Sei sulla pagina 1di 151

UNIVERSIDAD DE CALDAS

VICERRECTORIA DE INVESTIGACIONES Y POSGRADOS

Evaluación del Potencial Arqueológico en los Predios Rurales de la Universidad de Caldas

Informe Final

Luis Gonzalo Jaramillo Echeverri Arqueólogo Departamento de Antropología y Sociología

Mauricio Alvarán Echeverri Geólogo Departamento de Geología y Minas

Diciembre de 2003

 

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

2

Tabla de Contenido

Tabla de Figuras

3

Tabla de Tablas

6

Agradecimientos

7

1.

Introducción

9

2.

Poblamiento prehispánico y restos arqueológicos: Contexto de la investigación

13

2.1

Los Quimbayas: grandes desconocidos

14

2.2

Antecedentes y estado general del problema

23

2.3

Metodología y técnicas de la investigación

24

2.3.1

Prospección

26

2.3.2

Manejo de materiales y muestras colectadas

29

2.3.3

Registro de Información

32

2.3.4

Cortes

34

2.3.5

Análisis cerámico

36

2.3.6

Análisis lítico

37

3

Evaluación potencial arqueológico Granja Tesorito

39

3.1

Geología y geomorfología

42

3.2

Sitios arqueológicos

45

3.3

Corte I

50

3.4

Implicaciones culturales y contexto cronológico de ST-008

59

3.5

Caracterización de materiales culturales

61

3.6

Perspectivas

67

4.

Evaluación potencial arqueológico Granja Montelindo

69

4.1

Geología y geomorfología

69

4.2

Sitios arqueológicos

71

4.3

Corte I

76

4.4

Corte II

77

4.5

Caracterización de los materiales culturales

92

4.6

Perspectivas de investigación

107

5.

Evaluación potencial arqueológico Granja La Cruz

109

5.1

Geología y geomorfología

109

5.2

Sitios Arqueológicos

112

5.3

Caracterización de materiales culturales

114

5.4

Perspectivas de investigación

118

6.

Plan de Manejo Arqueológico Granjas Universidad de Caldas

120

6.1

Protocolo para la protección del patrimonio arqueológico en los predios rurales de la Universidad de Caldas

122

6.2

Cartilla “Ojo con el Patrimonio Arqueológico”

125

6.3

Escuela de Campo en Arqueología

135

Bibliografía

139

Anexo 1: Listado General Cerámica por Lotes

144

 

Listado General Cerámica Finca Tesorito

144

Listado General Cerámica Finca Montelindo

145

Listado General Cerámica Finca La Cruz

151

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Tabla de Figuras

3

Figura 1: Mapa ubicación general Granjas Tesorito, Montelindo y La Cruz 10

Figura 2: Mapa grupos humanos en el siglo XVI

16

Figura 3: Prospección Arqueológica, Recolección Superficial (Granja Tesorito)

26

Figura 4: Prospección Arqueológica, Recolección Superficial (Granja Montelindo)

27

Figura

5: Prospección Arqueológica, Prueba Pala (Granja Montelindo)

27

Figura 6: Prospección Arqueológica, Prueba Pala (Granja Montelindo) 28

Figura 7: Excavación Corte I, Granja Montelindo

28

Figura 8: Excavación Corte I, Granja Montelindo

29

Figura 9: Tarjeta de Lote

30

Figura 10: Hoja de Sitio

31

Figura 11: Sección plano con información recogida en campo

33

Figura 12: Hoja Excavación

35

Figura 13: Ficha Lote Excavación

36

Figura 14: Panorámica Tesorito

39

Figura 15: Panorámica Tesorito

40

Figura 16: Mapa infraestructura

41

Figura 17: Basaltos, Tesorito

43

Figura 18: Detalle basaltos, Tesorito

44

Figura 19: Panorámica relieve colinado

44

Figura 20: Panorámica relieve colinado

45

Figura 21: Mapa distribución sitios arqueológicos

46

Figura 22: Terraza ST-008, vista panorámica

47

Figura 23: Plano detallado sitio ST-008

48

Figura 24: Excavación Corte I, nivel 2

51

Figura 25: Excavación Corte I, nivel 5

51

Figura 26: Excavación Corte I, nivel 6

52

Figura 27: Excavación Corte I, nivel 8, artefactos

55

Figura 28: Excavación Corte I, nivel 8, detalle artefactos 55

Figura 29: Corte I, perfil sur

57

Figura 30: Perfiles estratigráficos, Corte I

58

Figura 31: Borde ST-004/004

62

Figura 32: Aplicado ST-007/0008

62

Figura 33: Bordes ST-009/015

63

Figura 34: Bordes Corte I

63

Figura 35: Bordes Corte I

63

Figura 36: Detalle cerámica Corte I

64

Figura 37: Borde ST-008/012

… ….65

Figura 38: Borde ST-008/017

…….65

Figura 39: Borde ST-008/011

65

Figura 40: Fragmento superficie de molienda

66

Figura 41: Mano de moler, Corte

66

Figura 42: Núcleo, Corte I

66

Figura 43: Mapa con infraestructura, Granja Montelindo 70

Figura 44: Panorámica Granja Montelindo

71

Figura 45: Panorámica Granja Montelindo

71

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

4

Figura 46: Mapa detallado sitios arqueológicos

75

Figura 47: Corte I, nivel 6, vista de sur a norte

78

Figura 48: Corte II, nivel 1

79

Figura 49: Corte II, nivel 2

80

Figura 50: Corte II, nivel 5

80

Figura 51: Excavación de rasgo

81

Figura 52: Rasgo excavado

82

Figura 53: Excavación cámara

82

Figura 54: Vasija con mano de moler

83

Figura 55: Detalle cámara

83

Figura 56: Detalle cámara

83

Figura 57: Detalle interior cámara

84

Figura 58: Detalle interior cámara

84

Figura 59: Vista superior, vasija subglobular con aquillamiento

85

Figura 60: Vista lateral, vasija subglobular con aquillamiento

86

Figura 61: Vista superior, vasija naviforme

86

Figura 62: Vista lateral, vasija naviforme

87

Figura 63: Fragmento mano de moler

88

Figura 64: Mano de moler

88

Figura 65: Cuerpo y asa

91

Figura 66: Borde vasija aquillada

91

Figura 67: Base de vasija, vista externa

91

Figura 68: Base de vasija vista interna

91

Figura 69: Bordes copas y cuencos

93

Figura 70: Bordes evertidos, vasijas globular y subglobular

94

Figura 71: Bordes rectos

94

Figura 72: Bordes con labios planos

95

Figura 73: Bordes silueta “L“ invertida

95

Figura 74: Bordes reforzados y doblados

96

Figura 75: Bordes silueta triangular

96

Figura 76: Bordes con decoración en el labio

97

Figura 77: Bordes con decoración en el labio

97

Figura 78: Fragmentos decorados con pintura

98

Figura 79: Fragmentos decorados con blanco grueso

98

Figura 80: Fragmentos con decoración blanco grueso cara interna

99

Figura 81: Fragmentos decorados varia técnicas

100

Figura 82: Diseños de líneas horizontales y paralelas

101

Figura 83: Líneas incisas y acanaladuras

101

Figura 84: Líneas intermitentes entre líneas horizontales

101

Figura 85: Puntos y rectángulos entre líneas horizontales

101

Figura 86: Bandas aplicadas

102

Figura 87: Diseños de líneas

103

Figura 88: Diseños de líneas

103

Figura 89: Decoración estampado rectangular

103

Figura 90: Decoración tubular

103

Figura 91: Ejemplos de aplicaciones y asas falsas

104

Figura 92: Husos

105

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

5

Figura 93: Husos

105

Figura 94: Asa decorada

106

Figura 95: Mapa con infraestructura

111

Figura 96: Panorámica La Cruz

112

Figura 97: Panorámica La Cruz

112

Figura 98: Decoración incisa

116

Figura 99: Bordes reforzados y decorados

116

Figura 100: Bordes con acanaladura

116

Figura 101: Bordes directos

116

Figura 102: Pintura negativa

117

Figura 103: Ejemplos de bases

117

Figura 104: Inicio excavaciones en al Escuela De Campo sitio ST-008

136

Figura 105: Inicio excavaciones en al Escuela De Campo sitio ST-008

137

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Tabla de Tablas

6

Tabla 1: Resumen características sitios Granja Tesorito

49

Tabla 2: Número total de artefactos cerámicos según tipo de muestra por sitios en Granja Tesorito

49

Tabla 3: Distribución de fragmentos cerámicos por lote y estrato según atributos diagnósticos, Granja Tesorito

61

Tabla 4: Resumen características sitios Granja Montelindo

72

Tabla 5: Número total de artefactos cerámicos según tipo de muestra por sitio en Granja Montelindo

73

Tabla 6: Distribución fragmentos cerámicos por categorías diagnósticas en Corte I, Granja Montelindo

77

Tabla 7: Distribución fragmentos cerámicos por categorías diagnósticas en Corte II, Granja Montelindo

77

Tabla 8: Materia prima de muestra de líticos, Corte II, Granja Montelindo

106

Tabla 9: Resumen características sitios Granja La Cruz

113

Tabla 10: Número total de artefactos cerámicos según tipo de muestra por sitios en Granja La Cruz

113

Tabla 11: Distribución fragmentos cerámicos por categorías diagnósticas, Granja La Cruz

115

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Agradecimientos

7

Muchas han sido las personas que con su colaboración han permitido la culminación exitosa de esta investigación. En primer lugar, queremos destacar el apoyo recibido por la Vicerrectoría de Investigaciones, particularmente de la directora de investigaciones profesora Lorena Gartner Isaza, así como de las asistentes de esta oficina (Gloria, Paula, Gladys y Olga), pues gracias a su amable y oportuna asesoría, fue posible acometer los tramites necesarios para el desarrollo de la investigación.

Otro reconocimiento importante es para los profesores y personal adscrito al Sistema Granjas de la Universidad de Caldas, en cabeza del doctor Francisco Javier Orozco. En efecto, el interés por ellos demostrado en la realización de esta investigación, facilitó en gran medida toda la logística que se implementó para acometer la investigación de campo, como el desplazamiento de personal, transporte de equipos, alojamiento para el auxiliar de campo en las fincas, etc.

De gran importancia ha sido también la colaboración recibida por parte de los profesores José Luis Naranjo y Franco Humberto Obando, quienes gentilmente nos facilitaron copias de las aerofotografías de las fincas y copias digitalizadas de la cartografía de las mismas, información que hace parte de un programa de investigación que sobre suelos adelantan de manera conjunta con financiación de COLCIENCIAS. Estas planchas fueron utilizadas como sistema base para la ubicación y registro de los yacimientos arqueológicos detectados.

El trabajo adelantado por el auxiliar de campo antropólogo Samir Enríquez, y el de los obreros que durante la etapa de campo nos acompañaron, merece igualmente nuestro reconocimiento. De igual manera a los estudiantes del Programa de Antropología que participaron en varias jornadas de trabajo de campo, así como el de los estudiantes que colaboraron en las etapas de lavado, marcación y análisis de los materiales cerámicos y líticos. Estos son Fernando Aguirre, Natalia Giraldo, Sebastián Rivas, Aída Galindo y Juan Camilo Quintero.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

8

A los estudiantes Liliana Martínez Uribe y Guillermo Mendoza del Programa de

Geología, queremos también manifestarles nuestro agradecimiento por la colaboración prestada en la identificación macroscópica de una muestra de materiales líticos recobrados durante la investigación, trabajo realizado bajo la supervisión del geólogo Mauricio Alvarán.

A Hardany Castillo, por su asesoría con la digitación de la información, así como a

los profesores Carlos Alberto Borrero y Yolanda Aguirre por compartir con nosotros sus impresiones sobre varios depósitos excavados en términos de establecer correlaciones con las secuencias estratigráficas que ellos vienen trabajando en la zona, en especial con la estratigrafía del Corte I excavado en la granja Tesorito.

Un reconocimiento especial va también para la profesora Elizabeth Ramos Roca del departamento de Antropología y Sociología, con quien se hizo el diseño y elaboración del Protocolo para el manejo de los Bienes Arqueológicos y la Cartilla ¡Ojo con el Patrimonio Arqueológico!, documentos que son parte integral de esta investigación.

Por último, queremos dejar aquí constancia de que la construcción y delineamiento de esta investigación, en lo referente a la perspectiva de trabajo interdisciplinario entre arqueología y geología, se estructuró alrededor de muchos “tintos” con el geólogo Arley de Jesús Gómez. Es nuestro deseo que esos vínculos interdisciplinarios logren cimentarse de manera fuerte en el corto plazo.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

1.

Introducción

9

La idea de realizar una evaluación sistemática del potencial arqueológico de los predios rurales de la Universidad de Caldas, conocidos como granjas Tesorito, Montelindo y La Cruz (Figura 1), surgió como una iniciativa que buscaba acometer de manera articulada varias ideas. En primer lugar, y sobre la base de reportes orales sobre la presencia de artefactos arqueológicos en varias de las granjas, se pretendía evaluar la viabilidad de establecer un programa de investigaciones arqueológicas para contribuir al conocimiento de las ocupaciones prehispánicas en el departamento de Caldas, y fortalecer así el proceso de investigación que sobre esta temática viene adelantando uno de los autores desde hace varios años (Jaramillo 1987, 1996, 2001, Jaramillo, Quintana y Enríquez 2002).

En segundo lugar, se preveía, que de ser positivos los resultados, la investigación aportaría un Plan de Manejo Arqueológico que le permitiera a la Universidad de Caldas cumplir con la legislación vigente en materia de Protección del Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación. En este sentido cabe recordar que aunque el Patrimonio Arqueológico de la Nación se encuentra protegido por diversas leyes (Constitución Política de Colombia, Artículos 63 y 72, Decreto 833 de 2002, Ley 397 de 1997, Ley 163 de 1959, Decreto 264 de 1963, entre otros), son innumerables las instancias y situaciones en que este se ve comprometido, principalmente como producto del desconocimiento de estas disposiciones y en particular, de la inexistencia de investigaciones que determinen la naturaleza, estado de conservación y calidad de los restos arqueológicos que se encuentra en muchos lugares, lo cual impide que se tomen las medida y acciones pertinentes para su defensa, conservación y/o mitigación, previo al desarrollo de obras de infraestructura o utilización de tales espacios en actividades que por su naturaleza implican una afectación del suelo y del subsuelo.

En tercer lugar, y también sobre la base de un resultado positivo en la evaluación del potencial arqueológico, se esperaba establecer los fundamentos para crear una Escuela de Campo en Arqueología, la cual serviría como soporte directo a la docencia y preparación en investigación para estudiantes de varios programas, en especial de los

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

10

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 1 0 Figura 1: Mapa ubicación general Granjas Tesorito,

Figura 1: Mapa ubicación general Granjas Tesorito, Montelindo y La Cruz (Sobre mapa de INVIAS (www.invias.gov.co/2003).

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

11

estudiantes de los programas de antropología y de geología. En efecto, la investigación se concibió también como un primer intento de acercamiento del trabajo de la arqueología y la geología al interior de la Universidad de Caldas, con la perspectiva de fortalecer y estructurar esta vinculación en varias áreas de investigación a mediano y largo plazo.

Con base en las anteriores consideraciones, resultaba claro que en la Universidad de Caldas se presentaba una situación en verdad particular como para adelantar la evaluación del potencial arqueológico en las granjas. En efecto, el hecho de ser esta una institución de carácter oficial y educativa, el tener predios con evidencias de restos arqueológicos que son usados de manera continua para actividades pedagógicas e investigativas sin tener en cuenta en que forma y medida estas afectan dicho patrimonio, el disponer de personal calificado en arqueología y disciplinas afines, así como la necesidad de proporcionar el entrenamiento y capacitación de los estudiantes en la excavación y manejo del patrimonio arqueológico, y la obligación legal de velar por el cumplimiento de las normas de protección del Patrimonio Arqueológico, constituían un marco de justificación pleno para acometer esta investigación.

La investigación propuesta también fue concebida como un trabajo que tendría un impacto social a escala regional, ya que proporcionaría la oportunidad de sensibilizar a la comunidad en general y a la universitaria en particular, sobre la importancia y defensa del patrimonio arqueológico, aspecto muy especial en una zona como esta, en la que la guaquería, práctica sancionada por la ley, es para muchos el único o más inmediato referente en materia arqueológica, siendo a veces, erróneamente, tomado como sinónimo de investigación arqueológica. Este objetivo se logró ya que tanto trabajadores, obreros, funcionarios administrativos, estudiantes y profesores de prácticas agrícolas, tuvieron la oportunidad de aproximarse a las dimensiones del trabajo arqueológico y de la protección del patrimonio desde un nuevo ángulo; esta difusión deberá ser reforzada y estructurada de forma orgánica con mecanismos como la cartilla “Ojo con el Patrimonio Arqueológico”,

la cual hace parte del Protocolo Para el Manejo de los Bienes Arqueológicos en la

Universidad de Caldas, presentado con este informe, y que esperamos sea asumido de manera oficial por la Universidad.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

12

Hoy, al hacer entrega de este documento, en el que de manera clara se observa las grandes posibilidades que ofrecen las granjas tanto para ampliar el conocimiento de las ocupaciones prehispánicas como para el desarrollo de la Escuela de Campo en Arqueología, solo nos resta hacer votos para que tanto el Protocolo Para el Manejo de los Bienes Arqueológicos que aquí se propone y la cartilla complementaria, sean un hecho en el menor tiempo posible, tanto para el beneficio de los estudiantes, del desarrollo de la investigación arqueológica, como para la defensa y debida conservación del Patrimonio Arqueológico, propósito este último que es un deber constitucional.

Algo que debe quedar claro - y así lo explicamos tanto en la reunión sostenida con el equipo del Sistema Granjas previa a la realización de esta investigación como en la reunión de socialización de resultados -, es que las recomendaciones contenidas en el Protocolo Para el Manejo de los Bienes Arqueológicos están orientadas a lograr un estado de cosas en que las Granjas puedan ser utilizadas para fines académicos sin que esas prácticas menoscaben el patrimonio arqueológico. Se trata, en consecuencia, de introducir un plan de manejo concertado entre diferentes actores, siendo en este escenario los arqueólogos, los más nuevos usuarios del Sistema Granjas de la Universidad de Caldas.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

13

2.

Poblamiento

Prehispánico

y

Restos

Arqueológicos:

Contexto

de

la

Investigación

Si bien la investigación surgió a partir de la existencia de informes que hablaban sobre la presencia de yacimientos arqueológicos en las Granjas Tesorito, Montelindo y La Cruz, comentarios que enfatizaban en particular el hallazgo realizado en años anteriores de tumbas que fueron guaqueadas y/o la existencia de otros tipos de restos más sorprendentes como “ruinas” de construcciones en piedra, como en el caso de la granja Tesorito, situación que justificaba una evaluación sistemática y que definió los objetivos específicos de la investigación, consideramos necesario comenzar este informe abordando el estado del arte de la investigación sobre las comunidades prehispánicas en el departamento de Caldas, puesto que es allí donde se logra dimensionar apropiadamente el trabajo realizado y las perspectivas futuras que se tienen.

En efecto, plantear el marco de investigación sobre la base del conocimiento y los problemas de la investigación arqueológica contemporánea, resulta no sólo necesario para aclimatar en el seno de la Universidad de Caldas la perspectiva de la arqueología como disciplina, sino que resulta también consecuente con la intención de proporcionar un marco de referencia para que puedan ser evaluadas las decisiones que tomamos en materia del tratamiento y análisis dado a la información recuperada.

La necesidad de aclimatar esta perspectiva de la arqueología como disciplina en el seno de la Universidad de Caldas deviene del hecho de que la creación del programa de antropología es muy reciente (1999) y que en consecuencia, en muchas esferas aún prevalece una concepción generalizada en la que la arqueología es vista simplemente como una actividad de búsqueda de tesoros, antigüedades y/o curiosidades. Muy por el contrario, la investigación que se adelantó tiene como hilo conductor mucho más que la búsqueda de restos arqueológicos por sí mismos y la protección de estos en tanto que patrimonio arqueológico, estando basada en su lugar, en la idea clara de que los restos encontrados permiten avanzar investigaciones que contribuyan al conocimiento de las ocupaciones prehispánicas en el valle medio del río Cauca, proceso que se inscribe o representa unos once mil años de historia, desde aproximadamente 9.000 a.C hasta la

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

14

época de la conquista. Esta sección entonces, nos servirá para tratar de responder a la pregunta que en más de una ocasión nos hicieron sobre la razón o justificación para recoger tanto “tiesto” (nombre con el que se conoce cada uno de los más de 12.000 fragmentos cerámicos que recogimos y que pacientemente lavamos y estudiamos), en lugar de buscar “guacas” o cosas que “valieran la pena”. Nuestro reto será mostrar de que manera, la información recobrada, esa “basura arqueológica”, se constituye en la base para avanzar en el conocimiento de las sociedades prehispánicas.

Por su parte, y como lo mostraremos a continuación, iniciar con una reflexión sobre el estado del arte de la investigación arqueológica en la región del Cauca Medio resulta un referente imprescindible para sustentar las decisiones tomadas en relación con el tipo de análisis realizado a los materiales cerámicos y líticos que fueron recuperados durante la investigación, a efectos de cumplir con el objetivo trazado de caracterizar y dimensionar el potencial arqueológico de los predios rurales de la Universidad de Caldas, en especial para el desarrollo de actividades académicas en torno a programas como son el de Antropología y el de Geología.

2.1 Los Quimbayas: grandes desconocidos

Hablar de arqueología en la región del Viejo Caldas, y en particular desde la óptica del público en general, supone todavía enfrentar dos premisas básicas: que arqueología son guacas y que las guacas son Quimbayas. En efecto, no es de extrañar que un título como el de esta sección suene para ese público general como una contradicción sino como un error. Tal percepción está justificada puesto que en la difusión del conocimiento sobre el pasado prehispánico ha primado la idea de que ese pasado -y por ende todos los hallazgos- son “Quimbaya”. Y en ese sentido, que el pasado prehispánico fue como se presenta en cartillas y museos según las descripciones del siglo XVI. Pero esa ideas son algo que debemos cambiar: por una parte, la arqueología, como disciplina que estudia el cambio cultural en una perspectiva de largo alcance cronológico, se interesa por conocer las formas económicas, políticas y sociales bajo las cuales se organizaban las sociedades recurriendo para ello al análisis de una gran diversidad de elementos o vestigios culturales (incluyendo guacas o tumbas así como la basura cotidiana), para poder construir modelos

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

15

que expliquen el devenir social. Como vemos, la arqueología es más que guacas. En segundo lugar, y como veremos más adelante, los Quimbayas no fueron los únicos habitantes de este territorio y por ende, no son los únicos responsables del registro arqueológico que aquí se encuentra; más aún, los Quimbayas fueron sólo uno de los múltiples grupos que habitaron el territorio en el siglo XVI (Figura 2), los cuales podrían tener incluso un origen fuera de esta región (Jaramillo, 1995).

El conocimiento de las ocupaciones humanas prehispánicas en el territorio que ocupan los actuales departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío, conocido como Zona Quimbaya o Región Quimbaya, es por consiguiente, en verdad, un tema que siendo complejo por naturaleza - dadas las múltiples facetas que implica la actividad humana

(social, económica, política, ideológica, etc.), presenta hoy en día múltiples deficiencias a pesar de los avances obtenidos en el transcurso de los últimos 50 años, pero de manera más significativa, en el curso de las últimas dos décadas. Entre estos desarrollos vale la pena destacar la identificación de varios yacimientos de ocupaciones tempranas en los municipios de Villamaría (Rodríguez 1997), Pereira (Cano 2001), Marsella (INCIVA 1996), Chinchiná y Santa Rosa de Cabal (INTEGRAL 1996, 1997), lo cual significa un avance substancial en tanto que la problemática de la ocupación humana temprana parecía evadir

a los arqueólogos, pues mientras en los departamentos de Antioquia y Valle del Cauca

eran claras las evidencias de grupos tempranos –descritos generalmente como cazadores- recolectores-, estos eran un hipotético evento para la zona del Cauca medio, excepción hecha del hallazgo ocasional de artefactos líticos que sugerían una posible ubicación temporal temprana (Reichel-Dolmatoff 1986, Bruhns, Osorio y Ole 1976).

Si bien el descubrimiento de estos yacimientos marca un hito para el desarrollo de

la investigación sobre las ocupaciones humanas en la zona del Cauca Medio, es claro que

las problemáticas concretas en torno a estas ocupaciones tempranas apenas comienza a desarrollarse. No obstante, es significativo contar ya con las evidencias claras que demarcan el lapso temporal de la ocupación humana en esta zona desde las primeras ocupaciones (alrededor del 9000 a.C) hasta el momento de la conquista Española.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

16

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 1 6 Figura 2: Ubicación Grupos Humanos en el Siglo

Figura 2: Ubicación Grupos Humanos en el Siglo XVI, según Duque Gómez, 1970.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

17

Pero no obstante estos avances, y como ya ha sido planteado (Jaramillo 1995, 1996, Jaramillo et.al 2002), la comprensión de los procesos socioculturales prehispánicos en esta región, en lo que corresponde a las ocupaciones agroalfareras, encuentra un cuello de botella en la cronología y en las tipologías existentes, pues estas, vistas como instrumentos para poner en perspectiva los procesos ocurridos en este territorio en la forma de modelos o explicaciones causales, no cumplen con claridad dicho objetivo.

En efecto, a pesar de existir varias propuestas de clasificación cerámica y periodización como son las propuestas de Duque Gómez (1970), Bruhns (1976) y Rodríguez (2002), estas no proporcionan el marco de referencia y el instrumento clasificatorio suficiente para comprender la historia de la región del Cauca Medio, debido a diferentes problemas. La propuesta de Bruhns, siendo esta la más utilizada, ha sido cuestionada (cf. Jaramillo 1987, 1995, 1996; Herrera 1989; Herrera y Moreno 1990; Bray 1989:111; ISA-Consultoría Colombiana S.A., U de A., 1994:29, Montejo y Rodríguez 2001:43- 44), ya que aunque atributos estilísticos son la base para definir los complejos, algunos de estos están geográficamente denominados y otros estilísticamente; esto hace difícil integrarlos en una secuencia con significado cultural-cronológico claro y por otro lado, que en algunas excavaciones controladas, grupos pertenecientes a complejos diferentes se han encontrado en asociación (Jaramillo 1991). Adicionalmente, las dataciones que respaldan esta propuesta no son distinguibles dado los rangos de error que presentan. Otro hecho importante a destacar es que algunos de estos “complejos” o “grupos” parecen tener una distribución más amplia que lo indicado inicialmente, como es el caso del Marrón Inciso, el cual ejemplifica hoy en día lo contradictorio o incoherente que puede ser el uso de estos “complejos” o “grupos” en términos de las posibilidades reales de presentar un panorama coherente del desarrollo humano en esta región.

El estilo cerámico Marrón Inciso, inicialmente identificado por Bennet (1944), fue planteado como un grupo por Bruhns (1976), quien le fijó un área de distribución en la zona de Manizales y Pereira. No obstante, en la actualidad se viene argumentando que las evidencias indican que el área de dispersión de este estilo va entre el sur del Quindío y el norte de Antioquía, y como si fuera poco, con fechas que van desde los primeros siglos antes de Cristo hasta el siglo XVI (ISA-Consultoría Colombiana S.A., U de A., 1994; Santos

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

18

1995ª, 1995b; Otero 1992; Salgado 1996, 1997); otros plantean para este estilo una antigüedad mayor en Antioquía que en la zona del Cauca Medio (ISA-Consultoría Colombiana S.A., U de A., 1994), inferencia que también ha sido cuestionada (ISA-Centro de Museos, U de Caldas 1999). Este caso muestra entonces que un “estilo” o “tipo” cerámico, en principio fácil de identificar -sí nos atenemos a los atributos formales básicos o “clásicos” de cuando fue definido- no tendría en el presente un valor cronológico específico y en consecuencia, no es una base sólida para plantear una interpretación en términos de dinámica cultural o social, con base en su distribución –espacial y temporal-, como lo han planteado Castillo (1992, 1995) y Castillo y Piazinni (ISA-Consultoría Colombiana S.A., U de A., 1994).

Algo similar puede anotarse que sucede con relación a otro de los estilos o grupos cerámicos más reconocidos en la región como es el llamado Aplicado Inciso, un grupo que Bruhns definió como perteneciente al Complejo Caldas, específicamente definido como un grupo doméstico, definición que ha sido cuestionada por otros como Herrera (1989) y Herrera y Moreno (1990:27) y que recientemente la misma Bruhns (1990), prefiere proponer como un complejo autónomo.

Otro hecho que ejemplifica con claridad el estado del arte en la zona del Cauca Medio en lo que tiene que ver con el propósito de comprender la diversidad de estilos cerámicos en una perspectiva socio-cultural e histórica es que, a juzgar por las fechas disponibles, varios de estos “estilos” o “grupos “ cerámicos podrían ser contemporáneos, llevando a que investigadores como Bray (1989:108) prefieran hablar de una "Tradición Sonsoide" (ver también Cardale, Bray y Herrera 1989:21) como alternativa, pero que otros como Castillo y Piazzini (en ISA-Consultoría Colombiana S.A., U de A., 1994:50), consideren más apropiado hablar de una "Tradición del Cauca Medio". Recientemente, Rodríguez (2002) ha ofrecido un esquema de periodización para la región el cual como hemos ya puntualizado anteriormente (Jaramillo et,al 2002), resulta incoherente pues dos de los períodos se sobreponen por espacio de más de 800 años, lo que hace que estos resulten inocuos en términos de reconstrucción social. En este sentido creemos que estas propuestas poco contribuyen al problema central de la comprensión del proceso histórico y cultural de la región en tiempos prehispánicos pues ha quedado por fuera la explicación de lo que tal

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

19

diversidad significa como hecho social, así como las razones para que algunos estilos se mantengan por períodos tan prolongados de tiempo a lo largo de la región del Cauca Medio, de ser el caso en lo referente al Marrón Inciso, por ejemplo.

En este último sentido cabe señalar también que la propuesta de análisis tipológico- cronológico presentada recientemente por Langebaeck y Piazzini ( 2002), aunque con una pretensión de menor cobertura espacial que la de Bruhns (1976) o Rodríguez (2002), es un esquema que a nuestro juicio no logra con claridad solucionar el problema del ”Marrón Inciso“, a pesar de la depuración de fechas radiocarbónicas por problemas contextuales y del hecho del cambio de nombre para esa cerámica que ahora se denominaría “Pueblo Viejo”.

Es necesario destacar entonces, que paralelo con el aumento en las investigaciones, principalmente de proyectos adelantados en el marco de programas de arqueología de rescate o contractual, también han comenzado a generarse investigaciones que tratan de aproximarse al problema con propuestas metodológicas que contrastan con las que tradicionalmente se ha venido trabajando. En efecto, lo anterior ha llevado a que surjan propuestas de investigación en las que se plantea como estrategia metodológica un trabajo sistemático de cobertura regional para la recolección de la información y una perspectiva de análisis tipológico también de carácter regional, enfatizando la necesidad de monitorear con claridad los elementos constitutivos de los tipos cerámicos y sus contextos de asociación. Tal óptica es la que se ha venido planteando desde el Proyecto Arqueológico Regional Quimbaya (ver Jaramillo 1996, 1998,1999; Ramos 1997), y en cierta medida, fue también la óptica del programa de arqueología en el eje cafetero adelantado por el FOREC-ICANH (González y Barragán 2002).

Estas

investigaciones,

que

se

han

implementado

con

la

metodología

del

reconocimiento regional sistemático – la cual ha sido utilizada en varias regiones del país

con buenos resultados (Drennan 1985, 2000, Langebaek 1996, 2001, Langebaek y Dever 2000), reconocen que una aproximación a las dinámicas de cambio cultural y social requiere abordar variables fundamentales como son la demografía, la distribución de la población en el espacio, el uso de recursos naturales, etc. Además de reconocer la necesidad de capturar la información en la escala regional, estas propuestas reconocen

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

20

también la necesidad de trabajar a escalas más detalladas cuya resolución permita aproximarnos al análisis de aspectos particulares de la vida “cotidiana” de las comunidades, como sería el caso de la investigación de las unidades domésticas y/o áreas de actividad específicas.

En efecto, estas unidades de análisis son las que permiten documentar los tipos de actividades concretas en la reproducción económica, social e ideológica de los grupos y como en el caso de la presente investigación, abordar la caracterización de elementos de cultura material susceptibles de articularse en tipologías regionales coherentes. Como hemos planteado, las tipologías y periodizaciones son aún necesidades urgentes a fin de avanzar en la investigación de los procesos sociales de la región del Cauca medio prehispánico. En este marco de consideraciones, vale la pena destacar que la información de tales contextos es muy parcial, pues la mayoría de las excavaciones no han sido lo suficientemente amplias como para develar el contexto inmediato de tales espacios de acción humana en sus complejas, ricas y variadas dimensiones, siendo quizá la más importante excepción a mencionar aquí, la excavación hecha por Duque Gómez en 1943, en un sitio del municipio de Supía (Caldas), la cual es por lo demás, una de las primeras excavaciones en área de una vivienda prehispánica en Colombia.

En este orden de ideas, resulta claro que el estudio de las Unidades Domésticas (Household Archaeology), enfoque que cuenta ya con una larga y productiva trayectoria, al ser fundamental para caracterizar y comprender las estructuras y dinámicas socioeconómicas y políticas de cualquier comunidad, así como los cambios de estas a través del tiempo (Lynne y Earle 1989, Stanish 1989, Wilk y Netting 1984, Flannery 2002, Flannery et.al 1976), es uno de los campos de investigación que se requiere desarrollar en la zona del Cauca Medio. En efecto, el reconocimiento del valor heurístico de las unidades domésticas como clave para la explicación del cambio social en arqueología (Deetz 1982:724, Langebaek 1997), ha estado acompañado del reconocimiento de que debido al alto grado de variación en la composición familiar, en las normas de residencia y en las funciones domésticas primarias (producción, distribución, transmisión y consumo)- es imposible pretender una definición universalmente válida, lo que lleva a que sea necesario

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

21

precisar estos elementos constitutivos de la unidad doméstica para cada situación concreta (Stanish 1989:91).

En este sentido, han sido igualmente importantes los aportes y discusiones que se han dado entorno a la instrumentalización de la investigación de las “unidades domésticas” en casos arqueológicos, pues como lo enfatiza Winter (1976), siempre es necesario distinguir entre el grupo/familia o “household” y el “household cluster (Winter 1976:25)”, “household unit” (Flannery 1983:44-45) o Unidad Doméstica Arqueológica (Jaramillo 1996:77). En efecto, el análisis al nivel de las unidades domésticas en arqueología esta íntimamente ligado al análisis de los correlatos de las unidades básicas de acción y reproducción de los grupos humanos, tales como son las viviendas, en donde el análisis del uso del espacio residencial, de las relaciones en estas áreas de grupos de rasgos (fogones, posos de almacenamiento, áreas de desechos, etc.), de la comparación de los productos allí encontrados (tipos y cantidades de artefactos de diferentes clases, etc.), son los elementos básicos para perfilar importantes aspectos de la vida cotidiana de las unidades domésticas y llegar así a precisar los elementos fundamentales de la economía a escala comunal y regional; este tipo de información es lo que permite ver cambios en el tiempo que puedan ser explicados en términos de dinámicas de cambio social.

En el ámbito colombiano, puede decirse que a la par con la excavación de sitios de vivienda, las cuales tienen una trayectoria ya larga y que ejemplifican diferentes contextos socioculturales en una amplia gama temporal (Duque, 1943, Correal 1990; Reichel- Dolmatoff 1954, Chaves y Puerta 1988, Llanos y Duran 1983, Llanos 1988, Castaño y Davila 1984, Correal 1990, Salgado, Rodríguez y Basilov 1993, entre otros), se observa también un creciente número de investigaciones en las que se trata de manera clara de sobrepasar lo meramente formal para abordar aspectos de la caracterización de las unidades domésticas propiamente dichas en contextos con mejores marcos cronológicos como para evaluar cambios diacrónicos (Jaramillo 1996; Blick 1993, Quatirin 2000, Boada 1998, Langebaek 1977).

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

22

No obstante estos desarrollos, hay que decir que en lo concerniente a la región del Cauca Medio o Región Quimbaya, tal y como lo expusimos antes, la información en este sentido es muy escasa, a pesar de contar la zona con una de las primeras excavaciones de un sitio de vivienda como la de Duque (1943) en Supía. Debemos así mismo resaltar que si bien se requiere excavar estos contextos y ubicarlos temporalmente para acceder a evaluar trayectorias de cambio, las crónicas del siglo XVI representan un cuerpo de información que aporta a esa investigación, pues ellas contienen elementos sobre las unidades domésticas de los grupos asentados en esta región que deberán ser evaluados y utilizados como analogía para estos estudios. En efecto, la información existente permite hacer inferencias sobre organización doméstica (tipos de familia, composición, herencia, matrimonio, etc.), tipos y ubicación en el espacio de las viviendas y organización de estas en entes mayores como aldeas (Trimborn 1949, Duque 1970, Helms 1976). La información disponible en este sentido, aunque fragmentaria y no exenta de problemas (Jaramillo 1996), permite ver con claridad que existían diferencias importantes en cuanto al tipo de vivienda (unifamiliar, multifamiliar) como al tipo de nucleación de estas en lo que podría corresponder con entidades mayores como son las aldeas o comunidades, al punto que pueden servir como guías para adelantar investigaciones arqueológicas puntuales encaminadas a validar dicha información etnohistórica y abordar así la diferenciación y caracterización arqueológica de grupos étnicos (Jaramillo 1995 y 1996b).

El hecho importante es que para evaluar y validar la información aportada por las fuentes etnohistóricas, así como para poder conocer la dinámica de las unidades domésticas en el tiempo, se requiere de información puntual de campo a la que sólo se puede acceder mediante la excavación de áreas concretas que permitan identificar patrones en los restos arqueológicos que puedan ser aproximados analíticamente con viviendas y áreas de actividad y, por extensión, con tipos de familias. La comparación entre excavaciones de múltiples áreas concretas proporcionará la matriz para acceder a niveles de análisis mayores como son las aldeas o comunidades. Sobre este tema retornaremos en la sección 6 de este informe, al referirnos a la investigación que sirve de base para la Escuela de Campo en Arqueología.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

23

2.2 Alcances de la Evaluación del Potencial Arqueológico

Tomando como referente la anterior exposición sobre el estado del arte de la

investigación en torno al conocimiento de las sociedades prehispánicas en esta región del

país, podemos entonces enfatizar los objetivos que nos fijamos para realizar la evaluación

del potencial arqueológico de manera que esta sección sirva como referente para la

presentación de los resultados obtenidos.

Consecuente con lo discutido arriba, los indicios sobre tumbas y pedazos de

fragmentos cerámicos reportados en los predios rurales de la Universidad de Caldas, eran

ya de por sí testimonio del uso de estos espacios geográficos por grupos humanos en el

pasado prehispánico y tomando en cuenta que estos predios son objeto de prácticas

académicas continuas que pueden incidir negativamente en la calidad y conservación de

esas evidencias, como son el arado mecanizado, siembra, realización de excavaciones

para piscicultura u otros fines, etc., se requería en primer lugar determinar la magnitud de

dichas evidencias, así como de conocer su ubicación y distribución, su posible naturaleza

(tumbas, sitios de habitación, talleres, etc.), así como intentar caracterizarlos tanto

cronológica como culturalmente.

Así, el objetivo general de la investigación se planteó como:

“Evaluar y dimensionar el potencial arqueológico presente en los predios rurales de la Universidad de Caldas con suficiente resolución como para determinar la viabilidad de una Escuela de Campo en Arqueología como estrategia de mitigación”.

De manera específica se pretendía:

1) determinar en planos la localización de las áreas con evidencias de ocupación

humana prehispánica,

2) caracterizar cultural y cronológicamente las evidencias detectadas y

3) elaborar un Plan de Manejo Arqueológico, en el cual, el establecimiento de una

Escuela de Campo sería un componente integral de dicha propuesta.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

24

El Plan de Manejo Arqueológico, como se verá en la sección 6, lo que supone es en realidad, generar una agenda a corto, mediano y largo plazo, para acometer las actividades de investigación, de tal manera que sobre una base continua, diversos grupos de estudiantes puedan participar en el desarrollo de esas actividades, generándose así un espacio de investigación-docencia con las ventajas logísticas y económicas que ello trae para la universidad, al ser estas prácticas realizadas en sus propios predios, todos por lo demás, lugares de fácil acceso y dotados con infraestructura apropiada para las labores de investigación.

La investigación también, claro esta, buscaba recuperar información que debido a la metodología general empleada, pudiese ser correlacionada posteriormente con la información de carácter regional que se viene consolidando con el Proyecto Arqueológico Regional Quimbaya (Jaramillo 1996, Ramos 1997, Jaramillo 1997, Jaramillo, Quintana y Enríquez 2003), particularmente en lo referente a tipologías cerámicas de base regional.

2.3 Metodología y Técnicas de la Investigación

En esta sección presentaremos los elementos fundamentales sobre la metodología

y técnicas utilizadas en las diversas etapas de la investigación, comenzando con lo

referente a la prospección, luego a las excavaciones con control estratigráfico y por último,

lo relacionado con el registro de información y análisis de materiales culturales.

2.3.1 Prospección

El proceso de evaluación del patrimonio arqueológico se realizó mediante la aplicación de la perspectiva metodológica conocida como Reconocimiento Regional Sistemático (Drennan 1984, 1987, 2002), metodología que ofrece una información cualitativamente diferente a la conseguida con la aplicación de otras estrategias de prospección, siendo en esencia pertinente para el estudio de sociedades sedentarias en una región y hacer inferencias sobre patrones de asentamiento y formas de organización social a partir de las relaciones entre yacimientos. Esta metodología, que ha sido utilizada en diferentes proyectos y regiones en Colombia (Drennan 1984, Langebaek 1996,

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

25

Langebaek y Dever 2000, Langebaek y Piazzini 2002), es también la misma que sirve de base al programa de investigación que con el nombre de Proyecto Arqueológico Regional Quimbaya viene desarrollando uno de los autores (Jaramillo 1999), y más recientemente fue la metodología que sirvió de base a los trabajos realizados en el Viejo Caldas para el FOREC (González y Barragán 2003), investigación en la cual tuvimos oportunidad de participar en nombre de la Universidad de Caldas, al desarrollar el contrato para la investigación de los municipios de Génova, Quimbaya, Montenegro, Circasia, Córdoba y Chinchiná) (Jaramillo, Quintana y Enríquez 2003).

Esta metodología consiste en una revisión o inspección total de los predios que conforman el universo de la investigación (la región o área de estudio), utilizando diferentes mecanismos para verificar la presencia de restos arqueológicos y registrando la ubicación de los lugares con evidencias positivas sobre fotografías aéreas o planchas cartográficas. Tomando en cuenta que su aplicación ha sido pensada para aplicarse en regiones amplias (varios cientos de kilómetros cuadrados), los mecanismos de verificación utilizados han sido las recolecciones de superficie (Figuras 3 y 4) y las pruebas de pala (Figuras 5 y 6). Estás últimas consisten en excavaciones rápidas de pozos de 40 cm de lado y 40 cm de profundidad, sin control estratigráfico propiamente dicho, ubicadas a intervalos no mayores de 100 metros, para controlar que de no detectarse, esos sitios no detectados serían en realidad sitios muy pequeños (menos de una hectárea). En general, las pruebas de pala se utilizan como estrategia cuando es imposible revisar el suelo para localizar restos arqueológicos, como son los casos de grandes áreas en pastizales, rastrojos y bosques.

Estos principios generales de la metodología del Reconocimiento Regional Sistemático fueron ajustados a nuestras circunstancias y expectativas en varios sentidos. En primer lugar, y tomando en cuenta que el área a cubrir era de 170 hectáreas - sumando las tres Granjas-, se decidió que la distancia mínima entre observaciones fuera de 50 metros, medida que consideramos garantiza una resolución suficiente para evaluar la densidad de yacimientos y eventualmente, con la ayuda de otros tipos de información, interpretar estas distribuciones en términos de patrones de asentamiento. Así mismo, se determinó hacer un registro esquemático de un perfil de muchas de las pruebas, con el fin

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

26

de realizar un perfil o corte del terreno; estas pruebas fueron en muchos casos excavadas también a mayor profundidad.

En cuanto a las recolecciones de superficie, la regla fue realizar la recolección de todo el material que se encontrara, aún en aquellas situaciones que por la densidad, hubiese sido posible ser más selectivos. En este sentido, y tomando en cuenta que el personal auxiliar (obreros y algunos estudiantes en jornadas esporádicas) estaba apenas familiarizándose con este tipo de trabajo, se consideró más oportuno recoger la totalidad para posteriormente en el laboratorio sopesar la calidad de las muestras en términos de atributos diagnósticos, asegurando así la conformación de una colección de referencia lo más amplia posible.

de una colección de referencia lo más amplia posible. Figura 3: Prospección Arqueológica – Recolección

Figura 3: Prospección Arqueológica – Recolección Superficial (Granja Tesorito).

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

27

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 2 7 Figura 4: Prospección Arqueológica – Recolección

Figura 4: Prospección Arqueológica – Recolección Superficial (Granja Montelindo).

– Recolección Superficial (Granja Montelindo). Figura 5: Prospección Arqueológica – Prueba Pala (Granja

Figura 5: Prospección Arqueológica – Prueba Pala (Granja Montelindo).

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

28

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 2 8 Figura 6: Prospección Arqueológica – Prueba Pala (Granja

Figura 6: Prospección Arqueológica – Prueba Pala (Granja Montelindo).

6: Prospección Arqueológica – Prueba Pala (Granja Montelindo). Figura 7: Excavación Corte I, Granja Montelindo.

Figura 7: Excavación Corte I, Granja Montelindo.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

29

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 2 9 Figura 8: Excavación Corte I, Granja Montelindo. 2.3.2

Figura 8: Excavación Corte I, Granja Montelindo.

2.3.2 Manejo de materiales y muestras colectadas

La totalidad del material cultural recobrado se empacó en campo en bolsas plásticas, separándolos según su naturaleza en cerámica, líticos, piedra pulida y otros. Cada bolsa fue rotulada con un número único conocido como Número de Lote. Por cada lote se llenó una tarjeta con información puntual sobre el sitio, tipo y densidad de la vegetación, relación de la colección con otros elementos arqueológicos, pruebas de pala o recolecciones de superficie ya realizadas, modo de recolección, el número de bolsas por clase de artefactos (cerámica, lascas, piedra pulida, hueso, carbón, etc.), así como la indicación de sí se realizó un dibujo esquemático de un perfil para el caso de las pruebas de pala, la fecha y el nombre del recolector (Figura 9).

Adicionalmente se empleó un formulario llamado Hoja de Sitio 8 (Figura 10), el cual contiene información más amplia sobre la localización de cada una de estas unidades,

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

30

las cuales pueden estar formadas por uno o varios lotes, y que representan, áreas discretas con evidencias de ocupación humana. Aunque los límites entre sitios generalmente están demarcados por la existencia de zonas en las que no se localizaron materiales y o la presencia de accidentes geográficos importantes, en otros casos estas divisiones son arbitrarias como en el caso de los sitios SM-001 y SM-002 en Montelindo, para colocar un ejemplo, ya que en este caso los materiales culturales (fragmentos cerámicos) aparecen sin solución de continuidad.

EVALUACION ARQUEOLÓGICA PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS Lote

Matorral

Zona

Tipo de Vegetación: Cultivo

Rastrojo

Densidad de Vegetación: Densa

Relación a Lotes o Elementos Asociados:

Pasto Bosque Intervenido Bosque No Intervenido

Mediana

Escasa

Ninguna

Modo de Recolección: Prueba Pala Superficie Otro:

Tiestos Recogidos: Todos

Grandes

Diagnósticos

Número Bolsas por Clase de Material:

Tiestos (

)

Lascas (

)

Obsidiana (

)

Piedra Pulida (

)

Otro:

Fecha:

/

/

Por:

 

día

mes

año

Dibujo Perfil: Si

 

No

Figura 9: Ficha Lote.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

31

EVALUACION ARQUEOLOGICA PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Número de Sitio PARQ

Aerofoto:

(Vuelo

)

Plancha # :

GPS: N

W

Número Total de Lotes:

Lotes:

Depto:

Municipio:

Vereda:

 

Nombre del Sitio:

Propietario:

 

Ubicación/Relieve:

Plano

Colina

Montaña

 

Inclinación:

Altura :

m

Area:

ha.

Fotografías: No

Si

(Rollo #

;

Fotos:

)

Tambos: No

Si

(Número de Tambos:

)

Tumbas: No

Si

Perfiles de Referencia: Ver Lotes:

Distancia Aprox. Fuente de Agua Permanente:

Descripción y Comentarios:

m

Fecha:

/

/

Por:

 

día

mes

año

PLANO AL RESPALDO:

Recuerde indicar el norte y proporcionar una escala aproximada.

Figura 10: Hoja de Sitio

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

2.3.3 Registro de información

32

La información sobre la localización de las pruebas de pala y recolecciones de superficie se registró directamente sobre planos de las Granjas a escala 1:2000. En la Figura 11 se observa un segmento de plano con la información recogida en campo. Cabe recordar que sólo se registran las pruebas y/o recolecciones de superficie que resultaron positivas y con “X” grandes se indican las zonas negativas. No obstante esta constante, en varios casos - sobre todo en Tesorito-, se registró también los lugares en que se realizaron las pruebas negativas, pues dicha información a nivel de terrazas puede ser útil posteriormente a la hora de diseñar estrategias de prospección intensiva.

La existencia de los planos en formato digital nos permitió posteriormente integrar en estos la información de campo utilizando el programa ACADMAP y perfeccionar los mapas generales y específicos que acompañan nuestro informe. De esta manera se ha comenzado a conformar un sistema de información geográfico, que permitirá en futuras investigaciones, evaluar la información arqueológica recobrada y la que se recobre con diversas técnicas de orden espacial y cuantitativo.

Además de la ubicación en los planos, y como otra forma de controlar la información, se tomaron mediciones de posicionamiento global para los diferentes sitios y cortes, aunque en algunos caso esto se dificultó debido a condiciones atmosféricas adversas.

Para el manejo de la información de las Tarjetas de Lote y de las Hojas de Sitio, se elaboró una base de datos en ACCES, y se analizaron los datos utilizando EXCELL.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

33

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 3 3 Figura 11: Sección de plano con in formación

Figura 11: Sección de plano con información recogida en campo.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

2.3.4 Cortes

34

La excavación de cortes con control estratigráfico (Figuras 7 y 8) es un aspecto importante dentro de las investigaciones arqueológicas, toda vez que con estos se espera recobrar no sólo muestras amplias de materiales culturales sino, ante todo, muestras que permitan establecer una cronología para los yacimientos bien sea de carácter absoluto - como las logradas a partir de material orgánico por el método del Carbono 14 - o información cronológica de carácter relativo, en función de las inferencias que se realicen sobre los procesos de depositación.

En el curso de la investigación se excavaron tres cortes de 1 metro de lado cada uno, dos en la Granja Montelindo y uno en la Granja Tesorito, todos orientados con uno de sus lados de acuerdo con el norte magnético. Aunque se había previsto realizar al menos uno en cada Granja, la complejidad del Corte 2 en Montelindo y la profundidad alcanzada en el Corte 1 de Tesorito, hechos que demandaron más tiempo del presupuestado, y a juzgar por la naturaleza de las evidencia que se estaban recobrando en La Cruz, decidimos posponer para etapas futuras la excavación de cortes estratigráficos en esta finca, pues como se argumentará en la sección correspondiente a dicho predio, consideramos pertinente adelantar una prospección intensiva en varios de los sitios detectados antes de proceder a realizar excavaciones controladas.

Los cortes fueron excavados por niveles artificiales de 10 centímetros de espesor, dentro de estratos naturales, raspando con palustre o pala plana cada uno en capas de aproximadamente 3 cm de grueso. La tierra fue revisada manualmente y pasada por malla de 4mm. El registro de las plantas de cada uno de estos niveles convencionales se realizó en formularios diseñados para tal fin (Figura 12), tomándose fotografías según la naturaleza de los yacimientos. Los materiales fueron recuperados con una secuencia independiente para cada corte, los cuales se reportan también en una ficha de Lote para Excavación (Figura 13).

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

35

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 3 5 Figura 12: Hoja de Excavación.

Figura 12: Hoja de Excavación.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

36

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 3 6 Fgura 13: Ficha Lote Excavación. 2.3.5 Análisis Cerámico

Fgura 13: Ficha Lote Excavación.

2.3.5 Análisis Cerámico

Tal y como se explicó en detalle en la sección sobre contexto de la investigación, uno de los hechos cruciales en la investigación de las comunidades prehispánicas de esta zona esta precisamente en las clasificaciones cerámicas, no porque estas sean un tópico esencial en sí mismas, sino porque por medio de estas es que se logran realizar las comparaciones y análisis culturales que nos interesan. En efecto, las periodizaciones que se plantean están ligadas a muestras arqueológicas que se reconocen como tipos, grupos, etc., los cuales se asocian con períodos históricos 8cronológicos) específicos.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

37

La argumentación de nuestro punto de vista sobre este tema ha sido también presentada ya en otro documento (Jaramillo et.al 2003) y sólo bastará resaltar aquí que, en consecuencia con los alcances de dimensionamiento y caracterización del potencial arqueológico propuestos para este proyecto, resolvimos utilizar un esquema de análisis que al caracterizar el material nos aportará elementos para definir la agenda a seguir en las fases subsecuentes de investigación que se implementen como parte del Plan de Manejo y de la Escuela de Campo en Arqueología.

Así, tras haber concluido el proceso de lavado de los materiales y tras haber examinado un número de bolsas al azar de la granja Montelindo -pues aquí se recobraron las colecciones más abundantes-, y tomando en cuenta que era evidente un grado de erosión avanzado en los materiales de recolección superficial, hecho igualmente evidente en los materiales de La Cruz, decidimos tipificar las tendencias más importantes concentrándonos en varios atributos que eran sobresalientes a saber: la presencia o no de baño o engobe rojo, otros engobes o baños, la decoración, bordes, cuellos, aquillamientos, bases, y asas.

Con dicho esquema se procedió a analizar cada lote de material, separando en bolsas todos los diagnósticos de cada Sitio. De cada sitio, en consecuencia, se consolidó una bolsa de bordes, decorados, aquillados, etc., que contiene todo el material relevante de dicho sitio. Posteriormente se procedió a analizar cada conjunto para buscar regularidades, que permitieran de manera más inclusiva, hacer una descripción del material. Posteriormente se compararon las muestras de todos los sitios de cada finca con igual propósito. Una vez hecho esto se trató de establecer una comparación entre las diferentes fincas, teniendo como referente general los resultados de los trabajos de investigación que se han realizado en la región del Cauca Medio.

2.3.6 Análisis Lítico

A este nivel se decidió realizar en primer lugar una caracterización macroscópica de una muestra de artefactos líticos así como de materiales líticos hallados en el Corte 2 de

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

38

Montelindo. Lo anterior se debe a que teniendo ya la perspectiva de realizar futuras excavaciones, resultaba más pertinente documentar la presencia de los tipos de materia prima existente, y esperar a contar con contextos excavados con control estratigráfico amplio, como para presupuestar un estudio de características líticas más detallado. Así, en las secciones apropiadas, se dan indicaciones sobre el tipo de artefactos propiamente dichos que fueron localizados y sobre el tipo de materia prima en que fueron elaborados.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

39

3. Evaluación Potencial Arqueológico Granja Tesorito

Este predio, con una extensión de 71 hectáreas, se encuentra ubicado en el municipio de Manizales, sector de la Zona Industrial de Maltería (Figuras 14 y 15). La granja cuenta con una infraestructura docente administrativa que incluye, entre otros, salones de clase, dormitorios para pasantes, establos y sistema de ordeño mecanizado (Figura 16). En esta Granja, además de la crianza de ganado lechero y el manejo de pastos, también se realizan investigaciones y experimentos con el manejo de productos hortícolas y la producción de frutales como tomate de árbol y curuba.

y la producción de frutales como tomate de árbol y curuba. Figura 14: Panorámica Tesorito, al

Figura 14: Panorámica Tesorito, al fondo cerro Tesorito.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

40

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 4 0 Figura 15: Panorámica Tesorito , de oriente a

Figura 15: Panorámica Tesorito, de oriente a occidente.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

41

POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 4 1 Figura 16: Mapa con infraestructura, Granja Tesorito.

Figura 16: Mapa con infraestructura, Granja Tesorito.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

3.1 Geología y geomorfología

42

Aristizabal y Echeverry (2001) describen en esta zona diferentes unidades litológicas entre las que se destacan las lavas de Tesorito (Qlt), asociadas genéticamente al volcán del mismo nombre; esta es una lava andesítica porfirítica con una estructura denominada prismación (lavas prismáticas o columnares, Figuras 17 y 18), producidas por variación en la velocidad de enfriamiento, las cuales se encuentran emplazadas en un basamento metamórfico de edad Paleozoica, esquistos cuarzo sericíticos, esquistos biotíticos y esquistos cloríticos pertenecientes a la unidad litológica conocida regionalmente como Complejo Cajamarca (Pzc).

La zona comprendida por la Granja Tesorito se encuentra cubierta por depósitos de caída piroclástica que suavizan la topografía y enmascaran las unidades metamórficas del basamento y las lavas de Tesorito, cuyo espesor promedio se estima en 2.5 m (Aristizabal y Echeverry, 2001).

La zona se caracteriza por presentar relieves suaves y colinas onduladas con pendientes bajas, el basamento metamórfico se encuentra suprayacido por depósitos de flujos de escombros y depósitos de caída piroclástica de edad cuaternaria (Qcp) que suavizan la topografía original (Figuras 19 y 20).

Los afloramientos de lavas prismáticas o columnares descritos anteriormente, en especial los ubicados sobre la vertiente oeste del volcán Tesorito, han atraído el interés de los lugareños y habitantes de Manizales en general, pues estos se han “interpretado“ como restos de alguna construcción humana - ”ciudad de piedra”, debido a las superficies pulidas y aristas perfectas de estos bloques, que sugieren un proceso de tallado o labrado humano. En el curso de esta investigación, y aunque ya disponíamos de la información geológica sobre el carácter natural de estas rocas, tuvimos la oportunidad de realizar una documentación fotográfica del sitio, pensando que el sitio tiene un “valor turístico” y que podría ser incluido dentro de un recorrido ecológico como punto de observación de fenómenos geológicos. No obstante lo anterior, y como parte de los trabajos de investigación que habrá de desarrollase en el futuro, se espera realizar alguna prospección

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

43

puntal en la zona del afloramiento como para detectar o descartar el uso de esta zona para algún propósito por parte de poblaciones prehispánicas.

En la cima del cerro Tesorito, existen una serie de canales o canalones profundos (hasta 1 m de profundidad y 1 metro de ancho) que llaman la atención y sobre los cuales no se consiguió información sobre su origen entre los trabajadores y administradores de la finca. Aunque no se hizo un trazado o levantamiento, la mayor parte se proyectan tanto sobre la vertiente este como oeste, algunos con una longitud de aproximadamente 100 metros. Una posible explicación sería que estos sean el resultado del acarreo de madera como parte de la explotación antigua de los bosques primarios. Aunque los caminos de arrieros suelen producir rasgos de características similares, en este caso no se considera una probable explicación pues dada la topografía suave que circunda al volcán Tesorito y la relativa poca altura del mismo, no sería un trazado lógico remontarlo.

Tesorito y la relativa poca altura del mismo, no sería un trazado lógico remontarlo. Fotos 17:

Fotos 17: Basaltos de Tesorito.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

44

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 4 4 Figura 18: Basalto Tesorito, detalle. Figura 19: Panorámica

Figura 18: Basalto Tesorito, detalle.

PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 4 4 Figura 18: Basalto Tesorito, detalle. Figura 19: Panorámica relieve

Figura 19: Panorámica relieve colinado.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

45

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 4 5 Figura 20: Panorámica relieve. 3.2 Sitios Arqueológicos La

Figura 20: Panorámica relieve.

3.2 Sitios Arqueológicos

La prospección permitió detectar 9 sitios arqueológicos, cuyas características más importantes se resumen en la Tabla 1. Como puede observarse en la Figura 21, los sitios se encuentran ubicados principalmente sobre zonas planas o ligeramente inclinadas, sin que se observen en esta zona los típicos y evidentes cortes en las laderas conocidos como “tambos”, que se observan en otras partes de esta región y que informan sobre su naturaleza antrópica (Jaramillo 1987).

La densidad de materiales culturales fue baja, aún en las zonas en que se presentaban buenas condiciones para realizar recolecciones de superficie como eran los sectores del sitio ST-002 y ST-009, particularmente, por ser estas las áreas en donde se concentran las huertas. En la Tabla 2 se aprecia la distribución de los fragmentos

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

46

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 4 6 Figura 21: Mapa distribución sitios arqueológicos, Granja

Figura 21: Mapa distribución sitios arqueológicos, Granja Tesorito.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

47

cerámicos en cada sitio y lote. No obstante lo anterior, entre todos los yacimientos llamó la atención el sitio ST-008, ubicado en la base del cerro Tesorito, en donde se excavaron 11 pruebas de pala, de las cuales cinco produjeron elementos arqueológicos (Lotes 010, 011, 012, 016 y 017), siendo de importancia resaltar que en todos los casos, los materiales culturales aparecieron entre los 60 y 70 cm de profundidad; los materiales recuperados consisten en 29 fragmentos cerámicos (Figuras 22 y 23).

recuperados consisten en 29 fragmentos cerámicos (Figuras 22 y 23). Figura 22: Terraza ST-008, vista panorámica.

Figura 22: Terraza ST-008, vista panorámica.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

48

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 4 8 Figura 23: Plano detallado de ST-008.

Figura 23: Plano detallado de ST-008.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Tabla 1

49

Resumen características sitios Tesorito

Sitio

Area (ha)

Relieve

Número total de lotes

ST-001

0,327

Plano inclinado

1

ST-002

0,193

Plano inclinado

1

ST-003

0,149

Ladera

1

ST-004

0,148

Ladera

1

ST-005

0,313

Colina

2

ST-006

0,170

Ladera

1

ST-007

0,208

Plano

2

ST-008

0,249

Plano

5

ST-009

1,279

Plano inclinado

3

Tabla 2

Número total de fragmentos cerámicos según tipo de muestra por sitio en Tesorito

   

Número de Artefactos

 

Número de

Número de

Prueba de

Recolección

Total

Sitio

Lotes

Pala

de Superficie

Fragmentos

ST- 001

1

0

2

2

ST- 002

1

0

1

1

ST- 003

1

0

2

2

ST- 004

1

1

0

1

ST- 005

2

2

0

2

ST- 006

1

10

0

10

ST- 007

2

17

0

17

ST- 008

5

29

0

29

ST- 009

3

0

10

10

Total

17

59

15

74

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

50

El hecho de que este material estuviera a esa profundidad y en lo que sería una

cuarta capa o estrato de suelo reconocido, nos llevó a pensar que este sitio era interesante para recobrar evidencias asociadas posiblemente con una unidad doméstica y/o área de actividad, sin mayores alteraciones modernas, en especial las causadas por arado, pues este, de haberse producido, raramente supera los 30 ó 40 centímetros de profundidad. Por otra parte, y a juzgar por los diferentes perfiles ofrecidos por las pruebas de pala, los estratos presentaban características muy estables, es decir, que sugerían no estar alterados por otros fenómenos antrópicos o naturales. Para confirmar estas expectativas y evaluar también la viabilidad de una excavación de mayor tamaño, se procedió a realizar la excavación de un corte de 1 metro de lado, ubicado a continuación de la prueba L/010 sobre el sector norte del aterrazamiento, el cual se denominó como Corte I, y que describimos a continuación.

3.3 Corte I

La excavación de este corte (Figuras 24 y 25), que alcanzó una profundidad máxima de aproximadamente 1.60 m, se hizo como una cuadrícula de 1 metro cuadrado hasta los 1,10 m de profundidad cuando se redujo a la mitad, y posteriormente a un área de 50 x 50 cm hasta alcanzar el punto más profundo.

En esta excavación se diferenciaron 8 estratos (desde la superficie hasta el fondo E-1 hasta E-8). De acuerdo con las características texturales y composicionales encontradas en el perfil analizado, como fragmentos de pómez de composición ácida, plagioclasa, abundancia de cuarzo y presencia de anfíboles (hornblendas) e intercalación de lapilli y cenizas, el perfil pertenece a los depósitos de caída piroclástica (Qcp) descrita en el apartado 3.1. producto de la actividad eruptiva reciente del Volcán Cerro Bravo (Aguirre y Dunoyer, 1997, Borrero C. A., 2003, comunicación oral).

A continuación, y teniendo como referentes las Figuras 24 a 30, se presenta la

descripción de estos estratos:

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

51

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 5 1 Figura 24: Excavación Corte I, nivel 2. Figura

Figura 24: Excavación Corte I, nivel 2.

RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 5 1 Figura 24: Excavación Corte I, nivel 2. Figura 25: Excavación

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

52

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 5 2 Figura 26: Excavación Corte I, nivel 6. Estrato

Figura 26: Excavación Corte I, nivel 6.

Estrato 1. (E1):

Presenta color café oscuro con presencia de algunas raíces. En lupa binocular de

2X, se observa una ceniza de media a fina compuesta por cuarzo lechoso, cuarzo citrino

(café), cuarzo vítreo y cuarzos impregnados con óxidos de hierro, y hornblendas.

El estrato tiene un espesor promedio de 20 cm, es una ceniza volcánica con alto

grado de meteorización transformada en suelo.

Composición

Matriz (vidrio volcánico).

20 %

Cuarzo

55 %

Plagioclasas alteradas

12 %

Pómez

8 %

Hornblenda

5 %

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Estrato 2. (E2):

53

Presenta color café oscuro con presencia de raíces y tallos pequeños con un

espesor promedio de 16 cm. En lupa de 2X se observó cuarzo vítreo, citrino, con

plagioclasas alteradas y fragmentos de pómez de 0.5 mm hasta 2 mm.

Los cristales son angulosos y subredondeados, estando los cristales de hornblenda

y plagioclasa muy alterados. El estrato tiene un espesor promedio de 18 cm y por su

tamaño de grano se considera como una ceniza fina.

Composición

Cuarzo

30 %

Matriz (vidrio volcánico).

40 %

Plagioclasas alteradas

10 %

Pómez

15 %

Hornblenda

5 %

Estrato 2A (E2A):

Este se presenta en forma de lentes alargados de poca continuidad lateral,

compuesto por fragmentos de pómez (lapilli) con tamaños entre 1mm y 2.5 cm. Aumenta

la presencia de pómez respecto a E2. Disminuye la presencia de hornblendas las cuales

están asociadas a la pómez. Presenta un color café claro, más claro que E2 y más oscuro

que E3. El espesor promedio del estrato es de 4-8 cm.

Composición

Pómez

50 %

Cuarzo

28 %

Vidrio volcánico

20 %

Horblenda

2 %

Los cristales son angulosos y subredondeados.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Estrato 3 (E3):

54

Este estrato, de color pardo claro y un espesor promedio 10-14 cm, es una ceniza

volcánica con cristales angulosos y subredondeados, estándo menos meteorizado que los

anteriores estratos (E1y E2). Su composición es de cuarzo lechoso, citrino y vítreo;

disminuye la presencia de raíces.

Composición

Matriz (Vidrio volcánico)

30 %

Cuarzo

50 %

Hornblenda

8 %

Pómez

12 %

Estrato 4 (E4):

Estrato de color pardo claro con un espesor promedio de 45-50 cm. Por el tamaño

de grano, se trata de una ceniza media a fina. En este estrato aumenta el porcentaje de

matriz con presencia de pocas raíces y la pómez se encuentra meteorizada generando

colores blancos y amarillos.

Por las características antes descritas, el estrato 4 (E4) es el registro mejor

conservado de la actividad más reciente del volcán Cerro Bravo.

Composición

Matriz

50 %

Cuarzo

30 %

Hornblenda

8 %

Pómez

12 %

En este estrato se localizan las evidencias culturales, las cuales se describen de

manera puntual mas adelante (Figuras 27 y Figura 28)

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

55

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 5 5 Figura 27: corte I, nivel 8, artefactos in

Figura 27: corte I, nivel 8, artefactos in situ.

DE CALDAS 5 5 Figura 27: corte I, nivel 8, artefactos in situ. Figura 28: Corte

Figura 28: Corte I, nivel 8, artefactos in situ.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Estrato 5. (E5):

56

Estrato de lapilli con un espesor promedio de 15-18 cm, compuesto por pómez, con

tamaño de grano desde 2 mm hasta 2.5 cm, color amarillo a crema con cuarzo lechoso,

gris y vítreo y un alto porcentaje de hornblenda y algunos fragmentos de plagioclasa. Los

cristales son desde subredondeados a subangulares y se observa poca meteorización. El

estrato presenta un bajo porcentaje de fragmentos líticos volcánicos de color gris y

composición andesítica a dacítica.

Composición

Cuarzo

10 %

Hornblenda

20 %

Pómez

60 %

Líticos

2 %

Vidrio volcánico

6 %

Plagioclasa

2%

Estrato 6 (E6):

Este estrato, con un espesor promedio 13 cm, está compuesto de pómez y ceniza,

mal calibrado(¿), con color variable desde amarillo crema a gris, dependiendo de la

abundancia de fragmentos líticos volcánicos de color gris y composición andesítica a

dacítica; el porcentaje de estos fragmentos aumenta respecto a E5. No hay presencia de

raíces.

La pómez, en un alto porcentaje, se encuentra sin alteración, presenta color

amarillo con pequeños fragmentos de hornblenda. El cuarzo, como en los demás estratos,

es cuarzo lechoso y vítreo con cristales subangulosos a subredondeados.

Composición

Pómez

55

%

Cuarzo

25

%

Líticos

6

%

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

57

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 5 7 Figura 29: Corte I, perfil sur.

Figura 29: Corte I, perfil sur.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

58

Perfil EstePerfil Sur Perfil Oeste Perfil Norte
Perfil EstePerfil
Sur
Perfil Oeste
Perfil Norte
Perfil EstePerfil Sur Perfil Oeste Perfil Norte

Figura 30: Corte I, perfiles estratigráficos.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Estrato 7 (E7):

59

Este estrato, de color café claro con un espesor promedio de 16-18 cm, es una

ceniza de tamaño medio a fino y fragmentos de pómez, con cuarzo hialino, cuarzo lechoso

y plagioclasas; no hay presencia de raíces.

Composición

Matriz

80 %

Cuarzo

12 %

Hornblenda

2 %

Pómez

5 %

Vidrio volcánico

1 %

Estrato 8 (E8):

Estrato de color café rojizo a causa de la incipiente alteración que presenta,

compuesto de pómez con tamaño de grano entre 4mm y 3 cm; espesor promedio de 20

cm.

3.4

Implicaciones culturales y contexto cronológico de ST-008

Acorde con las expectativas generadas a partir de las pruebas de pala realizadas en

el sitio ST-008, la excavación del Corte I confirmó que los primeros estratos no

presentaban evidencias culturales y que entre los niveles 6 a 8 se localizan estas, las

cuales consisten en 13 fragmentos cerámicos, 2 lascas, 1 núcleo, 1 fragmento de bloque

tubular, una mano de moler, así como varias muestras de carbón que servirá para

fechamiento. Como se observa en las Figuras 27 y 28, las evidencias se localizaron

ubicadas de manera discreta en el sector suroeste.

Aguirre y Dunoyer (1997) analizaron los depósitos PlioCuaternarios basados en la

información de 30 columnas estratigráficas levantadas en los alrededores de la ciudad de

Manizales y realizaron la correlación cronoestratigráfica con algunas dataciones con

carbono 14 para lo cual diferenciaron tres periodos eruptivos en los que separan tres sets

que abarcan desde eventos de más de 39.000 años atrás (Set III o periodo Palermo)

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

60

hasta el periodo denominado Cerro de Oro o Set I, que abarca una actividad más reciente que 5.000 años. Este Set I es una intercalación de lapilli grueso y pómez con espesores de hasta 60 cm y pequeños niveles de ceniza de color pardo oscuro con pómez esporádico.

Estos autores plantean en su descripción que el grado de alteración de este material es bajo y presenta un color de amarillo a amarillo rojizo. Los espesores máximos son de 2 m y su sección tipo se encuentra en el sitio conocido como Cerro de Oro (NE de Manizales). Este periodo según Aguirre y Dunoyer (1997) caracteriza eventos explosivos y podría correlacionarse de acuerdo con su composición con la actividad reciente del Volcán Cerro Bravo.

Tal como se describió en el apartado 3.3., en el Corte I de la Granja Tesorito, este corte corresponde al Set I definido por Aguirre y Dunoyer (1997), ya que es una

intercalación de lapilli y pómez con poca alteración e intercalado con cenizas. Basados en la anterior información se concluye que el material cerámico encontrado entre los 60 y 80

cm de profundidad corresponde a menos de 5.000 años. No teniendo resultados e Carbón

14 para este depósito, es imposible al presente precisar de mejor manera la posible edad

de esta ocupación, aunque tomando en consideración lo que se conoce para la región y el

sur

occidente del país, es muy posible que las fechas estén entre el 400 a.C y el 800 d.C.

En

este sentido, y como se indica en la sección siguiente, hay indicaciones de algunos

rasgos formales en la cerámica encontrada que permiten asociarlos con lo denominado

como “Marrón Inciso”, y en este sentido, con productos de alfarería temprana en la región.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

61

3.5 Caracterización de los materiales culturales

Como se ve en la Tabla 3, en la Granja Tesorito se recobró una muestra cerámica

compuesta por 74 fragmentos en las pruebas de pala y recolecciones de superficie que

sumados a los 13 encontrados en el Corte I, dan una muestra total de 87 fragmentos.

En términos generales, la cerámica es homogénea en todo el sitio y con buenas

condiciones de conservación. Las superficies presentan generalmente baños de color

crema o café, aunque hay un pequeño porcentaje de presenta engobe rojo. El acabado es

liso, algo pulido o bruñido en varios casos.

Tabla 3

Distribución de fragmentos cerámicos por lote y estrato según atributos diagnósticos - Granja Tesorito

SITIO

LOTE

ESTRATO

BORDE

DECORADO

CUELLO

ENGOBE

OTROS

TOTAL

ROJO

001

1

E1

0

0

0

0

2

2

002

2

E1

0

0

0

0

1

1

003

3

E1

0

0

0

0

2

2

004

4

E1

1

0

0

0

0

1

005

5

E1

0

0

0

0

1

1

005

6

E2

0

0

0

0

1

1

006

7

E1

1

0

0

2

7

10

007

8

E1

1

0

0

0

0

1

007

8

E2

0

2

0

0

9

11

007

9

E1

0

0

0

0

5

5

008

10

E4

0

0

0

0

6

6

008

11

E4

1

0

1

1

9

12

008

12

E4

1

0

0

0

3

4

009

13

E1

0

0

0

0

3

3

009

14

E1

0

0

0

0

1

1

009

15

E1

2

0

0

2

2

6

008

16

E4

0

0

0

0

1

1

008

17

E4

1

0

0

2

3

6

Total

   

8

2

1

7

56

74

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

62

La cerámica decorada esta representada por 4 bordes y 4 fragmentos que se unen formando parte del cuerpo de una vasija; de estos, 2 bordes y los 4 fragmentos de cuerpo que se unen, exhiben rasgos similares a las decoraciones del llamado “Aplicado Inciso” (Bruhns, 1976). En efecto, el borde ST-004/004 presenta una serie de incisiones o presiones rectangulares esparcidas de manera simétrica sobre el labio, sección externa, y una banda o impreso longitudinal sobre el cuerpo (Figura 31). El borde ST-007/008, por su parte, y aunque erosionado, permite observar impresiones longitudinales sobre el labio y dos acanaladuras sobre el cuerpo. Este fragmento puede haber tenido un engobe rojo, mientras que el anterior es una cerámica monocroma café con manchas de ollín en la cara externa. La otra decoración consiste en una banda aplicada que podría ser la representación de un brazo, como se puede observar en casos ya reportados (Figura 32).

Los otros dos bordes decorados (ST-009/015) representan cuencos o probablemente copas (parte superior), con un acabado de engobe rojo bien conservado en la cara externa y posiblemente pintura positiva negra sobre rojo aunque en ambos casos hay erosión de la superficie externa (Figura 33).

ambos casos hay erosión de la superficie externa (Figura 33). Figura 31: Borde ST-004/004 Figura 32:

Figura 31: Borde ST-004/004

ambos casos hay erosión de la superficie externa (Figura 33). Figura 31: Borde ST-004/004 Figura 32:

Figura 32: Aplicado ST-007/008

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

63

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 6 3 Figura 33: Bordes ST-009/015 En cuanto al material

Figura 33: Bordes ST-009/015

En cuanto al material cerámico del Corte I, cabe destacar, que aunque se trata de una muestra pequeña, esta resulta muy diagnóstica ya que de los 13 tiestos, 4 son bordes representando cada uno una vasija diferente (Figuras 34 y 35), otros 3 tiestos se unen y forman una sección del cuerpo de otra vasija - diferente a las representadas por los bordes ya descritos-; otros 2 fragmentos representan secciones de cuerpos globulares y otro fragmento más representa otro tipo de vasija diferente. En síntesis, en la muestra cerámica están representadas al menos 8 vasijas diferentes (Figura 36).

están representadas al meno s 8 vasijas diferentes (Figura 36). Figura 34: Bordes Corte I. Figura

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

64

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 6 4 Figura 36: Detalle cerámica Corte I. Es por

Figura 36: Detalle cerámica Corte I.

Es por consiguiente importante anotar que si bien en Tesorito se encuentran fragmentos cerámicos con atributos que se asocian con estilos como el Aplicado Inciso, una buena parte de la muestra - en especial la del Sitio ST-008-, recuerda más al estilo “Marrón Inciso”, tanto en las formas de los bordes como por el acabado y pulido de la cerámica. En efecto, es importante destacar que en las pruebas de pala de este sitio se hallaron fragmentos con idénticas características como son los bordes ST-008/011, ST- 008/012 y ST-008/0017 (Figuras 37, 38 y 39), lo que nos lleva a concluir que en la Granja Tesorito es posible que tengamos registros de grupos alfareros quizá desde el siglo V d.C (sino anteriores) hasta el siglo XVI d.C, sin que necesariamente se trate de ocupaciones continuas sino discretas, tal y como la evidencia del sitio ST-008 permite inferir.

Los materiales líticos recobrados en el Corte I, consisten en un fragmento de superficie de molienda (Figura 40), una mano de moler (Figura 41), un núcleo (Figura 42), una lasca de cuarzo y otra de andesita. Estos materiales, además de indicar la presencia de actividades concretas en el sitio, no presentan características que sirvan para precisar en mejor forma la época de la ocupación o la filiación “cultural”.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

65

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 6 5 Figura 37: Borde ST-008/012 . Figura 38: Borde

Figura 37: Borde ST-008/012.

Figura 38: Borde ST-008/017.

RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 6 5 Figura 37: Borde ST-008/012 . Figura 38: Borde ST-008/017. Figura

Figura 39: Borde ST-008/011.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

66

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 6 6 Figura 40: Fragmento superficie de molienda, Corte I.

Figura 40: Fragmento superficie de molienda, Corte I.

Figura 41: Mano de moler, Corte I.

6 Figura 40: Fragmento superficie de molienda, Corte I. Figura 41: Mano de moler, Corte I.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

3.6

Perspectivas

67

Como se presentará de manera amplia en la sección referente al Plan de Manejo Arqueológico - y en especial en la sección sobre la Escuela de Campo en Arqueología, la cual es una estrategia paralela de dicha iniciativa-, esta finca ofrece una excelente perspectiva para la investigación de contexto domésticos, como el caso de la terraza o sitio ST-008, pero también para realizar una serie de prospecciones más intensivas y exploraciones con trincheras, como son los sitios ST-001, ST-002, ST-007 y ST-009. La realización de estas actividades se puede acometer como parte de las prácticas de los cursos de arqueología ofrecidos en el programa de Antropología, como parte de las actividades de la Escuela de Campo en Arqueología o como parte de Trabajos de Campo y Monografías de Grado realizadas por estudiantes.

Las perspectivas de la investigación en este sitio, de manera especial la investigación del sitio ST-08, están claramente ligadas, por una parte, con la posibilidad de documentar los contextos tempranos de ocupaciones agroalfareras en la zona y por otra, con la comprensión de la naturaleza de la interacción volcanismo-ocupación humana en la región.

En cuanto al primer punto, y como se expuso en las secciones 2 y 2.1 de este informe, la investigación que se desarrolle allí será de gran importancia para un mejor entendimiento de las ocupaciones humanas en esta región del país y de manera especial en lo que atañe a las unidades domésticas, mediante el estudio de contextos claramente asociados con residencias y/o áreas de actividad. En cuanto al segundo sentido, cabe resaltar que además de la posibilidad que existe de que la ocupación humana en ese sitio se halla visto suspendida como efecto directo de erupciones volcánicas, no podemos perder de vista que tal impacto no sólo derivaría de grandes caídas de materiales volcánicos, sino que podría relacionarse con capas no muy gruesas pero con altas concentraciones de sustancias que resultaran negativas para el desarrollo de la flora y la fauna de la región, las que podrían haber impactado el entorno de manera sensible como para obligar a un abandono de la zona.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

68

Aunque es prematuro avanzar más hipótesis sobre este particular, no sobra destacar que en Villamaría, sitio Laguna Baja -quizá el referente más directo para comparación con ese yacimiento-, Jaramillo (1987) había ya destacado la posibilidad de un suceso de igual naturaleza como explicación para un depósito allí localizado. El estudio a una escala detallada de la relación hombre-entorno en la alta cordillera Central es una empresa que apenas comienza a perfilarse y uno de los campos en que se espera trabajar desde la alianza investigativa entre antropología y geología, esperando en poco tiempo poder consolidar un proyecto de investigación verdaderamente interdisciplinario.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

69

4. Evaluación Potencial Arqueológico Granja Monte lindo

Este predio, con una extensión de 64 hectáreas, se encuentra ubicado en el municipio de Palestina, sector de Santagüeda, a unos 30 kilómetros aproximadamente del casco urbano de Manizales (Figura 1), a una altura de 1015 msnm y una temperatura promedio de 24º centígrados. La granja tiene una infraestructura amplia y compleja debido al alto número de actividades diversas que allí se desarrollan (Figura 43) las cuales incluyen la producción avícola, ganadería, piscicultura, porcicultura, así como la producción de frutales, plátano, y cultivos mecanizados de maíz y soya, entre otros (Figuras 44 y 45).

Previo a esta investigación, y según los reportes orales de diversas personas vinculadas con la Universidad, se tuvo conocimiento de que en el pasado se habían guaqueado tumbas prehispánicas así como de la intervención de algunas de estas por parte de personal adscrito al Museo Arqueológico/Centro de Museos de la Universidad de Caldas, en operaciones de rescate; también se conoció que en el pasado se realizó al menos una práctica de campo con personas que participaron en un taller de producción de materiales líticos; de estas actividades no existen reportes escritos desafortunadamente.

4.1 Geología y geomorfología

Los terrenos de ésta granja se encuentra sobre la unidad litológica que Flórez (1986) definió como Terraza Poligénica de Chinchiná; es una unidad de cobertera volcano sedimentaria asociada espacial y genéticamente al río Chinchiná y sus afluentes.

Son depósitos fluvioglaciares, aluviotorrenciales con lahares y depósitos de flujo piroclástico; los mecanismos de formación permiten correlacionar esta unidad con la última glaciación ocurrida en el Pleistoceno Superior (Florez, 1986), alrededor de 10.000 años aproximadamente. Suprayaciendo esta unidad existe una cobertera piroclástica que forma una capa casi continua y que suaviza la topografía.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

70

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 7 0 Figura 43: Mapa Granja Montelindo destacando la

Figura 43: Mapa Granja Montelindo destacando la infraestructura.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

71

ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 7 1 Figura 44: Panorámica Granja Montelindo. Figura 45:

Figura 44: Panorámica Granja Montelindo.

RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS 7 1 Figura 44: Panorámica Granja Montelindo. Figura 45: Panorámica Granja Montelindo.

Figura 45: Panorámica Granja Montelindo.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

72

El relieve actual asociado a la cuenca del río Chinchiná es el producto de procesos geológicos dinámicos que generan zonas de pendientes suaves y cimas onduladas especialmente en el sector de Santagueda.

Durante la investigación, y mediante las pruebas de pala, fue posible, no obstante, observar variaciones en el espesor y extensión de ciertos estratos, lo cual permite plantear varias hipótesis para explicarlos. Entre estas cabe la posibilidad de que la superficie, aunque en general plana, no lo fuera tanto, y que en el pasado se hubiera aplanado el terreno para facilitar el empleo de maquinaria agrícola (tractores y cosechadores) como hoy en día se puede observar. Esta posibilidad se vería reforzada por el contraste que se presenta entre la zona dedicada a los cultivos mecanizados, y la zona hoy en pastos ubicada en el extremo nor-este (área que linda con la carretera central y la zona del antiguo aeródromo (ver Figura 46, sitios SM-012 y SM-013), en donde el relieve es mas irregular y donde sobresalen pequeños montículos.

4.2 Sitios Arqueológicos

La prospección permitió detectar 17 sitios arqueológicos (Figura 46), con un total de 233 lotes o colecciones de material cuyas características principales se discriminan en

la Tabla 4. De las 233 colecciones, 135 son recolecciones de superficie y 98 corresponden

a pruebas de pala. De las 233 colecciones sólo una (L/105) corresponde a material

moderno, representado por un (1) fragmento de porcelana, posiblemente de origen contemporáneo y que sirvió para definir el sitio SM-007. En los 16 sitios restantes, se recobraron 11.820 fragmentos cerámicos, según la distribución que se presenta en la Tabla 5. En Montelindo, las recolecciones de superficie aportan más del 90% de los fragmentos.

Aunque el material arqueológico predominante fue la cerámica, cabe destacar que se recobró una muestra importante de artefactos líticos y material de desecho (lascas), buena parte recobrado en pruebas de pala que, como se discutirá más adelante, resulta positivo para el propósito de localizar y precisas áreas que representen talleres de manufactura lítica o zonas para el procesamiento de alimentos.

EVALUACIÓN POTENCIAL ARQUEOLOGICO PREDIOS RURALES UNIVERSIDAD DE CALDAS

Tabla 4

73

Resumen Características Sitios Granja Montelindo

Sitio

Area (ha)

Relieve

Número total de lotes

ST-001

3,50

Plano

40

ST-002

3,66

Plano

40

ST-003

0,78

Plano

5

ST-004

0,30

Plano

2

ST-005

0,81

Plano