Sei sulla pagina 1di 6

CURSO DE INGRESO MODULO DE ORIENTACION VOCACIONAL 2012

ARQUITECTURA O ARQUITECTURAS? ALGUNAS DEFINICIONES

CURSO DE INGRESO MODULO DE ORIENTACION VOCACIONAL 2012 ARQUITECTURA O ARQUITECTURAS? ALGUNAS DEFINICIONES
CURSO DE INGRESO MODULO DE ORIENTACION VOCACIONAL 2012 ARQUITECTURA O ARQUITECTURAS? ALGUNAS DEFINICIONES
CURSO DE INGRESO MODULO DE ORIENTACION VOCACIONAL 2012 ARQUITECTURA O ARQUITECTURAS? ALGUNAS DEFINICIONES
CURSO DE INGRESO MODULO DE ORIENTACION VOCACIONAL 2012 ARQUITECTURA O ARQUITECTURAS? ALGUNAS DEFINICIONES
CURSO DE INGRESO MODULO DE ORIENTACION VOCACIONAL 2012 ARQUITECTURA O ARQUITECTURAS? ALGUNAS DEFINICIONES

"La Arquitectura es una ciencia adornada de otras muchas disciplinas y conocimientos, por el juicio de la cual pasan las obras de las otras artes. Es práctica y teórica. La práctica es una continúa y expedita frecuentación del uso, ejecutada con las manos, sobre la materia correspondiente á lo que se desea formar. La teórica es la que sabe explicar y demostrar con la sutileza y leyes de la proporción, las obras ejecutadas" (del Lib. I, Cáp. I) "Estos edificios deben construirse con atención á la firmeza, comodidad y hermosura, Serán firmes cuando se profundizaren las zanjas hasta hallar un terreno sólido: y cuando se eligieren con atención y sin escasez los materiales de toda especie. La utilidad se conseguirá con la oportuna situación de las partes, de modo que no haya impedimento en el uso; y por la correspondiente colocación de cada una de ellas hacia su aspecto celeste que más le convenga. Y la hermosura, cuando el aspecto de la obra fuera agradable y de buen gusto; y sus miembros arreglados a la simetría de

sus dimensiones"

Vitruvio Marco: De Architectura, I a.C. Trad. de Ortiz y Sanz, 1787 del Lib. I, Cáp. III.

" el arquitecto (architectore) será aquel que con un método y un procedimiento

determinados y dignos de admiración haya estudiado el modo de proyectar en teoría y también de llevar a cabo en la práctica cualquier obra que, a partir del desplazamiento de los

pesos y la unión y el ensamble de los cuerpos, se adecue, de una forma hermosísima, a las

necesidades más propias de los seres humanos" (del Proemio). "El arte de la construcción en

su totalidad se compone del trazado y su materialización (

escrito determinada y uniforme, concebida en abstracto, realizada a base de líneas y ángulos y

llevada a término por una mente y una inteligencia culta"

)

el trazado será una puesta por

Alberti León Battista: De Re Aedificatoria, 1452. del Lib. I, Cáp. I.

"Tan aquí estoy parada antes de ti arquitectura orgánica de predicación: declarando arquitectura orgánica para ser el ideal moderno y la enseñanza tan muy necesarios si debemos ver el conjunto de vida, y ahora para servir el conjunto de vida, no llevando a cabo ninguna tradición esencial para la gran tradición. Ni acariciar cualquier forma preconcebida que fija sobre nosotros más allá de, presente o futuro, sino que por el contrario exalta las leyes simples del sentido común o de la super-sensación si tu prefieres al determinar la forma por la naturaleza de materiales". F. L. Wright : Organic Architecture, 1939

“La Arquitectura está más allá de los hechos utilitarios. La Arquitectura es un hecho plástico.

[

significado y su tarea no es sólo reflejar la construcción y absorber una función, si por función se entiende la de la utilidad pura y simple, la del confort y la elegancia práctica. La arquitectura es arte en su sentido más elevado, es orden matemático, es teoría pura, armonía completa gracias a la exacta proporción de todas las relaciones: ésta es la «función» de la Arquitectura-“. Le Corbusier :Vers une Architecture, 1923

]

La Arquitectura es el juego sabio, correcto, magnífico de los volúmenes bajo la luz. [

]

Su

"La arquitectura es un acto de voluntad consciente: hacer arquitectura exponer en orden funciones y objetos. Ocupar el espacio con edificios y caminos. Crear tanto los recintos para abrigar al hombre, como las comunicaciones útiles para encontrarse. Actuar sobre nuestro espíritu por la capacidad de dar soluciones, sobre nuestros sentidos por las formas propuestas a nuestros ojos y por las distancias impuestas a nuestra marcha. Emocionar por el juego de percepciones a las cuales somos sensibles y de las que no podemos sustraernos. Espacios, distancias y formas; espacios interiores y formas interiores; recorridos interiores; formas y espacios exteriores (cantidades, pesos, distancias, atmósferas); es con todo esto que actuamos. Tales son los hechos que hay que considerar".

Le Corbusier: Tercera conferencia, de las diez que pronuncia en Buenos Aires en Octubre de 1929

"La casa debe agradar a todos, a diferencia de la obra de arte que no tiene por qué gustar a nadie. La obra de arte es un asunto privado del artista. La casa no lo es. La obra de arte se sitúa en el mundo sin que exista exigencia alguna que la obligase a nacer. La casa cubre una

exigencia. (

casa no tiene nada que ver con el arte y que la arquitectura no debiera contarse entre las artes? Así es. Sólo una parte, muy pequeña, de la arquitectura corresponde al dominio del arte: el monumento funerario y el conmemorativo. Todo lo demás, todo lo que tiene una finalidad hay

que excluirlo del imperio del arte".

Loos Adolf:"Arquitectura", 1910

)

La obra de arte es revolucionaria, la casa es conservadora. (

)

¿no será que la

Desde el punto de vista del político, la arquitectura es el resultado, bueno o malo según la postura del propio político, del uso que el poder hizo en un determinado período del territorio y de las actuaciones sobre él Vista con el ojo del historiador, la arquitectura es también la documentación de las capacidades de una cultura para representarse a sí misma. Examinada con la óptica selectiva del historiador del arte, la arquitectura es, sobre todo, una de las manifestaciones del genio artístico de quien trabajó mejor que otros en un determinado período. Al crítico le interesan las realizaciones en sus valoraciones relativas, independientemente o casi de los procedimientos empleados y de la historia de su proceso proyectual y su campo de interés abarca, junto con las figuras de los grandes arquitectos responsables de aquellos "monumentos", la evolución y la sucesión de las distintas escuelas y movimientos. Vivida en primera persona por quien es arquitecto o lo esté siendo, la arquitectura debería interesar, además de por lo dicho hasta aquí, como el resultado de una actividad natural del hombre que trata de proceder a humanizar el espacio natural con los medios que la cultura a que pertenece pone a su disposición. Operación que las culturas más evolucionadas y articuladas han llevado a cabo sirviéndose, según los casos, de particulares figuras profesionales: artesanos, maestros de obras vinculados a un grupo especializado y organizado, funcionarios de corte o de la administración pública, artistas, profesionales, empleados. En cualquier caso todos ellos siempre tuvieron algo en común: el oficio.” Ludovico Quaroni: La arquitectura como oficio.

“Los jóvenes acuden a la universidad, quieren ser arquitectos o arquitectas, quieren averiguar

si poseen las cualidades para ello. ¿Qué es lo primero que se les transmite? Lo primero que se

les ha de explicar es que no se encontrarán con ningún maestro que plantee preguntas ante las cuales él sepa de antemano la respuesta. Hacer arquitectura significa plantearse uno mismo preguntas, significa hallar, con el apoyo de los profesores, una respuesta propia mediante una serie de aproximaciones y movimientos circulares. Una y otra vez. La fuerza de un buen proyecto reside en nosotros mismos y en nuestra capacidad de percibir el mundo con sentimiento y razón. Un buen proyecto arquitectónico es sensorial. Un buen proyecto arquitectónico es racional. Antes de conocer siquiera la palabra arquitectura, todos nosotros ya la hemos vivido. Las raíces de nuestra comprensión de la arquitectura residen en nuestras primeras experiencias

arquitectónicas: nuestra habitación, nuestra casa, nuestra calle, nuestra aldea, nuestra ciudad

y nuestro paisaje son cosas que hemos experimentado antes y que después vamos

comparando con los paisajes. Las ciudades y las casas que se fueron añadiendo a nuestra

experiencia. Las raíces de nuestro entendimiento de la arquitectura están en nuestra infancia, en nuestra juventud: residen en nuestra biografía. Los estudiantes deben aprender a trabajar conscientemente con sus vivencias personales y biográficas de la arquitectura, que son la base de sus proyectos. Los proyectos se abordan de manera que pongan en marcha todo ese proceso. Nos preguntamos qué es lo que entonces nos gustó, nos impresionó, nos conmovió en esa casa, en esa ciudad, y por qué. Cómo estaba dispuesto el espacio, el lugar, qué aspecto tenía, qué olor había en el ambiente, cómo sonaban mis pasos, cómo resonaba mi voz, cómo sentía el suelo bajo mis pies, el picaporte en mi mano, cómo era la luz sobre las fachadas, el brillo de las paredes. ¿Era una sensación de estrechez o de amplitud, de intimidad o vastedad. Pavimentos de listones de madera como ligeras membranas, pesadas masas pétreas, telas suaves, granito pulido, cuero delicado, acero rudo, caoba bruñida, vidrio cristalino, asfalto blando recalentado por el sol, he aquí los materiales de los arquitectos, nuestros materiales. Los conocemos a todos ellos y, sin embargo, no los conocemos. Para proyectar, para inventar arquitecturas, debemos aprender a tratarlos de una forma consciente. Eso es un trabajo de investigación; eso es un trabajo de rememoración. La arquitectura es siempre una materia concreta; no es abstracta, sino concreta. Un proyecto sobre el papel no es arquitectura, sino únicamente una representación más o menos defectuosa de lo que es la arquitectura, comparable con las notas musicales. La música precisa de su ejecución. La arquitectura necesita ser ejecutada. Luego surge su cuerpo, que es siempre algo sensorial. Todos los trabajos del proyecto del primer curso de arquitectura parten de la sensualidad corporal y objetual de las arquitecturas, de su materialidad. Experimentar la arquitectura de una forma concreta, es decir, tocar su cuerpo, ver, oír, oler. Los temas del curso son descubrir esas cualidades y después, saber tratar con ellas conscientemente. En todos los ejercicios se trabaja con materiales reales, se apunta siempre, y de una forma directa, a objetos concretos, cosas e instalaciones hechas de materiales reales (barro, piedra, cobre, acero, fieltro, tela, madera, yeso, ladrillo, etc.). No hay maquetas de cartón. Lo que se debe producir no son, en absoluto, "maquetas", en su sentido habitual, sino objetos concretos, trabajos plásticos a una determinada escala. Incluso el dibujo (el planos a escala debe partir siempre de un objeto concreto (aquí el orden habitual en la práctica arquitectónica –idea, plano, modelo, objeto concreto- se invierte). Primero se crean los objetos concretos y más tarde se dibujan a escala. E incluso la comprensión de las distintas dimensiones de la escala en la arquitectura se estudia en objetos concretos (por ejemplo, tomando medidas de una sección transversal o longitudinal de un trazado viario, dibujos detallados de un espacio interior existente, etc.) Llevamos en nuestro interior imágenes de las arquitecturas que nos han ido configurando, y podemos hacer revivir estas imágenes en nuestro espíritu y hacerles preguntas, pero de todo esto no surge aún un nuevo proyecto, ninguna nueva arquitectura. Todo proyecto ansía tener imágenes nuevas, nuestras "viejas" imágenes únicamente nos pueden ayudar a encontrar las nuevas. Pensar en imágenes al proyectar algo, entraña siempre pensar en la totalidad. Pues, por su naturaleza, la imagen muestra siempre la estructura total del sector de la realidad imaginada objeto de consideración, como, por ejemplo, la pared y el suelo, el techo y los materiales, la atmósfera luminosa y la tonalidad de un espacio. E incluso, igual que en el cine, vemos todos los detalles en la transición del suelo a la pared y de la pared a la ventana. Es evidente que, con frecuencia, estos elementos no están ahí al comenzar un proyecto, cuando intentamos hacernos una imagen del objeto que estamos pensando. La mayor parte de las veces, la imagen es incompleta al comienzo del proceso del proyecto, de modo que nos esforzamos por volver a concebir y clarificar una y otra vez el tema de nuestro proyecto, a fin de que las partes que faltan encajen en nuestra imagen. O, dicho de otro modo: proyectamos. La clara y concreta perceptibilidad de las imágenes que nos representamos nos ayuda a hacerlo, a no perdernos en la esterilidad de abstractas hipótesis teóricas, a no perder el contacto con las cualidades de concreción de la arquitectura. Nos ayuda a no enamorarnos de la calidad gráfica de nuestros dibujos y a no confundirla con lo que constituye realmente una cualidad arquitectónica. Producir imágenes interiores es un proceso natural que todos nosotros conocemos. Forma

parte del pensamiento. Un pensamiento asociativo, salvaje, libre, ordenado y sistemático en imágenes, imágenes arquitectónicas, espaciales, en color y sensoriales; he aquí mi definición preferida del proyectar. Me gustaría transmitir a los estudiantes que el método adecuado para proyectar es ese pensar en imágenes.” Peter Zumthor: Enseñar arquitectura, aprender arquitectura. Extracto del libro “Pensar la arquitectura” 1996.

“En el marco de una idea mítica de arte, el oficio (de arquitecto) se entiende como el conjunto de habilidades casi manuales que garantizan un proyecto exclusivamente racional y, por lo tanto, antiartístico. Es como si el propio concepto de oficio reuniese aquellas competencias cuyo ejercicio, por lo conocido y esperable, comprometiera sin remedio la propia esencia singular de la obra de arte. En las escuelas (de arquitectura) casi siempre se trata de impartir talento, no de garantizar oficio: desde hace unos años menudea un tipo de arquitecto singular, sin precedentes en la historia, que responde al programa didáctico asimismo insólito de formar arquitectos con talento pero sin oficio. El desprestigio del oficio al que se asiste desde hace años se debe, a mi juicio, a un doble motivo: por una parte, la inexistencia de un sistema de concepción arquitectónica generalizado en la conciencia de quien proyecta hace difícil pensar en un cuerpo disciplinar más o menos estabilizado; por otra, el grado de excepcionalidad que con progresivo empeño se pide a la arquitectura, la identificación de la genialidad con la extravagancia, choca desde el principio con cualquier noción de oficio en la que apoyarse, aunque no sea mucho más que la observancia de las normas más elementales de la buena construcción. La anomalía tiene su origen en una idea falsa de la práctica artística, asociada por lo común a un soplo de genio casi sobrenatural que ennoblece una conducta guiada por las normas de una hipotética razón común. Pero la práctica del proyecto es una actividad orientada a la concepción de objetos, ordenados según criterios que, sin ceñirse sólo a lo visual, tienen en la visualidad su vía específica de acceso y su categoría estética determinante. Desde esta perspectiva, que reconoce la naturaleza específica del acto de proyectar como caso particular del pensamiento visual, la descripción del marco de la concepción arquitectónica es irreductible a un planteamiento dicotómico como el que encierra la oposición oficio/talento. Con una idea inclusiva de oficio -inseparable del talento e indispensable para la creación auténtica-, no haría falta adornar la simple competencia con atributos excelsos; de ese modo, sería más fácil distinguir al creador del gerente, al arquitecto del publicista. “ Piñón Helio: Artesanos y creadores.

Bibliografía

Alberti León Battista ;De Redificatoria, 1452. del Lib. I, Cáp. I.

Quaroni Ludovico. Proyectar un edificio. Ocho lecciones de arquitectura. Madrid, Xarait

1929.

Loos Adolf.”Arquitectura", 1910

Ediciones, 1980. ISBN 84-85434-09-9. Pág. 15. Título original: Proggettare un edificio. Otto lezioni di architettura. Milano, Gabriele Mazzotta editore, 1977. Le Corbusier -Vers une Architecture-, 1923

Le Corbusier .tercera conferencia, de las diez que pronuncia en Buenos Aires en Octubre de

Piñón Helio. Curso básico de proyecto. Barcelona, UPC, 1998. ISBN 84-8301-256-. Pág. 54.

Zumthor Peter: Enseñar arquitectura, aprender arquitectura. Extracto del libro “Pensar la arquitectura” 1996.

Vitruvio Marco .De Architectura, I a.C. Trad. de Ortiz y Sanz, 1787 del Lib. I, Cáp. III F. L. Wright, Organic Architecture, 1939 http://arquitecturamashistoria.blogspot.com/2009/10/croquis-maestros-de-mexico-buenos- aires.html http://www.google.com.ar/imgres?imgurl=http://bp3.blogger.com/_X9uQOPu_oJU/Rwyf6j8 Pv9I/AAAAAAAABIs/9gQlms8h8dg/s400/E-Zemborain-Croquis Maestros: Bellucci nos presenta a Zemborain y a Minond