Sei sulla pagina 1di 13
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR UNIVERSIDAD YACAMBÚ-NÚCLEO ARAURE ESTADO

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR UNIVERSIDAD YACAMBÚ-NÚCLEO ARAURE ESTADO PORTUGUESA INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO ASIGNATURA: GERENCIA Y ORGANIZACIONES EN VENEZUELA

El Neuromanagement; ¿una nueva disciplina para la Gerencia de las Organizaciones Educativas Venezolanas?

Autor: Participante Profesora Yollimar J. Consuegra P.

Facilitador: Doctor Manuel Gascón Vilalta

Araure 10 de Julio de 2013

El

Neuromanagement;

¿una

nueva

disciplina

para

la

Gerencia

de

las

Organizaciones Venezolanas? Profesora Yollimar J. Consuegra P. Cédula: 10.144.443 (yollimarconsuegra@gmail.com)

Resumen

El ser humano en su complejidad biológica, está diseñado por un conjunto de macrosistemas y microsistemas. El sistema neuronal, mediante combinatorio astronómico de posibles interacciones, constituye una red neuronal. La neurociencia cognitiva, estudia entender el cerebro para concebir mejor la complejidad mental de la persona. Al integrar estos conocimientos científicos en la gerencia; entendiendo previamente al individuo y organización, como unidades autopoiética; en este sentido; el ser humano en su complejidad, transciende a su complejidad y todo lo que ocurre en su interior, sucede en la forma de cambios estructurales, ya sean derivados de los cambios propios de cada individuo o los que son ocurridos derivados de las interacciones con el medio, pero no siendo determinado por dicha interacción.

Introducción

El presente ensayo parte del argumento empírico-fáctico: la globalización, las TIC, del argumento teórico-filosófico del capital intelectual, la sociedad del conocimiento, el conocimiento, la neurociencia; cómo elementos que caracterizan a la realidad que le sirve de contexto a la ciencia gerencial, influyendo en consecuencia, en la gerencia de las organizaciones educativas venezolanas. Por tanto, esa realidad se considera que es sistémica abierta y transcompleja. La metodología utilizada ha sido de índole documental realizando una revisión bibliográfica de las argumentaciones referidas al Neuromanagement como una nueva disciplina en la gerencia y de los elementos en estudio, para luego referir su incidencia desde el punto de vista teórico, en el cambio de las Organizaciones Educativas Venezolanas en su producción de si misma.

En Venezuela las organizaciones educativas han tenido sus altibajos a lo largo de los últimos 50 años derivados de las decisiones contradictorias y cambiantes por parte de los organismos educativos del Estado, lo cual influye en la Gerencia de dichas organizaciones, aplicándose políticas educativas contrapuestas, situación que ha incidido en su funcionamiento. Sumado a esto resulta, la obsolescencia del equipamiento de laboratorios, talleres, diseños curriculares, infraestructura, entre otros; determina la necesidad del Estado de repensar el modelo educativo y la estructura organizativa gerencial. En los últimos catorce (14) años, dichas instituciones educativas, están en transformación de su diseño curricular, fundamentándose en el pensamiento de Luis Beltrán Prieto Figueroa, Simón Rodríguez, Simón Bolívar, entre otros, adecuándose a las alianzas estratégicas educacionales que se hace necesario implementar bajo la luz de los cambios políticos-sociales, económicos, culturales, ambientales, actuales. Uno de los desafíos de las organizaciones es la gerencia, como elemento clave para su retroalimentación con la realidad interna que se gesta en la organización y la realidad externa a ella, la cual sería esa realidad universal cambiante que parte de un sistema de interacción de información de realidades; por lo que al aprender la organización a ser inteligente y transformar esa realidad circundante en aprendizaje, realizar ese proceso de metanoia; pueda lograr ese desafío de las organizaciones de la sociedad actual, la supervivencia, robustez, sustentabilidad y permanencia en el mercado global. Ante esto, se torna imprescindible la presencia de un nuevo orden organizativo gerencial educativo; cuya misión, visión, objetivos institucionales, estén en

correspondencia con los fines estratégicos del Estado Venezolano plasmado en la Carta Magna; orientados al logro de la suprema felicidad del colectivo, consolidando valores, como lo son el derecho al trabajo, a la vida, la educación, la justicia social, el bien común, entre otros. Los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines son la educación y el trabajo.

Las organizaciones educativas y el trabajo

Los fines de la educación venezolana están determinados por el marco político, social y cultural pautado por la Constitución de la República Bolivariana de

Venezuela en principios del Ideario Bolivariano y entre los que destaca el derecho a la vida, el trabajo, la cultura, la educación, la justicia social y la igualdad sin discriminación alguna. La Educación y el Trabajo son concebidos como los instrumentos a través de los cuáles se logran los fines pautados en la Carta Magna, en especial los referidos al

“desarrollo del potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de la personalidad”; “la valoración ética del trabajo y la participación activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social” (artículo 102, Constitución de la

República Bolivariana de Venezuela, vigente). Ante la imperiosa necesidad de vincular la educación con el trabajo, ambos considerados como elementos clave de la actividad humana y como función trascendental que la sociedad reclama, las organizaciones educativas deben formar y preparar al nuevo (a) ciudadano (a) para su incorporación a la vida productiva, permitiéndole y reclamándole su participación transformadora en beneficio propio y de su comunidad. El trabajo considerado como elemento de crecimiento de la persona debe ser tratado desde el currículo escolar, la valoración del trabajo no solamente tiene una fundamentación legal sino que debe ocupar, tal como lo señaló Simón Rodríguez, la importancia de enseñar a las personas a trabajar para que no tuvieran que prostituirse y para que aprendiesen a convivir con sus semejantes (el trabajo dignifica). Asimismo, señala que la educación unida al trabajo no sólo crea riqueza sino que ayuda a la propia vida, el valor hacia la actividad manual debe ir estrechamente relacionado con el individuo que está en formación. En la sociedad actual se debe crear un valor hacia la obtención del conocimiento. Por lo tanto, el equilibrio social, el elemento trabajo, en las organizaciones educativas debe estar a tono con la realidad, con el contexto social y cultural, por lo que no debe ser considerado como un simple apéndice de contenidos adicionales en los planes de estudio, sino que el egresado, tenga la oportunidad de incorporarse a la

actividad productiva en beneficio propio, el de su familia y el de toda la sociedad de la cual es parte. El binomio educación y trabajo identificado con el patrimonio natural y cultural de los pueblos, es señal de su identidad y definidor de lo que aprende, lo que hace, su lugar de residencia, elevando su autoestima y el aprecio de su participación y valoración en las actividades productivas de su localidad, región y país. Las políticas educativas aplicadas por el Ministerio de Educación ha generado cambios interno, incidiendo esto, en la conducción de las mismas, lo cual ha provocado situaciones internas que afecta la estructura de la organización, influyendo en las estrategias gerenciales y en la búsqueda de formación del capital humano deseado; con conocimientos necesarios para provocar las transformaciones productivas en su entorno, que le permitan fortalecer el desarrollo endógeno local y nacional. Por ende, los cambios no sólo deben ser curricular, sino también gerencial, adecuada a una gerencia que permitan generar la productividad del conocimiento, ubicando a las organizaciones educativas a la vanguardia y a las exigencias de la sociedad globalizada. Una estructura organizativa, adecuada a las transformaciones sociales y a las necesidades del entorno donde está inmersa la institución educativa, convirtiéndose ésta en un agente transformador de su comunidad, promoviendo proyectos que estimule este desarrollo. La sociedad y la economía en el siglo XXI demandan un uso intensivo de conocimiento, produciendo dos fenómenos simultáneamente de más igualdad y de más desigualdad, de mayor homogeneidad y de mayor diferenciación. La desigualdad social debido a la transformación de la organización del trabajo y a la evolución tecnológica, crea una recomposición del empleo y lleva a un grupo de ciudadanos y ciudadanas preparados en conocimiento aplicados (expertos) frente a un grupo de los menos preparados (la mayoría). Esta importante transformación en la estructura de la sociedad, entre una sociedad vertical, basada en relaciones de explotación patrono-obrero y una sociedad horizontal donde lo importante no será la jerarquía sino el conocimiento; los débiles

quedan al margen del conocimiento y son excluidos de la jerarquía social, relegándose al último escalón social. (Tedesco 2000). En forma paralela en la sociedad del conocimiento, el uso de las Tecnologías de la información y comunicación (TIC), surge otro fenómeno en las fases del proceso productivo, donde todos son importantes y el personal en cualquier nivel de jerarquía que se ubique es crucial, siendo imprescindible las redes neurales productivas y las relaciones cooperativas educativas, en el marco de la calidad total, generando relaciones mucho más igualitaria en la cadena productiva. Las organizaciones educativas deben estar abiertas al cambio para asegurar su supervivencia, su sustentabilidad, su robustez, su permanencia en el tiempo; de esta realidad no escapa y en este sentido, se debe considerar, desde el punto de vista de generador de cambios transcendentales en la sociedad, de conformación de humanos; más que un ente que sólo administra un curriculum. Ante esta perspectiva, la gerencia de las mencionadas organizaciones, debe responder al cambio de época que estamos viviendo, siendo esenciales en todos sistemas y relevantes dentro del contexto social, económico y político de una nación, su éxito es transcendental e incide en el adecuado funcionamiento de la actividad pública, ya que una empresa puede disolverse o venderse o liquidarse, pero el fracaso de una organización educativa pública y en consecuencia la educación pública, podría traer resultados inimaginables. En este orden, el éxito educativo podría transformar a la sociedad y ser una alternativa de solución a tantos males sociales, siendo uno de tantos, la pobreza extrema, el mal que aqueja hasta los países llamados industrializados.

Las Organizaciones Educativas Venezolanas, el Neuromanagement y las Tecnologías de la información y comunicación

La revolución educacional tiene su origen en la creencia de que el trabajo del conocimiento no es ya improductivo. En términos de beneficios y de servicios. Al contrario, en la nueva organización se convierte en un trabajo específicamente productivo. Es el hombre que trabaja exclusiva o primariamente con sus manos el que

deviene cada vez más improductivo. El trabajo productivo en la sociedad y economía actual es aquel que aplica la visión, el conocimiento y los conceptos; trabajo basado más en la mente que en las manos. Para Drucker el origen de la riqueza es algo específicamente humano: el conocimiento. Si aplicamos el conocimiento a las tareas que ya sabemos ejecutar, lo llamamos “productividad”, si lo aplicamos a tareas distintas lo llamamos “innovación”. Sólo el conocimiento nos permite alcanzar esas metas. Algunas situaciones, entre otras de América Latina, son especialmente de conocimiento, de educación, de una adecuada política educacional con sentido estratégico, e incluso las acciones gerencial a nivel macro, que oriente e implemente políticas educativas de Estado hacia la vanguardia, buscando la calidad educativa e incorporando e integrando las innovaciones educativas y tecnológicas como un objetivo organizacional a lo novedoso y adecuarlo armoniosamente para lograr la productividad del conocimiento como objetivo organizacional. La situación amerita mayor atención y es compleja para el continente, en el camino de la Sociedad del conocimiento, en el ámbito de la Historia Global. Para ello, la modernización del Estado y de otras organizaciones sociales pasa necesariamente por implementar los criterios de la revolución de la gestión. En la desaparición de Oriente y en su occidentalización se juntan todos los grandes temas del mundo postmoderno. La educación es la causa de la occidentalización, pero la sociedad educada es también la gran necesidad, y el desarrollo de un modelo eficaz de educación general, su gran esperanza. El surgimiento de una civilización mundial común, básicamente occidental es nuestra mayor frontera, el mayor cambio y la mayor oportunidad. Pero, ¿a imagen de quién se moldeará? (Drucker, 1997) En la irrupción de la Globalización, Occidente aparece como la única civilización capaz de dar un sentido a una civilización mundial, que sin prescindir de las singularidades propias de cada progreso, adopta sin restricción no sólo la ciencia y la tecnología occidentales, sino también su estructura educacional y los valores. Se trata de procesos de larga duración, pero que ya muestran algunos resultados concretos, por ejemplo, en el actual proceso de integración regional del mundo, siguiendo el

modelo de la Unión Europea y la instauración a nivel planetario de la democracia cosmopolita. La modernización del Estado y de otras organizaciones sociales pasa necesariamente por implementar los criterios de la revolución de la gestión. Mientras América Latina se cuestiona sobre las posibilidades ideológicas del marxismo desde la década de los 60 del siglo pasado, éste nivel de discusión y del liberalismo y socialismo participativo en la actualidad; la gestión de las organizaciones sigue mostrando una grave falencia de conocimiento especializado. Con los avances que han tenido las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), a menudo se tiende a pensar que la puesta en marcha de éstas, es suficiente para llevar a cabo un proyecto de gestión que responde al desarrollo de un conjunto de conocimiento, pero no se puede ignorar el hecho que las TIC tienen un límite y que es necesario la participación del ser humano con sus habilidades de pensamiento. Los descubrimientos científicos en el campo de la neurociencia, en células, mecanismos del cerebro y su estructura, abre posibilidades en el espacio del conocer científico de las ciencias gerenciales, para descubrir nuevos modos, formas y horizontes de conducción, gestión y gerencia organizacional. Para Néstor Braidot (2008), la neurociencia es un área del conocimiento científico, comprende un gran campo de aplicaciones a las áreas de gestión y gerencia en las organizaciones, generando nuevas disciplinas. El Neuromanagement, lo define como una disciplina que explora los mecanismos tanto intelectuales como emocionales enlazados con la conducción y gestión de la organización, en el cual se aplica los avances de la neurociencia cognitivas. A nivel Organizacional, para Braidot (2008); la optimización de las funciones del cerebro individual, mediante un trabajo sistemático de neuroplasticidad autodirigida, es el primer paso para construir un cerebro organizacional; preparado para afrontar los desafíos inherentes a los cambios de la sociedad globalizada. Gerenciar en las Organizaciones educativas; centrado en el estudio de la dinámica del cerebro humano, el cual determina la conducta y toma de decisiones, garantiza

una mejor actuación, evolución, desarrollo, aprendizajes relacionando los conocimientos alcanzados con aquellos novedosos; incorporando nuevos esquemas y estructuras cognitivas, nuevos conocimientos y desincorporando aquellos que ya no responden a las exigencias del entorno social, educativo, cultural, ambiental, político. Para Humberto Maturana la naturaleza cognoscitiva del ser humano en sus diversas dimensiones como el conocimiento, la percepción la organización del ser vivo, el lenguaje, la autoconciencia, la comunicación el aprendizaje; abre el camino a la evolución cultural de la humanidad como un sistema unitario. Los conocimientos humanos acerca de las ciencias y el hombre al estar inmerso en su sistema social humano, amplia su creatividad humana. La transdisciplinariedad de la ciencia, permite la plasticidad estructural la creación de otras ciencias o la modificación o ampliación de las unidades conceptuales de las existentes. Este enriquecimiento del conocimiento; es intrínseco en el ser humano y al realizar una análisis de la creación de su propio conocer, de su creatividad; se debe tomar en cuenta que es un organismos vivo, autónomo con sus fundamentos biológicos y características propias, desde su sistema social humano en armonía con su crecimiento en él, con su continuo aprendizaje social que su propio operar los define. La evolución cultural de las sociedades humana, posibilita la reflexión ética, a partir del conocimiento del proceso, del cual surgen la autoconciencia y la inteligencia humana como facultad de absorber contradicciones generando dominios consensuales. La naturaleza del ser humano es un ser social, que es su ser en lenguaje, esto es en coordinación consensual, en cooperación mutua. La gerencia en las Organizaciones Educativas en su autopoiesis; debe transformase y adecuarse a la nueva organización inteligente, una organización que aprende; que asuma el mando, sea el cerebro y todo lo que implica; la cual está exigiendo la nueva realidad de la sociedad venezolana. Integrar las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación(TIC) y el conocimiento, estimulando el potencial del cerebro de cada integrante de la organización educativa, incrementando el capital intelectual; generando un sistema “ensamblador” que interactúa y cambia información con la realidad organizacional

existente; de tal manera que la estructura organizacional permita la toma de las decisiones y las estrategias diseñadas, sean con el convencimiento y la certeza de alcanzar grandes logros y transformación en su unidad estructural. En este sentido, el talento humano, siendo todos los que integran y conforman a las organizaciones educativas; puedan desarrollar los aspectos neurocognitivos, emocionales, propios de su interindividualidad como ser humano; como unidad autopoiética; contribuyendo al desarrollo de una inteligencia intuitiva, de habilidades de interrelación, que hagan los procesos de toma de decisiones y negociación con otras organizaciones externas o individuos; eficaces, de tal manera que aprendan a ser parte de la organización inteligente, que aprende, se retroalimenta, integrándose y adaptándose a las nuevas realidades exigidas por la sociedad globalizada. La Organización Educativa desde el punto de vista holístico del colectivo, es relevante que el todo sea la suma de todas las partes, las cuales interactúan de forma dinámica, estableciéndose relaciones dinámicas de las partes en el todo, del todo en las partes y del todo en las totalidades; compartiendo e interactuando información, conocimientos, reflexiones, consejos, ideas, como estrategia fundamental que permita incrementar y usar el capital intelectual humano para potenciar la organización y generar un producto educativo, acorde a los planes de desarrollo económico social de la nación y que responda a las necesidades del mundo globalizado. Este intercambio de información o de conocimientos se debe fortalecer con el uso de las tecnologías de información y la comunicación, las cuales deben adaptarse a las necesidades de las Instituciones, fortaleciendo el desarrollo endógeno local y nacional, por lo que las organizaciones educativas deben cultivar mentes inquisitivas; la cual no acepta, sin investigación previa y propia; lo que otros digan o hayan establecido. Es necesario que gerentes en las organizaciones educativa, que tienen iniciativa de comenzar un proyecto de gerencia, tengan claridad el rol que cumple el factor conocimiento y el uso de las TIC; dentro de la organización y sepan transmitir la misma conciencia al capital humano que la conforman, por lo cual, se debe contar

con estrategias claras sobre como incrementarlo y compartirlo, de manera que la lleven exitosamente a las metas deseadas. La tecnología es necesaria, pero debe optimarse su diseño y la instrumentación en función de los contenidos de la información y del conocimiento. Los modelos varían, dependiendo de los contextos organizacionales o donde se le aplique; sin embargo la estrategia debe ser flexible, es imprescindible que se sustente en lineamientos claros, precisos y definidos. Las rupturas epistemológicas de la manera de ver la realidad, el conocimiento, ha incidido en la manera epistemológica de ver la gerencia. Esto se han hecho denotar en el saber, su interacción de todo su sistema conceptual, en la manera de poder, las necesidades de pertenencia y de control de su realidad y los elementos que la integran, en su hacer, en su práctica, en su subjetividad, su intersubjetividad, en sus valores, en su modo de generar y producir el conocimiento, el cual surge una nueva visión de gerencia que se viene gestando como producto de la interacción de todos sus macrosistemas, microsistemas, redes neurales y de realidades que la conforman. En la actualidad la existencia del uso creciente de la información y el conocimiento, la influencia de las tecnologías de la información y comunicación (TIC), el avance en el campo de las ciencias de las informáticas, de la computación, de las telecomunicaciones, de la tecnología, la neurociencia, las ciencias materiales, la biología, la biotecnología; entre otras; todo estos elementos influyentes, transformadores de la realidad circundante para cada ser humano, transcendiendo en su complejidad; es inevitable el cambio y la transformación en las organizaciones, ya que el hombre es el factor fundamental de ellas, siendo creadas por el mismo hombre en su complejidad; en su afán de integrarse y transformar, y viceversa, al mundo que lo rodea.

REFERENCIAS

  • Martiniano, Román Pérez. Sociedad del Conocimiento y Refundación de la Escuela desde el Aula. Tomo I y II. Editorial: E.O.S. Madrid (2005)

  • Drucker Peter F. Las Nuevas Realidades. Editorial Sudamericana. Buenos Aires. (1989)

  • Sanz María. Empresa Inteligente y Relaciones Humanas. Editorial: Tomson Editores Spain. Madrid (2008)

  • Senger, Peter M. La Quinta Disciplina. Como Impulsar el aprendizaje en la Organización Inteligente. Editorial: Granica S.A. (1992, 93, 95,96 y 97).

  • Drucker, Peter. Gerencia Para el Futuro. El Decenio de los 90 y Más Allá. Editorial: Grupo Editorial norma. (1993)

  • Drucker, Peter. Las fronteras del porvenir. Editorial Sudamericana (trad. Buenos Aires 1967)

  • Fourez, Gerard. Como se Elabora el Conocimiento. La Epistemología desde un Enfoque Socioconstructivista. Editorial: Narcea, S.A. de Ediciones. Madrid (2008)

  • Manzanares Juan F. El Episteme De Una Civilización Inteligente Teoría Del Conocimiento Trialéctico. Editorial: Universidad De Los Andes. Año: 2004

  • Cabero Almenara Julio. Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación. Tomo II. Editorial Mc Graw Hill. 2007

  • Maturana R. Humberto Y Varela Francisco. El Árbol del Conocimiento: las Bases Biológicas del entendimiento Humano. Editorial Universitaria. 2003

  • Maturana R. Humberto Y Varela Francisco. De Máquinas y Seres Vivos Autopoiesis: La Organización de lo Vivo. Editorial Universitaria. 2004

  • Braidot Néstor. Neuromanagement y Neuroliderazgo Aplicados a la Gestión Organizacional. Artículo disponible en línea: http://arecuna.blogspot.com/2013/05/neuromanagement-y-neuroliderazgo.html

  • C.T.H. Consultores. Neuromanagement Gerencia Las Organizaciones Con El Cerebro. Artículo disponible en línea:

Las citas deben ir entre comilla con autor, fecha y página Hay referencias que no se ven en el texto Para todos los autores en el contenido, deben indicar la fecha de la referencia. Se observa poca parte del contenido relacionado con la neurogerencia, la mayor es disquisición educacional