Sei sulla pagina 1di 6
EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

Alejandro Cussiánovich V.

La Expresión “acogimiento” expresa, en español, una riqueza y dinamismo que los lingüistas diferencian de “acogida” que se suele utilizar cundo se dice, por ejemplo, “Casa de Acogida” o “espacio de acogida”. Y es que acogimiento es acogerse mutuamente, tiene una connotación de mutualidad, de reciprocidad que implican actitudes, sentimientos, afectos, conceptualizaciones, relacionamiento que lo distancia de la simple “acogida”, que sugiere alguien que se digna acoger y alguien que es acogido.

Por ello, no estamos ante cual vocablo suena más bonito, sino ante cómo el lenguaje ofrece posibilidades de modular significados distintos, unos más dinámicos y abarcantes que otros, habida cuenta de los contextos en los que se acuñan y utilizan palabras y se acuerdan contenidos.

Esto equivale a referirnos a los campos semánticos, de los que nuestros discursos sobre familia y, específicamente, sobre “acogimiento familiar” forman parte. Las notas que siguen, intentan averiguar por esos campos semánticos que el discurso jurídico sobre niños, niñas y adolescentes, en algunos países de la Región Andina, nos revelan.

Acogimiento familiar: un fenómeno cambiante

A nadie se nos escapa que la familia es una de las estructuras que en el mundo viene transformándose de forma no sólo violenta, sino compleja. Si el fenómeno familia se transforma al punto de hacer difícil levantar una tipología de la familia

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

latinoamericana, tenemos que reconocer que nuestra manera de nombrar, de describir y de significar dicha realidad, también se ve compelida a una revisión, no sólo semántica, sino antropológica, social, cultural, ética.

Cuando se recupera el concepto de “acogimiento” y se le refiere a la familia, estamos estableciendo un encuentro muy fecundo de significado y estamos abriendo paso a una profunda revisión de las prácticas sociales, de las políticas y de los programas que pretenden salir al encuentro de la complejidad del mundo familiar golpeado por la exclusión, por la pobreza, por las desigualdades, por el deterioro de las relaciones humanas y el oscurecimiento de los horizontes éticos y morales. Pero muy frontalmente, se está también estableciendo un referente humanizador en las relaciones entre personas, basadas en el respeto, en el reconocimiento como iguales, en el afecto y la solidaridad y no en la compasión y la caridad. Y es que “acogimiento familiar” no es apenas un discurso, es otra manera de ubicarse ante los otros, ante los individuos y ante la sociedad; es una posibilidad de reentender y enriquecer nuestra identidad personal, colectiva, de familia, de familias. Pero además, el acogimiento familiar, deviene en una forma de autoorganización social cuya capacidad humanizadora impele a hacer del acogimiento familiar algo que pueda garantizar continuidad, consistencia y extensión. Por ello, en muchos países del mundo, se puede hablar del o de los sistemas de acogimiento familiar.

Pero con mucha razón Sh.George y N.van Oudnhoven (en Apostando al acogimiento familiar, Garant, 2003, p.16-17; 13) nos recuerdan que “en función de estos recientes cambios radicales y nuevas expectativas, las prácticas actuales del Acogimiento Familiar requieren una profunda revisión y evaluación, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo, y en los numerosos contextos sociales dentro de estos países”, y que “los sistemas existentes de Acogimiento Familiar se encuentran bajo presión en muchas partes del mundo desarrollado”.

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

Vacilaciones, confusiones y riqueza del discurso jurídico

Una rápida mirada a los Códigos de niños, niñas y adolescentes de Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela, nos permite reconocer algunas de las diversas maneras de encarar la cuestión de la familia. Después de la Convención sobre los Derechos del Niño que en su artículo 20 señala diversas formas cómo debe entenderse el derecho del niño a su familia como espacio y tiempo de maduración y desarrollo, no hay legislación nacional que no coloque de forma amplia su comprensión de la familia en relación al niño ,demostrando la compleja contundencia de la cuestión niño-familia, niño-madre que ya la medicina, la psicología y el psicoanálisis lo han fundada y ampliamente sostenido. Tan marcante es este acento que incluso deviene hoy muy difícil intentar social y jurídicamente afirmar la autonomía del niño, niña en la legislación. No debe extrañarnos que para muchos la Convención debería apenas ser un apéndice o un capítulo subsumido dentro de la Legislación de Familia. Quien sabe si algo de este enfoque no es el que subyace al documento de la Sesión Especial del 2002 toda vez que pone el acento en los derechos de los padres de familia; y es que tiene como referente casi dominante al niño de 0 a 6 años. La Convención al reconocer derechos específicos de la infancia, vale decir por ser niño, niña, abre un interesante campo de reflexión y debate que aún debe hacer un largo recorrido para transformarse en sentido común global.

Así el Código de Bolivia enuncia en el título II, el Derecho a la Familia; frases similares se encuentran en los demás códigos y varían entre “vivir en el seno de su familia”(Estatuto das Criancas e Adolescentes, art 19), “a vivir en una familia”( C. de Colombia, art.6 y art. 9 del CNA de Perú) o en elLibro III, título I, De la familia natural( CNA, Perú; ECA, Brasil, art. 25; CIA de Ecuador, art. 96) que otros entienden como la familia de “origen”(LOPNA, Venezuela, art.345;

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

CNNA, Bolivia, art.27, 28), o “biológica” (CIA,Ecuador, art 98; CNA, Perú, art.

124, “

familia

consanguínea”); el CNNA de Bolivia, art 30, “familia extendida.

. Es interesante cómo el Código de la Niñez y Adolescencia de Ecuador entre los derechos a la supervivencia, en el artículo 22, Derecho a tener una familia y a la convivencia familiar , enfatiza la necesidad de “un clima de afecto y comprensión que permita el respeto de sus derechos y su desarrollo integral” en cualquiera de las formas en que el niño sea protegido. Pero además el énfasis que pone en la dimensión cultural, en los derechos e identidad de los pueblos indígenas y negros o afro ecuatorianos, no lo vemos en otros códigos de la Región con tanta nitidez, aún teniendo una realidad semejante.

Prácticamente todos los códigos en la Región, entre las medidas de protección, enumeran: la tenencia, la tutela, la guarda, la colocación familiar, la familia sustituta, el hogar sustituto(art.38 del CNNA, Bolivia), la adopción, el abrigo(LOPNA, art 1279), la custodia. Todo ello forma el campo semántico con las especificidades y matices conceptuales y jurídicos que en cada contexto cultural adquiere. Tendríamos que añadir, que el verbo “acoger” o el sustantivo “acogida”, también entran en este campo semántico.

Pero en el código de Ecuador, encontramos la expresión en el Libro II, Título VI, De las medidas de protección, en el capítulo II, El Acogimiento familiar y en el capítulo III se dice Acogimiento Institucional. Ya el Código boliviano acuña la expresión “entidades de acogimiento” en el art.30 o “centros de acogimiento”, art.41. Para el resto de los textos jurídicos examinados, no existe en su campo semántico la expresión “acogimiento familiar” y “entidades de acogimiento” que concretan dichas instituciones jurídicas. Once artículos dedicados al acogimiento familiar y tres artículos al acogimiento institucional, nos brindan una comprensión cabal de ambas instituciones.

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

Pero no nos llevemos a engaño. No se trata sólo de ver si la expresión acogimiento familiar ha sido asumida o no. Tenemos que ahondar en el sentido y significado que adquieren en el texto jurídico y aquel que en la experiencia de IFCO, por ejemplo, se va construyendo. Lo que existe es un entendimiento amplio, global como el fenómeno heterogéneo y complejo del acogimiento familiar hoy en el mundo. “Para acercarnos a este alcance más extenso, se hace uso de conceptos de Acogimiento que son más amplios que lo habitual. El objetivo del interjuego entre conceptos más vagos y definiciones de Acogimiento técnicas o legales más estrictas es el depromover una nueva mirada hacia categorías familiares. El debate no gira sólo en torno a lo que el Acogimiento familiar es, sino a lo que puede llegar a ser”(Sc.George, N.van Oudenhoven, op.citp.21), pero además, no se trata de contraponer sentidos y significados, sino de buscar avanzar en la comprensión humana y humanizante que en la corriente que representa IFCO se anida.

De la formalidad lingüística a la densidad del mensaje

Creemos que sí vale la pena difundir el enfoque que el Acogimiento Familiar va teniendo en experiencias como las de ICO, pues no sólo está centrada en el niño, sino en una nueva comprensión de la vida humana, de valores como la solidaridad, el afecto y la ternura en las relaciones humanas.

Y es que el Acogimiento Familiar se articula a un paradigma no sólo de la complejidad de la historia personal, familiar, social, comunitaria, sino a la gran necesidad de desarrollarnos como especie humana en lo que de más humano tenemos, nuestra sensibilidad y afecto mutuo.

Lo interesante sería lograr que también el derecho, la legislación recogieran de forma menos esquelética ese espíritu. No es fácil, pues el discurso jurídico, tiene que hacer un esfuerzo por renovarse, para devenir no sólo una respuesta a la

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

EL ACOGIMIENTO FAMILIAR EN LOS CÓDIGOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN EL AREA ANDINA

realidad existente sino a la realidad deseada, sin miedo a pecar de utopía. Quizá el tema de familia, del Acogimiento Familiar, pueda ser precisamente un buen terreno de ensayo renovador. En todo caso, en nuestra Región Andina ésta es aún tarea pendiente. Alejandro Cussiánovich V. – IFEJANT- Perú.