Sei sulla pagina 1di 45

1

ENTRE LOS MUROS

Dirigida por Laurent Cantet Película francesa de 2008

UROS Dirigida por Laurent Cantet Película francesa de 2008 Guión de la Película para Uso Didáctico

Guión de la Película para Uso Didáctico

Adaptado del libro de François Bégaudeau (2008). La Clase. Barcelona, El Aleph Editores.

2

François está sentado en la barra de un café cuando termina de tomar el último sorbo de su pocillo antes de lanzarse a la calle rumbo a la escuela. Está vestido con una remera de mangas cortas y un jean. Arribando a la puerta se encuentra con dos profesores colegas: Sthéphane y el profesor de Tecnología: Vincent. Prof. Vincent: ¿Estás bien F rançois? Prof. François:¿Bien y tú? Prof. Vincent: Stéphane…François. Ambos se saludan con la mano derecha mientras entran a la escuela. Sthéphane apaga el cigarrillo antes de entrar. Prof. François: ¿Todavía en el equipo? Prof. de Tecnología: Sí, como siempre.

Dentro del colegio sube las escaleras y se encuentra con personal de mantenimiento y limpieza que está trabajando en aspectos de la infraestructura de las aulas e intercambia saludos formales. A cargo del Mantenimiento: ¿Este? (atrás de un primer hombre entra uno segundo cargando lo que parece una biblioteca o estante). Una de las que está a cargo de la limpieza: Atrás por favor. Algunas mesas están en la galería. Atraviesa el pasillo galería y llega a una sala.

En la sala está reunido el personal de la escuela. Se advierte entre ellos diferentes edades, géneros y grupos étnicos. Prof. Hervé: Hola, soy Hervé. Profesor de deporte aquí hace tres años. Doy la bienvenida a nuestros colegas. Los estudiantes pueden ser diferentes pero son buenos chicos. Prof. Oliver: Hola, soy Oliver. Doy clases de Física y llevo aquí cuatro años. Prof. Patrick: Soy Patrick y enseño las tablas de multiplicar (risa de los presentes) ¡Y a veces matemáticas! Llevo en este colegio muchos años. Prof. Anne: Hola, soy Anne. Trabajaba en los suburbios de Lyon. Doy clases de inglés. Estoy buscando mis nuevos colegas. Dos profesoras levantan sus manos y pronuncian sus nombres. Prof. Isabelle: Hola, soy Isabelle. Prof. Crhistiane: Yo soy Crhistiane. Prof. Frédéric: Soy Frédéric, y enseño historia y geografía y trabajaba en los suburbios de París. Me gusta estar en la ciudad ahora. Prof. Julie: Hola. Soy Julie, la supervisora de este año. Quiero darles la bienvenida y desearles un feliz año. Aline: Soy Aline, la cocinera. Quiero darles la bienvenida. Una voz indiferenciada: Gracias Aline. Prof. Gilles: Hola, soy Gilles, y enseño matemáticas desde hace muchos años. Me retiro a fin de año. Me gustaría desearles mucho valor a los que llegaron (risas entre los presentes). Prof. François: Soy François. Enseño francés y este es mi cuarto año aquí. Bienvenidos todos. Aparece el rector con traje repartiendo documentación entre los docentes en carpetas de dos colores: azul o rosadas. En ellas parece se compilan planillas con los listados de estudiantes y horarios de las clases, entre otros papeles. Rector: Nos reuniremos al mediodía en la cafetería para tomar algo para celebrar el nuevo año. Los profesores se agrupan entre sí según los cursos que comparten e intercambian impresiones, organizan horarios y otros aspectos vinculados al inicio del ciclo lectivo. En un grupo de docentes se escucha. Profesora NN: Tú tienes el miércoles como querías.

3

En otro grupo:

Profesora NN: Podemos intercambiar las clases. En otro grupo, el Prof. Oliver le ofrece al Prof. Frédéric su valoración del rendimiento académico y/o comportamiento de los estudiantes del curso que comparten. Prof. Oliver: (señalando el listado) Bien, bien, bien no, no tan bien… Él va bien; no va bien, míralo; no va bien para nada; bien; mal; ella no está bien para nada.

François está parado junto a la puerta mientras entran al curso los estudiantes. Él los observa con media sonrisa. Está vestido con un saco formal de traje y una camisa clara. Prof. François: Arthur tu gorra (y el estudiante se la quita). Prof. François: Buen día. Estudiantes que entran: Buen día. Dentro del curso los estudiantes se disputan los bancos donde se ubicarán: “Ese es mi lugar”, “Vete”. Algunos empujones, forcejeos y cambio de lugar de mochilas de otros hasta que se sientan en los lugares. Intercambian también saludos y modos de celebrar que estén sentados juntos algunos de ellos. Mientras el Prof. François los

observa hasta que llama su atención elevando el tono de la voz. Prof. François: Eh, Eh, Eh. Oh (mientras golpea con el puño en su pupitre). ¡Cálmense ya! Dejen de revolucionar esto. Quítate la capucha por favor (señala a Boubacar que se ubica al final de una de las filas, quien responde a la solicitud). Ustedes dos allá, vengan aquí un lugar. Uno acá adelante. Uno de ellos: ¡Hay espacio aquí también! Prof. François: Aclaremos algo… ¡Eh! ¡Oh! (levanta la voz intentando llamar la atención de algunos estudiantes que conversan entre sí). Nos gastamos 5 minutos para ordenarnos afuera, 5 para subir, 5 para sentarnos: 15 minutos de una hora. ¿Se dan cuenta cuánto significan 15 minutos? Con 25 horas a la semana y 30 semanas en el año, perdemos miles de minutos (los estudiantes observan al profesor mientras Khoumba hace un conteo con los dedos de la mano). En otras escuelas dan la hora completa. Imagínense qué tan lejos llegan en un año. ¡Imagínense! Nunca doy una hora de clase (Khoumba hace un aporte encimando su vos a la del docente). Alcen la mano para hablar (la estudiante Khoumba alza su mano) ¿Qué? Estudiante (E) Khoumba: Nunca llegamos a la hora. Siempre dicen lo mismo. Los profesores dicen que tenemos una hora de clase pero no es así. De 8:30 a 9:25 no hay una hora. Prof. François: Esta bien, son 55 minutos. Ese es un buen punto (la voz del profesor se siente más tranquila y relajada).

E Khoumba: Deje de decir que en otras escuelas dan una hora de clase. ¡No es así!

Prof. François: Está bien. Lo único que digo es que perdemos el tiempo, como ahora. Para empezar, saquen una hoja, dóblenla en dos de tal forma que se pueda sostener en el borde de sus escritorios. Claramente y usando mayúsculas, escriban su nombre y apellido (los estudiantes sacan sus útiles para realizar la consigna).

E Esmeralda: ¿Por qué escribir nuestros nombres?

Prof. François: Para saber quiénes son.

E

Esmeralda: ¡Pero usted nos conoce!

E

Laura: Estuvimos con usted el año pasado.

Prof. François: Esmeralda, la mitad de los chicos aquí son nuevos. Ponte feliz. De esa forma la gente sabrá tu nombre.

E Esmeralda: Yo no lo voy a hacer. No lo haré si Ud. no lo hace.

Prof. François: Tienes razón. Para aquellos que no me conocen, soy el Sr. Marin (escribe en el pizarrón Sr. Marin).

E anónimo: ¡Santa Marin!

Otro estudiante: ¿Un marino? Prof. François: Muy gracioso Estudiante NN: ¡Qué cursi! Los estudiantes se ríen de las ocurrencias mientras algunos van escribiendo sus nombres sobre las hojas.

Esmeralda: Te aniquiló, señor.

E

4

Transcurre el tiempo. Aparece una imagen de la escritura de la estudiante Khoumba mientras Souleyman escribe en el celular manteniéndolo debajo del pupitre. Prof. François: Vamos, no se deberían tardar tanto. Cinco minutos para escribir su nombre… ¡Es ridículo! Hay quienes lo han terminado y lo colocan arriba de los pupitres. Prevalecen la escritura sólo de los nombre. Se puede ver los carteles de Julieta y de Cherif quien además dibuja debajo de su nombre la bandera de Argelia.

François sentado en la sala de profesores concentrado escribiendo sobre unos papeles.

Comparte la mesa con otras dos profesoras que también están concentradas en sus papeles. El mismo espacio es amplio, cuanta con varias mesas, y una especia de cocina. Algunos profesores conversan entre sí. Profesora café/embarazo: ¿Una galletita para el primer día? (lo ofrece a los tres profesores reunidos sobre la mesa donde está François) Prof. François: Estoy bien, gracias. Las profesoras que comparten la mesa aceptan el ofrecimiento y sacan algunas galletas. Profesora café/embarazo: Raquel, una galletita te levantará el ánimo (la profesora aludida saca un par de galletas

del paquete y agradece).

Aparece el profesor

Aparece la escena en el aula donde el profesor François consulta sobre palabras que para los estudiantes resultasen difíciles de comprender. Estas palabras las escribe en el pizarrón a medida que se las sugiere. Prof. François: Está bien… “espiritual”. Es una palabra que explicaremos luego. Espiritual es la palabra que está escrita al final de la lista. Antes aparecen de abajo hacia arriba-: cocher (que puede traducirse cochero o marcar con una cruz); trompeur (es un adjetivo que si se refiere a una persona significa embustero, si se refiere a una cosa es engañosa); secculent (suculento, delicioso, sabroso), y la primera- Autrichienne (austriaco). Algunos estudiantes manifiestan en su rostro no comprender aquello que presenta el profesor, otros parecen estar distraídos de la clase. Prof. François: ¿Hay más palabras que no entiendan?

Los estudiantes Loise, Julieta, Eva y Burak levantan la mano. Pero el profesor elige a Burak (nombre de origen turco que significa rayo. En la tradición islámica Burak es el caballo alado que llevó al profeta Mahoma en su ascenso al cielo).

E Burak: La palabra “condescendencia.

Prof. François: Condescendencia. Sí, es una palabra complicada. ¿Tienen alguna idea de lo que pueda significar? Eva, compañera de banco de Burak levanta la mano, pero el profesor no lo advierte ya que está escribiendo la palabra en un nuevo listado en el pizarrón.

E Burak: Tengo una idea vaga, pero no estoy seguro.

Prof. François: ¿No estás seguro? Entonces hablaremos de eso luego. Damien tiene la mano en alto esperando ofrecer una palabra que no comprende. Prof. François: ¿Sí Damien?

E Damien: “argenter” (platear o argentar).

Prof. François: “Argenter”. ¿Qué significa? (Julieta y Eva mantiene la mano en algo).

E Damien: La gente que vive en Argentina.

Prof. François: Bien, los habitantes de Argentina. Se produce risas en el curso por la ocurrencia.

E Esmeralda: Claro que no.

Prof. François: Damien, ¿quién vive en Argentina?

E Damien: Los “argenter”

Julieta mantiene su mano en alto, hay risas en el curso y algunas burlas dirigidas a Damien.

5

Prof. François: ¿En un juego de fútbol, cómo les dicen a los jugadores de Argentina…?

E Damien: Futbolistas.

La ocurrencia desata la risa de los compañeros del curso. Prof. François: Sigamos. ¿Tienen alguna otra palabra que no entiendan? Aparece en la primara plana el rostro de la estudiantes Esmeralda con una lapicera en su boca mirando sus

uñas. Prof. François: ¿Henriette? ¿Hay algo que no entendiste? La estudiante primero mira desconcertada y luego se inclina hacia adelante donde está su cuaderno. Su compañera Samantha aprovecha la cercanía para decirle una palabra. Pero se escucha el gesto.

E

Samantha: Desbaratar.

E

Henriette: Desbaratar.

Prof. François: Desbaratar. Muchas gracias Samantha. Gracias por tu aporte Samantha. Escribe la palabra en el pizarrón, en la segunda lista luego de condescendencia (la anterior no la escribió).

Prof. François: Creo que es suficiente. Tenemos todas las palabras.

“austriaco”. Algunos levantan la mano para contestar. El profesor designa a Esmeralda para responder.

E Esmeralda: Todos saben lo que es un austriaco. La gente de Austria.

Prof. François: Wei no lo sabe y…

E Esmeralda: ¡Bueno, pero el resto la sabe!

Wei (el nombre es de origen chino y significa valioso, precioso) y Qifei, miran a Esmeralda mientras hace este comentario en silencio. Prof. François: Sí, ya entendí. Tu no entendías la palabra erróneo (se refiere a la palabra trompeur). Así que no puedes hablar mucho.

E Esmeralda: ¡Pero todo el mundo sabe lo que significa austriaco!

Está bien. “Austriaco”. Wei escogió la palabra

Prof. François: No, no, no, no. Nadie es perfecto. “Austriaco” no es una palabra importante Wei (dirige su discurso a este estudiante). Se refiere a la gente de Austria, que es un pequeño y lindo país. Podemos vivir sin esa palabra. ¿Alguien puede nombrar a una austriaco famoso?

E Boubacar: Mozart. Wolfang Amadeus Mozart (Boubacar es un nombre propio de Mali y recuerda un jugador de ese

país que integra el equipo de la liga francesa RC Strasburgo). Prof. François: ¿Quién?

E Boubacar: Wolfang Amadeus Mozart.

Prof. François: Wolfang sería si fuera inglés y no austriaco (el nombre apropiado en austriaco es Wolfgang Amadeus Mozart). ¿Algún otro famoso austriaco? Austria podría desaparecer y nadie se daría cuenta. Wei sonríe ante la ocurrencia del profesor. Prof. François: En serio, está al sur de Alemania. Así que mira un mapa Wei. Y verás dónde está. Souleymane, ¿puedes anotar las palabras también? Souleymane proviene de Mali. No tiene cuadernos o lapicera durante la clase. Mientras responde desafiante juega con una cadena que cuelga en su cuello y un colgante que sostiene con su mano izquierda.

E Souleyman: Se me olvidaron mis cosas.

Prof. François: ¿Nadie tu puede prestar un papel?

E Souleyman: Lo haré en casa.

Prof. François: Tú lo harás en casa.

E Souleyman: Si, si

Prof. François: Claro que lo harás. Esa es tu política. Sólo trabajas en casa.

E Souleyman: Hablo en serio.

Prof. François: Si estuviera seguro de eso

E Souleyman: No te preocupes. Va a estar bien. Gracias.

6

Prof. François: Sigamos con la palabra “suculento”. “Suculento” es una palabra que trataremos de adivinar qué significado tiene. Dalla juega con una tijera que mantiene abierta mientras la presiona sobre su palma de la mano izquierda cerca del dedo pulgar. Prof. François: ¿Qué hay en suculento suculento?

E Boubacar: Su… su culo.

Risas de los estudiantes. Prof. François: Muy gracioso. Boubacar. Aunque muy ingenioso… Eh…. Aquí hay una frase (se da vuelta y escribe en el pizarrón a la vez que lo lee en voz alta)… con “suculento”. Bill disfruta una suculenta hamburguesa con queso.

E Cherif: Esas hamburguesas apestan.

Prof. François: ¿Quién dijo eso?

E Cherif: Yo. ¿Porqué una hamburguesa con queso?

Prof. François: Bueno, entonces como tú dices que apestan crees que las hamburguesas con queso no son suculentas.

E Cherif: Tal vez, pero son horribles.

Prof. François: Está bien, pero acabo de decir eso para que ustedes le saquen la ficha.

E Angélica: ¿Qué significa eso?

Prof. François: ¿Qué?

E Angélica: Lo de la ficha…

Prof. François: “Sacar la ficha”… ¿Nadie conoce esa expresión. Algunos estudiantes se ríen entre sí. Prof. François: Si les cae la ficha significa que ustedes entendieron. Cuando digo que si las hamburguesas apestan, entonces no son suculentas, eso es para ayudarles a entender qué significa “suculento”.

E Khoumba: ¿Y los Bills qué?

Prof. François: ¿Qué Bills?

E Khoumba: El nombre Bill (el profesor se da vuelta y mira el pizarrón). Siempre usas nombres raros.

Prof. François: ¿Raro? El presidente de EEUU se llamaba Bill.

E

Khoumba: ¿Por qué no usa Aïsatta o Rachid o Ahmed o…?

E

Esmeralda: Siempre usa nombres de blancos.

Prof. François: ¿Qué nombres?

E Esmeralda: Nombres de blancuchos.

Prof. François: ¿Qué es un blancucho?

E

Esmeralda: Blancuchos, franchutes, francos.

E

Khoumba: Francés.

E

Esmeralda: No, no soy francesa.

Prof. François: No sabía.

E Esmeralda: Lo soy, pero no me enorgullece.

Prof. François: Bien, yo tampoco.

Estudiante NN: Lo mataste (Esmeralda hace un gesto con su boca estirándola con una suerte de sonrisa falsa).

E Khoumba: ¿Por qué usa esos nombres?

Prof. François: Khoumba, si empiezo a escoger nombres para acomodarme a sus orígenes nunca terminaría. Esmeralda y Khoumba (a coro): Sólo cambie algunas. Prof. François: ¿Qué sugiere? Sauleyman sugiere uno que suena como Beitú pero no alcanza a diferenciarse acabadamente, también se escuchan otras voces sugiriendo otros nombres

E

Khoumba: Aïsatta.

E

Esmeralda: Fatou (Este nombre remite al uso de un nombre emblemático de la lucha de las mujeres africanas

musulmanas en contra de la castración del clítoris).

7

E

Khoumba: Fatou.

E

Esmeralda: No, Aïsatta.

E

Khoumba: Aïsatta.

La escena transcurre en el salón de profesores donde François ingresa y se dirige hacia los casilleros donde guarda sus cosas. En el camino se encuentra con algunos colegas y los saluda formalmente sin más palabras. Su casillero es el número 14 y se localiza a la altura de sus hombros. Dentro se advierte varias carpetas y papeles de los que extrae una carpeta amarilla. Se escucha apenas el murmullo de profesores en los costados que conversan. Luego François aparece sentado en una mesa con la misma carpeta amarilla abierta, leyendo los papeles que están dentro cuando se acerca su colega del mismo curso de Geografía e Historia a realizarle una consulta sobre los textos a utilizar con los estudiantes. Prof. Frédéric: Disculpe. ¿Usted está a cargo de la clase de francés? Prof. François: También son supervisor de la clase. Prof. Frédéric: ¿Sabe qué libro van a leer? Prof. François: No he decidido. Prof. Frédéric: En historia empezaré con el Régimen Antiguo. ¿Si te quieres conectar con eso, qué clase de libros hay? Prof. François: La Ilustración puede ser difícil para ellos (responde balanceando levemente sus hombros y frunciendo su cara como pensando y valorando aquello que menciona). Prof. Frédéric: ¿Qué tal Voltaire? ¿Es difícil? Prof. François: No es fácil. Prof. Frédéric: “Cándido” es simple (se refiere a la novela satírica y filosófica que Voltaire escribió en 1765, donde analiza el problema del mal en el mundo y describe las atrocidades cometidas en el mundo en nombre de la religión). Prof. François: No en su año. Prof. Frédéric: “Zadig” (otra alusión a una obra literaria de Voltaire en donde se aborda el tema del destino personificado en las desventuras de Zadig justo en árabe- en el siglo IX, durante el reinado de Moabdar en Babilonia). Prof. François: Si, si, si pero… Va a ser difícil.

El profesor François está en el curso mirando por la ventana mientras sus estudiantes realizan un ejercicio en silencio. En el patio se observa una clase de educación física donde algunos estudiantes repiten una rutina en dos filas mientras su profesor va dando indicaciones (corren y en un momento repiten aceleradamente pasos cortos). En el lugar, inmóvil, el profesor realiza la rutina que los estudiantes tienen que hacer en medio de la corrida. El grupo de estudiantes es mixto, está ordenado en dos filas, el profesor está en el medio de ambas y la corrida termina detrás del profesor cuando los estudiantes se detienen y retornan caminando al final de sus respectivas filas. Luego François dirige su atención a los estudiantes del curso que están concentrados escribiendo. Wei intercambia algunos comentarios con su compañera cercana Qifei. Prof. François: Faltan 20 segundos.

E Rabah: ¡No Señor por favor! No hemos terminado.

Rabah es un nombre de origen árabe que significa “ganador”, este estudiante se ubica entre los primeros bancos. En las filas de atrás, Nassim se ha manchado las manos con la tinta de su lapicera y trata de limpiarse las manos mientras Soulyman lo mira y sonríe a la vez que intenta ayudarlo. Prof. François: No podemos gastarnos dos horas en el tiempo imperfecto (se refiere a la conjugación de distintos verbos en tiempo imperfecto del modo indicativo). Dalla, ubicada en los bancos delanteros a la izquierda de Rabah, hace señales a su compañera Laura que se ubica en los bancos del final, consultando la hora. Laura le devuelve señales que indicarían la hora. Prof. François: Dalla te puedo dar más tiempo. Dalla mira al profesor y sonríe. El profesor le devuelve otra sonrisa.

8

E Nassim: Señor, mi lapicera sigue perdiendo tinta (levanta la lapicera con su mano derecha mostrando cómo la

palma de su mano está manchada. Nassim es un nombre de origen árabe que significa “aire fresco”. Su procedencia es Marruecos). Prof. François: Es terrible… ¿Quién tiene un pañuelo?

E Rabah: ¡Yo! (se para y se dirige al final pero el profesor lo interrumpe).

Prof. François: Eh, Rabah, Rabah, RabahPide permiso antes de pararte (Rabah se vuelve sobre sus pasos al banco, se sienta y levanta su mano).

E Rabah: ¡Puedo!

Prof. François: Sí

Emprende nuevamente y parece tropezarse adrede en el recorrido y caer sobre su compañera Juliette. E Juliette: ¡Qué pervertido!

E Boubacar: ¡Le tocó las tetas!

Prof. François: ¡Denle el pañuelo! Se escucha algunas risas mientras Rabah sigue mirando a Juliette. Prof. François: Guárdense los comentarios.

E Boubacar: ¡Maldito pedófilo! (Lucie sonríe ante el comentario mientras se suman otras risas de los compañeros).

Prof. François: ¡Silencio! ¡Silencio!

E Esmeralda: Señor (pronuncia estas palabras mientras levanta su mano). Señor. ¿Por qué el indicativo imperfecto?

(siguen algunos comentarios sobre el incidente protagonizado por Rabah por lo que el profesor llama la atención al curso) Prof. François: ¡Paren ya! ¿Sí?

E Esmeralda: ¿Por qué no sólo el imperfecto simple?

Prof. François: ¡Silencio Souleymane! Muy bien Esmeralda. ¿Por qué el indicativo?

E Esmeralda: Si lo supiera no lo preguntaría.

Prof. François: Sí. ¿Alguien sabe porqué específicamente el imperfecto indicativo? ¿Por qué no sólo el imperfecto simple? Nassim tiene levantada la mano. Prof. François: Nassim

E Nassim: ¿Me puedo lavar las manos?

Prof. François: Sí, lávatelas y termina ya con eso. ¡Rápido, rápido! Nassim se para y dirige fuera del aula.

E Rabah: ¡Se demorará una semana! ¡Yo voy con él!

Prof. François: ¡Suficiente! (termina de salir Nassim y algunas estudiantes levantan la mano para intervenir sobre la pregunta realizada por Esmeralda pero el profesor continúa sin prestarles atención). El indicativo imperfecto es diferente a otro imperfecto (mientras explica el profesor Dalla es molestada por Damien). ¿Cuál imperfecto es? (el estudiante Agame levanta su mano) ¡Agame!. E Agame: El imperfecto subjuntivo. Prof. François: Exactamente. El imperfecto subjuntivo. ¿Alguien me puede dar un ejemplo? (Khoumba levanta su mano, mientras Boubacar empieza a reírse sin motivo aparente). No lo creo Khoumba, pero adelante.

E Khoumba: Puedo estar equivocada (entre risas por la sospecha expresada por el docente sobre su respuesta)…

Prof. François: Yo también creo.

E Khoumba: Yo había

Prof. François: ¿Del verbo ”habiar”?

E

Khoumba: No sé.

E

Esmeralda: Yo habí.

E

Khoumba: No (mirando a su compañera Esmeralda sentada a su izquierda). Yo había, nosotros habíamos, ustedes

habían

9

Prof. François: Está bien. No está mal, pero no lo usas bien. Apenas sí recurriste al imperfecto subjuntivo. Imagínate que yo diga (dice esto último de espaldas escribiendo en el pizarrón). Es necesario que yo esté en forma (esta frase la escribe en el pizarrón mientras hace un círculo en el verbo conjugado “esté”). ¿Qué significa el “esté” en el ejemplo? (algunos estudiantes levantan la mano para contestar) ¡Eva!

E Eva: El presente subjuntivo.

Prof. François: Muy bien (Eva sonríe). Para el subjuntivo imperfecto, seguimos la secuencia de frases y usamos un pasado (nuevamente el profesor está de espaldas al curso escribiendo en el pizarrón). “Sería necesario que yo… “ ¿Khoumba?

E Khoumba: Estuviera.

Prof. François: Estuviera.

E Esmeralda: ¿Usted piensa que de verdad le diría a mi mamá “sería necesario que habría estuviera en forma”?

Prof. François: No “habría estuviera”. Aprende a usarlo primero.

E Esmeralda: “Que yo estuviera en forma”.

Prof. François: La secuencia de frases.

E

Esmeralda: Nadie habla así.

E

Khoumba: ¡Yo tenía razón! ¡Yo estuviera!

Prof. François: ¡Me dejas contestar la pregunta! Sí me dejas.

E Esmeralda: Sí, puede.

Prof. François: Antes de dar sentencias, el imperfecto del subjuntivo, que me estás diciendo no se usa. Empiecen a practicarlo y luego pueden usarlo en la pregunta.

E

Esmeralda: Señor, ¿por qué nos critica?

E

Angélica: Tienen razón, así hablaba la gente en la antigüedad. Ni mi abuelo habla así.

E

Boubacar: Ni tu bisabuelo. ¡Es de la Edad Media!

Prof. François: No es así.

E

Boubacar: ¡Así es!

E

Khoumba: Es de la burguesía.

E

Angélica: Dígame, ¿cuándo fue la última vez que escuchó a alguien hablar así?

Prof. François: Ayer, con unos amigos, usamos el imperfecto del subjuntivo.

E Boubacar: No… ¡Alguien normal!

Algunos estudiantes hablan todos juntos encimando sus voces. Prof. François: Está bien, está bien… Eh, eh… ¿Puedo responder?

E Boubacar: ¡Sí!

Prof. François: Vamos a hablarlo bien pero calmados. Está bien, no todo el mundo habla así. De hecho, la gente que lo hace es muy rara. Incluso diría que sólo los snobs usan el imperfecto subjuntivo.

E Angélica: ¿Qué es un snob?

Prof. François: Los snobs son ligeramente afectados, son gente ligeramente preciosa, que tienden a darse aires (acompaña con gestos afectados y amanerados).

E Boubacar: ¿Homosexuales?

Se producen risas en el curso. Prof. François: No, homosexuales no. Puedes ser refinado y sensible (como acompaña esta frase con movimientos afectados de sus manos Angélica y Lucie empiezan a contorsionarse de la risa) sin ser homosexual, Boubacar. En todo caso, este registro puede parecer formal y un poco sensible, incluso burgués. Pero estas formas de escribir existen y como les he dicho, necesitan saber cómo usarloMientras el profesor habla Boubacar se da vuelta hacia atrás y conversa en voz baja con Souleyman

increpándolo a que realice un comentario. Prof. François: … familiar, actual, formal, oral y escrito. Se tienen que mover entre uno y otro (Lucie levanta su mano) y usarlos todos. ¿Sí Lucie?

E Lucie: ¿Cómo sabemos qué se usa al escribir y qué al hablarlo?

10

Prof. François: ¿Por qué se usa una palabra para más de una situación? Normalmente es algo que vas usando mientras vas hablando. Tienes que usar la intuición.

E Damien: ¿Qué es la intuición?

Prof. François: La intuición es cuando no se racionaliza algo. Es cuando no puedes… No se trata de saber sino de sentir algo. Cuando uno siente las cosas.

E Damien: ¿Y qué pasa si no sientes?

Prof. François: Si no las sientes, bueno… Ganas intuición en la medida que vas usando el lenguaje. Así aprendes a distinguir casi automáticamente entre el estilo oral y el escrito.

E

Boubacar: Señor, Souleyman quiere decir algo.

E

Souleyman: ¡Cállate!

Prof. François: ¿Qué quiere decir?

E Souleyman: ¡Cállate! (mientras Boubacar insiste en que hable y Souleyman se niega a hacerlo. Entre tanto

aumentan la voz). Prof. François: ¡Cálmense!

E Souleyman: Si hablas ya verás (deja la lapicera sobre su carpeta abierta y arroja un golpe pero Boubocar lo esquiva

y sigue sugiriendo que Souleyman tiene algo para decir). Prof. François: ¡Paren! ¡No peleen!

E

Souleyman: ¡Te mato! (dirige el comentario a Boubacar).

E

Boubacar: ¡No te hagas el difícil! (le contesta a Souleyman).

Prof. François: ¿Qué pasa? Boubacar, voltéate. Pero siguen discutiendo entre ambos. Cuando Boubacar amaina el profesor prosigue dirigiéndose a Souleyman. Prof. François: ¿Qué pasa?

E Souleyman: Nada.

Prof. François: Aparentemente no.

E

Boubacar: ¡No lo mandes al rector!

E

Souleyman: ¡Si lo digo me mandan a Guantánamo!

Prof. François: No, no, no. Los estudiantes corean la palabra “Guantánamo”.

E Souleyman: Me amonestarán.

Prof. François: No te amonestarán.

E Souleyman: No (dirige su mirada hacia abajo).

Prof. François: ¿Tienes una pregunta?

E Souleyman: Sí.

Prof. François: Pregunta entonces.

E Souleyman: Es muy mal intencionada.

Estudiante NN: No lo es.

E Souleyman: Es que es en contra de usted.

Prof. François: Pregunta y ya.

E Souleyman: ¿Me prometes?

Prof. François: Sí. ¡Rápido!

E

Souleyman: Esto lo escuché, no lo dije pero lo oí… la gene dice que te gustan los hombres.

El curso estalla en una suerte de risa en voz alta y nerviosa.

E

Esmeralda: Cua, cua, cua (entona esos sonidos canturriándolos mientras continúa la risa nerviosa de los

estudiantes).

E Souleyman: ¡Yo no lo dije!

Prof. François: ¿Quién lo dice?

E Souleyman: La gente. Dicen que al Sr. Marin le gustan los hombres.

Prof. François: La gente dice eso, ¿tú no?

11

E Souleyman: ¡No! (mientras se estira para atrás con los brazos en alto teniendo en la mano derecha una lapicera).

Prof. François: ¿A ti no te interesa?

E Souleyman: No, para nada.

Prof. François: ¿Entonces por qué preguntas?

E Souleyman: Por los otros. Soy un vocero.

Prof. François: ¿Pero no te importa? (ha cambiado el tono del docente y se advierte cierta molestia).

E Souleyman: Si te gustan los hombres está bien.

Prof. François: Exacto.

E Souleyman: ¿Es verdad entonces?

Prof. François: ¡Me estás preguntando!

E Souleyman: Ser homosexual no es un pecado Señor.

Prof. François: Dices que no pero parece ser un problema para ti. Te parece extraño que a algunos hombres les gusten otros hombres.

E Souleyman: Tal vez sí, no sé. ¿Es cierto o no?

Prof. François: No es cierto. ¿Te sientes mejor?

E Souleyman: Si

Prof. François: ¿Sí? ¿Seguro?

E Souleyman: Sí (y baja la mirada).

Prof. François: Siento mucho decepcionarte (se escuchan algunos comentarios de estudiantes que parecen hacer referencia a que el debate ha sido conquistado por el docente). Está bien, si a Souleyman no le importa, ahora que ha solucionado este problema, volvamos al indicativo imperfecto (mientras hace este comentario camina en dirección al pizarrón y se aleja del banco de Souleyman).

Aparece el patio de la escuela mientras acontece el recreo y los estudiantes ocupan el espacio. Luego aparecen

tres estudiantes varones que observan unas fotografías mientras uno expresa: “¡Sí, así! No está mal”. Mientras Lucie, Luise y Esmeralda están sentadas en el suelo apoyando sus espaldas contra la pared. Las dos primeras tiene cada una uno de los auriculares mientras Esmeralda sostiene el reproductor (parece un MP3). En el centro del patio Souleyman toma fotografías con una cámara digital a un grupo de compañeros entre los que están Nassim, Cherif y Rabah. Khoumba se interpone entre la cámara y los demás estudiantes para salir en la foto.

E

Rabah: ¿Qué estás haciendo? (mientras le toca el hombro a Khoumba para apartarla)

E

Khoumba: ¿Qué pasa?

E

Cherif: ¡Piérdete! (se lo dice mientras trata de apartarla para permitir tomar la fotografía, Khoumba se ofusca).

E

Khoumba: ¿Quién te preguntó? (dirigiéndose a Cherif)

E

Souleyman:¡Mira tú idiota!

E

Rabah: ¡Estás jodiendo!

E Khoumba: Llévate a estos tontos y luego vemos (comenta a Souleyman). Vamos, muéstrenme sus espaldas

(comenta mientras se alejan). Estos tipos apestan (dirige comentario a Souleyman, cerca está Esmeralda de pie a un costado de Souleyman).

E

Souleyman: ¡Otra! (toma la fotografía al grupo anterior ahora que Khoumba se ha corrido).

E

Esmeralda: ¡Qué buen visor!

E

Souleyman: ¡Claro que sí!

E

Khoumba: ¿Y a mí me puedes tomar?

E

Souleyman: No la puedes pagar.

E

Khoumba: ¿Cuánto vale?

E

Souleyman: Mucho

E

Khoumba: No pienses que soy pobre como tú.

12

Justine está escribiendo en el pizarrón la conjugación del verbo creer en presente indicativo a partir de una oración escrita en el pizarrón. Mientras Khoumba le comenta a Angélica.

E

Khoumba: Se equivocó ahí. Cree que es un verbo regular.

E

Angélica: No, el verbo es “creer”. Creeímos.

El profesor chista pidiendo silencio mientras la compañera realiza el ejercicio en el pizarrón. Muchos estudiantes observan y comentan entre sí el resultado de lo que se va escribiendo.

E Julieta: Justine… no. Creeíamos (se suma al comentario Burak. Mientras, Justine los mira y sonríe)

Prof. François: Justine, resuélvelo tú misma.

E

Khoumba: Creyimos. Es mejor, mescla los dos (comenta a Angélica).

E

Boubacar: ¡Creeiríamos! (expresa a sus compañeros en voz alta buscando interlocutores).

E

Rabah: Escribió “creyimos” (comenta en voz alta desde un bando ubicado al final del curso).

Justine finaliza y se lee en el pizarrón su intento desacertado de conjugar el verbo creer en imperfecto del indicativo. Prof. François: Te puedes sentar (Justine camina hacia su banco y se sienta). Veamos…

E Rabah: ¡No sabe escribir!

Prof. François: ¿No sabe escribir? ¿Tu sí Rabah?

E Rabah: ¡Claro!

Prof. François: Entonces ven. Conjúgalo apropiadamente

E Rabah: En primero es “Yo credí”.

Prof. François: No. Los compañeros se ríen burlonamente del desacierto de Rabah. Prof. François: ¡Basta ya!

E Rabah: “Yo creyí”.

Prof. François: Otra vez mal.

E Rabah: Sólo bromeaba. No se escribe así.

Prof. François: ¿Entonces cómo?

E Rabah: C, R, E, O sin la Í.

Prof. François: Bien, sin la Í. ¿Por qué te ríes de Justine, si no lo puedes hacer mejor?

E Rabah: Sí puedo.

Prof. François: Justine no estaba equivocada (el acierto genera festejo y ruidos de los estudiantes). Eh, eh… ¡Suficiente! No se pueden concentrar por más de 20 segundos. No se pueden concentrar por más de 20 segundos, parecen niños de 3 años. A los de 14 o 15 años, supuestamente como ustedes, cuando les pregunto algo, deberían saber la respuesta. El grupo reacciona con un grito en gesto de desaprobación del comentario del profesor.

E Khoumba: ¡Tus bromas se están pasando!

Prof. François: Para nada.

E

Khoumba: Todos piensan eso.

E

Esmeralda: Totalmente.

Prof. François: ¿Todo el mundo piensa eso o sólo tú lo piensas?

E

Esmeralda: ¡No, todo el mundo!

E

Khoumba: Pienso que presionas mucho.

Prof. François: ¡Aflojen un poco, no van a llegar a ningún lado!

E Khoumba:¡Tú te pasas, llegas lejos!

Prof. François: ¡Y sabes por qué! Esmeralda y Khoumba hacen gestos y sonidos burlescos, a modo de sobreactuación de alguien que no tiene capacidad de entiender.

13

Prof. NN: ¡Estoy cansado de estos payasos! ¡Estoy harto! Fréderic se asoma y escucha desde un rincón de la sala. Prof. Vincent:¡No puedo más! No son nadie, no saben nada, sólo te critican mientras que tratas de enseñarles (una profesora lo escucha atentamente). ¡No se quedan quietos! No los voy a ayudar. Son muy básicos, muy falsos (un profesor lo observa mientras se asoma la profesora “café/embarazo”), siempre buscando problema. Adelante, chicos. Quédate en tu maldito barrio. Se quedarán acá todas sus vidas y antes agradezcan. Voy a hablar con el Rector y (Hervé mira alrededor a los demás profesores que escuchan) le voy a decir que no voy a trabajar más con el aula 3/2. No más Tecnología por el resto del año. Qué mal. ¡Ya van tres meses y no han hecho nada! ¿Los has visto en el patio? ¡Parece que estuvieran en calor! Están todos encima de todos como animales (Frédéric se lleva la mano a la cabeza mientras escucha. Los demás profesores lo escuchan sin intervenir). ¡Es una locura! Lo mismo en las clases. Kevin se quedó una hora haciendo así (hace un gesto torciendo su boca abierta hacia un costado y pronunciando una onomatopeya). No había visto esto en cinco años (hace silencio por un instante). ¡Suficiente! No más. No somos animales (se genera una breve pausa). Lo siento, yo… Es una tontería. Prof. Hervé: Vamos. Salgamos a tomar aire. El profesor de Tecnología se levanta y sigue hacia afuera de la sala a Hervé.

Aparecen leyendo juntas Juliete y Justine. Khoumba lee por su cuenta. El libro es “El diario de Ana Frank”. Prof. François: Un extracto no es mucho para leer. ¿Nadie lo leyó? (nadie responde e impera un silencio tenso) Estamos perdiendo el tiempo aquí. Leámoslo de nuevo entonces. ¿Quién quiere leer? (nadie responde). Bien… ¡Una

atmósfera excelente de trabajo hoy!

E Khoumba: No.

Khoumba, empieza.

Prof. François: ¿No vas a leer?

E Khoumba: No quiero.

Prof. François: ¿La clase se resuelve según tus deseos?

E Khoumba: ¡No quiero leer!

Prof. François: ¡No me importa! (Khoumba hace un sonido de disgusto). ¿Qué acaba de hacer Khoumba? (consulta a la clase, Wei levanta la mano).

E Wei: Fue despectiva.

Prof. François: No. Digo su actitud. ¿Qué mostró? E Boubacar: Insolencia (se precipita a decirlo sin levantar la mano y esperar sea designado para hablar por el docente. Su compañero de la izquierda, Agame, tenía levantada la mano). Prof. François: Está bien, eres un experto (el comentario genera que algunos se rían de Boubacar mientras él los mira con disgusto y desconcierto).

E Khoumba: ¡Usted está “enojato” conmigo! ¿Qué es esto?

Prof. François: No es cierto. Trata de decirlo en francés. ¿Cómo estoy yo? (el profesor frunce el rostro como si no hubiera entendido la expresión de Khoumba).

E Khoumba: ¡”Enojato”!

Prof. François: Dilo en francés normal.

E Khoumba: ¡Que usted se la tomó conmigo! Eso es francés normal.

Prof. François: Sólo quiero que leas. Tengo el derecho a pedírtelo ¿no?

E Khoumba: No

Prof. François: ¿No crees?

E Khoumba: No. ¡Nadie ha leído y ahora me molestas a mí!

Prof. François: No. Quiero trabajar. Y te escogí a ti ya que tengo el derecho de hacerlo.

E Khoumba: ¡Bueno, déjelo ya!

Prof. François: Comienza a leer.

E Khoumba: No voy a leer. Me dices que me calle, luego que lea. ¿Qué es esto?

Prof. François: ¿Qué es qué?

14

E Khoumba: ¡Reflexiónelo! ¡Piénselo bien!

Prof. François: Lo hablaremos después de clase. No será divertido.

E Khoumba: Seguro que no.

Prof. François: No vas a decir eso luego. ¿Esmeralda, estás en huelga también o puedes leernos?

E Esmeralda: Es su vida.

Prof. François: En ese caso ¿podrías leernos?

E Esmeralda: ¡Con muchísimo gusto!

Prof. François: Bien, te escuchamos. Esmeralda inicia la lectura.

E Esmeralda: “Querida Kitty, soy conocida por mis contradicciones. Como te dije muchas veces, mi alma está dividida

en dos. Por un lado mi alegría exuberante, la forma en que me río de todo, cómo disfruto la vida; y mi habilidad para tomar las cosas con calma. Con esto no quiero decir que no veo nada malo en el coqueteo, en dar un beso, abrazar a alguien, o decir un chiste sin gracia. Ese lado espera, y empuja al otro lado, que es mucho más lindo, puro y profundo. La verdad es que nadie sabe cuál es el mejor lado de Ana, y eso es lo que la mayoría de la gente no soporta de mí. Puedo ser una payasa una tarde, pero todo el mundo se cansaría de mí. Así que la dulce Ana nunca ha sido vista en compañía. Pero en su soledad ella siempre triunfa. Lo mejor para ti Ana Frank. El diario de Ana termina aquí”.

Mientras Esmeralda leía Angélica seguía la lectura en su texto, otros dormían sobre el banco y Khoumba miraba hacia un costado disgustada. Prof. François: Termina aquí ¿por qué? Porque la policía entró en las habitaciones en las que se estaban escondiendo y los deportaron. Murió poco tiempo después. Eso es lo que pregunté hace un rato. Hablamos sobre esto. Aprendo sobre Ana Frank porque ella habla sobre ella misma y la podemos conocer a fondo. Cuando les pido que escriban sus autorretratos, espero que hagan lo mismo. Pueden hablar de hechos que me permitirán conocerlos mejor (Lucie levanta la mano para hablar).

E Lucie: Lo que escribamos no será tan como lo hizo Ana. Nuestras vidas no son tan tristes.

Prof. François: Muy bien… (Juliete levanta su mano). Juliete

E Juliete: Alguien de 70 años puede hablar de su vida, pero no tenemos nada que contar a los 13 años.

Prof. François: A los 14, 15 o incluso 13 años ustedes han tenido experiencias (algunas estudiantes levantan la mano).

E Juliete: Menos que una persona de 70. Ellos han vivido un poco más.

Prof. François: Sí

E Juliete: Ellos han vivido bastante.

Prof. François: Es gracioso. Ustedes piensan que sus vidas no son interesantes.

E Angélica: Simplemente venimos a la escuela, vamos a casa, comemos y dormimos.

Prof. François: Vienen a la escuela, comen y duermen. Bien. Las simples historias de sus vidas son aburridas. Pero lo que sienten es interesante.

E Angélica: Ese es mi problema.

Prof. François: Tal vez yo esté interesado.

E Angélica: Eso es diferente.

Prof. François: ¿Por qué es diferente?

E Angélica: Porque eres un profesor.

Prof. François: Aquí no les está hablando su profesor…

E Esmeralda: Es su trabajo.

Prof. François:… sino un ser humano.

E Angélica: Creo que sólo dice eso para que hablemos y eso pero no es verdad.

Prof. François: ¿No es verdad? ¿Qué no es verdad?

E Angélica: El hecho de que esté interesado en saber todo eso.

15

Prof. François: ¿Así que no estoy interesado para nada y estoy forzando esto para convencerlos de que es interesante?

E Angélica: No tanto como dice usted.

Prof. François: Tal vez exagero un poco. Pero es normal ya que ustedes no están de acuerdo conmigo. Pero en el fondo soy totalmente sincero. ¿Por qué es un problema para ustedes hablar de sus vidas? (Boubacar levanta la mano).

E Boubacar: Bueno, hay cosas… Hay cosas privadas.

Prof. François: Sí. Por supuesto. ¿Qué tan difícil puede ser hablar de sus vidas privadas? (algunos estudiantes levantan sus manos) Burak.

E Burak: Tal vez nos dan vergüenza ciertas cosas.

Prof. François: Sí. Tiene que ver con la vergüenza. Cosas que se les dificulta decirlas o incluso escribirlas.

E Burak: Sí.

Prof. François: En sus vidas. ¿Cuándo se sintieron avergonzados? (algunos levantan la mano pero Boubacar toma la palabra).

E Boubacar: Pueden avergonzarse de la mamá de un amigo.

Prof. François: ¿Por qué? ¿Por qué les parece fea? Se producen algunas risas.

E Boubacar: No. De hecho la mamá de Rabah… me ofreció almorzar pero me negué porque estaba avergonzado.

Prof. François: ¿Te avergüenza de comer con ella?

E Boubacar: Sí.

Prof. François: ¿Por qué se mete en lo tuyo?

E Boubacar: No.

Prof. François: No entiendo. Dime por qué.

E Boubacar: Me avergüenzo comer con ella porque la respeto.

Prof. François: ¿Nunca comes con gente que respetas?

E Boubacar: ¡Es decir, ella no es mi novia!

Prof. François: ¿Sólo puedes comer con una novia? Dime por qué. Estoy interesado.

E Boubacar: No lo puedo explicar, en todo caso, me avergüenza. Yo me mantengo con Rabah, así que respeto a su

mamá. No como delante de ella.

Prof. François: Entonces si Boubacar come delante de nosotros él no nos respeta.

E Boubacar: ¡No es eso! Usted no entiende.

Prof. François: ¿No soy lo suficientemente inteligente?

E Boubacar: Usted no puede entender (Rabah levanta su mano).

Prof. François: Rabah

E Rabah: Estuve en una fiesta con los Camemberteros (la expresión provoca risas entre los compañeros).

Prof. François: ¿”Camemberteros”?

E Rabah: Sí, como usted.

Prof. François: ¿Qué es un camembertero?

E Rabah: Alguien que apesta a queso.

Prof. François: ¿Así que la gente de la fiesta apestaba a queso? (algunos se ríen por la ocurrencia).

E Rabah: Todos tenían trajes y corbatas. Yo tenía mis pantalones anchos y me miraban terrible.

Prof. François: ¿Te avrgonzaste?

E Rabah: Sí. Por las miradas.

Prof. François: Ellos estaban avergonzados de ti y te sentiste igual.

E Rabah: No,no. Ellos no estaban avergonzados. Me miraban como si fuera un extraterrestre (el comentario provoca

algunas risas).

E

Boubacar: ¡Tú eres un extraterrestre!

E

Rabah: ¿”Por qué está ese árabe aquí”?

16

Prof. François: Está bien, era algo racial.

E Rabah: No sé. Pero los pasabocas tenían sabor a panceta. Así que no comí.

Prof. François: Está bien, panceta, jamón… Está bien, entiendo. Varios están con las manos levantadas para hablar. Prof. François: Wei.

E Wei: La gente joven no siente vergüenza.

Prof. François: ¿Gente joven? (mientras hace un gesto envolvente refiriendo a los estudiantes) ¿Cómo tú?

E

Esmeralda: ¡Te bajan los calzones!

E

Wei: No tienen vergüenza. Es normal, siempre normal.

Prof. François: ¿Eres como ellos?

E Wei: No, no lo soy.

Prof. François: ¿Te avergüenzas?

E Wei: Sí, ellos me avergüenzan (se producen exclamaciones de reclamo de parte de compañeros y la sonrisa del

profesor).

E Esmeralda: ¡Te voy a quebrar tu geta!

Prof. François: Eh, eh… Que hable el que quiera pero sigue siendo educado, ¿bien? ¿Por qué te avergüenzan?

E Wei: Porque no tienen vergüenza. Se pegan unos a otros. Hacen chistes, molestan los otros. No tienen vergüenza.

Prof. François: Wei. ¿No estás confundiendo vergüenza con disciplina? ¿Te parece que los otros son rudos y descorteses?

E Wei: No puede ser también vergonzoso.

Prof. François: Loise (mantenía su mano levantada).

E Loise: ¿A uno le puede avergonzar la apariencia?

Prof. François: Absolutamente. Dime Loise. ¿Qué te avergüenza?

E Loise: Mis orejas.

Prof. François: ¡Tus orejas! ¿Podemos ver? (el profesor se agacha como para ver mejor mientras tímidamente Loise aparta el pelo de sus orejas por un breve instante) ¿Te avergüenzan tus orejas? (sin hablar Loise hace un gesto indicando que sí). ¿Qué tienen de malo?

E Loise: Sobresalen mucho.

Prof. François: Piensas que son muy abiertas.

E Burak: Las mías también.

Prof. François: Pienso que esto es suficiente. Tienen todo lo que necesitan. Saquen el libro de ejercicios (buscan entre sus cosas el libro). Anoten el siguiente ejercicio para el próximo jueves. Es muy simple. “Escriban su

autorretrato” (toca el timbre de finalización de la hora de clase. Algunos se paran y agarran sus cosas para salir mientras el profesor sigue explicando el ejercicio). Un autorretrato no es una autobiografía. No quiero sus historias de vida. Descríbanse ustedes mismos y sus personalidades. Las leeremos en clase y veremos cómo las podemos usar (empiezan a salir algunos estudiantes). No se les olvide- Una de las últimas en salir es Khoumba y el profesor la llama cuando ya han salido la mayoría de los estudiantes. Prof. François: Eh, eh, eh¡Khoumba! Sabes que necesito hablarte (ella se vuelve y se coloca enfrente del profesor teniendo un pupitre y el escritorio del profesor de por medio). Dame tu libro de control.

E Khoumba: ¿Por qué?

Prof. François: Tú sabes por qué. Mientras Khoumba busca en su mochila arriba a la puerta del curso que está abierta- Lucie y Esmeralda que la esperan. Por otro lado, se vuelven testigos de la situación. La estudiante saca el libro de control y lo arroja sobre el escritorio del profesor. Prof. François: No. Dámelo con educación. Es suficiente ahora (devuelve el libro de control para que Khoumba se lo de en mano. A partir de lo cual se logra el gesto). Pon aquí tu foto (señala el profesor en el libro de control). ¿Es

17

normal que alguien se rehúse a leer cuando el profesor se lo pide? ¿Es normal eso? (aparecen las preguntas de modo intempestivo luego de hojear el libro buscando dónde escribir).

E Khoumba: ¡Hay más gente en clase!

Prof. François: No puedo ignorar esto. ¿Puedo?

E Khoumba: Sí (pese a la afirmación el gesto es desafiante).

Prof. François: ¿Qué pasó este verano? ¿Qué pasó durante las vacaciones?

E Khoumba: No te vi.

Prof. François: Lo sé. Me intriga. A fin de año en junio, nos llevábamos muy bien. Participaban en clase. Desde septiembre, al comienzo de este año, no has cooperado, tienes rabietas, te rehúsas a leer… ¿Qué pasó?

E Khoumba: Ya no me gusta leer. ¿Puedes apurarte por favor?

Prof. François: No, ¡no me voy a apurar! (mientras hace silencia y hace como que va a escribir en el libro, pero interrumpe eso y agrega). Explícalo. ¿Por qué cambiaron las cosas de repente? (en la puerta Lucie y Esmeralda son testigos de la conversación).

E Khoumba: No puedo ser una niña siempre.

Prof. François: ¿Así que es cosa de niños colaborar? Eso es.

E Khoumba: Hay otros en clase.

Prof. François: Por supuesto, cuando trabajas, es… (Khoumba amaga con quitarle el libro de control). Todavía no he terminado.

E Khoumba: Mi mamá me está esperando.

Prof. François: Quiero una disculpa primero. Una disculpa por lo que hiciste. “Me disculpo por ser una insolente Señor”.

E Khoumba: Perdón ¿está bien?

Prof. François: No, no “perdón”. No. “Me disculpo por ser insolente”.

E Khoumba: “Me disculpo, Señor”

Prof. François: No, no. “Me disculpo por ser insolente”. Sé sincera, quiero una disculpa real.

E Khoumba: ¿Te puedes apurar por favor?

Prof. François: No

E Khoumba: Mi mamá está esperando…

Prof. François: Tú disculpa. Hagamos este pacto. Quiero una disculpa sincera que servirá para el resto del año. No seguiremos así.

E Khoumba: Me disculpo por ser insolente.

Prof. François: Más convicción.

E Khoumba: ¡No lo voy a repetir 50 veces!

Prof. François: ¡Ustedes dos! ¿En qué están? Esmeralda y Louise (a coro): Esperando. Prof. François: ¡Rápido, estoy escuchando!

E Khoumba: Me disculpo por ser insolente. ¿Me puedo ir ya por favor? (el profesor la mira y mira también a sus co

compañeras en la puerta del aula mientras devuelve el libro de control. Una vez que Khoumba agarra el libro sale del aula. Las compañeras se ríen). Prof. François: ¡Párenla ya! (dirigiéndose a Esmeralda y Louise. Dicho esto Khoumba se da vuelta antes de salir y dice).

E Khoumba: No lo dije en serio (Esmeralda y Louise ríen burlonamente. El profesor golpea el banco del escritorio, la

silla se cae y la levanta).

18

Rector: Hace dos semanas, en la última reunión, los profesores sugirieron implementar un sistema de penalización por puntos para los estudiantes basándonos en el sistema de licencias de conducir. Si los estudiantes infringen una norma pueden perder puntos. Y como es idea de los profesores, los dejaré hablar ahora. Profesor mentor de la propuesta: Desde septiembre pasado notamos un incremento en los problemas del colegio. El castigo no tiene efecto en los estudiantes. Así que tuvimos la idea de un sistema de penalización. Los estudiantes pueden tener, por ejemplo, seis puntos cada uno y, dependiendo de las fechorías, perderían uno o dos puntos. Una docente: ¿Y cuando no tengan más puntos? Profesor mentor de la propuesta: Van ante un Comité Disciplinario. Madre representante: Como representante de los padres, debo decir que esto es típico de los malos hábitos del colegio. Siempre condenan a los estudiantes pero nunca los elogian. Profesora café/embarazo: Ellos se ganan los elogios. Lo hacen con sus notas, participando en la clase y nosotros lo hacemos en las reuniones de docentes alentándolos a trabajar. Está la lista de honor, las felicitaciones… (la madre hace un gesto de desaprobación) ¡Todo eso cuenta! (la profesora que habla lo hace sin mirar a la madre). Madre de Burak: En su sistema restan puntos por malos actos pero ¿por qué no ir más lejos y darles puntos a aquellos que hacen cosas buenas? Profesora café/embarazo:¡Como estrellas de oro! Prof. Julie: Estoy de acuerdo en elogiar a los estudiantes. Pero si los estudiantes coleccionan puntos y terminan con 34 puntos (algunos profesores se sonríen), puede dar lugar a todo tipo de problemas que no podemos controlar. Prof. Fédéric: Sin llegar a tanto, a esos 34 puntos imaginarios, seis puntos para empezar significa que pueden causar problemas sin ningún castigo. Perder uno o dos puntos no es realmente un castigo. Pueden crear una situación peligrosa de impunidad (las madres se acercan entre sí y murmuran entre ellas). Para mí la idea está totalmente mal direccionada. Rector: En ese caso, podemos encontrar un castigo donde los estudiantes puedan perder todos los puntos de una vez. ¿Pero por qué preocuparnos por los puntos en ese caso? (los pronuncia irónicamente y algunos de los profesores presentes sonríen). Es difícil. Prof. François: Lo que tú llamas sentido de impunidad nos da lugar para maniobrar. Cuando trabajas con castigos que son tajantes y trillados no los puedes adaptar a cada caso. Prof. Fédéric: No estoy de acuerdo. Las reglas se aplican de igual forma a todos los estudiantes. Si las infringen serán castigados. Y si no ¿para qué preocuparnos por las reglas? Prof. François: Trabajar con reglas extremistas y estrictas genera mucha tensión. Por ejemplo los celulares. Acordamos una regla en la que los celulares no estaban permitidos en la clase. “Lo siento, pero infrinjo la no norma porque ese no es mi problema”. Hay que ser tolerante. Prof. Fédéric: El reino de la arbitrariedad. Madre de Burak: No, la ley y el espíritu de la ley. Rector: Podríamos hablar toda la noche pero no es posible. Tenemos otros problemas para abordar. En particular, un tema vital, eh… uno muy sensitivo, concerniente a la máquina de café del cuerpo docente. Se producen algunas sonrisas entre los presentes. Profesora café/embarazo:¡Un tema sensible, qué bien! Este año hay un problema serio. El precio de un café ha subido de 40 a 50 céntimos. Puede parecer mezquino, pero con tantos cafés al día: a las 8, a las 10 o a las 4 en la tarde… sale bastante plata. Así, que si entre todos compramos una cafetera (se producen risas)… Sí, de esa forma podemos tomar todo el café que queramos sin tener que pagar. Rector: Al Sr. Pierre le encantaría responder. Sr. Pierre: Sí. Antes que nada, esta máquina fue instalada en el 2001 para reemplazar a otra máquina que necesitaba de intervención de una empresa de afuera para reabastecerla, repararla, etc. Fue muy costosa y para nada rentable. Cambiamos a la nueva máquina, que todavía no es rentable. Profesora café/embarazo:¡Siento mucho escuchar eso! Sr. Pierre: Así que aumentamos el precio del café 10 céntimos. Debe ser económicamente viable. Profesora café/embarazo:¿A nadie le importa?

19

Rector: Es claro y lógico para mí. La docente embarazada hace un gesto como de sorpresa por no ser apoyada en su moción.

La reunión anterior ha finalizado y los convocados están de pie conversando en distintos agrupamientos. El profesor François sale de la sala con su saco de traje puesto y cargando su maletín. Sube las escaleras del edificio y entra en la sala de profesores donde se encuentras dos mujeres del personal de limpieza conversando. Prof. François: Buenas tardes Mujeres de la limpieza: Buenas tarde (inmediatamente se ponen de pie y dejan de conversar). Prof. François: No se moleste (indicando que permanezcan en lo que estaban haciendo). Mujeres de la limpieza: Tenemos que irnos, no hemos terminado. François se dirige a su casillero. Las mujeres se retiran mientras el profesor agarra el trabajo de Khoumba y empieza a leerlo.

El respeto

Los adolescentes aprenden a respetar a sus profesores por las amenazas o el miedo a tener problemas. Para los principiantes, si te respeto el respeto debe ser mutuo. Por lo tanto, no digo que usted sea histérico, pero ¿por qué dice que yo lo soy? Siempre lo he respetado así que no entiendo por qué tengo que escribir esto. Yo sé que usted se la tiene conmigo pero no sé por qué. Me voy a sentar en la parte de atrás para evitar más problemas a menos que usted los busque. Admito que puedo ser insolente, pero sólo si me provocan. No lo voy a mirar más, para que no diga que mi mirada es insolente. En teoría, en clase de francés, usted habla sobre francés, no sobre su abuela, hermana o el periodo de la mujer. Así que, a partir de ahora, no volveré a hablarle nunca más.

Khoumba

Los estudiantes están realizando el escrito solicitado por el profesor sobre su autorretrato. El profesor primero está leyendo unos papeles en su escritorio y luego se pasea por los bancos observando la tarea de los estudiantes a distancia. Khoumba mantiene su mirada hacia un costado del aula como mirando al vacío y con un gesto distante. El profesor se acerca hasta el banco del final donde escribe Rabah quien se ve inquieto. Prof. François: ¿Qué pasa?

E Rabah: Es un secreto (mientras pone sus manos sobre el cuaderno ocultando el escrito).

Prof. François: ¿Un secreto? No será secreto por mucho tiempo (sigue caminando y se para a un costado de Esmeralda y le pregunta). ¿Por qué cambiaste de lugar?

E Esmeralda: Ningún motivo (en ese instante Khoumba la mira). Me pareció.

Prof. François: ¿Algún problema?

E Esmeralda: No, para nada. No hay problema. Quería otro punto de vista (el profesor se aleja del banco hacia

adelante).

Prof. François: Bien, suficiente. Empecemos a trabajar.

E Boubacar: No Señor, por favor. ¡Por favor, Señor!

Prof. François: Ustedes sólo están copiando lo que hicieron en casa. Tuvieron tiempo suficiente. Eh… Esmeralda

E Esmeralda: ¿Ah? ¿Tengo que hacerlo?

Prof. François: Sí. Absolutamente.

E Esmeralda: (acomoda sus hojas y lee) Mi nombre es Esmeralda Ouertani, tengo 14 años, y vivo en el Allée de Père

Dhuit. Paris 20 1 con mis padres y con mis tres hermanos y hermanas. Me gustaría ser policía algún día porque la gente dice que los policías son malos así que necesitamos algunos buenos. Si no, me gustaría ser rapera y soy fan de Bakar, Médine, Younes, Marvin y MafiaK1 Fry. Por otro lado, me gusta comer, dormir y salir por ahí por mi barriada. Prof. François: ¿O mejor…?

1 Paris XX está situado hacia el noroeste de la ciudad y del Sena. Contiene barrios cosmopolitas que ha acogido a varias generaciones de inmigrantes desde mediados del siglo XIX. También posee el segundo barrio chino más grande de París.

20

E Esmeralda: Mi barrio.

Prof. François: Puedes decirlo bien. Cuando uno escribe, usa un estilo estándar. No me hagas corregirte… Wei, adelante.

E Wei: Mi nombre es Wei, soy chino, Tengo 15 años, tengo dos hermanas y yo soy el menor. Mi pasatiempos son los

videojuegos al menos cuatro horas al día. Me parece difícil usar el francés correctamente. Es para mí muy difícil expresarme y que los otros no me entiendan. Por eso no hablo mucho. Pocas veces salgo. Nada me interesa afuera. El ambiente no me favorece pues soy alérgico pero no sé a qué.

E Esmeralda: Alérgico a ti mismo, a eso es (se producen algunas risas).

Prof. François: Ya. Está bien Wei. Siento que te conozco mejor. Esa es la meta después de escuchar sus relatos. Que nos cuenten cosas.

E Rabah: Tenía que ser él.

Prof. François: ¿Cómo?

E Rabah: Resulta que el de él estaba bien pero no el nuestro.

Prof. François: No, para nada. Puedo felicitar a Wei y con gusto los felicitaría a ustedes si lo hicieran bien… Rabah, léenos tu autorretrato.

E Rabah: No.

Prof. François: ¿Cómo te puedo felicitar si no lo lees?

E Rabah: No necesito una felicitación.

Prof. François: ¡Entonces retira lo dicho! Estamos escuchando.

E Rabah: Mi nombre es Rabah, tengo 14 años, escucho rap. Me encanta mi pueblo en Cabilia 2 y cada año lo visito.

Me gusta la música, el rap y las cartas. Tengo dos hermanos pero no me gusta la escuela. No me gustan los vagabundos. Me gusta Zidane 3 . Me gusta hablar y me gustan los videos de Psi y de la Rime. ¡Vamos Marsella! (se compañero Cherif sigue con la vista su lectura, algunos compañeros abuchean cuando nombre al equipo de fútbol Marsella). Prof. François: Nos las arreglaremos sin Marsella.

E Esmeralda: ¡Vamos París!

Prof. François: No necesitamos eso en un autorretrato.

E Cherif: ¡Él se saltó dos líneas! (mientras forcejea con Rabah con el propósito de dejar al descubierto la parte no

dicha del escrito).

E Rabah: ¡Eso es todo! (forcejea con Cherif, quien logra arrebatarle el escrito).

Prof. François: ¡Basta ya!

E Cherif: ¡Dale amigo! (mientras el escrito pasa a manos de Boubacar que se ha levantado para buscarlo y empieza a

leerlo en voz alta de pie).

E

Boubacar:”Me gusta hacer el amor” (hace una pausa y algunos hacen un grito de exclamación).

E

Rabah: ¡Nunca escribí eso!

E

Boubacar:”Me gusta mirar mujeres lindas” (risas de los compañeros)… “y me gusta el verano para verle el escote a

las mujeres” (los estudiantes se ríen). Prof. François: ¿Por qué no Rabah?

E Rabah: ¡Nunca escribí eso! (mientras el profesor agarra el escrito).

Prof. François: Parece tu letra.

E Rabah: Para nada.

Prof. François: No tiene nada de malo que te gusten los escotes. No es un pecado… Souleymane, deja de mecerte y lee tu autorretrato. Tengo curiosidad.

E Souleymane: Ah…

Prof. François: No, nada de “Ah”.

2 Región montañosa al norte de Argelia. Esta zona, constituyó durante la independencia de Francia de ese país, el lugar de mayo resistencia y de represión por parte de la fuerza francesa.

3 Futbolista francés con ascendencia de la Cabilia.

21

E Souleymane: No escribí nada.

Prof. François: Te vi escribiendo hace un rato.

E Souleyman: No, no escribí nada.

Prof. François: Sí escribiste.

E Souleymane: ¡Nada!

Prof. François: Estamos escuchando (Souleyman agarra su escrito y lo pone frente a él mientras no deja de mecerse en la silla).

E Souleymane: Soy Souleymane. No tengo nada que decir sobre mí porque nadie me conoce excepto yo (Boubacar

emite un sonido de exclamación, luego aplaude con sus manos en alto. Otros lo siguen y gritan bravo mientras Souleyman abre sus brazos con gesto de agradecimiento).

Prof. François: ¡Muy bien! Estuvo bien, un poco largo tal vez (Boubacar se ríe fuertemente y otros también). ¿No puedes hacer el esfuerzo que otros hicieron?

E Souleymane: No hablo nunca sobre mí.

Prof. François: ¿Y por qué los otros sí pueden?

E

Souleymane: Ese es su problema. Yo no hablo sobre mi vida.

E

Esmeralda: Simplemente no sabe escribir. ¡Eso es todo!

E

Souleymane: ¿Qué te pasa policía? ¿Me hablas a mí policía? (recién en este momento deja de balancearse y coloca

su cuerpo hacia delante en dirección a Esmeralda).

E Esmeralda: Puedo soportarlo

Prof. François: ¡Suficiente!

E

Esmeralda: Puedo soportarlo

E

Souleymane: Arresta a los tipos en lugar de hablarme a mí. ¿Tienes las esposas?

E

Esmeralda: ¡Qué miedo!

E

Souleymane: ¡Tu aliento apesta! (se produce risas).

E

Esmeralda: ¡Qué miedo!

E

Souleymane: ¿Has oído hablar de Aquafresh?

Prof. François: Souleyman, no hay necesidad de ser ofensivo.

E Souleyman: ¿Necesitas un cepillo de dientes?

Prof. François: Te va mejor en insultos orales que escribiendo.

E

Esmeralda: Ni siquiera puede escribir su propio nombre.

E

Souleymane: ¡Cállate! ¿Qué dice aquí? (se arremanga el brazo y muestra un tatuaje).

E

Esmeralda: Compártenos tu Corán (con tono burlesco).

E

Souleymane: ¡Cállate! ¿Qué tiene de malo el Corán?

E

Esmeralda: Compártenos tu Corán

E

Souleymane: Te lo compartiré cuando te calmes.

Prof. François: Cálmate (se dirige a Esmeralda).

E

Souleymane: Es el Corán.

E

Esmeralda: Pura mierda.

Souleyman mira al profesor esperando éste intervenga. Prof. François: ¿Qué es ese tatuaje Souleymane? ¿Por qué lo muestras?

E Esmeralda: Dice que es el Corán.

Prof. François: ¿Qué es? ¿Por qué nos lo estás mostrando?

E

Boucabar: ¡Significa cállate la boca!

E

Souleymane: ¡No significa eso!

Prof. François: Entonces dinos la traducción real. Vamos, dilo…

E Souleymane: No quiero.

Prof. François: Tú lo muestran en mi clase, así que cuéntanos.

22

E Souleymane: Aquí dice esto (vuelve a arremangarse para que se vea el tatuaje): “si tus palabras son menos

importantes que el silencio quédate callado”.

E

Boucabar: ¡Lo que yo dije!

E

Souleymane: No

E

Boucabar: ¡Yo dije eso!

E

Souleymane: No dijiste eso.

Prof. François: ¿Por qué no es lo mismo?

E Souleymane: Es diferente. Creo que suena diferente.

Prof. François: Sí, está mejor dicho. Si tan solo pudieras escribir eso tan interesante en el papel, sería ideal.

E Souleymane: También creo eso.

Prof. François: Eso prueba que puedes hacerlo (el profesor hace una breve pausa y se acerca al pizarrón donde hay algunas preguntas escritas). Después de estos primeros autorretratos me gustaría que los reescribieran y los pulieran, asegurándose de que respondan a estas preguntas: ¿qué me gusta y qué no me gusta?, mis cualidades y defectos, con quién me gustaría estar… (Golpean la puerta del aula. El profesor detiene su exposición y mira hacia la puerta). ¡Adelante! (el rector abre la puerta, saluda y entra. A su lado un adolescente lo acompaña). Rector: Buen día. Prof. François: Buen día. Rector: Levántese por favor. Buen día. Esto va también para los de atrás. Párense por favor (nombra a algunos estudiantes, entre ellos a Souleymane, Cherif sigue sentado). Cherif, ¿me entendiste?, todos se deben parar (Cherif se pone de pie). Es una forma de saludar a un adulto. Esto no significa sumisión o humillación (la última expresión la emite de un modo formal y solemne, luego cambia el tono y la gestualidad). Bien, pueden sentarse (los estudiantes se sientan). Vengo a presentarles un estudiante nuevo. Carl (lo señala, el estudiante mira al rector). Traten de hacerlo sentir bien hasta fin de año (luego mira al docente). Gracias (y sale del aula). Prof. François: Carl, siéntate en la tercera fila en la silla que está libre (es el banco que está junto a Khoumba). Khoumba, mueve tus cosas. Toma una hoja de papel y una lapicera y trata de actualizarte con los otros. Hablaremos luego.

Toca el timbre de salida y los estudiantes se van retirando del aula con sus cosas. Prof. François: No olviden su tarea para el lunes, sin falta. Terminemos con esto. Adiós (hasta aquí se dirigía a todos los estudiantes en general mientras salían). Carl quédate un minuto. Carl hace un gesto de aceptación, siguen saliendo estudiantes que saludan al partir. Prof. François: Bienvenido. No sé si sabes, pero soy el Sr. Marin, tu supervisor de clase. Si hay un problema, dímelo. Yo sé quién eres… por qué estás aquí. El rector me dijo que eso no importaba. Empezaremos a contar de cero desde ya. ¿Ok? Así saldrá todo bien. Has visto que nosotros estamos haciendo unos autorretratos que se deben entregar el lunes. Tal vez puedes hacer uno también (Carl lo mira y afirma con la cabeza). ¿Sabes cuándo es la próxima clase? (Carl busca en una carpeta el horario).

E Carl: Lunes, a las 9:30.

Prof. François: Bien. Eh… ¿Te gusta el francés? (Carl se ríe)

E Carl: Como a todos, creo.

Prof. François: Sí. Eso no significa mucho. Bien, te puedes ir (Carl empieza a caminar hacia la puerta) ¿Sabes lo que es un autorretrato?

E Carl: Sí (el estudiante se da vuelta para mirar al profesor mientras hace un gesto afirmativo y dice sí en voz baja).

Prof. François: ¿Estás seguro?

E Carl: Sí (mientras abre la puerta del aula). Que tengas un buen día.

23

Prof. François: Mucho gusto (extiende la mano primero a la madre y luego al padre de Wei que responden cordialmente su saludo). Siéntense por favor. Gracias por venir. Sé que no es fácil (ambos se han acomodado en dos sillas frente al docente). Eh… Estamos muy contentos con Wei. Muy satisfechos. Todos los profesores y empleados lo dijeron. Es amable, es agradable, es bueno tenerlo en clase. Y lo está demostrando en sus notas. Tenemos las buenas notas de siempre en matemáticas. Ahí va muy bien 13/20. En francés tenemos un 9 aquí (va señalando una hoja donde parecen estar plasmadas las calificaciones que está comentando). Padre de Wei: No mucho. Prof. François: No habla francés muy bien, pero eso es normal. Él habla mucho. Me dice muchas cosas. Habla sobre su computadora. Está en eso. Padre de Wei: Siempre tan tarde. Prof. François: ¿Trabaja hasta tarde? Padre de Wei: Sí, muy tarde, no dormir bien. Después, escuela no está bien. Luego se le enferman los ojos. Prof. François: Sí, sus ojos… Tal vez pasa mucho tiempo frente a la computadora pero las cosas están bien por ahora. Trabaja bien y no se ve cansado. Padre de Wei: Gracias. Los padres de Wei sonríen.

Están sentados frente al docente Nassin y su padre. Padre de Nassin: Nassin… Me gustaría que él hiciera… Puede ir más lejos. Tiene todo lo que necesita. A su edad, no tuve tanta suerte. Estoy apoyándolo. Lo que necesite se lo consigo. Pero debe hacerlo bien. Todo está bien con él en casa, pero me gustaría que siguiera estudiando. A su mamá y a mí nos gustaría estar orgullosos de él. Eso es lo que les pedimos. Prof. François: Creo que estamos de acuerdo en lo que tenemos que hacer… Es increíble el parecido que tienen ustedes. Padre de Nassin: Somos los parecidos de la familia. Prof. François: Tienes razón. Todos sonríen.

La madre de Arthur expresa enérgicamente su punto de vista. Madre de Arthur: ¿Un adolescente que habla con su familia, que tiene buenas notas, que tiene amigos, así esté un poco solo, es un paria? Es un chico que habla con adultos, que intercambia ideas con ellos. Tal vez no lo hace con usted… Pero eso significa que es un joven que trata de autodefinirse. Yo fui inútil en el escuela por muchos años. Rechacé la idea de hacernos encajar en el sistema. ¿Te molesta su ropa negra? ¿La forma como se ve? (el profesor hace con la cabeza un gesto negativo mientras la escucha). No entiendo.

Burak y su madre conversan con el profesor. Madre de Burak: Me gustaría que fuera a la mejor, a Henri IV 4 (Burak se sonroja). Prof. François: ¿Henri IV? (hace un gesto de asombro y levanta las cejas) ¿Por qué? Madre de Burak: Porque… Burak: Por la calidad. Porque tiene un nivel muy alto. Madre de Burak: Porque tiene un nivel muy alto. Una madre quiere lo mejor para su hijo. Burak: Ella tiene miedo de que me sienta mal en la secundaria porque otros hayan ido a escuelas privadas caras y la Secundaria Dolto no sea así. Madre de Burak: Es una pena que los profesores… No quiero acusar a nadie… Prof. François: Vamos, acúsenos. Es un placer (el comentario genera risas en la madre)

4 Prestigioso Liceo de París y de Francia por sus excelentes resultados para continuar con estudios superiores, especialmente en Ciencias Sociales. Algunos edificios del instituto han sido declarados monumentos históricos.

24

Madre de Burak: Por qué no tratan de exigirle a los mejores estudiantes un poco más, ¿qué tal? Se sienten retrasados por otros estudiantes que no son tan buenos. Burak: Mi mamá inventa cosas. La secundaria Dolto no es inútil. Madre de Burak: No dije inútil, dije mediocre. No dije inútil. Se produce un silencia y madre e hijo miran con atención el rostro del docente.

En el aula se encuentra la Madre de Souleymane (que tiene un velo musulmán que tapa su cabello) y su hermano mayo. La mujer no habla en francés y el hermano mayor de Souleymane oficia de traductor. Prof. François: Hablamos bastante sobre Souleymane en la reunión de docentes. Muchos profesores se han quejado de su actitud que es muy negativa. Muchas quejas de él. Viene a la escuela sin sus cosas. Y cuando viene está ausente normalmente. Creo que lo saben. Hermano de Souleymane: No, no sabíamos. Souleymane nos dice que trabaja duro. En ese momento la Madre de Souleymane conversa en una lengua de Mali con su hijo. En la conversación se advierte que ella no está de acuerdo con lo que está escuchando sobre su hijo menor. Prof. François: ¿Perdón? Hermano de Souleymane: Ella no piensa eso. Prof. François: Ha habido notas en su boletín de informes y control, desde septiembre, ya hace tres meses. Notas sobre los problemas que tenía. Hermano de Souleymane: Ella los firma sin saber porque no sabe leer. Prof. François: ¿Usted lee las notas también? Hermano de Souleymane: Sí, pero sólo soy su hermano, ¿si ve? Prof. François: Ah. ¿Pero sabías que había un problema? Hermano de Souleymane: No. No sabía. Él dice que todo está bien cuando le pregunto. Prof. François: ¿Él estudia en casa? Hermano de Souleymane: Se queda en su habitación. Prof. François: Eso veo… El profesor mueve la cabeza como dudando entonces que estudie. Entretanto, la Madre de Souleymane inicia un diálogo con su hijo mayor levantando el tono de su voz. Hermano de Souleymane: Ella no entiende las notas. Prof. François: Ya veo. Ahora conoces la situación. Hermano de Souleymane: Sí. Prof. François: Te lo digo oficialmente: hay un problema. Hablen con él. Hermano de Souleymane: Le hablaré sobre esto. La Madre de Souleymane inicia un diálogo con su hijo. Luego se pone de pie y estira la mano para saludar al profesor y se dirige a la puerta para salir del aula. El profesor dirige unas palabras al hermano. Prof. François: Con tener sólo una conversación con su padre puede ayudar. Hermano de Souleymane: Sí. Hablaré con mi padre y veré qué podemos hacer (se pone de pie y saluda al profesor). La mujer dialoga con su hijo como pidiéndole que se retiren del lugar. Prof. François: No estamos ajustando cuentas. Queremos mejorar las cosas. El hermano de Souleymane saluda al profesor mientras su madre lo aguarda para salir. La puerta está abierta

y se advierte un grupo de padres que esperar en la galería. La madre de Souleymane dialoga con su hijo con un tono

de disgusto. El profesor se sienta en la silla frente al escritura y se rasca tras la oreja, luego se lleva la mano a la pera

y queda en silencio.

25

Souleymane: Seguro

E

Rabah: ¡Cuervo feo y viejo! Tu mamá es fea y tú también.

E

Boubacar: ¿Está enojada ahí?

Souleymane: No, ella odia las fotos. Mi hermano y yo la hicimos enojar.

Prof. François: Empecemos (el profesor se acerca con un manojo de llaves para abrir la sala con computadoras).

E Boubacar: ¡Señor! ¡Señor! Souleymane tiene fotos para su retrato.

Souleymane: Paren, mis fotos son una mierda. Prof. François: ¡Qué buena idea! Rabah hace un comentario que no alcanza a comprenderse. Souleymane: ¡Consigue las tuyas! Prof. François: Los pintores hacen autorretratos. Souleymane: Pues yo no soy pintor. Prof. François: Sí, lo sé. Vamos. Empiezan a ingresar al aula con computadoras. Una vez dentro Carl está apoyado en la pared con la capucha de la campera sobre la cabeza. Arthur está sentado en el suelo apoyando la espalda en la puerta. La sala tiene pocas computadoras, entonces no alcanzan para que trabajen todos los estudiantes a la vez. Prof. François: Por favor, la capucha (le dice a Carl).

Los estudiantes van entrando a la sala de computadoras primero. Luego se observa en una de las pantallas uno de los trabajos de autorretratos que está transcribiendo en voz alta Arthur. A su lado, compartiendo la misma máquina, está Eva.

E Arthur: Me la paso todo el tiempo tocando la guitarra.

Prof. François: Si están tipeando apúrense y terminen para que dejen a otros. El profesor se pasea por el espacio libre del centro (hacia los costados se encuentra las computadoras). Damien está esperando máquina con gesto de cansado y aburrido. Prof. François: Apúrense a escribir sus autorretratos. Souleymane está conectando su cámara digital a la computadora bajar en ella las fotos. Para ello busca puertos de conexión atrás del CPU o gabinete. Prof. François: ¡No destroces todo! Souleymane: Está bien. Prof. François: ¿Sabes qué hacer? Souleymane: No. Prof. François: Y como genio de la computación que eres vas a volver a arreglar todo. Souleymane: No se preocupe. Prof. François: Cuento contigo. Souleymane encuentra los puertos USB del gabinete y conecta su cámara digital. En otra máquina Carl avanza en la escritura de su autorretrato. En esa dirección avanza caminando el profesor. Prof. François: ¿Bien Carl?

E Carl: Sí Señor (mientras dice esto gira la pantalla para que el profesor no pueda leer lo escrito).

Prof. François: ¿Puedo verlo?

E

Carl: No, todavía no.

E

Esmeralda: ¡Señor! (está ubicada en la máquina contigua y trabaja junto a Khoumba).

Prof. François: ¿Qué?

E Esmeralda: ¿Cómo deletreas Lafayette?

Prof. François: ¿Qué quieres decir?

E Esmeralda: Como las Galerías Lafayette.

Prof. François: ¿Por qué vas a mencionar eso?

E Esmeralda: Voy mucho allá así que quiero ponerlo.

26

Prof. François: ¡Ah! Te queda a cuatro paradas del metro. Muy lejos de tu barrio.

E

Khoumba: ¡No somos pueblerinas!

E

Esmeralda: ¡Somos chicas de la ciudad!

Prof. François: ¿De verdad? ¿Van al centro de París?

E Khoumba: Yo voy a todos lados. A la primera, 5°, 20°, la 12°, la 19°.

Prof. François: ¿Por qué van a la quinta?

E Khoumba: En la quinta voy a ver a los amigos de la secundaria. Cerca de Luxemburgo.

Prof. François: ¿Los jardines de Luxemburgo?

E Khoumba: Los jardines no. Luxemburgo.

Prof. François: ¿El país?

E Khoumba: No. ¡La estación de metro de Luxemburgo!

Prof. François: Um… Así que las dos salen y así… (ambas se dan vuelta y hacen un gesto manifestando su disgusto con el comentario). Veo que las dos se reconciliaron.

E

Khoumba: Es nuestro problema.

E

Esmeralda: Y no suyo (el profesor empieza a caminar yéndose. Khoumba lo interpeta).

E

Khoumba: ¿Entonces cómo se deletrea Lafayette?

Prof. François: Lafayette es: L-A-F-A-Y-E-T-T-E. Con mayúscula. En la otra hilera de computadoras (del lado contrario ý de espaldas donde están Carl, Esmeralda y Khoumba) comparten las mismas máquinas: Henriette y Arthur; Rabah y Cherif; Souleymane y Boubacar.

E Souleymane: ¡Mucho mejor ahora! (ha logrado transmitir las fotos desde su cámara a la computadora y visarlas en

la pantalla. En ella se ve la foto de la Madre de Souleymane).

E Boubacar: Mucho mejor (el profesor se acerca para ver la foto).

Prof. François: Sí, es una buena foto. Le podrías agregar una inscripción.

E

Souleymane: ¿Una inscripción?

E

Boubacar: Como un cuento o una historia.

Prof. François: Una frase debajo de la foto como en los diarios.

E Souleymane: ¿Cómo en la Parisien?

Prof. François: Sí, como en la Parisien. ¿Qué podrías poder? ¿Quién es ella?

E Souleymane: Mi vieja.

Prof. François: ¿O sea quién?

E Souleymane: Mi mamá.

Prof. François: Bien. Puedes decir que es tu mamá. Y luego puedes explicar por qué hace ese gesto en la foto.

E

Boubacar: La habían hecho enojar.

E

Souleymane: ¡No voy a escribir eso!

Prof. François: ¿Entonces por qué lo hace?

E Souleymane: Porque odia las fotos.

Prof. François: Entonces escribe eso. “Mi madre odia que le tomen fotos” (mientras Souleymane escribe en el procesador de texto donde ha pegado la foto de su madre). Eso es una inscripción. ¿Entendiste? Haz eso con todas las fotos y eso es todo (Souleymane sonríe con satisfacción y algo avergonzado).

El trabajo con las fotos y sus inscripciones, elaborado por Souleymane, se va imprimiendo. Souleyman va ordenando las impresiones. Mientras Qifei y Wei comparten una máquina donde transcriben sus autorretratos. Damien sigue sin utilizar las máquinas y con el mismo gesto de aburrimiento y espera. En la máquina donde está Cherif se lee su autorretrato en gran tamaño.

27

Prof. François: ¿Imprimieron todo?

E Souleymane: Sí, ya estoy.

El profesor toma entre sus manos las hojas. Prof. François: Excelente (como se lleva las impresiones hasta una cartelera Souleymane pregunta).

E Souleymane: ¿Qué está haciendo ahora Señor?

Prof. François: Como puedes ver, estoy poniendo las fotos arriba para que todos las vean (el rostro de Souleymane

muestra una mescla de desconcierto y alegría). Todos pueden leer los autorretratos de otros, así que debes poner el tuyo aquí.

E Souleymane: Usted sabe que mis fotos son horribles.

Prof. François: Para nada, están muy bien.

E Souleymane: ¿Seguro?

Prof. François: Cuando un estudiante trabaja bien dejo que toda la clase lo vea.

E Souleymane: Usted me está tomando el pelo.

Prof. François: No. Te tomaría el pelo si siento que puedes hacerlo mejor. Pero está bien esto.

E Souleymane: Es mentira (sus gestos es una mescla de disfrute y desconcierto. Mientras el profesor se dirige a todo

el curso). Prof. François: Si terminaron vengan a ver la obra maestra de Souleymane. Con calma. Suoleymane está emocionado mientras sus compañeros se acercan a la cartelera para ver su trabajo mientras el profesor termina de acomodar su exposición. Prof. François: Las voy a enderezar.

E Eva: ¡Mira el tatuaje! (mientras señala una foto donde posa Souleyman con su tatuaje y luego un primer plano del

segundo). En el trabajo aparecen distintas fotos. Souleymane con una amiga; él junto a Khoumba…

E anónimo: Eres horrible (entre risas).

… la foto de la Madre de Souleymane con la mano extendida hacia adelante y su palma de la mano hacia arriba; tres compañeros en círculo (entre los que aparecía Angélica); seis compañeros (Khoumba, Angélica, Rabah, Esmeralda, Souleyman y otro).

En el aula Carl está en el pizarrón de pie, de frente al curso leyendo su autorretrato.

E Carl: …Me gusta jugar fútbol. Me gustan los juegos de computadora. Me gusta jugar con chicas lindas. Me gustan

las vacaciones en el Caribe. Me gustan las papas fritas, la música de salón de baile y el zouk 5 . Me gusta ver MTV y quiero a mis papás y a mi hermano. Me caen bien mis papás y quedarme hasta tarde en la noche. Me gustan las series sobre intercambio de esclavos. Me gusta mi capucha. Me gusta la serie “Seguridad Fronteriza”. Me gusta comer en restaurantes y hacer locuras. Odio la gente que llora sin razón. Odio el tecno y el tectónico 6 . Odio a los chicos y chicas que se exhiben. Odio visitar a mi hermano en la cárcel. Odio los concursos de talentos en televisión. Odio los políticos, la guerra en Irak, a los góticos y los patinadores. Odio a los profesores estrictos. Odio las Matemáticas, los racistas y odio el Materazzi 7 . Odiaba la escuela Paul Eluard y me gusta estar aquí.

La profesora Julie se dirige al centro de la sala de profesores con un sobre en la mano y llama la atención de los colegas presentes para compartir una noticia.

5 Estilo de música rítmica originado en las Antillas Francesas (ubicadas en el mar Caribe y que desde 1946 son un departamento de Ultramar de Francia) que tiene sus raíces en la komba haitiana. La palabra “zouk” significa “fiesta” en cróele, lengua criolla del Caribe donde confluye tanto los idiomas de los pueblos originarios de América como la de los esclavos de África.

6 Las “tektonik” se origina con un evento de “batallas de bailes” que empieza en 2002 a partir de la discoteca parisina Metrópiles que tenía por objetivo difundir en Francia dos estilos musicales originados de Holanda y Bélgica: hardstyle y jumpstyle. Evento que luego dio lugar a una serie de productos comerciales y la difusión a través de Internet de escenas de bailes grabadas por sus aficionados.

7 Futbolista italiano que participó durante 11 temporadas en el Inter de Milán y se retiró en 2010.

28

Prof. Julie: Tengo algo que decir. ¿Me ponen atención por favor? Tengo algo que decirles. La mamá de Wei, un estudiante del 4/3, ha sido arrestada. Estaba en Francia ilegalmente. La acaban de agarrar y tal vez la lleven a juicio la próxima semana. Tal vez la deporten a la China. Pensé que deberían saberlo porque es importante. Una profesora: ¡Ella lleva aquí 3 años! Prof. Julie: Lo sé. Pero así son las cosas. En lugar equivocado en el momento que no era. Prof. Frédéric: ¿Y al papá no? Prof. Julie: Tampoco tiene papeles pero no lo molestaron. Para empezar, como los abogados cuestan mucho, podemos hacer una colecta (deja el sobre en la mesa, muchos docentes se muestran consternados) y tal vez ir a la corte a tratar de influir en el veredicto. Prof. François: ¿Tendrá que irse Wei? Prof. Julie: Por ahora no, pero uno nunca sabe. Se produce un silencio que luego será interrumpido por otra profesora para dar otra noticia. Profesora café/embarazo: Bien. Me siento un poco patética después de todo. Tenía algo que contarles, pero no es

un buen momento.

Prof. Anne: ¡Has dicho ya mucho! Ante el comentario la profesora anterior abre la heladera y saca una pequeña botella de champagne. Profesora café/embarazo:¡Estoy embarazada! El grupo de profesores se distienden, sonríen y se acercan a saludarla. Mientras se disponen copas. Prof. Vincent:¡Hay que celebrar! Felicitaciones (mientras toma la botella para abrirla). Profesora NN: ¿Hace cuánto? Profesora café/embarazo: Dos meses. Yo sólo tomaré una gota. Sólo una gota. El profesor de Tecnología destapa el corcho estrepitosamente y se desborda el champagne. Profesor NN: ¡Bien Vincent! Prof. Anne: ¡Él es un experto! Prof. Vincent: No lo hice apropósito. ¿Quién la sacudió? Se distribuyen las copas para brindar. Prof. François: ¿Algún nombre has pensado? ¿Digamos si es hombre? Profesora café/embarazo: Si es un hombre me gusta Enguerrand 8 . Prof. François:¿Enquerrand? Profesora café/embarazo: ¡Sí!. Prof. François: ¿De verdad? ¡Qué problema! No será fácil. Profesora café/embarazo: Espero que no. ¡Muchas gracias! (responde con ironía, luego se dirige a todos los

presentes). ¿Todos tienen vaso? Profesor NN: ¡Espera un segundo! ¡Espera un segundo! (terminan de repartir servido en copas de plástico. Los presentes se disponen para brindar). Profesora café/embarazo: Eh… Tengo dos deseos. Mi primer deseo es que la mamá de Wei se quede en Francia. Y

mi segundo deseo es que mi hijo sea tan inteligente como Wei. Los profesores empiezan a chocar sus copas con ella, luego beben el champagne en silencio.

En el patio se ve algunos estudiantes jugando al fútbol. Wei es el arquero de uno de los equipos, tiene en sus manos la pelota y se dispone a pasarla a uno de su equipo. Estudiante NN: ¡Jakie Chan! (Wei estaba por pasar la pelota pero ante el comentario se detiene sonriendo). E Boubacar: Vamos juega. Le pasa la pelota a Carl. En su mismo equipo juega también Nassim. En el contrario están Cherif, Souleymane, Boubacar, Rabah y Damien al arco. Entre los equipos también corren algunos estudiantes de cursos más pequeños.

8 Este nombre de origen franco alude a Enguerrand VII de Coucy (1340-1397), guerrero que participó en la Guerra de los Cien Años y en las cruzadas donde murió en manos del sultán otomano Bayaceto I (1354-1403).

29

Carl se desplaza con la pelota y logra evadir sus contrincantes hasta que Soulemane le comete una falta y cae rodando en el piso pero se levanta rápidamente. Souleymane: ¡No hice nada! ¡No hice nada! (mientras algunos se ríen y otros miran la escena, incluidas algunas compañeras del curso) ¡Sólo se cayó! Arthur conversa con otros compañeros sentados en el suelo cera de una pared mientras tienen auriculares puestos. Rabah se acerca donde están tres chicas y de un golpe con su gorra le saca la capucha que tenía puesta una de ellas. Mientras el partido que se desarrolla en el centro del patio ha adquirido un sesgo más competitivo. Una pelota da a gran velocidad en la pared cerca de donde se encuentran caminando Esmeralda y Khoumba que se protegen ante la posibilidad de ser embistas. Carl lleva nuevamente la pelota dirigiéndose al arco del equipo opuesto. Mientras avanza expresa. Carl: ¡Juega Souleymane! Carl evade a Souleymane, se dirige al arco y hace un gol y festeja aproximándose a Souleymane. Carl: ¿Qué dices hombre de Mali? Souleymane: ¿Qué te pasa mierda caribeña? Boubacar y Nassim intervienen entre Carl y Souleymane para que no se golpeen y se alejen uno del otro mientras se insultan. Boubacar separa a Souleymane y lo arrincona contra la pared. Nassim y Rabah separan a Carl. Souleymane: ¡Hijo de puta! Rabah: ¡Vamos, juguemos! Souleymane: ¡Mataré al idiota ese! ¡Caribeño marica! Wei abraza a su compañero Carl en señal de festejo por la anotación. Souleymane: ¡Vuela Thierry Henri 9 ! Otros compañeros intentan continuar el partido calmando los ánimos.

En el aula los estudiantes pasan al frente para debatir sobre distintos temas que proponen. El estudiante Nassim ha solicitado pasar al frente, tiene puesta la camiseta de la selección de fútbol de Marruecos. Prof. François: Párate aquí. Habla fuerte para que te puedan escuchar y convéncelos (el profesor está frente al

pizarrón mirando hacia el resto del curso y luego se ubica entre los bancos de las filas de atrás observando al disertante).

E Nassim: La Copa de las Naciones del África empezará pronto. Me alegra que juegue Marruecos. En mi opinión es el

mejor equipo del mundo. Lo malo es que mis amigos de Mali no van a jugar. Es difícil para ellos. No fueron tan buenos como para clasificar. Marruecos debería haberlos dejado jugar amistosos pero un 4-0 duele bastante (se ríe y lo secundan otros compañeros del curso). Prof. François: ¿Cómo 4-0?

E Nassim: La última vez que jugó Marruecos, perdieron por cuatro goles a cero… Pero lo raro es que cuando Mali no

juega, es como todos los africanos aquí… que no son africanos. Con cada copa se enloquecen, pero cuando Mali no juega mantienen un perfil bajo (Boubacar mira a Souleyman con complicidad ante el comentario de Nassim). Es raro. Prof. François: Así Mali juegue en la Copa de las Naciones del África o no, los africanos en esta clase se sienten más o menos africanos.

E Nassim: Si.

Prof. François: ¡Gracias Nassim! Siento que tus palabras están dirigidas a tu vecino Souleymane. Souleymane: Los idiotas de Marruecos no están ni siquiera en mi radar. Prof. François: Arthur es el próximo (Arthur se pone de pie y se dirige al frente, lleva consigo un papel). Veo que tienes unas anotaciones como un político. Está bien (Esmeralda hace un comentario que no alcanza a identificarse). Habla fuerte Arthur. Esmeralda, déjalo hablar primero. E Arthur: Quiero defender mi apariencia. Muchos dicen que es horrible (algunos intentan interrumpir con comentarios y el profesor chista). Yo no critico su ropa, así que no lo hagan con la mía. La ropa es la libertad para

9 Futbolista francés nacido en las Antillas Francesas, máximo anotador de la selección francesa.

30

hablar (Esmeralda hace un gesto de sorpresa y desacuerdo). Me visto como quiero. Ustedes se visten como quieren. Bien. Me visto así para ser diferente y no seguir a los otros como ovejas.

E

Agame: ¡Usted es la oveja aquí!

E

Arthur: Me siento mejor siendo yo mismo y no como otros. También creo que si aquí hubiera 22 góticos y

(mientras Arthur se expresa, Khoumba corre la cabeza de Wei con la mano para que ella pueda ver hacia adelante y Wei acepta la orden) uno diferente como ustedes, ahí sí se quedarían callados. Cuando finaliza Esmeralda y otros hacen gestos de desaprobación sobre lo escuchado. Prof. François: Hay una contradicción en lo que ustedes dicen. Quieres ser tú mismo. ¿Esa ropa eres tú? Esa ropa es usada por un gran número de gente.

E Arthur: Mucha gente que la usa es lúgubre por dentro así que todos nos parecemos (algunos estudiantes se ríen

burlonamente, entre ellos se distingue Esmeralda). Prof. François: Todos ustedes se parece, son todos lúgubres, así que ese no eres tú.

E Arthur: Siendo diferente.

Prof. François: Son diferentes y a la vez iguales (Arthur no responde, sino que hace un gesto afirmativo con la cabeza y se mueve lentamente volviendo a su banco). Ok. Gracias por pararte y armarte de valor para hacerlo. Eh (Boubacar tiene levantada la mano). Boubacar, vamos.

E Esmeralda: ¡Boubacar, mi amigo!

Boubacar se dirige al frente. Prof. François: Shhh. Escuchémoslo.

E Boubacar: Vengo a responderle a Nassim. Él dice que desde que Mali no está en la Copa de las Naciones del África,

los negros africanos no tienen un equipo africano qué apoyar. Pero se está olvidando de Ivory Coast 10 . Con un jugador de acero, Didier Drogba 11 . Él puede golpear a cualquier marroquí (Nassim abuchea). Juega para el Chelsea. ¿Qué marroquí juega en Inglaterra? Ni lo saben. Terminé. Prof. François: Gracias Boubacar (Esmeralda lo aplaude). Creo que la rectificación era innecesaria… indispensable. ¿Quién quiere hablar ahora? (Carl levanta la mano, pese a estar detrás del profesor éste lo advierte cuando mira al curso. Carl se dirige al frente para ofrecer su discurso). Carl, vamos.

E Carl: Realmente, me gustaría decir que ya nos están empezando a molestar con lo de la Copa de África. En el

descanso están ahí siempre jodiendo con lo de la Copa africana. Ni siquiera ha empezado todavía.

E Boubacar: Carl, seré amable contigo. Siento mucho interrumpirte, pero dime. ¿Cuál es tu equipo nacional?

Carl: Francia (Boucabar hace un gesto burlesco).

E Boubacar: ¿Por qué dices que eres caribeño en vez de francés?

Carl: Somos franceses. Es una región francesa.

E

Boubacar: ¿Por qué no dices nunca que eres francés?

E

Carl: Es lo mismo.

E

Boubacar: No creo.

E

Carl: Mira los jugadores. Thierry Henri, Wiltord, Abidal, Thuram… (mientras Carl los enumera, Boubacar hace

burlas).

 

E

Souleymane: ¿Dónde juega Diarra 12 ?

E

Carl: No jugará en Mali, hermano, no está tan loco todavía.

E

Souleymane: Cállate la boca, viejo. ¡Yo no soy tu hermano! Un mono como este idiota (Souleymane se exaspera y

empieza a insultar a Carl).

Prof. François: No tienen que perder la calma

E Souleymane: Es nuevo y ya se atreve a atacar.

10 Se refiere a Costa de Marfil.

11 Futbolista capitán y goleador del seleccionado de Costa de Marfil.

12 Lassana Diarra es un futbolista francés de origen maliense.

31

Prof. François: ¡Podemos hablar con calma! (Carl y Souleymane intercambian insultos). Esto no es un concurso de jergas. Es un debate. Souleymane cuida tu lenguaje (Soulemane pone sus pies sobre el banco mientras estira la silla hacia atrás).

E Esmeralda: ¡Está fumando! (la expresión parece ser una cargada que dirige hacia Souleymane. Comentario que lo

hace reaccionar con más exabrupto). Pum, pum, pum (mueve la mano como si tuviera un cigarro y la balancea alrededor de la boca).

E Souleymane:¡Cállate, vete a la Mierda! (le hace un gesto con la mano estirando el dedo anular mientras los otros

mantiene cerrados. El profesor lo advierte, en cambio a Esmeralda no la ve). Prof. François: Eh ¡Sin vulgaridades! Souleymane, no.

E Souleymane:¡No te estoy hablando a ti! (mientras le muestra la palma de la mano en señal de alto). ¡Te estoy

hablando a ti! (refiriéndose a Esmeralda).

E Esmeralda: ¿Esa es la forma de hablarle a un profesor? (Esmeralda cambia el tono de sus intercambios buscando

aliarse con el docente. Souleymane, en cambio, en su enojo sigue atacando a Esmeralda aunque con expresiones ya

no subidas de tono). Prof. François: ¡Es suficiente! Ven conmigo (le indica a Souleymane pero éste en su enojo no advierte los comentados del docente sino que sigue interactuando con Esmeralda verbalmente. El profesor ha levantado la voz). Eh, ¡Te estoy hablando a ti!

E Souleymane: No empiece a gritarme ¿Bien? (deja de balancearse en la silla y se para seguir al docente. Pero antes

de seguir le dirige la palabra a Nassim) Te voy a agarrar maricón. Prof. François: ¿No puedes hablar normalmente? (mientras Carl vuelve a su lugar y el profesor se expresa ante el curso) Nadie más se mueva. Sale del curso el profesor y Souleymane rumbo al despacho del rector. El estudiante lo sigue a varios metros de

distancia por detrás. Bajan las escaleras. François mira para asegurarse que viene atrás suyo. Antes de llegar al patio el profesor se detiene y le habla. Prof. François: ¡Apúrate! Souleymane avanza, mientras el docente levanta la mirada y advierte que los estudiantes están asomados a las ventanas del curso viendo la situación. Prof. François: ¡Muévete! (mientras intenta apurarlo por el brazo. Pero Souleymane reacciona evitando lo toque).

E Souleymane: ¡Quite sus manos! (vuelve a adelantarse y Souleyman camina más lento hasta llegar al borde de unas

pequeñas escaleras y detenerse a atarse los cordones. El profesor lo advierte, lo mira y espera mientras dice). Prof. François: ¿No te cansas de joder tanto? (el estudiante no responde.

El profesor se adelante, entre al otro cuerpo de edificio hasta golpear la puerta donde se encuentra el rector). Rector: Si (entonces el profesor la abre y entra con Souleymane). Prof. François: Buen día. Rector: Buen día. Prof. François: Perdone la molestia. Tengo un alborotador que ha sido irrespetuoso en la clase. Souleymane pasa y se sienta frente al escritorio del rector. Rector: No te pedí que te sentaras Souleymane. Souleymane se pone de pie sin hablar. Mira hacia un costado con expresión de molestia. Prof. François: Mi clase está esperando. Rector: Yo me encargo (el profesor sale de la sala del rector cerrando la puerta. Rector: Puedes sentarte (Souleymane se sienta, mantiene su mirada hacia el suelo. Una vez se sienta mira a los ojos al rector). Escucho (pero el estudiante no expresa nada y mira con temor). ¿Me vas a decir qué pasó? ¿Un profesor tuvo que dejar su clase para traerte aquí? (Souleymane no habla y sigue mirándolo con ciertas expresiones de temor).

32

(supervisora), la profesora del embarazo, Hervé, Patrik, Anne. Las delegadas estudiantiles son Esmeralda y Louise que cuchichean entre ellas mientras hacen anotaciones. Mientras el recto lee el escrito realizado en el informe de uno de los estudiantes. Rector: Los resultados muy irregulares. Mucha charla en la clase” (luego sella el informe y se hace una breve pausa). Ahora vamos a Louise, aquí presente (las estudiantes se ríen y apoyan por un momento sus cabezas en las carpetas que están sobre la mesa). Prof. Vincent: Un completo desastre ¿Qué podemos hacer contigo? No. Buen trabajo Prof. Frédéric: Siempre bien diría yo. Prof. café/embarazo: Es un placer tener una estudiante como ella. Tenemos que decirlo. Rector:¿Le vamos a ofrecer a esta jovencita una mención? Prof. Oliver: Lo siento, pero no estoy totalmente de acuerdo con ustedes. Está bien ubicada en la clase desde un punto de vista numérico. ¿Pero una mención? Hay lugar para el progreso, mucho lugar para el progreso y no creo que su actitud general merezca una mención. Prof. François: Ese es el problema con las menciones. ¿Son solamente numéricas y matemáticas o también tienen que ver con su actitud y comportamiento en la clase? (Louise sigue atenta los comentarios. El profesor Oliver asienta con la cabeza mientras se produce murmullo entre los presentes. El rector cuchichea con Julie). Prof. Vincent: ¿Eso significa que para conseguir una mención debes ser un estudiante excelente y al mismo tiempo ser el líder del salón? (el tono es irónico). Prof. François: Exactamente. Los presentes murmuran entre sí produciendo un breve bullicio. Rector: Así, será una mención en este periodo. Louise es inteligente y se dará cuenta que puede hacerlo mejor para satisfacerlos (Louise escucha el comentario del recto mientras que el rostro del profesor François muestra disconformidad). “¡Felicitaciones!” (lee el rector en el informe mientras lo sella). Ahora, Cherif. Nuestro amigo Cherif (el profesor Hervé frunce el seño como en señal de desagrado). Prof. Hervé: Tengo un problema con Cherif. Es un chico con habilidades, le puede ir muy bien. Fácilmente le puedo dar un 17/20. Pero se pasa mucho tiempo hablando y desconcentrando a la clase. Sus notas promedios son pobres. Y es una pena (Esmeralda le habla al oído a Louise y ambas ríen en complicidad). Prof. Vincent: Su comportamiento es irregular, puede ser un desastre y no puedes hacer nada con él. O puede ser realmente bueno (Esmeralda y Louise siguen intercambiando comentarios al oído y riendo a intervalos). Rector: ¿Qué nota tiene Cherif? ¿Una advertencia sobre su trabajo o sobre su comportamiento? (Esmeralda desborda con una carcajada acompañada por su compañera. El rector las mira pero no hace ningún comentario). Prof. café/embarazo: Para mí el comportamiento, no el trabajo. Profesora NN: En mi clase es mejor su trabajo. Rector: Es más un problema de trabajo al mirar sus notas. Matemáticas:6 (Esmeralda vuelve a reírse fuerte y el rector la mira mientras continúa). Francés: 8 (François mira a las estudiantes con desaprobación). Historia y Geografía: 9 (Esmeralda se pone de pie y sale de la sala tentada de risa). Inglés: 9.5. E Esmeralda: Disculpen (abre la puerta y se ríe de modo tal que lo escuchan los reunidos). Rector: Ciencia: 12. Música: 11. Prof. François: Sus notas son muy bajas pero parece que hay un problema de comportamiento. ¿Por qué no ponemos eso por ahora y decimos que puede hacerlo mejor? Rector: Entonces voy a poner: “Cherif puede lograrlo en la medida que su actitud cambie en relación a su trabajo” (dice en voz alta a la vez que lo escribe. Entretanto, los profesores Hervé y Oliver cuchichean). Rector: Vamos a Souleymane. Prof. Anne: Souleymane… Alguien más puede empezar. Rector: ¿Qué decimos? Prof. café/embarazo: Nada bien. Rector: ¿Qué más? (el profesor Oliver frunce el seño en señal de desagrado respecto al estudiante).

33

Prof. François: Ya hablamos sobre él en el primer periodo. Dijimos todo. Tiene una gran debilidad que se ve cuando escribe en francés (en ese momento vuelve a entrar en la sala Esmeralda). No creo que haya algo particularmente nuevo en este periodo. Rector: ¿Te sientes mejor Esmeralda? (Esmeralda asiente con la cabeza y se sienta en su lugar). No sabía que ser la

delegada del curso fuera tan divertido. Estábamos hablando sobre Souleymane. Prof. Oliver: En relación a lo que dijo François, se le olvidaron sus cosas todo el tiempo durante este periodo y no trabajó mucho. Prof. Frédéric: No es sólo eso, va más allá de ahí.

E Esmeralda: ¡Señor! (el rector advierte el pedido de Esmeralda y le pide con gestos que aguarde. Esmeralda tiene un

paquete de galletas a su lado).

Prof. Frédéric: Cada vez está más rebelde. No deja trabajar a los otros.

E Esmeralda: ¿Puedo decir algo?

Rector: Si dejas las galletas de lado. Recuerda que no está permitido comer en el salón de clase (Esmeralda deja la galleta que estaba comiendo).

E Esmeralda: Bueno. Sus notas generales subieron de 6.25 a 7.25 (mientras lo dice el profesor Frédérik la mira con

una sonrisa). Entonces… Rector: Sí. No estamos discutiendo sus notas sino su comportamiento por ahora (mientras el rector dice esto Esmeralda se lleva una galleta a la boca sin que lo advierta el rector). Prof. Vincent: Tengo la impresión de que necesitamos considerar acciones disciplinarias. Prof. Anne: Su actitud está mal. Prof. café/embarazo: Es simple. En otras clases lo echo. Prof. Patrik: Yo ya ni siquiera lo echo de ahí. Se pone feliz cuando lo saco. Prof. François: No creo que la acción disciplinaria sirva porque las cosas se pondrán mucho peor. Prof. Frédéric: Ya está mal. Esto ya es demasiado. Es como si él se enojara con otros por ser normal. Rector: Te recordaré, Sr. Marin, que ayer me lo llevaste a la rectoría. Prof. François: Sí, pero era su primer incidente en el año. Fue irrespetuoso, yo pongo un límite. Hice lo que hice pero no creo… (Esmeralda y Louise vuelven a estar riéndose entre ellas y el profesor detiene un instante su discurso para mirarlas para luego continuar) que vaya más allá de ahí. No tengo quejas reales aparte de las de ayer. Prof. Frédéric: Nuestro trabajo no consiste en que los estudiantes se sienten atrás y no causen ningún problema. Tenemos que sacarlos. Prof. François: No voy a hacer eso con amenazas y castigos. Prefiero hacer énfasis en su trabajo. En cosas que les interesen. Pueden sacar cosas realmente buenas. Prof. Frédéric: Simplemente porque de vez en cuando hace algo positivo lo dejamos hundirse y revolcarse en su hueco, mientras nosotros no hacemos nada. Simplemente quieres comprar la armonía social. François queda en silencio mirándolo pensativamente. Rector: Después de lo dicho. ¿Qué hacemos? ¿Le llamamos la atención? Prof. François: No creo que él necesite una advertencia. Tal vez deberíamos decirle que sobrepasó los límites, porque él está limitado escolásticamente. Rector: Eso está bien. Pero es un poco vago y tengo que llenar una planilla. Esmeralda conversa en vos baja con Louise mientras mira fijo al profesor François. En esta ocasión no se ríen. Rector: ¿Qué ponemos?

E Esmeralda: ¡No está bien decir eso! (comenta en voz baja a su compañera, luego ambas escriben en su carpetas).

El profesor François explica de pie frente al curso. En el pizarrón se lee como título “La versificación” acompañado de un breve texto que parece un poema. Prof. François: Las rimas por verso ¿cómo se llaman? (Wei levanta la mano) Un verso de tres líneas… ¿Wei?

E Wei: Un terceto.

Prof. François: Muy bien. ¿Y cuatro rimas serían? ¡Wei!

34

E Wei: Un cuarteto.

Prof. François: Viene de cuatro. Terceto: tres rimas. Cuarteto: cuatro rimas. ¿Cuántas sílabas por línea? ¿Me pueden decir? (algunos levantan sus manos, entre ellos Damien y Khoumba) ¿Khoumba?

E Khoumba: Sé que aquí hay 10.

Prof. François: ¿Lo sabes?

E Khoumba: ¿Quieres que te muestre?

Prof. François: Sí. Khoumba hace una lectura enfatizando el conteo de las sílabas por línea.

E Khoumba: Son 10.