Sei sulla pagina 1di 457
REGIMENIS, CONTRIBUCIONES r PROCEDIMIENTOS ADUANEROS LIC. ANDRES ROHDE PONCE
REGIMENIS, CONTRIBUCIONES r PROCEDIMIENTOS ADUANEROS LIC. ANDRES ROHDE PONCE

REGIMENIS, CONTRIBUCIONESr PROCEDIMIENTOSADUANEROS

REGIMENIS, CONTRIBUCIONES r PROCEDIMIENTOS ADUANEROS LIC. ANDRES ROHDE PONCE

LIC. ANDRES ROHDE PONCE

Primera edición Julio de 2000

Primera edición

4a. reimpresión

Mayo de 2005

© Derechos reservados conforme a la Ley. por el Autor y por la Empresa Editorial.

Prohibida la reproducción total o parcial

de estaobra por cualquier medio, sin autorización

escrita del Autor o de esta Empresa Editorial.

ISBN-970-676-075-X

CONTIENE INFORMACION PUBLICADA EN EL D.O.F. HASTA EL 15 DE JUNIO DE 2000.

LOS COMENTARIOS Y EJEMPLOS EXPUESTOS EN ESTA OBRA SON RESPONSABILIDAD DEL AUTOR.

.IMPRESO EN MEXICO PRINTED IN MEXICO

DATOS DEL AUTOR

Nació en México D.F., el 16 de diciembre de 1953, realizó sus estudios universitarios en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autó- noma de México (UNAM), (1972-1976) habiendo obtenido el diploma "Al mejor estudiante" del año 1976.

Se especializó en Derecho Fiscal y Derecho Económico en la Universi- dad Panamericana y realizó sus estudios de Maestría en Administración Pública en el Instituto de Estudios Superiores en Administreción Pública. Ha desempeñado diferentes cargos en la Administración Pública: Aboge- do de la Procuraduría Fiscal de la Federación (1973-1979); Jefe del Depar- tamento de Intercambio Compensado (1980-1982) y Subdirector Jurídico del Instituto Mexicano de Comercio Exterior (1983-1985), Secretario Eiecu- tivo de la Comisión para la Protección del Comercio Exterior en México

(1985).

Ha sido profesor de Derecho Fiscal y de Comercio Internacional en di- ferentes Universidades. Participó en los Consejos Directivos de la Asocia- ción Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), y en la COMPROMEX. Fue miembro del Consejo de Presiden- tes y Secretario de la Comisión de Honor y Justicia de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana (CAAA- REM). Fue Vicepresidente (1995-1997) y Presidente de la Asociación de Agentes Aduanales del Aeropuerto de México (AAADAM) (1997-1999). Tambiénfue miembrodel Consejo Técnico Científico y Secretario General del Centro de Investigación Aduanera y de Comercio Intemacional (CIA- CI).

Actualmente es miembro de la Comisión de Derecho Fiscal de la Barra de Abogados; Consejero de la Comisión de Comercio Exterior de la Con- federación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX); miembro de la Comisión de Aduanas de la Confederación de Cámaras Industriales de México (CONCAMIN); Coordinador del Comité de Aduanas del Capítulo Mexicano de la Cámara Internacional de Comercio (ICC-CAMECIC).

Ha realizado diferentes publicaciones en Materias de Comercio Exterior y Jurídica. Obtuvo su patente de Agente Aduanal en 1990 y desde 1985 es socio de la firma Rohde & Weiss, S.C.

,

DEDICATORIA

A la memoria de mi padre Hartwig Rohde Grelk.

Dedico esta obra al cariño de mi madre Esperanza Pance Gómez, de

mi

esposa Claudia Aznar, de mis hijes Imgard Rohde y Hildegard Rohde y

de

mi asistente la Lic. Patricia López.

PREFACIO

Esta obra presenta el resultado de intensos y prolongados trabajos de investigación histórica, técnica, científica y práctica sobre las cuestiones relativas a los aspectos procedimentales del Derecho Aduanero, llevados a cabo por el autor durante los últimos cinco años.

Los frutos de estos trabajos permiten que este libro exponga ahora los estudios y análisis que sobre las operaciones y procedimientos aduaneros ya se anunciaban en la Introducción de la obra el "Derecho Aduanero Me· xicano" que aparecióa la luz apenas hace unos meses y que contiene los aspectos sustantivos de la materia.

La exposición de los diversos temas y aspectos está enriquecida por la experiencia adquirida durante más de veinticinco años de haber alternado tanto el servicio público en tareas fiscales y de comercio exterior como el ejercicio libre y profesional del Derecho, la actividad de agente aduanal, la participación en organismos sociales y privados relacionados con esta materia y las tareas de la enseñanza y la docencia universitaria.

En la estructura y desarrollo de la obra se elaboró y siguiÓ una metodo- logía que permitiera presentar ordenados y sistematizados los temas ex- puestos así como los fundamentos históricos, técnicos y jurídicos que demostraran o apoyaran las hipótesis o afirmaciones que se formularan.

Pero la exposición ordenada y metodoiógica no impidió que siempre se cuidara emplear un lenguaje sencillo y llano, evitando el uso de tecni-

cismos o la remisión a textos o citas que el lector no tuviera de fácil acce-

so e incluso fuera un objetivo constante que la obra pudiera explicar

aquellos términos especiales que con cierta frecuencia contienen los orde- namientos jurídicos estudiados.

El libro se componede siete capítulos a través de los cuales se presen- ta el desarrollo de la fase adjetiva de la actividad aduanera, como son: los

regímenes aduaneros, las cuestiones ligadas a las contribuciones relacio- nadas con la actividad aduanera, el procedimiento de despachoen adua-

na, las infracciones y delitos aduaneros y la parte correspondiente a los .medios de defensa de los particulares.

Para retomar y continuar con el estudio de las instituciones y principios propios y exclusivos del Derecho Aduanero iniciado con el primer libro, es-

ta obra empieza con una larga pero justificada y detallada exposición de

los regímenes o tratamientos aduaneros.

Así pues, el Capítulo Primero se destina al estudio pormenorizado de

los reqirnenes aduaneros así como cuestiones ligadas con ellos que si en pocas ocasiones han sido ordenadas y sistematizadas menos han sido analizadas con profundidad, como son los temas referentes a los retornos, las transferencias, las reexpediciones, las operaciones virtuales y los pro- cesos de integración comercial y económica como regímenes aduaneros.

Un aspecto importante en el estudio integral de estos regímenes adua-

neros fue el análisis de los diversos actos o procedimientos posteriores a la declaración de régimen, en particular las cuestiones vinculadas al cam- bio, el desistimiento, la cancelación y la rectificación del régimen aduane-

ro.

El capítulo tenía que abarcar necesariamente el conocimiento del con- cepto de régimen aduanero y su naturaleza jurídica, para lo cual se recu- rrio a los convenios internacionales y a los ordenamientos legales, nacionales y ex:tranjeros, así como a la mejor doctrina sobre el tema. En esta labor también se recurrió a las tesis existentes que miran al régimen citado como un tratamiento que permite la entrada, estadía y salida de las mercaderías al, en o del país con consecuencias fiscales como aquellas contrarias que piensan en el mencionado régimen como un mero trata- miento de pago o de suspensión tributaria.

La exposición desciende de los niveles teóricos y doctrinales para ex- plicar con detalle los principios contenidos en los tratados internacionales y en las leyes mexicanas sobre la materia. En una metodología que se re- pite en todas las cuestiones tratadas en este libro, la exposición de los te-

mas abarca también el estudio y el análisis práctico de las normas y

disposiciones de los reglamentos administrativos así como de las reglas generales, actualizadas, contenidas en la Resolución Miscelánea de Co- mercio Exterior, y además con la inclusión de criterios emitidos por las au- toridades aduaneras o por tesis y jurisprudencias de los tribunales

competentes.

De este modo, el estudio de la parte adjetiva o formal del Derecho

Aduanero se inicia con el análisis del régimen aduanero ya que uno de los

principales elementos o actos del despacho aduanero es la determinación

y la declaración del régimen aduanero por parte del interesado, a grado tal

que hace dificil Imaginar la tramitación del despacho sin la respectiva de-

claración de régimen.

Los Capítulos Segundo, Tercero y Cuarto están dedicados a los aspec-

tos tributarios de la actividad aduanera, para los cuales la obra propone

como elementos del tratamiento o régimen aduanero.

En el Capítulo Segundo referente al estudio de las contribuciones, se

exponen lbs principios de la tributación en general así como su aplicación particular a las operaciones aduaneras. En dicho apartado se podrá en-

contrar los elementos de toda prestación tributaria (sujeto pasivo, objeto,

base gravable, tasa y época de pago) así como los medios de extinción de la obligación fiscal.

Destaca ei análisis y estudio de la causación de los impuestos o contri- buciones al comercio exterior y sus métodos de determinación. En cuanto al hecho imponibie se exponen las diversas posturas que van desde la mera introducción al país o extracción del mismo de las mercancías hasta la presentación de la declaración de consumo y el retiro de las mercancías de las aduanas.

El capítulo no conciuye sin exponer las principales características y ele- mentos de las contribuciones vigentes en la legislación mexicana aplica- bles a la actividad aduanera.

En el Capítulo Tercero se hace la exposición histórica de la tarifa y no-

menclatura arancelaria de México así como de los sistemas de desíqna-

ción y codificación internacionales en que se inspira. Se exponen con detaile la estructura de las Leyes de los Impuestos Generales de Importa- ción y Exportación y, por ende, el análisis de las Notas Legaies, Reglas Generales y Complementarlas para la aplicación e interpretación de la tari- fa, así como las Notas Explicativas y los criterios de ciasificación arancela- ria.

Merece especial atención el estudio de la consulta arancelaria y se ex- pone con detalleel concepto de la inexacta o incorrecta clasificacion aran- celaria así comosus consecuencias legales.

El Capítulo Cuarto se dedica al desarroilo, evoiución y exposición de las cuestiones relacionadas con la valoración aduanera y su importancia y trascendencia no sólo en las cuestiones aduaneras sino tambien en otras materias, tales como precios de transferencia y prácticas desleales de co- mercio internacional.

Ei Capítulo Quinto aloja la exposición ordenada y sistematizada de las normas del despacho aduanero, presentando importantes características que conviene aquí y de una vez resaltar.

La obra presenta al despacho aduanero por su naturaleza jurídica y operativa de procedimiento administrativo cuya finalidad es entregar las \ mercancías al interesado levantando las limitaciones que sobre ellas había impuesto la ley, así como la de autorizar jurídicamente su estadía en el país o en el extranjero.

Este procedimiento administrativo de despacho aduanero tiene diver- sas modalidades impuestas por la ley y otros ordenamientos jurídicos, como son: con o sin depósito ante la aduana, con o sin reconocimiento aduanero, etc.

El conocimiento y descripción dei procedimiento inciuye ei estudio de los documentos y las demas formalidades así como de la exposición de los actos preparatorios y de los actos del despacho, como son la activa- ción del mecanismo de selección automatizado, el reconocimiento adua- nero y la entrega de las mercancías a los interesados.

El Capítulo Sexto se dedicó a la exposición de las infracciones y delitos aduaneros así como a la anotación de sus respectivas sanciones y penas, haciendo comentarios sobre lo casuistico de su regulación y aigunas pro- puestas sobre su reforma.

Finalmente, en el Capitulo Séptimo se enuncian los medios de defensa que estipulan las leyes a favor de los particulares para oponerse a los ac- tos de ias autoridades aduaneras que consideren que afecten injustifica- damentesus intereses.

Este libro al igual que la obra que complementa llamada "Derecho

Aduanero Mexicano" estuvo expuesta. en virtud de las frecuentes reformas

y modificaciones a los ordenamientos aduaneros, a múltiples y constantes

actualizaciones, adiciones y correcciones antes de ser editada. Felizmente se produjo alguna tregua en la que, en un año, no hubo modificaciones a la Ley Aduanera y su Reglamento, y aunque aumentaron consider- ablemente las ocasiones en las que se modifico la RMCE, el contenido de loscambiosno fue sustancial y se pudieron estudiar, analizare incluir rápi-

damente en la obra, y así ésta pudo salir de la imprenta antes de lo previs-

to,

Por último, reitero que las únicas finalidades que pudiera tener el autor

con esta humilde y sencilla obra son contribuir modestamente a la d~usión

y enseñanza del Derecho Aduanero y ser causa de más y mejores publica-

ciones sobre la materia, que con toda certeza superarán los escasos méri- tos de ésta.

México D.F. a 15 de junio de 2000.

PREFACIO

ABREVIATURAS

CAPITULO 1.

LOS REGIMENES ADUANEROS

IN DICE

 

1.

El concepto de régimen aduanero.

25

 

l.

La naturaleza jurídica del régimen aduanero.

28

11.

Las diversas clasificaciones doctrinarias.

29

111.

La clasífícación legal en México.

30

A. En el Código Aduanero de 1952.

30

B. En la Ley Aduanera de 1982.

30

C. En la Ley Aduanera de 1996

31

 

2.

Los regímenes definitivos y sus clases.

32

 

1.

Las importaciones definitivas.

32

\

A. Los elementos del régimen

nitiva.

de importación defi-

34

B. Las importaciones definitivas especiales.

40

11.

Las exportaciones definitivas.

82

A. Los elementos del régimen de exportación defini-

tiva.

',84

B. Las exportaciones definitivas especiales.

88

 

3.

Los

regimenes temporales y sus clases.

101

 

A. Los elementos del régimen de im~ortaci6n tem-

 
 

E~a' para retornar al extranjero e o.

a

el mismo es-

102

 

B. El r~~imen de img¡9rtaci6n temporal para elabo- racio ,transforma Ion o reparacion.

119

 

11.

Las exportaciones temporaJes.

132

 

A. Las características de la exportaci6n temporal.

133

B. Las clases de exportaci6n temporal.

134

C. Las exportaciones temporales especiales.

137

4.

El dep6sito fiscal.

138

r,

Las características del depósito fiscal.

139

 

A.

Duración de la permanencia en el país y en el al-

 

macen.

139

 

B.

Las contribuciones.

140

C. La disponibilidad

de las mercancías.

141

D. La resolución del

régimen.

142

E. La autorización.

144

F.

Las regulaciones no arancelarias.

145

G. La vigilancia de la operación.

145

H. Las formalidades del despacho.

148

l.

Los

informes y reportes.

146

J.

Las garantías.

146

 

11.

Asimilaciones al depósito fiscal.

146

 

A. Las tiendas duty free.

146

B. Los lotes de autos fronterizos.

149

C.

Los

locales para exposiciones internacionales.

150

D.

Las

empresas de la industria terminal automotriz.

151

5.

El tránsito y sus clases.

151

l.

El

tránsito interno.

152

 

A.

Las

características del tránsito interno.

153

11.

El tránsito internacional.

163

A. Las clases de tránsito internacional.

B. Las características del tránsito internacional.

111. Las responsabilidades del régimen.

IV. El t~nsito ~ IQs mOYimi~ntos entre las diversas par-

tes

el tern ano nacrona .

6. Otros regímenes especiales de la legislación mexicana.

1. Los regímenes aduaneros vigentes.

A. E.laborsci~fl, ~ansformación o reparación en re-

cinto sea Iza o.

11. Los regímenes derogados.

A. Los r:i{límenes aduaneros del Código de 1952 ya supn dos.

B. Los r'Vlfmenes aduaneros de la Ley Aduanera de 1982 suprimidos.

7. Los regímenes de transición en la franja o región fronte-

nza.

1.

Los antecedentes.

11.

La naturaleza jurídica.

A. El territorio.

B. El régimen aduanero.

C. El tratamíento fiscal.

111. Las mercancías para franja o región fronteriza.

IV. Las normas de inspección y vigilancia especial.

8. La internación temporal.

1. tos vehículos de residentes fronterizos a resto del pais.

11.

Los

vehículos de extranjeros a región fronteriza.

111.

ifef de maquiladoras y pitex residentes en el resto

e pars.

9.

Los retornos.

l. Los retornos sin régimen aduanero.

163

163

170

171

172

172

172

173

174

174

177

177

180

180

181

181

181

182

183

163

184

184

184

186

B.

El retomo de mercancía en causal de abandono.

186

 

C.

El retorno de

mercancía adquirida en aduana.

186

D.

El retorno de

carros de ferrocarril.

186

 

il.

Los

retornos por desistimiento de régimen.

187

111.

Los retornos de regrmenes definitivos.

187

 

A.

El retorno de

importaciones definitivas.

187

B.

El retomo de

exportaciones definitivas.

189

 

IV.

Los retornos de despacho condicional o reqírnsnes de franquicia.

190

 

A.

El retomo

de

importaciones temporales.

190

B. El retorno de

exportaciones temporales.

191

C. El retorno de elaboración en recinto fiscalizado.

193

D. El retorno

de

depósito fiscal.

193

 

V.

Los retornos por infracción.

194

 

A. Ei retorno de

revisión en origen.

194

B. El retorno de

mercancía ilegal.

195

10.

Las reexpediciones.

195

1.

El concepto legal.

195

11.

La naturaleza jurídica de la

reexpedición.

197

11.

Las transferencias.

198

l.

El concepto.

199

11.

Los tipos de transferencias.

200

 

A.

La transferencia a maquiladoras, pitex y ecex.

200

Las transferencias

B. a empresas de la industria ter-

minal automotriz.

201

C. Lastransferencias de mercancías nacionales.

201

D. Las transferencias

de programas.

202

E.

La transferencia a cuentas aduaneras.

202

F.

La submaquila.

202

G.

La transferencia a arrendadoras.

203

H. La transferencia de carros de ferrocarril.

12.

El cambio de régimen.

l.

El

concepto.

11.

Las clases de cambios de régimen.

13.

El desistimiento de régimen.

14.

La cancelación de régimen.

15.

La rectificación del régimen.

l.

EI¡,rinciPio de la rectificación de los datos del pedi-

 

m

nto.

 

11.

El régimen y la clave de documento.

16.

Las operaciones virtuales.

17.

Los procesos de integración económica.

1. El concepto y los diversos tipos.

A. La zona de Libre Comercio.

B. La Unión Aduanera.

C. El Mercado Común.

D. La Unión Económica.

11. La Fc~rticipac¡ón mexicana en las zonas de libre co-

me ero,

A. La Asociación Latinoamericana de Integración.

B. Los tratados de Libre Comercio.

111.

leas reglas de origen y los procedimientos aduana-

es.

IV.

Las modalidades impuestas por los TLC's.

CAPITU LO 11.

LAS CONTRIBUCIONES A LA ACTIVIDAD ADUANERA

1. Los principios de la tributación.

l. Los ingrasos públicos.

11. Las clases de las contribuciones.

203

203

203

204

206

207

208

208

209

210

213

214

214

215

216

216

218

219

222

223

223

227

227

229

A.

La obligación tributaria.

232

 

B.

Los elementos de las contribuciones.

233

C.

La causación

o nacimiento de la obligación tri-

butaria.

243

D. La determinación de la obligación contributiva.

243

E. La exigibilidad del crédito fiscal.

249

F. La aplicación estricta de las leyes tributarias.

250

2.

Las formas de extinción de las obligaciones tributarias.

251

lo

El pago.

251

 

A.

La época de pago.

251

B.

El lugar de pago.

252

C.

Los modos de pago.

253

D.

Los medios de pago.

253

E.

La mora y sus consecuencias.

253

 

11.

La compensación.

254

111.

La prescripción del crédito fiscal.

256

IV. La

extinción legal por destrucción de mercancía.

256

V. La condonación.

259

VI. El abandono.

260

VII. La exencióno franquicia.

261

 

A.

Las importaciones y exportaciones exentas.

263

B.

La inalienabilidad y cambio de finalidad de las

importaciones exentas.

266

 

VIII.

El diferimiento o suspensión de las contribuciones.

269

IX.

La afectación de las mercancías.

270

3.

Las obligaciones secundarias de los contribuyentes y

terceros.

270

4.

Los impuestos generalesa la importación y exportación.

274

lo

El Impuesto General de

Importación.

275

11.

El Impuesto General de

Exportación.

276

5.

Los impuestos adicionales y especiales.

27(>

A. A la importación.

276

 

B. A la exportación.

277

6.

El impuesto al valor agregado.

277

7.

Los derechos por servicios públicos aduaneros.

279

8. El impuesto especial sobre producción y servicios.

285

9. Otros impuestos especiales.

287

10.

Repercusiones del impuesto sobre la renta.

288

l.

La actividad aduanera en el impuesto sobre la renta.

288

11.

El impacto del impuesto sobre la renta en la activi- dad aduanera.

290

CAPITULO 111.

LA TARIFA Y LA NOMENCLATURA ARAN· CELARlAS

1.

Los antecedentes históricos de la tarifa mexicana.

292

l.

La época colonial.

292

11.

La época

independiente.

293

111.

La época moderna.

294

2.

La estructura de las leyesque contienen la tarifa arance-

laria.

296

1.

Las Tarifas de Importación y Exportación.

297

 

A. La nomenclatura.

297

B. Las notas de sección y de capítulo.

306

C. La unidad de medida o

parámetro.

307

D.

La tasa.

308

 

11.

Las reglas generales para la aplicación de la tarifa.

308

111.

Las reglas

complementarias.

312

IV. Las notas explicativas.

313

V. Los criterios de clasificación arancelaria.

314

VI. La jerarquía normativa de las normas para la clasifi-

cación arancelaria.

315

3.

La clasificación arancelaria.

316

4.

La inexacta clasificación y la consulta arancelaria.

319

l.

Las consecuencias legales de la inexacta clasifica-

ción arancelaria.

319

11.

La.consulta y la objeción de la clasificación arancs-

lana.

321

 

A. La objeción de la clasificación arancelaria decla- rada.

321

B. La consulta de la clasificación arancelaria desco-

nocida.

3:<2

C. La consulta sobre el conflicto entre dos o más

fracciones arancelarias.

322

D. "a. emisión del Criterio de Clasificación Arance-

ana.

324

E. La modificación a las Notas Explicativas.

324

CAPITULO IV.

LA VALORACION ADUANERA

 

1.

La teoría del valor.

 

325

2.

La valoración aduanera.

327

l.

La noción

teórica.

328

11.

La noción

positiva.

328

11I.

El valor aduanero ajustado.

329

 

A. La unificación

de conceptos.

329

B. La unificación

de criterios.

330

C. La~ circunstancias de la libre competencia.

331

D. Laventaa territorio nacional.

332

E.

La compraventa o dominio de las mercancías.

332

 

IV.

Las finalidades de la valoración aduanera.

333

3.

La evolución de la valoración aduanera.

 

334

1.

El valor aduanero y el GAn.

334

11.

La Convención sobre Valor Aduanero de las mer-

 

cancías de Bruselas de

1950.

335

 

111.

El Código Aduanero

de 1952.

336

IV.

La Ley de Valoración Aduanera de las Mercancías de Importación de 1979.

r

337

V.

La Ley Aduanera de 1982.

339

VI. E!jn~reso de México al GATTy el Código de Valora- clon1le 1979.

VII. La reforma legal de 1992.

VIII. El Código de Valoración Aduanera de 1994.

IX. Los métodos de valoración en la Ley Aduanera de

1996.

A. El valor de transacción.

B. Los demás métodos

C. La base gravable de

de valoración aduanera.

las exportaciones.

4. Los casos de excepción al valor de transacción.

l.

Los precios estimados.

11.

La. importación

tenza.

de automóviles en la franja fron-

5. Algunas normas sobre el valor.

A. La manifestación de

B. Las consultas sobre

C. La información confidencial.

D. La adquisición de las mercancfaspor el Estado.

vaior.

la valoración.

CAPITULO V.

EL DESPACHO ADUANERO

1. El concepto y naturaleza del despacho aduanero.

l.

La doctrina y la definición legal.

11.

La naturalezajurídica del despacho aduanero.

2. Las modalidades del despacho.

l.

11.

111.

IV.

V.

Despacho

aduana.

Despacho

aduanero.

aduanero con o sin depósito ante la

aduanero

con

o

sin

reconocimiento

Despacho aduanero por turno o preferente. Despacho aduanero ordinario o extraordinario.

Despacho aduanero escrito, mecanizado o electró-

ruco.

341

343

344

345

345

349

351

351

351

352

352

353

353

353

354

355

355

357

358

358

359

361

361

362

VII. Despacho aduanero con o sin presentación de la mercancía ante la aduana.

VIII. aduanero nacional o internacional.

Despacho

IX. aduanero normal o de regularización.

Despacho

3. La documentación para el despacho.

l.

11.

Las formalidades de las promociones de los particu- lares.

A. El uso de formatos oficiales.

B.

C. La protesta de decir verdad.

D. La reproducción de medios grabados.

E. El conducto formal para dirigirse

a las autori-

La firma de las promociones.

d~~.

El pedimento aduanero.

A. Los datos del pedimento exigidos por la ley.

B. Los datos del pedimento exigidos por el formato oficial y su instructivo de llenado.

C. Los anexos al pedimento.

D. La rectificación del pedimento.

E. Los tipos de pedimento.

4. El procedimiento del despacho aduanero.

preparatorios

1.

Los

actos

previos

y

al despacho

aduanero.

A. La obtención de las RNA's.

B. La elaboración del pedimento.

C. La transmisión y validación electrónica.

D. El pago de las contribuciones.

11. Los actos del despacho aduanero.

A. La presentación

mento.

de

la

mercancía con el pedi-

364

364

364

365

365

365

368

369

369

~9

370

370

375

376

378

384

387

387

388

388

390

391

392

392

B. La activación del mecanismo de selección auto-

matizado.

394

D.

La suspensión del despacho aduanero.

407

 

E.

La libre disposición de la mercancía.

407

F.

El embargo y el PAMA.

408

CAPITULO VI.

LAS INFRACCIONES Y DELITOS NEROS

ADUA·

1.

La clasificación de las infracciones por la Ley Aduanera vigente.

409

2. Las infracciones aduaneras y sus sanciones.

A. Las infracciqnes relacionadas con la importación

o exportaciqn o por Quien introduzca al pars o extraiga de el rnercanclas.

411

411

B. Las infracciones por enajenar, comerciar. adquirir

 
 

cualquier titulo, mar-

canora extranjera, sin comprobat su legal estan-

o tener en su poder, por

cia.

413

C.

Las ¡nfrace/'ones de circulación indebida dentro

del recinto iscal.

414

O.

Las infracciqnes relacionadas con el destino de las mercancras,

414

E.

Las infracciones relacionadas con las obligacio- nes de presentar documentacion y declafaclo- nes.

416

F. Las infracciones relacionadas con el control, se-

quridad y manejode las mercancías de comercio exterior.

G. Las infracciones relacionadas con la clave confi-

dencial de identidad.

H. Las infracciones relacionadas con el uso indebi-

do de gafetes de Identificación utilizados en los recintos fiscales.

1.

J.

Las infracciones relacionadas con la seguridad o

integridad de las instalaciones aduaneras.

Las Jnfracciones r~lacil;madas con el pago extern-

de contrlbucicnes y aprovectiamlentos

poraneo

de almacenes, del Servicio Post¡¡1 Nlexicano y de

los almacenes generales de deposito.

3. Algunas observaciones sobre las sanciones.

421

424

424

425

425

425

4.

La responsabilidad en materia aduanera.

426

 

A. La tentativa punible.

 

427

B. Las presunciones.

 

427

C.

Las

condiciones

y

circunstancias de las infrac-

 

ciones.

 

429

D.

La disminución de las sanciones.

431

 

E. La infracción unificada.

 

432

 

I

 

F. La coparticipación.

 

433

G. Las infracciones con responsabilidad del agente aduanal.

434

S.

Las excluyentes de responsabilidad.

 

434

 

A. A favor del

agente aduanal.

434

B. A favor

del

importador temporal de vehículos.

435

C. A favor de los tenedores o adquirentes de mer- cancías de uso personal.

435

D. Por deficiencias de programas.

 

436

6.

La caducidad de las facultades sancionatorias.

436

7.

El destino

de

la recaudación de las sanciones econó-

micas.

437

8.

Los delitos en la ley vigente.

 

438

1.

Análisis de los deiitos.

438

11.

Los requisitos de procedencia de la acción penal.

441

111.

El sobreseimiento del proceso

penal.

442

IV.

La concurrencia de la sanción administrativa y de la pena judicial.

442

V.

La prescripción de

la acción penal.

442

VI.

Las calificativas de

los delitos aduaneros.

443

VII.

La tentativa punible.

 

443

VIII.

Las presunciones de contrabando.

443

CAPITULO VII. LOS MEDIOS DE DEFENSA

1.

La Junta Técnica.

 

445

2. El Procedimiento Administrativo en Materia Aduanera.

446

3. Los recursos administrativos,

 

446

4. Ei juicio de nulidad.

447

5. El juicio

de amparo.

447

ABREVIATURAS

NUI

Ley Aduanera, publicada en el O.O.F. de 15 de diciembre de 1995, en vigor desde el 10. de abril de 1996, reforma- da mediante Oecretos publicados en el O.O.F. de 30 de diciembre de 1996 y 31 de diciembre de 1998.

AUI

Ley Aduanera de 1982, abrogada con la anterior.

CFF

Código Fiscal de la Federación, publicado en el O.O.F. de

31

de diciembre de 1981.

L1GI

Ley del Impuesto General de Importación, publicada en el O.O.F. de 18 de diciembre de 1995, en vigor el 10. de enero de 1996.

L1GE

Ley del impuesto General de Exportación, publicada en el O.O.F. de 22 de diciembre de 1995, en vigor el 10. de enero de 1996.

LCE

Ley de Comercio Exterior, publicada en el O.O.F. de 27 de julio de 1993.

NRUI

Reglamento de la Ley Aduanera, publicado en el O.O.F. de 6 de junio de 1996, en vigor.

ARUI

Reglamento de la Ley Aduanera, publicado en el O.O.F. de

18

de junio de 1982, abrogado.

RLCE

Reglamento de la Ley de Comercio Exterior, publicado en el O.O.F. de fecha 29 de diciembre de 1993.

RMCE

Resolución Miscelánea de Comercio Exterior.

SHCP

Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

SECOFI

Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.

TFF

Tribunal Fiscal de la Federación.

SAT

Servicio de Administración Tributaria

PRIMERAS REGLAS GENERALES DE 1982.

Las Reglas de Carácter General en Materia Aduanera, publicadas en el O.OF de 18 de junio de 1982, fe de erratas de 29 de julio de 1982,

REGLAS GENERALES PARA 1996. Las publicadas en el O.O.F. de fecha 31 de Marzo de 1996, con vigencia para el mes de abril de 1996, expedidas en definitiva con la Tercera Reso- lución que las modificó, publicada en el O.O.F. de 13 de junio de 1996, con vigencia hasta el 31 de marzo de 1997. REGLAS GENERALES PARA 1999

Las publicadas en el O.O.F. de 31 de marzo de 1999.

REGLAS GENERALES PARA 2000.

Las publicadas en el O.O.F. de 28 de abril de 2000.

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

25

CAPITULO I

LOS REGIMENES ADUANEROS

1. EL CONCEPTO DE REGIMEN ADUANERO

La NLA establece en su artículo 90 que las mercancías que se introduz- can a territorio nacional o se extraigan del mismo, podrán ser destinadas a algunode los regímenes aduaneros que ahí enuncia, añadiendo su artícu- lo 91 que los agentes y los apoderados aduanales señalaran en el pedi-

mento

y

manifestarán bajo protesta de decir verdad el cumplimiento de las obliga- ciones y formalidades inherentes al mismo, incluyendo el pago de las cuo-

tas compensatorias, señalando además en el artículo 54 que el agente

aduanal será responsable, entre otras régimen aduanerode las mercancías.

el

régimen

aduanero

que

solicitan

para

las

mercancías

cosas, de la determinación de dicho

Dicho ordenamiento legal expone en sus artículos 96, 102, 106, 115, 119, 124 Y 135 en que consisten o que se entiende por los regímenes de importación definitiva, exportación definitiva, importación temporal, expor- tación temporal, depósito fiscal, tránsito y elaboración, transformación o

reparación en recinto fiscalizado, respectivamente, pero no consigna una definición genérica de régimen aduanero.

En los siguientes párrafos se exponen esos conceptos generales con- tenidos en las Convenciones Internacionales así como las definiciones aportadas por la doctrina aduanera.

Para

el

aduanero

es' "la destinación que puede recibir según las leyes rregla-

Consejo

de Cooperación Aduanera de Bruselas el régimen

mentos aduaneros, las mercancías sujetas al control de la aduana"

bién para ese Consejo "las expresiones customs procedures

y tam-

y régimes

Glosario de Términos Aduaneros Internacionales.

26

EDICIONES FISCALES ISEF, SA

douaniere utilizadas en los textos inglés y francés "abarcan todas las nor- mas relativas al tratamiento aplicable a las mercancías a las que se asigna un destino aduanero específico."2

Para la ALADI es "el tratamiento aplicable a las mercaderías sometidas al control de la aduana, de acuerdo con las leyes y reglamentos aduane- ros, según la naturaleza y objetivos de la operación",3

Para el Informe Razonado de la ALA ""la denominación sirvs.i.para dar al ciudadano una idea más clara de que la intención con la que se introdu- cen o extraen mercancías determina que a éstas se les aplique un trata- miento determinado, es decir, un estatuto o régimen."

El Maestro Carvajal Contreras señala que "

podemos

afirmar que las

normas aduaneras establecen las formas de destinación y los particulares podrán voluntariamente seleccionar para sus mercancías, alguna de esas

formas

"4

Velázquez Elizarrarás comenta que "es el conjunto de actos de la admi- nistración y del particular interesado que se encuentran sometidos a las normas legales y reglamentarias, respecto del destino de las mercancías de importación y exportación que el propio particular ha seleccionado de los sistemas reconocidos por la LA, a efecto de cumplir con las obliga- ciones propias del régimen para su desaduanamiento o liberación de la mercancía". 5

De los preceptos legales y definiciones anteriores se desprenden varias

características y elementos que contribuyen a delimitar el concepto del ré-

gimen aduanero, como son:

1. Toda introducción al pais o extracción del mismo de mercancías debe tener un destino o finalidad.

2. Ese destino o finalidad no es irrestricto, sino sólo puede ser alguno

de los previstos en la ley.

3. Dicho destino o finalidad legal es elegido por la Intención o voluntad

del particular interesado.

2

3

4

5

Consejo de CooperacIón Aduanera. Introducción de la Convención de Kyoto. Simplificación y Armonización de los Procedimientos Aduaneros. Antecedentes. Beneficios y Procedimiento para la Adhesión. VersIón en español. Bruselas, Bél- gica. Página 26.

Glosarlo de Términos Aduaneros Latinoamericanos.

Contreras Carvajal, Máximo. Derecho Aduanero. Editorial Porrúa. México D.F.

Tercera Edición. 1988. Página 353.

Velázquez Elizarrarás, Miguel Angel. Ley Aduanera Comentada. MV Editores.

México D.F. 1991. Pá9ina 149.

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

27

4. A cada destino aduanero específico la ley le asigna un tratamiento o estatuto.

Como después se estudiará con detalle, el estatuto aplicable a cada uno de los tipos legales de destino aduanero se compone de numerosas materias que son:

1) la finalidad de la entrada o salida.

2) la duración de la estadía.

3) la causación y pago de las contribuciones.

4) la disponibilidad de las mercancías.

5) el retorno de las mismas o resolución de la operación .

. 6) la autorización previa.

7) la vigilancia.

8) las formalidades del despacho.

9) las regulaciones no arancelarias.

10) los informes y reportes.

11) las garantías.

Estas materias del tratamiento o estatuto que componen el régimen tie- nen las siguientes premisas y contenidos.

mercancías del país es el

elemento subjetivo que califica al régimen y debe ser coincidente con las

previstas en la ley, como son: la permanencia; el uso y retorno;

mación, elaboración o reparación y su retorno; el traslado por el territorio nacional o extranjero para su posterior reingreso; el almacenamiento y la

transformación en recinto fiscalizado, etc.

La finalidad por la cual se ingresan o extraen

la transfor-

Por cuanto hace a la duración de la estadía de las mercancías en el

país o en el extranjero, las normas aplicables a cada uno de los regímenes

aduaneros determinarán si debe ser por tiempo limitado o portiempo ilimi- tado.

Respecto a la causación y pago de contribuciones, los regímenes aduaneros pueden prever: al el pago b) la libre importación o exportación c) la franquicia y d) la suspensión o diferimiento.

28

EDICIONES FISCALES ISEF, S.A.

Las reglas de cada régimen sobre la disponibilidad de las mercancías condicionarán su circulación libre 0, por el contrario, la restricción a su

enajenación o al cambio de uso.

Las características de retorno o resolución de cada régimen, establece-

rán que las mercancías deban o no regresar

gún sea el caso.

al

extranjero o al país, se-

Otra materia del régimen aduanero es la autorización para poder elegir someter las mercancías a un régimen, distinguiendo así a los de libre elec-

ción; los que requieren previa autorización y los prohibidos.

Las cargas de vigilancia de las obligaciones impuestas por el régimen

son otras de las características de cada uno de ellos, mientras que las for-

malidades de tramitación a que se somete también es otro de los elemen-

tos del estatuto.

Las regulaciones y restricciones no arancelarias son un apartado im- portante del régimen, pues además de imponer requisitos a la calidad de las mercancías, también pueden ordenar prohibiciones y otras restriccio- nes que limiten la cantidad o el volumen de las mercancías que se pueden importar o exportar.

Finalmente los informes y reportes y las garantías que se deban o no otorgar son apartados sobre los cuales versa ese conjunto de normas que se constituye en un tratamiento general por cada régimen.

Por lo tanto. el régimen aduanero es, por una parte, el tipo legal de destino o finalidad para la introducción al país o la salida del mismo de mercancías, determinado voluntariamente por el particular y, por otra par- te, el conjunto de normas jurídicas aplicable al tipo legal específico de destino aduanero, mismo que determina el conjunto de obligaciones y de- rechos para la introducción de mercáncías al país o su salida del mismo.

l. La naturaleza jurídica del régimen aduanero

Entre los temas que más han resentido la inexistencia de una nutrida doctrina de Derecho Aduanero está aquel sobre la naturaleza jurídica del destino legal aduanero y de su respectiva regulación o tratamiento o sea, del régimen aduanero.

En efecto, en la práctica aduanera se discute, por las muchas conse- cuencias jurídicas que tiene, si el régimen aduanero es un tratamiento fis- cal (de pago, de no sujeción, de franquicia o de suspensión) que condiciona el tipo y la duración de la estadía de la mercancía (temporal o definitiva) o, por el contrario, si el régimen aduanero consiste en la finali- dad de la introducción al país o extracción del mismo de las mercancías y la duración de su estadía. con repercusiones fiscales.

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS

ADUANEROS

29

Giuliani Fonrouge implícitamente sostiene la naturaleza de franquicia fiscal del régimen aduanero, cuando analiza, dentro del rubro de exencio- nes y franquicias, a los regímenes suspensivos, a los que define como aquellos a que se "encuentran sujetas mercaderías extranjeras, normal- mente gravadas, que pueden cruzar el territorio nacional o permanecer en él sin tener que satisfacer los derechos aduaneros e incluyen los de tránsi- to, zonas francas, draw back y admisión temporal".6

Antes, Lucien Mehl también expuso que el régimen aduanero era fran- quicia, cuando bajo el título "los regímenes aduaneros", estudió los regí- menes suspensivos de derechos aduaneros, cuya definición fue utilizada

por el autor anterior, añadiendo como una de sus clases al régimen de

paso en depósifo. 7

Sin embargo, si se observa que el tratamiento fiscal constituye sólo una de las numerosas materias de cada régimen aduanero, no podría enton- ces identificarse al todo con sólo una de sus partes, por lo que se podría afirmar que el contenido del tratamiento que constituye el régimen, mues- tra que es sui generis de la materia aduanera, o sea aduanero, pues se hace consistir simultáneamente en la finalidad de la entrada al país o sali- da del mismo de mercancías; el tipo y duración de su estadía; la disponibi- lidad de dichas mercancías; su retorno o la resolución de la operación; el requerimiento o no de autorización previa; la exigencia o no de vigilancia; las formalidades del despacho que se deben agotar; el cumplimiento de regulaciones y restricciones no arancelarias; los informes y reportes; las garantías que se deben satisfacer y, finalmente, de manera adicional y no esencial, por la causación y pago de las contribuciones.

11. Las diversas clasificaciones doctrinarias

La literatura sobre la clasificación doctrinaria de los regímenes aduane- ros también es escasa, pero de las clasificaciones conocidas -antiguas por cierto- se aprecia que algunas de ellas se formularon con criterios tributa- rios: los suspensivos de pago, los devolutivos de derechos y los liberato- ríos de pago de derechos.f

Otras clasificaciones, que no sobrestiman el elemento tributario, se fun- dan en otros criterios como la naturaleza del movimiento transfronterizo o el tipo de operación (importación, exportación o tránsito) y como elemento secundario la duración de la estadía de la mercancía en el país o en el extranjero (definitiva o temporal).9

6

Giuliani Fonrouge, Carlos M. Derecho Financiero. Tercera edición. Ediciones Depalma. Buenos Aires. 1977. Volumen 11. Página 843. Citando a Duverger. Fi- nances Publiques (6a. Edición. Presses Universitaires, Paria. 1968. Página 599).

7

Mehl, Lucien. Elementos de Ciencia Fiscal. Bosch Casa Editorial. Barcelona, Es- paña. Página 185. Versión en español de la edición francesa 1959.

B

Opazo Ramos, Hugo. Legislación Aduanera. Página 49

30

EDICIONES FISCALES ISEF, S.A.

Otras clasificaciones son resultado de análisis de la legislación positiva de los países, formando un acervo de Derecho Comparado que arroja luz en la elaboración cientffica de una clasificación que pueda sar aceptada de manera general por la doctrina. Este es el método de los trabajos de la

aMA.

111. La clasificación legal en México

A. En el Código Aduanero de 1952

Los antecedentes de la clasificación legal de los regímenes aduaneros se encuentran en el artículo 70. de ese Código a los que denominaba ope- raciones aduaneras y que clasificaba en:

1. Importación: definitiva, temporal y especial.

2. Exportación: definitiva, temporal y especial.

3. Tránsito internacional: por territorio nacional y por el extranjero.

4. Transbordo,

Ese Código denominaba importaciones especiales a los retornos al país de mercancías que se habían exportado en definitiva y, por otra parte, exportaciones especiales a los retornos al extranjero de mercancras "que habiéndose importado, no estén nacionalizadas".

Adicionalmente y no obstante que el precepto no las enumeraba, tam- bién se permitían las operaciones de tránsito interno bajo la denominación de envlos a aduanas interiores (art. 456) y el depósito fiscal, como modali· dad de la importación definitiva (art. 442).

B. En la Ley Aduanera de 1982

Posteriormente, el artículo 63 de la ALA consagró por primera ocasión en la ley mexicana el uso del término reglmenes aduaneros y también for- muló una clasificación de ellos:

1. Definitivos.

A. De Importación

B. De exportación

2. Temporales.

A. De Importación

a) Para retornar al extranjero en el mismo estado.

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

31

b)

Para elaboración, transformación o reparación.

e)

Para depósito industrial.

B. De exportación

al Para retornar al país en el mismo estado.

b) Para elaboración, transformación o reparación.

3. Importación para reposición de existencias.

4. Depósito Fiscal.

5. Tránsito de mercancías

Las novedades fueron la inclusión de los regímenes de importación

temporal para depósito industrial; la importación para' reposición de exis- tencias; el depósito fiscal como un régimen aduanero distinto y diferente; la ampliación del régimen de tránsito al interno y la eliminación del trans-

bordo y de las operaciones especiales (retornos) como regímenes adua-

neros.

Durante la vigencia de ese ordenamiento legal, los reglmenes aduane-

ros sufrieron diversas reformas que fueron las siguientes:

1. En la reforma legal para 1991 se limitó el régimen de importación

temporal para elaboración, transformación o reparación a en programas de maquifa o de exportación; se adicionó el régimen aduanero marinas tu- risticas y se eliminaron los regímenes aduaneros de importación temporal para depósito industrial y de importación para reposición de existencias.

2. En la reforma legal para 1992 se adicionó al régimen de marinas tu-

rísticas el de campamentos de casas rodantes.

3. Finalmente, en la reforma legal para 1994 se adicionó el régimen ela-

boración, transformación o reparación en recinto fiscalizado.

C. En la Ley Aduanera de 1996

El articulo 90 de la NLA conservó esa clasificación pero eliminó los regí-

menes aduaneros de marinas turísticas y campamentos de casas rodan- tes, disponiendo que las mercancías bajo esos regímenes tenían plazo de

un año para cambiar al régimen de importación temporal.

AsI pues, la clasificación legal en vigor es la siguiente:

1.

Definitivos.

A. De Importación

32

EDICIONES FISCALES ISEF, S.A.

B. De exportación

2. Temporales.

A. De importación

al

b)

Para retornar al extranjero en el mismo estado.

Para elaboración, transformación o reparación en programa de maquila o de exportación.

B, De exportación

a) Para retornar al país en el mismo estado.

b) Para elaboración, transformación o reparación.

3. Depósito fiscal.

4. Tránsito de mercancías.

A. Interno

B. Internacional

5. Elaboración, transformación y reparación en recinto fiscalizado.

2. LOS REGIMENES DEFINITIVOS y SUS CLASES

De la clasificación legal que se anotó ya se puede observar que los re- gímenes definitivos son únicamente dos: 1) las importaciones definitivas y 2) las exportaciones definitivas.

Del estudio de las normas jurídicas que los regulan se desprenden las modalidades de cada uno de ellos.

l. Las Importaciones definitivas

El Código de 1952 definía, en el artículo 80. fracción 1, a la importación definitiva como el arribo de mercancfas extranjeras destinadas a su consu- mo o uso dentro del país, mientras que la Convención Internacional Sobre la Simplificación y Armonización de los Regímenes Aduaneros del Conse- jo de Cooperación Aduanera (CCA) de 18 de mayo de 1973 (Convención de Kyoto), denominó el despacho a consumo como "el régimen aduanero

en virtud del cual las mercancías importadas pueden permanecer deñniti- vamente dentro del territorio aduanero" .10

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

33

De estos ordenamientos se desprende la tesis que las importaciones

son definitivas cuando se destinan al consumo y I se despachan al consu- mo, cuando pueden permanecer definitivamente en el país.

En el extremo contrario, sin la inclusión de consideraciones finalísticas,

el Glosario de Términos Aduaneros Intemacionaies del CCA señala que la

importación definitiva es "la acción de introducir en un territorio aduanero una mercancía cualquiera" y para el Glosario de Términos Aduaneros Lati-

noamericanos de la ALADI es "la entrada de cualquier mercancía en un te-

rritorio aduanero".

Estas definicíones, sin embargo no distinguen las importaciones definí- tivas de otros regímenes como los temporales, el depósito fiscal y el trán-

. sito, pues en todos ellos se presenta la introducción de mercancías en un

territorio aduanero.

Desde el artículo 70 de la ALA, se suprimió el señalamiento de que en

las importaciones definitivas la entrada de mercancías fuerapara destinar- las a "consumo" dentro del territorio nacional, dada la relatividad que tiene ese término no sólo en los procesos económicos y comerciales sinotam- bién en su acepción jurídica.

Actualmente, el artículo 96 de la NLA señala que:

"Se entiende por régimen de importación definitiva la entrada

de mercancías de procedencia extranjera para permanecer en

el territorio nacional por tiempo ilimitado".

De este concepto legal se pueden desprender las siguientes elemen-

tos:

1.

Entrada de mercancías.

2.

De procedencia extranjera.

3.

Para permanecer en el territorio nacional.

4.

Por tiempo ilimitado.

De estos elementos legales se puede observar que cuando la ley men-

ciona "entrada de mercancías" lo hace para diferenciar a la importación de

la exportación, pero no determina la calidad del hecho generador de las contribuciones o la función de los otros elementos de la.definición, ya que

el régimen es un tratamiento legal y no una acción o conducta.

Para la determinación de definitiva de la importación, la definición omite la calificación del origen o de "nacionalidad" de las mercancías, bastando que ellas al entrar al país provengan del extranjero, disposición congruen- te con la supresión legal de las calidades de "nacionalidad" de las mer-

cancías.

34

EDICIONES FISCALES ISEF, SA

Persiste, para la configuración legal del régimen de importación definiti- va, el elemento subjetivo que consiste en la intención de que las mercan- cías permanezcan en el país, circunstancia que lo distingue del régimen de tránsito, mismo que no busca esa permanencia sino sólo su paso mo- mentáneo por el territorio nacional.

Pero no basta para la configuración del régimen de importación definiti- va la intención de que las mercancías permanezcan en el país, sino que también la voluntad o intención debe ser por una estadía por tiempo ilimi- tado, finalidad que permite distinguirlo de los regimenes temporales y de otros que por naturaleza tienen una estadía por tiempo limitado, como el depósito fiscal y el de elaboración o transformación en recinto fiscalizado.

A. Los elementos del régimen de Importación definitiva

Cada una de las diversas materias sobre lasque versa y se compone el tratamiento aplicable a este tipo legal de destino aduanero, son los ele- mentos del régimen aduanero, mismos que se estudian en los siguientes incisos.

a) La finalidad de la entrada al país de las mercancías

El artículo 96 de la NLA es expreso en cuanto a la finalidad que persi- gue quien elige este régimen, es decir, que las mercancías se introduzcan al país para permanecer en él.

En cuanto a los motivos particulares de la permanencia, la ley no hace ninguna distinción o limitación razón por lo cual las mercancías podrán ser destinadas a cualquier uso, disfrute o cometido, como la simple tenencia, el uso,la custodia o almacenamiento. la exhibición, transformación o repa- ración y en general, cualquier acto económico o jurídico, como la enajena- ción e incluso la destrucción física.

Se podrá observar que la legislación abandonó la noción del "consu- mo" para calificar el motivo de la permanencia de las mercancías en el país, ya que ciertamente resulta muy limitado en relación con todos los ac- tos o hechos, económicos o jurídicos, que sobreellas se pueden ejecutar y que se citan, de manera ejemplificativa, en el párrafo anterior.

b) La duración de la permanencia en el país

El artículo 96 de la NLA señala que la duración de la permanencia en el territorio nacional es por tiempo ilimitado, caraclerlstica que según el Infor- me Razonado de la ALA distingue a la importación definitiva de los demás regímenes. 11

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

35

Ciertamente, en los demás regímenes previstos en la ley la permanen-

cia en el país está limitada a cierto tiempo.

En el régimen de importación temporal las mercancías deberán retor-

nar al extranjero en el mismo estado hasta por un mes, seis meses, un

año, diez años o por el plazo que dure la calidad migratoria, acorde al tipo de mercancía o del importador (art, 106 NLA). En los casos de mercancías

que retornarán al exterior después de ser elaboradas, transformadas o re-

paradas por empresas maquiladoras o con programas pitex, hasta por 18 meses, dos o cinco años o por el plazo previsto en la Ley del Impuesto Sobre la Renta para su depreciación, según el caso (art, 108 de la NLA).

En el régimen de depósito fiscal la permanencia en el almacén podría ser hasta por un año (art. 436 Código de 1952), después fue de 2 años (art. 96 de la ALA) o por el plazo acordado por el Almacén General de De- pósito con el interesado (art. 119 NLA Yregla 3.22.9.).

En el tránsito intemo se establecen plazos máximos conforme con la distancia entre la aduana de entrada y la aduana de despacho. Los plazos que establece la tabla en vigor son de uno hasta 25 días (art. 128 NLA, regla 3.24.2 y anexo 15).

En el tránsito internacional el tiempo está limitado a 10 días hábiles (art.

132 NLA Y regla 3.24.9.), cuando se inicie en la frontera norte y se termine

en ia frontera sur del país. En cualquier otro caso rigen los plazos del pá- rrafo anterior.

Finalmente, tratándose del régimen de elaboración, transformación o

reparación en recinto fiscalizado aunque la ley no señala un plazo, debe

entenderse que éste será hasta por el plazo acordado con el recinto (art.

135 NLA).

En este sentido, "tiempo ilimitado" significa que la mercancía está auto-

rizada para permanecer en el país indefinidamente, no obstante que con-

formecon la operación comercial la mercancía deba retornar al extranjero.

Es interesante comentar que el régimen de importación definitiva pue-

de agotarse o terminarse, no obstante que la ley señala la permanencia por tiempo ilimitado. El régimen concluye cuando se termina la permanen-

cia, es decir, cuando la mercancía abandona el país, sin que lo anterior

contradiga su carácter de estadía ilimitada, ya que su salida del país le

puso fin a la permanencia.

Como ya se expuso, todo régimen tiene una finalidad y la de la impor-

tación definitiva es la permanencia en el territorio nacional, de tal suerte

que al abandonar el país se ha culminado esa finalidad y por lo mismo, el

régimen.

Tan cierto resulta lo anterior, que las mercancías importadas en definiti- va sólo pueden salir del país en forma de sustitución o bajo el régimen de

36

EDICIONES FISCALES ISEF, S.A.

exportación temporal, ya que de lo contrario se deben someter a las mis-

mas disposiciones como si nunca hubieraningresado.

Lo anterior, tira la teoría de la nacionalidad de las mercancias, toda vez que no puede sostenerse que esa nacionalidad se adquiera cuando entra ai país la mercancfa y se pierda cuando sale del mismo.

Por lo tanto, permanecer en el territorio nacional por "tiempo ilimitado"

no significa la posibilidad de múltiples o irrestrictas salidas y entradas al

territorio nacional.

e) El pago de las contribuciones

En las actividades aduaneras los impuestos al comercio exterior se

causan cuando las mercancías se introducen o extraen del territorio nacio-

nal, por lo tanto, la obligaci6n tributaria se generará sin relevancia del régi-

pero existen

disposiciones particulares sobre su determinación y pago específicas para cada tipo de régimen aduanero.

men aduanero bajo el cual se amparan

esos hechos,

En la importación definitiva la regla general está consignada en el ar-

tículo 95 de la NLA y consiste en que los impuestos al comercioexterior se deben de pagar, salvo únicamente las exenciones que estén previstas en

la tarifa de la L1GI, en ios tratados internacionales y en la NLA.

d) La disponibilidad de las mercancías

Las disposiciones aduanerasestablecen en determinados casos o regí- menes aduaneros limitaciones al uso, goce, disfrute o dominiode las mer- cancías durante su estancia o permanencia en el territorio nacional. Así, por ejemplo: en los siguientes casos:

1. En depósito ante la aduana

El articulo 25 de la NLA limita los actos que se pueden ejecutar sobre

las mercancías en depósito ante la Aduana, tales como la custodia, exa- men, toma de muestras, etc.

Respecto de su enajenación o cambio de destinatario, no existe limita-

ci6n legal alguna, por lo que es dable y lícito que sean susceptibles de

trasladar la propiedada terceros.

2. En el régimen de fmportaclón definitiva

Más concretamente, en cualquierrégimen de importación, el artículo 63

de la NLA ordena que las mercancías importadas al amparo de alguna

franquicia, exención o estímulo fiscal no podrán ser enajenadas ni destina- das a propósitos dlstintos de los que motivaron el beneficio, precisando que su enejsnación procederá cuando no se desvirtúen dichos propósitos

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

37

y cuando procada, el adquirente quedará subrogado en las obligaciones del importador.

3. En el régimen de Importación temporal

El artículo 105 de la NLA establece que la propiedad o el uso de las mercancias destinadas a este régimen no podrá ser objeto de transferen-

cia o enajenación, excepto entre rnaqulladoras, pitex y empresas de co-

mercio exterior (ECEX), cuando cumplan con las condiciones que establezca el reglamento.

4. En el régimen de depósito fiscal

El artículo 119 quinto párrafo de la NLA establece que las mercancías que se encuentren en depósito fiscal, siempre que no se altere o modi- fique su naturaleza o las bases gravables para fines aduaneros, podrán

ser motivo de actos de conservación, exhibición, colocación de signos. de

identificación comercial, empaquetado,

examen, demostración

y toma

de muestras. Por lo tanto, no pueden ser objeto de elaboración, transfor- macíón, reparación y muchos otros actos más.

Por cuanto hace a la enajenación el articulo 122 de la NLA permite su

enajenación a terceros, previa conformidad del almacén, supuesto en el

cual los adquirentes quedarán subrogados en los derechos y obligaciones

respectivos.

5. En el régimen de tránsito

Acorde con el artículo 124 de la NLA ei tránsito, interno e internacional,

consiste en el traslado de mercancías, bajo control fiscal, de una aduana nacional a otra, en vehículos que, conforme a la regla 3.28.3., deben tener los compartimentos de carga cerrados y asegurados con candados ofi-

ciales.

Es pues claro, que las mercancías no pueden ser objeto de actos diver- sos al simple traslado por el territorio nacional y su enajenación a terceros no permitida, mientras las mercancías no arriben de modo oportuno a la

aduana respectiva.

6. En el régimen de elaboración, transtormaclón o reparación en re-

cinto fiscalizado

Acorde con el articulo 135 de la NLA las mercancías sujetas a este régi- men pueden y deben ser objeto de esos actos de transtormacíón indus-

trial, pero en todo caso s~ disponibilidad está afectada a que se retornen siempreal extranjero y no pueden destinarse al territorio nacional. Su ena-

jenación a terceros es bien posible, dado que la ley no contiene dispcsi-

eión alguna en contrario, máxime que su adquisición es natural a su esencia, pues se elaboran para ser retornadas al extranjero.

38

EDICIONESFISCALES ISEF, S.A.

El objeto de este recorrido es observar que las mercancías se someten en la ley a ciertas limitaciones, pero esas no se encuentran para la impor- tación definitiva, salvo cuando se realice al amparo de alguna franquicia o exención, en la que su enajenación y uso están limitados, y fuera de esa excepción, es posible ejecutar sobre ellas cualquier acto de transforma- ción material o disposición jurídica.

e) El retorno de las mercancías o la resolución de la operación

Cuando el artículo 96 de la NLA señala que la permanencia en territorio nacional es por tiempo ilimitado, también repercute en la ausencia de obli- gación de retornar las mercancías al extranjero.

Esta afirmación no significa que el régimen de importación definitiva no sea resolutivo, pues él se termina cuando las mercancias son extraídas del territorio nacional en condiciones tales que no les abarcan las posibilida- des legalesde excluirse de someterse de nuevo y otra vez más a un régi- men de importación definitiva (sustitución de importaciones definitivas, exportación temporal y en el plazo de excepción de las exportaciones defi- nitivas).

f) La autorización previa para someter las mercancías al régimen

Desde los artículos 321, 411, 441 Y 456 del Código de 1952 y hasta la ALA de 1982, rigió el sistema de autorización previa para someter las mer- cancías a despacho bajo determinados regímenes aduaneros.

El artículo 64 de la ALA de 1982, en su redacción original, señalaba que "Se autorizará el régimen solicitado si se cumplen los requisitos exigidos para ello por esta Ley y su Reglamento, excepto en los regímenes defini- tivos que no requerirán autorización", disposición suprimida en la reforma legal para 1991, año en que se estableció en la legislación mexicana el principio de que no se requiere-autorización previa aduanerapara someter las mercancías a algún régimen aduanero.

En resumen, para someter las mercancías al régimen de importación definitiva no se requiere de autorización previa por parte de las autorida- des aduaneras.

Es importante distinguir esta autorización previa aduanera de cualquier Regulación No Arancelaria (RNA) que se traduzca en un permiso previo o autorización previa y que pueda ser exigible en las importaciones defini- tivas.

g) La vigilancia de la operación

No existe en los ordenamientos legales aduaneros ningunadisposición que establezca la facultad de las autoridades aduaneras para vigilar las importaciones definitivas mediante actos de vigilancia especiales y diferen- tes de los derivados del ejercicio de las facultades de comprobación, co-

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

39

mo antaño existieron para otros regímenes aduaneros, como el artículo 81 de la ALA de 1982, derogado desde 1991.

h) Las formalidades del despacho aduanero

El artículo 95 de la NLA dispone que las importaciones definitivas esta- rán sujetas al cumplimento de las formalidades para su despacho, consig- nando así una obligación adicional y diferente al pago de los impuestos al comercio exterior y al cumplimiento de las regulaciones no arancelarias:

El término formalidades tieneuna amplísima riqueza de acepciones jurí-

dicas, significando tanto acto, trámite, procedimiento, manifestación formal

o solemne de un acto jurídico y hasta requisito dentro de un proceso o procedimiento.

El artículo 35 de la NLA establece que se entiende por despacho adua- nero el conjunto de actos y formalidades relativos a la entrada de mercan- cías al territorio nacional y a su salidadel mismo, que de acuerdo con los diferentes tráficos y regímenes aduaneros establecidos en ese ordena- miento, deben realizar en la aduana las autoridades aduaneras y los con-

signatarios, destinatarios, propietarios,

poseedores o tenedores en las

importaciones y los remitentes en las exportaciones, así como los agentes

o apoderados aduanales.

Ese conjunto de actos y formalidades del despacho aduanero se en- cuentran previstos en los artículos 36 y 43 de la NLA y se hacen consistir básicamente en: a) presentar ante la Aduana un pedimento en la forma ofi- cial aprobada por la SHCP b) presentar la mercancía ante la Aduana c) activar el mecanismo de selección automatizado d) practicar el reconoci- miento aduanero, si resulta ordenado por el anterior mecanismo y e) en- tregar la libre disposición de la mercancía.

En cumplimiento del artículo 95 de la NLA, por regla general las impor- taciones definitivas deben acatar esas formalidades, existiendo algunas excepciones, como por ejemplo: la no presentación de pedimento en las importaciones definitivas de ios pasajeros internacionales o la faita de re- conocimiento cuandoel mecanismo de selección automatizado determinó "desaduanamiento libre".

1) Las regulaciones y restricciones no arancelarias

Igualmente el artículo 95 de la NLA indica que los regímenes definitivos se sujetarán al cumplimiento de las demás obligaciones en materia de re- gulaciones y restricciones no arancelarias.

Como las RNA's se establecen conforme a las disposiciones de la LCE, en el Acuerdo expreso y específico que ordena esa Ley, se determinan las mercancías que se sujetan y el régimen aduanerobajo el cual se introdu- cen o extraen del país.

40

EDICIONES FISCALES ISEF, SA

De este modo, las importaciones definitivas deberán de cumplir con las RNA's cuyos acuerdos que las establezcan expresamente señalen este ré- gimen aduanero o indiquen la introducción al territorio nacional indepen-

dientemente del régimen bajo el cual lo hagan.

j) Los Informes y reportes

En algunos regímenes aduaneros. como los temporales para transfor- mación, las disposiciones legales y reglamentarias ordenanque los intere- sados presenten a las autoridades aduaneras ciertos informes o reportes

periódicos. En el caso de las importaciones definitivas, no existe obliga-

ción de esta índole.

k) Las garantías

No existe para la importación dafinitiva la obligación legal de otorgar

garantía como una condición para someter las mercancías a ese régimen.

Es oportuno precisar que la obligación de anexar al pedimento una ga- rantia cuando el valor declarado sea inferior al precio estimado estable- cido por la SHCP, conforme al artículo 36 fracción I inciso e) de la NLA, se refiere a ia valoración de la mercancía y no por el uso del régimen adua-

nero.

B. Las importaciones definitivas especiales

El tratamiento aplicable para que las mercancias permanezcan en el territorio nacional y lo hagan por tiempo ilimitado o régimen de importa-

ción definitiva, es único y común para todas las operaciones en los cuales

los interesados elijan esa permanencia ilimitada.

No obstante, existen casos para los cuales la legislación establece al- gunas modalidades al tratamiento de las importaciones definitivas, por ejemplo: determinando que ciertos bienes no son mercancias; estable- ciendo modalidades en la tasa de los aranceles, en las formalidades del

despacho o en las sanciones; diseñando conceptualmente mercancías;

ordenando la intervención de ciertas entidades públicas; consignando ex- cepciones a las reglas generales para la clasificación de las mercancias; permitiendo formas especiales de pago y su reembolso; demarcando re- giones del territorio nacional dentro de las cuales pueden circular las mer-

cancías en su permanencia en el país.

Bajo la denominación de importaciones definitivas especiales se aqru-

pan aqui las modalidades que son aplicables a dicho régimen aduanero, mismas que son objeto de los siguientes párrafos.

REGIMENES, CONT, y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

41

a) la Importación definitiva de muestras y muestrarios y otros ble- nes

El articulo 20. fracción 11, regla complementaria 9a., incisos a) al d), de' la lIGI dispone que no se considerarán como mercancías, los siguientes

bienes:

1. los ataúdes y las urnas que contengan cadáveres o sus restos.

2. las piezas postales obliteradas que constituyan correspondencia.

3. los efectos importados por la vía postal cuyo. impuesto no exceda el que señale la SHCP.

4. las muestras y muestrarios que por sus condiciones carecen de va-

lor comercial.

Consecuentemente, para dichos bienes, que no son mercancías en tér- minos aduaneros, la entrada al territorio nacional y su permanencia en él por tiempo Ilimitado estará libre de toda sujeción a los mandatos aduane- ros, y por lo tanto, no causarán Impuestos al comercio exterior, tampoco estarán sujetas al cumplimiento de las RNA y no deberán agotar las forma- lidades del despacho aduanero.

Es conveniente anotar que la tarifa de la L1GI contiene la fracción aran- celaria 9801.00.01 para las muestras y muestrarios, con exención arance- laria, que genera para la importación definitiva de estos bienes, que en la práctica se sometan a las formalidades del citado despacho.

b) las Importaciones ocasionales y las pequeñas Importaciones

Una modalidad de las importaciones definttivas se refiere a mercancías que por sus condiciones o su valor se someten a procedimientos más simples de determinación tributaria y despacho aduanero.

En algunas ocasiones se les ha llamado pequeñas importaciones, en otras importaciones ocasionales y otras más han carecido de denomi- nación legal, como actualmente ocurre. Un recorrido histórico será ejem- plificativo en este asunto.

Inicialmente, el artículo 285 del Código Aduanero de. 1952 las llamó pe- queñas importaciones cuando el valor de las mercancías no excedia del fijado por la SHCP mediante reglas de carácter general. Esas importa- ciones se tramitaban mediante una boleta especiai que sustituía el empleo del pedimento obligatorio para el despacho aduanero de las demás im- portaciones definitivas.

Posteriormente, la ALA de 1982 las llamó importaciones ocasionales para las cuales también dispuso que no era necesario formular pedimen- to.

42

EDICIONES FISCALES ISEF, SA

No obstante el término, ya que ocasional significa por una ocasión, ac-

cidental o de contingencia, circunstancias que no necesariamente se pre-

de

sentaban

disposiciones:

en

los

casos

que

agrupaba,

contempió

un

conjunto

1, Concepto múltiple

Para su definición el artículo 28 de la ALA remitió al articulo 94 del ARLA, mismo que asimiló a las siguientes: a) las importaciones de mer-

cancías cuyo valor no excediera el equivalente a mil veces el tipo de cam-

bio b) las importaciones por la vía postal y c) las importaciones de pasajeros de hasta el citado valor.

Por su parte, el artículo 116 fracción XIX de esa ley otorgó a la SHCP facultades para fijar 'las condiciones y requisitos para que las importa- ciones y exportaciones se considerasen ocasionales.

2. Determinación pública

El artículo 60 ordenó que correspondía a la autoridad aduanera deter- minar en cantidad líquida los créditos fiscales relativos a las importaciones y exportaciones ocasionales, o sea, las de valor de hasta mil veces el tipo de cambio; las de pasajeros hasta por ese valor y las conducidas por la vía postal.

3. Sin uso de pedimento

Congruente con esa determinación pública, el mismo artículo 28 orde- naba que no era necesario formular pedimento.

4, Bajo re9ímenes definitivos

Disponía el segundo párrafo del artículo 69 de la anterior ley, que las

importaciones ocasionales se consideraban efectuadas en los regímenes

definitivos.

5, El procedimiento de despacho

Se contempló por el artículo 95 del ARLA, que ordenó uno simplificado consistente en: a) la presentación de las mercancias; b) la presentación de la factura o del documento de compra; e) La presentación, en su caso, del comprobante del cumplimiento de las RNA's; d) el reconocimiento de las mercancías y finalmente e) la determinación y pago de ias contribuciones.

Con la reforma legal para 1991, intentando eliminar los casos de deter- minación pública y en su lugar prever la autodeterminación, se suprimió el concepto de importaciones ocasionales de los articuios 28, 116 fracción XIX y 60, Y un año después con la reforma legal para 1992, se derogó el segundo párrafo del artículo 69 que disponía que las importaciones oca- sionales se entendían efectuadas en los regímenes definitivos.

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

43

En lo sucesivo se pretendía sujetar a todas las operaciones sin consi- derar el valor de las mercancías al régimen general de las importaciones definitivas; someter las importaciones de pasajeros al régimen general de la ley y s610 opcionalmente y bajo ciertos requisitos a la autodetermina- ci6n mediante un procedimiento simplificado y reservar la determinación pública, sin el uso de pedimento, s610 a las operaciones por la vía postal.

A pesar de lo anterior, con la reforma legal de julio de 1992 al artículo 60 de la ALA, se adicion6, sin denominación alguna, la posibilidad legal de

que las personas que realicen importaciones o exportaciones cuyo valor

no exceda al que se refiere la fracci6n IX del artículo 143-8 de la ALA (1,000 dls.), que no estén sujetas a RNA o no causen otras contribuciones distintas al IGI, IVA y DTA, siempre que presenten pedimento por conducto

de agente aduanal, lo hagan mediante un procedimiento simplificado con- sistente en aplicar un factor publicado por la SHCP al valor de lqs mercan-

cías, sinque sea necesario clasificar arancelariamente las mercancías.

Es decir, este precepto contempl6 de nueva cuenta las importaciones

de bajo valor, que en la práctica también se les lIam6 pequeñas importa-

ciones.

La diferencia de su tratamiento es clara, puesto que a partir de la refor- ma de 1992 se exigi6 como requisito que se presentara pedimento por conducto de agente aduanal y por lo tanto, sujeto a las reglas generales de la autodeterminaci6n tributaria y de las formalidades del despacho

aduanero.

Actualmente, el tercer párrafo del artículo 88 de la NLA establece que

las personas que realicen importaciones o exportaciones de mercancías

cuyo valor no exceda al que se refiere la fracci6n IX del artículo 160 de esa ley, cuando dichas mercancías no estén sujetas a RNA o no se causen además delIVA, DTA e IGI otras contribuciones distintas, siempre que pre- senten pedimento por conducto de agente o apoderado aduanal, podrán optar por determinar y pagar las contribuciones mediante un procedimien- to simplificado consistente en aplicar al valor de las mercancías el factor que publique la SHCP, sin que sea necesario clasificar arancelariamente .ias mercancías, es decir, mantiene la misma disposición de la ALA.

Esta disposici6n se compiementa con la regla general 3.27.1. que se- ñala que para efectos del artículo 160 tracción IX las operaciones son aquellas cuyo valor no exceda de 1,000 dólares y, en el caso de importa- ciones de empresas que cuenten con registro para operar al amparo de los Decretos de transici6n en franja fronteriza norte y en la región fronteri- za es de 5,000 d6lares.

Es decir, para que una importaci6n se considére pequeña importación se requiere que:

1. Que el valor de las mercancías no rebase $ 1,000.00 o $ 5,000.00 dólares, si se trata de empresas que cuenten con registro para operar al amparo de los Decretos de transición de la franja y regi6n fronteriza.

44

EDICIONES FISCALES ISEF,S.A.

2. Que las mercancías no estén sujetas a RNA's.

3. Que la importación no cause otras contribuciones distintas al IVA,

DTAe IG\.

La modalidad o procedimiento simplificado a que se sujetará la irnpor- tación definitiva es el siguiente:

1) La tasa única de contribuciones es un factor que calcula y publica la SHCP con la tasa del IVA, la correspondiente del DTA y la tasa mayor del IG\.

2) Se debe formular un pedimento por conducto de agente aduana\.

3) No se clasificarán arancelariamente las mercancías, pudiendo usar

"códigos" genéricos publicados por la SHCP, como los 9901.00.01, 9901.00.02,9901.00.03 ó 9901.00.04.

4) Se debe usar la clave de pedimento "L1" "Pequeña Importación y

Exportación Definitiva" en lugar de la clave "A1" que corresponde también

a la importación definitíva. 12

c) Las Importaciones de pasajeros

Ya se expuso que hasta 1990 las importaciones de pasajeros cuyo va- lar no excediera de mil veces el tipo de cambio se importaban mediante la determinación de las contribuciones que hacíanlas autoridades, sinel uso del pedimento de Importación y que mediante la reforma legal para 1991, se sometió a las Importaciones de pasajeros al régimen general con la op- ción para determinar y pagar los impuestos al comercio exterior, mediante

un procedimiento simplificado consistente en aplicar al valor de las mer-

cancías un factor publicado por la SHCP calculado con la tasa del artículo 10. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (UVA), la correspondiente del DTA y la mayor de la tarifa de la UGI.

Estas disposiciones pasaron a los artículos 50 y 88 de la NLA de la sí-

guiente manera:

1. Las Importaciones de pasajeros se someten al régimen general de la ley, salvo que se sometan al procedimiento optativo que establece la ley.

El último párrafo de la regla general 3.7.3. asi lo confirma al disponer que en cualquier otrocaso, la importación deberá efectuarse por conducto de agente o apoderado aduanal, por la aduana de carga, cumpliendo con las formalidades que para la importación de mercancías establece la ley. Los requisitos para optar por el procedimiento simplificado se anotan en los siguientes apartados.

12 Sistema de Administración Tributaria Administración General de Aduanas. Ma- nual de Claves de Documento SAAI. México D.F. Septiembre de 1999. (No pu- blicado en el Diario Oficiarde la Federación). Páginas 13 y siguientes.

REGIMENES,CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

45

2. Que el valor de las mercancías no exceda del que establezca la

SHCP, mediante reglas generales.

La regla general 3.7.2. para 2000 estableció que el valor de las mercan- cías, excluyendo la franquicia, no exceda del equivalente en moneda na- cional a 1,000 dólares o su equivalente en otras monedas extranjeras y tratándose de equipo de cómputo, su valor sumado al de las demás mer-

caderías no exceda de 4,000 dólares

3. Que las mercancías no estén sujetas a RNA's, con excepción de las

que señale la SHCP mediante reglas generales.

La regla general 3.7.4 para 2000 sólo estableció una excepción, consis-

tente en un equipo de cómputo usado importado por investigadores o es- tudiantes, adicional a la franquicia contenida en el punto A.2. de ia regla general 3.7.1., siempre que se cumpla con las condiciones que se men-

cionan en la primera regla.

4. Que la importación no cause otras contribuciones distintas al IVA,

DTA e IGI.

El procedimiento simplificado a que se sujetará la importación definitiva

es el siguiente:

1) La tasa única de contribuciones es un factor que calcula y publica la SHCP con la tasa del IVA, la correspondiente del DTA y la tasa mayor del IGI.

La regla general 3.7.3. para 2000 establece una tasa global de 50.42%

para aplicarse al valor de las mercancías, disminuido con la franquicia a que se tiene derecho. Para pasajeros que hayan iniciado el viaje en los Es- tados Unidos, Canadá o Chile y las mercancías ostenten marcas, etiquetas o leyendas que los identifiquen como originarias de alguno de esos países la tasa será de 18.45%; en el caso de Costa Rica de 19.60%; de Colombia, Venezuela y Bolivia de 20.52% y de Nicaragua de 25.12% cuando las mer- cancías también ostenten marcas. etiquetas o leyendas que los identifi-

quen como originarias de esos países.

Estas tasas han venido descendiendo por efecto de las desgravaciones

arancelarias previstas en los tratados de libre comercio suscritos con los

países mencionados.

2) No será necesario utilizar los servicios de agente aduanal, o sea, no se debe formular pedimento, sino la presentación de una declaración ofi- cial denominada "Pago de contribuciones al Comercio Exterior", a que se refiere la regla general 3.7.3. para 2000 y contenida en el anexo 1.

3) Se podrá practicar el reconocimiento a solicitud del pasajero o por

determinación del mecanismo de selección automatizado, a opción del

propio pasajero.

46

EDICIONES FISCALES ISEF, S.A.

4) No son deducibles para efectos fiscales cuando gocen la franquicia u opten por el procedimiento simplificado, disposición que ratifica la regla general 3.7.3. para 2000.

Aigunos conceptos importantes en el estudio de las importaciones que se efectúan cuando las trae consigo el propio pasajero, son el propio con- cepto de pasajero, como se acredita esa calidad y el de equipaje.

La regla general 3.26.8. para 2000, que proviene de la regla general 150-8 publicada en el D.O.F. de 10. de agosto de 1994, señala que para efectos del artículo 178 fracción I segundo párrafo de la Ley Aduanera, se considera pasajero toda persona que introduzca mercancías de comercio exterior a su llegada al país o al transitar de la región o franja fronteriza al resto del territorio nacional.

Por su parte, ias reglas generales 268 para 1993, 40 para 1994, 47 para 1995 y 57 para 1996 ordenaron que la calidad de pasajero internacional se acreditaría con el pasaporte correspondiente, señalamiento que desapare- ció desde la resolución definitiva para 1996, al ser una disposición que aparecía como limitativa.

El concepto de equipaje de los pasajeros y su distinción con las impor- taciones de esos pasajeros, es un asunto de gran importancia y que en la práctica sufre de contusiones.

En efecto, los pasajeros pueden traer mercancías a las cuales se les puede dar tres tratamientos que son diferentes entre sí: a) las de su equi- paje b) las mercancías que pueden ser objeto de la opción del procedi- miento simplificado y c) las demás mercancías sometidas a las formalidades generales de la ley.

El tratamiento legal del equipaje de pasajeros se hace constar de las siguientes premisas:

1. No obiigación de declaración del equipaje. El artículo 50 de la NLA

establece que los pasajeros están obligados a declarar si traen consigo mercancías distintas de su equipaje, y por lo tanto, a contrario sensu, no existe la obligación de declarar el equipaje, sino las mercancías que no lo sean, para lo cual la SHCP ha publicado una forma oficial denominada "Declaración de Aduanas" en español, inglés y francés.

2. Exención del equipaje. El artículo 61 fracción VI de la NLA dispone

que no se pagarán los impuestos al comercio exterior por la entrada al territorio nacional o la salida del mismo de los equipajes de pasajeros en

viajes internacionales.

3. La autoridad que determina el equipaje. El artículo 89 del NRLA dis-

pone, desbordando el texto de la ley, que para efectos de la exención an-

terior, la SHCP señalará mediante reglas, las mercancías que integran el

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

47

equipaje de los pasajeros residentes en el territorio nacional o en el extran- jera.

4. La integración del equipaje. La regla general 3.7.1. para el año de

2000, como también lo hacían las reglas de otros años, distingue las mero cancías que integran el equipaje de los pasajeros en viajes interna- cionales, ya sea que se trate de: a) pasajeros provenientes del extranjero, residentes en el país o de b) pasajeros provenientes del extranjero, resi- dentes en el extranjero.

En el caso de los pasajeros residentes en el país, el equipaje además

más artículos hasta por valor de $ 300.00 dólares o de

sólo $ 50.00 si el arribo es terrestre o aéreo, si el aeropuerto de partida

está en la franja o región fronteriza o una ciudad extranjera ubicada no

más lejana a 25 millas de la frontera con México.

incluye

uno

o

5. El equipaje fronterizo. El artículo 174 del NRLA dispone que la SHCP

señalará mediante reglas generales los artículos que integran el equipaje de los pasajeros procedentes de la franja o región fronteriza con destino al resto del país, por el que no se pagarán los impuestos a la importación. Asi pues, la regla general 3.7.5. para 2000 señala que ese equipaje se inte- gra con los efectos que componen el equipaje de los pasajeros interna-

cionales con residencia en el país, a excepción de la franquicia de los

artículos de hasta $ 300.00 dólares, aplicando únicamente la de $ 50.00 dólares.

6. El equipaje registrado. El artículo 93 del NRLA establece que las per-

sonas residentes en el país que viajen al extranjero o a la franja o región fronteriza llevando consigo ciertos artículos los podrán regresar libres del pago de las contribuciones y sin el cumplimiento de RNA. En efecto, acor- de a ese precepto legal se aplicará dicha franquicia a: 1) residentes en el país 2) que viajen al extranjero o a la franja o región fronteriza 3) llevando consigo 4) aparatos electrónicos o instrumentos de trabajo necesarios pa- ra el desarrollo de la actividad del pasajero 5) que registren ante la autori- dad aduanera 6) en la forma oficial aprobada por la SHCP 7) que puedan ser transportados normal y comúnmente por una persona 8) exhiban a su regreso el original de la forma oficial 9) no hayan sido modificados en el extranjero y 10) no se les hayan incorporado insumas nuevos o usados.

7. Portación del equipaje.

La exención del equipaje se otorgará cuando

el pasajero los traiga o lleve consigo o cuando se anticípen dentro de los tres meses anteriores a la llegada o salida del pasajero o se demoren den- tro de seis meses después de la fecha del arribo o salida del pasajero. acorde al artículo 94 del NRLA. La regla general 52·A para 1994 autorizó la exportación del equipaje olvidado por los turistas, anexando al pedimento

un escrito libre que exprese las circunstancias que dieron origen a esa si- tuación, excepción prevista en el artículo 110 del ARLA y que fue omitida tanto en el NRLA como en las reglas generales, debido quizá a que la iey permite la salida hasta por seis meses, al margen de la causa.

48

EDICIONES FISCALES ISEF, S.A.

8. Revisión de los equipajes. Presentada la declaración de mercancías distintas del equipaje, se activará el mecanismo de selección automatiza- do que determine si las maletas o baúles en que se contiene deben o no

ser revisados.

Así pues, el equipaje es el conjunto de cosas que los viajeros o pasaje-

ros portan durante su viaje y se hace consistir en cualquier efecto, prenda

o articulo, que se señalan por la SHCP, mediante reglas generales.

Por cuanto hace a las importaciones de pasajeros son aquellas que se someten al procedimiento simplificado que ya se estudió, mientras que las demás importaciones se tramitan como si no las hubiera traído el pasaje- ro, pues se remiten a la aduana de carga y se formula pedimento, a través de la clasificación arancelaria de las mercancías y el pago de las contri-

buciones respectivas.

Finalmente, en las importaciones que traen consigo los pasajeros so- bresale la declaración de dinero que se contempló por primera ocasión en el artículo 50.-C de la ALA, mediante la reforma legal de 26 de julio de 1993, actualmente prevista en el artículo 90. de la NLA.

Este precepto ordena que las personas que al entrar al pais lleven con-

sigo cantidades en efectivo, o en cheques o una combinación de ambas,

superiores al equivalente a veinte mil dólares, estarán obligadas a decla-

rarlo a las autoridades aduaneras en las aduanas.

Como los signos monetarios o dinero no están sujetos a la potestad aduanera, acertadamente el precepto sólo establece una obligación for- mal de declaración ante la aduana, que sin embargo, si se infringe tiene

sanciones severas,

pues si la cantidad que se omitió declararexcede de

$ 20,000.00 pero no de $ 30,000.00 la sanción administrativa consistirá de multa económíca del 10% al 20% del excedente sin pasar de $ 2,000.00 dólares. Si la cantidad excedió de $ 30,000.00 entonces se configurará un delito y procederá la confiscación del excedente.

d) La importación por la vía postal

La importación definitiva de mercancías, cuando se introducen al terri-

torio nacional por conducto de la vía postal, también ha estado sujeta a la modalidad de procedimientos simplificados que procuran facilitar el servi-

cio postal en operaciones al suponer que carecen de contenido comercial

o habitual.

Como ya se expuso, bajo las disposíciones de la ALA, cuando las im- portaciones eran conducidas por la vía postal se sometian a las reglas que aplicaban para las pequeñas importaciones u ocasionales, es decir, con- forme a los artículos 28 y 60 de la ALA y 94 Y 95 del ARLA correspondía a

la autoridad aduanera determinar en cantidad líquida los créditos fiscales,

sin pedimento, para lo cual la Oficína de Correos presentaría las mercan-

cías a la autoridad aduanera; ésta determinaría las contribuciones tenisn-

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

49

do en cuenta el valor declarado en los formularios postales respectivos, anotando las ANA que debían cumplirse; se practicaría el reconocimiento

de las mercancías; se sellarían los bultos con la palabra "reconocido"; la

determinación se enviaría a la Oficina Postal para su notificación al intere-

sado; se exigiría el pago de las contribuciones y el cumplimiento de las

RNA y ocurrido lo anterior, se entregarían las mercancías.

Con la reforma legai para 1991 a la ALA. buscando sustituir los casos de determinación pública por la autodeterminación, se reformó el artículo 60 para disponer que el interesado podría solicitar que la determinación de las contribuciones se efectuará por el mismo, por conducto de su agente o apoderado aduanal, previendo así hasta la abrogación de la ALA tanto la determinación pública como la opción de la autodeterminación por el interesado. En ambos casos, se aplicaban las reglas generales de las contribuciones y de las RNA sin excepción o modalidad alguna, salvo la falta de pedimento cuando la determinación la formulara la autoridad

aduanera.

El texto inicial en 1996 de los artículos 21 y 82 de la NLA, siguiendo la tendencia de suprimir los casos de determinación pública de las contri- buciones, dispusieron que la determinación la hiciera el Servicio Postal Mexicano (SPM), aunque en este caso también se permitiría la determi- nación por conducto de agente o apoderado aduana!.

Bajo esta ley el procedimiento se diseñó para que fuera del siguiente modo:

1. El control aduanero de los envíos postales. Las mercancías que in-

gresen o se pretendan extraer del país por la vía postal quedarán confia-

das al SPM pero siempre bajo la vigilancia y el control de las autoridades

aduaneras.

2. La apertura de los bultos postales. Conforme con la ley, el SPM tiene

la obligación de abrir los bultos y practicar el reconocimiento previo de las

mercancías, para estar en condiciones de lievar a cabo las actividades si- guientes.

3. Valorar y clasificar las mercancías. Pretendía el texto legal de 1996 que estas actividades fueran obligaciones a cargo del SPM, que realizara por conducto de agente o apoderado aduanar. El valor de la mercancía se tomaría con base en la factura o declaración de valor que, bajo protesta de decir verdad, expresara el importador o el remitente y, en su caso, la verifi- cación y valuación que hiciera dicho agente o apoderado aduanal.

4. Presentar las mercancías y

"declaraclones" correspondientes a las

autoridades para su despacho. Como el SPM debería utilizar los servicios de agente o apoderado aduanal, el término "declaraciones" se refería a las formas oficiales apropiadas, que era el pedimento. En todo caso, quedaba claro que en este procedimiento ya no les correspondería a las autorida- des aduaneras la determinación sino sólo el despacho aduanero.

50

EDICIONES FISCALES ISEF.S.A.

5. Entregar las mercancías cuando hayan cumplido las RNA y pagado

los créditos fiscales. De esta obligación se puede desprender indubitable- mente la responsabilidad que sobreviene en casode su infracción.

6. Recibir el pago de los créditos fiscales y enterarlo a la Tesorería de la

Federación a más tardar 30 días después de presentadas las mercancías

para su despacho.

7. Poner a disposición de las autoridades aduaneras dentro de los 10

días siguientes a la fecha en que caigan en rezago conforme a la ley de la

materia, pasando a propiedad federal.

8. Proporcionar los datos e informes que requieran las autoridades y

recabarlos del interesado.

9. Dar aviso a las autoridades de los bultos y envíos postales que con-

tengan mercancías de procedencia extranjera que ingresen a territorio na- cional y de los que retornen al remitente, incluyendo las de importación y exportación prohibida (art. 28 NRLA). La información deberá ser semanal en medios magnéticos, acorde a la regla general 3.3.4. para 2000.

10. Los remitentes de envíos postales de exportación o de franja o re- gión fronteriza al resto del país lo manifestarán en las envolturas.

Por disposición del articulo primero transitorio de la NLA la determi- nación de las contribuciones por el SPM se pospuso hasta el 10. de julio de 1996, ordenando el artículo cuarto transitorio que hasta esa fecha ias

autoridades aduaneras seguirían practicando la clasificación arancelaria,

la valoración y la determinación de los créditos fiscales.

En realidad esa disposición nunca aplicó. ya que el SPM por diversas razones no pudo estar en condiciones necesarias para despachar adua- neramente las mercancías.

Con la reforma legal para 1999 se modificaron los artículos 21 fraccio- nes I y 11 Y 82 primer párrafo y se derogó le segundo párrafo del último precepto de la NLA para disponer, de nueva cuenta, la determinación pú- blica, persistiendo las demás formalidades enumeradas, salvo las previs- tas en los puntos 3 y 4 referentes al despacho por parte del SPM.

el El menaje de casa

El Derecho Aduanero también reconoce esta universalidad de hecho. universalitas lactis, dándole un alcance jurídico más que sólo un nombre a

un conjunto heterogéneo de bienes y cosas, con un tratamiento único e

indivisible a cada uno de los efectos que lo compone.

Si bien el concepto de menaje de casa se puede afirmar que es el con- junto de bienes que se usan en una casa, la integración es difícil ya que la composición de esos bienes es diferente atendiendo a infinidad de cir-

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

51

cunstancias, criterios, razones, condiciones, situaciones y personas que influyen para su composición, es decir, ese conjunto de bienes siempre se conformará de manera individual y de modo casuístico.

El artículo 46 fracción VII de la ALA limitaba la exención al menaje de casa que no rebasará el número y valor que señalara el Reglamento, y el artículo 108 del ARLA dispuso que comprendería efectos usados cuyo va· lar no excediera del que correspondería a los bienesque forman el "rnobi-

liario normal" de una 1amilia en el país, añadiendo en su tercer párrafo,

que la SHCP siguiendo los criterios anteriores, señalaría en reglas genera·

les el valor máximo de las citadas mercancías.

Con apoyo en esos preceptos legales, la SHCP mediante reglas qene- rales no señaló el número y valor pero si enlistó artículos que comprendía ese menaje (véanse reglas 281, 54, 64 Y 73 para 1993, 1994, 1995 Y 1996, respectivamente). Especial mención merece la regla general 27 para 1990 que ordenó que el menaje de casa quedaba comprendido por los bienes a que se refiere el artículo 761 del Código Civil para el Distrito Federal, en materia común, y para toda la República en rnateria- federal (CCDF), actualmente Código Civil Federal (CCF), o sea, que lo equiparaba a los muebles de una casa, como el ajuar y utensilios, pero con limitaciones írn- portantes porque según ese precepto no se comprenden libros, instru- mentas de arte y oficios, ropa de uso y otros artículos necesarios y

propios para el uso ordinario de una familia.

El NRLA no remitió a reglas generales sino que él mismo señaló en su artículo 90 que el menaje comprende las siguientes mercancías usadas: el

ajuar y bienes muebles de una casa, que sirvan exclusiva y propiamente

para el uso y trato ordinario de una familia, ropa, libros, libreros, obras de arte o cíentíflcas, que no constituyan colecciones completas para la ínsta- lación de exposiciones O galerías de arte, los instrumentos científicos de profesionistas, así como las herramientas de obreros y artesanos, siempre que sean Indispensables para el desarrollo de la profesión, arte u oficio,

sin que constituyan equipos completos para la instalación de laboratorios,

consultorios o talleres, precepto que recogió los textos de las reglas gene·

rales mencionadas.

No obstante el reconocimiento legal a la universalidad funcional del menaje de casa, éste tiene un alcance limitado, pues sólo se puede apli- car a las exenciones previstas en el artículo 61 fracción VII de la NLA para aquel que importan o exportan los inmigrantes y los nacionales repatria- dos o deportados; para la importación temporal de visitantes, visitantes distinguidos, estudiantes e inmigrantes acorde a los artículos 106 fracción IV inciso b) de la NLA, 140 del NRLA y la regla 3.18.24. adicionada el29 de junio de 1999, y por último, para la internación exenta del impuesto de lrn- portación de los residentes en franja o región fronteriza que cambien su casa habitación a poblaciones del resto del país, prevista en los artículos 142 de la NLA y 174 del NRLA.

No se debe dar otro alcance por la circunstancia de que la UGI con- temple en su tarifa la fracción arancelaria 9804.00.01 "importación de me-

52

EDICIONES FISCALES ISEF, SA

najes de casa", ya que conforme a la nota 1. D. del capítulo 98 esa frac-

ción está llmltada a los alcances del artículo 61 de la NLA y las reglas ge-

nerales que emita la Secretaría de Hacienda y Crédito

Público.

Entre las particularidades del menaje de casa está en que conforme Con el artículo 36 penúltimo párrafo de la NLA no se exigirá la presen-

tación de facturas comerciales para su despacho aduanero, así como la

facilidad reglamentaria de que el menaje de casa lo lleve o traiga consigo

el interesado o se anticipe hastapor tres meses o se retarde al interesado

hasta por seis meses, como lo permite el artículo 94 del NRLA.

f) Las Importaciones definitivas al

amparo de la regla 8a

Otra modalidad importante del régimen que se estudia es la de las im- portaciones definitivas al amparo de la regla 8a. de las complementarias de la L1GI. Su antecedente reciente es la regla XIV de la anterior tarifa.

Tiene por objeto promover la creación de empleos permitiendo las acti- vidades industriales de acabado, montaje o ensamblaje, no necesariamen- te dirigidas a la exportación.

La ventaja es arancelaria, pues permite la importación de materias pri- mas e insumas con el arancel del producto terminado. Obvio es que el ré- gimen procura esas ventajas cuando el producto terminado tiene

aranceles más bajos que los insumos o materias primas con los que se

elabora o manufactura.

La regla señala textualmente:

"Previa autorización de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial:

al

Se consideran como

artículos completos

o terminados,

aunque no tengan las características esenciales de los mis-

mes. las mercancías que se importen en una o más remesas o

por una o varias aduanas, empresas que cuenten con registro

de empresa fabricante aprobado por la Secretaría de Comer- cio y Fomento Industrial.

Asimismo, podrán importarse al amparo de la fracción desig- nada específicamente para ello, los insumas, materiales, par- tes y componentes de aquellos articulas que se fabriquen o se

vayan a ensamblar en México, por empresas que cuentencon

registro de empresa fabricante aprobado por la Secretaría de

Comercio y Fomento Industrial.

b) Podrán importarse en una o más remesas o por una o va-

rias aduanas, los articulas desmontados o que no hayan sido montados, que correspondan a artículos completos o termina- dos o considerados como tales. n

REGIMENES, CONT. y PROCEDIMIENTOS ADUANEROS

53

Del precepto legal se desprende que la caracteristica esencial del régi- men es contener excepciones a las Reglas Generales para la interpreta- ción y aplicación de la tarifa contenidas en el artículo 20. fracción I de la L1GI. Estas excepciones son las siguientes:

1. La regla de los artículos completos o terminados. Acorde con la regla general 2.a) la referencia a un artículo en una partida determinada alcanza

a los incompletos o sin terminar, siempre que éste presente las caracte-

rísticas esenciales de los artículos completos o terminados. Por efecto de

la regla 8a. a) se rompe esta regla para permitir considerar articulos como

pletos o terminados a aquellas mercancías que no tengan las caracte- rísticas esenciales de los mismos. La finalidad del precepto es procurar que las actividades de acabado o terminación se hagan en el país. Para la aplicación de este tratamiento el arancel del producto terminado debe ser

mas bajo que el de los insumas, pues de otra manera al interesado no le

convendría dicha autorización.

2. La regla de la clasificación arancelaria. Cuando los insumas tienen aranceles más bajos que el producto terminado pero el legislador desea

que dichos lnsumos,

gresen al país con aranceles más bajos que el producto final, entonces se

han creado fracciones arancelarias específicas que se encuentran en la

partida 9802. de la tarifa de la L1GI, denominada "importación de partes para la fabricación de productos, realizada por empresas que se ajusten a los requisitos establecidos para operaciones especificas del régimen de la regla 8a. de las Complementarias de la Ley del Impuesto General de Im- portación". Esta partida exceptúa las reglas generales para la aplicación de la tarifa, como expresamente se ordena en la Nota a la Sección XXII y en la Nota 1.B. ai capítulo 98 de la tarifa.

cuando se destinen a esos procesos industriales, in-

3. La regla de los artículos desmontados o sin montar. De conformidad con la regla general 2. a) la clasificación en una partida alcanza al artículo completo o terminado cuando se presente desmontado o sin montar, de lo cual se desprende que los artículos se clasifican como se presentan ante la aduana. Por efecto de la excepción prevista en la regla sa se clasi- ficarán como articulas terminados o compietos aunque se presenten en

varias remesas o por varias aduanas, es decir, se presenten desmontados

o sin montar incompletos en la remesa. Es útil señalar que la regla general

3.30.1. hizo extensivo este beneficio a todo importador, aun sin registro de empresa fabricante y fuera del régimen de regla 8a., con la sola presen- tación anticipada de un aviso ante la Administración Local de Auditoria Fis-

cal.

En resumen, ei régimen de regla 8a. es una modalidad de la importa- ción definitiva por medio del cual se aplican reglas especiales que alteran la clasificación arancelaria de los productos importados y por ende, el monto de las contribuciones a pagar, sin modificar las demás obligaciones

y derechos del régimen definitivo.

54

EDICIONES FIS