Sei sulla pagina 1di 101
UNIVERSIDAD DE COLIMA POSGRADO INTERINSTITUCIONAL DE CIENCIAS PECUARIAS ELABORACIÓN DE CULTIVOS MICROBIANOS A PARTIR DE

UNIVERSIDAD DE COLIMA POSGRADO INTERINSTITUCIONAL DE CIENCIAS PECUARIAS

ELABORACIÓN DE CULTIVOS MICROBIANOS A PARTIR DE PASTA DE COCO Y SU UTILIZACIÓN EN DIETAS PARA BORREGOS EN ENGORDA

TESIS QUE PARA OBTENER EL GRADO DE MAESTRA EN CIENCIAS PECUARIAS

P

R

E

S

E

N

T

A:

Mónica Flores Nocedal

ASESOR DE TESIS: Dr. Fernando Pérez-Gil Romo COASESORES: M. en C. Leonor Sanginés García M. en C. Jesús Carmona de la Torre.

Tecomán, Col. 2000.

AGRADECIMIENTOS.

Quiero hacer patente mi agradecimiento al Instituto Nacional de la Nutrición “Salvador Zubirán”, en especial al Departamento de Nutrición Animal, por integrarme a su equipo de trabajo durante este periodo que duró la maestría.

Agradezco a mis asesores Fernando Pérez-Gil Romo, Leonor Sanginés García y Jesús Carmona de la Torre, por su ayuda, comentarios, amistad y paciencia durante todo este tiempo que convivimos y trabajamos.

Agradezco a la Unidad Ovina (UEEE en ganado Ovino) de San Juan Tlacotenco, en el Estado de Morelos, en especial a la familia Rojas Cuevas, por el préstamo del paraje “Descansadero” y de los borregos durante la prueba de comportamiento de este proyecto. Por sus consejos, su ayuda y su amistad, gracias.

Agradezco muy especialmente a la Dra. Blanca Cervantes por su amistad, sus consejos y comentarios. Por enseñarme a convivir con la gente de pueblo, por su sencillez y generosidad mil gracias.

Agradezco la participación de Susana Quintana Escobar, Raquel Pérez Saavedra y Margarita Rodríguez en la realización de este proyecto pero sobre todo por su gran amistad.

Agradezco a Irene Torres Acosta, María Eugenia Juárez S. y Lourdes Solorzano, del Departamento de Nutrición Animal, por el apoyo de laboratorio proporcionado durante este tiempo para la realización de este proyecto.

Agradezco a los Doctores José Manuel Palma García, Sergio González Muñoz y Rubén Barajas Cruz por sus comentarios, sugerencias y conocimientos, por estar conmigo durante esta etapa tan importante.

Agradezco a Alltech y Chr. Hansen BioSystems de México por el material bibliográfico proporcionado.

y agradezco a todos aquellos que participaron de alguna forma

en la realización de este proyecto.

DEDICATORIA

y la vida continua, aquí no se detiene, es solo un momento, un

horizontes ¿a dónde quiero

en mi vida Dios me guía, subo y

lapso

llegar?, ¿qué quiero alcanzar?

abro mis

alas

a nuevos

me detengo, reflexiono y un rayo del cielo me ilumina

me falta?. En mi ser esta la verdad, la sencillez del alma y entre mas me conozco, más libre me siento.

Dios guía mi vida

¿cuánto

y ¿yo?

solo

soy el medio.

INDICE.

INDICE

I

INDICE DE CUADROS Y FIGURAS

III

INDICE DE GRÁFICAS

IV

RESUMEN

V

JUSTIFICACIÓN

1

INTRODUCCIÓN

2

REVISION DE LA LITERATURA.

I. Producción ovina.

a) Situación actual de la ovinocultura en México

4

b) Sistemas de producción

6

c) Engorda intensiva de ovinos

7

d) Variables productivos.

- Ganancia diaria de peso y consumo voluntario

8

- Rendimiento, calidad y composición de la canal

11

II. Digestibilidad de cereales o concentrados.

a) La digestibilidad en el rumiante

14

b) Análisis químico del alimento

17

c) Técnica in situ para la digestibilidad y desaparición de la MS

18

d) Factores que afectan la fermentación ruminal.

- Acidos grasos volátiles

20

- pH, ácido láctico y acidosis

21

- Amoniaco

27

- Metano

28

e) Manipulación de la fermentación ruminal y la producción

29

III.

Los MAD en la alimentación de rumiantes

 

a) Antecedentes

32

b) Cultivos bacterianos

35

c) Cultivos fúngicos y de levadura.

 

- Características

38

- Elaboración

38

IV.

Pasta de coco.

a)

Generalidades

51

OBJETIVOS

53

HIPOTESIS

54

MATERIAL Y METODOS

55

- Etapa I.

 
 

a)

Reacti vación de las cepas

56

b)

Producción del probiótico

57

c)

Evaluación in situ

58

- Etapa II.

 
 

a)

Comportamiento productivo

60

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

64

CONCLUSIONES

81

LITERATURA CITADA ANEXOS.

82

INDICE DE CUADROS Y FIGURAS

Cuadro 1.

Producción de carne ovina en México

4

Cuadro 2.

Características de digestión de varios tipos de dietas

17

Cuadro 3.

Microorganismos GRA S para crear productos MAD

36

Cuadro 4.

Condiciones óptimas de crecimiento para Lp y Pr

39

Cuadro 5.

Composición química de la pasta de coco

50

Cuadro 6.

Proporción de los ingredientes utilizados en los tratamientos

57

Cuadro 7.

Distribución de los tratamientos (n=10)

60

Cuadro 8.

Propiedades del sustrato (Pasta de coco)

63

Cuadro 9. Composición proximal de los ingredientes utilizados en la ración (g g -1 de materia seca)

71

Cuadro 10. AQP de las dietas utilizadas en base seca

71

Cuadro 11. Desaparición in situ de la materia seca a las 24, 48 horas y tiempo medio de

retención

72

Cuadro 12. Cinética de la desaparición in situ de la MS

74

Cuadro 13. Promedios de la ganancia diaria de peso, peso inicial y Peso final Cuadro 14. Promedios del consumo de materia seca, conversión y eficiencia alimenticia Cuadro 15. Relación de consumo de alfalfa y concentrado

78

Figura 1.

Reacción en cadena de la acidosis en rumiantes

22

Figura 2. Principales sitios para la manipulación de la fermentación ruminal Figura 3. Esquema alternativo de investigación que muestra el modo primario de

31

acción de los aditivos fúngicos

43

Figura 4. Función central de un incremento en el número de bacterias en el rumen con

la adición de SC y respuestas en la producción

46

INDICE DE GRÁFICAS.

Gráfica 1. Consumo de sustrato (azúcares totales) con respecto al tiempo

64

Gráfica 2.

Variación del pH respecto al tiempo de incubación de Lp

65

Gráfica 3.

Producción de biomasa con respecto al tiempo

65

Gráfica 4. Representación gráfica de la ecuación para obtener la producción de

biomasa de Lp

Gráfica 5. Consumo de sustrato (azúcares totales) con respecto al tiempo de incubación

66

de Pr.

67

Gráfica 6.

Variación de pH con respecto al tiempo de Pr

68

Gráfica 7. Producción de CO 2 con respecto al tiempo de Pr

68

Gráfica 8.

Producción de biomasa con respecto al tiempo de Pr

69

RESUMEN

El objetivo del presente trabajo fue producir dos cultivos basados en Penicillum roqueforti (Pr) y Lactobacillus plantarum (Lp) sobre pasta de coco como substrato sólido y evaluar su efecto sobre la desaparición in situ de la materia seca y el comportamiento productivo de borregos en engorda. Las cepas utilizadas en el presente estudio, Lp (ATCC tipo 8014) y Pr (aislada del queso roqueforti), fueron reactivadas en medios líquido y sólido respectivamente, elaborados a partir de una infusión de pasta de coco, posteriormente fueron cultivados en gran

escala sobre fermentación en substrato sólido (FSS), utilizando la pasta de coco como substrato,

para la elaboración de los cultivos. Para las pruebas in situ

utilizó una ración base elaborada a partir de concentrado y alfalfa achicalada en una relación de 59.5%:39.5% y el 1% del cultivo, y un suplemento de sales minerales. Se realizó el análisis químico de la ración. Los cultivos fueron probados en cuatro borregos machos, de 35 kg,

fistulados ruminalmente con una cánula fija para medir la cinética de digestibilidad in situ de la MS. Los animales permanecieron en jaulas individuales y se asignaron tres tratamientos: T1 (Pr), T2 (Lp), T3 (testigo). Los resultados se analizaron utilizando SAS para un análisis de varianza con un diseño completamente aleatorizado; la diferencia entre medias se analizó mediante la prueba de Tukey con un nivel de significancia del 0.05. Para evaluar el efecto de los cultivos sobre el comportamiento productivo se emplearon 30 corderos machos de 60 día s de edad, en los cuales se distribuyeron al azar tres tratamientos: T1 (Pr), T2 (Lp) y T3 (testigo). Se llevó un

la conversión alimenticia

(CA) y eficiencia alimenticia (EA) se pesaron al inicio y al final de la prueba. Los resultados se

analizaron utilizando SAS para un análisis de covarianza con el objeto de eliminar sesgos debidos

registro del consumo y

y de comportamiento productivo, se

para medir la ganancia diaria de peso (GDP),

a la diferencias entre el peso inicial de los animales; la diferencia entre medias se analizó mediante la prueba de Tukey con un nivel de significancia del 0.05. Pr y Lp presentaron un

crecimiento rápido sobre la pasta de coco que aporta una cantidad suficiente de nutrientes de fácil degradación por ambos microorganismos. Además Lp y Pr aportaron una cantidad relevante de proteína en la pasta de coco. El aporte promedio de proteína y energía de la ración fue de 16.81%

y 3.31 Mcal kg -1 , respectivamente. No se encontraron diferencias (P>.05) entre los tratamientos

para la digestibilidad de la MS a las 24 h. (61.13), 48 h (78.32) y para el tiempo medio de retención (30.34) (horas promedio entre los tres tratamientos). Para las diferentes variables medidas en la cinética in situ tampoco se hallaron diferencias (P>.05) entre los tratamientos. Para la prueba de comportamiento no hubo diferencias (P>.05) en la GDP, CA y EA entre tratamientos. Al ajustar el peso inicial con el análisis de covarianza y empleando el peso metabólico, si hubo diferencias (P<.05) entre tratamientos para el consumo, el cual fue mayor

para el T2 (122 g pv .75 ) y T1 (121 g pv .75 ) contra el T3 (115 g pv .75 ), pero esto no repercutió en la

La adición de cultivos microbianos con P. roqueforti y L. plantarum a dietas

con un 60% de concentrado para borregos en engorda no afecta su comportamiento productivo

en las condiciones experimentales descritas

GDP y en la CA.

Palabras claves: Cultivos microbianos, digestibilidad, dietas altas en concentrados, borregos.

ABSTRACT

The objective of the present work was to produce two DFM based on Penicillum roqueforti (Pr) and Lactobacillus plantarum (Lp) on coconut meal like solid substrate and to evaluate the probiotic effect on in situ dry matter disappearence and the productive behavior of intensively fed lambs. The strains used in the first trial were Pr (isolated of the roqueforti cheese) and Lp (ATCC type 8041). They were reactivated respectively in means liquid and solid, elaborated from an infusion of coconut meal, subsequently they were cultivated in great scale in FSS, using the coconut meal like substrate for the elaboration of the DFM. For the second trial, in situ dry matter disappearance and of productive behavior in feedlot lambs, a diet was used it bases elaborated from concentrated and lucerne hay in a relationship of 59.5% : 39.5% and 1% of the DFM. The chemical analysis of the diet was evaluate. The DFM was given in 4 male lambs, of 35 kg, with a fixed ruminal cannulate to determine the kinetics of the in situ dry matter disappearance. The animals remained in individual pens. Three treatments was assigned where T1 (Pr), T2 (Lp) and T3 (control). The results were analyzed for a variance analysis with a design totally at random, the difference among means was analyzed by the test of Tukey with a level of the 0.05. For the evaluation of the DFM on the productive behavior 30 male lambs crosses Suffolk of 60 days of age were used, which were distributed at random in three treatments: T1 (Pr), T2 (Lp) and T3 (control). A registration of the dry matter intake was taken and to measure the daily gain of weight (DGW) , the conversion (FC) and feed efficiency (FE) the animals were weighed to the beginning and the end of the trial. The results were analyzed for a covariance analysis in order to eliminating slants due to the difference among the initial weight of the animals. Pr and Lp had a quick growth on the coconut meal that contributes an enough quantity of nutritious of easy degradation for both microorganisms. They also contributed an excellent quantity of protein on the coconut meal. The contribution protein average and energy of the diet was of 16.81% and 3.31 Mcal / Kg respectively. There were not differences (P>.05) among the treatments for the digestibility from the MS to the 24 hors (61.13), 48 hrs (78.32) and for the half time of retention (30.34) (hours average among the three treatments). For the different parameters measured in the in situ kinetics there weren´t neither significant differences (P>.05) among treatments. For the productive behavior trial there were not significant differences (P>.05) in the daily gain of weight, CA and EA among treatments. When adjusting the initial weight with the covariance analysis and using the metabolic weight, there were differences (P<.05) among treatments for the dry matter intake being bigger for T2 (122 g/pv 75 ) and T1(121 g/pv 75 ) against T3 (115 g/pv 75 ) respectively, but this didn't rebound in the DGW and in the FC. Adding DFM as a feed supplement in lambs given high concentrate diets, it doesn't affect their productive behavior.

Keywords: DFM,

in situ digestibility, Feedlot lambs.

JUSTIFICACIÓN

En México, la ovinocultura se caracteriza por un crecimiento lento, debido principalmente a varios factores como el acelerado incremento de los costos de materias primas utilizadas en la elaboración de dietas para rumiantes, a la insuficiente producción de alimentos balanceados y sus costos, a la competencia establecida por el

número de hectáreas destinadas para la producción de forrajes y para la ganadería, lo cual disminuye el potencial de cultivos para la alimentación humana.

Numerosos estudios se han realizado con el objetivo de incrementar la productividad animal, tal es el caso de los aditivos biotecnológicos como los Microorganismos para Alimentación Directa (MAD), producidos a partir de los subproductos agroindustriales, que contribuyen en el mantenimiento de la salud animal sin repercusiones en la salud de los consumidores de carne ovina.

Por tanto, es importante evaluar los efectos de estos aditivos utilizados en dietas concentradas para borregos en engorda.

INTRODUCCIÓN

México cuenta con grandes recursos para la explotación de ovinos, además

parte de su población tiene una fuerte tradición como consumidor de carne de ovino. Sin embargo, la ovinocultura nacional se caracteriza por un crecimiento lento. En la actualidad las importaciones en pie y canal han ido aumentando, con el propósito de reactivar la ovinocultura en el país, debido a ese incremento, los ovinocultores necesitan mantener a sus animales en áreas de pastoreo por lo que las ganancias de peso disminuyen y la conversión alimenticia en producto (carne, lana o leche) se ve limitada.

Recientes avances en el entendimiento de los procesos digestivos de la microbiota ruminal han estimulado el interés en el uso de aditivos microbianos para incrementar o alterar la eficiencia digestiva de los rumiantes (Wiedmeier et al. , 1987; Harrison et al. , 1988; Williams et al. , 1991; Mutsvangwa et al. , 1992). Los Microbianos para Alimentación Directa (MAD) adicionados a las dietas de los rumiantes generalmente consisten de Aspergillus oryzae (AO) o Saccharomyces cerevisiae (SC) (Wiedmeier et al. , 1987; Wallace and Newbold, 1992; Higginbotham et al. , 1994;

Chiquette, 1995) Algunos aditivos comerciales además de AO y SC contienen algunas cepas de Lactobacillus, Bifidobacterias, Selenomonas, Bacillus y Penicillum (Hurbant, 1985; Dawson et al. , 1990; Tapia et al. , 1991). En algunos experimentos han mostrado pequeños efectos de estos aditivos en el pH rum inal, amoniaco, ácidos grasos volátiles (AGVs) y sobre la digestión de fibra (Williams et al. , 1991; Newbold et al. , 1995; Callaway and Martin, 1997; Roa et al. , 1997). Estos microorganismos producen enzimas, como ? -amilasa, proteasas, lipasas y celulasas las cuales quizás ayuden en la

digestión y desdoblamiento de nutrientes, pueden ser una buena fuente de vitaminas del complejo B (Higginbotham et al. , 1994) y estimulan el crecimiento de bacterias que consumen lactato en dietas ricas en almidón (Nisbet and Martín, 1991; Waldrip and Martin, 1993).

En el complejo ecosistema del rumen existen muchos factores que afectan a microorganismos exógenos que no se adaptan a las condiciones de pH y disponibilidad de nutrientes o están sujetos a fagocitosis, lisis por bacteriocinas y la dilución en el fluido ruminal. Desde el punto de vista nutricional es necesario el balance de la microflora para mantener la salud del animal hospedero; sin dicho balance sería imposible la realización de procesos celulolíticos, amilolíticos o aún aquellos procesos complejos como la biosíntesis de vitaminas, el transporte de algunos nutrientes, estimulación del sistema inmune en la prevención de enfermedades, mejoramiento de la conversión alimenticia y estabilización de la flora de todo el tracto gastrointestinal. El

empleo adecuado de los MAD directamente en la alimentación de rumiantes con dietas ricas en concentrados puede ser de gran utilidad para mantener el balance de la microflora ruminal.

Para elaborar los MAD se ha utilizado una gama de substratos entre los que se encuentran los desechos agroindustriales como la cascarilla de arroz, residuos de la cosecha del maíz, la flor de cempasúchil, yuca, centeno, pulpa de café, pasta de coco,

entre otros (Tapia et al. , 1991; Campos et al. , 1995; Flores et al. , 1995; Montiel, 1998). Con los probióticos obtenidos de diferentes substratos se realizan pruebas in vitro con cepas puras o un consorcio de microorganismos ruminales y pruebas in situ en borregos y vacas para la producción de leche o carne, con el objeto de transferir resultados; sin embargo, la dosis, las diferencias entre las cepas y entre los diferentes aditivos comerciales con MAD producen diferentes resultados (Tapia et al. , 1991; Corona et al. , 1999).

El objetivo fundamental del presente trabajo es evaluar dos probióticos, uno bacteriano y otro fúngico, cultivados en sustrato sólido, adicionado a una dieta rica en concentrados para borregos en engorda, mejore el consumo, la ganancia diaria de peso, la conversión y la e ficiencia alimenticia.

REVISIÓN DE LA LITERATURA

I. Producción ovina.

a) Situación actual de la ovinocultura en México.

La ovinocultura nacional se caracteriza por un crecimiento lento ocupando el último lugar en la industria pecuaria nacional y en el producto interno bruto solamente representa del 1 al 2 % (López et al. , 1997; Ortíz, 1999). Dentro del subsector

ganadero es una actividad importante por su valor como componente de la economía del campesino de escasos recursos, ya que sus productos tienen una alta demanda, en especial entre la población urbana de las grandes ciudades (Ortíz, 1999). La notable disminución del ganado ovino en las últimas décadas ha sido de 6.4 millones de cabezas en 1972 a 5.7 millones en 1993 (SAGAR, 1993). En el último censo del INEGI (1994), se señala que la población ovina fue de 4.5 millones de cabezas. Los datos de FAO para 1998 y 1999 de la producción de carne se presentan en el cuadro 1.

Cuadro 1. Producción de carne ovina en México.

Concepto

Producción (t )

Año

Carne ovina y caprina

68, 651

1998

Carne cordero y carnero

30,466

1998

Carne ovina y caprina

69,143

1999

Carne cordero y carnero

30,645

1999

Records? Copyright FAO 1990-1998

La distribución del ganado ovino en México es de la siguiente manera: estados del norte (región árida y semiárida) que comprenden Aguascalientes, Baja California Norte, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango poseen el 39 %; estados del centro (región templada montañosa) que comprenden Colima, Distrito Federal,

Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Morelos, Nayarit, Puebla,

Querétaro, Sinaloa y Tlaxcala poseen el 42 %; y los estados del sur (región trópico seco y húmedo) que comprenden Campeche, Yucatán, Tamaulipas, Tabasco, Veracruz, Quintana Roo, Oaxaca, Guerrero y Chiapas poseen entre el 12 % y 14% (Ortíz, 1999). La zona norte se caracteriza por manejar raza Rambouillet o sus cruzas, en el centro se manejan criollos, Suffolk, Hampshire, Pelibuey y Black Belly, y en el sur criollo y Pelibuey. La mayor parte de los ovinos se encuentran en manos de campesinos sin tierra, para alimentar a su rebaño dependen de pastizales nativos cuya calidad y cantidad varía grandemente a través del año, lo que trae como consecuencia condiciones de desnutrición se agrega una mayor susceptibilidad a las enfermedades

respiratorias y estrés por el encierro nocturno practicado. Generalmente no tienen asistencia técnica y utilizan prácticas tradicionales de producción; empadre continuo, cruzamiento entre animales estrechamente emparentados, no hay una temporada de destete con criterios de selección que se basan en aspectos fenotípicos. Otro tipo de productor minotario es el ovinocultor en pie de cría, son personas con mayor poder económico que reciben atención técnica especializada, son sujetos de crédito, poseen instalaciones funcionales y especializadas empleando técnicas de vanguardia en la

ovinocultura. Un productor intermedio lo constituye el ovinocultor que tiene una situación económica desahogada con un objetivo zootécnico definido, manteniendo una actitud abierta a la tecnología de punta para lograr una producción eficiente (Elba et al. , 1997).

b) Sistemas de producción.

El tipo de sistema usado en cualquier área depende de muchos factores, incluso la raza de la oveja, el tipo de programa de cría, el terreno, las condiciones meteorológicas, la disponibilidad de agentes nutritivos, los depredadores, los costos de tierras e instalaciones, el albergue, la disponibilidad de trabajadores preparados y las relaciones con otro ganado o sistemas de agricultura. La división de los sistemas de

cría es muy diversa, dependiendo de los distintos criterios que se adopten para basar su clasificación. El primero es el de la intensidad de mano de obra aplicada por unidad animal, contando aquí los siguientes sistemas (Ortíz, 1999; De Lucas y Arbiza, 1999, comunicación personal):

a) Confinamiento total o intensivo: las ovejas se albergan en instalaciones con luz y

temperatura controlados y con acceso mínimo a los cereales al aire libre o campos de pastoreo.

b) Semiconfinamiento o semiintensivo: se usan galpones abiertos al frente para las

pariciones y las ovejas tienen acceso a campos de pastoreo durante seis a ocho meses del año.

c) La parición al aire libre con vigilancia mínima o extensivo en donde las ovejas se

encuentran en agostadero con praderas y una rotación por potrero.

El segundo criterio está basado en la movilidad de los animales, en sedentarios y nómadas o trashumantes. El tercero, es el de los distintos rubros de producción prioritarios, así existen sistemas especializados en producir lana, carne (engorda y finalización de cordero), leche y de pieles. El cuarto es de los sistemas especiales de acuerdo a las distintas tecnologías y tipos de alimentación. Ejemplos son los sistemas de cría ovina combinados con la agricultura, ya sea de cereales, industrial, forestal, hortícola, etcétera. Sistemas de aldea o de traspatio, importantes en Asia, Africa y

algunas regiones de América. Sistemas adaptados a condiciones tropicales o de montaña.

En los ovinos los sistemas extensivos pastoriles sedentarios o móviles son los prioritarios. Estos sistemas se basan en extensiones de tierra, de medianas a grandes, divididas en potreros cercados, donde los animales ingieren pasturas naturales (De Lucas y Arbiza, 1999, comunicación personal).

c) Engorda intensiva de ovinos.

El uso de una cantidad limitada de cereales para ganado de engorda, puede justificarse solo para permitir niveles aceptables de funcionamiento y para ser mantenido cuando se limita la producción de pastura (durante el invierno o en épocas de seca). El cordero requiere de 7 – 8 kg de alimento por kg de carne por canal. Para

la finalización de corderos con cereales, mantenidos en confinamiento, una alternativa

es comprar corderos de un tamaño y una condición similar de un número de rebaños manejados extensivamente (Speedy, 1986; Arbiza y De Lucas, 1996; Lara, 1999).

El destete de los corderos es de 4 a 6 semanas de edad, de manera precoz,

luego se engordan en una forma intensiva, en México, el destete se realiza entre las 8

y las 12 semanas de edad (Arbiza y De Lucas, 1996). La dieta consiste en un cereal

entero con un complemento proteico/energético/mineral, ya que los corderos destetados de manera precoz tienen una mayor necesidad de proteína, con la finalidad de obtener una tasa máxima de crecimiento; la utilización del ‘creep feeding’ para

alimentar a los corderos con concentrados altos en energía a libre acceso, hace que se aproveche su excelente conversión (7-8:1) durante los primeros 60 días de vida (Lara, 1999), la ingestión del alimento por los corderos aumentará de 0.6 a 1.5 kg d -1 durante el periodo de engorda. Los índices de crecimiento serán entre 250 y 300 g por día y los corderos deben llegar al peso de matanza de 40 kg en aproximadamente 90 días. Se requerirá un total de 100 kg aproximadamente de alimento para tomar al cordero del destete (15 kg) a 40 kg de peso vivo. Se engorda a los corderos en grupos con dietas

basadas en cereales, diseñadas para dar máxima ganancia de peso y mejor conversión

alimenticia (Speedy, 1986; Jones et al. , 1989; Fayez et al. , 1994; Lara, 1999). Los corderos retirados del criadero hasta el comedero necesitan ser introducidos lentamente a una ración de conc entrados. Por lo general, se les introduce primero a una dieta de forraje; luego se agrega un 25 % de grano durante unos días, se aumenta

al 50%, luego al 75% y finalmente una ración del 80 al 90 % de concentrado (con forraje

limitado). Alternativamente, se les administra una dieta alta en forraje con grano administrando por separado, aumentando de 100 g d -1 de grano a 200, 400, 600 y más, hasta satisfacer el apetito en dos semanas después mientras que se reduce el forraje a un máximo de 200 g d -1 (Speedy, 1986).

d) Variables productivas.

- Ganancia diaria de peso y consumo voluntario

El crecimiento se define como un incremento en la masa muscular. La masa incrementa por hiperplasia tempranamente en la vida y después por hipertrofia. La curva de crecimiento, siendo la masa o trazando el peso acumulado contra la edad, es sigmoidea y asintótica; hay una fase prepubertal acelerada más una fase de desaceleración. El peso maduro generalmente es considerado el punto en el cual la masa muscular alcanza un máximo, mientras que el crecimiento neto es la diferencia entre la síntesis y la degradación del tejido corporal; ambos son procesos continuos. La masa corporal está compuesta del producto que se vende más otros componentes de la canal, el tubo digestivo y sus contenidos y las menudencias (piel, sangre, etc.); así,

el peso del animal no siempre correlaciona bien con la cantidad de producto vendible (Owens et al. , 1993).

El porcentaje de ganancia de peso se calcula como cambio en el peso durante un intervalo específico de tiempo. Matemáticamente, el logaritmo natural del peso final menos el logaritmo natural del peso inicial dividido por el intervalo de tiempo produce el porcentaje de crecimiento fraccional (Owens et al. , 1993).

En recientes investigaciones se presenta la hipótesis que los rumiantes tienen una capacidad finita para masticar ya sea comiendo o rumiando, y que el total de masticaciones no debería exceder alrededor de 16 h d -1 . En otros estudios se describió la importancia de la densidad de partículas en el rumen y sus efectos en el tiempo de retención en el rumen el cual, a su vez, podría afectar el consumo. Los rumiantes

que son más selectivos, normalmente tienen el volumen ruminal más pequeño (? rskov,

1995).

El consumo voluntario (CV) es el peso ingerido por un animal o grupo de animales durante un periodo de tiempo en el cual tienen acceso libre al alimento además es un factor importante con el fin de comprobar que las raciones pueden ser íntegramente ingeridas por el animal, y para estimar el nivel de producción de acuerdo

con la disponibilidad de alimentos es necesario conocer: (? rskov, 1995; Forbes, 1995)

1) La capacidad de ingestión del animal, un aumento en el consumo de alimentos provoca un incremento en la razón de pasaje de la ingesta y el paso de materia seca al rumen se incrementa. 2) La aceptación de los forrajes a utilizar por los animales. 3) La influencia del consumo de concentrados sobre el consumo de forrajes.

Algunas investigaciones

realizadas en Francia sobre las medidas de CV de

materia seca permiten medir la capacidad de ingestión de ovinos que reciben raciones normales y comparar el CV (ingestibilidad) de diferentes forrajes por corderos al final de

su crecimiento. Para eliminar las variaciones de las interacciones en cuanto a consumo de forraje, se ha transformado el consumo de materia seca en la unidad lastre (UL) que permite calcular la proporción de forraje y concentrado que debe contener la ración teniendo en cuenta sus interacciones (INRA, 1989; Jarrige, 1990).

Por otro lado, los movimientos de los compartimentos gástricos determinan la mezcla adecuada del alimento finalmente ingerido, con los microorganismos del rumen, la regurgitación y eructación de gas facilitan la absorción en las paredes del rumen y aseguran el pasaje del alimento de las porciones inferiores del tubo digestivo, ya que el llenado del rumen parece ser un factor regulador en el mecanismo de la fisiología del CV de los alimentos en los ovinos (Dearriba, 1988).

El consumo en rumiantes es tá regulado por mecanismos de largo y corto plazo. Los mecanismos de largo plazo están ajustados a suplir los requerimientos en orden de mantener el peso corporal del animal. Los mecanismos a corto plazo, dentro de una comida y un día, regulan la actividad de alimentación con bastante precisión (periodos de ingestión y rumiación). En este caso el retículorumen tiene una función esencial en la regulación del consumo. Por otro lado el mecanismo básico del consumo a corto plazo es simplemente mecánico, durante una comida, particularmente la primer comida del día, el rumen será llenado a su máximo nivel, el cual luego determinará el fin de la comida. El consumo diario es así determinado en cualquier etapa fisiológica, por la tasa del material digestible y la tasa de tránsito de material no digestible (Dulphy y Demarquilly, 1994).

Entre los factores que afectan el pasaje de alimentos, además de la gravedad específica y el tamaño de las partículas están los siguientes: 1) características físicas de la dieta, alimento peletizado o molido disminuye el tiempo de retención, 2) rompimiento de las partículas, al utilizar forraje de baja calidad con un bajo contenido de nitrógeno no proteico se incrementa la digestibilidad de la fibra en el rumen y se obtiene un aum ento en la excreción de partículas del rumen debido a una disminución en su tamaño. Al aumentar la velocidad de pasaje, disminuye la digestibilidad del alimento, por el menor tiempo de exposición a la acción de la microflora ruminal; sin embargo, el mayor consumo que realiza el animal compensa positivamente esta circunstancia (Dearriba, 1988).

II. Digestibilidad de cereales y concentrados.

a) La digestibilidad en el rumiante.

resultado neto de una secuencia de procesos

incluye la fermentación de los componentes en la dieta por los microorganismos

presentes en el retículorumen, la hidrólisis ácida y la degradación por enzimas del animal hospedador en el abomaso e intestino delgado y una segunda fermentación en el ciego e intestino grueso. El sitio de digestión afecta la naturaleza de los productos finales absorbidos y el porcentaje de nutrientes perdidos durante la digestión (Van Soest, 1982; Mertens, 1993; Merchen et al. , 1997).

que

La digestión en rumiantes es el

La digestibilidad de un alimento generalmente se define como la porción que no es excretada en las heces. La digestibilidad de los forrajes disminuye en raciones que tienen un alto contenido de carbohidratos de fácil digestión como los almidones, ya que los microorganismos ruminales los utilizan más fácilmente que carbohidratos más resistentes como la hemicelulosa o celulosa, escapando éstos a la fermentación o no siendo fermentados completamente. La mayor digestibilidad se observa cuando la cantidad de alimento consumido cubre únicamente las necesidades de mantenimiento tanto en ovinos como en bovinos. La causa por la que se reduce la digestibilidad del

alimento al elevarse el consumo es que aumenta la velocidad de paso del alimento a través del tubo digestivo, con lo que se reduce el tiempo que está expuesto a la fermentación y a la acción enzimática, dando por resultado el que se digiera en menor proporción (Ortega, 1987).

Uno de los principales problemas de cambiar a dietas altas en concentrados es la incapacidad para medir la cantidad de forraje que consume el animal. La digestión de la celulosa puede fácilmente inhibirse cuando el animal es alimentado con mucho concentrado. Si los animales están sometidos únicamente a dietas de mantenimiento,

entonces la digestión de celulosa no se altera si se otorga hasta un 50 % de concentrado. Los granos de cereales son el mayor componente de dietas usadas para la producción intensiva de los rumiantes y el nutriente primario es el almidón que constituye aproximadamente entre el 50 al 80 % del peso del gra no. La digestibilidad del almidón en el rumiante es alta (99 %), pero hay considerable variación en el sitio de esta digestión. El almidón que escapa de la digestión ruminal, y esto incluye el almidón de origen microbial, es digerido en el intestino delgado, normalmente en 70 % o más.

La alta tasa de fermentación ruminal del almidón depende del grano, el método de proceso del cereal y la dieta. Dentro del ecosistema microbiano del rumen, la habilidad para hidrolizar el almidón está dada principalmente por bacterias, protozoarios entodinomorfos y algunos hongos. La proporción de bacterias amilolíticas y utilizadoras de lactato en el rumen se incrementa al agregar un suplemento concentrado a dietas de forrajes (Nozière y Doreau, 1997). El tiempo de tránsito es un factor importante que determina la eficiencia de utilización de una cantidad dada de alimento, en la literatura se pueden encontrar diversos términos para describir el paso de material ingerido a través del tubo digestivo:

1)

Tiempo medio de retención: Tiempo en que se retiene la mitad de la digesta en la

primera porción del tubo gastrointestinal. La ecuación empleada para su medición es la siguiente

t ½ = (In2)/ - K = .693/ - 3 = .693 T.

Donde :

K

es la tasa constante de desaparición.

T

es el tiempo de pasaje.

2)

Tiempo de recambio : Tiempo requerido para cambiar una cantidad de digesta igual a la presentada en la porción superior del tracto digestivo.

3)

Tiempo de tránsito: Tiempo que tarda la digesta de un alimento en pasar a través

del tubo digestivo o por algún segmento de éste. El flujo fuera del rumen incluyendo bacterias y algunos residuos del alimento potencialmente digestibles.

4)

El término tasa de digestión se refiere a la cantidad de alimento que se puede digerir por unidad de tiempo y es esencialmente una función de la dieta. La tasa total de desaparición de alguna fracción de alimento (dC/dt) será igual a la suma de digestión y la tasa de tránsito, Ks y Kp respectivamente. DC/dt = C (Ks + Kp)

Sin embargo, la proporción de la materia potencialmente digestible que escapa de la digestión está dada por la proporción Kp/ (Ks + Kp).

5)

Tiempo de retención: Tiempo requerido para cambiar una cantidad (volumen) de

digesta igual a la presentada en el rumen, o bien, es el tiempo promedio que permanecen las partículas en el rumen (Van Soest, 1982).

Es posible manipular la velocidad de fermentación de los cereales utilizando diferentes tipos de procesamiento y el nivel de procesamiento óptimo es aquel que provoca el estado más cercano a la digestibilidad máxima. Para ovinos el procesamiento óptimo es el de dar granos sin procesar (peletizado), ya que prolonga el tiempo de rumia y de consumo, provocando un incremento en la producción de saliva. Como resultado se eleva el pH y ocurre una menor interferencia en la digestión de la celulosa en el rumen. Con referencia a la fermentación es preferible definir concentrado

como un carbohidrato con bajo o nulo contenido de celulosa. En el cuadro 2, se muestran algunas características de digestión de varios tipos de dietas con concentrados y cereales.

b) Análisis químico del alimento.

El valor nutritivo potencial de un alimento puede ser determinado en primera instancia, por el análisis químico proximal, pero su valor real para el animal sólo se puede lograr a través de un análisis de las pérdidas inevitables que ocurren durante la digestión, absorción y metabolismo (Minson, 1982).

Mientras los alimentos han sido divididos convencionalmente en dos categorías - forrajes y concentrados -, tal división no es realmente una lógica. Es mucho más lógico clasificar los alimentos de acuerdo a la proporción de MS presente como azúcares

solubles, como el almidón y como distintas formas de ? polímeros unidos,

particularme nte celulosa insoluble o paredes celulares de plantas (? rskov, 1989).

Cuadro 2. Características de la digestión de varios tipos de

dieta.

Características

Mezcla de cereal/forraje

 

Niveles altos de cereal

 

Tipo de dieta y condiciones de alimentación

Moderado

o

altos

niveles

de

Altos

niveles de alimentación

alimentación,

especialmente

especialmente

cuando

la

cuando el forraje es de alta calidad

proporción de forraje es baja

Tipo de fermentación ruminal

Acido propiónico (25-33 % C 3 )

 

Altas concentraciones de ácido propiónico (> 33 % C 3 )

pH 5.1 – 6-6. Población bacteriana

pH 5.1- 5.9. Gran cantidad de bacterias productoras de ácido propiónico y ácido láctico,

protozoarios ausentes o en baja cantidad. Proporciones muy bajas de producción de metano y

variable,

a

menudo

con

gran

Características de

cantidad de microorganismos productores de ácido propiónico y Lactobacillus. Baja cantidad de protozoarios y Butyrivibrios . Bajas proporciones de metano y digestión de celulosa. Parcial hidrogenación de ácidos grasos poliinsaturados. Eficiencia de la síntesis de PC por célula bacterial alrededor de 13 – 20 g/ 100g de MO aparentemente digerida

fermentación

digestión

de

celulosa.

Hidrogenación de ácidos grasos poliinsaturados restringida. Eficiencia de la síntesis de P C por célula bacterial alrededor de 13 – 20 g/ 100g de MO aparentemente

digerida.

Substratos absorbidos

Proporción de energía absorbida como varios ácidos grasos de

La proporción

de energía

absorbida como ácidos grasos de

cadena corta, con la eficiencia de síntesis microbial pero es a

para la

menudo

muy

baja

cadena

corta

varía

con

la

eficiencia de síntesis microbial pero quizás sea menos que para otro tipo de fermentación, y la

fermentación de ácido butírico y es

más baja la proporción de ácido acético. Cantidades significativas de azúcar obtenida del intestino delgado, pero la cantidad varía dependiendo el tipo de almidón en la dieta

proporción

de

ácido

acético

es

más

baja.

La

absorción

de

azúcares en el intestino delgado varía con el tipo de almidón dietario

Thomas y Rook, 1977

c) Técnica in situ para medir la digestibilidad y la desaparición de MS.

La digestibilidad medida in vitro se ha usado para calcular la digestibilidad aparente de alimentos; sin embargo, esta técnica se limita a describir los efe ctos digestivos del tubo intestinal y no permite diferenciar entre lo que se degradado en el rumen y lo que se digiere postruminal. Esta técnica también se ha usado para evaluar la cinética de degradación de la fermentación en rumen. Un método más directo para medir la degradación de un alimento en el rumen es poner una pequeña cantidad de

alimento en una bolsa porosa no degradable y suspenderla en el rumen; ésta es la técnica in situ o in sacco en bolsas de nylon, dacrón o poliéster para medir la degradación de un alimento en rumen vía cánula en un rumiante fistulado y mide los efectos combinados del alimento y el animal. La justificación para usar esta técnica está basada en el concepto de que las interacciones dinámicas animal-dieta son importantes y tal vez sea más útil para estudiar la digestión de concentrados (granos) en el rumen (Udèn y Van Soest, 1984; Church y Pond, 1987; Mertens, 1993; Huntington y Givens,

1995; ? rskov, 1995). Además esta técnica se puede usar para cuantificar las fracciones no degradables y potencialmente degradables en rumen, así como la tasa de degradación. Las cinéticas de degradación obtenidas son la resultante de las correspondientes a los tejidos o constituyentes químicos, los cuales se pueden caracterizar por su accesibilidad y por su resistencia a la degradación microbiana (Jarrige, 1990). Este procedimiento no puede ser usado para cuantificar la tasa a la cual la fracción soluble es degradada (Nocek y English, 1986).

Un modelo matemático para describir el tiempo de degra dación para una

muestra individual fue adaptado por ? rskov y McDonald (1979), donde se llevó a cabo

para una serie de incubaciones en un tiempo determinado. Las pérdidas de MS fueron trazadas contra un tiempo y se ajustó un modelo no lineal a la siguiente ecuación:

Donde:

p = a + b (1 – e - ct ).

p = Fracción potencialmente degradable (% de degradación). Es la porción de alimento

que puede desaparecer debido a la digestión dada en un tiempo infinito en un sistema específico. Esta fracción ha sido descrita como la tasa constante de la cinética de primer orden. Una suposición primariamente asociada con la cinética de primer orden es que el pool o fracción en cuestión es homogéneo y que la concentración del sustrato será degradada como una función lineal del tiempo en el rumen (Nocek y English,

1986).

t = Tiempo de incubación.

= Y intercepto al tiempo 0. Representa el sustrato soluble y completamente degradable.

a

b = La diferencia entre el intercepto (a) y la asíntota. Representa el sustrato insoluble

pero potencialmente degradable, el cual, es degradado por los microorganismos según la cinética de primer orden.

c = Porcentaje constante en la función a + b

1 – (a + b) = Es la porción no degradable de una muestra.

Las fuentes de variación en esta técnica pueden ser el periodo de incubación, el procesamiento de lavado post-incubación, sitio de incubación en el rumen, tamaño de la muestra incubada dentro de la bolsa, la porosidad de la bolsa, acumulación de gas dentro de la bolsa, los animales, el tipo de dieta, residuos microbianos y componentes matemáticos (Mertens, 1993; Ortega y Carranco, 1993; Huntington y Givens, 1995; Vanzant et al., 1998). Los resultados obtenidos de la cinética empleando esta técnica en condiciones estado -no-fijo, quizás sean parciales por el tiempo en que las muestras fueron colocadas en el rumen, ya que los patrones de fermentación varían relativamente al tiempo de alimentación del animal (Mertens, 1993). Una medición de las 48 a 72 h (para componentes de rápida digestión) o de 72 a 96 h (para componentes de lenta digestión) se ha necesitado para establecer un estimado certero del potencial de extensión de digestión. Tres o más tiempos de fermentación que frenan el punto de inflexión son necesarios para establecer la curva de la línea de digestión y estimar con precisión la tasa fraccional de digestión (Mertens,

1993).

d) Factores que afectan las variables de fermentación ruminal.

-

AGV’s

Las dietas ricas en concentrados o cereales distribuidas ad libitum con un

mínimo de forraje, son ingeridas rápidamente, por lo que aportan en un tiempo muy

corto una cantidad

rumen, favoreciendo la formación de ácido propiónico (más del 30%) y menos cantidad de ácido acético y butírico, contrario a lo que ocurriría con dietas a partir de forraje (Thomas y Rook, 1977; Dearriba, 1988; INRA, 1989).

importante de almidón, que es rápidamente

fermentable en el

Cuando la fermentación es caracterizada por una alta proporción molar de ácido propiónico el grado de digestión ruminal tiende a ser deprimido e incrementa la digestión en el intestino (Thomas y Rook, 1977). Normalmente el ácido propiónico es

metabolizado en el hígado, apareciendo muy poca cantidad en la circulación periférica. En los corderos pueden presentarse problemas cuando la proporción de ácido propiónico es mas alta de lo normal, superando la capacidad del hígado para metabolizarlo; como consecuencia, tanto el ácido propiónico como su intermediario, el ácido metilmalónico, aparecen en sangre periférica. De este modo, se interfiere la síntesis normal de grasa y se forma una gran cantidad de ácidos grasos de número impar de átomos de carbono así como una elevada proporción de ácidos grasos de cadena ramificada, determinando que la grasa del cordero sea blanda, inadecuada e indeseable para el comercio de la carne (Fayez et al. , 1994).

- pH, ácido láctico y acidosis

La ingestión de grandes cantidades de alimentos ricos en carbohidratos susceptibles de fermentación, provoca una enfermedad denominada acidosis, la cual se define como una disminución de los álcalis (bases) en los fluidos del cuerpo relativo al contenido de ácido, ion hidrógeno (McAllister et al. , 1990; Owens et al. , 1998).

Etiología de la acidosis (Figura 1)

I. Concentración y conversión del almidón a glucosa.

La fragmentación del almidón a glucosa varía dependiendo de la fuente del grano, el proceso del grano y el tipo de almidón. Los tratamientos por calor y presión, la reducción en el tamaño de partícula y la alta humedad de almacenaje del grano incrementa la disponi bilidad del almidón.

La glucosa es liberada de los gránulos del almidón por cepas específicas de microorganismos que atacan las partículas del grano. La presencia de glucosa libre en el rumen (su concentración normal en rumen es baja) puede tener por lo menos tres efectos adversos: primero, las bacterias ruminales que normalmente no son competitivas pueden crecer rápidamente cuando son abastecidas con grandes cantidades de glucosa, como el Streptococcus bovis, bacteria gram positiva, causante de la producción de grandes cantidades de ácido láctico, excediendo de100 mM (Styler,

1976; Wiryawan y Brooker, 1995; Owens et al. , 1998). Segundo, otros microorganismos oportunistas, incluyendo coliformes y microbios aminoácidos descarboxilados, pueden crecer en el rumen y producir durante la lisis, liberación de endotoxinas o amidas (ejemplo histamina) cuando la glucosa es realmente disponible. Tercero, la glucosa liberada del almidón incrementa la osmolalidad del contenido ruminal. Un incremento en la osmolalidad exacerba la acumulación de ácido dentro de rumen con la inhibición en la absorción de AGV’s. Para contrarrestar estos efectos se puede modular el consumo de almidón o el empleo de forrajes en la dieta que incrementan el tiempo de masticación y disminuyen el tamaño de las partículas del grano dentro del rumen y así incrementan el porcentaje de fermentación, un incremento en la entrada de amortiguadores de la saliva por un gran tiempo de masticación o de rumia, neutraliza y diluye el ácido ruminal (Owens et al. , 1998)

Figura 1. Reacción en cadena de la acidosis en rumiantes (Owens et al. , 1998)
Figura 1. Reacción en cadena de la acidosis en rumiantes (Owens et al. , 1998)
Grano(almidón)
Protozoarios
Glucosa
FACTORES QUE PUEDEN
ALTERAR LA INCIDENCIA
DE ACIDOSIS
0
Osm
Piruvato
Acido láctico (D y L)
pH
AGVs
Acidos Absorbidos
pH
Osm
AGV
CO 2 y
D-Lactato
H 2 O
Excreción

II. Producción de AGV’s y producción y utilización de lactato.

Los microorganismos ruminales y del ensilado producen dos isómeros de lactato,

la forma D + y L - . La forma L - puede ser fácilmente metabolizada por el tejido hepático y del corazón; el D + lactato, normalmente del 30 al 38 % del total de lactato hallado en el rumen, no es producido por el tejido de mamíferos. El D + y los AGV’s están involucrados con la acidosis y otros productos microbianos, incluyendo etanol, metanol, histamina, tiramina y endotoxina a menudo son identificados durante la acidosis y pueden ejercer efectos sistémicos. La conversión de piruvato a AGV’s presenta múltiples pasos y genera aproximadamente la mitad del ATP para el crecimiento microbiano en el rumen, la otra mitad es derivada de la conversión de glucosa a piruvato. Normalmente los AGV’s no se acumulan en suficientes concentraciones en el rumen hasta reducir el pH drásticamente. Sin embargo, cuando la proporción del ácido producido excede la proporción del ácido absorbido debido a su rápida producción, inhiben la absorción o se reduce la dilución, los AGV’s se acumulan en altas concentraciones (Dawson y Allison, 1988; Owens et al. , 1998).

III. Control de la producción de lactato La inoculación de microorganismos utilizadores de lactato que pueden tolerar un

pH bajo, es utilizada para prevenir la acumulación de ácido. La inoculación repetida con Megasphaera elsdenii, Lactobacillus acidophilus y tres especies presentes de microbios activados en el rumen son probados para aumentar la utilización de lactato. El uso de ácidos dicarboxílicos como aspartato, fumarato y malato estimulan la utilización de lactato por la bacteria ruminal Selenomonas ruminantium , si se reducen los equivalentes (H 2 ) acumulados en el medio, la bacteria S. ruminantium lactato deshidrogenasa no puede convertir lactato a piruvato. Por tanto, la bacteria es incapaz

de fermentar lactato en la presencia de H 2 pero puede fermentar aspartato, fumarato y malato en la presencia de H 2 apoyando la sugerencia que el malato (ácido orgánico) puede proveer un electrón libre para H 2 que permite incrementar la utilización de lactato por esta bacteria. (Martín, 1998; Owens et al. , 1998).

IV. Los protozoarios en la acidosis. Varias especies de protozoarios ciliados del rumen producen más lactato y

menos acetato o butirato cuando el suplemento de carbohidratos es abundante.

Además de la regulación debida a los cambios en la velocidad de crecimiento de los microorganismos en rumen, el pH bajo en el medio ruminal también sirve para cambiar el metabolismo de Selenomonas bovis hacia lactato por alteración de la regulación celular de lactato deshidrogenasa. En las células microbianas la producción de lactato es ventajosa cuando el sustrato está en exceso, porque a semejantes tiempos de oxidación de la reducción de NAD y la protección de la acumulación del exceso de ácido (iones H + ) dentro de la célula son particularmente importantes. Los protozoarios ruminales tienen la capacidad de asimilar almidón y azúcares solubles y almacenar esa energía dentro de la célula como amilopectina. Este proceso tiene un valor de supervivencia para los microorganismos y además permite al metabolismo continuar cuando los substratos han sido reducidos. Este proceso es también importante para el rumiante porque la rápida asimilación del almacenamiento como amilopectina por los protozoarios puede ayudar a “estabilizar” la velocidad de fermentación de carbohidratos de los alimentos y puede así ser protección contra la formación masiva de ácido con el cual está asociada la acidosis (Dawson y Allison, 1988; Preston y Leng, 1989).

V. Depresión del pH ruminal.

Cuando el pH disminuye a 5.0 durante la acidosis, la ionización de ácidos incrementa ligeramente, pero al aumentar el lactato incrementa la concentración del ion hidrógeno. El lactato deprime el pH más drásticamente que cualquier otra cantidad similar de ácidos ruminales porque su pK (punto de máxima amortiguación) es considerablemente más bajo (3.1) que los AGV’s producidos en el rumen (promedio pK 4.8). Con un pH ácido la presión osmótica se incrementa por la presencia de glucosa y

la ionización de ácidos, esta osmolaridad del contenido ruminal reduce la proporción de la absorción de ácidos. La acidez aumenta la actividad de la enzima lactato deshidrogenasa incrementando la conversión de piruvato a lactato y complicando la recuperación de la acidosis (Dawson y Allison, 1988; Owens et al. , 1998).

VI. Control del pH ruminal. Una reducción en la proporción de AGV’s absorbidos causa una baja en el pH

ruminal por dos razones: la acumulación ruminal de AGV’s y la disminución en la

entrada de bicarbonato al torrente sanguíneo. Aproximadamente la mitad del bicarbonato que entra al rumen viene de la saliva, durante la comida y la rumia, la otra mitad entra al rumen por el intercambio de ácidos ionizados al ser absorbidos. En adición el dióxido de carbono produce durante la fermentación fluidos ruminales saturados e intercambios con el pool de bicarbonato del rumen (Owens et al. , 1998).

VII. Osmolaridad ruminal. Con dietas ricas en forraje los rangos de osmolaridad ruminal normalmente van

de 240 a 265 mOsm L -1 y las dietas ricas en concentrado de 280 a 300 mOsm L -1 . Los minerales, AGV’s, lactato y glucosa son principalmente los solutos en el fluido ruminal. En sangre, la proteína disuelta contribuye subs tancialmente a la presión osmótica que normalmente va de 285 a 310 mOsm. En condiciones de acidosis la osmolalidad ruminal llega a 515 mOsm. Cuando la osmolalidad ruminal es más grande que la de sangre, el agua de la sangre es atraída rápidamente al interior de la pared ruminal. El daño causado a la pared ruminal o del intestino delgado debida a la alta presión osmótica es detectado más tarde como sitios de abscesos. La elevación de la presión

osmótica en el rumen es percibida por la pared del retículorumen lo que inhibe el consumo de alimento, además de inhibir la digestión bacteriana de fibras y almidones causando que el fluido ruminal se estanque (Owens et al. , 1998).

La acidosis se caracteriza por indigestión, estasis del rumen, rumenitis aguda, úlceras abomasales, deshidratación, toxemia, falta de coordinación, movimientos musculares involuntarios, colapso y, a menudo muerte (Blood y Radostits, 1986; Aslan

et al. , 1995); Por otra parte en recientes estudios indicaron que los cambios clínicos bioquímicos en borregos con acidosis fueron atribuidos principalmente a lactacidemia, disfunción hepática y renal y la gravedad máxima fue entre 12 y 24 horas de haber ingerido el grano (Wiryawan y Brooker, 1995; Patra et al. , 1996). El pH del rumen desciende a 5 o menos, lo que destruye los protozoarios, microorganismos celulolíticos y microorganismos utilizadores de lactato y menoscaba la motilidad del rumen. La reducción del pH permite que los lactobacilos utilicen carbohidratos y produzcan

cantidades excesivas de ácido láctico. La superposición de ácido láctico y su sal lactato,

sobre los solutos existentes en el líquido ruminal, causa una elevación sustancial en la presión osmótica, lo que atrae líquido al interior del rumen y causa deshidratación, por otra parte cuando el pH ruminal es bajo el dióxido de carbono pasa a ser gaseoso y se elimina por el eructo (Styler, 1976; Preston, 1981).

La cantidad de alimento requerida para causar la muerte por acidosis en rumiantes varía y está influenciado por varios fa ctores: la especie animal (rumiantes), el tipo de dieta, la cantidad de alimentos que los animales están acostumbrados a comer y la preexistencia de población microbiana intestinal. Las diferencias individuales de los animales en cuanto a cantidad de salivación, ingesta, motilidad intestinal, porcentaje de alimento consumido y la habilidad de excreta o el de usar grandes cantidades de componentes potencialmente tóxicos, son factores que contribuyen a esta variabilidad. Por ejemplo, con base al peso corporal los borregos pueden consumir más alimento concentrado sin causar problemas de acidosis que en bovinos (Styler, 1976).

- Amoníaco (NH 3 ).

La concentración de amonio en el rumen varía considerablemente con el alimento y después de la alimentación el intervalo está alrededor de 5 hasta 50 mg de NH 3 N 100 ml -1 de fluido ruminal. El amonio es rápidamente formado en el rumen por desaminación de aminoácidos; los productos de desaminación son dióxido de carbono (CO 2 ) y AGV’s. La desaminación es probablemente la principal fuente de las cadenas ramificadas de AGV’s requeridos como factores de crecimiento para algunas bacterias. También se forma de la urea la cual entra al rumen por la saliva o por difusión a través de la pared ruminal, y por otros componentes tales como las purinas las cuales pueden ser incluidas en el alimento (Churchill, 1971, Preston y Leng, 1989). La cantidad de nitrógeno (N) alimenticio que abandona el rumen está determinado por el N total de la dieta, la tasa de fermentación y el tiempo de residencia en el rumen. El NH 3 ruminal se pierde del líquido ruminal por la incorporación en las células microbiales que salen del rumen, la absorción a través de la pared ruminal y la salida fuera del rumen en el líquido ruminal. La cantidad de NH3 que fluye fuera del rumen en el líquido ruminal es

relativamente pequeña y, por tanto, el NH 3 producido en el rumen que no se incorpora en los microorganismos se absorbe principalmente a través de la pared ruminal (Preston y Leng, 1989).

Las proteínas son degradadas en el rumen por la acción de las proteasas de origen microbiano. No toda la población microbiana posee exopeptidasa y aunque las enzimas proteolíticas son extracelulares, hay una pequeña actividad proteolítica en el fluido ruminal. Los péptidos liberados por la actividad proteasa son además catabolizados para producir aminoácidos y NH3 (Buttery, 1977).

- Metano (CH 4 ).

Se ha estimado que la población de rumiantes en el mundo produce 77.000.000 t de metano anualmente, el cual constituye cerca del 15% del total del metano atmosférico emitido. Los rumiantes producen cerca del 97% del metano generado por los animales domésticos y casi 75% de esta cantidad viene de los bovinos. Cuando los

rumiantes son alimentados a libre acceso con dietas ricas en almidón o con una sencilla

dosis de un carbohidrato soluble, como la glucosa, tienden a exhibir un incremento en la producción de propionato, baja la producción de metano y disminuye la proporción acetato/propionato además, el menor pH puede inhibir las bacterias metanogénicas (McAllister et al. , 1996). Entre 6 y 8 % de la energía del alimento de rumiantes es convertida a metano y no es útil para el animal. Se ha argumentado que si la producción de metano puede ser inhibida específicamente, la fermentación del rumen podría ser cambiada eficientemente. El metano es producto del CO 2 , H 2 metabólico y el formato (otros posibles precursores, de menor importancia, son el metanol formado en

la degradación de la pectina, y el acetato), y su manipulación puede ser efectiva, si el

H 2 rescatado de la metanogénesis se usa en la formación de productos que luego

pueden ser usados por el rumiante; tal es el caso de los inhibidores de la producción de metano, los cuales son divididos en dos grupos: aceptores alternativos de hidrógeno

e inhibidores específicos sobre algunos productos de la metanogénesis (Czerkawski y

Breckenridge, 1975; Dearriba, 1988; McAllister et al. , 1996). La principal vía de

excreción del metano producido en el rumen es el eructo, mientras que el metano producido en el tubo digestivo inferior es excretado través de los pulmones y de las heces (Dearriba, 1988).

e) Manipulación de la fermentación ruminal y la producción en rumiantes.

El rumen es esencialmente una cámara de fermentación conteniendo cerca de 10 10 bacterias y 10 5 -10 6 de protozoarios ciliados por ml, con un pequeño número de hongos anaerobios. El desarrollo de una población microbiana funcional en el intestino del rumiante recién nacido facilita no solo la digestión de fibra por el hospedador sino también ayuda a proteger al intestino de infecciones causadas por microorganismos patógenos. La ingestión de alimento sólido por el animal marca el segundo estado para el establecimiento de una flora en el intestino de rumiantes jóvenes, con el desarrollo de una fermentación ruminal.

Los productos finales formados durante la fermentación consisten casi exclusivamente de AGV’s, CH 4 , CO 2 y NH 3 . La energía (ATP) es sintetizada durante la oxidación principalmente de substratos vinculados a la fosforilación, pero también operan sistemas anaeróbicos de transporte de protones o electrones. Aparte de la cinética y la energía osmótica requerida, la energía producida es principalmente usada en la síntesis de constituyentes celulares (anabolismo), para el mantenimiento de células individuales y poblaciones y para el incremento de biomasa, conocida como "crecimiento microbiano”. Originalmente ésta fue la cantidad de energía producida durante la degradación del substrato (catabolismo). La manipulación de la fermentación ruminal puede ser considerada como un proceso de optimización, por lo que las condiciones óptimas son buscadas por el aumento y/o disminución de los procesos de fermentación dependiendo de factores como la clase y el nivel de alimentación y la producción animal. Un ejemplo de aumento en los procesos de fermentación, es la producción de proteína microbiana ruminal y la degradación de fibra cruda. La síntesis

de proteína microbial puede ser estimulada incrementando la eficiencia de producción o incrementando la cantidad de materia orgánica (MO) fermentada en el rumen. Los procesos que deberían ser disminuidos son la producción de CH 4 , la degradación de la fracción de proteína verdadera, la biohidrogenación de ácidos grasos no saturados y, la fermentación de almidón (Van Nevel y Demeyer, 1988). Los sitios más importantes para la posible modificación del metabolismo del rumen se indican en la figura 2. La primera posibilidad para alterar la fermentación del rumen es sobre el carbohidrato estructural (fibra cruda, 1) o por la protección de la proteína de la dieta contra la degradación microbiana en el rumen (2, 3). Tratamientos químicos (NaOH, KOH, Ca(OH) 2 , NH 3 y ozono) o físicos (molido, vapor o alta presión) pueden incrementar la degradabilidad de fibra cruda en el rumen. Estos tratamientos también pueden alterar la proporción de AGV’s formados en el rumen cuando se incrementa la tasa de fermentación (Van Nevel y Demeyer, 1988).

La proteína del alimento puede ser protegida contra el ataque microbiano con tratamientos como aldehídos o taninos o por el uso de inhibidores de la proteasa o

desaminasa. Otra intervención más directa es sobre el nivel microbiano (4), donde el patrón de fermentación es alterado a través de la acción de ciertos componentes en los microbios (Van Nevel y Demeyer, 1988)

El crecimiento neto microbiano (5) puede también ser modificado por numerosos factores como los aditivos (ionóforos y cultivos microbianos), el tiempo de residencia de los microorganismos en el rumen, la eliminación de protozoarios, la adición de factores del crecimiento y la prevención de una fermentación tipo láctico (Van Nevel y Demeyer,

1988).

La disminución del porcentaje de liberación de NH 3 de fuentes de nitrógeno no protéico (NNP, 6) previene la toxicidad por NH 3 y, al mismo tiempo, una mejor unión entre la fermentación de carbohidratos (producción de ATP) y la utilización de NH 3 obtenido de la síntesis de proteína microbiana (Van Nevel y Demeyer, 1988).

Figura 2. Principales sitos para la manipulación de la fermentación ruminal (Van Nevel y Demeyer, 1988).

Carbohidratos,

estructurales y no estructurales

1

Monómeros

Carbohidratos, estructurales y no estructurales 1 Monómeros Microb. NH 3 + ATP Crecimiento (23gN:/kgMO f )

Microb. NH 3 + ATP Crecimiento

(23gN:/kgMO f ) d

5

AGV: 6.9 a

A: 0.60 b

P: 0.25

B: 0.15 CO 2 + 4H 2

CH 4 : 17 a

4

Proteína

2 Proteólisis

Aminoácidos 3
Aminoácidos
3

AGV: 6.1 a.c

A:

0.40 b

P+ iB: 0.28

B: 0.12

IV: 0.13

V: 0.07

CH 4 : 1.0 a

4

Nitrógeno no

protéico

(NNP)

6

NH 3

NH 3 + ATP

Crecimiento

microbiano (16 g Ni/ kg MO f ) a

a: Milimoles por gramo de monómero (AGV). b: Porción relativa de ácido acético (A), propiónico (P), isobutírico (iB), butírico (B), isovalérico (iV) y valérico (V). c: Acidos excluidos 2-metilbutírico. d: Gramos de nitrógeno incorporado por kg de MO fermentada en el rumen. e: 1, 2, 3, 4, 5 y 6 sitios de modificación.

III. Los cultivos microbianos en dietas para rumiantes.

a) Antecedentes.

El conocimiento de los efectos benéficos de algunas de las bacterias de la flora intestinal se inicia con los trabajos de Metchnikoff en 1908, quien atribuía la longevidad de un grupo de búlgaros a su consumo de productos lácteos fermentados, dando la importancia del lactobacilo en la flora intestinal. Desde entonces, diversos autores han

investigado las distintas funciones de los microorganismos del tubo digestivo, pero algunas de sus acciones todavía no están bien precisadas. Por otra parte, una vez comprobado que algunas bacterias intestinales, adicionadas al pienso o al agua de bebida, determinaban una respuesta favorable en producción animal, se intentó enmarcarlas en un grupo específico; sin embargo, la propia heterogeneidad de los microorganismos experimentados no facilitó este propósito. De igual forma, no se ha resuelto una denominación técnica específica que permitiera su diferenciación de otros

aditivos o sustancias no biológicas, que tienen efectos estimulantes en la producción animal. En 1965, Lilley y Stillwel, fueron los primeros en emplear el término de “probiótico”, significando “para la vida”; quienes lo describían como sustancias secretadas por un microorganismo el cual estimulaba el crecimiento de otro (Fuller,

1992).

La idea, que en su etimología parecía adecuada, no era, sin embargo, totalmente

correcta. Probióticos son todas las sustancias de carácter nutritivo, por ejemplo, y no sólo determinados microorganismos. Incluso los antibióticos gozan de esa duplicidad antagónica de acción probiótica y antibiótica, según la especie animal. El concepto de aditivo biológico no parece tampoco reflejar con exactitud cuanto de específico y

diferencial tiene este grupo de microorganismos, cuyos efectos enzimáticos son muy distintos de los que corresponden a su acción antagónica microbiana.

Actualmente la AFIA 1 y la FDA 2 han nombrado a los probióticos como microorganismos para alimentación directa (MAD), en inglés Direct-fed microbials (DFMs), y los definen como “una fuente de microorganismos vivos (viables) naturalmente presentes (Kung, 1999).

La infraestructura, la falta de experiencia de los trabajadores y el manejo tradicional del ganado obstaculizan la aplicación correcta de los cultivos microbianos al adicionarse a una dieta alta en concentrados a rumiantes, cuyo uso no es complicado y solo requiere de constancia y limpieza (Chauvet et al. , 1992).

Algunos objetivos potenciales en la aplicación de la biotecnología en los microorganismos ruminales son: aumentar la actividad celulolítica, introducción de la capacidad para romper los complejos lignina y hemicelulosa, reducción en la producción de CH 4 , reducción de la actividad proteolítica y desaminasa, incrementar la actividad de biuretasa, incrementar la producción microbial de aminoácidos específicos y la introducción de la capacidad de fijación por nitrógeno (Armstrong, 1988). La manipulación directa de la fermentación ruminal por medios biotecnológicos ha sido muy limitada por unos pocos componentes antimicrobianos y algunos microorganismos que pueden ser adicionados al alimento, los métodos presentes para esta manipulación incluyen a los ionóforos, antibióticos y los MAD en la dieta (Wallace, 1996).

b) Cultivos bacterianos.

Características La bacteria es una fuente potencial de proteína y dentro de sus ventajas se encuentran las siguientes:

-

1. American Feed Industry Association.

2. Food and Drug Administration.

1. Su crecimiento es muy rápido con temperaturas óptimas y en otras condiciones de cultivo.

2. El contenido de proteína de la bacteria varía de 47 a 87 % de MS en diferentes especies.

3. Proteína bacteriana contiene mas metionina, triptofano y cistina que la proteína de los hongos (Dabbah, 1970).

4. Las membranas de la célula bacteriana son de más fácil desintegración.

Muchos tipos de bacterias utilizan hidrocarburos saturados en la producción industrial de ácidos grasos, ceras y grasas, ácido glutámico, ácido dipicolínico, ácido salicílico y cultivos microbianos; otras bacterias pueden metabolizar CH 4 . En todos los casos, la producción de células es alta y pueden ser usadas como una fuente de proteína alimenticia (Dabbah, 1970; Fuller, 1992).

La FDA y la AAFCO (Association of American Feed Control Officials) han publicado una lista de microorganismos catalogados como GRAS ó Generalmente Reconocidos como Seguros, siendo estos los únicos que deben ser utilizados en la

fabricación de productos microbianos (Cuadro 3). Inicialmente los MAD se seleccionaban empíricamente, sin embargo, en la actualidad son varios los criterios para su selección y producción como: la especie animal, su estado fisiológico, el tipo de dieta, la factibilidad tecnológica, la naturaleza y aceptación del producto MAD y de los productos de origen animal, el tipo de sustrato o medio de cultivo para su producción, la presencia de otros aditivos en la dieta que causan modificaciones genéticas.

Lactobacillus plantarum (Lp) es una cepa frecuentemente usada en inoculantes y es de considerable interés la manipulación genética de esta bacteria para mejorar el perfil de fermentación, con particular interés en la construcción de cepas recombinantes con la capacidad de secretar una celulasa extracelular y producir lactolina; no es un anaerobio estricto, por lo que su capacidad para crecer aeróbicamente es el elegido

contra la gran mayoría de los anaerobios obligados presentes en el rumen (Fox, 1988; Sharp et al. , 1994). La Inclusión de cultivos de lactobacilos en la dieta puede prolongar la retención de protozoarios en el rumen, atenuar la fermentación y producción del lactato ruminal y ayudar a mantener un alto pH ruminal (entre 6 y 7).

Cuadro 3. Microorganismos que se pueden utilizar en alimentos balanceados para ganado, para crear MAD.

Aspergillus niger Lactobacillus reuteri Aspergillus oryzae Leuconostoc mesenteroides Bacillus coagulans

Pediococcus acidilactici Bacillus lentus Pediococcus cerevisiae (damnosus) Bacillus licheniformis Propionibacterium freudenreichii Bacillus pumilus Propionibacterium shermanii Bacillus subtilis Saccharomyces cerevisiae Bacteroides amylophilus Streptococcus cremoris Bacteroides capillosus Streptococcus diacetilactis Bacteroides ruminicola Streptococcus fae cium Bacteroides suis Streptococcus intermedius

Bifidobacterium

Streptococcus lactis

Bifidobacterium

Streptococcus thermophilus

Bifidobacterium bifidum Penicillum roqueforti

adolescentis

animalis

FUENTES MAD.

Bifidobacterium infantis

Bifidobacterium longum

Bifidobacterium thermophilum

Lactobacillus acidophilus

Lactobacillus brevis

Lactobacillus bulgaricus

Lactobacillus casei

Lactobacillus cellobiosus

Lactobacillus curvatus

Lactobacillus delbrueckii

Lactobacillus fermentum

Lactobacillus

helvecticus

Lactobacillus

lactis

Lactobacillus plantarum

Kautz y Arens 1998

Sharp et al. (1994) inocularon cepas recombinantes y na tivas de Lp en el rumen de un borrego y la supervivencia de las bacterias ácido lácticas (BAL) fue determinada por selección; los resultados demostraron que tanto las bacterias recombinantes como las silvestres de las cepas de Lp desaparecieron rápidamente del rumen y 24 h después de la inoculación no se detectó BAL. En contraste, el número de S. ruminantium permaneció constante, sugiriendo que la disminución de BAL no fue una

flexión en la muerte general de microorganismos ruminales. Hay varios mecanismos potenciales que causan rápida pérdida de BAL en el fluido ruminal, los cuales incluyen la predación por protozoarios y bacteriocinas las cuales atacan a BAL y bacteriófagos.

Al inocular S. ruminantium (concentración de 10 8 unidades formadoras de colonias (ufc), de la subespecie lactilytica, cepa JDB201) en borregos alimentados con dietas altas en concentrados, no hubo presencia de lactato y el pH se estabilizó a 6.3 – 6.5 a las 24 h postinoculación (Wiryawan y Brooker, 1995). El Lactobacillus acidophilus mejora la producción de leche (Jaquette et al. , 1988; Ware et al. , 1988), y produce varios tipos de antibióticos como la acidofilina, lactocidina y acidolina (Fox, 1988); sin embargo, Copelana et al. (1994) no encontraron efectos en el consumo, ganancia diaria y en la eficiencia alimenticia en borregos en crecimiento cuando se incluyó una dieta con una cepa de L. acidophilus BT1386. La adición de cultivos de lactobacilos en la dieta puede prolongar la retención ruminal de protozoarios, atenuar la fermentación y la producción ruminal de lactato y ayudar a mantener un pH ruminal entre 6.3 a 7.5 (Owens et al. , 1998).

Otra bacteria usada en la fermentación ruminal in vitro es la Propionibacteria shermanii (Ps) la cual utiliza lactato y glucosa para producir propionato, acetato y CO 2 . Kung et al. (1994) utilizaron varias dietas y dosis de Ps y encontraron que en la dieta de carbohidratos de fácil fermentación, la dosis de Ps a 1X 10 9 ufc ml -1 , redujo la acumulación de lactato (23 mM) relativo a los cultivos de bacterias ruminales sin tratar (48 mM) después de 10 h de fermentación y se incrementó la producción de propionato

Los MAD se han

utilizado para desplazar microorganismos enterotoxigénicos

como Escherichia coli de la pared intestinal, y para promover una población bacteriana

saludable la cual excluye coliformes del intestino ya que algunas cepas poseen actividad bactericida, como por ejemplo los lactobacilos, los cuales pueden producir peróxido de hidrógeno in vitro (Reiter et al. , 1980; Fox, 1988; Wallace y Newbold, 1992).También producen ácidos orgánicos como el acético y el láctico, los cuales inhiben el crecimiento de microorganismos patógenos Gram (-) (Fox, 1988).

c) Cultivos fúngicos y de levadura.

Características Los hongos son organismos multicelulares, aerobios, capaces de crecer en un amplio intervalo de pH, presión osmótica, temperatura, y con diferentes substratos

como salvado de trigo, rastrojo de maíz, paja de avena, bagazo de caña, yuca, pulpa de café, pasta de coco, flor de cempasúchil, etcétera (Dabbah, 1970; Tapia et al. , 1991; Flores et al. , 1995; Montiel, 1998); son ricos en vitamina B y el contenido de proteína varía de 30 a 60 %. El modo de acción de los cultivos fúngicos en la producción en rumiantes se muestra en la figura 3.

-

Figura 3. Esquema alternativo de investigación que muestra el modo primario de acción de los aditivos fúngicos, Putman y Schwab (1994).

Mejora productividad

Incrementa consumo alimento

(1994). Mejora productividad Incrementa consumo alimento Incrementa el % de celulólisis Incrementa el flujo de
(1994). Mejora productividad Incrementa consumo alimento Incrementa el % de celulólisis Incrementa el flujo de

Incrementa el % de celulólisis

Incrementa el flujo de proteína microbiana

Disminuye la producción de lactato

de proteína microbiana Disminuye la producción de lactato Cambios en proporciones de AGV Estimulación de los

Cambios en proporciones de AGV

la producción de lactato Cambios en proporciones de AGV Estimulación de los microorganismos ruminales Altera

Estimulación de los microorganismos ruminales

de AGV Estimulación de los microorganismos ruminales Altera metanogénesis Remueve moléculas tóxicas Mejora la

Altera metanogénesis

Remueve moléculas tóxicas

Mejora la estabilidad del pH

Remueve moléculas tóxicas Mejora la estabilidad del pH Secuestro de oligosacáridos ¿? Producción metabólica de

Secuestro de oligosacáridos ¿? Producción metabólica de nutrientes o cofactores in vivo.¿?

Cultivo de levadura

Las levaduras son hongos unicelulares, que no forman micelio; son células ovoides o elípticas, no mótiles, generalmente crecen en temperaturas de 25 a 40 0 C, pueden tolerar alta acidez (pH 3.5) y están adaptadas a nichos con un alto contenido de azúcar. Las especies más comúnmente usadas en la alimentación son Torulopsis utilis (levadura de torula), Saccharomyces cerevisiae (SC) y Saccharomyces fragilis; el contenido promedio de proteína es del 50 % (Dabbah, 1970; Wallace, 1996).

-

Elaboración

1. Sustrato.

La fermentación en sustrato sólido (FSS) es un tipo de cultivo en donde se crea un microorganismo sobre la superficie o en el interior de una partícula porosa sólida y esta partícula puede ser asimilable o inerte. El agua está ligada al interior de la matriz porosa y no se observan fenómenos macroscópicos de drenaje entre las partículas, sin embargo el cultivo sólido es un sistema complejo en virtud de que la interrelación ambiente-sustrato –microorganismo tiene diversas limitaciones físicas y como

consecuencia se presenta gradientes de temperatura, pH, humedad, etc., (Cuadro 4) que afectan de forma crítica al proceso fermentativo (Mudgett, 1986; Hernández, 1990). En la FSS el medio de cultivo es relativamente simple y consta del material seleccionado con el contenido de humedad adecuado y algún otro componente si es necesario (Mudgett, 1986; Trejo, 1986). Los substratos sólidos quizás sean vistos como una mezcla de gas-líquido-sólido en la cual una fase acuosa está inmediatamente asociada con superficies sólidas en varios estados de sorbción y está en contacto con

una fase de gas continua con el gas externo del medio ambiente; la fase sólida provee una fuente rica y compleja de nutrientes, los cuales quizás sean completos o incompletos con respecto a los requerimientos nutricionales del organismo que será cultivado y ta mbién provee una mezcla de substratos de alto peso molecular como componentes de carbono, los cuales quizá impliquen mecanismos de inducción, inhibición o represión en el metabolismo microbiano (Mudgett, 1986).

Cuadro 4. Condiciones óptimas de crecimien to de Penicillum roqueforti y Lactobacillus plantarum.

Condiciones

Penicillum roqueforti 6 – 7

Lactobacillus plantarum

pH

6 -

7

% Humedad

70 %

60 – 80 %

Temperatura

37 º C

37 º C

Tiempo de incubación

20 horas

24 horas

Hernández, 1990

Para entender esta dinámica es necesario saber qué tipo de sustrato se va a utilizar. Los residuos agroindustriales tienen una función importante como fuente de biomasa para rumiantes en los países en vía de desarrollo, pero su primera limitación para una utilización eficiente es el desequilibrio de sus nutrientes, donde la baja digestibilidad es el factor que finalmente fija el tope superior de producción; por tanto, el

objetivo principal sería aumentar la digestibilidad a través de tratamientos, o mejorar la capacidad de los microorganismos del rumen para degradarlo. El mayor componente de los residuos agroindustriales so n los polisacáridos de la pared celular, como hemicelulosa y celulosa . Los polisacáridos constituyen entre el 40 y 70 % del peso seco de los residuos de la planta variando con la madurez cuando ésta es cosechada. Esta fermentación se realiza utilizando distintos substratos agrícolas poco utilizados (pulpa de café, bagazo de caña, pasta de coco, yuca, centeno, flor de cempasúchil;

desechos cítricos, entre otros) (Tapia et al. , 1991; Campos et al. , 1995; Flores et al. , 1995; Montiel, 1998; Cortéz y Velázquez, 1999).

2. Proceso.

Se lleva a cabo una FSS del residuo agroindustrial por el hongo. Aunque el crecimiento del hongo es inicialmente desencadenado por la disponibilidad de sacáridos solubles, el ataque enzimático a la lignina es la llave para la degradación parcial del residuo. Los residuos son colectados sólo una o dos veces al año y pueden ser

acumulados en fermentadores de plástico para ser esterilizados e inoculados como es

deseado; los géneros más empleados han sido Fusarium, Rhizopus, Aspergillus oryzae, Aspergillus niger, Trichoderma y algunas especies de Penicillum (Dabbah, 1970; Hrubant, 1985; Tapia y Herrera-Saldaña, 1989; Cortéz y Velázquez, 1999; Pera et al. , 1999).

3. Producto. El residuo fúngico fermentado, mezcla micelio, es el producto. La biomasa producida puede ser secada para producir polvo o gránulos, o puede ser usada fresca

como suplemento para productos alimenticios. El polvo secado tiene un contenido de proteína del 50% con un valor biológico de cerca de 75% y un valor neto de proteína utilizable del 70% y la digestibilidad y utilización de lisina es también alto (Koloman, 1990). Algunas enzimas, como las quitinasas y las gluconasas se han hallado activas en el crecimiento del micelio (Pera et al. , 1999).

Los cultivos de levadura viva (SC) crecen mejor en extracto agar maltosa y requieren incubación bajo condiciones aerobias para optimizar el número viable de

células. Las levaduras tienen una habilidad limitada para multiplicarse en el fluido ruminal, pero parecen viables en un periodo prolongado de tiempo. Las células de levadura son metabólicamente activas en la presencia de nutrientes adicionados en 48 h de incubación por la producción de etanol. Su habilidad para producir ácido glutámico podría beneficiar el sabor de los alimentos a los que se adiciona la levadura (Wallace, 1996; Kung et al. , 1997).

Diferentes tipos de MAD compuestos de levaduras y hongos se han utilizado para mejorar la productividad animal (rumiantes). El cultivo fúngico más empleado en la nutrición de rumiantes ha sido Aspergillus oryzae (AO) el cual se ha observado que tiene un gran efecto durante el primer ciclo lactacional, aumentar la producción de leche en vacas lecheras (Gómez-Alarcón et al., 1988; Kellems et al., 1990; Newbold et al. , 1993), estimula el crecimiento en becerros como resultado en el incremento del CV, y la degradación de la MS por digestión de la pared celular de forraje altamente fibroso

como la paja (Wiedmeier et al. , 1987; Wallace y Newbold, 1992; Varel et al. , 1993). En

ganado de engorda criado intensivamente se han obtenido respuestas en ganancias de

peso vivo (GPV) con la adición de MAD fúngicos (Adams et al. , 1981). Aumenta la

actividad de bacterias celulolíticas (Frumholtz et al. , 1989; Yoon y Stern, 1996) y aumenta el número de bacterias proteolíticas (Yoon y Stern, 1996), es activamente

proteolítico y no afecta la actividad de la peptidasa e incrementa la actividad enzimática

de la desaminasa, amilasa, lipasa, celulasa y estearasa (Gómez-Alarcón et al. , 1990; Fondevila et al. , 1990; Newbold et al. , 1993; Varel et al. , 1993; Welch y Calza, 1993;

Higginbotham et al. , 1994). Tapia y Herrera-Saldaña (1989), notaron que especies

fúngicas difieren en sus efectos en la desaparición de MS en rumen, lo que indica que

la respuesta a cultivos fúngicos esta influenciado por la composición de la dieta;

además, la efectividad de AO en la digestibilidad de la dieta podría estar influenciado por el tipo de grano usado en la dieta (Windschitl, 1992). Por otro lado, Ayala et al.

(1992), sugirieron que el AO y el tipo de la dieta incrementan la digestibilidad de fibra y

el número de protozoarios.

En otros estudios se encontró que AO provee factores del crecimiento como

aminoácidos y vitaminas del complejo B que mantienen el crecimiento de Megasphaera

elsdenii en lactato, el cual lo convierte a propionato y acetato por vía del acrilato (Waldrip y Martin, 1993; Higginbotham et al. , 1994). Nisbet y Martin (1990, 1993)

observaron que el producto “Amarfem”, el cual contiene AO, mejoró la utilización de lactato por la bacteria ruminal Selenomonas ruminantium a concentraciones de 0.5 a 50

g L -1 en una prueba in vitro adicionando además L-malato, acetato o L-aspartato al

filtrado de Amaferm. Estos autores observaro n que el ácido orgánico L-malato tiene una

función importante en la estimulación del crecimiento en lactato, así como el consumo

de lactato por S. ruminantium tratada con Amaferm. En otro estudio, Martin y Nisbet (1990) observaron que una mezcla de microorganismos ruminales incubados con

Amaferm (una concentración de 1.0 g L -1 ) incrementó la producción de H 2 , CH 4 ,

acetato, butirato, total

almidón soluble tendió a mejorar la producción de hidrógeno metabólico, CH 4 , acetato y

AGV’s totales; la producción de propionato se incremento y disminuyó la proporción

acetato: propionato. Cuando se adicionó pasto bermuda, se detectaron algunos

AGV’s y

NH 3 . La adición de Amaferm a las fermentaciones de

cambios en los productos de fermentación, pero con 1.0 g L -1 de Amaferm disminuyó la digestibilidad de fibra detergente neutro (FDN) y ácido (FDA) por 8.1 y 10.4%, respectivamente. Chao-Ren et al. (1999), encontraron que la inclusión de Amaferm mejoró significativamente la degradación de FDA de los forrajes utilizados después de 24 a 48 h de incubación en rumen, pero el efecto de Amaferm en la digestibilidad varía dependiendo del tipo alimento utilizado

En las variables fermentativas, AO incrementó la proporción de acetato:

propionato, disminuyó el número de protozoarios y la producción de CH4, la cual estuvo relacionada con el incremento en la producción de productos reducidos como butirato y valerato (Frumholtz et al. , 1989); sin embargo, en varias investigaciones no se han observado efectos de AO en la producción de acetato y de propionato (Wiedmeier et al. , 1987; Fondevila et al. , 1990; Gómez-Alarcón et al. , 1990) aunque disminuyó la proporción de acetato/propionato y aumentó la producción de propionato relativo al acetato (Nisbet y Martin, 1990; Martin y Nisbet, 1990), y la concentración de NH 3 N, se incrementó (Chiquette, 1995). La estimulación de la fermentación ruminal con la

presencia de AO puede ser benéfica para proveer más energía para el crecimiento microbiano.

El cultivo de levadura más utilizado como MAD ha sido el Saccharomyces cerevisiae (SC) y a continuación se muestran algunos de los efectos más importantes hallados en los últimos años:

- Incrementa el CV y la GPV después del destete en becerros y corderos (Wallace y Newbold, 1992). En borregos no hubo diferencias en ganancia de peso o en grado de la canal pero la producción de canal de los animales que recibieron el cultivo de levadura fue mejor respecto al grupo testigo (Wells y Mason, 1976). La inclusión de SC en la dieta no cambió la GPV (El Hassan et al. , 1996), el CV, GPV, CA y peso en canal al adicionar SC a una dieta de pulpa de remolacha de azúcar y cebada (Rouzbehan et al. ,1994), ni la GPV y el CV en vacas lecheras (Piva et al. , 1993).

- El uso de cerdaza (20 %) en dietas de borregos en engorda y la inclusión de SC mejoraron significativamente la ganancia diaria de peso (268.7 g d -1 ) y la ganancia diaria total (22.6 kg) (López et al. , 1997).

- Aumenta la producción de leche y el CV en vacas alimentadas con dietas altas en concentrado (60:4 0) (Williams et al. , 1991; Piva et al. , 1993) e incrementa junto con una mezcla de enzimas el 3.5% del factor corrector grasa (FCG) en vacas de segunda lactación (Kung et al. , 1997). En vacas primalas y multíparas hubo una tendencia a mejorar el rendimiento de leche al usar SC 23 días preparto y 56 días postparto y aumentó el CV de MS (Robinson y Garret, 1999). El principal efecto de la levadura en cabras en lactación temprana fue inducir la movilización de más reservas de energía, por los altos niveles de ácidos grasos no esterificados (AGNE) y hubo una alta producción del FCG en la leche (Giger-Reverdin et al. , 1996). Sin embargo, Erasmus et al. (1992) observaron que la producción diaria de leche y su porcentaje de grasa no fueron afectados al incluir SC en la dieta.

- Los mejores niveles de inclusión de la levadura han sido < 1 % de MS de la dieta (Williams y Newbold, 1990), elevando la actividad de la fosfatasa alcalina que se refleja en un mejor metabolismo de minerales (Cole et al. , 1992).

- Hay incrementos en la digestibilidad de MS, FDN y proteína cruda (PC) cuando las levaduras se añaden a forrajes de baja calidad (Roa et al. , 1997). La adición de células de levaduras a medios deficientes de vitamina estimula la germinación de zoosporas fúngicas, incrementa la degradación y producción de hidrógeno, formato, lactato y acetato, con lo que las levaduras pueden mejorar la colonización de la pared celular de la planta con Neocallimastix frontalis, por lo que pueden ser una buena herramienta para optimizar la degradación microbiana de materiales lignocelulósicos (Chaucheyras et al. , 1995a).

- En el rumen, el hidrógeno es un intermediario producido particularmente durante el rompimiento de la pared celular de la planta por microorganismos celulolíticos como Ruminoccocus albus, Ruminoccocus flavefaciens y hongos anaerobios. El hidrógeno

metabólico (H 2 ) nunca se acumula en el rumen porque es rápidamente utilizado por bacterias metanógenas, sin embargo las bacterias acetogénicas hidrogenotróficas son también capaces de utilizar hidrógeno para la producción de acetato. Chaucheyras et al. (1995b), hallaron que la adición de células de levadura (SC) mejoraron el metabolismo hidrogenotrófico de la cepa acetogénica y su producción

de acetato. En la ausencia de levadura, y en un cocultivo de bacterias acetogénicas

y metanógenas, el hidrógeno fue principalmente usado para la síntesis de CH 4 , pero

la presencia de SC vivo estimuló la utilización del hidrógeno por la cepa acetogénica

y mejoró la acetogénesis.

- La levadura puede proveer nutrientes como nucleótidos, aminoácidos y vitaminas para los microorganismos ruminales, promoviendo el crecimiento de bacterias a través de la autólisis en el ecosistema ruminal (Giger-Reverdin et al. , 1996).

- El SC aparentemente tiene un efecto químico

varias

investigaciones se ha mostrado que la inclusión de cultivo de levadura en la dieta

incrementa la cantidad total de AGV’s producidos in vivo, in vitro pero no siempre

han sido significativos (Wiedmeier et al. , 1987; Harrison et al. , 1988; Martín et al. , 1989; Arambel et al. , 1989; Dawson, 1990; Windschitl, 1992; Mutsvangwa et al.

, 1992;

ruminal tendieron a incrementarse con la adición de levadura (Adams et al. , 1981; Sommart et al. , 1993; Kumar et al. , 1994) en la dieta con una proporción de grano:

forraje 50:50 (Chademana y Offer, 1990; Roa et al. , 1997).

en

el

rumen

y

en

Sommart et al. , 1993). La relación acetato: propionato

así como el pH

- Estimulan el crecimiento de bacterias celulolíticas en el rumen (W iedmeier et al. , 1987; Frumholtz et al. , 1989; Dawson et al. , 1990; Kumar et al. , 1994; El Hassan et al. , 1996) así como bacterias proteolíticas (Yoon y Stern, 1996). Algunas cepas de SC tienen la habilidad de modificar la población bacteriana en el rumen (+35 %) donde SC NC4C 1026 estimuló el total de bacterias ruminales y SC NC4C 240 estimuló el crecimiento de bacterias celulolíticas y bacterias utilizadoras de ácido láctico (Harrison et al. , 1988; Dawson, 1993). La habilidad de las células de la levadura al

estimular el número de bacterias en la fermentación del rumen (RUSITEC) parece estar relacionada a su habilidad para disminuir las concentraciones potencialmente inhibitorias de oxígeno (Newbold et al. , 1993). En un estudio, Newbold et al. (1996), mostraron que la levadura puede estimular el número de S. ruminantium en un medio de incubación con una mezcla de fluido ruminal in vitro (Figura 4).

Figura 4. Función central de un incremento en el número de bacterias en el rumen con la adición de SC respuestas en la producción (Newbold, 1996).

Incremento en

la viabilidad

bacteriana

Incrementa la

tasa de

celulólisis

Incrementa el

flujo de

proteína

Mejora la

productividad

y

- La adición del 5 % de un filtrado de cultivo de levadura a cultivos de S. ruminantium HD 4 incrementó (p<0.05) el acetato y propionato y la concentración total de AGV’s (Nisbet y Martin, 1991; Callaway y Martin, 1997), hubo un pequeño efecto en la producción de acetato y propionato por M. elsdenii, y estimuló el crecimiento de ambas bacterias en lactato durante un periodo de incubación de 24 h. Por otro lado, se estimula la tasa inicial de degradación de celulosa por Fibrobacter succinogenes S85 y Ruminoccocus flavefaciens FD1 (Nisbet y Martin, 1991); además al adicionar 2.5 % del filtrado de YEA SACC se incrementó la producción de MS microbial de M. elsdenii y aumentó la utilización de lactato para la síntesis microbiana (Rossi et al. ,

1994).

- Se ha demostrado que la estimulación de la degradación de la celulosa por esta levadura está asociada con una disminución en el tiempo lag, el cual resulta en un incremento inicial en la tasa de digestión pero no en el incremento en la extensión de digestión por microorganismos ruminales (Chademana y Offer, 1990; Williams et

al. , 1991; Erasmus et al. , 1992; Kumar et al. , 1994; Zelenák et al. , 1994; Callaway

y Martin, 1997). Pero otros estudios no hallaron diferencias significativas en la

degradación ruminal (Carro et al. , 1992; Enjalbert et al. , 1999) o en la digestibilidad de la MS o fibra en el tubo digestivo (Harrison et al. , 1988; Mutsvangwa et al. , 1992; Enjalbert et al. , 1999).

- Incrementó el flujo de MS y de NH 3 N en el duodeno (Williams y Newbold, 1990) y el NH 3 N en rumen (Roa et al. , 1997); en otros estudios, sin embargo, disminuyó la concentración de amoníaco (El Hassan et al. , 1996; Enjalbert et al. , 1999). Incrementa la síntesis de proteína microbial en el rumen (Dawson, 1993) así como su flujo y mejora el suplemento de aminoácidos que entran al intestino delgado (Erasmus, 1991).

- En estudios in vitro con la técnica RUSITEC se redujo la producción de CH 4 con un nivel de concentra do: forraje del 50:50 (Williams et al. , 1989; Frumholtz et al. , 1989; Carro et al. , 1992; Mutsvangwa et al. , 1992) y se disminuyó la producción de

protozoarios, principalmente los entodinomórfidos, y la concentración de acetato (Mutsvangwa et al. , 1992; Corona et al. , 1999). Sin embargo, en un estudio in situ (Plata et al. , 1994) se incrementó la población ruminal de protozoarios en becerros alimentados con una dieta basada en paja de avena al adicionar SC. En dietas altas en concentrado (70%) la inc lusión de SC incrementó la degradabilidad de MS y FDN (Carro et al. , 1992), y aumentó la producción de AGV’s (Carro et al. , 1992; Rossi et al. , 1994), pero en otro estudio (Newbold et al. , 1995) SC no cambió la producción de L-lactato y amoníaco.

- En estudios in situ (Williams et al. , 1989; Erasmus et al. , 1992) la adición del SC

bajó significativamente la concentración media del ácido láctico en el líquido ruminal

y previno el pico de concentración de ácido láctico dos horas después de una

comida con cebada. La concentración de oligosacáridos fue reducida y aunque las células de la levadura no pueden metabolizar el ácido láctico, sí pueden utilizar

azúcares simples, los cuales son precursores del ácido láctico en el rumen (Williams et al. , 1989).

- Al igual que AO, el SC produce enzimas como la amilasa, proteasa y celulasa, las cuales pueden ayudar a la digestión de nutrientes (Higginbotham et al. , 1994).

- Con la actividad metabólica deficientes-respiración y las diferentes cepas (mutantes) se remueve algo del O 2 en el fluido ruminal mejorando la anaerobiosis en el rumen (Newbold et al. , 1993; Corona et al. , 1999), mientras que el consumo de oxígeno por SC va de 200 a 300 mmol min -1 g -1 (Newbold, 1996). Newbold et al. (1993), hallaron que la viabilidad de la levadura y esta actividad metabólica pueden ser consideradas en la evaluación de productos comerciales para identificar dosis o condiciones que resulten en efectos benéficos para el rumiante.

VI. Pasta de coco

a) Generalidades

México ocupa el quinto lugar de la producción mundial de coco, aproximadamente 60 000 t en 1992. Los principales usos del coco son la producción de aceite, confitería y el consumo del agua. Del proceso de manufactura de aceite se obtiene una torta de coco húmeda que seca se transforma en harina denominada pasta de coco, que es el alumen del fruto de la palma de coco. Mil frutos de coco producen un promedio de 180 kg de copra, aproximadamente 110 kg de aceite y 55 kg de pasta de coco.

El uso de la pasta de coco en alimentación animal está limitado por el elevado costo y el efecto purgante que puede causar en ganado. Últimamente se utiliza con éxito como sustrato en fermentaciones sólidas para cultivos microbianos, en la producción de levadura Rhodotorula pilimaniae, proteína unicelular (aminoácidos),

vitaminas, pigmentos, como un ingrediente extensor de semen en inseminación artificial, y en la producción de probióticos fúngicos.

Su uso depende del tiempo y condiciones de almacenamiento y por la rancidez que se produce puede causar diarreas. Su inclusión en dietas para vacas incrementa el contenido de grasa de la leche (se recomienda utilizar entre 1.5 y 2.0 kg d -1 ) y cantidades elevadas pueden producir mantequillas con mucho sebo. No existe un efecto negativo en la calidad de canal de reses. Su digestibilidad es aproximada a 65 % (FAO 1992). La composición química de la pasta de coco se muestra en el cuadro 5.

Cuadro 5. Composición química de la pasta de coco

Humedad

7.01

%

Arginina

11.0

Leucina

6.0

Cenizas

9.63

%

Histidina

2.1

Tirosina

2.2

Proteína

20.0

%

Lisina

2.5

Treonina

3.0

Grasa

5.48

%

Fenilalanina

4.1

Carbohidratos

16.5

%

Metionina

1.0

   

Fibra cruda

4.10

%

Cisteína

0.9

   

Glucosa

9.16

%

Glicina

4.2

   

FAO, 1992.

OBJETIVOS

Objetivo general

1. Obtener dos cultivos microbianos, uno a partir de Penicillum roqueforti (Pr) y el otro de Lactobacillus plantarum (Lp), utilizando pasta de coco como sustrato, asimismo evaluar su efecto sobre la respuesta productiva de borregos en engorda.

Objetivos específicos

a) Reactivar y producir los cultivos de Lp y Pr mediante fermentación en sustrato sólido (FSS) sobre pasta de coco.

b) Medir la desaparición in situ de la materia seca (MS) mediante la técnica de bolsas de nylon.

c) Evaluar el consumo voluntario, ganancia diaria de peso, conversión y eficiencia alimenticia de borregos alimentado s con dietas altas en concentrados.

HIPÓTESIS

- La pasta de coco es una buena fuente de sustrato para la producción de cultivos microbianos en fermentación sólida

- La adición de cultivos microbianos en dietas altas en concentrados mejora las variables productivas (consumo voluntario, ganancia diaria de peso, conversión y eficiencia alimenticia) de borregos en engorda.

MATERIAL Y METODOS

El presente trabajo se realizó en dos etapas. La primera se hizo en las

instalaciones del Departamento de Biotecnología de la Universidad Autónoma Metropolitana – Ixtapalapa (UAM-I) y en el Departamento de Nutrición Animal del

Instituto Nacional de la Nutrición “Salvador Zubirán” (INNSZ), en ella se desarrolló lo

siguiente:

a) Reactivación de las cepas de la bacteria Lp y del hongo Pr para FSS a partir de

pasta de coco (UAM-I).

b) Producción de cultivos microbianos en FSS (INNSZ).

c) Evaluación de los cultivos microbianos mediante la desaparición in situ de MS

(INNSZ).

La segunda etapa se efectuó en la Unidad Ovina de San Juan Tlacotenco,

Estado de Morelos, donde se evaluaron los cultivos microbianos en el comportamiento productivo de borregos en engorda y alimentados a base de concentrado y alfalfa.

ETAPA I.

Reactivación de las cepas, producción de los cultivos y su

evaluación mediante la técnica de desaparición in situ de la MS.

La cepa de Lp utilizada era de la Colección Americana de Cultivos Tipo 8014

(ATCC). Para su conservación se utilizó un medio líquido a partir de pasta de coco y

40% de glicerol. La obtención de la cepa de Pr fue del Laboratorio de Microbiología del Departamento de Biotecnología (planta piloto de fermentaciones) de la UAM-I, aislada

del queso roqueforti por Pineda y Pérez (1996). a) Reactivación de las cepas

Preparación de los medios de cultivo.

Se elaboraron dos medios de cultivos a partir de pasta de coco, uno sólido para Lp y otro líquido para Pr, además de una solución de sales minerales que fue adicionada a los mismos (CaCl 2 0.02g; MgSO 4 7H 2 O 0.02g; K 2 HPO 4 0.01g; NaHCO 3 1.0 g; NaCl 0.2g; H 2 O cbp 100ml). En el cultivo sólido se midió humedad (%) empleando un método gavimétrico, azúcares totales por el método fenol-sulfúrico por espectrofotometría, y pH por potenciometría ajustando el medio a valores de 6.5 a 7.

Producción del inóculo para Lp.

Para la reactivación de la bacteria Lp se llenaron frascos serológicos de 100 ml con el medio de cultivo sólido previamente elaborado adicionando CO 2 /N 2 en una

relación 20/80 con el fin de mantener la anaerobiosis y solución de resarzurina a 0.1% como indicador de anaerobiosis, los frascos fueron sellados y esterilizados a 121 o C durante 15 min a 15 libras de presión (psi). Posteriormente se inoculó Lp en 15 frascos conteniendo medio sólido con el objeto de obtener el i nóculo suficiente para la FSS.

Producción del inóculo para Pr.

En el caso de la reactivación de las esporas de Pr se utilizó un medio elaborado con agar dextrosa-papa PDA (Química SIGMA -Aldrich) y el medio de cultivo líquido previamente elaborado con pasta de coco, el cual fue vaciado en matraces erlenmeyer de 750 mL los cuales fueron sellados y esterilizados a 121 o C durante 15 min a 15 psi y conservados a temperatura de refrigeración (4 o C). El medio sólido (PDA+ pasta de coco) fue inoculado con esporas del Pr incubando de 15 a 20 h a 37 o C hasta obtener esporas en cantidad suficiente para inocular la pasta de coco en FSS (Trejo, 1986; Hernández, 1990; Campos et al. ,1995).

b) Producción de cultivos microbianos

De acuerdo a las condiciones de fermentación recomendadas por Carmona et al. (comunicación personal, enero de 1999) para cada microorganismo, se procedió a su producción en sustrato sólido con pasta de coco. Para este fin se utilizaron 60 bolsas esterilizables de polipapel (25x35 cm) en las que se les colocaron 5 kg del sustrato con una humedad del 60%, se esterilizaron a 121 o C durante 15 min a 15 psi y se ajustó el pH a 6.6.

Producción de Lp.

Para la producción de Lp las bolsas fueron inoculadas bajo condiciones de anaerobiosis conseguidas por compactación con 25 (V/P) del contenido de las bolsas, las cuales fueron incubadas en una cámara de temperatura controlada a 37 o C durante 24 h.

Producción de Pr.

En el caso de Pr las condiciones aerobias se consiguieron con inyección de aire estéril directamente en las bolsas y se inocularon con solución de esporas. Posteriormente fueron incubadas a 37 o C en una cámara de temperatura controlada durante 20 h. En este caso se evitó la formación de esporas para facilitar la manipulación de Pr en la elaboración de la dieta; durante las 20 h de cultivo el micelio invadió el sustrato totalmente.

Tratamiento de cultivos microbianos.

Después de fermentados los substratos con Lp y Pr, se obtuvieron 15 kg de cada uno y fueron secados a temperatura ambiente durante 24 h en forma granulada para su conservación y utilización posterior.

c) Evaluación de los cultivos microbianos mediante la cinética de desaparición in situ de la MS

Elaboración de las dietas.

Para medir la desaparición in situ de la MS, se utilizó una dieta que fue elaborada con base de concentrados (alimento balanceado comercial), la fuente de forraje fue alfalfa achicalada en una relación de 59.5%: 39.5%, y el 1% del cultivo microbiano y

un suplemento (10 g) de sales minerales (Ca 4 g, P 107.5 g, S 17.5 g, Co 2.63 mg, Cu 0.1 g, Fe 0.1 g, I 36.75 mg, Mg 0.1 g, Mn 0.3 g, K 101.5 g, Se 4.38 mg, Zn 1.9 g, NaCl 300 g kg -1 de mezcla).

Análisis químicos de los ingredientes y la dieta.

Se realizó la evaluación química de las raciones y de los ingredientes mediante el análisis químico proximal (AQP), de acuerdo a la A. O. A. C. (1995) y energía bruta por bomba calorimétrica, además de fracciones de fibra (Goering y Van Soest, 1975). Los cultivos microbianos elaborados en pasta de coco fueron evaluados mediante la técnica de desaparición in situ de la MS y se usaron tres tratamientos (Cuadro 6).

Cuadro 6. Proporción de los ingredientes utilizados en los tratamientos.

Item

Tratamiento 1

Tratamiento 2

Testigo

Concentrado

59.5

%

59.5

%

59.5

%

Alfalfa achicalada

39.5

%

39.5

%

39.5

%

Cultivo Pr.

1 %

-

-

Cultivo Lp.

-

1 %

-

Cinética de la desaparición in situ de la M. S.

Para la cinética de la desaparición in situ de la MS se utilizaron cuatro borregos criollos machos, con peso promedio de 35 kg, fistulados ruminalmente con cánulas fijas (Bar-Diamond) mediante la técnica propuesta por Hecker (1974) y desparasitados con clorhidrato de Levamisol al 12% 3 . Los animales se alojaron al azar en jaulas individuales y fueron adaptados gradualmente a la dieta durante 15 días.

Para medir la desaparición in situ de la MS se utilizaron bolsas de nylon con tamaño de 12 X 8 cm, bordes redondeados y porosidad promedio de 1200 a 1600 orificios por cm 2 . Cada tratamiento (T1, T2 y Testigo) fue colocado en bolsas por duplicado y la dieta fue molida hasta obtener un tamaño de partícula entre 2 y 3 mm; cada bolsa contenía aproximadamente 3 g de la ración correspondiente a cada tratamiento.

Para la cinética de desaparición se asignaron los siguientes tiempos de incubación 0, 3, 6, 9, 12, 24, 30, 36, 48 h post pandrium , tomando bolsas al azar por duplicado. Las bolsas removidas del rumen fueron lavadas hasta obtener un líquido claro y transparente y posteriormente fueron secadas a 60 ºC hasta peso constante.

Se utilizó un modelo de cinética de primer orden propuesto por Waldo (1972) y se

calculó siguiendo las recomendaciones de Singh et al. (1992). El tiempo medio de desaparición se calculó de acuerdo a la fórmula de Faichney (1975):

t 1/2 (h)= In 2/ k.

Donde:

t 1/2 : es el tiempo medio. k : es la constante de desaparición (pendiente de la recta).

3. Solución inyectable dosis 1 ml por cada 20 kg de PV.

Análisis estadístico.

Los resultados obtenidos se analizaron empleando el procedimiento GLM de SAS (1985), para un análisis de varianza completamente al azar. La diferencia entre medias se analizó a través de la prueba de Tuckey con un nivel de significancia de 0.05. El modelo para el análisis referido fue el siguiente:

Y ij = ?

+ ? i + E ij

Donde:

Y ij es igual a las diferentes variables de respuesta: tiempo medio, 24 h, 48 h, fracción potencialmente digestible, fracción soluble, fracción insoluble, tasa de digestión,

tasa de pasaje y digestibilidad.

? es el efecto de la media general.

? i es el efecto del i-ésimo tratamiento E ij error aleatorio experimental.

ETAPA II.

Evaluación de los cultivos microbianos sobre el comportamiento

productivo de borregos en proceso de engorda alimentados a base de concentrados y alfalfa.

a) Comportamiento productivo en borregos

Esta prueba se realizó en el paraje “Descansadero” (Unidad Ovina), localizado al noreste del poblado de San Juan Tlacotenco, municipio de Tepoztlán (Morelos) ubicado a 3 kilómetros aproximadamente sobre la única brecha de acceso, entre las coordenadas 19 º 02’35” y 19 º 02’51” de latitud norte y entre los 99 º 04’51” y 99 º 05’06” de longitud oeste del meridiano de Greenwich. Dicho paraje se localiza en terrenos ondulados y lomerios suaves entre 2900 y 2950 ms con pendientes del 4 al 10%. El clima es templado subhúmedo con lluvias en verano (Cw), la temperatura media anual varía de 12 a 15 0 C y la precipitación pluvial de 800 a 1250 mm al año, con época seca de seis meses, la mayor aportación de lluvia (más del 85% del total) ocurre de mayo a octubre.

Se emplearon 30 corderos machos cruza Suffolk con criollo, de 60 días de edad con un peso promedio inicial de 22.60 ±3.73 kg, desparasitados internamente con Clorhidrato de Levamisol al 12% y externamente con Triclorfón al 10% 4 . Los borregos fueron adaptados a las dietas de los tratamientos de la prueba de desaparición in situ de la MS, durante un periodo de 15 días; se les proporcionó agua ad libitum . Al finalizar el periodo de adaptación, los animales se distribuyeron en tres tratamientos al azar con 10 repeticiones (Cuadro 7).

Cuadro 7. Distribución de los tratamientos (n= 10)

Tratamientos

Cultivo

1

Penicillum roqueforti

2

Lactobacillus plantarum

Testigo

Ración base sin cultivo

En el experimento los borregos se mantuvieron en corrales individuales durante

el tiempo de alimentación que se ofreció a las 08:00 y 15:00 horas cada día. Se llevó el registro del consumo y del rechazo. Para evitar el estrés, los borregos fueron liberados en corrales colectivos después de asegurarse de que consumían la ración.

Para medir la ganancia diaria de peso, conversión y eficiencia alimenticia los borregos se pesaron al inicio y al final del experimento, con ayuno previo de 16 h; el pesaje se llevó acabo entre las 09:00 y 11:00 horas, en un periodo de 60 días hasta que obtuvieran un peso entre los 35 y 40 kg

4. Baño con solución acuosa al 10 %

Debido a la alta incidencia de Oestrus ovis y Melophagus ovinus en la zona, fue necesario repetir la desparasitación con Ivermectina al 1% 5 inyectable a una dosis de 0.5 ml por cada 20 kg de peso, un mes después de iniciado el experimento.

Análisis estadístico.

se analizaron con el procedimiento GLM de SAS

(1985), para un análisis de covarianza, con el objeto de eliminar sesgos debidos a las diferencias entre peso inicial de los animales. La diferencia entre medias se analizó a través de la prueba de Tuckey con un nivel de significancia de 0.05.

En este estudio los resultados

El modelo para el análisis referido fue el siguiente:

Y ij = ?

+ ? i + ? (xij – x) + E ij

Donde:

Y ij es igual a las diferentes variables de respuesta: ganancia diaria de peso, conversión y

eficiencia alimenticia y consumo voluntario.

? es el efecto de la media general.

? es el efecto del i-ésimo tratamiento.

i

? es la pendiente de regresión de “y” sobre “x”

j

E ij

error aleatorio experimental.

5. 200mcg por kg de pv

METODOLOGÍA:

El siguiente diagrama muestra la metodología empleada.

Donación de las cepas Conservación de las cepas
Donación de
las cepas
Conservación
de las cepas

Reactivación de las cepas

Conservación de las cepas Reactivación de las cepas Propagación de la cepa Producción de los cultivos

Propagación de la cepa

Producción de los cultivos m. por FSS

Elaboración de

dietas

experimentales

Prueba de desaparición de MS in situ (borregos fistulados)

de desaparición de MS in situ (borregos fistulados) Prueba de comportamiento (borregos en engorda)
Prueba de comportamiento (borregos en engorda)
Prueba de
comportamiento
(borregos en
engorda)
Tratamiento 1 Testigo Tratamiento 2 Evaluación de consumo voluntario, ganancia diaria de peso, conversión y
Tratamiento 1
Testigo
Tratamiento 2
Evaluación de consumo voluntario, ganancia
diaria de peso, conversión y eficiencia
alimenticia de borregos en engorda.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

ETAPA I.

Reactivación de las cepas, producción de los cultivos

microbianos y evaluación de los cultivos mediante la técnica de desaparición in situ de la MS.

Reactivación de las microbianos

cepas

y

producción de

los cultivos

Con el objeto de adaptar a los microorganismos a la pasta de coco, la reactivación de las cepas fue realizada en medios líquido y sólido para Lp y Pr, respectivamente, elaborados a partir de una infusión de pasta de coco. Durante el periodo de reactivación Lp y Pr tuvieron un crecimiento rápido en los medios correspondientes, ya que los análisis químicos realizados en la pasta de coco (Cuadro 8) indicaron un contenido importante de nutrimentos fácilmente metabolizables por Lp y Pr.

Cuadro 8. Propiedades del sustrato (Pasta de coco).

Determinación

Valor

 

Referencia

% Humedad

2.49

?

0.02

AOAC – 95

% Fibra cruda (FC)

23.70 ? 0.01

AOAC – 95

% Proteína cruda (PC)

21. 57 ? 0.03

AOAC – 95

% Extracto etéreo (EE)

8.22

?

0.01

AOAC – 95

% Cenizas (C )

7.24

?

0.01

AOAC – 95

ELN

36.78

 

POR DIFERENCIA

Azúcares totales

131.65 mg L -1

FENOL SULFÚRICO

PH

 

5.6

POTENCIOMETRIA

Para la producción de Lp y Pr que fueron usados en las dietas, las condiciones utilizadas en las bolsas de plástico fueron adecuadas. Para confirmar el crecimiento de ambos microorganismos, Carmona et al. (comunicación personal, 1999), midieron las siguientes variables: consumo de azúcares, pH y producción de biomasa, para Lp; consumo de azúcares, pH, producción de CO 2 y producción de biomasa, para Pr. Estas variables indicadoras de crecimiento fueron cuantificadas en tiempos predeterminados durante las primeras 24 h del cultivo. Los resultados de dichas variables se indican en las gráficas 1, 2, 3 y 4 para Lp, y 5, 6 7 y 8 para Pr respectivamente.

En la gráfica 1, se observa que el sustrato a la hora cero contenía un total de 131.65 mg L -1 de azúcares totales, después de las primeras 6 h de fermentación se presentó un rápido cons umo de sustrato por Lp. De la hora 8 hasta las 24 h de fermentación el consumo fue disminuyendo gradualmente y en forma lenta.

El pH decreció en aproximadamente dos unidades conforme transcurre la fermentación hasta llegar a un pH de 4.6 a las 24 h. Este comportamiento es debido a

la producción de ácido láctico (Gráfica 2).

La gráfica 3, muestra la producción de biomasa, donde se observa que esta crece muy lentamente y por lo tanto, no fue posible observar todas las fases del crecimiento de Lp, pero se identifica la fase de crecimiento lag (fase de adaptación) indicando que siempre hay producción de biomasa.

Gráfica 1. Consumo de sustrato (azúcares totales) con respecto al

tiempo de incubación de Lp.

150 100 50 0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22
150
100
50
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
20
22
24
A. T. (mg L)

Tiempo (h)

Gráfica 2. Variación del pH respecto al tiempo de incubación de Lp.

pH

7

6.5

6

5.5

5

4.5

4

0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 24 Tiempo (h)
0 2
4
6
8 10 12 14 16 18 20 22 24
Tiempo (h)

Gráfica 3. Producción de biomasa de Lp en el sobrenadante de FSS

con respecto al tiempo de incubación.

5 4 3 2 1 0 2 4 6 8 10 12 14 16 18
5
4
3
2
1
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
20
22
24
Biomasa (mg ml)

Tiempo (h)

Con los datos de consumo de sustrato y producción de biomasa (Gráficas 1 y 3) se pudo obtener de manera gráfica (Grá fica 4) el rendimiento de biomasa con respecto al sustrato (Y x/s ), que es representado por la pendiente de la ecuación de la recta generada por regresión lineal:

X = (So – S) Y x/s – Xo.

Donde:

X = Biomasa al tiempo ƒ

So = sustrato inicial.

S = sustrato al tiempo ƒ

Y x/s = rendimiento de X con respecto a S Xo = Biomasa inicial.

Gráfica 4. Representación gráfica de la ecuación para obtener la producción de biomasa de Lp.

y=0.3455x-0.0392

6 R 2 =0.9822 5 4 3 2 1 0 3 20 60 68 71
6
R 2 =0.9822
5
4
3
2
1
0
3
20
60
68
71
75
85
86
92
97
98
111
Biomasa (mg ml)

So-S (mg L)

En la gráfica 4, se puede observar que la pendiente de la recta (rendimiento de biomasa con respecto al sustrato) fue de Y x/s = 0.345 (kg x/ kg s), que indica un valor relativamente bueno y Lp se adaptó. El rendimiento total de biomasa (x) con respecto a la pasta de coco fue de Y x/pc = 9.09 x 10 -4 . Sin embargo, los datos anteriores sólo muestran el crecimiento en las células lavadas que se obtienen en el sobrenadante de una muestra de FSS y las células fijas al sustrato sólido no fueron cuantificadas.

En la gráfica 5, se puede observar que a partir de la hora 0 (131.65 mg L -1 de

azúcares contenidos en la pasta de coco) hasta la hora 6, existió un consumo de sustrato muy rápido, posteriormente a la hora 9 el consumo llegó a un pico de 92.35 mg ml -1 , con un uso rápido hasta la hora 12 (79.99 mg ml -1 ), donde el consumo fue disminuyendo gradualmente hasta llegar a un valor de 68.38 mg ml -1 a la hora 20.

Gráfica 5. Consumo de sustrato (azúcares totales) con respecto al

tiempo de incubación de Pr.

130 110 90 70 50 3 6 9 12 14 16 18 20 Concentración de
130
110
90
70
50
3
6
9
12
14
16
18
20
Concentración de
azúcar (mg ml)

Tiempo (h)

En la gráfica 6, se puede observar que el valor de pH decreció conforme transcurrió el tiempo, hasta que disminuyó a 4.95.

Gráfica 6. Variación de pH con respecto al tiempo de incubación de Pr.

pH

7

6

5

4

3 6 9 12 14 16 18 20
3
6
9
12
14
16
18
20

Tiempo (h)

En la gráfica 7, se observa que la producción del CO 2 a partir de la hora 3 y 6 es la misma, es decir, no hubo un aumento relativo (0.037 g). Sin embargo a partir de la hora 9 la producción aumentó drásticamente (0.11 g), manteniéndose constante hasta la hora 14 donde aumentó ligeramente (0.12 g) hasta un valor de 0.16 g a la hora 20.

Gráfica 7. Producción de CO 2 con respecto al tiempo de incubación de Pr.

0.18 0.16 0.14 0.12 0.1 0.08 0.06 0.04 0.02 0 3 6 9 12 14
0.18
0.16
0.14
0.12
0.1
0.08
0.06
0.04
0.02
0
3
6
9
12
14
16
18
20
CO2

Tiempo (h)

En la gráfica 8, se señalan las diferentes etapas de crecimiento del Pr, donde la fase exponencial fue de aproximadamente 5 h mientras que la estacionaria, a partir de la hora 9 (11.7 mg ml -1 ), se mantuvo constante durante el resto de la fermentación (16 mg ml -1 )

Gráfica 8. Producción de Biomasa con respecto al tiempo de

incubación de Pr.

20 15 10 5 0 0 3 6 9 12 14 16 18 20 -5
20
15
10
5
0
0
3
6
9
12
14
16
18
20
-5
Biomasa (mg ml)

Tiempo(h)

Los datos observados en la producción de Lp y Pr indicaron que la pasta de coco tiene los suficientes nutrimentos para el crecimiento y desarrollo de los

microorganismos, dada las condiciones de la FSS propuesta por Mudgett (1986) quien mencionó que este tipo de fermentaciones provee una mezcla de substratos de alto peso molecular como componentes de carbono los cuales quizá impliquen mecanismos de inducción, inhibición o represión en el metabolismo microbiano. En este caso la pasta de coco tiene una alta fuente de hidratos de carbono, y en las gráficas 1 para Lp y 6 para Pr se observan las curvas de consumo total de azúcares, donde se muestra que conforme pasa el tiempo de fermentación el consumo disminuye debido al metabolismo

de estos microorganismos. La particularidad de este tipo de fermentaciones es que permiten aprovechar los subproductos agroindustriales con un microorganismo vivo mediante un ataque enzimático a los elementos que no son fácilmente disponibles para la degradación microbiana en el rumen. No existen datos bibliográficos relacionados a la producción de cultivos microbianos probablemente por razones comerciales, por lo que a este trabajo se refiere las variables de producción son asociadas al metabolismo microbiano.

Evaluación de los cultivos microbianos mediante la técnica de desaparición in situ de la MS

Análisis químicos de las dietas.

En los cuadros

9 y 10 se muestran los resultados obtenidos de los análisis

químicos de los ingredientes

concentrado y alfalfa

borregos, como lo recomienda el NRC (1985), en borregos destetados tempranamente (6 a 8 semanas) y con un potencial de crecimiento moderado.

y las dietas. Se puede observar que

la dieta base de

(59.5%:39.5%), cubre los requerimientos para la engorda de

se

puede observar que la cantidad de proteína proporcionada por el cultivo microbiano es

alta (26%) y la pasta de coco por si sola aporta 21.5% de PC, lo que sugiere que los microorganismos mejoraron 5.5 % de proteína durante el proceso de fermentación.

En el cuadro 9 se muestran los ingredientes utilizados para la dieta base, y

El cuadro 10 muestra que la cantidad de energía bruta aportada por la dieta fue 3.26 kcal para el tratamiento 1, 3.58 kcal para el tratamiento 2, y 3.21 kcal para el testigo, con lo cual se cubrieron las necesidades energéticas de los borregos con un peso promedio de 22.6 kg. El contenido de proteína que aportaron de las dietas fue 16.46 % para el tratamiento 1, 17.89% para el tratamiento 2, y 16.10 % para el testigo, lo que es mayor al valor proporcionado por el NRC en una dieta base de 60% concentrado y 40% forraje (14.7%).

Cuadro 9. Composición proximal de los ingredientes utilizados en la ración (g g -1 MS).

g/

100 g de muestra

Concentrado

Alfalfa

a.

Cultivo Pr

Cultivo Lp

Humedad

5.50

± 0.02

5.65

± 0.02

5.99

± 0.01

4.89

± 0.02

PC

16.47

± 0.04

16.51 ± 0.02

26.42 ± 0.01

26.09 ± 0.04

Cenizas

13.47

± 0.02

7.13

± 0.01

8.12

± 0.01

7.86

± 0.04

EE

2.55 ± 0.004

1.53

± 0.04

6.19 ± 0.003

7.41

± 0.04

FC

7.13

±

0.01

13.47 ± 0.002

8.12

± 0.01

7.86

± 0.01

ELN

58.43

 

38.55

34.30

35.98

Cuadro 10. Composición química de las dietas utilizadas en base seca.

g

g -1 de muestra

Tratamiento 1

Tratamiento 2

Testigo

Humedad

10.45±0.01

10.42±0.01

3.42±0.003

 

P.

C

16.46±0.04

17.89±0.03

16.10±0.04

Cenizas

16.58±0.01

15.56±0.02

11.56±0.01

 

E. E.

2.90±0.01

3.19±0.07

2.21±0.001

 

F. C.

13.62±0.02

13.83±0.004

15.39±0.01

 

ELN

50.35

49.50

54.69

E. bruta (Kcal/G)

3.26

? 0.028

3.48

? 0.118

3.21

? 0.026

 

FDN

78.91

? 0.083

64.94

? 0.091

67.41

? 0.063

 

FDA

19.26

? 0.073

28.39

? 0.101

24.05

? 0.066

Lignina

3.05

? 0.083

3.81

? 0.064

5.88

? 0.041

Celulosa

15.17

? 0.091

19.72

? 0.046

15.22 ? 0.03

 

Sílice

2.82

? 0.002

2.54

? 0.035

3.68

? 0.023

Desaparición in situ de la MS.

Como se puede observar en el cuadro 11, en el tratamiento testigo (81.39 %) la desaparición in situ a las 48 h fue mayor respecto al tratamiento 1 (78.21 %) y tratamiento 2 (75.36 %); sin embargo, en el análisis estadístico no hubo diferencias entre tratamientos (P> 0.05), por lo que se puede considerar que la desaparición in situ fue, aproximadamente, 62.96 % en el tratamiento testigo a las 24 h. Por otro lado, el tiempo medio de retención fue mayor en el tratamiento 1 en comparación con el tratamiento 2 y el testigo (32.69 contra 29.30 y 29.05 h, respectivamente); sin embargo, no hubo diferencia significativa entre tratamientos

Cuadro 11. Tiempo medio de retención (h), 24 desaparición in situ de la MS.

y 48 h en la

Variables

Tratamiento 1

Tratamiento 2

Testigo

prob.

24

h

61.74

? 4.73

58.70

? 5.86

62.96

? 5.87

0.55

48

h

75.36

? 8.16

78.21

? 4.80

81.39

? 6.21

0.45

Tiempo medio de retención (h)

32.69

? 4.96

29.30

? 5.17

29.05

?

9.08

0.70

Estos hallazgos son similares a los de varios autores quienes no encontraron

diferencias significativas en la degradación ruminal con la adición de cultivo de levadura (Carro et al. , 1992; Enjalbert et al. , 1999), ni en la digestibilidad de MS o fibra en el tubo digestivo (Harrison et al. , 1988; Arambel y Kent, 1990; Mutsvangwa et al. , 1992; Corona et al. , 1999; García, 1999). Chademana y Offer (1991) no hallaron efectos en la digestibilidad de la MS a las 48 horas de incubación en el rumen, en una serie de mediciones con borregos alimentados con dietas de concentrado y forraje (10:90, 35:65 y 60:40) con y sin suplementos de SC, sugiriendo que tal vez el cultivo de

levadura esté incrementando la tasa inicial de la digestión en el rumen, sin afectar la

extensión de digestión; sin embargo, a las 24 h de incubación la adición del cultivo, sí

tuvo efectos significativos incrementando la desaparición del heno en las bolsas

incubadas en rumen. Williams et al. (1991) también notaron un aumento en la tasa inicial de digestión de paja con el cultivo de levadura. En un estudio realizado por

Hadjipanayiotou et al. (1997), tampoco hallaron diferencias para la degradabilidad de la

MS y PC de los diferentes alimentos incubados en rumen (cebada, harina de soya, paja de cebada, heno de cebada y heno de pasto). Newbold et al. (1995), hallaron que la

degradabilidad de la paja en el rumen tendió a incrementar con la adición de levadura

(P<.05) a las 72 y 96 h de incubación, pero no a las 24 y 48 (0.1>P>.05); sin embargo,

la degradabilidad del heno de pasto no fue afectada con la adición de SC en ninguno de

los tiempos medidos (P>.05).

En el cuadro 12, se observa que la fracción soluble fue mayor para el grupo testigo (24.90 %) y relativamente baja para el tratamiento 1 (18.32 %) y el tratamiento 2

tuvo una fracción soluble del 22.65 %, sin presentar diferencias (P>.05) entre tratamientos. La digestibilidad en los tres tratamientos fue de 80% aproximadamente,

con un pequeño incremento en el tratamiento 2 (74.61 %). Los coeficientes de

digestibilidad de MS de dietas completas que recibieron vacas con o sin SC fueron 0.64 y 0.63 respectivamente, mientras que en borregos fueron de 0.77 y 0.76 confirmando

que puede existir un pequeño efecto sobre la digestibilidad de la dieta (Williams y Newbold, 1990). Tapia et al. (1991), notaron que especies fúngicas producen diferentes

efectos en la desaparición de MS y observaron que la adición de 150 g de Pr en dietas

para vacas de baja producción incrementó la digestibilidad en 4.8%.

Sin embargo, Newbold et al. (1995), hallaron que SC tuvo un pequeño efecto en la degradabilidad total de la paja (a + b) incrementando significativamente la tasa de

degradación; una tendencia similar fue observada en el heno pero sin diferencias

significativas, lo que sugiere que los cultivos estimulan la tasa mas no la extensión de la degradación del forraje en el rumen. Cuadro 12. Cinética de la desaparición in situ de MS.

Variables

Tratamiento 1

Tratamiento 2

Testigo

Prob.

% Fracc.

62.70

? 6.05

55.54

? 5.95

56.72

? 8.29

0.33

Potencialmente

     

digestible (b)

% Fracción soluble

18.32

? 4.86

22.65

? 6.28

24.90

? 3.24

0.21

 

(a)

     

% Fracción

19.11

? 8.80

21.78

? 4.79

18.35

? 5.77

0.75

Indigestible

     

(100-?a+b?)

Tasa de digestión

0.049

? 0.019

0.065

? 0.028

0.047

? 0.013

0.45

kd

(h -1 )

     

Tasa de pasaje kp

0.019

? 0.008

0.021

? 0.004

0.017

? 0.005

0.76

(h

-1 )

     

% Digestibilidad

72.80

? 2.68

74.61

? 4.47

72.12

? 8.66

0.82

(kd/?kd+kp?)

     

ETAPA II. Evaluación de los cultivos microbianos en el comportamiento productivo de los borregos alimentados con concentrados.

En relación a la prueba de comportamiento los resultados obtenidos se muestran

en los cuadros 13 y 14.

En el cuadro 13, no se observaron diferencias (P ? 0.05) en la ganancia de peso de los animales entre los tres tratamientos lo cual es similar a lo reportado por Rouzbehan et al. (1994), en donde la adición con el cultivo de levadura a una dieta elaborada de melaza -pulpa con remolacha peletizado y cebada rolada (949 g/kg base húmeda) y a diferentes proporciones, no afectó la GDP de los borregos.

Cuadro 13. Promedios de la ganancia diaria de peso, peso inicial

y peso final.

Variables

Tratamiento 1

Tratamiento 2

Testigo

 

GDP (g d -1 )

220.30 ? 54.50

201.10 ? 35.37

224.30 ? 42.62

Pi (kg pv .75 )

10.13

? 1.19

10.23

? 1.20

10.36

? 1.50

Pf (kg)

34.60

? 4.97

34.70

? 4.14

35.35

? 5.93

 

No hubo diferencia significativa entre tratamientos (p> 0.05).

Por otra parte,

Bobadilla et al.

(1996) evaluaron el efecto de tres cultivos de

levadura (SC) adicionados a una dieta de rastrojo de maíz (58.5 %), grano de sorgo

molido (21%), melaza (11%) pasta de soya (8.5%) y urea (1%), y aunque fueron

diferentes dosis del cultivo (0.5g d -1 , 3g d -1 y 5 g d -1 ) no hubo efecto en la GDP de borregos; hallazgos similares fueron reportados por Wells y Mason (1976). Adams et al. (1981), al proporcionar una dieta de 50:50 concentrado/forraje y con 1.85 % de SC a novillos, encontraron un aumento no significativo en tasa de crecimiento y la CA.

En algunos estudios se han mostrado respuestas positivas a la adición de cultivos fúngicos en dietas para rumiantes relacionadas a los efectos en el crecimiento y

la eficiencia en la conversión alimenticia en borregos de rápido crecimiento. Así, López et al. (1997), hallaron un incremento significativo en la GDP (262.3 g d -1 ) con la adición de 0.25% de cultivo de levadura y 20 % de cerdaza con diferentes proporciones de sorgo, rastrojo de maíz, salvado de trigo, pasta de soya y harina de pescado; sin embargo, con 40 % de cerdaza deshidratada más 0.25 % de cultivo de levadura no se observaron diferencias significativas (159 g d -1 ). Los resultados sugieren que el tipo de dieta así como la adición de un cultivo microbiano tiene diferentes respuestas en cuanto

a las variables estudiadas.

En el cuadro 14, se muestra que la inclusión de Pr tuvo un aumento no significativo (P> .05) en el consumo con 1.24 kg de alimento en comparación con el Lp (1.22 kg) y el tratamiento testigo (1.17 kg). Sin embargo; al ajustar el consumo al peso metabólico (PV 75 ) si hubo diferencias (P<.05), indicando que el tratamiento testigo consumió menos con relación a los tratamientos 1 y 2 (115.11 contra 121.85 y 122.15 g PV .75 , respectivamente) pero entre los tratamientos 1 y 2 no se hallaron diferencias significativas (P>.05).

Cuadro 14. Promedios de Consumo de MS, CA y EA.

Variables

Tratamiento 1

Tratamiento 2

Testigo

CMS (kg d -1 )

1.22 ? 27.47

1.24 ? 22.71

1.17 ? 24.82

CMS (g pv .75 )

121.85 ? 12.87 a