Sei sulla pagina 1di 17
MUSEO SIERRA-PAMBLEY FICHA: PAPEL PINTADO SALA DE MÚSICA. Rodrigo Fernández Fernández Maria Garcia Barberà

MUSEO SIERRA-PAMBLEY

MUSEO SIERRA-PAMBLEY FICHA: PAPEL PINTADO SALA DE MÚSICA. Rodrigo Fernández Fernández Maria Garcia Barberà

FICHA: PAPEL PINTADO SALA DE MÚSICA.

MUSEO SIERRA-PAMBLEY FICHA: PAPEL PINTADO SALA DE MÚSICA. Rodrigo Fernández Fernández Maria Garcia Barberà

Rodrigo Fernández Fernández Maria Garcia Barberà

MUSEO SIERRA-PAMBLEY FICHA: PAPEL PINTADO SALA DE MÚSICA. Rodrigo Fernández Fernández Maria Garcia Barberà

ÍNDICE

FICHA

3

LOS PAPELES PINTADOS

5

¿Qué es el papel pintado?

5

Historia del papel pintado

6

La relación del papel pintado con el mundo textil.

9

CONCLUSIONES

11

IMÁGENES (Victoria & Albert Museum)

12

Papeles pintados chinos.

12

Papeles pintados siglo XVII.

12

Papeles pintados siglo XVIII.

12

Papeles pintados siglo XIX.

13

Papeles pintados siglo XX.

14

BIBLIOGRAFÍA

15

WEBGRAFÍA

16

3

FICHA

DENOMINACIÓN: Papel pintado de la sala de música.

LOCALIZACIÓN: Museo Sierra-Pambley, planta principal, sala de música. León.

Nº DE INVENTARIO: 951.

CLASIFICACIÓN GENÉRICA: Papel pintado.

DIMENSIONES: Anchura del rollo 54,5cm.

MATERIAL: Papel, tintas.

TÉCNICA: La estampación del papel pintado ha variado con los siglos, y con el paso de técnicas manuales a otras automáticas. Las técnicas más antiguas son la talla dulce y la xilografía, con la fabricación de una plancha de madera (talla dulce) o cobre (xilografía), y estampando mediante una prensa. Los colores se añaden con posterioridad, con la ayuda de una plantilla. Así sería, seguramente, como se realizaron los papeles que cubrirían las paredes de la casa Sierra-Pambley antes que Don Segundo los cambiara por otros más industriales. Todavía se conserva un ejemplo en el despacho de Don Segundo.

se conserva un ejemplo en el despacho de Don Segundo. En el siglo XVIII se abandonó

En el siglo XVIII se abandonó el coloreado manual y se sustituyó por una impresión con planchas de madera, una para cada color del diseño. Con posterioridad se descubre la impresión al cilindro, de manera continua, usando, también, un cilindro para cada color.

Fue hacia 1847 cuando se sustituyó la fuerza manual por la fuerza mecánica en la estampación. Los manufactureros ingleses empiezan a aplicar el motor de vapor a sus máquinas. Por el año de adquisición del papel pintado de la sala de música (1847) se puede deducir que ya sería un papel pintado producido mediante la estampación mecánica.

DESCRIPCIÓN/ICONOGRAFÍA: Papel pintado con una decoración geométrico-vegetal, combinando los colores verde-azulado y blanco. El diseño del papel parece evocar una combinación de elementos arquitectónicos-vegetales, con cierta inspiración en el mundo clásico. Se coronan las láminas de papel pintado con una cinta, también de papel pintado, decorada con flores azules y hojas de color verde brillante, sobre un fondo blanco. Es una cinta independiente de las láminas de papel que cubren la pared.

ESTILO: Estilo Historicista, con inspiración en el Rococó, una continuidad de los estilos y gustos del siglo XVIII, durante el siglo XIX.

DATACIÓN: Posiblemente 1847.

AUTOR/TALLER: Desconocido.

LUGAR DE PRODUCCIÓN: Posiblemente París (por la coincidencia del inicio de la impresión mecánica de papeles pintados en Francia durante este año, con un viaje de Don Segundo a París, y las exposiciones anuales que se realizaban en esta ciudad).

LA CASA SIERRA-PAMBLEY Y SUS PAPELES PINTADOS:

La casa Sierra-Pambley fue la primera en León en asimilar las novedades que la industrialización puso al alcance de la clientela burguesa. Las paredes se revistieron de papeles pintados impresos con procedimientos mecánicos, en lugar de los antiguos frescos y entelados. Aún se conserva en la casa, pero, una habitación decorada con papel pintado a mano: el despacho principal. Así debían ser los papeles de las otras habitaciones antes que el dueño de la casa, Don Segundo, decidiera cambiarlos por otros más modernos, hechos de manera industrial, que descubrió gracias a sus viajes por Europa y en las exposiciones universales de París.

Con la Revolución Industrial (1760-1830), que nace en Inglaterra y con la introducción sistemática de la máquina en el proceso de producción, comienza la mecanización del trabajo, es decir, el reemplazo de las tareas manuales por las mecanizadas. Se instaura un nuevo sistema de producción, la producción industrial, que rompe el esquema vigente. La característica más importante de ese nuevo esquema de producción es la separación de las tareas de concepción de las de construcción (fabricación); un artista diseña un modelo que luego se reproduce mecánicamente, con una mínima intervención humana.

Don Segundo Sierra-Pambley era una persona muy interesada en las innovaciones técnicas de su época, que había viajado mucho a lo largo de su vida, y que decidió aplicar estas innovaciones en la construcción de la casa que preparó para su futuro. Así pues, creó dos plantas, la de vivienda y la de visitas. Es en la planta destinada a las visitas donde se encuentran los papeles pintados más impresionantes, con un estilo historicista-rococó. Solamente se conserva una habitación con el papel pintado original de la casa. Don Segundo cambió este tipo de papel “clásico” por el actual, una muestra de los avances tecnológicos, el papel pintado impreso. Es un signo de la avanzada mentalidad de esta familia.

Don Segundo preparo su futuro hogar con todo lujo y delicadezas en el mobiliario y enseres (muebles traídos de Francia, Inglaterra o incluso Filipinas). Algunos de los mejores ejemplos de los varios papeles pintados de la casa se encuentran en la planta principal:

La sala

La decoración de la pared, de papel pintado carmesí y dorado, de textura aterciopelada, se ajusta a las recomendaciones de los libros de decoración de mediados de la centuria, que recomiendan unos ambientes oscuros para los comedores, donde debían brillar la plata, la cristalería y las carnaduras de las señoras. El papel imita telas de seda con una gran exactitud.

brillar la plata, la cristalería y las carnaduras de las señoras. El papel imita telas de

El gabinete

El gabinete es la salita reservada a las damas. El papel

dorado y plateado de las paredes lo vemos hoy sombrío, por la degradación de los colores con el paso del tiempo, una pérdida irrecuperable a pesar de una cuidadosa restauración. Esta decoración, en su origen, reflejaría y multiplicaría el brillo de las luces.

La sala de música

Era el espacio adecuado para reuniones que agrupaban

a varias familias, cuyas hijas mostraban sus dotes de pianistas y cantantes, cultivadas por el obligado profesor de música. A esta sala pertenece el papel pintado analizado, de tonos verdes.

La antesala

Las antesalas actuaban como distribuidores, a la vez que daban amplitud y empaque a las salas que precedían. Un papel pintado de tonos azules y una muestra impresionante de trampantojo en las cintas que decoran los bordes del papel, que imitan cintas de tela plisada.

los bordes del papel, que imitan cintas de tela plisada. LOS PAPELES PINTADOS ¿Qué es el
los bordes del papel, que imitan cintas de tela plisada. LOS PAPELES PINTADOS ¿Qué es el
los bordes del papel, que imitan cintas de tela plisada. LOS PAPELES PINTADOS ¿Qué es el

LOS PAPELES PINTADOS

¿Qué es el papel pintado?

El papel pintado es un tipo de papel decorado, tanto a mano como por otros medios de estampación mecánicos, que se utiliza para la decoración de las paredes del hogar. Además de la función decorativa, el papel pintado se puede utilizar también para disimular las imperfecciones que pudiera tener la pared y para aislar las habitaciones de la casa.

Durante mucho tiempo los papeles pintados se usaron para decorar el interior de los muebles, cajas, cubiertas de libros… sin embargo, ya en el siglo XVII-XVIII se empiezan a extender como decoración mural, cuando la técnica permite obtener tiras de papel mucho más largas e imitar materiales muy variados con gran exactitud.

Historia del papel pintado

La tradición de decorar las paredes se remonta a momentos históricos anteriores a las culturas egipcia y romana (con ejemplos muy conocidos). Encontramos muestras en el yacimiento de Çatal Hüyük, en Mesopotamia, que data del Neolítico y Calcolítico. Siglos más tarde, en la Edad Media, la decoración mural en Europa se basaba en el uso de telas y tapices.

El papel pintado aplicado a las paredes comenzó su existencia como un sustituto barato de la tapicería y los paneles de madera. Se ha considerado, desde sus inicios, un elemento atractivo, limpio y durable. Ya existen ejemplos de decoración mural mediante papel pintado alrededor de 1400. Los primeros papeles pintados decoraban paneles de madera, con pequeños cuadrados de papel que se pintaban a mano. El papel pintado más antiguo conocido en Inglaterra se fecha hacia 1509, aunque en China se producían ya mucho antes, con diseños de pájaros, flores y paisajes, sobre papel de arroz rectangular. El papel pintado o estampado tiene el origen en Oriente, seguramente Japón y China. Es en el siglo XVII cuando se importan una gran cantidad de objetos orientales hacia Europa, muy populares entre las clases

altas por su exotismo y su valor monetario. Se crea, de esta forma, una moda en base a un “estilo” oriental, donde las porcelanas, abanicos, muebles lacados y papel pintado, entre otros, son los protagonistas. Esta es una de las razones por las cuales se

populariza el papel pintado, sustituyendo los entelados murales.

Las primeras referencias hablan de Jeremías Lanyer (1634), quien descubre los métodos de estampación chino y japonés. En esta época, pero, en Inglaterra se usa poco este producto, que se consideraba un tipo de decoración superflua, por influencia de Cromwell (el gobernante del momento). Hacia 1600 empieza un período de innovación desde Francia, que lleva a una acceptación generalizada del papel pintado. Francia es una productora de este material que se ve favorecida por el cese del comercio con Inglaterra como consecuencia de las Guerras Napoleónicas.

El papel pintado, en el siglo XVII, se divide en dos tipos:

simple y complejo. El primero consiste en diseños de repetición de formas geométricas, impresas a partir de una sola pieza de madera. El segundo crea diseños más complejos, como escudos, vasos o flores, mediante varias

piezas de madera. Sobre estos diseños se aplicaba el color con un esténcil. La calidad del resultado dependia de la pulcritud para tallar y colorear los bloques de madera. En estos años, también, se generalizó el uso del papel hecho mediante borra de algodón, el tonisse,

uso del papel hecho mediante borra de algodón, el tonisse, Fabricación de papeles pintados a mano.

Fabricación de papeles pintados a mano. Maestro y aprendiz trabajando.

de papeles pintados a mano. Maestro y aprendiz trabajando. Fabricación de tonisse . A la izquierda,

Fabricación de tonisse. A la izquierda, la impresora imprime papel encolado que pasa al tambor, las barras son manejadas por niños. Jean Zuber y Cía. comienzan a utilizar un tambor donde las barras se manejan mecánicamente.

de la mano de Francisco de Ruán, que resultaba en una mayor calidad de material y una

mejor imitación de tapices y telas. En este momento el papel aún no se aplica directamente sobre la pared, sino que se aplica sobre lino, que se enganchaba a la pared con tachuelas de cobre o con listones de madera.

A partir de 1680 el papel pintado se erigió como una alternativa economica a los tapizes y

otras decoraciones murales, ya que también funcionaba como un aislante térmico. Se empezaron a unir las laminas en grupos de 12 o más para crear rollos, permitiendo una impresión más rápida y diseños más complejos. Hacia el 1700 el papel coloreado predominaba en Europa, con un dominio de los importados de China.

Con la aparición de fábricas en Inglaterra, a mediados del siglo XVIII, como la de los hermanos Jorge y Federico Echardt (1780) se exportan papeles pintados a toda Europa. Los

diseños europeos imitan varios materiales y texturas como tapices, brocados, terciopelo… En Francia el tamaño de las láminas va aumentando y se van uniendo en rollos, hasta que Luis

XVI decreta que cada rollo mida 34 pies. Se innova constantemente, y el año 1785 se inventa

una máquina para imprimir papel pintado. Este va migrando de las habitaciones menores a las principales de la casa, hasta que se instaura como la decoración predominante de esta.

Las manufacturas de Arthur y Robert, productoras desde finales del siglo XVIII a inicios del

siglo XIX, son pioneras en la fabricación de planchas grabadoras para el papel estampado. Y

en la fábrica de Rixheim (Alsacia), con Jean Zuber y Cía. se empieza a usar el proceso

mecánico. El año 1785, Christophe-Philippe Oberkampf, inventó la primera máquina para imprimir tintas coloreadas. Y en el 1798 Nicholas-Luis Robert fabricó una máquina de papel que permitía obtener bandas más largas, precedente de la máquina de los hermanos

Fourdrinier, de inicios del siglo XIX.

A

partir del 1800 se encuentran diseños de todo tipo en

el

papel pintado que van desde la repetición de

esquemas geométricos hasta verdaderos “cuadros” paisajísticos de gran detallismo. Conviven estilos varios como un “revival” del recargamiento de los luises y un trabajo artesanal en la elaboración de los papeles pintados, con colores y técnicas puros. Pero este material

aún no ha sido adoptado por todas las corrientes artísticas, como sucede en el caso del estilo Imperio, que nace en Francia en la etapa napoleónica, se extiende por Europa y finaliza en 1830. Éste se caracteriza por una vuelta al clasicismo y en lo que concierne a la decoración de las paredes, no se utilizaba papel pintado, sino que se usaban tejidos de diversa índole, como tapices o telas estampadas.

tejidos de diversa índole, como tapices o telas estampadas. El Jardín de Armida , obra de

El Jardín de Armida, obra de Edouard Muller, impreso por Jules Defossé en París. Papel pintado mediante xilografía, 3,86 x 3,35 metros. Actualmente en el Museo de Arte de Filadelfia

Otro de estos estilos es el Estilo Biedermeier, que se desarrolla entre los años 1815 y 1848, aproximadamente. Principalmente se encuentra en Alemania y Austria y, con características regionales, en Inglaterra, Francia, España, Dinamarca y Rusia. En su primera etapa reúne todas las características del gusto burgués, mientras que en su segunda fase destaca un eclecticismo de distintas épocas históricas. La decoración de paredes con papeles pintados era una solución decorativa novedosa y que permitía temas muy variados: decoraciones florales, imitaciones de encajes o de tejidos más costosos, paisajes, escenas históricas o literarias… siempre con un predominio de tonos vivos y alegres.

La Gran Exposición de 1851 (Londres) mostró, entre otros muchos elementos, una gran exhibición de artes decorativas, papeles pintados incluidos, con la presencia de más de 50 firmas entre Europa y los Estados Unidos. Fueron una fuente de críticas por parte de diseñadores que veían en las artes decorativas expuestas un declive del gusto y los estándares de esta industria. La mecanización de la industria del papel pintado fue vista, por parte de diseñadores y teóricos del arte, como una pérdida en el diseño y el buen gusto de este arte decorativo. Para paliar este fenómeno se buscaron formas de creación y diseños que se pudieran aplicar a la impresión mecánica, sin perder calidad. Incrementan los diseños de papel pintado y se diversifican los estilos, calidades y precios, convirtiéndolos en un producto con una gran demanda por parte de las distintas clases sociales: desde la burguesía, con los papeles más elaborados, a las clases trabajadoras, con aquellos más sencillos y baratos. A mediados del siglo XIX, pues, existe un marcado eclecticismo general, no sólo del arte. Hay una gran diversificación, también, en el campo del papel pintado, con una continuación de los estilos dominantes del siglo XVIII, como el rococó, en convivencia con las ideas del retorno al arte de trabajo artesanal de mano del Arts & Crafts y el Modernismo; o también, motivos inspirados en el Gótico y el Renacimiento, con una mirada hacia el mundo medieval… Así, encontramos desde papeles pintados con repetición de formas geométricas hasta otros que son verdaderos cuadros de batallas o paisajes y ejercicios de trompe l’oeil o trampantojo de mayor y menor calidad.

Pero en este mismo momento, el arquitecto y diseñador A.W.N.Pugin (1812-52), que se fijaba en el estilo gótico para sus diseños, rechaza el trampantojo y favorece los diseños planos, con formulas geométricas repetidas, como flores de lis, motivos heráldicos, y una paleta de colores “medieval”. Y el papel pintado modernista, en cambio, se caracteriza por el color, la fantasía y la riqueza, mientras que en el caso del modernismo inglés, los papeles pintados son de tonos claros con temas naturales de plantas o animales esquematizados.

A pesar de todos los esfuerzos de teóricos como Owen Jones y los movimientos artísticos de Arts & Crafts o el Modernismo, que abogaban por un retorno al “buen gusto” en la decoración y en la idea de la decoración unitaria en toda la casa, estas ideas no llegaron a afectar la mayor parte

en toda la casa, estas ideas no llegaron a afectar la mayor parte Papel pintado diseñado
en toda la casa, estas ideas no llegaron a afectar la mayor parte Papel pintado diseñado

Papel pintado diseñado por W. Morris 1875 y 1896

de la sociedad que hacía uso de las artes decorativas. Estos movimientos se basaban en la idea de hacer un arte al alcance de todos, pero con el uso del trabajo artesanal para sus creaciones solo consiguieron hacer otro arte elitista, disponible únicamente para la burguesía y gente adinerada. Mientras, el arte que generaba “mal gusto”, al ser un arte industrializado, producía materiales en grandes cantidades y a precios muy asequibles. Era, en gran parte, la continuación de unos gustos y estilos ya conocidos, con origen en el siglo XVIII. Pero más allá de las consideraciones artísticas hacia los diseños y formas de producción de los papeles pintados, estos resultaban un elemento realmente útil, un tipo de decoración mural con la capacidad de imitar cualquier material y textura: tapices, telas, madera, mármolFue por esta razón que, en un inicio, aparecieron como una decoración pensada para la burguesía, un producto más accesible que los materiales reales pero con igual “glamour”. Aunque gracias a la mecanización e industrialización de su producción, se convirtieron en un elemento accesible a una gran parte de la población y pasaron de ser un “objeto” de lujo, a estar presentes en las casas de las clases trabajadoras. Llegado este momento, en que los papeles pintados ocupan todo tipo de hogares, es cuando se produce un cambio de mentalidad acerca de su ideación y producción, ya son un producto universal.

Con el cambio de siglo cambia, también, el arte y en los inicios del siglo XX, en Alemania, la escuela de la Bauhaus diseña nuevos tipos de papeles pintados, uno de sus productos con más éxito, creando los primeros modelos del mismo color, sin estampado. Ya en el segundo cuarto de siglo se tiende hacia la creación de papeles pintados con motivos más geométricos. Y posteriormente, en los años 60 y 70, los papeles pintados se convierten en un modo de decoración muy popular, con colores envolventes, tonos vivos y diseños atrevidos.

El estudio de los papeles pintados en el arte y la historia no se inició hasta el siglo XX, y fue en este momento cuando apareció un interés por preservar los papeles pintados “históricos”, siempre que fuera posible, en su lugar original.

La relación del papel pintado con el mundo textil.

Las decoraciones murales en base a telas colgadas, tapices, etc, fueron los precursores del papel pintado. Es esta la razón por la que el papel pintado, entre otros materiales y diseños, reprodujo reiteradamente las decoraciones textiles.

Se tiene noticia del papel decorado usado para adornar muros y, también, techos, desde mediados del siglo XVI, pero el papel pintado, similar al que conocemos hoy, fue invento del siglo XVIII, según aparece recogido en la Enciclopedia de Diderot y d’Alembert. A comienzos del siglo XVIII se produjo un notable cambio en la decoración de interiores en el que se refleja un aumento del lujo, el colorido y un anhelo creciente por el confort. Se intensifica el deseo de acondicionar la casa, en la que se pasa cada vez más tiempo. A finales de la centuria anterior ya se había desarrollado ese gusto por la riqueza o el colorido, y con ello vino un aumento de la presencia de paños y cortinajes de ricos tejidos de seda, consecuencia de la influencia de las modas introducidas desde la corte de Luis XIV. Los tapices y telas más

o menos aisladas, que cubrían una superficie concreta de la pared, son sustituidos por

metros de telas vistosas, que tapizan la superficie mural casi por completo. Se mantuvo la importancia de los elementos textiles móviles como los tapices, pero progresivamente se fueron imponiendo los revestimientos fijos en el campo textil, fijando los tapices con marcos de madera y de otras formas, llegando a un entelado completo de la pared.

Con frecuencia estos entelados constituían la base sobre la que se situaban pinturas, objetos decorativos, reliquias o símbolos piadosos. Desde el siglo XVII las telas se caracterizaron por su creciente fantasía y por la incorporación de temas exóticos y naturalistas. Los entelados realizados con ricos tejidos alternaron, en el siglo XVIII, con los elaborados en telas lisas de seda, profusamente bordadas con hilos de oro y también de seda. En la segunda mitad del siglo XVIII se introdujeron procedimientos mecánicos. Se desarrolló la manufactura de telas de algodón o de lino estampadas, denominadas indianas. La moda de los entelados se extendió a las residencias de la clase media, progresivamente, a lo largo del siglo XIX.

Pronto, estas telas estampadas usadas para tapizar las paredes sufrieron la competencia de los papeles pintados; junto al fenómeno de la imposición la casa de alquiler. En este contexto, el papel pintado se convirtió en una forma más barata de decorar y aumentar la comodidad de una morada en la que no se iba a habitar de forma permanente. Era una forma de decorar ricamente, con una “iconografía” conocida, pero abaratando mucho el coste. Algunos de estos papeles llegan a reproducir, no solo los diseños de las telas, sino que también, de forma ilusionista, las texturas y dan la impresión de relieve, sin dejar de ser una superficie plana, únicamente, con el tratamiento de los colores y tramas. Un ejemplo de este fenómeno lo encontramos en el papel pintado rojo del comedor de la casa-Museo Sierra- Pambley. Antes del uso del papel pintado como decoración mural aplicada directamente sobre la pared, se había usado una decoración de cintas de papel para cubrir las tachuelas que unían las placas de madera o lienzos de lino cubiertos de papel pintado. Estas cintas se decoraban con diseños florales y frisos arquitectónicos, como se puede observar en la fotografía del papel pintado de la sala de música, en la casa-Museo Sierra-Pambley.

Los papeles pintados fabricados en el siglo XVIII tratan de imitar el efecto de los entelados textiles y llegaron a copiar exactamente motivos como los estampados o el terciopelo, gracias a la adhesión de partículas de lana. Los diseñadores de los papeles pintados trataron de imitar los acabados y características generales de un sistema de revestimiento mural que gozaba de gran prestigio. Tampoco hay que olvidar que las decoraciones de una habitación

se

conjugaban entre sí, coordinando el entapizado o el empapelado mural, con las cortinas o

el

tejido mobiliario.

Los papeles imitando brocados y damascos, con una gran relación con el estilo rococó, se van perfeccionando, y así algunos de los mejores papeles tienen la capacidad de conservar esta ilusión de tela, aún cuando se observan muy de cerca, así como la ilusión de relieves (trompe l’oeil o trampantojo). Jean-Baptiste Réveillon, en el siglo XVIII, produce en su fábrica papeles grabados y pintados imitando varias telas. Y en el 1840 se introdujeron las técnicas de grabado en relieve y estampado, que permitieron a manufactureros como Paul Balin

(francés) el hecho de producir imitaciones convincentes de sedas, telas con bordados de oro

y otros productos textiles del Renacimiento. Algunos de estos mejores papeles pintados se mostraron en la Exhibición de Vienna de 1873.

El papel pintado permite al historiador rastrear el proceso de influencia del tejido en otros campos artísticos. En general, este influjo se produjo desde el campo textil hacia el papel pintado, y desde las clases altas hacia las medias y bajas de la sociedad, debido a un deseo de imitación de las formas de decoración domesticas de los más acomodados. Pero, a medida que la industria del papel pintado se fue desarrollando, esta influencia cambio de dirección, de modo que en ocasiones fueron los diseñadores de textil los que se inspiraron o imitaron las ornamentaciones de los papeles pintados, a la par que se producían, a partir de 1820, papeles pintados de gran calidad que sin abandonar la temática textil fueron utilizados en residencias palaciegas, como ocurrió en el Palacio Real de Madrid.

CONCLUSIONES

La casa-Museo Sierra-Pambley contiene unos ejemplos de papel pintado que hablan del gusto burgués generalizado de mediados del siglo XIX. Gracias al hecho que se conserva una habitación de la casa con papel pintado a mano es posible contraponer los dos tipos: el papel pintado a mano y el papel impreso mecánicamente, y ver así las diferencias en estilos

y resultados.

El papel pintado que se ha tratado en la ficha se encuentra en la sala de música. Es un papel con diseño historicista, inspirado en el estilo rococó, del siglo XVIII. De dibujo geometrizante- vegetal, imita la tela en textura e iconografía. Esto sucede con todos los otros papeles de la casa impresos mecánicamente. Cada sala se caracteriza por un color y diseño del papel, que se convierte en uno de los ejes conductores del gusto y la decoración en todos los elementos de la habitación, se combinan los papeles con las tapicerías, los muebles, las lámparas, etc, tal y como era habitual en las casas burguesas y palacios de la época.

Todos los papeles estampados mecánicamente de la casa Sierra-Pambley imitan telas, de una forma muy convincente, realizando así un trampantojo. La calidad de los materiales y la pericia del estampado consiguen que se confunda la realidad, por más que se observen los papeles a corta distancia.

Aunque los papeles pintados se encuentren relegados dentro de la historia del arte y sean un elemento poco estudiado y considerado, ejemplos como los de la casa Sierra-Pambley nos convencen que merecen el título de obras de arte. Las artes suntuarias, categoría en la que se engloba este producto, son mucho más que una simple decoración, son la expresión del gusto de una época, de una parte de su historia. Los papeles pintados reflejan claramente esta idea ya que son el resultado de la nueva relación del arte con la clase social burguesa y de los cambios que se producen cuando la industrialización y la mecanización se aplican a la producción de obras artísticas. Es en las artes suntuarias donde estas innovaciones actúan primero y desde ellas se van expandiendo para aplicarse a todo el arte.

IMÁGENES (Victoria & Albert Museum)

Papeles pintados chinos.

(Victoria & Albert Museum) Papeles pintados chinos. Papel pintado chino, siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles
(Victoria & Albert Museum) Papeles pintados chinos. Papel pintado chino, siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles
(Victoria & Albert Museum) Papeles pintados chinos. Papel pintado chino, siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles
(Victoria & Albert Museum) Papeles pintados chinos. Papel pintado chino, siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles

Papel pintado chino, siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles pintados siglo XVII.

siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles pintados siglo XVII. Diseño en blanco y negro. Diseño geométrico. Papeles
siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles pintados siglo XVII. Diseño en blanco y negro. Diseño geométrico. Papeles
siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles pintados siglo XVII. Diseño en blanco y negro. Diseño geométrico. Papeles
siglo XVIII. Sobre paneles. Papeles pintados siglo XVII. Diseño en blanco y negro. Diseño geométrico. Papeles

Diseño en blanco y negro. Diseño geométrico. Papeles pintados siglo XVIII.

Diseños naturalistas.

Papeles pintados siglo XVIII. Diseños naturalistas. Diseño naturalista. Diseño geométrico-naturalista.
Papeles pintados siglo XVIII. Diseños naturalistas. Diseño naturalista. Diseño geométrico-naturalista.
Papeles pintados siglo XVIII. Diseños naturalistas. Diseño naturalista. Diseño geométrico-naturalista.

Diseño naturalista.

Diseño geométrico-naturalista.

Trampantojo.

Papeles pintados siglo XIX.

Papeles pintados siglo XIX. Imitación de arquitectura y tela. Borde, imitación de tela Papel pintado, paisaje.
Papeles pintados siglo XIX. Imitación de arquitectura y tela. Borde, imitación de tela Papel pintado, paisaje.
Papeles pintados siglo XIX. Imitación de arquitectura y tela. Borde, imitación de tela Papel pintado, paisaje.

Imitación de arquitectura y tela.

Borde, imitación de tela

Imitación de arquitectura y tela. Borde, imitación de tela Papel pintado, paisaje. Diseños naturalistas, papeles
Imitación de arquitectura y tela. Borde, imitación de tela Papel pintado, paisaje. Diseños naturalistas, papeles

Papel pintado, paisaje.

y tela. Borde, imitación de tela Papel pintado, paisaje. Diseños naturalistas, papeles pintados a mano. Obra

Diseños naturalistas, papeles pintados a mano. Obra de William Morris.

papeles pintados a mano. Obra de William Morris. Augustus Pugin, diseños heráldicos. Borde, diseño
papeles pintados a mano. Obra de William Morris. Augustus Pugin, diseños heráldicos. Borde, diseño

Augustus Pugin, diseños heráldicos.

papeles pintados a mano. Obra de William Morris. Augustus Pugin, diseños heráldicos. Borde, diseño egipcio. 14

Borde, diseño egipcio.

Walter Crane, diseños de papeles pintados. Art Nouveau. Papeles pintados siglo XX. Lunar, 1964. Michael
Walter Crane, diseños de papeles pintados. Art Nouveau. Papeles pintados siglo XX. Lunar, 1964. Michael
Walter Crane, diseños de papeles pintados. Art Nouveau. Papeles pintados siglo XX. Lunar, 1964. Michael

Walter Crane, diseños de papeles pintados. Art Nouveau.

Papeles pintados siglo XX.

de papeles pintados. Art Nouveau. Papeles pintados siglo XX. Lunar, 1964. Michael Clarke. Lover’s Rock, 1998.

Lunar, 1964.

Michael Clarke.

Papeles pintados siglo XX. Lunar, 1964. Michael Clarke. Lover’s Rock, 1998. Sonia Boyce. Ivy/Efeu, 2006 Thomas

Lover’s Rock, 1998. Sonia Boyce.

siglo XX. Lunar, 1964. Michael Clarke. Lover’s Rock, 1998. Sonia Boyce. Ivy/Efeu, 2006 Thomas Demand (portada)

Ivy/Efeu, 2006 Thomas Demand (portada)

BIBLIOGRAFÍA

AAVV. 1981. Wallpaper in the collection of the Cooper-Hewitt Museum. The Smithsonian’s Institution’s National Museum of Design, New York.

AAVV. 1983. Wallpapers old and new. Exclusive designs. Nancy McClelland Inc. New York.

AAVV. 2004. Diccionario del arte del siglo XX. Editorial Complutense, S.A., Madrid.

CANTARELLAS CAMPS, Catalina (coord.). 2008. XV Congrés Nacional d’Història de l’art (CEHA). Models, intercanvis i recepció artística (de les rutes marítimes a la navegació en xarxa). Universitat de les Illes Balears, Palma.

GAMONEDA, Antonio (coord); AGUADO, Elena et al. (textos). 2006. Museo Sierra-Pambley. Fundación Sierra Pambley, Graficas Celaryn S.A., León.

GAY,

Lidia. 2007. El diseño industrial en la historia. Ediciones teC, Córdoba

Aquiles. SAMAR,

(Argentina).

GIEDION, Sigfried. 2009. Espacio, tiempo y arquitectura: el futuro de una nueva tradición. Editorial Reverté, Barcelona.

GÓMEZ URDÁÑEZ, Carmen (coordinadora). 2013. Sobre el color en el acabado de la arquitectura histórica. Prensas de la Universidad de Zaragoza, Zaragoza.

GROPIUS, Walter. 1926. Bauhaus Dessau. Principios de la producción de la Bauhaus. Munich.

HORTON SAVIN, Alvah. 1918. House painting. Glazing, paper painting and whitewashing, a book for the householder. John Wiley & Sons Inc., London.

JENNINGS, Arthur Seymour. 1892. Practical Paper-Hanging. A handbook on decoration in paper and other materials with practical instructions on hanging them. New York.

LELAND HUNTER, George. 1918. Decorative textiles. The Dean-Hicks Company, New York.

LOOS, Adolf. 1908. De la edición en castellano,1972: Ornamento y delito y otros escritos. Gustavo Gili. Barcelona.

LÓPEZ VILLA, Manuel Antonio. 2003. Arquitectura e historia. Curso de historia de la arquitectura. Vol. II. Consejo de desarrollo científico y humanístico. Universidad Central de Venezuela, Venezuela.

LORENTE LORENTE, Jesús Pedro; VÁZQUEZ ASTORGA, Mónica. 2012. Manual de arte del siglo XIX. Prensas de la Universidad de Zaragoza, Zaragoza.

MORRIS, William. 2005. Escritos sobre arte, diseño y política. Editorial Doble J, Sevilla.

PERROT, Michelle. 2011. Historia de las alcobas. Editorial Siruela, Madrid.

PRECKLER, Ana María. 2003. Historia del arte universal de los siglos XIX y XX. Pintura y escultura del siglo XX. Tomo II. Editorial Complutense, Madrid.

SANBORN, Kate. 1905. Old Time Wall Papers, an account of the pictorial papers on our forefathers walls with a study of the historical development of wall paper making and decorations. The Literary Collector Press, New York.

WHITELEY WARD, George. Wall paper. It’s origin, development and manufacture. Sir Isaac Pitman & Sons, Ltd., New York.