Sei sulla pagina 1di 558
GAP(TULO IT PRINCIPIOS MECANICOS MATERIALES DE LA CORT tRRESTRE Atonios La materia est4 compuesta por dromos. Aunque de tamatios di- ferentes, los dtomos son inconcebiblemente pequefios tienen un didmetro promedio de Z 3¢ 10-7 mitimetros (G,0600002 mtn). Abge- nos son mucho mits pesados que otros; la masa del uranio, uno de los Atomos mis pesados, es casi 237 veces mayor que la del hidrd- geno, ct mas tiviano. Un dtomo de urania pesa 392,98 >¢ 10-4 pra. mos; uno de hidrégeno pesa solamente 1,66 5¢ 1044 gramos. Se crefa antes que los dtomos son las particulas mas pequefias constituyentes de ta materia, Las invescigactones fisicas modernas revelan, sin embargo, que el dtomo est4 compuesto por particulas ain mas pequelias, tales como protones, neutrones, electrones y otras. Aunque para el gedlogo que investiga la raciactividad y el problema del calor de la tierra es esencial un conocimiento deta- Mado de la estructura atémica, la naturaleza del Atomo no es de interés directo para ef gedlogo estructural. Para sus propdsttes el diome ¢3 Ja unidad significativa mas pequefia. En Hecht! se puc- de encontrar una discusidn clemental sobre la naturaleza del dto- mo; en Blac y Weiskopf aparece una mis avarizrds ® Gases, Lladioos ¥ sétinos En ta superficie de la tierra, y cerca de effa, los dtomos s¢ com- binan para formar gases, liquides y sdlidos, Muchas sustancias se encuentran en los tres estados, Al nivel del mar, el agua es Wquida 1 Heeur, Seta, Zxplaining the atom, Nueva York: Viking Pres, 1947. 2 Beart, Jour M., y Vicvon F. Weisnorr, Theoretical Nuclear Pleysicr, Nuewa York: John Witey Sons, tne, 1952. PRINCEELOS atRCANTCOS entre 0 y 100 grados centigractos, pero a nas de 100 gradas s¢ con- vierte en un gas, y por debaja de O grado se transforma en un ad- lide, A exactamente O grade, el hielo y el agua pueden coexistir en equilibrie, come fo estin cmbién et agua y el vapor a exac- tamente 100 pradas Sn un gas, los dtomos estin en movimiento répido, se mueven indepencientemence ures de otros y no exine una Jisposicion ordenada. Las Cuereas de atraccifin mutua son menores que las de movimiento. Los ja enen alta movilidad, En un liquide, las Iuerzas atémicas son sulicientemente po- tentes como para mantencr los dtomos juntos, pero, o no existe una dispasicidn ordenada, o fa fay sofo en forma tmitacda, Los licuicos tienen bastante movilidad, . H-cenptstructura aimica de la sal comin, deo 2 cloro: las esferas pequeia hor G nor Las ciferas grandes representa representan Atomes de sodio. (De R. We Structire of Crystali, Bed. ‘The Chemical Catalog Co. (ING Los sdlidos se caracterizan por su “iesura” dos clases de sdlidos; el cristalino y cl no cristulina, in el sélicdo eristalina, tos stomes Genen una disposicidn or- denada. La sal comin, por ejemplo, esta compucsta por sodio y elore, siempre en la relacién de uno a uno. La relacién de los Alomos entre sj es tal que forman un tubo (fig. 1), y los evista. les de sal se presentan conjio cubos o como formas relacionadas, El cuarzo es otro ejemplo de un sdlice cristalino. Para cada dtomo de ailicio hay dos atomos de oxigeno; los dtemas estén asociados ae tal manera que formas un disefia hexagonal + En los sdtides no cristalinos no hay disposicidén ordenada de las dtomos. Los slides uftreos, 0 widréas, san liquidos que se han enfriasa tan rapidamente que las atomos no han podide organi: o “rigides" “Hay PRINCIPIOS MECANICOS arse en una disposicién sistemdtica, Técnicamente, estos sdélidos vitreos son liquidas sobreenfriados, y algunos cientificos los clasi- fican como liquides y no come sdlidos, El vidrio de yentanas es un ejemplo comin dz un sdlido vitreo. La obsiciana, un vidrio volcdnico, es un ejemplo natural bien conocide, Los sdélidos amor- fos no tienen una disposicién definida de los dtomos. Sin embargo, no se han formado por cl enfriamiento de un liquide, y no se los puede considerar con propiedad sélidos yitreos, Muchas sustancias orgdnicas y algunos minerales, tales como el dpalo, son amorfos. La corteza de la tierra consiste predommantemente en sdli- dos, pero estin también presences gases y liquidos; su importancia yaria con el tiempo y el espacio, El agua subterrdnea y los volcanes activos atestiguan la importaneia de los Nquides en el presente, ¥ las rocas ig ade los cuerpos intrusivos indican la abundancia de lis quidos en el pasado, Los gases, presentes en la corteza de la tierra, se manifiestan notablemente en las regiones donde se encuentra p trélee; los voleanes expelen a veces considerable cantidad de gas. Nunca, sin embargo, el gas ocupa grandes edmaras subterraneas. El gas natural asociado con el petréleo acupa pequeiios poros y fi turas en la roca sélida, y el gas de los voleanes es expelido por c cencia del magma, : En esta seccién del libro nos ceupames principalmente de sé- lidos. Los gases y los liquicdos son importantes solamente si su pre- sencia on los poros modifica el comportamiento de los slides, La cortera de la tierra consiste en rocas secimentarias, igneas y metamérficas. No obstante, cl geélogo estructural esti interesada principalmente en las propiedades mecdnicas de las rocas con que ay no en el origen de dstas, gEstt la roca bien consolidada o no? arenisca pobremente cementada ser mas débil que una bien ce- mentada, y una cuarcita tendra mds resistencia que una lava Mena de burbujas de gas. gUna roca es maciza o no? Las formaciones fi- Famente estratificadas son mas débiles que las de estratificacién mas gruesa, Una caliza gruesa, maciza, serd mds fuerte que una seric de delgadas coladas de lava, aunque en pruebas de laboratorio de muestras individuales la lava puede ses la mAs resistente de las dos. Una arenisea gruesa, maciza, puede ser mas resistente que un gra- nito muy fracturada. ¢La composicién es tal que las fracturas puc- den cerrar fAcilmente? Las muestras de cuarcita pueden ser mia re- sistentes que las de caliza, pero las feacturas en cuarcita se cierran menes ficilmente que en ealiza. c= ere 10 PRINCIDIOS MECANICOS FUERZA VERZA ¥ ACELERACIGN La fuerza es una magnitud vectorial explicitamente definible que ecambia o tiende a producir un cambio en el movimiento de un cuer- po. La locomotora de un tren ejerce la fuerza que mueve los va. genes, Una fuerza se define por su magnitud y direccidn; en conse cuencia, se puede expresar por una flecha cuya longitucl es propor- cional a Ia magnitucl de Ia fuerza, y cuya direccidn es aquella en Ia cual actria Ia fuerza, ' Una fuerza no cquilibrada es la que causa un cambio en el mo- vimiente de un cuerpo. La acelerecidn es la medida de la variacién de la velocidad. Si un tren en reposo parte y adquiere una veloc dad de 32 km por hora después de 10 minutos, Ia aceleracién es de $2 kilémetros por hora por minuto. Un cuerpo que cae desde un edificio alto esti sujeto a una fuerza no equilibrada debido a la atraccién gravitacional de lat y sufre una accleracién de aproximadamente 9,81 metros por segundo, Existe u fuerza equilibrada donde no se produce cambio en el movimiento. Si un tren se mueve a va velocidad constante, Ia resistencia Friccional de los rieles y del aire iguala a la fuerza que ejerce la locomotora. Siun hombre empuja una pared que no pue- de mover, ésta ejerce una fuerza igual y puesta a la del hombre. La unidad de fuerza en el sistema centimetre-gramo-segundo, denominado comiinmente sistema cg.s., es la dina, que es la fuerza ue, actuando sobre una masa de un geamo, causa una aceleracién e€ un centimetro por segundo por segundo. La mayor parte de fos problemas que confronta el gedloge es, tfuguiral se pueden Analizar suponiende Cuerzas equilibradas, debido a que la velocidad de los cuecrpas de rocas es tan pequefia que la ace leracién es cdespreciable, Sin embargo, los movimientos a lo largo de fallas que producen terremotos pueden ser tan mipidos que la acele- racién es importante, Composicién ¥ RESOLUCIGN DE FU ZAS ! Una fuerza puede ser representada por un vecter, es decir, una linea orientada en Ja direccién en Ia cual la fuerza actia y cuya longitud es preporcional a la intensidad de la fuerza, Dos o mis fuerzas pueden actuar sebre un punto en diferentes direceiones, coma en la fig. 2, donde OX (8 kilogramos) y QF¥ (12 kilogrameos) ac- than en QO. El mismo resultado seria producido por la fuerza OZ (41/4 kilegramosy actuande en Ia direccién indicada; OZ es la at PRINCIPIOS MECANICOS resultante de OX y OY. Una resullante es la fuerza que produce el mismo resultado que dos o mas fuerzas, y se puede representar por fa diagonal de un paralelogramo construido sobre dos flechas que representan las dos fuerzas. La equilibrante es la fuerza necesaria para equilibrar dos o mds fuerzas. En la fig. 2, OW cs la fuerza ne- €esaria para equilibrar OX y OY; es igual a Ja resultante de las dos fuerzas, pero acttia en Ia direccién opuesta. El proceso de encontrar Ja resuitante de dos o mds fuerzas se Hama composicién de fuerzas. Cigale en tilagromas eS ida de Cuerzas Fic. 2, Compo: Por el contrario, el efecto de una fuerza tinica se puede consi- derar en términos de dos o mas fuerzas que producirian el mismo resuitado, Asi, en la fig. 3 A, OY y OZ producirian el mismo re- sultado que OX; en la fig. 3 B, OW y OF producirian el mismo resultado que OX; en la fig. 3 C, OT y OU producirian el mismo resultado que OX. Una fuerza tinica puede asi resolverse en dos componentes, que actian en direcciones definidas, construyendo un paralelogramo cuya diagonal representa la fuerza dada, y cuyos lados tienen las direcciones de los componentes. El proceso de en- contrar las componentes de una fuerza se ama resoluctén de fuerzas En la fig. 8 D, la fuerza OP (12 kilogramos) choca sobre la linea LAI, y es necesario encontrar el valor de la componente patalela a ! Esta componente O@ tiene un, valor de aproximadamente 11 kilogramos, como se puede determinat con la escala de la figura. OR, que es la componente perpendicular a LM, tiene un valor de apro- ximadamente 5 kilogramos. El tratamiento precedente sobré composicién y resolucién de fuerzas ha estado confinado a dos dimensiones, pero la geologia tra- 12 PRINCIPIOS MECANICOS Escola #n_kilogramos Guns pose § ; ae 3 Fic, 3. Resolucién de fverzas Fie. 4. 13 PRINCIPLOS MECANICOS ta de tres dimensiones. En la fig. 4, una fuerza inclinada OF esta en el plano vertical OZF FY. Esta fuerza se pucde resalver en dos componentes, uno de los cuales, OZ, es vertical; el otro, OF, esta en el plano horizontal OXY. La componente OF puede a su vez ser resuelta en OX y OY, que estin en el plano horizontal y que son perpendiculaves entre si. Ademis, una fuerza, cualesquiera sean com- su valor y su inclinacién, puecle ser igualmente resuelta en tr ponentes paralelas a los ejes X, Y y Z de la PresiOn crrosrATica © DE CONFINAAIIENTO La presidn sobre un cucrpo pequeilo sumergido en un Liquide se describe como presidn hicrostdtica. Por ejemplo, a una profundidad de un kilémetro en el océano, la presidn es igual al peso de una co- lumna de agua salada de un kilometro de altura, o sea que es d drado, Cada centiinetro cua- Ia superficie de una pequefia esfera a esta profundidad, estara bajo una presion de 100 kilogramos. Esta ién no dirigica, que se ejerce en todas direcciones, se | hidrostitic Las recas de ia litosfera, debido al peso de las que yacen sobre ellas, estiin sujetas a una clase de presién similar pera no idéntica. El peso de una columna de roca de un kilémetro de altura serd varias veces mayor que el de una columna de agua de la misma magnitud, porque las reeas tienen un peso cspccifico mayér. El peso de una columna de granito de un kilémetvo de altura y de una sec cién de un centimetro cuadrado, ser de 2.600 kilograrnos, Una imaginaria, a una’ profundidad de un kilémetro en él granite, estard sujeta a una presidn desde todas las direcciones que cs semejante a la presién hidrosuicica que citumos, Este tipo se pucde denominar presidn Htostdtica®, pero en trabajo experi: mental, esta presién uniforme sobre sélidos, dirigida en todos sen- tidos, se Hama presidn a. namiento. Obviamente, la presidn hidrostdti aumenta con la profun- dicdad y alcanza valores enormes en el interior cle la tierra, Es igual al peso de Ia columna de rocas sobreyacentes, pero, cerea de la su- perficic, esto ¢s solo aproximadamente verdadera. Un aumento de Ia presién de confinamiento o litostitica causa una disminuciém en el volumen de las rocas, perd un aumento de dad, Una disminucidn en la presién de confinamiente provo- umento de volumen, pero una disminucién de la densidad, pequeta esfer la cen eaun and the Liquid Inclusion Method of . 538-547, 1950; esp. “Pneumatolysis a Rennes ary", Ecanomic Geology, Vol. 45, Geologic “Then pag. 542, if PRINCIPIOS MECANICOS PUERZAS DIFERENCIALES En muchos casos, las fuerzas que actan sobre un cuerpo ne wn iguales sobre todos los lados, Se dice que un cuerpo cstd bajo ten: sidn cuando esta snjeta a fuerzas externas que tienden a dividirlo. —— | ie || i Fi 5. Fleehas que representan tensién, compresi6n y una cupla La tensién se puede representar, como en la fig. 5A, por dos flechas que estin sobre In misma recta y apuntan en direcciones opuestas; las flechas representan las fuerzas, mientras que el recténgula repre- senta el cuerpo, o parte del cuerpo, sobre ot ec Tas fuerzas. Se puede omitir el rectingulo. 8 6. Torsién, Una barra ciMndriea (4) @ Mmina (2) esta sujeta a torsion euande los extremas san retoreidos en direcclones apucstas Fie Se dice que un cuerpo estd bajo compresidn, cuando estd sue jeto a fuerzas externas que Uienden a comprimirlo, La compresién s€ puede representar, como en ta fig. 5B, por dos flechas que estdn is YHINCIFIOS MECANICOS sobre la misma recta y que apuntan Ia una a la otra; las fechas representan Jas fuerzas, mientras que el rectdngula represeata el cuerpo, @ parte del cuerpo, sobre el cual actian, Se puede omitir el recuingulo. Una cupla consiste en dos. fucrzas iguales que acthan en direc: ciones opuestas sobre el mismo plano, pero no a lo largo de la misma recta. En Ja fig, SG, las flechas superior ¢ inferiar represen” tan una cupla; no escin sobre la misma recta y apuntan, en direc- ciones opuestas. Como muestran das fechas verticales, se necesita una segunda cupla para praveair la rotacién y preservar el equilibrio, El rectangule, que repreacnta el cuerpo, o parte del cuerpo, sobre el cual actha Ja cupla, puede ser omitico, - Un retoreimiento produce forsidn, Si los dos extremos de ur barra cillndrica se tuercen en direcciones apuestas, barra esta sujeta a carsidn (fig. GA), Una lamina estd sujeta a torsién, como en fig. 6B, si dos esquinas diagonalmente opuestas son sometidas a Tucreas que acttian cn una direccién, mientras tas otras dos esqui- nas son sometidas a fuerzas que actdan en Ia direccién opuesta, ESFUERZO Caycreta bE RSFUERZO Imaginese una columna vertical de material, En toda la exten: sidn de un plano imaginario horizontal de esa calumnna, el material que quede sobre él ejercerd un empuje hacia abajo debido a su peso. En forma similar, la parte de la columna debajé del plano empu- jard hacia arriba econ una fuerza igual sobre c] material que esta sobre el plano, La accién y reaceién mutua a lo largo de una super: ficie constituye un esfuerzo. p Ademds, a lo largo de cualquier plano Imaginario dentro de Ja columma hay acclones y reacciones similares, El plano imaginario puede ser horizonaal, vertical, o inclinado con cualquier dngulo, La fuerza, debido al peso de la columma que est& sobre el plano, acy tia en, direecién vertical, Esta fuerza estarla dirigida normalmente aun plano horizontal, No obstante, a le large de un plano Incli- nado, Ja fuerza dirigida verticalmente se resalverfa en una compo: nent¢e normal yen una tangencial, Si la Cig, 83D fuera girada de modo gue QP quedara vertical, LM representaria ef plane inclinado, R la componente normal, y OQ la componente tangencial. La componente normal q:un esfuerca compresiva si tiende a apretar ec} material sobre laces opwestos del plana, Ca componente normal es un esfuerza tensional si tiende a separar el material sobre lados opuestos del plano. La componente tangencial se denomina ge neralmente esfuerzo de citalla 0 cizalla. 16 PRINCIPIOS MECANICOS En este libro, de acuerdo con la practica geolégica comun, un esfuerzo compresivo se considerara positive, y un esfuerzo tensional Se considerard negativo. En ingenieria y en fisica se sigue frecuen- temente la convencién opuesta. La diferencia de esfuerzo en cualquier punto de un cuerpo es ja diferencia algebraica entre el esiuerzo maximo y el esfuerzo mi- nimo en ese punto, Este concepto se trata con mis detalle en el cap(tula X. Los fisicos miden el esfuerza coma la fuerza por unidad de 4rea; se expresa en kilogramos por centimetro cuadtado, 0 en unida- des similares convenientes. Los ingenieros prefieren usar esfuerzo lunitario para Ja fuerza por unidad de 4rea. Muchos gedlogos usan esfuerzo como terna. Este uso es irmecesario y poco recomendable, debido a que causa confusiones entre los gedlogos por un Jado, y los fisicos, inge- nicros y matematicos por el otro, Es conveniente distinguir entre la fuerza externa que se aplica a un cuerpo, y las acciones y reaccio- nes internas resultantes que constituyen el esfuerzo. Snimo de fuerza ex- CALGULO DEL ESFUERZO No hay manera directa de medir el esfuerzo en un cuerpo, pero si las fuerzas externas se conocen, se puede calcular. Si un cuerpo se comprime o estira, el esfuerzo es referido a un plano perpendicular a la direccién en la cual acttan Jas [uerzas externas. En consecuencia, si una columna cuadrada vertical de 10 centimetros de lado soporta tna carga de 5.000 kilogramos, cada plano horizontal en la colum- na estd sujeto, si despreciamos el peso de la columna misma, a Aina fuerza compresiva de 5.000 kilogramos. Cada centimetro cuadrado sobre estos planos horizontales soporta una carga de 50 kilogra- mos. Se dice que el esfuerzo compresivo es de 50 kilogramos por cen tinetro cuadrado, Si una barra vertical con una seccién transversal de 10 centimetros cuadrados eva un peso de 5.000 kilogramos en su extremo inferior, cada plano horizontal en 1a barra estd_sujeto a una tensién de 800 kilogramos por centimetro cuadrado. Se dice ue el esfuerzo tensional es de 500 kilogramos por centimetro cua: rado, DEFORMACION DEFINICION El esfuerzo causa dejormacidn. Esta puede ser dilatacidn —que es un cambio de volumen~, distorsién —qué es un cambio de forma~; o ambas. 7 PRINCIPIOS MECANICOS yun cambio en ta pre: de confinarmiento, un cuer- n cuerpo cuyas propiedades inecdnicas son iguales en todas direcciones— variaré de volumen,.pero na de for- ma, Con un aumento de la presién de confinamiento, el volumen del cuerpo décrece y Ia dilatacién es negativa. Con una decreciente presién de confinamiento, el volumen del cuerpo aumenta y Ia di- latacién es positiva, El granite tiene una compresibitidad mayor que el gabro y la diabasa; es decir, por cada unidad que aumenta la resién de confinamiento, el granito sufre una disminucién de vo- umen mayor que el gabro y la diabasa, Tajo gina menor presién de confinamiento, una unidad de aumento de dicha presién caus una disminucién de volumen mayor que bajo una presién de cont namiento mas alta, La accidén de fuerzas dirigidas produce distorsién, Por ejemplo, una varilla cde acero de 10 centimetros de longitud, con una seccidn wansversal de 6,25 centimetros cuadrados, se sujeta a una tensién, Una tensién de 9.000 kilogramos estira la barra 0,0175 centimetros. El esfuerzo es de 1.440 kilogramos por centimetro euadrade, y la defarmacién es de 0,00175 centimetros por centimetra, Cuando ha po isétrapo —es decir, ‘TRES ETAPAS DE DEFORMACION Si se somete wn cuerpo a fuerzas dirigidas, pasa generalmente a través de tres etapas de deformacién, Al principio, la deformacién es eldstica; es decir, si se retira el esfuerzo, el cuerpo retorna a su tamafio y forma originales. Hay siempre un esfuerzo extremo, Ha mado el limite de elasticidad; si éste es excecdido, el cuerpo no retorna a su forma original, Debajo del mite de elasticidad, Ia d¢formacién obedece a la ley de Hooke, que dice que la deformacién es propor- cional al esfucrzo. Si el esfuerza excede el limite eldstico, la deformacién es phis- tlea; es decir, In muestra retorna solo parcialmente a su forma origi+ nal, aun sise remueve el esfucrzo. Las varillas de acero bajo tensidn, por ejemplo, comienzan a adelgazarse en el medio, y, atin después de rectirarse el esfuerzo, la constriccién permanece en la varilla. Guando hay un aumento continuo en el esfuerzo, se desarrollan una © mas fracturas y la muestra de eventualmente por ruptura. La disposicién y forma de las fracturas dependen de varios factores ten en detalle en el capitulo VIL + jas frdgiles aquellas que sufren ruptura antes de que les que se disc Son stustar tenga lugar ninguna deformacién plistica, Son sustancias di aquellas que tienen un largo intervalo entre cl limite de elastici- dad y Ia ruptura. Después que el limite de elasticidad ha sido exce- dicdo, las sustancias diietiles sufren un largo intervalo de deformacién plastica, y, en algunos casos, pueden no romperse nunca: 12 PRINCIPIOS: MECANICOS DIAGRAMAS DE ESFUERZO Y DEFORMACION En problemas de ingenieria, la relacién existente entre esfuer: zo y deformacién se expresa comtnmente en un grafico conocido co- mo el diagrama de esfuerzo y deformacién (fig. 7). El esfuerzo se representa generalmente sobre la ordenada (ej¢ vertical), y la de- formacién sobre la abscisa (eje horizontal). La curva A de la fig. 7 es un grafico de material sometido a compresién, El esfuerzo com. presivo se indica en ‘kilogramos por centimetro cuadrado. Con el aumento del esfuerzo, la muestra se acorta y la deformacién se re- presenta en términos de porcentaje de acortamiento de la muestra. T T T a Resistencia a lo compresin di °° Limite de proporcionalidad 30.000 LL Rupture 20,000, “7 jogromes por cenlimelro cusdrodo 4 ddctiles B = Sustancias fragiles 10 000) Esfuerto en 4 1 t * 7 + ¥ Delormacién-porcentaje de acortam oF Fic. 7, Diagramas de esfu€fzo y deformacién is Bajo un esfuerzo de 680 kilogramos por centimetro cuadrado, la muestra se acorta solamente una fraccién del 1 por ciento ; a 1.360 kg/cm®, el acortamiento es 0,7 por ciento. Cuando el esfuerzo es de 2.000 kg/erm?, Ia muestra se acorta el 1 por ciento de su longitud original. El acortamiento crece a medida que se aumenta el esfuerzo y. justo antes de la ruptura, Ia muestra es 4,5 por ciento mas corta que al comenzar la experiencia. El punto en el cual la curva se aparta de una linea recta se conoce como el limite de proporcio- nalidad; en general, es esencialmente el mismo que el limite de elas- 4 kg/em? significa “kilogramo por centimetre cuadrado™. 19 PRINCIPIOS MECAMICOS ticidad (pag. 18). El limite de proporcionalidad es de 2.000 kgvem? y cl acortamiento en este punto es del | por ciento, La curva A de a fig. 7 es el grafico de una sustancia frégil. El limite de elasticiedad ex de 1,360 kg/cm; no hay deformacién plas: tica antes de que se produzea la ruptura. La resistencia, denaminada a veces resistencia a la ruptura, se puede definir como la fuerza por unidad de area necesaria para Causar ruptura, a la temperatura ambiente y a la presién de la ac indésfera, en experimentos de corta duracién. Bajo tales condiciones, Ia mayoria de las rocas son sustancias frigiles y, consecurentemente, hay poca o ninguna deformacién plastica antes de la rupeura. TABLA UL? KESISTENCIA A LA RUPTURA DE ROCAS (En kilogramas por centimetre cuadrado) Compresion Koco Promedia Fariacién Tensidn Cizaflainiente nite L430 3970-3.990 30.50 150.300 Siew iva 1.960 1.000.340 = + Diorita 1.960 960-2.600 - - Gabro 1,800 460-4.700 - = Felsina 2450 | 2,000-.400 s - Rasalto 2780 2,000-3.500 - a Arenisca 740. 4l0.2.520 10-30 50-150 Calta 960 | 60. $.600 30.60 100-200 Tivasea 1.480 600-3.130 250 150-250 Guarcita 2.020 260-35.200 a Marmol Lozo 310-2 620 100-309 Gnels 1.560 B10.3.270 = Serpentina 1.250 630-1,230 180-340 1 da la vesistencia de algunas rocas comunes. Los datos san mds completor para algunas que para otras. yuna tabla como ésta es meramente indicaviva de la magnituel de lds valores. Los valores para las resistencias a la cizalla, a la compresién y a la tensidn estin en columnas separadas. Algunos granites, por njem- plo, pueden soportar un esfurrzo compresivo de solamente 370 kg/em? antes de la ruptura; otros, sin embargo, pueden soportar un esfuerzo compresive de 3,790 kg/em?. No obstante, en tensidn, el granito se rompe si el esfuerza excede un valor de 30 a 50 kg/em*. En otros términos, el granito es 33 veces mda resistente a la com: 5 Gompilado de: International Critical Tubles, Val, 2 47-49, Mucva York: MeGraw. Hill Look Company, 1927; Thech, Praaver c. Srices, “Handbook of Physical Constants”. Geological Society af America, Special Paper Ne 38, 1992, pag. MN 20 PRINCIPIOS MECANICO presidn que a la tensién Bajo un esfuerzo de cizalla, el granito tie fie una resistencia de 150 a 300 kg/cm?, Bajo compresién, el ba- salto es la mas fuerte de todas las rocas ineluidas en la tabla Como se muestra en Ia curva A (fig. 7), en materiales diictiles el esfuerzo, en el momento de Ia ruptura, puede ser considerable- mente menor que el esfuerzo maximo que el material ha sopor- tado, La resistencia a la compresién es el esfuerzo mis alto de la curva de esfuerzo y deformacidn. La resistencia furidamental se define nla pagina 28. FACTORES QUE CONTROLAN EL COMPORTAMIENTO DE MATERIALE: PRESION DE GONFINAMIENTO El ingeniero esté principalmente interesado en las propiedades fisieas de los materiales a la presién atmosférica y a las temperatu- ras de la superficie, Consecuentemente, la mayerfa de los datos experimentales disponibles son evidentemente limitades para su apli- cacidn en geologia. Los factores que son importantes para el gedlogo esiructural son la presién de continainie nto, la temperatura, el te po y las saluciones. Griggs, Robertson, Balsicy® y otros, han realizado ui de experimentos para mostrar el efecto de la presién de confina to sabre las propiedades de las rocas. En un tipo de experimento se usan pequefios cilindros slides de roca, de 12: milimetros de diimetro y de 16 a 30 milimetros de largo. La presién de confina mienlo —en este caso Una presién hidrostdtica— ‘se obtiene por me: dia de un fluide, Sobre les extremos del cilindro se aplica un fuerzo adicional, compresiva o tensiogal La fig. 8, basada en un trabajo reciente de Roberton 7, iHustra el comportamiento de la caliza de Solenhefen bajo tales condicio- nes. El esfuerzo compresivo sobre los extremos del cilindro se da so- bre la ordenada, en kilogramos por centimetro cuacdrado, El por: centaje de acortamiento det cilindro se da sobre la abscisa, Se mucs tran Siete experimentos separados a presiones de confinamicnte de 1, 300, 700, 1.000, 4,000, 3.000 y 4.000 kilogramos por centimetre * Guices, Davin T., “Deformation of Rocks Under High Journal of Geology, Vol. 44, p.pe 541-577, 1930 Gaiccs, Davia T., y otvos,, "Deformation of Yule Marble; Pare 1", Bulletin Geotugical Society of America, Vol. 62, py, 853-062, 1951. e Rouratson, EUGENE, “An Experimental Study af Flow and Fracture in Rocks’, Doctoral thesis, Harvard University, 1 ‘i Batscev, J. %., Deformation of Marble Under “Tension at High Pressures", Transactions American Geophysical Union, part 2, pip. 51925. 1941, 1 Roncatsar, of cit. atining Pressures”, 2 PRINCIPIOS MECANICOS cuadrado. Se dan curvas separadas para el comportamiento en cada una de estas presiones de confinamiento. Debajo de un esfuerzo compresivo de 3.700 kg/cm?, las curvas corren juntas, y aparecen como una sola. Se efectué un experimento en el aire, de manera que la presién de confinamiento fue de 1 kg/cm®, es decir, una atmdésfera. Esta muestra se comporté eldsticamente hasta un es- fuerzo compresivo de 2.800 kg/cm?, donde se produjo Ia ruptura. Las muestras ensayadas bajo presiones de confinamiento de 300 +9.000 3000 2000 7000 aoc 000 ka fem? 6000 2000 kg fem? 5000 4000 1000 kg/em2 700 Kg /em? 3000 300 kg /em? 1 kg/cm? Exfverio compresivo en 2000 ilogromos por centimeiro cusdrodo 1000 ° L —t L 1 1 5 10 15 20 25 3c Porcentoie de ocortamienta Fic, 8. Efecto de la_presién de confinamiento sobre el comportamiento de la caliza de Solenhofen bajo compresién. (Segtin E. Robertson.) a 700 kg/cm?, se deformaron eldsticamente, pasaron por una corta etapa de deformacién plastica —la porcién de las lineas que se curva— y luego cedieron por ruptura. Las muestras ensayadas bajo presiones de confinamiento de 1.000 o mds kg/cm? se empezaron a deformar plisticamente a un esfuerzo compresivo de alrededor de 4.000 kg/cm? y continuaron deformandose de igual manera. La muestra ensayada bajo una presidén dle confinamiento de 2.000 kg/cm? se acorté un 30 por ciento al finalizar el experimeiito. Las curvas que representan los ensayos a presiones de confinamiento de 1.000, 2.000, 3.000 y 4.000 kg/cm? terminaron, no porque se produjera la ruptura, sino porque los ensayos no se evaron mas lejos. Se ve también facilmente que la resistencia crece con la pre- 22 PRINCIPIOS NECANICOS. sién de confinamiento. Mientras que la muestra ensayada ‘a una resién de confinamiento de 1 kg/cm? se rompe a un esfuerzo compre- siva de 2.800 kg/cm, y la muestra ensayada a una presién de con- amiento de 1-000 kg/cm? no puede soportar un esfuerzo compre- sivo de mds de 3.900 kg/cm®, la muestra sometida a una ‘presisn de confinamiento de 4.000 kg/cm? puede soportar mas de 8.000 kg/cm?. ao $00 kg/em? 4 g = Angilltta Compridge 0 300 kg, tm? 3 Granite de Barre @ 500 kg em? & g Cette dhe tatentnsten «500g Ti 3 Coliza de Mew Scotlend 0 500 kg-em? x ST ndrmol de Oanby © 400 tg emt . ! 1 2 + : 5 + $ = Porcentaje de for on = acatannento Fic. 9.. Efecto de Ia presién de confinamiento sobre el comportamiento de varias rocas y pirita bajo compe: (egtin E, Robertson.) sos experimentos indican que las rocas que exhiben muy poca deformacién plastica cerca de la superficie de la tierra pueden ser muy plasticas bajo una presién de confinamiento alta. Asi, bajo una presién de confinamiento de, 1.000 kg/cm?, o mayor, la caliza de Solenhofen se deforma plistiZamente. Esto significa que a una profundidad de 4 kilémetros, la caliza mencionada se deformara plasticamente, si se aplica suficiente esfuerzo compresivo; como se mostrara después, esta cifra puede ser todavia menor, debido a otros factores. Por supuesto, rocas diferentes se comportan de manera distinta. La fig. 9 muestra el diagrama de esfuerzo y deformacién para varias rocas y un.mineral. Los resultados no son estrictamente comparables debido a que, como muesira la figura, Ia presién de confinamiento no fue la misma em todos los experimentos, variando de 300 a 500 kg/cm? La pirita, la argillita de Cambridge y el granito de Barre son rocas relativamente frégiles, que se comportaron eldstica- mente hasta unm esfuerzo compresivo de mas de 4-500 kg/cm? Por encima del limite de elasticidad hay wna pequefia zona de deforma. cién plastica, y luego se produce la ruptura, La caliza de Nueva 23 PRINCIPIOS MECANSCOS Escocia s¢ comporté eldsticamente hasta un esfuerzo compresivo de casi 3.000 kg/cm3, se deforms pldsticamente por un corto intervalo, y sé produjo luego Ia ruptura a §.200 kg/cr?. La caliza de Solen- hofen muestra un intervalo aun mayor de deformacién plastica. El mdrmol de Danby es mucho mds débil. Se deforma eldstica- mente hasta un esfuerzo compresivo de 1.000 kg/cm?, y luego se deforma pldsticamente. Aunque la escala de la curva termina en 7 por ciento, los datos originales de Robertson indican que la muestra se acorté un 14 por ciento antes de la terminacién del experimento. “S000 Are] 4000 4500 Atm * 6000 Arm 3000 Entverta fensianal 2000 2830 Arm 1000 0 hilogeamos gar centimeteo uadeads z % oe = Parceotaje de formacién - extensién Fic, 10. Efecto de la presién.de confinamiento sobre el compostamiento de mArmel bajo sensién, (Seguin J. Balsiey.) Se han efectuado ensayos similares en rocas sometidas a tensién. Como en los anteriores, se ejerce.una presién de confinamiento por medio de un fluido, pero se tira de los extremos de los cilindros para producir tensién*. La fig. 10 muestra cinco ensayos sobre un marmol a presiones de confinamiento de 2.830, 4.500, 6.000, 8.000 y 10.000 atmdsferas (esencialmente lo mismo que kg/cm?). Todas estas muestras pasaron por una etapa de deformacién elastica, pero el limite de elasticidad varia entre 1.800 y 3.300 kg/cm?, depen: diendo de la presién de confinamiento. Ademéas, la resistencia a la tensién aumenta desde un minimo de 2.400 kg/cm? hasta 5.500 kg/cm?, dependiendo nuevamente de la presién de confinamiento. # Barster, op. cil. PRINCIPIOS MECANLEOS “Tenirenatura Los cambios de semperatura modifican ta resistencia de tas racas. El acera caliente, par ejemplo, sulre deformacién plistica mucho més facilmente que el flo. La fig. 11 muestra dos ensayos efectuados sa! marmol de Yule ®, Con excepcién de la temperaé tura, las condiciones (weron idénticas: los ejes de [os cilindros eran TT mT 4000 8 ‘ho s000 ——— 2 es ren B sco 2 ° & aoe) = : aed? 2 yao" & £ 2000) 2 taal ! Ed er ne + © o ie ia Sereenmoje de dafarmacién-asortamte! Fic, 11. Efecto de la temperatura y de_las soluciones sobre Ta delormaclon de marmot, Mirmol de Yule sometido a via predéy de $0,000 atmdsferas, Las Inueitras cilindricat estin cortadas perpersicularmente a 14 foliarién, (Segin D. T. Griggs ¢¢ at) erpendiculares a la follacidn, 1a presién de confinamiento tue de 10.000 aundsteras, y la deformacién Tue producida por esfuerzo compresiva, La curva superior es ta obterida a a temperavura ambiente, mientras que Ja curva intermedia es la obtenida unt temperatura de 150°C. A la temperatura ambiente, el Umite de elasticidad esti a un esfucezo epmpresive de aleededor de 2.000 kg/ em? y a 150° estd a unos 1.000 kg/cm. Ademds: pa producir usta deformacién dada se fecesita mucho menos esfuerza cuande la muestra estd caliente que cuando estd Iria. Por ejemplo, pars prov ducir una deformacian de 10 por cienta a 150 grades centigrades, 2 Gaces, 1. Ty at al. “Deformation of Vule Marbler Past. IV. Btteccs 8 Tufletin Geologieut Saciety af America, Val Od. pps 13851408, 1951. iso 2 og PRINCIMIOS MECANECOS el esfuerzo compresiva ex de 3.000 kg/em?, pero, a In temperatura ambiente, el esfuerzo necesario para producir una deformacién si- milar es de 4.500 kg/cm, Es evidente que la deformacién plastica ex mucho menos comin cerca de la superficie de la tierra, donde la presién de canfinamiento y la temperatura son bajas, que 4 mayores profundidades, donde las temperaturas rts altas y la mayor presién de confinamiento aur mentin la posibilidad de deformacién plistica, Tiesro: Favica Vv Rerracian (Creer) Los esfuertos que se pueden aplicar unas pocas veces sin causar ruptuya, pueden, siise repiten muchas veces, producirla. Kate tema ha sido estudiada particularmente en retacién con metales, Por ejemplo, un esfucrzo de 2400 kg/cm? repetide 100.000 veces puede no eausar ruptura, pero si el mismo esfuerzo se repice 2.006.000 de veces. 3¢ produce la ruptu Si se efecuian suficientes experimentos s0.009 — =i i ul 2 so asa a? a, BR 000 Kilogramos por canlimetia evadeade 2.00 Tadao ooo Wwadae wee fracture Fie, 18. Curva de fatiga para un meeat se pucde preparar una curva, representando el esfuerze sobre Ia ovdenada y el mimers de ciclos de esfuerzo nécesarios para eausar Ia Eractura sobre la abs: (fig. 12), La curva s¢ hace horizontal hacia, la derecha, E) Mmite de resistencia, conocido también como limite de faviga, se define como el esfuereo Limite por debajo del cual In muestra puede soportar centenares de millones de repeti: jones del esfuerzo sin fracturarse. En la fig. 12, el limite de fatiga es de 2,000 kyvcrna, ‘l limite de fatiga de muchos metales es aproximadamente la mitad de la resistencia del metal. Por ejemplo, el hierra forjada, con una resistencia a la tension de 3.200 kg/em?, tiene un Umit de fatiga de 1,500 kg/em; el acero al niquel, con una resistencia 20 Princ! PIOS MECANICOS a la tensidén de 7.600 kg/ferm, viene un limite de fatiga’de 4.550 kilogramos por centimetro cuadrado. ‘Aun mas importante para la geologia son esos esfuerzos, aunque sean pequefios, que actian continuamente por muchos afios, La reptacidn se refiere a la lenta deformacién producida por pequefios estuerzos actuande sobre largos periodos de tiempo; gercralmente, el término se restringe a la deformacién resultante de esfuerzos debajo del limite de elasticidad }% Sin embargo, cl térming se usa también para referirse a In deformacién plistiea producida por cualquier eifuerzo que acttia continuamente durante largo tiempo, aun cuando exceda el mite de elast lad. 020) somente aa4e a.on2| o.o08 ogad! Porcenteje de aoa’ cr 3 aes Tiempo an dior Fic. 13. Gurva de reptacién para la caliea de Solenhofen bajo un esfuerro de 1400 kg/em?. (Sega D. TY. Criges) La caliza de Solenhofen, a la presién atmosférica y a la tem- peratura ambiente, tiene una resistencia de 2.560 kg/em®. En un experimento de larga duracién, la caliza de Solenhofen, sometida a un esfuerzo compresivo de 1.400 kg/em* —la mitad del valor de la resistencia se deforma primero ripidamente, y después con mas lentitud (fig. 13). Al final de un dia se ha acortada alrededor de 0,006 por cienta: eggs de 10 dias, 0,011 por ciento; despuds de 100 dias, alrededor de 0,016 por ciento; y a les 400 dias, algo mis de 0,019 por ciento. La reptacién ¢s el efecto combinado de una deformacidn clds- tice y de una deformaciin permanente 4, La muestra se recobra de la parte de la deformacién eldstica. La deformacién perma- nente es, por supuesto, irreversible, La importancia relativa de estos dos tipos de deformacién depende de muchas variables, pero se dispone de pocos datos precisos para rocas 19 Gases, Daven 225-251, 1999. 1 Manat, A,, Theory af Flow and Fracture of, Selids, Nuava York, McGraw: Hill Hook Company, Inc, 1950. 572 paginas, espee. pop. 24 “Creep of Rocks", Journat of Geology, Val. 47%. pope ta PRINCIFIOS MECANICOS Al geélogo estructural le interesa especialmente el factor tiem po. Le importa conocer qué esfuerzos causardn rotura o deforma. ciédn permanente si operan sobre un largo periodo de ticmpo. La resistencia fundamental de cualquier material se define come el esfuerza que ese material es capaz de soportar, sin limitacién de tiempo, bajo condiciones fisicas dadas —temperatura, presidn, so- luciones— sin sufrir ruptura o deformarse cgntinuamente. La re- sistencia fundamental, que es siempre menor que la resistencia y la resistencia a: los esfuerzos, es mucho mas significativa para el gedlogo. Desgraciadamente, hasta ahora se dispone de muy pocos datos sobre el valor de la resistencia fundamental de las rocas El tiempo ¢s también importante en otros aspectos, La cantidad. de deformacién, plastica antes de la ruptura es menor si el esfuerza se aplica lentamente que si se hace rdpidamente. Ademas, el es- (uerzo necesario para causar ruptura ¢s menor si se aplica lenta- mente. Podemos citar como ejemplos especificos, prucbas realizadas sobre Ja caliza de Solenhofen. En un experimento, la presién de confinamienta fue de 10.000 atmdésferas, y se tardé poco mas de una hora en alcanzar el esfuerzo compresiva maximo. Cuando el esfuerzo aleanzé 12.000 kg/cm, la muestra se habla acortado un 30,3 por ciento, pero no se habia producito ruptura. En otro experimento en el cual la presién de confinamiento fue la misma (10.000 atmésferas), pero en el que pasaron 22 horas antes de que se aleangara el esfuerzo maximo, la ruptura se produjo bajo un esfuerzo compresiva de 6.500 kg/cm? Sonuciones Los gedlogos han arribado a la conclusién, desde hace muchos afios, de que gran parte de la deformacidén de las rocas tiene lugar mientras existen en los poros soluciones capaces de reaccionar quf- micamente con las rocas. Esto es notablemente cierto en fas rocas metamdrficas. en las cuales se produce una reeristalizacién exten © completa, Las soluciones disuelven minerales viejos y precipitan otros nuevos, Cuando las rocas se deforman en condiciones que fa: vorecen la recristalizacién, sus propiedades mecdni se modifican mucho, Como se muestia en Ia fig. 14, tomada de Griggs, los datos experimentales corroboran estas deduceiones 12. Los experimentos sobre reptacién fueron efectuados sobre alabastra (una variedad de 17 Gre ing Recrystall 1022, 1940, Gmecs, Divin T., et al., 150%, Davin 7 tion", Bulle perimental Flow of Rocks Under Conditions Favor: n Geological Sociely of America, Vel. &1, p.p. 1001- "Deformation of Yule sf Hulletin Geological Society of America, Vol. 6 ble; Part IV, Elfects at Pp. 1A5-1406, 1951, 2s YRINCIFIOS MECANICOS yeso). En todos los casos, el estuerzo compresivo fue de 205 kg/em? (menos de Ia mitad del limite de elasticidad normal de 480 kg/em?) y la temperatura, de 24°C. La curva inferior representa la defor- macién de una muestra seca. En unos pocos dias, la muestra se acorté alrededor de 0,03 por ciento, pero no hubo mds deformacién detectable, aun después de 40 dias. Una muestra en la que cl agua tenfa acceso al alabastro (curva intermedia) se acorté un 1 por ciento al final de 30 dias, y 1,75 por ciento a los 86 dias, cuando se retiré la carga. as FE Rewira de la carga 3s 30 S 19 1s bre la deformaciéa de alabastro. 1. Griggs) Fis, 14. Efecto de soluciones (Sep rR Una muestra sometida al icido clorh{driee diluido se deformdé mds de un 2 por ciento antes de suffir ruptura al final de 20 dias. Mientras la resistencia del alabastro seco —a la temperatura ame biente y a la presidi de confinamiento de 1 atmdédsfera— es de 480 kg/em?, y la resistencia a la compresién es de 520 kg/cm, Ia resis tencia fundamental, bajo condiciones similares, pero con la muestra libre para reaccionar con agua, se estima en solamente 92 kg/em?. En este caso particular, por tanto, la resistencia fundamental es me- nor que cl 20 por ciento de la resistencia y de la resistencia a la compresién, La curva inferior de la fig, 11 muestra el efecto del agua sobre Ja resistencia del madrmol de Yule. A la temperatura de 150°C, el mite de clasticidad y Ia resistencia de la muestra himeda son mucho menores que la resistencia de la muestra seca a la misma temperatura, 29 PRINCIPIOS MECANICOS AntsoTrRoPla £ INHOMOGENEIDAD La mayoria de los ensayos descriptos en las secciones precedentes se efectuaron sobre materiales isétropos, es decir, sobre rocas cuyas propiedades mec4nicas eran uniformes en todas direcciones. Las rocas que muestran estratificacién, bandeado o foliacién, no son isdtropas. La resistencia de tales rocas depend@ de la orientacién de las fuerzas aplicadas a la estructura planar de las misroas. Este punto esté bien ilustrado en Ia fig. 15. La roca es un marmol de e 3 \s 8 es 8 3 Exfuerio tompresive logramos por centimeiro cuadrado 8 8 Extension Compresion BAe Mogg th ete ths be gene piping 7 o = /+ _ t0 iz 14 16 1a 20 Porcentaje de" deformacién Fic. 15. Efecto de Ja anisotropfa sobre la deformacién de mArmol. M4rmol de Yule a una presién de confinamiento de 10.000kg/em2 y a temperatura am- bienté. (Segtin D. T. Griggs et al.) Yule, la presién de confinamiento es de 10.000 atmédsferas, y los ensayos se realizaron a temperatura ambiente. Todas las muestras sufrieron gran deformacién plastica. Las lineas. Menas representan experimentos bajo compresién; en este caso, el esfuerzo es compre- sivo y la deformacién es un acortamiento paralelo al eje del cilindro. Bajo compresién, el dro perpendicular a la foliacién es mas resistente que el cilindro paralelo a la foliacién. Las lineas cortadas representan ensayos bajo tensién; aqui el esfuerzo es tensional y la deformacién es un alargamiento paralelo a los cilindros. Sometido a tensién, el cilindro paralelo a la foliacién es mucho mis resis- tente que el cilindro perpendicular a ella. . En el intento de analizar la mecdnica de la deformacién de las rocas en la tierra mediante la aplicacién de férmulas matemé- 30 PRINCIPIOS MECANICOS ticas, es necesario suponer que la parte de la cortera que se estudia es homogénea; es decir, que todo granite, o caliza, o alguna otra roca. Realmente, la corteza, tomada en su totalidad, es, por 5 puesto, extremadamente heterogénea, Este hecho introduce inme- diatamente muchas dificultades en un andlisis mecamico. Asi, aun- que ahora se est4 haciendo posible, como se mostrard en secciones pasteriores de este libro, aplicar materndticas y principios de inge: nieria al estudio de la deformacién de rocas, la heterogeneidad de la corteza impide, en muchos casos, un andlisis riguroso, SuManio ~ Es claro que I4s propiedades mecinicas de as rocas son profun- damente modificadas por la presién de confinamiento, la tempe- ratura, el factor tiempo y la presencia de soluciones reactivas. efecto combinade ce estos factores es tan grande, que es impos! en el estado actual de nuestros conocimicntes tratar la deformacidn de recas de manera Un aumento de la presién de confinamiento increimenta el limite de elasticidad y la resistencia al esfuerzo. Un aumento de la temperatura debilita las rocas. Des- pués de un esfuerzo prolongado y continuo, Ins rocas se hacen mucho mis débiles. La resistencia fundamental es de mas interés para el gedlogo estructural que la resistencia, o la resistencia al csfuerzo, Las soluciones reacfivas disminuyen la resistencia, la resis: tencia al esfucrzo y Ia resistencia fundamental de las rocas. MECANICA DE LA DEFORMACION PLASTICA EL PRonLEsta La deformacién plastica de los sélidos™ es un tema de la mayor importancia para ¢l gedlogo estructural, ¢Gémo pueden las roeas sélidas cambiar su forma sin la apariciénm de fracturas visibles? ¢Queé sucede exactamente dentra de las rocas p permitir tal cam- io de forma? Los procesos se pueden clasificar en movimientos intergranulares, movimientos intragranulares, y reeristalizacién. MOVIMIENTOS INTERGRANULARES Los movimientos gvanos individuales, 1 tergranulares implican desplazamientos entre s rocas igneas intrusivas estdn generalmente 3a MainoMan, IP. W., Studies in Large Plastic Flow and Fracture, Nueva York, McGraw-Hill Book Company, Inc., 362 paginas, 1952. Navat. An, ofs exe, af PEINCIPIOS MECANICOS compuestas de minerales tales como cuarzo, feldespato, mica y horn- blends. La arenisea consiste en granos redondeados, generalmente de cuaric, cementados juntos, Las calizas estan compuestas de pe- quefios cristales de calcita trabados entre si. Si cstas rocas se gomcten a estuarzs, los cristales inclividuales y éo8 granos se pueden mover independientemente. Todos las dlesplazamientos, debido a que gon entre granos, se pucden describir camo intergranularcs. Los granos individuales mantienen su forma y tamafa, La deformacion de un cuerpo asi pedria compararse al cambio de farma sulrida por una masa de perdigones en movimiento. Cada grano se pucde mover rotar en reélacién can sus vecinos. En la deformacién plistica de metales, estos movimientos inter- granulares parecen ser de importancia secundaria. En lay rocas. Particularmence en las de cardcter granitoide, en las cuales los cris- pies tienden a trabarse, sc produce al principio una mayor @ me- ranuiacidn; es decir, los cristales mayores se rompen en gra- pueden rotar en relacién con los granos nor nos esléricos menores que vecinos. MOVIMIEN TOS INTRAGRANULAKES Les movinientos intragranulares son muy importantes en 1a deformacidin plistica de metales. Los desplazamientos se producen enteramente dentea de los criscales individuales, y el movimiento c lugar a lo largo de los planos de deslizamiente. Algunos mi- nerales carecen de éstos; en otros hay ung sdlo, paralelo al cual hay un gran numero de plans adicionslesy A lo larga de éstox puerte tener lugar el deslizamiento. En otros minerales hay varios planos de deslizamiento, paralelo a cada uno de los cuales hay un vasto ngmero de planos adicionales, La estructura atémica controla la posicién y cl niimero de los-planos de deslizamiento. En conse- cuencia, astos estin relacionados con Ia simetria del mineral. El Geslizamiento es de dos tipos: deslizamiento por traslacién, y desli zamienta por maclado, En la fig. 16 se ilustea muy diagramaticamente el deslizamiento por traslacidn, Los centros de los dtomos estdn representados por puntos, y los planes de deslizamiento por lneas horizontales grue- gas schaladas gg: ¥ Bz Bx El diagrama 4 muestra Ja disposicién de jos dtomo: antes de que tenga lugar e) desiizamienta, La red cristalina =es decir, cl espaciamiento relativo de los dtomos entre si— es tal que da un disefo caracteristico. El diagrama B muestra la dispasicién de los Atomos después del deslizamiente, Algunas capas de dtomas se han destizade a la dereeha — una distancia inter: atémica en relacién con la capa de abajo. La forma de la Ggura, tomada en su totalidad, ha sida cambiads. La red, sin embargo, 32 PRINCIFIOR’ MECANICOS, na ha variado; s¢ mantiene cl iwismeo disefio de rombos de antes, La distancia entre los planos de deslizamiento difiere con Ja sus- tancia. En el ore, la distancia es de 0,00045 milimetros, y en el zine es de 0,00080 milimetros, antes del nto a lo Fie. 16. Deslizamiento por translacién. A: Dispusicidn de los dtow dedlicamicute, I; Disposicin de fos Atornos despnés del desticani laego de los planos gg Y Be ty las capas de atomos s¢ deslizan En el deslizamiento por maclad una fraccidt de distancia i tomica en relacidu com las capas ade yacentes (fig. 17). La 17 A muestra distribucién de los Atamos antes de la deformacién, y la fig 17 A muestra la distribucién de los dtomes después de la deformacién. De esta manera, la red de la parte desplazada del cristal se altert simdétricamente con res- pecto a la parte inferior wo desplazada, En ta terminologia mine talégica, la parte desplazada tiene una relacién de macla con la parte no desplazada, por mactado. A: Disposicion de los Somos antes def dea cién de los Atomos después del movimiento sobre lox planos de destigamiento gy Bi. Bs Bu Be Be Y Be Bi 12. Deslizamien lizamiento, B: Dispo: Las capas cle Atomos no pueden moverse en cualqui direccion alo largo de los planes de deslizamiento, Hay un ndmero limitado. de Iineas paralelamente a las cuales puede tener lugar et moyvimienta, y estas I{meas s¢ conocen como las direcciones de deslizamiento. LEI Mimere y Ja posicién de los planos de desTizamiento, y 1a direccién de é@ste, dependen del mineral. El aluminio, por ejemplo, tiene a3 PRINCINIOS MECANICOS, cuatro planos de deslizamiento y tres direcciones de deslizamiento; per lo tante, en este metal, hay doce movimientos pasibles en total. _ Una roca es un agregado de minerales. Debido a que los granos individuales que la componen se pueden deformar permanente- mente par deslizamiento, li forma de todo el cuerpo de la roca pue- de cambiar, = elo nanstormade cy elipse por movimientos a lo larga de planos de desiizamiento fig, 18 ilustva, en un modelo bidimensional, la transforma- eién de un cireulo en una elipse por deslizarniento, Hay un jucgo de planos de deslizamiento horizontales, y, a lo largo de éstos, cada capa sucesivamente mas alta se ha niowdls hacia la derecha, En el diagrama, la clipse resultante se caractesiza por los bordes dentados, pero en el mineral, los planos de deslizamiento estin tan prdéximos que estas irregularidades no son detectables, RECRISTALIZA GION La reeristalizacién es otro mecanismo que ayuda a Ia deforma. ‘elén plistica, Las rocas pueden cristalizar sin ningvin cambio de forma, como lo demuestran las calizas trocadas en mirmol cerca de las intrusiones fgneas, El numero de cristales por unidad de volumen disminuye, pero ¢l tamafio de los cristales individuales aumenta, Bajo condiciones de presidén diferencial, sin embargo, la solucién y ja recristalizacién pueden obrar de tal manera que la roca se MW FRINCIFIOS MECANICOS acorta en una direccién y se alarga en otra. El praceso se puede explicar pot el principio de Rieeke}', De acuerdo con éste, las $0- luciones ‘en los paroy de las rocas disuelven aquella porcidn del cristal sometida al mayor esfuerzo, Al mismo Uempo, se produce precipitacién en aquella parte del cristal sometida at esfuerza mt. nime, De esta manera, eb no carib de forma. Si tades los eristales en un cuerpo de reca son afectaclos de modo similar, kv musa _cambia de forma en su totalidad, De las observaciones de campo resulta obvio que la deformacién plastica y la recristalizacion han sido simultineas, y debemos aceptar el principio de que Ia vecristalizacion facilitn grandemente Ia de formacién plastica DEFORMACION EN LA CAPA EXTERIOR DE LA TL RRA Las rocas de ta capa exterior de la tie tres tipos principales de deformacién: elastica, plisticn y ruptura. Los esfucrtas ocasionados por las marens y el pisaje de las ondas sismicas causan defarmacién eliscica; pero desde el momento registra un efecto permanente, no pucden ser observados el gedlogo estructural. La deformacién phistica esti comprencida en el plegamicnto, ene} desarrollo de ciertas clases de clivaje y en los cambios macizos en la forma de cuerpos de roc Los estrates horizontales son cle- formados perininentenente por plegamicnto; aunque el plegamien- te implica el deslizamiento cle unos estratos contra Gtros, cada estrato se deforma plisticamente. El origen clef clivaje es un tema todavia en discusién, pero Ja variedad conocida como clivaje de fluja se considera generalmente cl resultado de ly deformacién plistica, Como se vera después, las rocas sélidzs pueden fluir de los limbos de los pliegues y concencrarse cerca de los ejes. Aun grances ever: pot de granito sdlido, si son sometides a un esfuerzo suliciente, pucden cambiar de forma u través de detormacién plastica, Bajo la influencia de la gravedad o de fuerzas tectdnieas, In sal de roea puede moverse como un cuerpo plistico para formar los clomos de sal. En la formacian de diselasas, fallas y algunas variedades cle eli- vaje, interviene la rupwura, En algunos casos, lay paredes se deslizan visiblemente unas contra otras para formar fellas, pero si na existe movimiento difereneial evidente, tas fracuuras se Maman diaclasas © clivajes, son afectadas por las M4 Tuamen B.D. y J. Vexnooces, fgreous and Metamarp 394-395, Nueva York, McGraw. till Rook Company, Ine. 1951. Ramacuc, Hans, The Origin af Metamorphic and Metasomatic Rocks, pag. 110. Ghivago, University af Chicaga Press. 195%, 1c Petralnry, pip, a5 PRINCIFIOS MECAMICOS 3 Idgico considerar lus resultados dela deformacién plistica y seguir esto por una estimacién de las consecuencias de la raptura, tal @atimiento no es factible porque algunos tipos de clivaje son de origen plastico y otros se deben a ruptura, Parece mejor, per consiguiente, utilizar una clasifieacién geolégica y considerar pliegues, diaclasas, fallas y clivaje, en esa secuencia. Por lo tanto, las capiculos subsiguientes estén organizados de acuerdo con ese criterio. Aunque primero pareceria GAP{TULO III Ss“ DESCRIPCION DE PLIEGUES INTRODUCCION S Los pliegues son ondulaciones u ol Alcanzan su mayor desarrollo en {6 nes estratificadas tales como rocas sedimentarias y volcdénicas, 0 sus equivalentes metamor- ficados. Pero cualquier roca estratificada o foliada, tal como un gabro bandcado o un gneis granitico, pucde mostrar pliegues. Algunos de éstos tienen una extensién transversal de unos pocos— kilémetros; ef ancho de otros se mide en metres o centimetros, o atin en fracciones de centimetro. Los pliegues de proporciones con- tinentales tienen centenares de kildmetros de ancho. en_las rocas de la tierra. POSICIGON DE LOS E TRATOS . x El rumbo de un estrato es su direccién medida sobre una su- perficie horizontal. Mas precisamente, cl rumbo puede definirse como la direcci6n de una linea formada por la interseccién de la estratificacién y un plano horizontal. En la fig. 19 A, el rumbo es norte; la parte superior de la figura es un estercograma; la inferior. un mapa © plano. La inclinacidn de un estrato es el angulo entre Ia estratificacién y un plano horizontal, y se mide en un plano vertical cuyo rumbo es perpendicular al de la estratificacién. En la fig. 19A, la in Clinacién cs 60 grados al este. . En los mapas geulégicos se usa un simbolo de rumbo especial y de inclinacidn especial para indicar Ja posicién de los estratos (lami- nas III y IV). Su forma se pirece algo a la de fa letra T mayuscula, pero con la Jongitud relativa de las dos partes iuvertida (fig. 19 A). La linea mas larga es paralela al rumbo de la estratificacion, y la mas corta apunta en la direccié:. ue la inclimacién, cuyo valor estd dado por una cifra. Para cstratos horizontales (lamina II), se puede usar un simbolo esrscial: (fig. 19 B), Para estratos verticales Qamina V), una line larga da el rumbo, y una barra corta cruzada. = ame 37: PESCRIPCION DE PLIEGUES se extiende a ambos lados de la linea larga (fig. 19C). Aunque en la de los mapas ISpicos se usan aimbolos similares a éstos dar la inelinacién y el rumbo de la estratificacién, el sistema no est4 normalizado y es necesarioemirar Ia leyenda cel Mapa pata asegurarse dbl signiticade de las simbelos empleados. Fig. 19, Simbatas de rumbo ¢ inclinacién usados pura estvatos inclinades, ho- rizontales y vesticales. Estereogeama atviba, mapa debajo. A. Estrata inclinade, 4H, Estrato horizontal, G. Estrato vertical, La posicién del 90 puede usarse para indicar Ia posici6n del tocha def esteata, (Vew pagina 71) PARTES DE UN PLIEGUE “EEL plane axial 0 superficie axial de un plieguetes el plano © superficie que divide el pliegue tan simétricamente como. sea ble. En un diagrama bidimensional, el plano axial estA repre- ado por una linea, En algunos pliegues, él plano axial es vertical (fig. 20A, By ©); en otros, inclinado (fig. 20D y F) y hasta horizontal, a veces (fig. 20), Aunque en muchos pliegues Ia superficie axial es un plano relativamente liso, éste puede ser también curyo, La posi- cién del plano axial esta defi por su rumbo e inclinacién, en Ja misma forma en que lo'estd la posicién de un estrato, En la fig. 20, ef norte es hacia la esquina superior izquier En las . figs. 20A, By G, el plano axial tiene rumbo norte ¢ jhclinacién vertical. En la fig. 20D, el rumbo es norte y Ia inclinacién es de 45 grados al oeste. la fig. 20F, el rambo del plano axial es norte y la inclinacién es de GO grados al oeste; en la fig. 20 E, el plano ‘axial cs horizontal. Si cl plano axial es curvo, cl rumbo o a8 DESCRIPCIGN BY PLIEGUES Fic. 20, Unas pocas de tay diferentes posiciones asumiday por planes ayiutes y eles Ue plicgies, El plane axial etd sembreads en ferla’ dlegramm aa" eo el eje del plicgue 39 DESCRIPCION’ DE PLIEGUES la inclinacién —o ambos— pucden variar de un lugar a otro, como en el caso de los planos curvos de estratificacién. MEI eje de un pliegue es la interseccién de la superficie axial con cualquier estrato. Dicha interseccién.es unalinea, y en Ia fig. 20 es aa’. Por supuesto, realmente hay un éje para cada estrato, y cada pliegue tiene incontables ejes. Debido a que estos ejes son generalmente paralelos, uno solo es suficiente para definir la posi- cién de un pliegue. En algunos pliegues, Jos ejes son horizontales (fig. 20A, D, E); en otros, inclinados (fig. 20B) y en otros, ver- ticales (fig. 20.C). “y Les costados de un pliegue se denominan limbos o flancos. Un limbo se extiende desde el plano axial de un pliegue hasta el plano axial del préximo. En la fig. 21.4, por ejemplo, ab, cs el limbo de un pliegue. Puede ser considerado el limbo este del pliegue convexo, © el limbo oeste del pliegue céncavo adyacente. En otras palabras, cada limbo es compartido por dos pliegues adyacentes. Aunque, en muchos casos, el eje es la parte mas alta del pliegue, como en la fig. 21A, éste no es necesariamente el caso. En la fig. 21 B, por ejemplo, a y a! son ejes, 0, para ser mAs precisos, la interseccién de ejes con el plano del papel, y ¢ y ¢’ son los puntos mis altos de los pliegues.La cresta es una linea a lo largo de la parte mis alta del pliegue, 0, mas precisamente, la linea que conecta Jos puntos mas altos del’ mismo estrato en un mimero infinito de perfiles transversales. Para cada estrato hay una cresta separada. El plano o superficie formada por todas las crestas se denomina plano crestal (cc’ de la fig. 21 B). Fic. 21. Partes de un pliegue. PA: plano axi ‘ez cresta de un estrato; ¢': cresta de otro estrat un estrato: U: seno de otra estrato; ft 1; a’b: limbo de un pliegue: ec’: plano créstal; t: seno de plano del seno En muchos aspectos de la geologia, Ja distincién entre cresta y eje no es importante, ya sea porque ambos coinciden, ya sea —si éste no es el caso— porque Ia distincién es de interés académico solamente. Lo mismo. puede decirse de la distincién entre plano axial y plano crestal. En la acumulacién de gas y petréleo, no obs- tante, la diferencia es significativa. El entrampamiento de dichas : \ eet Y DESCRIFCION DE FLIEGUES sustancias esta controlado por ta cresta y el plano crestal que por el eje y el plano axial, En los campos petroliferos narteame- ricanos, sin cmizargo, el plano crestal y el plano axial son usualmente icénticos. El sena es la linea que ocupa Ja parte mis baja del pliegue, o, mis precisamente, la [nea que conecta las partes mis bajas del mismo ¢strato en un numero infinito cde secciones transversales, la fig, 21B, © y (son senos, El plane que conecta ¢ puede ser Hamada plana del sero, £ omnis bien chas Hineas NOMENCLATURA DE PLIEGUE Durante los ltimos cien ating, se ha desarrotiade una termi nologia bastante complet para describiv el aspecta geométrico de los pliegues. Muchos de los ttrminos se vefieren a la apariencia de los pliegues en seccianes transversales verticales, perpendiculares Fis. 22. Algun 4 variadades de anticlinales. Pa: plano axial rumbe de Jos: planes axiales de los mismos. Otros términos se Tefieren a la posicidn de los cjes. primer lugar, puage consi: derarse [a nomenclatura basada en la apariencia de los p! legucs cn secciones traniversales, Como es de esperar, estos ter See aber: ren principalmente a la posicién del plano aly eh He ae Un antictinal es un plicguc conveso hacia are ree ae Elan mas complicados, uno que s¢ infieve que ha tenide, crcha Pp DFSCRIPCIGN DE raves en alguna etapa de su desarrollo (himinas Vly YUL). La palabra proviene del gviego y significa “opuestamente inclinado”. Se veliere al hecho de que, en los anticlinales mis simplés, los dos limbos se inclinan en direcciones opuestas (fig. 22 A). En algunos anticli- nales, sin embargo, los dos Himbos se inclinan en la misma direc- cion (fig, 22.B), © son horizontales (fig. 22.C). Otros anticlinales lan aleanzade formas tan complicadas (fig. 22D) que no. puede dase ninguna definicion simple. Un anticlinal puede también de- irse como tn plicgue con las yocas mis antiguas hacia el centro de curvatura, Esto es correcta siempre giv Historia estructural no haya sida excepeionalmente conspleja. Fie. 23. Algunas variedades de sinclinales, Pat: phinos axiales Un sinclingl es un pliegne concavo hacin arriba, o, en pli nuis complicadas, uno que se infiere que ha tenido dicha po: alguna capa de vu deyarrello (himina VI). La palabra praviene del gricgo. significa “conjuntamente inclinados", y se refiere al he- cho de que, en los sinclinales mix simples, tes dos limbes se inclinan el tino hacia el acre (fig, 823A). Los limbs, sin embarga, pueden inclinarse en Ja misma diveccién, ser horizontales, o estar comple- tarmente plegaflés (fig, 23 B, nal es, generalmente, Un pliegue can Jas rocas mis jévenes hacia cl centro de-curvatura. Otre grupo de términes se refie la posicién del plano axial, _plregue simeétrico es uno en el cual cl plano axial es esencial: mente vertical, En otras palabras, is denen él mismo ingulo de ion (tig. 2H AY, y DESCRIPCIGN DE PLIEGUES _ En el plicgue asimgirica, el plano axial es inclinado y los dos limbos se inclinan ‘en direcciones opuestas, pero con Angulos dife- rentes (fig. 24B). Ose fare Fic, 24, Algunas varicdades de pliegues. PA: plano axial. A. Pliegues simétricos. Plicgues asimétricos. C, Pliegucs volcados (sobreplicgues). D. Pliegues recambentes : Enel pliceue volcado plicgue, el plano axial es incli-- nado y ambos limbos sc inclinan cn la misma_direccién, general- mente con angulos diferentes (lig. fC). El limbo voleada o ine vertido es el que ha sido rotado mis de noventa grados para al canzar sn posicién presente. En los mapas modernos se usa ‘un simbolo especial de rumbo e¢ inclinacién para indicar estratos yol- cados (fig. 25). EL Mimbo normal es el que no esti invertido. Un pliegue veciimbente es aquel cuyo plano axial cs esencialmen- te’horizontal (fig. 24D). Pliegues de este tipo en gran escala son Fie, 25. Simbolo de rumbo ¢ ind nacién para cstratos volcados. A. Estereogra- wa, B- Mapa: Er simboio de rumbo e inclinacién con 53 al lado indica estratos “a inclinan 53 grados al oeste (in TLRS pe eg ie tos- aL cate: (Fon ra) y no cStdn, volcados El simbolo aciOn con 64 a} lado indica estratos que se inclinaa Gt giados al ocste yuierda) pera que estan voleados ie DESCRIPCISN DE FLIEGUES raros en Am#rica del Norte, pero comunes en los Alpes!, En con. sccucncia, los gedlogos curopcos han desarrofladoa una werminologta bastante elaborada para describir tales pliegues (fig. 26). Los es- tratos en el limbo invertido son, generalimente, mucho mis delgados que los correspondientes estratos en el limbo normal, El arch-bend es la parte curvada del pliegue entre cl limbo normal y el invertido. Muchos de los pliegues rectumbentes de los. Alpes tienen rocas cris- talinas paleozoicas en el centre, y rocas sedimentarias mesozoicas en Ja cubierta exterior. Hay, asi, un nicleo distinto de recas cris Fig. 26. Anticlinal recumbente con Jos nombres de varias de sus partes talinas dentro de una cascara de rocas sedimentarias, Aun en un pliegue vecumbente compuesto enteramente de una sola clase de Yoca, se pueden usar los términos miicleo y cubierta para referirse a las partes interna y externa del pliegue, respectivamente. Muchos pliegues recumbentes tienen anticlinales recumbentes subsidiarios adosados a ellos. Estos pliegues subsidiarios? pheden denarninarse digitaciones, porque parecen grandes dedos de una mano extencida ‘Todos los pliegues recumbentes, si hay suficientes, afloramientos utilizables, pueden ser seguidos hasta la raiz o zona de vaiz, es decir, el lugar de la superficie de la Tierra en el cual tienen su origen, En otras palabras, los pliegues recumbentes pueden ser seguidos has- ta el lugar donde el plano axial se hace mucho mis empinado, Un plicgue isoclinal. (del griego “igualmente inclinados") es quel cuyos limbos se inclinan con el mismo Angulo en la misma eceién (figs-27}. atm pl isoclinal vertical o simétrico (fig. 27 A), es aqueél cuyo plano axial es vertical (himina X) y unépliegue isoctinal inclinado o@ voleado es aquel cuyo plano axial es inclinade, noun pliegue isoclinal recumbente, el plane axial es horizontal, Muchos pliegues recumbentes son isoclinales. 1 Cotter, L. W.. The Structure of the Alps, 29 € rd Arnal and Go. 1935. . Londres, Eds Fe 2 DESCRIPCION DE PLIEGUES Aunque la mayorfa de los pliegues son relativamente bien re- - dondeados en los ejes anticlinales y sinclinales, algunos son agudos y -angulosos.. Estos tipos se denominan pliegues cabrio (fig. 28 A) @e Fic. 27. PA-planos axiales. A. Pliegues isoclinales verti- cales, B. Pliegues isoclinales inclinados. G. Plicgucs isoclinales recumbentes »Un pliegue en abanico_es aquel en el cual ambos limbos éstén volcados (fig. 28B),. En un pliegue anticlinal en abanico, los limbos se inclinan el uno hacia el otro, y en un pliegue sinclinal en aba- nico se inclinan alejindose. Los pliegues en abanico no+son tan abundantes como se suponia anteriormente, hace cincuenta: afios, cuando se creia que eran comunes en los Alpes. ce weer’ a D Fic. 28. Algunas variedades de pliegues. PA - planos axiales. 4. Pliegue cabrio. \ B. Pliegue en abanico. C. Monoclinal. D. Terraza estructural “ . . En areas de meseta, donde Ia estratificacién. es subhorizontal, los estratos pueden asumir localmente..una_inclinacién.. mas empi- nada (lig. 28C). Tal pliegue es un monoclinal. Los estratos en un monoclinal se puedén inclinar con angulos que van desde unos pdcos grados hasta noventa grados, y la elevacién del mismo estrato én lados opuestos del monoclinal puede diferir en centenares de metros. DESCRIPCION DE PLIEGUES En dreas donde estratos inclinados toman localmente una posi- cién horizontal, se forma una terraza estructural (fig. 28D). Esta denominacién no debe confundirse con la similar que emplea el fisidgrafo, para referirse a terrazas que estén controladas estruc- turalmence. a El-término homoclinal (del griego “una inclinacién") “puede aplicarse a estratos que se inclinan en una direccién con un Angulo uniforme, .Aunque muchos homoclinales son, si se consideran gran- des iireas, limbos de pliegues, el término es util para referirse a la estructura dentro de los limites de un drea pequefa. A . 29, Pliegues abicrtos y cerrados. 4. Pliegues abiertos. B. Pliegues cerrados © Apretados Un pliegue cerrado o apretado es uno en el cual la deformacién ha sido suficientemente intensa como para causar el flujo de los estratos mas phisticos, de manera que éstos aumentan y disminuyen de espesor (fig. 29B). Reciprocamente, un _pliegue abierto es uno* en el cual este flujo no se ha producido (fig. 29A). Aunque los casos mas extremos de estos dos tipos pueden distinguirse facilmente uno del otro, existen ejemplos intermedios que son diffciles de cla sificar. : = Se forman“pliegues de arrastre cuando un estrato competente (“resistente") se desliza contra un estrato incompetente (*#4hii") (fig. 30). Estos pliegues menores se pueden formar sobre los limbos de pliegues més grandes, debido al deslizamiento de unos estratos * contra otros, 0 pueden désarrollarse debajo de bloques sobrecorridos (cap. X1). Los planos axiales de los pliegues de arrastre no son perpendiculares a la estratificacién de las capas competentes, sing ~ que estan inclinados con respecto a la misma. Bajo una cupli del tipo ilustrado en la figura 30, un circulo imaginario en ¢4 estrato incoinpetente se _deformaria en una elipse. Los trazos de jos planos ales de los pliegues son paralelos al eje mayor de esa elipse. El ~ er - . DESCRIPCION DE PLIEGUES Angulo agudo entre los planos axiales y el plano principal de estra- tificaci6n apunta en la direccian del movimiento diferencial, El uso de pliegues de arrastre para la resolucién de problemas estructurales se tratara en las paginas 81-87. Fic, $0. Pliegues de arrastre fo miento de I «las por cizalamiento resultante del destiza. SITALOS UNOS contra otras BUZAMIENTO DE PLIEGUES En la seccién precedente se ha subrayado ef aspecto de los plies gues en secciones transversates. Pero los pliegues, como cualquier otra estructura geoldgica, deben considerarse en tres dimensiones. La posicién de los ejes es de 1a ‘mayor importancia para describir la tercera diménsién. En algunos pliegues, el eje es horizontal (fig. 20A, D y E) y en otros, inclinado (fig. 20B, GC y F). La posicién ‘de los ejes de un pliegue se define por dos mediciones: el rumbo de su pro- ‘ 7 DESCRIPCION DE PLIEGUES yeccién horizontal, y el buzamiento. Debe recordarse que un eje és una linea, tal como FD en la fig. 32. De todos los planos verti- cales posibles’en la figura, solamente uno, ADFG, contiene la linea FD. La interseccién de este plano con el plano horizontal ABCD, es la linea AD. La linea_AD es Ia proyeccién horizontal de FD. 6 Fie. 32, Posicién del eje de vn pliegue. Si FD es el eje, AD es el rumbo de su proyeccién horizontal. El angulo de buzainiento es P En la fig. $2, la linea AD tiene rumbo noroeste, y éste es, en conse- cuencia, el rumbo de la proyeccién horizontal de FD. El buza- miento de FD es el angulo P, que es el Angulo entre AD y FD, medido en el piano vertical ADFG. , Fic, 33. Mapa gcolégico de un pliegue no buzante DESCRIPCION DE PLIEGUES Adnque los grandes pliegues buzantes no pueden observarse directamtnte, se los reconoce con facilidad por el trazo de sus aflo- ramientos. La fig. 31 es el estereograma de un pliegue que no buza. En el mapa}, jos estratos de los limbos opuestos tienen rumbos para- Iélos, es decir, no convergen. La fig. 33 es el mapa geolégico de un sinclinal no buzante. La fig. 34 es el estereograma de pliegues buzantes y muestra que sobre el mapa los estratos convergen. Las formaciones tienen sobre el mapa un trazo en zig-zag. Las figuras 35 y 36 son mapas geoldgicos de pliegues buzantes, donde los es- trates de los limbos opuestos tienen rumbos convergentes. Las for- -maciones, en consecuencia, convergen. La fig. 35 muestra un antic clinal buzante y la fig. 36, ua sinclinal buzante. El lugar en el ir HE NS SAL, LL SVG FF i fae Taig ys ti CB ration MTL A Fic. 34. Pliegues buzantes, El buzamiento es de alrededor de 10 grados a la izquierda: La parte del estrato indicado por circulos que ha sido removid por la erosién, est’ marcada por lineas paralclas s mapa donde un estrato muestra la curvatura mAxima se conoce como la nariz del pliegue, y hay una nariz para cada estrato. El trazo axial de un pliegue conecta los puntos donde, sobre el mapa, cada estrato muestra la curvatura maxima (fig. 35 y 36). En la mayoria de los mapas geolégicos publicados, a ese trazo se lo Hama eje, pero este término se usa, preferentemente, en un sentido dis- tinto, como se define en la pig. 82. Para pliegues simétricos o plie- gues no byzantes, el trazo axial y la_proyeccién horizontal del eje coinciden, pero esto no sucede si el plano axial es inclinado y ef pliegue buza. En la lamina IX se muestran pliegues buzantes. En los parrafos precedences se ha supuesto, tacitamente, que el buzamiento es constante. El mayoria de los casos, sin embargo, el valor del buzamiento cambia a lo Targo del rumbo, y su direccién puede, aun, invertirse. La fig. 37 A es el mapa geolégico de un anticlinal simétrico cuyo trazo axial tiene: direccién noreste. En Angulo noreste del mapa, el pliegue buza 10 grados al nordeste (8 estratos convergen en la misma direccién. Hacia el sudoeste, ‘ 49 DESCRIPCION DE PLIEGUES el valor del buzamiento disminuye, y en’ el centro del mapa es cero, debido a que los estratos de limbos opuestos tienen rumbo paralelo. En la esquina sudoeste, el anticlinal buza 15 grados en esa direccién. La fig. 37 B muestra un sinclinal que buza al sudoeste en el Angulo nordeste del mapa, y al nordeste en el dngulo sudoeste. Fic, 35. Mapa geolégico de un anticlinal buzando hacia el este (hacia la derecha) @Un pliegue de buzamiento doble es aquel que invierte su di- reccién de buzamiento dentro de los limites del area considerada. La mayoria de los pliegues, si se los sigue en una extensién -sufi- ciente, son de buzamiento doble. @Un domo es un levantamiento anticlinal.que no. tiene un rumbo de! io (fig. 37 C).*Una cuenca es una depresién sinclinal que no tiené un rumbo definido (fig. 37D). a Fic. 36. Mapa geoldgico de un sinclinal buzando hacia él este (hacia la derecha) 50 DESCRIPCION DE PLIEGUES El angulo de buzamiento no es, generalmente, grande; pero en algunas regiones, particularmente en las compuestas de rocas me- tamérficas, el Angulo de buzamiento puede aproximarse a los 90 grados. En algunas localidades, los pliegues pueden tener hasta bu- zamientos invertidos. Fic, 37. Mapas de pliegues buzantes A. Anticlinal doblemente buzante. B. Sin- clinal doblemente buzante. C. Domo. D. Cuenca a8 En un trabajo de Mackin 2, hay “un iiatamiento excelente del efecto del buzamiento sobre. el frazado de mapas y secciones trans- versales. El uso del buzamiento en Ia construcién ‘de secciones transversales de pliegues ha sido descripté- por Stockwell 3. ae 2 Mackin J. Hoover, “The Down-Structure Method of Viewing Geologic Maps", Journal of Geology, Voi. 58, p.p. 55-72, 1950. y. 3 Srockwett C. H., “The Use of Plungue in the Construction cf Cross Sections of Folds", Proceedings Geolorical association of Canada, Vol. 3, p.p. 97-121. é ‘ Sr pesenire REPLEGAMIENTO - Lox mapas que representan plicgues replegacdos son excepcio- nalmence complejos, Las figs. 338A y B son diagramas que iustran pliegies recumbentes. plegados. La ‘fig. 38 A muestra dos pliegues recumbentes cuyos muacleos anticlinales son a y & En la fig, 38 By los plicgucs reeurmbentes han sido, ellos mismos, plegados en el anticlinal F y en un sinclinal adyacencte. Los planos axiales de estos tillimes plicgues se inclinan 40 geados al sur. Fic. $8. Replegamienta, A. Pliegues recumbentes. A. Pliegues reciimbentes que han sido replegados, C. Area del Ingo Gordon, Teeeitories del Norgeste, Gaia Loi pliegues Hoctinales mis antiguos se ivdican con Wnens gruesas’de Tas cuates parten echas cn direcciones opucstar, cuanto son anticlnaler, y can Hneas finas hacks cuales apuntan las fechas, cuando son anticlinales, Las Mechas grandes indica cl buramicnte de plirgues grandes mAs jdvencs (emia J. FP. “Hendersom) Las figs. 883A y B pueden rotarse 90 grados para iustrar plie- gues isoclinales verticales que han sido replegados después. Tales estructuras han sido ceseriptas en Vermont oriental *, La fig. $8 es un mapa muy simplilicado det Area del lago Gordon, Tetritorios del Noracste, Canadé 3, Les estratos formaron, primeramente, pliegues iseclinales verticales de buzamiento suave a moderado; y luego fueron replegados grandes pliegues cuyos ejes ticnen direccidn aavnardeste, y extin separados entre si por unos 4 \ ware, Waurra, 5. ¥ MLB. DinLines, “Geology of the Woudavills Quacean: gle, VermontNew Hampshire", Lufletin Geolagical Society of America, Vol. 62, 1941 benzo J, Rocks between Gorda Journal of Science, Vol. ucture and Metamerphism ef Early Pre-Cambe d Great Slave Lakes, North West Terriiaries”, Amezican 2 Bp. {OM46, 1948, $2 DESCRIrctan DE PLinGuES 16 kildmetros. Uno de estos pliegues buza 85 grados al norte y el etre 40 grados en la misma direccién. SISTEMAS DE PLIEGUES La exposicién precedente ha considerado, prineipalmente, plic- gues individuales, Los pliegues, sin embargo, estan raragnente. ais- lados y, comtinmente, pertenecen a un sistema compuesto de muchos pliegues. En algunas regiones, los trazos axiales (“ejes") de los plic- gues son paralelos y rectos, mientras que cn otras regiones son Paralelos y curvanos. Pero, caracter(sticamente, no son ni paralelos ni rectos, Los traros axiales {ejes) ac indican con neas negras gruesas. Estas Uneas divergen unay de otras en ambos lados de ec, y convergen hacia ec’ al vientn desde dé 0 ee Fie. $9. Convergencia y divergencla de trazos axlales de plicgues. La fig. 39 ¢s cl mapa geolégico de un Area en Ia cual los tra-, ros axiales son curvados, A lo largo de la linea ec’ son convexos hacia el norte, y divergen hacia el este y el oeste. En algunas localidades, los pliegues individuales no tienen gran extensién, pero se:sobreporen unos a otros, escalonados, coma se muestra cn Ja fig. 40: = i 53 PESCRIPCION OE PLIEWUES Ep una salieate, los trazos axiales tle tos pliegiies son convexes hacia “el. borde exterior de ja cadena plegada. Las lneas ce’, en las figs. 39 y 41, esein ubjeadas sobre una salientes Enna entrada, los.trazos asiales son céncayos hacia el borde exterioy cle la cadena plegada. En Jas figs. 89 y 41, tas Kneas dd’ y ee estda ubicadas sobre entrada Fis. 40. Pliegues esealonades, Los anticlivales torman montafas que se tevantan sobre el terreno plano. El trazo axial del plicgue det fondo esti esealonads con Fespecto a los pliegucs del primer plana En grandes zonas de un cordén plegado, fos planos axiales de muchos de los pliegues se inclinan en Ja misma direccién. En la Valley and Ridge Province de los montes Apalaches, per ejemplo, los planos axiales se inclinan hacia el sudeste. La mayoria de las fallas inversas, lo mismo que el clivaje, se inclinan, en esta zona, en la misma direceian. ra muchas dreas, todos los pliegues buzan en ta misma diree- cién, En Ta fig. 41, los pliegues entre’ cc? y ge’ buzan hacia el este, —— Al este de ce", lox pliegues buran al oestc, Al oesce’ de ce’, pero este de dd’, los pliegues buzan al oeste, Al oeste de dd’, los plicgues buvan hacia el cste. La linea ce’ representa una culminacién y dd” y ee, depresiones, Las culminacioners y depresiaves son esenc mente perpencliculares a la direccidn de Fon plleguer. Estos bug en direccién de las depresiones, El concepto de las culminaciones y depresiones a masteado ser de gran importancia para interpreta estructura dé los Alpes. Muchos pliegues Uenen otres menores en sus flancos, En New Hampshire occidental, por ejemplo, Ja distancia entre las crestas de los anticlinales mayores es de variog kildmetros, Sobreimpuestos a estos pliegues mayores hay otros subsidiarios, cuyos ejes estin separades por miles de metros, Sobre estos pliegues subsidiarios, Nay otras mas pequefios, cuyos cjes estin separades por decenas o SY f DESCRIPCION DE PLIEGUES centenares de metros. Sobre estos wltimos hay otros aun menores, que pueden observarse en un solo afloramiento, y entre cuyas cres- tas Ja distancia puede medirse en metros. Sobre los limbos de estos ltimes plegues, hay pequefias corrugaciones separadas por uno o dos centimetros. El estudio microscépico revela plegamientos aun menores, demasiado pequefios para ser observados a .simple vista. 4 4 Fig. 4l, Culminaciones y depresiones. La Hnea ¢ct es uma culminacién. Las lineas dd’ y ce’ son depresiones. Los plicgues buzan hacia‘las depresiones Un anticlinal grande que esta compuesto por nnichos pliegues menores se denomina anticlinorio, Estc debe ser un pliegue grande, de la magnitud de una montafia o de una cadena de montaiias, esto es, debe tener varios kilémetros de ancho, por lo menos.. Un. sin- clinorio es un gran sinclinal compuesto por muchos pliegues mis equehos. Dos rérminos qué, con frecuencia, se usan mal, son geo- sinctinal y geanticlinal, Geosinclinal significa literalmente in- tlinal cerrestre”. El término no debe usarse, sin embargo, para cada’ sinclinal grande.gUn geosinclinal es una gran cuenca en Sa cual se han acumulado miles de metros de sedimentos 9% Aunque los sedimentos acumulados en el geosinclinal de los Apalaches du- rante el Paleozoico tienen, en algunos lugares, un espesor de més de 13.000 metros, la profundidad del agua no fue nunca muy grande. En realidad, muchos de los sedimentos fueron depositados sobre el nivel del mar, er: la superficie de deltas. El fondo de la cuenca se hundia, mientras los sedimentos se acumulaban. Los gedlogos europeos creen que el geosinclinal Alpino, por el contrario, fue, en & Kay, MansHane, “North American Geosynclines", Memoir 48, Geological Society of America, 1951 2 = 55 DESCHIPCION DE PLIEGUES algunas épocas, muy profundo. Estudios recientes muestran que existe un geosinclinal moderno a lo larga de la casta del Golfo de México. Los sedimencos cenozoicos tienen, aqu{, miles de metros de espesor '. Un geanticlinal, la contiaparte de un geosinelinal, es.una area, dela cual provienen sedimentos. ~~ A COMPORTAMIENTO DE LOS PLIEGUES EN PROFUNDIDAD uQué les sucede a los pliegues en profundidad? eGontingan ha- cia abajo indefinidamente, o desaparecen en forma gradual o re- pentina? La mayorfa de las secciones estructurales muestran los pliegues conlinuando hacia abajo, sin cambio, Sin embargo, esto es, meramente, una convencién porque, sin una informacién precisa, muy poco mds s¢ puede hacer. : ~ Un enfoque teérico arraja alguna luz sobre el problema, La fig. 42A ilustra el plegamiento similar, La nea a representa la forma del gue en un plano de estratificacién. Las otras Mneas han side dibujadas supeniendo que tienen Ia misma forma que la linea a. De esta manera, la forma del pliegue se propaga inde- finidamente hacia arriba y hacia abajo. Adeimds, las Mneas & y ¢ Uienen la misma longitud que a. En este tipo de _plegamiento, cada estrato se_adelpaza_en.los_Jimbos y se_engruesa cerca de los ejes. La produccién de este tipo de pliegues implica un considerable movimiento phistico de material desde los limbos hacia los ejes. En pliegues naturales, los estratos mas [uertes o mas competentes pre- servant un espesor relativamente uniforme, pero los mas débiles o menos competentes se adaptan por flujo y formacién de pliegues de arrastre, La fig. 42 B ilustra el plegamiento paralelo (plegamiento con- edntri La linca a representa la forma del plieguc en un plano tificacién. El resto de la figura se ha construido suponiendo que cl espesor de los estratos no cambié durante el plegamicnto. Es evicente que, bajo tales condiciones, la forma del pliegue debe cambiar hacia arriba y hacia abajo. Los anticli hacen agudos hacia_abajo, pero mis anchos yma abiertos hacia arriba. Reciprocamente, | la_pre idad, pero mds agudos hacia_arriba, Los plicgues se extinguen hacia arriba_y hacia abajo. En regiones de plegamiento suave, 7 Mounaay, Grover United States and Mexte: pp. 1157-1228, 1952, nN Afeavie, J. I. Jn, “Delineation Stratigraphic Dimension 479-302, 1947, . et al, "Sedimentary Volumes in Coastal Plaln of , Hulletin Geological Society of America, Vol. 63, of Parallel Falds and Measurement of Bulletin Gealogieal Society of America, Vol. 38, > DESCRIPCI6N DE PLIEGUES donde las inclinaciones no exceden de 10 6 20 grados, el plegamiento puede muy bien aproximarse al tipo paralelo. En la fig. 4248 las lineas b y ¢ son mas cortus que @, pero en la cuenca original de de- posicién deben haber tenido Ia misma Jongitud que a. Fic. 42. Tipos de plegamiento. A. Plegamiento siaitar. 8. Plegamiento paralelo. G, Plegamiento supratenue Donde: se dispone de datos excepcionalmente buenos, resulta claro que la mayor parte del plegamiento es inarmdnica, esto es, la forma del pliegue no es uniforme a través de la columna estra-” igrafica. La fig. $3 muestra secciones estructurales en la Northern Anthracite Basin de Pennsylvania, basadas en datos obtenidos en minas y perforaciones®. En la fig. 43. A, un anticlinal simétrico ‘entre dos perforaciones se convierte, hacia abajo, en un anticlinal volcado a 130 metros sobre el nivel del mar. A 130 metros debajo del nivel del mar,’ el pliegue ha desaparecido. La fig. 43 B ilustra cambios similares. Algunos de los grandes farallones de los Alpes ® Darton N. H., “Some Structural Features of the Northern Anthracite Coal Basin of Penasstvania”, U.S. Geological Survey Professional Paper 193. Pp. 69-81, 1940. 57 DESCMAPCION DE PLIEGUES Partoraclonar 40 ur9 ae <9 oi0 249 = 300 Fecfaracianas 190 : 120 oo ae ry 10 180 a0 300 Fic. 43, Secelda transversal de ptieguer inarménicos en lt Nerthern Anthracite Rasin de Pennaylvania. Lineas Tenax: mantos de carb que han sido explora: Mot Liness cortadas: mantos de carbén ubicados sobre la base de datos de per: foraciones, (Seguin XH. Darton) DESCRIPCISN DE PLUEGUES muestran claramente pliegues inarménicos. La fig. 44 es un ejem- plo, pero debido a que los pliegues son recumbentes, el cambio de forma tiene lugar en la direccién horizontal mds bien que en la profundidad. La formacién Jd muestra cuatro sinclinales re- cumbentes aproximadamente iguales en taraafio, mientras que el piso (sur) de la formacién Ja muestea pliegues de forma muy di- ferente. s Balmhorn (4.300m) N Ferdan Rothorn (3.300m) Fic, 44. Pliegues en el Ferden Rothorn y Balmhorn, Suiza, Bosquejado por et autor desde el Hockenhorn. El farallén sobre la pendiente oriental del Balm- horn tiene unos 1.300 metros de altura, y el del lado oriental del Ferden Rot- horn, alrededor de 500 metros, Jp: caliza pliensbaquiense; Jd: cuarcita dome- riense; Jt: formacién toarcense; Ja: lutita aalenense; Jdo: ita doggerense; lutita calovense; Jm: caliza malmcnse a Los_pliegues_pevforantes_o_diapiricos_on_anticlinales “en _los cuales umm “SNdvil_ha podido romper através de las rocas suprayacentes mis fragiles. Tales pliegues han sido descriptos en Rumania y Francia, donde capas de sal méviles han penetrado las, rocas suprayacentes 10. ae Se desarrollan_pliegues-supratenucs_si_el plegamiento y la sedi- mentacién son contemporineos. En Ia fig. 42 C, sos estratos.son mds delgados en la cresta del anticlinal y mas gruesos en el seno del sinclinal. Lag capas tienen su espesor minimo en la cresta del an- ticlinal, debido a que éste se estaba elevando durante la sedimen- tacién. Contrariamente, los estratos alcanzan el maximo espesor en el sinclinal porque se estaba hundiendo durante Ja sedimentacién. Una _capa de rocas sedimentarias puede desprenderse_de la for-_ acién_in plegarse_independientemente. Esto se dé mina_un décollement, esto es, wn despegamiento, En los montes Jura, como se muestra en la fig. 48, los estratos mesozoicos y terciarios se ‘Les plis diapirs et le dipirism en général", Comptes ren- dus, Institut géologique de Roumanie, Vol. 6, pp. 226-272, 1927. Durouy-Canrr, Jacques, “Triassic Diapiric Salt Structures, Southwestern Aquitaine Basin, France”, Bulletin American Association Petroleum Geologists, Vol. 37, pp. 2343-2383, 1953. CP » 10 Maazec, M. L. DESCRIFELAN DE PLIEGUES serie de anticlinales y sinelinales que no wfectan s paleozoicas infrayacentes. Las débiles lutitas ¥ i nte sabre han plegade en alas tocas cristali capas de sal en la base de Mesozaico sirvieron de Jubric se deslizavon Jas unidades estratigraficas su Fic 45. Despeganvieate de los mantes Jura, La formacién mids baja, con estrus ruical, consiste de rocas cris leoroieas. Directamente sobre ésta, capa delgada de cu Ssicas subhoritoutales, no perturbadas, La jormacidn que se apoya sobre esta dtdima, indieada cn negro. y qye es muy, incompetente, consiste fe anhideita, luda y sal Las ecapas avis alias son rocas sedimentariaa tridsicas, jurdsieas, eretdcicas y tcrelarias, (Seguin A. Buxtor€) LCULO DE LA PROFUNDIDAD DEL PLEGAMIENTO profundidad det plegamicnro puede calentarse bajo ciertas L ones§ Eu la Cig. AGA, se supone que el rectingulo vertical condi dise cambia por un rectdngulo & (dA) sin cambiar el dvea, Luegos dls: b (d-ph)y Gon algunas modificaciones, el misme concepte puede extender- se a eacenas plegadas, Se supone que no hay alargamiento o acorta- ahs —T SS Fie. 46. atétodo para calcular Is profwididad det plegamiento. b = ancho pre. sente de la cadena plegada: bh = levantamiento promcdio debide al plegamien 18) 1 = anche original de la cadena plegada: d= profunditad del plegamienca, A. Cuadrado deformado en un rectingule sin cambio de drea, B. Estrator ple- gastos Gegdn Ref, Chamberliny t AA Crass, Ro OT. "The Appalachian Folds ef Gential Pennsylvania’, Jourtad of Geotagy, Vel. 13, pp, 1910. Ver también Rooeens, Jon, “Eve. lution ef Thought on Structire of Middle and Southern Appalachians”, Huttetin American Association of Petroleum Geologitts, Vol. 39. pp. 1643-1654, 1949, ou DESCHIPCION DE rligcuKs miento paralelo a los ejes de los pliegues y, ademas, que las rocas no cambian de volumen. El términe & es el ancho actual del area plegada; 1, que ¢3 el aucho original antes del plegamiento se mide alo largo de algtin cstrato conveniente del cordén plegedo; A es el valor de la elevacion debida al plegamiente, En la fig. 46 B, la lines negra gruesa representa un solo estra- to, que en el extremo izquierdo te la seccién esta horizontal y na ha sido afectado por el -Plegamicsee. En el drea plegada, ha sido levantado desde la posicién de la linea cortada hasta la que indica la linea gruesa, El levantamiento promedio A puede determinarse de varias maneras, La mas simple es fnedir et levantamiento real a intervalos establecides por ejemplo a cada milimetro en la fignra 46 B y computar el promedia, Todos los factores de la ecuaci dada, excepto d, son conocides, Para facilitar el edlculo, la ecuacién puede también escribirse asi: bA i-—é La respuesta da la profundidadt del plegamiento medida desde tl horizonte guia, donde éste es horizontal Al aplicar este metodo, se hacen varias suposiciones. Una de las es que hay una separacion neta cntre Las racas plegadas y las infrayacentes no afectadas; en otras palabras, se supone un despe- gamiento. 3i los pliegues desaparecicran gracualmente hacia abajo, los cAleulos serian incorrectos y ta profundidad del plegamiento se- tla mayor que la que éstos indican. Ademas, el método supane que la base de los estratos no es deprimida por ef plegamiento. Sin em- bargo, hay razones para crece que en muchas cadenas plegadas el basamento es plegado hacia abajo por compresién horizontal. Si esto fuera asi, ef sistema empleado para determinar he davia un va- lor demasiado bajo y ta prafundidad de la zona plegada seria mucho mayor que el valar computaclo, Bucher ha caleulado la profundidad del plegamicnto en los montes Jura, En este caso, el método es aplicable debido a que una columna relativamente delgada de rocas sedimentarias esta separada del basamento cristalino por un despegamiento, La pretundidad pre- supuesta es comparable a Ia ceducida por los europeos mediante otres métedos, d 12 Bycnee, W. Deformation af the Earth's Grust, pp. 155-156, Princeton, Princecan University Press, 1939. él CAPITULO Iv ESTUDIO EN BL CAMPO Y REPRESENTACION DE PLIEGUES RECONOCIMIENTO DE PLIEGUES ONSeevaciGN DIREGTA Los pliegues pucden reconecerse we suchas inaneras. E wuis [icil_y satisfactorio es mediante IA ebservacién, pero ésto puede hucerse en relativamente poeas regiones. Pucden verse con toda far lad pliegues en algurtos de tos grandes farallones de los Alpes 44). También, en algunas partes de los Montes Apalaches, Nw un corte de carretera, a un kliémetro y medio al sur de Wania, Los estratos perteneces a ta formacién de Wills lirica smperiee. Ef estrata representado por una linea negra gttesa cs una lutita entedsea vols Pre 47, Plicgue e Alexandria, Penn Creek, de edad en vastes cortes de carrevevas (fig. 47) y ferrocavriles, @ en expesi. ciones naturales (fig. 48). Puede observarselos igualmente en los Montes Rocallosos o en otras zanas de la Cordillera Norteameries- na, lo mismo que en muchos ovvos lugares del mundo, No obstante, los pliegues deben deducirse mucho mas caminimente de otros datos, y los estudios detallados muestran que tos mils visibles, aun en pun tos tales como jos Slpes, son rasgos menores asociados con pliegues mucho niayores., Dondequiera qu erven pliegues pequedos en un soto aflo- mienfo, ¢s conveniente registar su posi F acerlo, debe medirse Ja posicién de los cjes y de las planos_ax La posicién del cje de un pliegue pucde medirse fdcilmente si cs posible mirac el pliegue desde arriba. Un borde de la broijula se coloca de manera tal que cubra el eje del plieguc. De este modo, se abtione el rumbo de la proyeceiin horivantal del eje (ver también a? NDE PLIEGUES RenUiiG EX ER CAMEG Y KEMRESES PACK la fig. 82). El buzumiento se mide por medio del inclingmerre que Tieng ta brojula, La posicidn del eje pucde, entonces, registrarse por una fecha Los simbotos cidos en la tila supeviay de ta Gg 495 para Ia posicién de los ejes de los pliegues, se basan en los recomendados por el U.S, Geological Survey, Lin tig. 29a indica que el eje del pliegue bia hacia eb ase i dngule de 40 grados, cl semictreu: 0 exo, hacin Ja cab Tiecha, significa que el pliegue es un anticlinal, La Gy. 49b indica que ef eje del ‘pliegue buza al noreeste con un singule de 50 grasa el semicireulo céncavo, hacia EF Fic. 48 Antictinal & anos 40d wetros st este de Rovnidiop, Maryland, ‘Visto a raved del vio Potoome dexde Virginian Occidental, Les estratas pertenecen a 1a feat tnsciés Moomabuisg det Sthiriro superior Ja cabera de la flecha, significa que el. pliegue_es_un_sinclinal,, La fig. 49 indica que el eje de um anticlinal tiene rumbe nordeste sudgeste yes horizontal, La fig. 49d indica et eje de un sinclinal cuya rumbo es esteoeste y cs horizontal, Para ejes verticales, el US. Geological Survey na da ningtin simbote. Se propane, aqui et simbolo de la fig. 49 ¢ Para medir la posi sosténce una librera uw hoja de papel op: da persona mide clrumbo y. bt inclin i x ma forma en_que se inide ta posicién de oun” plang_de estratitica- cidng Un gedlogo de campo experimemtada puede medir Ta pos cién' del plano axial sin Ia ayuda de una segunda persona. Enure los simbolos usados por el Geolagical Survey, no hay ninguno para la posicién del plano axial, De Ia fig. 20 resulta obvia, sin embar- £0, que No es suficiente regisurar solo 1a posicién del je. Los ejes de los plicgues A, D y E de Ia fig. 20, por efémplo, tienen posiciones - 63 a On de} plano axial de un pliegue, se puede. tela al mime, Una segu cide de Ia libreta, en la retUniO EN Fl, CAMPO V REPRESENTACION DE PLIEGUES idénticas, pero los planos axiales se inclinan de cero a noventa grados. Para mostrar la diferencia entre estos tres pliegues, es ne- ¢ los planos axiales, Se pueden emplear actos para planos de estratificacién; on rcantas Jetras PA_al lado del simbolo, La fig. 49 un plano axial de rumbo N—y de inclinacién 25° al QO. La- gura 19g representa un plano axial vertical de rumbo norOeste La fig. 49h es un plane axial horizontal. ae fs des aie ¥ del plone axial Fic. 49, Simbelos para represcntar ta posician de toa pllegues, q. Eje de un Hantictinal que buza 40° al NO; b. Eje de sinclinal que buza 59" al NO; «. Eje de un anticlinal horizontal cuyo rumbo es NE; d, Eje de um sinclinal horizontal de rumba .-Eje vertical: f, plano axdal de rumbo. Ne Inell, nacién 25* al Q: g. Plano axial vertical de rumbo NO; A. Plane axial hori, qontaly Eje de un anticlinal que buza 51* al NO y cuyo plane axial ene tumbo Me Inclinackém 607 al 7 Eje de un sinelinal que busa ¥ al Noy cuyo plano-axial tlene sumbo ME. y sc inclina 40" al NO; Ay Eje de un sinelinal-ete bura 34° al Ey cuyo plano axial es vertical y tiene tumbo E, Lefl eje ex vertical y el plano axial es vertical y tiene rumbe NE: m. Et eje fla posicién del plano axial de un pliegue, se puede sostenér una libre we hoja de papel paralela al misma, Una segun: da persona mide cl rumbo y. lt inclinacién de Ia Tibreta, en lam ma forma en_que se mide Ia posicién de oun. pling. clan, Un gedloge de campo ecxperimentade pucde imedir la pos cidn del plano axial sin Ia ayuda de una segunda persona. Entre Jos simbolos usados por el Geological Survey, no hay ningune para Ja posicién del plano axial, De la fig, 20 resulta obvio, sin embar- #9, que no es suficience repistrar solo la posicién del eje. Los cles de los pliegues A, D y E de in fig. 26, pay ejémpla, tienen posiciones \ “a ta NYVACIGN DE PLIEGUES FeIhio EN Fl. CAMPO VY REPRES: idénticas, pero los planos axiales se inclinan de cero a noventa grados. Para mostrar la diferencia entre estos tres plicgues, es ne- tesario indicar la posicién de los planes axiales. Se pueden emplear simbolos similares a los usados para planos de estratificacién; en es(e_casa, “se colocan Jas Jetras PA_al lado cel, simbolo, La fig. 49£ indica un plano axial de rumbo Noy de. inclinacién 25° al O. La- ura 49g representa un plano axial vertical de rumbo norQeste La fig. 49h es un plane axial horizontal. = aa Le Ny tees furomisate del eje Poticion del eje ¥ del plone axial Vic. 49, Simbolos para representar Ia posician de los plicgues. 4. Eje de un anticlinal que busa 40" al NO; &, Eje de un sinelinal que bura 5Q* al NO: de un anticlinal horizontal cuyo rumbo es NE; d. Eje de un sinclinal rontal de rumbo E; je vertical; f. plane axial de rumbo.N ¢ tnelis al Or g. ial vertical de rumbe NO; A, Plano axial hori: Eje de un anticlinal buza 51% al NO y cuyo plano axial Hene rumbo Ne inelinacién 60° al OA;. Eje de oun sinclinal que busa 31° al Noy euye planopaxial tiene rumbo “NE. y se inclina 40" al NO: A. Eje de oun sinclina ¢ bura 35° al Ey cuyo plano axial es vertical y tiene rumbo Ez Lett eje es vertical y el plano axial ex vertical y tiene rumbo NEs mt sje-diel sinclinal ex horlzontal y Weng rumbo E. El plano axtal cb horizontal = Normalmente, por supuesto, se combinarin los simbolos para ejes y planos axiales para formar los simbolos que se muestran en la lima fila de la fig. 49. La fig. 49i indica un anticlinal buzando 51° al MNO, cuyo plano ‘axial tiene rumbo norte y se inclina_60° al este. Noes necesario agregar las letras PA, porque el simbolo bara el cje muestra que todo el simbolo se refiere a un pliegue. ‘La fig. 49 j es un sinclinat que buca $1° hacia el norte, cuyo plano axial tiene rumbe nordeste y se inclina 40° al noroeste. La fig, 49k es un pliegue buzando $5° al este y un plano axial vertical con Tumbo este. La fig. 491 es un pliegue buzando verticalmente, cuyo Plane axial vertical tiene rumbo noreste.,La fig. 49m es el simbolo ot ESTUDIU EN EL CAMPO ¥ REPRESHKNTACION DE PLIEGUES paraun sinclinal con, con Fumbo este-oeste. a ones dimensional de~ fow-pliegiies, se tomauna hoja de papel y se la dobla hacia atrds, sobre si misma, hasta hacer un pliegue isoclinal, El doblez es el eje del plicguc, y el plano del papel no solo representa los dos nbos del pliegue, sino también el plano axial. El pliegue se pucde sostener, entonces, en cualquier posicién deseada para mostrar La diferencia entre la posicién del plano axial y la del eje. En un pliegue mayor que no puede observarse en un solo aflo- ratiga, © en una serie de afloramientos adyacentes cercanos, las posiciones del plano axial y del cje no se pueden medir direc: amente, No abstante, se aplica el mismo principio y el gedlogo debe considerar los pliegues siempre en tres dimensiones. Los mé- todos para calcular la posicién de} eje del plano axial se exponen en las paginas 503 a 507 1 pl y_cl eje horizontal TREPRESENTACION GRAFICA DE PLIEG LES dle reeonocer los plieguies mayores miento, es rep entar en un pa el rumbo y la in- clinacién de los estratos,.En la fig, 509 A, los buzamientos indican un anticlinal asimétrico cuyo plano axial tiene runibo norte y se inclina al oeste. En la fig, 508, los simbeolos indican un sinclinal simétrico que se hunde al sur con un angule de I grados, ‘ te fue a done a Fie, 50. Plicgues indleados por simbolos de iinbo y buzgmiento, Los mapas esta artiba, y Tas secci ben existir, y, suponiendo que ef plegamienta es arménico, el mime vo y ubjcacién de estos phegues se pueden predecir con el mapa, Gada ant nal indicade en el mapa debe, también, aparccer en la seccidén estructural. La profumedidad de cada ecresta antic I. y de eada seno sinclinal depende del valor del bugamiento. En este caso, ef buzamiento es de Unos 60 gradas al nornordestes Torosraria Latopegrafiacs. con frecuencia, tt En regiones densamen seguir horizontes guias, en_el estudio de pliegues. arboladas @ muy metcorizndas, es posible por Jargas clistancias, mediante la tapografia Una formacida resistente se alzarg en colinas; un estrato facilmente erosionable sera seguido por yalles; y una ealize podra wbicarse por la topografia karstica, En estudios cle reconocimiento, particularmen- te con acreplanas, fa topografia puede dar indicios importantes ‘so- bre Ta estruccura gcoldgica, La “fig, S2 es el mapa topogedfico de un area en la cual se A colinas a mds de 500 metres sobre cl nivel del mar. Las co- Jinas eatin densamente arboladas y los aflloramientos son eseasos. Sin embargo, en cl abra donde el rio Rojo corta a través cle la co- lina, hay expuesta una buena seccién, En esta localidad, cuarcitas que buzan 45 grados al norte estin cn pusieidn nermai, Aparen- temente, estas mismas cuarcitas forman el Monte de los Pinos en toda sw extensién. EL wazo en zigeag de las lomims indica, que los estratos estim plegados, > i La observacion en el abra revela que esta porcign de la colina esti sabre el limbo sur de un sinelinal, eje del sinclinal debe estar sitvada en &) Lookout Point, donde la colina hace uaa curva En planca, la colina es eéneava hacia el nordeste; el sin- inal, por lo tanto, se incliaa al noreste, porque el trazo de un sine clinal buzance es edneavo en la direccidn del buzamienta (Fig. 86 pagina 50). s Owo eje debe estar ubicada en Barranco del Ciervo. Bste es un eje anticlinal, y debe inclinarse al nordeste porque el trazo de ua antictinal buzante es canvexo en la direccién del buzamiento. Se deduce que el Monte Negro esta sastenide por alguna forma: f ou ESTUDIO EN EL CAMPO Y REPRESENTACION DE PLIEGUES tente, estratigraficamente ms alta que la cuarcita del colina Hickory esti canstituida por una fo hacion estratignificamente mis baja que la cuarcita del Montc de los Pinos, La eswuetura inferida se muestra en la fig. 55, Los valores <> Ins inclinaciones en Barranco del rvo y en el Monte Negro son, Necesariamente, esquemiticos, a menos que scan realmente ob- scrvados.en cl campo. cion re Monte de los Pinos, La =$30— Monta da tar Colina Hikory oo ——— Lookout, Fain Frante da tos Pines Equidistancia 150 metros gkitaia an kiometrge 2. 82. Colinas en tigeag que indican pliegues hundicntes Li gedloge de campe cuidadoso consideraria sugestiva tal ins lerpretacion, ¥ se sentiria compelido a visitar tantos afloramicntos Come su sicimpo le permitic Meats Mante de Farmocian Ga hin Mante Hegro =] formacian. Monte Gary for Pings ED Farmeadant Goline Hiei Fic, 53. Seceion transverse) a lo dango de la linea Aat de la fig ot La ilustracian da en esta pagina eviclencia cama la tapas Brafia puede usarse para cxtrapolar observacianes hechas en una és os RQTUDIO EN EL CAMPO Y REPPESENTACION DE rhinc $4, Relacién det craze de los afloramientos com Ja topografia, La equidi tancia entre las cutvas de niveg}er de 30 metros, Esteatos especiales se indlics per puntos 7 cireufor, AL“ Estratos horontalas, DB. Estratos vercicales sola localidady en este caso, ct abra a través del Monte de les Pinas. La posicign de los estratos puede detcrminarse, cuantitativanen. te de Tx relacién entre la estuatificacién y Jas curvas de nivel Si el stontacto, enue.des formaciones ¢3 riguresamente paralelo a las _eurva’ de nivel, los estratos son horizontales (fig. 54 A). Si, a pesar de la topografia, un contacto mantiene un rumbe unilerme,. los “gstvatos-son gerticales (fig. 54 8) ¢ Las estrates inclinados tienen un ate, bo Relacidn del trata de lox afloramicntos de ue estrata inclinade con ta Copozralta 1 6? PSTERIO EN EL CAMPO Y KE DE VM aEGt ks ENTACIS! tivo de tos allo ttos que ex ps mente contralada por lias lineas de nivel, El rumbo y Ia inclinacién de los estratas pueden ealeularse, como se muestra en da fig. 65. EL limite sur del estrato punteacde ecrusa la Hnea de nivel de 90 metros en a y &, en tados opuestos del valle, Como esos dos puntos estén a la misma alcicud, Ja linea ab es horizontal; ademas, ab esti cn cl plana de la estr ficacién., Es evidente, en consccuencia, que ab da el rumbo de la estratificacién que, en este caso, es este-oeste, De modo similar, Ins linens ed y ef son paralelas al rumbo, La inelinacién puede cleter- minarse facilmente. La Hnea xy es perpendicular a ab y ed, y tiene vetras, es clecin, los estratos descienden $0 me- una fongitud cde 48 tros verticalmente en 48 metros horivontales. La inelinacién se de- term: con la ecuacién 30 os AB ¥ mm 32° La seguridad de este métode depende de Ia exaetinud del m pa topogrilico y de la precisién del relevamienta peoldgico. La interpréetacion de Ia topografia en dreas dé las cuales no se dispone de informacion geoldgica, puede ser arriesgada. Las cuestas ineican formaciones que se inc suavemente, mientras que las colinas largas y afiladas indican formaciones de fuerte Inclinacidn, Los estrates se inclinan cn Ia misma direccidn que las Iideras me- nos empinadas de tales colinas, Una serie concéntrica de lomas. con lacderas interiores empinadas, pera con pendientes exteriores suaves, ind una estructura de domo. PERFORACIONES Donde loz afloramientos son. raros_o.inexistentes, la estructura pucde dediicirse de perforaciones. Si algtin. cstrato es. suficiente- mente. caracieristico, ya. sea, por la’ Titologia, ya por el contenido de (dsiles, se puede registrar gu altituc en varias perforaciones y de- teeminar luego Ia estructura.“Si se dispone de testigos de la perfora- cidn, se pucde determinar el angulo de inclinacién de la estratifica, cién iy Guanto mads-compleja es la estructura, mayor deberd ser el ntimero de perforaciones por unidad de drea, Sin embargo, ste método es caro y solo se to ha empleada cuando la posibilidad de recuperacién Tinanciera ba justificada el costo..Le Roy? ba efec- + Lanter, FH, Field Geatogy, 34 ed. Cl. especialmente pp. 581-504, Nueva York, McGraw-Hill Nook Company, Ine. 195, ‘a Le Rov, L, Wa Subsurface Geulogic Alethads, 2¢ cd. Golden, Golordo, vsade School of Mines, 1950, vo & . ~ FSPUDIG EX EL CAMPO V REPRNANNTACISS DE BLIEGUES tudo wn. trauimiento exhaustive det use de vegistras de perfara- nes. LABOREO MINERO Las operaciones mineras dan la informacion mas completa en lo que atane a las estructuras geoldgicas. La explotacian del carbén, especialmente, proporciona datos valiosos, porque se siguen estra- tos indivicluales por Jargas distuncias, La Northern Anthracite Basin de Pennsylvania es excepeionalmente bien conocida, y Darton ha publicade recientemente una valiosa serie de. seccionés estructura’ ns cle esta region 2. Dos de estas seceiones se repraducen eu ta fig, 43 Es obvio que este sistema puede rse solo donde hay un in- centivo econdmico, ¥ que, ordinariamente, el gedlogo estructural dlehe confiar en otres métocdos menos precisos. Dos extensos ts cl tipo de datos ecatructurales que se obtienen de s han’ sido ‘editndlos por Newhouse * y Wilson, Méropos crorisicos Durante las viltimas décadas, bajo el impulso de,la exploracidn del petrdleo y metales, se han utilizacdo varios métodos geolisieos para determinar estructuras geoldgicas. Los principales métodos puc- den clasificarse como gravimeétricos, magneéticos, sismicos y eléctr cos, Estos se tratarén en el capitulo XXII. DETERMINACION DEL TECHO DB LOS ESTRATOS POR LAS CARACTERI[STICAS PRIMARIAS ~~ NATUMALEZA DEL FRONLEMA En pliegues voleados, o en pliegues recumbentes, los estratos de un limbo escin invertidos, Obviamente, Ia soluciém de problemas estructurales se facilitaria mucho si se dispusiera de métodos para determiner si las estratos escin en posicién normal @ invertida. Don 2 DastoN, NHL, "Some Suu nF 1940, 4 NEWHOUSE, WH, e€ al, Ore Deposits at Related to Struetuval Features, Princeton, Princeton University’ Press, $40 paginas. 1942. E,, ot al. Structural Geology of Canadian Ore Depasier. Mon. Weal, Canadian Tnstinie of stining and Ateuiliiegy. O18 paginas, IME. h . ' uril Features af the Northern Antheacite Coal nnsylvania’, U.S. Geological suevey Professional Paper 193, pp. 69-41, ESTUDIO EN EL CAMPO Y REPRESENTACION DE PLIEGUES de los pliegues estén expuestos sobre la ladera de un gran barranco, la estructura completa puede observarse claramente, y no son nece- sarios métodos especiales. En algunos puntos, aun en regiones de bajo relieve, los afloramientos pueden ser suficientemente continuos como para mostrar un cambio progresivo, desde estratos que estin en posicién normal hasta aquellos que estan invertidos. La fig. 56 A jlustra este caso] En a, los estrates estén en posicién normal, pero hacia el este se hacen progresivamente -m4s empinades; en b, son verticales; mds lejos atin, hacia el este, en ¢, se inclinan hacia el oeste y deben estar Imvanaldies gb muchas comarcas, sin emba.o, los aflora- mientos no son suficiehtemente abundantes como para mostrar el cambio gradual. En la fig. 56 B, por ejemplo, jos estratos en d y & se inclinan el uno hacia el otro, y en principio podria suponerse que Ja estructura es un sinclinal simple. No obstante, si los estratos en ¢ estin invertidos, tal interpretacidn es imposible, y la estructura seria la que sé muestra en la fig. 56 C. Li LRT aT y Fésites moe Fosiles mas? | entiguos I5ven D Fic. 56. Importancia de determinar el techo y la base de los estratos. A.°Se puede observar el cumbio gradual de estratos que estén en posicién normal en a: verticales en 6; invertidos en c. B. Los estratos en d y ¢ se inclinan cl uno hacia el otro, sugiriendo un sinclinal. C. Si los estratos en ¢ estan invertidos, 12 estructura no puede ser_un sinclinat-simple tal como se muestra en el diagra- ma B. D. Los estratos se inclinan al oeste, y los fésiles indican que estan invertidos METODOS PALEONTOLOGICOS ) Los métodos paleontolégicos, par supuesto, pueden ser de gran ayuda para indicar si los bancos estén en posicién normal ‘o no§ En In Cig. 56 D, los estratos se inclinan 48 graclos al peste, Si los fésites ea ESTUDIO EN EL CAMPO ¥ REPRESENTACION DE PLIEGUES,, mds jévenes estan en el extremo este de la seccién, es evidente que los estratos estdin volcados. 4USO DE LAS CARACTERISTICAS PRIMARIAS En muchas localidades, sin embargo, no hay fésiles, 0 si los hay, no son suficientemente diagnésticos como para empledrselos en ja determinacién de la posicién de los estratos. Se pueden usar otros medios. La informacién mis certera la proporcionan tas caracteristi- cas desarrolladas durante \a deposicién de los sedimentos®%, o du- rante la efusién de Javas. Se las Hama comtinmente’ estructuras pri- marias 0, con mas propiedad, caracteristicas primarias. Shrock? ha tratado en forma muy completa el uso de caracte- risticas primarias titiles para determinat el techo y la base de rocas estratificadas. En su libro sigue una clasificacién genética muy ela- borada y detallada. En las paginas siguientes no se intenta un tra- tamiento completo; preferentemente, se procura destacar los princi- pios implicados y los criterios mas utiles. Las caracteristicas primarias que se usan mas comunmente son * ondulitas,’ laminacién entrecruzada, estratificaci6n gradada, y es- tructura-en almohadilla en lavas. Gon menos frecuencia, se usan grietas de desecacién, discordancias locales, canalizacién, marcas de Tiuvia, y posicién de fésiles. ~ _ ' : ONDULITAS \. Las ondulitas pueden ser de origen acuatico o edlico; es decir, se pueden formar sobre el fondo de cuerpos de agua, 0 por la ac cién del viento, en la superficie cle 1a tierra. El origen y formacién de ondulitas ¢s un tema que no puede tratarse integramente aqui, y, en consecuencia, se considerardn solamente aquellos aspectos que son importantes para el gedlogo estructural. Las ondulilas de oscilacién, como muestra la fig. 57 A, son si- métricas;y consisten en anchos Senos que son convexos hacia abajo\ y en crestas agudas que apuntan hacia arriba. Idealmente, las on- dulitas de oscilacién se forman en cnerpos de agua estancada. Siem- pre que las olas perturban la capa superior del cuetpode agua. las particulas individuales de ésta se mueven en érbitas verticales © Twennoret, W. H., Principles of Sedimentation. Ci. especialmente pp. 494-568. Nueva York, McGraw-Hill Book Company, Inc., 1939. . 1 SuRock, Rovert R., Sequence in Layered Rocks: A study of features and structures useful for determining top and bottom or order of succession in bedded and tabular rock Bodies, Nueva York, McGraw-Hill Book Company, tnc., 507 pa- ginas, 1948. fda ESTUDIO EN EL CAMPO Y REPRESENTACIGN DE PitEGUES casi circulares, Aunque Ja forma de 4x ala se mueve a través del agua, Jas parciculas individuales no lo hacen. El movimiento de as se Gansmite hacia abajo con intensidad decreciente, La arena o Xango del fondo es afectado por el mismo movimiento, y forma ondas, : Las ondulitas de-corriente, como muestra la fig. 57°C, son asi étricas; Ta eresta y el sena son redondeadas, Estas ondas se des arrollan cuando una corriente, de agua o de aire? se mueve a través de arena o fango, En la fig. 57.C,'la corriente se desplaza de iz- quierda a derecha, Fics 57, Onidulitas, 4, Gndulltas originales de oscilacién y molde. 2. Malde Yertido de ondutleas de oscita €, Ondulitas de corriente originales y malde D. Molde invertido de ondultas de corrlente Las formas de transicién entre las ondulitas de oscilacién y las “de corriente no son raras. y aunque son asimécricas, tienen crestas agudas que apuntan hacia arriba. May también otras formas de ondulitas, pera no le interesan al gedlogo estructural. * Puede haberse preservado ya sea la ondulita misma o su molde. En la fig. 57 A, se representan ondulitas de oscilacién original eg el bloque inferior; el bloque superiar es el molde. La fig. 571% muestra el molde invertide, después de haber sido removido del original, En Ja fig, 57 G, se representan ondulitas de cortiente ori- ginal en ef bloque inferior; el bloque superior es el molde, La fig. 57D muestra el molde invertido, después de haber sido remo-; vido_del original. a Las onculitas de oscilacién pueden usarse facilmente para de- ‘cidir 3i un estrato estd en posicién normal o invertide, La cresta aguda apunta hacia los estratos més jévents; mientras que el scna redondeado la hace hacia los mis antiguos. Esto es cierto tanto si clejemplar es un original como si se trata dé un molde. En La fig. 58, los estrates, en cl afloramiento J, se inclinan al oeste con un Angulo a4 OV REPRESENTACION DE PLIEGUES NEL CAM Estupia de 30 grados. En a, se han prescrvado originales de ondulitas; las puntas se dirigen a la izquierda, indicando que los estratos estan en posicién normal, En & hay un farallén colgante sobre el cual se han preservad6 itidldes de ondulitas. Aqui también jas crestas apuntan arriba cia la izquierda, conlirmando la conelusién de que los estratos estén en posicién normal. En ef afloramiento I, las capas se inclinan 50 graclos al_oeste. Sobre la ladera det alloramiento, ea ¢, se observan moldes de ondulicas cuyas crestas apuntan hacia abajo y a da derecha, indicando que los estratos estin invertidos. Sobre el frente del farallén colgante, en d, se han preseryado los originales, y nuevamente las crestas apuntan hacia abajo y a la derecha, La es: tructura inferida se indica con una linea cortada, tap Fig. $8, Use de ondutiias para determinar el dope de estratos Un breve examen de la fig. 57 muestra que las ondulitas de corriente no se pueden usar para determinar el techo o la base de los estratos, Una andulita de corriente invertida ‘tiene la misma , forma que una en posicidn normal. AMINAGION ENTREGRUZADA- La fig. 59A es una ilustracién de laminacién entrecruzada§, ca- nocida también como estratificacidn entrecruzada o falsa estratifica- cidn, Mientras que en esta figura Ia verdadera estratificacién es ha , rizontal, 1a laminaciém entrecruzada est inclinada en dngulos va-/ riables. La laminacién entrecruzada se desarrolla dondequiera que haya caido arena: sobve el borde de una barra de arena en creei- miento, sobre el frente de una duna, © sobre elf borde de un pe- quefio delta, La extremidad superior de cada lamina esta, por lo co- 8 MeKex, £. D. y GW. Weir, "Terminology for Stratification and Cro Stratifiestian’ in Sedimentary Racks", Bulletin Geological Society of America, Vol. Gi, pp. $81390, 1955, 4 ' 7 pepe vy cle t MACS RN > ESTUDIO EL CAMPO Y REPRESENTACION DE TLIEGUES niin, considerablemente inclinada con respecto a ta estratiicacin verdadera, «mientras gue la extremidad inferior es esencialmente paralela a la misma. Las laminas estan ast abruptamente truncadas arriba, y son, abajo, tangenciales a la esiratificacion verdadera. Las laminas, en Ja laminacidn entyeeruzada torrencial, estan inclinadas considerablemente con respecto a {a estratificacion, tanto en el ex: trema superior como en el inferior (fig. 593). A. Laminacién entrecruzada normal. B. La. rectuzada correncial Laminacién entreceucada. minacida en El uso de ta laminadién entrecruzada para distinguir el techo de la base de Jos estratos se deduce fidilmente de Iu fig, 59 A. Las li- minas oblicuas son tangenciales hacia arriba y truncacas, hacia aba- jo. En fa fig. 60A, entonces, los estratos, que se inclinan 48 grados a fa izquierda, estan en posicidn normal. El techo de los estratos ver- ticales de Ja fig. 60 B esta a la derecha. En la fig. 60C, los estra a 2 2 ~ A a ¢ Fic. GO. Uso de la laminacién emtreccuzada para detesminar ja posicién de es. tratos. A. Los estracos estan en posicién normal, B. El Tope esti hacia ta derecha, C. Los estratos estin invertidos fos, que’ se inchinan 45 grados a la izquierda, estan invertidos. Pa- ra usar la laminacién entrecruzada con propiedad, se debe obser- var {a porcién tangencial; no es suficiente notar que las laminas oblicuas estan truncadas abiuptamente. Si los estratos de la fig. 59 B fweran verticales por plegamiento, la laminazién entrecruzada no se podria usar para distinguir el techo de la base de las capas. r6 me cepted he ron ESTUDIO BT CAMPO ¥ REPRESENTATION DE rLixgu at / ESTRATIFIGAGION GRADADA —> ey & eee En niuches casos, los granos de un estrato delgado se hace rogresivamente mis finos de la base al techo (lig. GLA). Est aracteristica se conoce como estratificacién gradada®, Los mate ales que componen un sedimento son transportades cuando las cc criemtes son mas rapidas que lo usual, Cuando la velocidad dismi da et um lecho hotizental; cada strates inclinados en pasleidy nor D. Esteatos inclinados, Fic. Gl. Estratifiencion gradada. 4. Deposi tatrato 42 Nace mds fino hacia el acho, 2 mal, ¢. Eswatos yerticales, con el techo hacia la dereeha, invertides nuyg, Tas particulas ovis grandes caen primero, ¥ luego se depositan progresivamente particulas yds finas. Aunque estat generalizacién pueda parecer correcta, la experiencia de campo ptucba que hay muchas exeepeiones, especialmente entre rocas sedimencarias tan gruesas come Jo son los conglomeradas. Por ef contrario, en las ro- eas sedimentarias mds finas —especialmente las lucitas y limolitas, donde las capas individuales tienen expesores de pacos roilimetros— cl método es mas seguro, pero de ninguna manera infalible. Las rocas volcdnicas piraclasticas (pig. 290) pucden exhibir estratifica- cién pradada, ‘ Si este método se aplica a les ejemplos de la fig. 61, los estra- tos en la fig. 61 estén en posicién normal; los techos de los estra- ~61G estdn a ja derecha, y los estratos en la fig. 61D " o GO hk Piece bch J DIsCORDANCIAS LOGALES, GANALIZAGLUN Y CARACTERISTICAS AFINES ‘ tos en la estan invertidas, Durante [a acumulacién de sedimeutos, especialmente de aque- Nos depositados por rios, la erasién y depasicién pueden alversay. En la lig. G2A por ejemplo, un conglomerade ecupa el canal en ja futita. Después que ef tango original fue depositade, una co- triente de agua rapida, durante una creciente, cavd un canal. © Kurnan, P. Hy "Signilicany Feavures of Graded Bedding". Multetin der: jean Association Petroleum Geotogisty, Vol. $7, pp~ 1OU-1066, 1058, ‘aha it te bleoe Yer Pees “oe Carey rsrUDIO EN EL CAMPO Y REPRESENTACION DE TLIEGUES Cuando Ia creciente estaba bajande, © algin mpo después, se depesité grava en el canal, La base del conglomerado trunca Ta vstraciicacian de ta futira. Una caracteristica afin se ilusia ea la Cig. 628, donde una arcnisca descansa sobre el tape de una lucia, La corriente que trans- porté In arena arraned trozos de fange, del cual algtinas porciones ge preseryaron como Jutita en la arenisca, Igualmente, se pucden las rocas sedimentarias directa. encontrar fragmentes de lava en nente encima de una colada ce lava. [ELD] Avnince Conglomerate ovtancia forat 4, Cana) cortade en hitia y relle> Vragmentos de lwtica depositados en la aisnisca Swprayacente Canalizacisa y do por conglomerade. A. ue son el resulcade de cortos intervales de eviodo de sedimentacion, se conocen como ui » BBA). Las caracteristi crosién durante un dancias locates (| Arenisca Eanglamecads, ti fe Extras invertides, Lo demuestran la canaltizactén, tos guijarros de lava incluidos en las arenisens eo. y les fragmencos de hutita la fig. 63, los estratos se inclinan al oeste, Siguicnds el con. sin del eonglomerado y la lucicd en a, se hace evidente que ef “lomerado trunca la tucita y rellens un eanal en ella, También en s arenisea contiene clastos de la lava situada al oeste, y la mis- coca, en c, contiene fragmentos de la lutita que esté directa: © al oeste. Todas las evidencias indican ast que fos estratos es invercidos. ESTUDIO KX KE CAMPO ¥ KE ON DE PLIEGUES TAS DE DESHGAGIGN: cr “Las gri én, son poligor veces ales en planta, y ahusadas hacia al ticamente, s¢ farman en lodes y cienos expuestes a la aundsfera, as de desecacién, Namadas riglas de contrac: racte- y que se han secado, Bajo condiciones especiales, las tas de desecacién pueden formarse bajo el agua. Debido a Ja pérdida de yolumen que acompaiia a la deseeacién, se originan fuerzas ten. sionales y se desarrollan, en consecuencia, rupturas. Los sedimentos ue se depositan sobre Tas capas asi formadas rellenan las grictas. s| molde, por lo tanto, muestra un sistema poligonal de aristas, mientras que el original tiene’ una serie de grietas dispuescas en misma forma, oer BIARCAS O8 LLUVIA, MOVOs Vo MONTIcULOS La superficie de algunas rocas sedimentarias de grane fino esta marcada por pequefias depresiones circulares de unos pecos mill- metros de didmetro, Un mintisculo borde, de una fraceién de milf- metre de altura, puede, en algunos casos, rodear In depresién. Al- gunas de estas depresiones san causadas por gotas de Muvia ‘que caen sabre sedimentos blandos. Se ha augerids, que algunos de estas hoyos pueden haber side hechos por piedras de granizo. Estas marcas son depresiones sobre é! original, pero ei el molde son pequefos mon: Wculos, En cualquier caso, la forma hemisférica, prescindiendo de sk es un monticulo o una depresién, sera concava hacia el techo del estrato. Algunos de los hoyos pueden ser causados por desprendimientos de gas. Ademds, en ciertus-dreas, In superficie “de los estratos esta cubierta per hoyas y monticulos juntos.—El agua, ascendiendo por Fequefios tubos, puede depositar Ins finas particulas que forman los monticulos, El gas, ascendiendo por los mismos tubos, u atras similares, puede formar pequefias depresiones en forma de crater. Es claro, por lo tanto, que los pequefios monticulos y depresiones se deben usar con considerable cuicdado para determinar el teche y piso de log estratos. VALVAS FOSILES Y PIS\DAS DE ANIMALES Las valvas de animales tales como braquiépodos o pelecipodos, estin en una posicién muy inestable cuando descansan sobre fondos imavinos firmes, con la parte convexa hacia abajo, Cada corriente tiende. a darlos vuelta, pero una ver que se apoyan con Ia parte = 7? TURIO EN EL CAMPO VY REPRESENTACION pr rLiEcuEs. cemiea haci, bajo, su posiciédn es relativamente estable. Er con. secuencia, bajo estas condiciones, las valvas son eonvexas hacia arriba, de un animal es una depresién, Por consiguiente, lento un original como un molde serin convexos hacia la base del HUFL, 4, DEPORMACION CONTEMPORANEA ay . Si Ia deformacién contemporinea es seguida por erosién sub- acudtica, algunos de los pequefios pliegues o fallas inversas pueden ser truncados por el estrato suprayacente (fig, 204). Val trunca- miento no ocurriria en la parte inferior del estrato deformady. EsTRUGTURA EN ALMONADILLA Algunas lavas, parcicularmente lay de composicién basaltica, se garacterizan por su estructura en almohadilla (fig. 64A). Las’ als mohadillas individuales son aproximadamente clipsofdates, y su feular e1tdn representodar per Pequencs Fic, Gt, ‘Topes de coladas de lava, A. Estructura en almohadilla en posietén normal, #. La estructura en almohadilla y la estructura vesicular mucstran que €l techo est a la derecha ditmetro varia desde unos pocos decimetros hasta dos @ tres me tres. En lavas subhorizontales, los techos y las bases de las almoha- dillas son generalmente convexes hacia arriba. Este método para distinguir el techo de la base sc ha empleado con particular éxito en las rocas precdmbricas plel escude canadiense 2°, 40 Wisom, M, E., “Structural Festures of the Keewatin Volcanic Rocks of Hulletin Geological Society of America, Vol. £3, pp. 53:70 + 1942, ESTUDIO ES EL CANTO V RertRS NTACION DE PLIEGURS. SDRGHOS VESIGULARES DE LAVAS Micntras la base de una corrica cle lava es gencralmente maciza, elitecho tientde a ser vesicular,.es decir, Meno de burbujas de gas. si la lava’ sobre un iado de un contacto es vesicular, mientras que sobre cl otre cs maciza, la segunda es, probablemente, mids antic gua que la primera. La fig. 64.B ilustra el use de estos métodos en una serie de estratos verticales, Las almolhadillas de las coladas de lava ena y d son convexas hacia el este. En b, la lava vesicular esti al oeste del contacto, micntas que Ia maciza esti al este. Ene, cl contacto este de la lava cs vesicular: el contacto oeste, en cambio, no lo ¢s, Todas las observaciones mucstran que cl techo esta hacia el est 2 Miropos DE GAM PFO En aquellas areas donde: tas teristicas primarias ya des critas se han preservado y Uienen que usarse para resolver la es- tructura, se deberd emplear algtin meétacde sistemdtico para regi tray los datos. Los simbolos especiales que se usen para las distin. tas caracteristicas primarias indican la direceién del techo de los estratos, DETERMINACION DE PLA HE ES DE ARRASTRE HOs D STRATOS POR RELACION ENTRE LOS PLIEGUES DE ARRASTRE ¥ LOS BJES DE LOS PLIEGUES VRINCIPALES nla pagina df ose ha mestrado que los pliegues de arrastre se forman cuando los estratos se deslizan unos contra otros; en espe cial, si un estrato incompetente esté entre dos competentes (Lig. 30). Genevalmente, Jos esteatos superiores se alejan de los ejes sinclinales, en relacién con los estratos inferiores, como indican las flechas de las figs, 65 y 66. Fs:e hecho es de gran imporctancia cuando se usan los pliegues de arrastre para deducir las estructuras prin- cipales. Idealmente, los pliegues Ce arrastre estin sistematicamente re- lacionades con los pliegues principales. Tales casos se describen primero; pero, en la pagina ah se advinta por qué no existe siempre dicha relacién. Los pliegues de arrastre eo_un estrato ineompetente os competentes adoptan las posiciones que muestran 6. Gos dngulos agudos entre los planos axiales de lox at FSTUDIG EN EL CAMPO Y REPRESENTACION DE PLIEGUES pliegues de arrastre y Jos planes principales de estratificacién apun- tan en la direccién del movimiento erencial, Fre, 65. Seccién estructural de pllegues simétricos que muestra la relacién entre Jos pliegues de arrastre y la direccién de cizalla gue muestra ta retacién enies € Fic, 66, Seceidn estructural de plicgues vatcados on de eizalla los pliegues de arrastrc y ta direc PLIPGUES DE ARRASTRE EN SEGCIGN TRANSVERSAL En las figs. 67, 68, 69 y 70, se ilustra el uso de Plleg ies de arras+ tre para deducir las éstructuras principales, En la fig. 67, en dy a2 ESTUDIO EN EL Castro yn PPRESENTACION pe Pla URS, Jos estratos son verticales, y los pliegues de arrastve mcseran que los mismos se deslizaron unos contra otres de fa manera que indican Jas flechas, Loa ejes sinc! jes deben estar al este, Los estratos en b se inclinan al oeste, y los pliegues de arrastre indican que el es trato de la izquievda se movié hacia srriba, en velacion con el d la derecha; el eje¢ sinelinal clebe estar al oesie, y los estratos estin en posiciéa normal. En ¢, los estvatos también se inclinan al aeste, pero los pliegues de arrastre revelan que Jos de ta derecha-se mo- vieron hacia arriba, en relacidn con los de Ia izquierda, El eje sin- elinal debe estar a la derecha. PLIECUES DE ARKAS* EN TRE DIM ENSIONES sola itamente gue los ei_tales civeuns- Hasta ahora hemos consideracta les pliegues de arrast ente en seccianes verticales, y hemos supuesto ejes de los pliegues principales son horicontales. Fie. 67, Uso de pllegues de arcastve para dh cipales, Los Jetras se vefivres zl texte tancias, Jos éstratos se deslizarian paralefamente a la diveceion de Ja inclinacién, como indica Ja tlecha de la Ug. 683A, y los ejes de jos pliegues de arrastre serian horizontales, No obstante, si los pliegues mayores son buzantes, habrd una componente del movie miento paralela al rumbo de los estratos, La fig. 68 C muestra un anticlinal que buza hacia el fondo de la figura com un dngulo de 45 graclas. Los estratos mis jévenes se mueven hacia arriba en relacién con los mds antiguas, en Ia forma que sefala fa flecha, es decir, perpendicularmente al eje clet pliegue. En este caso, los ejes de los pliegues de arrastre buaran mbién hacia el fondo de Ti figura, con un angulo de 45 grades, Si el buzamienta del plicgue principal es vertical, los estrates se deslizan unos contra as BSTC IO EX ER CAMPO REPRESEN TACION DR PLIBG: otros horizontalinente (fig. 68 B). Los ejes de tos pliegues de arras: tre tendrin un buramiento vertical 3 Estos hechos sugieren un principio importante: los pliegttes dle arrastre buzan en armonia con los plicgues principales, y los clases de pliegues son paralelos. ejes de aibas Tis, Ga. Plegues de arcastre en tres dimensiones, Les pequenos blaques en el sonady lequierda de los diageamas Ay C, muestran el aspecto de lor pliegues te arantre en un mapa y en una secei6n vertical de rambo perpendicular al Pliia axial del plicgne Gada uno de los tres diagramas de la fig, 68 ilustra Ja apa Neucta de la estratificacién en una superficie borizontal, y en una seccion vertical perpendicular al plano axial del pliegue. qi fig. GBA Tos pliegues de arrastre aparecen sobre el plano vertical sdef. Estos pliegues no son visibles sobre el plano horizantal abed, viras que el wazo de la estratificacién farma una linea recta, “ebide a que el pliegsic no buza. En Ia Cig. GBB, los pliegues de aivastee aparecen sobre el plano horizontal ghijk. En la seeeién vertical Adda y fkna, sin emb: rgo, el traza de la estratificacion forma wna Hoes teeta, En el caso mas general, ilustrado por la fig. HSC, los pliegues cle arntstve aparecen en anibos planos, el hort sonnl figas y el vertical ste, : St ESTUDIO EM CAMPO ¥ & RESENTACIGN DE PLIEGUES La fig. 69 es un mapa de pliegues que buzan hacia el ivorte; un gran sinclinal entre dos anticlinales. Las Wneas onduladas mues- tran el trazo de los pliegues de arrastre, y las [lechas la componente horizontal del movimiento diferencial, asl como Fic. 69. Mapa geoldgico de plieyues de arrasire. Los grandes plicgucs, 1a compo: los pliegues de arsastre, bu hacia el norte. Las flectas sefata hence horize de eizalla Cuando se usan los pliegues de arrastre ‘para determinar el techo de los estratos, s¢ analiza una seccién vertical perpendicular a la estratificacién para averiguar en qué diveceién estan ubicados los ejes sinclinales y anticlinales, Se estudia, entonces, la seccidn horizontal para obtener el buzamientyo, # EJeMrio vEL Uso DE PLIEGUES DE ARRASTRE La fig. 70 muestra pliegues de arrastre en dos afloramientos distintos. En ambos casos, la vertical muestra que los estratos se inclinan fuertcemente al este, En el afloramiento a, los pliegues de arrastre revelan que les estratos ubicados al este se mavieron ha: ia arriba, con relacién a los situaclos al oeste. En el afloramiento 6, los estratos se movieron en senticlo inverse. Entre los dos aflora- mientos tiene que haber un eje sinclinal, El tope del afloramiento @ muestra que el estraito del este 3¢ movidé hacia él norte en relacién con e} del oeste; cl pliegue mayor, en consecuencia, debe buzar hacia el norte, El afloramiento & corrobora_esta conclusion, Aun en aquellos casas cn quedtblamente se puede examinar un aflaramiento subhorizontal, ef buzamicnto de los plicgues de a3 FSTUDIO EN EL CAMPO ¥ REPRESENTACLON DE PLIEGUES arrastve sé puede observar directamente si la superficie expuest es algo dspera fe. 70, Use de pliegues de arvasive pura deteeminay estrcturas mayores PLIECUES SECUNDARIOS ho muchas regiones, todos los estratos cienen esencialmente la misma competencia. Pliegues de arrastre, en el sentido mas estricto del término, no se forman, Sin ¢mbargo; grandes masas de roca se mueven unas contra otras, y los estratos [arman pliegues secundarios, Estos tienen generalmente, con los plicgues mayores, la misma res lacién que: las de“ arragtte, y atin son Mamados pliegues de arrastre por muchos geélogos. PLIEGUES DE ARRASTRE CONGRUENTES E INCONGRUENTES Hills 't ha destacade la importancia de distinguir entre plic- Ques de avraive congruentes © incongruentes, Los primero’ son aque- Nos que estin. sistematicamente relacionados con las estructuras Principales de la manera ya descripta. Los segundos son aquellos que no estin sistemdticamente relacionados con las estructuras prin- cipales, o al menos no en la forma indicada en las paginas preee- dentes. Generalmente, no hay una manera a priori de distinguir entre estas dos clases de pliegues, Se deben usar todos los métodos posibles para resolver la estructura de modo de aleanzar una so- a1 Hints, E. 5, Quilines ef Structural Geology, 3* cd., Londres, Methuen and Co, Lid). 18% paginas, 1953, cipec. p. OW, se SYUDIO EX UL CAMPO ¥ RESRESENTACION DE FLIZGUES lucién, En muchas regiones, sin embargo, una vez que se ha estas blecido que los pliegues de arrastre son congruentes, es adimiai- ble Ja interpretacién de partes mis complejas del drea a la luz de esta hipdtesis. Se pueden presentar pliegues incongruentes por muchas razones: (1!) Les pliegues secundarios se pueden formar, bajo Ia_accién de fuerzas muy cliferentes 9, después que la estructura principal. () Los pliegues secundarios pueden ser el resultado de deformacién contemporanea, siendo asi, claramente, mids antiguos que la estruc- tura principal. (3) Durante un periodo winico de orogenia, los es: tratos pueden haberse deslizade unos contra otros en direcciones distintas de la perpendiculay a’ los ejes del pliegue; en parte, de- bido a falta de homogeneidad de la.roca y, en parte, por haber sido comprimides muy apretadamente, (4) Bain?3 hha sugetido uc, baja condiciones especiales, Ins rocas muy plisticas pucden fluir hacia el centro de un sinclinal, @el mismo modo que, en dias cAlidos, el alquitrin de las carreteras fuye cel centro # los costa- dos de éstas. Los pliegues resultantes son lo opuesto de los pliegues de avrastre? 9 DE PLIEGUES REPRESEN TAGION Forocrarias ¥ nosqurzos ae omaneras. Donde Los pliegues pueden representarse de v es posible In observacién directa, egmo en barrancos y cortes art ficiales, se pueden tomar fotografias © hacer bosquejos. Los articu/” los que describen Ia estructura de los Alpes estin repletos de bos quejos significativos (fig. 44), pero, aun aqui, los pliegues mas grandes son demasiado extensos para ineluirlos en un solo pa> norama, Adémds, aunque los grandes farallones dan el aspecto verticalyde Ia estructura, muestran solamente wna climensién ho- rizontal, En cadenas tales como la de los Apalaches, cl Jura, y aun Ja Cordillera Norteamericana, las estructuras principales no pueden ser fotografiadas o bosquejadad en ef terreno. - 7 Maras , Un buen mapa geoldgice debe representar adecuadamente los pliegues. Dichos mapas varian grandemente en cuanto a su elabo- erm RITE Say 86 jermontNew ‘Hampshire, negee pp. 017-695. 1951. oe a3 Baw, G.W., vol. 2 inas, “Geology of the Woodsville Quadrangle, Guolggient Society of America, Vol. “62. Flawage Folding", american Journal of Science, 5% sevice. PP, 509-530) 1034 - SF 3 a Y KEPRESENTACION DE PLIEGues SL CAM ESTUDIO yacidn, Algunes son simples, en blanca y negro, sobre los cuales cada Lormacién esti indicada por un simbolo especial; estos mapas, para sev Welles, deben incluir simbolos de rumbe ¢ inclinacion 5, come se describe después, deben estar acompaiados por seccio- nes ettructurales, La fig. JPA es un napa geolégicd simple. No . A Mipa o con tnterpretuchoned alleriativas de estrectur pidgica. 8. Unterpretaciones alecenativas vbsunaite, sf no se dan ot ox dates, son posibles diversas interprets cfones de Ja estructura, En Jas secciones estructurales de Ja fig. 71 8 eodan cuatro interprertciones posibles, Si no hay relieve topag. fico, Ja vesccuctura podria ser un sinclinal doblemente buzarite (iagrama 1), 0 un anti Idoblemente buzante (dingrama 2). For el contrario, en estratos horizontales, el mapa podria corres Ponder a waa colina (diagram 8), 0 4 Una depresién cerrada (lia sfma 4). Si tales mapas van acompariados de siiubolos de rumbo e nacion para mestrar ta posicidn de la estracifieacién, come soda fig, 60, no hay ainbigiicdad. ' Con todo, los mapas geolugicos mis satisfactorios son aquellos 1 due mnuestran no salveente la topogralia, el drenaje, y los caminos, Corroearriles, ete, sina también | das geologia por medio ce vari colores y sirmbo.os, Adem.is, pucden estar Acompanades por sim- bolas elaborados que revelan Ja posicién de la cstratificacion y otras caracteristicas estructurales. Pera hay que tener en cuenta que Ia impresién de este tipa de mapas es de costo muy elevado. Las hojas yealdgicas y los cuadringulos gentdyicos del Ul. 8. Geological Survey son ejemplos excel al respecte. La facilidad de inter: pretacion de estos mapas depende de ta complejidad de la. geole. yode Ke habilidaadl dit Jeecan.. ESTUBIO ES HY CASIPO VY REURKESENTACION On 1 RGUES KGCIONES ESTRUGTURAL Las secciones estriucturales, tates como la de la fig. 72, son medios muy satisfactorios de representar estructuras geoldgicas, Estas see- eiones estructirates tienen cl propdésite de mostrar Te estructura de los pliegues, tal como apareeeria en profundos cores verticales ima: Eicala en bitamatroy Wie, 72, Pliegece en ta Cadena de la Costa, de Ca vrnid, Las formaciones son de cdad Wo Martines: Th = arenisca Hombres Tr = Tutita Rodea: inca. Briones; Tsp S formecciéa San Pablo: Ter = for mactin Orinda, (Parte de be acccidn GG, cuodeingule de Concord, Koja de San Francisca, U. 3. Geol, Survep: segtin ALG. Lawson) ginarios. En si arismas, no obstunte, tales representaciones son ine adeciadas porque, aunque muestran la cdimensién vertical, pueden exhibir solamente una dimensién herizoncal, La precisién de estas secciones depende de muchos factores. Si Ins secciones estan basadas solamente en datos ebtenidos en la superficie de la tierra, no son, en el mejor de Jos casos, mas que aproximaciones, y su precisién dependerd de la complejidad de la geologia, del ndimcro de allo: rantientos, del cuidado y ta habilidad del gedloge de campo, y sé! tiempo disponible para el trabajo en cl terrens, En muchas publicaciencs, los pliegues se representan por una cembinacian de los métodos descriptos precedentemente: um mapa gealdégico cstd acompanado por una serie de secciones escructurales y por fotografias y bosquejos pertinentes.— LINEAS ESTRUGTURALES Las lineas o curvas estructurales, de las cuales se da un ejem- plo en la fig. 73, proporcionan e} radtado mas precisa para representar pliegues en tres dimensiones, Estos mapas se leen de la misma m ¢ un mapa topogrifico d+ lineas de nivel, Estén basados en horizon co, tal como Ja base o cf techo de algun estrate particular. La posicién del estrata se da con relacidn a algdin plano: de referencia, generalmente el nivel del mar. Los valores negatives no son raros, debido a que el horizonte gula puede Hegar a estar por debajo de dicho nivel. Para una equidistancia dada, ta ineli- 90 rere oie EN EL CAMPO Y REPRESENTACION BIT WLIEGUES nacidn aleanza su valor maximo donde las {neas de nivel estin is juntas, En lw figura 73, la equisdistancta es de 25 metros, y s¢ indiean los valores cada 100 metros, La estructura mostrada es,un auticlinal dablemente buzante asimétrico, Hmitado al sucteste por “an nelinal que buza al nordeste. El linvbo sudeste del anticlinal. donde Jas lineas de nivel se acercan entre si, es muehe mis empinado quc cl limbo noroeste, donde aquéllas se alejan, EL buzamienta al wudocste del extremo suclaesce del anticlinal, es may suave que ef tat i a al nordeste del extremo norceste, Si se conoce Ja escala Taudiste vca 2 23m 73% Mapu de Wneas eatructurates del mia, se puede determinar Ja inctinaciéa en cualquier lugar cn metros por kilémetvo y, si es necesaria, convertirla facilmente en los. En cl limbo noroesic del anticlinal, el horizonte gufa lesciencde cle 200 metros a 100 metros en un kilémetro, La inclina- cidn de este limba ¢s, asi, de 100 metres por kilémetro, o de apro- simadamente cinco grades. Los mapas de lineas estructurales son particularmente titiles londe las inclinacianes son bajas, Es diffeil, obviamente, wrar estos Wapas donde los estrates estin voleades, aunque se podrfan usar iNenas dle purtos © algtin otro recurse para representarlos. a ESTUDIO EX Bt. CAMPO Y REPRESENTACION DE PLIEGUES EsTeERGoGRantas Los plicgues se pueden mostrar por medio de estereogramas, como en las figuras 31 y 34, ULos estereogramas son particularmente vitiles iluserar las caracteristicas generates de la estructura y, especialmente, para indicar la relaciéu entre pliegues y topogralia Fie, 74, Estercograma que muestra la relacién entre la estructura geoldgica y la tapogeafia, La topogeafia indica que el sinelinal buea hacia el sur (fig. 74). No pueden usarse, sin embargo, para mostrar la topo- grafia de un drea con precisién porque, en primer lugar, la escala varia con la direccién; en segundo término, porque solamente dos lados del estereograma se pueden kar para las secciones estructu- rales: y, finalmente, porque la superfiele superior del bloque se emplea, generalmente para mostrar la topografia, Moprnes topografla se pueden mostrar La geologin de la superficie y ! en mast sobre modelos hechos de madera, yeso, u otra sustancia similar. ia correlacién entre Ia geolagia y Mh topografia se representa con claridad, y estos modelos son, asf, una gran ayuda para las personas no acostumbradas a la lectura de mapas geoldgicas. Los pliegues, sin embargo, se pueden mostrar solamente sobre los cuatro costados det modelo, Por razones abyias, este método nos es muy weil paraa diswibuir informacion a miles de gedlogos en toda el mundo, Para prepésitos muy especia'es, se pueden dibujar, secciones transversales de los pliegues sobre laminas verticales de vidrio, que s¢ montan en posiciones apropiadas, Se tiene entonces una vista de los pliegues en tres dimensiones. Pero con este método, igual ue en el caso ce los modelos, la informacion estructural no pues ¢ publicarse [Acilmente. CAPITULO. v INTRODUGCION <= = Se En un analisis del plegamiento nos enfrentamos con dos pro- blemas separados pero relacionados. Uno se refiere a la mecinica del plegamiento, es decir, .al_cambio_interno_que_ti una masa de estratos que. esta siendo plegada. y.a_ los_e implicados. La mecdnica del plegamiento es el tema del presente capitulo. Un segundo problema es la causa del plegamiento: ges el miento el resultado de compresién horizontal, de la intrusion ie roca: igneas o de corrientes de conveccién subcorticales? La consideracion de esta fase del problema se reserva para el capi- tulo NIV. © pueden reconocer, en general, cuatro tipes principales de plegamiento, pero son comunes las wansiciones: (1) flexuras; (2) pliegues de flujo; (3) pliegues de cizalla; (4) pliegues debidos a movimientos verticales. Fu XURAS Las flexuras, conocidas también como pliegues verdaderos, puc- den resultar_ya_sea de uma compresién_o_de_una_ cupla.' Con el pro pésito de realizar un anilisis se puede tratar el comportamiento de estratos horizontales bajo una fuerza compresiva actuando parale- lamente a la estratificacién (fig. 75 A).| Se debe: considerar, pri mero, la deformacién de un estrato homogéneo tinico. Si una hoja asi es curvada (fig. 76 A), la parte del Jado convexo se somete a tension, mientras que la parte del lado-céncavo’se somete a compresion., Hay una superficie de no deformacign intermedia. Si la lamina es suficientemente dugtil. se deformard plisticamente ‘fig. 76 B). Pequefios ajustamientos entre los granos y dentro de clos permiten este cambio de forma permanente (pigs. 31-34). So- p . MECANICA DEL PLEGAMIENTO Estratos deformados por (lexuras. 4. Pliegues producides por compre: sién simple. B. Plicgucs producidos por (1) una cupla a (2) ; Qe compresién y cna cupla combinadas bre ‘cl lado convexo, Ia hoja se alarga y adelgaza, pero sobre el lado céncavo se acorta y engrosa. Si es fragil cedera pon ruptura Wig. 76C). Como se muestra en el capitulo X, sobre el lado con- vexo se podrian formar Cracturas de tensién o pequefias fallas gravitacionales, mientras que sobre cl lado céncavo se podrian formar pequeiios corrimientos. Bajo ciertas condiciones, las rocas se pueden arrugar sobre el lado céncavo (fig. 76D). - Fic. 76. Principios de ta formacién de, fiexuras. A. Esfuerzos en una viga en- corvada. B. Deformacién enteramente’ plist C. Deformacién por ruptura. D. Deformacién por ruptura_y por arrugamiento La caracteristica distintiva de las rocas sedimentarias_es, sin em- bargo, la presencia de planos de estratificacién. Usualmence, en con- secuencia, el plegamiento es anlogo af encorvamiento de un gruc- } =~ 9 WECANICA DEL PLEGAMIENTO oatado de papel, y un fietor muy importante es el deslizamiento de unos estratos contra otros, coma se ilustea en la fog. 72. Cada esurato se desliza contra Jos estratos laterales, De clos estvatos ad- sacentes, el superior se mueve alejindose cel eje sinclinal en re- lacién con el inferior (fig. 77 B). Este principio es de gran impor tancia para interpretar ciertos tipos de pliegues de arrastre (pags. 81-87) y algunos clivajes (pag. 379). Varios gedlogos! se refieren alos tipos de plegamienta iluserados en In fig, 76 como fexuras. ya los ilustradas en la fig. 77 como flexodestizamientos (slexural- ship folding). n cl plegamiento de rocas scdimentarias, algunas formaciones son competentes mientras que otras son incompetentes. La cam- petencia es una propiedad relativa, Una formacién competente es fuerte y puede transmitir la fuerza compresiva mucho mas lejos que una fermacidn incampetente, débil, Muchos factores dater- Fic 77, Corte transversal ilustrande Nexuras, Antclinal 2, an si una formacién cs competente o no. La resistenci compresién es uno de estos factores, Si se ensayan en un Laboratorio muestras de dos formaciones diferentes, la de mayor resistencia a lacompresién serd la mds competente en plegamientos, siempre, POF supuesto, que todos los otros factores sean iguales. La tabla 1, pdg. 20, da la resistencia ala compresién de rocas comunes, La cuarcita y el mdrmol son mis resistentes que la arenisca }da caliza, y Ia lntita es Ia mag débil de todas, La solidez de la formacion cs un factor importante. Si, en dos formaciones compuestas de la misma clase de caliza, los es- "atos de una formacién tienen $0 cm de espesor, mientras que los We la otra tienen 10 metros, Ia formacién de estratos mis gruesos 3rd mas competente, La capacidad para jcatvizar’ fenecturas es un- factor por: =) Tumarg, FL J. “atineralogical and struct morphic Racks", Afernair JO, Geclogical Soci Wweclalmente pp. 172-1274. “I Evelution of The Me y of America, 312 paginas, 1948; MECANICA DEL PLEGAMIENTO tante, Si un estate aufre rupoua, deja de ser competente para wansmitir una fuerza compresiva. Una arenisca puede ser inheren- temente miis resistente que una caliza adyacente, No obstante, una vez que la arenisca se ha roto, la fracuura puede cerrar con difi+ cultad, mientras que Ia ruptura en la caliza puede cerrae con relativa rapide. Sila columna de rocas sedime riales de competen 4s esti compuesta por mate. muy diferente, los strates competentes trans: miten la fuerza, mientras que los incompetentes se comportan mas © menos pasivamente; [son levantados por cl arco de rocas compe: tentes que se clevan o [luyen hacia cavidades potenciales debajo del arco: ; mn Yesuinen, la formacién, de flexur miento dé-lai eapas mds competences bajo una fuerza compresiva, el comportamiento mas pasive de lox estrates incompetentes y el deslizamiento «de unos estratos contra otros, s implica el arquea. PLIEGUE § DE FLUJO Existen todas las transiciones entre las [lexuras y los pliegues de flujo. El plegamiento de fluje o plegamiento incompetente es tipico de vegiones donde no hay cstrutos grycsos, competentes. y donde todas las reeas son phisticas, ya sea debido a caracteristic&s inherentes o alta temperatura o alta presién de confinamiento, Bajo tales condiciones, un tinica estrate mo puede wansmitir la fuerza compresiva por una gran distancia. “Cod a estd obligada 4 moverse bajo compresion, pero su comportamiento es andlogo al de un liquido viscose, mas bicn que al-de un sélide, Ex un problema de hidromecinica.| Este tipo de defermacién es caracteristico de la parte central de algunas cadenas orogénieas, donde las lutitas, eniscas finamente estratificadas fucron hechas ain mas incom- petentes por altas temperaturas y soluciones en movimienta, Sin embargo, si se consideran volvimenes suficicntemente pequenias de roeas sedimentarias, el plegamiento es similar a las flexuras, Los csiratos més competentes pueden transmitir fuerzas por distancias cortas y se deslizan unos contra otros como en las flexuras. En mu ches aspectos, los pliegues de flujo no difieren en apariencia de las flexuras, pero son mds abundantes los pliegues secundarios, | i a Feianis, tf W. Structural Petiwlagy of Defurmed Rocks, Cambridge. Musi, Addivon-Wealey Prom. tne. $1 go ait, HMB, ICA DEL PLEGAMLENTO. PLIEGUES DE GIZALLA Los pliegues de cézalla, conocidos tambidu como pliegues de fesiizamiento, resultan de pequefios despl. mientos a lo largo de fracturas estrechamente espaciadas. En la fig. #8 A, estratos original: mente horizentales estén rotos en. bloques por fracturas que se ins clinan 60 grados a la izquierda, En la fig. 7B, los bloques 7 y IJ premanecen en su pasicién original, El bloque 6 es el que se ha mo: vido mas oh arriba; los blaques a ambos costados de éste se inovido hacia arriba: por distancias que disminuyen progresi rente, Gada fractuva es realmente una falla, Sin’ embargo, si fracturas estén separadas solamente por algunos milimetros y los sstratos, debido a la friccidn, Uenden a ponerse paralelos a las fracturas, como je muestra cn la fig. 78, la estructura resultante ci c Seccldn transversal (lustrande plegarniento de cleall Iinea_ negra 4, ea un plano de estratificacion. Las lineas finas inclinaday son. [rae- micnto sobre las; fracturat, A. Después del despla rues, wen A. Antes del deaplar. tvlente, CG. Debida u ta Criccién, Jos estratos Uenden a panerse paralelos a fas Craceuras. D, Si los estrains mantienen continuidad, resutia« pliegue Un pliegue principal con muchos pliegues menores asociados tg. 78D). En el caso mis simpte, estos pliegues de cizalla deben “ur siempre acompafiados Gur (racturas, visibles, usualmenté cli- 5 MECANICA DEL PLEGAMIENTO vajes, Es concebible, sin embargo, que tiles fracturas puedan ser eliminadas por cristalizaciém posterior de las recas. De la fig. 78 resulta evidente que, en el plegamiento de cizalla los estratos son adelgazacos, pero nunca engrosados. Por cuanto los bloques J y 7 no se han acercado entre sj durante el plega- miento, los estratos, que originalmente tenian una longitud xz, han sido estirados de manera que ahora tienen una Jongitud xyz. En el ejemplo citado, se ha supuesto que los estrates eran ho- rizontales al comienzo de la deformacidén y tode el plegamiento es del tipo de cizalla, Sin embarge, después que se desarrallan pliegues por algtin otro mecanisme, su forma puede ser modificada por plegamiento de cizalla, La presencia detracturas visibles con desplazamientos conspicu ingle ‘pequdiios, no prueba que cl plegamiento haya sido énteramente del tipo de cizalla.’Bajo com, diciones de deformacién extrema, después de una fase inicial de formacién de Hexuras o plegamientos de fIujo, se pucden desarra- Har fracturas estrechamente espaciadas y puede tener lugar el desl zamiento, En Ja experiencia cel autor, la mayoria de los plicgues de cizalla sesproducen de esta manera. PLIEGUES PRODUCIDOS POR MOVIMIENTOS VERTICALES Los mowmientos diferenciales verticales, no asociados con frace turas, pueden causar pliegues en ja capa ext estate con una longitud origi 7as verti jor de la tierra, Un Lae (fig. 79 A} es clevado por fuer- les basta focmar un domo. Los puntos a y ¢ permanecen me |b a “ f Fic. 7% Piicgue produgide por moviinientos verticales, A. Por for doma, B. Por flexura eidn de separados por ta misma distancia hor y, consecuentemente, los estratos se estiram hasta formar el arco abe. Por supuesto, este mecanisimo es diferente def que forma las flexuras. Ep e) plegamiento por flexura, como se ilustra en la fig. 79 B, los dos extremos se acerean entre si ¢ jdealmente no hay alargamiento del estrato sedimentario; realmente, pucde haber algiin alargamien- ta, pero es inciden al proces, ao es esenci ontal durante Ia deforma CAPITULO VI CESION POR RUPTURA ‘ INTRODUCCIGN 6 el capitulo Il se ha mostrado que las rocas sufren pri- mero una deformacién eldstica, y luego una deformacién plistica, Si Ja deformacién prosigue, la roca puede, evencualmente, ceder por ruptura, ¢5 decir, romperse, Las fuerzas necesarias para. causar tuptura se enumeran en Ja tabla I (pagina 20), La informacién mds precisa sobre Ja relacién enue fuerzas externas y Tuptura proviene, por supucsto, de los trabajos de inge- nierfa, especialmente de experimentos controladas en laboratorio ', de los cuales los gedlogos también han realizado gran cancidad. En otros casos, donde los experimentos san impasibles, parecen justificarse ciertas, deduceiones extraidas de las observaciones de campo, Sin embargo, es esencial distinguir entre observacién y deduceién, Todas las rupturas se pueden clasificar como fracturas de ten sty fracturas de cizalla, Las fracturas de tensidn resultan de [uer- + que tienden a estirar la muestra, Cuando Ja muestra finalmente se rompe, las dos paredes pueden moverse alejindoie la una de la otra, Las fracturas de cizalla resultan de fuerzas que tienden a des- lizar una parte de la muestra contra la parte adyacente, Cuando muestra finalmente se rampe, las-dés paredes pueden deslizarse la una contra la otra Es de suma importancia distinguir entre el ecaricter de la fuerza externa y el tipo de fractura, Las fracturas de tensién pueden tesultar no solamente por tensién, sito tambfén por cuplas y aun per compresidn; no obstante, como se verd despuds, se da un nombre especial a las fracturas de tensién formadas por compresidn, Las fracturas de cizalla se pueden desarrollar no solamence bajo, compre- sién, sino también por cuplai’y por tensién, 1 Daipcsan, IP. W., Studies in Large Plastic Flow and Fracture, Nueva Yerk, McGraw.Hill Book Company, Inc, 362 pigs, 1952. Navat, A. Theory of Flow and Fracture of Sotids, Nueva York, McGraw-Hill Houk Company, Ine, $92 pigs, 1930, CRSION Vor norrura DATOS EXPERIMENTALE Tension En cl tipo de tensién mas simple, se tira en cd tas de los extremos de una barra, Después de procucirse la defor- macién elistica y Ja deformacién plastica, la mucsera cede por rup: tura, La naturaleza de ésta depende de la tragilidad del material. En sustancias fragiles, tales como el hierro forjada a un Wor de tiza, se forma una sola fractura de tension perpendicular eje de fa barra (fig, BO A). i En sustancias mis diietiles, la ruptura puede ser precedida por un estrangulamiento; ex decir, ta parte centyal de la barra se es recha mis que los cxtremos (Lig, 808). Se desarvolla una fractura conica y, cuando se produce Timente la ruptura, sc sepaea una protuberancia ednica de una depvesidn eéniea. este case, la inuestra ha cedido a lo largo de fracturas de cizal algunos ma- teriales, la yuplura es una coethinaciin de fractura de cially yode fractura de tensidn (fig, BUCS, eceiones opues- + China or) night) A Qn Hy) wowennenainpneaninyayy) B ‘ SET epee NT ETT TE — wan iy i ~ c AO. Barra aujem a tensidi, A, Mater Wy perpendicular al eje de lab turar la superficie coi ex cow fh es una f feagil, con una feactwra ate nee Material daceit. Gaspuds ee da weap sale Adaalliy ef esters ruuna lel carne seine tet . Lus rocas consolidadas que cain cerea de ba superiicie de in tierrs sor sustancias frigiles y cuando san someticas a tension, de- bemas esperar, generalmente, que cedan por he formacion de griemaé de tensién. En otras palabras, lus Jracturas deben formarse perpen- dicularmente a las fuerzas tensionales. 2p CRSION POR RUPTURA Las rocas tienen una resistencia a la tensién mucho menor que su resistencia a la compresién, como lo muestra la tabla J. ‘La arenisca, por ejemplo, tiene usa resistencia media a la compresién de 740 kilogramos por centimetyo cuadrado, pero la misma roca tiene una resistencia media a la tensién de solamente 20 kilogra- mos por centimetro cyuadrado. Com Preston En el tipo mas simple de compresién, Ja muestra, generalmente un cilindro o un prisma cuadrado, es sometida a una fuerza com- presiva cn dos extremos opuestos, y los costados quedan libres pa- ra expandirse. En otros experimentos, un prisma cuadrado es tam- bién comprimicdo en dos extremos, pero esta confinado en dos cos- tados opuestes; los otros dos costados se pueden mover libremente. Si et bloque cs un prisma cuadrado, no confinado en los costa- dos, se desarrollan cuatro juegos de fracturas de cizalla. En la fig. 81. A, los planos ABCD, EFG, HIJ y KLMN ilustran los cuatro a t B t Fic. 81. Fracturas de cizalla debidas a compresién, Las flechas indican fuer- 22s Compresivas. 4. En un prisma cuadrado sujeto a compresién simple se desarrollan cuatro juegos de fracturas de cizalla, paralelos a los planos ABCD, EFG. HI] y KLMN. B.KN y MN representan planos de maximo esfuerzo de corte, deducidos matematicamente;" KO y MO represeptan la posicién apro: zalla que se forman en experimentos CESION POR RUPTURA planos paralelos a los cuales se forman las fracturas, Generalmen- te, se desarrollan muchas fracturas paralelas a cada uno de estos planos. A medida que aumenta la fuerza compresiva, las fracturas aumentan en ntmero y tamaso, hasta que, eventualmente, una fractura atravicse completamente [a muestra y se produzca el co- lapso del blogue. Algunos juegos pucden estar mucho mas desarro- Mados que otros, especialmente si la muestra no es homogénea. El Angute que bisecta ja fuerza compresiva —Angulo KOM de la fig. 81 B~ tiene siempre menos de 90 grados, gencralmente alre- dedor de 60 grados. Es decir, el angulo entre la fuerza compresiva y jas fracturas de cizalla cs de alrededor de 30 grados. Si el _prisma cuadrado esta confinado sobre dos costados opues- tos, dos juegos de fracturas s¢ inclinan hacia los costados no con- finados de la muestra. Si el frente y la cara posterior del bloque que muestra Ja fig. SIA estuvieran confinados, se formarian sola- mente los dos juegos de fracturas representados por ABCD y EFG. Si la muestra es cilindrica, la superficie de ruptura tiende a tomar una forma cénica, esto es, similar a las fracturas de cizalla que se forman en materiales chictiles sometidos a tensién. . En muchos casos, sin embargo, las muestras sometidas a com- resién se rompen a lo largo de fracturas paralelas a los costados hor | Fic. 82. Fracturas de extensign y fracturas de relajaci6n debidas a compresién. Las flechas indican fuerzas compresivas, 4. Fracturas de extensién: se forman Paralelamente a los costados del prisma A. Fracturas de relajacién: s¢ forman paraiclamente al tope del prisma, (Semon D. T. Griggs) crSION POR RUPYTORA del prisma, especialmente si se ‘coloca un Jubricante a lo largo del contacto de Ia muestra con el pistén que ejerce la fuerza com- presiva (fig. BRA). De acuerdo con cierto punta de vista, éstas son fracturas de cxtensién, sobre cl principio de que la compre- nm activa en ona direcelén origina fuerzas tensionales perpen- diculares. Sin embargo, hay objeciones cedricas a dicho anAlisis, y fas rupturas de este tipo se denominan preferentemente fracturas de extensidn 4, Owe tipo de fractura resulta atin indirectamente de la com: presién 4, La muestra, mientras est4 sumergida en un fluide bajo alta presién de confinamiento, s¢ somete a Compresién, Después de retirar la carga y al remover Ja muestra, aparecen muchas fraccuras perpendicatares al eje de compresién (fig. 82 By. Estas fracturas son, en determinado sentido, fracturas de tension causadas por la expan- siém de la muestra al ser retirada la carga, pero, como no hay ted nm activa, pueden ser denominadas fracturas de relafacidn, Curras La fig. 83 ilustra la relactén enwre rupturas y cuplas. Se coloca una hoja de goma sobre un marco cuadrado de Kierra, con bisagras ea cada uno de los cuatro vértices, La gama se recubre despuds con una capa delgada de parafina. Si luego se deforma el m suficientemenre por accién de una cupla, la parafin reo se rompe, apa- A Fic. 83. Ruptusa debida u una cupial a, Marea cuadrada eublecto por una hoja de gorma tevestida por una capa de paralina. #, Fracturas que se des arcollan debide a wna eupla: f= fracturas de tensiga (perpendiculares al plano del papel fracuivas de cizctia (perpendiculares wl plano del papel); tie fallas inversas {inctinadas con respecto al plane del papel), (Segdin W. J. Mead.) 2 Dancaan, PB, W., “Reflections on Rupture’, Journal ef Applied Physic Vol, 9, pp. 517-528, 19) 8 Gaicas D. T., “Deformation of Rocks under High Confiaing Pressures’. (af Geolagy, Vol. 44. pp. 511-577. 1936, Jowen CESIGN POR KUPTURA veciendo numerosas grigtas, Las primeras rupcuras son fracturas de tension verticales (ede la fig, 88 B) con rumbo paralelo a la dia: gonal menor del paralelograma, Esto es de esperar, obviamente, porque la parufing est slendo estiruda paralelamente ‘a la diagonal mayor del paralelogramo. Al continuar la deformacién, se desarro- Han fracturas de cizafla verticates (s de fa fig. 88.8) paraletas a tox costados del marco, Estas fracturas son tambien de esperar, por- Yue son andlogas a las fracturas de cizalla que se desarrollan bajo compresién, Su orientacién est controlada sin embargo, por los costados del marco. En la tiltima ctapa de la deformacidn se prov clucen pequefias fallas inyersas (¢h de fa fig. 89 5) de rumbo para Jelo a Ja diagonal mayor del patalelogramo 4 : Tonside ‘ Sise Ura de fos dos extremos de un troto de tiza, se forma una’ fractura de tensién perpendicular al eje mayor de la muestra co mo en 1 fig, 80, Si-cl mismo material es retoreida, se desarrolla una fractura helicoidal, como muestra la fig. 844, Aunque la tiga ilustra la diferencia entre las ruptuias producidas por tension y por torsign, fax masas de roca que interesan at gedtoga estructu- ra] pueclen dilicilmente ser comparadas eon barras, El retoreimien- to de cuerpos laminares, incluyendo ya sea un solo estrato, una farinacidn, @ toda Ie cortera terrestre, es mucha mas significativo ghe el retorcimiento de una barra. Los esfuerzos que se dlesarrollan al retorcer una famina se pueden resolver en Jos esfuerzos mda simples, tensién o compresién, y las rupturas obedecen a lay generalizaciones ya enunciadas, Hace mu- chos altos se realizteon experimentos bastante simples, retorciendo una limina de vidrio, Gomo se muestra en la fig, 841, las esqui- nas superior derecha @ inferior izquierda se movieron hacia aba- jo, micnteas que las esquinas superior izquierda © inferior derecha se movieron hacia arriba. S¢ desarrollaron dos juegos de fracturas *, Sobre la superficie superior, Ias fracturas eran diagonales y se extendlan desde Ja esquina superior izquierda hasta la esquina in- ferior derecha, Sobre la cara inferior, las fracturas eran también diagonales, pero se extendian tesde ta esquina superior derecho hasta Ja inferior izquierda ® Un breve andlisis explica por qué el vidvio se fractura cle esta manera, Si se encorva una Mmina, co- * Mean, W. J. “Notes on the Mechanics of Geologie Structures", Journal #f Geology, Vol. aH. pp. bO5-524, 1920, § Dauonke, An. Blades Syntheriques ce Géotog Parts, 1679, a Mrao, W expérimentale, pp. 306-314, Ja op. eft, PSION POW RU PEUILA, meen ta fig 760A, la parte superior esta sujcta a tension y ta ferior, a comprosion. Entre las dos hay una superticie de no de. formacién, En la limina de vidrio que fue retorcida, la cara su perio estuve sujeca a Cuerzas tensioniles que aciuaron desde la fsquind superior derecha hasta la esquina inferior izquierda. Tor vl -contrario, las fuere le ht esquina superior izquierda hasta | ha. Las fracturas de tensic istencia a fi tensiém cs mertur tensionates sobre fa cara inferior actuaron esyuina inferior der se formaron debito a que ta tes que be cesistencta a Le compresion. Abele Bi. Ruptura debata 4 loesdn. f Fractura telicvidal deblede at vetoes inlnio de Wn tor de na, 8, Fracturay de tenn tn in tote de vidtine Las Cracturas gun se estienden dudde la esquina auperior indaierda, havea, La eajuina inferior vterecha age! aie ce la cara ay Ia Mitnina ile sietetn mis gue oc sxtienden desde la caquina auporios derecha hasta Ja esquina inferior iequicnta, esti en ta eata inferioe de Ly lamina Es dificil evaiuar la import, de ruptura en tas recas de ta ti Sida es un Lipo importante de particular puede ser diftci! decidir ai ta se debi a ude corstcn regional forsian como una ews rebable cue ta cor. sero en fede case a eompresion tocal 208 CHSION POR RUPTORA ‘ “RELACION ENTRE RUPTURA Y ESFUERZO SLIVSOIDE DE FSYUERZOS En la seccién precedente se ha ccatada de los dates experimen. tales sobre [a orientacién de Fracteras bajo varias condiciones de deformacién. Et mismo peablema se puede tratar ahora desde un punto de vista mits general y teérico, Los esfuerzos que act anen un punto se pueden refetir a cres gjes mutuamente perpendiculares, conocidos como los ejes de es. fuerza principal. Asi, en la fig. 85 A, P es el eje de estuerzo prin. Hlipsolde de cstuerzos y ruptura, 4. Eliptoide de esfuenos, 0. Estuereo al (ny y esfucres de cizatta ()_cawudos por presida (1), €. Panos de maximo esfuerso de cieatte (88 y SS y planos de suptura (PRO oy EE) cipat maxima; Q es el eje de esfwerzo principal intermedio; y es cl ¢je de esfuerzo principal minimo. Las ues lineas son. los ejes del alipseide de esfuerzos. Los Wes esfuersos principales pueden ser compresivos; los tres pueden ser tensionales; dos puecien ser com presivos y uno tensional; o uno puede ser compresiva y dos tan- sionales. En geologia, una compresién (presidn) se considera gene- talmente como positiva, inientras que ana tensiéa se considera co- mo negativa, En ingenieria y en fisica, el caso es x la inversa. La diferencia te esfuerzos es ta diferencia algebraica entre los es- fuerzos principales mixima y anime. . Unos pocos ejemplos aelararsn el uso detyconcepte de elip: soide de esfuerzos, Sion Jos exiremos de tn cilindra sélido, cuyos castadas estin confinados solamente por aire, se aplica una fuerza compresiva de 1,000 kilogramos por cm, el estuerza principal ma- ximo, P, es de -- 1.000 kgfem?, mientras que los esfuerzas princi pales intermedio y minima son de una atmidsfers, ex decir ce + l kg/em’ La diferencia de esfuerzos ex de 999 kg/em?. Si ON POR RUPTURA las costaclos del cilindia estuyieran sometidos a una presidn hi- dresuiticn de 500 ky/em*, y los extremos a un esfuerzo compresiva de 2.000 kg/em?, ¢f esfuerzo principal maximo seria de -{- 2.000 mi? y los esfuerzos principales intermedia y minimo de + 500 kg/cm. La difevencia de esfuerzes es de 4- 1.500 kg/cm. Si a los extvemos de un ciliadro, cuyos lados estin confinados por aire, se aplica una fuerza tensional de 1.000 kg/em*%, el esfuerzo princi. pal minimo es de = 1.000 kg/em®, mientras que tos esfuerzos prin- cipales intcrmedio y yndximo san de una atmédsfera, es decir, -- 1 kg/em?. diferencia de esfuerzos es de +4 1.001 kg/em?. Si tos costados del cilindro se someten a una presién hidrostatica de 500 kg/em* y los extremos a um esfuerzo tensional de 2,000 kg/cm’, el esfuerza principal minimo ex de ~ 2.000 kg/em3, mientras que Jur esfuetzos intermedio y maximo son de 4-500 kgfem?. La di. ferencia de esfuerzos es de + 2.500 kg/em®, debido a que el es: fuerzo principal mitxéimo es compresive y cl minimo es tensionat kgf SUURA Y RL MLISGFOR DY RSECERZOS Se pucde cansiderar ahora Ia refacién entre ruptura y esfuerzo. Neste aniilisis se sepondré que tacos los esfuerzos principales son compresivos. Ademis, para simplificar, cl problema se conside- rari en dos dimensiones, en el plana que contiene los ejes princi pales de esfuerzos maximo y minimo; es decir, en un plano per- pendicular af eje de esfuerzo principal intermedia. nda fig. 85 1B, la linea AIN representa cualquier plano sujeto a lag esfuerzos, A lo large de este plana habra un esfuerzo de ci- zalla ry, y un esfuerzo normal m.+Desde que en este ejemplo P y R san compresives, el efecto del esfuerzo normal es apretar el material sobre los lados opuestos del phino, Se puede demastrar matemativ camente que hay dos planes a lo largo de los cuales el esfuerzo de cizalta v aleanza un maximo’. Estos planos pasan por el ¢je de esfuerzo principal intermedio y forman dngulos de 45 grados con los ejes de esfuerzo principal maximo y minimo. Son SS" y 4" 5 sie la fig. 85 C, Sin embargo, los trabajos experimentales muestran que las fracturas de cizalla estin inclinadas solo unos 30 grados con respecto al eje de esfuerzo principal maxime, Esta discrepan- cia-es causada por el esfuerzo normal nm. De Ja fig. 85 resulta claro que el esfuerzo normal es mulximo sobre un plano perpendicular al eje de esfuerto principal maximo, y es minima sobre un plana 7 Axpenson, E. Mu Phe Dynamics of Faulting ard Dyke Formation, with Applications ta eitain, 2% ed, pp. TV. Edinburgo: Oliver and Boyd, 1951, Mensear, ADK " Certain Familiar Geologic Structures”, Mnttetin Cratagi of America, Vol, 62, pp. 345-972, 1051. 4 Suciety 106 CESION POR RUFTURA Fic. 86, Elipsoide de deformacion, AA’ es ef eje misima de deformacidns BL os cl cjs intermedio de deforsacién: ex el cje minimo de deformacién, H. Las fracturas de fensign se forman perpendicularments al eje maxino de deformacién, G. Vode elipsoide tiene doa sccciones ci ue se intersectan cw el eje Hiermedio Au at’ bisects el dngite i Tay scueiomes cir: culares, D, del’ bisecta ed duguta ohio enwe lie fractures de cizalla J Detormacidn det clreule en uaa elipre. of, Gompresion. 8. Tensién, c, Cupla perpendicular al eje de esfuerzo principal minime, Incuilivamen- te, esperariamos, cn consecwencia, que los planos de Fractura es: uivieran en algdn igar entre los planes de esfuerzo de elealla miximos (SS y S78") y P. Es decir, Ins fracturas de cizaila serdin paralelas a las planos represenmulos pac 6 y 2 Fen taf SPOR RUKTORA En Anderson y Hubbert se da uni prueba mateimatica rigurova ile esta, Es evidente que no se pueden formar fracturas de tensidn per- ndiculares a P spor lo menos, mientras se estt aplicancdo to davia compresién— porque a lo largo de este plano el esfuerzo nor mal es mdximo. Por cl contririo, él esfuerzo. normal nes minime -erpendicularmente a &; y, bajo compresién, ésta es la direccién avis probable, paralelamente a Ta cual se forman las fracturas de extensian. Come se mostrard en una seccidn posterior, cl elipsoide de wsfuereos puede tener cualquier direeciin concebible dentra de la cortecd dé Ia tierra, En comsecuencia, las fracturas de cizalla y de fensuin pueden tener cualquier posicién concebible. “Cambién se be destacar que aun si la orientacirin del, clipsoide de esfuer- gos se puede deducir del disco que muestran las fractu naturaleza exacta de las fuerzas externas sulo se puede determi- rsise dispone de datos adicionales RELACION ENTRE RUPTURA Y DEFORMACION ELIbsoInr DE DEFORAACION En la seccién precedente se ha analisado la relucién entre rup- tury esfuerzo, Otro método de anilisis es retacionar fa ruptura con In deformacién. Este enfoque se ha usade en geologia extens mente, en particular en América del Norte Una forma conveniente de visualizar la deformacién es supo- ner el cambio ce forma de una esfera dmaginaria en las rocas, Por gjemplo, imaginary una esfera en un eubo de granito, Si cl granite fuera imido desde el tope 'y la base, Ia esfera imaginaria se defor en un esferoide achatado, cuyo eje menor seria vertical, El sélido ints general resultante de la deformacion de una esfera es un elipsoide (fig. 86.A). Esta figura imaginaria se pucc amar el wipsatde de deformactdn, El eje mayor del elipsoide se puede deno- minay el eje mdximo de deformacidn (fig. 86 A); el intermedia ex el vie (mermedia de defarmacién; y el menor es cl cje minima de de formacian LIPSGIDE DE DEFORATAGIGN J Ruprura ¥ ge Si se forman fracturas de ctensidn, éstas son paralelas al plano que contiene los ejes minimo © interimedio de deformacién (Lig. SAY; es decir, Ins frasturny de (cneién so forman perpendicularmen: tas lan POR RUPTURA te al eje maximo del elipsoide de deformacion (fig. 8614). Si se eo: noce ta posicién del elipsoide de deformacidn, se puede predecit la posicién de las fracturas tenstonales, Por el contrario, si las fractu- ras se pueden idencificar como de origen tensional, se determina ficilmente cl eje maximo del elipsoide de deformacion: se define también el plano que conticne los ejes minimo c intermedia, pera la posicidn de estos ejes dentro del plano solo se pucde determinar si se dispone de dhites adicionales, La mayaria de las secciones a través dé clipsoidcs son elipses (lig BGA) Das de las secciones, sin embargo, sun circulos, Estas seccto- nes éivculares pitsan por el eje intermedia AM (fig. 86C) En la lite. ratura gealdgica norteamericana se supuso por mueho ipe que las fructuras de eigatla se forman paralelumente a estas dos seccio- nes circulares, Un examen de la fig. 88 muestra, sin embargo, que este no es cierto. En esta tepresentacién bidimensional, ef cje inter: medio es perpendicular a lu pagina. Los planas $S* y S“S‘* son los traros de Jay secciones cireulares, El anguto entre ellas y CC’ es siem- pre mayor de 45 grados, Si esta clipse particular fuera el resultade de cumpresivin paralela a CG! sabemos por evidencias experimen: tales 100) que las fracturas de cizalla se formarian paralela+ mente a FR y BYP, eg decir, el dngulo entre las fracturas de cizalla y CCl es aproximadamente de $0 grados, (Ver también fig. 86D.) Pademos utilizar este conecpto como sigue. Si se presentan dos juegas de cidalla, y son el producto de la misma deformacién, la linea que forma su interseecidn ex paralela al eje intermedio del elipsoide de defonmaciou, Adems, el eje minimo de deformacién CG" biseeta ul dngulo agudo entre las (racturas de cizalla, ~ Un punto de fundamental inpertancia es que la deformacion no hes da evidencia directa de las Cucrzas externas que causaron Ta deformacion, Un elipsoide se puede formar de una esfera por com- preién simple, por tension, o por cupla. Este hecho se ilustra et dos dimensiones en la fig. 87, donde el eje intermedio es perpendicu- lar a la pagina. Las ures elipses son idéntieas. La elipse de la fig. B7A, no obstante, es el resultade de compresion; In de la fig. 875, de ten- sion; y Ia de la fig. 87G es cl resultado de una cupla, como se indi por las flechas Henas. Las fechas cortadas darian el mismo resultado, Asi, aun cuamlo cl gedlogo de campo pueda describir con exactitud le deformacion, no puede deeducie directamente las fuerzas externas sin alguna cvidencia adicional. Un cjemplo simple puede servir para ilustrar el uso del concep- to del elipseide de deformacién en retacion con rupturas. La fig. Aves una scceién transversal a través de una falla, os decir, una fractura a to largo de In cual los bloques sobre los lados opuestos han sido desplazalos relativamente cntce si, Ravas sobre la superfi- cie de la falla indica que cl movimiento fue paralela a la inclinacion de Ia mistna, EL problema es decidir si cl bloque oriental se movié +109 CESION FOR RUPTURA hacia arriba o hacia abajo en relacién con ct bloque occidental, es deciv, qué Flechas representan el movimiento: las de aa tas de b. Sobre el lado este dle la Falla hay fracturas de tensidn abiertas, cortas, dispuestas escalonadamente, como sc muestra en la fig. B94. El je mayor del elipsoide de deformacién, Ad’ cs, por lo tanta, ver tical, camo sc muestra en la fig, 891, y la clipse se orienta como esta indicado. Si la cupla a lo large de la Calla acta come muestran tas flechas en & el cje mayor de fa eclipse seria horizomtal. Si la cupla actia como muestran las [lechas cn a, el eje mayor de In elipse seria vertical, Por cuanto el tltimo correspoude a la orientacién deducicda de las grictas de tensidn, se Hega a la conclusién de que la pared Fic. 88. Elipie de deformacisn, Ad’ es je mdsine defurmacion. GG e1 cl cje miaimo de delormacida, SS y S's‘ son las trazue ve lus seceiones tir- culates Mel elipsolle, FFT y FCF son los texeos le das plauos purateles 4 los cudstes se forman los fracturas de cizaiia oriental se movida en_velacion—con. la_eccidenta], Este problema ha sido a tercera dimen én este caso, cl eje intermedia del clipsoide de deformacién es per- pendicular al plane del papel, y puede no tenerse en cuenta En secciones posteriores de este libro se citun otyas ejemplos del uso de) elipsside de deform Fl concepto del clipsoide de deformacidn se usa extensivamen: te en la literatura sobre geologia estructural, Se ha usado particu. larruente en intentos de relacionar ruptura con defermacién, y con fuerzas externas; el estudiante debe familiarizarse can los métodos empleados. Por el contrario, muchos geMloges piensan que se gana muy poe analizando problemas de campo de esta manera. En gene- ral, no obstante, el cancepta del ¢lipsoide de Meformacién es extre- madamente (itil sise emplea cow diseriminacion. Ke teil para visu iar en tes dimensionés cl cambio we focna que pocwen: sufrir 110 CESIGN POR RUPTURA masas de vous, Adwinds, es claro que las fracturas de tensidn se fore man perpendic nente al Aximo, de delornidcion. Las frac- terar de clualla pasan por el aie intermedio de deformacién, y for nan un AB gula de unos #0 gradds con el sje gatniene dectetenn clon. SS * a a ™ ‘ <> Fic, 89, Uso cién transwers. 4i el inovimienta Hoch un proble estructural, A. Sec. Togviess es una Falla; el problema es decidir a Oo Veprescutade por lag fleehas en a o por las fechas en &. Las pequedas aberturay indicadas en negro son grictas de tensién abiertas, Jt. Lar grietaz de tensiin de la Fig, 890A calm representadas por tty por la tanto, ef cje maximo de deformacién est en la direccién dd‘, que es el ¢je mayor del olipse de deformacion. El movimiento representado. por las echas en a daria esa aricatacién at clipse de deformacién; ef movimiento re- Jas Meehas en bone to harks 1 RUPTURA F ROGAS La ruptura se expresa en his rocus de la corteza terrestre por dinclasas, fallas y algunas clases cle clivaje. Unos pocos eapitilos préximes estin dedicacos, en consecuencia, a esos temas, Muchas rupturas estin ahora ocupadas por vets y diques, Aunque el origen de las rupturas intevesa al gedlogo estructural, el gedlogo economis- tao el petrélogo se ocupan de la naturaleza clel material que Jas rellena. CAPITULO VIt DIACLASAS , \ RACTERISTICAS © NERAL 3 Las rocas estan earacter{sticamente rotas por fracturas lisas cono- cidas como diaclasas (laminas XI, XP oy XID). Las diaclasas se pueden definir como planos divisorids o superticies que divider jas racas, y a la largo de fos cuales no hubo movimiento visible parale- fo al plano_o superficie. Aunque la mayoria de las diaclisas son planos, algunas son superficies curvas. No hubo movimiento visible paralelo a la superficie de ta diaeclasa; de otro modo seria clasili- cada como una falla, Sin embargo, puede existir movimienta per: pendicular a la superficie de la diaclasa, y producir una fractura abierta. v o te 0. Posicién de disctasas, Et plano ACD representa una dlactasa vertical fe rambo exe ocste; cl plane MDEF representa una diaclasa vertical de runche Yo plano GHTL vepresenta una diaclasa dz rumbo noite sur que a Inclina 50 grados a) este P Las diaclasas pueden tener cualquier posic erlicales, otras son herizontales, y mucha sulos variables. Et rumba y la inclinacidn de on; algunas son inclinadas en dn. sas se miden DIACLASAS de la misma manera que en la cstratificacién, £ cién de una Hnea horizontal sobre Ja superticie de la diaclasa; ta inclinacién, medida en un plano vertical perpendicular al rumbo de la diaclasa, es el Angulo entre un plano horizontal y la diaclasa. En ta fig. 90 3e indican las direeciones geogrificas, El frente del bloque (plano ABCD) es una dinclasa de vuinbe este € inclinacién vertical, El costacdo, derecho def bloque (plano BEDF) es una dia. elasa de rumbo norte ¢ inclinacién vertical. El plano GHJJ es una clasa de rumbo norte ¢ inclinacién 50 grades af este. En fa fig, 91 se muestran los simbolos que usa el U. $. Geologi- cal Survey. tumbo es la dire: — as eae os 2 » . Fic. 91. Simbofos para aiactases.* 4. Huma 2 inelinachbn de una diaclasa inclinada, Hf, Rumbo de wna diaciasa vertical, €, Diaclasa horizontal Las diaclasas difieren mucho en tamaio, Algunas tienen sola- mente unos pocos metros de largo, pero las observaciones realizadas en canteras demuestran que otras se pueden seguir por decenas o centenares de metros a lo largo del rumbo, y por distancias simila- res hacia abajo. En regiones montaiiosas se pucden observar diacla- sas que tienen centenares o atin miles de metros de longitud, tanto en el sentido del rumbo come en el de la inclinacién, Una diaclasa nunca se encuentra sola, Ef intervalo entre etlas puede ser de cientos de metros o solamente de unes pocos centime: wos, Como se mostrara en la pig. 366, si el intervalo es menor de dos o tres centimetras, se aplica ef términa clivaje de fracwura. Se dice que el término diaclasa (joint) se origind en los yaci- mientos carboniferos britanicos, debida a que los mincres crefan que las rocas estaban “unidas” (“joined”) @ lo largo de Jas fracturas, de Ja misina mancra que los ladrillos estan wnidos en una pared, Las diaclasas se pueden clasificar ya sea geométricamente, ya sea gendéticamente, Una clasificacién geométrica es estrictamente descriptiva y comparativamente ficil de aplicar, pero no indica el origen de las diaclasas. Una clasificacién genética ex més signifi. cativa, pera, como se verd, en muchos.casos es dificil de aplicar!, 2 Pare aetfculos especialmente buenos wbre diaclasss, ver tor sigulenten Buca, W. Ha The Mechanical Interpretation of Joincs'. Jeurnal of Geology, Vot. 28. pp. 707-730, 1920; Vol, 29. pp. 1-28, 1921 . Sur00r, PEARL, “Some Jhacrvations and Experiments on Joist Planes", Journal of Geatogy, Val. 20, pp. $3-79, 164.590, 1912 Swanson, GC. O., “Notes on Stress, Strain and Joints. Jew Vol. 35. pp. 198-223, 1927. nal of Geology, 1a BIACLASAS. CLASIFIGAGCION GEOMETRICA En una clasificacién geométrica, las diaclasa car sobre la base de su posicidn con respecta alguna estructura similar de los estratos q de rumbo, son aquell lo al yumbo de se pueden clasifi- la estratificacién o duc cortah, Las diaclasas + 4s cuya rumbo es paratelo ao esencialmente p ec la estratifieacién de una roca sedimentaria, a la esquistosidad de un esquista, o a la estructura gnéisica de un gnefs. Eo la fig. 92. en ta cual Ia estratificacién se indica en negro, UDEF y MNO son diaclasas de rumbo, Le inactén son_aquellas cuya rumbo es paralelo o esencialm joa Ta direccidn en la cal se inclina la _estratificacién, esquistosidad, o estructura gnéisicn, En la fig. 92, 480 y GET son diaclasas de in- Fic. 92. Clasificacidn geométrica de diaclisas, La banda negra represcaca 1a curacificacién, ADCD y GHI.san diaclasas de inclinacion; “DEF y' MNO son Wiaclasas de rumbe, JNKL cs una diaclasa de eutratitiescién. POR y STU sun dlactasas diagonates . clinacién as_oblicuas ‘a diagonales son aquellas_ cuyo fumbo esta entre inbo y le direccién de Ya indlinacién de Jay focas asociadas, Ea lacfig. 92, POR y STU ‘on diaclasas oblicuas, Las ciaclasas de estratificacidn son paralelas a Ja escratilicacién cle ‘as rocas sedimentarias asociadas. En ta fig, 92, JRL es una diaclasa de estratificacién - . Generalmente, un gran niimero de diaclasas san paratelas. Un ivego de diactasas consiste en un: grupo de diaclasas mds 0 menos paralelas, Un sistema de diactasas esta compuesto por des o mas Juegos de diactasas, o por cualquier grupo de diaclasas con um dise- fa caracterfstico, . ty DIACLASAS Las diaclusus se pueden clasificar de acuerdo con su riimbo. posible, entonees, hablar del juego narce sur, del juego nordeste el juego este eeste, En algunas regiones puede haber yarios juegos norte sur; un juego puede ser vertical, otra puede inctinarse 40 grados al este, y Un lercero puede inelinarse 60 grados al este. Para determiaar el nimero de juegos presentes, las diaclasas pueden ser représentadas en un mapa, La fig. 9$ muestra claramen- te que en fos Montes Adicandack de Nueva York hay dos juegos frominentes de diaclasas que son esencialmente yerticales, y que uno ticne rumba nordeste y el otro, noroeste 7, Es ° 29) Fic, 93, Mapa de diaclasas de parte de los Montes Adirondack de Nueva vont! Generaliada de mapas detattaces; tos datas de muchas disclasas se combinan en un ximbolo de inclinacién y rambo, La longiiud de las Mneus sefala Ja importancia relativa de los diferentes grupos de diaclasas, pero no signitica que una de clas puri see seguica por esa distancia, Gegin KR. Walk) 2 Paix, Ronewr, “Siuctural Geology of the Adirondack Anorthosis” Mineratogische und Betrographische Mitteilungen, Lelpsig, Vol. 21, pp. 308133, 13%. Para wa ejemplo excelente, ids accesible, de un inapa de diaclasas. ver Lown, Ko E. “Stony King Granite at’ Bear Mountain, New York”, Bulfetin Geotogicat Facéety of Ameriza, Vor. Gl, pp. VSTNW, LIU; especialmente Hin, & y lige 7. iis LOIACLASAS Para representar la posicién de las diaclasas en un dtea, se pueden usar varios pos de diagramas. Una manera precisa de re: presentarlas es dibujar les polos de las perpendiculares a las diacla- sas. Se supone que toclas las diaclasas estan en el centro de una esfe- ra, Una linea perpendicular a caca diaclasa atvavesard la esfera en dos puntos, Hamados los polos. En la fig. 94, los polos de una Fie. W1. Esfera con todas lay diaclasas ‘pasando a través del centro. AED, ACFE y BCDE 308 diaclasas diaclasa horizontal BCDE esuin en A y F, Los polos de una diaclasa vertical ABFD, paralela a la pagina, estin en C y £, Los polos de una diaclasa vertical ACFE, perpendicular a la pagina, estan en 0 y 8 Es abvio que para representar los datos se necesita usar sola. mente la mitad superior o inferior de la esfera, perque los polos de un hemisferio son la imagen especular de los del otra, Adermas, ¢s mucho mis conveniente proyectar la superficie del hemisferia sobre el plano det papel. La fig. 95 es un ejemplo de una proyeccién en Ia cual se usd ¢l hemisterio interior, El punto f Yepresenta una diaclasa horizontal? 2, una diac sa vertical de rumbo norte; 3, una dinelasa vertical de rumbo este; ¥, una diaclasa vertical de rumbe noroeste: 3, una diaclasa de rumbo este ¢ inclinacian 45 grades al norte: 6. “na diaclasa de rumbo noroeste ¢ inclinacién 45 grados al noreeste ad Ne DIACLASAS ‘Todas las diaclasas vert por supuesto, se pueden representac por dos puntos, y los puntos 2", 7" y 4", respectivamente, representan las mismas diaclasas que 2, 3 y #. Sin embargo, se dehe poner un solo punto por cada diaclasa vertical, para que el lector no yeeil na impresién equivecada de su abundancia. Es una cuestién av waria cual de los dos pasibles puntos debe ser representade, La distancia exacta a la que un punto esta del centro del cireulo depende del tamafio del civeulo de proy dea inclinacién de In diaclasa, y del tipo de proyeccién usada, Se puede mo se usa en mineralogia. e€ iC un cirewlo, Les (Wer texte.) Fic, 95, Polos de diaclasas repres sen dischisas diferes ieros repre: Sin embargo, es mas util la proyeccidn equiareal, que se usa también en petrologia estructural (Gapitulo XX). En la fig. 96 se mues- tra Ia eseala para un efreulo de proyeccién con un radio de 10 centimetros. En geologta estructural se acostumbra a hacer la represencacian sobre el hemisferio inferior, Para dibujar la proyeccién del polo de una diaclasa en particular, se trara una linea desde el centro del circulo, en angulo recto al rumbo de diachasa y opuesta a lad vIAch Sas reccién de la inclinacién. Usando la escala de la fig. 96, la_inclina- cién se representa desde el centro del circulo hacia afuera. El circu- lo tiene un radio de 10 centfmetros. > Jicfifiefiorefereef ceprefeceepeeced 8 eae Mcciecomle dee fire aie a le at contio det clecule Fic. 96. Escala empleada para representar polos de diaclasas, Se usa sobre un circulo con un radio de 10 centfmetros; se basa en Ia proyeccién equiareal La fig. 97, que es la representacién de las diaclasas “de los Mon- tes Adirondack que se muestran en la fig. 93,.se.conoce como dia- grama_de puntos, Los puntos sobre la circunferencia del circulo indican inclinaciones vercicales; dichos puntos pueden ser ubicados Fic. 97, Diagrama de puntos de las $11 diaclasas de los Montes Adirondack que se muestran en la fig. 93. Representadas en el hemisferio inferior =~ en cualquier exttemo de.un didmetro, y han sido distribuidos arbi- trariamente de manera de igualar el ntimero de puntos en cuadran- tes opuestos de la circunferencia. Esta representacién muestra que, 118 ~ DIACLASAS pricticamente, todas las diaclasas estén muy inclinadas, porque fos puntos estan sobre Ja circunferencia del circulo o cerca de ella, Ade- mas, la mayor concentracién de puntos en Ios cuadrantes noroeste y sudeste indica que la mayoria de las diaclasas tienen un rumbo gene- ral nordeste. Este hecho es también evidente en el mapa de la fig. 93. Con el diagrama de puntos se puede preparar un_diagrama de ia_como el que muestra la fig. 98. El drea negra, designada significa que el 11 a 12 por ciento de todos los puntos e C4 oe em Fic, 98. Diageama de frecuencia de las 311 diaclasas de los Montes Adirondack que se inuestran en la fig. 93. Representadas en el hemisferio inferior que muestra el diagrama de puntos (fig. 97). estan dentro de un area igual al uno por ciento del area total del diagrama. Esto sig- nifica que si un circulo pequefio, que cubra un area igual al } por ciento del circulo grande, se coloca sobre el area negra, contendria ef 11 a 12 por ciento de les puntos. El alto porcentaje sobre la cir- cunferencia, en los cuadrantes' norogste y sudeste, indica que Ja ma- yoria de las diaclasas tienen rumbo nordeste y son esencialmente yerticales. 9 HACLASAS. Ln la fig. YY sc ilustea ta preparacién de un diagrama de fre- fencin a partir de un diagrama de puntos, Se coloca un traza de Apel Wansparente sobre el diagrama de puntos. El contader cen- sal € en la fig. 99, consise: en tin agujero circular en el centro ices. oe as de frecuencia, C6 = ferico LM Métedo para contar penis es lox diagn contadar central; PG,= contador. p! un waro de papel, cartan, celuloide, o cualquier material apro- * ode. El diva de este circule es el 1 por ciento det area del circulo sender si este Gltime tiene un yacio de 10 centimetras, el circulo “Hiteho tiene wun radio de J centimetro. En la fig. 99 estin repre “Mules 200 puntos, (Algunos de éstos estan cubiertos por los con “¥es) Seis ce estas puntos caen dentro del contader ventral; scis {| tees cl es por ciento del numero total de puntos en el circtilo ‘ y la cifta 7 se eseribe en eb centvo del contador central. El i siuloy central se mucve sobre todo el diagrama, y se registra ef ede puntos en cada lugar, Para que el muestrea pueda ser | ‘elhalica, se colocs un veticulade sohre el diagrama de puntos y * i DIACLASAS —o debajo, si el diagrama de puntos est sobre papel wansparente— y el contador central se mueve de izquierda a derecha un centime- iro por vez, Después de completar un recorrido de izquierda a dere- eha, se mueve el contador un centimetro haeia abajo y se efectia ouo recorridg, Debe tenerse en cuenta que un mismo punto del diagrama puede caer dentro def contador central varias veces en sus posiciones sucesivas. El punto se cuenta cada ver. Para los puntos cuya distancia’a In ciseunferencia es menot que cl didmetro del contador ceatral un centimetro, si el elreulo gran de dene 18 centimetros—, se requicre una téeniea especial, El con. tador periférico (PCG en Ja fig, 99) se usa para tales puntos; esta hecho de papel, cartén, celulaide, o cualquier material conveniente. La mitad de cada uno de Jos circulos en ambos extremos se extiende mis alld de la circunferencia del cireulo grande, Les puntos en cada uno de los cireulos se suman, En ta fig. 99 totalizan 8, que es cl 4 por ciento del total de 200, La cifra 4 se escribe entonces sobre ef diagrama en el centro de ambos clrculos en los extremas del conta dor’ periférico. Después que ef diagrama ha sido cubierto con cifras poreentua- les, se dibujan las curvas de frecuencia, de la misma manera que se preparan las curvas de nivel topogrdfieas a partir de puntos de alti- tud conocida, Hay varias modificaciones de la técnica delineada arriba, y para un tratamiento mas completo el lector puede consulear publicacia- nes adicionales % La representacién de ta posicién de diaclasus por medio de dia- gramas cle puntos y diagramas de frecuencia ¢s, con mucho, el nié* todo mis satisfactorio ideado hasta ahora. Una vez que el gedloge ha aprendido a leerlos, cso: diagramas son muy es. El mismo tipo de diagrama sc puede usar para fallas, vetas y diques, Estos diagra- n son superiores a mapas porque, aunque cualquier rumbo siste- matico puede distingwirse ficilmente en el mapa, es necesario leer cada inelinacién para determinar la posicidn, Estos/diagramas son Gtiles solamente si ta posicién y distribucidm de las diactasas son relativamente homogéneas sobre toda el Area en estudio. En el dia- grama no se pueden distinguir Jas diaclasas de diferentes partes del area. El diagraria, para un grupo de diaclasas verticales que irradian de un centro comtn, consistiria en puntas disuibuicdos mds o me- nos uniformemente alredeclor de ta cireunferencia del diagrama. Las diaclasas verticales con rumbos diversos, pero distribuidas al ® Kworr, £. 1. y E, txarasom, “Secuctural Petrology", Memoir 6, Geotogi- cat Society of America, pp, 5-251, 1938, Faunatny, H, W., Structural Petrology of Deformed Rocks, 2* ed 344 Paginas, Cainbridge, Mass, Addison-Wesley Press, Enc, 1989; especialmente pp. 275-291. » #2L DIACLASAS arac a través del direa, darian un diagrana similar, o idéntico, al de las clasas radiantes, Cualquier método de representar diaclasas sobre mapas o dia mas introduce un problema cuantitative. El rumbo y la inclina- cion de la diaclasa se pueden expresar cuantitativamente, pero Jas diaclasas curvas presentan un problema. Generalmente, se registra la posicién promedio, Las diaclasas pueden diferir mucha en tamafio, y puede ser necesario’ adoptar algdn sistema arbitrario (tal como usar una linea gruesa para una diaclasa “grande™, una linea inter: media para una diaclasa “intermedia”, y una linea fina para una diaclasa “pequefia’) pa idicar Ia magni¢ud ce una diaclasa. El significado de "grande", “intermedio" o “pequefio” es estrictamente relative y depende de la geologia local, Puede resultar imposible re- ‘presentar todas las diaclasas en un mapa, a menos que se emplee tino en escala muy grande y un simbelo puede tener que representa ele 5 a 10 dinelasas en aquellas partes del mapa donde son abun- dantes. En este caso, ¢l espesor de la Hnea podria indicar el niimera de diaclasas representadas por un simbolo. gr CLASIFIGACION GENETICA En muchos casos, es diffcil determinar el origen de lad diacla- sas. No es siempre posible distinguir: diaclasas de_tensidn, que se forman perpendicularmente a fuerzas que tienden a separar las ro. cas, de ‘diaclasas de eizalla, que se deben a fuerzas que tienden a deslizar una parte de la roca contra la otra adyacente, Aun si esto se puede hacer, y se estableciera la posicién de los ejes de esfuerzo y de los ejes de deformacién, puede ser imposible deducir satisfactoria- mente el cardcter de las fuerzas externas. Las diaclasas de tensién debidas a una disminucién de volumen son uno de les tipos mas ficiles de reeonacer, La disytincidn. colum- nar en basaltos es de este origan (IMmina XI); éste es también cl origen de las grietas de desceacién y de las diaclasas en loess, Fl enftiamiento de una capa horizontal de basalte, ya sea una colada o un filén capa, es un ejemplo ideal. El basalto solidifica a alrededor de 1,000° C, y durante el_enfriamiento subsecuente s¢_contrac. Las fuerzas tensionales resultantes actan_principalmente en el “plano horizontal y son iguales en todas direcciones dentro de éste. Guan- do eventualmente se produce Ja ruptura, aparecen fallas de desplazainiento de rumbo son xquellas en que el desplazamiento ha sido esencialmente paralelo al rumbo de la falla, esdecie, In componente del despltzamiento de inclinacidn es pequeria comparada con componente del desplazamiento de rumbo, El 10 wrench fault ha sido ‘usado también para 4 de este tipo, especialmente si la inclinacidu est4 cerca de la vertical y el rumbo €$ transversal a la_estructura-regional®. En la fig, 130 se mitiestra una Talla de desplazamicnio, de rianbe sinistral o, izquicrda, Si el ebservador mira a lo dargo del rumbo de la falla, el movimiento relative ha sido tal que el bloque que esti a su izquierda se ha mo: Mido hacia él, mientras que cl bloque que esti a sn derecha se ha alejado. Si Un obsevyador mira a lo largo del rumbo de wna Talla de desPlatamiento de vumbo destvat e derecha ‘(fig 130), el mo ‘imienta es tal que el bloque que esti a su izquierda se ha ale- The Dynamics af Faulting and Dyke Formation, with rgd. Oliver avd Boyd, 1951, M. in, 89 ed. Edi ® Anoumson, Appicution to Rei 152 DESCRIVCION Y CLASEFICACION GH PALLAS jado de dl, mientras que el bloque que esti a su derecha se ha acer- cado. Generalmente, una [alla sinistral vendrs una separacién lates ral izquierda, y una [alla dextral tendrd una separacién lateral de- recha, En realidad, los nombres sinistral y dextral se eligieron debido a las separaciones. Sin embargo, se debe hacer una distincién clara entre separacién y desplazamienta neto, En da fig. 121A, el estrata aa’ a a’ yyuestea una separacién lateral derecha, pero el estrate bb* 6” b' muestra una separacién lateral izquicrda. Obviamense, no ten- dria sentido describir la falla como lateral derecha o late da, Cama se sefiala en Ia pagina 144, en este caso el desplazamiento neto es esencialmente paralelo al vumibo de la falla; la pared col Dewpleramienia de tambo (desta Fig, 131, Clasificacién genética de falas, La falla se inclina hacia el lector Ye en consecuencia, el bloque representa et piso.y'Si el tech@ se muecve en ef sector superior, ta fala cs de empuje: si se mucve en et sector inferior, Ta falla os geavitacional; si se mueve en los sectores derecho @ izquierdo, fa fala es de desplazamicnto de rumba gante ha uscendido en relacién con la yacente. La Gy. 116 es ua [alla de desplazamiento de rumbo sinistral (con una, ligera compo. nente de desplazamiento de inelinacién ) pero no hay separacién de rumbo, es decir, no hay rechazo cle Jos estratos a lo larga de Ya Falla, Los términoes lateral derecho y !ateral izquierdo deben usarge sola- mente para describir la separacién, mientras que sihistral y dexeral deben usarse para deseribir la direccion relativa del desplazaratento de buribe, Debido a que cl movimiento relative a lo largo dela! falla no es necesaviamente paralelo, ya sea al rumbo o a nelina- cidn, y puede también ser diagonal, la terminologia debe tener en cuenta estas posibilidacdes, La solucion mas satisfactoria cs dividir el plano de falla en cuatre cundrantss, mediante dos Nneas que for Ss ano de WES MIEOLON VW CLASIIICACION DE PALLAS mew angules ce 48 grades con una linew horizontal sobre el plano te (alla. Eto se ha heelo en da fig. 191, que representa el piso de fa da i el meyimieme relative del techo es tat que el desplaga- wucuto neto es hacia el cuadeante superior, | cy de empuje joel desplazainiento neto ex hacia el cuadrance for, Ja lalla es i 1. Si el despltzamiente neta es hacia fas cusdvances lace. cles, Ia Cally es de desplazamiento de rambo. Si el desplazamienio neto no es directamente hacia ubajo, o paralelo al rumbo, se debe wadir al término aproepiado wis cliusuly moctificante. Asi, si el des- glazamiento nero est adrante superior, pero formic un ai tule de GO grados con una linea horizontal en el plano de falta, I Tutia se puede denominar de empuje can wu gran componente 1 rilela al rumbe de laf geavitacid Chugficactin basada on niavtudentas absalittas La clasificacion esborada arviba de bas en mavimieutos relat os, Una chisificacién mais elaborada deberfa estar basada en movi mieytos zbsalutos relatives a algdin plano tal coma el nivel del mar De esta manera, podefan recanacerse ciuco cluscs de fallas gravita- consles: (1) aquellas en his cuales el piso no se movid, pera el tho lo hizo hacia abajo: (2) aquelas enlas cuales cb piso ascendio, micuteas que el lecha pertninecia estacionario: (8) aquellas en las cutles el (echo descendid y el piso ascendid; (1) agqucllas en las aliles ambes bloques deseendieron, pero el techa mis que el pisos v (2) aguellus en que los clog bloques ascendicron,.pero en la ales iecha se movid menos que el pisa. 2 Be modo similar, se podvian establecer cineo chases de fallas de fipuje. : Eu lu mayoria de los casos, ne obstante, na hay dutos dispani bes para indicar el movimiento absoluto de tas falas, Se haw hecho uchos intentas para establecer criterios basades en el disefie de ly fallas, la inclinacién del plano cle falla, o Ja relativa intensidad Weta deformacién en tos dos bleques. El conaocimienta de la parte ve la mecinica cond come estitica indica que tales criterios no fan confiables. Fn unos pocos vases en que se han pracucida, en tiempos histo Has, mowimicntas a lo largo de fallis cevea del océano, fue posible COM aggepid bloque se movie! Adenias, es Tactible a veces, me- ite cl iain te das (wereas que actian sobre la corteza, teorigar Vobre los mevinientos absolutes a lo largo de fallax, Bajo ciertas Shiicinnes, por lo bate, los cern wios en moviniientas ab sliitos pucden sev valiosos, los alocorrinyentos (¢pdbrwst) son Gabliis an Angulo ado larga de bis_caales el-bloque relativamenie Te- Sado ha sida ef cleanento aetivna Si ch wecho de wun Gall de cus ine DESCRIPCION ¥ CLASIFLCACION DE FALLAS sel piso pujc de gran iingulo se ha movido hacia arriba, mient permancecia estacionarie, o si el piso de una falla gravitacional de ran 4ngulo ha ascendido mientras el techo permanecia estaciona- rio, la falla es un wpéhrust. i Algunas veces se usa el término bajocorrimicnto para aquellas Iallas de empuje en Jas cuales el piso ha sido el elemento activo, micttras que sobrecorrimiento, se usa para aquellas en las cuales el techo ha sido ¢l elemento activo. CAPITULO IX CRITERIOS PARA BL RUECONOCIMIENTO DE FALLAS sLON INTRODUG 3. Si una fatia oenuna aner Las fallas se pueden reconocer de varias i a carreter allén, en el corte ce ur Iq observar ficilmente, y obtener datos pre- ion y a la separacién de las estratos est exptesta en un fa labor minera, se la p S08 concernientes A su po dislocados. En otros casos, las observaciones pueden no ser tan cti- lcctas, pero un trabajo de campo cuidadese puede poner en evi- a falla, En otros tan un andlisis completo de dentcia datos que perm casos aun, 4¢ puede obtener alguna informacién sobre Ie falla, pero puede resnliar imposible un anatisis completo. 1 aa ae aot a » ¢ uv . ae —_—o an = . f Co) n ' alla can indicackon de hoe Falla d © prebabl jovenes no ateciadns 132, Stmbetos de fallax para Jos imapas: a Nelinacidns & Rumba de una falta verti ubletta, vg. cubierta por depdsitos n Falla geavitacional, @ sobre el bioque levantada, Po sobre et lof. Otro simbola para fala gravitacionsl, con sombreada bh lado del blegue desceudicla; go Falla de eng re cl Bloque Tevantaro: 4. Otro simbolo para coerimienta, con de sobre el blogic tevantad i Movitmicuta elative iotec uaa fallay te puede usar en mapas 'o cortes tran Yersales; ai xe usa eth mapas. indica fala de desplaramiento de rumbo. Qiodilicada de log iqibalet paca mapas del U.S. Geological Sucvey ) . fnahnente, pucde haber casos en que tos dates son Gn incom: Pletos, que es imposible decidir si existe o no una falla, En algunos Mapas se usan simbolos separados para diferenciar entre si lallas ebservadas, fallas inferidas y Callas 2osibles (fig. 192). 186 . CRITERIOS AIGA EL RECONOCIMIEN TO DE EALLAS Los igs para el reeonocimiento de fallas se pueden consi- devar bajo los sigticntes Utulos: (1) discontinuidad de estruct (2) repeticion u omisidn de esteacos; (8) Taagos cavacteristicos log planos de Falla; (1) silicificacién y enineratlzacién; (5) camby subftos en facies sedimentarias: y (6) datos fistogedticos, Le Roy y colaboradores ! enumeran criterios adicionales que puaden ser acites en geologia del subsuclo. Algunos de los rasgos Mpicos de-discordancias, y en ciertos ne presenta una falla o una discordancia, Lex métodes para dileren- ciatlas, sin embargo, no pueden discutirse con provecho hasta que ge traten las discordancias, Los criterios para distinguir fallas y dis- cordancias seran tratacas en ef capfiulo XV, acteristicos de las fallas son también sos esx dificil determinar si DISCONTINUIDAD DE BSTRUGTURAS Si un grupo de estratos termina bruscamente contra estratos die ferentes, puede haber una (alla, Sole un mapa, un faraltén, ou esposicion artiticial, la discontinuidad se produce a lo largo de u ero ésta e& meramente el trazo de ta superficie de disconti- Ex algunos casos fos estratos dislocados se pueden encontrar floramientos préximos, pero comin- go de falas Hines, nuidas en el misina afloramiento o en martte no sucede asi, La discomtinuidad de estratos a Toe lar se iluatra en lag Cigs. ULL, HiS-145, y 17-118, Los diques, vetas y fa mig antiguas tambien pucden terminar stbitamente a le largo de alguna linea, y las partes desplaradas pueden aparecer en otra lugar, En tales casos, no obstante, | abservadar debe compren: der que los diqu ean tna discribis cidn discontint 5 estructuras no ps, por st mis nto elas estructuras es también tpico de las discordancias (pag. 264), fle los contactos Inteusivos (pig, 314) y, em pequefia escala, de la estratilicacian entrecruzada, En resumen, la discontinuidad Has, pero es una prieDa ae : iinadas otras interpretaciones posibles. vetaso fallas se pueden formar Ademds, 1a discontinuidad de Ta prueba de la existencia de s; el truncam cx caracteristica de 1 solamente.si han side dats REPEVICION Y OMISION DE ESTRATOS na region dle rocas sedimen- , La tig, 18f e6 ef mapa geoldgien de fevea deb centro de} mapa se tarias plegadas y aleccac por fallas. € ethads, 24 ed. Galden, Golatade. the Roy, ef, al, Subsurface Geotey Golorada School of Mines, L5G paginas, 1950, oa CKITERIOS FARA EL RECQNOCIMIENTO DR FALLAS. ayplagaantah encuentra un «rtivhiaal, come lo indican las inetinaciones, y las for: miciones sou progresivamente mas jovenes de a 1 embargo, en alptinos casos faltan una o mis formaciones, como, por ejemplo, alo lingo de da Hnea donde la formacién & esta au y alo largo de la formacién #° F', donde faltane y d. Las ineas FF y Fr eben ser trazos de fallas, pero no hay datos que quen la direc “i ny el valor de ka inclinacidn de das Calla No obstance, Ja omisidn de eats cordancia (cap, XV). 5. le deberse a una dis: Fie 133, Pallas. indie ca orden deerecte bolox de inclin das pow omisisn, te de edad, son a eign yo minbe © repeticioa de exteatos. Los estratos, bey d.- FF oy 'R' son falas, Low plan: niican la posicién de la estratificacién RASGOS CARACTERISTICOS LOS PLANOS D ALLA Muchas fal como espejos de fr asvos “sOn—pruebs estan acampa ceién, surcos, fadas por rasges dis : s jaboncillo, brecha y milonita; estos tives, tales eoncluyente de la existeneiivde fallas, pera algu- adi de ellorse pueden confundircon fendmenosde origen diferente, Los espejos.de friccidu.son superficies pulic $ que re sulom de la friccién a lo largo det plano de falla, Las raspaduras o estriaciones son paralelas a la direceién del movimiento, pero esta Mormacién se debe usar con caurela, porque algunas fallas mues an much s capas con espejos de friecién, en cada una de t estriaciones tienen direcciones dilerentes, Adermas, una capa estriada puede registran solamente el movimiento a lo largo de la falla, y los desy Pueden Haber sido en alguna otra cireecién. 1 Muchas superficies con espejos de triccién estén acompaiadas Por escalones agudos y bajos, perpendiculares a las estriaciones (fig. evaciones agudlas y hajas Gienen- comdnmente una de ecentimetro y pueden ser ta 1) imposilies de’ ver, Estas superficies ya determinar el movimierte relative a to bastante parecida a i manesa s cuales Lima azamicntos anteriores sola u quehus que son rugs: lar oat CRITERIOS PARA ONOCIMIENTO BE FALLAS en que las rocas aborregads indican la direccidn en que se movie el hielo glaciaria, En Ja fig, 144A, ef blaque super que ne se muestra, se movid de derecha « izquierda en relacién con el blaque inferior, sobre el cual se indican los espejos de friccién, Aun si las pequefas irregularidades no son visibles, sin embargo, una persona gor dedos sensibles puede ser capaz de determinar Ia direccién del movimiento, La superficie se siente suave si los dedos se deslican en ceién ientras que ¢ la direceién inversa la falla se siente rugos 3 en que ie desplaré el bloque faltante, 1 cleristicas asociadas con falas, 4. Fapejos de [riecién con peque: fos cienlones asocindos; las Hneas at frente del bloque son raspaduras; per per diculares a ellas hay pequetios “escalones", 2. Arrastre a lo largo de una falla, negra y con purteada sc indican estratos especiales Algunas fallas muestran grandes ranuras o surcos de varios cen- ros de profundicact, cuyas creseas estén separadas entre si por ag que varlan entre pocos decimetros jos metras, surcos son paralelos a la direccién del desplazs ito, ELarasira cx, en algunos casos, una ayuda para determin movimiento relative « lo largo de la falla, como se muesua en da 184 .B. Debido a la friceién, los estratos del techo son arr dos hacia arriba en este caso particular, micutras que los estratos del piso son arrastrados hacia abajo, Este método esti sujeto a las mismas limitacianes que cl de los espejos de friccién, porque los rrastres observados pueden deberse al dltimo movimiento a lo largo de la falla, y pueden aun ser opuestes al movimiento principal. Algunas de las vocas a lo lagro de una falla se pueden pulveri rar hasta formar un jaboncilla de geano fino, que tiene la aparien- cin y el tacto de una arcilla, En realidad, cl jaboncillo no difiere en forma importante de una arcilla glaciaria, porque los dos son rocas pulverizadas. ae La brecha consiste en Cragmentos angulares y subangulares de varios tamatoa) asociados, caracteristicamente, com una macriz mas inamente triturada, Las climensiones Upicas de low fragmentos va- entre ines dos centimetros y algunos metros, pero pueden apa- recer blaques mayores, Las brechas de falla pueden lener varios metros de espesor. 189 HIIOS PATON HL hou secty on NTO DE rALLAS s fallas pueden inelu: andes bloques. Estos bloques estin soparados de lis parectes yacente y colgante por Inllas que pueden no estar acompafadas por brecha. Estos grandes bloques se la- man caballas de piedra o escames.,El termina caballo de pieedra se refiere los bloques-inettitos ei tallas gravitacionales (pg, 150) y ch térming escama se refiere a bloques incluicos_ato largo de co- rrimientos (pag. VhO) 2 sta cistincién mo es de gran importancia, y relleja meramente el hecho de que los wminas fueron usados per primera vez en dos paises diferentes. En ta rvegién clel Valle de la Afuerte, ¢ nia, hay una b cha norablemente gruesa asociada con falas de empuje. Esta bre wuesa ha sido relévada como el caos Amargosa. Los rasgos cara tenstices son los siguientes: # (1) El arreglo de los bloques es con fiwo y cadtico, (2) Los bloques, aunque la mayoria son clemasiadu pequenios ser ielevades, son mucha mayores que los que spa: ieeet en cualquier cosa que pueda ser Hamada una brecha; muchos de ellos tiencn mas de GY inetros de largo, algunos mis de 400 me- Hos, y unos pocos tienen mas de 800 metros de longind. (3) Los hloques forman imasas compactas, y no estin separados por mucho material de grano mas fine. G4) Cada bloque esté limitado por su- perlicies de movimiento; en otras palabras, cada uno es un bloque de (alla, (5) Cada bloque esta finamente fracturade en su totalidad: Sin embargo, ta esteatificacién original de cada blaque de roca se dimentaria es claramente discernible y esta wancada abruptamente porel Hmite del bloquc, Generalmente, la estratificacién, aun de @trates incompeterites, no esti muy distorsionasd Una Snilerita cs una mierobrecha que war durante I deformacion © Es ca fina, y puede ser diffeil ce distinguir de rocas sec rita sy vol Cinie cardcter brechoso es, yeneralinente, visible solo en esc dios microsedpicas. Aunque el use, var i mitonita debe. vo su coher mente negea y de ge fa restringirse a aquetlas microbreehas con esiructura vereada— laminar; éstas pueden asemejarse a Se pueden reco- nocer al micrascopio fragmentos not to original, ma una yltramitonita si la triurackén-es can © quedan Tragmentos, Una ultramitonil conocer, Mm ni pletaq tte a puede ser cliffcil de re OF qe se canserventransiciones a milonita y a la rock y pseudolaguilita son microbrechas ar. da flinty crush-rock s¢_ase Laspseudotaquilita, se parece a la _taquili a Alico. pla flinty crushrock ¥ Nowtés E. Fi. “Strteturat Peatores of (ev falifornia’, Hulledin Geological Society of Am ng Area, Death Va oh Sopp. #t-1000, the San Andreas 2. Vib 28. pp. a7a50%, 1945. Gly Gob. Gasmurie, “Mytonives ty paurnat vif Sei LRUPERIDS PARA Hi RRCL NOC MI RMI Oe FATILAS Ia pseuciot quilita, que son de grano extremadamente fino —los geri vdividuales tienen un —didmetro de 0.0L mms, pueden ‘re- fracturas irregulaves cerea de ta falla y pueden parecer ci- ques de rocas fgneas, Aunque algunos gedlogas ereen que estas rocas estuvieron alguna vez realmente fundiclas, no bay unanimidad de opinién sobre este punto, Aunque los espejos de friccion, jaboneillo, brecha; milonita y fendmenas conexos s¢ encuentran a le largo de miuchas fallas, no es lin siempre, neeesariamente, presentes. Gon frecuencia se supone que cuanto mits grande es la falla, mils nde es la ntidad de brecha, boncillo y milonita. Esto no es cierto en absoluto, En general, aboneiio y ja breeha se forman cerca de da superficie de ta terrar” donde las presiones de confinamiento son comparativamente peque- 5, ¥ las inilonitas se forman a mayor profuncdidad, donde las pre- sioves de confinamienta Cuerzan a las vocas di manteter su cehercn- cia, Partes de algunos de los grantles sobrecorrimientos de los Alpes estan tan desprovistos de espejos de friecién, jaboncille, brecha y milonita, que pasaron inadvertidos y fueren, por un tiempo, televa dos como contactos sedimentarios. I en de las grandes Callas fue recongeida solamente despuds ce Ja gbtencién de evidencias pa- teantoldgicas, y de la extensién del relevamiento regional. SILICIFICACION ¥ MINERALIZAGION s extensas O raumas de gran- Las fallas, debido a que son fractu des fracturas, son, a menudo, las vias de c tlacién cde soluciones et niento. Las soluciones pueden reemplasar la roca de caja con ecuarzo de grano fino, causande sflicificacian, Lave fendmena, por al mismo, no es prueba de la existeneia de fal pere en algunas los calitades puede ser muy sigesti La ntineralizactdn a to lage de f trites mincros ! ses tipica de muchos dis- NCIAS EN FACIES SEDIMENTARIAS . /DIFER Estratos contigues, de exactamente Ia misma edad, que mues- an facies sedimentarias + muy diferentes, sugieren la exiscen de una falla con un gram cdesplazan to horizantal, tal coma un sobre- et ah, Ore Deposits Related to Structuead Features, Prinerton, Princeton University Bees, 1942: especialmente pp. V26-137, TAT 245. Wrant, AL Eat ab, Structural Geology af © nh Ore Depasits, Moantecal, Canadian Enatitute of Mining and Metallurgy, 218 pagt 48 Lowawert, GW, el al, “Sedimentary Facies in logical Soci#ty wf America, Memuir 49. 1849) A Nawsouse, Woot History", Gea tel MNOS PARA EL RECO. OUI PO Ay corrimienta (pig. 197). La fig, 185 iluscra una enenca de depost- cida eu ta cual se depasitan ateniscas cerca cla la costa, Lutitas cds lejos, y calizas en las partes mis distantes, La cransicién de arenisca a lutiqa, y de lucia a calles gractual, y habrit ur nsiderable interpencuacién de estratos. Se dice que bas rocas de esta edad pv ticular estan representadas por una facies de areniscas en la region A, facies de aren y lutitas en Ia regidn B, una facies de lutitas en Ja regién CG, un de lutitas y enlizas en la reyidn Dy una facies dé caliza en Aun si los estratos estan fuertemente plegados y expuestos por erosidn, las diversas facies cendrin con lactos transicionales entre si. Por el eentrarie, un gran sobrecorn: miento (cap. XI) puede poner ty facies de ayenisea de la region é de una cucnes de deposicis ucita, Ger Facies de lu jes de cvliza facies acdimentarias a tea’ Facies de avenisca y tay calla B= Cambios e lex ue arenisea, J D jes de he en contacto con Ja facies Ue caliza de la regiéa E, Reeiprocamente, sien la inisina area estin represeniados estratos contempordnens por facies sedimentarias raslicalinente diferentes, esto sugiere la cxisten- cia de una falla de gran desplazamiento, En ta actualidad no es po sible dedueir Ia cantidad de desplazamicoto, porque no conoeemas con precisién las distancias inclujdas en el cambio de una facies a otra, Los Alpes son un drea chésica-pare. la yuxtaposicidn de facies diferentes, debida a sobrecorrimientos, Relaciones similares se ob- servanl en Nevada % GRITERIOS FISICusRAFICOS fa evidencia mas directa sobre la existencia de fallas puede ser ricwlarmente si eb bloque indidy eaé completamente aluvia. Si nbargo, algunos de los rasgos topograficos pueden indicar la presencia de ung falla. Los criterios fisiograficos Incluyen colinas desplazadas, escarpas %, cscarpitas, facetas tr Muaeen, “Golconda Quadrans ed Suites", U8. Geological Sur wor, HG... J. Monewts y SW + Geologic Quadiangle Maps of the Un wey, $98 4 "Coron, C. Ay ‘Tectonic Searps and Faule Valleys", Multetin Geologten Suciety af America, Vol. G1, pp, TITTSS, 1950 te CRITERIOS PALA 1 RRCOMOCIMIENTO DE FALLAS ares, truncamienta de est acidén del drenaje ym En general, lag formaciones sedimentarias resistentes se expresan topogrdficamente cor celine (lig. 71). Una falla de clespl iento de inclinacién o diagonal dest i los estratos como se indica en la fig. 115 B, y, en consecuencia, la colina formada por algtin estrato stente ser’ discontinua y resultard una colina desplazada, Una escarpa es una ladera recta, relativamente empinada, de cualquier altura (fig. 136). Una escarpa puede tener tres a cuatro metros de altura G miles de metros (himinas Ty XIV). Aunque la pendiente de Ia escarpa es empinads comparada con la de la regidn circundante, pued de solamente diez o veinte grados; las pen dientes mayores de 45 gracdos son raras,A medida que la erosion hace retroceder la escarpa, ésta puede perder su forma recta y hacers irregular, pero*no hay manera precisa de definir cudndo cesa de denomin icturas por un frente de montana, modi- nantintes, use escarpa, Fig. 146. Esearpa de falla, a. Antes de la evosigay My la es igual av, el desplar rial alten nto vertical, LB, Despuds dé’ alyuna Jo de profindos valles sobre el techo ha sida depasiiado como aluviales sobre ef bloque hundida Por supuesto, una escarpa ne es prueba de la presencia de una falla, porque las escarpas se pueden desarrollar completamente ins depencdientes de Ia falla, La pendiente mas inclinada de una cuesea, formacda por crosién subadren, puede ser relativamente derecha, cons- tituyenda una esearpa tipica. La erosita 1 a pucde fo un farallén cortado por Jas ola’, el cual puede tener también todos los avibutos de waa escarpa, La erosion pusde ser cantrolada localmente por una diaclisa o por una serie de diaclasas, y se puede formay una baja. Con demasiada frecuencia se supone Ja existencia de debide ada presencia de una escarp: evidencia adicional para establecerli. las escarpas, aunque compatibles con gu existencia, Las escarpas asociadas con fallax son de tr falla, escarpas de lineas cde fallas, y & Una esearpa de falla debe su rel alo largo de Ja falla, aun cuando sin embargo, se ne- al punto esencial es que fallas, no son pruebas de 4s tipos; esearpas de carpas de fullas compuestas, ve directamente al mavimiente crasién pueda haber afecuido 163 CRITERIOS PACS EL RECONOCLMIENTO DE FALLAS mucho la topografia inicial, Las Callas que muestran las figs, 136-143 sun gravitacionales. No obstante, muchas escarpas de fatla eatin aso ciadas com fallas cl je especintnente de gran angulo (fig. 155). La Gg. 136 4 iluste esearpa de falla muy fresca, Una superficie lieve bajo ba sido ret por una falla gravitacional, y la altura wescarpa (41) es igual al sesplazamienta vertical (vy. Si las rocas erosionadas del bloque levantade s¢ depositan coma aluvio sabre el Dlaque Wuncdide (ff 368), la altura de la esearpa decrecera gra dualmente. Sin embargo, en muchos Iigares, tales como Nueva Ze. landia, todo cl material detritica transportado al bloque hundicdo puede ser removido por cursos de agua que desentbocan en el car 1 crosidn puede atacar aun al bloque hundido, si éste permanee sabre el nivel de base! En tanto que la ladera conserve cualquier semejanra de rectitud, se In elasifica como esearpa Unn escarpa de linea de falla es aquella que debe fa cresién diferencial a lo large de una Nnea de falas © ilustra algunas de las maneras inediante las cuales se pueden fe las esearpas «de Hines de falla. En la fig, 137 A, el relieve ini ido ala falla ha sido desteuide por la crosion, La region ha sido es clevada cn bleque, y se ha establecido un nuevo nivel de base de evosidn en abe, Las rocas blandas, que se indican can lines parilelas, son reducidas vipidamente al nuevo nivel de base, pero Li arenisea resistente, indieada por puntos, protege el bloque de Ia izquiersta, La escarpa resultinte (fig. 1371) es una escarpa resecuen: te de linea de fatla, Bajo ecicrtas condiciones, el bloque hundido puede estar t grifeamente mas alto que el alto, Desputs de la ctapa qu thustra en Ja fig. 1978, el Area completa puedy ser reducida al nivel tle base abe, y el cstrata resimente, climinado por desgaste del blo- que superior, Debido a un levantamiento aun posterior de toda la regién, se establece un nuevo nivel de base en def. En ja evosidn subsiguiente, el estrato resistente protege el bloque hundido, y se forma una escarpa obsecuente de linea de falla (lig, 137). ef ejemplo citado se ha supuesta mas de un ciclo de erosidn, pero es posible desarvollar wna escarpa obsecuente de linea de falla, a partic de una escarpa de falla, en un tinico ciclo, Una escarpa compuesta de falla es aquella que debe su altura purcialmente a la evesidn, y en parte, & un movimienta real sobr Ia falla. La fig. 187B es um ejemplo de escarpa de Itnea de falla, Si Wubiera movimientos renovados sobre la fall —bajande aun mis el qeaue de la devecha—, la altura de Ja escarpa atimentar Parc i altura de esta escarpa se Weberia a la crosice af vide t ntras que el remanente de ba altura se deberia movimiento sabre Ta falla, La esvarpa es, en consecuencia, de cardc fer compue: ale + po: largo de In 1 Corres, for CRITFRIOS PARA EL RECONOCIMMENTO DE TALLAS Bs dificil, con frecuencia, distinguir entre sf cseary escarpas de linea de falla, y esearpas compues rios para hacerlo se discuten en las pa as de falla, us de [alla, Loy erste: 8. 170-173, Fin, 187. Linea de falla y esearpa de tinea de falla, A. Linea de falla sin ese carpa, La formacién punteada ea realstente a ta ctv P ny bt formacién que. se indica por Ineas paratelas no es resistente a ta erosion; abe ea el nuevo pivel de base de grasiu. . Racaepa resecuente de inea de fatty, Las recas facil mente eroslonadas sobre €) bloque det tnche han sida reductdas al nuevo nivel de base; tas rocas resistentcs a la eroslén del yacente han sido erotionadas sole forma parcial: el plano def represe nieve nivel de base de erosién, carpa cobsecuente de linea de fall desarrollada saine ef bloquc hundide (eelativanyente) Las escarpitas, conocidas tambien como escaipas de pie de monte, indican ta presencia de Iaflas activas, Las esearpitas se encuentran at pie o cerca del pie de las montanas, y tienen una clireceién esen- cialmente paralela a in base de la cadena. La altura es general. mente de pocos metros, y som raras las esearpitas que sobrepasan Jos $0 metros, Estin, en general, confinadas a depdsitos na con- solidados, tales como conos aluyiittes, movenas gliriscias y torrazas lacustres, pero en algunas de ellas affovan Ins rocas del substrato. Ea evidente que estas escarpas deben sev geoldgicamente muy jovencs, porque en materiales no consulidados no se habrian preservade mu- cho tiempo, Algenas escarpitas que cart) depésitas no consolidados 1 pe en In superti tra, la emergencia de una [alla qu el subsirata (fig. Esto es necesariamente cierto en lox ensoa eve cue ef subs joexpuesta en da superfieie cde 16s NOCIMIENTO DE FALLAS CRITERIOS PARA EL REC Ju esearpa, En el Owens Valley, California, algunas de las escarpitas, producidas en el terremoto de 1872, se pueden seguir a lo largo del rumbo desde cl aluvio hasta el substrato, sin ningtin cambio eu ta altura de la esearpa®. Sien ninguna parte de su curso puede ob servarse Ia escarpa cruzando el substrato, se puede usar el términe escarpa de cona, Fic, 138, Escarpitas a escarpas ue pie de imonte. £1 substrate ests vepresentade por lay parts punteadas y vayadas, Jor circulus representan material no con. wlidade, a, Escatpita que es ia continuucién directa de una falla en el subs. oH. La escaepica de la derecha es ta continua fH substrite, pero li de ta inquierda no te es, C. Kosa vecténies limitada por fallas aie no ve extienden en el subst En otros casos, lu falla de pie de monte puede estar solo ind fectamente relacionada con ta falla principal (fig. 138 1B). Se puede desurrollar tensidn en el aluvio, debide a que éste vende a dest aime pendiente abajo cuando se producen movimientos en la talla principal. El pasaje de ondas sismicas puede desarrollar fuer tensionales breves, pero signiticativas. Algunas escarpas de pie de monte miran hacia el frente de la montana (fig. 138 CG); si también hay, mids cerea de la montafa, una escarpu miranda hacia atuera, el bloque hundido de aluvio constituye una fosa (ver pig. 218). En varias localidades se conocen escarpas de piedemonte for- madas en ciempos histéricos. Durante el terremora de Pleasant Valley, Nevada, una de las esearpas de pie de monte que se formd tenia 29km de Jargo y una altura mixima de unos & metros". En cl terremeto de Owens Valley de 1872, la altura maxima de fas esearpas fue de unos 7 metros 4, _ Las facetas triangulares se desarrollan en algunas escarpas aso: ciadlus con fallas gravitacionales. La fig. 139 jlustra céme sc pucden formar facetas triangulares.” La fig, 189A es una lescarpa de falla sin erasianar, pero una cscarpa de tal perfeccidn es completamente hipotdtica —por lo menos para escarpas de mas de 30 metros de alura—, Et movimiento total, en la mayorfa de Ins fallas, es el _* Flouns, W, HL. “rhe Earthquake of 1872 in the Owens Valley, Callfor- a", Neitedge zur Geophysid, Vol, 10, pp. 352-385, 1910: p. 375 y Lim. XL ® Jonrs. J. C., The’ Pleasant Valley, Nevada, arthquake of October 2, \s", dtuttetin Seismological Society of America, Val. 5, pp. 190-205, 1915, 48 Houns, WW, H., foc, cit. leg CRITERIOS PARA EL RECONOCIMIENTO DE PALLAS resultado de muchos desplazamientos velutivamente pequefas, y fa erosién acta durante todo el periodo cle movimiente, En la’ fig, 1398, la escarpa ha sido caecada por valles profundos en forma de Vv. y en Ja fig. 189 C, los valles se han ensanchado, de moda que queda solamente la mitad de In cara cle Ja escarpa original. Las estribaciones entre loy valle esciin entonces truncadas por facetas triangulares que tienen una base ancha y un apice apuntanda hacia arriba, En la fig. 139, la inclinacién de Jas facetas cs la misma ea de Eup de Cults atecior a da erosidu, i. Eacarpa de fall parcialmente evoulonal: Lis fucetas trlangue Jares tepresentan remanentes de Ja cacarpa de falla osigival. B, Faces trian. gulares que representin fi cacarpa de fall original, alge fetrocedida por )a crosién que la de la falla, pero auente sila erosién no atacara la cata de Iw escarpa, No obstante, en la mayoria de los casos parte superior de la escarpa esti sujeta a erosién, como se mues- tra en la fig. 139.D, y Ja penciente de la escurpa es menor que la de la falla. En Nevada y Utah las pendientes de las escarpas son de 20 a 35 grados, pero lus da las fallas ssoctadas son de 50 a 70 gracos, fi Las facetis tinngulares se puecen desarrollar también a to largo de escarpas de Tinea de falla, No estin confinadas, ademas, a las escarpas asociadas con fallay, En cualquier Indo donde estri- baciones entre cursos de agua son cortadas por Ia cresién, se pueden foiinar diehas facetas triangulares, Si una regién de relieve maduro es atacuda por eresién marina o laeustre, las facetas criangulares 167 CRITERIOS PARA EL RECONOCIMIENTO DE FALLAS que se desarrollan en los extremos de las estribaciones ya mencio- nadas estan alineadas, y las escarpas resultantes se asemejan a una escarpa de falla. Los glaciares también truncan esas estribaciones y desarrollan facetas triangulares. Es claro qué aunque las facetas triangulares sean un_rasgo caracteristico de las escarpas asociadas con fallas, pueden producirse también de otras maneras. Normalmente, las facetas triangulares estan asociadas con fallas gravitacionales; solo en circunstancias excepcionales estin asociadas con facetas de empuje. En una linea de falla puede encontrarse una ruptura en cl perfil de un rio, o un rio desplazado. Si el rio no puede erosionar con suficiente rapidez como para mantener la pendiente mientras se esta produciendo la falla, el perfil del rio puede ser excepcional- mente empinado en Ja vecindad de la falla. Después del terremoto del Pleasant Valley, Nevada, en 1915, un rio fluyé sobre una caida de mds de 30 metros 1, Sin embargo, tales rupturas son raras, de- bido a que la formacién de las fallas es relativamente lenta en comparacién con Ia velocidad con que los rios pueden cortar su lecho. Ademas, la deposicién de aluvio sobre el bloque hundido tiende a suavizar el perfil. No obstante, la ruptura del perfil de los rios puede obedecer a otras causas que a la formacién de fallas Siempre que el movimiento es predominantemente horizontal y esencialmente paralelo al rumbo de fallas de gran Angulo, un mapa de los rios puede mostrar desplazamientos bien definidos. Tales relaciones han sido observadas en California, donde la zona de falla Haywards, cerca de San Francisco, de direccién noroeste, esta cruzada por rios que fluyen hacia el sudoeste?2, Se han observado relaciones similares a lo largo de la falla San Andreas y otras, en California 4%. Los cursos de los rios al sudoeste de la falla estan desplazados hacia el noroeste de 8 a 330 metros. En algunos casos, el extremo inferior de un valle ha sido abandonado y éste termina directamente contra una escarpa. Sin embargo, se pueden también desarrollar desplazamientos en el curso de rios dondequiera que un valle cruce una zona de debilidad, tal como un estrato blando, un juego de diaclasas, o una falla. El_truncamienta_—de [a estructura interna _de_la—cadena_en el 11 Jones, J. G., loc. ci 1# Russet, R. J., “Recent Horizontal Offsets Along the Haywards Fault", feurnat of Geology, Vol. 34, pp. 507-511, 1926. J. P. Buwatoa, “Nature of the Late Movements of the Haywards Rift, Central California”, Bulletin Seismolo- Bical Society of America, Vol. 19, pp. 187-200, 1929. 18 WAULAcE, R. E., “Structure of a Portion of the San Andreas Rift in gouthern California”, Bulletin Geological Society of America, Vol. 60, pp. 781- $05. 1949. M. L. Hut y T. H. Dinotee, Jr. “San Andreas, Garlock, and Big Pine Faults, California”, Bulleti Society of America, Vol. G4, Pp. 443-458, 1953. 163 CRITERIOS TARA EL RECONOCIMIENTO DE FALLAS frente de la montajia sugiere fucrtemente la presencia de una falla. ‘La Tig: T40 iltstra este caso. Ta parte occidental de la regién es una planicie aluvial, pero hacia el este hay una scrie cle colinas de rumbo noroeste. | Estas colinas estan sostenidas por areniscas resistentes en un sinclinal de rumbo noroeste. Todas las colinas terminan abruptamente en la linea norte-sur que separa la planicie aluvial de las montafias. Bajo condiciones normales de erosién, las colinas no terminarian cle este modo, y se deduce asi la presencia de una falla que separa ia planicie aluvial de las montafas. Se necesitarian datos adicio- nales para determinar la direccién y el valor de la inclinacién de Ja falla, y la naturaleza y cantidad del desplazamiento. Fic. 140. Frente de montafia que trunca Ia estructura interna de une cadena. Las areniscas resistentes, indieadas con puntos. forman colinas; en el valle principal hay ‘aluyio no consolidado, indicude con circulos Los manantiales alincados a lo largo del_pie_de una cadena de. montanas sugieren’fuertementé la’ preseficia de fallas, espeécialmen-_ te si el agua es caliente. El alineamiento denota la presencia de un plano mayor de débilidad, y el agua caliente indica una fractura que permite la penctracién profunda de aguas circulantes. Los criterios fisiograficos para la determinacién de fallas son importantes, pero se deben usar con discrecién. Algunos de los rasgos fisiogrdficos mencionados, tales como escarpas, facetas trian- gulares, ruptura de los perfiles de rios, rios desplazados y manan- tiales, pueden no estar relacionados con fallas, y deberse a otras causas. Son muy significativos cuando se usan en conjuncién con otras clases de evidencias, tales como las que se describen en las paginas 156-162. Las escarpitas y el. runcamiento de la estructura 169 CRITERIOS PARA EL RECOSOCIMIENTO DE FALLAS interna de la cadeua, por cl contraria, son per si mismos, general- mente, evidencia aceptable de la presencia de una falla. Las fotegrafias aéreas son, bajo ciertas condiciones, extremada- mente tiles para el reconocimiento de fallas. La falla es, gene- ralmente, uns Linea bien definida, y en algunos casos se presenta haa eseurpa sobre un costado. Algunas Callas, debido a que catin silicificadas, s¢ destacan formando colinas. En una sola fotografia, la falla pucde ser segu por decenas de kilmetros. La conti- nuidad se puede ver mds Qicilmente en la fotografia que en el campo, Aunque ta inclinacién de In falla puede a veces ser esti- mada, para determinar la magnitud del desplazamiento es necesario por lo general, el trabajo de detalle sobre el terreno. En el escude canadiense M4, se han descripte netables ejemplos cle fallas mostr las por fotogralias agreas. Las fotogeafias aércas se pucdew usar también para la repre- sentacién grdlica de lineamientos '8. Un laeaméento es cualquier nea controlada topogra{icamente sobre una fotografia aérea. Wil- son prefiere descr (ales rasgos como lineales, pera este uso no « recomendable, por cuanto lineal ha sida usado en geologia en in sentido diferente (cupitulo XXI). Los lincamientos pueden ser producicos por fallas, diaclasas, estratificacién, follacién, @ aun lincacién, Se los representa grdficamente a partir de fotograffas adreas, $e necesita considerable trabajo sobre el terreno para in- rerpre! estos lineamientos. DISTINCION ENTRE ESCARPAS DE F, CARPAS DE A DE FALLA ¥ ESCARPAS COMPUESTAS DE FALLA dificil ciente son 4, 2, 9 y 4. EL sobrecorrimiento esd indicado par was linea negra gtucsa, con ciffas para mostrar Ja inctimacion. ab = desplazamlento nete, m= an- cho miaime del bleque sabrecorride: e4 realmente la components hotlzontal “ de cabda egién a en frente de wn. sobrecorrimiento cs dene. ‘ean_frec nelasamatats |g. 160), ante ede -haber—pequenas fallax=de_empuje con_un_desplazamiento eto }de. centenares o aun miles de metros, pero no hay sobrecorrimicntos. Las_racas_del antepals estin_esencialmente conde-fueron_de- positadas y se dice que son autéctonas: es decir, focmadas conde se iad: (encuentran; estas roc a veces T 1 autéct Aunque 200 “ay FALLAS DE EMrUsE antepais y autéctona son términos algo similares, el primera se re- fiere al lugar y el segundo a las rocas qtte en él se encuentran, Las rocas deltas daminas sobrecorridas han viajado muchos ki- lometros desde sus lugares originales de deposicién, y’ se dice que son _aldctonas, es decir, formadas“en” algiin otro Lug: esias_rocas se denominan a Véres ef aléctono }e—— Antopois —_ate 160. Aatepals de una cadena de sobrecoriiiento, ab, ed y #f = planos de corcimiento : . Up_xappe, o cobijadura, es una_gran masa de tecas que-se-ha 4 apps, o cobijads Sun a movido ae leliinie mas de 1.600, Tmstibs.sdeide_aii_pasicion ori , Ya sca por sabrécorrimienca o por plegamicnto, recumbente, De éste moda, ef término no es sindnimo, ya sea de hoja de sobre- corrimienta o de plicgue recumbente, Un gran pliegue recumbente €s Un Mappe, pero uno pejucio ne to es. En las figs. 161, 162, 163 y 164 se muestran algunos sobreco- rrimientos. La fig, 161, por medio de un mapa, y de una jeccién estructural del distrito de Assynt, jluscra una regién clasiea” de s0- brecorrimicntos ®, las Northwest Highland de Escacia. Hacia el ocste estd ef antepais, compueste de rocas ureaicas, algonquianas y cam- bricas. El borde occidental de la cadena de sobrecorrimienta tiene un rumbo yorte, alge inclinado al este, a través del centro deél mapa. El-sobrecorrimiento Moine, designade per la letra M, es et sobrecorrimiento principal, y a lo largo de é! los esquistos Moine han sido corridos hacia el oeste, Es evidente que los esquistos Moine se extendian en un tiempo hacia ei oeste, por lo menos hasta Loch Assynt, pero {ueron removittos de la parte central def dvea por ero- sién, Las evidencias, a) riorte del distrito de Assynt, indican que e] desplazamiento neto del sobrecorrimiento Moine es de, por lo menos, 24 kildmetros. El sobrecerrimicnto Ben More, indicado por la letra #, aflora al geste del sobrecorrimienta Meine. Varios klippes del sobrecorri- a Pract, 1B, Nu Jo Hoase, WW. Gusx, GT. Coven, L. W. Hinestan y J. Jy H Trace, “Phe Geological Structure of the Northwest Highlands of Scotland”. Memoir Geological Survey of Great Reitain, pp. 463-595, Glasgow, 1907, FAILS UE EMPUJE SSG. = ee CETES cemuine LE Lit. Sobrecorrimicnios del distriia de A “icocia. (Simplificado de} Geatogical Sucvey o Jay Marthwest Highlands, 1, distrito de Assynt, 1928) tor PALLAS DE EMrUJE iento Ben More yacen en las proximivaces de Ie linea de la see- cién estructural CD. Fis. 162. Sobvecorrimiento Bannock, del sudeste de Idaho, (Simplificada de G. BR. Mansfield) ElLsobrecorrimiento_md3_hajo..que s¢para_tas rocas que estin_ esencialmente in sifu de aquellas aoe han sido_mmokincee torrets como swelal Miichas fallas de empuje menores, todas muy inclina- das al este, producen una estructura imbricada bien desarrollaca, La fig. 162 ilustra ef sobrecorrimiento Bannock®, del sudeste de Idaho. El trazo principal del sebrecorrimiento es muy sinuose O MANSFIELD, CG, R, “Geology, Geography and Mineral Resources of Southeastern Tdaho", U.S, Geologicat Survey Profemional Paper 152, pp. 150- 159, 1929, eolog y Profes api ps 205- YALLAS DE EMPUJE yose extiende hacia el sudoeste desde el angulo nordeste del mapa. Las irregularidades se deben a la crosion de un sobrecorrimiento plegado. En ta parte noroeste del mapa aparece una gran ventana, en la parte centronorte, una menor. En la fig, 163 3¢ da otro tjemplo de una serie de hojas sobrecorridas las unas sobre las otras; ne se han dibujado flechas porque se desconoce Ia direccién de sobrecorrimienta 1, En la fig. 164 se muestran algunos de los grandes sobrecorri- entos del distrito Glarus, de Suiza.’ Las rocas autéctonas de la parte inferior de la seccién estén separadas de las aléctonas de la parte superior por un gran sobrecorrimiento, a Io largo del cual el desplazamiento neto es de, por lo menos, 32 kilémetros. Los grandes pliegues de arrastre en el autéctono indiean que el movi- mi nto relativo de las hojas sobrecorridas fue hacia el norte, o siempre resulta f4eil determinar la direccidn del movimiento Suneme ° Pea eee Un Wilemeiva, 163, Corrimientos en el cuadrangulo Winnemucea, Nevada, §¢ desconoce ircecian del desplazamiento, O = Ordavicico, C Carbonifero; PF = Pér- mico; Fr = Tridsico;.Q = Cuaternarlo. (Seguin HI. G. Ferguson, 5. W. Muller y RB. J. Roberts) de los sobrecorrimientos. Anteriormente, los gedlogos suponian que el desplazamiento neto era directamente hacia arriba, en la direc: cién dela inclinacién, Esto probablemente seria correcto en un so- brecorrimiento no plegado, Lafig—1o7 es un caso hipotético en el cual la_hoja_corrida se _movié desde el sudeste hacia el'noeroeste, paralelamente. a_la_Inca a@f, Mair én presente del sobreco- Leimiento tiene. poco significado con relerencia a la direceidn del anovimiento, Alrededor del Klippe y de la Ventana, el rumbo del sobrecorrimiento es muy dificil de determinar. En ¢l mapa de la fig. 157, el desplazamiento neto en fh es di- Fectamente hacia arriba; en g es hacia abajo; y en k y [es paralelo al rumbo del sobrecorrimiento. 10: Feasuson, TH. Ga. 5. W. Mutire y BR. J. Mores, “Winnemucca Quax tangle, Nevada", Geologic Quadrangle Maps of ihe United States, U. 8, Geelo- gical Survey, 1938, 4 It Baltey, E. B., Tectonic Essays, Mainty Atpine, pp, 30-56, Oxford, Claren- Hon Press, 1935, Hust, A.. Geologie der Sehucis, Vol. 1 y Vol, 2, Leipzig: C. 1. Tauehnite, 1919, 1921 y 1922. Onenovace, Jo. “Geologie der Glarneralper Neitnige Geologichen Karte der Schueis, Neue Folge, Liclerung 28, 1933. PALLAS DE EMPUJE En la mayoria de los casos se cree que el movimiento fue esens eialmente perpendicular al rumbo promedio del sobrecorrimiento. ‘Asi, en la fig. 161, el movimiento fue esencialmente paralelo a CD. Sin embargo, los pliegues de arrastre y las fallas de empuje menores debajo del sobrecorrimiento, ofrecen evidencias mas precisas. Los pliegues de arrastre estan voleados en la direccion del movimiento (figs. 164 y 165). Las fallas de empuje menores se inclinan en la direccién desde La cual se movié el sobrecorrimiento (fig. 161). Un ejemplo excelente del uso de estructuras menores tales como plie- gucs de arrastre, estriaciones, clivaje, lineacién y boudinage (pa ginas 382 a 886 y 392), se ha descripto en Inglaterra !?. Fic. 164, Sobrecorrimiente del distrito Glarus, Suita. indican con una Wnea gruesa negra. Pat sico y Jurdsic Los sobrecorrimientos sc Paleorolco; P= Pérmico: J = Tride ‘KK = Gretisica: E =: Eoceno: M = Miocene, (Segdn J. Oberholzer) Algunos de los grandes sobrecorrimientos se pueden seguir por largas distancias en la direccién del rumbo. El sobrecorrimiento Bannock, de Idaho, tiene por lo menos 430 kilémetros de longitud ™, y el sobrecorrimiento Lewis, a lo largo del frente de las montafias Rocallosas, en Montana, tiene, por lo menos, 216 kilémetros, y es probable que Hegue a los 480 kilémetros 1+. El rechazo estratigrifico puede ser de varios kilémetros. A lo largo del sobrecorrimienta Bannock, el rechazo estvatigréfico ma- ximoa es de 4,500 metros '3; y en el sobrecorrimiento Lewis, el rc: chazo estratigrafico es de aproximadamente 12.000 metros", En las montafias Muddy, de Neva hay dos sobrecorrimientos prin: cipales. A lo largo det mayor de ‘éstos, cl rechazo estratigrifico es, por Ig menos, de 3.300 metros, y el desplazamiento neto de, por lo menos, 24 kilémetros 77, Cerca del monte Buffalo, Tennessee, don- 12, Wisom, Gioeer, "The ‘Tectonics of the Tintagel Area, North Gorn- wall", Quarterly Journal of the Geological Society af London, Vol. CVI, pp. 393, 432, 1951 . 13 Mansrinup, G. Ru op. cite 1 Dine, Mf. F., “Physingraphic Kelations of the Lewis Overthrust in Morthern Montana", American Journal of Scienet, 5¢ serie, Vol, 35. pp. 260- 272, 1038, 3 Mansrinco, GR, )-. cit, p. 158. 16 Cuare, GM, “Geology of a Portion of the Rocky Mar erm Montana”, Montana B of Mines and Geology. Alemotr t, p. 25, 1932, 11 Loncwrer, G. R., "Geology of the Muddy Mountains. § US. Geo. logical Survey, Hudlelin 728, ya VIM, Wns veces of ntains af North. 205 Pr. LLAS DE EMPUJE de cuarcitas del Gambrica inferior se han eorrido sebve calizus y lutitas ordovicieas, el rechazo estratigréfico es de aproximadamen: te 4.260 metros '*, Pie, 165. Subrecorrimienta en tos altos Alpes cited Sula. Los sobreco rimicntas se ean con Mneas uegras gruesas. Pal sz Paleozoico; J = Jurdsico + Veitsign; Koos Cre = fe, (Nimplifients de Mo Cugean.) Et desplaramicnto neto de algunos de los grandes sobrecorri- mientos se mide en kilémetros y aun en decenas de kilémetros, Des- graciadamente, sin embargo, muchas de los datos de las publica. Cianes geolégicas no son precisos debide a que los observadores han medido realmente la anchura minima (pag. 199), pero la han dade, erréneamente, como desplazamiento neto. Un desplaza- miento mfinimo de 19 kilémetros a lo largo del sobrecorrimiento Bannock esti bien probado. Una cifra mayor, de 56 kilémetros, que se cita también en la literatura geoldgica, es realmente el yalor para la anchura minima, Una cifra minima para el desplazamiento neto a lo large del sobrecorrimiento Lewis es 24 kildmetros. Aunque el desplazamiento neto del sobrecorrimiento en Ja vecindad del monte Buffalo, Tennessee, es de aproximadamence 9,6 Kildmetros, el ancho minimo es de 19 Kilémerros, y se ha dado esta Ultima cifra, erréneamente, como desplazamiento neto, Una seeeion estructural del distrito Glarus, en los Alpes (fig. 164), indica que el desplazamiento nete a lo largo del sobrecorrimiento Glarus no es menor de 82 kilémetros, : La fig. 165 muestra dos grandes hojas de sobrecorrimiento en los Alpes suizes, 24 kilémetros al sudeste del lago de Ginebra Mountain Area, Nevada” 968, 1919, a Ket, A. “Roan Mountain Folio, N° 151", Geologic Attas of the Unit- edt States, U.S. Geological Survey, 1907, Kine, P. I, ef, ab, "Geology and Man. fines of Northeastern Tennessee’, Teunetiee Division ‘of Geology, Dulletin 52, 275 pags, 1944. 19 Luceon, M ‘Les Hautes Alpes Calesives entve la Lizerne et la Kander", Materiaun pons la carte géologique de da Suisse. Nouvelle Series, Val, 30, 94 pags, ferna, 1914, Bultetin Gealogical Society of America, Vol, 60, pp. 923- 206 FALLAS DR EMPUIR A lo large del sobrecorrimiento inferior, vocas ereticicas han sido empujadas sobre farmaciones eacenas, y en el inferior, rocas tam- bidn creticicas han sido corridas sobre formaciones creticicas y eocenas. Los sobrecorrimientos se inclinan al norte, y Jas hajas so- brecorridas se han movido hacia el morte en relacién con las formas clones infrayacentes, Los pliegues de arrastre son consistentes con esta interpretacién. Se supuso, durante mucho tiempa, que los bloques sobrecorri: dos se movieron hacia adelante debido a que fueron presionados desde ards. En la fig. 158, por ejemplo, se supondria gencral- mente que una fuerza clirigida horizontalmente actué hacia In iz quierda en el extremo derecho: del bloque. Una posible alterna- tiva serla que desplasamientos debajo del bloque de la izquierda lo arrastraron hacia la derecha. Ora posibilidad. todavia, seria que las rocas encima cet bloque de Ja derecha lo hubieran arras- trado haeia la izquierda, Donde el bloque superior parece haberse movido cuesta abaja, como cn el centro de Ja fig. 159, se ha su- puesto que el plano de la falla fue plegado subsecuentemente at corrimiento. No obstante, la fig. 165 sugiere otra posibilidad, Los’ bloques que n encima de los planos de sobrecorrimienta, zpo- drian haberse deslizado hacia abajo, por influencia de la gra: vedad, de la misma manera en que se mueve un deslizamiento de icrra? Esta posibilidad se trata en la pag. 258, donde también se sefiala que algunos Klippes podriaa no ser remanentes de una hoja sobrecorrida alguna vez continua, como se muestra en la fig. 157, sino meramente grandes bloques de deslizamiento. MAPAS PALINSPAS'TICOS ‘ La mayorla de fos estudiantes de geologia estin familiavizados con los mapas paleogeogrificos, que muestran la geografia de alguna época especilicadla del pasado, Gran parte de estos mapas muestran meramente la dijstribucién cle tierrasy mares. Otros son mas ela- boradas , y muestran, ademas, la ubicacién de eadenas de mon- tafias y el espesor de Jos sedimentos acumulados. Un mapa _pateo- geoldgico_es el mapa geolégico de un Area, tal como hubjera_apares ido en algdin. momento especificade del pasado, Un mapa geoldgico de Narteamérica en el comienzo del ‘Terciario, por ejemplo. no habria mastrado, obvianente, racas Cercinvias y evaternarias, Ade més, todas las rocas erosionadas desde el camienzo del Terciario ssiarfan de nueve cn su lugar. 20 Duron, CG. On, F The. 567 pags.” 194 BL EArnery, AL J Harper and Tyothers, & ‘orical Geology. Nueva Yor spec. pp. 1-6, Structural Geology of Nort America, Nueva Varke WH page, 1950 John Wiley and Sons, 207 FALLAS DE EMPUJE Sin eribargo, estos mapas no tienen en contideracion, en ge- neral, el acartamiento resultante de-los procesos de plegamiento y sobrecorrimiento. los mapas paleogeogrdlicos comunes, un sin- clinal que tenfa originalmente 320 kilémetros de ancho, pero que sido reducide a 240 kildmetros por plegamienta y sabreca- rrimiento, aparece con un ancho de 240 kilémetros. Kay? ha se- fialaco qué seria mds correcta desplegar” y “descorrer” lax rocai sites de prgparar los mapas paleogeogrificos, Los mapas palins pds anen Ins re en su _posicién p esunta, antes del plegamiento y jmier Sor recomendable que este ideal pueda ser, re- sulta a menudo dificil ponerlo en practica debido a la falta de jnformacién-adecuada sobre cl valor del acortamiente cortical. oa Kay, Massitact, “Paleogeographic and Patinspastic maps’, Pull American Afociation Petrateum Geologists, Val. 29, pp. 426450, L945. 208 CAPITULO XIL FALLAS GRAVITACIONALES O NORMALES INTRODUCCION z Las fallas gravitacionalé® son aquellas en las cuales el techo des- cendié en relacién con el piso. Estas fallas implican un alargamien- to de la corteza de Ja tigsra,/Hay muchas posibilidades concernien= tes al movimiento real madido desde algun nivek de referencia, tal como dl nivel del mar o el centro de la.tierra, El piso puede per- mancer esfacionario y el techo, descendéfyo ei techa puede per- maniecer estacionario y cl piso, ascender; oO ardbos bloques pueden descendey, pero el techo mas que el piso; 0 ambos bloques pueden ascender pero el piso mas que el techo. En e) estado presente de nuestros conocimientos es imposible, en la tnayoria de los casos, determinar el movimiento absoluto, y, en consecuencia, es innece- saria e indeseable una_terminologia elaborada. En algunos casos, donde hay evidencia de que el piso se ha movido hacia arriba a lo largo de una falla gravitacional-de gran dngulo, o de. que el techo ha ascendido a lo largo de una falla de crmpuje de gran dngulo, se puede usar el término upthrush. - : Muchos gedlogos usan el término falla normal con preferencia a falla gravitacional, pero como se indica en la pag. 159, falla nor- mal tiene un significado diferente. Sin embargo, la mayoria de las fallas normales, tal como el tétmino se define en este libro, son también fallas gravitacionales. POSICION, TAMANO Y DISENO La_inclinacion de las fallas gravitacionaies pucde variar entre casi vertical y horizontal, pero las inclirtaciones mayores de 45 gra- dos son més comunes que “las menores, Las fallas gravitacionales pueden variar en tamano, desde microscépicas_ hasta aquellas que tieneit,decenas de kilémetros de longitud y un_desplazamiento. neto que se mide en miles de metros. El sistema de fallas que limita las rocas tridsicas que se extienden desde Nueva York hasta Virginia cn el noroeste, tiene 544 kilémetros de longitud, de acuerdo con el 2097 PADD AS GAMEPAD LOS ALIS OF Sour es, miepa tectinicn de tus Esticlos Unidos en 14d, Kir Tus mesctay cle Golovado, en Arizona y Utah se muestran, en el mismo mapa, fa- las gravitacionales de 180 4 480 kilémecros de Jongitud. En la ma- yoria de las casos, las fallas de esta longitud no son Fracturas sim- ples a través de todo su recorrido, sino que Taeslynente son z0nas de fala, La falla gravitacianal que limita el costaéa occidental de la cadena Wasatch de Utah, ha sido relevada parSGilbert como una falla simple, algo sinuosa, de, por lo: menos, 128. kilémetros de largo, Un relevamiento mas detallado de Eardley, muestra que en el extremo sur de la cadena hay varias fallas escalonadas, tras: lapadas 3. aE El desplazamiento neto minimo a lo large de una falla gravi- tacional ‘que limita las rocas tridsicas de Connecticut, sobre el cos: tado este, es de 4.0003 metros, y tal vez mas .EI desplazamiento neto probable de la falla gravicacional sobre #1 lado oeste de la cadena Wasatch, de Utah; es de 5.450 metros 3. 7 : El disefio que muestran en planta las falfas gravitacionales es ¥ do, Tas Callas individu: son, generalmente, bastante rectas, pero pucderr ser sinuosas o irregulares, con bruseos cambios de rum- ho. En muchos casos, dos o mis fallas gravitacionales son paralelas entre, at (fig. 128 A) . Las falas escalonadas son aquellas en las que el bloque descendido esta del.mistno lado, en ‘varias fallas parale- las, En muchas localidades, iag fallas gravitacionales muestran un disefio escalonado (fig. 128%). En otras partes puede ser perilérico, (fig. 128 C), radial, o irregular, Los rasgos éstructurales mas conspicues que resultan de las fallas gravitacionales soa los cordones formados por fallas escalo- nadas, los bloques cle falla inclinadas, los harst y los graben, FALLAS DE GRAVITACION_ESCALQNADAS En algunas dreas, las falas gravitacionales muestean un diseno escalonadas como 1 ilustrado por la fig. 166A. El rumbo de Ins fallas Incividuales forma un dngulo de 45 gradas, aproximadamente con ta direccién del cordén faliado en su conjunto. En Ia fig. 166 P, 1 Ciaran, Go ies of Thasin Structures", Uy 5, Gealagieat Survey Prof. Paper 153, fig. V2, 1928, 2 Eanocey, A. J. “Structure and Physiog Mountains", Papers’ Michigan Academy Scien pp. 977-400, 1983. 3 LONeWELL, . 1. “Sedimentation in Rela logical Sociely of America, Vol. 18, pp. 433442 \ Kayneve, PD, “Petrclogy, Strauigea ph imentary Rocks of Connecticut”, Buttetin 73, 6 Natural, History Survey, “47 pags... 1980, s 8 Guna, G. Kop. cite p. 9% phy ef the Southern Wasatch Arts, and Letters, Vol 19% on to Faulting", Bulletin Geo- ef. espec. pag. 436, 1937, and Origin of the Tr necticut State Geolegical and 210 AVETAUDIOX. ALES 0 SOUL ALIS lemin setiva es en In diveccién TT; pero una tensidn regional ctuando en esta direceién no explicaria el disefie esealonacdo, El Gje mayor del elipsaide de deformacion esti orientade hacia el nord. cate (na’ de la fig. 166 CG). El tipo de fractura abserenda lo produ: ciria una cupla causada por un bléque norte que se moviera hacia el este en relacién con un bleque sur. bc En el nordeste de Oklahoma ® son camunes las fallas de este ipa Los cordones fallades de las cuales hay varias, denen direccién nor te sur, mientras que la mayo de Ins Callas individualés yan de nornoroeste a, noroeste. La failamiis grande tiene 5,6 kilémetras de largo, y cl rechazo esteatigrifico maximo es de 40 metros, Una : Vie. 166, Fallas de geavedad escalonadss. 4. Mapa diagramitico de una comarca de fallas de gravedad escalonadas: cada linea representa una [alla de varios {ildinetros de laygor el dngulo de inciinacién se muestra en grade, Jl. Diree- cién de waccién activa, CG. Elipse de deformacién cavsada por una cupla {aja si de fallus esealonadas de Montana central, la zona de falla de Lake Basin, sigue una direccién este sudeste por unos BY ometros 7, Se han relevado mas de 90 fallas de rumbo nordeste, muchas de las cuales de mis de 8 kilémetros de longitud, y una, por la menos, de 1G kilémetros de large, Las inclinaciones de las fallas varian entre 10 y 80 grados, pevo sy promedio es de unos 15 ¢! dos, ® Far, A. Ey “The origin of the Faults, Andclines, and Bu 1 Ridge of the Northern Part ef the Mid-Gontinent Ol and Gast Field’ Ceotogical Survey Prof. Paper 128 C., pp. T3-84, 1920. Ver también ™ Map of the United States", American association of Petroleum Geoto, 7 HaNeock, E. T., “Geology and Oil And Gas Prospects of the Lake Basin field, Montana, U. $. Muvvey Dull, Gif, pp. LOI-LAT. 1918, CHAstwen- aR. TCA Peculiar Bele of Oblique Faulting”. Journal of Geotogy. vol. 27 p. 602.615, 1919, Cuasimenun, Te, T., "Diastrophic Behavior around the Bigho ighorn Basin", Journal of Geology, Volo 48, pp. 673-716, 1940, Ver también "Vectonle Map af the United States”, oft cit hADLAS GRAVETACIONATES OG NORMALES el maxinio rechavo estratignifica registracdo es de entre 150 y 180 wewes. La muayoria de las fallas son del tipa gravitacional, pera algunas son fallas inversas, y ca olvas ha existico una componente de despla: te de rumbo en al movimiento, Esta cadena falla- Atuse ey Cumann ~ x Y en Aitamesees Chey entigtinmies Ce sinatinat i Fie 107. Moques de fatty te adena Oquiveh, Uiah, (Segdn Giltuly) 272 FALLAS GRAVITACIONALES © NORMALES da se debe a una cupla originada por el movimiento hacia el este del bloque sur, cn relacién con el bloque norte. BLOQUES DE_FALLA INCLINADOS___ La formacién de fallas grayitacionales esti acompafiada, en mu- ehes casos, por Ia inclinacién de los bloques sobre uno o ambos jados de la falla, De este modo,-resultan bloques de falta inctinados. En la fig. 168 se muestean ejemplos, En muciws casos no existe expresién Copografiea de los bloques fallados (figs. 168 A y 168 I). En otros’ casos, Ia copografia expresa la estructura subyacente en forma mis o menas elit (figs. 1683C y 1681). La situacién ra- ramente es tin simple, sin embargo, como en estas figuras muy diagramaticas, porque la erosién ataca las areas mas elevadas. 168, Bloques de falla inclinados. Negro = lutitas;, puntos = areniscag: Quianes diversameme orledtadas er grinito. A y 2, Bloques de (alla inclinacos que fo se expresan topogrdficamente, G. Bloques de falla inclinados que se Expresan topogrdficame BD, Doques de falls inclinados que se expresart lupogssticamente, desarroltadas sobre granite; una superficie de crosén. maduca ha sido rota e lnclinada por las fullas Los materiales resultantes se pueden depositar en las valles ad= yacentes, como muestra, la fig. 109A. Por el conteario, los cursos de agua pueden remover todos tos detritos, y aun el bleque hun- dido pucde ser erosionado. En tales casos, Jas montaiias que se al- zan sobre los valles son una variedad de montanas de bloques de falla, Algunas montaiias de bloques de falla son pilares (pag. 205) - Los bloques de {alla inclinades se reconocea mas ficilmente por la inclinacién de uno o més planos de referencia, tales come los planos de estratiticacian (figs. 168A, 1688 y 168C), En al- gunos casos, una superficie de ecrosién madura, o antigua puede estat sota e inclinada (fig. 163 1D) #, Estas superficies de erosida son A Manper, J.T. Butletin Geological Sa Late Genomic Biock Faulting in Western Montana”, ely of dnverica, Vol. 61, pp. 359-906, 1950. 243 LIAS GRAVITACTONALES O NORMALES pardcularmente tiles en aquellas vegiones ettyo substrato esti for- vido por rocas graniticas, O en aquellas areas donde los estrates tucvon muy deformados antes de ser afectados por las fallas gra- viracionales. En algunas montafias, una delgada colada de lava pue-- se servir como horizonte gufe que muestra las ripturas y la i clinacion (figura 169 B). 169, Moques de falta inctinados, Los gulones diversamente orientados ine dicun granito; los cireulos son aluvio; la lava sc indica en segra. A. El aluvia verivado de la erosién de las partes sna alias de los bloques de falla se acumula en depresiones, H. Un estrata de lava, roto e inclinado que sive de esteato gula f ’ it P Lag roeas rriisicas de Norteamérica oriental presentaban blo- ues de fulla inclinados que tenfan muy poca expresién topogri- fica, En Connecticut (fig. 170), las rocas tridsicas que se inclinan hac el este se apoyan en discordancia sobre las rocas cristalinas mis antiguas al oeste. Sobre el este, una gran falla gravitacional 170. Mogue de falta: inclinade det valle de Conneticut, Conneuteut, v= rocas cristalinas pretridsicas: puntos = arconas, y Wutitar; cfrculos = conglomerades; negra Toeas vated cade de Bareel) que se inclina al oeste, con un desplazamienta neto de por lo me- nos 4.000 metros, separa las rocas tidsicas de las rocas cristalinas del este, Las recas widsicas se inclinan hacia el este con un angule de 20 gractos, excepto cerea de la falla, donde Ia inelinacién al este alcanza un maximo de 40 grados. Longwell® ha mostrado que la falla estuvo activa durante Ta depasicién. Un cierto mimero de fallas gravitecionales de rumbo nordeste esti dentro de las rocas tridsiens. En la Great Basin del oeste de Jos Estados Unidos? se encuen: ® Loncwerir, GC. RB. ap. cit. 10 Nowa, TL oD, The Basin and Rar ernia™, ¢ Province in Utah, Nevada, and USS. Gentagical Sueres, Peat, Paper 197. pp. VAL198. 148. S GRAVITACIONALES O NORMAL 5 Fa pliegues anchos, abiertos, cuyos ejes tienen Wiveccién nerdeste 1. EL lado occidental de la cadena estd roto por una serie de fallas gra- vitacionales, Ja mas importante de las cuales tiene direccién nor- norocste. Donde las fallas han sido realmente observadas, La incli- nacién varia entre 10 y G4 grados al oeste sudoeste, con un prome. dio de 57 grades, En todos los casos, el techo ha descendido en re- lacién con el piso maximo rechazo estratignifico medido, que es a lo fargo de la falla de mayor longitud en la fig, 167, 3 de 1.050 metros. Los desplazamientos mayores pueden estar en las fallas ubicadas mis al sudoeste, pero el bloque hundicdo esta se 2000 tse 4 CORI TRANSVERSAL B Excolo an 9 Ld fF items fie 172. Seeeion wansversal de la parted meridional de la cadena Wasatch, Utah, alo large de las lineas Ata’ y BB de la fig, Aros Arcaice; A= 'Algon: qian; GC] CAémbrico: G Carbowlfera; J y Jurisico; Terciario: 2 vate rnario, puluido per aluvio, El mapa muestra elaramente la manera en la cunt ta exceuctura interna de la cadena es truncada por el frente occidental de las montatias, Una.escarpa de pie de monte, de 12 me: tros de alto, que corta el aluvio, es testigo de Jo recientes que son al- gunas de los movimientas, En general, sin embargo, las Callas na esti’ bien expresadas en la topografia (ver la seccién transversal de Ia fig. 107) y las facetas triangulaves esuin pobremente clefini- tls, Estos hechos indican que cualquier escarpa que pudiera ha. ber existido, ha side modificada por una crasién considerable, Es obvio que el bloque de montaga ha sido elevado a lo largo de fallas, miles de metros en relacién con Tos valles del este. Una superficie de erosiéy macura, que se desarrollo en el io de ta cadena antes de que se produjeran jas Ellas normales, ha sido i Slinada hacia el este con un aingulo de aproximadamente 4 grados, La cadena de Wasatch, de Utah, es un bleque de falla inelina- 11 Gavtuny, Janes, Getd Quadeangtes, Una", cology and Ore Deposits of tye Stockton and Palr- W8, Geolngical Suvey Prof, Paper 173, 1992. 216 PAPEAS GRAVIFACION AL cS 0) NOIMAL costade ecste del mapa geolégico de Ja fig. 171. El cstereagrama jlastra en forma niuwy Harnativa el caricter escalonado de las falls. La superficie de este bloque es un plano de ‘referencia horizontal arbitrario, y en el drea no existe tal superficie. Muchas lineas de evidencia demuestran Ia presencia de las fa- llas. No solamente pueden ser observactos los planos de falla, sina que también hay facetas triangulares bien desarrolladas y escarpas de pie de monte que cartan cones aluviales, un hecho que sefala In reciente de los movimientos, Antes de aparecer las fallas gravitacionales, la regién habia sido disectada a una tapografia madura, con un relieve de por fo menos 900 metros! Eardley ha ealculado que el bloque de falla se ha inclinade hacia cl este con un dngulo de $a 4 grados, + GRABEN Y HORSTS Muchos de los bloques de falla estin limitados en ambos laces por fallas gravitacionales, a lo largo de las cuales el desplazamiento ty mds o menes igual y, consecuentemente, hay poca o ninguna inclinacién. Un gra i en 1 dle Tos costado jmarginales son generalmente empi- yen Ta-imayoria de los casos, si noe en todos, son fallas gr vitacianales @ esencialmente verticales. En algunos casos, las fallas marginales han sido descriptas como fallas inversas muy inclinadas, pero la validez de esta observacion es cuestionable. Los graben y los horsts, como la mayoria cle las estructuras geolé- gicas, pueden diferir mucho en tamaiio, La fig. 174, que es el mapa dle pequerias fallas formadas durante el tevremoro del 20 de diciem- lve de 1982, cerca de Cedar Mountain, Nevada, muestra algunos pequenies graben44, Las lineas negras son fisuras abiertas sen: cialmente verticules; el espesor de Ja Iinea indica la magnitud re- lativa de las fisuras, pero el ancho ha sido exagerado, La superficie del terreno {ve el plano de referencia desplazado por las fisuras. rn el dngulo nordeste del mapa se ve un pequefio graben, de 10.5 de anche y 48 metros de longitud. El rechazo vertical sobre la pared exte es de 30 centimetros, mientras que sobre la oeste es cle centimetros, Algunos de los graben son atin mas pequenos: vel a, Strong Relicl beture Block Faulting In the Vicinity ef Utah's Journal of Geology, Vol. 41, pp. 245-267, 1933. y EF. GALLacuan, "The Cedar Mountain, Nevada, Earth Tulletin Seismological Soctely of America, Vol. 24. ttwake of Dec. 20, 345-377, 1994, FALLAS GRAVITACIONALES 9 NORMALES en Ia parte centro sur del mapa hay un graben de 87 metros de largo y de 1,5 a 6 metros de ancho, y el desplazamiento a lo large de las fallas es cle aproximadamente 80 centirnetras Jats profundisiod Mengstinal ugrletade Cr alten Vie. U4. Fiswens, horsts y graben Cormados du Mountain, Neva de las Hineas ind! Dd. hte el terremoto de Gedur Lax lineag Gegrad gruesas son fins ablertas: el anche fa mangitud relaciva de Jas fisuras, pera na esiia a excala, = lade hundide de tn fisuraz ef valor del hundimienta s¢ da en centimetros. Segin Gianella y Callaghan.) En ke regién del Gran Cation, en Avizoun, han side inapea- dos 24 pequenos graben que tienen un rumbo general nordeste 1%. La longitud promedio es de 5,6 kilémetros, pero la variacién en longitud es de 1,6 a 1,8 kilémetros, La mayevia de los graben. tienen un ancho de unos 400 metros. El desplazaniiento neto promedi> a la largo de las fallas marginates es de 30 metros, pero varia entre 7,8 y 6O metras, No se dan dates sobre las inclinaciones de las fallas, pera son aparentemente empinadas, En la meseta Wasateh, de Utah, murmerosos graben de rumbo norte sur cortan los strates inesozoicos y cenazoicos suavemente in- 13 WaneeMorn, 1D, the Ease Kaibab Monae America, Vol. 56, pi. 107-180, V Geomorphology and Structure of fulletin Geological Saciety of 219 yALLAS GRAVITACIONALES © .. clinados. Uno de éstos, el graben Joe's Valley, tiene mis de 96 ki- tametros de largo y un ancho de % a 4 kilémetros'*. El clisefio es- Faltes + cthierias poe Uerrubie. glacial - “ - Diseho de Callas geavitacionalos an el oxtrarno Joe's Valley, Uuih, DB. =: bloque hundido. (Segiin Spicker y Billings calonade de las lallas, en el extremo norte de este graben (fig. 175), cisimilar al disetia formado durante el terremoto de Cedar Mount- ain (fig. 174). El desplazamiento maxima de las fallas a wavés de todo el graben varia entre 450 y 900 metros, pero en el drea cubierta por la (ig. 178, varia entre 430 y 490 metros, Ninguna de las fallas ha side observada, pero las evidencias indican que las inclinaciones on grandes, En laf 176 se muestra el mapa geoldgico y una seceién estruc: aa Sane Gane, multe Um, 5. 1940. EM, y MP! Bicuines, "Glaciation tn the Wasare: n Geological Society of America, Vol. 51, pp. 1173-1 Platear : espe. 220 FALLAS GRAVITACIONALES O NORMALES tural de parte de un rasgo estructural similar en otra parte de Ja mescta Wasatch, el graben Musinia +, Ninguna de las Callas ha sido observada, pero las inclinaciones son esencialmente verticales. El desplazamiento de la falla mds oriental aumenta de sur a. norte: en el extremo sur del mapa es solamente de 450 metros, pero cn la Formedian Warateh de le Termucion mlembro deta Price River formas Hea mivar Fic. 176. Graben Musi fa. Utah. Gegin Spicker y Baker) OT Sfiewea, EM. y A. A. Dance, Je. “Geology and Coal Resources of the Salina Canyon District, Sevier County, Utah", U.S, Geological Survey Bull, 796, >. 123-168, 1928, 227 FALLAS GRAVITACIONALES O NORMALES idn transversal ABC ex de 400 mewos; en cl extremo norte del mapa, el desplazamiento aumenta a 750 metros. El desplazamienta lo largo de Ia falla occidental en la seccién estructural ABC es ie GOO metros, Una caracteristica notable de este graben es un horse centval, cuye ancho aumenta hacia el norte y se acufa hacia el sur, Ho 1 don dolor para tay 210 matron det tone de lo reecién = $100] Fic V7. Graben sobre anticlinal, Wacimiente Quitman de peudlea y gas Las eicalas horizontal y vertical son iguales, y se indican tn metros sobre el ldo inquierde de la scccién, (Segtin’ E.R. Scott; permisa de la American Association of Petroleum Geologists) El graben del Rin, en Europa, tiene 288 kilémetros de longi- tud, y $2 a 40 kilémetros de largo, La falla marginal oriental, que es(4 atravesada por un uinel, se inclina alrededor de 55 grados al deste, ocupando una zona witurada de unos 1S metros de ancho. La parte principal del Great Graben, al este del Iago Victoria, en Africa, tiene, aproximadamente, 480 kilémetros de largo, y su ancho Hega hasta 56 kilémetros, El desplazamicnto a lo largo de las fallas que bordean el graben Nyassa Mega hasta 2100 metros. La mayoria de las secciones transversales de graben s¢ basan en datos de la superficie, y s¢ dispone de muy paca informacion sobre lo que sucede en profundidad. La geologin del petrdleo ha hecho grandes contribuciones a esta fase del problema. La fig. 177 es una seccién de un graben complejo, basada en numerosas per 222 KALLAS GRAVITACIONALES © NORMALES foraciones !4, Mevecen mencién especial los siguientes puntos, (1) El raben estA ubicado sobre la cresta de un anticlinal. (2) El graben tiene alrededor de 244 kilémetros de ancho, (3) En ninguna de las fallas el rechazo vertical excede de 45 metros. (4) Muchas de las fallas menores tetiminan contra otras mayores. ic. 178, Borde de un graben artificial, ta fille, geinelpad, x. suchas falls subslaiselat 42: tn a ja derecha, Las falling antitéticas se inclinan a la izquierda, “Todas las fallas son del tipo gr vitacional, (Segiin H. Clos) do areilla a tension. _- En graben experimentales, que se forman sometiendo arcillas tensién, se desarrollan extensamente, bajo ciertas condiciones, fallas antitéticas ®, Estas fallas s¢ inclinan hacia la falla rincipal (fig. 178), pero cl desplazamiento a lo largo de ellas es dominan-, temente de tipo gravitacional, Estas fallas ancitéticas son comunes en la seccién de un ttinel que corta la falla marginal este del graben del Rin. Los horsts varfan en ancho desde solo unos pocos centimetros hasta muchas kilémetros. Un pequena harst que ocupa el centro del graben Musinia (fig. 176) tiene, por lo menos, 8 kilémecros de largo, y 1,6 kilémecros de ancho como maximo; el desplaza- miento a lo largo de las fallas marginales es de 300 a 450 metros. Las montafias Ruby East Humboldt, de Nevada (fig. 179) son esencialmente un horst grande, complejo, que sigue la direccién 48 Scorr, E. R., "Quitman Oil Ficld of Typicat America Oit Fietds, Vol TIL, pp. 4 Petroleurn Geologists, 1943, 19 Croos, H., "Hebung, Spale Hand 90, Zwischenhelt 44, pp. 4106 Wood County, Texas", Structure $1. ‘Tulsa: American Association ag. Wulkanismus”, Geologischs Rundsdhau, 7, 1999; ef. expec. pag. 434. He, PALL GRAVITACIONALES ne © NORMALES tee 7 000 pee 1393 fs 478, aE TET SS : Horst de la cadena Ruby-East Humbollr, REPEREMCIAS, Ee e] Tertiario ¥ Cuatermaria feigrion Excate an kilometror s 4 es fess Nevada. (Segin R. #, Sharp.) FALLAS GRAVITACLONALES 0 NORMALES taseae perio Boralto Aluvi cyoternaria Eta Rocar “badimentarion valcanicos clarion, Yr Rocas- intrusivas masaisigas Excala sn kilameteas 3 wee a dimentorios i Bocas a] 10" A Cadena Stillwater H. Segin = é 3 ’ Bi =o z Ba ze set 25 Bas ron EQ* ri eee “2: pcs Sof as2 Zz 2 ao8 ‘> Z3¢ Se "3 225 FALLAS GRAVITACIONALES @ NORMALE | Nornerdeste, por lo menas por 85 kilémetros, y encoun anche promedio de 10 kilémecros®. Las fallas que limitan Ia cadena son gravitacionales y se inclinan ‘lejdndose de las montafias com un ingulo de 60 a 70 grades, El desplazamienco sobre las fallas orien- tales es de 1,700 a 1.800 metros, mientras que sobre las fallas occ dentates es de solamente 600 metros, La ‘cadena es ast un horse inclinado hacia el oeste, Muchos de los criterios que se dan en el capitulo 9 se pueden emplear para probar la presencia de las fa- Vas; la estructura interna de la cadena estd truncada por cl frente de montasa; las escarpas de piedemonte, que Megan a GO metros de altura, cortan substrato, aluyio y morenas glaciares; se ven facets wiangulaves en el lado oeste de la cadena, y en dos localidades esi expuesta el plano de falla. La cadena Stillwater, en Nevada central, cs otro ejemplo de un horst (fig. 180). Las recas sedimentarias palcozoicas y meso- zoicas de la cadena estin afectadas por pliegues de direceién nor- nordeste, Un gran cuerpo de dioritas mesozoicas corta los pliegues ) la parte sur de? area. Las fallas gravitacionales son de varias edades, pero lay mas recientes separan la cacdena de los valles, “Fallas longitudinales y normales han determinuado la presente forma ge- neni! de las eadenas. Estas fallas se ban producido, en parte, dentro de} ciclo fisiografico presente, y las escarpas frontales empinadas son, por lo menos en parte, cl resitltade directo de tat movimiento” *. FALLAMIENTO INTERMITENTE El movimiento a lo largo de las fallas cs intermitente, y un periodo de movimientos relativamente rApidos puede ser seguido per un largo intervalo de quietud, durante el cual la erosién des- truye parcial o completamente la expresién topografica de la. falla, En’un ciclo renovado de movimientos vApidos se puede desarrollar una nueva escarpa. La fig, 281 ifustra el cardcter intermitente del movimiento a lo fargo de ta falla Hurricane, de Utah y Arizona ™. Esta falla se ex- tiende, por lo menos, 272 kilémetros en direccién norte algo in- clinada al este, y ef desplazamiento varia entre 450 y 3,000 metros. Despuds de la erupeidn de las vulcanitas miocenas (?) (fig. 1B1 A), 20 Susur, R.P, "Basin-Range Structure of the Ruby-East Humboldt Range Nertheatcern Mevada", Hulletin Geological Sociely of America, Vol. 50, pp. 8B1- 920, 193 YY MULL, SAW, HG. Fenguson ¥ &. J. Rooewr . ealogy of the Me Tobin Quadrangle, Nevada”, Geologic Quadrangle Maps of the United States, tay S2 Gawones, L, 5. "“The Hurricane F: western Arizona”, Amer tit In Southwestern Utah and North an Journal of Srieave, Vol, 239. pp. 241-260, 1941, 236 FALLAS GRAVITACIONALES © NORMALES Ja dalla Hurricane se formé en el Mioceno superior o en el Plioe ag aad eriental (fig. 181 Ry, En un intervato subsecuente de quictud fue destriida cada expresion topografica de la falla y se desarrollé >* ye ceno, y cl bloque occidental descendid 2.400 metros en relaeién con ae Se es a Fie, 181. Evoluciéy de 14 falla Hurricane, Utah y Arizona, PM = Rocas paleo. roicas y mesotoleas; Tw = Formaciéa Wasatch (Roceno): Tv = Vuleanieas del Mioceno (); Gb = Basatie (Cuaternario). A, 2, G yD representan etapas aucesivas. (Segdn Lb. 5. Gardner) wpruna superficie de relieve bajo. Las erupciones cuaternarias depo- sitaron basaltos sobre esta superlicie (fig. 1615. Durante ja il tima perturbacidn, que ocurrié durante cl Cuaternario, el bloque occidental descendid de 210 a 300 metros (fig, 181). 227 GAPLITULO XLLE FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMBO CARACTERES ESENCIALES Las fallas de desplazamiento de rumbo, 0 transcurrentes, son aquellas-a lo largo de las cuales el desplazamiento es principalmen- te paralelo al rumbo de la falla, La mayorfa de ellas son empina- das y rectas; cs caracteristica la uituracién de las rocas en su ve- cindad, y las fallas mayores de cste ‘tipo son, generalmente, zonas de falla mds bien que fracturas Gnicas, bien definicas. Aunque se han propuesté términos especiales para las varias fallas que pertenceen a esta categoria, no existe ningdn término general disponilyle, fuera de fallas de desplazamicnto de rumbo, © transcurrentes.+ Los rifts son, fallas de desplazamientade rumbe_ que son patalelas a fiructura regional, Se han propucsto varios nombres para aquellas fallas de desplazamiento de rumbo que son transversales a la estructura regional, tales como fallas de rasga: dura, "flaw" “wrench faule’, y fallas transversales t. Puede ser diffcil demostrar que una Falla es de desplazamiento de rumbo, Idealmente, para calcular ¢l desplazamiento neto, dos o mis estructuras planares, con disposiciones diferentes, deben ser ro- las, por la Falla (pig. 142 y pags. 517-526). Algunos rasgos estructurales que han sido desplazados por al- gunas de las fallas de desplazamicnto de rumbo que se describen en la literatura geolégica son: (1) estratos-o.formaciones; (2) di- ques o yetas; (3) planos_axiales y ejes de pliegues; (4) cuencas sedimentarias; (5) cursos de agua; (6) stacks graniticas: y (7) zo- nas de metamorfismo. ae a WAnoragaN EM, The Dynamics of Faulting and Dyke Formation, with qopiieations Yo Hritain, 2% ed, p. 59, Edimburge y Londres, Oliver and Boyd, 228 PALLAS OF DESPLAZAMIERTO DE RUMNO REFERERICIAS da aatictinales rumba Fic, 182. Pallas de desplavamienta ce rumbo de Ios montes Jura, Cada falla esth identitieads por un mdmero en un circulo, La direccién’ relativa de des. plazamlento se indlea con fechas, y Ia cantkdad mAxima de desplazaratento neto, cuando cs conocida, se da en kilémecros. (Segiin A, Helm.) FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMBO DIAGONALES EJES DE PLIEGUES Montes Juma En los montes Jura, del norte de Suiza y partes adyacentes de Francia se han descripto ejemplos saberbios Tar Villas de ideiplare- 229 PaALLas be pe VLAZNSUESTO 62 KUMI mienco de rumbo diagonales a ejes de pliegues?. Las rocas mesozai- eas exhiben el tipo apalache de plegamiento. Las fallas (fig. 182) son diagonales még Bien que perpendiculares a los ejes de Jos plie- gucs. Las fallas son, generalmence, verticales y algunas de ellas tice nen espejos de fviccién herizontales rudos. Varias de las Callas ties nen cerca de 48 kilémetros de longitud, El desplazamiento nero pro- medio, casi horizontal, es de 960 metros, pero a Jo larga del extremo sur de la falla ntimero 3 (fig. 182), ct desplazamiento neto es de ¥.6 kildmetros, Los ejes de fos pliegues son desplazados por las fa- Ihus, En algunos casos, los estatos sobre un lado de ta falla estin plegados mis intensamente que sobre e) Gtra lado, indicando que el plegamiento continud después de haberse iniciado ta falla, La mie yoria de las fallas tienen rumbos que farman angulos de 30 grados, en el sentido del reloj, con lineas dibujadas perpendicularmente a los cjes de los pliegues. Todas esas faflas son izquierdas. Una falla, y parte de otra, Henen rumbos que forman ingulos de $0 grados, en Jireccién contraria al retoj, con lineas perpenciculares a los ejes te de apiclinal —y— -fie de sinciinal —p— Falla de empuje Falls *“ “Sle Slalewre ae Amrathe Wilden sree Vie. 183. Pallas de despluzamiento de rumbu del sudoeste de Cafes. Compiludo de omapas por FE, M. Anderson, J. Pringle y T. of, George.) de los pliegues; estas fallas son dereehas. Al final de esta pagina s¢ da una explicneién de estas fallos de desplazamiento de rumbo de los montes Jura, A primera vista puede parecer incongruente que cl extreme sur de [a 1 niimero 3 el blaque oeste s¢ mueva ja cl norte, mientras que en el extremo norte de ta falla cl bloque eeste se mueva al sur, Eato es posible, sin embargo, porque en el Hriat, Aiur, Geologie der Sehweis, Vol, 1 pap. 019-026, Leiprig, G. 11, ©, 1919, FALLAS pK f LAZAMIES TO DE RUEMTO pure donde In falla hace una curva aguda, los estratoy sobre ef lo oeste estin plegadas mas intensumente que los del lado este, Gates Supoccinenran Otre ejemplo excelente de fallas de desplazamicntes de rumbo diagonales a ejes de pliegues se encuentra en el sucoeste de Gales (fig. 183). Los estratos paleazoicos han sido afectados por pliegues de rumbo N 80° @4, Las fallas de empuje tienen un rumbo similar y se inclinan al sur. Se presentan cos jucgos de tallas de desplaza- mienco de rumbo, pero solamente unas pocas de las fallas mayores se pueden mostrar en la escala de ta fig, 188, Anderson! dice que de G9 fallus, 42 tienen un rumbo de aproximadamente N20? O, y 27 de unes N 30° E, Las inclinaciones son empinadas, De este modo, los dos juegos de fallas forman entre si un angulo de unos 50%, » de alrededor de 25° con lineas perpendiculares a tos cies de los plie gues, De Jas #2 fallas cuyo runvbo es de N 20° O, 40 son derechas (diestras) ; de las 27 cuyo rumbo es N 30°E, 22, y probablemente 24, son izquierdas (siniestrasy. El desplazamienta meco maximo cs de 360 metros. En la pedxima seceién se da una explicacidn de estas fallas. GRIGKN DE LAS FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMMO DIAGONAL E. M. Anderson? ha dado una explicacién de las fallas de des- fieenaiente de rumbo diagonal, tales como las que se presentan en os montes Jura, y en el sudoeste de Gales. Si_una serie de rocas sedimentarias es comprimida plo Jargo cle lnéns Norte sul Tos ejes de plicgues cosu[tantes_estariin orientadog este oeste, A veces, sin ent barge, las rocas pueden ser To suficientemente frigiles.como para ceder por vuptura, Dé acuerdo con los principios desarrolados en el capitulo X, s¢ pueden formar dos juegos de fracturas de cizalla. Si li direccién de alivio mis facil es vertical —es decir, si el eje de mini- mo esfuerzo es vertical— se formaran dos juegos de fracturas de cfza- Na de rumbe este oeste; uno de ellos se inclinara alrededor de $0°7N, y el otra unos 30"§. Sia lo largo de estas fracturas iene lugar un desplazamienta, el techo se mueve sobre el piso y se pro- ducen fallas de empuje. Sin embargo, si la direccién de alivio mas fieil es en direccién este oeste —esto es, si el eje de minimo esfuerzo ticne rumbo este oeste y es horizantal— los dos juegos de fracturas a rane, J. y P.M. Geenue, British Regional ed, Geologicul Survey aud Museum, 14H, 4 Anpruion, E. M.. off, eit. pp. 60-64, 2 ANerncos, BoM, op, ef, pp. 15, ology. South Wales, deus ‘onbeowg “a ‘yy ‘enna “gL SoM “77g and “FF ups y tieg choriuay 1 aoraUUs] ap suumaelpe TSA 3) SUSOpNE [ap "puryqUND ottioweaseD ap anboq tap teen “Fan “any FALLAS DE DESFLAZAMIENTO DE RUMBO ae FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMHO a ee "5, folta \ fe dn an te dlrsccldn sta ba Anctlnerién Gat plese sete Fic. 185. Area de (allas y plegamientos complejos. Distrite minero de Gols TH, Uh. Mucitra pliegues, Glas de empuje, (aliss gravitactonales y Callas de des lavamienta, de rumba; el dexplacamienio neto aio targe we estas ittmas Pilar se indies en metros por kilémctro. Las fallas de empuje son fragmen- tarlaa debide @ desplacarmientos extensives, producitos por fallay punteriores que los Ilevaron encima o debajo de la presente superficie de erosién, (SeRrin v, B. Nolan} FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMBO son verticales y tienen rumbos N 30° O y N 30° FE. Gualquicr ma- vimiento a to largo de las fracturas sera de desplazamiento de rum. bo. El juego N 80° O sera derecho, y el N 30° E serd izquierdo (lig. 130), Las fallas de desplazamiento de rumbo del Jura y del sudoeste de Gales, no solamente estdn orientadas de actierdo con Ja teor sino que la direccién del movimiento relative es también correcta, En el Jura, no abstante, por alguna razén deseonocida, un juego de fallas de desplazamiento de rumbo esti mucho mejor desarrollado que el otro. FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMBO PERPENDICU- LARES A EJES DE PLIEGUES No todas las fallas de desplazamiento de rumba sen diaganales a los ejes de los pliegues, En el distrito de Gold Hill, de Utah, No lan® ha relevade un gran mimero de fallas de desplaramicnto de rumbo (fig, 185). La estructura es extremadamente compleja, por- que Jas racas han estado sometidas a cinco ciclos mayores de defor. macién durante el Mesozoico superior y cl Terciario inferior, como asi también a deformacién en el Terciario superior, Durante . uno de los cinco ciclos se desarrollaron pliegues, fallas de empuje, fallas de desplazamiento de rumbo y fallas diagonales. Los pliegues tienen rumba norte sur. Aunque muchas de las fallas de desplara- miento de rumbo forman angulos de 20 a 30 grades, en Ia dircceién del reloj, con lineas perpendiculares a los ejés de los pliegues, las cuatro fallas principales de desplazamiento de rumbo, expuestas en longitudes de 4,8 a 12,8 kildmetros, son perpendiculares a los ejes dle los pliegues. A lo largo de la falla Dry Ganyon, el bloque norte se ha movido 300 metros hacia el este; alo largo de Ja [alla Blood Canyon, el bloque norte se ha movide 1,6 kilémetros al ocsce; en La falla Clifton, el bloque norte s¢ ha movida probablemente 4,8 kild. metros al oeste, y en lo falla Garrison Monster, cl bloquc norte s¢ ha movido 2.4 kildmetros al oeste. Asi, el desplazamiento a lo largo de las cuatro fallas p les no ha sido sistermitico, Una mirada al mapa muestra también que a lo largo de algunas de allaa de Tumbo oeste neroeste, cl bloque nordeste se ha movido hacia el sud- este, y en otras, el bloque nordeste se ha movido hacia el noroeste. evidente que estas fallas de desplazamienta de rumbo no guardan las relacionea simples que surgen de la teoria presentada en Ia seccién precedente. Hay_yarias razones_posibles. 1), La teorla supone que la misma fuera que causé la ruptura inicial, ocasioné también el movimien- (oa le largo de esa ruptura; ademas, supone’ que las fallas estin 4 Moran, T. B, “The Cold Hill Mining Distrlet, Usah", &5, Survey Professiional Paper W7. 1935, any Geological PALLAS DE DESTLAZAMIENTO DE RUMBO en estrecha relacidn genética con los pliegues. No obstante, las frac: turas se pueden formar bajo un juego de fuerzas, pero el movi- nto real puede tener lugar bajo fuerzas diferentes. Por ejemplo, una falla gravitacional muy inclinada puede ser posteriormente utilvada por movimientos de desplazamiento de rumbo. 2) La teo- ria supone que la regién sujeta a deformacién era relativamente homogénea, 0, por lo menos, que pucde ser tratada como una re- gidn homogénea. La regién de Gold Fill es ahora una porcién ex- tremadamente heterogénea de la corteza terrestre, y alcanzé esa con- dicién a través de cinco cielos orogénicos sucesivos. Después del primer ciclo, si no antes, fue heterogénea, mds bien que homogénea. anette t siieiwiai wuon.esiore————= tt iio Fic, 186, Perfil estructural del bloque de corrimients Gumberland, La seceién licne 42,3 kildmetros de largo. Los simbolos son los mismos de la fig. 14. Funtos grucsos = CAmbrico; Mneas cortas Ordovicieo: Tineas dlagonales Silvcice y Devdnico; puntos fines = Carbontfero, (Segtin R. L. Miller y J. ©. Fulter) . . FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMBO QUE LIMITAN UN BLOQUE DE CORRIMIENTO . Un bloque limitado por dos fallas de desplazamiento de rumbo se puede mover hacia adelante entre los lerrenos relativamente esta- cionarios de cada lado; En muchos casos, ¢l bloque en movimiento esta también separado por, un sobrecorrimiento del bloque estacio- nario que estd debajo, En cierto sentido, por Io tanta, el bloque en movimiento esta limitado por uma fractura en forma de cuchara, eorrespondiendo el sobrecorrimiento al fondo de la cuchara, y las fallas de desplazamiento de rumbe, a los costadaos de la misma. Un ejemplo notablemente bueno de tal estructura es el bloque de corrimiento Cumberland, del sudoeste de Virginia, y partes adya- centes de Kentucky y Tennessee 7. El bloque de falla (fig. 184), de 200 kildmetros de large y 40 de ancho, ha sido corrido hacia el nor- 7 Wurts, Cuances, “Fensters in the Cumberland Overthrust Block in South. nn Virginia”, Virginta Geotogical Surcey, Bulletin 28, 1927. Recw, Joun La. nics of Low-Angle Overthrust Faulting as Iusteated: by the Cumberland Thruse Block, Virginia Kentucky and ‘Tennessee, Bulletin American Assoc Eyeruns ataeks Viva pie veneer ced antennae See, fre Aer J. Osnonn Fuutee, “Rase Hill Oil Field, Virginia’, U. 8 Geolo, and Gat Investigations, Preliminary Map 76, \ItT. Mites, Rate ¥ al Survey, O#L Tay Witerant 235 FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMNO oeste a lo largo del sobrecorrimiento Pine Mountain. (fig. 186). A lo largo de la Inea del corte transversal de la fig, 184, cl desplaza- miento neto cs de 9,2 kildmetros. El sobrecorrimiento Pine Moun- tain reaparece en varias ventanas, 24 kilémetros al sudeste del fren ce del bloque corride. Este bloque esté limitado al sudoeste por Ia falla de desplazamiento de rumbo Jacksboro, a lo largo de la cual el bleque de corrimiento Gumberland se ha movido 16 kilémetros al noroeste, El limite del bloque por el nordeste es Ia falla de despla- zamiento de rumbo Russell Fork, sobre la cual cl bloque se ha ma- vido hacia el noroeste unos 3,2 kilémetros. Per le tanto, como sefiala Butts, ef bloque corrido parece haber rotado al moverse al nor- peste, viajando el extremo sudoeste considerablemente mas lejos que el nordeste. FALLAS DE DESPLAZAMIENTO DE RUMBO LONGITUDINALES Los rifts, 3 de las fallas de desplazamiente de rumbo parale- las a la estructura regional, se presentan especialmente bien en Cali- fornia (fig. 187). El mas grande de 4stos, el rift San Andreas, s¢ extiende 960 émetros en direccién noroeste. Generalmente, el rift es una zona de falla en la cual el jaboncillo o brecha tienc co algunas lugares 90 metros de espesor. La zona perturbada puede ser mucho mis ancha, pero no est4 claro cudnto de ésta esta rela cionada con el movimiento a lo largo de la falla, y eudndo repre- senta deformaciones anteriores a la iniciacién de la falla, La fall esti marcada topograficamente por escarpas, colinas, lagunas de hun- dimiento y de presiones que tienen de 0,5 a 30 metros de profur didad, El plano de falla es, aparentermente, muy inclinado, por cuanto en algunos lugares atraviesa topografia dspera sin desviarse. El terremoto de San Francisco del 18 de abril de 1906 fue cau. sado por movimientos a lo largo de esta falla, El bloque del lado nordeste de la falla se movidé dhacia el sudeste en relacién con el bloque de lado sudoeste. El movimiento ocurrié sobre 430 kiléme: tos de la falla; el desplazamiento neto promedio (esencialmente horizontal) fue de 4 metros, y el desplazamiento neto maxima, de 5 metros. No obstante, no existe acuerdo sobre el perfodo en que ln falla ha estado activa y sobre la cantidad del desplazamiento neto. Algunos gedlogos creen que no 4¢ formd hasta el Pleistoceno%, y P. Baos ‘Jonesville Distri Investigations, Preliminary Fault of Southwest Virginia * Tauiareeo, MN. 1 Ranges of Galito pp. 119-162, 1943, irginia”. U. §. Geological Survey, Oi and Gas jap 104, 1950, WenTwormt, C.K. “Russell Fork Journal of Geology. Vol. 29, pp. 351-369, 1921, Seologic History and. Structure of the Gentral Goait nia”, California State Division of Mines, Bulletin N* 118, 236