Sei sulla pagina 1di 8
Tema Central Pastoral Vocacional Nacional construir una cultura vocacional en el Año de la Vida

Tema

Central

Tema Central Pastoral Vocacional Nacional construir una cultura vocacional en el Año de la Vida Consagrada

Pastoral Vocacional Nacional

construir una cultura vocacional
construir una
cultura
vocacional

en el Año de la Vida Consagrada

a nte la próxima visita a nuestro país del p. Amedeo Cencini, sacerdote italiano de la orden de los Padres Canosianos, profesor de la Pontificia Universidad

Gregoriana y también de la Pontificia Universidad Salesiana en Roma, nos pareció oportuno a los delegados de la pastoral vocacional nacional en este año de la vida consagrada, entregar a todos los lectores de la revista Umbrales, este material. Pretendimos ofrecer en forma resumida el capítulo de la Praxis Vocacional, que se puede ver en el libro “No cuentan los números” –Construir una cultura vocacional-, escrito por el P. Cencini, que en su anterior visita al Uruguay en 2012, nos animó a ir construyendo en nuestras tareas pastorales. Con el deseo de interiorizar a todos los lectores y a su vez de invitarlos a estas Conferencias que se realizarán en el Auditorio “Juan Zorrilla de San Martín” de los Padres Conventuales, en la ciudad de Montevideo, del sábado 30 de mayo al miércoles 3 de junio, les presentamos este resumen. En este libro “No cuentan los números” se ve que para construir una cultura vocacional son necesarios tres componentes: la mentalidad (a la que corresponde la teología vocacional), la sensibilidad (a la cual corresponde la espiritualidad) y la praxis que se corresponde con la pedagogía vocacional. Les ofrecemos el resumen de este tercer componente de una cultura vocacional para animarlos, a irlo incorporando en nuestra práctica pastoral, en las parroquias, en los colegios y en cada una de las diócesis que lo vean necesario.

n. 258

práctica pastoral, en las parroquias, en los colegios y en cada una de las diócesis que

15

Tema Central PEDAGOGÍA DE LAS VOCACIONES La creación de una auténtica cultura vocacional no es

Tema Central

Tema Central PEDAGOGÍA DE LAS VOCACIONES La creación de una auténtica cultura vocacional no es única-

PEDAGOGÍA DE LAS VOCACIONES

La creación de una auténtica cultura vocacional no es única- mente importante con fines vocacionales (especialmente si se

interpretan de modo unilateral, como si existiesen sólo algunas vocaciones), sino para los fines de la Nueva Evangelización que hoy la Iglesia siente como tarea urgente. ¿No es tal vez una buena nueva que su persona, su vida, su

futuro…sonimportantesparaAlguien?¿Quiénpermaneceindi-

ferente ante un amor que es desde siempre, ante la idea de ser un pre-dilecto, un amado desde toda la eternidad y para siem- pre, porque la muerte ha sido vencida? Nadie puede escuchar esto y quedar indiferente. La opción vocacional no comienza ni siempre ni necesariamen- te al final de un camino creyente, sino que podría estar también al principio, como una provocación para comenzar un camino de fe. O bien, allí donde la fe o el mensaje evangélico son anunciados con una llamada a la responsabilidad de la salva- ción no solo propia, sino también de los demás. El ser humano se siente inevitablemente interesado en dar un sentido profundo a la propia vida y muchas veces el sentido profundo es también dicho o hecho más evidente, por el precio que hay que pagar. La Nueva Evangelización está hecha tam- bién de estrategias nuevas que suponen una pedagogía preci- sa. Una cultura no es todavía tal mientras no se encuentre un método o un camino que permita a los contenidos de dicha cultura impregnar la vida de cada día. La pedagogía, en fin, no es algo secundario en la perspectiva cristiana. Por eso partiré de algunos términos que se han hecho un poco estratégicos, para proyectar la situación que estamos viviendo respecto a la pastoral vocacional, para acoger en ellos el sentido de una cierta crisis y el malestar que todos advertimos de alguna forma en la Iglesia, aunque de modos diversos; al mismo tiempo qui-

16

siera indicar unos contenidos para la construcción de una au- téntica pastoral vocacional.

EMERGENCIA VOCACIONAL

“Emergencia vocacional” significa algo nuevo y detonante, hasta

el punto de requerir la activación de estrategias inmediatas de

intervención, tal vez no siempre bien ponderadas. Por ejemplo, en algunas diócesis italianas especialmente pobres de voca-

ciones presbiterales, se ha recurrido y se sigue recurriendo a

la “importación” de presbíteros del extranjero, de otras culturas

eclesiales y experiencias de vida, a veces con escaso discer-

nimiento, rellenando así los agujeros y sin cuestionarse sobre

el sentido y la novedad pastoral que podría ser inducida por la

crisis vocacional. La cosa no es necesariamente negativa, pero puede convertirse en un sistema y modalidad normal con la que se pretende resolver el problema vocacional presbiteral.

Y he aquí la utilidad de este término “emergencia”: significa

algo que viene de fuera, se hace visible, como un iceberg, pero que es determinado y causado por otra circunstancia, con una

raíz profunda. Evidentemente se debe intervenir sobre esta raíz, y no conformarse simplemente con ocultar desde fuera la situa- ción. Y la raíz es siempre más compleja que un fenómeno exte- rior. Podría ser, por permanecer dentro de nuestro análisis, la falta de una auténtica teología vocacional o, más aún, de una sensibilidad vocacional general que nosotros Iglesia, nosotros creyentes, y tal vez en particular nosotros presbíteros y consa- grados/as, no hemos pensado en hacer nacer y desarrollar.

El mundo de hoy es pre-cristiano, espera la venida de Cristo,

aunque no lo sabe, necesita a Dios, busca la buena nueva, tiene extrema necesidad, sobre todo, de sentir decir que la muerte ha sido vencida por Él, por tanto, no debe ya temer a la muerte, Dios la ha vencido definitivamente en Cristo…Cada época his-

por Él, por tanto, no debe ya temer a la muerte, Dios la ha vencido definitivamente

n. 258

tórica está a la espera de Aquél que ha venido, viene y vendrá, pero si hoy la cultura dominante es a su vez dominada obsesivamente por la idea de la muerte, o del sin sentido en una sociedad materialista, nunca como hoy necesita el ser humano el anuncio pascual y oír decir que la muerte ha sido vencida y que el Dios de los cristianos es el Dios de la vida y de la felicidadparasiempre. Es fundamental estar convencidos de esto: de hecho, en un mundo post-cristiano no tendría sentido hacer animación voca- cional; en un mundo pre-cristiano sí. Otra postura defensiva que tomamos es con los jóvenes y con esta “generación perdida y melancólica, incapaz de grandes y valientes decisiones, mientras nosotros los adultos a su edad éramos todo lo contrario”. Claro que los jóvenes de hoy tienen diversos problemas (creados también por quienes los han “edu- cado”, es decir, por los adultos); pero si, por ejemplo, son inca- paces de hacer elecciones y temen elegir para siempre, esto es un motivo más para que un educador inteligente y apasionado, sea él mismo quien aprenda una pedagogía de la elección, cla- ra, bien articulada, que luego transmitirá al joven.

CLANDESTINIDAD VOCACIONAL

Clandestinidad es un término que suena a ilegal; sería ingenio- so usarlo aquí para expresar un fenómeno más bien visible y en todo caso grave: la clandestinidad formativa de la educación juvenil, del Estado a la escuela, de la familia a las organizacio- nes sociales… Hay quien dice que también la Iglesia está ce- diendo en este ministerio. Si hay clandestinidad educativa la hay también vocacional, porque la vocación forma parte de un proceso educativo. Hasta tal punto se puede decir que hoy la verdadera crisis vocacional no es la de los llamados, sino de los llamantes, de quiénes deberían hacerse cargo del ministe- rio de la llamada, mediadores de la única llamada, la que viene del“eternamenteLlamante”. ¿Cuántos tenemos hoy el coraje de “invertir” en este ministe- rio? ¿Cuántos educadores, desde los padres a los sacerdotes, de los consagrados a los laicos comprometidos (o creyentes cualesquiera) han comprendido que es imposible vivir bien la propia vocación si no nos encargamos de la de los otros? Es necesario que en la Iglesia crezca cada vez más la concien- cia de la responsabilidad vocacional universal, por la que cada

n. 258

responsabilidad vocacional universal, por la que cada n. 258 Pastoral Vocacional Nacional construir una cultura

Pastoral

Vocacional

Nacional

construir una

cultura

vocacional

Vocacional Nacional construir una cultura vocacional uno es responsable de la vocación de los otros .

uno es responsable de la vocación de los otros. Esto es verda- dera y propia cultura vocacional. Existe la clandestinidad de quien es propiamente ausente, pero es también clandestino quien no tiene el coraje de hacer la propuesta y tal vez es bueno, como muchos hoy, que son bue- nos, gracias a Dios, pero… por su propia cuenta, buenos silen- ciosos, o quizás poco convencidos de la belleza de la propia vocación. Hay quien dice que la mayoría de los presbíteros y consagrados/as (todos “buenos” naturalmente) nunca han he- cho animación vocacional. Hay también otra clandestinidad vocacional, la de quien está presente en la pastoral vocacional, hace también sus propues- tas, pero ante la primera negativa del joven se retira enseguida en buen estado, educado y discreto. Un educador-acompañador inteligente no actúa así: no solo hace propuestas, sino que ayu- da al joven, sobre todo a “descubrir la verdad” de su llamado, a comprender las propias resistencias y rigideces, los miedos y debilidades, o en fin, todo lo que pueda surgir ante llamadas comprometidas como lo es por naturaleza la llamada vocacio- nal. Y lo sigue aún cuando parezca manifestar una vocación diferente a la que él le ha propuesto, para que después siga lo que el Señor ha pensado para él.

URGENCIA VOCACIONAL

La urgencia es hija de la emergencia. No siempre la urgencia lleva a realizar las cosas bien, ni siempre ayuda sobre todo a comenzar por la parte adecuada. La urgencia simplifica y trivializa, pretende resultados inmedia- tos y se arriesga a perder de vista lo esencial; determina cier- tamente un aumento y acumulación de preocupaciones, que no siempre se transforma en inteligente ocupación. O bien, nos crea por dentro angustia vocacional, pero la angustia vocacio- nal produce solo angustia, no vocaciones

DESAFÍO VOCACIONAL

Hemos llegado a un punto verdaderamente neurálgico, para que cada uno acepte el desafío decisivo, el que lo reenvía a su responsabilidad personal. Que quiere decir un reenvío a su

17

Tema Central propia vocación y al modo de vivirla, en el presente, como creyente que

Tema Central

propia vocación y al modo de vivirla, en el presente, como creyente que cada día se descubre llamado, a una llamada siempre nueva y, por tanto, a una respuesta que no puede me- nos que ser igualmente nueva, cada vez más radical y genero- sa. En fin, el verdadero desafío del animador vocacional es su formación permanente. Solo quien se toma en serio la propia formación continua, puede hacer y ser animador vocacional. No es lo mismo hacer animación vocacional porque se necesi- ta, “porque me lo han encomendado”, por motivos que permane- cen de alguna forma externos a mi persona, o hacer animación vocacional porque en ella y en los caminos vocacionales que acompaño, encuentro constantemente al Señor que sigue lla- mando, como estímulo para dar razón de mi esperanza y moti- vos siempre nuevos de mi vocación. Si la formación es perma- nente, lo es también la vocación, o sea cada día es nueva. Comprenderlo significa vivir a la vez estas dos realidades: la animación vocacional y la formación permanente

CRISIS VOCACIONAL

Hay una expresión del obispo Scola que, respondiendo a una pregunta acerca de la tentación hoy tan difundida de renunciar al cometido educativo, dice: “La desconfianza deriva de un dato de hecho bien ilustrado por una afirmación de Péguy: Las crisis de enseñanza no son crisis de enseñanza; denuncian, repre- sentan crisis de vida y son crisis de vida ellas mismas. Quiero decir -prosigue- que no existe nunca, propiamente hablando, una crisis de educación, sino precisamente una crisis de vida:

donde no existe una vida adecuada, no se puede comunicar nada, no se puede enseñar nada a los jóvenes”. Lo que se dice de la enseñanza y de la educación, podemos tranquilamente aplicarlo a la animación y a la pastoral vocacio- nal. El verdadero problema educativo y vocacional es el de las relaciones educativas, de los estilos de vida que vivimos y que

18

conseguimos proponer como adecuados y atrayentes, de los recorridosexistencialesqueindicamosconnuestrotestimonio invitandoaotrosyconvenciéndolosaunirseanosotros Si el desafío vocacional va, sobre todo, dirigido al individuo y a la fidelidad con que lleva adelante la propia formación perma- nente, la crisis educativa interpela ese testimonio que hoy es- pecialmente el grupo debe saber dar. El testimonio de uno es siempre bueno y válido, pero si solamente lo da uno, casi pare- ce una excepción; mientras que el testimonio unánime de un conjunto de personas, de una fraternidad, de una comunidad, es el que se hace convincente, especialmente para un joven. En el fondo, la crisis vocacional marca una caída de la calidad del testimonio eclesial, comunitario, de los creyentes, de las fraternidades presbiterales y religiosas. Esto es inquietante, pero acoger la llamada o la necesidad de este testimonio es un modo de recordarnos que hoy es la santidad comunitaria la que convence al mundo y lo que el mundo y la Iglesia necesitan.

RIESGO VOCACIONAL

La animación vocacional implica un riesgo vocacional. Para el animador vocacional, comprende un riesgo que nace de toda relación educativa, de auto-exponerse, de poner en juego en esta tarea de animación la propia vocación. El animador voca- cional compromete la alegría de saberse llamado por Dios así como la alegría de su respuesta personal a este llamado, mos-

trando así la belleza de la vocación. Por este motivo este riesgo

muchas veces es evitado

cacional buscará un equilibrio entre la fuerza de la propuesta que realice y la libertad del que responde, que ha de respetar. Entre estos dos polos, proponemos (ver esquema en pág. 19) tres tipos de enfoques de la animación vocacional: el mandato, la propuesta, el llamado, resaltando este último como la opción que responde al equilibrio buscado.

Ante este “riesgo”, el animador vo-

resaltando este último como la opción que responde al equilibrio buscado. Ante este “riesgo”, el animador

n. 258

Pastoral

Vocacional

Nacional

construir una

cultura

vocacional

Pastoral Vocacional Nacional construir una cultura vocacional ALIANZA EDUCATIVA Es el verdadero secreto de la pastoral

ALIANZA EDUCATIVA

Es el verdadero secreto de la pastoral vocacional: que reencuentre la propia dignidad y el propio rol, ese rol natural- mente central, en conexión con los otros sectores de la pasto- ral, del juvenil al de la familia, del de la liturgia al de los ancia- nos y - ¿por qué no?- de los enfermos. El motivo por el cuál es necesario reencontrar el rol central de la pastoral de las vocaciones es construir en torno a ella la pastoral en general. Porque cualquier acción de la Iglesia: ca- tequesis, administración de sacramentos, homilías, celebra- ciones, liturgias, paraliturgias… si no lleva a la persona a asu- mir el propio rol en la Iglesia o a responder al proyecto de Dios sobre la propia vida, no merece el nombre de cristiano. Todo lo que no es vocacional y no hace nacer en el corazón una pregun- ta vocacional a la que dar respuesta, no es cristiano. Por tanto funcionará solo una pastoral que ha reencontrado la propia uni- dad en torno al tema de la vocación porque, como dice también el documento “Nuevas vocaciones para una nueva Europa” con una frase muy sugestiva: “La vocación es el corazón palpitante de la pastoral unitaria”. Por tanto debemos comprender que nos interesa trabajar jun- tos, en una auténtica alianza vocacional. Especialmente la pas- toral familiar y la juvenil deben redescubrir su naturaleza radi- cal y evidentemente vocacional. Esto implica que el trabajo vocacional “radical” y primario es el de las familias. Si queremos vocaciones (de especial consagración) debemos cultivar las familias, que quiere decir formar para la vocación matrimonial, educar jóvenes, novios y luego padres para dar

n. 258

educar jóvenes, novios y luego padres para dar n. 258 este sentido a la vida humana,

este sentido a la vida humana, para transmitir la “lógica voca- cional de la vida”, para crear cultura vocacional, para ser ellos los primeros ejemplos de generosidad, gratuidad, apertura ha- cia los demás, especialmente hacia los necesitados de sentido de responsabilidad y solidaridad, de sobriedad y sencillez de vida, de coraje para afrontar las dificultades y de renuncia. ¿Cuál es hoy la vocación realmente en crisis? ¿No es tal vez la vocación al matrimonio? En todo caso, en la Iglesia de Dios o crecemos todos juntos o no crece nadie, o crecen todas las vocaciones o todas las vocaciones están en crisis. La pastoral de los enfermos tiene una conexión natural con la pastoral vocacional, y no solo porque el enfermo está invitado a ofrecer su enfermedad por las vocaciones sacerdotales de la diócesis, sino porque la enfermedad, también la suya, es en sí misma una vocación, y el enfermo tiene derecho a ser ayudado a descubrir y a vivir la propia enfermedad como llamada de Dios en aquel momento de su vida, llamada misteriosa y peno- sa, pero siempre llamada que viene de lo alto, por medio de la cual se cumple, por otra parte, misteriosamente la redención.

PEDAGOGÍA VOCACIONAL

Aquí indicaremos lo que es el principio fundamental, ese punto de partida en torno al cual todo educador-formador vocacional está llamado a construir su invitación-propuesta-apelación. Esto es debido a que la vida es un bien recibido que tiende, por naturaleza, a convertirse en un bien donado. Es un principio bien sencillo, fácilmente comprensible y sobre todo verdadero para todos, que permite dirigir enseguida un

19

Tema Central discurso vocacional no a algunos privilegiados, sino a todos indistintamente. Porque hace comprender,

Tema Central

discurso vocacional no a algunos privilegiados, sino a todos indistintamente. Porque hace comprender, sobre todo al joven, que el donar la propia vida, darse a sí mismo, no es algo ex- traordinario y provisional, sino el modo más normal y conse- cuente de pensar el propio futuro, porque la vida se nos ha dado y si se nos ha dado, conserva intacta su naturaleza de don, y pide por tanto ser donada. En particular Jesús, con su pascua - muerte y resurrección-, es la perfecta realización de este prin- cipio. Sería el comienzo de lo que podríamos llamar… revolu- ción vocacional. Es importante que el animador vocacional sepa interpretar co- rrectamente su identidad y su función: la del sembrador, la del acompañante, del educador, del formador vocacional, de aquel que está llamado también a discernir, sin descuidar ninguna de estas funciones, ni crear confusión entre la una y la otra. En torno a este principio fundamental, que expresa el sentido de la vida y de la muerte, es posible e importante construir la pro- puesta y la llamada vocacional, con los siguientes dinamismos típicamente vocacionales.

SEMBRAR

Es el primer y fundamental verbo vocacional, particularmente expresivo de cuanto hoy estamos llamados a hacer: ¡sembrar, sembrar, sembrar! Porque hoy es el tiempo de sembrar, no ne- cesariamente de recoger y ésta es la función primordial del animador vocacional, es un sembrador vocacional. ¿Dónde?- En cualquier parte, de cualquier modo, en toda situa- ción, en todo corazón, en cualquier tiempo… y todo con el am- plio gesto del sembrador del evangelio (Mt 13), o sea, no solo sembrar en el corazón de los (llamados) buenos, o de los que a nosotros nos parecen ya bien dispuestos y nos hacen esperar una respuesta positiva, o de los monaguillos, sino por todas

20

respuesta positiva, o de los monaguillos, sino por todas 20 partes, también en lugares nuevos e

partes, también en lugares nuevos e inéditos, donde no nos parece conveniente sembrar, según la lógica humana y su pru- dencia pagana. ¿Cuándo?- Siempre, en cualquier fase de la vida, porque Dios sigue llamando hasta el último día de la vida. Y sembrar tam- bién cuando la semilla parece la más pequeña; porque el ani- mador vocacional sabe que en aquel momento, pone en el cora- zón del joven algo que viene de Dios y que posee una fuerza misteriosa. ¿Qué?- El sembrador vocacional debería sembrar siempre el kerigma vocacional. O sea esa síntesis esencial del mensaje cristiano en que está concentrado el significado vocacional de la vida, de la vida de todos. Intentemos concretarlo:

· Dios te ama y por eso te llama,

· En esta llamada está oculta tu verdad y también tu felicidad.

· Es una llamada a ser semejante al Hijo, que por amor, dio su vida por todos.

· También por ti, ¡te ha salvado! Esto significa que te ha hecho capaz -por amor- de ser como Él, de dar tu vida por amor.

· Esta es tu vocación, algo que solo tú podrás realizar, cual- quiera que sea la elección que hagas.

ACOMPAÑAR

El animador vocacional acompaña para indicar la presencia de otra Persona en la vida del joven, no para atraerlo a sí mismo. Acompaña para hacer oír y reconocer la voz de ese Otro que llama y para pro-vocar a responder a esta llamada, en cualquier dirección que vaya, sin ningún interés personal o institucional. Por eso, este ministerio es por un lado, muy humilde. Con esa humildad serena e inteligente que nace de la libertad del Espí- ritu, y por otro lado, es también muy respetuoso, respecto del Dios llamante y del llamado. Pero el acompañamiento vocacio-

otro lado, es también muy respetuoso, respecto del Dios llamante y del llamado. Pero el acompañamiento

n. 258

nal es sobre todo un fenómeno relacional: es una relación hu- mana, ante todo (entre el joven y el animador que acompaña), en la cual se invita a vivir una relación divina (entre el joven y el Dios que llama), en base a la relación que el animador mismo ha vivido y está viviendo con el Dios que no cesa de llamarlo. Acompañar, significa estar presente donde el joven vive la pro- pia vida, donde él va buscando el sentido de la vida, donde al final se arriesga a experimentar frustración o donde la vida parece rechazarlo. En estos momentos la presencia de un her- mano mayor es particularmente preciosa y podría significar el principio de un itinerario vocacional. Pero el que acompaña no puede olvidar o fingir que no sabe que se hace animación vocacional solo por contagio, solo con una catequesis sapiencial y experiencial, fruto de una experiencia siempre nueva y fresca, y sobre todo expresión de un deseo incontenible de compartir el don. Tampoco puede olvidar que este itinerario está ya trazado: es el camino de la Pascua de Jesús, el ¡via crucis et resurrectionis! No hay otro itinerario vocacional, porque no hay otro itinerario cristiano.

EDUCAR

El educador vocacional ayuda a sacar la verdad del yo y de la propia historia, la que narra y reconoce la vida como un bien, un bien no merecido, totalmente gratuito. Es el que provoca y acom- paña a descubrir también la parte negativa del yo, que sería desde el punto de vista vocacional, las resistencias o miedos, estrabismos o miopías perceptivas que impiden al joven reco- nocer la realidad positiva, el amor recibido, y gozar de él. La vocación nace cuando uno descubre el amor recibido. Hasta que no brota esta sensación y se hace certeza, no estamos todavía en un camino vocacional. Esta fase requiere su tiempo, en el cual no tendría mucho sentido hacer propuestas, porque correrían el riesgo de quemarse. No es todavía el momento. Por tanto, el joven que no está en paz con su vida pasada, o que piensa que la vida no ha sido buena con él o que no ha recibido suficiente amor, pero que considera que puede ofrecer su vida al Señor, con actitud casi heroica… no, ésta no sería una voca- ción auténtica, porque no nace de la gratitud, del amor recibido de Dios y de muchos otros. Es una vocación débil, el heroísmo dura poco. En cambio, cuando salta la chispa de la percepción

n. 258

En cambio, cuando salta la chispa de la percepción n. 258 Pastoral Vocacional Nacional construir una

Pastoral

Vocacional

Nacional

construir una

cultura

vocacional

del don y de la gratitud, entonces y solo en este punto el anima- dor vocacional se hace formador.

FORMAR

El animador vocacional puede y debe tener el coraje de llegar gradualmente a hacer una propuesta y luego una llamada cada vez más considerada y específica y siempre a partir de la lógi- ca vocacional de la vida humana: la vida es un don recibido que, por su naturaleza, tiende a convertirse en un bien donado. Es el sentido de la pro-vocación –para el joven- a ser coheren- te, simplemente coherente (no héroe) pasando del bien recibido al bien donado, de la fase adolescente a la juvenil-adulta, de ser salvado, a sentirse responsable de la salvación de otros, cual- quiera sea la elección vocacional que haga. Es la “forma” de Jesús, del crucificado que da la vida; es la teopatía vocacional, punto de llegada de cualquier itinerario vocacional, lo que lo hace verdadero y le da un punto de refe- rencia preciso. Es también lo que da felicidad y paz al ser humano. El formador no deberá tener dudas ni miedos al recor- dárselo, porque el hombre es feliz, solo si da el máximo de sí.

DISCERNIR

Vamos a subrayar solamente un elemento para un buen discer- nimiento vocacional. La vocación auténtica es humilde, senci- lla, grata, realista, llena de confianza, nada presuntuosa, bien lejana de toda forma de narcisismo espiritual… típica de quien puede decir:

“Señor, tú has llenado mi vida de amor, me has amado tanto no solo en esta vida, sino también antes, antes de que yo existiera, hasta el punto de preferirme a la no existencia. Soy tu predilec- to. Tu amor ha sido tan grande que me has querido incluso a través de personas con límites y en toda circunstancia y mo- mento de la vida. Y frente a todo esto, no tengo otra alternativa, no puedo hacer otra cosa: te doy mi vida, mi ser, mi corazón, todo mi ser. Con la seguridad de que en todo caso, mi don será una cosa muy pequeña frente al don de tu amor”. Para esto, es indispensable que la persona sea ayudada a re- conciliarse con la vida pasada y con su historia, para captar toda la plenitud del amor recibido, verdadera y única motivación de toda vocación o don de sí.

21

Tema Central PASTORAL VOCACIONAL ¿Qué es? “Es la versión de la pedagogía vocacional en térmi-

Tema Central

PASTORAL VOCACIONAL

¿Qué es? “Es la versión de la pedagogía vocacional en térmi- nos de animación y conducción de la comunidad de los creyen- tes”. El “principio inspirador” de una pastoral vocacional “inte- ligente” es ayudar a que cada cristiano “despierte” a la búsque- da de su vocación personal y opte por ella haciendo un proceso de fe. La decisión vocacional es la expresión madura de la fe. La fe de una persona no es madura mientras no decide su voca- ción, ni la hace crecer y desarrollar. La Pastoral vocacional tiene las etapas de un itinerario de fe. Ayudar a que cada uno reafirme su sentido de pertenencia a la Iglesia, descubra y rea- lice su vocación ha de formar parte de toda propuesta pastoral. Por eso, se ha de “vocacionalizar” las pastorales. Tres “media- ciones” ayudan a que esto sea realidad.

Mediación eclesial La animación vocacional no puede ser autónoma, ha de mover- se en los espacios normales de la pastoral y de sus dimensio- nes: liturgia (oración personal y comunitaria), koinonía (expre- sión de la fraternidad de los miembros de la comunidad), diakonía (servicio a quien lo necesita) y martiría (testimonio del Evange- lio). Cada vocación nace en la Iglesia; es mediación durante el despertar, discernir, cultivar (formación inicial) y acompañar (formación permanente) de cada vocación personal.

Mediación pedagógica Cuando las anteriores dimensiones están presentes en una comunidad, cada persona se plantea “normalmente” su voca- ción. Cada dimensión le ayuda a madurar. La comunidad se transforma en mediación pedagógica.

Mediación psicológica La objetividad precede a la subjetividad. El joven ha de descu- brirse a sí mismo y lo que está llamado a ser. Primero, cada bautizado ha de hacer en su comunidad lo que se le exige a todos (crecer en la fe, comprometerse, participar, etc.), luego, lo que es personal- vocacional. Ha de hacer lo que Dios pide a todos si quiere descubrir lo que Dios le pide a él. Primero, ha de vivir lo que es “objetivo”, luego, asumir su modo propio de cre- cer. De esta forma, la Iglesia es “más Madre”.

22

Pastoral

Vocacional

Nacional

construir una

cultura

vocacional

“Cada uno se hace grande en relación a su expectativa; uno llega a ser grande
“Cada uno se hace
grande en relación a
su expectativa; uno
llega a ser grande es-
perando lo posible,
otro esperando lo eter-
no, pero el que esperó
lo imposible se hizo
más grande que todos
los demás”
(Kierkegaard)

CONCLUSIÓN

Todos somos llamados, y la Iglesia es madre de todos y de todas las vocaciones. Creemos que todos tienen el derecho de ser ayudados a descubrir su vocación. Por eso, el dato más importante es una sensibilidad espiritual vocacional, fruto de una mentalidad vocacional, es la fuerza con que cada uno sien- te la llamada a hacerse don de sí mismo como algo natural, lógico, perfectamente humano y cristiano. Esto nos tiene que llevar a una coherencia en nuestra pedagogía pastoral vocacio- nal, plasmando allí la mentalidad y la sensibilidad. Si no hay una praxis habitual correspondiente, todo lo que se ha adquirido mentalmente o que se ha hecho convicción personal, corre el riesgo de perderse, de hacerse estéril. Es necesario que nos preguntemos si nuestra pastoral habitual es realmente vocacional, si hace nacer en el corazón esa pregunta estratégi- ca que los que escucharon a Pedro el día de Pentecostés se sintieron obligados a hacerse: “¿Qué tenemos que hacer, her- manos?” (He 2,37). Esto es lo que hace auténtica nuestra pas-

toral: hacer saltar la chispa vocacional, ayudar a todo creyente

a escuchar la voz del Eterno llamante, que lo llama cada día de su vida. Quien trabaja en la animación vocacional hoy, puede tener la sensación de lo imposible, especialmente si mira los

resultados. Construir cultura vocacional es la mejor respuesta

a la frustración vocacional típica de nuestros días, porque es

una respuesta modesta y discreta, pero voluntariosa y activa, que trabaja sobre los tiempos largos pero llega al corazón, sobre todo porque es una respuesta posible para el hombre, aunque toda ella construida sobre la lógica de la imposible posibilidad de Dios. Estas páginas han querido animarnos a renovar e incrementar nuestra praxis vocacional, no como un simple cambio de estra- tegia, sino desde la pedagogía de Dios, el Eterno llamante. Si seguimos este camino, la semilla de la vocación, que ahora es la más pequeña de todas, ¡se hará grande!

Si seguimos este camino, la semilla de la vocación, que ahora es la más pequeña de

n. 258