Sei sulla pagina 1di 12
LA USABILIDAD COMO CRITERIO DE SELECCIÓN DE UN ERP

LA USABILIDAD COMO CRITERIO DE SELECCIÓN DE UN ERP

LA USABILIDAD COMO CRITERIO DE SELECCIÓN DE UN ERP

CONTENIDO

Problema: una evolución sin ROADMAP

4

Arquitectura y usabilidad del sistema

5

Navegar por el ERP como se navega por internet

6

Usabilidad en el diseño del ERP

9

Tres criterios de selección

10

1. Arquitectura basada en SOA

10

2. Búsqueda en la aplicación de

10

3. Navegación intuitiva como si estuviéramos en Internet

11

2

LA USABILIDAD COMO CRITERIO DE SELECCIÓN DE UN ERP

POR DAN MATTHEWS, CHIEF TECHNOLOGY OFFICER, IFS AB

Numerosos análisis a nivel internacional manifiestan que el software de negocios para grandes compañías no ha cumplido con su promesa de integrar por entero y controlar de forma inteligente los procesos de negocio complejos, sin dejar de ser lo suficientemente flexibles como para adaptarse a las necesidades cambiantes del negocio.

En lugar de eso, los ERPs se asemejan a colchas de creadas con retales multicolores, con 50 o más bases de datos y cientos de programas de software separados que han sido instalados durante décadas y que están interconectados por procesos personalizados, idiosincrásicos, bizantinos y mal documentados.

La idea de la complejidad y la dificultad a la hora de navegar y usar las aplicaciones de negocio es la principal barrera que evita que los ERPs y otros sistemas de software de negocios ofrezcan todos los beneficios potenciales. En casos en los que los sistemas ERP están compuestos por productos dispares que han sido adquiridos y vendidos de forma conjunta como si se tratase de un paquete integrado, la complejidad resultante compromete en gran medida la capacidad general de uso y de servicio. Cuando se modifica considerablemente un paquete de software para un usuario individual o si la modificación la lleva a cabo un proveedor, se reducirá usabilidad. Sin embargo, existen avances significativos que se están haciendo para facilitar el uso del ERP o de la tendencia hacia aplicaciones de negocios planificadas de un modo más lógico, que se puedan adaptar al cambio sin tener que añadir una complejidad innecesaria.

En este White Paper se trata el modo en el que se puede reducir la complejidad en un sistema ERP y cómo lograr que sea más fácil navegar por una amplia funcionalidad y grandes cantidades de información existentes en una aplicación. En resumen, se habla de la usabilidad del ERP, prestando especial atención a aquella información que nos permita plantear la usabilidad como uno de los criterios a tener en cuenta en el proceso de selección de la aplicación de negocio de la empresa.

En este documento también se defiende la idea de que las aplicaciones de negocio deben tener un aspecto, usabilidad y funciones que se parezcan cada vez más a la funcionalidad que encontramos en internet. Con demasiada frecuencia se construye software de negocio como si se tratase de programas limitados y restringidos. Pero a medida que la potencia y el alcance de las aplicaciones de negocios ha aumentado para abarcar un amplio espectro de funcionalidad e información, estas aplicaciones se han vuelto demasiado grandes, diversas y amplias para que una sola persona las controle. Esto significa que necesitamos un modo de navegar dentro de las aplicaciones de negocio que se parezca más a la forma en la que navegamos por internet.

3

Pensemos en el modo en el que buscamos la información en un programa de software normal. Las funciones de búsqueda y consulta suelen estar basadas en la idea de que el usuario sabe cómo están estructurados los datos y la aplicación. Dentro de un programa tradicional de software, los usuarios tienen que estar familiarizados con el sistema para expresar los términos de búsqueda de forma apropiada y tienen que saber en qué módulo, pantalla o formulario del sistema deben introducir la consulta. Esto choca con el modo en el que se lleva a cabo una búsqueda en internet, en la que nadie que realiza una búsqueda sabe dónde se encuentra la información o cómo está estructurada. A las aplicaciones de negocio que han sido diseñadas como versiones a mayor escala de paquetes de software más pequeños y limitados les puede costar mucho tiempo adaptarse a la nueva usabilidad más similar a internet y dominar a la vez una amplia funcionalidad y grandes cantidades de información.

PROBLEMA: UNA EVOLUCIÓN SIN ROADMAP

El problema de muchos de los productos ERP es que fueron desarrollados originalmente en los años setenta e inicios de la década de los ochenta y eso explica el dilema que plantean los grandes sistemas monolíticos que han ido evolucionando con el tiempo. Comparemos un momento los sistemas ERP con un edificio en el que se han llevado a cabo obras de ampliación y se han ido añadiendo áreas año tras año. Cualquiera que haya intentado remodelar o haya vivido en una casa o estructura con varios anexos posteriores puede encontrarse con los mismos problemas que los sistemas ERP.

Imaginemos una cabaña de vacaciones con dos dormitorios construida junto a un lago. Ha sido diseñada como casa para las vacaciones y ha cumplido con ese objetivo sin problemas. Pero luego la casa se vende y los nuevos propietarios quieren vivir en la cabaña todo el año. Por ese motivo construyen un anexo y amplían la caldera de la casa para que se adapte a las nuevas dimensiones instalando conductos en las esquinas para que lleguen a este anexo. Pero la casa se vende de nuevo y los nuevos dueños terminan el segundo piso, lo que requiere que se realicen más obras con conductos y trabajos de fontanería para el segundo baño en el piso de arriba. A lo largo de las décadas, a medida que se han ido realizando las obras, los códigos de edificación y los materiales de construcción han cambiado y hay escasos registros de lo que se había hecho en la casa, quién había llevado a cabo las obras o qué normas se siguieron a la hora de diseñar los anexos. No es de extrañar que la presión del agua no sea suficiente, los suelos sean irregulares si comparamos los de una habitación con los de otra y hay algunos de los cuartos que no reciben suficiente calefacción.

Pero ahora, intentar averiguar cómo solucionar el problema es complicado.

Las casas antiguas con numerosos anexos probablemente mantienen muy ocupados a los contratistas de obra solucionando y arreglando diferentes tipos de problemas. Por eso surge la creciente popularidad del middleware diseñado para facilitar que todos estos sistemas dispares y confusos se comuniquen entre sí, sugieren que los usuarios de ERP se enfrentan a los mismos problemas.

4

ARQUITECTURA Y USABILIDAD DEL SISTEMA

Tanto si estamos intentando entender de un modo teórico la funcionalidad o si lo que estamos haciendo es esforzarnos para que el caos de la funciones nos permita dirigir una mediana empresa, lo que resulta obvio de forma inmediata es que es más fácil comprender cómo funcionan los sistemas coherentes y previsibles que entender y usar los sistemas incoherentes y enrevesados. Imaginemos las dificultades a las que se enfrenta el equipo de dirección al tener que aprender a usar una solución ERP recién implantada, en concreto cuando el módulo financiero, la funcionalidad de fabricación y las herramientas de distribución tienen cada una arquitecturas diferentes y fueron desarrolladas originalmente por distintas empresas antes de su adquisición y que han sido unidas posteriormente para formar una suite.” En estos casos, existen diferentes comandos, estructuras de organización y de archivos para cada segmento del sistema ERP.

Otras aplicaciones ERP tienen un diseño más exclusivo (“pure play”) y se basan en funcionalidades desarrolladas de forma interna en lugar de en la consolidación de los productos adquiridos. Pero como la funcionalidad dentro del sistema depende tanto del resto del sistema, es natural que al final dé como resultado una serie de estratificaciones, repeticiones redundantes y un nivel de complejidad a medida que el sistema crece y se expande año tras año mediante ampliaciones de nuevas funcionalidades.

Por suerte, hay nuevos métodos de desarrollo de software que permiten la evolución gradual y el cambio de sistemas sin resulte redundante y complejo. Gracias a la llegada del desarrollo de software orientado a objetos y de la arquitectura orientada a servicios (SOA), los proveedores de aplicaciones de negocio con avanzada tecnología pueden construir sus aplicaciones utilizando un amplio número de pequeños componentes. A medida que la funcionalidad y tecnología empleada por el sistema cambia, los componentes se pueden intercambiar para que el proceso de evolución sea gradual y racional. Si tenemos en cuenta, de nuevo, nuestra analogía con la casa con demasiados anexos, vemos la importancia de una planificación racional y proactiva para dar cabida al cambio. El ejemplo de nuestra cabaña en el lago también demuestra las dificultades de una construcción monolítica si la comparamos con un diseño modular y flexible. En un sistema monolítico, en el que cada parte del componente depende por entero de otra parte, no es posible cambiar ninguna parte sin que esto tenga un impacto negativo en el resto del sistema. Sin embargo, un diseño adecuado granular y de planificación permite que los sistemas ERP cambien sin que con el tiempo añadamos más complejidad.

La planificación racional para el cambio dentro de un producto ERP moderno es posible porque el diseño basado en SOA permite unir libremente numerosos componentes y seguir funcionando como un sistema coherente. Cada componente aparecerá enumerado en un “directorio” general que realmente sirve como “centro neurálgico” de control de la aplicación. Cada componente tiene una tarea bien definida que debe llevar a cabo dentro de la aplicación y oculta toda la complejidad sobre cómo realiza ese trabajo a los demás componentes. Esto permite al sistema cambiar con un mínimo periodo de interrupción. Lo que esto supone para el usuario final es que el sistema ERP es más lógico en general, con mucha menos repetición y que además es más fácil cambiar y reconfigurarlo con el

5

tiempo sin que esto suponga que su uso sea más complejo o enrevesado. Y en la medida en la que se considera que la facilidad de implantación, la actualización y las ampliaciones son problemas de usabilidad, una aplicación basada en SOA granular puede representar un activo considerable a la hora de hacer que el paquete ERP sea fácil de usar.

Además, una aplicación basada en SOA hace que sea más sencillo para el proveedor de la aplicación llevar a cabo avances en usabilidad y mejoras en la interfaz de usuario. La opción de “unir libremente” que ofrece la arquitectura orientada a servicios supone que la interfaz de usuario también se puede cambiar y modificar con el tiempo, sin que esto conlleve un efecto negativo en la lógica de negocio subyacente que respalda la aplicación.

Lo que significa todo esto es que no solo la usabilidad depende de algo más que de la interfaz de usuario, sino que parece depender de los bloques básicos de construcción y de la arquitectura de la aplicación de negocio. Los sistemas que se construyen uniendo productos fragmentados y dispares presentan de forma automática retos en cuanto a su usabilidad dado que los usuarios tienen que aprender a utilizar varios productos en lugar uno solo. Los grandes programas monolíticos de software tienden a ser más complejos a medida que se va añadiendo funcionalidad con el paso del tiempo. Mientras que las aplicaciones más modernas construidas con componentes más pequeños y unidos mediante una arquitectura orientada a servicios suelen ofrecer una combinación de sencillez y habilidad para adaptarse con facilidad a la nueva usabilidad más similar a internet a medida que van cambiando las expectativas de los usuarios.

NAVEGAR POR EL ERP COMO SE NAVEGA POR INTERNET

En un esfuerzo por comprender de qué manera puede modificar IFS TM nuestros productos para mejorar la usabilidad y aumentar la productividad de los clientes, llevamos a cabo un estudio a finales de 2007 con 250 clientes de IFS TM y 100 clientes que no trabajan con IFS TM . Ante la pregunta de cuáles son los principales obstáculos para la productividad dentro de los paquetes ERP, es decir, los motivos fundamentales por los que consideran que pierden más tiempo y no aportan valor añadido, los que no eran clientes de IFS TM afirmaron que el reto más importante al que se enfrentaban era el hecho de que diferentes partes del sistema trabajaban de forma diferente, tenían comandos distintos y necesitaban diversos tipos de interacción. La segunda respuesta más frecuente entre los que no eran clientes de IFS TM tenía que ver con el hecho de que la dificultad a la hora de transferir la información entre las partes de las aplicaciones planteaba un problema. Nos enorgullece decir que los clientes de IFS TM no se quejaron de estas dos cosas en la misma medida que el resto de los encuestados, probablemente porque siempre hemos trabajado para ofrecer una experiencia de usuario coherente en todas nuestras aplicaciones y garantizar que la información contextual sigue al usuario de un área funcional a la siguiente.

Pero la respuesta al estudio más común tanto de los clientes de IFS TM como de los que no son clientes de IFS TM era que la usabilidad se veía obstaculizada por la dificultad para encontrar información y comprender cómo navegar a través de las aplicaciones. Cualquiera que haya implantado y utilizado un ERP sabe que ésta puede ser una tarea en la que se

6

aprende rápidamente una pequeña parte de una aplicación que luego se usará a diario. Normalmente es necesario impartir una cierta formación para enseñar a la gente cómo debe llevar a cabo su trabajo diario en el nuevo entorno empresarial y cómo puede encontrar información y cuáles son las herramientas funcionales que va a necesitar. Sin embargo, hoy nos enfrentamos a un reto adicional, ya que actualmente hay menos personas en la mayoría de las empresas que asumen la misma cantidad de trabajo o incluso más que hace unos años. Cada vez más a menudo se abandonan las descripciones de trabajo rígidas, en favor de la flexibilidad y de las descripciones para trabajadores que realizan distintos tipos de tareas. Esto significa que cabe esperar que las personas necesiten navegar más allá de la pequeña sección de la funcionalidad ERP con la que están familiarizados, haciendo que la usabilidad sea ahora más importante que nunca.

Nos preguntábamos qué podríamos hacer para lograr que las aplicaciones de negocio fuesen más intuitivas y fáciles de usar, así que le preguntamos a la gente durante nuestro reciente estudio cuál era su opinión al respecto. Un porcentaje considerable, el 35%, afirmó que las aplicaciones basadas en web eran las que tenían una mayor usabilidad. Incluso antes de tener este resultado, ya habíamos introducido la primera herramienta de búsqueda en la aplicación de negocios (Enterprise Application Search) en la nueva versión IFS Applications TM , esta herramienta, es más que una herramienta integrada de búsqueda que se parece a Google. Más bien, es un modo completamente nuevo para que la gente pueda navegar dentro de la aplicación de negocio. Utilizando Enterprise Application Search, un usuario no solo puede localizar información específica sino que además puede encontrar la funcionalidad necesaria para llevar a cabo tareas, sin tener que recibir formación o sin que alguien le diga dónde debe encontrar la información o cómo debe navegar hasta la pantalla con la función correcta.

Sin embargo, la interfaz de usuario del futuro tendrá incorporar una navegación intuitiva a niveles totalmente nuevos, más allá de lo que una función de búsqueda puede ofrecer por sí misma. Aunque siempre hemos considerado que la facilidad de uso es una de las principales prioridades en nuestro diseño de la interfaz de usuario, durante los últimos años nos hemos dado cuenta de la necesidad de mejorar la capacidad de uso de tal manera que nuestras aplicaciones empiecen a acercarse a la sencillez a la que la gente se ha acostumbrado con la tecnología de consumo.

Así que, al diseñar la interfaz de la nueva generación de IFS TM , decidimos usar los principios de internet como guía y estructurar las cosas para que funcionen prácticamente del mismo modo que en la web. Después de todo, existen parecidos reales entre una aplicación ERP e internet. Ambos son grandes sistemas de información, demasiado grandes para que una sola persona domine la información y funcionalidad que abarcan. Por desgracia, la mayoría de las interfaces de usuario de ERP han sido diseñadas como versiones más grandes de herramientas tradicionales de software que tienen un ámbito lo suficientemente limitado como para que aparentemente una persona las domine en su totalidad.

7

Por el contrario, los sistemas que se encuentran en internet han sido diseñados suponiendo que todas las instrucciones necesarias para usar las funciones y características se encuentren dentro de la interfaz de la propia aplicación. Hay tanta información y tantas funciones en internet que no se espera que nadie sepa dónde o cómo está todo aquello con lo que debe trabajar. La naturaleza repartida y difusa de internet obliga a los desarrolladores del sistema a simplificar la navegación hasta el punto en el que el uso resulta intuitivo. Además, los recursos en internet han sido diseñados para que se pueda acceder a los mismos de forma estándar y predecible, y por esto, se puede considerar que es más o menos un equivalente a la aplicación de negocio basadas en SOA. Los recursos online como las páginas web, applets, programas y otras funcionalidades se pueden considerar servicios a los que acceden los consumidores del servicio, en concreto, los programas con navegador web. Tal y como ocurre en una aplicación de negocio moderna basada en SOA, los sitios web y la funcionalidad se asocian libremente con el explorador, que es el equivalente web de una interfaz de usuario.

El grado de sencillez y estandarización en la web ha enseñado a la gente nuevas formas de interactuar con la información y la funcionalidad. En un futuro cercano, la gente esperará que sus sistemas de negocio ofrezcan estructuras de navegación similares, con la opción de avance y retroceso, barras de búsqueda e indicadores visuales que les guíen para que sepan llegar allí donde quieren ir y para que sepan qué tienen que hacer. Ya forman parte del pasado aquellos días en los que los usuarios ERP se tenían que ver inmersos en clases difíciles de comprender para aprender los requisitos básicos para así poder navegar dentro de una aplicación.

Precisamente porque estamos convencidos de que las herramientas ERP del siglo XXI tienen que adoptar por entero la navegación tipo web, hemos trabajando exactamente ese aspecto y la sensación que tiene un usuario al trabajar con un explorador web. Los usuarios hacen clic en los enlaces para navegar a diferentes lugares, utilizan los botones para avanzar y retroceder y tener acceso a un historial de los sitios en los que han estado dentro de la aplicación.

También pensamos que cada vez es más importante ofrecer diferentes estilos de navegación para que se adapten a las distintas personas en varios sectores. Otra cosa que hemos aprendido gracias al análisis de la usabilidad y a nuestra prolongada experiencia trabajando con clientes, es que cada persona en cada empresa tiene una serie distinta de preferencias sobre cómo le gustaría trabajar con una aplicación ERP. Ya no sirve tener un tipo de aplicación ERP que se adapte a todo en todo el mundo, además los proveedores tienen que ofrecer cada vez más un modo para poder trabajar dentro de las aplicaciones. En algunos casos, es posible que los proveedores tengan que desarrollar interfaces de usuarios muy específicas para tareas especializadas y repetitivas, algo que de nuevo resulta posible únicamente cuando la interfaz de usuario va unida libremente a la funcionalidad subyacente. Ya sea a través del desarrollo de interfaces especializadas, navegación basada en búsquedas u otros medios, los usuarios se encontrarán con múltiples modos para navegar entre la funcionalidad y la información dentro de la aplicación. Las aplicaciones

8

tienen que proporcionar funciones como accesos directos sencillos y páginas de enlaces completos y bien situados para la funcionalidad relacionada.

USABILIDAD EN EL DISEÑO DEL ERP

A medida que las aplicaciones ERP han empezado a imitar cada vez más a internet en

cuanto al aspecto, el modo de funcionar y cómo lograr que la información esté disponible para los usuarios, las disciplinas del sitio web y la capacidad de uso de la aplicación ERP empiezan a converger. Uno de los conceptos utilizados en el diseño web que empezará a ser muy importante para los responsables del diseño de aplicaciones de negocio es el concepto de usabilidad. La usabilidad supone usar un modo de pensamiento básico mediado por el esquema estímulo-respuesta a la hora de diseñar objetos, situaciones o sistemas. Al aplicar el concepto de usabilidad, un diseñador puede generar una interfaz de usuario muy intuitiva. Vemos esto a diario en objetos comunes. Cuando nos fijamos en un

objeto, como por ejemplo un par de pantalones, debería resultar obvio saber qué es un pantalón y cómo se usa. Las dos perneras del pantalón imitan más o menos en su diseño a

las piernas sobre las que se van a ajustar, además, en la mayoría de los casos es muy difícil ponerse los pantalones al revés debido al tipo de costuras y corte con el que se fabrican,

ya que están pensados para adaptarse únicamente a ciertas partes del cuerpo humano. Las

nuevas variedades de las populares bolsas con cierre para el congelador están aprovechando el concepto de usabilidad para hacer saber a la gente cuando las bolsas se han cerrado herméticamente. Los laterales en amarillo y azul del cierre se combinan cuando se ha cerrado para dar como resultado un color verde. La mayor parte de la tecnología de consumo que ha tenido éxito, que va desde los mandos a distancia para la televisión, los interruptores de la luz, hasta los salpicaderos de los coches, usan el concepto

de usabilidad para garantizar que sean fáciles de usar.

Esto demuestra que cuando los productos están bien diseñados, no se necesitan manuales o instrucciones.

A la hora de diseñar el modo en el que los usuarios interactúan con la aplicación, los

diseñadores de tienen que prestar más atención al modo en el que la gente se concentra

en la pantalla y cómo las distintas variables centran la atención hacia el espacio de trabajo.

Si la sección activa de una pantalla parpadea u ofrece interacción de otro modo, puede

centrar la atención en la parte correcta del área de trabajo sin tener que requerir a la vez demasiada concentración por parte del usuario. Sobre todo cuando una pantalla de trabajo está dividida en múltiples partes debe existir una progresión comprensible en toda la

página para que resulte fácil determinar cómo interactúan los distintos campos y segmentos.

Será necesario, cada vez más, que los elementos gráficos o textuales incluyan indicadores

o pistas visuales sobre cómo puede el usuario interactuar con ellos. En algunos casos, un

cursor cambia cuando está encima de un elemento en la pantalla para mostrar al usuario que ahí hay algo con lo que puede interactuar. En el diseño de IFS Applications TM , nos

centramos mucho en ofrecer este tipo de indicadores visuales. Por ejemplo, para descubrir

si hay cualquier carta que se ha adjuntado al registro de un cliente en una versión más

9

antigua de IFS Applications TM , basta con hacer clic en un botón en el registro, tras lo que se abre una nueva ventana que nos informará si hay cualquier documento adjunto a ese registro de cliente. Sin embargo, en la nueva versión, se sabe de forma inmediata si existen documentos adjuntos dentro del registro de un cliente. El botón de adjuntos parpadea un segundo y nos avisa de que existen tres documentos adjuntos, dando así al usuario una pista para que sepa que hay algo ahí que puede seguir explorando.

TRES CRITERIOS DE SELECCIÓN

Entonces, ¿dónde nos deja esto si tenemos en cuenta la usabilidad en el proceso de selección de un ERP? Sugeriría tres criterios generales para evaluar la aplicación con el fin de garantizar que en la actualidad es posible usarla o que evolucionará en un futuro inmediato hacia una mayor usabilidad. Debemos plantear preguntas directas al proveedor, no solo sobre si la versión actual de la aplicación incorpora funciones que demuestran su usabilidad, sino también sobre hasta qué punto cuentan con roadmap detallado que explique cómo van a lograr que la aplicación avance hacia una mayor usabilidad en el futuro.

1. ARQUITECTURA BASADA EN SOA

Sin un diseño moderno, flexible y bien pensado, una aplicación de negocios no solo será más rígida y su uso más complicado, sino que además al proveedor le resultará más difícil evolucionar hacia una mayor capacidad de uso en el futuro.

Hay que prestar atención para ver si el aspecto y el uso de los comandos aplicables del sistema son iguales a medida que pasamos de los módulos de finanzas a los de fabricación, a los de distribución o los de gestión de servicios de una aplicación. También hay que fijarse en las pantallas o comandos superfluos y aparentemente repetitivos que pueden indicar que la lógica de negocios que se está ejecutando en la aplicación se ha desarrollado al azar a lo largo del tiempo.

2. BÚSQUEDA EN LA APLICACIÓN DE NEGOCIOS.

Llegados a este punto en su historia, las aplicaciones de negocios ya se han vuelto suficientemente grandes y complicadas como para que nadie pueda entender toda su profundidad y la amplitud de su funcionalidad. Eso significa que en la mayoría de los casos, utilizar una aplicación sería muy similar a usar internet antes de la llegada de las herramientas de búsqueda como Google; lo que significa que no es posible encontrar algo a menos que, paradójicamente, ya sepamos dónde se encuentra.

Mientras algunos proveedores de aplicaciones también comercializan productos independientes de búsqueda en aplicación de negocios que se pueden incluir dentro de una aplicación, las herramientas de búsqueda que ya están integradas dentro del tejido de una aplicación pueden ofrecer unas opciones de búsqueda mucho más intuitivas y potentes, aportando un nuevo modo de navegar por la funcionalidad de una aplicación.

10

3. NAVEGACIÓN INTUITIVA COMO SI ESTUVIÉRAMOS EN INTERNET

En lugar de exigir a los usuarios que aprendan y recuerden cómo navegar en la aplicación, una aplicación moderna, con una capacidad de uso optimizada debe ofrecer opciones, que deben resultar obvias, capaces de guiar a los usuarios a través de las tareas que deben completar. En las diversas pantallas de la aplicación, debemos buscar enlaces claramente etiquetados que nos lleven a otras partes del software o la funcionalidad, enlaces que relacionen la información con la que estamos trabajando con otras tareas que se pueden llevar a cabo en base a dicha información.

En el software de negocio, se ve más de este estilo de navegación. En lugar de hacer que el usuario necesite aprender qué pasos excluidos son necesarios para llevar a cabo funciones específicas, la aplicación tendrá que ofrecer una serie de enlaces a esas funciones concretas que relacionen la información en cuestión.

Hay que fijarse en la sensación que percibe el usuario cuando trabaja con la aplicación. ¿Es similar al modo en el que interactúa con la información en internet? ¿O acaso se parece a los antiguos sistemas basados en caracteres, en los que había que teclear el encabezamiento del comando y luego ir a otra pantalla diferente en la que era necesario introducir la dirección del comando y por eso había que trabajar de un modo que no era intuitivo?

Dan Matthews es Chief Technology Officer de IFS TM R&D. Trabaja con IFS TM desde 1996, con arquitectura de software y con la plataforma de tecnología de IFS. Dan obtuvo el título de master en informática e ingeniería de software en la universidad de Linköping, Suecia.

11

ACERCA DE IFS TM

IFS TM (OMX STO: IFS) fundada en 1983, se dedica a desarrollar, proveer e implantar IFS Applications™, un ERP basado en componentes que ofrece una amplia funcionalidad, completamente integrado y construido bajo tecnología SOA (Arquitectura Orientada a Servicios). IFS TM se dirige a aquellas empresas ágiles en las que cualquiera de estos cuatro procesos son claves: servicios y gestión de activos, fabricación, cadena de suministro y proyectos. IFS TM tiene 2000 clientes y cuenta con más de 2.700 empleados y está presente en 50 países.

Si quiere recibir más información no dude en contactar con nuestras oficinas en España en el 918062345 o a través de ifsiberica@ifsworld.com