Sei sulla pagina 1di 11

EIABC

de la investigación literaria _~

_

De la fJ10l1ogranaa la tesis de grado

MARíA

DE LOURDES LÓPEZ A LCARAZ GRACIELA MARTíNEZ-ZALCE

PRIMERA EDICiÓN

EDITORIAL ESFINGE, S. DE R. L. DE C.V. Esfuerzo 18-A Col. Industrial Atoto Naucalpan, Estado de México

2008

/

Indice

Introducción

EL OBJETO DE ESTUDIO

11

19

la selección del te~J1a

20

Delimitllción del tema

23

Condicionantes intelectuales

24

Condicionantes académicas

25

Condicionantes emocionales

26

Otras condicionantes

27

Alcances

del trabajo

"""'''''' 28

Una

monografia

3 O

Trabajos

recepcionales

3J

Las tesis

de grado

32

forW1lAlaciól1 del proyecto de iVluestigaciól1

33

Dinámica de acercamiento

34

El problema de investigación

36

Planteamiento de objetivos

37

Corpus hipotético

38

Justificación

40

EL OBJETO TEÓRICO

43

Marcos teóricos

44

Del wlétodo a la metodología

,

47

Campos WllAltidisciplil1arios

50

Literatura

y medios de comunicación

51

Productos culturales

52

INVESTIGACIÓN

DOCUMENTAL

55

Disef10 de la estrate9ia de bClsqueda

56

La búsqueda tradiciona!

56

Nuevas tecnologías

59

La elaboraciól1 de! fichero: dos posibilidades

66

La tradicional literaria

67

Fichas bibliográficas

69

Fichas hemerográficas

70

Fichas

de otras fuentes

70

Importado de las ciencias sociales:

El manual de Chicago

72

Los paréntesis en el texto y la referencia completa

73

Rf9istro ~ ordel1aciól1 de materiales

"

75

Las fichas de trabajo

76

Control de fuentes

79

El fichero en disco duro y "disco blando "

82

El crol109rama

82

REDACCIÓN

EsqueW1a tel1tativo El nl1 de la ficha

~ e! pril1cipio de la redacciól1

forwtatos

Para tesinas

. El informe o memoria de trabajo profesional Para reporte de servicio social

De trabajos monográficos

y tesis

Aparato crítico

87

87

88

91

9J

94

96

¡O¡

101

CONCLUSIÓ

El recetatio

los j

ApÉNDICE

A

IJ/,VYOL,n

a)

b)

c)

d)

e) De

f) De

g) De

CONCLUSIÓN

1°9

·

56

El recetArio

109

56

los implewlel1tos

112

59

~'Sibilid,it:{eS

66

67

69

70

ApÉND/CE

115

70

 

A. SUgerel1ciAs biblio9ráflcAs ··.·

115

 

72

a)

Diccionarios

//5

 

6)

Ensayos criticos de autores mexicanos

//6

 

75

c) Historias de /0 literatura

120

 

d)

Teorias

/20

 

76

e) De apoyo metodológico

122

79

f) De estudios culturales

122

-C;,KO oiando "

82

g)

De cine y literatura

/24

~_

82

B. BAI1CO de dAtos el1 CD- ROM ~ eI1 Ill1eA

125

 

C. RevistAS especiAliZAdAS el1 México

125

 

,

.

~

87

,u ~l redCtcciól1

88

1---

_

91

 

91

_

 

94

• ;;:::xJIO profesional

96

s:c.~

10/

101

_

Introducdón

C uando Marshall MacLuhann, imaginando la aldea global que hoyes una realidad, predijo el fin del libro, tal vez nun- ca creyó que al iniciar el siglo XXI todavía habría incautos

que quisieran estudiar letras. En una sociedad que cada vez lee menos y más tecnificada, donde las disciplinas humanísticas parecen abandonadas, ¿tiene

sentido escribir sobre la investigación literaria? Más aún, ¿cuál es el propósito de una obra como ésta, cuando algunas universidades promueven la titulación por promedio, por ejemplo? Al responder

a las preguntas anteriores podremos entender que la labor empren-

dida se satisfará, inicialmente, aceptando la consecuente razón de

ser del presente libro, esto es, para qué se ha escrito. Si bien el mundo de la sobrevaloración tecnológica y los apremios

de las necesidades científicas han renegado --no sólo injusta, sino pe-

ligrosamente, a nuestra manera de ver- de las humanidades,

cuestiones afloran en la vida diaria que nos permiten pensar que la investigación sobre literatura ocupa el espacio, la atención y el trabajo de muchísimas personas, más de las que imaginamos y, sobre todo, de aquéllas con las que quisiéramos contar en un futuro. Empezaremos a revisar los tres campos más importantes para

varias

el

ejercicio profesional de la literatura: l. docencia, 2. investigación

y

3. creación literaria. La literatura en México es disciplina de estudio necesaria por su

ubicación como materia obligatoria en la enseñanza media superior

y por la especialización que ofrece en las licenciaturas y estudios de posgrado en la mayor parte de las universidades nacionales. Entonces, el docente en primer lugar -por su mayor cantidad-,

y el investigador después -por su menor número y su especialidad

profesional- son los más interesados en la investigación literaria.

Mucho se insiste en la necesidad de que el docente haga investi- gación. Todos hemos sufrido durante nuestra instrucción ~aunque sea orimaria- del cansancio de un maestro que repite como perico ::::12. ección consabida y que ya ha sido rebasada en sus contenidos ~:cxlos de información.

En los niveles universitarios, la verdadera excelencia se logra sólo

a través de lo que el profesor va investigando durante su carrera

magisterial y que se proyecta, sin duda, en mejores exposiciones, mayor seguridad y variedad en su repertorio, en una cada vez más alta calidad en sus clases. El investigador, por la esencia de su labor, requiere cada día de más información que logre sistematizar, clasificar y tener al alcan- ce de manera rápida y precisa. La crítica literaria y cultural es uno de los productos más conocidos de quienes hacen investigación; la difusión de la literatura es otra de las vertientes importantes. Para el creador, el escritor literario, la investigación es virtual- mente uno de sus instrumentos cotidianos. Sabemos que los gran- des genios de la literatura, cada vez con mayor sinceridad, confiesan que su trabajo es disciplina, lectura, conocimiento y reconocimiento

de sus fuentes e influencias. Un novelista ya no es un genio tocado por la inspiración; es un personaje de la vida "real" que requiere de la capacidad creadora, aunque también, desde luego, de anotaciones, consultas, computadora. Muchísimos escritores son egresados de las aulas universitarias, algunos de ellos cursaron licenciaturas en literatura; para los docen- tes y para los investigadores, que son letrólogos, haber egresado de la carrera en cuestión, o haberse especializado en la materia estudiando un posgrado, es casi requisito sine qua non. Ellos han

sido, como alumnos, los primeros que necesitan

aprender; practicar

y llegar a dominar la investigación que después llevarán a cabo día

con día como maestros, como investigadores y, ojalá, como escri- tores de ficción O de ensayo. Debemos referirnos, desde luego, al famoso ámbito de la vo- cación. Claro que muchos de los estudiantes de letras creen que jamás aceptarán ser las ratas de biblioteca que hacen investigación por el resto de sus días. Muchos saben que, definitivamente, no están dispuestos a morir como faquires. No pretendemos dirigirnos sólo a aquellas almas predestinadas a las larguísimas horas sedentes frente al libro.Todo profesional--en cualquier disciplina- hace o debería hacer investigación. A través de los esfuerzos curriculares en las licenciaturas en le- tras, generalmente reconocemos que las áreas teóricas, lingüísticas, históricas, de crítica, etc., cuentan con muy firmes estructuras. Pero después, al llegar a los semestres finales de licenciatura (y también de posgrado) empieza a aflorar el temor por nuestras incapacidades

para reunir y sistematizar beantes cuando intentamos de aquellas asignaturas que

de materias, pero que v

'u ""

a

veces, hasta i

el

firme paso que permite

repetir de la misma manera.

: es simultánea al miedo

titulación; obtención del ce un verbo que parece no Es entonces cuando materias que consideramos coso o menguado, de ce. singular: "yo investigo" .

Cuando estamos ante la

'estigar sobre literatura se ¿Alrededor del

~JlGAR?

-.o es VERDADERO? Se nos

escribiendo meras

~muy

bien escrito, pero

;

k

.a investigación será el

znoas tendrán como fin y

En cambio, las ciencias

las

le =westigaciór, sistemática,

::parentemente "todo se

e precisamente la

esotras sabemos que la in' :.ra ;"órmula creativa, pero

~ática

y controlada.

CJarticipando en talleres y

ersitario, los estudiosos

de

::i'OS métodos de la ,'"1\I<>~TorT"~'

?-"Gera excelencia se logra sólo ¡;ro estigando durante su carrera r; =_Ga en mejores exposiciones, _ R?CLOriO, en una cada vez más

lGe 5:" labor, requiere cada día de "-::0.- zar clasificar y tener al alcan-

y cultural es uno

; ce cuienes hacen investigación; raoe as vertientes importantes. er-:=.:-;:) la investigación es virtual- t;:::::x:l24IOS. Sabemos que los gran-

~ :::.::n mayor sinceridad, confiesan

IC- :::Q.-.ocimiento y reconocimiento

:c. ::-":

caliteraria

OC".'C~s;:a va no es un genio tocado ~ ¡:e.2. "~ "real" que requiere de la p:~ cesde luego, de anotaciones,

rresecos de las aulas universitarias, ~:; en literatura; para los docen- ee seo letrólogos, haber egresado berse especializado en la materia t~_;]sito sine qua non. Ellos han r ;xe necesitan aprender, practicar E.'!i "=- después llevarán a cabo día ¿s5adores y, ojalá, como escri-

e

_~~::: al famoso ámbito de la vo-

letras creen que

s ;:s:·

!diantesde

b- oteca que hacen investigación

- saoen que, definitivamente, no

f-"""_res. '\lo pretendemos dirigirnos

P=s::

e-, ----

as

larguÍsimas horas sedentes

cualquier disciplina- hace o

b:;.;.¡ares en las licenciaturas en le- f'::~las áreas teóricas, lingüísticas, iC ':0 muy firmes estructuras. Pero

F. =-:ales de

licenciatura (y también

temor por nuestras incapacidades

para reunir y sistematizar los conocimientos; nos sentimos titu- beantes cuando intentamos integrar las informaciones parciales

de aquellas asignaturas que tan bien se veían juntas en las tiras Ce materias, pero que después nos parecen separadas, lejanas y,

a

veces, hasta incongruentes. El conocimiento se rehúsa a dar

el

firme paso que permite decir "lo sé más o menos" y lo puedo

repetir de la misma manera. La conciencia de la ignorancia brota

J es simultánea al miedo súbito que una sola palabra impone:

titulación; obtención del grado; o sea, lograr el resultado tangible

de un verbo que parece no sabemos conjugar: investigar. Es entonces cuando principian las urgencias de acopio de las materias que consideramos salvadoras. Se revisa el arsenal, cuan- tieso o menguado, de asignaturas y se intenta la primera persona del singular: "yo investigo" . Cuando estamos ante la decisión o la imperiosa necesidad de

investigar sobre literatura se presenta otro acoso emocional. ¿IN- :ESTIGAR? ¿Alrededor del mundo de la FICCiÓN? ¿Sobre lo que no es VERDADERO?Se nos suele conceder la posibilidad de seguir

escribiendo meras subjetividades

vez muy bien escrito, pero

de la investigación será el resultado del objeto de la misma y así ambas tendrán como fin y principio la vaguedad.

algún documento, un ensayo tal

; regularmente se cree que el producto

En cambio, las ciencias

las técnicas incluso permiten un campo

de investigación sistemática, controlada, empírica. En la literatura aparentemente "todo se puede"; se le llega a hacer la concesión de que precisamente la "vaguedad" que aparentemente la caracteriza es uno de sus atractivos.

Nosotras sabemos que la investigación sobre literatura es, sí. una viva fórmula creativa, pero que también es una disciplina crítica, sistemática y controlada. Participando en talleres y seminarios de investigación a nivel

universitario, los estudiosos

gunos métodos de la investigación en ciencias sociales, pues ésta es un área de las más afines. Practicamos a veces osadamente hasta algunos ejercicios propios de los científicos y nos apropiamos de dinámicas características de otras disciplinas. En esta búsqueda de método encontramos buenos, magníficos y malos libros que orientan sobre técnicas de investigación, redacción de documentos, etc., pero sus apoyos no resultan los más adecua-

de la literatura vamos aprendiendo al-

dos para nuestras formulaciones específicas: tampoco es usual que alguien preocupado en especial por las prácticas literarias nos ayude en la investigación concreta de la literatura. Ésta ha sido nuestra experiencia, en nuestros días de alumnas (que afortunadamente continúan y confiamos en que se perpetúen por los siglos de los siglos). Por nuestra necesidad cotidiana, y de muchos compañeros profesores, hemos buscado un apoyo impreso que reunie-

ra lobásico e imprescindible:un librosin solemnes vericuetos, facilón y

orientador que saque de las dudas existenciales a nuestros agobiados alumnos que se inician por los rumbos de la investigación. Debido a lo anterior; como apoyo para el incipiente investigador y para el humildemente avezado se ha elaborado el presente libro. Por otra parte, las necesidades interdisciplinarias son cada vez más patentes en el ejercicio de variadas profesiones. Así como antes se mencionó cómo los estudiosos de la literatura recurren

a los manuales de ciencias sociales, podemos también creer en la

posibilidad de que este libro sea conveniente para apoyar ciertas fases del proceso de investigación en general. Y que, siendo especí- fico para la investigación de temas literarios, permita su aplicación en áreas afines a las mejores muestras de la producción literaria, a algunos géneros de creación que nos son comunes o virtualmente admirados como el periodismo, el cine, la historia, la pedagogía, etc., disciplinas todas donde la comunicación y la expresión verbal

son cada vez más importantes. Así pues, también como apoyo para los investigadores en temas afines se ha escrito este libro. Una vez que hemos perfilado a nuestro lector en potencia, se

impone de inmediato definir algunas de las características de estilo

y tono de este texto: agilidad. resoluciones de utilidad cotidiana y

lenguaje coloquial con la finalidad de que quien lo lea encuentre rápida y llanamente su utilidad. Las páginas que lo comprenden intentan llevar al investigador in- cipiente por los problemas concretos con los que se encuentra cada día. Los investigadores autodidactas, al igual que los alumnos de la

licenciatura, y aun los de posgrado. en ocasiones fallan al desaprove- char los escasos momentos que pueden dedicar a la investigación por hechos tan simples como no recordar la ayuda de una buena

ficha de trabajo.

a veces no son requeridos por sentir que pertenecen a mun-

dos demasiado lejanos a los literarios. Las consultas se enredan

Los instrumentos modernos de la computación

~ se trata de diferencraí -.a.es interpretaciones os decir algunas as concretamente, '::':_"lOS en que la lectura desperdiciado.

1

:x:as sus etapas y por eso. sigue -por fuerza- a puede alterarse sino ::::lOCa de la investigación, se - hay enroques y, sobre furma, la presentación

o1ar pero, desde su leer

dad que el proceso

de ca.

- ~ =anejo no debe ser ríg zaoas en que el camino de dos elementos irnprescr- """'UeStrotrabajo empieza üi revisión del objeto de esoecial cuidado y por ello ro de resumir en él cuesc no para determinar el ta intervienen factores de d :nvestigador pondere. 0L.e debe regir toda' 3.:.CeSO al primer

~~comome:t~jok~d campos interdisciplinarios bibliográficasque cons .a. vez no sean muy acces, z.~el capítulo "lnvestigao

~ cuestiones básicas rete 5eneral proponiendo acc

Jaal1 en los primeros pasos

c pales instrumentos de

:OOsideramos de fundar- Gdacción. Esta convenc nación literaria, sino de

esceoricas: tampoco es usual que ¿s orácticas literarias nos ayude

teratura.

a nuestros días de alumnas (que - ::''":'05 en que se perpetúen por los - ecesidad cotidiana, y de muchos ~-'"'un apoyo impreso que reunie-

_ s¡¡- solemnes vericuetos, facilón y existeociaes a nuestros agobiados

iCes de la investigación.

-= Y-Lo. el incipiente investigador y - -¿ c: aborado el presente libro. - -:¿~disciplinarias son cada vez =-~,,-oasprofesiones. Así como

_- ':5,")S de la literatura recurren es cedemos también creer en la =.:- eruente para apoyar ciertas

e: ;¿-.eraL Y que, siendo especí- -:;: :¿~c.nos, permita su aplicación -:::-::5 de la producción literaria, a

- -5 3;)'1 comunes o virtualmente

¿ :::""'ela historia, la pedagogía, :::m-: cación y la expresión verbal

-= ::c:?-Ios investigadores en temas

- =- - ~¿stro lector en potencia, se

:::_s ce las características de estilo

~-s.: .ic-ones de utilidad cotidiana y r: ce que quien lo lea encuentre

p?"" ,:.eman llevar a! investigador in- h::::; con los que se encuentra cada 3S. a! igual que los alumnos de la en ocasiones fallan a! desaprove-

~ =_eden dedicar a la investigación _ -ecordar la ayuda de una buena e:::::5 modernos de la computación 'IC- sentir que pertenecen a rnun- :¿-Ci"ÍOS. Las consultas se enredan

cuando se trata de diferenciar una teoría de un método o de las personales interpretaciones metodológicas. De todo esto pre- tendemos decir algunas palabras. Más concretamente, ¿para qué puede servir este texto? Confiamos en que la lectura hasta estos renglones no haya sido tiempo desperdiciado. Procuraremos ser más explícitas. La obra tiene como finalidad apoyar la labor de la investigación en todas sus etapas y por eso, aun cuando la presentación del capi- tulado sigue -por fuerza- un orden, el establecimiento del mismo no sólo puede alterarse sino que, de hecho conforme con la misma práctica de la investigación, se cambia el orden del proceso, en oca- siones hay enroques y, sobre todo, acciones simultáneas constantes. De tal forma, la presentación del libro ha debido acatar una sucesión capitular pero, desde su lectura inicial, los temas se prestan a la

;:}exibilidadque el proceso de cada proyecto de investigación requie- -e. Su manejo no debe ser rígido. Si así sucede, nos sentiremos ya confiadas en que el camino de la participación del lector, como uno oe los dos elementos imprescindibles de toda lectura, ha principiado

'así

nuestro trabajo empieza a cobrar su razón de ser:

La revisión del objeto de estudio o tema de investigación requiere

de especia! cuidado y por ello le dedicamos el capítulo primero con el :::ropósitode resumir en él cuestiones de diversa índole que obstruyen e. camino para determinar el tema de nuestro interés. En estos obs- :áculos intervienen factores de muy disitintos orígenes que conviene

~

el investigador pondere. Se trabaja con especial interés sobre la

5

ia

que debe regir toda investigación y se determinan

distintas formas

oe acceso a! primer planteamiento o esquema de trabajo.

S., el siguiente capítulo, "Elobjeto teórico" , se revisan lascuestiones

.z

oteóricas

como metodológicas espedficas de losestudios literarios

recampos interdisciplinariosafines o muy cercanos. Incluimos suge-

-a-cas bibliográficasque consideramos de especia! utilidad a pesar de

- • 'eZ no sean muy accesibles, más que en bibliotecas. =. el capítulo "Investigación documental" nos abocamos a re- ceestiones básicas referidas a la investigación documental <L. oroponiendo acciones y ejercicios útiles y simples que er .os primeros pasos del proceso. Se recuerdan también los .: "'-'strumentos de toda investigación en su fase inicial.

importancia el capítulo referido a

::-sderarnos de fundamental

Esta convencida opinión no proviene sólo de nuestra terana. sino de los requerimientos imprescindibles de

todas las áreas profesionales por una adecuada utilización de las más primarias normas cultas en el manejo de nuestra lengua y en los materiales, formatos y exposiciones de la labor investigativa. En la parte final-dudamos si considerarla la más útil o profun- damente subjetiva y comprometedora- presentamos un recetario de qué hacer y no hacer en la investigación en general. Son todas aquellas vergüenzas propias y ajenas que hemos sufrido y que qui- siéramos evitar, o al menos no repetir para evitar que se conviertan en vicio. Para todo lector que se ubique en cualquiera de los casos antes señalados se ha elaborado este libro. Como puede desprenderse de esta somera relación de contenidos, sólo el capítulo referido a! objeto teórico pertenece de manera concre-

ta y absoluta al campo de la literatura y a losobjetos interdisciplinarios más cercanos a éste, por lo que insistimos en la posibilidadde que la presente obra puede ser útil para investigaciones variadas entre las disciplinas humanísticas y sociales. Todos los ejemplos que se utilizan

en el resto de los capítulos pertenecen será facil hallar sus paralelos en otras

Esperamos que, efectivamente, puedan encontrarse cuestiones de interés general que apoyen a los investigadores en áreas afines y que para quienes trabajan en literatura sean de particular interés. Especial mención hacemos del método que sugerimos a todos quienes inician la apasionante labor de la investigación y muy prin- cipalmente a quienes sigan nuestras páginas: PREGUNTAR. Este libro se ha redactado a base de preguntas porque así es como investiga- mos. Haciendo a un lado el hecho de que a las autoras les fascina preguntar y preguntar y gozar del azoro por todo lo nuevo, cree- mos que el conocimiento es manantial de bienes y que el binomio conocer-investigar sólo se realiza a través de la utilización de la herramienta fundamental: la pregunta. Un último comentario acerca de nuestra redacción se refiere a cómo fue elaborado el libro y de dos estilos que podrá notar el lector acucioso. Un poco antes mencionamos que cada quien tiene su manera de matar pulgas; de igualforma cada quien tiene su estilo para escribir y así cada una de las dos autoras escribimos de manera diferente. No hemos querido igualar estilos, pensamos que vale la pena que nuestros lectores reconozcan dos formas distintas, pues no ocasiona ningún mal y hasta puede servir como ejemplo para los fines que perseguimos.

también a temas literarios,pero disciplinas.

=.:,~ libro es descendiente gaciones literarias, que ago zegunda, corregida y ::-rr1egozo, pues la buena a-

szrado que no estábamos .:;::::ariosvericuetos de la invesn

~ descarriadas con quienes

-- SIdogratamente sorpresivo ---::as de los que inicialmente ce

:.::x-nación va cubriendo, pase -os objetivos de aquel mar- -:os que teníamos que amplia:

'JUmento para la investigo los métodos y las dinár zaborar varios tipos más de

.:: le

:usunos en nuestro libro p

- alumnos entregan a lo :

zrte de los mismos. Por lo anterior, puesto- eles de enseñanza med

doctorado, este nueve

e or manera la presenta

tras modalidades de tr

universitarios, como eoortes de Práctica ca e capítulo correspor- ~ambién hemos tenid

:::ras disciplinas humar nuestro texto prece

~ialidades.

A falta

o idóneo, la soluci :;.es es fundadamentc - entre todas las áre :t'<jue la investigac -o confiamos piel' -sunque el trecho doctorado pareo- ambos es muy sr '"' 'lO ha llegado, _

:_;2.l1tosmás.

p:~cna adecuada utilización de las

~ el manejo de nuestra lengua y en

11s-e ones de la labor investigativa.

: :onsiderarla la más útil o profun-

_eCora- presentamos un recetario

_\ esúgación en genera\. Son todas

¿-as 3

reoetir para evitar que se conviertan

se

- J este libro. '" esta somera relación de contenidos,

que hemos sufrido y que qUI-

cualquiera de los casos

:biqueen

ce _-

:c;S"co pertenece de manera conc:e- ::--:.rava los objetos interdisciplinanos -.s.srimos en la posibilidadde que la ¿,-c nvestígaciones variadas entr~ las _ »« Todos los ejemplos que se utilizan

_ ~en también a temas literarios,pero

. .c"y¡:e,puedan encontrarse cuestiones a ios investigadores en áreas afine; y k :eratura sean de particular mteres.

es del método que sugerimos a todos _::> labor de la investigación Ymuy pnn-

;'=~5tras páginas: PREGUNTAR

otras disciplinas.

Este libro

¿;Juntas porque así es como Investlga-

t1 -;cho de que a las autoras les fascina

azoro por todo lo nuevo, cree-

,,~del

-~anantial

¡:S-ealizaa través de la utilización de la

'" "'reounta. de nuestra redacción se refiere

ero y de dos estilos que podrá .not~r el tr;:es mencionamos que cada qUien tle~e ce :gual forma cada quien tiene su estilo l ce las dos autoras escribimos de manera -::0 Igualar estilos, pensamos que vale la _ -econoz can dos formas distintas, pues _-iasta puede servir como ejemplo para

de bienes y que el binomio

::;rc:

Este libro es descendiente de uno anterior, el Manual para in- vestigaciones literarias, que agotara tanto su primera edición como la segunda, corregida y aumentada. Las autoras hemos sentido enorme gozo, pues la buena acogida a nuestro texto nos ha de- mostrado que no estábamos ilusionándonos al pensar que en los solitarios vericuetos de la investigación humanística encontraríamos almas descarriadas con quienes compartir algunos ratos del camino. Ha sido gratamente sorpresivo mirar que los puentes son muchos más de los que inicialmente consideramos y que nuestra pequeña aportación va cubriendo, paso a pasito, los fines propuestos. Los objetivos de aquel manual permanecen del todo, pero senti- mos que teníamos que ampliar algunas cuestiones. Este libro es un instrumento para la investigación, por lo cual debemos reconocer que los métodos y las dinámicas de trabajo sugeridos sirven para elaborar varios tipos más de textos que los que inicialmente pro- pusimos en nuestro libro previo, como lo son todos aquellos que los alumnos entregan a lo largo de sus estudios para ir acreditando parte de los mismos. Por lo anterior, puesto que nos dirigimos a los estudiosos en los niveles de enseñanza media, licenciatura, maestría y, osadamente, de doctorado, este nuevo libro incluye un apartado para apoyar de mejor manera la presentación de reportes, trabajos monográficos y otras modalidades de titulación ya bastante usuales en los círcu- los universitarios, como los Informes de Desempeño Profesional o Reportes de Práctica con Tutor, que son tratados en su momento en el capítulo correspondiente. También hemos tenido la suerte de comprobar que estudiosos de otras disciplinas humanísticas experimentaron con fortuna el apoyo de nuestro texto precedente, sin menoscabo de sus particulares especialidades. A falta de una obra que les brindase la seguridad de lo idóneo, la solución confiable la han hallado en nuestro libro, oues es fundadamente correcto pensar que los vasos comunican- tes entre todas las áreas de humanidades son estrechos; así pues, aunque la investigación literaria encabece el título de este nuevo .ibro, confiamos plenamente en su utilidad para áreas afines. Aunque el trecho entre el primer trabajo monográfico y la tesis de doctorado parece inmenso, el sendero que lleva al buen éxito ce ambos es muy similar.Y como el fin del libro, afortunadamente, aun no ha llegado, sirva éste de base para la producción de otros cuantos más.