Sei sulla pagina 1di 5

Más conferencias, videos, radio, T.V. cristiana y mucho más en www.alcanceizcalli.com.mx

ESTUDIO DE 1ª CARTA DE CORINTIOS

Por: Rubén Álvarez

“El Reino: Una vida sobrenatural”

Introducción

1 Corintios 4: 18 “Mas algunos están envanecidos, como si yo nunca hubiese de ir a vosotros. 19 Pero iré pronto a vosotros, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras, sino el poder de los que andan envanecidos. 20 Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder. 21 ¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre?

Una declaración fundamental en la iglesia:

palabras sino en poder”

“El Reino de Dios no consiste en

Algunos de ustedes, les dice el apóstol Pablo, están envanecidos, hablan mucho como si yo nunca hubiera de ir a verlos. Ya habían provocado una división en la iglesia, y su envanecimiento aún era mayor como lo veremos en las próximas conferencias.

Esto mismo ocurre hoy día en las iglesias contemporáneas, mucha gente habla mucho de sus conocimientos, usan palabras altielocuentes, algunos pastores estudian carreras profesionales en psicología para con ello ayudar a la gente, etc. Tan solo ustedes pueden apreciar el retrato que la iglesia se hace así mismo (una selfie) en la película: “Dios no está muerto”.

Esta cinta no fue producida por el mundo sino por la iglesia, y en ella se anima a los cristianos a defender su fe ante la discriminación de que son objeto en nuestros días. Un muchacho universitario defiende su fe haciendo uso de argumentos filosóficos que derrumban las tesis ateístas. Un profesor de filosofía, quien antes hubiera sido cristiano, acepta odiar a Dios porque no respondió a las oraciones para salvar la vida de su mamá. Los cristianos son mostrados como personas sufridas: Una madre con graves problemas mentales reposa en una institución, en donde no espera otra cosa sino su salvación. Una iglesia que cree en Jesús, que cree en su salvación, pero que está excente de poder, que tiene que demostrar la existencia de Su Dios en el mismo terreno del mundo, en los argumentos filosóficos.

Las iglesias tradicionales y aún las congregaciones que niegan el poder de Dios en estos tiempos se complacen en la cinta, estan extasiados con ella. Quiero aclarar que no es una mala película, pero muestra a una iglesia sin fuerza ni poder. Se trata de una iglesia como se muestra en el mensaje a la iglesia de Filadelfia, que guarda la palabra pero que no tiene fuerza.

Pero lo que dice el apóstol Pablo es muy diferente: El Reino de Dios no consiste en argumentos, no consiste en palabras; sino en Poder de Dios. Así lo dijo apenas

unos capítulos antes: 1 Corintios 2: 4 “y ni mi palabra ni mi predicación fue

Por Rubén Álvarez- Alcance Izcalli.

Más conferencias, videos, radio, T.V. cristiana y mucho más en www.alcanceizcalli.com.mx

con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

DESARROLLO

1. Cristianismo: Vergüenza o poder

Romanos 1: 16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. 17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá

Ser discriminados y marginados por el hecho de ser cristianos no es una noticia ni en éste país ni alrededor de todo el mundo. De la misma forma en que los judíos, el pueblo de Dios, ha sido perseguido y marginado a través de los tiempos, los hijos de Dios los son donde quiera que se encuentren.

Es obvio que el diablo, el príncipe de este mundo, no acepta de ninguna forma la expansión de las buenas noticias de Jesucristo, y promueve alrededor de todo el mundo el desprestigio y persecución social o física contra los hijos de Dios. Además sabemos que usa la estratégia de crear padecimientos entre el pueblo de Dios para intentar debilitar su fe y entonces sacarlos de la gracia de Dios en Cristo Jesús y poderlo devorar.

Muchos cristianos se han sentido avergonzados entonces de declarar públicamente su fe, por el hecho de ser una minoría marginada. Aún a los católicos que en verdad profesan su religión les ponen apodos como “mochilas” y se burlan de ellos. Quienes creen en la magia o las buenas vibras, quienes confían en amuletos o esclavas, o válgame hasta los que hablan por teléfono para consultar su carta astral no son avergonzados, por lo contrario, es considerado como sabiduría ancestral, conocimiento esotérico, digno de respeto para la sociedad, pero el cristianismo es para tontos, mentes débiles, estúpidos que se han dejado manipular.

Para nada se comparan los tiempos de libertad de expresión y manifestación pública de nuestros pensamientos y creencias que hoy gozamos con los tiempos de persecución prevalecientes en los tiempos de la iglesia primitiva. Sin embargo muchos cristianos hoy día siguen sintiéndose avergonzados, son cristianos secretos, que nunca proclamarán abiertamente su fe. ¿La razón? No han experimentado el poder del evangelio.

El apóstol Pablo lo dice claramente: “No me avergüenzo del evangelio, porque es Poder de Dios” Quien ha conocido el Poder de Dios de ninguna manera se avergonzará de lo que cree.

El apóstol Pablo declara esta verdad, el evangelio es poder de Dios. Cuando las buenas noticias de Jesucristo no van acompañadas de poder, causarán vergüenza.

Por Rubén Álvarez- Alcance Izcalli.

Más conferencias, videos, radio, T.V. cristiana y mucho más en www.alcanceizcalli.com.mx

Para muchos el cristianismo es puras palabras y valores morales. Palabras que hablan de un Poder de Dios en el pasado y una esperanza de disfrutarlo en el futuro; pero un poder que no conocen y peor aún que muchos niegan en el presente.

No, el cristianismo no es teología, no es conocimiento religioso, es Poder de Dios manifestado a favor de quienes tienen fe en ése evangelio.

Por lo anterior, la Palabra de Dios no puede ser predicada solamente con palabras persuasivas, sino debe ir acompañada siempre de demostración del Espíritu y de Poder.

El mismo apóstol Pablo declara que la justicia de Dios se revela por fe, por lo cual es importante que la fe que tienes este basada no en las palabras lógicas, no en los discursos que has oído, sino en el poder de Dios manifestado en tu vida principalmente. Dice la Palabra que la fe entre por el oír, pero oír la Palabra de fe, no la palabra de la queja o la amargura. Oír la palabra de conquista, la de victoria, la que produce fruto de vida.

Sí el justo vive por fe, pues entonces toda su vida depende de la fe que tenga. Sí tu has sido un cristiano secreto, si te avergüenzas de declarar tu fe en tus círculos sociales, pues tengo la sospecha que no has experimentado el poder de Dios y que tu fe no es más que solamente palabras aprendidas.

¡Cómo me gustaría que esta reflexión te causara tanta inconformidad que quisieras ponerle final a tus días de cristianos religioso sin poder!, para entonces empezar a vivir las buenas noticias del evangelio. Mira no es tan difícil, sí la Palabra de Dios dice que tu y tu casa serán salvos entonces créelo, no dejes de orarlo, de declararlo. No le des tregua a Dios hasta que haga justicia por medio de la fe en tu vida.

Sí escuchas otra buena noticia de Jesús para ti, créela y pídela, camina hacia ella, no le des tregua a Dios hasta que te restablezca, hasta que la promesa sea hecha una realidad en tu vida y entonces dejes de sentirte avergonzado de decir quien eres. Recuerda esto: El evangelio es poder de Dios, el reino de Dios no consiste en palabras sino en Poder.

2. El Reino: Una vida sobrenatural.

Ahora bien, echemos un vistazo en la vida de Jesús y hagamos alguna reflexiones más.

Hechos 2: 22 “Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis”

Por Rubén Álvarez- Alcance Izcalli.

Más conferencias, videos, radio, T.V. cristiana y mucho más en www.alcanceizcalli.com.mx

Jesús no podía sanar a los enfermos ni tampoco liberar a los atormentados por demonios, ni levantar a los muertos de su sepultura. Quien crea lo contrario ignora la Palabra de Dios.

Jesús mismo, una vez que leyó las escrituras en la sinagoga de Nazaret, dijo que aquella profecía tenía su complimiento en ese momento con Él. El Espíritu de Dios estaba sobre él porque había sido ungido por Dios para realizar todas las grandes obras que por Su mano serían hechas.

Por lo anterior podemos conocer que todos los milagros, prodigios y señales que Jesús hizo en la tierra no fueron producidos por su propio poder, sino por el del Espíritu Santo quien estaba con Él siempre. Desde entonces, todos los días de Jesús eran sobrenaturales, no pensaba en ninguna solución natural a los problemas de las personas, ni los propios; sino siempre buscaba a Dios, sabiendo que nada podría hacerle frente; ninguna enfermedad, ningún demonio, ninguna tempestad, ninguna escasez, etc.

Si Jesús hubiera hecho milagros porque era Dios, esos milagros serían inalcanzables para ser reproducidos por nosotros, pero si los hizo siendo hombre, nosotros, entonces, tenemos la oportunidad y la responsabilidad de imitarle. ¿Te imaginas que todos tus días fueran sobrenaturales?

Entonces podremos reflexionar: ¿Qué caracteristicas distintivas tenía Jesús con respecto al resto de la humanidad que le permitieron hacer aquellas obras maravillosas? Y bueno, rapidamente podremos encontrar al menos tres diferencias:

a) No tenía pecado que lo separara del Padre

b) El Espíritu de Dios estaba sobre Él

c) Creía plenamente en que el Espíritu de Dios podía hacer cosas sobrenaturales y dependía por completo de ese poder para que obrara a través de Él.

Y entonces ¿cuáles son nuestras condiciones como cristianos actualmente?

a) El Cordero de Dios, Jesús, quitó el pecado de nuestras vidas una vez y para siempre, presentándonos delante del Padre, limpios y sin mancha, por lo cual podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia. Ahora nada nos separa del amor de Dios en Cristo Jesús.

b) El Espíritu de Dios se ha derramado sobre toda carne, conforme a la promesa del Padre y gracias a la obra redentora de Jesús. La unción del Espíritu está disponible para todo aquel que quiera obrar cosas sobrenaturales. Así que solo queda un asunto pendiente por resolver:

c) ¿Querrás depender por completo de la guía y poder del Espíritu Santo cada día de tu vida?

Una vida cotidiana donde lo extraordinario sea lo ordinario, solo puede ser lograda por un espíritu humilde, dócil, libre y triunfante; tal como el de Jesús, quien siempre mantuvo un nivel máximo de comunión con Dios mediante el Espíritu que habitaba en Él.

Por Rubén Álvarez- Alcance Izcalli.

Más conferencias, videos, radio, T.V. cristiana y mucho más en www.alcanceizcalli.com.mx

Sí, cuando tú creíste en que el sacrificio hecho por Jesús había llevado tus pecados y que te liberaba de toda condenación, entonces pudiste nacer de nuevo, ahora ya no en la carne, sino en el Espíritu. Dios produjo un nuevo espíritu en ti, capaz de poder recibir, de Su Espíritu, todo lo que Jesús ganó para ti, y operar, a través de Él los mismos milagros, señales y prodigios que Jesús hizo y aún mayores, conforme a la promesa del mismo Jesús.

Después de ver lo anterior, creo que es totalmente anormal que un hijo de Dios, que ha nacido de nuevo por la simiente incorruptible de Su Santo Espíritu; no tenga anhelos de ver y hacer milagros. Un gen sobrenatural y victorioso ha sido puesto en nuestro espíritu, por el cual buscamos a Dios y Su Poder.

Romanos 8: 14 “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios

Cuando todo lo que sucede día con día en la vida de un cristiano es natural, cuando no hay milagros, la vida de éste está muy por debajo de lo que le pertenece por derecho de nacimiento. Y es que son los guiados por el Espíritu de Dios los verdaderos hijos de Dios, ungidos con Poder para deshacer las obras del diablo y traer el Reino de los Cielos a la tierra. Reino que, como ya hemos establecido, consiste en poder y no en palabras, ni enseñanzas morales.

Pero una vida así requiere una total dependencia del Espíritu de Dios. Si tu espíritu es altivo de forma tal que asumas que no necesitas de Dios para tus decisiones diarias, difícilmente podrás recibir su dirección. Y sí tú espíritu es rebelde que no acepte ni la corrección, ni la guía del Espíritu de Dios, entonces te encontrarás caminando solo, sin el poder que estaba disponible para ti por la gracia de Jesús.

Y si acaso no puedes creer en el inmenso poder de Dios que es capaz de transformar las vidas, de levantar al caído, de enriquecer al necesitado, de sanar al enfermo, de dar nueva vida al muerto espiritual, de abrir camino donde no lo hay y de hacer cosas nuevas inimaginables donde las cosas parecen imposibles, entonces siempre andarás con un espíritu derrotado ante las adversidades.

Es por ello que te invito a orar como David lo hiciera: “Renueva Oh Dios en mi un espíritu recto” Si tu espíritu puede ser humilde y dócil ante la dirección del Espíritu Santo, libre de toda opresión y triunfante ante todo enemigo y adversidad, entonces se que cada día podrás ver milagros, señales y prodigios; no hechos por Dios a través de otros ungidos, sino por ti mismo.

¿Te atreverás a vivir una vida cotidiana como la de Jesús? Si te atreves, un avivamiento está por dar inicio a tu alrededor. Tu familia, tu escuela, tu oficina, tu empresa, tu fábrica, todo a tu alrededor podrá experimentar un avivamiento. El Reino de los Cielos podrá llegar a todas esas partes, manifestando su extraordinario poder.

Por Rubén Álvarez- Alcance Izcalli.