Sei sulla pagina 1di 130
1
1

INTRODUCCIÓN

Por la gracia de Felipe, mi escriba interior, y del cisne Kalahamsa, el Espíritu Santo, humildemente doy testimonio a la conciencia gnóstica, de estas sencillas revelaciones que se me han concedido como un testimonio gnóstico.

Con la única finalidad de fortalecer la fe consiente, Y EL ANHELO DE SER, DE LAS ALMAS PRACTICANTES DE AUTOGNOSIS

 

Invitándolos impersonalmente en el nombre del Cristo Samael, nuestro amado Avatara de Acuario, a trabajar intensamente en armonía con los tres factores de la revolución de la conciencia.

El cielo se toma por asalto, los cobardes perecerán en el abismo, Y LOS HEROICOS LUCHADORES QUE PASEN LA PRUEBA DEL SANTURARIO, MERECERAN EL TITULO DE ADEPTOS.

A LA BATALLA, A LA BATALLA, A LA BATALLA GUERREROS DE ACUARIO

POR LA GLORIA DEL CRISTO SAMAEL

Y POR EL AMOR DEL CRISTO COSMICO KETZALCOATL

 

QUE LA LUZ, LA FUERZA, Y EL AMOR DEL BENDITO

NOS PERMITA REGRESAR A NUESTRA CASA PETERNA

EL GRAN ANILLO DE LA LUZ

LA TIERRA DEL COLOR ROJO “TLAPALLAN” (TLAPALAN)

 

EL ESCRIBA DEL PATRIARCA SAMAEL

FERNANDO MOYA

 

2

LA INICIACIÓN ES NUESTRA PROPIA VIDA 3
LA INICIACIÓN
ES NUESTRA PROPIA VIDA
3

Sin conocer la Doctrina Gnóstica buscando, peregrinando mi sufrida Alma por las consecuencias Ególatras de mis actos, recién cumplía 19 años, me adentre hacia las cumbres elevadas de unas grandes montañas, que terminaban sus cúspides en helados glaciares fríos y blancos por la nieve, que más adelante comprendí que eran las del S.S:S.

En busca del Templo de la Sabiduría abandone todo, familia, apegos, sentimientos, deseos, yoes y hasta mi propia ropa.

Enlutándome, haciendo camino por difíciles senderos, descalzo, solo con pantalón y camisa.

Durante varios días camine, abriéndome camino al andar entre bosques y selvas espesas, solo tomaba agua pura que entre los cerros descendía en gran cantidad, pues no había alimentos que comer y además no me interesaba alimentarme, y así sin alimentarme dure 13 días, porque no sentía apetito, solo buscaba a Dios y eso era todo.

Ascendí muy lento, buscando las heladas cumbres; después de pasar 6 días y sus noches sin alimento, durmiendo sobre el colchón exquisito de la perfumada tierra y de cobija el Manto Sagrado de las estrellas del firmamento, ni el viento helado de las cumbres, ni el frio de la noche me hacían mella, por una fuerza misteriosa no me afligía ni me fijaba en eso:

mi

meta era Dios por encima de todas las cosas.

El

séptimo día ascendí a unos 4000 mil metros de altura casi semidesnudo,

sentí una felicidad sin límite, desprendido de todos los apegos de la vida; ese lugar supe cuando descendí, por los nativos que lo llamaban: “LAS MONTAÑAS DE SILENCIO”.

Después de beber agua helada en abundancia, el ascenso fue muy difícil por la presión, no acostumbrada para mi cuerpo.

Caminaba muy lento y respiraba profundo en cada inhalación, y muy lento

en

cada exhalación.

4

Después de varias horas de estar respirando así, comprendí en conciencia que si dominaba la frecuencia de la respiración, podía tener control sobre la mente y el cuerpo.

El silencio en esas áridas y escarpadas montañas era aterrador.

No escuchaba en esas elevadas cumbres un solo sonido, no había animales, ni siquiera una mosca o insecto que lo produjera.

En ese silencio majestuoso y de paz para mí tribulada Alma, que ni por dentro ni por fuera existía ruido, sino la fuente inagotable del silencio. Me llene de gozo, paz y gran felicidad sin límites.

De pronto y por encanto, el silencio desapareció, y escuche cientos de voces, gentes hablando, interlocutores, como si hubiese llegado a un mercado Persa lleno de bullicio.

Y asombrado me doy cuenta que ese mercado, y todas esas gentes hablando, eran nada menos que multitudes de yoes demonios que cargo en mi mente.

Afine el oído de la conciencia y absorto, oí el bullicio que nunca deja de parlar.

¡¡Hay de mí!! Me dije, este mercado soy yo mismo, mis propias canciones psicológicas, gentes parecidas a mí en mi fisonomía física, con cuerpos de animales y de diablos discutiendo por la supremacía del control de la mente.

Parlanchines discutiendo, alegando, imponiéndose unos a otros, así los vi así me mire de cuerpo entero, cual era en ese instante de mi vida.

Tal como apareció el bullicio del mercado, así se fue y regrese al silencio interior y por fuera también.

Levante en ese momento mis ojos al espacio, y me vi en la cumbre de esas frías montañas del S.S.S y rodeado por otras montañas áridas, como un

5

desierto ni vegetación existía, estaba solo, solo, solo en el mundo y con Dios, sensación
desierto ni vegetación existía, estaba solo, solo, solo en el mundo y con Dios,
sensación exquisita al paladar de mi conciencia.
Y
vi el sol en su cenit, era medio día, blanco, centelleante e imponente, ese
Ángel guardián de la Luz que nos ilumina; y dije: “Alabado sea el Señor de
los Señores, Rey de Reyes Michael, Rey del Sol”.
Y
vi físicamente un gigantesco y hermoso arco iris, con todos sus colores,
que envolvía al sol, y dos arco iris más alrededor del primero y del sol,
separados por igual distancia, era bellísimo: “Tres arco iris alrededor del
Sol”.
El espectáculo era indescriptible, bellísimo, imponente, sublime.
¿Tres arco iris con sus colores bien marcados alrededor del sol? nunca
antes vistos, hasta ese instante.
6
Y para deleite de mi esencia, salieron de entre los arco iris tres grandes Águilas
Y para deleite de mi esencia, salieron de entre los arco iris tres grandes
Águilas Reales, de plumas de colores (café, doradas) que cantando “CRIA-
CRIA-CRIA” alababan al señor Sol.
Ante semejante espectáculo divino y de omnipotente visión, levante mis
manos al cielo y las salude a las águilas con alegría en mi rostro.
De pronto, veo un gran rayo de luz acompañado de un tremendo relámpago
que retumbo en todo el cielo, las águilas cantando se retiran, los tres arco
iris se difuminan en el espacio y el sol es ocultado al instante por grandes
nubes blancas.
La neblina cubre la montaña y los cerros circundantes, se acumulan las
nubes, y truenos, relámpagos y rayos se oyen y caen por doquier.
Comienza a llover a cantaros en gran abundancia, se desata un aguacero
universal muy fuerte.
7
El agua celestial venida de lo alto, vivificando mi cuerpo y mi Alma, siento felicidad
El agua celestial venida de lo alto, vivificando mi cuerpo y mi Alma, siento
felicidad y alborozo en la cima de la montaña.
De pronto oí una voz potente y clara dentro de mí, nunca antes escuchada, y
llena de ternura y amor me dijo:
“DOS MADRES TIENES, LA QUE ESTA EN LA TIERRA QUE TE DIO
LA VIDA, Y LA QUE ESTA EN LOS CIELOS QUE TE DIO EL ALMA”
8

En ese instante sentí la necesidad de descender, de regresar al mundo y como mortal se me salieron chorros de lágrimas.

Por el camino de ascenso y de descenso penetre a los portales del Edén, tierras distintas a la nuestra, la cuarta vertical.

Y vi en el camino frutas de toda especie: manzanas, peras, uvas que no se dan en la parte física de ese lugar, tiradas en el camino invitándome a comerlas.

Pero como no tenía hambre y me sentía lleno de Dios, no las recogí ni las comí. Vi lagos encantados y las montañas abrían sus puertas y en su interior brillaba la Luz Blanca de sus altares.

Al treceavo día sin comer y solo tomando agua, haciéndome camino al andar por la selva profunda descendí a una carretera, muy flaco y barbado, había bajado más de once kilos de peso, casi un kilo por día; lleno de una fuerza extraña que me condujo a buscar la luz de la sabiduría y la encontré.

Llegue a unas vías del tren a la orilla del mar, eran las 2 de la tarde aproximadamente y me subí sobre una línea de riel, que estaba supremamente caliente, y el fuego quemaba las plantas de mis pies.

Al mirar mis plantas me di cuenta que estaban llenas de ampollas reventadas, pues durante los 13 días anduve descalzo por la montaña y se desolló la piel de la planta de los pies.

No me identifique con el calor de los rieles y absorbí el fuego a mi cuerpo y a mi alma, y así anduve sobre los rieles unas dos horas.

Llegue a un pueblo donde encontré un Gnóstico y le conté mi historia y de donde venía, él me obsequio “El Matrimonio Perfecto”, “El Libro Amarillo” y “La Gran Rebelión” que me los devore leyéndolos al instante que viajaba hacia mi casa, muy lejos de ahí.

9

Cuando bajé de las Montañas del Silencio el Gnóstico me dijo que comiera, y les dije que no, qué ya no necesitaba alimentarme.

Siento que pensaron que estaba loco, pero no tenía el más mínimo deseo de comer, eso sí, me tomaba de 4 a 6 litros de agua diario.

Al decirles eso, unos ojos negros me miraron en forma penetrante y taladraron mi Alma al decirme: ¿Y cómo vas a producir semen si no comes? Ante semejante verdad resolví comer, pero fue muy difícil hacerlo de nuevo.

Cuando leía los libros del bendito Samael sentía que todo era verdad, que eso era lo que buscaba y que la Gnosis era inherente a mi alma, y en silencio comencé en el autobús que regresaba a cantar los Mantras Belilin y todos los demás.

Ahora parlo porque me consta y doy testimonio de la Quinta Verdad del Patriarca Samael.

Así inicie el peregrinaje de mi alma por el sendero gnóstico hacia la luz del Ser.

Cada día de los 13 días que duró la ascensión a esa montaña nevada, donde estaba el Sol con los tres arcoíris, fue lleno de experiencias trascendentales para mi Alma.

Y cada noche aunque el frio era de menos 0 grados y no tenía cobija para arroparme, fue un festín divino, corderos gigantes de piel luminosa como el Sol me visitaba, y en el espacio estrellado veía naves cósmicas que centelleaban dándome mensajes, y la naturaleza entera me hablaba y comprendí su lenguaje en mi corazón.

Podía entender el dialogo del canto de los pájaros, y la naturaleza entera me acobijo con su amor.

10

EL CRISTO SAMAEL ES “EL CORDERO DE DIOS” 11
EL CRISTO SAMAEL
ES “EL CORDERO DE DIOS”
11

Por la gracia del revelador, el Espíritu Santo me concedió mirar por su ojo:

un trono de oro macizo puro, sus cuatro patas terminaban en garras de león y donde se posan los brazos y sus manos, unas garras de león también.

Seis garras de oro puro tenía el trono, y las sentaderas del trono y sus espaldas eran del color rojo, como sangre pura.

Y

el Señor de justicia “EL QUINTO ANGEL DE LOS SIETE” estaba en

su trono.

Irradiaba una luz que me enceguecía, y he aquí que aparece sentado en el trono un cordero blanco, de mucha lana, blanco como la nieve y tenía una herida en su costado derecho, la que sangraba, sentí en ese instante un gran dolor en mi Alma por los pecados cometidos de los que me he arrepentido.

Y

los Ángeles se consternaron y mi Espíritu también, al ver emanar sangre

de esa herida y manchar su cuerpo inmaculado de Luz.

¡Oh! como sufriste Señor, dije en mi interior: “ TU ERES EL CORDERO DE DIOS,

¡Oh! como sufriste Señor, dije en mi interior: “TU ERES EL CORDERO DE DIOS, QUÉ HAS VENIDO AL MUNDO DE LA OSCURIDAD DE NUESTRAS ALMAS, AFLIGIDAS POR EL PECADO Y EL DOLOR. PARA SACARNOS DE ESTE INFIERNO CON TU GNOSIS DEL UNIVERSO”.

Alabado sea el cordero de la fuerza y bondad; que la misericordia de su Luz sea aprovechada por los valerosos guerreros Jaguar, que vencen la prueba de la novena esfera y aniquilan a la bestia interior.

 

12

“QUE LA SANGRE DEL CORDERO, REDIMA NUESTRA ALMA DEL PECADO”

“QUE EL CORDERO DE DIOS, SAMAEL, SU UNIGÉNITO HIJO, NOS AFIRME EN EL MISTERIO DEL SANTO GRIAL CON EL PARTIMIENTO DEL PAN Y EL JUGO DE UVA EN LA SANTA UNCIÓN”.

Y mire un Alma de una hermana gnóstica incrédula de mujer; qué en vida el Bendito Samael la había sacado del abismo y le enseñó la Gnosis.

Mas lo negó en el último momento de su crucifixión; luego Samael como un cordero inmaculado en su blancura sangrando por su costado izquierdo, y la hermana al ver al Bendito Cordero Samael sangrando, se consternó en gran manera y se tiró llorando pidió perdón por su falta de Fe con gran arrepentimiento.

13

SAMAEL ES LA QUINTA FUENTE ETERNA DE LA VERDAD 14
SAMAEL ES LA QUINTA FUENTE
ETERNA DE LA VERDAD
14

Por la gracia del ojo de mí Ser, él lo abrió para que mirara por el cristal de su vista:

UNA GRAN MONTAÑA QUE LLEGA HASTA EL CIELO, DE LOS TRONOS, DONDE VI AL QUINTO DE LOS SIETE ÁNGELES “SAMAEL”.

Ángel fuerte, potente en su Luz, quien tocó con su mano diestra, la piedra

del

amor, la roca sólida y brotó de ella agua de vida, fuente de justicia y

alegría para los hombres de buena voluntad y para los Ángeles del Señor.

EL AGUA BROTÓ EN ABUNDANCIA Y SE ACERCARON A ESA FUENTE LOS ELEGIDOS POR EL SEÑOR DE LA FUERZA, BEBIERON Y BEBIERON.

Y VI A UNO QUE NO PODÍA SACIAR SU SED, POR TANTOS PECADOS COMETIDOS, Y SENTÍ TRISTEZA EN MI ALMA. AMÉN.

ALGUNOS POCOS HERMANOS GNÓSTICOS, SACIARON SU SED DE JUSTICIA Y LAVARON SUS CULPAS.

A OTROS VI, CON SUS LABIOS AGRIETADOS QUE PERECIERON AL INSTANTE, AL INTENTAR TOMAR DE ESA AGUA DE LA FUENTE DE VIDA DEL PATRIARCA SAMAEL, PORQUE ODIABAN SUS MANDAMIENTOS.

Y

SU AGUA CELESTIAL ERA TAN ABUNDANTE, QUE SE

HICIERON MUCHAS FUENTES DE SABIDURÍA Y JUSTICIA. Y LA QUINTA FUENTE ETERNA “QUE ES LA FUENTE DE LA VERDAD”, RESPLANDECIÓ EN EL ALMA DE LOS JUSTOS, QUE PRACTICARON Y AMARON SUS ENSEÑANZAS GNÓSTICAS.

Y EL MISERICORDIOSO SAMAEL, TOMO GOTAS DE AGUA DE SU FUENTE Y VI COMO LAS DEPOSITARON EN EL ALMA DE ALGUNOS POCOS.

 

15

QUE SE HICIERON POR TAL MOTIVO, HEREDEROS DE SU LUZ, PARA GLORIA DE LA HUMANIDAD Y DE LA LUZ DEL SEÑOR.

Y ESOS ELEGIDOS SE VISTIERON CON EL TRAJE DE BODAS Y SE SENTARON A LA MESA DEL REY DE JUSTICIA Y PAZ “SAMAEL”.

16

“SAMAEL” EL QUINTO ÁNGEL DEL APOCALIPSIS DE SAN JUAN

“SAMAEL” EL QUINTO ÁNGEL DEL APOCALIPSIS DE SAN JUAN 17

17

El Hijo de Dios, el Sagrado Cordero de Dios, que borra los pecados del mundo
El Hijo de Dios, el Sagrado Cordero de Dios, que borra los pecados del
mundo es el Cristo de Acuario Samael.
Él es el primogénito muy amado del Rey del Planeta Marte, señor de la
fuerza, señor del fuego, caridad de las caridades.
El me arrebató de mi lecho mortal y me llevo en espíritu ante la presencia de
su majestad y gloria de su Real Ser, y sus Ángeles de la fuerza.
El me permitió ver con los ojos que no son de la carne a su unigénito hijo
“AL CORDERO CRISTICO DE LA LUZ”.
18

Con senda espada de luz en su mano diestra, trajeado con vestidura fina de lino blanco como la nieve de inmaculada blancura.

Y a su derecha e izquierda y arriba y debajo de él, ESCUADRONES DE ANGELES MUY FUERTES, QUÉ LO RODEABAN POR TODAS PARTES Y NADIE PODIA ACERCARSE A ÉL SIN SU AUTORIZACION.

Vi combatir al Rey de Reyes Samael con sus Ángeles de la antigua Tierra Luna, hombres alados muy poderosos, trajeados con vestiduras blancas, a la magistratura negra, demonios y vampiros que atacaban su monasterio Patriarcal.

Los izquierdos fueron capturados y atados con lazos de oro puro.

Y con asombro místico miré como el Patriarca con su espada de luz, colocando la punta sobre la Tierra Astral donde nos encontrábamos, y al mágico conjuro de su verbo abrió las mazmorras del infierno, donde fueron introducidos boca abajo los engendros del infierno.

Doy testimonio por experiencia directa que el Quinto de los Siete, tiene espada aguda de doble filo con la que captura, encierra y castiga a los infieles, y a los justos les da a comer del mana del desierto.

Los hermanos gnósticos, que le sean fieles y unan su voluntad a su ley, que es la ley de Dios, se sentaran en la mesa del Señor de la fuerza, a participar del gran banquete pascual vestidos con vestiduras blancas.

19

LA BESTIA Los ejércitos del mal, desde el interior del inframundo de este kármico planeta,
LA BESTIA
Los ejércitos del mal, desde el interior del inframundo de este kármico
planeta, elaboran brebajes mágicos, conjuros y exorcismos de gran poder,
de esos que la magistratura negra suelen siempre hacer.
Para abrir las puertas de los infiernos Dantescos donde están encerradas y
se castigan a las almas de los perdidos y de las que todos los días se pierden
también. No pudieron ni pueden los demonios salir de las fauces del Dragón.
Potentes sellos de luz hay en sus puertas, y Ángeles de gran poder las vigilan
en la noche eterna de la obscuridad.
20

Y

ahí, donde el espíritu inmundo no se viste de carne, miré huestes de

demonios trajeados con humanos cuerpos “LA HUMANIDAD ENTERA”.

Solo unos pocos justos tenían luz y alas de ángeles y en sus frentes vi la estrella o pentagrama de la luz con su cabeza hacia arriba.

Los demás cargaban el monstro de las mil caras y me llene de asombro, horrorizado y temeroso quise esconderme de ese mundo de perdición, pero en los cinco contenientes también era igual, la mayoría de las almas tenían cuernos de demonios en sus frentes.

Y

clamé al Señor con todas las fuerzas de mi alma, que me sacara del

abismo, y el Ángel Samael vino hacia mí y me tomo de las manos y me hizo

hacia arriba, curó mis heridas.

Y desde ese cielo mire adolorido a los pueblos y a la Tierra, y vi a la cabeza de los gobiernos humanos, gobernados por luciferes terribles, con escuadrones de homicidas dispuestos a la matanza humana, al gran holocausto.

Miré asombrado millones de demonios negros y de grandes colas con punta triangular y sendos cuernos, fornidos y con alas negras grandes de vampiros, ángeles negros se preparan en el campo de batalla para el gran

eminente Armagedón que en breve a de venir, ¡ay! ¡Ay! ¡Ay! De vosotros los moradores de la Tierra si no se arrepienten y siguen haciendo las obras de

la

obscuridad.

21

22
22
LA VENIDA DEL PRIMOGENITO DE DIOS 23
LA VENIDA DEL PRIMOGENITO DE DIOS
23
 

“EL CRISTO SAMAEL”

Por voluntad divina, a mi miserable condición humana, la Madre de mi Alma, me permitió ver en el espejo mágico del entrecejo, una gran estrella de cinco puntas y en su vientre el cordero de Dios: “Samael el Cristo” quien penetrar en el espíritu de las almas predestinadas para la cosecha de luz.

Y

así mire como la estrella reflejante del mar de Stella Maris

y su amado

hijo penetró en mi fracción de alma y en muchas almas del mundo.

Depositando y activando los arquetipos divinos de la doctrina gnóstica, el misterio de Pistis Sophia, la Liturgia y Sacramentos de la sagrada Iglesia Gnóstica de los mundos superiores, para rescatarnos de la obscuridad a la luz y de la materia el espíritu.

Y

vi el árbol de la vida del Ser en el huerto del edén, y Samael de labio a

oído me enseño a comer sabiamente de él. Y este árbol del manzano estaba

sembrado y tenía sus raíces en los órganos sexuales.

 

Así recibí la clave de la transmutación sexual de labio a oído del primogénito logos de Marte “Samael”, en todos su detalles. Él por su bondad y misericordia en su Ser, me enseñó con su verbo de oro, que es como un río de oro que corre por la espesa selva del Sol.

Como oficiar en la doble liturgia, en el altar del amor y en el Templo de la Iglesia Gnóstica. Con su venida a nuestra conciencia nos enseñó a no derramar el semen, ni siquiera una sola gota del vaso hermético durante los encuentros con la mujer en las bodas del Viernes Santo.

En la cumbre del calvario el cordero herido en su costado por la lanza, derramando sangre y agua, para nuestra redención. Él nos legó la biblia gnóstica Pistis Sophia develada.

Y

me explicó el misterio de los Sacramentos, y cómo el bautismo realmente

es un pacto de magia sexual trasmutatoria con aniquilación de los siete

 

24

espíritus inmundos que todos cargamos dentro y para que así las almas pudiésemos trabajar con los misterios gnósticos de la luz

Y para que se cumpliera la profecía. El Quinto Ángel del apocalipsis Samael encerró al ángel del mal, a la gran bestia Yahvé y sus legiones en el abismo. Así Yahvé y sus demonios fueron prisioneros y llevados a las mazmorras del infierno, en la luna Lilith.

Millones de Arimanes y luciferes fueron retirados de la atmosfera interna planetaria y del plano físico, quedando solo los demonios en la superficie terrestre encarnados en humanos cuerpos para castigar a la bestia de las mil caras, la actual humanidad, “LA BABILONIA LA GRANDE LA MADRE DE TODAS LAS FORNICACIONES”.

El tiempo ya se acorto, queda un fragmento nada más para que nos arrepintamos y sean sacados secretamente los fieles por el señor de la fuerza.

El Patriarca Samael nos dice que el reloj de arena del destino ya se vació, que al lado del reloj está el Ángel Orifiel con su guadaña presta para cosechar los muertos que darán las guerras biológicas y atómicas y los que mueran durante el gran cataclismo.

El triunfo de la venida del Cordero Samael será sacar una pequeña cosecha de hermanos y hermanas, que se lavaran en las aguas seminales de la renunciación aniquilando la bestia interior e iluminando con la antorcha de la gnosis las conciencias humanas, que serán conducidas a un lugar secreto que él solo sabe.

Te damos gracias Cordero de Dios que borra los pecados del mundo por permitir que tu hijo Samael nos auxilie, nos guie y proteja.

Que su infinita caridad y misericordia se apiada de nuestras almas y nos dé el triunfo del Ser.

AMEN

25

EN EL DIA Y LA HORA SEÑALADO PARA MI MUERTE FISICA “EL CRISTO SAMAEL ME
EN EL DIA Y LA HORA SEÑALADO PARA
MI MUERTE FISICA
“EL CRISTO SAMAEL ME SALVÓ”
26

Se me anunció que al cumplir los 27 años moriría, así me lo dijo la Virgen de la Luz, mi Madre Divina a la edad de 9 años por tres veces seguidas.

Ella, la Inmaculada, se me apareció físicamente con su manto azul y de esplendorosa belleza, que ningún pintor en la Tierra podía pintar.

A su alrededor centelleaban 27 estrellas, al verlas sentí la muerte, y le pregunte: ¿moriré a esa edad?, y ella asintió inclinando su cabeza y sonriéndome dulcemente.

Esta misma experiencia la viví por tres días seguidos a la misma hora: 9 de la noche.

También la adorable me dijo cosas inefables que no puedo transcribir, y me anuncio cáliz amargo por vivir, producto del Karma de vidas pasadas.

El 17 de febrero siempre cumplo años, el 16 de febrero a las 10 p.m. me acosté, a 2 horas antes de cumplir los 27 años en la cama, en la casa donde fungía el monasterio Patriarcal.

¡¡ Siempre supe que moriría en esa fecha y jamás tuve temor!!

De decúbito dorsal, posición de muerto, me encomendé al Señor y pedí perdón por mis pecados una y otra vez, en el silencio de la noche diciendo:

CORDERO DE DIOS, PERDÓNAME SEÑOR” CORDERO DE DIOS, PERDÓNAME SEÑOR”, una y otra vez.

“Permíteme renacer de nuevo dentro de un matrimonio verdaderamente gnóstico, sí es tu voluntad”

Y así esperé la llegada del Ángel de la Muerte en mi lecho de penitente, con gran expectativa.

27

Al llegar el sueño profundo y sin perder la lucidez de la Conciencia, fui arrebatado con gran fuerza de mi muy humano cuerpo mortal.

Y

fuera de la envoltura corporal, mi Alma fue llevada por los aires de la

dimensión desconocida, a una gran velocidad, por una fuerza desconocida.

Y

así flotando en la noche estrellada del espacio sideral astral, desciendo a

la húmeda tierra en un lugar oscuro y desconocido.

Ante mis pies se abre la tierra y veo un hueco, como el de un pozo muy negro y sin fondo, y sentí temor y a la vez valor.

“AY DE MI”

Jalado soy hacia el hueco del abismo y parado con los brazos pegados a mi cuerpo, desciendo a gran velocidad.

Es un pozo circular, oscuro y no parece tener fin, y pienso en el descenso.

“ESTO ES LO QUE MEREZCO POR MIS PECADOS COMETIDOS”

Perdóname Señor, que se haga tu voluntad, no alcancé por el poco tiempo a purificarme en las aguas de la vida.

Y

así orando descendía hasta las entrañas de la Tierra, hasta que sentí que

mis pies tocaban tierra y me vi parado dentro de una gran caverna de forma

rectangular.

Y

ante mi fracción de Alma, apareció la Madre Muerte Koatlicue, mi propia

Madre particular, la que siempre me ha cortado el hilo de la vida.

Veo cara a cara mi propia madre Koatlicue, de esquelética figura con una espada igual a la que me diera el Cristo Samael, para dirigir el monasterio.

 

28

29
29

La soberana parca habla y me dice, de entre su figura esquelética:

“VENGO POR TI” y desafiante le contesto a la Madre Muerte: “SOY GUERRERO Y NI A LA MUERTE MISMA ME LE ENTREGO”

Miro el hilo plateado de la vida que sale de mi corazón de mi Alma y se pierde en la oscuridad terminando en mi cuerpo físico.

La Diosa muerte levanta su espada lista para cortarme el hilo de plata.

De pronto miro en mi mano derecha una espada igual a la que porta, la que ciega la vida, que es la que me dio el Maestro Samael para el monasterio.

Y

con gran valor y sin temor alguno, me voy sobre la Madre Muerte con

espada en mano.

Y

la parto en dos y sus huesos caen al piso, más para mi asombro, como

algo mágico se levantan, se integran y asumen de nuevo la esquelética figura.

Ya de pie la muerte me dice con voz amorosa: “ES INUTIL, TU TIEMPO HA LLEGADO”

Una y otra vez, por más de media hora, hice trizas su esquelética figura con

la

espada partiéndola por diferentes partes.

Mas todo fue inútil, ella, la Madre Muerte tomaba de nuevo su figura.

Sudando, cansado y viendo imposible vencer a Koatlicue en mi ignorancia.

Me arrodille frente a ella, puse mi rodilla derecha en tierra y al estilo de los caballeros, incline mi cabeza y le dije arrepentido de mi alevosía y

 

violencia:

“PERDONAME MADRE MUERTE MI INCENSATES, QUE SE HAGA TU VOLUNTAD”

 

30

Y

me dispuse a conciencia a aceptar mi desencarnación.

En ese preciso instante la caverna se ilumino con una luz tan blanca como de mil soles juntos y de entre esa luz como a seis metros aparece un resplandor más potente que el que ilumina la caverna.

Y

de esa incandescente luz emana y sale la figura, en una luz blanca todavía

más pura y fuerte, “EL REY DE REYES, SAMAEL”

Flotando majestuosamente en el ambiente luminoso su gran resplandor me encegueció y arrodillado cerré los ojos de mi alma.

El

bendito Samael con voz de trueno se dirigió hacia mí, diciéndome a la vez

que extendía su mano derecha y diciéndome:

“HIJO MIO DAME LA ESPADA”

Y

me pare y la espada que tenía en la mano se desprendió jalada por una

poderosa fuerza magnética, y flotando mágicamente por el mango llego a la

mano derecha del Patriarca de la luz.

Y del potente y luminoso ángel del Señor broto una gran luz blanca, que penetró a su espada, que ahora dirigía la punta hacia la Madre Muerte.

Y

echando chorros, torrentes muy grandes de luz, la espada pegó en

Koatlicue, que al instante se desvaneció retirándose, en el espacio del

 

misterio.

Luego, en el mundo físico, visité al Patriarca y le pregunte al Maestro Samael, en el nombre del Cristo y con gran respeto:

“¿MORIRÉ O SEGUIRÉ VIVIENDO?”

Y

el bendito salvador de mi alma me contestó, estirando su mano derecha, y

juntando la punta del dedo pulgar con la del dedo índice:

 

31

“POR

LO

POQUITO

QUE

HAS

HECHO

EN

FAVOR

DE

LA

HUMANIDAD, PUEDES SEGUIR VIVIENDO”

 
Desde ese instante con mucha fe,

Desde ese instante con mucha fe,

mi

alma, mi cuerpo y mi espíritu le

pertenece a Samael, rey de reyes

“MI SALVADOR”

 

Por eso doy testimonio de su majestad y gloria, y que Él es el ángel que está aquí para juzgar a

los vivos en Dios, a los que mueren

en

sí mismos y a los que no aman

el cordero de Dios, por que gustan

de

la bestia.

Por eso hermanos, el escriba

interior da testimonio fiel y escribe

lo

que ve en los cielos y en la

tierra de nuestro Amado Patriarca Samael.

Para la gloria del Dios Creador del Universo y del Cristo nuestro salvador Samael, cuyo real ser es un Dios de una luz blanca purísima y esplendorosa.

Porque gracias al bendito y su caridad sigo existiendo en este mundo, para pagar mis deudas karmicas, como para purificarme con su divina gnosis, en el altar del amor aniquilando la bestia interior.

Y por eso y todo lo demás que he recibido de Él , mi cuerpo, mi alma y mi ser le pertenecen, y por eso soy un instrumento de su fuerza, sabiduría, poder y justicia para servir a mi hermana, la pobre humanidad doliente.

 

32

LOS ÁNGELES GUARDIANES DEL TEMPLO DE LA SABIDURÍA 33
LOS ÁNGELES GUARDIANES
DEL TEMPLO DE LA SABIDURÍA
33

Cierro los parpados de mi cuerpo mortal en meditación y oración profunda al Cristo íntimo y veo una luz blanca, potente, enceguecedora, más blanca que la nieve, en la pantalla interna de mi frente.

De entre esa potente luz que nunca se apaga, el Señor Interior, me dice:

“Abre tus ojos y mira y ve, y dime que ves”.

Ante ese decreto, los ojos de mi esencia miran la potente luz blanca y veo una puerta de pura luz, cerrada, muy grande, como de 9 codos de largo por 9 codos de alto.

Las puertas de luz están bruñidas, y a la derecha e izquierda de sus extremos veo a dos potentes ángeles luminosos como el Sol.

Cada uno de los dos ángeles, tienen empuñadas en su mano diestra, hermosas espadas que resplandecen como la luz del sol, como cuando está en su cenit.

La fuerza del espíritu me impele hacia la puerta de luz.

Más soy tomado como una frágil hoja por el viento, y mi alma es arrebatada del cuerpo, y me veo sin ningún vínculo; parado ante el portal del Cielo.

Los ángeles me miran, bajan sus espadas y las puertas del templo del Señor se abren a mi alma.

Los ángeles me miran, bajan sus espadas y las puertas del templo del Señor se abren

Muy silente, despacito, penetro y al traspasar el umbral, soy arrebatado, como una paja ante el huracán.

Me veo ante un torbellino de luz, por el que asiendo a distintos cielos y espacios, todos habitados por millones de distintas jerarquías celestiales. Y esta experiencia que narro se repitió durante años.

34

LOS 24 INVISIBLES ANTE EL TRONO DEL SEÑOR 35
LOS 24 INVISIBLES
ANTE EL TRONO DEL SEÑOR
35

Otro día fui despertado de mi sueño mortal, y llevado por distintas tierras de

la

luz.

Halla en las alturas de los cielos, en lo infinito, desconocido, veo un templo de mármol blanco, purísimo, flotando entre el espacio de luz.

Como el viento, traspaso el umbral y entro a su interior.

He aquí ante mi insignificante esencia, del lodo de la tierra; la grandiosa revelación que el Señor me otorga.

Dentro del majestuoso templo desconocido por los mortales, observo dos grandes mesas, en forma de “S” cada una, en forma de serpiente.

Mire paralela a las dos mesas, separadas por tres codos cada una de la otra. Cubierta cada mesa por blancos e inmaculados manteles que tocaban el piso del santuario.

Y

sentados en las dos mesas mire y vi 24 ancianos, y eran 12 en cada mesa,

ataviados de túnicas blancas de luz.

Y

cada uno de los 24 llevaba sobre su cabeza, rodeando su frente, delicadas

y finas diademas de oro puro con incrustaciones de diamantes.

Heme aquí, por la gracia del cordero, ante los 24 invisibles, o 24 ancianos del apocalipsis de San Juan.

Caminé hacia ellos, en medio de las dos mesas, y me prosterné consternado ante su presencia.

Y

los ancianos me revelaron, cada uno, su misterio y el misterio que le

envuelve.

Y

así supe por qué mi Alma había venido al mundo.

36

Y a una voz los 24 clamaron como cuando suena el trueno.

“SERVIMOS AL SEÑOR TU DIOS, QUE ES NUESTRO DIOS, Y A SU HIJO MUY AMADO POR SOBRE TODAS LAS COSAS”

“Y AL QUÉ HA DE VENIR, EL SEÑOR DE LA FUERZA, SAMAEL”,

“HA EL VENERAMOS Y SERVIMOS”.

PUES ÉL ES EL SEÑOR DE TODA FUERZA Y JUSTICIA, Y ÉL SU MISTERIO TE REVELARA PARA QUE PREDIQUES SU PALABRA EN EL MUNDO.

Así conocí por la gracia del Cordero a mis Veinticuatro invisibles particulares Partes de mi Ser, tal como no lo enseña nuestro Amado Patriarca Samael en la Biblia Gnóstica Pistis Sophia Develada.

37

LA CATEDRAL DE ACUARIO Y EL TAÑIR DE SUS CAMPANAS 38
LA CATEDRAL DE ACUARIO Y EL TAÑIR
DE SUS CAMPANAS
38

Por voluntad del Felipe interior, el ángel del Señor, del que soy su siervo y al que le estaba orando.

Soy sacado de mi cuerpo físico y flotando exquisitamente, soy llevado a un hermoso y gran valle, donde habían flores de todo tipo y color, destilaban sus coloridos pétalos aromas y esencias del nirvana o Paraíso de la luz.

Hay en este valle los arboles del huerto del edén y el frondoso árbol de la vida, dan frutos sin cesar de sabores agradables al espíritu, y su cosecha en ellos es inagotable.

Siempre están verdes en su follaje, y cada uno ofrece agradables y jugosos frutos, que brindan un amor al alma triunfante.

Me desplazo elegantemente por este jardín de Dios, extasiado en mi chispa inmortal, y donde termina este valle del edén observo dos gigantescas montañas, cuyas elevadas cumbres llegan hasta el cielo de esa dimensión.

Los dos montes del Olimpo tienen forma triangular, como majestuosas pirámides, que armoniosamente se juntan en uno de sus bases.

Miro que están cubiertas del verde esmeralda de su vegetación exuberante.

El día pasa al instante y llega la noche del misterio en este agradable lugar. Levanto mis ojos al cielo y veo el firmamento color azul zafiro profundo, tachonado de innumerables estrellas, que centellean misteriosamente en este cielo de la luz.

Para más asombro de mi alma miro extasiado, en medio de la base de las dos montañas, allí donde se juntan, donde llegan a la figura de una “M”, viva majestuosa y gigantesca catedral; templo majestuoso e imponente de luz pura y paredes de diamante transparente.

39

Me acerco a la imponente catedral y veo gigantescas campanas de oro puro macizo, y en ese mismo instante tañen o suenan las campanas; su armonioso y exquisito sonido, penetran por todos los lugares del planeta Tierra.

Las flores del jardín del edén son de pura luz, su luz configurada de diferentes colores exhalando sonido, música, y aromas inefables.

Llamando a las Almas Gnósticas a participar de la Santa Unción de nuestra Santa Madre Iglesia Gnóstica.

El tañir de sus campanas es melodía de ambrosia, que produce en el alma del que las escucha sabor, color y felicidad sin límite.

En esta alborada de Acuario, hermanos de mi alma, alabemos en el altar del amor al Señor de la fuerza Samael y a nuestro propio Ser.

Bienaventurados quienes escuchan las campanas del templo de acuario. Veo dentro y en las grandes terrazas alrededor del templo de acuario, cientos de Dioses Santos se encuentran alabando al Señor.

El encanto de la visión, humildemente da testimonio de esta revelación, por quién el Señor de la fuerza, el Cristo Samael como Avatara de Acuario, cumple su misión impartiendo la Doctrina Gnóstica.

Alabemos al Rey de Reyes, Samael, el Cristo Rey de acuario, hoy y por siempre, porque él ha tenido misericordia de nuestras almas.

Y ha traído su luz, para emanciparnos y llevarnos a la tierra de la luz.

40

EL DECAPITADO, EL PRIMOGÉNITO DE LOS MUERTOS 41
EL DECAPITADO,
EL PRIMOGÉNITO DE LOS MUERTOS
41

Hace un tiempo, un día cualquiera en que oraba y reflexionaba, en mi adorada Proserpina de la cultura egipcia o mejor dijéramos a la adorada Koatlicue Azteca.

Ella, la más amada de los Dioses y la más sufrida Parte del Ser a causa de nuestros pecados.

Me arrebato a su presencia y ya flotando en la noche del misterio, muy lejos del cuerpo de la carne, y me llevo ante la presencia “DEL PRIMOGÉNITO DE LOS MUERTOS”.

Vino primero el señor de la luz, resplandeciente como un sol, irradiando luz blanca a todo su alrededor, luego, por su voluntad divina, asumió la figura humana y vi frente a mí a un hombre muy fuerte en su fuerza, corpulento, trajeado con un elegante saco y pantalón de color negro brillante, vestido como para una fiesta del espíritu.

Mas para mi asombro, el Señor no tenía cabeza, estaba decapitado, y de la base de sus muslos para abajo no tenía pies ni forma, y solo veía oscuridad

en

ese lugar.

Y

el primogénito de los muertos, el mismo Cristo, transformado en el

decapitado, levantó sus potentes manos; y cruzándolas, en forma de cruz al

estilo de los faraones egipcios, sobre su pecho.

Y

al cruzar su mano derecha sobre la izquierda, brotó majestuosamente de

su

sagrado corazón una grande y hermosa rosa de color rojo furia, en forma

de

cáliz y con un tallo muy grueso, verde con 3 hojitas.

Y

el decapitado habló así a mi adolorido corazón:

SOY EL PRIMOGÉNITO DE LOS MUERTOS, POR MI SE LLEGA A LA CASA DE MI PADRE.”

 

42

Y se desvaneció ante mi presencia.

Ante tan hermosa visión y mensaje Crístico superlativo a mi fracción de alma, sentí en lo más hondo de mi conciencia, la necesidad urgente de apelar a la rosa del amor con más intensidad.

De no perder ni un solo día y trabajar intensamente en el Sahaja Maituna, aniquilando uno a uno los diez mil demonios y el triple poder que hay en cada uno de ellos.

Sentí que perder el tiempo miserablemente y no aplicarlo en el despertar de

la

conciencia, es un absurdo, una necedad.

Y

mire como multitudes de humanos que han jurado en su iniciación, no

practican los mandamientos de acuario, ni levantan la antorcha de la Gnosis para iluminar la conciencia de la pobre huérfana humanidad.

 

43

LLUEVE TRIGO DEL CIELO VIVIFICANDO NUESTRA FRACCION DE ALMA 44
LLUEVE TRIGO DEL CIELO
VIVIFICANDO NUESTRA FRACCION
DE ALMA
44

Estando con mi esposa y mis tres hijos, en un patio lleno de árboles frutales, se abrió el cielo de la abundancia, y un ángel derramo su copa, y llovió trigo, grano grande y hermoso, dorado como los rayos del sol.

Nos caía a todos el trigo sobre nuestras cabezas y cuerpo, como un gran

aguacero, de granitos de oro, y

la tierra donde posábamos los pies se

cubrió del trigo dorado. Y mi alma se llena de gozo por esta dadiva del

cielo.

El trigo es la cimiente de oro, “el pan de vida” como dice el Cristo Jesús:

“DEL QUE COMIECE, NO MORIRA Y RESUCITARA DE ENTRE LOS MUERTOS”.

“QUIENES COMAN DEL PAN SUPER SUSTANCIAL DE VIDA, QUE NOS BRINDA, CON LA TRANSMUTACIÓN SEXUAL EL CRISTO SAMAEL, VIVIRÁ POR SIEMPRE EN ALMA Y ESPÍRITU, Y HASTA CON SU MISMO CUERPO FÍSICO, Y ALABARA ETERNAMENTE AL SEÑOR DE LA FUERZA”.

He remojado en agua algunos granos de oro de la simiente de trigo, y los he colocado al sol.

El elemental de cada semilla de trigo, es de oro puro y muy pequeño, mas resplandecen en el aura dorada de la luz del Cristo. A través de mi intercesor elemental he dialogado con ellos, los he bendecido, y en cariño los llamo granitos de oro.

Una cantidad, de una cuchara cafetera los he puesto en una bolsa color verde y siempre la llevo conmigo. Para mi asombro, cada vez que se avecina un evento importante y un peligro, los granitos suenan, produciendo un sonido igual al de los cascabeles de una serpiente.

Es muy interesante comer la semilla seminal de nuestro trigo; comerla en el altar del amor, sin derramar un solo granito de tan preciado oro.

 

45

DESDE EL DOCEAVO CIELO VEO EL ANILLO DE LA LUZ, EL SOL ESPIRITUAL 46
DESDE EL DOCEAVO CIELO VEO EL
ANILLO DE LA LUZ, EL SOL ESPIRITUAL
46

A las 10 a.m. con el libro “El Absoluto”, escrito por Remacharía, un risi Indostán” en mis manos me dispuse a leerlo con suma conciencia y atención.

Leía sobre El Absoluto, palabra y tema por primera vez escuchado, me encontraba absorto, metido en la lectura de varias páginas, y de pronto sentado leyendo, una potente fuerza magnética me arrebató de mi cuerpo denso y de mis cuerpos sutiles.

El primogénito de los muertos, por quien vivimos me condujo a una esfera radiante de Luz.

En ella vi a los Ángeles del Señor, sus paraísos y sus reinos de la Luz. Ascendí muy rápido, sin medida de tiempo, sino de medida de conciencia y espíritu, la que está más allá del tiempo y del espacio.

Llegue a la siguiente esfera de Luz, era como viajar por un gigantesco túnel vertical de Luz, formado por círculos de Luz, cada vez más puros y sublimes hacia arriba, hacia la morada del Señor de Luces.

El siguiente círculo su luz fue más potente, y los seres de Luz de ese Reino, más puros y felices que los anteriores.

Traspase ese círculo divino y penetre así al cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, decimo, undécimo y duodécimo.

Cada uno era más puro y luminoso que el anterior, si miraba para atrás los primeros círculos de Luz de abajo se veían oscuros, por la distancia a que me encontraba de ellos en la altura de otros círculos.

Cada círculo está poblado de millones de seres alados de Luz de diferente intensidad poder y gloria unos de otros.

Siendo más fuertes, puros en su que los otros

Luz y su amor los de más arriba

47

Cuando llegué al doceavo cielo, fue como si hubiese salido de una botella. Y libre en ese espacio de luz blanca purísima con mi fracción de alma, me encontré en el más alto y elevado de los cielos del Señor.

Mire y vi lo que el compasivo quiso que viese.

Dioses alados con túnicas de una luz más pura que los anteriores y de una fuerza Crística indescriptible.

¿Qué ves? me dijo el Ángel del Señor, veo le dije:

“Un espacio de luz sin límite a todo mi alrededor”.

Abajo veo la puerta por donde se desciende al onceavo Aeón, y arriba mis ojos ven un gigantesco anillo de luz, tan grande como la bóveda del cielo que miramos nosotros los mortales de allá abajo en la Tierra, millones de veces más grande que el Sol y más resplandeciente en luz blanca que los doce cielos.

Flotaban en la clara luz de medio día, una gran variedad de dioses de luz, de los cuales esta región es su morada celestial.

Ninguna de las otras deidades inefables de los círculos inferiores de luz, se les igualaban en majestad, grandeza y luminosidad.

El anillo es grueso como de nueve mil codos.

El espacio que hay en el interior del anillo de luz o Sol espiritual, el Omeyokan, de donde no se pasa, si no a la consumación de este gran día cósmico, es más puro y brillante en esplendor, en relación al que me encuentro.

Este anillo su ancho es de millones de años luz y su diámetro no tiene medida humana para compararse.

El anillo es luz blanca Solar, de oro puro, puro, puro concentrado.

48

Potente luz de la Muralla Guardiana, donde yacen las piedras angulares “LOS MAESTROS DE LA MURALLA GUARDIANA DEL UNIVERSO”.

Habitan en este protocosmos, que es el primer cosmos, los trece Prototipos de los Trece Cosmocratores del Sistema Solar.

“Es tal la concentración de luz” de ese gran anillo, que es imposible penetrarla con mi vista limitada.

Mi

guía, el primogénito de los muertos, por quien vivimos y existimos me

dijo:

“Ese anillo es, hijo mío “LA PORTERIA DEL UNIVERSO”, en ella existen por siempre los dioses más elevados de este sistema solar espiritual de mundos.

Ellos son los elegidos vigilantes y sustentadores de esta gran creación del Sistema Solar. Observa esa luz inmensurable, que como mil estrellas juntas, se ve en el centro del espacio del anillo.

Mira como palpita y respira, inanimada por sí misma, ved el sístole y el diástole del Inmanifestado Aelohim.

“ESTA ES LA VERDADERA LUZ SIN SOMBRAS QUE NUNCA SE APAGA”

“ESTA ES LA LUZ ABSOLUTA INCREADA DE IPALNEMOANI DE DONDE EMANAN TODOS LOS DIOSES EN LA AURORA DE LA CREACIÓN A ESTE ANILLO DE LA LUZ”.

A esa luz verdadera y eterna debemos regresar, esa es tu meta. Esfuérzate por regresar a tu casa paterna.

Lo

que vi y sentí con esta experiencia, apenas puedo verter la idea de mi

visión con palabras, pues no hay lenguaje ni arquetipo para describir la

grandeza del Sol espiritual y en su centro a la lejanía, al ocaso la luz incandescente del Gran Invisible, millones de veces más pura, que la luz del

Sol

Espiritual.

49

EL PLANETA PURGATORIO En este espacio de clara luz, frente a la Portería del Universo,
EL PLANETA PURGATORIO
En este espacio de clara luz, frente a la Portería del Universo, diviso un
imponente planeta, silente, flotando, sostenido en su eje de luz en esta
atmósfera, distinta a la que vemos con los ojos de la carne.
Mi
esencia recuerda las palabras del Altísimo Rey de Reyes Samael,
miembro de la muralla guardiana, que nos habla de este planeta Purgatorio,
lleno de gran variedad de aves de hermosas plumas y frutas del huerto del
Edén, donde los adeptos en purificación purgan sus penas y fríen las
semillas de pasados pecados.
Los
Maestros de la Muralla Guardiana esperan la gran cosecha de la luz,
que
se dará al final de la séptima sub-raza de la gran séptima Raza Raíz.
Para el final del día cósmico, en su último atardecer, fundirse en la luz
increada del no ser.
50
EL ANGEL DEL AMOR CELLA MI FRENTE SIDERAL CON UNA “P” CON SANGRE DE CRISTO
EL ANGEL DEL AMOR
CELLA MI FRENTE SIDERAL
CON UNA “P” CON SANGRE DE CRISTO
Meditando en mi lecho de penitente arrepentido de corazón, y con un gran
sufrimiento físico, producto de una grave fractura en el duro piso de la
perfumada tierra, le oro con devoción infinita al Señor, pidiéndole perdón,
perdón, perdón.
Y diciendo una y otra vez en el silencio interior: Cordero de Dios que borras
los pecados del mundo perdónanos Señor.
Y en visión por voluntad del espíritu divino, que dio a luz mi Alma en el
mundo de las formas, vino a mí un majestuoso y alado Ángel, muy potente en
su luz y fuerza.
51

Y con fuerza me cello la frente con una “P”, la que con la conciencia emancipada, la veo en mi frente sideral.

El Ángel con sangre de Cristo me cella con el signo de la “P” de los misterios, Petrus, Pitar, Pira de fuego, Purificación por el fuego del amor.

No hay más remedio que perseverar en el misterio de la transmutación sexual con aniquilación Budista, enseñándole masivamente a las Almas de la Tierra la Doctrina Gnóstica del Patriarca Samael, sin finalidad de lucro y renunciando a los frutos de la acción.

Miro atentamente la “P”, y se borra la visión. Y regreso a este afligido y triste mundo de las formas, gritando en el fondo de mi Alma:

¡AY!

¡AY!

¡AY!

Señor mío, Madre Divina, ten misericordia de nosotros, tan lejos de la verdadera luz y tan cerca de ti.

“NO ME ABANDONES JAMAS”

 

52

EL CRISTO SOLAR INTERIOR Y LOS 12 APÓSTOLES 53
EL CRISTO SOLAR INTERIOR
Y LOS 12 APÓSTOLES
53

Y

se abrieron mis ojos y

en visión de Dios,

vi

el espacio sin límite

prolongado.

 

Una potente voz que retumbó en el fondo de mi conciencia me dijo:

 

MIRA

AL

UNO

Y

RESPLANDECIENTE

SOL

QUE

NUNCA

SE

APAGA”.

 

Y

vi entonces un Sol que jamás nunca había visto, todas las estrellas del

firmamento en su luz no igualaban su potente y preclara luz.

 

Y

la voz del Señor me dijo:

 

“Mira y ve y da testimonio de lo que ves”.

 

Y

entonces vi alrededor del Sol un espacio azul cielo, penetrante y purísimo,

que abarcaba y traspasaba mi entendimiento.

 

Y

alrededor del Sol giraban en su orden 12 Soles de color azul intenso, azul

desconocido por los mortales de la Tierra.

 

Cada esfera de los 12 se prosternaba en su espíritu ante el Sol del centro, y

la

luz de cada uno de los Soles era en medida diferente a la otra, pero su luz

no encandilaba mi visión.

 

El

Señor de Gloria hablo así:

“HE AHÍ EL FIRMAMENTO DEL DIOS TODOPODEROSO, POR QUIEN SIEMPRE HEMOS SIDO Y SEREMOS”.

“EN ESAS 13 CASAS DE LA LUZ DEBERÁN HABITAR LOS UNGIDOS POR EL SEÑOR TU DIOS”.

Y

después el velo llegó de nuevo a mis ojos.

 
 

54

Hoy reflexiono en la magistral obra titulada la Biblia Gnóstica, en la que nuestro amado Patriarca Samael, nos devela el misterio de nuestro Ser y de cada una de las partes del Ser.

Y

como un día en tercera Cámara, aquí en México, le escuche por primera

vez hablar de las 12 potestades, de los 12 apóstoles interiores. Quede anonadado jamás me imaginaba en mi insignificante condición humana, hasta ese instante que oí al Cristo disertar que los 12 benditos están dentro de nosotros mismos.

Hoy doy testimonio de esta gran verdad, y que ellos gravitan y se prosternan humildemente ante el Sol Cristo nuestro Padre Celestial.

Y

de igual manera sucede en el macrocosmos del sistema solar exterior.

Estos son los 12 espíritus celestes de nuestro sistema solar interior que adoran y sirven al Sol central espiritual del Aeon 13.

 

55

EL SIGNO DEL INFINITO 56
EL SIGNO DEL INFINITO
56

De allá de lo desconocido, por voluntad divina aparece ante el espejo del misterio el signo del infinito, gigantesco, omniabarcante. Delineado el santo ocho en forma vertical de luz, cuajada de luz blanca purísima, parecía el santo ocho el cuerpo de una gran serpiente.

En el cuerpo del ocho santo vi con asombro místico: infinitud, miles, millones de infinitos, de 8 iguales pero pequeños, que tenían vida en su interior y se movían al vaivén de las galaxias, dentro del océano de vida del santo ocho.

Cada nuevo infinito galáctico, palpitando, centelleando de un color distinto al otro. El arco Iris de la morada de Dios se hizo presente en cada infinito que existe dentro del gran infinito.

Y

mi visión me llevó al centro de un ocho, de esos micro infinitos galácticos,

y el Señor de bondad puso en mis ojos su revelación de luz, porque en el centro de cada ocho galáctico existe un gigantesco Sol multidimensional.

Brotan de un Sol Absoluto de luz inconmensurable, espiritual, desconocido por los mortales de la Tierra.

Y

el que me guía, que está oculto dentro de mí Ser, habló con voz de trueno y

vi lluvia de estrellas en el cielo, diciendo así:

“EL SANTO OCHO, ES LA INFINITUD DE LA SERPIENTE QUE TODO LO SUSTENTA”.

Los pequeños infinitos son las miríadas de galaxias en el vientre de la Madre de esta gran creación.

Levanta tu voz y clama a voces a Nuit, la inconfundida luz de los cielos, que siempre ha sido y será.

Después de estas cosas, los ojos de mi carne se abrieron y escribo dando testimonio de lo que el Señor me permitió ver.

 

57

EL CRISTO SAMAEL ME DA A BEBER SU SANGRE, CONTENIDA EN SU SANTO GRIAL

58
58

Una noche serena, cuando la naturaleza entera duerme y sus hijos se cobijan al calor de su vientre, vino de allá arriba, de la luz desconocida.

Mi amado Samael brillando como el Sol, y

con su cáliz de oro puro en su

mano diestra, de ese oro del espíritu divino, que resplandece en luz de oro en toda su gloria.

Mire y vi en su interior la Sangre de la Morada de Bárbelos “ROJA SANGRE DE CRISTO, LA SANGRE DEL CORDERO SAMAEL”.

El Señor me dijo: “Bebe en mi nombre”, y arrodillándome, compungido de corazón, así lo hice: Y ME BEBÍ HASTA LA ULTIMA GOTA DE LA SANGRE DEL CORDERO SAMAEL.

Hoy cargo esa Sangre de Cristo por siempre en las venas de mi Alma y de mi Ser.

Y el espíritu del Grial me habló así:

“Enseña la 5ª verdad de Samael el Cristo a toda la humanidad, hasta los últimos días de tu existencia”.

Regrese al mundo de las formas sintiendo la ambrosia en mis labios, mi boca y en lo profundo de mi alma.

 

59

LAS 3 ROSAS DE LA VIRGEN. En mi lecho de mortal terrestre, la Reina del
LAS 3 ROSAS DE LA VIRGEN.
En mi lecho de mortal terrestre, la Reina del cielo trajo a mi corazón una
ofrenda para compartir con mis hermanos del sendero.
Ella, la inmaculada, espejo de justicia, trono de la sabiduría, arca de la
alianza, colocó en el fondo de mi esencia la ofrenda mística de las rosas.
Mire y vi en el espejo de Jeú, el Iluminador: 3 bellas rosas; una Rosa, la del
centro, era de pétalos amarillos, como la luz sabiduría del unigénito hijo del
Señor de los cielos, centelleando luz pura amarilla del corazón del Cristo.
La 2ª Rosa, estaba a la derecha, en la base de la rosa del centro, y su color
era rosado como la luz de la belleza y el amor, y me acorde en ese instante
de las palabras litúrgicas del Cristo Samael:
¿QUIÉN EN EL AMOR DESPIERTA LA BELLEZA?
¡PARA QUE LA BELLEZA LO CONVIERTA EN AMOR!
60

Su luz rosada llenó mi Alma de esa ambrosia.

La tercera Rosa era roja sangre, como la sangre de Cristo, sus pétalos llevaban el emblema de palomas, ibis y cisnes Kalahamsa.

Vi en ella al tercer Logos resplandeciente, y me pregunte asombrado: “¿por qué a mí? Vil pecador arrepentido del lodo de la Tierra”.

Y agradecí al gran compasivo por su misericordia.

61

LOS TEMPLOS DE LA MUERTE Y EL CETRO DE LA MADRE MUERTE 62
LOS TEMPLOS DE LA MUERTE
Y EL CETRO DE LA MADRE MUERTE
62

Vino aquella a quien tememos, los mortales: Koatlicue, la Bendita Diosa Madre Muerte, y me abrazó como una madre adorada.

Mi

Alma soltó en llanto y colocó en mi mano diestra un cetro de poder que vi

así:

33 vertebras, una sobre otra como están en la columna vertebral, todas las vértebras blancas, como templos de Luz.

Parecía cada vertebra como mariposas de Luz, separados cada templo, cada vertebra, por un espacio o cielo de Luz azul.

En el centro de cada vertebra, había el rostro de Koatlicue, una calavera desnuda, descarnada.

Eran en total 33 cráneos y en el interior del Cetro de los Reyes un hilo rojo de fuego, que sostenía desde adentro las 33 vertebras del templo vivo.

Y Koatlicue me dijo así: “En la muerte renacerás intacto y puro”.

Desde ese instante, un anhelo ferviente espiritual invadió mi afligida Alma peregrina, comprendiendo que para poder lograr entrar a cada una de los 33 Santuarios interiores y encender el candelabro del Altar, debería

aniquilar de instante en instante la bestia interior, y hacer muchos méritos para merecer algún día ese majestuoso cetro que mi adorada Madre Muerte

me

ha permitido sostener por un instante.

63

64
64
LA DIVINIDAD ESCUCHA MI PRIMER ARREPENTIMIENTO Tenía 15 años, y no ignoraba que cargaba el
LA DIVINIDAD ESCUCHA MI PRIMER
ARREPENTIMIENTO
Tenía 15 años, y no ignoraba que cargaba el “Yo” animal, porque al irme a
peinar en el espejo se desfiguraba mi rostro y muchos rostros perversos,
demoniacos aparecían en vez de mi cara.
Esto me sucedió decenas de veces, sabia de la bestia, mas ignoraba como
aniquilarla porque no conocía la Gnosis, “SUFRIMIRNTO TERRIBLE
PARA LA CONCIENCIA”.
Salía a los bosques solitarios, bosques y selvas profundas, y ahí en el
silencio de la naturaleza llamaba a gran voz al Señor.
65
“Dios mío escúchame, déjame verte, perdóname, no sé por qué sueño tantas cosas extrañas y
“Dios mío escúchame, déjame verte, perdóname, no sé por qué sueño
tantas cosas extrañas y me permites ver a los Ángeles, al demonio, los
infiernos y la luz superior”.
Mas en mi oscuridad y desesperación, en el pozo del abismo, no era
escuchado, solo mi propia voz, desesperado y compungido en un gran
sufrimiento en mi Alma.
Estaba solo, no tenía amor ni amaba a nadie, además no creía en el amor.
Como el Señor no me respondía como yo quería, debido a mi ignorancia y
ceguera, sentía que seguiría dentro del calvario, del infierno de mis pasiones
y desdichas.
Y resolví, una noche cualquiera, hacerle una visita a un cementerio de un
pueblo cerca de una montaña.
66

Invité a la excursión nocturna a cuatro amigos de vagancia, y llegamos antes de las 12 de la noche.

Encontramos una puerta de hierro cerrada, muy grande y muy alta, el panteón estaba todo bardeado de ladrillo. Al entrar, a mis amigos les dio mucho miedo, “se me rajaron” como decimos aquí en México, y huyeron atemorizados dejándome solo, diciéndome que estaba loco y etc., etc., etc.

Mientras escalaba una gran reja de hierro de unos 3 metros de altura, llegando arriba me topé con el techo del cementerio, de varias lapidas superpuestas unas con otras.

Lleno de una energía desmedía y con gran valor y fe, llame a gran voz:

“Padre mío, Dios de mi Alma, este cementerio donde se entierran los muertos es el lugar intermedio entre los cuerpos muertos de los difuntos y el lugar donde tú te encuentras. Por favor, con mi Alma te pido, escucha, estoy arrepentido, háblame”.

Así grite a gran voz en la noche fría del lúgubre panteón. Solo el eco de mis palabras escuché, mas no desfallecí y de nuevo invoqué por el Cristo y la Virgen al Señor.

Para mi desgracia, todos mis ruegos fueron en vano. Indignado con Dios le dije, pisando terriblemente las tumbas y pisándolas fuertemente:

“Cómo no me escuchas ni me respondes mi sincero arrepentimiento, ahora llamaré al diablo en este miserable cementerio, al que no le tengo temor”.

Y con la palabra bien en alto dije:

“Si existen demonios, diablos o entidades del mal, salgan, háganse ver, porque los quiero conocer”.

67

Para colmo y asombro de mi prepotencia y mi ira, ni un miserable diablo apareció frente a mí.

Me reí con burla del diablo y le dije:

“A ti no te tengo miedo y sé que estás ahí aunque no te dejes ver”.

En semejante locura, en el mortífero panteón de muertos, lleno de una fuerza extraña y queriendo contactar con lo que fuera que estuviese del “otro lado”, Dios, diablo o almas de los desencarnados.

Me fui al mero centro del siniestro campo sepulcral, había un cubo de 4 metros de altura por 3 de ancho, todo de cemento y ladrillo. Lo escalé con gran valor, llegando a lo alto, miré la luna que acababa de salir e iluminó la penumbra.

Miré hacia abajo de dicho hueco, y me di cuenta que era la fosa común del cementerio, no vi sino imágenes de muchos huesos y cráneos, amontonados unos sobre otros. Lleno de esa terrible energía, temeraria y de gran valor que ha caracterizado a mi Alma y a mi ego animal, me lance parado desde semejante altura, me pareció eterno el descenso por ese túnel oscuro.

Caí de pie clavándome hasta la pantorrilla de huesos de muerto, me di cuenta que estaba en la fosa común, donde están los huesos de los desencarnados.

Observe que eran decenas de huesos humanos, cráneos, etc., etc., etc. Intencionalmente levante un cráneo entero, el que con asombro vi que tenía adherido a su mandíbula una placa de dientes postizos.

Levante el cráneo lentamente y mire sin respeto a la muda e inerte calavera, la levante con mis dos manos y dije decretando con voz de trueno: “que aparezca el que vivía aquí”.

68

Para mi asombro dicho cráneo levitó misteriosamente ante mis ojos, y luego cayó al piso entre los otros huesos.

“Bueno”, me dije, “de perdida se manifestó el espíritu del muertito”, quise inmediatamente salir de tan lúgubre y funesto lugar.

y

Sentí mis pies clavados entre los huesos y con dificultad levante el pie derecho, hice un esfuerzo y saque el izquierdo de entre los huesos quebrados por el impacto de mi cuerpo.

Mire como escalar en semejante oscuridad ese hueco del terror, y hasta ese instante me di cuenta en el lugar en que me encontraba, y en qué situación tan difícil para salir de ahí.

Como algo extraño, observo en el rincón un árbol de papaya de unos 2 metros de altura, lo reconocí por sus hojas, y le dije, “¿Quién te puso ahí? ¿Es para que yo salga de este infierno?”.

Apoyándome en las paredes resbaladizas del hueco sepulcral, y del árbol de papaya, llegué hasta encima de él con gran dificultad. Y como gato, desesperado, me adherí a esa pared por los salientes y pude salir arriba y ver el firmamento estrellado y la luna esplendorosa.

Sentí una felicidad infinita en todo mí Ser, y encaramado en la cúspide de esa torre de muertos, le dije con mi verbo sonoro a Dios:

“Perdóname mi ignorancia Señor, ya comprendí, TU ERES LA VOZ DEL SILENCIO QUE SOLO HABLAS AL CORAZÓN”. “Ahora te siento y sé que me has escuchado”.

Terminada mi plegaria sentí una paz infinita que me embriago de una fuerza poderosa, dándome la determinación radical de abandonar el mundo y sus pasiones para siempre.

 

69

Descendí de la misteriosa torre lanzándome valientemente parado, sobre una lúgubre y polvorienta tumba sembrada en tierra.

Me dirigí a la gran puerta de hierro, la escale y descendí de ella para encaminarme a mi casa a dormir, ya eran las 2 de la mañana, y me parecía que había pasado solo un instante en ese lugar.

Supe por el sentimiento de mi corazón que todo iba a cambiar, y que el Bendito Padre Creador me había escuchado, así lo sentí y creí, es todo.

70

POR EL SEXO DE LAS PROSTITUTAS SE VA AL ABISMO 71
POR EL SEXO DE LAS PROSTITUTAS
SE VA AL ABISMO
71

Otra noche en mi juventud, la Virgen de la Luz, mi adorada serpiente Isiaca, la cobra de los misterios, por su voluntad me despertó de mi sueño mortal.

Y fui transportado en Esencia a un templo del abismo, allí donde reina soberana Lilith, la madre de todas las fornicaciones de la Tierra, y la perversa Nahema, la madre de todos los adulterios de este mundo.

Lo que en este miserable antro vi, y que es pura verdad para mi conciencia, ahora doy testimonio de esa revelación a los ojos del creador de mi Alma.

Me encontré al instante, una muy grande habitación rectangular, elegantemente decorada por imágenes eróticas, con las que Nahema, la madre de todos los adulterios, invitaba a la tentación.

Al fondo de la habitación, observe un sofá antiguo, muy ancho, cubierto de terciopelo rojo, del color de la lujuria, el piso estaba cubierto por una mullida y exquisita alfombra vino tinto. Y en el medio, una suntuosa cama, acondicionada para los placeres lujuriosos de la carne y el deleite de los sentidos.

Parado a 6 metros del sofá, al verme en luciferico lugar, serenamente de firmes como guerrero del Cristo Samael, puse mi mano izquierda sobre mi plexo solar.

Como por encanto, de la nada, aparece frente a mí a 3 metros de distancia una bella y sensual mujer, llena de lujuria tentadora.

Mire su cuerpo casi semidesnudo, le atravesaba únicamente un listón negro

y

delgado sobre su cuerpo.

Cargaba esta diablesa femenina en su psiquis y en su cuerpo una potencia infra sexual terrible, en ella vi toda la potencia luciferica del tercer círculo infernal dantesco. Permanecí sin identificarme un solo átomo, muy sereno, mirando sus negros

y

hermosos ojos que centellearon llenos de ardor pasional.

 

72

Insinuante y provocativa, como la manzana del Edén, se quitó el cinto negro que atravesaba su pecho, invitándome a copular con ella. Y retrocedió hasta

el

sillón rojo, y se sentó desnuda sobre él.

Con atención revise su cuerpo de contorneada y perfecta belleza de Nahema, exuberante estructura femenina que enloquecía a cualquier humano mortal de la Tierra.

El

diablo disfrazado de mujer tentadora, levantó y abrió sus piernas dejando

ver la puerta que en ella conduce al infierno. Gracias al Cristo mi salvador, mi voluntad y conciencia permanecieron firmes e inquebrantables y no me identifique.

Lo que a continuación miré y vi, con los ojos de mi Alma, me llenó de asombro, el sexo de la diabla luciferica, al ver que no me le acercaba y no caía rendido a sus pies, crecía y crecía hasta el tamaño de una puerta.

Puerta que se abrió y vi llamas con forma de demonios del abismo, que salían de su sexo y de dentro de ella. Y esas llamas abismales del infra sexo, que salían por la puerta, y los de adentro en coro decían todos juntos:

“POR EL SEXO DE LAS PROSTITUTAS SE VA AL INFIERNO” “POR EL SEXO DE LAS PROSTITUTAS SE VA AL ABISMO” “POR EL SEXO DE LAS PROSTITUTAS SE VA AL ABISMO”

Y

oí estas palabras y sentencias terribles cientos de veces.

Y

regresé al instante compungido de corazón, con la conciencia clara sobre

lo que es la puerta del sexo de Nahema, donde millones de almas de la Tierra ingresan a diario.

A partir de esa fecha, hace muchos años, hice una lista en forma intencional, de todas las diablesas femeninas con las que había tenido sexo en esta existencia.

Y

denomine a ese tema “CÓMO PERSEGUIR AL DRAGÓN”, ese que

aparece en el libro de la meditación de muerte del yo.

 

73

Reflexioné, medité, en cada yo hijo de Nahema y de Lilith sin excepción, y una a una esas diablas prostitutas que cargaba en el burdel interior, fueron aniquilados en la fragua.

Yo

oraba y suplicaba en el tálamo nupcial, mostraba por separado a cada

yo, y mi Madre Kundalini con su lanza de oro, y en su punta un triángulo

de

oro que lleva el poder triple divino, del fuego del Cristo, del fuego del

Espíritu Santo, y el fuego mismo de la Serpiente, reforzado con la fuerza erótica sexual.

Mi

adorada y Sagrada Madre Kundalini lo dirigió y clavó en cada demonio

de

esos, aniquilando, desintegrando su mente, deseo y sexo, es decir, su

triple poder, a la vez que aniquilaba las diablesas que cargaba en mis propios abismos, también aniquilábamos al yo o persona psicológica que se cruzó en vida con esa mujer.

Por último, desintegramos, con mi Madre Divina las imágenes del acto sexual, sus efigies y el veneno lujurioso que dejaron esas impresiones en mi Alma, cuerpos y sangre. Y por último supliqué se quemaran las cintas teleoginoras de esas creaciones egóicas.

Sin dejar una sola de esas parejas infernales, fueron todas disueltas en forma radical.

Pasados unos 3 años, temiendo que esos gérmenes infernales resucitaran con astucia, repetí todo el trabajo que duró varios meses, y esta vez le pedí al Cristo y a la Serpiente me aniquilara en cada paso, los gérmenes causales lujuriosos de esos yoes del tercer circulo dantesco interior.

Esta es mi vida y mi práctica interna que a muchos hermanos del sendero, sí la aplicaran les serviría en gran manera, pues es una forma de limpiar los establos interiores, de aniquilar el templo y burdel interior que todos los hombres cargamos dentro.

Por último diré que él o la que esté libre de culpa que tire la primera piedra

 

74

EL HOLOCAUSTO FINAL 75
EL HOLOCAUSTO FINAL
75

Tenía 43 años, y meditando una noche profunda, vino ante mi fracción de conciencia aquel por quien vivimos, y como el viento, a la velocidad del rayo, me extrajo del cuerpo físico y de los demás vehículos internos.

Ya libre de todas esas molestas ataduras, en un instante, mi Alma se fundió como la gota en el océano, y me vi en el interior del gigantesco núcleo ardiente de nuestro afligido mundo Tierra, y desde esa lava ardiente, rojiza, que no me quemaba ni hacía ningún daño, observe con terror que me hizo palpitar el corazón de mi conciencia.

La base de los 5 continentes estaba quebrada, rajada en distintas partes de abajo, del interior planetario hacia arriba hasta la superficie, rajaduras que formaban gigantescas grietas, unas más grandes que otras, que cómo arterias o venas, llenas del líquido rojizo de la lava, ascendían violentamente hacia la superficie de nuestro afligido mundo.

Luego, la Divinidad, en ese mismo lugar me permitió ver:

Cómo el gigantesco núcleo de lava, o espíritu del fuego que permite la vida en nuestro adolorido planeta, “EXPLOTÓ” en mil partes por toda su periferia.

Vi, y pongo a Dios como testigo, que todas las montañas de la superficie terrestre reventaron proyectándose hacia el espacio hechos pedazos, la explosión, el sonido aterrador, no tenía medida.

Las aguas de los grandes lagos, ríos y de los 7 mares, fueron expulsadas de sus lechos al espacio, mezclándose con la lava ardiente que salía del núcleo de la Tierra, que hizo que brotaran millones de volcanes en la superficie y en los lechos de los mares.

Fuego volcánico, pirotécnico, que regresa, por la atracción magnética del planeta, a la superficie, fuego incandescente de lava roja, y llamas blancas, que como lluvia de estrellas caía en la Tierra, incendiándolo todo.

76

Las aguas de los mares, expulsadas hacia arriba por la tremenda explosión del núcleo ardiente de la Tierra, se salieron de sus lechos, y vi olas de 800 metros de altura, negras como la noche más aterradora, gigantescas, todo el océano desbordado cubriendo la superficie terrestre.

Un sonido aterrador se escuchaba en la periferia de nuestro afligido mundo, la lava ardiente y los mares desbordados, mezclados con espantosos terremotos y maremotos, destruyeron y desaparecieron todos los 5 continentes actuales, solo quedaban unos islotes y aparecían nuevas tierras.

El polo norte se deshielo y quedó como un bello continente en la línea ecuatorial, el polo sur se deshielo y quedó también al lado opuesto del polo norte en la línea ecuatorial.

Toda la atmosfera periférica terrestre se oscurecía, se ennegrecía, y las aguas desbordadas azotan y cubren todas las naciones, ciudades y pueblos del mundo, pereciendo millonadas de seres humanos al instante.

La Amazonía en toda su extensión, la miro por arriba y por debajo, como una gigantesca tapa de olla de barro, y debajo de su corteza terrestre, una gigantesca caverna, tan y más profunda como la misma extensión de la selva Amazónica.

Un gigantesco terremoto hace quebrar esa tapa de barro en distintas partes, y toda la Amazonia, que abarca varias naciones, es precipitada al abismo de la profunda caverna, desapareciendo naciones y pueblos enteros con sus ríos y vegetación.

Luego llega el mar desbordado con cientos de metros de altura, y esas gigantescas masas de aguas marinas cubren esa olla de barro o caverna, dónde se sumergió toda la Amazonia.

Y la Tierra entera se sale de su órbita como un ebrio, tambaleándose, se desplaza por el espacio alejándose del Sol, haciéndose un poco hacia su hermano el planeta Marte.

77

Observo cómo nuestra esfera terrestre sale despedida de su círculo magnético de rotación y traslación, y cómo un trompo, rotando, es trasladada a miles de kilómetros de distancia de su actual órbita.

El Sol y los planetas generan desde su espíritu y núcleo, una gran tensión sobre la Tierra, a la derecha y a la izquierda, y la esfera planetaria se detiene en el lugar indicado por los Dioses.

En ese vuelco, en ese desplazamiento fuera de su órbita, todo es una hecatombe entre los elementos ardientes y el agua de los mares.

El hijo del hombre, los hijos de los Dioses, las humanidades vecinas, observaran por millares el gigantesco holocausto.

Poderosas naves madres, unidades de transporte interplanetario, observan a prudente distancia el holocausto final.

Se filma, se imprime y se retransmite a las 12 humanidades de nuestro sistema solar.

Gloria a la voluntad divina que me permitió tener semejante experiencia sobre los tiempos del fin, ya notificados una y otra vez por nuestro Salvador el Cristo Samael.

Cómo se lo que va a suceder, no pierdo un instante de mi existencia en vaguedades ni vanidades, ni pierdo el tiempo en nada que adormezca la conciencia, pues tengo muy presente en mi entendimiento las elocuentes palabras del gran Sacerdote Gnóstico Jesús el Cristo que dijo:

“TU TIEMPO CORRE MÁS APRISA QUE TU PROPIO POLVO” “NO PIERDAS UN INSTANTE EN BUSCAR PARA HACERTE PERFECTO”

78

EL BANQUETE INFERNAL QUE SE DA LA GRAN SERPIENTE EN EL OCTAVO CÍRCULO DANTESCO 79
EL BANQUETE INFERNAL QUE SE DA LA
GRAN SERPIENTE EN EL OCTAVO
CÍRCULO DANTESCO
79

Y fui despertado de mi sueño y el Ángel del Señor, fuerte y radiante de una luz blanca, vino a mí y me llevó al mundo de abajo, a los infiernos del planeta Tierra, allá donde el sufrimiento no tiene límite.

Penetre en el octavo círculo infernal, donde la gran serpiente Koatlicue, en sus dos desdoblamientos negativos, como Madre de los Infiernos y como Madre de los Demonios: SE DA EL GRAN BANQUETE

Tragándose y destruyendo a los perversos demonios que involucionan a través de los siete círculos dantescos infernales, y que luego pasan a la esfera infernal del octavo circulo.

Y me vi flotando en el octavo círculo, la oscuridad parecida a la noche más oscura, que teniendo los ojos abiertos un mortal, no podría ver más allá de sus propios parpados.

Y me veo en la oscuridad flotando en un vacío, sin techo, sin piso y sin límite. Observo una esfera de luz azul purísimo que me envuelve, y que despedía una potente luz a mi alrededor, con la cual puedo ver en la oscuridad donde me encuentro.

A medida que me desplazo, veo decenas de monstros del infierno, se acercan pronunciando todos los sonidos del infierno, sus formas son monstruosas, inimaginables, horripilantes criaturas del octavo circulo dantesco.

Veo cuerpos humanos desmembrados, ojos flotando, manos, piernas, codos, rodillas, troncos humanos, cabezas, intestinos y mil formas de pesadilla, como cientos de larvas y de demonios y de entidades perversas jamás imaginados por ninguna mente desquiciada, flotando en esa oscuridad sin límites, aquí se ve y se siente, la fuerza centrífuga y centrípeta planetaria en acción, siento su flujo y reflujo.

Todos esos monstros del infierno, se me avientan llenos de ira, odian la luz que me rodea, unos aúllan como lobos, otros braman como toros, otros

80

balan, mugen, silban, cacarean, relinchan, y producen todos los sonidos de las bestias de la tierra.

Esos engendros abismales producen todos los sonidos de las bestias de la Tierra, la terrible fuerza centrífuga y centrípeta, de este lugar despedaza todo, y en su furia los perversos arremeten con fuerza contra mi Alma.

No ciento un átomo de miedo, los miro impávido, silente, sereno, cuando me rodean como enjambres con ese sonido del llanto y crujir de dientes de este octavo lugar de oscuridad, el sentir de mi alma y con el poder de Dios los retira y avienta a todos como catapulta.

Para arremeter de nuevo esas larvas infrahumanas, de nuevo con más fuerza sobre mi Alma, con una cacofonía de todos los sonidos del infierno; más una y otra vez son expulsadas del campo magnético, de la esfera de luz que me envuelve.

En la paz que llevo, impávido, contemplo que estoy en el interior de las fauces del dragón, aquí las Almas en sus juicios, son tragadas por la gran serpiente del abismo para ser desintegrados y para ser digeridos en su tenebroso vientre.

De pronto, como el relámpago, soy sacado del octavo vientre de la serpiente del abismo y regreso a mi humano cuerpo físico, y reflexionando en voz alta escribo, este es el lugar en que nuestro Señor el Cristo Samael escribe diciendo:

Que la serpiente infernal se da el gran banquete tragándose y desintegrando a las Almas demonios en involución, para poder así pasar por la muerte segunda.

¡Ay!, ¡Ay!, ¡Ay! De los que teniendo la doctrina Gnóstica y no la practican

81

 

LOS ELEGIDOS PARA OTROS MUNDOS

En 1950 la Logia Blanca del planeta Tierra se reunió en asamblea para determinar el futuro de la actual raza humana, “LA BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE TODAS LAS FORNICACIONES”.

Y

todos los Dioses por unanimidad sentenciaron a la actual humanidad

diciendo en coro:

“AL ABISMO, AL ABISMO, AL ABISMO”.

Calificándola con el nombre de “LA GRAN RAMERA”, más la caridad

infinita de la Madre Divina del Patriarca Samael y su hijo el Cristo, llenos

de

piedad, y misericordia, y para que se cumpliese la profecía, abogaron por

un poco de tiempo más, para que las Almas de los elegidos para la cosecha de la luz del Sol, recibiesen la enseñanza gnóstica, la Liturgia de la Iglesia Gnóstica y la Pistis Sofía develada.

Y así el hijo del hombre, del real Ser Samael, lleno de nobleza y sufrimientos, se dio a la tarea de crear el poderoso Ejército de Salvación Mundial, y al ser envestido de todos los poderes de los Dioses de la Logia Blanca de este Planeta, decretó en contra de algunos Dioses, que se estableciera la comunicación entre los mundos vecinos del Sistema Solar con cierta élite gnóstica humana del planeta Tierra, para que la humanidad sea asistida por los hermanos del espacio del Sistema Solar y otros Soles y sus planetas y de otras Galaxias.

Así envía el Rey de Marte Samael científicos marcianos con tecnología híper espacial, y en la Amazonia hacen contacto con los científicos de la Tierra elegidos, que no tienen su ciencia al servicio de la destrucción planetaria ni humana del común de los científicos modernos ecocidas y homicidas, al servicio de la logia negra.

 

82

Actualmente fabrican naves extraterrestres en la Tierra con tecnología marciana, así el Patriarca se prepara para la gran y eminente evacuación.

Me lleva el Señor de Marte Samael por su voluntad, no por la mía, que es del lodo de la Tierra, a un futuro inmediato, a un paraje solitario, y veo entre la selva de un lugar específico de México, dónde observo un pasto verde y a 50 metros de distancia una formidable nave venida del Planeta Marte, que desciende suavemente y hace contacto con la superficie Terrestre.

La puerta de esta gigantesca nave está abierta, hay una escalera que sale de la nave y que toca el piso de la tierra, igual a una rampa de 1.50 metros de largo por la misma anchura.

La nave tiene 15 metros de altura, una cúpula de cristal arriba, pero no es transparente porque no se ve para adentro, tiene 40 metros de ancho, la unidad toda de color negro, la cúpula tiene 3 metros de alto y cinco metros de largo.

En la base de la escalera veo a un hermano gnóstico y una cola de más de 60 personas, esperando poder entrar en el momento de la evacuación, con mucha angustia por lo que está sucediendo aquí en la Tierra, con eso de las guerras del anticristo.

Observo que permiten pasar a varios hermanos gnósticos que conozco, hombres y mujeres, a uno que también conozco, cuando le toca su turno de entrar a la nave, le dicen que no puede pasar, el hermano triste, sale de la fila, llora, clama, suplica, se arrodilla pidiendo le permitan subir a la nave.

Su mujer e hijo pequeño ruegan por él, pero todo es inútil, en vano, tiene la marca de los cuernos en su frente, y en el triángulo de su mano derecha el punto negro.

Así solo los que tienen el sello de Dios en su freten son seleccionados.

83

Al final se cierra la compuerta quedando un grupo triste en Tierra, y la poderosa unidad se desprende de la superficie perdiéndose en el infinito, rumbo al lugar indicado por el Patriarca Samael.

Algunos hermanos gnósticos y hermanos de otras culturas del mundo son evacuados a la isla sagrada, y otras naves surcan el espacio hacia otros mundos, llevando algunos elegidos, para ir a donde tienen que llegar.

Así mi Salvador Samael, me indicó la forma cómo de entre el fuego y las llamas serán sacadas algunas Almas, a otros el Cristo Samael les indicara en el astral, el lugar y nación a donde deban viajar, Él los despertará de su sueño y les señalara el punto específico de reunión.

Por tal motivo, ningún impostor Agnóstico sabe dónde está el lugar secreto aunque lo pregonan a los cuatro vientos, solo a los fieles el Señor de Gloria los guiara para que estén con él físicamente y se sienten en su mesa.

“OREMUS PARA MERECER:

EN LOS MOMENTOS DE TRIBULACIÓN”.

84

LA SALIDA DE LOS JUSTOS El Patriarca Samael dijo muchas veces y lo escuche de
LA SALIDA DE LOS JUSTOS
El Patriarca Samael dijo muchas veces y lo escuche de labio a oído,
“Vendré con varios hermanos de servicio, de los Himalayas, ya no para
dar conferencias ni escribir libros, vendremos a sacar de entre las llamas y
el fuego, en secreto, a los matrimonios, hermanos y hermanas que en
tiempos difíciles trabajaron activamente en los 3 factores de la revolución
de la conciencia”.
85

Allá donde la gran luz no tiene sombra, mi insignificante fracción de Esencia, clamó a gran voz desde el fondo profundo de mi Alma, allá en el paraíso de Enoch “¿Señor, Señor, Señor, dónde están las Almas de los justos?”

Y por el ojo del Señor, el que está en mi freten sideral; en ese hermoso y mágico ojo del Bendito, me mostro el Cristo Samael a un grupo pequeño de hombres, mujeres, ancianos, niños, niñas y jóvenes de diferentes naciones del mundo, que fueron sacados en una misteriosa barca mágica, y mire que todos ellos eran practicantes de la Gnosis, y unos cuantos hermanos conocidos de tiempos idos.

También iban en la barca celestial, tibetanos, y gentes de los diferentes continentes de la Tierra, de lenguas muy distintas, amantes del Señor, almas celestes que alaban al Señor, y aniquilan los desechos del infierno en el altar sacro de su amor.

Contados con los dedos de las manos, fueron sacados de los Estados Unidos.

Y

un gran iniciado que incognitos estaban en esa nación. De Europa, vi a

dos guerreros del Patriarca Samael que conocí cuando El Bendito compartía con nosotros, y a otros más de ese continente vi salir, también de África iniciados Turcos y de Egipto y del Asia, y de las tres Américas algunos nobles hermanos.

Y

tome conciencia que este gran número de Almas de diferentes continentes

y culturas, practican los misterios gnósticos de la luz.

El que iba adelanta conduciendo a los elegidos, era el Patriarca Samael, ataviado con su vestidura de la luz, detrás del Quinto de los Siete, mire y vi un Alma grande que llevaba muy en alto la bandera de Acuario, y otro la de la Iglesia Gnóstica; y detrás de ellos, la comunidad gnóstica elegida para ser llevada a la Isla Sagrada.

 

86

Que los Ángeles del Cielo y del Señor de la Fuerza, y los Dioses de
Que los Ángeles del Cielo y del Señor de la Fuerza, y los Dioses de la
perpetua luz que nunca se apaga, protejan y custodien estas Almas, semilla
del futuro para la nueva cultura y civilización de la Raza Koradi.
LA ISLA SAGRADA
Algunos ilusos dicen que el éxodo a la Isla Sagrada es alegórico, en su
fantasía fantasmal, y así lo pregonan a los cuatro vientos. Pregunto a esos
ignorantes y a los nobles hermanos del sendero: “¿Cuándo el Cristo Samael
ha mentido?, ¿Cuándo no ha cumplido sus promesas?”
Allá en el lugar escogido por el Patriarca Samael y la Logia Blanca de la
Tierra, el cordero envía varias familias para preparar y recibir el grueso de
los que han de llegar después, en el día de las penurias.
87

Muchos agnósticos que presumen de gnósticos, que llevan los cuernos en la frente y el punto negro en el triángulo fatal de su mano derecha, querrán ser seleccionados, pero perecerán y sus carnes se quemaran en los elementos ardientes por justicia del que tiene las llaves del abismo, y que en breve ha de venir a juzgar con vara de hierro a los traidores del Edén.

Su misericordia será para los justos y los sinceros, “QUE ESCUCHARÁN SU VOZ EN SU DOCTRINA GNÓSTICA Y PRACTICARÁN DE VERDAD LA QUINTA VERDAD”.

De la semilla de estos y de sus nietos, bisnietos y tataranietos, saldrá la futura raza que habitará la edad de Oro Koradi, con cuerpos de hombres de un metro de altura y las mujeres de 90 centímetros de altura, igual en tamaño a la humanidad del Cristo que habita en el Planeta Venus, el lucero de la mañana, el Señor del amor.

Esa Isla Sagrada, y los elegidos en ella, serán protegidos por el holocausto biológico, el holocausto atómico termonuclear, y durante el gran cataclismo, cómo durante la verticalización del planeta.

Con los poderes especiales del Rey de Reyes Samael, a quien los Ángeles del cielo han entregado sus diademas de oro para dirigir, gobernar, hacer justicia y conducir en éxodo al ejército de salvación mundial.

Con poderes especiales, Samael y su gente, y los adeptos de la luz, protegerán por decenas de años la isla, entre la niebla y el fuego y el ardor de los elementos, escogida para el encuentro de la Raza elegida de la Tierra y de otros mundos.

En la Isla sagrada, durante más de trescientos años, se purificaran las Almas, aniquilando el yo y creando el To Soma Eliakon, los cuerpos existenciales del Ser.

88

Retornando a los que les falte completarse a nuevas existencias, aquellos que perseveren en la práctica de autognosis, hasta la disolución radical del espíritu inmundo.

En la Isla sagrada, los pocos que lleguen a ella jamás querrán volver a pecar, quedará grabado en su Alma el impacto de los tiempos del fin, y solo pensarán y harán las cosas del Señor, y cumplirán sus mandamientos.

Esta isla sagrada y secreta, escogida por la Logia Blanca del Planeta Tierra, bajo la regencia del Rey del Mundo ZOROCOTORA Y LA BENDITA DIOSA MADRE NATURALEZA, el cuarto desdoblamiento de Dios Madre en Zorocotora.

Y

con

los

poderes

conferidos

al

Quinto

de

los

Siete,

Samael,

será

trasladada a la cuarta vertical, con poderosa tecnología hiperespacial.

Ya

colocada desde hace un tiempo en dicha isla sagrada.

 

Cuando los elegidos físicamente ingresen a esta tierra secreta EL CIRCULO CONSIENTE DE LA HUMANNIDAD SOLAR PONDRA EN ACTIVIDAD LAS FUERZAS QUE ETERIZARAN O TRASLADARAN

LA ISLA FISICA FISICA”

“ A LA TIERRA FISICO-ETERICA O ETERICA-

 

89

ZUCRA EL REY DE VENUS Y SUS HOMBRES ÁNGELES EVACUARÁN A UNOS POCOS

90
90

Usanas, Uriel, es decir, Zucra en lenguaje de oro Venusino, el regente Logoico del Planeta del amor, antes y dentro del holocausto bilógico y termonuclear, enviará una pequeña comitiva de naves cósmicas tripuladas por hombres solares provenientes del mundo Venus, que existen en una base extraterrestre en la selva de la amazonia, Sudamérica.

La poderosa nave madre venusina, evacuará a unos pocos y tomará de la nación de México dos familias gnósticas que serán asistidas y transportadas a su nave, a través del sistema de gravedad magnética.

Luego la nave viajará a Estados Unidos y recogerá a solo un hombre justo, y luego se trasladará a otras naciones y tomará a unos pocos, que son izados al interior de la astro nave, y esta regresará a su planeta de origen.

Allá en ese bello mundo de Zucra, se ven dijéramos en lenguaje terrestre, pequeños asentamientos de villas, separadas por grandes jardines y casas de forma piramidal, donde viven felices en sus hogares los venusinos, allá en la lejanía, conjuntos de gigantescos edificios de cientos de metros de altura.

Separados por grandes espacios de jardines y flora. terminados en gigantescas terrazas, donde descienden las naves cósmicas que circulan por todo el planeta.

De estos grupos de edificios los hay muchísimos en las diferentes tierras de ese planeta Venus, allá en la terraza de uno de estos mega edificios, terraza plana y muy grande, veo venir una gran nave esférica de color negro, como la que vi exactamente en mi juventud en la ribera de una laguna en el planeta Tierra.

La majestuosa esfera desciende suavemente sobre la gran terraza de un gran edificio, que es uno del variado lugar de contacto, que existe en el lucero de Venus.

Se ven hombres y mujeres de Venus en la misma terraza donde me encuentro, de bellos rostros y pequeña estatura, y en diferentes lugares.

91

Deben saber hermanos de mi Alma que la humanidad del planeta Venus nos ama y
Deben saber hermanos de mi Alma que la humanidad del planeta Venus nos
ama y desea lo mejor para los tiempos del fin, ellos cómo la cruz roja, nos
auxiliarán con su tecnología y medicamentos en los tiempos del fin.
Después de estas experiencias, los ojos de mi Alma se abrieron, y escribo
dando testimonio de lo que el Señor me permite ver y decir.
92

LOS INMORTALES DE GAMINIDES, VENDRÁN A LA TIERRA POR OLEADAS

El Ángel del Señor que guía y cuida mi destino hacia la luz de su Ser, me extrajo de la envoltura del cuerpo de carne y hueso, y de un jalón me llevo hacia arriba, muy alto, muy lejos de este afligido mundo y me vi en el espacio nirvánico súper astral del planeta Júpiter, “El Padre de todos los Dioses”.

Habiendo llegando al espacio de ese gigantesco planeta Júpiter, esa gigantesca mole planetaria, que esta después de Marte, nos acercamos flotando exquisitamente a una de sus lunas, que como la plata ilumina por un costado a Júpiter.

En ella hay grandes y extrañas ciudades, para nuestro entendimiento humano, cubiertas todas de cúpulas de luz.

Habitada esta luna por la raza inmortal proveniente del otrora llamado por su color, el planeta Amarillo, el treceavo planeta del sistema solar, otrora ubicado en lo que hoy es el gigantesco grupo de asteroides, que están girando entre las orbitas de Marte y Júpiter.

El Ángel guía me dijo así, al ver en la superficie de Gaminides, como hongos de luz, ciudadelas donde habitan esos hombres inmortales: “los hermanos de Gaminides vendrán por oleadas, como del planeta madre de Júpiter y de otras de sus lunas en los tiempos del fin para auxiliarnos”.

El Maestro que me guía, me permite ver a través de su palabra ese futuro mediato, y veo decenas de poderosas naves cósmicas salir de éste planeta Júpiter y de sus lunas; parecido a un pequeño sistema solar con rumbo a nuestro afligido mundo Tierra, para auxiliarnos por caridad universal.

Veo sus naves en perfectas formaciones, incandescentes sus corazas de luz blanca, en escuadrones de luz, pronto llegarán a asistirnos, ellos, los

93

hermanos de Gaminides, llenos de amor fraternal universal, nos apoyarán en los momentos decisivos, porque
hermanos de Gaminides, llenos de amor fraternal universal, nos apoyarán
en los momentos decisivos, porque ellos tienen la experiencia de haber
perdido su planeta y de haber salido a tiempo y evacuado millares de
habitantes de su mundo en tiempos arcaicos, antes que reventara su planeta
natal.
Hoy
con
la
venia
de
Zachariel,
regente
de
Júpiter,
desde
tiempos
inmemoriales habitan en la luna llamada Gaminides.
Los hechos en un mediato presente, demostrarán la veracidad de nuestras
palabras, y sacarán a un puñado de almas de la Tierra preparados para
vivir con ellos, los inmortales hermanos de esa poderosa cultura y
civilización que viven en esa luna volcánica y fría de Gaminides, convertida
hace millones de años en una vivienda súper confortable.
Y luego más tarde serán regresados para habitar la Tierra físico-eterica, al
principio de la edad de oro de Acuario.
94
LOS HABITANTES DE GANIMIDES VIVIERON ANTES EN UN MUNDO QUE SE LLAMO PLANETA AMARILLO 95
LOS HABITANTES DE GANIMIDES
VIVIERON ANTES EN UN MUNDO
QUE SE LLAMO PLANETA AMARILLO
95

Sucedió en el Ecuador un caso insólito pero maravilloso. Un hombre que estudiaba en algunas escuelas orientales vio, un día de esos tantos, una nave cósmica que atravesaba el jardín de su casa.

Ciertos extraterrestres, abrieron la escotilla de su nave, descendieron por la escalinata y se acercaron a él, le invitaron a subir y él aceptó. Se trataba de un hombre culto, y espiritual, en el sentido más completo de la palabra.

Él estaba dispuesto a ir, de modo que cuando se le invitó a dar un paseo por el espacio, aceptó. Fue llevado a un satélite de Júpiter, a Ganímides, donde conoció una poderosa civilización.

Los habitantes de Ganímides tienen el cerebro un poco más voluminoso que los de la tierra; en ellos la glándula pineal, está conectada a la pituitaria por ciertos canales nerviosos, y la pituitaria a su vez está conectada al nervio óptico, por otros canales nerviosos.

En consecuencia, los habitantes de ese satélite tienen un sexto sentido con el cual pueden ver la cuarta dimensión, y aún más, la quinta, sexta y séptima dimensión, de la naturaleza y del cosmos.

Construyen sus casas bajo tierra, tienen rica agricultura, no tienen animales porque allí el ambiente no es favorable para las especies inferiores, el agua es sacada de ciertos volcanes y con ella satisfacen sus necesidades.

Todos los habitantes trabajan en sus fábricas, ¡no hay dinero¡ ahí no se le conoce; a cambio de trabajo, todos los habitantes tienen pan, abrigo y refugio.

Las Naves Cósmicas son propiedad de todos, nada les hace falta, no necesitan de ese elemento llamado dinero, que tanto daño ha hecho a los habitantes de la tierra.

Así son los habitantes de Ganímides. Como quiera que poseen un sexto sentido tienen el estudio de la medicina de una manera perfecta, no

96

solamente en su aspecto físico-químico y biológico, sino también en sus aspectos psíquicos y vitales; conocen la anatomía exterior y la interior, que desafortunadamente los hombres de ciencia del planeta Tierra no conocen.

Ha llegado la hora de entender que Ganímides es un satélite que gira alrededor del titán de los cielos llamado Júpiter. Doce satélites tiene Júpiter, es como si tuviera por sí mismo un nuevo sistema solar.

Muchas veces he estado observando personalmente a Júpiter, a través de los telescopios; he visto sus dos cintas en el centro ecuatorial de ese mundo maravilloso; esas cintas con sus satélites giran alrededor de ese planeta.

Resulta extraordinario Júpiter, en el sentido más completo de la palabra, es una joya de los cielos.

Los habitantes de Ganímides vivieron antes en un mundo que se llamó, el Planeta Amarillo.

Es bueno saber que en otro tiempo, en nuestro sistema solar, existió un planeta en el que las gentes se entregaron a los experimentos atómicos.

Realizaron múltiples experimentos, elaboraron bombas cada vez más destructivas y al fin hicieron saltar en pedazos ese planeta, algunos fragmentos giran todavía alrededor de nuestro sistema solar, asteroides, dijéramos, o tierra suelta, y esto lo saben los astrónomos.

Pero antes que ocurriera esa catástrofe en el Planeta Amarillo, los habitantes de tal mundo habían quedado ante el dilema del ser o no ser de la filosofía.

Un gran Avatara o Mensajero les advirtió sobre la catástrofe que les aguardaba.

La mayor parte, como siempre, no creyeron y otros si aceptaron; entonces se afiliaron a las enseñanzas del sabio. El los preparó lo suficiente, y por

97

último quedaron corregidos psicológicamente, listos para investigar a Ganímides. Antes de que la catástrofe sucediera, aquel sabio les llevó a Ganímides y ahí se establecieron.

Pies bien, el amigo del cual les estoy hablado fue llevado a Ganímides, y estuvo allí unos días, sus enfermedades desaparecieron, se revitalizó, lo sometieron a tratamientos científicos especiales; lo invitaron a quedarse a vivir entre ellos, y él aceptó a condición de que le permitieran regresar al planeta Tierra para entregar sus bienes a su hermano.

Regresó y entregó toda su fortuna a su hermano, y a la esposa de este hermano. Les fijó cierta fecha para despedirse de ellos, por qué haría un largo viaje. El día de la fecha, cuando se estaba preparando para partir, aterrizó una nave bellísima que iluminaba el centro del jardín.

--¡Me voy, les dijo¡ --Su hermano y su cuñada se quedaron asombrados. --¡Ah ya me lo presentía¡ dijo su hermano.

Subió a la nave, y al tiempo de subir exclamó: ¡Me voy por mi propio gusto, lejos de este planeta Tierra¡ Y partió en la nave. Sin embargo, dejó a su hermano terrícola una cámara pequeña en forma de televisión.

Bastaba mover algunos botones y funcionaba. La energía solar anima tal aparato, basta concentrarse en ciertas antenas que tiene, para establecer la comunicación con Ganímides.

Ellos siguieron comunicándose con los habitantes de Ganímides y con su hermano; esperando poder ser llevados algún día; y al fin llegó ese día, y los llevaron.

Los habitantes de Ganímides tienen una sabiduría extraordinaria, y se proponen ayudar a los terrícolas, conocen el estado en que éstos se encuentran.

98

No ignoran que viene una gran catástrofe, que un gigante de los cielos llamado «Hercólubus» viaja a velocidades vertiginosas por el espacio estrellado.

Cuando Hercólubus aparezca y todos ustedes lo puedan ver a simple vista, se convencerán de lo que les estoy diciendo.

Entonces aquella masa planetaria, que es enorme, atraerá magnéticamente el fuego del interior de la Tierra, brotarán volcanes por doquiera, y se originarán terribles maremotos y grandes terremotos.

Toda la corteza de la Tierra será destruida, quemada e incinerada, y el máximum de acercamiento de Hercólubus producirá una revolución de los ejes del mundo; los Polos se convertirán en Ecuador, y el Ecuador en polos y las aguas de los océanos hundirán estos continentes.

Así terminará esta humanidad perversa, humanidad que se entregó a los vicios, que se degeneró en el homosexualismo y en el lesbianismo; humanidad destructiva, donde cada pueblo se levantó contra cada pueblo; donde cada ser humano levantó su mano contra su hermano; así terminará dentro de poco tiempo.

Habrá sobrevivientes, sí los habrá; esto lo saben muy bien los habitantes de Ganímides.

Ellos seguirán llevando poco a poco a las gentes más selectas hacia su mundo; ahí les cruzarán con gentes que habitan en su planeta, y de tales cruces nacerá un tipo de humanidad muy especial, que será traída de regreso a la Tierra, con ese tipo de humanidad se podrá hacer maravillas, porque esa clase de gente desarrollará las facultades que poseen los habitantes de Ganímides.

Una bonita oportunidad se les dará a algunos sobrevivientes que quedarán en nuestro planeta Tierra en una isla del Pacífico, y ahí nacerá la Sexta

99

Gran Raza, digo la sexta porque cinco razas han habido sobre la faz de la tierra, y todas ellas han terminado con grandes cataclismos.

Recordemos a los Atlantes, ellos perecieron entre las aguas de ese gran Diluvio Universal producido por la revolución de los ejes de la Tierra, donde los mares se tragaron la Atlántida con sus millones de habitantes. Ese fue, repito, ¡el Diluvio Universal¡ Así pereció la Cuarta Gran Raza.

Nosotros somos la Quinta Raza, es obvio que la gente de esta raza perecerá por fuertes terremotos y grandes maremotos, por eso está escrito en el Calendario Azteca: «Los hijos del Quinto Sol perecerán por el fuego y por los terremotos».

¡Amigos¡ en estos momentos hay aspectos interesantísimos relacionados con los extraterrestres. Me viene a la memoria el caso del hombre que fue a Venus, el Sr. Salvador Villanueva Medina, yo lo conozco, es un amigo personal. Este amigo, manejaba un auto rumbo a los Estados Unidos de Norteamérica. El carro se dañó.

Se metió debajo del mismo con el propósito de saber qué pasaba

Oyó

pasos

en la arena

salió

y encontró a dos hombres de mediana estatura. Le

invitaron a seguirles, así lo hizo, y llegando al lugar donde había una nave

cósmica, los enigmáticos personajes le invitaron a que ascendiera a su interior.

Estando ya en la nave, ésta cerró su escotilla y partió velozmente rumbo al planeta Venus. Estuvo cinco días, conoció su poderosa civilización, luego fue traído de regreso al planeta Tierra.

En la república de El Ecuador sucedió otro caso insólito. Cierto hombre incrédulo, escéptico y materialista se encontraba sentado al fondo de su jardín. Una nave aterrizó a poca distancia, le invitaron a subir y lo llevaron al planeta Júpiter, ahí permaneció varios días.

 

100

Conoció una civilización extraordinaria. Le invitaron a quedarse, mas él les dijo: «Tengo que volver a hablar con los terrícolas, y tengo que dar testimonio de lo que he visto y oído aquí». Regresó a El Ecuador y desde entonces, ese hombre se dedicó a estudiar la Gnosis.

Los extraterrestres existen y existirán siempre. Antes de que los habitantes de la Tierra aprendieran los primeros basamentos de las matemáticas, los Viajeros del Espacio ya veían a través del inalterable infinito.

Si quisieran, podían ellos destruirnos y hacer volar la Tierra en pedazos, pero no son destructivos.

Vienen con el ánimo de ayudarnos en vísperas del gran cataclismo que se avecina. Vienen para auxiliarnos; algunos de ellos se han quedado ocultos en diversos lugares de la Tierra, y aguardan el momento oportuno para entrar en actividad.

Por ejemplo: en la Antártida

hay una ciudad subterránea donde vive un

grupo de extraterrestres, hombres venidos de la Galaxia Azul, hombres de

piel azul.

Obviamente han construido la ciudad bajo los hielos; tienen toda clase de comodidad, alumbrado atómico, etc., gozan de la belleza, son sabios por naturaleza y un rey muy sabio les gobierna.

Muy pronto vendrán, cuando la catástrofe se acerque, los hombres mencionados de la Galaxia Azul, andarán por las calles de las ciudades tratando de socorrer a los que queden.

Antes de que el gran Incendio Universal devore la faz de la Tierra, los hombres de la Galaxia Azul se harán presentes para enseñarle a la humanidad el camino de la rectitud.

. A quienes les escuchen, por esos días, serán salvados totalmente.

Samael Aun Weor

Patriarca de la Iglesia Gnóstica

101

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE ACUARIO 102
LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE ACUARIO
102

EL QUE QUIERA MORIR EN EL SEÑOR, DEBE PRACTICAR LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA NUEVA ERA

1° Amarás a tu Dios Interno y al prójimo como a ti mismo.

2° Estudiarás la Doctrina Secreta del Salvador del Mundo.

3° No vituperes jamás al prójimo, ni hables palabras inmodestas o vanas.

4° Deberás sacrificarte por amor a la humanidad, y amar a tus peores enemigos.

5° Debes obedecer la voluntad del Padre, así en los cielos como en la Tierra.

6° No cometerás fornicación ni adulterio, en pensamiento, palabra y obra.

7° Lucharás contra el mundo, el demonio y la carne.

8° Deberás ser infinitamente paciente y misericordioso.

9° Practicaréis el arcano A.Z.F., con tu mujer.

10° Lavaréis tus pies en las aguas de la renunciación.

Con estos Diez Mandamientos moriréis en el Señor

103

EL ORIGEN DE LAS PIRÁMIDES DE TEOTIHUACAN

TEOTIHUACAN ES UN ESPACIO PUERTO

El Maestro Samael en las pirámides de Teotihuacan con su grupo de estudiantes, dice así:

Bueno, estamos aquí en Teotihuacan que traducido significa ciudad de los Dioses, esta es sin lugar a duda la ciudad de los Dioses.

Aquí está la pirámide del Sol, es una pirámide gigantesca, maravillosa, y no hay duda que esta pirámide o estas pirámides para hablar más claro, son más antiguas que las de Egipto y eso es lo que muchos ignoran.

Realmente estas pirámides se construyeron en la Época de los atlantes. Muchos dicen que las construyeron los aztecas, pero a mi modo de ver y entender, es incuestionable que no fueron los aztecas, fueron repito, directamente los atlantes.

Observen esta mole que tienen enfrente tan gigantesca, la gran pirámide del Sol, tienen cuatro pisos, tiene cuatro plataformas. Yo podría decir en lenguajes hebraico, que la primera plataforma es “Iodo, que la segunda es “He", la tercera es “Vau" y la cuarta es “He" en este caso sería Iod He Vau He de los aztecas.

Hablando en el lenguaje puramente cosmológico puedo decirles que en el punto más céntrico de la pirámide que tenemos al frente, esta exactamente la “capital de la nueva era de Acuario!, este es el centro magnético de la nueva era de Acuario.

Muchas generaciones construyeron estas pirámides, fue obra de “titanes atlantes". Aquí por ejemplo cuando desencarnaban en Épocas solares de los aztecas individuos varones, se les traía aquí y se les hacia el culto funeral.

104

Cuando eran mujeres, pues se llevaban a la pirámide de la Luna y se les hacia la ceremonia funeral.

Lo que interesa de todo esto, es saber cómo una pirámide es masculina; esta que estamos subiendo es Solar y la otra es femenina, es Lunar y se llama pirámide de la Luna.

Ven allá una especie de pórtico. “Si Maestro estamos viendo". Bueno, pues ahí había dos columnas, era mucho más alto, por ahí entrábamos; y digo por ahí entrábamos porque yo venía por aquella Época, acaudillando o dirigiendo, guiando a muchas peregrinaciones de la Atlántida. Me refiero a la Época en que el continente atlante no se había sumergido.

Había una ciudad poderosa llamada San Luís en lengua atlante. Llegábamos aquí a México, al país Anáhuac y entrábamos por esa puerta los iniciados sacerdotes. Lo que están viendo en aquella plataforma, era un altar de sacrificios, ahí había una enorme piedra de sacrificios que ya no veo.

La quitaron y ahí precisamente se sacrificaban antes animales a los Dioses; pero después “cuando el México azteca degenero por la Época de Moctezuma, ya ahí se sacrificaban seres humanos. Sacrificio a los Dioses, sobre todo a Tlaloc. Pero ahí entrábamos a ponernos las vestiduras sagradas, quitarnos la ropa de viaje y cambiarnos por el atavió sacerdotal; los regios trajes esotéricos que se usaban aquí en los cultos solares, los cultos de fuego.

Normalmente se hacían los ritos en la parte más alta donde había un Santuario que ya se derrumbó a través del tiempo, ya no existe tampoco.

Esta gran pirámide y la de la Luna, estaban rodeados de muchos árboles gigantescos, ahora el terreno esta árido como se ve y desde lejos yo recuerdo cuando venía conduciendo las peregrinaciones atlantes; veíamos las antorchas desde muy lejos, observando los iniciados aztecas que subían y bajaban las escaleras.

105

Todo el mundo se ponía alegre, y el pueblo se disponía a festejar nuestra llegada. Las ruinas de las casas cercanas a las pirámides, eran los aposentos de los sacerdotes y sus familias, ya no quedan sino ruinas.

En los tiempos de la Atlántida había dos lugares de peregrinación, muy notables: uno hacia Egipto y el otro hacia México. Antiguamente Egipto se llamaba “Nilia" y el Cairo “Cairona"; entonces muchas ciudades tenían otros nombres.

Cuando en los tiempos de la Atlántida, quienes no iban a Egipto, venían acá a Teotihuacán, a las pirámides o también se iban a las de Yucatán, la tierra sagrada Maya.

La raza azteca, sigue viviendo; gran parte del pueblo mexicano es azteca, sigue en pie. Solo que ya no posee la cultura antigua, a excepción de la que se conserva en secreto, en templos secretos y sitios iniciáticos.

Cuando los españoles se acercaron, cuando ya llegaban a estas pirámides, fueron cubiertas de tierra; de manera que cuando los españoles llegaron ya no vieron pirámides por ninguna parte.

Todo se cubrió con tierra para evitar la profanación, pero tiempos más tarde no faltó quien las descubriera. Mejor hubiera sido que las hubieran puesto en estado de Jinas, que las hubieran pasado al hiperespacio estas pirámides.

106

MI EXPERIENCIA EN LA CUSPIDE DE LA PIRAMIDE DEL SOL

Cierto DIA en la pirámide del Sol, recibí el mensaje telepático espiritual. Un tiempo después de tener esta información sobre las pirámides, viaje con mi “hija" a la ciudad de los hombres solares. Al llegar con reverencia y respeto pedimos permiso a los guardianes internos de la ciudad para penetrar, en el nombre del Cristo Quetzalcóatl, de nuestro padre Tonatiuh, de nuestra madre divina Tonanzin.

También con reverencia interior le solicitamos a Coatlicue y su hijo, el padre de nuestra cultura Huitzilipochtli, hicieran bajar a todos los turistas que ese miércoles se encontraban en la parte superior de la pirámide del Sol.

Exactamente al iniciar el ascenso faltaban veinte minutos para los doce meridianos. A medida que subía con energía determinativa, los hombres, mujeres y niños que había arriba, en la parte alta de la pirámide; comenzaron a bajar, descendían y en unos momentos quedo totalmente despejada y vacía.

Sentí mucha alegría al saber que los Dioses de Anahuac me habían escuchado. A este pobre mortal del lodo de la tierra. Ya en la cúspide y despejado el ambiente totalmente solo con mi hija, con fuerza determinante me senté en el centro de la pirámide en posición de loto, sentando a mi hija sobre mis piernas.

“La voz del silencio" así me indico que hiciera. Concentrado profundamente llegaron las 12 en punto. El astro rey, nuestro Sol en el cenit, exactamente vertical sobre mi cabeza y la cabeza física sideral de la pirámide, que es el vórtice de fuerza condensador supremo de la energía cósmica, que por este centro penetra al interior del planeta la cósmica necesaria para el equilibrio “geofísico" de nuestro mundo.

107

Sentí en ese instante una profunda descarga de corriente solar, un flujo, un chorro de luz incandescente física y espiritual “descendió del mismo Solo, traspasando mi cabeza física y sideral inundando con esa luz energética todo mi sistema nervioso cerebral, concentrándose esa energía en su paso en la base de mi cerebro y en la raíz de mi nariz, activándose inmediatamente estos centros energéticos.

La energía solar descendió por todo mi cuerpo y en ese estado de sensibilidad vi como inundo de arriba hacia abajo, en su descenso toda mi columna vertebral, tanto física como internamente. Inundando todo mi universo interior, hasta llegar a la base del “cóccix" donde hubo una explosión magnética, un choque energético con este centro. Para luego tan tremenda energía proveniente del corazón del Sol, chocar, hacer contacto con la base superior de la pirámide, sobre la cual estamos sentados. Y que anteriormente en lo físico existía un “Teocalli" (altar sagrado). Luego vi perfectamente como descendió el fuego solar al interior de la pirámide hasta su base para concentrarse y depositarse en un gigantesco diamante ubicado en el hiperespacio, en la cuarta vertical, por los constructores de la pirámide.

Este diamante fue traído del “Sol Central Alcione", que es el centro de gravitación de siete Soles, del cual el nuestro es el séptimo. Este diamante es más grande que 3 balones de básquet juntos.

Parecido a un rombo con muchos cortes “En las claves se nos explica que debemos ver el cúmulo de las PLEYADES, como uno de los centros clave para la programación de la luz. Las PLEYADES, en la constelación de Tauro no debe ser entendida como “un control umbrático para la medición de los sistemas planetarios", sino de acuerdo a Enoc, las Pléyades son una medida para todos los relojes de tiempo astrofísicos de medición".

“Estos relojes de tiempo en nuestro planeta Tierra, están localizados en retículo magnéticos y enfocados a la gran pirámide de Teotihuacano.

108

“Estos campos magnéticos están alineados, a través de una ANTENA de energía magnética, QUE ES LA BASE SUPERIOR DE LA PIRAMIDE, concentrándose en el gran diamante para luego expandirse a toda la superficie del planeta, para el equilibrio geofísico de este; y esta antena y otras en nuestro planeta están balanceadas por los polos magnéticos Norte y Sur".

Y

en tiempos cuando las tremendas radiaciones de nuestro Sol y del Sol

Central Accione bombardeen este punto magnético piramidal y los demás. Como al ser bombardeados por la radiación electromagnética monstruosa generada por las explosiones atómicas de los locos e la Tierra; estos campos magnéticos serán puestos en desequilibrio “Cataclismo", haciendo girar la corteza tectónica a unos nuevos meridianos magnéticos, los cuales encuentran su equilibrio ecuatorialmente.

Y

una vez que el hombre entienda que la gran pirámide del Sol

en

Teotihuacán es un modelo geofísico para estos cambios magnéticos, reconocerá que la pirámide del Sol, ubicada en nuestra tierra MEXICANA,

es

la piedra fundamental, colocada directamente en el centro de la Tierra.

Polarizado mi cuerpo físico, mi alma y mi ser con este centro piramidal de Teotihuacán, mi conciencia fue transferida, trasportada al centro del diamante. “Se realizó la transferencia consciente de la conciencia".

Con los sentidos de esta pude observar dentro de un universo de luz blanca diamantino, un gigantesco “Cosmopuerto que desde Épocas remotas, que se pierde en la noche aterradora de los siglos, opera en este lugar desde mucho antes de la sumergimiento atlante.

El

Cosmopuerto, está lleno de naves interplanetarias, de diferentes tamaños

y modelos, provenientes de otros mundo, soles de la galaxia y de otras galaxias.

 

109

Este gigantesco Cosmopuerto, Es la sede central de contacto de todos los mundos, y Soles de Alcione en nuestro planeta, es decir, es la base central de operaciones de las Pléyades ubicada en nuestro mundo Tierra.

Pude observar, hombres del espacio de diferentes mundos vestidos con trajes dorados como el oro puro, pero lo más fantástico de todo es que Teotihuacán en lo interno, en el mundo de las causas multidimensionales en todo su conjunto piramidal es de oro puro, como las tres pirámides fundamentales: “La de Quetzalcóatl (El Cristo)", la de “Tonatiuh el Sol" y la de “La Luna Tonanzin".

También en la cuarta vertical es la ciudad de los Dioses solares, resplandeciendo en el hiperespacio como un Sol inefable, este gigantesco cosmos puerto de Teotihuacán.

Incuestionablemente la ciudad física de Teotihuacán no podrá ser destruida ni por los terremotos ni por el cataclismo final.

Se conservara, porque es el eje central geofísico de nuestro mundo y resurgir de sus ruinas en una octava superior resurgirá de nuevo la ciudad de los Dioses dentro de una nueva tierra purificada por los elementos con más esplendor y belleza. Teotihuacán es pues una puerta a la cuarta vertical.

110

NOS VISITAN TRES NAVES VENUCINAS

VIENEN HASTA LA CASA DONDE ESTAMOS GRAN EXPECTATIVA

Motivado por las experiencias anteriores; permanecí en lo profundo de la sierra un tiempo más; en la humilde morada del hombre sabio, un hombre con luz propia, que fortalecía mi alma con su sola presencia y sus grandes conocimientos.

Tuve el privilegio de ser recibido en su propia casa donde permitieron alojarme.

En una plancha de cemento donde se seca café, al frente y a pocos metros de su casa, una de tantas noches platicando deliciosamente de la sabiduría divina y de los mundos habitados con 18 hermanos del camino. Ahí todos reunidos nos dice el “hombre sabio": hace tiempo en este lugar llego una nave venusina, aquí a un metro de altura, de la cual se desprendió una escalera pequeña para que subiera; fui a llamar a mi esposa para llevarla, más para sorpresa cuando regrese con ella medio minuto después, ya no estaba, había partido; mas en otra ocasión fui invitado a subir a una nave y fui transportado al planeta Venus.

Nos hizo una descripción maravillosa de ese mundo, de su cultura, de sus ciudades y habitantes.

Muchos años después leí el libro de Salvador Villanueva y para mi sorpresa resaltaba lo mismo que nuestro anfitrión nos comentara cuando fue a Venus.

Esa noche todos muy animados con la plática de nuestro amigo pasaron las horas muy rápido, de pronto inusitadamente aparecen tres pequeñas naves de unos dos metros de circunferencia con cabina de cristal en la parte superior, y un metro y medio de altura.

111

El júbilo de los presentes fue a coro, se acercaron lentamente y ya frente a nosotros a 20 metros de distancia y a unos 15 metros de altura, a escasos metros de la copa de los árboles.

Circularon muy despacio alrededor de la casa y de nosotros para luego quedarse quietas, suspendidas en el aire; el sonido era casi inaudible, pero se escuchaba.

Por la base o parte de abajo de cada una de las 3 navecitas, salían sendos chorros de luz de un círculo perfecto.

El chorro de luz era de color “dorado" parecido a las estrellas doradas que salen de un esmeril cuando se coloca hierro a pulirse o un cuchillo para afilarse.

La luz dorada que salía de sus receptores solares y turbinas, se diluía en la oscuridad de la noche de una forma deliciosa, el espectáculo era formidable. Por unos momentos nos observaron y a unos 20 kilómetros de velocidad tal cual llegaron, se fueron desplazándose sin aumentar la velocidad.

Para descender más o menos a un kilómetro de distancia, entre la espesura de la noche que era menguante, es decir, no había luna. Un kilómetro en línea recta dentro de las montañas y sin conocer el camino, fue una preocupación para ir al lugar.

Cuando descendieron las naves vimos cómo se ilumino el lugar. Como incendiándose la montaña con luz dorada al hacer contacto con la tierra.

Invite lleno de emoción a algunos de los presentes a ir al lugar, todos se negaron, nadie quiso acompañarme por lo espeso de la selva, disculpándose de una u otra forma. Presuroso salí por un camino para luego desviarme y penetrar a lo espeso de la selva, pero a pocos momentos me detuve y analice fríamente la situación; me perderé entre la espesura.

112

Eran muchos cerros cubiertos de espeso follaje y de grandes árboles y además no conocía el lugar.

Mi alma estaba donde estaban las naves, mas mi cuerpo no podía llegar al lugar y angustiado me regrese.

Obviamente reflexionando, estas navecitas nunca antes vistas nos impresionaron mucho. El hombre sabio, el indito de la sierra dijo: esas naves son venusinas. Pertenecen a una base ubicada en algún lugar del mundo o vienen de una nave más grande “nodriza".

Unos minutos después nos despedimos todos y cada cual se fue a su lecho de descanso, pensando que había perdido una gran oportunidad de contactar físicamente con los tripulantes de esas naves y así en estas reflexiones me acosté a descansar el cuerpo.

113

114
114

REGRESAN LAS TRES NAVES VENUCINAS MI PRIMER CONTACTO CON UN HOMBRE DEL PLANETA VENUS

1974 contaba con 23 años. Ya en el lecho de descanso exaltado recordando el evento de hacía unos momentos y sin poder conciliar el sueño, por el choque que mi conciencia había recibido, ahí estaba en la cama sin poder dormir el cuerpo.

Así paso mucho rato, hasta que vi por la ventana como afuera todo se ilumino, como si fuera de DIA por una luz intensamente blanca. Y una fuerza magnética poderosa me jalo con tremendo impulso, me levante y salí fuera de la casa.

Al dar unos pasos y llegar al portal, veo con gran sorpresa que las mismas tres naves vistas hacia unas dos horas, habían regresado. Y majestuosamente descendían haciendo contacto con la superficie.

Sus súper potentes reflectores iluminaban todo el ambiente circundante. antes de descender una se dirigió a un claro donde no habían árboles, otra paso frente a mi e hizo contacto, y la otra se ubicó al lado de la que descendió a mi lado.

A unos 20 metros de distancia cada una. Algunos compañeros dizque muy serios en estos estudios, salieron corriendo como locos llenos de miedo y cobardía. ¡Que ignorancia! me dije, y me quede perplejo ante los dos espectáculos; el de las naves y el desilusionante de mis amigos de estudio.

Huir de semejante oportunidad me pareció un absurdo. Solo dos de todos los demás no corrieron y este servidor. Los demás desaparecieron en la oscuridad del follaje. dirigí mi vista hacia la navecita muy atentamente, se veía muy sólida de unos dos metros de circunferencia ecuatorial. Totalmente

115

plana en su base, la parte de arriba una cúpula como de cristal totalmente redonda.

La nave era tres cuartas partes de cristal, por una cuarta parte ubicada alrededor de la nave formando una banda metálica en su base. Observe los

focos reflectores de luz y me dije: ¡que potentes!, al momento se desprendió

de

la unidad una pequeña escalerilla que no toco el suelo. Esta escalera en

la

parte de arriba era de cristal o de un metal o plástico muy fino que

parecía cristal. La parte de abajo salía de la banda metálica.

Vi

a un hombrecito como un niño, me asome con gran serenidad; metiendo

la cabeza por la pequeña puerta que tendría un metro de altura, sonriéndome con unos dientes blancos y con un rostro lleno de alegría el piloto de esta nave, en perfecto español con un tono muy claro y seco a la vez me dijo "pasa".

Le dije buenas noches y le extendí mi mano derecha saludando" estilo terrestre, cosa que El cómo de los nuestros correspondió.

Él estaba sentado ante un pequeño tablero de mando, al lado de su asiento había otro exactamente igual con otro tablero al frente, pero proporcional al tamaño de los conductores que le calcule al instante como un metro de altura.

Pise la escalerilla y le dije: !ahí no quepo! al mirar el pequeño dijéramos asiento, a lo cual me contesto: no te preocupes entra que si cabes. Me introduje adentro de la navecita, por detrás del conductor y me senté en el pequeño asiento, que se adaptó como una espuma a mi espalda y sentaderas sintiéndome muy agradable. Oprime un mecanismo y la escalera sube y la nave queda herméticamente cerrada, vi como cada uno de mis amigos se subían a cada una de las otras dos naves.

Ya listos a partir se desprendieron al mismo tiempo las tres naves. El hombre tenía los cabellos amarillo platinado, muy distinto a cualquier cabello de las razas nuestras. Su cabeza proporcional a su cuerpo con un

 

116

rostro muy hermoso, como toda su apariencia física. La piel de su cara era color blanco marfil con un color rosado en sus pómulos, resaltando la hermosura de ese rostro.

Totalmente iguales a nosotros, pero más pequeños y eso es todo. En el interior de la nave había suficiente luz como si fuera de DIA. Los pequeños controles de mando frente a cada asiento eran muy sencillos. Creo que una nave de esta la puede manejar un niño si se le enseña cómo hacerlo.

La nave se podía conducir a través de cualquiera de los dos controles.

Elevase la nave y a una buena velocidad se encamino hacia el sur, a muy poca altura del interior de la cúpula pude ver cómo nos trasladábamos dejando atrás la sierra para dirigirnos hacia la selva Amazónica las tres naves. Platicamos muy amena y alegremente con el extraterrestre que se identificó como un habitante del planeta Venus. Me comunico que estas naves pertenecían a una base, que eran de reconocimiento de viajes rutinarios de investigación aquí en nuestro mundo.

Que sus naves como nosotros las llamamos nodrizas o madres son transportes más grandes que albergan en su vientre una gran cantidad de estas naves según el tamaño de la nave transporte con la cual viajan a su mundo de origen, Venus. Me dijo que eran expulsadas del interior de las grandes naves por una especie de tobogán.

Mi anfitrión mostraba vivacidad en su rostro y vi alegría en sus ojos azul claro, conversamos de varios temas, el me hablo de su mundo, de sus bases en el nuestro; le pregunte por la enseñanza gnóstica explicada por el maestro Samael, y me ratifico que ese era un conocimiento universal, para todos los mundos del espacio cósmico, me explico como hacían el amor los venusinos, la fecundación y el parto sin dolor.

Después de haber sido llevado a cierto lugar me regreso al punto de partida original diciéndome que regresaría y que buscara la perfección y etc.

117

118
118

TRES NAVES VENUCINAS ME PLASMAN EN EL ESPACIO UNA CRUZ DE LUZ DORADA

A los 24 años de edad (1975). En una ciudad de unos ochocientos habitantes, en un edificio de 3 pisos, en el apartamento de una familia; al anochecer subí acompañado de una amiga, que participaba de estas inquietudes a la azotea del edificio. Y ya arriba nos sentamos ante la estrella y en meditación nos concentramos pidiendo a nuestro ser interior llevara nuestros sentimientos, y pensamientos como nuestro llamado a nuestros hermanos del cosmos. Entonamos el mantram Solin Sala Ra.

Pasada más de media hora, a las 11:00 p.m., aunque la noche estaba estrellada y eclipsadas las estrellas por la luz de la ciudad. esto no nos interesó y continuamos llamándoles enviando el circulo de comunicación con la conciencia proyectada al cosmos profundo, sin descansar pronunciamos Solin Sala Ra.

Se encienden, aparecen resurgiendo de la nada frente a nosotros, provenientes del hiperespacio, porque era la única explicación lógica en ese momento; tres naves semi esféricas de unos 5 metros de circunferencia despidiendo chorros de luz dorada por debajo de su vientre, específicamente del mismo centro de la base. Formando una escalera, es decir, como en escalones aparecieron las naves. Una más alta que la otra, fueron descendiendo de cien metros de altura a 60, 50, 40, 30, y se suspendieron por unos instantes.

El júbilo fue grandioso, la alegría y felicidad la sentíamos por todas partes, nos paramos viendo como esos chorros de luz dorada se disolvían en la atmósfera grandiosamente. Cada chorro de luz que desprendía cada nave tendría unos 20 metros de largo, que al desplazarse las unidades hacían una cola de luz hacia atrás de la nave para luego desaparecer.

119

Instantes después, las tres naves se movieron así: la nave que estaba más abajo verticalmente ascendió, se fue para arriba.

La luz que emitía de su vientre por la turbina estaba formada por miles de puntos luminosos de color dorado.

El círculo de la base de la nave tendría un metro y medio de circunferencia, de modo que al ascender la nave se plasmó en el espacio: una columna de luz dorada de unos 50 metros totalmente vertical y de la anchura del centro de la nave.

Al mismo tiempo majestuosamente la segunda nave de abajo hacia arriba. Giro sobre si misma espectacularmente cambiando de posición y en forma horizontal se desplazó cruzando la columna de luz dorada dejada por la primer nave, esta segunda nave se volteo de tal manera en su giro, que también quedo horizontal, por tal motivo el chorro de luz que salía de su vientre al desplazarse dejaba una columna de luz horizontal que se cruzó con la columna vertical; dando forma inmediata a una espectacular cruz de unos 50 por 50 metros en el espacio de luz dorada.

El impacto interior fue tremendo, nos han transmitido el símbolo más poderoso del universo, las tres fuerzas creadores del universo formando la cruz de luz.

Para esos momentos la tercera nave ascendió también verticalmente 100 metros a la altura de donde aparecieron inicialmente. Inmediatamente la nave horizontal giro un poco sobre sí misma y se enderezo y todas se desplazaron perdiéndose en la altura del firmamento.

Al retirarse las naves eran como focos blancos de luz dejando una franja dorada en su recorrido, que se disolvía suavemente entre la oscuridad de la noche. Dejándonos embriagados de felicidad.

120

Indudablemente la Cruz de Luz es un símbolo Universal y cósmico. El madero Horizontal es la materia, la mujer. La tierra que el madero vertical cruza, fecundando con su espíritu para que haya vida.

La Cruz está formada por dos fuerzas, la lunar horizontal y la solar vertical, que al unirse en sus centros forman una tercera fuerza para crear. He aquí la energía positiva, negativa y neutra. El átomo como un trío de materia, energía y conciencia.

Esta conciencia permite transformar la energía en materia y la materia en energía. El hombre, la mujer y el amor que los une para dar vida, forman la Cruz del Amor. El esperma activo, dinámico positivo, cruzándose con el óvulo magnético negativo forman Cruz.

El cruce de los sexos en todas las especies animales y humanos forman la Cruz Sexual, emblema de la vida. El cruce del Falus Vertical Masculino, con el Yoni Femenino forman Cruz.

El cruce de la semilla del grano vegetal, con la tierra húmeda, hace que germine y de vida. El cruce de las energías interplanetarias, permiten al Universo estar firme en su marcha.

Es la Cruz el Gran símbolo mágico, en el cual Jesús el Cristo sustento su doctrina y el emblema solar de todos los habitantes del cosmos.

121

122
122
 

LA NAVE QUE CAMBIO MI DESTINO PROYECTA UN RAYO DE LUZ AZUL Y ME CUBRE TODO

Agosto de 1968. Presentía un cambio radical de mi vida, fui al súper y compre “TE negro en bolsitas", y viaje a una Villa de campo a reunirme con varios amigos de la juventud. Con el fin de despedirme de ellos para siempre.

Algo extraño sucedía en mi interior; al atardecer llegue a la casa de campo. Camine hacia la lujosa residencia ocupada por mis compañeros del camino de la vida. Eran 7, disfrutando del agradable clima templado, casi frió entre la sierra solitaria. Ese atardecer platicamos de muchos temas y les prepare TE, comunicándoles que con esa atención me despedía de ellos para siempre, se rieron, se burlaron y uno dijo: “otras de tus locuras". Al fin, ni siquiera me hicieron caso; entrada la noche nos dispusimos a descansar.

Me levante al alba para contemplar el amanecer, que era uno de los espectáculos preferidos por mí. Con esa intención, pero poseído por una energía misteriosa tome, “la posición de loto", nunca jamás la había hecho. Mas mi cuerpo obedeció con una elasticidad desconocida.

Mi

estado interior era suprasensible, llegando al máximo grado. Comencé a

"ver y sentir" como cargas de energía en forma de luz de diferentes tonos y colores hermosos penetraban en mi cuerpo físico, hacia mi interior.

Dos rayos de luz penetraron a mis rodillas y otros dos de luz multicolor entraron dentro de mis “2 pulmones", viendo en el interior de ellos dos esferas blancas de luz, el corazón como un sol, el ombligo como la luz de un gran diamante, por cada yema de mis 10 dedos vi como cargas de rayos de

luz

me penetraban; lo mismo que por las pantorrillas y en otro lugares del

cuerpo.

123

En este estado de euforia, me di cuenta que tenía dentro de mi anatomía varios vórtices de fuerza, acumuladores de energía en el sistema nervioso, mire como estaban ubicados y como pulsaban.

Cuando mis centros nerviosos fueron cargados al máximo, después de tres horas de estar sentado en estado de recepción uní total recibiendo esa energía misteriosa, me sentí un “imán de vida gigantesco". Me pare en Éxtasis levantando las manos hacia el espacio diciendo: “Dios mío".

En ese instante de una “nave cósmica a poca altura sobre mi cabeza", broto un chorro de luz, un rayo de luz azul purísimo y me cubrió totalmente, entrando por mi corona sideral una gran cantidad de esa luz que me inundo por dentro.

En ese momento fui otro “Ser", “mi verdadero Ser". Tomando control absoluto de mí con una fuerza y determinación suprahumana, sentía una voluntad de acero con una energía dominadora llena de amor y delicadeza. Saturado por ese potente rayo de luz por unos momentos eternos, la nave desapareció y quede solo de nuevo.

Camine hacia la carretera de terrecería, me pare en medio de esta, vi venir una camioneta a gran velocidad, levante mi mano derecha y freno frente a mí.

El dueño se bajó, y muy atento ofreció llevarme, me abrió la puerta, subí al vehículo y ya dentro del carro le dije: lléveme a esta dirección; el señor llevaba varios recipientes de leche que se estaba agriando.

Él se desvió de su camino para llevarme por más de una hora perdiéndose su leche, cosa que misteriosamente a Él no le afecto.

Fuera del carro me dirigí a un apartamento de un amigo y cuando penetre y lo encontré, estaba leyendo un libro y me dice: muchacho estoy leyendo un librazo, le dije: préstame, y el accedió, era un libro del V.M. Samael y así me inicie en los estudios Gnósticos.

124

125
125
LA DIOSA CON CABEZA DE ESCORPIÓN 126 LA QUE NOS DA LA POTENCIA SEXUAL
LA DIOSA CON CABEZA DE ESCORPIÓN
126
LA QUE NOS DA LA POTENCIA SEXUAL

NOTA FINAL

Agradecemos en el nombre del Cristo Samael a nuestro hermano Misionero Gnóstico Manuel Cota, por las preciosas ediciones de imágenes que con tanto amor y altruismo ha elaborado para este libro.

También agradecemos de la misma manera a nuestra apreciada hermana Gnóstica Misionera Nancy Niamey Vazquez por su trabajo altruista y lleno de amor, por la edición de este libro: “Testimonios de un Alma”.

EXORTAMOS

A nuestros apreciados hermanos gnósticos del mundo a compartir este libro con los demás a través de internet, y que por favor no lo archiven.

Damos autorización total para reproducirlo, fotocopiarlo, etc. Sin adulterar su contenido, PUES POSEE DERECHOS DE

AUTOR

INVITACIÓN

A visitar nuestra pagina

www.documentalesgnosticos.tv

Donde pueden bajar para compartir los documentales

La profecía gnóstica La piedra del sol La puerta del edén El misterio de la cruz

Fraternalmente Fernando Moya

Escriba del Patriarca Samael

127

CONTENIDO

INTRODUCCIÓN

2

LA INICIACIÓN ES NUESTRA PROPIA VIDA

3

EL CRISTO SAMAEL ES “EL CORDERO DE DIOS”

11

SAMAEL ES LA QUINTA FUENTE ETERNA DE LA VERDAD

14

“SAMAEL” EL QUINTO ÁNGEL DEL APOCALIPSIS DE SAN JUAN Marcador no definido.

¡Error!

LA BESTIA

20

LA VENIDA DEL PRIMOGENITO DE DIOS “EL CRISTO SAMAEL”

23

EN EL DIA Y LA HORA SEÑALADO PARA MI MUERTE FISICA “EL CRISTO SAMAEL ME SALVÓ”

26

LOS ÁNGELES GUARDIANES DEL TEMPLO DE LA SABIDURÍA

33

LOS 24 INVISIBLES ANTE EL TRONO DEL SEÑOR

35

LA CATEDRAL DE ACUARIO Y EL TAÑIR DE SUS CAMPANAS

38

EL DECAPITADO EL PRIMOGÉNITO DE LOS MUERTOS

41

LLUEVE TRIGO DEL CIELO VIVIFICANDO NUESTRA FRACCION DE ALMA

44

DESDE EL DOCEAVO CIELO VEO EL ANILLO DE LA LUZ, EL SOL ESPIRITUAL

46

EL PLANETA PURGATORIO

50

EL ANGEL DEL AMOR CELLA MI FRENTE SIDERAL CON UNA “P” CON SANGRE DE CRISTO

51

EL CRISTO SOLAR INTERIOR Y LOS 12 APÓSTOLES

53

128

EL

SIGNO DEL INFINITO

56

EL

CRISTO SAMAEL ME DA A BEBER SU SANGRE,

CONTENIDA EN SU SANTO GRIAL

58

LAS 3 ROSAS DE LA

60

LOS TEMPLOS DE LA MUERTE Y EL CETRO DE LA MADRE MUERTE

62

LA

DIVINIDAD ESCUCHA MI PRIMER ARREPENTIMIENTO

65

POR EL SEXO DE LAS PROSTITUTAS SE VA AL ABISMO

71

EL

HOLOCAUSTO FINAL

75

EL

BANQUETE INFERNAL QUE SE DA LA GRAN SERPIENTE EN EL

OCTAVO CÍRCULO DANTESCO

79

LOS ELEGIDOS PARA OTROS MUNDOS

82

LA

SALIDA DE LOS JUSTOS

85

LA

ISLA SAGRADA

87

ZUCRA EL REY DE VENUS Y SUS HOMBRES ÁNGELES EVACUARÁN A UNOS POCOS

90

LOS INMORTALES DE GAMINIDES, VENDRÁN A LA TIERRA POR OLEADAS

93

LOS HABITANTES DE GANIMIDES VIVIERON ANTES EN UN MUNDO QUE SE LLAMO PLANETA AMARILLO

95

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE ACUARIO

102

EL

ORIGEN DE LAS PIRÁMIDES DE TEOTIHUACAN

TEOTIHUACAN ES UN ESPACIO PUERTO

104

MI

EXPERIENCIA EN LA CUSPIDE DE LA PIRAMIDE DEL SOL

107

 

129

NOS VISITAN TRES NAVES VENUCINAS VIENEN HASTA LA CASA DONDE ESTAMOS GRAN EXPECTATIVA

111

REGRESAN LAS TRES NAVES VENUCINAS,

MI

PRIMER CONTACTO CON UN HOMBRE DEL PLANETA VENUS

115

TRES NAVES VENUCINAS ME PLASMAN EN EL ESPACIO UNA CRUZ DE LUZ DORADA

119

LA

NAVE QUE CAMBIO MI DESTINO PROYECTA UN RAYO

DE LUZ AZUL Y ME CUBRE TODO

123

LA

DIOSA CON CABEZA DE ESCORPIÓN

LA

QUE NOS DA LA POTENCIA SEXUAL

126

NOTA FINAL

127

130