Sei sulla pagina 1di 120
DRENAJE | EN CARRETERAS Y AEROPUERTOS GILBERTO SOTELO Ax *PROFESOR INVESTIGADOR, FACULTAD DE INGENIERIA UNAM RESUMEN En este trabajo se presenta la informacion relevante que existe acerca de estudios sobre drensje, enfocado a la realizacién futura de un manual que se adapte a las necesidades y posibilidades de México. Aparecen los problemas bé- sicos inherentes al proyecto de sistemas de drenaje en carreteras y aeropuertos, asf como los estudios hidrolégicos necesarios. Se presenta, en forma detallada, el pro- blema de disefio hidrdulico en las principales estructuras de drengje. ut 12 13 24 22 23 34 32 33 34 44 42 43- 4a 45 RESUMEN INTRODUCCION Objeto det estudio Descripcién de las estructuras de drenaje Planteamiento del problema ANALISIS HIDROLOGICO Conceptos importantes Métodos de céleulo Conclusiones y recomendaciones DISERO HIDRAULICO Aspectos generales Zanjas de intercepcién, cunetas y bordillos Lavaderos Conclusiones y recomendaciones ALCANTARILLAS Introduccién Caracteristicas y localizaci6n Hidréulica del flujo en alcantarillas Formas de entrada y salida Coneclusiones y recomendaciones RECONOCIMIENTO, REFERENCIAS FIGURAS. APENDICES 1 1 2 6 10 22 41 Bees Bases mt 1. INTRODUCCION 1.1 Objeto det estudio El desarrollo acelerado del pais en Ios Gltimos aflos ha motivado la construccién de vfas modernas de comunicacién que satistagan eficientemente las necesidades de transporte cada vez més répido y que brinden las seguridades Optimas en todo momento con el minimo de interrupciones en el trifico de vehicules 0 eeronaves. Una via de comunicacién moderna no solo exige una adecuada planeacién econémica y la seleccién més conveniente de la ruta y materiales de construccién a emplear, sind también et disefio racional de las esiructuras de dre- naje que sean capaces de desalojar, en todo momento y en forma eficiente, los volmenes de escurrimiento aportadot por las lluvias en cualquier tramo de la ca- rretera 0 aeropuerto en proyecto, La importancia de un adecuado sistema de drenaje es todavia més relevante si se piensa que aproximadamente el 18 por ciem to del costo total de una carretera se gasta en estas estructuras, que deben justifi car la inversién protegiendo la via de comunicacién de los ataques del agua. A pesar de eso, y debido ademés 2 que cada obra individual es relativamente pequei y de poco costo, es comin aceptar que el disefio resulte conservador. Consciente de este problema, la Secretaria de Obras Piblicas en- carg6 al Instituto de Ingenierfa el estudio de los métodos y normas que, de scuer: do con los avances de la tecnologia moderna y de su sdaptabilidad a tas limitacio res de nuestro pats, puedan servir como base en el proyecto de las obras futures 2 cargo de dicha Secretar El Instituto de Ingenieria ha realizado dicho estudio tomando en cuenta la experiencia adquirida por la SOP en obras anteriores y tratando de actua- lizar esos conocimientos de acuerdo con las investigaciones efectuadas en otros pa ses; ademés, con la idea de utilizar los resultados y recomendaciones, hechos en tra- bajos previos realizados por el Instituto para la misma Secretaria, 1.2 Deseripei6n de las estructuras de drenaje Les carreteras utilizan fajas largas y estrechas de terreno e impo- EI agua de luv rnen dos tipos de problemas de drenaj que cae sobre 1a carrete- ra (0 sobre las laderas adyacentes si el camino es en corte) debe recogerse y elimi- rrarse sin inundar destruir a misma y sus zonas adyacentes. Ademés, las carrete- ras generalmente cruzan cauces de drenaje natural 2 los cuales se debe permitir pasar el agua que transportan a través del derecho de via. Esto debe conseguirse sin obs- truir el escurrimiento en el cauce natural aguas arriba de le carretera y sin causar dafios a la propiedad fuera del derecho de via. Les carreteras se construyen con bombeo © pendiente transversal que permite drenaje lateral u oblicuo hacia 10s lados del jbavimento, y en el caso de curvas, flujo lateral u oblicuo hacia un solo lado, debido a la sobrelevacién del pavimento y de los acotamientos. Al agua colectada en los lados del camino ‘se le obliga @ fluir en direccién longitudinal dentro de cunetes 0 bordillos excavados en BAAAAAAAAAAAAAAAAAADAARARAAARAAR. terreno natural, en forma de zanjas en el caso de las primeras, 0 formadas a través de una porcién del acotamiento y del bordillo de concreto que sirve de limite al pavimento, en el caso de los segundos. Cuando ta carretera tiene cortes leterales ronunciedos, la eliminacién de los escurrimientos se puede hacer mediante drenes de tubo ranurado que permiten, @ su vez, desaguar las infiltraciones producidas des- de los terraplenes. La seccién transversal de una carretera en corte incluye normal ‘mente contracunetas y zanjes de intercepcién en la parte superior del talud, que corren paralelas a la carretera o al corte y sirven para interceptar el agua de escu ‘rimiento @ infittracién proveniente de los taludes y evitar erosiones y deslizamien. to de los mismos, los cuales pueden lleger @ ser muy severas y originar fuertes de vehiculos, En gastos de conservacién y peligrosas condiciones para el trén los cortes largos, la contracuneta debe seguir aproximadamente una curva de nivel ¥, Si 5 posible, derivar el agua a un curso de drenaje natural sin dejarla llegar al camino, En otros casos es necesario encauzar el aqua hacia la cuneta de! camino antes del extremo final del corte mediante une seccién vertedora revestida @ lo lar- go de! talud. El exceso de humedad en el terraplén de una carretera origina Pérdida en la estabilidad del pavimento debido a la baja resistencia y a la deforma: cidn originada por a! peso de tas llantas del vehiculo. Dicha humedad se puede de- bor 2 infltracién de agua bejo el pavimento © en la sub-base a través del pavimen to mismo, de sus juntas a través de los bordillos, 0 la producida por capilaridad desde el nivel fredtico, La eliminacién del agua infiltrada en el terraplén puede efec: tuarse utilizando un sistema de drenes subterréneos transversales al terraplén. En el caso del agua colectada en bordillos y cunetas, la elimi- nacién se éfectia mediante lavaderos y desfogues laterales hacia las partes bajas del terraplén de la carretera y hacia los cursos de drenaje natural El paso de los cauces de drensje natural a través del terraplén de la carretera se efectia por medio de conductos cerrados o alcantarillas, las cuales varian en tamafio y numero. La préctica cominmente aceptada considera como alcantarillas aquellos conductos bajo la carretera, de cualquier forma y tamafio, con longitudes hasta de 6 m. Las estructuras de mayor claro son tratadas como puentes. Aunque el costo unitario de las alcantarillas es mucho menor que el de los puentes, aquellas son més numerosas, en promedio, normalmente, cinco por cada kil6metro de carretera y representan un costo total mayor que el de los puentes, Las estadisticas muestran que aproximadamente el 15 por ciento del costo de las carreteras se gasta en alcantarillas, mientras que el 10 por ciento se dedica a los puentes Los problemas en un puente son fundamentalmente de tipo hidro- lagico y de hidréulica de rios, y difieren en su planteamiento con respecto a los de una alcantarilla. En cualquier caso, la idea es efectuar el cruce tratando de no mo: dificar tas condiciones originales del flujo en el rio. En general, ta altura y longitud de un puente dependen del drea hidrdulica que debe ser proporcionada para pemitir el paso de una avenida en el rio. En realidad, es dificil establecer la magnitud de la avenida méxima que razo- rablemente debe esperarse que ocurra dentro de un cierto nimero de afios. Por ejem- plo, un puente se puede diseftar para una avenida que se espera ocurra (de acuerdo con [as leyes de probabilidad) en promedio una vez cada 60 afios, Pero, ademés, es dificil prever las modificaciones que dicha avenida puede imponer en el rio, tales co: mo la erosin en su cauce y la soc: én en las pilas de apoyo de la estructura, : En un aeropuerto, el problema consiste en proporcionar ls facil dades de drendje adecuadas para interceptar y desviar, tanto los escurrimientos super- ficisles aportados por las lluvias, como el aqua del subsuelo fuera del aeropuerto; asi- mismo, reducir la humedad en la subrasante del pavimento y en fa superficie del te rreno adyacentes para estabilizar y asegurar la firmeza de los mismos y de las éreas terminales. El sistema de drenaje debe funcionar con un minimo costo de manteni rmiento y ser adaptable a futuras ampliaciones. : El problema es muy semejante al de drenaje de éreas urbanas, aun cuando las superticies grandes y relativamente planas por drenar, las condiciones varian: tes del suelo, la ausencia de cursos naturales de aqua y las concentraciones mayores ten los extremos de le construccién, hacen que algunas fases del problema sean més complejas. Sobre todo, es importante que el sistema de drenaje evite enchar- camientos excesivos en el rea de las pistas y zonas adyacentes, pues ponen en peli gro las maniobras de aterrizaje y despegue de las aeronaves. Asimismo, debe pro: porcionar proteccién contra la erosion y abatir el nivel freético cuando sea necesa Para eliminar el escurrimiento superficial sobre las pistas y zonas adyacentes de un aeropuerto, se utilizen zanjas o canales de intercepcion a los lados de las mismas, que transportan los gastos fuera del rea del aeropuerto. La elim nacién del agua de infltracién 0 eb abatimiento del nivel freético, se logra mediante drenes transversales que desembocan en drenes 0 zanjas principales, las que a su vez derivan el gasto hacia el punto de desagiie del drenaje, 1.3. Planteamiento del problema El proyecto det sistema de drenaje de una carretera o de un aero- puerto s@ ha planteado aqui atendiendo a dos pasos bésicos en la solucién: el andlisis hhidrolégico de las zonas por drenar y el disefio hidréulico de las estructuras compo- rnentes de! mismo. EI andlisis hidrol6gico implica la prediccién més © menos confiable de les magnitudes méximas de las intensidades de precipitacién © de los picos de es currimiento (segin sea el caso), para periodos de retorno especificados del evento 0 también de duracién del mismo, segin la finalidad e importancia del sistema, El disefio hidrdulico permite determinar las dimensiones necesarias de las estructuras componentes para deselojar los volimenes aportados por las lluvias © producto de la infitracién en el subsuelo, atendiendo a la eficiencia que se requie- ra en la eliminacién de las aguas. Existe, por lo tanto, una relacién muy estrecha entre estas dos fa- ses del proyecto, y el grado de perfeccién que en ellas se logre redunderé en un di- sefio belenceado en que el monto de la inversién pueda ser comparado con la protec: cién que se proporcione. Por lo que se refiere al problema hidrolégico, en este Instituto se han efectuado con anterioridad estudios que comprenden el anilisshidrolégico de cuencas grandes y pequefias y que encuentran aplicaci6n en la determinacién de los gastos maximos de escurrimiento para el disefio de puentes en las primeras y de alcantarillas en las segundas, Asimismo, se han hecho estudios de hidréulica fluvial aque incluyen problemas de erosién de cauces y socavacién de pilas de puentes. jeferencia a dichos trabajos. Cuando sea necesario se haré aqui : 4 RRA AMER RRR RRR RRR 2. ANALISIS HIDROLOGICO 2.1 Conceptos importantes . En el andlisis hidrolégico de las areas de drenaje intervienen funda- mentalmente lot dos componentes principales del ciclo hidrolégics: precipitcién y escurrimiento, Con base en los registros de mediciones efectuadas, ex posible esta- blecer a relacion que existe entre ambos, considerando les mediciones directes fac: tibles de obtener, Ia estimacién de condiciones que no son posibles de medir di: rectamente y la prediccién de la probable ocurrencia de eventos dentro de un lapso especificado, A ellas queden supeditades las condiciones de diseio de la estructura. En general, la intensided de una lluvia se refiere al valor medio de la misma y corresponde a la relacion entre la altura total de precipitaci6n ocu- rida y el tiempo de duracién de la tormenta, Por esta razén, en lugar de la in- tensidad de una tormenta se suele utilizar la altura de precipitacion total al térmi- no de duracién de la misma. En cualquier caso, le medicién de la intensided de tuna tormenta y su duracién, solo es posible si se cuenta con un registro comple- to de su variacién en el tiempo tomado de un pluviégrafo. _Dichos datos son muy escasos en nuestra pais, y por lo tanto es necesario utilizar métodos de traspost: cién de los datos obtenidos en una estacién a otra donde no existen,.o n de los promedios de una cuenca a otra. Las caracteristicas de la tormenta se refieren entonces a los da- tos obtenidos en una estacién, Para determinar los valores medios en toda una cuenca, son necesarios los registros del mayor nimero de estaciones dentro y fuera de la misma ¥ utilizar el método de promedios pesados de Thiessen, que toma en cuenta la den- sidad y distribucion de las estaciones, 0 bien el de las isoyetas, que’ incluye los efec- tos orogréficos sobre la distribucion de las Iluvias. Con estos métodos se determina tun valor representative de la altura de precipitacion que se considera uniformemente distribuide sobre toda le cuenca. En el caso de éreas de drenaje pequefias, son bas- tante representatives los datos asi obtenides y en ocasiones puede ser suficiente con los datos de la estacién més préxima, sin que esto sea una regla plenamente justi cada, La influencia de la magnitud del érea se puede determinar por el eélculo de las curvas altura méxima de precipitacidn—érea—duracién. La disponibilidad de mayor cantidad de datos en cada cuenca par- ticular permite obtener més aproximacién en la prediccién de eventos que sirvan co- mo condiciones de disefio para un sistema de drenaje, Por lo que respecta al régimen de lluvias en determinada regién, los datos correspondientes por lo menos a cinco afios de registro pueden ser representatives del mismo para su aplicacién en el andlisis. El escurrimiento es el aspecto més importante del problema que se analiza, Representa la suma del escurrimiento superficial y del proveniente del subsuelo. El escurrimiento superficial es igual al producido directamente por la precipitacién menos el de retencién superficial transformado en evapotranspiracién infiltracion, gn tor ibirnas de drenaje got aqua plantean, s2 mee adop war anal dino a lon econ del scion sul, pow wea de cent peruse y por ol pos apart prvelecis- do a outa de sibants. Un bao eee ie ap coniiat Wetton comico! de dnt con Tov da pocaduracén, Evite un gran nero de forse Ce et laa aan ie ne pea a dod gu wei dle camca, el ao de Ia tera ls conics antacatrtes do ee ge ve ee eal precipitacién que se infiltra 0 se piewde por evapotranspiracion, La capacidad de infiltracién para un érea especitica es la cantidad de aqua proveniente de una Iluvia que puede ser absorbida por el suelo y varla con la forma de la precipitacién, tipo de suelo y de las condiciones antecedentes de hu- RHR RRRERRKRRRRRRRRER RRR edad. Durante una tormenta de duracién considerable, la infitracién es al princi pio muy grande, después disminuye y al final permanece précticamente constante a transcurrir un periodo prolongado de tiempo; La intensidad de la precipitacién tie ne también efecto de acuerdo con su magnitud; asi, el agua de llwvia- tiene: mayor “oportunidad de infiltrarse cuando la precipitacién es de alta intensidad y corta du- racion, que cuando es pequefia: pero de gran duracién, La evapotranspiracién y la capacidad de infiltracion se pueden ob- tener de mediciones directas, cuantificéndolas con unidades semejantes a las de la pre cipitacion. Se ha hecho uso también de formulas empiricas, las que dificilmente to mari en cuenta todos los factores que intervienen. tra forma de cuantificarlos, y quizé la més racional, es a través de los métodos de relacién precipitacién—escurrimiento que determinan los volimenes perdidos por estos conceptos. La medicién de los gastos de escurrimiento se efectia directamen: te por medio de estaciones de aforo, y cuando estas no existen, por lo métodos de seccién—pendiente con base en tas huellas dejadas por el agua en épocas pasadas. Lo distribucién de los gastos de escurrimiento a 10 largo del tiempo se representa gréf- camente por medio de un hidrograma, que puede referise 2 una avenida aislada 0 2 la distribucién a lo largo de uno © més afios de registro En la determinacion del gasto pico de diserio es importante el concepto de tiempo de concentracién que representa el intervalo requerido para que el agua escurra desde el punto més alejado del area de drenaje hasta el punto de desfogue. Este tiempo puede incluir solo e! utilizado por el escurrimiento su perficial sobre el terreno o el utilizado al fluir en rios y canales artificiales (© ambos. ° Su determinacién puede ser directa 0 bien por medio de férmulas empiricas, 0 2.2. Métodos de cdteulo Un tratamiento estadistico de los datos de precipitacién de una cierta zona permite determinar: por diferentes métodos (ref 1) tas curvas de intensi- dad—duraci6n—frecuencia de tormentas, con las cuales se pueden obtener ‘tas cara teristicas del evento de disefio para un interval de recurrencia especificado. En la ref 2 se incluye una explicacién detallada del método de andlisis de frecuencia. més conocido con-una aplicacién numérica a le cuenca det ensel cap 4 de este informe se presenta et mis- fo Cerro Gordo, Gro. Tambi mo procedimiento para la zona del aeropuerto de Acapulco, Gro., y en la fig 4 se muestra la forma tipica de estas curvas. Dé’ estos resultados se infiere que una tormenta de gran intens dad esté asociada a una duracién corta y viceversa, Para una misma duracién, con la frecuencia aumenta la intensidad, La ecuacién utilizeda més cominmente para representar esta relacién es del tipo KT™ i a ate donde i intensidad promedio de fa luvia, en mm/h T periodo de retorno, en afios t duracion de la luvia, en min K,a,x,n _coeficiente y exponentes que varian con la localizacién geogréfica de la cuenca Existen varios métodos para valuar los gastos pico de disefio de una alcantarilla 0 de un cruce, que van desde la utilizacion de formulas ARAAAAAARRARRRRH AAR RR empiricas hasta métocios“més elaborados. Dentro de las formulas empiricas més sim- ples, la més conocida es la de Talbot, que permite determinar directamente el érea hidréulica necesaria en la alcantarilla o en el eruce en funcién del érea por drenar y de un coeficiente de escurrimiento que depende de las caracteristicas de la cuenca, Sin’ embargo, no toma en consideraci6n las caracteristicas y ocurrencia de la precipi taci6n, las caracteristicas geogréticas y fisiogréficas de la cuenca, ni los més elemen- tales principios de la hidréulica. Fue propuesta a fines del siglo pasado y su uso fue justificado debido a tos conocimientos tan limitados de hidrologie e hidréulica fen aquel entonces. Sin embargo, hoy en dia'no hay justificacién para seguir usan- do esta férmula que no tiene verificacién cientifica alguna. Con base en la relacién precipitacion—escurrimiento existen varios métodos que, si bien se basen en férmulas empiricas, su utilizacién es més racional, ‘ya que permiten la libertad de hacer sjustes para ser utilizados en una regién dis- tinté de donde fueron obtenidos; estén basados en una serie de hipétesis bésicas, siendo las siguientes tas més importantes: a) El tiempo de! méximo de precipitacién coincide con el tiempo de pico del escurrimiento ‘6) Todas las porciones de la cuenca contribuyen a la magnitud del pico dal escurrimiento ) La capacidad de infiltracion es constante en todo tiempo ) La intensided de precipitacién es uniforme sobre toda la cuenca @) Los antecedentes de humedad y almacenaje de la cuenca son despreciables. Estas suposiciones bésicas indican las limitaciones de estos métodos y la forma en que deben ser aplicados. En todos [os casos, es necesario determinar la intensidad de precipitacién que corresponde a la frecuencia de la tormenta de disefio 2 para una duracién especificada y que se obtiene de las curvas intensidad—duracin— frecuencia, La duracién de la tormenta de disefio que se elija debe estar de acuer do con la segunda hipétesis; esto es, debe ser con una duracién tal que el agua le- gue al punto de concentracién 0 de desfogue desde todas las porciones del érea de drengje. Ello significa que dicha duracién sea, por lo menos, igual al tiempo de concentracién de la cuence, El tiempo de flujo en el canal de intercepcién o natural puede ser aproximado por el céleulo de la velocidad media, y existen algunos datos dis- ponibles para el tiempo de flujo sobre las superficies de terreno natural o pavimen- tado. La seleccién de la frecuencia de la tormenta de disefio coincide con la correspondiente al pico del escurrimiento, Dentro de este tipo de métodos se encuentra el llamado “racio- fal”, utilizado en el disefo de drenaje municipal y de seropuertes, que puede pro- dducir valores exagerados del escurrimiento aun cuando se usen valores exactos de la precipitacién y de los factores de impermeabilidad. La ignorancia de Jas condi ciones antecedentes de humeded incrementan ef error con el tamaflo de la cuenca, El método es entonces adecuado para reas pequefias que no excedan de 4 km? y se expresa por la ecuacién a= 0278 CciA (2) donde rea de drenaje, en km* c coeficiente adimensional que representa la relacién precipitacién/es: curtimiento i intensidad de precipitacién para la frecuencia elegida en mm/h, y para una duracién igual al tiempo de concentracién 2B a gasto maximo para al area total; en m? /seg 0.278 coeficiente que hace homogéneas 12s variables para obtener m? /seg Los valores recomendados para el coeficiente. C se presentan en la ‘tabla 1 Este métedo. ha sido ampliamente utilizado por la Agencia Federal de Aviacién de Estados: Unidos en el drenaje de aeropuertes, Jacque. lo completa por medio de gréficas para determinar el tiempo de.concentracién, obtenidas de los resul- tados empiticos que se muestran en la fig 1 (ref 3). En estas gréficas, el tiempo de concentracion depende de la distancia de recorrido del agua.desde el punto sobre el parteaguas més alejado de la cuenca al sitio de desfogue en metros y del. valor de © elegido para la ec 2. El valor de t, que se elija dependeré también del grado de encharcamiento que quiera tolerarse en las zonas de terreno que rodean a las pistas En carreteras, el tiempo de concentracion seré la suma del tiempo utilizado por et agua para recorrer la zone pavimentada @ la del suelo natural més el Utilizado en el flujo sobre bordillos y lavaderos © contracunetas hasta la entrada a la alcantailla.” Este ultimo se puede estimar © partir de la velocidad media que adquie ra el agua en su recorride, y queda impuesta por el disefio hidréulico de cada estruc tura particular. En el caso de dreas rurales, el tiempo de concentracién se calcula con base en férmulas empiricas que valen solo para la zona donde fueron obtenidas Por ejemplo, la formula de Pickering, que vale para érea rurales en California, es w(E)” donde L longitud de recorrido tobré la cuenca proyectada horizontalmente, en km “ s pendiente media de la cuenca t tiempo de concentracién, en min tras formulas y tablas para calcular el tiempo de concentracién pueden ser consultadas en las refs 4, 5, 6 y 7, Un método basado en las ecuaciones fundamentales de la hidréuli cca ha sido desarrollado por Henderson (ref 8) para determinar la relacién precipita- ciGn—escurrimiento; encuentra aplicacion en superficies planas con pendiente transver: sal como en los aeropuertos y carreteras y, de resultar efectivo, permitirS eliminar la estimacin de factores como el tiempo de concentracién en la zona plana, antes del canal colector. Supéngase una superficie plana con pendiente lateral S, y un ele mento de érea de 1.00 m de ancho y de longitud L hasta ta zanja de intercepcién (fig 2). Se conoce la intensidad de precipitaci6n en exceso para la tormenta de di sefio, esto es, la intensided total menos las pérdidas por infltracién que puedan ser estimadas. Esta intensidad i se considera constante y uniformemente distribuida, Por la integracién de las ecuaciones diferenciales del flujo trans torio a superficie libre, Henderson ha legado a establecer una serie de ecuaciones simples para determinar el tiempo t, en que se establece el gasto maximo por uni: dad de ancho y el valor del mismo al final de la superficie plana (fig 2). Estas son: fo TET ta a @ LEASSOR AA DIPAAARAR RARE 6 7) 8) a=alv, 0 prao ?2 NH=NH41 PRINT,NH NR TAUX IMPRIME ,1AUX,X,EP, YS, QP,VS,EA NR=NR4#2 YArYS. ‘AA=AS PA=PS | VASVS | QA=QP CALL EXIT NOTACION NT eP or G YA AK PA vA Nu) us) sow) BW) 20) DLTW) bzw) uy) ENEW) NH ys As Ps. RHM vs SF DHV DHF Ye NR dimero de tramo elevacién de la plantilla gasto en la seccién final aguas abajo aceleracién debida a la gravedad tirante en la seccién final aguas abajo 4drea hidrbulica en ta seccién final aguas abajo perimetro mojado en la seccién final aguas absjo velocidad media en la seccién final aguas abajo mero de secciones que se tomarin en el tramo J longitud de! tramo J peridiente del tramo J ancho de ta plantilla en el tramo J talud en el tramo J distancia de tongitud de transicién en el tramo J ineremento en elevacién de la plantilla por pendiente aporte lateral por unidad de longitud coeficiente de rugosidad de Manning en el tramo J ‘ndimero de hoja tirante supuesto Sree hidréulica supuesta perimetro mojado supuesto radio hidréulico medio velocidad media supuesta pérdida por friccién de Manning pérdida de carga por ampliacién pérdida por friccién en el tramo J tirante calculado contador para formato de impresién AGmero de renglén DxJ byes zx byec “aux oP 37 longitud en que fue dividido cada tremo incremento de tirante supuesto incremento en altura de coda tramo incremento de tirante en cada tramo contador para fines de impresion gasto en la seccién considerada DATOS DEL PROBLEMA NGmero de tramos distintos en el canal = 3 Elevacién de ta plantilla en la seccién final = 100,000 m Tirante en la seccién final = 2.580 m Velocidad en la seccién final = 1,686 m/seg Gasto en la seccién final = 38,57200 m*/seq Aceleracién debida a la gravedad = 9,800 m/seg? EI nimero j del tramo se cuenta desde a seccién final hacia ‘Squas arriba La distancia X a cada seccién se mide desde la seccién aguas arriba de 1a Gitima transici6n en ta seccién final de! canal CARACTERISTICAS DEL TRAMO 1 Numero de secciones = 22 Longitud = 2.214.230 m Pendiente de ta plantila = 0.0003 ‘Ancho de la plantilla = 6.000 m Talud de la seccién = 1.50 Longitud de transici6n aguas abajo del tramo = 0.000 m 38 ' = Desnivel entre plantilas en esta transicién ~ 0,000 m Gasto unitario de aporte lateral dentro del tramo = 0.00675 m?/seg = Coeficiente de rugosidad segin Manning = 00150 = Distancia considereda entre las secciones dentro del tramo = 100.647 m. = : = RESULTADOS DEL TRAMO 1 = Distancia X — Elevacién de la Elevacién de ta = Tirante, Gesto,, Velocidad Seccién aa piantila, Tm” onan eg ‘en miseg” superficie del seccién,enm en 4 cues miseg “agua, enm = 1 0.00 100.000 2.580 38.87200 1.686 102.580 = 2 100.647 100.090 2.628 37892631613 -«102.658 = 3 201.298 100.060 2668 3721327 1549 = 102.729 4 301940 100.991 2703 3653390 1.493 102.794 = 5 402887 100,121 2733 35.8554 1.442 —«102.854 6 503.234 100.151 2.759 35,17517 1.395 ‘102.910 we 7 803.881 100.881 2781 34.49580 1.383 «102.962 8 708.528 100.211 2799 338164 1313103011 = 9 805.175 100.242 2815 3313707 1276 103.057 = 10 905.821 100.272 2829 92.4571 1.241 103.100 i 106.648 100.302 2840 31.7836 ©1209 103.142 = 12 1407115 100332 2849 31.0987 1.177 103,181 13, 1.207.762 100.362 2855 3041961 1.148 «103.218 = 14 1308409 100.303 2861 29.7402 1.119 103.208 = 15 1400085 100.423 2.964 29.0608 1.092 109.287 16 1.500.702 100.453 2.866 28.38151 1.065 102.319 = 171610349 © 100.483 2.966 2770214 1039 103.49 18 1.710.996 100.513 2865 2702278 «= 1,014 103.378 = 19 1811.643 100,543 2.863 2634341 0.990 103.406 20 © 1912280 100574 2.858 25.6405 0.967 103.432 = 21 2012936 100.604 2.852 2498468 0944 103.456 = 22 2112583 100.634 2.848 2430631 0922 «103.480 232218230 © 100.668 2838 2362595 0.899 103.502 = CARACTERISTICAS DEL TRAMO 2 bs = Namero de secciones = 22 = Lonsitud = 270,000 m Pendiente de la plantila = 0,0003 = Ancho de la plantilla = 400 m Talud de la seccién = 1.50 Longitud de la transicién aguas abajo del tramo = 0,000 m Desnivel entre plantillas en esta transicién = 0.000 m Gesto unitario de aporte lateral dentré del tramo = 0.00675 m*/seg Coeficiente de rugosidad segin Manning = 0.0150 Distancia considerada entre las secciones dentro del tramo = 125,000 m. RESULTADOS DEL TRAMO 2 Distancia X Elevacién dela Tirante, _Gasto, Velocidad, Elevacién de la Seccisn ala plantilla, enm | enm?/seg en m/seq superficie del secciénjenm —" enm ‘agua, en m 1 2214230. 100.664 2827 2362895 1.014 103,492 2 2339.230 © 100.702 2825 22.7820 0979 © 103.827 3 2488.230 © 100.739 2820 2193845 0945 103.560 4 2889.230- 100.777 2813 2109470 0.912 103.590 5 2716230 100.814 2803 2025008 0.880 «103.618 6 2830230 100.852 2792 1940720 0.849 103.644 7 2.966.230 - 100.880 2779 1856345 0.818 «103.689 8 3089230 100827 2765 1771970 0.787 ~—*103.692 9 3214230 100.964 2749 1687595 0.756 = 103.713 10 3339230 101.002 2732 1603220 0.725 «= 103.734 11 3464230 © 101.039 2713 15.18845 0.694. 103.752 12 3889230 © 101.077 2693 1434470 ©0663" © 103.770 13 3714230 101.114 2672 1350095 0.631 «103.786 14 = 3839.230 101.152 2649 1265720 0.598 © 103.801 18 3964230 © 101.189 2625 1181345 0567 103.815 16 © 4089.230 © 101.227 2600 1096970 0534 103.827 174214230 101.264 2574 10.1295 0.500 103,839 18 4.399.230 © 101.302 2547 928720 0.468 «103.849 19 4464230 © 101.339 2519 8.43845 0431 «103.858 20 4589230 © 101.337 2499 7.59470 0304 «103,866, 21 4714230- 101414 2459 © 675095 0.357 «103.873 2 4839230 © 101.452 2427 590720 0318 © 103.879 23 © 4964230 © 101.489 2395 5.06245 0.278 ‘103.884 CARACTERISTICAS DEL TRAMO 3 Nimero de secciones = 22 Longitud = 750,000 m Pendiente de la plantills = 0.003 Ancho de la plantilla = 3.000 m Talud de la seccién = Longitud de la transici6n aguas abgjo del tremo = 0.000 m Desnivel entre plantilias en esta transicién = 0,000 m 0.00675 m?/seg Gasto unitario de aporte lateral dentro del tramo Coeficiente de rugosidad segin Manning = 0.0160 Distancia considerada entre las secciones dentro del tramo = 34.091 m, Distancia x a la 4.964.230 4.998.321 5 032.412 5 066.503, 5 100.594 5 134.685 5 168.775 5 202.866 5 236.957 5 271.048 5 305.139 5 339.230 5.373.321 5.407.412 5 441.503 5.475.594 5 509.685 5 543.775 5 577.866 5.611.957 5 646,048, 5 680.139 5.714.230, Elevacién dela plantitla, enm 101.489 101.499 101.510, 101.520 101.530 101.540, 101.551 101.561 101.571 101.581 101.592 101.602 101.612 101.622 101.632 101.643, 101.653 101.663, 101.673 101.684 101.694 101.704 101.714 Tirante, enm 2.394 2.385 2377 2.368 2.389 2.350 2.341 2.332 2.323 2312 2:302 2.292 2.282 2.272 2.261 2.251 2.241 2231 2.220 2.210 2.200 2.190 2.180 RESULTADOS DEL TRAMO 3 Gasto, enm?/seg en m/seq 5.06345 4.83333 4,803.22 4.37311 4.14299 3.91288 3.68277 3.45265, 3.22254 2.99242 2.76231 253220 2.30208 2.07197 1.84186 1.61174 1.38163 1.15162 0.92140 0.69129 0.48117 0.23108 0.00095, 0.321 0.308 0.295 0.282 0,269 0.255 0.242 0.228 0.214 0.200 0.186 0.172 0.157 0.142 0.127 0.112 0.097 0.081 0.066 0.050 0.033 0.017 0,000 Velocidad, Elevacion de ta ‘superficie del ‘agua, en m 103,883 103,885 103.886, 103.888 103,889 103,890 103.892 103.893 103,894 103.894 103,894 103,894 103.894 103,894 103.894 103.894 a1 3. DISENO HIDRAULICO 3.1 Aspectos generales : El andlisis hidréulico de una estructura de drenaje se basa en el us0 de los principios bésicos de la Hidraulica y en sus ecuaciones fundamentales de continuidad, energia y cantidad de movimiento, Estos principios y ecuaciones son igualmente vélidos en conducciones forzedas 0 & superficie libre; sin embargo, en este Gltimo cato, es necesario considerar, ademds, las condiciones inherentes al flujo, debido @ que el tirante de la seccién tiene la libertad de variar su magnitud de acuerdo con las caracteristicas geométricas @ hidréulicas @ 10 largo de la conduecién. El flujo en una conduccién puede ser laminar o turbulento, per- manente o transitorio, uniforme © variado, etc. En general, se considera en el di- sefio hidréulico de los sistemas de drenaje que el flujo es turbulento, es decir, con niimero de Reynolds superiores al critico dentro de os canales y tubos del sistema, Los principios hidréulicos det flujo @ superficie libre son aplica- bies al diseio de canales, zanjas de intercepei6n, cunetas, contracunetas, bordillos, levaderos, répidss y en algunos casos a alcantarillas, Conviene observar que aun cuando la seccién sea completamente cerrada, si el flujo presenta una superficie li- bre, queda clesificado como tal, aplicando los mismos principios y férmulas corres- pondientes este tipo de flujo. Los mismos principios y férmulas del flujo a superficie libre son también aplicables al disefio hidréulico de conducciones 2 presion, y para ello basta considerar que en el caso general no existe la libertad de que ta seccién cambie de forma, lo cual simplifica en gran parte los criterios de disefio, No se insistiré aquf sobre los diferentes aspectos relatives a la deduccién y limitaciones en la aplicaci6n de los principios y formulas de disefio hidréulico de una conduccién, los cuales se consideraran conocidos, o bien pueden oot LR ER REC BRE EER CELTS EERE ser consultados en los tratados de hidrdulica existentes, En todo caso, para cada problema que se trate se indicardn los detalles particulares con sus referencias bi bliograticas 3.2 Zanjas de intercepcién, cunetas y bordillos Una vez conocido, del anélisis hidrolégico, el gesto por unidad de longitud de la conduccién a superficie libre (zanjas, cunetas, bordillos, ete) y que proviene de los pavimentos y zonas con pasto, es necesario calcular el tirante y el gasto @ lo largo de toda la conduccién y a través del tiempo, con objeto de deter rminar el hidrograma en el extremo final de la misma, Para ello, es necesario consi derar que el gasto por unidad de longitud que entra lateralmente al canal (tig 2) es el que produce Ia avenida en el mismo. En estas condiciones, el andlisis hidréulico de la conduccién se converte en un problema de flujo transitorio espacialmente variado a superficie |i bre, uno de los problemas més complejos en la hidréulica, El estudio de este tipo de problema con base en Ia solucién de ecuaciones diferenciales del mismo, resulta impracticable y en este sentido vale ta pena mencionar los trabajos de Iwagaki, So luciones de tipo semiempirico como las de Henderson, Izzard y Horton han sido ya mencionadas en el capitulo anterior, Los métodos hidrolégicos para el trénsito de avenides en vasos y canates son més sencillos que los métodos de solucién de las ecuaciones diferenciales generates, debido a que no toman en cuenta el efecto de remanso y la traslacion de oscilaciones caracteristicas del flujo transitorio a superficie libre. Sin embargo, en Giertos casos pueden ser de gran utilidad para encontrar resultados précticos aunque solo sproximados. Dentro de este tipo de métodos, el que he tenido mayor acep tacién es ef Muskingum con sus diferentes variantes, aunque referido solo al caso de flujo transitorio gradualmente variado, esto es, la avenida ocurre en el extremo ‘aguas arriba del canal y se desplaza a lo largo del mismo sin recibir aporte lateral El tratamiento correcto del problema en al escurrimiento que se produce hacia una cuneta 0 zanje de intercepcién de una aeropista, consiste en la * solucién de las ecuaciones diferenciales del flujo transitorio espacialmente variado. Con referencia a la fig 5, las ecuaciones de continuidad y dit (refs 4 y 8), son: mica, respectivamente a= 0 a Rete) Taos donde A fre hidréulica 9 aceleracién debida a la gravedad a gesto q gasto aportado lateralmente por unidad de longitud det canal S, _pendiente geométrica de ta plantilla s, t v x coordenada de una seocién considerando el flujo unidimensional y tirante La solucion de este sistema de ecuaciones es diffcil en extremo, aun por aproximaciones de incrementos finitos, debido a la naturaleza no tineal del sistema y a que el paso de un estado en que el canal esté en seco a otro interme- dio en que transita la avenide implica cambios en el tipo de flujo laminar 0 tur bulento, Se han realizado varios intentos por la escuela japonesa para casos par: ticulares; sin embargo, existe por delante un vasto campo de investigacion en este sentido, Se han realizado otros intentos mediante simplificaciones en el sis- tema. El caso extremo de la teoria de la onda cinemética ha encontrado aplicacion en los problemas hidrolégicos del flujo superficial en cuencas, ya presentados en la soluci6n de Henderson del subcapitulo 2.2. Le teorfa de la onda cinemética fue planteada en primer lugar por Izzard (ref §) en 1946 y en ella se acepta que son despreciables los términos det primer miembro de la ecuacién dinémica a que se reduce a + La cual es vélida en cada seccién y en cualquier instante. Si la pendiente hidréutica se expresa a partir de la férmula de Chezy, resulta vecVJR&, 5, donde © es el factor de fricci6n de Chezy y R,, el radio hidrdulico de la seccién, ambos dependientes del tirante y de la rugosidad del canal. En un caso més gene- ral, para un canal de rugosidad y geometrfa constante, la ecuacién anterior se hace vélida dentro de la zona laminar o turbulenta mediante una ecuacién del tipo Q-ay" (6) donde « y m dependen del tipo de flujo en el canal. Ya se han realizado investi gaciones para determinar sus valores (ref 9). Al aceptar esta situacién, 1a soluci6n se restringe a la ecuacién de continuidad, y el problema se convierte en una onda de tipo cinemético (ref 8). ‘Sin embargo, dicha solucién no explica las interferencias 0 remansos ocasionados por obstrucciones o secciones de control aguas abajo en canales largos (por ejemplo, en las zanjas de intercepcién de aeropuertos), al presentarse un régimen subcritico en os mismos y que sefialarian un tirante en la seccién inicial aguas arriba y, de acuerdo con la ec 16, un gasto en le misma, lo cual esté en contraposicién con ls ecuacion de continuidad, segiin la cual, el gasto en esa seccién debia ser cero Por otra parte, este tipo de solucién seguramente seria aplicable al disefio de cunetas de fuerte pendiente y al flujo sobre pavimentos, Todas estas consideraciones ofrecen también aspectos muy atracti ‘vos para una investigaci6n tebrico-experimental, La mayoria de los autores aceptan que la solucién més conserva: dora consistiria en aceptar un répido establecimiento del flujo permanente aun en el caso de una Hluvia de corta duracién, Esto seguramente es més realista que el pen sar en un flujo uniforme en todo el canal, establecido con el gasto total at final del_ mismo, Con la hipétesis anterior, los términos que dependen del tiempo fen las ecuaciones de continuidad y dinémica valen cero. De la primera resultaria que el gasto en la seccién x vale Q = ax. De fa segunda, y pensando en una solucién por incrementos fini tos con una serie de transformaciones (ref 4), se obtiene la ecuacin Q, (Vy, + V,) yy WV) —V, + a2 AQ) + S, ax - Sax oe - 9 0, SEY a aye) -¥, fen que los subindices 1 y 2 se refieren a las secciones con el mismo némero en ta fig 6. El desnivel entre las superficies libres del aqua de las secciones 1 y 2 se pueden expresar por aY' = 8, aX - ay © bien, en términos generales, para dos secciones ie i + 1, se puede tener una sola ecuacién que es 9.14.1 + vi) vi (7 aye SE it AX) + S, AX 17) 2,, + a) aos. 7 donde la pendiente por friccién en el tramo se puede calcular como el promedio de la correspondiente a las dos secciones que lo limitan utilizando para ello la formula de friccién correspondiente. Para poder iniciar el eélculo es necesario conocer las condiciones de frontera. En el caso de la zanja de intercepcién de una aeropista, la pendien- te geométrica generalmente es pequera y el régimen suberitico. El céleulo en este caso es aguas arriba, estableciendo una seccin final donde el tirante se cono- ce 0 donde ef tirante es el critico, Cuando se trata de una cuneta, la pendiente es generalmente grande y el régimen supercritico. El eéleulo se realiza en a direcci6n del flujo, partiendo de aquella seccién dentro de 1a cuneta en que se forme el tirante Aceptando una longitud aX del tramo, razonablemente pequefia, el procedimiento de célculo en la direccién contraria al flujo se indica a través de la siguiente secuela: a 1, Se conocen todas las caracterlsticas: Y,, Q,, V, y Sq en la seccién i 2, Se estima un valor ay con el cual se calculan : Yea = Yay ay! = 84x - ay Aas = fa) Q,,, = 0, ~aax la pendiente S,,, , con le formula de friccién correspondiente y la pendiente hidréu- {ica media 2.De-la ec 17 se obtiene un valor AY’ que debe coincidir con el estimado en el paso 2; de lo contrario, se repite el célculo con un valor més sproximado hasta lograr la igualdad de fos dos valores con el error que se desee. En estas con- diciones se cae nuevamente en ta situacién del paso 1. El célculo en Ia direccién del flujo se harfa en forma semejante, Cuando el efleulo es en direccién contraria al flujo, el tirante en {a secci6n final aguas abajo queda determinado por una seccién de control o por las condiciones en que se entrega el gasto a la red de drenaje externa. Cuando el eélculo es en la direccién del flujo, es necesario,localt- zar le secci6n de control que generalmente es intermedia y utilizarla como condicién de frontera, Coino solucién inicial del problema, se ha aceptado aqui esta pro- posicién y en [a ig 20 se presenta un ejemplo numérico del célculo realizado con computadora (subeapftulo 2.3), 3.3 Lavaderos En el disefio de cunetas y bordillos en carreteras, se debe considerar el ancho permisible de la superficie libre del escurrimiento, que varia considerable mente de acuerdo con los reglamentos locales: Sin embargo, dicho ancho depende sobre todo de fa forma de la seccién transversal de 12 cuneta, de su pendiente longi- tudinal y de! gasto que transporta, En todo caso, es posible reducir el gasto escurr- 0, y con ello el ancho de la superficie libre, colocando lavaderos 0 derrames laterales 2 lo largo de la cuneta, que conduzcan, sobre répidas revestidas de fuerte pendiente, el gesto total © parcial de la misma hasta las partes bajas del terraplén, y de ahi, siguien- do los cauces naturales de drenaje hasta una alcantarilla, tal como se muestra en la fig 7 Existen varios tipos de entrada a un lavadero, que pueden ser me iante un umbral colocado longitudinaimente en una escotadura del bordillo, mediante coladeras con reja en el fondo de la cuneta, 0 con una combinacién de ambas Sin embargo, el primer tipo es el més utilizado en nuestro pals con un umbral préc- ticamente al nivel de la cuneta, y en este caso la copacidad que debe tener dicho um- bral dependeré de la separacién entre tos lavaderos, del gasto total que intercepta la cuneta (de acuerdo con los célculos efectuados en 3.2) y del tirante en la cuneta en ‘una. seccién inmediatamente antes del umbral. Cuendo el agua entra por una escote dura en el bordillo 0 quarnicién de te carretera, el flujo cambia de direccién en for- ma brusca, y la longitud que debe tener para interceptar el ciento por ciento del gasto que Mega desde la cuneta, se puede calcular con la ecuacién de Izzard (ref 15) RHR R RRR R RRR RAR RRA RRR 49 Q, qi en (18) 0386 f@ > WE donde a desnivel entre el fondo de la cuneta y el umbral, en m (general mente del orden de 0.06 m) e longitud det umbral, en m Q, ‘gasto en la cuneta de Hlegada, en m*/seg vy tirante del escurrimiento en la cuneta de llegada, en m ‘ La ec 18 se encuentra resuelta en forma gréfica en la fig Ba Debido @ que la capacidad en Ia entrada varia con el tirante del escurrimiento, esta se puede incrementar permitiendo que una parte del gasto conti- més alld de la entrada y sea interceptado por la siguiente. Por esta razén, las entradas con abertura en el bordillo se disefian Y separan para interceptar solo aproximadamente del 85 al 95 por ciento del gasto en fa cuneta, Es coman utilizar dimensiones esténdar en todas las entradas, de manera que todas tengan la misma capacidad de descarga, compensando la diferencia respecto del gasto en la cuneta con base en separaciones variadas entre una y otra para limitar el drea de drenaje contribuyente. En estas condiciones, si la longitud de la entrada no es suficiente para interceptar todo. el escurrimiento, la porcién que interceptaré estd indicada en la fig 8 como una funcién de la relacién aly, y de la relacién L/L,, donde L es la longitud efectiva de la entrada elegida como esténdar. En el caso de curvas verticales con concavided hacia arriba, en luna carretera se recomienda construir tres entradas, una en el punto. més bajo de 60 ta curva.y las otras dos donde la rasante queda aproximadamente 0.06 m arriba del punto més bajo, Con esta disposicién, el agua se intercepta antes de que empiece a extenderse en el punto bajo, reduciendo con ello la cantidad de sedimento que deposita en el rea inundede, Como un ejemplo de la utiizacién de les gréficas de la fig 8, com sidgrese que se desea conocer el gasto interceptado por una entrada con abertura en el bordillo de L = 3.67 m de longitud, una altura del umbral a = 0.06 m, un gesto en la cuneta Q = 0.246 m*/seg y un tirante en la misma y = 0.09 m. De la fig 8, con y = 0.09 m, a = 0.06 m, Q,/L, = 0.0224, por lo tanto, ta longitud de la entrada que se necesitarfa para lograr la intercepcién total del gasto en la cuneta seria 0.246 O28. 40; 0.0224 ae De Ia fig 8, con L/L, = 3.67/10.95 = 0.335 y aly = 0.06/0.09 = 0.67, resulta a 2. 048 a Finalmente, el gasto interceptado efectivamente es Q = 048 x 0.246 = 0.118 m*/seg Nétese que en este ejemplo el ritmo de intercepcién parcial ex de 0.118/3.67 = 0,032 m*/seq por metro de longitud de entrada, y para intercepcion total 0.246/10,95 = 0,025 m’ /seg también por metro de longitud de entrada, lo cual significa que, en el primer caso, el ritmo es aproximadamente 43 por ciento mayor que en el segundo, Esto se explica por el hecho de que, al tener intercepcién com pleta, ef tirante en el extremo aguas absjo de la entrada debe ser casi nulo; en cam- 51 bio, con intercepcién parcial, dicho tirante ser mayor y, por lo mismo, més eficiente, Se ha aceptado, tradicionalmente, que el agua interceptada por cada uumbral se conduce hasta la parte baja del terraplén mediante, répidas revestidas. de mamposterfa © conereto que se conocen. como lavaderos. Estos, en general, son de corta longitud. y gran pendiente,,y. 58 disefian de acuerdo con 10s principios y ecua- icie libre, El procedimiento usual consis ciones que igen los escurrimientos. a super te en seleccionar una seccién transversal esténdar, que puede ser de forma. rectangular © trapecial y, conocido el gasto interceptado, se determina la. altura vertical requerida fen la entrada y en tos bordos del lavadero, Para ello se considera que en et umbral de entrada se forma el tirante eritico, dado que en esta seccién la pendiente cambia de una superficie relativamente plane a otra inclinada, donde se alcanzan velocidades grandes superiores a la critica Conociendo el gasto interceptado.y 1a longitud del umbral; et tiran- a CSS (19) te critico vale y la velocidad critica aoe : (20) Dentro de la zona del umbral, la altura de los bordos no deberé ser menor que la suma Y, + V2/29. Aunque el tirante del escurrimiento dentro de la rdpida sea menor que el critica, 1a préctica usual en el proyecto de carreteras con- siste en reducir ol ancho de la répida de tal modo que siempre se logre eb tirante critico correspondiente a cada seccién, més que variar la altura de los bordos. En un lavadero revestido de.concreto: o: mamposterfa;'se.presentan aceleraciones de! agua muy fuertes que incrementan considerablemente la velocidad del escurrimiento en la parte baja y, aderrés, la necesidad ineludible de una caja disipado- ra al pie de la caida para evitar la socavacién del terraplén. Asimismo, en ocasiones se utilizan tubos @ presién en lugar de las répidas, y una estructura semejante en el ‘extremo inferior de descarga, Ambss soluciones son por lo general muy costosas, Es- to indujo a los constructores de las autopistas alemanas a investigar sobre el comporta- rmiento del escurrimiento en lavaderos con plantillas de mamposteria de piedra muy rugosa que produjeran fuerte turbulencia y arrastre de aire al interior del flujo, Con esto se tendrian, ademés, fuertes reducciones de energia a lo largo de la c con lo cual se podrian eliminar las cajas emortiguadoras al pie de tas mismas. Un avance de esta investigacién fue presentado por Hartung en el XII Congreso Internacional de la IAHR efectuado en septiembre de 1967 en Fort Collins, Colorado, y aparece en el Vol 1 de las memorias de dicho congreso. La in- vestigaci6n fue reatizada en el Laboratorio de Obras Hidréulicas de la Universidad Técnica de Munich en Obernach (Oskar V. Miller Institut) y 1a publicaci6n detallada de los resultados aparece en la ref 16, El problema consistié en el estudio del flu- jo altamente turbulento en conducciones de gran pendiente con rugosidades naturales ‘grandes (poco usual eh el campo de la hidréulica) y que es propiamente el problema del disefio de lavaderos. La idea consiste esencialmente en amortiguar en forma continua la energfa que adquiere el agua a lo largo de una répida generalmente corta y de fuerte pen- diente, con base en un fondo deliberadamente rugoso que induce una fuerte turbulencia y el arrastre continuo de aire, para evitar, o reducir por lo menos, las dimensiones y costo de estructuras disipadoras al pie de la cafda, A continuaci6n se resumen los resultados més importantes de esta inwestigacién, los cuales tienen aplicacién en el disefio de lavaderos. Se puede pensar aquf en dos tipos de forma de seccién de estes estructuras: a rectangular elésica y la parabélica que se adapta a la forma irregular de los torrentes montafosos, La ru- gosidad y forma de ambas secciones se puede lograr sobre una plantilla de conereto, descansando directamente sobre el talud del terraplén, en la cual se incrustan piedras en nec naturales de un tamafio medio previamente seleccionado, euidando que las arstas més angulosas de las mismas sean las que quedlen en contacto con el agua. La incrusta cién de las piedras se puede hacer también directamente dentro del suelo que constitu: ye el terraplén y sobre una plantilla previamente compactada del mismo. En la fig 9 se musstran los cortes transversal y longitudinal de las dos formas de seccién transvor- sal antes mencionadas; se observa que la rugosidad de la répida seria dificil de de- finir exclusivamente a partir del parémetro de rugosidad absoluta, como es costum- Existen cinco bre en el flujo @ superficie tib les tebricos distintos a partir de los cuales se pueden considerar las caracteristicas hidréulicas en una seccion y definir, ademés, sus dimensiones (fig 9): a} Nivel absoluto de la plantilla, Corresponde al valor medio del nivel de la plantilla de concreto 0 de suelo en que se incrustan las piodras. 1b) Nivel méximo de! perfil de las piedras. Corresponde al nivel del pico més alto de una o més piedras contenidas en la seccién. c) Nivel minimo del perfil de las piedras. Corresponde al nivel del pico més bajo de una o més piedras contenidas en la seccién Nivel medio del perfil de las piadres. Corresponde a nivel promedio del perfil de los picos de tas piedras consideradas entre el nivel méximo, 6, y imo, ¢. e) Nivel medio de plantila, entre et medio del perfil de las piedras y el absoluto de la plantilla, Corresponde al nivel medio comprendido Se define como rugosidad absoluta méxima (eng, en em), la diferencia de niveles entre el medio del perfil de las piedras y el absoluto de la pla tilla (fig 9). Se define como rugosided absoluta media (e,,, en em), el desnivel entre el nivel medio del perfil de las piedras y el medio de la plantill, 54 Se designa por N el ndmero de piedras que quedan incrustadas, fen una superficie de un m? de plantilla y sus’ dimensiones son 1/m? . Con estas tres parimetros es posible ahora caracterizar la rugosi dad heterogénea que se desea reproducir. Aparentemente estos pardmetros seri dificiles de determingr en la préctica; sin embargo, en las invéstigaciones efectuadas, se pudieron relacionar directamiente con el tamafio medio de las piedras (d, en cm) como se muestra en la fig 10, encontrando répidamente resultados précticos, En cualquiera de las secciones mostradas en la fig 9, el tirante medio del flujo, Y,,, es el desnivel maximo entre el nivel de la superficie libre det agua y el nivel medio de plantilla, La velocidad media del flujo, tanto en la seccién rectangular co- mo en la parabélica, se obtiene de la ley de Chezy Boy sen ge (21) a donde 9 aceleracién debida a le gravedad, en m/seg? V,, Velocidad media del flujo de la mezcla aguaaire sobre la vertical que coincide con el eje de la répida,en m/seg Y,, tirante medio referido a ta plantilla media, en m 6 4ngulo de inctinaci6n de la plantilla respecto de le horizontal Coeficiente de resistencia que resulta de la ecuacién a) (22) En esta ecuacién ¢,, representa 1a rugosidad absoluta media expresada en las mismas unidades de Y,,, y ¢ un coeficiente que vale PRARAA ARRAN ee c= 0 (17 + 81 eng, VN sen 9) (23) fen que o 8 un coeficiente medio para considerar el contenido de aire en ta seccién transversal y, en el caso de seccién rectangular, adquiere el valor @= 1-13 sno + 019N6,¥, (24) la cual es vélid para 0 < o < 1, yen ella Y, representa el tirante critico y queda determinado por la ec 19, sustituyendo 2 L por b, donde a gasto total de agua, en m?/seg » ancho de plantille de la seccién rectangular, en m En el caso de Ia seccién parabélica es preferible utilizar para o la ecuacion om 1-13 sen 9 + 0.08 (25) La ecuacién’ de continuidad es (26) Q=0V, A, 7 donde V,, es la velocidad media en toda la seccién de la mezcla agua—zire, Si la seccién es rectangular Ven = Ym (27) donde v,, es la velocidad media permisible, 56 Si la seccién es parabélica Sy, 2) 7% Para secciones rectangulares con A,, = b Y,, y la ec 27, el ancho de plantilla vale (29) En secciones parabélicas, con A,, = 2/3 B,, Y,, y la ec 27, el ancho de la super. ficie libre (fig 8b) resulta 20 ° (20) En el Apéndice 1 se presenten los valores méximos de la velocidad media permisible, v,. cominmante aceptados en funcién det diémetro de los granos del material que forma la rugosidad de la plantilla del canal. Con estas ecuaciones se pueden obtener las caracter(sticas del flujo fn lavaderos con rugosidad muy grande, donde el orden en que se efectia el cfleulo epende principalmente del tipo de problema por resolver; si bien el problema més comin seré aquel en que se conozcen el gesto, Q, ef anguio de inclination, 6, y el tipo de rugosidad propuesta, d, N, én, fm LAS incbgnitas serén entonces: el ancho de la seccidn rectangular, b,o el ancho de la superficie libre en secciones parabélicas, 8,,, el trante del flujo, Y,, y 10 velocidad media, v,,, en el eje del canal, 0 ta media en toda la seccién, V,,. Del Apéndice 1 se puede elegir la velocidad media permisible de acuerdo con el tipo de rugosidad y con lst ecuaciones anteriores, y por tun proceso iterativo calcular el tirante del flujo, Y,, ce ARS RAAA RRR R ARR ARR 7 En los Apéndices 2 a 7 se presenta una solucién directa, en for ima grifica, del sistema de ecuaciones para diferentes rugosidades, vilida para secciones parabélicas, que serén las més comunes, y que evita el procedimiento de iteracion, Aqui J = sen 9 y se expresa en porcentaje. Si la seccién es rectangular, las gréficas correspondientes a lz porcién superior siguen siendo vélides, pero en lugar de_ utilizar la porcién inferior para calcular el coeficiente o, se utiliza la ec 24, A continuacién se muestran algunos ejemplos numéricos de aplica: cién de las ecuaciones y del uso de las graficas que figuran en los Apéndices. Datos: Gasto en el lavadero Q = 500 It/seg Pendiente J = 36 por ciento No existe limitacién de la velocidad media del flujo Determinar: Rugosidad, dimensiones de la secci6n transversal de forma parabdtica y las magnitudes de la velocidad media, 1. Seleccion de la rugosidad Tamafio medio de la piedra 25 3 35 cm Diémetro medio equivalente d = 30 cm 2. Determinacién de los pardmetros de rugosidad correspondiente. De {a fig 10, para d = 30 cm, se obtiene: fm = Wem = 0.10 m N= 40 piedras/m? Emin = 186m = 0.18 m De la ec 23 = 0.74 (17 = 8.1 x 0.18 V40'x 0.95) = 3.69 58 Conviene ajustar en este paso un valor més aproximado para Y,,. Con Y,, = 0.22m i. 2 ( 32 Yo vise + wouaae ote t | - d= 0.68 ! y de la ec 21 Yen (3 0,68 = OE = 0.224 m =” Sean Bx 98x 0.55 que es précticamente e! mismo valor supuesto, 4, Ahora, de la ec 29 a G= T= 0, yy = 0.74 x3 x 0.22 = 0.489 m? seg/m fees ses Ys Se PP PRL RL A LY PPR Pn ee Lo 59 y el tirante critica es 5, Establecimiento de la velocidad permisible Puesto que no existe limitacién en le velocidad permisible, se ele Giré un valor cualquiera de la misma, por ejemplo v,, = 3 mviseg, Del Apéndice 1 se observa que este valor queda por debsjo del permisible para d = 30 cm que es de 35 mm/seg, el cual también podré elegirs. Para la seccién parab6lica, la velocidad media pera toda la seccion, segin ta ec 28, es V,, = 2.25 miseg. 6. Determinacién del tirante y del contenido de aire 3 miseg, del Apéndice 5 se obtiene Con ¢,, = 10 em, J = 35 por ciento y v,, Y, = 217 em 074 libre es, finalmente 7.De la ec 30, el ancho de la superti 2.07 m En la fig 9¢ se indican las precauciones que se deben tomar para @l libre bordo, Ejemplo numérico 3 Para ilustrar el procedimiento de calculo en caso de que se deseara una seccién rectangular, se propone aqui la solucién con los mismos datos incégnitas del ejemplo anterior. De este modo, los pasos 1 a 3 de dicho ejemplo son los mismos, salvo que en el ditimo paso, al considerar la ec 30, v,, = V,, = 3m/seg, La solucién es posible resolviendo el sistema de ecuaciones y para ello se siguen los siguientes pasos: 1, Como valor inicial de o se propone el que se obtuvo para la seccién pe- abolica, o = 0.74, De la ec 24 un valor més correcto para o es o = 1-13 x 0.35 + 0.19 x 40 x 0.10 x 0.29 = 0.765 que es diferente del valor a = 0.74 considerado en el paso 1. Con este nuevo va- lor se repite todo el procedimiento de iteracién hasta obtener los siguientes resultados finales: ° 0.765 c 382 0.67 ve 0.23 ¥ el ancho de plantilla del canal de 12 ec 29 os : 0.765 x 3 x 0.23 meee De tos céleulos anteriores se observa que por un incremento en el tamafo medio de las piedras es posible admitir un aumento también en la velocidad Permisible y una reduccién en el ancho de la répida, Es vélida también la aseveracién contraria, 3.4 Conclusiones y recomendaciones En general, las velocidades tan bajas que se tienen con las rugo: roe BRARAARS RAR ARPA 6 sidades probadss, reducen a un m{nimo los problemas de amortiguaci6n de la energia al pie de os lavaderos, a tal grado que eliminan practicamente el uso de cajas amor- tiguadoras, ya que bastaria un simple zampeado con material grueso en la base del terrapién, El uso de las velocidades permisibles obtenidas del Apéndice 1 es exten sivo en el diseo del zampeado antes mencionado, asf como en {a revisién de los ccanales naturales de drenaje 0 en el disefio de contracunetas, En lo referente al estado de avance del disefio hidréulico de zan- jas, cunetas y bordillos, en el estudio del tipo de flujo y la importancia de obtener tun método expedite y a la vez més preciso, todo parece indicar la conveniencia de realizar una investigacién teGrico-experimental enfocada principalmente 2 tas estructu- ras de drenaje estindar en nuestro pais, La investigaci6n se podria plantear entre los tipos de flujo pro puestos, comprobando mediante modelos las hipétesis que implican cada tipo de en foque. Los resultados permitirfan seleccionar el métado de céloulo més adecuado a ta estructura por disefer y podrian ser extendidos a los métodos hidrolégicos de flu: jo superficial sobre terrenos, con miras a soluciones del cSleulo de gastos méximos en cuencas pequefia. El método para el disefio de lavaderos aqui propuesto ha resultado de Ia reunién de los datos obtenides por diferentes investigadores, y sf parecen adap- tarse bastante bien a las estructuras de drenaje esténdar que se disefian en México, En este sentido serfa més conveniente revisar tas dificultades constructivas que ofrecen las estructuras disefiadas, y la economia que representan en las diferentes zonas del pats, Esto podria realizarlo la Secretaria de Obras Publicas, con base en la experiencia ad: guirida en la construccién de dichas obras 63 ALCANTARILLAS 4.1" Introduccion, Ls alcantarllas son conductos cerradas que se construyen trans versales @ un terraplén y por debajo de este, con objeto de conducir agua de via proveniente de cunetas y contracunetas hacia cauces naturales, eliminando asf el pe- ligro de dafos e interrupciones del trénsito, Le diferencia entre una alcantarilla y lun puente consiste en que la parte superior de una alcantarlla generalmente no for- ima parte del pavimento de la carretera; en cambio, un puente eslabona una carretera sobre un cauce natural. Es comin considerar que una alcantarilla es una estructura ‘cuya distancia entre estribos es menor de 6 m. El costo de las alcantarilles, aunque bajo por unidad, llega a re- presentar hasta el 15 por ciento del costo total de la construccién de una carretera, ‘Aun asf, es comin que el disefio de estas sea en excéso y al costo de mantenimien- to elto, El trabajo de un ingeniero es menos criticable si construye sus estruc- ‘turas de drenaje pecando por exceso més bi que por defecto, especialmente si no puede obtener informacién completa acerca de datos hidrolégicos y si, ademés, sus conocimientos son deficientes en lo que respecta a los lineamientos generales de di- sefio hidrdulieo, En un isefio exagerado, el rea de la seccién de una alcentarilla es mucho mayor que la necesaria para el gasto méximo probable correspond te a tun periodo de retorno especificado y, por lo tanto, ocasiona gastos innecesarios. Por otra parte, si las alcantarillas son deficientes, pueden causar la destruccion prematu- +a de la carretera 0 de las obras que debe proteger. Cuanto més importante y cos: tosa sea la misma y més intenso el trénsito, tanto més cuidadoso debe ser el disefio, En una alcantarilla generalmente se reduce el érea del cauce de = la corriente natural ocasionando un embalse a la entrada y un aumento de la velo- cidad dentro y a la salida de la-misma. La profundidad del embalse a la entrada de- penderé principalmente del disefio de la alcantarlla y puede llegar a retesar la altura dl terraplén, En caminos secundarios con poco trénsito, el desbordamiento de las aguas sgbre el camino una vez cada varios aflos puede no tener consecuencias series, si se protege el terraplén, Cuando se trata de caminos de mucho trénsito o de vias férreas, no conviene que la boca de entrada quede sumergida y menos que las aguas rebasen el terrapién, En la salida se puede necesitar proteccién contra la socavacién ¥ la erosién, En cualquier caso existe une relaci6n econémica entre los costos de diferentes conceptos: a! Del conducto, de acuerdo con sus dimensiones b) De las reparaciones del camino en caso de desbordamiento c) Del mantenimiento de la alcantarilla y zanjas laterales ) De {a interrupci6n de trénsito intenso e) De la seguridad del trénsito. 4.2 Caracteristicas y localizacién Las caracterfsticas esenciales de una alcantarilla son el barril o con: ducto que pata por debsjo del terraplén, os muros de cabeza y los aleros a la entra: da, y los muros de los extramos u otros dispositivos en la salida para mejorar las con- iciones det escurrimiento y evitar le erosién del terraplén. En algunos casos también se usan dispositivos para proteccin contra basuras, que pueden obturar el barril de la atcantarita De acuerdo con la forma de ta seccién del barril, las alcantarillas pueden ser circulares, de cajén 0 de béveda, Los barrles se construyen con una gran variedad de materiales y ta base principal de su seleccién es el costo de instalacién Las alcantarillas pequeiias pusden construirse de conereto precolado, barro vitrificado, bierro colado o tuberia de acero corrugada, En los tamafios més grandes, generalmen- te se seleccionan arcos de acero corrugado 0 de concreto reforzedo. En elgunas oca- ee siones se ha empleado también mamposteria de piedra y madera tratada, El didmetro minimo debe ser aproximadamente de 0.45 2 0.60 m, aunque el tubo de 0.30 m puede sarse para escurrimientos pequefios libres de basura, ‘Siempre que sea posible, el barril de la alcantarilla debe seguir al neamiento y la pendiente del cauce natural en linea recta (fig 118). Cualquier cambio brusco de direccién en uno w otro extremo retarda la corriente y obliga @ emplear un conducto de mayor seccién. La longitud del conducto puede acortarse elevando la salida arriba del fondo natural del cauce (fig 11b), pero este exige proteccién para el talud de ‘aguas abajo y fuerza a que toda la alcantarilla descanse sobre el teraplén. Esta localize cién se usa, principalmente, para las pequefas alcantarilas de tuberte corrugada que pueden dejarse en voladizo en el lado de aguas abaja, de manera que ninguna porcién det es- currimiento golpee al terraplén aun con gastos bajos. Si la elevacién de la entrada se aumenta por user una localizacién en ladera (figs 11¢ y d), la alcantarilla puede acortar se, pero el terraplén debe trabsjar como una presa al formarse un embalse del lado de 2quas arriba. Con un arreglo asf, 1a alcantarila se coloca generalmente dentro de una fosa 0 banco natural sobre el lado de la depresién, para que la estructura se apoye en terreno no alterado en gran parte de su longitud, protongando incluso et conducto @ {a salida (fig 11), 0 bien revistiendo la porcién inferior del terraplén después.de la misma (fig 116). Es comin localizer el eje de ta alcantarilla que es perpendicular al el camino (fig 12a), aunque esto exija ciertos cambios en el cauce natural, Le otra alternativa de colocacién es la de una alcantarilla esvisiada (fig 12b), la cual seré més larga que la alcantarilla normal y necesitaré uns canstruccién més complete de los mu ros de cabeza y finales, Sin embargo, cuando el esvisjamiento de la corriente es grande, una alcantarilla normal forma codos que pueden ser puntos de erosién, Como regla general, el alineamiento de les alcantarillas debe seleccionarse para reducir el esvie jamiento natural En cualquier caso, la mejor localizacién de una aleantarilla consiste en evitar que la corriente altere su curso cerca de los extremos de! conducto, evitan: do con ello deslaves y la formacién de remansos cor los consecuentes gastos de con- servacion, 4.3 Hidréulica del flujo en alcantarillas El flujo en una alcantarilla esté controlado por muchas variables de 1a entrada, pendiente, dimensiones de le seccién, rugo- que incluyen la geometri sidad, condiciones a la entrada y en el desfogue, etc. El disefio se realiza generalmen- te para el gasto méximo de la tormenta en Ia seccién de entrada a la alcantarilla, ‘Su funcionamiento puede ser como un conducto forzado o a su- perficie libre, El primer tipo de flujo se presentaré cuando la descarga en el desfo- que sea shogada 0 bien cuando el nivel en la entrada sea alto y el conducto largo. De acuerdo con pruebas de laboratorio, Ia alcantarilla no trabaja como conducto for- zado si el desnivel entre la plantilla de la seccion de entrada y el nivel de aguas arrl ba es menor que un cierto valor eritico, H*, ¥ l2 descarga en el desfogue no es ‘ahogada, El valor de H* varfa de 1,2 a 1.5 veces le altura de la alcantarilia, depen- diendo de le geometrfa a la entrada, caractersticas del barril_y condiciones en el acceso. Para un andlisis preliminar, se puede considerar como limite superior Ht = 1.5 d, donde d es fa altura o el didmetro de la alcantarilla, Usualmente, una alcantarilla con cantos afilados en la seccién de entrada no se lena cuando ta desca- g2 2quas abajo no es ahogada, aunque el nivel aguas arriba rebase la clave del con- ductor Esto se debe a que fos cantos afllados provocan una contraccién del flujo a tun tirante menor que la altura del barril de la alcantarilla, produciendo un aumento local de la velocidad, 1a cual sucesivamente disminuye a medida que se pierda ta ener- fe por friccién a lo largo del barrl, La alcantarilla no se lena si no es suficiente- mente larga para que el tirante, incremeotado por la reduccién de la velocidad, llegue hasta la clave del barril, En términos hidréulicos, dicha aleantarilla se considera corta, ¥ en caso de ocurrir el Hlenado, se considera larga, El hecho de que una sleantarilla sea hidréulicamente larga o corta ARARRERARER AAA RRA or no depende solo de su longitud sino también de su pendiente, tamafio, geometria a la entrada, nivel aguas arriba, condiciones a le entrada y salida, ete, Carter (ref 4) preparé la serie de gréficas de les figs 13 y 14, que permiten un crterio aproximado para definir esta situacién, En la fig 13, 1 representa el factor de fricci6n de Manning en el conducto para el cual se aceptan valores de n = 0,011 en alcantari- lias rectas y de 0,013 para aleantarillas con curvas, ambas de concreto, y den = 0.021 para alcantarillas de metal corrugedo, Para proceder al disevio hidréulico de una alcantarilla, es necesario clasificar el tipo de flujo que se presentaré en la misma, De acuerdo con la fig 15, existen los seis tipos siguientes: A, Salida sumergida Tipo 1 B, Salids no sumergida 1. Carga a la entrada mayor que el valor critica H* a) Alcantarilla hidréulicamente targa Tipo 2 ) Alcantarilla hidra amente corta Tipo 3 2. Carga a la entrada menor que el valor critic Ht 2) Carga a la salida por arriba del tirante critico Tipo 4 ) Carga a la salida por debajo del tirante critico i, Pendiente suberitica Tipo § li, Pendiente supercritica Tipo 6 Flujo tipo 1. Cuando el nivel de desfogue ahoga totalmente la salida, el conducto se lena en la forma mostrada en la fig 18a, Para condiciones estables, la relaci6n cargagasto se puede determinar a partir de las ecuaciones de energia y continuidad. Con referencia a la fig 182, de la ecuacién de continuidad se obtiene: y de la ecuacién de la energia v SLtH=Y¥, t+ tht, : o tt ogee © bien, sustituyendo la ecuacién de continuidad Hey,+ +h th, 8, (3 Ceeogag tee Maren donde A Grea de le seccién del conducto, en m* 9 aceleracién debida 2 la gravedad, en m/seg? H altura del nivel aguas arriba respecto del punto mas bajo en la seccién de entrada, en m L longitud det conducto, en m a gasto en el conducto, en m? /seg s, pendiente del conducto v velocidad media en el conducto, en m/seg y, altura del nivel del agua en la salida respecto del punto més ba- jo de la secci6n de salida, en m La pérdida de energia 2 la entrada, h,, se determina de la ecuacién ve @ (32) donde K, es el coeficiente de pérdida por entrada y vale 0.08 para entradas redondea- das y 0.50 para entradas afiladas, La pérdida de energia por friccién, hy, se determina mediante cual- quier ecuacién de-las usuales, Si se usa la formula de Manning vale v a )t (33) Re donde n factor de friccién de Manning P —_perimetro mojado de ta seocién, en m radio hidréulico de la seccién, en m De la ec 31 se observa que para este tipo de flujo no tiene im- portancia la pendiente de la alcantarilla, dado que el gasto. depende de la diferencia de niveles entre las superficies libres aguas a ¥ aguas abajo. En efecto, de le ec 31, dicho desnivel es @ HeHHSL- Y= aart hth, (oH) Flujo tipo 2. Si ta salida no esté sumergida (Y, < Dl, la carga H a la entrada pue- de ser mayor © menor que el valor eritico H* y la alcantarilla hidréulicamente corta 6 larga. Esto puede determinarse a partir de las figs 13.0 14, El fujo seré del tipo 2 si la centarilla es hidréulicamente larga, Esto ocurre comdinmente en alcantarilias argos y de poca pendiente, donde la carga a la salida, Y;, es cualquiera, inclusive cero, Este tipo de flujo es igual al de tipo 1 si Y, > D/2 utilizando las mismas ecuaciones en ambos flujo. Si Y, < D/2, es vélida la ec 34 del tipo 1 con la ‘nica diferencia que AH es siempre el des- nivel entre la superficie libre aguas arriba y el centro de gravedad de la secci6n final del com ducto, Para el flujo tipo 2 en alcantarillas hidréulicamente largas, si tiene importancia la pendiente debido a que al aumentar esta, se incrementa el desnivel AH y con ello su capacidad de conduccién, Sin embargo, el incremento de la pen- diente puede traer consigo un cambio de flujo hacia los tipos 3 0 6. 70 En los flujos det tipo 3 al 6 la alcantarilla funciona paicialmente lena. ta, esto es H > HY y la carga a le traccién del flujo a la entrada a Flujo tipo 3. En el tipo 3 Ie alcantarilla es hidréulicemente cor D. En este caso, se produce una cont salida es Y, partic de valores H/D > 1.2, aproximedamente, como si se tatara de una compuerta, portancia en el tipo de entrada y La pendiente geométrica y las pérdidas por friccién tienen poce im de flujo; més bien, el gasto descargado depende del nivel de 12 secci6n del grado de redondeamiento de sus aristas, ‘Aproximadamente para 1.2 < H/D < 1.5 ocurre un flujo mezcle- ‘do que arrastra aire hacia el interior y reduce la eficiencia de 1a aleantarilla, 1 gasto puede calcularse con la formula de orificios a=, 8d V2 tH — 6, D) (35) | donde G, es un ooeficiente de contraccién que para bordes redondeados vale 0.8 y para bordes afilados 0.6, La fig 16 muestra las gréficas de la ec 36 para alcantari lias rectangulares, H/D > 1.2 y los dos valores de C,, En alcantarillas circulares, el gasto se calcula con Ia ecuacién ‘coeficiente de contraccién, el cual vale 0.60 para bordes afilados y 0,81 para bordes redondeados inte de velocidad, se calcula de 1a f6rmula coef 1 728 (HID (37) n D diémetro de le entrada de la alcantarilla, en m La fig 17 muestra la gréfica de la ec 36 para alcantarillas circulares con flujo tipo 3, para bordes afilados y redondeados en la seccién de entrada, Flujo tipo 4, Este se presenta si la carga Y, a la salida se encuentra entre la altura D dol conducto y el tirante erftico en el mismo y si, ademés, la carga H a la entrada es menor que la critica H*, el flujo es parcialmente lleno, Esto ocurre cominmente en aleantarillas de poca pendiente y cargas H pequefies. La pendiente S, es menor que la erftica y la entrada acta como un vertedor con la misma seccién transversal del conducto, El tirante' ritico (para el que corresponde Ia energfa especifica mi- ima) en una alcantarilla rectangular o circular depende exclusivamente del gasto, En Via (38) Si la seecién es circular u ovalada, en la ref 4 se pueden encontrar 1n del gasto y del diémetro del con- el caso de la rectangular vale grifices para determinar el tirante eritico en fun ducto. Cualquiera que sea la forma de ia seccién, las condiciones de régimen eritico (minima energia espectfica) deben satisfacer la ecuacién x o one ae (39) donde A tee hidrdulica de la seecién, que resulta cuando el tirante es el crltico, en m* 2 ‘ancho de la superficie libre de la seccién, que resulta cuando el tirante es el critico, en m Por un procedimiento de tanteos (ensayando diferentes tirantes en la ec 39) se puede encontrar aquel (el critico) que satisface dicha ecuacién, La pendiente critica en la alcantarilla (que producirfa el eritico como tirante normal) se obtiene de la férmula de Manning v.a alr (40) donde vy, velocidad critica, en m/seg ne Fadiohidréulico correspondiente al tirante eritico, en m El flujo tipo 4 se tiene si S, <$,. Puesto que Y, < Y, <0 la secci6n critica o seecién de control no acurre en ningin punto del conducto y el flujo en el mismo es suberitico, El tirante que controla las condiciones del flujo es Yy- Siendo la longitud del conducto generaimente corta, es diffcil que se establezca flujo uniforme, por fo cual se puede escribir fa ecuacién de la energia entre las sec- ciones de entrada y de salida ARAAAANMAAMAAMARPARA AAA 3 donde A, rea hidrdulica en ta seccién de entrada correspondiente al tirante Yq, 00m? : A {rea hidréulica en la seccién de salida correspondiente al tirante Yq. on a? m velocidad promedio de las secciones de entrada y salida, (V, + Ve) (2, en mi/seg factor de friccién de Manning R, radio hidréulico promedio de tas secciones de entrada y sade {Rg # Ry) /2, en m Y, _tirante en {a secci6n de entrada, en m Ademés, se satisface la ecuacién de continuidad VA = YA (a2) El sistema de ccs 41 y 42 se resuelve por tanteos, con los cuales se obtienen las condiciones a la entrads, para después plantear la misma ecuacién de energia sobre el nivel det agua detrés de la alcantarilla y la seccién de entrada Hey) Sa (a3) donde K, es el coeficiente de pérdida por entrada que vale aproximadamente 0.25 pa ra bordes afilados y 0,025 para bordes redondeados. En las ecs 41, 42 y 43 se supone conocido el gasto y con este se calcula H, la cual debe ser menor que H*. Flujo tipo 5. Se presenta este flujo si Y, es menor que el tirante eritico, H < H*. Cuando esto ocurre, 1a seccién de control (critica) se presenta cerca de Ia seccién fi- 74 nal del conducto, dentro del cual el régimen es subcritico. S, < 8, El procedimiento de andlsis es idéntico a del flujo 4 con ta Gnica diferencia que la condicién de frontera a la salide no corresponde al tirente Y, sino 4 eritico, Esto os, las magnitudes Y,, A, y Ry, en el conducto se utilizan en las ecs 41 y 42 en lugar de las correspondientes a Y,. GER ARAARARERR Flujo tipo 6. Se presenta cuando Y, < Y,, H < H* y la pendiente es fuerte, S, > S,. La seccién de control se presenta cerca de la entrada, y en el resto del conducto el flujo es supercritico, En realidad, en el momento en que S, = S,, no tiene mayor influencia el hecho que se aumente la pendiente debido a que el gesto ‘no se incrementa pero si la velocidad. La alcantarilla funciona como un vertedor de cresta ancha cuya carga es H, Dentro del intervalo 0 < H/D < 0.8 para alcantarillas circulares, es vélida la ecuaci6n : sy ny? oe ay (HK 44 wae 8 (ca) (G) Y para el intervalo 0.8 < H/D < 1.2, la ecuacién vélida es : co DvD” 0.44 (=) (3) (45) - En la fig 18 se presentan las curvas correspondientes a la alcanta- Filla circular para dos pendientes distintas donde se observa la poca influencia de elias. Para alcantarillas de cajén, en que H/D < 1.2, vale la ecuaci6n 2 2 Q=5 GBH 3H (46) 75 donde 8 ancho de la alcantarilla G cosficiente de contraccién lateral que vale 0.9 si los bordes verti- : cales son afilados, y 1,0 si el redomloamiento de los mismos es u ‘con un radio igual o mayor de 0.1 B 4.4 Formas de entrada y salida En general, es conveniente que la alcantarilla trabaje 2 presién, al aprovecher con ello el mésimo de su érea, Se ha visto también la importancia en la descarga del hecho de que la entrada tenga bordes afilados 0 redondeados. Las entradas sirven para proteger el terraplén de la erosién y sise | disefian adecuadamente pueden mejorar las condiciones de funcionamiento de Ia alcan- tarilla, En la entrada es conveniente construir muros de cabeza que aumen- tan Ia eficiencia y ayudan a retener el talud del terraplén, Estos puederi ser rectos, en forma de L, de U, 0 con aleros y sirven para encauzar el agua hacia la alcantarlla (fig 19 El muro final recto de la fig 192 se usa en alcantarillas pequefias con pendientes planas cuando el eje de la corriente natural coincide con el de la ak cantarilla, Si es neceserio un cambio brusco en la direccién del escurrimiento, s@ utiliza el muro final en L de la fig 196. El muro final en forma de U (fig 19c) es el menos eficiente hidréu- licamente y tiene la sola ventaja de econom(a en la construccién, Cuando los escurti- 76 rmientos son grandes, es preferible el alero alabeado fig 194). 1 éngulo de desviacion del Slabe no tiene mucha importancia en entrades; sin embargo, el sbocinamiento 0 alabeado debe hacerse desde el eje de la corriente (fig 19c) en lugar de hacerlo con el sje de {a aleantarila, Cierta ventaja se abtiene slabeando los aleros en una trensici6n suave, poro la ganancia generalmente no es suficiente para compensa el costo de las formas complejas necesitadas para construir dichas superficies alabeadas, En un conduc to a flujo parcial, une entrada con sleros admite mayor cantided de agua, aumenta su capacidad y reduce el coeficiente de pérdida por entrada al valor K, = 0.1 Con condiciones de control en la entrada, al alabear esta se aumen- ta la copecided de Ia alcantarilla, lo cual le permite trabajar para un gasto dado con una carga menor, Si la elevacién permisible aguas arriba es suficientemente lta, pus de obtenerse alguna economia usando un barril de menor tamafio, alabeando le entra- dda para que el barril trabaje tleno, Algunos experimentos han mostrado que se obtie- nen los mayores resultados alabeando la entrada de una alcantarilla de cajén, en una distancia igual @ cuatro veces el rebaje vertical del barrl (fig 20). La entrada de at contarillas circulares debe redondearse a un radio aproximado de 0.15 O. Cuando se construyen entradas con pendiente del perfil igual a la del talud del terraplén fig 21), se reduce le posibilidad de trabejar a flujo leno cuan- do la entrada esté sumergida. Otro tipo de entrada es aquel que sobresale del terraplén con pen- diente inversa a la del talud de este, 0 con la parte superior extendiéndose medio dis metro sobre la parte inferior (fig 22) De este modo se consigue dar al chorro una componente vertical hacia arriba que tiende a llenar el barril cuando la entrada es sumergida. Pruebas hhechas en modelo han mostrado un incremento en la pérdida de energia con este ti AAA A ARRAS RRA po de entrada; sin embargo, esto tiene poca importancia si con ello se logra un flujo leno. Blaisdell ensay6 entradas como la mostrada en la fig 23, en alcane tarllas circulares, cortando 1a entrada 2 un Sngulo tal que su clave quede adelante del punto més bajo del fondo, A este tipo de entrada Blaisdell la Ilam6 “de capucha”, ¥ establecié que la longitud éptima, L, de la misma era igual a 0.75 O, Para esta longitud la alcantar 0.361. la trabaja lena si H/D > 1.25, para pendientes* mayores de Para un buen funcionamiento de la alcantarilla’ es esencial un dis positive inhibidor de vortices, consistente en una place vertical como s@ muestra en la fig 23, Otra alternativa det dispositive antivortices consiste en una placa cuadra- a 0 circular como la mostrade en la misma figura, ‘Sin el dispositivo antivortices la entrada arrastra aire para grados de emergencia bajos (esto es, cuando H/D no exceda demasiado de 1}; reduciendo la descarga en algunos casos hasta en dos tercios de fa capacidad normal. Las experiencias de Blaisdell también incluyen mediciones en la entrada cuando trabaja sin estar sumergida, esto es, cuando H/D < 1.25, y con al- cantarillas en pendiente fuerte, En esta condicién, la seccién critica se presenta a la entrada (flujo tipo 6). El funcionamiento de alcantarillas con capucha antes descrito’ter- mina cuando H/D alcanza los valores dados por la ecuacién H a TT Aqul Ta pendiente se define como la tangente dal ngulo de inclinaciin respecto dela horizontal. a 1.05 + 0.142 —T_ OMT (47) 78 que representa el inicio del proceso de flujo mixto agua-aire y el llenado de Ia al- cantarilla, Para esta condicién, el comportamiento queda descrito por las ecuaciones normales de flujo en tuberfas, La dnica diferencia es que la entrada de capucha ele- va el coeficiente de pérdida por entrada de su valor normal cercano a 0.5 @ un valor alrededor de 1 (ver ecs 31 y 32), La ec 47 se encuentra representada gréficamente en la fig 18, El propésito de la salida de la alcantarilla es proteger de a erosién al talud de aguas abajo del terraplén y evitar socavaciones en el barril. Lo ideal seria ‘que Ia velocidad en el cauce aguas abajo fuese la misma que antes de construir la al cantarilla, Por estas razones, la forma de as slidas no tiene por qué ser igual que fn as entradas, debido a que satisfacen funciones distintas. Cuando la salida es sumergida, disminuye la posibilidad de desgaste excesivo de la estructura, si bien no puede desaparecer completamente, y aunque sea minima, es conveniente construir un muro de cabecera para ayudar a retener el terre: plén, Con velocidades bajas de descarga, o cuando el cauce abajo no esté sujeto 2 erosién, puede ser suficiente el muro final recto 0 en forma de U. Sin embargo, los rmuros rectos no sori buenas estructuras de transici6n entre la alcantarilla y el canal Y susan solo en selides pequeiies © sumergidas, donde existe cierta tendencia a for- mar remolinos que socavan el terraplén en los extremos del muro. Con grandes velocidades de descarga aumenta la tendencia a pro- ducirse remolinos en el extremo de los muros, especialmente cuando Ia alcantarilla es mucho més angosta que el cauce de salida, Con velocidades moderadas, se pueden construir, a la salide, aleros ‘ave proporcionan una mejor transicién y ayudan a sostener el terreplén, Se pueden también alabear dichos muros, pero su construccién es més laboriosa, EI sngulo 9 de transicion debe ser suficientemente pequofio para que la corriente desde la alcan- tarilla no se despegue. Izzard sugiere que el angulo de transicién para escurrimiento 79 supereritico debe ser aproximadamente el indicado por la formula mee ges ZF, 2v donde v velocidad media en el conducto, en m/seg tirante del escurrimiento en el conducto, en m Para escurrimiento suberitico, podrian wutilizarse éngulos in mayores. Si le velocidad de descarga de la alcantarilla es relativamente alta, dependeré de la dureza del suelo el que deba darse proteccién a este mediante un zampeado © un recubrimiento de conereto, Si la velocidad de descarga es muy alta (mayor de 5,5 m/seg) 0 el material del canal es perticularmente susceptible @ 1a erosién, puede ser necesaria alguna medida para disipar la energfa del escurrimiento de salida. Esta medida puede ser en la forma de un delantal inclinado para inducir la formacién de un salto hidréu- lico, © una salida de cucharon que arroja el chorro lo suficientemente lejos aguas aba- jo para evitar dafios al terraplén del camino, Un tanque de amortiguaci6n también ~ puede ser satisfactorio (ref 10), 0 bien puede utilizarse un tramo de tubo de mayor didmetro para proteger el terraplén y alejar 1a descarga de la zona del terraplén. Es- te tramo de tubo puede tener una secci6n que amplie gradualmente su area para redu: cir la velocidad en la seccién final, La condicién éptima serfa que la velocidad on esta secci6n fuera la misma que en el cauce natural antes de construir la alcantarilla, Si el suelo es resistente 0 es roca, no se necesitan estructuras espe- ciales de salida. En todo caso, si s2 requiere dicha estructura, su costo debe ser be- lanceado contra los costes de mantenimiento y dafios que pudieran ocurrir si se pres- cindiera de la misma, La alcentarilla con entrada de caida puede utilizarse donde hay muy poco espacio en el terraplén (fig 24a) y donde es permisible el almacenamien: to para reducir el gasto pico © para acortar I longitud del barril (fig 240). Gene- ralmente el barril esté en una pendiente plana, y trabsje lleno para el gasto de di Este tipo de alcantarilla es un caso especial de las condiciones de flujo tipos 1 y 2, dependiendo de que la salida sea libre o sumergida. EI tamatio ecesario del barril puede calcularse con la ec 34, considerando K, en la ec 32 @ incluyendo una pérdida por codo K, V?/2g; donde K, varia desde un maxi- mo de 1.5 para un codo cuadrado hasta 0.45 para un codo circular con radio r=D. Cusndo la entrada esté sumergida, descarga como un orificio en el caso del vertedor de galeria, Esto no es conveniente y la alcantarilla debe dise- flarse para condiciones de entrada libre. Por tanto, la pérdida méxima de carga en el barril esté definida como se observa en la fig 24, La entrada en este tipo de alcantarilla funciona como un vertedor, siempre que no esté sumergida, y la longi- tud del anillo debe ser suficiante para descargar el gasto de disefio sin una sobrele- vacién excesiva aguas arriba, Si es necesario, la entrade puede alabearse (fig 24d), con el objeto de tener una longitud de cresta adecuada, Si la pérdida de carga en el baril es insuficiente para mantener tleno al tubo vertical, el coeficiente det vertedor seré aproximadamente 1,35, mientras que con el tubo leno hay presiones negativas debajo de la \émina vertiente, en tanto que la accién del vértice pueda evitarse por un muro de retencién (fig 24c) y el cosficiente del vertedor serd aproximadamente de 2. 1 La pendiente ideal para una alcantarilla es la que no ocasiona sedimentacién ni velocidad excesivas y, ademés, evita la erosion, |e cual exige me- nor longitud y facilita el remplazo del conducto en caso necesario, Se recomien- a da una pendiente de 1 a2 por ciento para que sea igual 0 mayor que la critica, siempre que la velocidad no sea perjudicial, Para evitar la sedimentacién se aconseja una pendiente minima de 0.5 por ciento, Las velocidades de més de 3 m/seg causan una erosién destructi~ va aguas absjo, y al tubo mismo si no se le protege. En la tabla 6 se pueden encontrar las velocidades méximas aconseja- bles para las corrientes de agua. La capacidad de una corriente para arrastrar sedimen- tos varfa en raz6n directa del cuadrado de la velocidad. 7 TABLA 6, VELOCIDADES MAXIMAS PERMISIBLES, EN M/SEG, PARA CANALES ESTABLES DE ALINEAMIENTO RECTO Y TIRANTE DE 0.90 m (ref 4) Material Agua limpia Agua con Iineas coloidales Arena fina coloidal 0.46 076 Marga arenosa no coloidal 0.53 0.76 Marga limosa no coloidal 0.61 ost Limo aluviat no coloidal 061 0.107 Marga firme ordinaria 076 0.107 Ceniza volednica 076 0.107 Arcilla fuerte no coloidat ota 0.152 Marga aluvial coloidal 114 0.152 Esquistos y arcilla compacta 0.183 0.183 Arena fina 0.76 0.152 Marga graduada a piedra redondeada ona 0.152 Limo graduado @ piedra 122 168 Grava gruesa no coloidal 0.122 tes Piedras y lajas : 0.182 0.168, La préctica normal es hacer coincidir la pendiente del fondo de la alcantarilla con la del lecho de la corriente; sin embargo, siempre que sea vente: jnso, se permiten desviaciones de este principio, 82 La longitud necesaria para una alcantarilla depende del ancho det camino, altura del terraplén y los taludes, pendiente y oblicuidad; del tipo de sus extremos, segin que sean secciones terminates, muros de cabecera, extremos bisela- dos, desage en pozo colector, etc. Una alcantarilla debe ser lo suficientemente larga para que sus lextremos no queden obstruidos por sedimento 0 por expansi6n del terraplén. Si asf fuere, se disminuiria la eficiencia y se aumentarian los gastos de conservacién; por otra parte, 1a alcantarilla no debe tener sus extremos innecesarios expuestos, Es prdctica corriente biselar los extremos de las alcantarillas de gran diémetro; este bisel puede ser total o parcial, Cuando la pendiente de la al- cantarilla es de 5 por ciento o més y no se permite variar los taludes, se aconse- ja hacer un disefio para el corte del bisel de cada extremo. 4.5 Conclusiones y recomendaciones Si no se controle adecuadamente el agua proveniente de las luvias sobre el derecho de via del camino y las laderas tributaries, la fuerte,erosién en los ‘acotamientos y taludes puede originar un costoso problema de mantenimiento y pel groses condiciones para los conduetos y vehicules. A menudo, en las regiones hime- das Ia erosién puede controlarse estableciendo una cubierta vegetal en los taludes de cortes y rellenos y a lo largo de los acotamientos, Una buena cubierta de pasto re- siste velocidades hasta de 2.5 m/seg. El pasto no resiste inundaciones por largo tiem- PO ¥ por ello deben darse pendientes minimas de 0.005 para que el agua se drene répidamente. En regiones donde es dificil mantener una cubierta vegetal o en les hhiémedas donde et suelo se erosiona fécilmente, son necesarias las contracunetas en la parte superior del talud. Los surcos en contorno @ ciertos intervalos arriba de la par- te superior del talud en corte, retardan el escurrimiento sobre el terreno, 83 La tierra desnuda resiste velocidades entre 0.30 y 1.20 m/seg de- pendiendo del tipo de suelo, Si le velocidad en una zanja es muy alta para el te- rreno, debe darse una proteccién revistiéndola con asfalto, concreto, mamposteria se ca, © césped trasplantado, La zenje debe ser suficientemente grande para conducir el gasto de disefio con un libre bordo de 8 @ 16 om. La linea de escurrimiento de la zanje se coloca, algunas veces, lo suficientemente abajo para que el drenaje subterréneo desde ta base del camino pueda entrar a la zanja, 0 bien, si dicha base y el suelo subyacen te son de baja permeabilidad, es de esperarse muy poco drenaje del subsuelo. Ejemplo numérico 4 (aleantarillas) Se desea disefiar una alcantarilla circular de concreto con entrada redondeada para pasar un gasto méximo Q = 5 m?/seg, con una pendiente S, = 0.045, tuna longitud de 28 m (fig 25) y altura del terrapién de 5.27 m. El nivel de desfogue no influye en la descarga, Se supone un diémetro D = 1.5 m y con él se determina si la alcantarilla es hidréulicamente larga 0 corta. Con Ia ecuacion L 28 + . 2% - 1865, 5, = 0.045 DIS ee De la fig 13 se obtiene que es hidréulicamente corta y que == 0.03, y seguramente el flujo es det tipo 3. Con la ecuacién 5 3.13 x 15% = 0584 H ¥ de la curva para bordes redondeados de la fig 17, se obtiene que —>- = 1.25, de donde H vale H = 1.25 x 15 = 1.875 m que es menor que la altura del terraplén, Con esta carga a la entrada, se calcula ahora el tirante a la salide de le alcantarilla y se tiene 4 va Hes b=z, + getkKe a th Ss, Ett ath Ya tomendo como velocided media V= >= vi ven. 2 eH EEK ESL ee @ 2 2A donde Ho = 1875 m K, = 0.08 n = oon s, = 0046 108 oot v3 = 1.875 + 0.045 x 28 - 198 v; -( ——*) x28 196 2 Ae ae 2, = 1.875 + 1.26 ~ 0085 Vj — 0.00084 ( —- RB, En la itima ecuacin se desconoce V, Por otra parte, se sabe que H = 1875 my Ht = 18D = 225 m GERDA AN AAA y entonces H < H®; por to tanto, es necesario calcular el tirante critieo para descar tar la posibilidad de que sea flujo tipo 4. De la fig 4.1 de la ref 4, entrando con = 28 050s 18% a3 y, se obtiene —© - 0.77, y por lo tanto D YP 0.77 x D = 0.77 x 15 = 1.155 m con Y, = 1.185 m y del Apéndice A, ref 4 Ac 077; =e = 0K 7 Se = 0.6889 1.46 mn? Bre —~ = 03032, R,, = 0.455 m D Ihe La velocidad critica es Q 5 ahem 3.42 m/seg y la pendiente erftica [25824] - mee [ost Esto es, S, > S,, por lo que el flujo es supercritico, A por ovr lado: a = & YS 8k oss! 5 ay ten RIS cor * Be Para Q = 5 mi/seg Ro A= aay = 026 (o) En el Apéndice A (ref 4)\se encuentran tabulados valores de Y/D contra A RYS/ 0%, por lo que, dividiendo la ecuacién anterior entre 0% = 1.8%, se tiene ARS hee O26 O20 Dé ah (288 al que corresponde ol< = 0.37, eS = 0.2642 = 037, f= 0. 0 s2 2, = ¥ = 037 x 15 = 0583 m, que es menor que Y, A = 02682 x 225 = 0.596 mr! Es posible ahora calcular V, de la ec a 0.563 = 3.195 — (0,055 + Dela ec b 0.191 ‘Sustituyendo: 2,582 0.0804 BRATHAN Aan oe. La velocidad de salida es-muy alta, por to que ‘se deberd ‘revestir la salida para protegerla contra la erosién. 5, RECONOCIMIENTO La bésqueda de datos y la preparacién de parte de los ejemplos rnuméricos que aqut aparecen, quedé a cargo de Rafael Zuno Cerrién. Algunas obser- vaciones @ los métodos hidrolbgicos y varias propuestas aqu{ contenidas, fueron hechas por R. Springall G.; J. L, Sénchez Bribiesca supervis6 todo el trabajo. 6. REFERENCIAS 1. Ven te Chow, Handbook of Hydrology, McGraw-Hill Book Co., Inc., Nueva York (1964) 2. R, Springall G., Estudio hidrolégico de ta cuenca dal rio Cerro Gordo, Qro., Instituto de Ingenieria, UNAM, Informe No 199 (nov 1968) 3, R, Horonjeff, Planning and Design’ of Airports, McGraw-Hill Book Co., Inc., Nueva York (1962) 4, Ven te Chow, Open Channel Hydraulics, McGraw-Hill Book Co., Inc., Nueva York (1959) 5. C.F. Izzard, Hydraulics of Runoff from Developed Surfaces, Procs., XXVI Annual Meeting of the Highway Research Board, Vol 26 (dic 1946) pp. 129- 146 10. " 12, 13, 14, 15, 16. M. 8. Reich, Short Duration Rainfall-Intensity Estimates and Other Designs Journal of Hydrology, No 1 (1963) R. Springall G., Drenaje en cuencas pequefias, Instituto de Ingeniera, UNAM, Informe No 143, México, D. F. (sep 1967) F. M. Henderson, Open Channel Flow, McMillan Co., Nueva York (1966) Y.S. Yu y J. S. MeNown, Runnoff from Impervious Surfaces, Journal of Hydraulic Reserach, IAHR, Vol 2, No 1 (1964) U, S. Bureau of Reclamation, Design of Small Dams (1965) R. Springall G., Escurrimiento en cuencas grandes, Instituto de Ingenierio, UNAM, Informe No 146, México, D. F. (sep 1967) K. B, Woods, D. S. Berry y W. H. Goetz, Highway Engineering Handbook, ‘McGraw-Hill Book Co., Inc., Nueva York (1960) Ch, Bell F., Journal of the Hydraulics Division, Procs., ASCE (ene 1969) ARMCO, Manual. de drenaje y productos de construccién, The Armco Inter. national Corporation, Middletown, Ohio (1958) R. K, Linsley y J. B. Franzini, Water-Resources Engineering, McGraw-Hill Book Co., inc., Kogakusha, Nueva York 1964) H. Hartung S., Der Rauhgerinneabfluss, Versuchsanstalt fiir Wasserbau der ‘Technischen Hochschule Minchen, Oskar Von Miller Institut, Munich Obernach (1968) ABPTARHAN AAA eee 90 TTD sien mm/h TTS yp Corte A-A de Hidrograma Fig 2 BARRE RRAR AAA o8 os 04 02 a1 92 = = intensided = enmm7n = 400 = “| = 350) = N. \ SI \ 300 < = \ : 250 ~— N, oa N . : 200 = — 150 =| ~~ =i 100 + — 1 ! | Seen ~ ™. baat eI 50 = z | a | |_| ° A 0 10 20 30 40 50 60 70 e0 a duracién, den min a Fig 4. Curvas intensided-duracién—periodo de retorno 93 Perfil enel instante t+dt Perfil en el instante t Le 0492 ox oy 3 So p— vt Sax Fig 5. Derivaciin de las ecuaciones de flujo’ transitorio espacialmente variado Fig 6 94 Tuberfa abajo del camino & Contracuneto para proteger 8 folud en corte 3 PV S760 § 50 4) Planta de drenaje longitudinal en una carretera 6) Lavadero Fig 7 AAAAATT AMT OA ooo ooo 95 o.08| 908 008 003 coe Oy/gven m3/s09/m 0.008 c.006 S008 ‘00s ar Ge os Os Ute 6) o.002 Fig 8. Curvas para determinar la capacidad de entradas con aberturat en los bordillos 4) Capacidad, en m?Iseg por metro de longitud, como una funcién del en la cuneta de Negada y del abatimiento de la linea de escurrimiento b) Relaciin de interceptacin parcial (U.S. Bureau of Public Roads) Limite superior del perfil Nivel mdximo del perfil deltas piedras ¢4—Nivel medio del perfil de las piedras Nivel minimo del perfil de las piedras Nivel medio de la plantilla Nivel absoluto de la plontilla kA Nivel absoluto de Io plantilla. 777, iit superior at pert GY C42 — Nivel mecio del peri eis pedras Nivel minimo del perfil de las piedros: Nivel medio dela plantilla b77— Nivel absolute de a plantila a Fig 9. Caracteristicas geométricas ¢ hidréulicas para un canal rugoso BBEBBSSEHBBEHRHDHRETADRTDEREORHREEEEBEE 97 — 5/5 « sls § i ae z | 354 350 ; | © Rugosided 1 | © Rugosidad 2 30{ 300 X Rugosidad 3 + Rugosidod A IN=N id) | 254 250: 20} 200 15] 150. | 10} 100: | 5} 50; ol— o. 0 1 2 30 40 30 6 70 Tamafo medio de las piedras, d,en cm Fig 10. Relacién entre el tamanio medio de las piedras dy los parimetros de rugosidad Cmte? fn YN 98 Terraplen Terraplen Alcantorilla, Fondo deta Alcantaritla corriente Fondo de la corriente Tubo en voladizo es ube en. Revestimiento de piedrg tra +. Alcantoritto Aicantarillo Revestimiento Embalse Embolse Terraplen Terrapien jo: ; Terraplen Alcantarilla Corriente natural ©) Corte A-A Fig 11. Diversas localizaciones de GRR AAA RRR ARR Ba 39 Couce rectificade Couce natural Couce natural Linea de centros Alcantoritta [i dei coming Alcantoritla 0) Norma} b) Esviojado Fig 12 | Pendiente dela | plantilia, So | 4 10. 8 8 cost 2 $ 3| 006. 004 (corta) Tos. 02. 40 Valor de o Fig 13. Cunvas para definir si una alcantarilla es hidréulicamente larga 0 corta. Alean- tarillas de concreto con bordes a la entrada tanto redondeados como afilados, con 0 sin muro de cabeza ylo aleros para encauzar (ref 4) 100 So So o10 7 o10 008 7 2 $ 3 Ko 020 avs} Y 0.15] 008 010 ave 0 > o 5 © 6% 7 5 a) » So So ‘ ’ 10) o10 oce| | a8 Ye ix © JAF O10 OS laa 9 ‘oie a 010 Uf i ove , 70.02 $0] —- os © 6 2 2 so 3 Os 0 a 2 30 a . 5 o 4) Fig 14. Criterio para definir si una alcantarilla es hidréulicamente larga 0 corte. Barril construido de metal corrugado (ref 4) s s = = = = = = e ws 5 m s s 2 = = = = = = = = s = = = = = iol Tipo de flujo Perfil @) Salida sumergida H>D Yy>d Fiujo eno b), Salida no sumergida H>Ht <0 Flujo leno ©) Salida no sumergido H>H* = <0 Flujo parcialmente leno 4) Salida no sumergida H Ye Fiujo suberitico ©) Salida no sumergida H< Ht ie ee Flujo suberitico. Control ata salida ) Solida no sumergida H 9pos}U3 sopo|1jo sapioq uoo oposjuz, '$9ps0q So] ap OsNJOAIND ap o1po4 1 a L L aaaneaar, 104 te — Biaisdelt, capucha —"— Mavis, entrada de contos ~>=- Zona crltica a la entrada afilades 04 06 0.8. av0* Ye5 Fig 18. Caracteristicas de descarga de alcantarillas circulares sin sumergencia. en la entrada 2) Muto final recto ) Muro final en "L" ¢) Muro final en"U" Angulo de alabeo Hf 4) Aleros alabeados Fagg Escurtimiento de llegada e) Aleros alabeados desde e! eje de lo corriente Tig 19. Muros finales y aleros de ulcantarillas | Tolud del terrapien 2 Area dela entrada =1.3 Dx 16 D=2.08D Area del barril = D2 Fig 20. Entrada alabeada 0 acampanada para alcantarilla rectangular 106 Fig 21. Entrada con perfil de pendiente igual a la del talud del terraplin BRZEBSESRRERGERE a) ) Fig 22. Tipos de entrada a alcantarillas 107 Alternativas de dispositivos antivortices Partidor vertical | Placa antivértices (redondo 0 cuadrada) rc g a Longitud copucha < valor dptimo= 0.754 Fig 23. Alcantarilla circular con capucha a la entrada (segiot Blaisdell) — SRRRARAR AAS 108 oe de retencidn AL. ©} Alcantarilla con entrada de caida para terraplen bajo ») Alcantarilla con entrada de caida con embalse atrds delterraplén | Muro de x retencién ag) | Yo oie S D PLANTA CORTE. ) Tubo de elevacicn con muro —d)Tubo de elevacisn acampanado para de retencidn para evitarel vdrtice aumentar Ia copacidad de la entrada Fig 24. Alcantarillas con entrada de caida 109, a) Fig 25 1m APENDICES us Efe. slé so] 3 | 40. x0 +4 20: Oe ta + 0 _ Tae) 2060 100 +200 :-«300 +~—=«00' ‘Diametrodel grano, en mn Fina | Medio | Grueso] Fina | Medio | Gruesa| Fina | Media | Grueso |Piedtas 20] Material en la codas cana-| plontitlo de Arena Grave Piedra es rugosos | Io rapide A.t, Velocidades permisibles para canales rugosos al pie de una répida na Twrante, Ymsen cm 20 10 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0 Vm=5.0 m/seg | | 45 pe iN Contenido de aire,or AD. Pingrama para el céleulo de canales rugos0s, €,, =4om SRRAR EERE APA PRRRRRRERR RRR RAR Ym sen om a 20 | €m= ; icc . 10 20 30 40 50 60 Pendiente,S, 2S, en porcentaje 0.2 aa | 0.4 0.6 0.8 1.0 y Contenido de aire, A. Diagrama para el céleulo de canales rugosos, ¢_ = 6 em 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0 BERRRAARARAA THR. 70 Pendiente,S, | en porcentaje ¥ Contenido de cire, Ad. Diagrama para el céleulo de canales rugosos, ¢,, = 8 em Tirante, Ymven cm uv sol —\\ 40 ‘ ie 7 250 meg 35 30 40 35 | 30 25 co 20 15 10 10 em? 10em ° | | - 10 20 30 40-50 Ca Tose en porcentaje 0.2 04 0.6 0.8 1.0 ¥ Contenido de aire, AS. Diagrama para el céleulo de canales rugosos, ¢, = 10 cm Tironte, Ym vencm us f : oO \ habit? 40 ‘0 o— ne seq) — i a 30, 35 r 30 eel Ree EES 20. 20 Ey 15 eee SS SES 10 TT ee ee | : r_| 20 30 40 50 60 0 im Pendiente,s, | tn porcenije 0.2 T oa o.6 08 1.0 y Contenido de aire, o 46. Di rama pura el edleulo de canales rugusos. €,, © 12 em BRERRRRARRARR ARR RRR RRR RRA Tirante, ¥m,en cm t—~ Cc c— > 10 2 30 40 50 60, 70 E 0 Pendiente,S, s en porcentaje 0.2 | 3.0) 0.4 0.6 0.8 1.0 ¥ Contenido de aire, A7. Diugrama para et céleulo de candles Instituto de Ingenieria Divisién de Investigacién.de la Facultad: de Ingenieria Universidad Nacional Autonoma de Méxice- Ciudad Universitaria, México 20, 0. mexico AL PRRR RR RPP