Animal Feed Science and Technology. 38:11-24.

Schmid, A.R., R.D. Goodrich, R.M. Jordan, G.C. Marten, and J.C. Meiske. 1976. Relationships among agronomic characteristics of corn and sorghum cultivars and silage quality. Agronomy Journal. 68:403-406.

Undersander, D.J., W.T. Howard, and R.D. Shaver. 1993 Milk per acre spreadsheet for combining yield and quality into a single term. J. prod. Agric. Vol. 6(2).231-235.

Van Soest P.J., and J.B. Robertson. 1985. Analysis of forage and fibrous foods. Laboratory Manual. Cornell University. 165 p.

Van Soest, P.J. 1996. Enviromental and forage quality. Proc Cornell Nutrition Conferences for Feed Manufacturers. Bufalo, NY. 1-6.

Vattikonda, M.R., and R.B. Hunter. 1983. Comparison of grain yield and whole plant silage production of recommended corn hibrids. Can. J. Plant Sci. 63:601-609.

Weiss, WP. 1998. Estimating the available energy content of feeds for dairy cattle. J Dairy Sci 81:830-839.

96 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

Wolf, D.P., J.G. Coors., K.A. Albrecht., D.J. Undersander, and P.R. Carter. 1993a. Agronomic evaluations of maize genotypes selected for extreme fiber concentrations. Crop Sci. 33:1359-

1365.

Wolf, D.P., J.G. Coors, K.A. Albrecht, D.J. Undersander, and P.R. Carter. 1993b. Forage quality of maize genotypes selected for extreme fiber concentrations. Crop Sci. 33 :1353-1359.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

97

98 Características de Híbridos de Maíz de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional de Forraje

CAPITULO III

FECHA DE SIEMBRA, DENSIDAD DE PLANTAS Y ESTADO DE MADUREZ DEL MAÍZ FORRAJERO

3.1 Fechas de siembra

Fernando González Castañeda Gregorio Núñez Hernández Alfonso Peña Ramos David G. Reta Sánchez Rodolfo Faz Contreras José Zavala Díaz

La producción de maíz forrajero esta fuertemente influenciada por la fecha de siembra. Lo anterior se debe a la estrecha relación que existe entre el cultivo y los factores del clima. Por ejemplo, días más largos promueven la fotosíntesis de las plantas y altas temperaturas durante la noche reducen la producción de forraje (Widstrom et al., 1984).

En maíz la producción de materia seca por hectárea esta relacionada a la cantidad de radiación solar interceptada por el cultivo. Las temperaturas altas afectan la tasa de fotosíntesis y acortan el ciclo del cultivo. Allison et al. (1979) indican un acortamiento del período de la siembra a la floración y una disminución del área foliar del cultivo debido a altas temperaturas y a un fotoperíodo más corto. Además, se disminuye el período de llenado del grano, el cual constituye un alto porcentaje de la materia seca por hectárea (Muchow et al., 1990).

Las fechas de siembra optimas para diferentes localidades en el norte de los Estados Unidos de América fueron

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

99

determinadas por Lauer et al., (1999). Las siembras de maíz antes o después de la fecha óptima dio como resultado una reducción en la producción de materia seca por hectárea. También, los híbridos de ciclo tardío tuvieron un mayor rendimiento al compararlos con híbridos precoces cuando se sembraron a finales de abril y principios de mayo. Por otra parte, las fechas óptimas variaron de acuerdo a la latitud de las localidades.

En relación a la calidad nutricional del maíz, Darby y Lauer (2002) indican que a medida que las siembras se realizan mas tarde, la digestibilidad de tallos y hojas aumenta; sin embargo, la digestibilidad de la planta entera disminuye y la concentración de fibra neutro detergente se incrementa. Xu et al. (1995) indican un efecto negativo de las unidades calor en la digestibilidad in vitro del forraje. Van Soest y Hall (1998) reportan que la calidad nutricional de hojas y tallos es modificada por la producción de grano, ya que la variación en el porcentaje del mismo con respecto al total de la planta es primordial en la calidad nutricional del maíz forrajero.

Con base en lo anterior, en la Región Lagunera y en Aguascalientes se realizaron estudios con la finalidad de evaluar el efecto de la fecha de siembra sobre la producción y calidad nutricional del maíz forrajero.

Los resultados en la Región Lagunera, indican que los híbridos de origen templado y tropical interaccionaron significativamente (P<0.05) con la fecha de siembra. En los Cuadros 3.1, 3.2 y 3.3 se muestran los resultados de características agronómicas de los híbridos incluidos en el estudio.

En la primera fecha, los híbridos precoces-templados tuvieron un rendimiento similar de materia seca por hectárea

100 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

(15.85 vs 15.65 ton ha -1 ) que los híbridos intermedios (P>0.05). Los híbridos intermedios de origen subtropical también fueron similares a los híbridos intermedios de origen templado, los cuales obtuvieron 15.65 y 15.59 ton ha -1 , respectivamente (P>0.05) como se observa en la Figura 3.1.

Cuadro 3.1. Producción de materia verde y seca de híbridos de diferente ciclo y origen sembrados en Marzo. Región Lagunera.

ciclo y origen sembrados en Marzo. Región Lagunera. Cuadro 3.2. Producción de materia verde y seca

Cuadro 3.2. Producción de materia verde y seca de híbridos de diferente ciclo y origen sembrados en Mayo. Región Lagunera.

ciclo y origen sembrados en Mayo. Región Lagunera. Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

101

Cuadro 3.3. Producción de materia verde y seca de híbridos de diferente ciclo y origen sembrados en Julio. Región Lagunera.

Pre-temp= precoz templado ; Inter-temp= Intermedio templado ; Inter-trop= intermedio tropical.
Pre-temp= precoz templado ; Inter-temp= Intermedio templado ; Inter-trop= intermedio tropical.

Con respecto al porcentaje de mazorca, los híbridos precoces templados fueron superiores (40.14 %) a los intermedios subtropicales (33.59 %) o templados (34.71 %), los cuales fueron iguales entre ellos (P>0.05) en la primera fecha de siembra. En la segunda fecha de siembra, el porcentaje de mazorca de los híbridos precoces fue inferior (31.0 %) tanto en los híbridos intermedios subtropicales (31.80 %) como en los templados (32.81 %). En la tercera fecha de siembra, los híbridos precoces tuvieron un porcentaje de mazorca similar (47.97 %) a los híbridos intermedios subtropicales (48.61 %) o templados (51.56 %), los cuales también fueron iguales entre ellos (P>0.05).

En la segunda fecha de siembra, lo híbridos precoces templados tuvieron menor rendimiento (12.66 ton ha -1 ) que los híbridos intermedios de origen subtropical (14.73 ton ha -1 ) o templado (14.69 ton ha -1 ). Sin embargo, no hubo diferencias en rendimiento de materia seca entre los híbridos de origen subtropical y los de origen templado (P>0.05).

En la tercera fecha de siembra, los híbridos precoces de origen templado también tuvieron menos rendimiento de materia seca (11.32 ton ha -1 ) que los híbridos de ciclo intermedio de

102 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

origen subtropical (13.82 ton ha -1 ) o templado (12.30 ton ha -1 ), los cuales también fueron diferentes entre ellos (P<0.05).

cuales también fueron diferentes entre ellos (P<0.05). Figura 3.1. Producción de materia seca y digestibilidad in

Figura 3.1. Producción de materia seca y digestibilidad in vitro de híbridos de ciclo precoz e intermedio de origen templado o tropical en tres fechas de siembra en la Región Lagunera.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

103

La longitud del ciclo del cultivo desde la siembra hasta la cosecha fue un poco mayor para la primera fecha de siembra con respecto a la segunda fecha. La temperatura media fue 26.15 °C y el desarrollo de las plantas fue mayor en la primera fecha de siembra. En la segunda fecha de siembra, se acortó el ciclo a la cosecha debido a que la temperatura media fue mayor (27.26 °C) y la altura de las plantas fue intermedia entre la primera y la tercera fecha de siembra. En la tercera fecha de siembra, se tuvo la menor temperatura media debido al decremento de las temperaturas al final del ciclo; lo que ocasionó que el ciclo a cosecha fuera mayor y el desarrollo de las plantas fuera menor.

Respecto a la digestibilidad in vitro, no hubo interacción entre tipo de híbrido y fecha de siembra (P>0.05). Los análisis de contrastes indican que los híbridos de ciclo precoz tuvieron mayor digestibilidad in vitro que los híbridos de ciclo intermedio de origen templado o tropical, los cuales fueron estadísticamente iguales entre ellos (P>0.05).

En Aguascalientes, se evaluaron las fechas de siembra 6 de mayo y 17 de junio de 2003 con fertilización de 180-90-00 y 240-90-00 de NPK y densidades de población de 60,000, 80,000 y 100,000 plantas ha -1 y los híbridos precoces Halcón y el híbrido experimental de INIFAP, H-322E.

La precipitación pluvial estuvo por arriba de lo normal en ambas fechas de siembra; ésta fue de 410 mm para la primera fecha y de 425 mm para la segunda (Cuadro 3.4). En la primera fecha la cantidad de lluvia superó en 108 mm al promedio histórico y en la segunda en 90.1 mm. Para cubrir las necesidades hídricas del maíz, se agregaron 407 y 270 mm, respectivamente a cada fecha de siembra. El total de agua aplicada a la siembra temprana fue superior en 137 mm a la aplicada a la siembra

104 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

tardía; esto por lo común es así, debido a que en fechas de siembra tempranas se tiene menor precipitación, temperaturas promedio más altas, mayor evapotranspiración y por tanto mayor demanda de agua que en las siembras tardías. En el ciclo agrícola del estudio, la siembra temprana tuvo una evapotranspiración superior a la tardía en 205.2 mm; mientras que en el histórico la diferencia es de 135.5 mm. Estos datos muestran que siembras tardías con híbridos precoces tienen la probabilidad de ahorrar una cantidad de agua de riego de hasta 1,400 m 3 ha -1 comparado con siembras tempranas.

Cuadro 3.4. Datos meteorológicos actuales (2003) e históricos durante la estación de crecimiento del cultivo en ambas fechas de siembra en Pabellón, Aguascalientes.

en ambas fechas de siembra en Pabellón, Aguascalientes. Ninguna interacción de tres o más factores se

Ninguna interacción de tres o más factores se observó entre fechas de siembra, fertilización, densidades de población e híbridos. Solamente se detectó significancia estadística (P=0.05) para la interacción fechas de siembra x híbridos en proporción de elote, digestibilidad in vitro y fibra detergente ácido, indicando que para estas características los híbridos respondieron diferente a través de fechas de siembra.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

105

La mayoría de los efectos significativos (P<0.05) se observaron en las fuentes de variación principales como son fechas de siembra, densidades de población e híbridos.

La fecha de siembra afectó (P<0.05) la producción de materia seca total, la proporción de elote, proteína cruda y el contenido de fibras, pero no la producción de leche por tonelada de materia seca y por hectárea como lo encontraron Darby y Lauer (2002) y Graybill et al. (1991). La fecha de siembra tardía propició mayor producción de materia seca y mayor contenido de proteína cruda en los híbridos que la fecha de siembra temprana, con una ventaja de 13.3 y 17.2 % respectivamente; mientras que la fecha de siembra temprana, favoreció una mayor proporción de elote y un menor contenido de fibra detergente neutro y ácido (Cuadro 3.5).

Cuadro 3.5. Efecto de la fecha de siembra sobre la producción y calidad forrajera de dos híbridos de maíz en promedio de densidades y tratamientos de fertilización. Aguascalientes.

y tratamientos de fertilización. Aguascalientes. Martín del Campo et al . (1996) estimaron para el estado

Martín del Campo et al. (1996) estimaron para el estado de Aguascalientes producciones de materia seca en híbridos de maíz precoces de 22.5 a 25.4 t ha -1 , con las mayores producciones en fechas de siembra tempranas, lo cual es contrario a lo

106 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

obtenido en el presente estudio. Estas estimaciones son superiores a los rendimientos reales encontrados aquí, probablemente porque consideraron sólo las variables climatológicas de la región en condiciones óptimas del cultivo y suelo. Peña et al (2002) mencionan producciones de materia seca con híbridos de ciclo precoz muy similares a las obtenidas en este trabajo. Darby y Lauer (2002) indican que en tres regiones de los Estados Unidos, se observó que a medida que la fecha de siembra se retrasó, el potencial de producción de materia seca declinó; en cambio, el contenido de proteína cruda y fibra detergente neutro incrementó, esto último al igual como sucedió en este trabajo.

La digestibilidad in vitro y la producción de leche por tonelada de materia seca y por hectárea fueron estadísticamente similares en ambas fechas de siembra con promedios de 71.7%, 751 kg y 14.4 t, respectivamente. Undersander et al. (1993) señalan que se espera una mayor producción de leche por hectárea cuando existe alta producción de materia seca, pero también alta calidad forrajera de los híbridos. En el presente estudio, la similitud en producción de leche por hectárea entre fechas de siembra se debió en parte a que en la fecha de siembra tardía, la producción de leche estuvo más influenciada por la producción de materia seca que por la calidad, mientras que en la fecha de siembra temprana el resultado fue a la inversa. La similitud en los valores de producción de leche por tonelada de materia seca y por hectárea entre fechas de siembra, sugiere que en Aguascalientes, es posible sembrar híbridos precoces para forraje con la misma probabilidad de éxito entre el 6 de mayo y el 17 de junio.

Fechas de siembras más tempranas pueden también resultar ventajosas; sin embargo, por las altas temperaturas y evaporación que ocurren principalmente en mayo y junio, son

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

107

inconvenientes debido a un mayor uso de agua, el cual puede incrementarse en más de 30% comparado con siembras tardías de junio como lo sugirieron Martín del Campo et al. (1996) y lo cual fue corroborado en este estudio, al disminuir en 34% el volumen de agua aplicado en la fecha de siembra tardía. Diferencias en fechas de siembra en calidad de la planta total han sido documentadas también por Graybill et al. (1991) y Fairey (1983).

Los resultados indican que en la Región Lagunera, los tipos de híbridos interaccionaron significativamente con la fecha de siembra. En la fecha de siembra temprana, los híbridos precoces-templados tuvieron un rendimiento similar de materia seca por hectárea que los híbridos intermedios de cualquier origen.

En la segunda fecha de siembra, lo híbridos precoces templados tuvieron menor rendimiento que los híbridos intermedios de origen subtropical o templado, los cuales fueron similares entre ellos.

En la tercera fecha de siembra, los híbridos intermedios de origen tropical fueron superiores a los híbridos precoces o intermedios de origen templado.

Respecto a la digestibilidad in vitro, no hubo interacción entre tipo de híbrido y fecha de siembra. Los híbridos de ciclo precoz tuvieron mayor digestibilidad in vitro que los híbridos de ciclo intermedio de origen templado o tropical, los cuales fueron estadísticamente iguales entre ellos (P>0.05).

En Aguascalientes, las fechas de siembra tardías son mejores para lograr mayor producción de materia seca y las siembras tempranas para obtener mejor calidad del forraje; sin

108 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

embargo, en cualquier fecha de siembra se pueden obtener resultados similares en la producción de leche por tonelada de materia seca por hectárea.

3.2 Densidad de plantas en maíz forrajero.

La producción de materia seca por hectárea de maíz forrajero aumenta con la densidad de plantas de manera asintótica (Tetio y Garner, 1988; Jollife et al., 1990). Iremiren y Milbourm (1978) reportaron que la producción de materia seca por hectárea aumentó hasta una densidad de 170,000 plantas/ ha en maíz forrajero. Por otra parte, la producción de grano se relaciona de manera cuadrática con la densidad de plantas/ha (Tollenaar, 1989; Karlen et al., 1985). Al aumentar la densidad de plantas por hectárea se incrementa el índice de área foliar, aunque se altera la distribución de luz dentro del dosel (Graybill et al. 1991). Barrie y Traineau (1986) reportan índices de área foliar hasta de 6.0 para máxima producción de materia seca por hectárea.

La densidad de plantas optima para producción de grano es menor que la densidad de plantas para producción de forraje. La importancia de esta relación radica en el efecto que la proporción de grano tiene en la calidad nutricional del maíz forrajero. Al aumentar la densidad de plantas por hectárea la competencia entre plantas afecta la emergencia de estigmas, la polinización, la formación de número de granos e incrementa las mazorcas estériles (Early et al. 1967; Kiniry y Richie, 1985; Reed et al. 1988). A mayor densidad de plantas, el rendimiento de grano es afectado primero por la disminución del número de granos por mazorca. Posteriormente por el número de granos por hilera, después son afectados el número de mazorcas por plantas, y número de hileras por mazorca, mientras que el peso

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

109

medio del grano tiende a mantenerse relativamente estable (Tetio-Kagho y Gardner, 1988b). Además, se reduce el índice de cosecha o la proporción de grano en la materia seca total. Sin embargo, Tetio-Kagho y Gardner (1988a) indican que híbridos desarrollados recientemente son más tolerantes a aumentos en la densidad de plantas.

Rutger y Crowder (1967) señalan que híbridos con hojas erectas pueden producir mayores rendimientos que híbridos con hojas extendidas, a la vez que se pueden sembrar en densidades de plantas más altas. Edmeades y Lafitte (1993) indican que híbridos de maíz con menor altura de planta, también permite aumentar la densidad de plantas sin afectar el contenido de grano en la materia seca total.

En relación a la calidad nutricional, Cusicanqui y Lauer (1999) indican reducción en la digestibilidad in vitro del forraje y un incremento en la concentración de fibras al aumentar la densidad de plantas/ha.

Estudios realizados en la Región Norte - Centro en 1999 indicaron que el aumento en la densidad de plantas por hectárea incrementó de manera lineal la producción de materia seca por hectárea en un híbrido de hojas erectas (HV-313). En contraste no se observó aumentos en la producción de materia seca por hectárea al incrementar la densidad de plantas en una variedad de hojas extendidas e inclusive, se observaron efectos negativos en el número de mazorcas por planta (Núñez et al., 1996). Adicionalmente, en otro estudio en esta región, se observó reducciones en la digestibilidad del maíz forrajero al aumentar la densidad de plantas por hectárea (Núñez et al., 1994).

En la Región Norte-Centro se utiliza una densidad de 80 mil plantas por hectárea, sin embargo, algunos de los nuevos

110 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

híbridos de maíz son de porte mas bajo, hojas más erectas y ciclo más precoz; lo cual puede permitir aumentar la densidad de plantas por hectárea sin afectar la calidad nutricional del forraje. Para evaluar lo anterior, se realizó un experimento en la Región Lagunera en el año 2000 y otro en Aguascalientes en el año 2003.

En la Región Lagunera, la producción de forraje seco fue significativamente diferente (P<0.05) para genotipos y densidades, así como para la interacción de estos factores. El genotipo 3002W no tuvo respuesta significativa al incremento de la densidad de población (Figura 3.2), mientras que el genotipo 3025W presentó una respuesta parabólica, alcanzando su máximo rendimiento de forraje seco a 11.5 plantas/m 2 . El genotipo Garst 8285 presentó una respuesta asintótica al incremento de la densidad de población, lo cual coincide con lo mencionado por Bunting (1971), alcanzando su máximo rendimiento entre 11.5 y 15.0 plantas/m 2 .

Al comparar los tres genotipos a una misma densidad de población se observó que el rendimiento de forraje seco en los

tres genotipos fue estadísticamente igual de 5.5 a 9.5 plantas/

m 2 , pero en densidades de población superiores, el mayor

rendimiento se obtuvo con el híbrido Garst 8285.

En este experimento, el rendimiento de grano, granos/

mazorca, granos/metro 2 , peso medio de grano y el índice de cosecha, mostró diferencias significativas entre genotipos y densidades de población, no así en la interacción de factores. El máximo rendimiento de grano se tuvo con los híbridos 3025W

y Garst 8285 con un rendimiento de 9,391 y 9,056 kg/ha,

respectivamente, debido a un mayor número de granos/m 2 y mayor peso medio de grano, en comparación con el 3002W

(Cuadro 3.6).

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

111

Figura 3.2. Rendimiento de forraje seco de tres híbridos de maíz en función de diferentes

Figura 3.2. Rendimiento de forraje seco de tres híbridos de maíz en función de diferentes densidades de población. D.M.S para la comparación de medias entre genotipos para una misma densidad de población. Tukey

En lo que respecta al índice de cosecha, el 3025W fue superior a los otros materiales, debido a que tuvo un mayor rendimiento de grano que el 3002W y un menor rendimiento de forraje seco que el Garst 8285 (Figura 3.3).

En cuanto a la respuesta del rendimiento de grano a la densidad de población, éste se incrementó significativamente al aumentar la densidad de población de 5.5 a 7.5 plantas/m 2 , en el rango de 7.5 a 11.5 plantas/m 2 fue estadísticamente igual y se redujo a la mayor densidad. Cabe mencionar que el punto

112 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

Cuadro 3.6. Rendimiento de grano, componentes del rendimiento e índice de cosecha de tres genotipos
Cuadro 3.6. Rendimiento de grano, componentes del rendimiento e índice de cosecha de
tres genotipos de maíz en cinco densidades de población. Primavera de 2000.

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

113

Figura 3.3. Componentes del rendimiento de tres genotipos de maíz en función de diferentes densidades

Figura 3.3. Componentes del rendimiento de tres genotipos de maíz en función de diferentes densidades de población a cosecha de forraje. D.M.S. para la comparación de medias entre genotipos para una misma densidad de población. Tukey ( 0.05).

para una misma densidad de población. Tukey ( 0.05). 114 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas

114 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

máximo se obtuvo a 11.5 plantas/m 2 con un rendimiento de 9,207 kg/ha. Estos resultados son similares a los reportados por Tetio – Kagho y Gardner (1988b), Dong y Hu (1993), Cox (1996), Reta et al., (2000), quienes reportan que el máximo rendimiento de grano puede alcanzarse entre 6.75 y 12 plantas/ m 2 . Este comportamiento se debió que el peso medio de grano (Cuadro 3.6) se mantuvo relativamente sin cambio de 5.5 a 11.5 planta/m 2 , lo cual se combinó con un incremento en el número de granos/m 2 , para este mismo intervalo de densidades de población.

El componente más afectado por la densidad de población fue el número de granos/m 2 , el cual se incrementó significativamente en el intervalo de 5.5 a 7.5 plantas/m 2 , siendo estadísticamente igual en las densidades superiores, lo que permitió que el rendimiento de grano se mantuviera igual para el rango de 7.5 a 11.5 plantas/m 2 .

Por otra parte el índice de cosecha solamente se redujo en la mayor densidad de población, con valores estadísticamente iguales para el intervalo de 5.5 a 11.5 plantas/m 2 . Esto coincide con los resultados reportados por Tollenaar (1989), Tetio – Khago y Gardner (1988a), Karlen y Camp (1985), Reta et al., (2000), quienes encontraron que el índice de cosecha de híbridos recientes no disminuyó en altas densidades de población.

El número de mazorcas/planta y granos/planta mostró diferencias significativas entre genotipos y densidades, así como en la interacción entre estos factores. Al incrementarse la densidad de población de 5.5 a 7.5 plantas/m 2 , el número de mazorcas/planta disminuyó en el híbrido 3025W, manteniéndose estable hasta 11.5 plantas/m 2 (Figura 3.4). Cabe señalar que aunque para este híbrido se redujo el número de mazorcas/

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

115

planta, esta reducción se dio partiendo de un nivel más alto que los otros híbridos, razón por la cual este genotipo sobresalió en todas las densidades de población. El genotipo 3002W mantuvo su número de mazorcas/planta estadísticamente igual de 5.5 a 11.5 plantas/m 2 , disminuyendo en la mayor densidad. Aunque en el híbrido 3002W, no se redujo significativamente el número de mazorcas/planta para el intervalo de 5.5 a 11.5 planta/m 2 , cabe mencionar que los niveles para esta variable en este genotipo fueron más bajos en relación con los otros dos materiales. Por otro lado el genotipo Garst 8285 mantuvo el número de mazorcas/planta, estadísticamente igual en todas las densidades de población.

En lo que respecta al número de granos/planta, al incrementase la densidad de población, esta variable disminuyó en los genotipos 3002W y Garst 8285, mientras que el híbrido 3025W solo fue afectado al incrementar la densidad de población de 7.5 a 9.5 plantas/m 2 , permaneciendo estadísticamente igual hasta la mayor densidad.

En el análisis del porcentaje de plantas cuateras y plantas estériles se encontraron diferencias significativas entre genotipos y densidades, así como en la interacción entre estos factores. En los genotipos 3002W y Garst 8285 el porcentaje de plantas cuateras fue bajo en todas las densidades de población evaluadas. Por el contrario en el 3025W el porcentaje de plantas cuateras fue mayor que en los otros dos genotipos en bajas densidades (5.5 y 7.5 plantas/m 2 ). En densidades superiores no se encontraron diferencias significativas entre genotipos (Figura 3.4).

Al comparar el porcentaje de plantas estériles de los tres genotipos para una misma densidad, no se encontró diferencia significativa en las densidades más bajas (5.5 y 7.5 plantas/m 2 ).

116 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

A partir de 9.5 plantas/m 2 , el porcentaje de plantas estériles fue mayor en 3002W respecto a 3025W y Garst 8285 (Figura 3.5), lo cual se relacionó con un menor número de granos/m 2 y un menor rendimiento de grano en el primer genotipo (Cuadro 3.6)

rendimiento de grano en el primer genotipo (Cuadro 3.6) Figura 3.4. Porcentaje de plantas cuateras y

Figura 3.4. Porcentaje de plantas cuateras y plantas estériles de tres genotipos de maíz en función de diferentes densidades de población a cosecha de forraje. D.M.S. para la comparación de medias entre genotipos para una misma densidad de población. Tukey

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

117

Figura 3.5. Relación Indice de Area Foliar – Rendimiento de forraje seco y grano de

Figura 3.5. Relación Indice de Area Foliar – Rendimiento de forraje seco y grano de tres híbridos de maíz.

La relación entre el IAF y el rendimiento de forraje seco y grano fue diferente para los genotipos de maíz evaluados, de acuerdo a sus características agronómicas. El máximo rendimiento de forraje seco (Figura 3.6), lo obtuvo el genotipo Garst 8285 (23,150 Kg./ha) a su máximo IAF (5.63), mientras que el genotipo 3025W lo obtuvo a un IAF de 5.28 (20,673

118 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

Kg./ha) y el 3002W a un IAF de 5.09 (20,589 Kg./ha). Para el caso de Garst 8285, los datos son similares a los resultados de Tetio – Kagho y Gardner (1988 a); Tollenaar (1992); Graybill et al., (1991) quienes reportan que la mayor densidad de población tuvo el más alto índice de área foliar y la mayor acumulación de materia seca.

Por otra parte el máximo rendimiento de grano del genotipo 3025W (10, 609 Kg./ha) lo obtuvo a un IAF de 5.28 (Figura 3.6), mientras que el genotipo Garst 8285 lo obtuvo a un IAF de 5.56 (10, 067 Kg./ha) y el 3002W a un IAF de 5.80 (6, 950 Kg./ha). Estos resultados difieren con los reportados por Tollenaar (1989) quien menciona que el IAF óptimo para obtener el máximo rendimiento de grano ha sido reportado entre 3.0 – 3.2; pero son similares a los resultados obtenidos en otros años en La Comarca Lagunera (Reta et al., 2000) quienes reportan que el máximo rendimiento de grano se obtuvo a un IAF de 5.8.

El relación a la calidad nutricional del forraje (Cuadro 3.7), hubo diferencias entre genotipos y densidades, para fibra ácido detergente (FAD), fibra neutro detergente (FND) y total de nutrientes digestibles (TND). Al incrementarse la densidad de población el total de nutrientes digestibles se mantuvo constante hasta una densidad de 11.5 plantas/m 2 . Mientras que el porcentaje de fibras no se incrementó significativamente hasta esta misma densidad, debido a que el índice de cosecha se mantuvo constante hasta 11.5 plantas/m 2 , tal como lo consigan los estudios realizados por Karlen y Camp (1985); Tetio – Khago y Gardner (1988a); Tollenaar (1989); Reta et al., (2000). Esto indica que el rendimiento de forraje seco/ha se puede aumentar sin afectar la calidad del forraje al aumentar la densidad de plantas hasta 11.5 plantas/m 2 ,

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

119

Figura 3.6. Parámetros de calidad del forraje de tres genotipos de maíz en función de

Figura 3.6. Parámetros de calidad del forraje de tres genotipos de maíz en función de cinco densidades de población (A= Proteína cruda, B= TND/ha y C= Enl/ha). D.M.S. para la comparación de medias entre genotipos para una misma densidad de población. Tukey (

genotipos para una misma densidad de población. Tukey ( 0.05). 120 Fecha de Siembra, Densidad de

0.05).

120 Fecha de Siembra, Densidad de Plantas y Estado de Maduréz del Maíz Forrajero

Cuadro 3.7. Parámetros de calidad del forraje de tres híbridos de maíz en cinco densidades de población. Primavera de 2000.

maíz en cinco densidades de población. Primavera de 2000. El análisis estadístico del porcentaje de proteína

El análisis estadístico del porcentaje de proteína cruda, total de nutrientes digestible/ha (TND/ha) indican diferencias significativas entre genotipos, densidades y la interacción entre estos factores. En los tres híbridos evaluados, el porcentaje de proteína cruda no disminuyó significativamente con el aumento en densidad de población. Solamente en la densidad más baja (5.5 plantas/m 2 ) se presentaron diferencias entre genotipos, donde el híbrido Garst 8285 mostró mayor porcentaje de proteína cruda que el 3025W (Figura 3.7)

Debido a que el rendimiento de forraje seco se incrementó con el aumento de densidad de población, sin disminuir la calidad del forraje, el total de nutrientes digestibles/ha en los

Maíz Forrajero de Alto Rendimiento y Calidad Nutricional

121

híbridos 3025W y Garst 8285, se incrementó hasta alcanzar el máximo en 11.5 plantas/m 2 . Posteriormente se presentó una disminución a 15.0 plantas/m 2 en 3025W, mientras que en Garst 8285 el valor se mantuvo sin cambio, debido a la capacidad de mantener un alto rendimiento de forraje seco en la mayor densidad de población. Al comparar el comportamiento del TND/ha entre genotipos para una misma densidad de población, se observa que el híbrido Garst 8285 superó a 3002W en densidades de 11.5 y 15.0 plantas/m 2 (Figura 3.7).

En el estudio realizado en Aguascalientes, se observó una respuesta lineal positiva entre producción de materia seca y densidad de población (Figura 3.8). La producción de materia seca aumentó 2.25 t ha -1 por cada 20 mil plantas ha -1 de incremento en la densidad de población en un rango de 60 a 100 mil plantas/ha. Widdicombe y Thelen (2002) determinaron también una respuesta lineal con un incremento de 1.6 t ha -1 en producción de materia seca en promedio de varios híbridos de maíz al incrementar de 64,200 a 88,900 plantas ha -1 ; mientras que Cusicanqui y Lauer (1999) encontraron una respuesta cuadrática del rendimiento a la densidad de población, con una producción máxima en densidades de 97,300 y 102,200 plantas ha -1 . En el presente estudio, no se observó ese punto de inflexión; lo cual sugiere que es necesario evaluar densidades