Sei sulla pagina 1di 9

ARANCEL

Los aranceles, también denominados "derechos de aduana", son el obstáculo al acceso a los mercados para los productos que más común y más ampliamente se utiliza. Un arancel es una carga financiera en forma de impuesto que se aplica a las importaciones de mercancías. Los aranceles también se pueden aplicar a las exportaciones.

Los aranceles suponen una ventaja de precio para los productos nacionales similares y constituyen una fuente de ingresos para los gobiernos, puesto que el acceso a los mercados está supeditado al pago de los derechos de aduana.

Los aranceles pueden ser específicos, ad valorem o mixtos. Un arancel específico es una cantidad basada en el peso, el volumen o la cantidad del producto; por ejemplo, 7 dólares EE.UU. por kg. Por arancel ad valorem se entiende el impuesto expresado como un porcentaje del valor; por ejemplo, un derecho del 7 por ciento sobre los automóviles. En este caso, el derecho aplicable a un automóvil que vale 7.000 dólares EE.UU. sería de 490 dólares EE.UU. Un arancel mixto o compuesto es una combinación de un arancel específico y un arancel ad valorem.

El arancel es un impuesto que se aplica en el comercio exterior para agregar valor al precio de las mercancías en el mercado de destino. Se gravan las mercancías que se importan a fin de equilibrar la producción de un país.

El término "arancel" tiene también una segunda acepción. A veces es la denominación de una lista estructurada de designaciones de productos con sus derechos de aduana correspondientes. La mayoría de los aranceles nacionales reflejan la estructura del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA), un sistema internacional de clasificación de productos. Dicho sistema se deriva del Convenio Internacional del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías, que entró en vigor el 1° de enero de 1988 y en el que son partes la mayoría de los Miembros de la OMC.

El arancel puede asumir múltiples formas, se enumeran a continuación los más usuales:

Ad Valorem

Se emplea en la mayoría de las tarifas de importación y se expresa en términos porcentuales del valor en aduana de la mercancía, este impuesto de importación se calcula con base en el valor de la factura, el cual debe determinarse conforme a las normas internacionales previstas en el Acuerdo de la Organización Mundial del Comercio (OMC antes GATT), este acuerdo define que el valor de Aduana es el valor de un bien objeto de transacción comercial, por lo que la base gravable para el cobro del impuesto de importación es el precio pagado o por pagar que se consigna en la factura, siempre y cuando se cumpla con lo establecido en el propio artículo.

En algunos países el valor de la transacción se le incluyen los gastos del flete hasta el punto de exportación, así como los correspondientes a la manipulación de la mercancía, es decir, utilizan el valor FOB, (free on board) en otras naciones el valor FOB se le agrega el costo de flete internacional y del seguro, siendo una base CIF (Cost,

insurance and freigh) para aplicarle a la suma de lo anterior la tasa del impuesto de importación, este último sistemas es el que se aplica en Guatemala a las importaciones.

Arancel Específico

Este se expresa en términos monetarios por unidad de medida, por ejemplo US$5.00 por metro de tela, o US$150.00 por cabeza de ganado. En este caso, el valor real, calculado o ficticio de la mercancía no tiene ninguna trascendencia fiscal, en el arancel específico no se considera si el precio del producto es muy elevado o bajo.

Preferencias Arancelarias:

Con relación a las preferencias arancelarias, es recomendable obtener información en la AGEXPORT o bien en el Ministerio de Economía, debido a que éstas varían de acuerdo a los países a donde vaya a exportarse así como también los diferentes tipos de productos. No es posible entrar en detalle, debido a que cada país tiene su propia especificación. Toda negociación debe tomar en cuenta los tratados firmados y acuerdos comerciales sostenidos entre los países.

Efectos del arancel

Los efectos fundamentales que provoca un arancel a la importación, en la economía de un país son los siguientes:

El efecto fiscal supone un incremento de la recaudación del Estado y en los productos con demandas inelásticas (demanda de productos indispensables), mayor será la recaudación fiscal, ejemplo de ello son los aranceles a la importación de la gasolina. Los recursos que se generan por esta vía cada vez tienen una menor importancia relativa, dentro de los ingresos del Estado de los países industrializados, mientras que tienen una mayor importancia cuantitativa en los ingresos de los países en vía de desarrollo.

Disminución de las importaciones, del consumo de los productos sometidos al arancel y mejora de la posición de la balanza comercial de los países.

Aumento del precio de los productos objeto de arancel en el mercado nacional, es por tanto negativo para el consumidor. Además de impulsar al país utilizar recursos ineficientemente sacrificando la producción y especialización en los bienes donde existen ventajas comparativas.

Aumento de la producción nacional de bienes con arancel, La imposición de un arancel tiene dos caras, por un lado, sirve de protección al permitirle a las empresas instaladas crecer exentas de la competencia del mercado internacional, y por otro lado, un exceso de protección puede producir que el protegido elabore un producto en condiciones de ineficiencia por cuanto, esta producción se obtiene al amparo del arancel y a costes por encima de los internacionales, desviando recursos que se utilizarían para producir otros bienes con mayores ventajas competitivas.

Arancel óptimo

El arancel óptimo es aquel arancel que maximiza el bienestar o la utilidad de un país. El argumento de este

arancel se basa en la idea de que cuando un país grande establece un arancel sobre las importaciones de un determinado producto "AA", este arancel provoca una reducción de la demanda mundial y una disminución del precio mundial del bien AA. El país que importa tendrá un volumen menor de comercio pero a precios más favorables. El óptimo será el punto donde las ganancias de la mejoría de los términos de importación se igualen

a las pérdidas consecuencia del menor volumen de cantidad importada. Este argumento solo es válido para países grandes, cuya demanda sea capaz de influir en el precio mundial de un producto.

El arancel óptimo representa un argumento seguro en favor de los aranceles, que provoca un empobrecimiento de los países vecinos, con lo que el peligro radica en las represalias de los demás países que podrían tomar medidas similares. A la larga esta situación no podría mejorar el bienestar económico mundial ni

el individual.

Aranceles de represalia

Determinadas posturas están de acuerdo en que un mundo de libre comercio es la mejor solución al comercio internacional, sin embargo indican que en el estado actual de la economía, mientras que haya países que limiten las importaciones o discriminen los productos extranjeros, no existe otro remedio que emplear el mismo juego para defenderse. Se estará de acuerdo con el libre comercio mientras se empleen las mismas condiciones en todos los países.

Este argumento no está bien fundamentado, cuando un país eleva sus aranceles, tiene un efecto similar a que se elevaran sus costes de transporte. Se encontraría un símil para el hecho de que si un país decidiera frenar su comercio minando sus puertos, los demás no debería tomar la misma decisión; de igual forma si un país decide reducir su actividad económica imponiendo aranceles sobre sus importaciones, no sería sensato que los demás siguiesen ese mismo comportamiento. Los estudios históricos muestran que los aranceles de represalia suelen llevar a otros países a elevar aún más los suyos y que raras veces constituyen un arma de negociación eficaz para la reducción multilateral de los aranceles.

Protección no arancelaria

Para defender a una economía de los posibles efectos negativos del comercio internacional se puede utilizar los aranceles y también otro tipo de barreras no arancelarias como son:

Contingente, que consiste en una limitación del número de unidades que pueden ser importados.

Control de cambios. Mediante la restricción de divisas y el establecimiento de tipos de cambio distintos según la mercancía que se importa.

Subsidios a la producción. Subvencionar una producción para dificultar las importaciones.

Impuestos sobre el consumo de bienes importados.

Establecimiento de trabas administrativas que obstaculicen la entrada de productos extranjeros.

Clasificación Arancelaria

Las mercancías deben identificarse al pasar por las aduanas, a fin de determinar su situación arancelaria, que arancel les corresponde pagar; establecer correctamente los impuestos aplicables y vigilar el cumplimiento de las regulaciones no arancelarias que se aplican en las aduanas.

Las mercancías que se integran al flujo del comercio internacional se clasifican con base en el sistema armonizado de designación y codificación de mercancías, el cual ha sido adoptado por la mayoría de los países, en el caso de Guatemala se denomina Sistema Arancelario Centroamericano SAC-, dado a que Guatemala forma parte del Mercado Común Centroamericana y la región mantiene un arancel común ante terceros países.

La clasificación arancelaria se realiza a través de un método lógico y sistemático que de acuerdo a normas y principios establecidos en la Nomenclatura Común del Mercosur y permiten identificar a través de un código numérico y su correspondiente descripción, el universo de mercaderías, a fin de determinar el tratamiento tributario e impositivo, las intervenciones que puede poseer y formalidades y requisitos que pueden ser necesarios para importar o exportar.

¿Qué es "Clasificar"? "Clasificar" es determinar la posición arancelaria que corresponde a una determinada mercadería en la Nomenclatura Común del Mercosur. Este código está formado por grupos de números será, cuatro-dos-dos (ejemplo: 8529.90.81) y tres dígitos más una letra si es a nivel SIM (Sistema Informático María).

La importancia de la clasificación arancelaria radica en que permite tener un mismo identificador común en el mundo, a manera de “nombre” común para todos, sin importar el idioma, asimismo permite que una misma mercancía se codifique en forma idéntica tanto en las tarifas de importación como de exportación en todos los países, para ello se utilizan los primeros seis dígitos de la clasificación.

El sistema de operación es a través de la codificación de las mercancías en seis dígitos, con base en una secuencia en su nomenclatura, pasando de lo general a lo particular, de lo más simple a lo más complejo y de lo menos a lo más elaborado.

Este sistema basa su operación en: Secciones, capítulos, sub-capítulos, partidas y sub-partidas y tiene como complemento de criterio: notas legales de sección de capítulo, notas de sub-partida y reglas generales.

Secciones: Se compone de XXI secciones e integra a los grandes grupos con los que se puede realizar el comercio internacional.

Capítulos: Las secciones se sub-dividen en 97 capítulos y el orden progresivo corresponde al grado de elaboración de las mercancías, partiendo de lo más simple a lo más complejo.

Partidas: Los capítulos se sub-dividen en 1,242 partidas y también constan de dos dígitos que se sitúan después del número del capítulo al que pertenecen. Su secuencia en orden progresivo va también de lo más simple a lo complejo y de lo menos a los más elaborados.

Sub-partidas: Las partidas se sub-dividen en sub-partidas y siguen el mismo procedimiento y constituyen el máximo nivel de desglose de observancia general.

Fracción: Es la suma de: capítulo, partida y sub-partida.

Nota:

Para ampliar la información con relación a las partidas arancelarias puede asesorarse con su tramitador de aduanas; él es la persona más adecuada para asesorarle al momento de clasificar sus productos en las diferentes partidas arancelarias. Esta información la maneja perfectamente el tramitador ya que él es quien debe hacer dicha clasificación, para efectos de emitir la póliza de exportación.

¿Por qué es importante la clasificación?

* Determina el porcentaje de derechos de importación, tasa de estadística y del IVA.

* Determina el porcentaje de reintegro a la exportación del producto que se comercializa al exterior, siempre que todas las otras condiciones que debe cumplir dicha operación sean satisfechas.

* Determinará la necesidad de una licencia no automática o una autorización para la importación o la exportación.

Si se clasifica incorrectamente:

* Se está expuesto a sanciones establecidas en el Código Aduanero.

* Puede derivarse en el reembarco de la mercadería, si ésta se trata de producto prohibido con autorización previa y no se la poseyese.

¿Quién es el responsable legal de la clasificación de las mercancías? El responsable legal de la clasificación arancelaria es el importador/exportador y solidariamente el despachante de aduana.

¿Qué necesito saber para clasificar mis mercancías?

Es necesario conocer aquellos datos que tienen relevancia para la clasificación en la nomenclatura. Al ser tan amplio el campo que abarca esta nomenclatura se utilizan no uno sino varios criterios para clasificar, así:

* La clasificación de los productos naturales, se ajusta a los reinos de la naturaleza (animal, vegetal o mineral) y a su grado de elaboración (ejemplo: secado, deshidratación, congelación, calcinación);

* La clasificación de los demás productos se hace atendiendo a: La materia constitutiva o composición

(ejemplo: plástico, caucho, algodón, hierro, vidrio) y su grado de elaboración, para aquellas mercancías en las que la materia tenga comercialmente relevancia.

Los productos terminados se clasifican teniendo en cuenta, además de su materia:

* Su función (ejemplo: tornillos de hierro o de acero, calzado con la suela de cuero, falda de lana).

* O como manufacturas de una materia (ejemplo: las perchas de madera como "las demás manufacturas de madera", las escaleras de hierro como "las demás manufacturas de hierro").

La función, uso o destino, para aquellas otras en que la supeditación a la materia desaparece (artículos

complejos), ejemplo: vehículos, máquinas de escribir, relojes, aparatos de alumbrado, electrodomésticos,

motores.

Además deberá conocer su forma de presentación ante la aduana (desmontado o sin montar todavía, a granel, envasado al vacío, en envases directos para su venta sin reacondicionar, en surtidos, con elementos de

montaje y mantenimiento, con accesorios, etc.) puesto que esta circunstancia determina en algunos casos la

clasificación.

¿Cuál es el procedimiento para clasificar mis mercancías? Hay seis Reglas Generales para la interpretación de la Nomenclatura (RGI) que establecen los principios que rigen la clasificación arancelaria.

Las reglas se encuentran recogidas en las Disposiciones Preliminares de la Nomenclatura y más detalladamente en las Notas explicativas del Sistema Armonizado.

REGLAS GENERALES PARA LA INTERPRETACIÓN DEL SISTEMA ARMONIZADO

La clasificación de las mercancías en la nomenclatura se regirá por los principios siguientes:

REGLA 1

Los títulos de las secciones, de los capítulos o de los subcapítulos solo tienen un valor indicativo, ya que la clasificación está determinada legalmente por los textos de las partidas y de las notas de sección o de capítulo y, si no son contrarias a los textos de dichas partidas y notas, de acuerdo con las reglas siguientes:

REGLA 2

a. Cualquier referencia a un artículo en una partida determinada alcanza al artículo incluso incompleto o sin

terminar, siempre que esté presente las características esenciales del artículo completo o terminado. Alcanza también al artículo completo o terminado, o considerado como tal en virtud de la disposición es precedentes, cuando se presente desmontado o sin montar todavía,

b. Cualquier referencia a una materia en una partida determinada alcanza a dicha materia, incluso mezclada o

asociada con otras materias. Asimismo, cualquier referencia a las manufacturas de una materia determinada alcanza también a las constituidas total o parcialmente por dicha materia. la clasificación de estos productos

mezclados o de estos artículos compuestos se efectuara de acuerdo con los principios enunciados en la regla 3.

REGLA 3

Cuando una mercadería pudiera clasificarse, en principio, en dos o más partidas por aplicación de la regla 2 b) o en cualquier otro caso, la clasificación se efectuara como sigue:

a. La partida con descripción más específica tendrá prioridad sobre las partidas de alcance más genérico. Sin

embargo, cuando dos o más partidas se refieran, cada una, solamente a una parte de las materias que constituyen un producto mezclado o un artículo compuesto o solamente a una parte de los artículos, en el caso de mercancías presentadas en juegos o surtidos a condición a) dos para la venta al por menor, tales partidas deben considerarse igualmente específicas para dicho producto o artículo, incluso si una de ellas lo describe de manera más precisa o completa

b. Los productos mezclados, las manufacturas compuestas de materias diferentes o constituidas por la unión

de artículos diferentes y las mercancías presentadas en juegos o surtidos acondicionados para la venta al por menor, cuya clasificación no pueda efectuarse aplicando la regla 3 a), se clasificaran según la materia o con el

artículo que les confiera su carácter esencial, si fuera posible determinarlo, y

c. Cuando las reglas 3 a) y 3 b) no permitan efectuar la clasificación, la mercadería se clasificara en la última partida por orden de numeración entre las susceptibles de tenerse razonablemente en cuenta.

REGLA 4

Las mercancías que no puedan clasificarse aplicando las reglas anteriores se clasificaran en la partida que comprenda aquellas con las que tengan mayor analogía.

REGLA 5

Además de las disposiciones precedentes, a las mercancías consideradas a continuación se les aplicaran las reglas siguientes:

a. Los estuches para cámaras fotográficas, instrumentos musicales, armas, instrumentos de dibujo, collares y continentes similares, especialmente apropiados para contener un artículo determinado o un juego o surtido, susceptibles de uso prolongado y presentados con los artículos a los que estén destinados, se clasificaran con dichos artículos cuando sean del tipo de los normalmente vendidos con ellos. sin embargo, esta regla no se aplica a la clasificación de los continentes que confieran al conjunto el carácter esencial, y

b. Salvo lo dispuesto en la regla 5 a), los envases que contengan mercancías se clasificarán con ellas cuando sean del tipo de los normalmente utilizados para esa clase de mercancías, sin embargo, esta disposición no es obligatoria cuando los envases sean susceptibles de ser utilizados razonablemente de manera repetida.

REGLA 6

La clasificación de mercancías en las sub-partidas de una misma partida esta determinada legalmente por los textos de estas sub-partidas y de las notas de sub-partida así como, mutatis mutandis, por las reglas anteriores,

bien entendido que solo pueden compararse sub-partidas del mismo nivel. a efecto de esta regla, también se aplican las notas de sección y de capítulo, salvo disposición en contrario.

REGLAS GENERALES COMPLEMENTARIAS

1. Las Reglas Generales para la Interpretación del Sistema Armonizado se aplicarán, mutatis mutandis, para

determinar dentro de cada partida o sub-partida del Sistema Armonizado, la sub-partida regional aplicable y dentro de esta última el ítem correspondiente, entendiéndose que sólo pueden compararse desdoblamientos regionales del mismo nivel.

2. Los envases que contengan mercancías y sean susceptibles de ser utilizados razonablemente de manera

repetida, mención a) dos en la regla 5b), seguirán su propio régimen de clasificación siempre que sean sometidos a los regímenes de admisión o exportación temporaria. Caso contrario, seguirán el régimen de clasificación de las mercancías.

EJEMPLO DE CLASIFICACIÓN ARANCELARIA

Producto a importar:

Celulares

Basados en la Tarifa de la ley de impuestos generales de importación y exportación (LIGIE) Las fracciones arancelarias se componen de: Capitulo, partida, sub-partida y fracción.

1.- El capítulo: 85 que se refiere a Máquinas, aparatos y material eléctrico, y sus partes; aparatos de grabación

o

reproducción de sonido, aparatos de grabación o reproducción de imagen y sonido en televisión, y las partes

y

accesorios de estos aparatos.

2.- Partida: 8517 que se refiere a teléfonos, incluidos los teléfonos celulares y los de otras redes inalámbricas; los demás aparatos de transmisión o recepción de voz, imagen u otros datos, incluidos los de comunicación en red con o sin cable (tales como redes locales (LAN) o extendidas (WAN)), distintos de los aparatos de transmisión o recepción de las partidas 84.43, 85.25, 85.27 u 85.28.

3.-Subpartida: 85.17.12 que se refiere a teléfonos celulares y los de otras redes inalámbricas.

4.-Fracción Arancelaria: 85.17.12.01 que se refiere a aparatos emisores con dispositivo receptor incorporado, móviles, con frecuencias de operación de 824 a 849 MHz pareado con 869 a 894 MHz, de 1,850 a 1,910 MHz pareado con 1,930 a 1,990 MHz, de 890 a 960 MHz o de 1,710 a 1,880 MHz, para radiotelefonía (conocidos como "teléfonos celulares") Las Restricciones para esta fracción arancelaria son:

Fracción arancelaria 85.17.12.01 se encuentra sujeta a lo siguiente:

I. Aranceles

A la importación: exento del Impuesto General de Importación.

A la exportación: exento del Impuesto General de Importación.

A la importación: 16 % de IVA

A la exportación: exento de IVA

Unidad de medida: pieza

II. Regulaciones y restricciones no arancelarias.

A la Importación: Norma oficial Mexicana (Información Comercial) de la NOM-024-SCFI-1998 (El importador

podrá optar por cualquiera de las alternativas previstas en el Art. 6 para comprobar el cumplimiento de la

NOM)

III. Anexos. No aplica

IV CUPOS: No aplica

Con lo anteriormente expuesto, queremos manifestar la importancia y relevancia que tienen en el comercio exterior la clasificación arancelaria de las mercancías, ya que al ubicar una determinada mercancía en la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y Exportación, tendremos como consecuencia los requerimientos legales que la misma tiene que cumplir ante diversas autoridades, tales como, el impuesto general de importación, el impuesto al valor agregado, autorizaciones, normas oficiales mexicanas, permisos previos, aduanas exclusivas, etc., mismos que se tienen que cumplir a efecto de internar las mercancías de comercio internacional a territorio nacional.