Sei sulla pagina 1di 4
MAYO 2014 NUMERO: Senanciveo INTO THE MAELSTROM ~ De Saltstraumen a Naruto — Unproyecto artistica de Lob T.Vizea olsién ‘degrandes virtices marinos, RAY REQUIEM KURZWEIL ESPANOL granada de HACIALA UN DIALOGO Silvia Pérez Cruzy SINGULARIDAD — SECRETO Raiil Femandez ‘Albano Cruz ENTRE ‘ ORWELL Y AZANA Jos6 Luis Gallo EL DIA QUE VOLVi REVOLUCION A SER SIMIO PSICODELICA Femando Broncano Que Javier Calvo. PASA EN CATALUNYA? Guillem Martinez NOTAS SOBRE FEMINIDAD, FOTOGRAFIA AVES DE & Y PUBLICIDAD FUERZA Rafael Sénchez DESIGUAL Fetiosio Juan Cavestany TRABAJO ANGELICO Jarrett Earnest LEGO: 5 OTRO MUNDO (REJARMAR ae: J cm ES IMPOSIBLE ae Elarte en si Enrique Vila Matas, Los cuervos de Sangen Jaya Horacio Caste 1s Moya Se Los estados mentales de Francisco Ferrer Lerit Los huevos sobre la mesa José Manus putz La velocidad correcta Juan Bonilla Sexy Miam! Futuristic Cocktail Lounge 1 it (irom the Past), Ny code Ryan Rivadeneyra “Elenemigo de mis EL DIA QUE VOLVI A SER SIMIO rq Ser Humano - Ciborgmelanedlico « Hipoacusia osordera + Huellas Ruidosyy frecuencias » Atapuere Origen del lenguaj Jeeta di euar lat gh ere) jedi oe foe eee aa ‘nuestra cultura Fiesto Ciborg” yo er normal, 0 sea, que estaba normalizado, O sereia estar en el lugar correcto lo. Vamos nesa zona ancha ‘que abarea desde los WASP hasta los fun- ‘ionarios del Ministerio de Obras Publicas, rhormal en cierto modo y dentro de To que abe, Humano hasta donde el orden vel re- cato permiten, Poreso no me imports leer a la feministacon toleranciay condescenden- tla posmoderna, "Todo empez6 un dia ala said de un eunién de departamento, Un tontolaba l= Jipuertas con tna eara que me recordaba al Femmando Broncano R nos lesy protesis batracio Jabba dela Guerre de las Gattis ‘con cerebro de renacuajo habia logrado sa ‘earme de quieio, hacerme perder el tino, re volverme la tripas. Nome acuerdo por q Bueno, si, pero no quiero acordarme, Ya ha- bia edo a la Haraway, pero todavia no le ha ciamuchocaso. Latele estaba llena de gente fen trajes cuatro tallas mayores,reinabs la ‘movida todo era broms. Las periodistas de 1 Pass, frivolos en una tertlia intermina bile, eeribian como si el mundo fuera feliz Pero yonoestaba parabromas esa tarde. Me volvfa casa ain sin reaccionar,sabiendo que Jas olas de resentimiento habrian de Hegara Jas tres de Ia maiana entre sudores y rem hi idas. Ast que cuando me invita ronal cumpleafosde.J-entrevi una yentana al olvide y aveplé al instante. La noche se fie slaryando en conversaviones int fiesta decaia y las pesadllas no habia co ‘menzaddo, de mode que me voli s casa. Lat yestesia parecia funcionar. Paree Que fa habitacidn glirase y girase a dlespertarme no tendrfa que haberme sor prendido, Pero eleaso es que la velocidad de iro noe I. Nila bili, ni el sentido dl fin del mundo. Intenté recordar el n erode botellines no, aquello no pod normal. Aleabo de media hora el 4h NH Donna Haraway David Lodge + Chimpaneés + Martillo, yunque y estribo Filosofia ardia me diagnostics unos probables vér ligos de no s6 quién y me recomend aeucir sorrino. Asi lo hice, Me senté esperando miturno entre veinte o treinta ancfanos que aguardaban algin arreglo a lo que no tiene armaglo y me dije que los vértigos eran al fin ‘yal cabo algo muy aristocetico y hasta in telectual. Grandes eseritores los habian par ddeeido, Un sindrome con colores literarios, Pero 10, Lo primero que me hicieron fie encerrarme en una cabina insonori- zada y enviarme rulditos y érdenes de le- vantar ka mano cuando dejase de oitlos. A salir, el doctor me a na sonri sa, “Esti usted sordo” (0 tiene un deficit de audicién, 0 algo asi.“ que esti usted sorda” “Ya, ya le olgo, pero no centiendo,” Asi me enteré por primera vez de que padecia hipoacusta, 0 sea, sorlera, Después vino una larga serie de prucbas, ‘ms audiometrias, potenciales evocados, vo {qué sé, Terminé en el distribuidor de audi fonos quien, en una larga entrevista, entre ‘fertas comerciales y consejos, me explicd ‘algo sobre las frecuencias de audicién. Lo dems fue meesinica, Reeuerdo que sl sali aalncalle con ii audifono estrenado reparé xa vez en que las llaves sonaban nano, Me pregunté asustado custo ‘me habria perdido el mundo, Lo fui com- probando poco a poe. Sostiene: David Lodge en su novela ogo de besugos pude recobrarme del susto para entrar en Deaf Sentences —los que paddecemos esto 1 dscriminamos entre “deaf sentences” (oraciones sordas) y “death sentences” (en- tencias de muerte), asf que entendemos muy bien el sareasmo~, maltraducida al espatiol cumo La vida en sondina, que todo el mundo reaociona ante la ceguera como si fuera na tragedia y ante la sondera en modo eémico. Yi, nada hay mas e6mico que un sor di endo “Zque,dqué?”. Pero la realidad es ‘que nada hay tan trgico como ser expuisdo del lenguajea un mundo de indeterminaeién done I inseguridad sobre las palabras del ‘oto comenza en ks mi dol abla, O saber que la misica que o mar no era la miisiea que realmente habia sonad, que slo escuchaste la mitad el espectro arminien. O descubri que es ‘abasen la fontera de los horizontes herme aticos. Quiz podtrias ser entendido pero tenasun grave deficit de comprensién, Los malentendidos que genera este dlicit son frecuentes, Algunos son diverti- ‘dos, hay que reconocerlo, aunque la gracia silo la tenga para th cuando logras distan- clase ironia, Hace unos dias cenaba en casa de unos amigas y una de las personas que me habia invitado me pregunts "eva a ser abuclo?"; come ne vocalizaba suficiente mente bien para mi y no habia logrado leer susIabios cref entender “Zest bueno? (re firiéndose al plato, eonjeturé), AI responder ‘questodo el mundo comes Y'siloal eabo de un par de minutos de di nas raices del acto tey S afelicitarme, xy deshacer ef malentendido, Pero otros son mis serios, Bse mismo dia volvfa a Madrid yen el aeropuerto se anuncié que cl vuelo festaba desviado y nos trasladaban a otra ciudad y que debfamos averearnos a tomar tun autobuis, Los mensajes de altayoz de los acropuertos yaviones son una de las arte- ras uno tiene que pelearse en los viajes. Elcaso esque ‘autobais por los pelos ewando rei no habia nadie a mf alrededor de quienes esperibamos algtin anuncio, ‘Te habiti a contestar que sia todo aunque no sepas era la pregunta, El personaje de la no- vela de Lodge responde que sia una alurans, ‘que le soliitaba algo en el entorno ruidoso ‘de una party para comprobar al di to que hahia asontido a dirigirle una completamente loca. Te acostumbras (mal acostumbras) a vivir en un malentendido permanente. Te acostumbras a pertenecer al estereotipo de profesor sordo que tanto hha dado de comer alos eémicos. Los signif cadosseconviert saltar continuamente para sobrevivir en Ia selva del diseurso yde laaccidn Jajanel silencio ylasoledad, que progresiva ste se convierten en tu lugar derefugio. Fs cierto que el uso de audifonos to ‘gra paliar un poco este exilio a cambio de luna molestia pe ‘como aeurre eon ‘cas texas as prtesis. Fue entonces cuando ‘on otros ojos el “Manifiesto Ciborg” de Haraway. Habia dejado de ser humano 4 vs habituales con ls Jen murasque tienes que silo te re- los ciborgs. Terminéescribiendo un libroe donde somos cihorgs. De 1¢ consolaba afirmando que todos 2 alli que Tos humanos somos seres expuilsados de leaa por 1a cultura, que nuestros cuerpos son pro: dducto tanto de la biologgia como de las be nieas, y que asi fue dese que los eazadores ‘del Pleistoceno se rodearon de un entorna téenlen para sobrevivie. Ser eihorg proxlice melancolia, deta, Los que se exilian ya no. ‘est alll, peo tampoco aeahan de habitar el hygara donde han legado, Estén entee el pasado y ol futuro, No pueden volver ¥ no pueden llegar del todo, Son eso, diskdentes irmedentos. Todo que otts, pensaba por lo bajo tall del ordenador, No habia descendide alin sufleienteme Hace dos aos coincidf en un semina rio interdisciplinar eon Fgnacio Martinez, un paleontilogo dela Universidad de Ale que pertenece al grupo de Atapuerea, Lo habi ‘conocido unos alos antesen un tiempo ene ‘que interactué con Juan Luis Arsis ‘do me interest; mucho ol origen evoiutivo de Foumaras. Esta orgs, Unos mas v tras la pan las capacidades semistic x0 preocupado por entices en la i centre segu crear la categoria de signos, algo que parece Implicar una capacided para ongnizar in Formaciin muy heteroggénen sobre un abje- {to 0 animal no presente, pero que ha dejado ‘rastros varlados en nuestro gry momenta, ienar ef mundo de signos, sostenta yo por Ihucllas (0 indices naturales) y a\\ centonees, fue uno de los pasos que convirtié nuestra especte en unaespecie cor. Ignacio “Martinez tbajala porentonces en lasorige nes del lengu sionantesde la Teoria de la Evoluctéin. Como ‘muchos paleontiogos examinaba los fsles del tracto voeal encontrados en Atapuerca, ‘Contaba su desesperacién sll no encontrar evidencias suficientes que permitieran com probar su hipdtesis de una ewolueién pars! ‘moniosa del lengua (Irente a la aparicion _milagrosa que propo ‘de Chomsky y kay Gould), Demostrar que el lenguaje pusdese haber surgido poco a poco signiicaria un soporte muy import una comprensién darwinista de la evolucién. Pero Ignacio Martinez. no parecia encontrar 1 camino entre los huesos del tacto vocal de Antecessor y otros hominidos. Hasta que en ‘un gito genial de su investigaci6n se planted ‘examina Tos fisiles de oide de los eraneos tan en conservados en Atapuerea. Los osiculos. del odo medio (mart Ho, yungue y estrbo) son. Tos huesos ppequetios del esqueleto. man cargan de transmit las vibraciones desde cf timpano hasta la edclea o earacol, que conforma el esqueleto del oido interno. La forma geométriea de In cdc es ls que per ‘mite que la membrana basilar, que asella de ‘mode distinto sein la frecuencia del sonido, transmita alas eélulasciiares del drgano de Corti Ia informaciéin que ser codificada en. Jmpulsoseléetricosy transformada en sonido {ntligibleen el cerebro, La que Ignacio Mar tinez con seometia fs Frecuencias que a obras, Hubo que hacer una apasionante modelizaci nes y lo que descubrié Ignacio Martine fe Ja progresiva adaptacién del ‘intonia con freeuencias alas, mss alld los 4,000 hercios. Suhipetests esque no existian ‘tras presiones medioarmbientales para esta in queno fuesen los entomos de v icin. Las consonantes que nos perm ten diseriminar los fonemas de los lenguajes hhumanos se distinguen entre si por armdnt ‘ens que incluyen frecuencia entre los 3000, 80000 hercios. La apariciin de sonidos de ‘eonsonantes: (Sonidos que exigen diversas ‘ociusiones y modificaclones del tracto vocal, a diferencia de las vocales, que se pro conel tracto abierto) hizo posible pasarde conjuntoespecalizado de writosy estos. lenguaje fonéticamente articulado. FE paso ‘exigin una particular adaptacién del oido 3 uno de los campos isa fala corriente principal f es que leves variaciones en la sa del caracol o oSelea permit ‘os animales ser mis sensibles unas estas a pnterno ala neian 44 emt | Mavo.2018 Eupinqurvoiviasensiano has n ‘ducidos por las inerefblemente precisas mo dificaciones de los canals de emisi6n fonica Ignacio Martinez habia dado con una clave iar la ilogénesis del lenguafe: ana- mas diferencias en los sonidos pro adaptaciones del tracto| cies de estudiar en los sles, ‘acompassdas eon I vocal, tan “SER CIBORG PRODUCE MELANCOLIA. LOS QUE SE EXILIAN YANO ESTAN ALLI, PERO TAMPOCO; ACABAN DE HABITAR ELLUGARADONDE HAN LLEGADO. ESTAN: ENTRE ELPASADO Y EL FUTURO” Pree eae kad eee eae! el eet topes camped parece enaneneee oe eed tan Al Aa dee sd joni ga Siedler Soualeniesogoenooc lines peas arenas er eae aeeae! eee ea areee pene eae ee exterior dil eros ion ene enema ieee coords seins esatey aur cea eracs lpr Peet ln eacenaa cease Rep eseee es chine ca cline knit en area aeees Bice eae pereteat Ree eee tessa ree renee hese eet fanaa cramer Sted Eee eee ere tion ene ill dodanie cla te tc a elinen Cees ceagee aeeaeseth of ie ire th piace yulanimssrian aC peeieuiae ceereted pero ree ee reaecléin por algo deben estar diciendo, eoordino tetas de sumisién con reacciones de amenaza ‘como los gorilas prefiero la soledad y como Jos chimpaneés me acomodo atlas earicias, Jos acicalamientos y almohazan tuos, Mi conversacion perfecta se parece ala (que Marlon Brando y Maria Schneider sos tienen en Eluitimo tango en Parts susurros, ‘gruids,refunfurios aullidos,hocicos, De vex en cuando me coloco los aud fimos para entrar en la selva del discurso. Bs ‘un terrtorio extrano en donde los elbonss nos ‘movemos con intranguila trayectorias. Nun- ‘easabes site han llamado “gordo” o “sordo”, ‘6 quizé peor, “tordo”. Nunca sabes de todo Jo que ocurre, Aqui abandons tu estrateyia de simio y te mueves como explorador. Te ‘dentifieas mucho con las mujeres que tienen sa propios problemas en la selva del lengua ie. Cuando hablan entre elas, oven todas de ‘mariilla, no tienen problemas de semi pero euandi el grupo ineluye machos, mach alfa meyormente, ativan su modo de alerta ¥y comibinan Tos largos silencios con monost Tabos o frases cortas Las entiendo perfects mente. Una frase inoportuna puede ser fatal Acostumbrado a la prosodia, el moverte en Jn serintiea Mena tu cerebro de informacin que no te da tiempo a process Jos poitcns ante los periadistas, con espas- ‘mos, stropellos y atrabancarientos, Slo te relajs cuando legas a casay tira ls audifo- ros en su cata, Se hace entonces el silencio delasclvadelossimiosdondesslose perciben los rocesde los cuerpos, He estado meditando mucho sole mi condicin, Sé que hay muchos que la compar ten y estoy pensando en suger la ereacién de maevos z08 donde nos dejen descansa ‘No importa que nos observen antropélogos 0 ‘specialists en estudios eulturales de fronte- rr. Lo eseneial es que no molesten hablando las como {y preguntando, Una nueva especie de simios ‘con sus propias razas: sordomudos, sordes, semisords...Polriamos salir del zoo cuando ‘quisiérams, claro La verdad esque en lost ppermereados no importa nada tu da, No en: tender ofertas te ayuda incluso a concen mapaco en las bibliotecas. Y en los «ines en versin original ests en igaldad de condiciones, Asi quelotinieo que necesitamos ‘esquenosdejencrearnuestra propia sociedad Fernando Broncano R, (Linares de Rta, Salamanca, 1954 e sofa yeatectco 4 sata de a Clncien l Uriversaaa Carlo de Masi Su ate tor es Ln estateia del sinbionte.