Sei sulla pagina 1di 9

Santidad en lo que hablamos.

La cantidad de pasajes bíblicos que hablan acerca de lo que hablamos es impresionante, esto se debe a que lo que sale de la boca de las personas representa lo hay en su corazón, el mismo Señor lo dijo:

Mateo 12:34 !!Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Mateo 15:11 No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.

A través de la boca aflora la perversidad del hombre.

Salmos 52:2 Agravios maquina tu lengua; Como navaja afilada hace engaño.

Salmos 140:3 Aguzaron su lengua como la serpiente; Veneno de áspid hay debajo de sus labios. Selah

Cuando hemos nacido de nuevo comienza el proceso de santificación de nuestra alma y por ende el crecimiento del fruto del Espiritu se va a ver reflejado en lo que hablamos.

Todos daremos cuenta de lo que hemos dicho con nuestros labios, y sufriremos las consecuencias de cada palabra ociosa que salga de nuestra boca.

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

Job 15:6 Tu boca te condenará, y no yo; Y tus labios testificarán contra ti.

Proverbios 6:2 Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios.

Proverbios 18:7 La boca del necio es quebrantamiento para sí, Y sus labios son lazos para su alma.

Proverbios 18:20 Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; Se saciará del producto de sus labios.

Proverbios 10:8 El sabio de corazón recibirá los mandamientos; Mas el necio de labios caerá.

Salmos 12:3 Jehová destruirá todos los labios lisonjeros, Y la lengua que habla jactanciosamente;

Proverbios 10:10 El que guiña el ojo acarrea tristeza; Y el necio de labios será castigado.

Cuidados que hay que tener.

a) El engaño en nuestra boca. La mentira es propia del diablo, antes eramos hijos de él, hoy en cambio somos hijos de Dios y la verdad es nuestro distintivo.

Salmos 34:13 Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño.

Proverbios 12:22 Los labios mentirosos son abominación a Jehová; Pero los que hacen verdad son su contentamiento.

Salmos 120:2 Libra mi alma, oh Jehová, del labio mentiroso, Y de la lengua fraudulenta.

1 Pedro 3:10 Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño;

Proverbios 6:17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente,

b) El daño que podemos causar con lo que hablamos.

Santiago 3:4-12

4 Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere.

5 Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, !!cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!

6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

7 Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana;

8 pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.

9 Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.

10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga?

12 Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.

Proverbios 16:27 El hombre perverso cava en busca del mal, Y en sus labios hay como llama de fuego.

Proverbios 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.

Proverbios 18:6 Los labios del necio traen contienda; Y su boca los azotes llama.

c) Examinar cada palabra que decimos y tener cuidado de la verborrea.

Salmos 141:3 Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios.

Proverbios 10:19 En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente.

Proverbios 13:3 El que guarda su boca guarda su alma; Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.

Proverbios 17:28 Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido.

El que guarda su boca y su lengua, Su alma guarda

de angustias.

Yo

dije: Atenderé a mis caminos, Para no pecar con

mi

lengua; Guardaré mi boca con freno, En tanto que

el impío esté delante de mí.

Proverbios 4:24 Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios.

Santiago 1:26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

Que tenemos que hacer con nuestros labios

Proverbios 10:32 Los labios del justo saben hablar lo que agrada; Mas la boca de los impíos habla perversidades.

Proverbios 16:23 El corazón del sabio hace prudente su boca, Y añade gracia a sus labios.

Job 27:4 Mis labios no hablarán iniquidad, Ni mi lengua pronunciará engaño.

Salmos 37:30 La boca del justo habla sabiduría, Y su lengua habla justicia.

Salmos 35:28 Y mi lengua hablará de tu justicia Y de tu alabanza todo el día.

Salmos 119:13 Con mis labios he contado Todos los juicios de tu boca.

Salmos 119:171 Mis labios rebosarán alabanza Cuando me enseñes tus estatutos.

Oíd, porque hablaré cosas excelentes, Y abriré mis labios para cosas rectas.

Proverbios 8:7 Porque mi boca hablará verdad, Y la impiedad abominan mis labios.

Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.