Sei sulla pagina 1di 257
Pea SUN TINV IID res a bed detoioten Equipo creativo: RF. Luikart, Chris Pramas, Jeff Tidball, Robert J. Schwalb y Marijan von Staufer Escrito por: Marijan von Staufer Discfado por: Chris Pramas.y Jeff Tidball ‘Aventura escrta y disefada por: RF. Luikart Relato: Robert Earl Material adicional: David Chart, Kate Flack, Rick Priestley, Robert J. Schwalb Desarrollo: Chris Pramas y Robert J. Schwalb Edicion: Kara Hamilton y H.D. Robinson Maquetacién y dircecin de ilustraciones: Hal Mangold Iustracin de cubierta: Ralph Horsley Logo de WJDR: Darius Hinks Lstraciones interiores: Toren “Macbin”” Atkinson, Caleb Cleveland, Miguel Coimbra, Chris Dien, John. Gravato, David Griffith, Paul “Prof” Herbert, Ralph Horsley, Jeremy Jarais, Scort Johnson, Michael Kaluta, Jonathan Kirtz, Karl Kopinski, Eric Lof gren, Pat Lobayko, Britt Martin, Jon Page, Eric Polak, Scort Purdy, ‘Rick Sardinha, Adrian Smith, Chris Trevas, Franz Vohwinkel, Tyler Walpole, John Wigley y Sam Wood Directora de desarrollo de WJDR: Kate Flack Director del proyecto: Ewan Lamont Director de Black Industries: Simon Butler Edicién en Castellano ‘Traduccion: Juanma Coronil Maquetaci6n: Violeta Gallego Edicion: Jose M. Rey BL Publishing dp: Enterainment Games Washop, Led Apdo de Cones 13257 Willow Read aloo? é: Nondingbarn sei Noraws Epa UK ogee com Una publicacién de Black Tadustries Publicado por primera vex en el 2006 por Black Industries, un sello de BL Publishing Edicion n castellano de Bag Faterainment. ‘Ninguna parte de esta publicaciin puede ser reproduc, almacenda en un sistema de recuperacion ni difundida de forma alguna (lectdnica, mecania,fotocopia, grabacién ni ddemis) sin cl permiso previo de los publicadores. © Games Workshop Limited 2005. Todos los derechos reservados. Games Workshop, el logotipo de Games ‘Workshop, Warhammer, Warhammer Fantasy Roleplay, cl logotipo de Warhammer Fantasy Roleplay, Black Industries, cllogotipo de Black Industries y todas las tarase insignias de fezas, marcas, nombres, personajes lustraciones e imagenes del universo Washammer son *, marca registrada y/o © de Games Workshop Led 200 formas en Reino Unido yen otros paises de todo el mundo. Tados los derechos reservados. Green Ronin y el logtipo de Green Ronin som mares repstiadas de 2006, registrados de varias Green Ronin Publishing ye wsan bso licencia ISBN: 64-95830-80-9 Pigina web de Black Industries: wsew-blackindussties com Pigina web de Green Ronin: wir: greensonin.comt Pagina web de Edge Entertainment: ww.cdgeent.com Carfruto I: OniGEN £ HISTORIA DE LA MAGIA 15 El Reino del Caos. ‘Los Anstrales, cl Aethyr y el auge de los doses La obra de los Ancestrates. Ta llegada de fa magia Uttar 9 108 eff 05 smn Aenarion y Caledor nun El Gran VE ¢tICE nner El Imperio y la prohibici6n de la magia La influencia de los enan0$ nnn La magia y los cultos del Imperio. Los buscadores de conocimientos secret0$ uu La seduccién de ta oscttridad oumnnnn ‘Magnus el Piadoso y ta Guerra contra el Caos .. Los vientos de la magia ann. iEL fin esta cercal.. La oteada del C005 nmr Una senal en el cielo La desesperacion de Magntt smn EL ojo de la torment emmn 37 “7 La purge de Techs ncnnmen 27 El don del conocimiento a8 Salvadores del Imperio. alah Fundacin de fos Colegios e la Magia 2 Un nuevo comienz 0... a8 29 Los colegios en la acrualidad. Capituto Tl: La NATURALEZA DE LA MAGIA La fuente de fa magia Los “vientos” de fa magia Los ocho vientos de la magia Combinacién de tos vientos de la magia Hoabitantes de las ciudades-est0d0 mu Et don de fa magia. EL “éxito en el uso de 1a magi nner Hechiceros vulgarcs..n Magister colegiad0s nw Clérigos y sacerdotes Otros pratcunces de magia dat Viejo Mundo. 38 Estudio de fa magia y la hechiceria Hijos de magister umm Hijos de hechiceros vulgares y britjoSwunnminnw $9 Manifestaciones espontdnens de poder. Cartruto IV: Los Cousaios IMPERIALES DE LA Macta Practicantes de magia extranjeros.. Aprendizaje en los colegios Deseubrimiento 0 solicit nmin QUE colegio? an Niveles de aprendiz La vida de un aprendiz Cémo obtener tn familia oem Noruraleza y personalidad det familia? ecamnd97 Caracteristicas del familiar Capacidaes del familar a riesgos de poseer un familia, dentificaci6n de objetos mgic0$mnemannnn20} Objet05 MA giCOS emcee Por Robert Earl radia de mereado, y la gente pafule por Las calles infestas de rats de Altdort. Ker, apoyado contra uno dels sports de una fos via pasar apresuradamente. No muchos le devolvian la rad, La mayors mi siquirareparabs en, que era como le gustaka {que Fura. Con el paso os afs habia dearolad el arte de parecer significant, deal modo que todo enél, desde su posture hasta st rope, Te ayudaban a Funds con su entomno. Este no era st nico talento. apenas contaba quince anos, Ker estudiaka cl caudal hurmano on una profesonaldad veerana y un cscrutiniosnliticoimpropio de su tier edad. Desartabe a algunos de fos viandantes en enamo fos ves. Se trata de rmenesralesy mercadere, hombres cuya personalidad taba sido moiead encjar en ls callejucls mis apurads dea ciudad. Puede que algunos ‘eflosFueranvijos 0 etuvieranrullides, pero no eran tontes. Kerr sabia que oftecrian aero ames que perder moneds, él fos respecaba pores. TLurgo fubia otros a Tos que mareabe para desputs Eran fos matones ‘que deambulaban con piso arrogant por la ciudad en buses de mujeres 4 bebida, Se lamaran a si mismes hombres de armas, bskarL, 0 simples rmercenati, Kerr los conoca pr lo que eran: ascsinos. “Tampoco es que exo tuviers por qué ser un problema, Mis tare algunos Pena th tion abe ae shen n- ‘Alguna que ova ocsion Kerr habia renido la suerte de encontrar tales itimas sola, y de encontatlas ants que nadie mis. Cualguier otro dia podria haber deciddo seguir a uno de elles, como un zorro ambriento [ue penigue a unfobo moribundo. Peo aque ian haba nessa dtl yaclencs. Las alles eabun lls de press mas asequblesy rollzas. ‘Kerr limit a humedcese los labios mien as Eas ‘etimas eran los granjeros, hacendados que lo sbian rode sobre os igoes {Bia tera, pro ms aren oe acrid de acd. Se rea por sus zreos de nadea, ss rostos saludo, su lent caiar su oos aberts de paren par. Tn ese momento vio que uno de ellos Hevata ef monedero por fuera de Ia tinia. Sin poder crecrsu suerte, Kerr xe separ del pazed com un irpuisoy se ceslias ene cl torrente de cverps ene. quecaminaba el neo, Se accrc6 gzadualimen, cuidndose de que nadie reparaa en Freme a ellos kabia un calejn que e aparab def via principal. Kere Posies aieico cu car mat nese ate fa una excelente rua de cxcape que ya habia usado antes, un sendero cas invisible que conducia a un laberint perfecto de chabolasy cuhitriles. Sc corsa6n comera6 a palptar con fuerza al apronimarse a su pres. EL hombre era casi et grange hs mcs ean don ‘como mudes roblizos por una vida de duro trabajo. Aun as, se movia espacio. Kerr vio a un mensajero que se chocaba con él se disculpaba al pasar, asioso pr continuar on ss tates. El granjero ni siquiera st dio cuenta, Estabs demasiado ocupado cont boquiabierto les gablets que sobreslian por encima de a calle y fos cartels de vives colotes que endian de ellos. Kerr soni mientras tameata la cuchilla que ibaa usar para cortar a seneeo,Cs pds aoe el tad qi compra leo, 8 par hhormigueo de adrenalin, el hizo la boea agua al imagindrselo. Lievabe dias sin comer, y loti habia sido una rebarada de fan. Instants despus, si arvicipacion se torn invitacion. La marea humana aaminor6 el paso debido «un obsticulo que Bloqucabe cl paso, Pronto no thubo movimiento algunoen a abarotada calle, ye hedor de fs cxerpos sc hacia mas rneio mientas se empujaban fos tines los ots. ‘Kerr mir6 a su alrededor con impacenca. Sinti6 un repentino impulse suicida de quitale el monederoal hombre en aquel mismo instante, Con toda 1a aplomeracin de eicrpos le resultaria muy sencillo hacerlo sin ser descubiero. ‘ero por otro lado, i alguien lo vea le seria imposible hur. ‘Teniendo en cuenta que el eastigo por su delito seria la mutilacion, s€ ‘obtigé a ser paciene. Se dejo Hlevar por los empellons del genio para aceearse an mis st vitima. Finalmente a roltirud eeh6 a andar de nuevo, y el granjero parecié cotientarse de repentc hacia un Tugar eanereto, Se abrib paso a codazos entre a muchedurabre hata contemplar pasmado fa causa del aasco. Kerr, destizindose jumo.a 4, vio quese trataba del especticulo ambularte de un ilusionista. El artista iba aaviado con una ondeamte cap, ‘an ‘rillante como amorfa, un gran parcheado multicolor de barapos que aleteaba y flora mientzas gestiulaba hacia su pablo. También Hlevaba un sombrero de pico, que fe hacia unos trcinta centimetros ms alto, y una capa de maquillje que conferia su mirada tm nero an mis coloqacao, Pee aa mst de gee habia logrado despejar un poquetio espacio semicircular a su alrededor, que mamtenia ‘on un constanteremolino de movimientos. YY mientras se movia, también hablata. Oal menos blbuccabe, rechinaba y Farfullba en una lengua dk st invencién. No habia forma de saber si sus palabras enceraban tn Spice de significado, pero a la multitud espectadora exo pena le importa. Fra el tono de vor del viejo charlatén fo que ls fascinaba, la tertible cadena de un hombre que supuestammente se asciaba con demonios. ‘Kerr dio gracias por in dstraccion a fa memoria de sus paces fallcides Ince tiempo, La dart del artista no slo tenia ensimismado al granjzo monedero tan habilmente como el mismo Kerr y su compafeo se a ayudarle. a sin por cbiee us props ganas peta ahr: vido “Ki vio co fa hoje corzabe el cuero del monesero de un transetimte. “Ohscr las monedas que aguardaban en el sombrero del suclo. a = én! —gritd, deun Pealid car concimacinen \ladron! “shila aly mali como solo behold, Traté crar a Kerr mientras pasaba como un rayo junto a@l, pero al hacerlo con su propa tnuca ycay6 cua largo ra. ‘multinad cstall6 en carcajadas. Se rieron afin més cuando los dos xs de ilusonista, en su fusion por perseeule, psoteron la cada desu amo. co “Be 3 Kerr note preoapaa el anciano charting spo sus dos “seins. Conran pore peurbr on ae vlc de pros shy Kr arn or 6 el ritmo al llegar al cxtemo del ellen y patind a torcer la foe Glcurvaen Sigg, pac mis gue ‘barrio. Corié por ella a liar de fs adoquines bajo ss ‘ak csaba. Tras um curv, apretads entre dos mugrienus baracs, Ja astillada valla de madera de ua porqueriza, Bsr afer a ela y cruz6 de un salto para aterizar en la porqueria abla al oo lado. - my “Eee interior, una vieja marrana gruhé sorprendida cuando el muchacho én $35 dominios sin haber sido invitado, y volvi6 a grair seseners trepaba por La valla facia el oro lado. {Oina anciana estaba semada en la tierra del pequeho patio en el que sis Ken, Ea icteric amo ep pre come o> “Sic al imal gu lr bin cd ars, Presa . Aun después de vera a con st Tareanci: J co does ates fo que € supe gu (ha sz un abrigo robudo. No me has visto —He espe, lanzindole un par de monedas de cobre i sombrcro robado. = Lavicilascogid con ura aiid y desvi6 la mirada mientras “Kear coliba en su choza para salir ala calle por el otro lado, Alli ¢ E2010, jadcando ‘cualquier posible ruido de persecucin No tard6 mucho en Hlegar. Esta vez la marrana, alertada por sa tabu preparada para encargarse de cualquier incruso. revelvieron el fango, y Kerr oy6 obo uno de ‘5s peseguidores Ie devolvia el chilido al ser mordido por ell ‘Se permitio una tina mirada através del choaa, y eg justo tiempo de oir hablar a a vieja. —Ha ido por abi —ijo, sefalando directamente hacia. Profs uma malic y gi sobre ss ons, Anno al Ito msg tn haa cforms ie no Ina rings Seon el nye ja mismo po eee Ps on sus petseguidores, que le extaban ganando terreno, puss sus toes pe ome nis iNet fr Erte, Drees rena Ker pn ena sn, Ca cost conta de evitar los cuchills que abora endian el are ets de ero ene! tltimo giro dela elle dseribooda en aamplia via de la Avenida del Principe. Pas6 como tna flechaenire un ra de mocos de enerday casi se etamp6 conta el carruaje que traqueteaba hacia Ta tizado por cuatro caballo de anchos pechosy cra el suefio de un ‘arpimero, con ensambladuras muy bien encajacas y goznes Hg eg nnenmeenla fine ominlagie os eg perfeccién ‘Kerr, atemazado por el pinico al oir los grites de sus persegitioes, sc eto tart ane el gusta cara, Sree gr ral ‘deprise que las grandes rurdasracadas mientras traaba de pensar en unt rune Alen so porel qu aa sabia aes de quest perseguidores fe alcanzasen. [No tabia ninguna. ero emtoness, como bosquejada por los retallidos del titigo del ata Sepma ne ot rane ah ocd use tt aa Ista ponerse a su altura que dcelerar por culpe de ‘unos mozos borrachos. Deecaions algo bal que Head se on cores ala prt arb da sts gad so cara y ald la vista, Y allt, con una tan perfecta como sila hubier disefiado a rnismo, estaba el chasis. Entre ambos pares de ruedas habia dos lrgos ‘navesahos de madera con unos agujeros ideals para encajar en ellos sus temblorosss manos. El carne aclero de repente y Kert, avarzando a srompicones bsjo €l, fas lobe ks cds por a pure deer de ri, Una veza subi6 las manos rpidamente, se aferr6 a dos asieros y apret6 cl pecho conta la pat inferior del vehieulo. Durante un momento sisloneseargraron dlrs pol agrieadocmpie,pero con un grain de esfuerzo losin as clos ence salons. Tntentando no pensar en fs que pasban como un borrén bijo su cabeza, se concent en st asidero, on Fuerza mientras cb ‘conductor usaba su itigo sobre cballosy peatones por igual. Y aly colgi dep el magus curje, Ken eh «re 1 minuto desputs enpezaron a doer fos brazcs. Poco después las sacudidas del earriag, que retorcian sis msculos como a una card raid, fe produeron un dolor gradual y agbnico, E_yehicuo avaneé raguetcando; a sersacion de trun de Kerr xe funda ‘encleriso del dolor que reeorria todo su cuerpo. Le cost6 hasta latina ora. st fuera de Yolumad mantener sis cosy talons frmement ‘lavados mientras se balanceaba en su precario asidero, y pronto todo st fae sina rua pcg de rete oleics madera chasqueante. El carruje tard alrededor de media hora entlegar a i destino. A través el velo de dolor Kerr pereibi6 que aminoraba el ritmo, fuego vio ura regent somiba al pasr por debaj de tna area. FE chirrido de las rucds al detenerse Fue tno de Tos mis hermosos que Ihubo ofdo jams. Se deé caer al empedrado como tna marizana madera, sesineiéndose el golpe con la misma facilidsd, ero se encontraba por encima de molestias tan trivialesy en st lugar se umbado sobre aria pica, sintendo el xtass del desaparicion dolor mientras sus ojos se humedecian con lagrimas &alivio. Cuando recuperé la sensibilidad de los dedos volvi6 a ponerse a gatas, sali6 arrastrindose de debajo del carruae y echo un vistazo en derredor. EL patio en el que se encontraban era un lugar eavernoso, Los rayos del sol no alcanzaban el suelo del fondo, aunque si calentaban la parte superior de fos muros de pita que se alzabana cad ldo. Kerr contempl6 cersimismado la hilera de girgolas que los coronaban, a cuyosrasgos parecia conferir vida el juego de Iuces y sombras, Soné un golpe detris de aly s¢ giro para ver que ef conductor habia tirado del carruaje el bal de su paseo. La sibita sion de que era un intruso en aquel lugar azuz6 a Kerr: agar el bat ys¢ 10 echo a ls espa ‘Ya haba wado antes ete dsfraz. Nadie dudaiba munea de los mozos, y Ia ‘aja era To bastante grande como para cenftar la mayor parte de cuerpo ademnis de su abatido rostro. “Yeomo disfraz que ra, fous justoa tiempo. Mientras ans tambaleba por el peso del batl, intetando equilibrario sobre su esculida espalda, el conductor coloes un taburetejnto al earruajey abi6 a puerta, Aqui es, menheer* —fe dijo a su pasajero con una breve reverencia. —Ab, Por fin hemes legado, 2no? Bien. Kerr alz6 fa eirada desde debajo del bul como un cangtejo asomando de su concha. El hombre que bajé del earinie, con tuna mano aferrada en tomo a un gran libro eneuadernado en cuero, no era s6lo gordo. Era norm. De su cuello colgaban pliegues de grasa a modo de collars, y el ‘yolumen de su tripa era lo suficiemtemente grande como para ocular 2 ‘Kerr en su interior, ‘Su indumenraria craperaba aan mas su tamano. Las elegantes hombreras dd su timica de terciopelo le daban una siluea recangular a a inmenst pera que semjaba sti cuerpo, y la babirrucia barba quc enmarcaba sus ‘wémalas mandibulas fs hacia an anctas que a Kerr fe recordatan 2 los smastines orcos que luchaban con os0s en es fosos &e Altderf. 'Y aun asi, a pes dela generoma Flacdee desu cuerpo, su rostro tena unt dre qi hizo gu Ker lo expe, Tia ge er conf forma en que sus os rlucian como de onice sobre fs gras de sus mejills, y en c6mo su espalde permanecia impasiblemente erga ‘esta los sagos de relleno que colgaban de ella. Kerr by la vista cuando el hombre dirigio su mirada hacia —Un ctiado, Ze? May considerado por pure del senescal. —Nuestra nica preocupacion cs su comodiad, menheer —c conductor {e halag6, extendiendo fa mano esperando una propina. —Es bueno saberlo —dijo el hombre gordo ¥, aparentemente Aas expectativs del Se StFO y se ale bumboledndose. ‘Kerr no experé a que se lo dijeran para seguinle trastabillaeio. Con el ‘hombre gordo en eabeaa subieron por unos anchos escalones de granito. Jadeando por su propio peso casi tanto como Kerr por ef peso del ‘add, cf hombre avanz6 imperiosamente hacia el ampli portal al que conductan. ‘Ni. del ts Delalerin “onjnheer”, tral para dirigirse la nobis equivalent ml efor”, Se denwo alli durante nos insantes,resollando y fuego se ‘tern en ef reibidor iluminado por lamparas que babia mis alld. Sus yasosresonaron por ls bovedas de peda, y fo mismo sucedi6 con Ia vou ‘que resoné cuando se acerearon. —iMenher Braba! —dijo eon tn tono nervioso que Kerr confi al principio con ria, —Senescal —el hombre gordo respondié 2 su nombre—. Gracias pot ‘todas sus aenciones. ‘Agité una fofa mano hacia Kerr. El seneseal, un hombre de pelo cano Y expresion preocupada, miré tras el machacho, confundido. Lego se ‘encogi6 de homibros y se volvi6 hacis Braha, —Sus aposentos han sido dispuestos para su estancia, menheer — «stitca con fa precisa brusquedad de alabarderos. aber sido por el continuo movimiento de sus pechos al respira, pasar por petificados. Conveticosen pica, tal vez, por el vate que tataban de dominar. ecicron asi durante unm docea de atidos, ya Kerr Ie ocurri6 que str algo. Mir nervioso a su alrededor, alguien mis quien no habiera visto. ones cuando Braha comencé a cantar. Tena una grave 4a forma en que cantata aber djado vac una psa en haga Sit voe creia de emocin ni mela. Simpler repera sentido, desperdciando la riqueaa de su Earitono con tan clegia. se le ui ora vor, y Inego otra mis, Los hechieros span a yrctaban dl misyo canto finebre, as palabras con szroniaperfectamenté sincronizada que no concondaba en absoino famerir dseusion, femprad a moverse nervicsamente. Hacia calor detrs del tapiz, .e sador le recortiron la exalda, y comena6 a semis en ls sires pimcros pilpitos de una jaqueca. Se sacui a ncomedidad de encima y se esfor2 por concentrarse cn los hechiceros. Sorprendentement,y pse al becho de que an seguian inmviles, tambien cls se tatian ust olorades. Kerr io qe por free de Baas ian gots de aor peru icy lab ens mela lie ‘que habia junto al ambign tabs abochorado. Parecia que habia pasado [es ttimos minutos coriendo en vez de cantando. Kerr hizo una mec cuando su jaqueca se convirtiésbitamente en unt pPanzada de dolor. Se ariegé a moverse pura alar sus mans y masajar sas sens. ‘Cuando volvi6 fa mirada a los hechiceros vio que uno de ellos hacia rs que sade Esaba rando. El mltrecho resto del hombre etl retoreido en tuna mea de dolor, y aungue rena ls mejilssareads de ligrimas comin cata, mameniendo ime Yo am ps de cvidene dolor. [De tepente Kerr se pereat del dificil que le resultaba respira. EL ate no tos habia sno qe anbitn tabla apo, como el ong se hubiera horneado hasta desaparecer. Comena6 a jade, y comprobo con algo parecido al terror que el aire que aspiraba estaba mis caliente que el interior desu boca. Se erori6 nervioso y maldijo su imprucenca, No debi6 quedarse. Jamis 6... ‘Un grito imerrumpié sus persamicntos, Su atencién volvi6 al coro de bechiceros, ¥ comprobs inmediatamene que uno de eos habia exo. Elomi ta coun ville else retin y abe lear, Peto aunque se goeata con rant fuera que I sangaba la rariz, Roca eee eee ‘Loscolegs del hechiceo cao no paren apercibirse desu dolor. Lo ico qu eee fi rar creo oss cups y vr ad de angustia del hombre, Tnnprecandoasustado, Ker deci que Ie pllaran sca i eee sobre el pestle de hiero de a puerta, No se movi6, Ni siquier ond. mi6 un ataque de pnico y volvié a incemaro, Pero aunque se le ee er Frama eyo como a pra ah ue tab rmilado areca eat tales en un tnieo Bloque de pied. (Con un quejido de puro terrar, Kerr dio ta espa ata puerta sellads, ‘reorend sa coy mats agus en asad oma Jesper 1 halle ningana volvis escabulise hacia eseondrijo, intentando pensar en cémo salir de alt. Justo mientras volvia a desapareer a la tela, otro de ls bechieros se ae del ciculo tambaleindese; su cinco se difuming basta converse una real desigual de eareajdashstrieas. “Y enronces, como sis condensara del mismo calor y loeura que engrasban claire, el vacio que habia sobre el cadero comene6 a distorsionars y 2 sddopat una forma. ‘Al principio esa silueta ea algo liquid, fuido. Poco mis que fa clina teal cie ka cic apdtads Ale Sood aoe aur, Pero orn hbo sp ast formar mas of, forma title que olga clare como un adoeno kaato fundido. Flondalantecontorno desu species debby fui, distorsionando Pipiapen apap ila an ete parame Thumeizcieron al contemplara, ya sal se nub con ones rsieos hasta rechazados por cosas distintas, creando unas veces vonas de alta concentracién magica (como el Athel Loren) y oteas veces zonas mulas en las que casi no hay magia Sean cuales sean sus patrones de dispersin, los vientos de la magia ppenetran y son absorhidos por cast todas las cosas del mundo con las que entean en contacto, El grado de absorcion.y su efecto varian en gran medida dependiendo del viento en cuestion y del ‘objeto o ser al que se fra El tejdo viva puede absorber cantidades considerabes de ¢