Sei sulla pagina 1di 10

Afilar el Lapicero (Guía de redacción para profesionales) Maestría en Gerencia Estratégica

Metodología de la Investigación.

Prof. Dubraska Torcati

Participantes:

Jesús Armando Benítez Ramírez Winkel Elena Díaz Barraez

C.I. V-16.744.822 C.I. V-13.856.448

Es un libro escrito por el autor Daniel Cassany, que consta de 13 capítulos y es dirigido a todos los lectores de cualquier índole y profesión, porque trata de explicar de manera clara y profunda los temas sobre la correcta escritura y contiene las lecciones más efectivas de diversas experiencias del autor. Resume con estilo llano las enseñanzas principales de la literatura técnica y las ejemplifica con escritos auténticos, comentados y con los nombres convenientemente cambiados.

Para iniciar el resumen del libro, es necesario hablar un poco sobre el lector. En especial la siguiente frase que cita “Escribir es como saltar un canal o un arroyo. Antes de hacerlo conviene fijarse vienen la otra orilla: la arena, las piedras, la altura, la pendiente… si no calculas bien la distancia o el estado del terreno, fallas en el salto y acabas en el agua”, esta frase nos hace reflexionar mucho, porque nuestro futuro está enfocado a una larga carrera de toma de decisiones en cualquiera de nuestro ámbitos, donde se presentaran día a día situaciones inesperadas y como buenos gerentes debemos evaluar y analizar cada situación, para tomar la mejor decisión.

CAPITULO 1

INVESTIGACIÓN

La investigación ha mostrado que los redactores expertos tienen más capacidad para representarse la situación comunicativa. El experto se imagina mejor y con más facilidad a su lector. Calcula qué sabe y qué no, qué quiere encontrar en el escrito, cómo lo leerá. Luego utiliza esta información para decidir que incluye o no en el escrito, cómo lo ordena y con qué estilo lo presenta.

Analizar al lector es una tarea reflexiva, prospectiva, intuitiva. Lo hacemos antes de escribir y mientras escribimos. Suele ser individual e interior, pero

1
1

también podemos conversar con nuestros coautores, sino estamos trabajando solos. De hecho, es mucho mejor así.

Lectores especializados en el siglo XX se identificaron los principales prototipos de lectores especializados, que representan todas las situaciones posibles. RACKRR Raquer (1959) distingue cinco niveles de lectores en la ingeniería, situados en una escala progresiva de menor a mayor calificación: el operario no técnico, el técnico, el técnico avanzado, el ingeniero y el científico. Pero la clasificación más conocida es la de Pearsall (1969), que establece cinco categorías, combinando dos criterios básicos: el conocimiento del tema y la profesión:

Profano: Lee desde fuera del campo especializado, no conoce ni la terminología o los conceptos ni los fundamentos teóricos.

Ejecutivos: es semejante al profano pero busca más detalles. Debe tomar decisiones y, por eso, le interesa las justificaciones y la visión prospectiva de los hechos.

Experto: conoce bien el campo porque es un científico, un ingeniero o un doctor universitario. Lee con estímulo y espíritu crítico, contrastando los datos del texto con los que ya sabe; se fija en todo.

Técnico: tiene un nivel variable de conocimientos previos sobre la disciplina, con frecuencia superior al del ejecutivo o inferior al del experto.

Operativo: Combina el nivel del conocimiento del profano con la necesidad de aplicación práctica del técnico.

Categorizar lectores

Una vez terminado y enviado un escrito inicia un recorrido dilarado en que va encontrando varios lectores que lo leen con diferente propósito.

CAPITULO 2

TÉCNICA DE ANÁLISIS DEL LECTOR

En este capítulo presentaremos algunas técnicas para analizar el lector en situaciones especializadas, cuando escribimos a varios lectores, cuando escribimos desde una empresa, o cuando tratamos con un conocido.

2
2

Escribir a una audiencia

Una técnica útil para estos casos es el análisis socio demográfico. Consiste en recoger datos sobre el perfil de los lectores. Los datos más relevantes son:

personales como la edad el sexo, profesionales empleo cargos años de experiencia; académicos titulación académica, centro educativo donde estudio, año en que se licencio; socio económicas renta pércapita, patrimonio, estatus social económico, ideología política.

Con estos datos podemos afinar el tipo de escrito que hay que hacer. Está claro que un autor sólo no puede emprender acciones de este tipo, pero si que puede recoger más modestamente los datos que le aporta la experiencia previa.

Segmentar

Si el lector es colectivo y heterogéneo es difícil reducirlo a un perfil único. Entonces podemos utilizar técnicas de mercadotecnia, como la de segmentar el público consiste en fragmentar la masa amorfa de lectores en grupo o rectores más reducidos y homogéneos (como si fueran tipos diferentes de clientes de un producto)

Escribir a un conocido

Cuando escribimos a un conocido, es más útil el análisis psicológico que las técnicas anteriores. Consiste en imaginarnos cómo reaccionará el lector a nuestro escrito y en anticipar y corregir los problemas que puedan surgir.

CAPITULO 3

LAS VOCES DEL AUTOR

El autor siempre deja rastro. En los discursos profesionales, también. Es falsa la idea de que la técnica o los negocios son independientes de los autores, que los escritos científicos reflejan la realidad con objetividad y frialdad absoluta. Si hay discurso, hay autor, porque los discursos no se hacen solos.

Por otro lado, el autor a menudo se esconde detrás de formas impersonales como se suele entender, se dice o se opina. Cuando es imprescindible referirse al autor, empleamos circunloquios como el autor cree, según el autor, para evitar un creo que o un en mi opinión que parecen demasiados subjetivos.

3
3

Indicios de subjetividad

Podemos oír la voz del autor en otros lugares, de manera más sutil. Veámoslo: A. es un tratamiento largo, B. es un buen tratamiento y C. es un tratamiento intravenoso. ¿Qué frase es más objetiva? Sin duda la “C”, el tratamiento intravenoso se opone al tópico, al oral o al rectal, que describen categorías empíricas.

CAPITULO 4

LA ORGANIZACIÓN DE LOS DATOS

Podemos distinguir tres partes o componentes en un documento, prescindiendo de las particularidades de cada género textual: la presentación, el núcleo y el cierre. Esta estructura trimembre ejerce diversas funciones y sigue la máxima de la oratoria clásica: di de que vas hablar, habla y di de que has hablado.

Pirámides

Varios manuales de comunicación profesional recurren a la conocida formula periodística de la pirámide para organizar los datos en un informe: poner la información básica al inicio, en la punta de la pirámide (título, resumen, resultados generales) y dejar los datos completos y los detalles para el final, en la base.

Notas

Otra herramienta para organizar el contenido son las notas, esas aclaraciones que van aparte y con letras más pequeñas. Pueden ir al margen, a pie de página o al final del capítulo o del documento y tú mismo puedes experimentar los efectos que provoca cada profesión.

CAPITULO 5

TÍTULOS Y PORTADAS

El título y la portada nos presentan un documento como si fuera la tarjeta personal de un recién llegado, o el traje y el maquillaje de un empleado público. Puesto que es inmensa la cantidad de documentos disponibles, pero limitando el tiempo para consultarlos, el título y la portada nos ayuda a elegir lo que nos interesa.

4
4

Este

capítulo

secundarios.

analiza

estos

elementos

pequeños

y

aparentemente

La portada nos da una cara o una imagen particular de cada documento, cuando trabajamos con varios escritos al mismo tiempo. Incluye los datos que permiten identificar un documento, titulo, autor, editorial o empresa, fecha, entre otros. No se debe confundir con la tapa o cubierta anterior, que es solo un revestimiento de cartulina, cuero o cualquier otro material que encuaderna un escrito.

Poner título no es una tarea tonta, porque nos hace ganar o perder lectores. Si nos equivocamos, perdemos los lectores que habrían podido interesarse por nuestro escrito y que los abandonado porque el título les confundido. Las bibliotecas archivaran el documento en una sección equivocada. Todavía más podemos irritar a los lectores que han decidido leer el documento y que no encuentran lo que esperan.

Criterios de elaboración del título

Selección léxica

Redacción

Presentación

CAPITULO 6

ÍNDICE

El índice o tabla de contenido es la lista ordenada de los temas que trata un documento. El más corriente agrupa los títulos internos y puede ser general, si alcanza todo el volumen, o parcial, si solo incluye una parte. También hay índices más específicos: los analíticos, los onomásticos, o los de ilustraciones, gráficos, fotografías, tablas, entre otros.

Para el lector el índice permite: Hacerse una idea global del texto en pocos segundo, en un primer contacto antes de empezar a leer. Es como consultar un mapa o un plano antes de pisar el terreno; entender la organización jerárquica del documento desde el principio; buscar y encontrar datos específicos.

5
5

CAPITULO 7

RESÚMENES

El resumen matiza, enfatiza y comenta los datos principales; muestra el enfoque con que se aborda el tema enunciado en el título, el punto de vista que adopta el autor, la amplitud que tiene el documento o incluso el tono y el estilo.

Fuera de la investigación, el resumen no es tan general. En las empresas o instituciones públicas es raro encontrar resúmenes al inicio de memoria, auditorias, infórmenes o propuestas. No hay tradición, los autores no tienen tiempo de hacerlo y quizás tampoco saben cómo hacerlo. Pero está claro que los lectores de documentos profesionales andan tan ocupados como los científicos y que agradecerían que se incluyera este eficaz instrumento.

El resumen ejerce cuatro funciones según el contexto: para el lector que se aproxima por primera vez a un documento y quiere decidir si lo lee o no, el resumen amplía la información del título y ayuda a decidir; para el lector que no leerá el documento entero, por falta de tiempo, interés o conocimiento; para el lector que lee con atención o que relee, el resumen resalta lo que el autor considera importante y por lo tanto, orienta la interpretación; para quienes ya han leído un escrito recientemente o no, el resumen refresca la memoria.

CAPITULO 8

PROSA

La prosa caracteriza las comunicaciones profesionales como ningún otro aspecto. Suele ser más especializada, cuenta con oraciones más largas, reduce las formas verbales ala 3ª persona del presente, prefiere el estilo nominal al verbal. Sin embargo los lectores técnico-científicos valoran más los escritos con oraciones cortas y simples.

Característica de la prosa profesional es la expansión de los grupos nominales con varios procedimientos:

Las nominalizaciones de los verbos.- Ejemplos: Estabilización (de estabilizar) cronificación (de cronificar).

Los complementos de nombres.

Los complementos de adjetivo y participio

6
6

CAPITULO 9

MÁS PROSA

La prosa especializada suele utilizar sólo algunas formas verbales:

En el 85% se utiliza el tiempo presente. (por esto se califica de atemporal el escrito técnico-científico).

En cuanto a la persona: 3ª persona del singular o del plural y la impersonal.

Ordenación de las palabras: Estructura sintáctica básica: sujeto, verbo, objeto directo y complementos.

CAPITULO 10

DISEÑOS

Pocos documentos técnicos son completamente verbales. La mayoría combina dos de los tres lenguajes de la ciencia: palabras, imágenes y símbolos.

Por tanto puede utilizar: sistemas tridimensionales (maquetas, relieves), imágenes cónicas (fotos, mapas, planos), gráficos (barras, curvas evolutivas), esquemas visuales (dobles columnas, árboles, mapas mentales) sistemas simbólicos (nomenclaturas, fórmulas, ecuaciones)

Las

palabras

se

integran

estrechamente

con

estos

recursos

para

representar la realidad con más precisión y objetividad.

La eficacia comunicativa consiste en saber aprovechar las posibilidades que ofrece cada recurso. Por ello los expertos dedican más tiempo y esfuerzo en elaborar los recursos visuales que los aprendices.

Consejos para la elaboración de visuales:

Identificación. Hay que poner título a cada recurso para identificarlo.

Procesamiento. El ojo lector se desplaza en principio de izquierda a derecha y de arriba a abajo, por lo que debemos organizar los datos en ese orden.

Presentación. La simplicidad en el diseño mejora la claridad.

Integración del recurso en el escrito. Conviene elegir el lugar más idóneo de un escrito y de la página para insertar un recurso visual.

7
7

CAPITULO 11

TABLAS

Las tablas transmiten sobre todo datos numéricos con cifras y casillas. A veces una tabla puede ser más trascendente que el propio escrito. Sin embargo si son excesivamente exhaustivas, confusas o torpes, pueden estorbar más que ayudar.

Las tablas pueden ser según la situación, la función y la información que contengan: dependiente e independiente.

Estructura de la tabla:

Incorporar solo en la tabla dependiente datos pertinentes.

Incluir solo un dato por casilla.

Poner solo datos homogéneos que se puedan comparar.

Especificar los descriptores o las magnitudes de los datos en la primera franja superior y en la primera columna de la izquierda.

CAPITULO 12

INSTRUCCIONES

Son discursos discretos, silenciosos, eficaces. Si funcionan bien, pasan inadvertidas, pero si fallan provocan desastres y frustraciones., Por tanto, deben ser infalibles, precisas y completas.

Las instrucciones son todos los discursos que ordenan el comportamiento o establecen conductas, con imperativos, perífrasis de obligación, enumeraciones de acciones, listas de hechos, ilustraciones gráficas.

Un tipo particular de instrucciones son los procedimientos, que fijan el funcionamiento de toda una empresa o institución o que regulan una actividad.

Deben ser:

Para todo el mundo.

Completas y precisas.

Adecuadas.

Manejables.

Neutras.

Seguras.

8
8

Cómodas

CAPITULO 13

CORRESPONDENCIA

La correspondencia es un auténtico motor de muchas organizaciones. En un mundo cada vez más competitivo y globalizado, la calidad comunicativa es un valor indispensable.

Hay diversos tipos de respuestas:

La respuesta positiva se da al inicio, así el lector lo lee enseguida.

La respuesta negativa va al final después de justificarlo. Porque si se pone al principio el lector puede molestarse y suspender la lectura de la carta, sin llegar a entender el porqué de la negativa.

Hay que tratar siempre al lector con cordialidad, al margen del contenido.

Es mala política buscar la dilación premeditada para decir no, al contrario hay que responder todas las peticiones con prontitud, al margen del mensaje.

La correspondencia persuasiva es la más difícil porque no hay relación previa con el lector. Éste no espera ni desea nada de nuestro escrito.

Para finalizar La escritura, la ortografía y el lenguaje utilizado es la carta de presentación de quien escribe. El texto hace deja una gran enseñanza, consiste en ampliar nuestra comunidad lectora, Cassany muestra su gran preocupación por la falta de lectura y escritura que se presenta tanto en la escuela, en la universidad como en la vida laboral y no es para menos. Si nos podemos a pensar en cuántos libros leemos mensualmente, estoy casi segura que nos sobran casi todos los dedos de las manos contando esta cantidad.

Realmente en nuestra sociedad hay falta de lectura y esto genera una dificultad evidente no sólo en la forma de redactar sino además en la ortografía que utilizamos.

Desafortunadamente en el entorno en el que nos desenvolvemos hay una gran cantidad de errores idiomáticos y ortográficos cometidos por todos las áreas

9
9

ya sean comerciales, industriales, mecánicas, de educación. Entonces la pregunta que debería surgirnos es: ¿qué hacer para mejorar esta situación?

La respuesta la tiene afilando el lapicero, Cassany nos muestra una lista innumerable de las técnicas y estructuras que nos conviene utilizar para mejorar nuestra redacción y que quienes lean nuestros escritos se sientan a gusto y tomen ese hábito, es decir, que no sólo lean porque les toca (como muchos de nosotros hacemos la mayoría de las veces) sino que lean por gusto, ya sea por gusto a la forma de escribir del autor o del tema.

Pero qué sería de un libro con un tema interesante sin un autor interesante. He ahí la gran sugerencia que Cassany nos hace, indicando que es necesario ser un muy buen escritor y tomar un tema interesante, con estas dos características podemos garantizar un texto ameno y con muchos lectores.

Así pues, la invitación que nos hace afilando el lapicero es a concientizarnos y a concientizar a la sociedad, como docentes que somos, de tal manera que la lectura se convierta en un hábito más que en una necesidad o una obligación, además que no nos limitemos a leer, que hagamos el ejercicio de escribir, de redactar, de corregir nuestros errores para lograr textos adecuados y que despierten gran interés general.

10
10