Sei sulla pagina 1di 8

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

de la geomembrana; protección de los taludes exteriores y canalización de escorrentías; elementos de control y auscultación; automatismos y sistemas de alarmas; sistemas de bombeo, etc.

Drenaje: Sistema de conducciones dispuesto con el objetivo de recoger, conducir, medir y controlar las eventuales filtraciones existentes a través del sistema de impermeabilización. El drenaje constituye uno de los principales elementos de seguridad de la balsa.

1.3.4.

BREVE RESUMEN DEL PROYECTO Y CONSTRUCCION DE LAS BALSAS DE RIEGO

INTRODUCCIÓN

Las balsas o pequeños embalses para uso agropecuario (de 10 a 400 ha), que resuelven de forma puntual y relativamente económica, generalmente con cierta rapidez, los problemas de suministro de agua para la agricultura. Dentro de este tipo de obras, nos centraremos en las balsas de tierra impermeabilizadas con láminas plásticas, cuyo desarrollo en los últimos años ha sido muy notable.

cuyo desarrollo en los últimos años ha sido muy notable. La comparación de estas balsas con
cuyo desarrollo en los últimos años ha sido muy notable. La comparación de estas balsas con

La comparación de estas balsas con grandes embalses (pantanos) debería estudiarse en cada caso pero, de manera general, presenta algunas ventajas a favor de las primeras por su rapidez de ejecución y proximidad a la zona de servicio. Estas ventajas son comprensibles si se tiene en cuenta que:

Los trabajos básicos, previo estudio técnico, para la construcción de las balsas son: EXCAVAR, COMPACTAR e IMPERMEABILIZAR.

No necesitan de grandes estudios, ni de especiales autorizaciones.

Al encontrarse la balsa próxima a la zona de suministro, las conducciones presentan unos costos más reducidos.

Si hacemos un análisis comparativo del costo de los diferentes tipos de construcciones de balsas (hormigón,

obra de fábrica,

cifrarse en 1/5 del costo medio de las demás.

se observa una importante ventaja en economía, a favor de las balsas de tierra, que puede

),

EL POR QUÉ DE ESTAS BALSAS

El agua es uno de los factores de cultivo que de forma más directa interviene sobre la producción final y su calidad. Los aspectos más importantes para su aplicación a las parcelas de cultivo son: la cantidad total aplicada y el Calendario de aplicaciones.

Es precisamente este segundo factor, el que juega un importante papel sobre las disponibilidades puntuales. Así, es normal que se tengan importantes cantidades de agua a disposición en los meses de invierno, mientras que en verano estas disponibilidades se encuentran muy reducidas, creándose una situación de desequilibrio ya que las demandas máximas de agua de riego corresponden al verano.

En los últimos años, la situación de déficit se ha visto incrementada por diferentes causas:

Desvío del agua a otros menesteres (ciudades, industrias, etc.).

Mayor demanda de agua por la agricultura, como fruto de un mayor desarrollo del regadío.

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

30

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

Incremento importante del costo del agua.

Existen diferentes soluciones para equilibrar la oferta con la demanda: recarga de acuíferos, trasvases, grandes presas, balsas de tipo medio, etc. De todas ellas, las balsas de tipo medio son las que pueden realizarse con más facilidad por la iniciativa privada de pequeños grupos de agricultores, o a nivel de empresa individual, ya que su costo y los requisitos que precisa están fácilmente a su alcance.

ELECCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO

Es necesario considerar detenidamente los numerosos elementos que influirán en la construcción y en el costo de la obra. De todos ellos se pueden destacar como principales:

Accesibilidad.

Proximidad entre la zona de alimentación y la zona de consumo de agua.

Precio del terreno.

Calidad de terreno, que permita una compactación correcta y económica. Sería necesaria una prospección minuciosa del suelo para detectar posibles afloraciones de materiales rocosos, de movimiento más costoso y/o posibles filtraciones o presencia de aguas subálveas, que determinarán una posible necesidad de una instalación de drenaje.

Riesgos sísmicos. Aunque estos sean mínimos, influirán sobre las pendientes del talud y, por tanto, sobre el coste de la obra.

Datos climatológicos. Orientación del depósito proyectado. Dirección y fuerza de los vientos dominantes. Importancia y efecto de “oleaje”. Insolación y vientos. Evaporación (puede amortiguarse el efecto evaporación con cortavientos colocados de forma adecuada). Régimen de lluvias: riesgos de erosión en taludes. Temperaturas extremas y altitud. Son los condicionantes para la instalación de una protección especial, sobre todo contra el hielo.

GEOLOGÍA, HIDROLOGÍA Y DEMANDAS HÍDRICAS

Conocimiento del tipo de terreno.- Estudio de los mapas geológicos y de las capas superficiales disponibles que conciernan al lugar elegido o a las zonas próximas. Investigación sobre los riesgos de fallas y posibles desprendimientos de zonas inestables. Con un conocimiento previo de la zona, desde el punto de vista geomorfológico, bastará para determinar si debe hacerse o no un estudio geotécnico previo.

Características mecánicas del terreno.- Se extraerán muestras representativas hasta el fondo probable de la excavación. Las características mecánicas son indispensables para definir la geometría del depósito, calcular asentamientos previsibles bajo la presión de la columna de agua, calcular las pendientes de los taludes del depósito y los volúmenes de tierra necesarios.

Investigación sobre los regímenes de agua.- Debe elaborarse, para la obtención de estos datos, un estudio de aportaciones y demandas de agua, donde habrá que tener en cuenta:

Aportaciones y su régimen, que generalmente se deberán obtener basándose en estudios hidrogeológicos de la zona, o bien por atoramiento de los cauces normales de suministro.

Demandas para usos no agrícolas: Poblaciones, Granjas, etc.

Demandas para usos agrícolas, para lo cual se deberán conocer los siguientes datos básicos: Superficie a regar, cultivos existentes o futuros, demanda de los cultivos mes a mes, eficiencia en el uso del agua de riego.

Demandas suplementarias (por ejemplo por problemas de salinidad).

Evaporación en la superficie del embalse. las condiciones de suministro y distribución.

Una vez elaborado el contenido de los apartados 3 y 4 se estará en disposición de: escoger la localización del embalse, decidir su capacidad, definir su geometría y definir las condiciones de suministro y distribución.

DEFINICIÓN DE LA GEOMETRÍA DEL EMBALSE

1. Tipos de Embalses.- De forma generalizada se pueden definir cuatro tipos de embalses: Los embalses totalmente en excavación, o desmonte, los embalses totalmente en terraplén, los embalses mixtos (terraplén

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

31

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

excavación) y los embalses de colina con cerrada (Lagetti collinari). En la mayoría de los casos, el tercer supuesto será el más usual y el más económico para zonas llanas, mientras que el cuarto tipo es el que más se ajusta a condiciones de montaña.

2. Forma de la obra.- La forma más económica será, en general, el embalse cuadrado o rectangular, ya que

resulta más simple la realización del perfil y la colocación de la lámina impermeabilizante. La ejecución de los ángulos rectos es un tema que se debe cuidar en el diseño y realización de los embalses, ya que facilita en gran modo la colocación y mantenimiento de la lámina impermeabilizante. En el anexo 1 se da un método para optimizar las dimensiones y forma del embalse desde un punto de vista económico.

3. Pendiente de los taludes.- Las características de diseño que a continuación se citan, dependerán de forma

directa de las propiedades del terreno utilizado y del riesgo que pueda representar en caso de rotura. características son:

Estas

La pendiente interior y exterior del embalse.

La altura de agua del embalse (Presión sobre el fondo y paredes).

La altura del terraplén por encima del suelo.

El coeficiente de seguridad será más o menos grande en el estudio de la estabilidad de los taludes a construir. De todas formas siempre será igual o mayor a 1,5. El estudio debe basarse en las características mecánicas de cohesión de los suelos y de los ángulos de rozamiento, de acuerdo con los ensayos que se realicen sobre las muestras del terreno.

4. Entrada de agua.- El suministro de agua a la balsa debe hacerse mediante tubería, que puede ser impulsada por diferentes sistemas (bombeo, sifón, cota, etc.). Debe cuidarse el punto de impacto del agua sobre el elemento impermeabilizante, mediante un sistema de dispersión.

impermeabilizante, mediante un sistema de dispersión. 5. Seguridad.- Citaremos en este apartado los puntos a

5. Seguridad.- Citaremos en este apartado los puntos a tener en cuenta. A saber:

Cresta de seguridad.- Es la reserva de altura entre el nivel más alto de agua y la coronación de las paredes

del embalse. En función de la longitud existente en el plano del agua en la dirección de los vientos dominantes (fetch) y de la velocidad del viento, se puede calcular la altura previsible de las olas y a la vez la velocidad de propagación de las mismas. Esta cresta de seguridad resulta esencial puesto que constituye un elemento de protección frente al oleaje o, en general, a subidas accidentales de las aguas. En los casos de llenado del embalse por gravedad es obligatorio la instalación de aliviaderos. Es necesario remarcar que los casos más graves de rotura se deben a desbordamientos del agua por encima de las crestas. De forma generalizada, para “fetch” inferiores o iguales a 500 metros, sea cual sea la fuerza del viento, deben proveerse crestas de seguridad mínimas de 1 metro.

Evacuación del agua.- La evacuación normal de las aguas en la red (riego, conducción de agua potable,),

debe ser complementada con un dispositivo de evacuación de urgencia para los casos de subida excepcional del nivel de las aguas.

Inspección y mantenimiento.- Resulta indispensable para una larga vida útil y buen funcionamiento del

embalse, una inspección periódica, que permita establecer cuáles deben ser los trabajos de mantenimiento.

32

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

UTILIDAD DEL DRENAJE

El hecho de disponer de embalses de estanqueidad destinados a la agricultura, es una realidad gracias a las láminas plásticas. Con todo, deben extremarse al máximo los cuidados para evitar posibles fugas y los daños que posteriormente se puedan ocasionar. Una medida de seguridad la proporcionan los sistemas de drenaje, de los que se ocupa este apartado.

los sistemas de drenaje, de los que se ocupa este apartado.  Drenajes de agua y

Drenajes de agua y gas.

Reducción de los daños en caso de fuga de agua.- En caso de fuga de agua es necesario evitar que el

accidente provoque daños costosos debidos a una exigencia exagerada de las prestaciones de la membrana.

a) Caso de una membrana sin perforación: Presión subterránea procedente de una capa freática elevada o por infiltraciones laterales. Las presiones subterráneas pueden provenir, asimismo, de gases de origen biológico aprisionados bajo la membrana. Los daños pueden ser provocados por una ruptura de la membrana al estallar o por un exceso de tensión.

b) Caso de una membrana perforada accidentalmente: En toda obra hidráulica, salvo en casos estudiados especialmente, es prácticamente imposible garantizar la estanqueidad total. Sin embargo, debe evitarse que un orificio accidental y perfectamente reparable, se convierta en el centro de fugas importantes por concentración de esfuerzos y minado del terreno.

Detección de fugas y control de su caudal.- El proyectista de una estanqueidad debe prever siempre las fugas y ha de evaluar sus consecuencias.

Primer caso: Las consecuencias son tales que la fuga es inaceptable. La exigencia de un caudal de fuga

nulo conlleva una concepción especial. Por ejemplo, una estanqueidad doble.

Segundo caso: Las consecuencias son aceptables. Es el caso más frecuente. Es por tanto necesario fijar

un caudal de fuga admisible, el cual no deberá elevar el nivel freático de la zona de la base del embalse. Para su control se instalarán los correspondientes piezómetros.

Después es preciso decidirse por un sistema de drenaje capaz de verificar este caudal y así poder tomar a tiempo las disposiciones necesarias para remediar un posible rebosamiento.

Dependiendo de cuales sean las características de situación del agua a evacuar, se utilizan drenes de Cintura, Ramificados o Elementos especiales. No hay que omitir tampoco la posibilidad de evacuar el aire encerrado debajo de la lámina, creando una circulación de aire por ambos lados de la misma.

Los efectos del viento sobre las paredes de un depósito impermeable se traducen en esfuerzos de sobrepresión o de depresión (succión), pudiendo ocasionar, estos últimos, una elevación de la membrana. El papel del drenaje consiste en anular este efecto. Puede realizarse:

Bien prolongado hasta la cresta del talud la red de tuberías perforadas para el drenaje del agua, e instalando «chimeneas» sobre la coronación.

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

33

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

Bien proveyendo simplemente y a distancias regulares en la parte superior de los taludes (sobre el nivel máximo del agua) aberturas en la membrana (llamadas airvents).

del agua) aberturas en la membrana (llamadas airvents). Croquis que detallan los problemas debidos a la

Croquis que detallan los problemas debidos a la presencia de agua y gas bajo la geomembrana.

CONSTRUCCIÓN DEL EMBALSE

Preparación del terreno y trabajos preliminares. Ante todo, es necesario eliminar las raíces existentes en el emplazamiento del depósito, levantar la superficie arable y, eventualmente, aplicar un herbicida total. La segunda etapa consiste en la realización de las obras que se haya previsto para el lecho del embalse o bajo los diques. Así, la entrada y salida de aguas puede realizarse: Por encima de la cresta con bombeo de agua, Por el fondo del embalse y, en este caso, la zanja de implantación ha de ser abierta y después de la colocación del tubo o tubos, debe ser cuidadosamente rellenada y compactada, antes de cualquier otro movimiento de tierras. En caso de que la cantidad de rellenado a realizar exija más tierras que las aportadas por la excavación, es mejor asegurarse de la calidad de las mismas según la zona de donde van a ser tomadas.

Los movimientos de tierra comprenden la excavación y la formación de terraplenes. Es importante verificar que las tierras excavadas son completamente aptas para el terraplenado. Para ello, es muy útil instalar al lado del emplazamiento un área de ensayo de pequeñas proporciones que permita comprobar la aptitud de la tierra para el compactado, y el número de pasadas que deberá efectuar la maquina elegida para obtener la densidad seca conveniente del terreno y su óptimo contenido en agua. Esta área de ensayo reduce considerablemente las operaciones sobre el terreno.

El compactado se lleva a la práctica sobre el terreno por capas de tierra que pueden oscilar de 50 cm a 1 metro en función de la maquinaria utilizada. Para pequeños embalses, el traxcavador efectuará pasadas en capas de 50 cm, o bien se utilizará un rodillo de 20 Tm de carga vibrante, tirado por un tractor. Es esencial obtener un grado de compactado igual al 90-95% del Optimum Proctor modificado.

grado de compactado igual al 90-95% del Optimum Proctor modificado. Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos 34

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

34

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

Una vez finalizado el lecho de colocación de la lámina se debe examinar cuidadosamente, particularmente la capa superficial, que debe estar libre de guijarros o de bloques cuya agresividad sea perjudicial para una buena resistencia de la lámina en el tiempo.

Si se tienen dudas sobre la agresividad del lecho de colocación, pueden realizarse fácilmente tests de perforación bajo carga de agua en un laboratorio. En caso necesario, un buen acabado del talud que debe recibir la lámina puede conseguirse mediante instalación de una capa de arena drenante. Si no puede encontrarse este tipo de arena cerca, quizá sea más económico instalar sobre el lugar indicado un geotextil que aporte al sistema una resistencia mecánica suplementaria.

Una vez instalada la lámina (apartado 8), la cuestión está en la necesidad o no de una cobertura que asegure a la vez su protección contra los agentes atmosféricos y un lastrado de la lámina para evitar que se levante a causa de presiones o depresiones motivadas por el viento. Esta cobertura es de una importancia variable: - puede tratarse simplemente de un tejido geotextil puesto sobre la lámina para protegerla de los rayos U.V. y también para disminuir su envejecimiento. Este geotextil, si está provisto de «bolsas», puede lastrarse con pesos diferentes. Esta protección puede ser continua o local, es decir, limitada a ciertas bandas según sea la pendiente del talud. Así mismo puede limitarse a las zonas en donde las tensiones son más fuertes, por ejemplo las superiores del talud. También puede hacerse con una capa de arena y/o gravilla rodada. En los embalses más importantes se instala sobre esta capa una segunda de escollera.

En España y hasta el presente, la mayoría de embalses impermeabilizados con lámina de PVC, no tienen protección. La cara vista, está tratada con aditivos anti U.V.

Es imprescindible una dirección de obra para asegurar la correcta ejecución de los diferentes trabajos de construcción de la balsa.

IMPERMEABILIZACIÓN

Existen en el mercado diferentes tipos de láminas plásticas que permiten la impermeabilización de embalses (PVC, PE, Caucho -Butilo, etc.). Aquí nos referiremos únicamente a la lámina de PVC.

La primera parte del planteamiento consiste en elegir, sobre la base de las características de la obra, el tipo de membrana (PVC reforzado o no reforzado, espesor, color).

Partiendo de láminas de 2,05 m de ancho, se escoge una determinada anchura de panel, y se estudia el recortado de la superficie a revestir. Todo ello influye directamente en el costo de la impermeabilización. En efecto, la elección de paneles mayores aumenta el costo del transporte, pero disminuye el número de soldaduras a realizar en la obra, y al revés. También existe una anchura óptima a elegir en función de la forma del embalse.

óptima a elegir en función de la forma del embalse. El ensamblaje de las láminas en

El ensamblaje de las láminas en paneles se realizará preferentemente en talleres de confección. Normalmente, se trata de una soldadura térmica (aire caliente) con máquina automática. La zona de recubrimiento, el solape entre láminas, es solamente de algunos centímetros. Este valor es muy útil en la evaluación del suplemento de material a prevenir con relación a la superficie neta a recubrir. En el taller hay que controlar continuamente estas soldaduras en toda su extensión, repasándolas con un punzón o con cualquier otro

35

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

sistema de control.

El embalaje y transporte han de ser supervisados con el mismo cuidado para evitar cualquier degradación del material. Este embalaje puede realizarse por plegado y colocando las piezas en cajas o enrollando la lámina alrededor de un mandril rígido.

En la obra, la soldadura la realizará también personal especializado y por aire caliente. El solapamiento entre los bordes de los paneles será del orden de 15 cm, lo cual habrá de tenerse en cuenta en la medición. También en esta ocasión habrá que controlar continuamente las soldaduras en toda su extensión.

El anclaje de las láminas tendrá que realizarse en la coronación del talud. El método más corriente consiste en utilizar una zanja periférica en la cual se fija la lámina.

una zanja periférica en la cual se fija la lámina. Se cavará esta zanja a un

Se cavará esta zanja a un metro de la cresta del talud, y será de unas dimensiones mínimas de 30 x 30 cm. Otro método, a veces más económico, consiste en colocar la lámina sobre el coronamiento del talud, lastrándola suficientemente. Este método exige que se haya podido calcular el talud con exactitud, teniendo en cuenta las tierras disponibles y la inclinación, para que así no pueda tener lugar ningún deslizamiento de la lámina. De todas maneras, aconsejamos que se proceda en dos etapas:

Instalar el panel y lastrar provisionalmente la membrana en la coronación con sacos de arena, u otros elementos.

Después de realizar las soldaduras entre paneles, dejar que se destense la membrana, colocar a continuación el extremo superior del panel en la zanja y rellenarla, compactando la tierra aportada.

Este método tiene la ventaja de reducir las tensiones de la membrana bajo el efecto de su peso y de aumentar, por otra parte, su duración.

Alrededor de las tuberías de entrada y salida de agua y de las de aliviadero, si se hicieren, la lámina ha de recostarse. En caso de tuberías de PVC, una pieza especial “manguito” se desliza alrededor de la tubería, se suelda a ésta, y después a la membrana. En el caso en que la tubería sea de otro material, la unión del manguito debe hacerse por encolado o presión y posterior sellado. Es importante que este trabajo se haga con gran atención. Además, es recomendable prevenir un sistema de disipación de la energía, en el punto de contacto del agua de llenado con la lámina impermeabilizante.

OBRAS COMPLEMENTARIAS

Murete perimetral de cemento. Para concluir el embalse, puede optarse por realizar un murete perimetral de cemento en la zona de coronación. Tuberías y aliviadero por encima de coronación. En los casos más sencillos en los que no se ha previsto la entrada de agua y salidas de aliviadero incluidos en la obra general, es el momento de instalarlos por encima de la zona de coronación del embalse.

36

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

UNIVERSIDAD NACIONAL PEDRO RUIZ GALLO

FACULTAD DE INGENIERIA AGRICOLA

CURSO: DISEÑO DE PEQUEÑAS PRESAS PROFESOR: M.I. Juan Hernández Alcántara

Valla perimetral. Una valla periférica a la obra protegerá la membrana del vandalismo y de

los animales y evitará accidentes. Además, la colocación de una cuerda en los extremos de la balsa servirá de salvavidas para las posibles caídas de personas.

Protección de taludes exteriores. Pueden utilizarse los siguientes sistemas:

Riegos asfálticos

Vegetación

Mallas de vaso.

RECEPCIÓN DEL EMBALSE

La recepción se basará esencialmente en los puntos siguientes:

Estado de las soldaduras.

Funcionamiento correcto de las entradas y salidas de agua.

Funcionamiento de los sistemas de evacuación urgente.

Control de fugas.

Se procurará llenar el embalse por fases, para así controlarlo bajo alturas de agua progresivas.

ESTIMACIÓN DEL COSTO

Cuando se plantee la realización de un embalse, será necesario tener en cuenta los siguientes componentes del coste:

Costo de los estudios hidrológicos básicos: prospección y obtención del agua necesaria, análisis de calidad del agua y examen de la necesidad, o no, de tratamientos antes de su uso.

Costo del estudio de concepción del embalse o proyecto: equipo de estudios o ingeniero consultor y asistencia del especialista en estanqueidad.

Costo de canalización del agua: instalación de los conductos de entrada, salida y derivación de seguridad, bombeos eventuales a prever, tratamiento eventual del agua corriente abajo y zanja bajo el dique o talud a construir.

Costo de la preparación del terreno o eliminación de residuos vegetales.

Costo de los movimientos de tierras: excavación, terraplenado y compactación de 90/95% del punto óptimo Proctor.

Costo de la colocación eventual del drenaje.

Costo de la limpieza cuidadosa de la capa superficial de tierra: refino de taludes interiores.

Costo del transporte eventual de arena o de otras tierras seleccionadas.

Costo de un eventual geotextil antipunzonamiento y/o drenante, colocado sobre el terreno.

Costo de la impermeabilización compuesta de materiales, pre ensamblado de las láminas en paneles, mano de obra de colocación, soldadura y control.

Costo de una eventual protección de dicha impermeabilización: lastrado, aportación de arena, geotextil u otro sistema.

Costo de los trabajos complementarios: coronamiento de la obra, vallado, salida de agua de «urgencia».

RESERVORIO DE 65,000 m 3 EN EL FUNDO YOTITA, PITIPO FERREÑAFE

RESERVORIO DE 65,000 m 3 EN EL FUNDO YOTITA, PITIPO FERREÑAFE Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

RESERVORIO DE 65,000 m 3 EN EL FUNDO YOTITA, PITIPO FERREÑAFE Primera Unidad: Los Aprovechamientos Hidráulicos

37