Sei sulla pagina 1di 3

Título: Por definir.

Tema: La religión católica medioeval como institución social, y su compleja transferencia al


Nuevo Mundo en el período de conquista.

Sinopsis: Es sobretodo después del Siglo XII, justo al inicio del periodo que los historiadores
denominan como baja edad media, donde la iglesia de cristo cobra un poder inusitado; la autoridad
papal se debatía la supremacía de Europa occidental con los emperadores germánicos y francos,
hasta el punto de redactar desde el trono pontífice y llevar a cabo el primer código legal en la
historia, el iuris canonici codex. Además, la iglesia católica poseía un tribunal que regulaba el
orden de las creencias y las conductas que atentaran contra la homogeneidad del culto cristiano: la
Inquisición y sus funcionarios, encarnaban la parte represiva e implacable de aquella autoridad. La
presencia eclesiástica también se había hecho sentir en el surgimiento de las universidades
medioevales: la de Paris, la de Oxford, la de Bolonia, la de Lyon, y otras posteriores, estuvieron
atravesadas tanto por la presencia de clérigos, como por la visión del mundo del cristianismo;.
Podríamos afirmar que en este periodo, la educación en todos sus niveles estuvo patrocinada (y por
lo tanto mediada) por los mandos eclesiásticos, logrando de tal forma, una sociedad profundamente
devota. Todos los sacramentos, los dogmas y la doctrina en general fueron seguidos a pié juntillas.
La temporalidad misma estaba dictada según los parámetros de la religión, que institucionalizó las
fiestas religiosas (casi la mitad de los días del año) y las subdivisiones del día (maitines, laudes,
prima, tercia, etc.) que marcaban con campanazos en cada una de las iglesias que se llamara a sí
misma católica apostólica y romana. Esta iglesia inmiscuida en la cotidianeidad de la vida europea,
es la que un buen día de 1492, después de una exitosa matanza y expulsión de judíos y moros en la
península ibérica, llega a un mundo nuevo, casi por cuestiones del azar. Es realmente difícil
imaginarnos el conflicto interno de aquellas personas cuyas creencias difícilmente lograban dar
explicación a aquel mundo de vastedad insondable, y de exhuberancia fascinante. El choque logró
producir un doble efecto bastante paradójico: por un lado esperanza y goce por esas geografías
promisorias, y por otro, miedo. Miedo a sus gentes, a su clima, a su flora y a su fauna pues se
salían totalmente de su plano interpretativo: ya muchos habían muerto a causa de aflicciones
desconocidas, o por la picadura de un insecto o la ingestión de un fruto aparentemente digestible;
si bien la superioridad bélica de los arcabuces y los caballos frente a los arcos y las macanas
aseguraban hasta cierto punto la supervivencia, un mundo hostil y vacío de explicación les
infundía temor a aquellos cristianos temerarios. Sin embargo, la sed de riquezas y poder acicateó la
perseverancia, y pronto los papas y los misioneros se encargarían de dotar aquel mundo de un
sentido, y a su invasión desmedida, de una legitimidad. Aquí las palabras de un especialista nos
pueden arrojar luces sobre el tema. Finalmente, después de arduos procesos y debido a múltiples
factores de índole político económica y cultural, aquellos conquistadores logran reproducir en estas
latitudes (con eficacia inefable) aquel orden de mundo cuya heredad ya hemos expuesto, y cuyos
imaginarios religiosos se establecen exitosamente y se exacerban aun más con el movimiento
contrareformista. América era ahora territorio del catolicismo.

Tratamiento: El documental en formato radial se valdrá de ciertas cortinas que cumplan una
doble función: separar los temas o acápites a tratar, y relajar la concentración del radioescucha.
También habrán fondos musicales preferiblemente corales, cuyos compositores hallan creado las
obras con el mecenazgo de la iglesia católica, o en su defecto, hagan referencia a un imaginario
estético asociado metonímicamente con las misas, las catedrales, etc. Por otro lado, el tema será
abordado desde una perspectiva académica que de cuenta del proceso acaecido con algo de
objetividad y erudición, sin prescindir de los comentarios críticos y los replanteamientos que sean
necesarios para poner a la iglesia católica en una “mesa de disección” cuyo análisis no sea ya
apologético ni mediado por las convicciones religiosas legitimadoras y/o selectivas de algunos
creyentes. Claro está, la tonalidad del tema tampoco es una diatriba en contra de la institución
católica; solo se aleja de las exposiciones romanticistas. El proyecto radial está configurado por
dos voces masculinas en constante diálogo y debate, lo que evita un tratamiento que raye en la
monotonía o el monólogo. Las entrevistas a especialistas también nos servirán, tanto de guía para
mejorar la exposición del tema, como de gancho para la audiencia y mejoramiento del formato.
También incluiremos la lectura de ciertos documentos preestablecidos (fuentes primarias) que
ayuden a la corroboración de la información expuesta, y simultáneamente brinden material de
análisis para el programa; además, esto servirá como una suerte de puesta en escena del relato de
cierto cronista, o el dictamen de cierta encíclica, que acompañado con un fondo musical adecuado,
captura la atención del radioescucha y le sugiere imágenes que utilizaremos a nuestro favor. Todo
esto nos ayudará en la configuración de un proceso histórico concreto bañado de un tono polémico,
y hasta cierto punto, antagónico frente a las convencionalidades reduccionistas. Es necesario
también aclarar que los programas radiales serán pregrabados, con el fin de mejorar la calidad de
los mismos.

Intención: múltiples factores nos motivan a formular y realizar este proyecto. El primero, es que
queremos brindar un espacio donde esté presente la reflexión sobre una temática realmente poco
asumida entre los círculos académicos, pero que consideramos, tiene mucho que decir de nuestro
presente y nuestra crisis: solo necesita ser indagado con algo de distanciamiento para hallar las
redes causales que den una respuesta diferente, y desde nuestra perspectiva, más acertada, al
mundo que actualmente vivimos. En segunda instancia, queremos vindicar una posición de la
historia que no sea ya una sucesión de datos en orden cronológico, sino una problematización de
un fenómeno presente, cuya raigambre se remonta siglos atrás, y cuyo replanteamiento crítico
pueda proyectar alternativas en el futuro. También queremos crear un espacio en donde el estudio
de la religión no esté mediado por los convencionalismos y los tradicionalismos típicos que
impiden el distanciamiento que pretendemos nosotros. Por último, y no por eso menos importante,
es nuestra intención reforzar y ampliar nuestros conocimientos sobre una temática que nos
apasiona y que probablemente sea incentivo para nuestra monografía de grado.