Sei sulla pagina 1di 220

FOLIA

AMAZONICA

VOL. 7

Marzo 1996

ISSN 1018 - 5674

1 - 2

FOLIA AMAZONICA VOL. 7 Marzo 1996 ISSN 1018 - 5674 Nº 1 - 2 INSTITUTO DE
FOLIA AMAZONICA VOL. 7 Marzo 1996 ISSN 1018 - 5674 Nº 1 - 2 INSTITUTO DE

INSTITUTO DE INVESTIGACIONES DE LA AMAZONIA PERUANA

IQUITOS PERU

PRESIDENTA DEL IIAP

M.Sc. Yolanda Guzmán Guzmán

DIRECTOR TECNICO

Ingº Hernán Tello Fernández

COMISION EDITORIAL

Ingº Roger Beuzeville Zumaeta

:

Presidente

Ingº Fernando Rodríguez A.

:

Miembro

Dr. Fernando Alcántara B.

:

Miembro

Ingº Juan Baluarte V.

:

Miembro

Ingº Mario Pinedo P.

:

Miembro

Dr. Enrique Uldemolins

:

Miembro

Corrección de Pruebas

:

Alejandra Schindler

Composición

:

Angel G. Pinedo F.

©

IIAP Avda. Abelardo Quiñones Km 2.5 Aptdo. 784. Teléf. 265515 - 265516, Fax. 265527. Iquitos-Perú

CONTENIDO

1. YDROGO, H., RUIZ, P., PASHANASI, B., LAVELLE, P. Inoculación de lombrices de tierra Pontoscolex corethrurus y presencia de micorrizas Vesículo arbusculares en plántulas 5 de araza (Eugenia stipitata), achiote (Bixa orellana), y pijua- yo (Bactris gasipaes) y sus efectos en el crecimiento.

2. ISUIZA, M. Evaluación de la producción de pasturas en Je- naro Herrera - Bajo Ucayali.

29

3. GUEVARA, L., TUESTA, T. Cuantificación de residuos de Lupuna en la industria de contrachapado.

43

4. MEDINA, M., MENDIETA, O. Estudio de las isotermas de desorción del jengibre (Zingiber officinale).

55

5. PEZO, N., VASQUEZ, W. Comparativo de rendimiento de ocho clones de yuca (Manihot esculenta, Crantz).

69

6. CRUZ, F. Estudio de la introducción de ovinos en parcelas agroforestales.

75

7. ASCON, D. Utilización de tres tipos de abono orgánico en la crianza y reproducción de la lombriz (Eisenia foetida) en San Martín.

83

8. MENDIETA, O., MEDINA, M. Secado natural y solar de hongos comestibles silvestres de la región San Martín.

97

9. PUERTAS, P., BODMER, R. AQUINO, R. Diversidad y conservación de primates en la reserva comunal Tamshiyacu- Tahuayo, Loreto, Perú.

113

10. QUEVEDO, A., ARA, M. Manejo de follaje en trasplante tardío para prendimiento de 4 especies forestales en condicio- 129 nes de campo abierto.

11. VASQUEZ, A., GASTELO, M. Momento óptimo de tras- plante, bajo diferentes modalidades en plantones de camu - camu (Myrciaria dubia Mc Vaugh).

141

12. SICCHAR, L., GIL, J., CHUMBE, M. Manejo en semi cautiverio de Leptodactylus pentadactylus (Laurenti, 1768) "hualo" (AMPHIBIA : Leptodactylidae ) resultados prelimi- 159 nares.

13. BALUARTE, J., ALVAN, J. Resultados preliminares sobre el crecimiento inicial de especies forestales en áreas inunda- bles.

179

14. TRESIERRA, A., BENDAYAN, M. BERNUY, A. PEREY- RA, G. ESPINOZA, F. Campylobacters termotolerantes en aves de corral de la ciudad de Iquitos.

187

15. GUTIERREZ, W., ZALDIVAR, J., REBAZA, M. Utiliza- ción de dietas prácticas con diferentes niveles de aminoácidos azufrados totales para el crecimiento de gamitana (Colossoma 195 macropomum ) Pisces Characidae.

16. BALUARTE, J. Comportamiento fenológico preliminar de cuatro especies forestales de áreas inundables. 205

17. ALCANTARA, F., REBAZA, M. Aglutinación de huevos de paco, Piaractus brachipomus por altos niveles de CO2 en la incubación.

219

FOLIA AMAZÓNICA VOL. 7 (1-2) – 1995

IIAP

5

"INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Pontoscolex corethrurus Y PRESENCIA DE MICORRIZAS Vesículo arbusculares EN PLANTULAS DE ARAZA (Eugenia stipitata), ACHIOTE (Bixa orellana), Y PIJUAYO (Bactris gasipaes) Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO" 1

Héctor F. Ydrogo Bartra 2 Pedro Ruíz Cubillas 3 Beto Pashanasi Amasifuen 4 Patrick Lavelle 5

RESUMEN

El presente trabajo fue realizado en un suelo Ultisol de la localidad de Yurimaguas al cual se inocularon lombrices endógenas de Pontoscolex coretrurus, en tres diferentes tratamientos (0,350 y 700 mg/1.9 de suelo seco) en bolsas plásticas que contenían cultivo de achiote (Bixa orellana), arazá (Eugenia stipitata) y pijuayo (Bactris gasipaes) Se utilizó para cada especie un diseño estadístico de Bloque Com- pletamente Randomizado con tres repeticiones. En achiote a los 120 días se notó un incremento en la biomasa de la planta de 5.9 g y 8 g respectivamente, no hubo incrementos en cuanto al número de individuos, llegando a observar niveles muy bajos de individuos hasta 0. La mineralización del nitrógeno de 58.2 y 50.5 µg N g-1 de suelo, en los tratamientos de 350 y 700 mg. En la infección de microrrizas tuvo un porcentaje de 15, 55 y 75% en los tratamientos 0, 350 y 700 mg. En arazá durante los 240 días se observó un aumento de biomasa en 3.9 g y 4.2 g, proliferación muy alta en el número de individuos de 4.4 y 3.8 veces más que los valores iniciales, mineralización del nitrógeno 18.6 y 40.6 µg N g-1 de suelo, en los tratamientos 350 y 700 mg.

1 Trabajo de Tesis presentado a la Universidad Nacional de San Martín-Tarapoto, Perú

2 INIA-IIAP. Estación Experimental Yurimaguas, Perú.

3 Especialista en Micorrizas

4 Proyecto MICROFAUNA. Estación Experimental Yurimaguas, Perú

5 Laboratorio d'Ecologie des Sols Tropicaux, ORSTOM. París-Francia

6

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

En micorrizas 12.33, 62.50, 50% de infección en los tratamientos 0, 350 y 700 mg. En pijuayo en un tiempo de 210 días se tuvo aumentos de biomasa de la planta en 6.6 g, 6.1 g, 1.4 y 0.6 veces más que el valor inicial, la mineralización en un 43.9 y 37.5 µg N g-1 de suelo, en los tratamientos 350 y 700%. Una infección de micorrizas 10, 31 y 44% en los tratamientos 0, 350 y 700 mg.

1. INTRODUCCION

Las plantas crecen y se desarrollan en estrecha relación con otros seres vivos. Relaciones tales como lombrices de tierra y hongos microscópicos con los sistemas radiculares de plantas han sido reportados por algunos investigadores (11). Los Ultisoles se caracterizan por la acidez con alta saturación de Al y bajo contenido de nutrientes. Parte de los nutrientes como el P se encuentra en forma no disponible para las plantas. Una de las formas de lograr que el P se transloque en forma asimilable es a través de la inoculación al suelo con hongos micorricicos. Otras de las formas sería aumentar el nivel de biomasa de lombrices. Sin embargo, falta conocer las relaciones de estos organismos con el crecimiento de especies para Agroforestería, especialmente en condiciones de vivero. En base a estas consideraciones este trabajo tuvo como objetivo determinar el efecto de la inoculación de lombrices a sustratos de plántulas de arazá, achiote y pijuayo en condiciones de vivero en un Ultisol de Yurimaguas.

2. REVISION BIBLIOGRAFICA

La presión demográfica actual impone períodos de barbecho y descanso más cortos (3 a 4 años) lo que significa una disminución del potencial de fertilidad del suelo debido a un período más corto de reciclaje, por tal motivo es necesario mejorar los barbechos en su etapa de regeneración natural. Por eso es necesario adoptar tecnología que permita mantener o mejorar la fertilidad del suelo a largo plazo. La manipulación de los procesos biológicos del suelo es una de las vías prometedoras para lograr esta meta, entre dichos procesos se puede

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

7

aprovechar la actividad de las lombrices de tierra endógenas y anécicas,que son especies que viven ocultas en el suelo al contratio de las epígeas, que son especies que viven en la acumulación de materia orgánica y no penetran al suelo. El rápido declive de la fertilidad en el sistema de agricultura tradicional puede ser atribuido a la escases de regulación por los macroinvertebrados, especialmente las lombrices. El papel de la actividad de la fauna del suelo es importante en este proceso de agregación (2). se demostró que las lombrices contribuyen al mantenimiento de la fertilidad, mediante una estructura en base a macroagregados resistentes y también liberan nutrientes a partir de residuos vegetales y de materia orgánica del suelo y por último protegen físicamente humos dentro de los turrículos compactos (7). En los suelos del trópico húmedo, las lombrices endógenas pueden ingerir por encima de 1000 Kg de suelo seco por ha -1a -1 y regulan los procesos físico químico. En la Estación Experimental "San Ramón" de Yurimaguas se encontró efectos significativos en la producción de granos de maíz, arroz, caupí, con la introducción de lombrices de tierra y el tipo y cantidad de insumos orgánicos. Los más altos rendimientos en promedio se obtuvieron en los tratamientos con residuos de cultivo + abono verde de leguminosa e inoculación de lombrices de 1.62 T ha-1 en 6 cosechas sucesivas (112 % más que el control sin lombriz, y sin residuo de cosecha) (0.77 T ha-1) (10). En un trabajo preliminar realizado en la Estación Experimental San Ramón de Yurimaguas se inocularon especies de Pontoscolex corethrurus en cuatro diferentes biomasas de 0, 100, 400, y 800 mg/1.5 Kg de suelo seco, con plántulas de árboles frutícolas Bactris gasipaes (Pijuayo), Bixa orellana (Achiote), y Eugenia stipitata (Arazá). Después de 120 días, se observaron en achiote incrementos significativos en el crecimiento (14-24 veces mayor que el control) y arazá (1.6-2.5) como un resultado de la inoculación de lombrices sin haber considerado las biomasas inoculadas; un efecto inverso (-1.8 a - 2.7 veces que el control) fue observado en plantones de pijuayo. Hubo un efecto inverso significativo de la especie de la planta sobre el crecimiento de las lombrices y mineralización del N y acumulación de biomasa microbiana en algunos períodos (9). Las micorrizas son asociaciones mutualistas entre hongos del suelo altamente evolucionados y las raíces de las plantas. Los

8

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

componentes de esta asociación son hongos de las clases Zygomicetos

y Ascomicetos y Basidiomicetos y la mayoría de plantas vasculares (6).

En la literatura, el término Simbiosis es a menudo usado para describir

esta asociación en donde la planta hospedera recibe nutrientes minerales del suelo mientras que el hongo obtiene compuestos de carbono derivados de la fotosíntesis. Por lo menos siete tipos de asociaciones micorrícicas han sido reconocidas, involucrando diferentes tipos de hongos y plantas hospederas y distintos patrones morfológicos. Las asociaciones más comunes son: 1) Micorrizas vescículo-arbusculares (MVA), en las que los hongos Zygomicetos poducen arbúsculos, hifas y vescículas en las células corticales de la raíz; 2) ectomicorrizas donde Basidiomicetos y otros hongos forman un mando alrededor de las raíces

y una estructura llamada Red de Hartig, entre las células radiculares; 3)

micorrizas orquidáceas, donde los hongos producen serpentines dehifas dentro de las raíces (o tallos) de las plantas orquidáceas; 4) micorrizas ericoides, donde los serpentines de hifas son producidas en las células más exteriores de los pelos radiculares en las Ericales (3). Algunos autores consideran también a las micorrizas arbutoides un tipo de endomicorrizas asociados con los géneros Arbutus y Monotropa. En la Amazonía peruana; las micorrizas predominantes son del tipo vesículo- arbuscular (MVA) o arbuscular. Este tipo de micorrizas está formado por hongos del orden Glomales e incluyen alrededor de 150 especies pertenecientes a los géneros Glomus, Gigaspora, Scutellospora,

Acaulospora, Entrophospora y Sclerocystis. Las diferentes especies de hongos MVA parecen variar en cuanto

a su tolerancia a la acidez del suelo, de tal manera que existen especies

que toleran suelos ácidos, otros suelos alcalinos y un tercer grupo que toleran ambas situaciones (1). En Yurimaguas, se identificaron algunas especies nativas para los Ultisoles predominantes en esta región. Dos de estas, una del género Glomus y otra del género Scutellospora aún no están descritas taxonómicamente y probablemente sean nuevas para la ciencia. Es probable también que queden algunas otras especies por identifcar (11). Las esporas de estos hongos fueron aisladas de la rizósfera y del cortex de la raíces de diferentes especies de plantas, tanto en el vivero como en el campo. Algunas de las especies de hongos son comunes para varias plantas, otras parecen tener cierta afinidad por determinadas plantas. Por ejemplo, especies de Glomus fueron encontradas en el cortex de las raíces de pijuayo Bactris gasipaes, Acaulospora tuberculata

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

9

en la rizósfera de Erythrina sp, Gigaspora gogantea en raíces de Gliricidia sepium y una especie Hialina de Glomus en Inga edulis (guaba) y en Vigna unguiculata (caupí). Por otro lado, se ha sugerido que los hongos micorrícicos forman una red de hifas en el suelo, las que pueden interconectar plantas. Se encontró en experimentos de invernadero que carbono, fósforo, nitrógeno y agua, pueden ser transferidos mediante las hifas del hongo y que esta tranferencia de nutrientes ocurre entre plantas de la misma o diferentes especies (8). Con el objetivo de evaluar los grados de infección micorrícica en algunas especies seleccionadas para los diferentes sistemas agrícolas en Yurimaguas, se colectaron muestras de raíces finas de estas plantas las que se tiñeron con azul de tripano en lactofenol y luego se observaron al microscopio a 40x para determinar el porcentaje de longitudd de raíz infectada con micorrizas

(11).

Asímismo, en algunas malezas con raíces muy finas como coquito (Cyperus rotundus), verdolaga (Portulaca oleracea) y Commelina diffusa, no se observó la presencia de micorrizas, dando alguna evidencia de que estas especies no dependen de las micorrizas para tomar fósforo y otros nutrientes del suelo, de ahí que se encuentra creciendo en suelos con amplio rango de niveles de fertilidad. Por otro lado, se observó también que al evaluarse la infección micorrícica en las raíces de las diferentes plantas, la presencia de las estructuras de los hongos MVA fue muy variada. Por ejemplo, se observaron hifas de diferente diámetro y con diferente patrón de infección, diferentes formas de vesículas (redondeadas, ovaladas, etc.), diferentes tipos de células auxiliares externas (sólo en los géneros Gigaspora y Scutellospora, y presencia o ausencia de arbúsculos y serpentines de hifas, las que difieren a especies de hongo MVA. En el reciclaje de nutrientes, particularmente de P, un componente importante lo constituyen las micorrizas. Estas son asociaciones simbió- ticas entre ciertos hongos benéficos del suelo y la mayoría de plantas cultivadas y especies en ecosistemas naturales. En la Amazonía peruana, las micorrizas de tipo vesículo-arbuscular (MVA) son las más frecuentes RUIZ, 1989 (11). El mayor significado agronómico de esta simbiosis consiste en aumentar la capacidad de la planta para absorber nutrientes de lenta difusión en el suelo tales como fósforo, zinc y cobre. De esta manera, el fósforo es translocado del suelo a las raíces de las plantas a través de las hifas del hongo. Siendo el P uno de los nutrientes necesarios para el crecimiento

10

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

de las plantas, el efecto de las micorrizas puede ser muy dramático. Este ocurre especialmente en suelos pobres de P, tales como los Ultisoles de la Amazonía peruana. Otros beneficios atribuidos a las micorrizas son:

Mejoramiento en nodulación y fijación del nitrógeno en especies leguminosas, especialmente arbóreas, mayor tolerancia a la sequía, altas temperaturas del suelo y mejor recuperación al transplante y supervivencia de plantas. Entre las especies de plantas, existen grandes diferencias en cuanto a su dependencia a las micorrizas para tomar P del suelo. Generalmente las plantas que tienen raicillas gruesas y que carecen de pelos radiculares son altamente dependientes. Entre ellas tenemos la mayoría de especies arbóreas usadas en sistemas agroforestales; leguminosas de cobertura como kudzú, centrosema, etc., cultivos anuales como yuca, caupí. Por el contrario, plantas con pelos radiculares largos y abundantes y con raicillas finas dependen muy poco o nada de las micorrizas.

3. MATERIALES Y METODOS

VIVERO EXPERIMENTAL

a) Ubicación

La Estación Experimental se halla ubicada en el Km.6 de la carretera Yurimaguas - San Ramón. Encontrándose a 5 0 56' latitud Sur, 76 0 5' longitud Oeste a una elevación de 184 msnm.

b) Vías de Acceso

La principal vía de acceso es la carretera Yurimaguas - San Ramón, también el río Shanusi.

c) Características del distrito de Yurimaguas

Tiene clima húmedo - tropical con una temperatura promedio de 26 0 C, y de una precipitación promedio anual de 2200 mm. Hay una época muy seca junio y agosto donde los promedios men- suales de lluvia están por debajo de los 100 mm.

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

11

COMPONENTES EN ESTUDIO

Factor a: Especie (3) Factor b: N 0 de Lombrices (3)

Especies :

Arazá

N 0 de Tratamientos

0 Lombrices

Achiote

5 Lombrices

Pijuayo

10 Lombrices

METODOLOGIA

a) Para el caso de arazá y achiote se sembraron en camas almacigueras el día 10 de octubre de 1993, utilizando como sustrato 3 partes de suelo por 1 de aserrín. El repique se hizo a los 25 días en bolsas plásticas (28 x 19 cm), para el arazá y el achiote respectivamente en el mismo sustrato del vivero. En el caso del pijuayo se pre-germinó las semillas en costales con aserrín húmedo por un período de 60 días, después de los cuales se repicó a las bolsas plásticas.

b) El proceso de inoculación de lombrices se hizo paralelamente a la fase de repique en cada especie, utilizando el número de lombrices según cada tratamiento.

c) Se

tamizó

el suelo

eliminar

micorrizas.

huevos

de

y

se secó

lombrices

a temperatura

asi como

hifas

ambiental para

de

y esporas

d) Después de la inoculación las bolsas de plástico (252 en total) se pusieron en el vivero bajo un tinglado abierto de 1.20 m de altura, con una luz de 60 % a fin de proceder a realizar las observaciones correspondientes.

e) La cosecha se ralizó en base al peso fresco de la parte radicular y aérea de cada especie. Así tambien se efectuó el conteo de la población de lombrices por cada tratamiento. Esta labor se llevó

12

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

a cabo a los 0, 15, 30, 45, 45, 60, 75, 90, 105, y 120 días para el caso de achiote, a los 0, 15, 30, 45, 60, 75, 90, 120, 150, 180, 210 y 240 para arazá y a los 0, 15, 60, 90, 120, 150, 180, y 120 días para el pijuayo.

MEDICION DE LOS PRINCIPALES PARAMETROS

De acuerdo a los objetivos propuestos, se realizaron las siguientes evaluaciones:

Biomasa total de las plántulas. Grado de infección de la micorrizas. Número de lombrices de tierra. Mineralización del nitrógeno.

Biomasa de las Plántulas Se muestrearon en diferentes períodos las hojas y los tallos, así como también las raíces de las plantas que se encontraban creciendo en las bolsas, se pesó fresco y se puso en la estufa a secar (75 o C durante 24 horas).

Grado de Infección de Biomasa Utilizando el 10% del peso fresco de la parte radicular se procedió a determinar el grado de infección de las micorrizas. Se usó el siguiente procedimiento:

- Se colectó las raíces de las bolsas

- Se lavó ligeramente con agua de caño y se colocó en tubos de ensayos

- Se aplicó KOH al 10% y luego se pusieron en baño María a 90 o c por una hora

- Las raíces gruesas y pigmentadas se pusieron por dos horas

- Se eliminó el KOH y se lavaron las raíces 2-3 veces con agua hasta que ésta se quedó clara

- Posteriormente se aplicó el tinte (ácido láctico, glicerina, agua, azul de tripano) y se colocó en una autoclave las muestras y se puso en la solución del desteñidor (Acido láctico, glicerina, agua)

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

13

- Se retiró de la autoclave las muestras y se puso en la solución del desteñidor (acido láctico, glicerina, agua)

- Se montaron en placas cubreobjetos aplicando ácido láctico

- Finalmente se hizo las observaciones al microscopio-estereoscopio para evaluar el porcentaje de infección con micorrizas según el método de Giovannetti and Mosse (1980) Laboratorio de Microbiología

El tinte se preparó de la siguiente manera:

2

partes de ácido láctico

2

partes de glicerina

El destinte se preparó de la siguiente manera:

2

partes de ácido láctico

2

partes de glicerina

1

parte de agua

Número de Lombrices Se evaluó el número de lombrices de tierra por cada tratamiento, separándoles de las bolsas para su conteo respectivo.

Mineralización del Nitrógeno Por otro lado utilizando 10 gr. de muestra de suelo fresco/bolsa y tamizado se procedió a determinar el grado de mineralización del N, por el método de determinación colorimétrica del N, así como el contenido de nitratos por el mismo método. Para ello se usaron los siguientes procedimientos:

Amonio:

- Se virtió en un matraz de 125 ml de capacidad y se agregó 20 ml de extractante.

- Se sometió a una agitación rotatoria de 145 rpm durante 30 minutos.

- Se filtró la suspensión del suelo a través de un papel filtro whatman N 0 05. El filtrado fue recibido en vasos pequeños de 60 ml de capacidad (extracto A).

- Se transfirió la alicuota del extracto a una fiola de 25 ml. y se

14

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

agregó 1 ml de la solución B.

- Si la solución es amarilla se agrega de gota a gota una cantidad suficiente de ácido débil.

- Se agregó luego una cantidad suficiente de NaOH 0.3 N (gota a gota) hasta que la solución alcanzó un pH 6. En este momento el indicador rojo de metilo vira de rojo grosella a amarillo.

- A continuación se agregó 2 ml de la solución y 4 ml de la solución D

- Se completó a un volumen (25 ml) en agua destilada, tapando y agitando suavemente.

- Se dejó en reposo a temperatura ambiental durante 60 minutos para permitir el desarrollo completo de la reacción.

- El color obtenido es estable durante aproximadamente 7 horas.

- Se leyó la absorbencia o el porcentaje de tramitancia a 620 nanómetros.

Nitratos

- Se tomó 0.5 de extracto y standar en tubos de prueba.

- Se agregó 1 ml de la solución de ácido salicílico al 5%, mezclándose bién con el agitador vortex inmediatamente después de la adición del ácido a cada tubo.

- Se dejó en reposo durante 30 minutos.

- Se agregó 10 ml de NaOH a 4 N. Se produce una reacción exotérmica en la solución por lo que se deben tener medidas adecuadas de seguridad.

- Se sometió a una vibración a cada una de las muestras inmediatamente después de la aplicación de la base y luego en grupos de a 10.

- Luego se dejó enfriar a temperatura ambiente El color es estable durante 12 horas Se leyó en el colorímetro a 420 nanómetros.

Diseño experimental

Para cada especie evaluada, se usó el Diseño de Bloques Completos Randomizados (BCR) con tres repeticiones de acuerdo a las siguientes características:

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

15

Fuente de Variación

------------------------------------------------------

GL

Repeticiones

2

Tratamientos

2

Error

4

------------------------------------------------------

Tratamientos : 0, 5, 10 lombrices por maceta.

Para aquellos tratamientos cuyo análisis de variancia resultó significativo, se llevó a cabo la prueba de DLS al nivel de 0.05 a fin de determinar la superioridad estadística.

4.

RESULTADOS

Biomasa de las plantas

En un período de 120 días las plántulas de achiote mostraron un incremento de 2.8 g, 5.9 g y 8 g, observanddo un efecto significativo en los tratamientos con inoculación de lombrices de 0, 350, y 700 mg de peso fresco. Figura 1 (a). En arazá con 240 días de permanencia en el vivero se obtuvo incrementos de 3.4 g, 3.9 g y 4.2g, sin observar diferencia significativa en los tratamientos con inoculación de 350, 700 mg de lombrices. Figura 1 (b). En pijuayo en los 210 días se obtuvo incrementos de 6.0 g, 6.6 g y 6.1 g en los tratamientos 0, 350 y 700 mg. Figura 1 (c).

Infección de las Micorrizas

Se constató en el cultivo del achiote la infección de micorrizas Vesículo - arbusculares en las raíces con un porcentaje de 15, 55, 75 % existiendo una diferencia significativa en los tratamientos inoculados con 0, 350 y 700 mg de lombrices, en 120 días. Figura 2 (a). Arazá tuvo valores de infección de 12.3, 62.6, 50 %, teniendo una diferencia significativa con respecto al control en los tratamientos 350, 700 mg en 240 días. Figura 2 (b). Valores de infección se tuvo en el cultivo de pijuayo con un porcentaje de 10, 31, 44 % observando una diferencia significativa en los tres tratamientos 0, 350, 700 mg en 210 días. Figura 2 (c).

16

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

Número de individuos

En el caso de achiote no se notó un incremento en los tratamientos con y 700 mg de lombrices, declinando a niveles muy bajos llegando hasta 0 durante 120 días. Figura 3 (a). Con el cultivo de arazá se observó una tendencia de crecimientode

4.4 y 3.2 veces más en los tratamientos de 350 y 700 mg/bolsa 240

días. Figura 3 (b).

En pijuayo la biomasa de lombrices a los 90 días se incrementó a

2.2 veces en el tratamiento 350 mg y a los 210 días una tendencia de

baja de 1.4 veces más en el tratamiento de 700 mg, para luego bajar a niveles iniciales, en un tiempo de 210 días. Figura 3 (c).

Mineralización del Nitrógeno

En las concentraciones de nitrógeno se tuvo los siguientes rangos:

los

tratamientos 350 y 700mg, bajando a niveles de 0.334 y 0.501 µg N g -1 de suelo, en 120 días. Figura 4 (a). Arazá de 18.6 y 40.6 µg N g -1 de suelo en los tratamientos de 350 y 700 mg, teniendo una tendencia de baja de 2.4 y 2.6 µg N g -1 de suelo, en 240 días. Figura 4 (b). Pijuayo 43.9 y 53 µg N g -1 de suelo en los tratamientos 350 y 700 mg, bajando a niveles de 3.3y 2.0 µg N g -1 de suelo. Figura 4 (c).

En achiote un incremento de 58.2 y 50.5 µg

N

g -1

de

suelo

en

5.

DISCUSIONES

1. Biomasa de la planta

El incremento de la biomasa de las plantas con inoculación de lombrices de tierra en achiote tuvo una respuesta positiva, poco en el cultivo de arazá, y una respuesta intermedia en pijuayo, difiriendo muy claramente con los resultados preliminares que se hicieron en la Estación Experimental de Yurimaguas. Los tres cultivos tienen una diferencia fisiológica y un período vegetativo muy heterogéneo. Se observó que las raíces del achiote son largas, finas y ocupan un buen volumen de las bolsas en contraste con el pijuayo que tiene raíces cortas y gruesas por lo que se puede decir que su sistema radicular puede llegar sólo a una pequeña porción del volumen de suelo de las bolsas. Esto limita los beneficios que pueda brindar los nutrientes del suelo como consecuencia de la actividad de las lombrices y las micorrizas. También se puede mencionar que el cultivo del arazá tiene su sistema radicular largo, gruesos y muy

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

17

leñosa por lo que se considera en una posición intermedia.

2. Porcentaje de Micorrizas

Se constató la gran predominancia de las micorrizas vesículo- arbusculares (MVA) en Ultisoles de la Amazonía peruana. Los tres cultivos evaluados estuvieron infectados con micorrizas MVA, pero el grado de infección micorrícica vario. En achiote presenta un mayor porcentaje de infección debido a que los micelios de las micorrizas se adhieren en las raíces finas, notándose un aumento en los niveles de fósforo en el suelo (cuadro 5) y una acumulación en los tejidos (cuadro 1). En cuanto al grado de infección en arazá está en una fase intermedia, obtuviéndose también niveles intermedios de acumulación de fósforo en el suelo y planta (Cuadro 6, 2). En el pijuayo se tuvo una infección baja, observándose bajos niveles de acumulación de fósforo (Cuadro 7, 3 del Anexo). Estas diferencias se deben a las características de las raíces de las respectivas plantas por lo que hay una variabilidad en cuanto al diámetro, y presencia de pelos radiculares entre estas especies.

3. Número de individuos

Se observaron cambios muy marcados en las poblaciones de las lombrices con el tiempo. En achiote se tuvo poblaciones muy bajas de Pontoscolex coretrurus llegando hasta niveles de cero, debido a que segrega ciertos exudados que son nocivos para la proliferación de las lombrices. En arazá por el contrario se contó con un gran número de individuos habiendo abundantes turrículos en la superficie de las bolsas. Pijuayo es una fase intermedia.

4. Mineralización del Nitrógeno

El potencial de mineralización del nitrógeno estuvo muy complejo en los diferentes tratamientos por lo que se tuvo en achiote niveles negativos en un inicio, por lo que en un tiempo intermedio ésta se incrementó a niveles altos, declinando a niveles bajos en un período final. En pijuayo se tuvo cantidades intermedias de mineralización con respecto a los otros dos cultivos, observando un contraste en arazá. Hay que resaltar que estas medidas son muy variables y dinámicas que afectan su explicación lógica. De todas maneras se dan las tendencias y se puede ver transformaciones significativas por efecto de las lombrices de tierra.

18

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

6. CONCLUSIONES

1. Pontoscolex corethrurus son predominantes en los suelos de la Amazonía peruana.

2. En el cultivo del achiote, turrículos sellaron la superficie de las bolsas, reportando mortandad de las lombrices mas no la for- mación micorrícica. También se puede mencionar que posiblemente este cultivo emite exudados tóxicos para las lombrices.

3. Especies arbóreas con raíces gruesas y sin pelos radiculares tienen mayores grados de infección micorrícica.

4. Existe evidencia de cierto grado de afinidad de las especies de hongos que forman micorriza Vesículo arbusculares (MVA) por ciertas especies de plantas.

5. Se han identificado algunas especies de hongos MVA, aunque probablemente existan otras por identificar y algunas por describir taxonómicamente.

6. Los resultados indican que las lombrices no afectan la formación y actividad micorrícica por el contrario hay una relación entre Planta - Lombriz - Micorriza.

7. BIBLIOGRAFIA

ABBOTT, L. K. and ROBSON. 1991. Factors influencing the vescicularar buscular mycorrhizas. Agric. Ecosyst. Envgiron. 35. 121-150.

BLANCHART, E. LAVELLE, P. & SPAIN, A. V. 1 990, Efects of omassand zize od Millsonia anomada (Ologochaeta, Acanthedrilidae) on particle agregation in a tropics soil in the presence of Panicum maximum Biiology Fertillity Soil, 9: in press.

BRUNDETT, M. 1991. Mycorrhizas in natural ecosystems. Adv.Ecol. Res. 21, 171-313.

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

19

COCHRANE, T. and SANCHEZ, P. A. 1982 Land resources, soils properties and their management in the amazon region: A state of Knowledge report. P 138-209. In S.B. Hecht (ed) Amazon land use research. CIAT, Cali, Colombia.

GIOVANNETTI, M. and B. MOUSE. 19 80. an evaluation of techniques for measuring vesicular-arbuscular mycorrhizal infection in roots. New Phyltol. 84: 489-500.

HARLEY, J.L. and SMITH. 1983. Mycorrhizal Press, Toronto.

Symbiosis. Academic

LEE, K.E. 1985. Earthworms: their Ecology and relationship wint soil and use Academic press 1-400.

NEWMAN, E.I. 1980. Mycorrhizal links between plants: their funtioning and ecological significance. Adv. Ecol. Res. 18, 243-270.

PASHANASI,

Endogeic

Earthworm Pontoscolex corethrurus (Glossoscolecidae) on N

availability Soil microbial biomass and the growth od tree Tropical

fruit seedling in a pot Biochemistry. volume 24.

Soil

B.

1992.

Effect

of

iniculation

pp.

with

1

the

experiment.

665-1659.

PASHANASI, B. 1994. Efecto de la inoculación de lombrices de tierra Pontoscolex corethrurus s0bre el crecimiento de cultivos anuales y características físicas y químicas en suelos de Yurimaguas. P. 5-58 Folia Amazónica. Vol.6. IIAP.

RUIZ, P.O. and M.C. SCHOLES. 1989. Effect of different management options on mycorrhizal infection. In: N. Caudle. pp. 116-118. TropSoils Technical Report 1 986-1 1987. North Carolina State University. Raleigh, N.C. U.S.A.

20

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

RESUMEN DE LAS FIGURAS

Figura 1. Biomasa total (raíces más parte aérea) acumulado en el tiempo en plántulas de tres especies de árboles en crecimiento en el vivero en relación a la cantidad (mg/maceta) de Pontocolex corethrurus introducidos dentro de la maceta

Figura 2.

Mineralización del nitrógeno en el suelo de tres especies de árboles tropicales previamente inoculados con diferentes biomasas de Pontocolex corethrurus.

Figura 3.

Cambios temporales en número de individuos de Ponto- colex corethrurus en macetas del vivero conteniendo plántulas de tres especies de plantas.

Figura 4.

Infección micorrícica con inoculación de Pontocolex corethrurus en el vivero con plantas de tres especies de árboles.

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

21

DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS

22

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

22 H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

23

DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS

24

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

24 H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

25

Cuadro 1

Tratamientos

 

Tejido Vegetal Plántulas de Achiote

 
   

(60 días)

N

P

K

Ca

Mg

|-----------------------g/kg------------------------|

Sin Lombrices

14.0a

3.27ª

21.80a

13.43a

2.38ab

5

Lombrices

16.42ª

2.54ª

19.40a

11.95a

1.93b

(350mg)

 

10

Lombrices

17.30ª

2.58ª

17.35a

15.23a

2.76a

(700mg)

 
 

Cuadro 2

Tratamientos

 

Tejido Vegetal Plántulas de Araza

 
   

(120 días)

N

P

K

Ca

Mg

|-----------------------g/kg------------------------|

Sin Lombrices

13.56ª

1.24a

4.58a

7.00a

0.85a

5

Lombrices

14.16a

1.44a

6.13a

8.30a

0.91a

(350mg)

 

10

Lombrices

12.97a

1.42a

6.71a

8.93a

1.05a

(700mg)

 

26

H. YDROGO B., P. RUIZ C., B. PASHANASI A. Y P. LAVELLE

Cuadro 3

Tejido Vegetal Plántulas de Pijuayo

Tratamientos

N

P

(90 días)

K

Ca

Mg

|-----------------------g/kg------------------------|

Sin Lombrices

5 Lombrices

(350mg)

10 Lombrices

(700mg)

16.54a 3.71a 27.91a 5.88a 2.25a 16.84a 2.69a 26.91a 6.21a 2.20a

16.54a 8.10a 18.33a 2.00a 1.05a

Cuadro 4

Prof. cm

pH

C.O

N

P

Aci

Ca

Mg

K

Sat Al

0-10

|-g/kg-|

mg/l

|--C mol(+)/l-|

%

Suelo puro

4.8

35.0 0.4

0.8

0.4

0.1

25.6

 

Cuadro 5

 

Prof. cm

pH

C.O

N P

Aci

Ca

Mg

0-10

|-g/kg-| mg/l

|--C mol(+)/l-|

K Sat Al %

Tiempo 0

El substrato está formado por 3 partes de suelo + 1 parte de aserrín Bixa

T1

5.3a

14.0a

0.76a 44.0a

3.0a 0.52a 0.24a

T2

5.3a

13.6a

0.79a 50.2a 3.1a 0.52a 0.23a

T3

5.3a

13.6a

0.76a 53.0a

3.2a 0.55a

0.24a

Tiempo final

T1

5.6a

11.8a

0.72a 33.4a

3.2a 0.43a

0.14a

T2

5.6a

12.5a

0.70a 36.4a

3.3a 0.41a

0.11a

T3

5.6a

14.1b 0.78a 36.1a

3.5a 0.45a

0.12a

INOCULACION DE LOMBRICES DE TIERRA Y PRESENCIA DE MICORRIZAS EN PLANTULAS DE ARAZA, ACHIOTE Y PIJUAYO Y SUS EFECTOS EN EL CRECIMIENTO

27

Cuadro 6

Prof. cm

pH

C.O

N

P

Aci

Ca

Mg

K Sat Al %

0-10

|-g/kg-|mg/l

|--C mol(+)/l-|

Tiempo 0

Eugenia

T1

5.3a

13.6a

0.71a 27.4a

2.4a

0.48a

0.19a

T2

5.3a

14.0a

0.80a 27.6a

2.5a

0.52a

0.25a

T3

5.8a

14.6a

0.81a 49.9a

3.0a

0.48a

0.23a

Tiempo final

T1

5.6a

14.5a

0.72a 42.7a

2.9a

0.35a

0.27a

T2

5.6a

15.3a

0.80a 42.7a

3.2a

0.51a

0.25a

T3

5.3a

14.1a

0.62a 38.3a

3.1a

0.52a

0.27a

 

Cuadro 7

 

Prof. cm

pH

C.O

N P

Aci

Ca

Mg

0-10

|-g/kg-| mg/l

|--C mol(+)/l-|

K Sat Al %

Tiempo 0

Bactris

T1

5.6a

14.5a 0.72a 42.7a 15.3a 0.80a 42.3a 14.1a 0.67a 38.3a

2.9a

0.35a

0.27a

T2

5.6a

3.2a

0.51a

0.25a

T3

5.3a

3.1a

0.52a

0.27a

Tiempo final

T1

5.5a

19.2a 0.70a 31.4a 12.6a 0.73a 35.0b 13.1a 0.73a 35.3b

2.6a

0.46a

0.30a

T2

5.3a

2.4b 0.42a

0.29a

T3

5.4a

2.4b 0.42a

0.26a

FOLIA AMAZÓNICA VOL. 7 (1-2) – 1995

IIAP

29

EVALUACION DE LA PRODUCCION DE PASTURAS EN JENARO HERRERA - BAJO UCAYALI

Manuel Isuiza C. *

Expreso mi agradecimiento al Blgo. Kember Mejía Carhuanca, Director de Investigación de Recursos Fitogenéticos del IIAP, por la corrección del documento.

RESUMEN

Entre diciembre de 1984 a octubre de 1985, se ha evaluado el potencial de producción de materia seca de Homolepis aturensis (H.B.& K.) Chase y Brachiaria decumbens Stapf, tanto en potreros monoespecíficos como asociados con Pueraria phaseoloides (Roxb) Benth. Se utilizó el diseño de parcelas divididas, el intervalo de corte fue de 3, 6, 12 y 24 semanas. Las asociaciones tienen mayor producción de materia seca; sin embargo esta es baja, al igual que en las gramíneas solas. Para mantener la estabilidad y producción de B. decumbens + P. phaseoloides es necesario fertilizar el suelo. Por el contrario la asociación H. aturensis con P. phaseoloides, no requiere fertilización debido que H. aturensis es una especie nativa bien adaptada a la baja fertilidad y elevada acidez de los suelos de la Amazonía.

Palabras claves: Pastura, intervalo de corte, asociación, materia seca, mezclas, monocultivo, monoespecíficos.

ABSTRACT

Dry-matter production potential of Homolepsis aturensis (H.B.& K.) Chase, and Brachiaria decumbens Stapf, was evaluated between december 1984 and octuber 1985, both in monospecific plots and association with Pueraria phaseoloides (Roxb) Benth. A divided parcel design was employed, with cutting intervals of 3, 6, 12 and 24 weeks.

* Investigador delInstituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana. Ap.784. Iquitos-Perú

30

M. ISUIZA C.

The associations have a higher dry-matter production; like in monospecific plots, it is, nevertheless, low. To maintain stability and production in the B. decumbens + P. phaseoloides association fertilization of the soil is necessary. In contrast, the H. aturensis + P. phaseoloides association does not require fertilization, because H. aturensis is a native species well adapted to the low fertility and high acidity of Amazonian soils.

Key words:

Pasture, cutting interval, association, dry-matter, mixturs, monoculture, monospecifics.

1.

INTRODUCCION

La transformación de los bosques tropicales en praderas es uno de los temas más discutidos debido a las consecuencias sobre la ecología que ello conlleva Alvim, (1979). En la Amazonía establecer y mantener praderas productivas, es un gran reto, debido que al talar el bosque se interrumpe el reciclaje de nutrientes Toledo & Morales, (1979). La corrección de las deficiencias del suelo para el mejoramiento de praderas se ha descuidado mucho en América Latina tropical (Hutton, 1979), porque conforme declina la fertilidad del suelo las especies mejoradas de las praderas son desplazadas por las pasturas naturales y malezas. Los principales sistemas de producción de pasturas, en los trópicos, según el manejo del suelo Sánchez, (1981), son:

1. Pastoreo extensivo en las pasturas naturales que cubren más del 90% de las praderas permanentes en las regiones tropicales de

América del Sur,

producción es baja, una unidad animal requiere para su alimentación de 5 a 25 ha.

esas pasturas la

Australia,

y

Africa.

En

2. Pastoreo extensivo en asociaciones de pasturas mejoradas de gramíneas y leguminosas. En ellas la producción de carne aumenta por un factor de dos a cuatro veces Jones, (1972) en Sánchez, (1981). La combinación correcta es específica para cada localidad y es directa la relación entre la proporción de leguminosa en la mezcla y la producción de carne. En Beerwah, Queensland, Australia, el 30% de leguminosa en la asociación aproximó los

EVALUACION DE LA PRODUCCION DE PASTURAS EN JENARO HERRERA

31

niveles de producción a los de una dosis anual alta de nitrógeno. Mucho más allá del 50% de leguminosa en la mezcla es probable que baje la producción de carne, porque el ganado requiere la gramínea para el grueso de sus necesidades de energía Sánchez,

(1981).

3. Producción intensiva de forrajes o pasturas en el caso de gramíneas, con fertilización intensiva del suelo, porque las leguminosas pocas veces aportan suficiente nitrógeno para que las gramíneas alcancen producciones altas. En Puerto Rico con fertilización intensiva de Ultisoles y Oxisoles escarpados, se ha logrado comercialmente, en pasto elefante, una producción de materia seca que soporta una carga de hasta 10 animales/ha con forraje cortado ó 5 animales/ha. bajo pastoreo. Esto equivale a una producción anual de carne de 1,000 kg/ha. ó 7,400 kg. de leche/vaca/año. Siendo la ración de los animales de solamente pasto Vicente--Chandler et al, (1964, 1974) en Sánchez (1981).

En la terraza alta de Jenaro Herrera existen 1 760 ha. López y Freitas, (1990), cuyos bosques fueron talados y utilizados para el establecimiento y producción de pastos mejorados para la crianza de ganado vacuno. Actualmente estas áreas se encuentran cubiertas con asociaciones de pastos naturales en donde predomina Homolepis aturensis (H.B. & K.) Chase. En ciertas partes aún queda Brachiaria decumbens Stapf. Ambas especies frecuentemente están asociadas con Pueraria phaseoloides (Roxb) Benth. Pero la mayor parte se encuentran abandonadas, debido a la baja productividad del ganado vacuno en esas pasturas. Investigaciones realizadas desde junio de 1983 en el Centro de Investigaciones Jenaro Herrera (CIJH-IIAP) sobre la producción del búfalo de agua (Bubalus bubalis) en esas pasturas. Sugieren que éstas son un recurso potencial para la alimentación de los búfalos, sin embargo habría que buscar técnicas para su manejo que garanticen una producción sostenida. El presente experimento se realizó con el objetivo de conocer la producción de materia seca de dichas pasturas.

2. MATERIALES Y METODOS

DESCRIPCION DEL AREA

El experimento se realizó en el Centro de Investigaciones Jenaro Herrera (CIJH-IIAP), ubicado en el km. 2.6 de la carretera Jenaro

32

M. ISUIZA C.

Herrera-Colonia Angamos, localizado a 04º 55' de latitud Sur y 72º 46' de longitud Oeste; a 125 msnm. La zona de vida es bosque húmedo tropical. El clima es ecuatorial, con 2 759 + 553 mm. de precipitación, promedio anual, la menor precipitación ocurre durante los meses de junio a setiembre. La temperatura media es de 26.8 + 1.5ºC, con mínima y máxima de 20.6 y 32.9ºC; respectivamente.

SUELO

es extremadamente ácido. El nivel de materia orgánica varía de medio a bajo. Los niveles fósforo y K2O son bajos. El valor S oscila entre 0.90 a 1.98 meq/100 g. de suelo. El valor T varía de 2.38 a 3.98 meq/100 g. de suelo. El valor V, fluctúa de 34 a 56%. La acidez cambiable, representado por la suma de cationes de Aluminio e Hidrógeno, es elevado oscilando de 32 al 51% (Cuadro 1).

a franco arcilloarenosa

El suelo

un Ultisol franco arenosa

TRATAMIENTOS Y DISEÑO EXPERIMENTAL

Se estableció parcelas para cada pastura en potreros de similar nivel de producción de materia seca, determinado mediante muestreo (Cuadro 2). Se cuidó que en la asociación, la proporción de P. phaseoloides sea de 30%. El diseño experimental fue de parcelas divididas con cuatro repeti- ciones, siendo las pasturas las parcelas principales, y los intervalos de corte las subparcelas:

Parcelas

P1 :

Homolepis aturensis (H.B. & K.) Chase "pasto amargo"

P2 :

Brachiaria decumbens Stapf "braquiaria"

P3 :

H. aturensis + Pueraria phaseoloides (Roxb) Benth "kudzu"

P4 :

B. decumbens + P. phaseoloides

Subparcelas

C1 :

Tres semanas de intervalo

C2 :

Seis semanas de intervalo

C3 :

Doce semanas de intervalo

C4 :

Veinticuatro semanas de intervalo

EVALUACION DE LA PRODUCCION DE PASTURAS EN JENARO HERRERA

33

Cuadro 1

Características físico-químicas de la capa arable del suelo (0-20 cm) al inicio del experimento

 

P O T R E

R O

Características

CIJH.A

CIJH.B

AP.

A.R

CE (mmh/cm)

0,2

0,2

0,3

0,2

Análisis mecánico Arena (%) Limo (%) Arcilla (%)

68,0

78,0

64,0

66,0

12,0

12,0

14,0

18,0

20,0

10,0

22,0

16,0

Textura

F.a.a

F.a.

F.a.a.

F.a.

pH

2,8

4,5

3,7

3,8

M.O. (%)

2,39

2,39

2,76

2,39

P (ppm)

1,9

3,6

3,6

3,6

K2O (kg/ha)

32,0

32,0

85,0

89,0

Bases cambiables

(meq/100 g)

CIC

2,64

2,38

3,98

3,54

Ca

0,40

0,80

0,88

1,20

Mg

0,28

0,28

0,56

0,38

K

0,09

0,09

0,19

0,13

Na

0,13

0,13

0,17

0,27

Acidez cambiable Al+H (meq/100 g)

1,30

0,76

2,03

1,10

F.a.:

Franco arenosa

F.a.a.:

Franco arcillo arenosa

CIC. :

Determinada por suma de cationes

34

M. ISUIZA C.

EVALUACION DEL EXPERIMENTO

Se realizó en el transcurso de diciembre de 1984 a noviembre de 1985, iniciándose con el corte de estandarización. Se efectuó 16, 8, 4 y

2 muestreos a las 3, 6, 12 y 24 semanas de intervalo; respectivamente.

Después de cada muestreo se hizo el corte de estandarización y se retiró el material cosechado. La producción de materia seca se determinó en muestras de 1 m x

1 m de cada subparcela. El material obtenido se pesaba y se tomaba una submuestra de 200 g., ésta se secaba al sol hasta obtener el peso constante del material. A esta información se aplicaba la siguiente fórmula.

M.S./m 2

:

:

:

:

P.F. x p.s.

M.S./m 2

p.f. : Materia seca por metro cuadrado

P.F.

Peso fresco del material cosechado

p.f.

Peso fresco de la submuestra

p.s.

Peso seco de la submuestra

Para el análisis estadístico, la información de materia seca/m 2 , se transformó en t/ha.

Cuadro 2

Producción de materia seca de las pasturas al inicio del experimento. Octubre de 1984

Potrero

Pastura

t/ha

CIJH-A

H. aturensis B. decumbens H. aturensis + P. phaseoloides B. decumbens + P. phaseoloides

10

2,14

CIJH-B

10

2,12

A.P.

10

2,11

A.R.

10

2,12

PROMEDIO

2,12

EVALUACION DE LA PRODUCCION DE PASTURAS EN JENARO HERRERA

35

3. RESULTADOS Y DISCUSION

PRODUCCION DE MATERIA SECA POR PASTURA

La producción de materia seca de las pasturas tiene aumento lineal y cúbico altamente significativo (F0.05) (Cuadro 3). Se encontró diferencias entre la producción de la asociación B. decumbens + P. phaseoloides y de las demás pasturas (Cuadro 4), excepto con la producción de la mezcla H. aturensis + P. phaseoloides. No se detectó diferencias entre la producción de las otras pasturas. En las asociaciones no se midió la contribución con N por parte de P. phaseoloides. Sin embargo, debido que las pasturas se establecieron hace mucho tiempo, se estima que existe fijación simbiótica de N, el cual al parecer ha contribuido para una mayor producción de forraje por parte de las gramíneas y de las mezclas en general.

Cuadro 3

Análisis de varianza de la producción de materia seca (t/ha) de las pasturas durante el experimento

Variables

G.L.

S.C.

C.M.

Fc

Ft

P (Pasturas)

3

123,83

41,28

16,51

3,86*

P1

1

81,70

81,70

32,68

5,12*

Pq

1

1,85

1,85

0,74

Pc

1

40,28

40,28

16,11

5,12*

R

3

18,12

6,40

2,56

3,86

Error (p)

9

22,54

2,50

36

M. ISUIZA C.

Continúa Cuadro 3.

Variables

G.L.

S.C.

C.M.

Fc

Ft

C (Rebrote)

3

18,34

6,11

2,69

2,87

C1

1

16,95

16,95

7,47

4,12*

Cq

1

0,04

0,04

0,02

Cc

1

1,35

1,35

0,59

P x C P1 x C1 P1 x Cq P1 x Cc Pq x C1 Pq x Cq Pq x Cc Pc x C1 Pc x Cq Pc x Cc Error (C)

9

42,63

4,74

2,09

2,16

1

15,96

15,96

7,03

4,12*

1

3,35

3,35

1,48

1

5,47

5,47

2,41

1

0,93

0,93

0,41

1

2,74

2,74

1,21

1

10,88

10,88

4,79

4,12*

1

1,72

1,72

0,76

1

0,40

0,40

0,18

1

3,51

3,51

1,55

36

81,61

2,27

Total

63

*

Existe diferencia significativa (F0,05)

 

B. decumbens, es una especie mejorada, por lo que su capacidad de respuesta a la disponibilidad de nutrientes es mayor que de H. aturensis. Por lo tanto es posible que al haber aprovechado el N fijado simbióticamente por P. phaseoloides, su producción se haya incrementado más que de H. aturensis. Esto explicaría la superioridad de la producción de materia seca de la asociación B. decumbens + P. phaseoloides frente a la mezcla H. aturensis + P. phaseoloides (Cuadro

4).

EVALUACION DE LA PRODUCCION DE PASTURAS EN JENARO HERRERA

37

Los resultados reiteran que las pasturas asociadas tienen mayor potencial de producción de materia seca. Sin embargo al igual que en las gramíneas en monocultivo este potencial es bajo. Esto se debe a la baja fertilidad y extremada acidez del suelo que no fue corregida durante el experimento.

Cuadro 4

Producción de materia seca de las pasturas durante el experimento

 

Pastura

t/ha

Duncan

Tuckey

B.

decumbens + P. phaseoloides

7,54

a

a

H.

aturensis + P. phaseoloides

5,89

a

b

b

B.

decumbens

4,77

b

b

H.

aturensis

3,80

b

b

Promedios seguidos por letras similares no difieren significativamente

EFECTO DEL INTERVALO DE CORTE

El intervalo de corte tiene efecto lineal en la producción de materia seca de las pasturas (F0.05) (Cuadro 3). Se ha encontrado mayor producción de forraje seco (6,28 t/ha) con el intervalo de corte cada 3 semanas. Se detectó la menor producción con el corte cada 24 semanas (4,7 t/ha). No se ha observado diferencias significativas entre la producción de materia seca con los intervalos de corte cada 3, 6 y 12 semanas. En cambio si hay diferencias entre las producciones con estos intervalos y la producción obtenida con la frecuencia de corte cada 24 semanas (Cuadro 5). Los resultados son similares con los encontrados en Uganda por Dradu, Nabusiu y Napulu (CIAT, 1980), en donde independientemente del efecto de la altura de corte; el intervalo de cosecha mostró su efecto lineal sobre la producción de materia seca. Con el corte más frecuente

38

M. ISUIZA C.

mejoró la producción de materia seca tanto de las pasturas monoespecíficas como de las asociaciones. Aunque no se evaluó en forma detallada el efecto de las frecuencias de corte en la estabilidad de las pasturas, sin embargo se ha observado cambios en la composición botánica de las pasturas cosechadas cada 3 semanas. En una parcela de H. aturensis en monocultivo, luego de 12 cosechas (36 semanas de evaluación) la especie predominante en la parcela es Axonopus compressus (Swartz), "torourco". No obstante no se encontró diferencias notables en el rendimiento de materia seca. En otra parcela de H. aturensis asociada con P. phaseoloides, luego de 13 cosechas (39 semanas de evaluación), A, compressus predomina en la parcela. Tampoco se detectó cambios marcados en el rendimiento de materia seca.

Cuadro 5

Efecto del intervalo de corte en la producción de materia seca

Intervalo de corte

t/ha

Duncan

Tuckey

Tres semanas

6,28

a

a

Seis semanas

5,52

a

a

Doce semanas

5,44

a

a

Veinticuatro semanas

4,77

b

b

Promedios seguidos por letras similares no difieren significativamente.

Los cambios en la composición botánica de las parcelas de H. aturensis sugieren que la frecuencia alta de cosecha es drástica para la estabilidad de esta pastura. Se estima que el uso intensivo de esta especie utilizando altas frecuencias de pastoreo puede provocar que en el futuro A. compressus predomine en los potreros de pastos naturales.

EVALUACION DE LA PRODUCCION DE PASTURAS EN JENARO HERRERA

39

EFECTO DE LA INTERACCION PASTURA-INTERVALO DE CORTE

El efecto de la interacción pastura-intervalo de corte, en la producción de materia seca, tiene dos ajustes: 1) pastura lineal x intervalo de corte lineal, y 2) pastura cuadrático x intervalo de corte cúbico. En ambos casos es significativo al nivel de (F0.05) (Cuadro 3). Al mismo nivel de pastura, B. decumbens en monocultivo, y la asociación B. decumbens + P. phaseoloides, tienen mayor producción de materia seca con el intervalo de corte cada 3 semanas. Sin embargo, la diferencia no es trascendente con respecto al efecto de los demás intervalos de corte en la producción de B. decumbens. En la asociación sólo se encontró diferencia significativa con la cosecha cada 24 semanas (Cuadro 6). La mayor producción con el corte más frecuente de B. decumbens en monocultivo, y de la asociación con P. phaseoloides, es la expresión del rápido crecimiento inicial que tiene B. decumbens. En H. aturensis en monocultivo, y en la asociación H. aturensis + P. phaseoloides, la producción más elevada se logra con los intervalos corte cada veinticuatro y seis semanas; respectivamente. Sin embargo, no se encontró diferencias significativas en la producción de materia seca de esta pastura con los diferentes intervalos de corte (Cuadro 6). Este resultado sugiere que H. aturensis es una especie de crecimiento lento.

Cuadro 6

Efecto de la interacción en la producción de materia seca (t/ha) a un mismo nivel de pastura

Intervalo

H. aturensis

B decumbens

H. aturensis + P. phaseoloides T

D

B. decumbens + P. phaseoloides T

D

de corte

(semanas)

D

T

D

T

03

4,06

a

a

5,50

a

a

6,20

a

a

9,36

a

a

06

3,12

a

a

4,59

a

a

6,91

a

a

7,43

a

a

12

3,93

a

a

4,72

a

a

4,65

b

a

8,46

a

a

24

4,11

a

a

4,27

a

a

5,79

a

a

4,91

b

b

Promedios seguidos por letras similares no difieren significativamente.

40

M. ISUIZA C.

Al mismo nivel de intervalo de corte, con las cosechas cada 3, 6 y 12 semanas, la asociación B. decumbens + P. phaseoloides tiene la mayor producción de materia seca. Con excepción de la producción a las 6 semanas de intervalo de corte, con la asociación H. aturensis + P. phaseoloides. La producción de B. decumbens + P. phaseoloides, es significativamente superior a las demás pasturas con los referidos intervalos de corte (Cuadro 7). A las 24 semanas de intervalo de corte, la asociación H. aturensis + P. phaseoloides tiene la mayor producción. Pero esta no es significativamente superior a la asociación B. decumbens + P. phaseoloides, más si a las demás pasturas.

Cuadro 7

Efecto de la interacción en la producción de materia seca (t/ha) a un mismo nivel de corte

Edad

H. aturensis

B decumbens

H. aturensis

B. decumbens

de rebrote

+ P. phaseoloides

+P. haseoloides

(semanas)

03

4,06

5,50

6,20

9,36

D

c

a

a

b

T

a

a

b

b

06

3,12

4,59

6,91

7,43

D

b

b

a

a

T

b

b

a

a

12

3,93

4,72

4,65

8,42

D

b

b

b

a

T

b

b

b

a

24

4,11

4,27

5,79

4,91

D

b

b

a

a

T

a

a

a

a

Promedios seguidos por letras similares no difieren estadísticamente.

EVALUACION DE LA PRODUCCION DE PASTURAS EN JENARO HERRERA

41

4.

CONCLUSIONES

Los resultados del experimento permiten concluir lo siguiente ;

1.

En los suelos no inundables de terraza alta de Jenaro Herrera, de las pasturas que se encuentran establecidas, el mayor potencial para producción de materia seca la tienen las mezclas B. decumbens + P. phaseoloides y H. aturensis + P. phaseoloides.

2.

La producción de pastura mediante la mezcla B. decumbens + P. phaseoloides, debe realizarse utilizando frecuencias de pastoreo breves, que oscilen entre 3 a 6 semanas. Porque B. decumbens es una especie de rápido crecimiento y maduración, el cual afecta la calidad nutritiva de la pastura.

3.

Para sostener la producción de la mezcla de B. decumbens + P. phaseoloides, es necesario fertilizar el suelo. Esto irroga mayor gasto económico, el cual generalmente es la principal limitación para el uso de pasturas mejoradas en la Amazonía.

4.

La producción de pastura mediante la asociación H. aturensis + P. phaseoloides, puede ser más sostenida y tener menor costo en la medida que H. aturensis es una pastura natural y por consiguiente está mejor adaptada a las limitaciones de fertilidad de suelo. Se estima que la frecuencia de pastoreo debe ser cada 6 semanas.

5.

En la medida que B. decumbens y H. aturensis se encuentran establecidas su utilización está limitada por su baja producción. Sin embargo el problema puede ser superado asociado con P. phaseoloides.

42

M. ISUIZA C.

5.

BIBLIOGRAFIA

ALVIN, P. 1979. "Potencial de la Producción Agrícola en la Región Amazónica". en: Producción de Pastos en suelos ácidos de los Trópicos. Cali, (Colombia); CIAT. Ed. Luis E. Tergas & Pedro A. Sánchez. p. 17-28.

CIAT (Centro Internacional de Agricultura Tropical).

1980.

Programa

de Pastos Tropicales. Resúmenes Analíticos de Pastos Tropicales., Cali, (Colombia).

CIAT (Centro

de

dePastos Tropicales. Informe 1980. Cali, (Colombia).

Internacional

Agricultura

Tropical) 1981. Programa

HUTTON, M. 1979. "Problemas y Exitos en Praderas de Leguminosas y Gramíneas en América Latina Tropical", en: Producción de Pastos en Suelos Acidos de los Trópicos. Cali, (Colombia); CIAT. Ed.: Luis E. Tergas & Pedro A. Sánchez. p. 87-100.

LOPEZ P. and D.FREITAS 1990. "Geographical aspects of forested we- tlands in the lower Ucayali, Peruvian Amazonia". For. Ecol. Manage, 33/34: 157-168.

MONTERO, O.; J. HERRERA e I. IZQUIERDO. 1978. "Frecuencia de

especies de pastos tropicales", en: Ciencia y

corte en cuatro

Tecnología en la Agricultura. Pastos y Forrajes. Cuba. p. 107-113.

SANCHEZ, P. 1981. Suelos del Trópico: Características y Manejo. (San Jo sé): Costa Rica. 1a. ed. Inglés. Trad.: E. Camacho.

TOLEDO, J. & V. MORALES. 1979. "Establecimiento y Manejo de Praderas Mejoradas en la Amazonía Peruana", en: Producción de Pastos en Suelos Acidos de los Trópicos. Cali, (Colombia); CIAT, p.

191-209.

FOLIA AMAZÓNICA VOL. 7 (1-2) – 1995

IIAP

43

CUANTIFICACION DE RESIDUOS DE LUPUNA EN LA INDUSTRIA DE CONTRACHAPADO

Leticia Guevara S. * Tedy Tuesta T. **

RESUMEN

Con la finalidad de proponer usos alternativos de los residuos de laminado, se efectuó una evaluación en Maderas Laminadas S.A. Pucallpa, Ucayali. Se cuantificaron los volúmenes de residuos de lupuna (Chorisia integrifolia) y se evaluaron los defectos que influyen en el rendimiento. Mediante un muestreo piloto, y con un error permisible de 8%, se obtuvo una muestra de 55 trozas. Los residuos de descortezado se calcularon en base a la diferencia en el volumen de la troza con y sin corteza; los residuos por despuntado y los polines se calcularon por el volumen del cilindro; los residuos de redondeo calculados por la diferencia en el volumen de cada troza antes y después del redondeo; los residuos del cizallado determinados por la diferencia entre el volumen de residuos acumulados hasta la cizalla y el debobinado; las pérdidas de contracción, calculadas por la diferencia en el volumen antes y después del secado. Los principales residuos son: recortes por cizallado, 17.2% polines, 10.8% corteza, 9.5%; residuos por redondeo 8.3%; despuntado, 6.9%; merma por contracción, 5.1%; otros, 2.4%. También se determinaron las dimensiones promedio de los residuos. La frecuencia en los defectos de las trozas es como sigue: médula excéntrica, 76%; defectos de forma, 76; grietas, 69; nudos, 62 y ataque de hongos, 40. Para establecer la relación entre el diámetro y el volumen de trozas respecto al volumen de residuos y volumen útil de láminas se seleccionaron tres ecuaciones de regresión logarítmica. Se concluye que estadísticamente el volumen de residuos y el volumen útil de láminas están altamente correlacionados con el diámetro y volumen de troza. Además las ecuaciones logarítmicas determinadas se aceptan como significativas a niveles de 0.05 y 0.1

* Investigadora CRI-IIAP ** Investigadora CRI-IIAP.

44

L. GUEVARA S. y T. TUESTA T.

1. INTRODUCCION

Una de las principales líneas de producción de la industria maderera nacional es el contrachapado. Alrededor del 10% del volumen rollizo procesado anualmente se destina a la fabricación de contrachapado. Actualmente, con la apertura del mercado de exportación, esta industria está creciendo notablemente, incrementándose los volúmenes de producción e instalándose nuevas plantas, las que demandan volúmenes de materia prima cada vez mayores. La fabricación de contrachapado se caracteriza, entre otros, por el bajo rendimiento de la materia prima. Debido a la serie de etapas de procesamiento mecánico requeridas, a defectos en la madera rolliza y a otros factores derivados del estado de la maquinaria y equipos, se producen volúmenes considerables de residuos sólidos y aserrín. Con la finalidad de proponer usos alternativos para los residuos se efectuó una evaluación en la planta de producción de contrachapado de Maderas Laminadas S.A., ubicada en Pucallpa, Ucayali. Inicialmente se efectuó una evaluación piloto para determinar la variabilidad del diámetro. Con un error permisible del 8% se calculó una muestra de 55 trozas, con un volumen de 173 metros cúbicos. Se determinaron los residuos generados en las fases del preparado de trozas (despunte y descortezado) y en el redondeo, volúmenes de polines, recortes en cizalla, pérdidas por contracción volumétrica y otros menores. También se efectuó el análisis de la regresión estableciéndose el grado de correlación entre el diámetro de troza y volumen de residuos, y éste con volumen útil de láminas.

2. REVISION DE LITERATURA

Según investigaciones efectuadas por FAO (1978) los residuos de la transformación mecánica de la madera han crecido tanto en volumen como en valor, constituyendo valiosa materia prima para la industria de tableros aglomerados y de pulpa. El volumen de residuos generados en la fabricación de contrachapado alcanza proporciones considerables, alrededor del 60%. Screwe (1981) sostiene que en Pucallpa el rendimiento en contrachapado es de 44%; generándose 56% de residuos sólidos y aserrín. En un estudio orientado a determinar volúmenes de residuos de la transformación mecánica de la madera para

CUANTIFICACION RESIDUOS DE LUPUNA EN CONTRACHAPADO

45

uso en generación de energía eléctrica, Otero (1985) estima en base a un muestreo un índice de residuos de contrachapado de 64%. En base a

las estadísticas de producción de Ucayali, se calcula que en 1991 se han producido 13,000 metros cúbicos de residuos de contrachapado. Asimismo Sánchez (1984) estudiando el proceso de fabricación de contrachapado de lupuna, determina un volumen de residuos del 62%. Con madera de capinurí (Clarisia sp.) Quinteros (1981) determina 67% de residuos, de los que 61% se origina durante el debobinado (incluidos polines centrales y cizallado). FAO (1976) opina que el rendimiento depende de la calidad de la madera rolliza y de la tecnología. En efecto, la presencia de nudos, rajaduras, grietas, médula excéntrica, ahusamiento, presencia de hongos

e insectos, orientación del grano, etc., influye en la calidad de las

láminas y en el porcentaje de volumen aprovechado. El diámetro de las trozas incide decisivamente en el rendimiento. El diámetro mínimo de la troza debe ser 0.45 m; el máximo depende del diámetro del torno. Incluyendo el acondicionamiento de la troza antes del debobinado, básicamente el descortezado y lavado para eliminar impurezas inorgánicas, el tratamiento térmico (inmersión en agua caliente o vaporización para eliminar sílice) influyen notablemente en el rendimiento de la materia prima y en la calidad del laminado, afirma Ríos (1983). Las características de los equipos de procesamiento, tales como el ángulo del bisel de la barra de presión, el espesor de las láminas, estado de la

barra de presión y del afilado de la cuchilla, condiciones y duración del secado (temperatura y velocidad de avance), condiciones de ensamblado

y de prensado (temperatura, presión, tiempo, manejo, etc.) considera

French de mucha importancia e incidencia en la generación de residuos de contrachapado. En la Consulta Técnica de TECNOFOREST (1980) se propuso la utilización de residuos como combustible para calderos de vapor o

motores generadores de energía eléctrica. Otros proponen utilizarlos en

la fabricación de pequeños objetos de madera con valor ornamental. En

nuestro país los residuos de contrachapado casi no tienen aplicación práctica. Algunos son destinados a la caldera, los recortes de cizalla se usan para fabricar "esteras", los polines se comercializan para aserrío.

3. MATERIALES Y METODOS

LUGAR

El estudio se realizó en la planta de producción de contrachapado de MADERAS LAMINADAS S.A., ubicada en la Av. Salvador Allende

46

L. GUEVARA S. y T. TUESTA T.

s/n Pucallpa-Ucayali, en el marco del Proyecto "Adecuación de Tecnología para la utilización de residuos" que ejecuta el Convenio IIAP- INIA.

MADERA

La

evaluación de residuos de contrachapado se efectuó en

madera de lupuna, que constituye el 90% de la producción de Ucayali.

MAQUINARIA Y EQUIPOS DE PLANTA

Torno con tres motores eléctricos Tecle de 5 tm Polipasto con dos motores y dos cuchillas Motosierra Caldero de fluidos térmicos Afiladora Montacarga Secadero con 10 ventiladores, 2 motores de enfriamiento de vapor, tres pisos de rodillos vivos, longitud total de 27 m., capacidad de secado 2,3 metros cúbicos por hora. Secadero con 14 ventiladores, 2 motores de enfriamiento de vapor, tres pisos de illos vivos, longitud total de 20 m., capacidad de secado 2 metros cúbicos por hora.

EQUIPOS DE MEDICION Y PROCESAMIENTO DE DATOS

Cintas métricas Calibrador milimétrico Computador Pc Detector de humedad Calculadora eléctronica

4. METODOS Y PROCEDIMIENTOS

IDENTIFICACION DE LA MADERA

La madera fue identificada en el laboratorio de anatomía de la madera de la EE Pucallpa INIA por el método de anatomía comparada.

CUANTIFICACION RESIDUOS DE LUPUNA EN CONTRACHAPADO

47

TAMAÑO DE LA MUESTRA

A fin de determinar la variabilidad del diámetro, se hizo un

muestreo piloto con 12 trozas tomadas al azar. Con un error permisible del 8%, se calculó el tamaño de muestra como sigue :

 

n = (CV) 2 t2/E2

donde

:

n

es el tamaño de la muestra

CV

es el coeficiente de variación del diámetro

t

es el número de grados de libertad (p=0.05)

E

es el error permisible

DIMENSIONES DE LAS TROZAS

Las trozas presentaban un diámetro de 1.17 m. con un mínimo de 0.70 y un máximo de 1.76. La longitud promedio fue de 2.86 m. con un mínimo de 2.72 y máximo de 3.0 m.

CLASIFICACION DE TROZAS

Se tomó como referencia la clasificación propuesta por Sánchez

(1984). La clase A corresponde a trozas de médula céntrica, de forma

cilíndrica, sin grietas, rajaduras, acebolladura ni nudos; libres de ataque de hongos e insectos. La clase B permite trozas de médula excéntrica,

forma irregular en la punta, con grietas, rajaduras, acebolladura y nudos,

presencia de hongos, incluso en la médula y de ataque de insectos.

PROCESAMIENTO MECANICO

Las trozas fueron despuntadas dimensionándose a 2,65 m. El laminado se efectuó en trozas con un diámetro máximo de 1,52 m. Para dar el dimensionamiento en el ancho y eliminar defectos, se efectuó el cizallado.

48

L. GUEVARA S. y T. TUESTA T.

SECADO

La

alimentación

y

recepción

de

láminas

fue

manual. La

temperatura inicial fue de 110ºC., la final de 190ºC. La velocidad de avance fluctúa entre 0,4 y 1,0 m/min.

CALCULO DE RESIDUOS

Se determinó el volumen de los siguientes residuos :

Residuos por descortezado, determinado por la diferencia entre el volumen de troza con y sin corteza. Residuos de despunte, determinado en el diámetro promedio del despunte, la longitud y una constante (0,7854). Residuos por redondeo, determinado por la diferencia entre el volumen de la troza antes y después del redondeo. Polines, determinado por el volumen geométrico del cilindro. Residuos por cizallado, determinado por la diferencia entre el volumen de residuos acumulados hasta la cizalla y el debobinado. Pérdida por contracción determinado por la diferencia de volumen antes y después del secado. Otros residuos, recortes por debobinado, tableros desechados por defectos de manipuleo, calculados por el volumen geométrico y afectado por factor de forma correspondiente.

ANALISIS DE REGRESION Y DE LA VARIANCIA

Se establecieron cuatro variables: diámetro de troza, volumen de troza, volumen de residuos y volumen útil de láminas. Se seleccionaron cuatro modelos de regresión: lineal, cuadrática y dos logarítmicas, de la forma log. y=a+bx; log y a+blogx. Se estudió la correlación entre el volumen de troza y el volumen de residuos; diámetro de troza y volumen de residuos; volumen de troza y volumen útil. Se eligió el modelo de regresión de mejor ajuste de acuerdo a los valores máximos del coeficiente de correlación y a los valores mínimos de CME. El ANVA indica el grado de significancia de los modelos de regresión elegidos.

CUANTIFICACION RESIDUOS DE LUPUNA EN CONTRACHAPADO

49

5.

RESULTADOS

Cuadro 1 Defectos en trozas de lupuna

DEFECTOS

FRECUENCIA

%

Excentricidad Forma Grietas Nudos Ataque de hongos Hongos en la médula Curvado Ataque de insectos Acebolladura Pudrición Bajaduras

76,4

76,4

69,1

61,8

40,0

34,6

34,6

21,8

20,0

18,2

9,1

Cuadro 2 Principales residuos de laminado

RESIDUOS

VOLUMEN

m3

%

Recortes por cizallado Polines Cortezas Redondeo Despunte Merma por contracción Otros

0,43

17,2

0,27

10,8

0,30

9,5

0,21

8,3

0,22

6,9

0,13

5,1

0,06

2,4

50

L. GUEVARA S. y T. TUESTA T.

Cuadro 3 Dimensiones de residuos (cm)

RESIDUOS

ESPESOR

ANCHO

LONGITUD

DIAMETRO

Recortes por

       

cizallado

0,2

25,2

237,4

nd

Polines

nd

nd

264,5

33,2

Cortezas

2,6

30,5

61,7

nd

Redondeo

0,2

46,8

186,7

nd

Despuntes

nd

nd

16,6

112,5

Polines

nd

nd

246,5

33,2

Cuadro 4 Ecuaciones de Regresión

RELACIONES

VOLUMEN

CME

 

ECUACION

Diámetro de troza/ volumen de residuo

0,83

0,146

log y=-0,0814908 + 0,740057x

Volumen de troza/ volumen de residuo

   

log y = -0,338759

0,83

0,142

+

0,890189 logx

Volumen de troza/ volumen útil

   

log y = -0,274702

0,83

0,0112

+

1,043049 logx

CUANTIFICACION RESIDUOS DE LUPUNA EN CONTRACHAPADO

51

6.

DISCUSION

De acuerdo a la frecuencia de defectos en las trozas de lupuna, sólo cuatro son intrínsecas a la madera y siete se presentan después de la tumba. Mediante tratamientos preventivos oportunamente aplicados puede reducirse el biodeterioro y los defectos de secado, lograndose aumentar el rendimiento. En lo que se refiere a residuos del proceso, se advierte que el 24,7 corresponde al preparado de trozas: descortezado, redondeo y despuntado. El volumen de estos residuos depende, básicamente, del espesor de corteza, de la forma en la sección transversal, de la diferencia entre los diámetros promedio de los extremos, de la sinuosidad y, con el caso específico del despuntado, de la diferencia entre la longitud total y la máxima longitud permisible en la debobinadora. De acuerdo a las dimensiones de despuntes y cortezas, posiblemente la única aplicación práctica sea como combustible, en cambio los residuos por redondeo, pueden ser reciclados como almas o destinarse como materia prima para producción de objetos artesanales de alto valor agregado. Los polines también alcanzan volúmenes considerables de residuos, variando su proporción en función inversa al diámetro y a la calidad de la troza, principalmente a la excentricidad y estado sanitario de la médula, defectos de secado y tumba (grietas, acebolladuras, rajaduras), etc. La aplicación practica de los polines abarca infinidad de usos. Previo tratamiento preservador, pueden utilizarse como postes para cercas, pilotes de estructuras livianas, bases y otros usos compatibles con su resistencia mecánica. Los recortes por cizallado también constituyen un importante volumen de residuos de acuerdo a sus dimensiones, pueden tener igual aplicación que los residuos por redondeo. El alto valor porcentual se debe a la calidad de la troza y proporción de defectos determinantes tales como nudos, manchas, pudriciones, rajaduras, etc. En base al análisis de la variancia y de la correlación, puede afirmarse que existe un alto grado de asociación entre la variable en estudio y que las regresiones efectuadas son altamente significaciones. Las ecuaciones logarítmicas elegidas representan los mejores estimadores del volumen de residuos y del volumen útil de láminas.

52

L. GUEVARA S. y T. TUESTA T.

En efecto, para las dos primeras relaciones, diámetro de troza versus volumen de residuos, y volumen de troza versus volumen de residuos, existe una relación directamente proporcional. Esto probablemente se debe, al menos parcialmente, a que trozas de gran diámetro proceden de árboles sobremaduros, con mayor suceptibilidad al biodeterioro y, a causa del peso con mayor probabilidad de formación de defectos tales como grietas, rajaduras, desgarramientos internos, fisuras, etc.

Gráficamente se puede determinar que diámetros superiores a 1,20 m. arrojan mayores volúmenes de residuos. Además, cabe resaltar que las variaciones por unidad de volumen de residuos es cada vez menor en relación al incremento de volumen de troza.

7. CONCLUSIONES

Los principales residuos de producción de laminado son: recortes por cizallado (17,2%) polines; (10,8%); cortezas (9,5%); redondeo (8,3%) y despunte (6,9%). Los residuos por descortizado, redondeo y despunte pueden ser utilizados para producción de calor. Los residuos por redondeo pueden usarse para fabricación de almas o centros de contrachapado. Los polines pueden ser preservados y utilizados para estructuras livianas y postes para cercos.

8. BIBLIOGRAFIA

FAO. 1976. Actas de la Consulta Mundial sobre paneles Bruselas: Miller Freemon Pub. 454 pp.

de

madera.

-------- 1976. Las astillas de madera, su producción, manipulación y transporte. Roma: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. 136 p.

FRENCH M., George 1977. Diseño y Operación en plantas productoras de tableros contrachapados. Lima: MICTI. 334 p.

CUANTIFICACION RESIDUOS DE LUPUNA EN CONTRACHAPADO

53

FULLOP Z. y W. VASQUEZ. 1989. Guía de cubicación industrial

de

trozas. Pucallpa: Proyecto de Desarrollo Industrial Forestal Perú- Canadá. 16 p.

OTERO N., A. 1985. Estudio sobre la disponibilidad de sobrantes de madera en el ámbito de Pucallpa. Pucallpa: ELECTROCENTRO S.A. 517 p.

QUINTEROS, A. 1981. Cuantificación de residuos en la Industria de contrachapado a partir de capinurí. Tesis Ing. Forestal. Iquitos:

UNAP. 79 p.

SANCHEZ P., C. 1984. Estudio comparativo del rendimiento entre Chrosia integrifolia Ulbr y Chlarisia biflora Ruíz y Pavón en la industria de laminado de Iquitos. Tesis Ing. For. Iquitos: UNAP. 112. pp.

SCHREWE 1981. La Industria del Aserrío en el Perú. Lima: Proyecto PNUD/FAO/PER/78/003 Doc. Trab. Nº 08 59 pp.

TECNOFOREST. 1982. Libro de Selecciones. Lima: Consulta Técnica. Feria Internacional del Pacífico 40 pp.

FOLIA AMAZÓNICA VOL. 7 (1-2) – 1995

IIAP

55

ESTUDIO DE LAS ISOTERMAS DE DESORCION DEL JENGIBRE

(Zingiber officinale)

Mari Medina V. * Oscar Mendieta T. *

RESUMEN

Para datos experimentales de humedad de equilibrio en desorción del jengibre, determinados entre 10 y 80% de humedad relativa, fueron evaluados 12 modelos matemáticos de isotermas a 278 K, 298 K y 318 K. La ecuación de D'arcy-Watt presentó el mejor grado de ajuste con coeficientes de determinación (R 2 ) de 0,9999 para las tres temperaturas mencionadas. El cambio de energía libre y calor isotérico de desorción disminuyeron con el incremento en el contenido de humedad. La razón de calor latente de vaporización del agua en jengibre a calor latente de vaporización del agua libre decreció continuamente desde 1,5269 hasta 1,0446 en el rango de contenido de humedad de 6 a 18%, y puede ser representada por un polinomio de tercer grado con un coeficiente de correlación de 0,9994. Los valores obtenidos pueden ser utilizados para el diseño y control operacional del proceso de secado de este producto agrícola.

Palabras claves:

Jengibre, desorción, isotermas.

1.

INTRODUCCION

El jengibre es una especie de alto valor económico, muy conocida en la selva peruana, cuya producción puede ser incentivada en la región San Martín pues cuenta con tierras aptas para este cultivo; siendo una de las principales formas de conservación de este producto agrícola, el secado o deshidratación.

* Facultad de Ingeniería Agroindustrial - Universidad Nacional de San Martín. Casilla

56

M. MEDINA V. Y O. MENDIETA T.

El contenido de humedad de equilibrio es una importante propiedad de los materiales que tiene un impacto significativo en el manipuleo, procesamiento y almacenamiento de todos los materiales higroscópicos, Hutchinson, D y Otten, L. (1984). Se define contenido de humedad de equilibrio como el contenido de humedad del material después de haber sido expuesto a un determinado ambiente por un período muy largo de tiempo. El mecanismo que controla este fenómeno está gobernado por la presión de vapor de agua. Una representación gráfica de contenido de humedad de equilibrio del material versus humedad relativa del ambiente es conocida comúnmente como isoterma de adsorción o desorción, Shepherd, H. y Bhardwaj, R. (1986). Numerosas investigaciones han sido efectuadas para determinar el contenido de humedad de equilibrio de una gran variedad de productos higroscópicos. Diversas ecuaciones teóricas, semiteóricas y empíricas han sido desarrolladas y utilizadas en el análisis de datos de contenido de humedad de equilibrio, Hutchinson, D y Otten, L. (1984). Boquet, Iglesias y Chirife (1978) presentaron una extensa revisión de ecuaciones que describen las isotermas de desorción aplicables a productos alimentarios. Los objetivos del presente estudio fueron:

-

Evaluar diferentes ecuaciones de isotermas de desorción para valores experimentales de humedad de equilibrio y humedad relativa obtenidos en la desorción del jengibre.

-

Determinar el cambio de energía libre, calor isotérico de desorción y calor latente de vaporización para jengibre.