Sei sulla pagina 1di 119

Nemesio Perón Mirabal. 16 de septiembre de 1942.

Graduado de la Facultad de Medicina Veterinaria, Universidad de La Habana, 1968.

Doctor en Ciencias Veterinarias, 1985. Investigador Titular, 1988.

Su actividad laboral la desarrolló en centros de investigaciones del país, entre ellos, el Instituto de Ciencia Animal, El Centro Nacional de Investigaciones Científicas y el Centro de Investigación para el Mejoramiento Animal (CIMA) en temas de Fisiología Digestiva de Rumiantes, Nutrición y Reproducción Animal, principalmente en la especie que nos ocupa. Director de la Estación Experimental Ovino Caprino y Sub Director del CIMA.

Diseño y realización: Israel de Jesús Zaldívar Pedroso Revisión técnica: Jorge Luis Álvarez Calvo DrC.

Este manual es un paso de avance hacia el logro de una obra más acabada en materia del Ovino Pelibuey. El mismo busca un balance en la información especia- lizada entre especialistas y productores: estamos segu- ro de que en un futuro se pueda lograr un mejor perfeccionamiento en este propósito. La información que lo integra, es parte de los re- sultados y experiencia propia del autor. Se recogen además otras valiosas contribuciones del material que le antecedió, otros especialistas del país y del ámbito internacional, a los cuales se les patentiza el más sin- cero reconocimiento, como cita obligada, ya que las normas editoriales de nuestros Manuales no incluyen las referencias bibliográficas. Estamos seguro que con tus valiosas contribucio- nes y acertadas críticas, podemos mejorar sensiblemen- te nuevas ediciones.

Esta segunda edición fue posible por el financiamiento realizado por los siguientes proyectos de colaboración internacional:

Índice

Introducción

7

Capítulo I.

Principales Razas

11

Capítulo II.

Crecimiento

15

Capítulo III.

Características de la canal

25

Capítulo IV.

Medidas de la productividad

31

Capítulo V.

Prácticas reproductivas

35

Capítulo VI.

El macho en el comportamiento reproductivo del rebaño

49

Capítulo VII. Nutrición. Prácticas alimentarias y manejo

57

Capítulo VIII.Sistemas de producción

79

Capítulo IX.

Cruzamiento

91

Capítulo IX.

Mortalidad de corderos

95

Capítulo X.

Mortalidad en adultos

100

Capítulo XI.

Instalaciones

108

ANEXOS

114

Introducción

Las islas del Caribe, con pocas excepciones, se caracterizan por un clima tropical húmedo de sabana, por altas temperaturas y abundantes lluvias principalmente entre los meses de mayo a noviembre la produc- ción ovina es muy pequeña, aproximadamente entre 2.0 a 2.5 millones de ovinos y donde las razas autóctonas representan un recurso genético importante para el desarrollo de esta especie. En esta región predominan los ovinos de pelo con alta adaptabili- dad a las condiciones ambientales y con buen nivel productivo como es el caso del Pelibuey o alta prolificidad en los ovinos Blackbelly. Las ovejas Blancas de las Isla Vírgenes han tenido una alta contribución a la formación de nuevos genotipos. (Katahdin y St. Croix). La mayor parte de la producción ovina de esta región son pequeños rebaños que se destina fundamentalmente para satisfacer las necesida- des alimentarias y económicas de la familia mediante el consumo de carne y la venta de animales para el mercado, actividades festivas y religiosas. Otra parte está compuesta por productores con mayor nú- mero de animales (mediano y grandes rebaños) y con mayor grado de desarrollo y organización de la producción, que destinan sus animales al mercado, a la industria y como reproductores. En este contexto, la producción ovina en esta región ocupa uno de los últimos lugares en relación con otros tipos de producciones pecua- rias en cuanto a productividad, eficiencia productiva e impacto social y económico.

Limitaciones objetivas del trópico para la producción animal

1. Altas temperatura y humedad relativa

2. Elevada incidencia de enfermedades infecciosas, parasitarias y fungosas

3. Variaciones estaciónales en la disponibilidad de biomasa que obliga a dividir la actividad ganadera en función de la biomasa en dos períodos:

– Período lluvioso (mayo–octubre)

– Período poco lluvioso (noviembre–Abril)

4. Particularidades en los patrones fotosintéticos de los pastos y forra- jes que afectan su valor nutritivo para alimentar rumiantes:

Los pastos tropicales desarrollan la fotosíntesis por la vía metabólica C 4 en tanto los templados por la vía C 3

Transforman el 5 ó 6% de la energía solar en fitomasa y los templados solamente lo hacen del 2 al 3%

Tienen mayor actividad fotosintética por unidad de superficie y mayor eficiencia por lo que tienen mayor crecimiento y pro- ducción de MS/há/año

Los pastos tropicales tienen un solo tipo de célula, menos es- pecializadas, que son menos resistentes al rompimiento mecá- nico y al ataque microbiano

Resisten elevadas temperaturas, mejor conversión la energía lumínica y hacen un mayor aprovechamiento del agua

Tienen igual contenido de celulosa y presentan mayor conteni- do de lignina y hemicelulosa en la pared celular, por ello dismi- nuyen l consumo, incrementan el tiempo de retención y reducen la tasa de degradación

Presentan menor contenido de proteína

Presentan una mayor variación y valor nutritivo dado por la más rápida madurez, lo que incrementa la lignificación de la pared celular

Menor relación hoja tallo

Estas observaciones tienen un carácter objetivo y no fatalista; su conocimiento debe ser punto de partida para minimizar los efectos que puedan ser perjudiciales para la producción, y maximizar los que resul- ten beneficiosos, a los efectos de la explotación más eficiente de la especie. Somos del criterio de que existe posibilidad de producir carne ovina a bajo costo, sin necesidad de invertir grandes recursos aprovechando principalmente las fuentes alimentarias que hay en muchas áreas, así como el impacto que esta producción puede alcanzar en la industria turística, abre nuevas perspectivas con ofertas mucho más competitivas y con posibilidades de ganar cada día mayor espacio en el mercado regional. El ovino puede participar en sistemas integrados de las fincas, es- pecialmente, los sistemas familiares de producción. De esta forma, tiene un destacado protagonismo en otros renglones productivos que se desarrollan al aportar sus excretas y orina como abonos orgánicos, al

alimentarse de desechos de la cocina y las cosechas, mejorar la econo- mía del productor

alimentarse de desechos de la cocina y las cosechas, mejorar la econo- mía del productor o empresario al formar parte de sus ventas y partici- par en la limpieza de importantes cultivos como el café y los cítricos.

La integración de las ovejas a la agricultura entre la finca y la familia tiene entre otras, las ventajas siguientes:

Incremento de la productividad del trabajo y de la subsistencia tra- vés de la diversificación de la producción

Mejora de los ingresos familiares

de la producción – Mejora de los ingresos familiares – Mejora el autoabastecimiento del productor y

Mejora el autoabastecimiento del productor y las comunidades con proteínas de origen animal

Incrementa la productividad y fertilidad de los suelos así como la productividad total del área Utilización intensiva de los recursos locales por medio de la ali- mentación con desechos domésticos y de las cosechas.

Este Manual tiene el propósito de brindarle al productor primario, conocimientos prácticos de manejo alimentario, reproductivo y tecno- lógico, que pueden convertirse en una herramienta muy importante para mejorar la productividad de sus rebaños Pelibuey en las condicio- nes de explotación de esta zona.

CAPÍTULO I. Principales Razas

Un criterio bastante generalizado, es que los ovinos de pelo de la región del Caribe y Centroamérica proceden de los ovinos del África Occidental, principalmente de la zona comprendida entre Angola y Nigeria. Se intro- dujeron durante los siglos XVI y XVII, excepto el Persia Cabeza Negra que llega de Sudáfrica en el año 1868. Sin embargo algunos estudios defien- den el criterio de que los ovinos que dieron origen a las razas indígenas de estos países latinoamericanos procedían de la península Ibérica e Islas Canarias y llegaron a través de los viajes colombinos, aunque hacen la salvedad de que estos animales descendían del África subsahariana. Ello se sustenta por la semejanza que hay entre los ovinos de pelo centroamerica- nos y caribeños y los de tipo Forest y Savanna de la región comprendida entre Angola y Nigeria. Entre las principales razas de ovino de pelo en la zona del Caribe se encuentran: Pelibuey, Blackbelly, Blanco Islas Vír- genes y Persia Cabeza Negra. Los ovinos semejantes al Pelibuey abundan en Venezuela y se co- nocen con el nombre de West - African o Roja Africana y proceden de las Islas del Caribe y Colombia. En este último país se conocen con los nombres de Roja Africana, Pelona o Camura.

Pelibuey

El Pelibuey se encuentra en mayor proporción entre los ovinos de pelo en esta región. En Cuba, se halla el mayor número, aunque abundan en Ni- caragua, República Dominicana y México donde se conocen con el nombre de Tabasco. En una población de ovinos Pelibuey se pueden observar animales con pelaje de dife- rentes colores. Los más abundantes son el cas- taño con una tonalidad clara a otra oscura y el bermejo (rojo). En menor proporción se en- cuentran el blanco, el negro y el castaño con

bermejo (rojo). En menor proporción se en- cuentran el blanco, el negro y el castaño con

el vientre negro muy parecidos al Blackbelly. Algunos autores descri- ben animales que denominan Pinto, son castaños con manchas bien definidas de color blanco o blancos con manchas de color castaño. Hay otras combinaciones de colores, pero en porcentaje insignificante. El Pelibuey manifiesta una gran variabilidad en el tamaño y conforma- ción del cuerpo. Se observan desde el cuerpo pequeño y extremidades cortas hasta los animales de cuerpo alargado y cilíndrico con extremidades más largas y delgadas. Las orejas son cortas y rectas. Por lo regular, la línea dorsal es recta, aunque algunos adoptan una posición ensillada. La conformación de los machos tiende a ser superior a las hem- bras, aunque en condiciones adecuadas de alimentación, estas di- ferencias tienden a ser mínimas alrededor del año de edad. Son frecuentes los pelos largos en la región anterior del pecho y las hembras pedúnculos epiteliales en la región faríngea. (Tabla 1)

TABLA 1. Medidas zoométricas (cm) y peso (kg)

 

Machos

Hembras

Altura a la cruz

77.0

68.6

Largo corporal

55.0

49.0

Ancho posterior

25.0

20.0

Perímetro del tórax

93.0

78.0

Peso vivo

45-70

37-47

Otros aspectos de la conformación es la cola medianamente larga, una ligera melena en los machos y la ausencia de cuernos en sementales machos y hembras. El peso adulto oscila entre 50 y 70 kg para los machos y de 35 a 50 kg para las hembras. La prolificidad se encuentra entre 1.2 a 1.7 corderos/parto en de- pendencia, principalmente, del nivel de alimentación. El peso al nacer oscila entre 3,0 y 3,5 kg; al destete es de 12-17 kg, las ganancias de peso registradas van desde 70 hasta 300g/día y el rendimiento a la canal de 40-45%. Nuestro Pelibuey es un animal muy precoz y prolífero, con independencia de las bondades generales expuestas en la crianza del ovino. Las hembras se pueden incorporar a la reproducción desde los 8 meses de edad, aunque para los machos se aconseja esperar un año. Si la oveja se alimenta bien puede parir 3 veces en dos años y amamantar sus crías durante 3 meses. Los primeros partos se pueden alcanzar entre 16 y 19 meses de edad y el intervalo entre partos es menor de 210 días.

Blackbelly

Blackbelly Esta raza abunda en Barbados y se encuentra diseminada en muchas islas de las Antillas

Esta raza abunda en Barbados y se encuentra diseminada en muchas islas de las Antillas como son Bahamas, Jamaica, Trinidad y Tobago, Guadalupe, Martinica, Curazao y Oruba, entre otros. Los animales de este tipo se en- cuentran también en Venezuela, México, Panamá y Estados Unidos. Se considera que el Blackbelly llegó a Barbados procedente del África Occidental durante los años 1624 y 1657. Se caracterizan por un patrón bien definido en el color del cuerpo, desde el bermejo claro a rojo oscuro (tostado), con el maxilar inferior, mentón, garganta, pecho y vientre totalmente negro. El interior de las ovejas es negro al igual que una franja en la cara encima de cada ojo que se extiende hasta el hocico. Por debajo y frente a cada ojo tiene una mancha blanca. El cuerpo es estrecho y el cuello largo, con orejas medianas. Am- bos sexos no presentan cuernos. El peso adulto es de 45 a 60 kg para los machos y de 32 a 43 kg para las hembras. La alta prolificidad es el rasgo principal que distingue a estos anima- les y oscila entre 1.5 a 2.3 corderos/parto.

Blanco de las Islas Vírgenes

Estos animales se encuen- tran en las Islas Vírgenes esta- dounidenses y británicas. No se conoce con exactitud su proce- dencia, aunque probablemente tienen su origen en el África Oc- cidental. Sin embargo, algunos

aunque probablemente tienen su origen en el África Oc- cidental. Sin embargo, algunos Manual del Ovino

autores consideran que provienen de animales Wiltshire Horn con crio- llos nativos. Predominan los de color blanco, aunque tienen otras combinacio- nes como el pardo o el pardo con el vientre negro. Ambos sexos no tienen cuernos y los machos presentan pelos largos en el cuello. Son pequeños, de orejas medianas en posición horizontal., el peso de los machos adultos oscila entre 37 y 45 kg y el de las hembras entre 32 a 37 kg. Las ovejas tienen alta prolificidad, entre 1.40 a 1.90 corderos/parto y han contribuido a la formación de dos razas en Estados Unidos; la Kathadin y St. Croix.

de dos razas en Estados Unidos; la Kathadin y St. Croix. Persia Cabeza Negra Esta raza

Persia Cabeza Negra

Esta raza está pre- sente en algunas de las islas del Caribe, países del Centro, Sudamérica (Venezuela y Brasil) y se introdujo desde Sudáfrica. Se considera que los rebaños de las llanuras de Trinidad y Tobago fueron las fuen- tes de propagación de estos animales por la región. El cuerpo es de color blanco y la cabeza y cuello negro. La grupa es gruesa, las patas son cortas y tienen una conformación compacta. Los machos alcanzan hasta 50 kg de peso y las hembras adultas logran entre 30 y 36 kg La prolificidad es baja, entre 1.04 a 1.23 corderos/parto.

CAPÍTULO II. Crecimiento

C APÍTULO II. Crecimiento Peso al nacer El peso al nacer de los corderos Pelibuey oscila

Peso al nacer

El peso al nacer de los corderos Pelibuey oscila dentro de un amplio rango que va desde los 2.0 hasta los 3.5 kg, según la influencia de algunos factores ambientales como son: peso, con- dición corporal y número de partos de la

oveja; nivel alimentario, época y tipo de parto

y sexo del cordero

Peso y condición corporal de la oveja:

El peso al nacer de los corderos se

incrementa a medida que aumenta el peso

y

la condición corporal de la oveja en el parto. (Figura 1).

la condición corporal de la oveja en el parto. (Figura 1). Figura 1. Relación entre el

Figura 1. Relación entre el peso vivo y la condición corporal de la oveja al momento del parto y el peso de los corderos al nacer

Esto indica la importancia de mejorar el nivel alimentario de las ovejas durante el último período de gestación. Nivel alimentario. Se conoce que el régimen alimentario durante las últimas semanas de la gestación tiene un efecto marcado en el peso al nacer de los corderos. Por ejemplo, en las ovejas Pelibuey que se alimentan con forrajes y suplementos de concentrado, el peso prome- dio al nacer de los corderos es de 3,13 kg. Éste disminuye a 2.87 kg cuando las ovejas se encuentran en un régimen alimentario más bajo, en pastoreo más suplemento alimentario. Por lo general, en ovejas Pelibuey en pastoreo, el peso al nacer de los corderos se incrementa entre 5-10 % cuando reciben durante las últimas semanas de gestación un suplemento alimentario en bancos de proteína o diferentes cantidades de concentrados o miel y urea. La importancia de mejorar el peso al nacer radica en el hecho de que los corderos más pesados por lo regular presentan mayor supervivencia y un mejor comportamiento hasta el destete. Época de parto. La época de parto influye en el peso al nacer de los corderos Pelibuey y esto se asocia al comportamiento de las lluvias dada su alta coincidencia en la producción de los pastos. En Cuba, cuando los partos se producen a mediados y al final de la época de lluvia hay un incremento en el peso al nacer de los corderos, en com- paración con aquellos que nacen en los meses de seca (enero-abril) cuando la disponibilidad de pasto es mucho menor. (Figura 2)

cuando la disponibilidad de pasto es mucho menor. (Figura 2) Figura 2. Efecto de la época

Figura 2. Efecto de la época de parto en el peso al nacer de los corderos.

Tipo de parto. Como se observa en la figura 2 los corderos de partos dobles y triples son entre 12-22 y 35-45 %, respectivamente menos pesados al nacer que aquellos de partos simples. Esto es muy importante considerarlo cuando se trata de incrementar la prolificidad del rebaño ya que una disminución en el peso del cordero al nacer está asociada a una menor supervivencia. Sexo del cordero: El cordero Pelibuey macho, es por lo general, entre 5-22% más pesado al nacer que la hembra. Número de partos: En las ovejas de primer parto el peso al nacer de los corderos es más bajo, se incrementa en los partos sucesivos y comienza a descender a partir del cuarto parto

Crecimiento desde el nacimiento hasta el destete

En los primeros días de vida, es decir en la e tapa pre rumiante, el desarrollo del cordero depende del consumo de leche, la cual se hace menor a medida que el cordero comienza a ingerir alimentos sólidos y se desarrolla el retículo-rumen. Por eso, el crecimiento del cordero en este período está asociado a los factores que influyen en la producción de leche de la oveja, y al régimen de manejo alimentario, principal- mente con aquellos factores ligados a la ingestión de alimentos sólidos. Al observar el crecimiento de los corderos en los rebaños en condicio- nes de producción, se encuentra que la ganancia en peso diaria varía desde 90 hasta 160 g y está vinculada principalmente a los mismos factores que influyen en el peso al nacer.

Edad y número de partos de la oveja

en el peso al nacer. Edad y número de partos de la oveja Figura 3. Efecto

Figura 3. Efecto de la época de parto en el peso y la ganancia diaria de los corderos al destete.

Cuando los partos ocurren en el período de lluvia el peso al deste- te de los corderos Pelibuey es más alto. (Figura 3). Este comportamien- to está asociado a dos aspectos principales: por una parte, a un mayor peso al nacer de los corderos en este período y, por otra parte, el incremento de los pastos en estos meses tiene un efecto positivo en la producción de leche de las ovejas, l o que influye en el crecimiento de los corderos. Las ovejas de mayor peso y condición corporal al parto destetan corderos con mayor peso como se indica en la Figura 4.

corderos con mayor peso como se indica en la Figura 4. Figura 4. Efecto del peso

Figura 4. Efecto del peso y la condición corporal de la oveja al parto en el peso al destete de los corderos.

Los corderos de partos simples, por lo general, son entre 8-26% más pesados al destete y manifiestan una mayor ganancia diaria en peso en este período que los corderos de partos dobles. Igualmente, el sexo del cordero y la edad de la madre al parto son factores que tam- bién influyen en el comportamiento del cordero hasta el destete. Los corderos machos pesan más al destete que las hembras. El peso al destete se incrementa de forma discreta hasta los 4 años de edad de la oveja para descender después.

Crecimiento posdestete

El peso adulto del ovino Pelibuey se encuentra alrededor de los 45- 70 kg en los machos y de 40-45 kg en las hembras. Sin embargo, el factor principal que determina el crecimiento posdestete son los regí- menes alimentarios y dentro de éstos, el nivel de alimentación.

Cuando se utiliza la ganancia en peso para definir el crecimiento de los corderos, se observa un rápido crecimiento en los animales con un régimen alimentario alto en concentrado (Figura 5). Un crecimiento más bajo se manifiesta en aquellos corderos ali- mentados con forraje o miel y una ganancia menor cuando el régimen alimentario depende principalmente del pastoreo en áreas de pasto natural o en los regímenes de caña de azúcar y urea.

natural o en los regímenes de caña de azúcar y urea. Figura 5. Ganancia diaria en

Figura 5. Ganancia diaria en peso del cordero con diferentes sistemas alimentarios.

¿cómo medir el crecimiento?

Los sistemas de cruzamiento descritos requieren de la evaluación del crecimiento. Para este objetivo se utilizan la determinación del peso vivo y la estimación de las principales medidas biométricas del animal. (Tabla 2)

TABLA 2. Peso de los machos en desarrollo

Medida

Peso

Medida

Peso

(cm)

(lb)

(cm)

(lb)

50.0

25

72.5

60

52.5

31

75.0

62

57.5

32

77.5

64

60.0

41

80.0

66

62.5

42

82.5

79

65.5

50

85.0

82

67.5

57

87.5

87

70.0

58

   

Actualmente, dentro del concepto de crecimiento, además del peso vivo se incluyen también las medidas corporales que más se relacionan con el desarrollo del animal. En las actuales condiciones de explota- ción, el ovino Pelibuey en Cuba presenta el siguiente comportamiento en su desarrollo.

Cuba presenta el siguiente comportamiento en su desarrollo. Recuerde que el crecimiento es construcción de nuevos

Recuerde que el crecimiento es construcción de nuevos tejidos, músculos y el desarrollo del esqueleto. Por ello, la dieta del animal joven debe contener un adecuado aporte de proteínas y energía, de manera que prevalezcan los procesos de síntesis proteica sobre el engarzamiento, además de los principales minerales que intervienen en la matriz ósea y su osificación: calcio, fósforo y magnesio.

TABLA 3. Corporales del ovino Pelibuey (cm)
TABLA 3. Corporales del ovino Pelibuey (cm)

Tabla 4. Peso vivo (kg) y medidas corporales (cm)

Tabla 4. Peso vivo (kg) y medidas corporales (cm) 22 Manual del Ovino Pelibuey
Tabla 4. Peso vivo (kg) y medidas corporales (cm) 22 Manual del Ovino Pelibuey
Manual del Ovino Pelibuey 23

CAPÍTULO III. Características de la canal

Durante estos años, hubo poco interés en la clasificación de los canales de las razas ovinas en esta región, debido principalmente al poco im- pacto que tiene este tipo de carne en el mercado, donde por lo regular se satisface la demanda mediante la importación de canales de mejor calidad. Sin embargo, el creciente desarrollo del turismo en esta región cons- tituye un fuerte estimulo para el crecimiento de la producción ovina local. Un ejemplo de esto se encuentra en Cuba donde el mercado del turismo comercializa sólo una parte de la canal y selecciona las piezas de mayor calidad. Esto indica la necesidad de métodos para la clasifica- ción de las canales de acuerdo con sus características cuantitativas y cualitativas. Este análisis sólo tiene el propósito de hacer una descripción ligera de la canal del ovino Pelibuey, ya que no se dispone de mucha informa- ción. No se abordarán los aspectos de la clasificación, cuestión que requiere de un análisis más profundo de los resultados actuales y de otros estudios que permitan definir criterios para la clasificación de las canales según las características de crecimiento y desarrollo de los ani- males y las exigencias de la demanda.

Rendimiento

El rendimiento se expresa como el porcentaje que representa el peso de la canal respecto al peso vivo del animal después de 24 horas de ayuno. Se puede determinar en la canal caliente, es decir, después del sacrificio y después de 24 horas en refrigeración a 4 o C. Esta última medición es de mayor valor práctico ya que representa la cantidad de carne que se comercializa. Varios aspectos influyen en el rendimiento de la canal, y entre los más importantes se encuentran el peso y edad al sacrificio y los regímenes alimentarios. En la tabla 5 se relaciona el rendimiento de la canal de los corderos con diferentes sistemas alimentarios. Los rendimientos más bajos se

encuentran en los animales alimentados con dietas de caña de azúcar o mieles, mientras que los rendimientos por encima del 43% se alcanzan con regímenes alimentarios más altos en energía como son las dietas de forraje o heno y concentrado.

TABLA 5. Efecto de la dieta en el rendimiento de la canal de corderos Pelibuey

Dieta

Peso sacrificio

Rendimiento

(kg)

(%)

Forraje, caña de azúcar, urea, proteína y una fuente de carbohidratos

25-30

36-40

Miel/urea, forraje restringido y proteína verdadera

20-30

35-40

Forraje y concentrado

30-50

43-50

Un aumento en el peso al sacrificio igualmente está ligado a un incremento en el rendimiento de la canal en corderos Pelibuey alimen- tados con dietas de forraje y concentrado con valores que oscilan entre el 43-50% para pesos al sacrificio entre 30 a 50 kg. (Figura 6).

para pesos al sacrificio entre 30 a 50 kg. (Figura 6). Figura 6. Rendimiento de la

Figura 6. Rendimiento de la canal con relación al peso vivo.

Partes de la canal

Hay muy poca información sobre la composición de las diferentes partes de la canal en el ovino Pelibuey. No obstante, se observan algunos resultados con carneros de esta raza con un buen régimen de alimentación a base de forraje y concentrado y el corte de la canal en las piezas siguientes. Pierna (1). Región del muslo. Corte a nivel del acetábulo Silla (2). Entre la 7 ma vértebra lumbar y el acetábulo Riñonada (3). Entre la 1ra. y 7 ma vértebra lumbar Costillas caudales (4). Entre la 7 ma vértebra toráxica y 1 ra lumbar Costillas craneales (5). Entre la 1 ra vértebra y 7 ma toráxica Pecho (6). Porción ventral de las costillas Cuello (7). Corte a nivel 7 ma vértebra cervical Paleta (8) Esto indica que la carne de primera representada por las piezas de la pierna, silla, riñonada y costillas caudales alcanza el 55 % del peso de la canal, la carne de segunda compuesta por la paleta y las costillas craneales el 25 % y la carne de tercera que incluye el cuello y el pecho el 20 %. No obstante, un criterio práctico en este tipo de cordero sería dividir la canal para la comercialización en las siguientes partes (Figura 7)

la comercialización en las siguientes partes (Figura 7) Figura 7. La carne de primera incluiría la

Figura 7.

La carne de primera incluiría la pierna y el lomo, la carne de segun- da la paleta y el costillar y la carne de tercera el cuello y pecho.

Composición

El peso total de la canal y el contenido de carne, hueso y grasa consti- tuyen los aspectos que reciben mayor atención en los análisis de la com- posición de la canal en las condiciones prácticas de comercialización. Un aspecto importante en el Pelibuey es la alta proporción de carne y hueso,

que tienden a disminuir a medida que aumenta el peso al sacrificio, mien- tras que los de grasa aumentan (Figura 8).

sacrificio, mien- tras que los de grasa aumentan (Figura 8). Figura 8. Relación entre el peso

Figura 8. Relación entre el peso del sacrificio y porcentaje de carne (A), hueso (B) y grasa (C) grasa.

Cuando se comparan las canales de los ovinos Pelibuey con las canales que se comercializan en Francia, Gran Bretaña y España (tabla 2), el Pelibuey se distingue por la mayor proporción de carne, el menor porcentaje de grasa y el menor espesor de la grasa de cobertura.

Tabla 6. Porcentaje de carne, hueso y grasa en la canal de ovinos en diferentes países

País

Peso canal

(kg)

 

(%)

Espesor de la grasa

     

Carne

Hueso

Grasa

(mm)

Francia

16.2

58.4

19.7

21.8

 

Gran Bretaña

16.5

58.8

15.5

27.6

4.16

España Edad 90-140 días 5- 6 meses pastoreo

10.5-18.5

58.4

19.3

22.2

2.96

12.3

65.5

20.8

15.6

1.68

Cuba Pelibuey Edad 8 meses 11 meses

12.5

66.5

18.6

13.5

1.30

18.0

67.5

18.5

14.0

1.38

Si solamente se toma en cuenta estos aspectos en canales con peso semejante, se puede pensar que el Pelibuey ofrece ventajas con respecto a otras razas con una canal con mayor proporción de carne y menos grasa. Sin embargo, el crecimiento más lento de los ovinos Pelibuey prolonga excesivamente la edad al sacrificio para alcanzar ca- nales entre 12-18 kg lo que origina un mayor grado de madurez en la carne. Por otra parte, la menor cantidad de grasa de cobertura en el Pelibuey puede representar una característica poco ventajosa para la preservación de los músculos que recubre. Sin embargo, en la actualidad, estos aspectos que afectan la cali- dad de la canal en el Pelibuey pueden constituir atributos preferidos por el consumidor de carne ovina. Cada día crece la tendencia a consu- mir menos grasa, principalmente aquella con alto contenido de ácidos grasos saturados y en materia de calidad, es importante respetar tam- bién otros criterios de los consumidores como son: estado y apariencia de la carne, color, la jugosidad, terneza y sabor. Color. Es el primer criterio que utiliza el consumidor para juzgar las carnes, el misma varía con la concentración del pigmento mioglobina, que se modifica con la especie, edad y sexo. Su determinación se rea- liza a las 24 horas de sacrificado el animal a través de la refrectancia en la superficie externa de la carne. Jugosidad. Se define como la cantidad de jugo que se extrae de una porción de carne al presionarla yo masticarla. Se estima mediante la capacidad de retención de agua, que depende básicamente de los cambios en el pH durante la transformación postmorten de músculo a carne. Terneza. Implica la facilidad de la carne para su masticación. Se relaciona mediante cuatro factores principales: degradación de la fibra muscular, el estado de contracción muscular, la cantidad de tejido conectivo y la cantidad de grasa intramuscular. Olor y sabor. La gran susceptibilidad a la oxidación de ácidos grasos volátiles, responsables de los olores de las carnes, las diferencias en la cantidad de grasa intramuscular, y entre el contenido de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas a diferentes pesos de sacrificio, pue- den determinar diferencias en las características del sabor de las cana- les de corderos.

Entre las alternativas para mejorar la canal en el ovino Pelibuey se encuentran:

Utilizar al final de la ceba regímenes alimentarios intensivos apro- vechando al mismo tiempo el crecimiento compensatorio

Castrar a los animales para incrementar el contenido de grasa de la canal. Esto requiere algunos estudios para determinar la distribu- ción de la grasa y su efecto en la calidad de la carne

Utilizar programas de cruzamiento con razas de mayor crecimiento preferiblemente en un sistema de cruce terminal

CAPÍTULO IV. Medidas de la productividad

Los análisis y evaluaciones periódicas de los factores que intervienen en cualquier tipo de producción, son aspectos indispensables para iden- tificar deficiencias, corregir errores y conocer las posibilidades que hay para introducir nuevos procedimientos que permitan incrementar los beneficios económicos La producción de carne constituye el objetivo principal de la explo- tación de los ovinos de pelo. Por esta razón, es aconsejable considerar el rebaño cono un sistema de entradas y salidas, donde la productivi- dad y la eficiencia productiva representan los criterios más importantes para evaluar el sistema. La producción de carne del rebaño depende, en estos sistemas, de la producción anual de corderos y del peso de éstos al sacrificio. De ahí, la importancia de disponer de métodos que garanticen una evalua- ción efectiva de estos dos componentes. Entre los rasgos más compro- metidos en la producción de un rebaño se encuentran:

Oveja:

Fertilidad

Cordero:

Prolificidad Período interpartal Mortalidad

Ganancia diaria en peso Los criadores, en ocasiones, hacen grandes esfuerzos por mejorar por separado los valores de algunos de estos rasgos, como la fertilidad, prolificidad o mortalidad con el interés de incrementar la productivi- dad. Sin embargo, los resultados globales que se alcanzan distan mu- cho de las posibilidades productivas que existen en los sistemas. Esto se debe a que por lo regular, en estas condiciones se valoran superfi- cialmente las interacciones entre estos rasgos. Por ejemplo, es frecuente intentar elevar la prolificidad dada su alta influencia en la producción de corderos, sin valorar suficientemente los riesgos que tiene ésta en la mortalidad y las necesidades alimentarías de los rebaños. Es más ventajoso medir la productividad mediante un método don- de se consideren todos los rasgos de mayor importancia en la produc-

ción de corderos. La forma de estimar la productividad del rebaño de- pende de los objetivos de la producción, en este caso de la producción de carne, se puede expresar:

kg de peso de corderos

o

cantidad de corderos

x

oveja

x

año

En los rebaños comerciales y en las condiciones de explotación de esta región, por lo general, no se dispone de registros individuales de los animales. En este caso, es mucho más práctico hacer los análisis de la productividad tomando los valores promedios de los rasgos producti- vos y reproductivos. Los registros individuales que necesariamente precisan de la identi- ficación del animal, se justifican en los rebaños destinados al mejora- miento genético. Sin embargo, en los rebaños comerciales se pueden establecer registros muy simples, sin costo alguno adicional, que poste- riormente se pueden usar para medir la productividad y la eficiencia productiva de los rebaños. Entre los principales indicadores se encuentran:

Cantidad de ovejas en el rebaño

Número de ovejas que paren

Número de corderos que nacen

Cantidad y peso de los corderos al destete

Cantidad y peso de los corderos vendidos y sacrificados

Número de corderos muertos del nacimiento al destete y posterior al destete

Cantidad y peso de los animales sacrificados o vendidos (animales de desecho) Un procedimiento que tiene bastante aceptación para determinar la productividad en los rebaños donde existen registros individuales, es el siguiente:

PA =

Fertilidad x Prolificid ad x Superviven cia x Peso al destete

Período interparta l

donde: PA= Productividad anual Fertilidad = ovejas paridas/ovejas apareadas Prolificidad= cantidad de corderos/número de partos Supervivencia = número de corderos destetados/corderos nacidos

Período interpartal = promedio de los períodos comprendidos entre dos partos

Este índice mide la productividad individual de la oveja en el reba- ño y, por consiguiente, se puede estimar la productividad del rebaño. Para obtener este valor se multiplica el resultado de este índice por el número de ovejas. En los rebaños comerciales donde no existen regis- tros individuales, la productividad se determina con los valores prome- dios de estos rasgos, mediante el siguiente índice:

PA = N o de partos en el año x Prolificidad x Supervivencia x Peso al destete

Si este valor se divide entre el número de ovejas en el rebaño, esto

entonces expresa la cantidad de kg de peso de corderos al destete por oveja al año y permite hacer comparaciones entre rebaños.

El estimado de la productividad no se tiene que hacer obligatoria-

mente al año o con el peso al destete. Se recomienda el primero por- que este período cierra un ciclo para muchos análisis económicos de producción, mientras que el segundo es indicador que se controla fre- cuentemente en las explotaciones ovinas. No obstante, la productivi- dad se puede estimar en otros períodos, por ejemplo, al concluir una época de monta y a pesos de venta o sacrificio de los animales. Para el productor, no sólo es suficiente conocer la productividad de su rebaño, sino también la eficiencia productiva con que se alcanza esa producción. Se entiende por eficiencia productiva a la relación que hay entre las entradas y salidas del rebaño y por lo general, para estimarla se utiliza la siguiente expresión:

Productivi dad anual

EP =

Peso metabólico de las ovejas en el rebaño

Peso metabólico = peso vivo .75

En la práctica, en los actuales sistemas de producción es bastante difícil cuantificar las salidas, como por ejemplo, los gastos por concepto de alimentación, manejo e instalaciones. Como sustituto de este valor, se utiliza el peso metabólico promedio de las ovejas del rebaño, debi- do a la alta relación que hay entre el peso metabólico y los requeri- mientos nutricionales y considerando que aproximadamente el 70% de las entradas en el rebaño se debe a los gastos de alimentación

A pesar de las limitaciones que hay en esta estimación, no hay

dudas que este valor de eficiencia productiva puede ser muy útil para

comparar el comportamiento productivo de los rebaños en diferentes períodos y condiciones de producción.

CAPÍTULO V. Nutrición. Prácticas alimentarias y manejo

C APÍTULO V. Nutrición. Prácticas alimentarias y manejo Los ovinos poseen cualidades de interés económico para

Los ovinos poseen cualidades de interés económico para su explota- ción. Se pueden destinar a la producción de carne, leche, lana y piel, se reproducen rápidamente y no exigen instalaciones ni equipamientos costosos. Son poco exigentes en cuanto a su alimentación. Como rumiantes, tienen la capacidad de aprovechar muy bien las hierbas verdes, los forrajes secos y diferentes tipos de residuos. De las 600 especies de hierbas existentes, los ovinos pueden consumir 540. Pueden encontrar alimentos en los pastos muy pobres y en los lugares de escasa vegeta- ción, debido a su gran movilidad, tener incisivos afilados y labios muy movibles. Puede pastar en áreas ya utilizadas por otros animales do- mésticos aprovechan 1,5 a 2 veces más las plantas verdes que el gana-

do vacuno y digieren mejor cualquier tipo de alimento. Aunque son animales poco exigentes, necesitan una alimentación variada y balan- ceada en principios nutritivos Es capaz de consumir de 2 a 3 kg de materia seca (MS) por cada 100 kg de peso vivo.

Aparato Digestivo. Características anatomo-fisiológicas

Los ovinos poseen un aparato digestivo que lo hacen capaz de reco- ger, digerir y trasformar alimentos con un alto porcentaje de fibra bruta, que en ocasiones, no los utilizan otras especies de interés zootécnico. Entre las características mas sobresalientes se pueden citar:

Labios delgados y muy móviles. La aprehensión de los labios es notable gracias a la cual pueden agarrar las hierbas más cortas y hacer un efectivo ramoneo

Estómago diferenciado, con una capacidad promedio de 15 litros. Intestino delgado con una longitud promedio de 25 metros y una capacidad aproximada de 9 litros. Para muchas personas la eficien- cia alimentaria del ovino es baja, de ahí que este dotado de un sistema digestivo relativamente grande

Las pérdidas de energía en forma de gases es de 9,8 % de la ener- gía digestible, mientras que en el ganado vacuno es de 12,1 %

Estas características permiten al criador una explotación más efi- ciente de la especie, las cuales se pueden resumir en:

1. Son los animales mejor dotados para alimentarse en pastoreos. Ello facilita el manejo y reduce los gastos de alimentación. Se aconseja en el área de pastoreo un 40% de plantas y arbustos de hojas an- chas

2. Utilizan los pastos de montaña y los subproductos agrícolas, sin que medie mucha competencia por otras especies

3. Las particularidades anatómicas de la boca les posibilita escoger y consumir plantas de escaso porte, de difícil acceso a fracciones alimenticias pequeñas como son los granos, trozos de espigas y las hierbas entre piedras, que tienen en ocasiones, un valor nutritivo aceptable

4. La fisiología digestivos les permite mantenerse en pastos pobres que por su cantidad (densidad vegetal/há) hacen antieconómico el corte, el henificado o el ensilado. El consumo de estos pastos no deben exceder de 1,5 kg para no afectar la producción de leche. La particularidad que hacen con la digestión de la fibra le permite

consumir raciones con 86 % de alimentos voluminosos y un 14% de concentrado, mientras que para bovinos la proporción promedio es de 80% de voluminosos y 20% de concentrados

5. Su alimentación tiene cierta independencia sobre el uso de piensos,

y no le resta posibilidades de cultivo a los productos destinados a la alimentación humana. El Pelibuey es un animal poco seleccionado para producir carne, por tanto, para una producción eficiente se deben utilizar razas seleccionadas para este rasgo La productividad de los sistemas de producción ovina se puede incrementar mediante la introducción de algunas tecnologías en los sistemas alimentarios y de manejo de los rebaños de fácil manipulación y al alcance de los productores. Entre estos se encuentran los bancos de proteína y de energía, los bloques multinutricionales, el crecimiento compensatorio, abono orgá- nico, el pastoreo con perros, la condición corporal, castración, determi- nación de la edad y la identificación individual con muescas en la orejas.

Banco de proteína
Banco de proteína

Un banco de proteína es un área que se selecciona para la siembra de algún tipo de planta con alto contenido de proteína y alta produc- ción de biomasa y aceptabilidad por los animales que se destina para la suplementación alimentaria, principalmente durante los período de seca. Una estrategia correcta es crear el banco próximo al lugar donde los animales recibirán el suplemento con vistas a reducir las labores de

acarreo y facilitar el manejo. Es importante seleccionar las plantas que tienen un buen comportamiento productivo en esos ecosistemas. El tipo de siembra, establecimiento del banco, frecuencia de corte o método de pastoreo dependerán del tipo de planta y es conveniente que el productor se auxilie de un técnico capacitado al momento de crear un banco de proteína. No obstante, en esta región hay dos tipos de plantas que en general, ofrecen grandes posibilidades para la pro- moción de bancos de proteína para los ovinos: Leucaena leucocephala y Morera (morus sp) Leucaena leucocephala. Es una leguminosa arbustiva con caracte- rísticas ideales para un banco de proteína, se desarrolla muy bien en muchas zonas de esta región, resiste el ramoneo de los animales, se adapta bien a diferentes tipos de suelo y debido a su sistema radicular profundo resiste largos períodos de seca. Su propagación es por semi- llas y se recomienda su inoculación al momento de la siembra. Tiene un alto contenido de proteína (20-32%) y la producción de materia seca por hectárea es de alrededor de 6-18 toneladas por año en dependencia de la variedad, e intervalo entre cortes, entre otros aspectos. Su principal desventaja radica en su contenido de mimosina que se incrementa durante el período de lluvias, la que puede provocar la intoxicación de los animales cuando no se tiene el debido control e ingieren gran cantidad de Leucaena. La Leucaena combinada con una leguminosa trepadora como la Glicine en un banco para corte puede incrementar significativamente la producción de biomasa. En la formación del banco se deben seguir los pasos siguientes:

Preparar bien el suelo mediante la roturación de la tierra y hacer uno o dos pases de grada. Si el banco se hace en un área de pasto, la siembra de la Leucaena se puede hacer por franja

Hacer una prueba de germinación a la semilla previa a la siembra. Se colocan 100 semillas en un recipiente con tierra de tamaño apropiado, se cubren bien y se humedecen diariamente: las plan- tas que nazcan se eliminan. Este proceso durará unos 30 días. Las semillas se sumergen durante 1 minuto en agua a 100 o C si la germinación es menor del 4

Se aconseja inocular las semillas con cepas específicas de Rhizobuim previo a la siembra

Realizar la siembre al inicio de las lluvias

Hacer la siembra en surcos sencillos a una distancia entre surcos de 3 m

Mantener el campo libre de malas hierbas durante los primeros 2 meses

Realizar la poda cuando las ramas sobrepasen la altura del ramo- neo, principalmente entre los meses de marzo a mayo

ramo- neo, principalmente entre los meses de marzo a mayo Morera . Las especies más conocidas

Morera. Las especies más conocidas son la Morera Alba y la Nigra. Es una planta que se adapta bien a climas húmedos y secos y puede tener un gran crecimiento. Se reproduce principalmente por estacas, aunque también puede ser por semilla. Su principal desventaja es su gran demanda en nutrientes, por lo que requiere fertilización, princi- palmente durante el establecimiento y después de cada corte, aunque responde bien a la fertilización orgánica. Tiene un alto contenido de proteína (20-24%) y digestibilidad. La producción de materia seca comestible es del orden de 12 t/há/año. Para la formación de un banco de Morera se deben tener en cuenta los aspectos siguientes:

Realizar la siembra a principios de la época de lluvia cuando no se dispone de regadío

Utilizar estacas entre 25-40 cm de ramas maduras y con varias ye- mas

Hacer la siembra en hileras a una distancia entre 40-50 cm entre estacas y aproximadamente 1 m entre hileras

Se recomienda hacer una fertilización con abono químico, estiércol o compost al inicio de la siembra. Después de cada corte se debe hacer una fertilización con abono orgánico

Hacer el primer corte aproximadamente al año. Los sucesivos cor- tes se harán de acuerdo con el desarrollo foliar

Durante el primer año es necesario deshierbar el área Manejo del banco: El manejo del banco de proteína depende, fundamentalmente, del tamaño del rebaño y del tipo de plantación. Puede ser pastoreo o de corte para forraje La forma más simple es el pastoreo por períodos cortos. Los anima- les se deben introducir en el banco en el horario de la tarde después de haber concluido el pastoreo. Esta práctica es frecuente en los reba- ños medianos o grandes cuando es necesario un gran volumen de biomasa para satisfacer las necesidades de proteína suplementaria. En estos casos, los bancos para forraje son complejos, debido a la falta de maquinaria para el corte. Es muy importante que el criador muestre ciertas habilidades en la organización del pastoreo de los ovinos en el banco de manera de garantizar el rebrote satisfactorio de las plantas y, al mismo tiempo, que los animales ingieran la cantidad de proteína necesaria. Sin embargo, en el caso de los pequeños rebaños, es posible utili- zar el banco para corte ya que la cantidad de forraje que se necesita no demanda mucha mano de obra. Otras fuentes de alimentos. Las cercas vivas son áreas que deben aprovechar los criadores para la producción de alimentos. La Gliricidia sepium conocida como piñón cubano, piñón florido, bienvestido, júpiter entre otros nombres, es una leguminosa de rápido crecimiento y con alto contenido de proteína (20-27%) y muy difundida en toda esta re- gión. Constituye un excelente recurso para la formación de cercas vi- vas aprovechando eficazmente el área disponible para la explotación de los animales. Su follaje es una alternativa importante para la suplementación proteica de los ovinos principalmente durante el perío- do de seca. La frecuencia de poda de los árboles se hace por lo regular cada 3- 6 meses y algunos recomiendan para incrementar la producción de biomasa en la época de seca, hacer una poda al final del período de lluvias. La producción de materia seca comestible por árbol con una poda al final de las lluvias, puede variar en el período de seca entre 355 a 624 g en dependencia del mes de la poda. Si la distancia entre árboles es de 1,5 m, en un corral de 1000 m de cerca, se podrían sembrar 666 árboles que producirían entre 0.24 a 0.48 t de MS en este período. Se calcula que en un año la producción puede alcanzar entre 2.0 a 2.5 t de MS. Evidentemente, esto representa un re- curso que no se debe subestimar en un sistema de producción ovina.

Bancos de energía

La deficiencia de pastos que generalmente se produce durante el período de seca muchas veces exige crear bancos de energía para co- rregir las deficiencias alimentarias. Sin restar importancia a aquellas especies forrajeras con buen desa- rrollo en los diferentes ecosistemas de esta región, el uso de la caña de azúcar (Saccharum officinarum), el Napier (Pennisetum purpureum), el King grass (Pennisetum purpureum x P. typhoides) y el Pennicetum cv CT- 115, en bancos de energía, pueden representar una opción importante para incrementar los niveles alimentarios de las ovejas durante el perío- do de seca. Estas plantas tienen las características de producir en el período de secano más biomasa que cualquier otra especie forrajera y por su importancia resumiremos tres de ellas: la caña, el CT-115 y Leucaena leucocephala.

tres de ellas: la caña, el CT-115 y Leucaena leucocephala. Caña de azúcar. La caña de

Caña de azúcar. La caña de azúcar, se ha convertido en el alimento por excelencia en los períodos críticos de sequía en el trópico, por el volumen de biomasa que acumula cuando prácticamente el resto de la vegetación desaparece o disminuyen en cantidades considerables. Es un cultivo muy difundido, y también muy mal utilizado pues la mayoría de los criadores no dominan al detalle sus antagonismos como alimen-

to, cuando llega al rumen. Algunos consejos prácticos para una utiliza- ción más eficiente son:

El rendimiento varía con la variedad, pero por lo general es máximo entre el octavo y décimo mes

El contenido de sacarosa se incrementa con la edad de la planta

La glucosa nutriente necesaria para el animal hospedero, comienza a declinar a partir del noveno mes de vida de la planta

La proteína alcanza sus mayores valores entre el cuarto y quinto, mes cuando aún la biomasa es escasa, y decrece hasta valores muy bajos, con el aumento de la edad de la planta La caña de azúcar no será eficiente en la alimentación de los ru- miantes, si no se complementa su deficiencia en de proteína, para ello se puede de la pulpa de cítricos, restos de cosecha y reciclar detritos de explotaciones pecuarias, como la gallinaza, entre otros

Establecimiento y utilización del banco de biomasa de King grass CT-115

El King grass CT-115 es una variedad o clon, obtenida mediante la siembra de King grass en tubos de ensayos, con la técnica de cultivo de tejidos. Esta tecnología posibilitó la selección de un conjunto de carac- teres deseables, entre ellos la posibilidad del pastoreo directo. Esta gramínea es una alternativa notable para almacenar comida para la seca, sin incurrir en elevados costos de operación y técnicas complejas.

Caracteres y ventajas de Cuba CT 115

Esta gramínea se caracteriza, entre otros atributos deseables, por el mayor número de hijos que se obtienen por plantón Presenta un bajo porte al disminuir progresivamente el tamaño de los entrenudos con mayor relación hoja/tallo y muy poco florecimiento. Tiene muy buena respuesta al pastoreo, almacena su biomasa a baja altura en el campo con mayor contenido de azúcares y puede ser más pastado con buen rebrote y ahijamiento, lo que la señala con dos ventajas importantes para su utilización: almacén de comida para la seca y el pastoreo.

Aspectos generales

Si se utiliza como reserva hay que dejarlo en el campo desde junio agosto hasta diciembre enero. El pastoreo frecuente se puede hacer, pero así no se cumpliría el objetivo principal de la misma que es alma-

cenar comida para la seca. El Cuba CT 115, similar a todos los Pennisetum, crece acumulando biomasa hasta los 5 6 meses, pero lo hace a una altura considerablemente menor que otros (1.40 metros): si se deja en pie, después de 6 meses ya no acumula más biomasa. Si se suman 6 cortes al año a dos meses cada uno, la suma de todos no supera las 90 t de forraje/ha/año. Sin embargo, en dos cortes en el año a intervalos de 6 meses, el total del forraje excede las 200 t/há. El rendimiento del primer año es elevado, después se estabiliza a la mi- tad, si no hay fertilizantes. Efectuar el pastoreo en el área King grass contribuye, con la devolución de las excretas y orina de los animales, a la estabilidad del pastizal.

Su empleo en el pastoreo

Si se deja descansar desde julio a diciembre o agosto a enero, se acumula en 6 meses un promedio de 10 t de MS/há que representan aproximadamente 30 t de forraje, que se aprovecharían como mínimo el 50 %. Así se dispondrá de 5 toneladas netas para el primer pastoreo. Si se considera que cada vaca necesita unos 14 kg de MS/día, es decir, 50 kg de forraje, entonces habrá comida para 350 vacas/día/há de Cuba CT 115 en este pastoreo. Después del primer pastoreo, los tallos sobrantes no se deben cor- tar; ya que estos residuos inician un reciclaje de materia orgánica al suelo que beneficia su estructura y en los siguientes 70-80 días, con seca o sin ella, proporciona un nuevo crecimiento para un segundo ciclo de pastoreo en los meses de mayo o abril. En esta ocasión, los rendimientos serán de 6 t de MS/há (24 t de forraje) que con un apro- vechamiento del 60% (3,6 t de MS) se obtendrían otras 250 «comidas» vacas/días/há o UGM. Ajuste estos cálculos en caso de la ceba del ganado o al peso real de sus vacas.

Principios básicos para la producción de reservas forrajeras

1. Preparación convencional del suelo y sembrar con lluvias o riego a 1.0 m entre surcos

2. Intercalar con leguminosas

3. Dar de 5 6 meses de establecimiento para iniciar el primer pasto- reo de diciembre a febrero y de 70 80 días de reposo por cuartón para ejecutar el segundo pastoreo entre marzo y mayo

4. Ejecutar un pastoreo en julio si es necesario y las labores de cultivo según recursos disponibles después del pastoreo de julio. Iniciar el nuevo ciclo después de 5 meses de reposo

5. Ejecutar cada pastoreo a fondo, hasta que se consuman todas las hojas. Ajustar la carga instantánea según la oferta de biomasa. Con- siderar un 60% de aprovechamiento y comidas de 14 kg de MS (30 40 kg de forraje)

6. Cada hectárea de Cuba CT 115 mantiene 600 700 vacas días du- rante el período seco

I. Establecimiento de un banco de Leucaena leucocephala. Metodología

En la actual estrategia de la alimentación es un objetivo muy impor- tante disponer de un banco de Leucaena para la producción animal. Si no se realiza un adecuado establecimiento de la leguminosa, este pro- pósito sería imposible. De ahí la necesidad de realizar el procedimien- to indicado para alcanzar el éxito en la siembra y posterior explotación. Las leguminosas presentan mayor contenido de proteínas, calcio y fósforo; buen nivel de vitaminas A, B, C y D y mayor digestibilidad al compararlas con las gramíneas. Enriquecen el suelo con nitrógeno me- diante la fijación biológica de este elemento presente en la atmósfera que puede servir como fertilización natural a la gramínea acompañan- te. Estos atributos ahorraran alimentos de alto valor proteico, que en su mayoría se importan del exterior.

Banco de Proteína

Es un área sembrada de leguminosas puras o asociadas con gramíneas de manera compacta ubicada en la propia unidad producti- va. La Leucaena leucocephala prospera bien en todos los suelos, excep- to en los pocos evolucionados. Necesitan de suelos profundos, con buena permeabilidad, con pH cercano al neutro y de una fertilidad buena a mediana.

Preparación y limpieza del suelo

El área destinada al cultivo se prepara totalmente o en franjas. Si la siembra se efectúa sobre pastizales establecidos, naturales u otros, se emplearán métodos de cultivo mínimo con pases de arados en franjas que logre un lecho adecuado de siembra. Esto último es muy importan- te para cualquiera de las formas de preparación del suelo. La limpieza es un procedimiento indispensable durante sus primeros estadios de crecimiento. Evitar que las malezas eliminación estas plantas.

Establecimiento

Es el período comprendido entre la siembra y el comienzo de la explotación del pastizal. En esta etapa se deben realizar labores que eviten o disminuyan la competencia con las malezas y favorecer el crecimiento de la Leucaena para que esté en condiciones de iniciar su

explotación sin influencias negativas posteriores que hagan desapare-

cer la leguminosa de pastoreo.

Siembra en bolsa

Las plantas se pueden trasplantar cuando tienen una altura de 20 a 30

cm aproximadamente. Mientras estén en el vivero y un tiempo antes del

trasplante, éstas se someten al estrés fisiológico, por ejemplo falta de agua, que son las condiciones que pueden ocurrir posteriormente en el campo. Es un método costoso y requiere bastante mano de obra. Debe

ser empleado como última opción y para áreas pequeñas.

Control de malezas

No tendrá un establecimiento deseado de esta leguminosa si no se aplican métodos adecuados de control. El área se debe mantener libre de malezas en los primeros 60 a 80 días después de la siembra. En los suelos con preparación convencional se recomienda cualquier método

de control de malezas. Cuando ocurre la emergencia de la maleza se

harán las labores de cultivo para mantener el control de la mala hierba. Son válidos el uso de chapeadoras, cultivador, grada o rotovator en el camellón, empleo de animales como tracción y el azadón.

Inicio del pastoreo

El pastoreo inicia cuando la planta alcance una altura de 1.0 a 1.1

m, en dependencia del tipo de suelo, precipitación, fecha de siembra

y la calidad en el control de las malezas. Se inicia en forma ligera du- rante el primer mes de rotación.

Preparación de las semillas y siembra

Se recomienda una prueba de germinación previa a la siembra para mantener su estado cualitativo. La semilla con buena germinación, se siembra sin tratar y si la germinación es baja, se aplican tratamientos específicos. Uno de los más comunes es el empleo de agua caliente:

cuando la temperatura se eleve por encima de 85 oC, se retira la vasija

del fuego y se sumergen las semillas durante 5 a 10 minutos, mientras que a 100oC grados el tiempo de inmersión no excederá a un minuto. Para obtener un buen desarrollo de las leguminosas es conveniente inocular sus semillas con la cepa adecuada antes de la siembra, según las instrucciones específicas. El ICA 400 y 40l0 es para suelos grisáceos. Los ICA 4035, 4036 y 4037 para vertisuelos y los IH 016 y 024 para suelos ferralítico rojo. Consulte al ICA o la estación de pastos más cercana. La época de siembra es el momento durante el cual se reúnen factores adecuados de clima, crecimiento de las leguminosas y la me- nor presencia de malezas, plagas y enfermedades que no comprome- ten el crecimiento inicial de las plantas de leguminosas. La mejor fecha de siembra coincide con la estabilización de las precipitaciones, (abril junio) y no se recomienda dilatar la siembra hasta julio, ya que se pro- longa el período de establecimiento. Si va a intercalar o asociarla a gramíneas establecidas, la mejor fe- cha sería a finales de agosto y septiembre. No obstante, Ud. siempre debe lograr un lecho adecuado de siembra. Para banco de proteína se sembrará en surcos sencillos a distancias que varíen desde 3.0 x 0.5 hasta 4.0 x 0.5 m, buscando una buena densidad de plantas. Las mayores poblaciones se alcanzan al sembrar dos surcos conti- guos, separados un metro en cada franja, y conservando intervalo ante- rior. Cuando las plantas tengan de 8 a 9 cm de altura, se recomienda sembrar de 2 a 3 surcos separados a 0.60 cm, una gramínea rastrera a vuelta de arado en el centro de la calle, entre las hileras de legumino- sas. En gramíneas que se propagan por semilla botánica, se siembra un número de surcos igual a los descritos anteriormente, pero a chorrillo, con las dosis aconsejadas.

Bloques multinutricionales

El principal objetivo de los bloques es el suministro de urea para incre- mentar la actividad de los microorganismos del rumen y lograr una mayor síntesis de proteína microbiana lo que aumenta al mismo tiempo la digestibilidad de la materia seca y el consumo voluntario de los animales que consumen pastos de mala calidad. Mediante el mismo es posible ofertar energía y los minerales deficitarios. Entre las ventajas de los blo- ques se encuentran su fácil elaboración, transportación y conservación. Para su elaboración se pueden utilizar componentes muy diversos dependiendo de su disponibilidad. No obstante, es frecuente utilizar los materiales siguientes:

Los bloques multinutricionales (BMN) son una mezcla de miel fi- nal, calcio y alimentos voluminosos, urea y otros aditivos, muy útiles en la suplementación de los rumiantes en pastoreo o confinados con acce- so a alimentos fibrosos. El objetivo fundamental de su empleo es el de optimizar la actividad de los microorganismos del rumen encargados de la degradación de los alimentos fibrosos, mejora la digestibilidad de los pastos y forrajes de escaso valor nutritivo e incrementa la capacidad de consumo de estas fuentes alimentarias. Hay una gran diversidad de BMN porque estos se pueden fabricar con gran variedad de compuestos. La fórmula general se presenta en la tabla 7.

TABLA 7. Composición general de los BMN

Componentes

Inclusión (%)

• Miel final

50

• Urea

10

• Cal viva

10

• Sal común

5

• Harina de hueso

5

• Alimento voluminoso

20

 

100

La composición de los BMN, tiene una marca influencia local, ya que depende de las disponibilidades de subproductos disponibles en la región, facilidades para su obtención, transportación y los precios que predominen en el mercado. No obstante, el ganadero puede incluir algunos componentes, según sus intereses productivos. Los más comunes son la miel final, los alimentos fibrosos y las sales minerales, que aportan la energía deficitaria en el balance, alimentario, los minerales y vitaminas. El papel de la cal es aglutinar los elementos presentes en el bloque y aportar calcio que se requiera. La harina de hueso aporta calcio y fósforo. Las fuentes fibrosas pueden estar repre- sentadas por heno troceado, bagacillo seco, saccharina y harina de tri- gos entre otras, y en dependencia de su calidad, aportan también elementos nutritivos.

Formas de elaboración

En su preparación, generalmente se procede a mezclar la miel con la urea, sales minerales y los otros aditivos. Después la mezcla se de-

posita convenientemente en un molde hasta su fraguado. Si se fabrican en cantidades apreciables, se debe almacenar hasta el momento opor- tuno de suministrarlos a los animales. Una ventaja es que los BMN no se deterioran fácilmente y son de fácil transportación. Existen tres for- mas para la elaboración: manual, semimecanizada y mecanizada.

1.

Manual

Se elabora mediante instrumentos convencionales para el mezcla- do como pueden ser palas y azadones. La mezcla se vierte en un cubo metálico previamente humedecido, se llena e invierte y el bloque se extrae mediante un ligero golpe. Es una alternativa apro- piada para pequeñas unidades ganaderas, ya que por sus caracterís- ticas presenta una baja productividad. En general, la forma manual se ejecuta en cuatro fases sucesivas y continuas: preparación de los ingredientes, mezclado, compactación y secado. La preparación de los ingredientes, consiste en acondicionar y pe- sar los productos a utilizar, miel final, urea, minerales y cal y alimentos fibrosos. El mezclado consiste en la colocación de las materias primas en un recipiente que pudiera ser un tanque de 55 galones cortado longitudinalmente a la mitad o la conocida «canoa» de fibrocemento, para disolver los ingredientes sólidos en la miel final lo más homogéneamente posible. La incorporación de las materias primas a la mezcla debe seguir el siguiente orden: miel final con no menos de 800 Brix, urea, sales minerales, cal y lo último el relleno fibroso. Una vez lograda la consistencia adecuada de la mezcla, se procede a su moldeado y compactación, en envases de metal, madera o plásti- co, utilizados como moldes. Se compacta la mezcla con un pisón de metal o madera, hasta que salga del molde sin desbaratarse, de manera que conserve su forma. El secado consiste en colocar los bloques al sol durante 10 a 18 horas en dependencia del tamaño y peso, en lugares bien aireados, para que éstos liberen el exceso de humedad, consoliden su solidifica- ción y adquiera la dureza deseada, para obtener verdaderamente una estructura de «bloque». Cuatro trabajadores en una jornada de 8 horas producen 64 bloques aproximadamente, de 20 x 20 x 20 cm, con un peso promedio de 10 kg. El factor que regula el consumo del bloque es su durezaEl factor que regula el consumo del bloque es su dureza La dureza se modifica mediante el incremento o disminución del contenido de alimentos fibrosos. Un bloque blando, que implica un mayor consumo por los animales, contendrá una alta proporción de

fibra. Si se desea reducir el consumo, se disminuye el material fibroso y se incrementa la finura del molido de las materias primas.

2. Semimecanizada Se utiliza un trompo mezclador o concretera para la preparar la mezcla. Las fases de compactación y secado se realizan de manera similar al proceso anterior. La incorporación de los componentes al mezclador se hace con el orden siguiente: primero se depositan los componentes sólidos tales como la urea, sales minerales y los re- llenos y a continuación la miel final, hasta lograr una masa homogé- nea sin grumos. Esta alternativa permite duplicar la cantidad de bloques, ya que según la experiencia práctica, se pueden fabricar 128 unidades en similares condiciones laborarles a las descrita an- teriormente.

3. Mecanizada Esta posibilidad requiere de una capacitación previa de los opera- dores Se utiliza una prensa hidráulica con una cámara para el mol- deado y compactación de la mezcla, que produce bloques con las ventajas siguientes:

Control del grado de compactación. Bloques suaves o duros según los propósitos del productor

Disminuye el tiempo de solidificación. Se obtiene una estruc- tura más firme que facilita su manipulación

Incremento la productividad de la mano de obra y los niveles de producción. Permite suplementar a un mayor número de animales Si los bloques, confeccionados en cualquiera de sus variantes están bien hechos:

Se pueden almacenar a las 24 horas. No obstante, es conve- niente darle una semana de maduración antes de suministrar- los a los animales, aunque no es necesario si los BMN presentan una consistencia pareja y suave, sin grumos ni terrones de urea o cal

Que se sienta la miel al tacto, pero que los dedos no penetren el bloque aunque se presione

Crecimiento Compensatorio

El crecimiento compensatorio se define como el crecimiento rápi- do de los ovinos asociados con un incremento en el consumo volunta- rio después de un período de pérdida de peso a causa de una restricción alimentaria.

Un aspecto que favorece el uso de esta práctica en las explotacio- nes de ovejas Pelibuey son las grandes variaciones estacionales en la producción y calidad de los pastos debido al comportamiento de las lluvias. Por lo regular, durante el período de seca los animales pierden peso y lo recuperan durante las lluvias a causa del incremento de la producción de pastos. Cuando las ovejas paren al final del período de lluvias y no reciben una adecuada suplementación alimentaría durante el período de seca y el pasto es poco y de mala calidad, por lo regular, los corderos no alcanzan el crecimiento esperado, es estos casos el crecimiento compensatorio pue- de tener gran importancia si los corderos se destetan al inicio del período de lluvias cuando se incrementa la disponibilidad de pastos. En los sistemas semi intensivos con la ceba de corderos en áreas especializadas de pastoreo es conveniente orientar el manejo reproductivo para que el destete se produzca a principio de las lluvias. En Cuba, esto se logra cuando se utiliza una época de monta en los meses de mayo-julio y tendría la ventaja de aprovechar, en cierta medi- da, el crecimiento compensatorio en los corderos. Sin embargo, probablemente las mayores ventajas del crecimiento compensatorio se alcanzan en las ovejas de desecho cuando entran en un régimen de ceba a principio de las lluvias para su sacrificio al final de este período.

Abono orgánico

Una práctica bastante generalizada en los sistemas de producción

ovina es el confinamiento de los animales durante la noche en locales

y corrales donde se acostumbra a suministrar los suplementos

alimentarios. El estiércol y los residuos de alimentos se deben recoger y depositarlos en un lugar apropiado próximo a la nave para su utiliza- ción en la fertilización de los bancos de proteína o para la elaboración de compost.

Los bancos Morera responden muy bien a este tipo de fertilización

lo que contribuye a incrementar la producción y a reducir o eliminar los

gastos por la compra de fertilizantes químicos. El compost es el resultado de la descomposición de la materia orgá- nica mediante un proceso de fermentación aeróbica. En su preparación hay que considerar los siguientes aspectos:

Hacer pilas de 2.0 m de largo por 1.5 de ancho y 1.5 m de alto

La pila se forma por capas sucesivas de estiércol y material fibroso:

la primera, de 10 cm aproximadamente, se hará con estiércol, des-

pués una capa (20 cm) de residuos secos de cosechas y forraje rechazado por los animales u otros materiales fibrosos. Se deben ser cortar en partículas pequeñas para incrementar la superficie de contacto y se produzca una mejor descomposición. Entre estas ca- pas se puede intercalar capas de tierra fértil y hojas de legumino- sas. La humedad se debe mantener entre un 50 al 60 % mediante el riego periódico

Pastoreo con perros

A pesar de la ayuda que prestan los perros a la producción ovina en América Latina, esta práctica es poco frecuente y por consiguiente los productores desaprovechan los beneficios que se obtienen con el uso de los perros en el manejo y cuidado de los ovinos en el pastizal. Entre estas ventajas se pueden mencionar el facilitar el traslado de los anima- les de un área a otra, la contribución a la unidad del rebaño, la facilitación de la recogida de los animales en el área de pastoreo y la protección de los ovinos ante animales depredadores y el hurto. Esta ayuda depende en gran medida del nivel de interrelación que se establezca entre el pastor y el perro en el manejo del rebaño, de ahí, la importancia que los perros sean adiestrados convenientemente en las actividades a realizar. El perro presta una gran ayuda en los sistemas extensivos donde por lo regular es necesario orientar el pastoreo hacia determinadas áreas con el fin de lograr el máximo aprovechamiento del pasto y plantas arbustivas. La intervención del perro en la explotación ovina se debe realizar considerando los aspectos siguientes:

El perro acompañará siempre al pastor en el manejo del rebaño y actuará según las señales de mando

Entre el perro y las ovejas debe existir un espacio que permita el libre movimiento de las ovejas en el área de pastoreo.

Cuando el pastoreo es dirigido por el pastor hacia determinadas áreas, el perro se situará a un lado del rebaño en la parte delantera protegiendo las áreas a las cuales no deben entrar las ovejas. El pastor se situara en el lado contrario, en la parte posterior, con el mismo propósito

El perro acompañará a las ovejas en el recorrido del corral hacia el área de pastoreo. El pastor irá detrás del rebaño. Una vez en el potrero permanecerá junto con el pastor, si el pastoreo no es dirigido

Participará en la recogida de las ovejas del potrero cuando el pastor haga las señales de mando. Debe recorrer el potrero con el fin de

garantizar la salida de todas las ovejas e irá al frente del rebaño, evitando que lo atraviese por alguna parte y se asusten las ovejas

Castración

La castración de los machos que no se destinan a la reproducción ofrece ciertas ventajas, principalmente en aquellos rebaños donde re- sulta más conveniente mantener a todos los animales unidos en uno solo grupo. Entre estas ventajas se encuentran:

Permite el pastoreo y el manejo de todos los animales en un solo rebaño, sin el peligro de que las hembras se gesten con machos no deseados

Mejora el comportamiento de los machos en el grupo ya que los machos castrados adoptan una actitud menos competitiva

Ejerce cierto beneficio en la calidad de la canal debido al aumento en el contenido de grasa La castración se practica preferiblemente durante la primera sema- na de edad. Entre los métodos más frecuentes se encuentran el quirúr- gico y el de anillo flexible.

Método quirúrgico. Consiste en extraer los testículos a través de una incisión en el escroto. Para esto se puede utilizar el siguiente pro- cedimiento.

Colocar el lomo del cordero sobre una superficie sólida, con las extremidades posteriores hacia arriba y delante

Tomar la parte más baja y final de escroto. Empujar los testículos hacia arriba

Hacer un corte en la parte más baja del escroto. Cortar aproxima- damente una cuarta parte del mismo, lo suficiente para que pue- dan salir los testículos

Empujar los testículos y el cordón espermático hacia abajo hasta su salida del escroto

Halar suavemente el cordón espermático hasta que se rompa. No debe quedar parte del cordón espermático fuera de la incisión

Aplicar un desinfectante en el área quirúrgica

Colocar los corderos junto con sus madres en un lugar higiénico Método por anillo flexible: Es un procedimiento muy simple y de gran efectividad.

El cordero se coloca en la misma posición que en el método quirúr- gico. Y especialmente con pocos días de edad

Se debe utilizar un anillo grueso y elástico. Las ligas de uso ordina- rio por lo regular no garantizan la presión necesaria para impedir el flujo de sangre hacia los testículos

Para colocar el anillo, se utiliza un instrumento apropiado, la tena- za. El anillo se coloca en la parte superior del escroto, por encima de los testículos, de forma que impida el flujo de sangre

Se debe garantizar que ambos testículos se encuentren en la bolsa testicular en el momento de colocar el anillo

Método para determinar la edad

En ocasiones es necesario determinar la edad de los animales prin- cipalmente, cuando éstos se destinan a la reproducción y al mejora- miento genético. Cuando no se dispone de registros individuales, la edad se puede estimar con bastante aproximación mediante la aparición de los dientes permanentes. La oveja sólo tiene dientes en la mandíbula inferior, 8 incisivos y 24 molares para un total de 32 dientes. Para estimar la edad se valora la caída de los dientes incisivos de leche. Los primeros dientes de leche que son sustituidos por los per- manentes son los del centro denominados pinzas, este proceso conti- núa regularmente de dos en dos hasta la total desaparición de los dientes de leche. (Figura 9)

Recién nacido No están presentes los dientes. En ocasiones apare- cen las pinzas y los
Recién nacido
No están presentes los dientes. En ocasiones apare-
cen las pinzas y los intermedios.
3 meses de edad
Estan presentes todos los incisivos en la dentición
temporal.
12 a 15 meses de edad Se reemplazan las pinzas por las permanentes. 2 años
12 a 15 meses de edad
Se reemplazan las pinzas por las permanentes.
2 años de edad
Se reemplazan los intermedios por dientes perma-
nentes
3 años de edad
Se reemplazan los segundos intermedios por dien-
tes permanentes
4 años de edad

Figura 9. La dentición en el Ovino.

La edad se estima según el criterio siguiente:

2 dientes permanentes 12-18 meses

4 dientes permanentes 2 años

6 dientes permanentes 3 años

8 dientes permanentes 4 años Después de la aparición de todos los dientes permanentes (4 años) es muy difícil estimar la edad con exactitud. Los dientes permanentes pueden ser retenidos hasta los 7-8 años de edad, pero a menudo co- mienzan a perderse entre los 5-6 años.

Identificación con muescas en la oreja

La identificación individual se puede realizar por diferentes mé- todos, siendo el más prácticos el uso de presillas plásticas o metáli- cas. Un procedimiento más complejo es el uso de un equipo para tatuar a los animales, sin embargo, cuando no se dispone de estos recursos la identificación se puede realizar mediante muescas en la oreja (Figura 10).

se puede realizar mediante muescas en la oreja (Figura 10). Figura 10. El número de animal

Figura 10. El número de animal se corresponde con la suma de cada muesca presente en la oreja.

CAPÍTULO VI. Sistemas de producción

C APÍTULO VI. Sistemas de producción Hay diversas propuestas para clasificar los sistemas de producción ani-

Hay diversas propuestas para clasificar los sistemas de producción ani- mal en el trópico, aunque las tendencias más generales en los ovinos son aquellas que agrupan a estas producciones en sistemas:

Extensivos

Semi intensivos

Intensivos

Integrados Estos sistemas se caracterizan a excepción de los intensivos por una baja productividad, principalmente por una pobre respuesta animal a los regímenes alimentarios y a deficiencias en las prácticas de mane- jo. Sin embargo, los ovinos de pelo de esta región ocupan la mayor preferencia cuando se comparan con otras razas de clima templados, porque manifiestan un comportamiento productivo mucho más venta- joso principalmente porque están mejor adaptados a las condiciones climáticas y de alimentación de la región, presentan índices de fertili- dad más altos, mayor supervivencia a todas las edades y por lo regular las ovejas presentan estro durante todo el año. Estos rasgos están vinculados íntimamente con la producción de corderos y por consiguiente, con la producción de carne. La alta morta- lidad, baja fertilidad y prolificidad que manifiestan en el trópico las razas de clima templado constituyen los factores limitantes de mayor repercusión en su comportamiento y al mismo tiempo no favorece el desarrollo de programas de cruzamiento de las razas autóctonas con animales de mayor capacidad productiva.

Sin embargo, hay que considerar que las razas de pelo bajo estas condiciones de explotación se caracterizan por un crecimiento lento, con una canal de baja calidad principalmente por una alta maduración de las carnes al sacrificio y poco contenido de grasa de cobertura, lo que origina una menor aceptación en el mercado comparada con las carnes de animales de mayor potencial productivo. El desarrollo de una estrategia regional para incrementar la produc- ción de carne ovina sin necesidad de hacer grandes inversiones se debe orientar hacia:

El mejoramiento de los sistemas de producción mediante el uso de técnicas en el manejo reproductivo y alimentario que incrementen la producción de corderos

El mejoramiento de la calidad de la canal

El aprovechamiento del crecimiento compensatorio al final de la ceba

La búsqueda de nuevos mercados donde no exista una gran com- petencia con carne procedente de regiones con alta especializa- ción en la producción ovina

La elaboración de un producto más diversificado buscando una iden- tidad regional que lo haga más competitivo Sin embargo, la decisión de muchos productores de aprovechar algunos recursos locales en la crianza ovina de pelo en lugar de otras especies de animales se debe entre otras cosas a que son animales de pequeña talla, poco agresivos, lo que permite la participación de ancia- nos y niños en el manejo,; el gasto inicial para comenzar esta produc- ción generalmente es menor que para otras especies de mayor tamaño; la canal pequeña que puede ser consumida por la familia, sin necesi- dad de contar con métodos de conservación de las carnes durante lar- gos períodos; la convivencia en grupo lo que facilita el manejo y la alta resistencia a las condiciones ambientales del trópico. El pastoreo constituye el componente principal que caracteriza a los sistemas de producción de la región. Las altas temperaturas, los valores de radiación solar y régimen de lluvias favorecen el crecimiento del pasto y la vegetación arbustiva así como facilita el manejo de los animales en el campo prácticamente durante todo el año. No obstante, las diferencias entre los sistemas de producción de- pende de las condiciones socioeconómicas y de las oportunidades de los productores de introducir insumos, tecnologías y prácticas de ma- nejo en la producción ovina en un contexto bastante deprimido que caracteriza la crianza de esta especie en la región.

Sistemas extensivos y semi intensivos

No existen límites precisos que permitan diferenciar los sistemas extensivos de los semi intensivos. estos últimos se caracterizan por un mayor nivel de organización de la producción, el uso de insumos y tecnologías. Entre las principales diferencias se encuentran:

Sistemas extensivos

Sistemas semi intensivos

Pastoreo continuo, principalmente en praderas de pasto natural.

Pastoreo generalmente en potreros de pasto natural o de especies introducidas donde se utiliza cierto grado de rotación de los animales en los potreros.

Solo se utiliza la suplementación mineral.

Es frecuente el uso de suplementos alimentario, principalmente durante el periodo de seca.

Rebaños grandes, aunque con un número variable de animales.

Rebaños más pequeños, con un número variable de ovejas.

Bajo nivel de organización del rebaño. Se utiliza un rebaño único.

Mayor nivel de organización. La ceba de los machos, por lo regular, se hace en áreas especializadas.

Reproducción por monta libre y continua.

Se utilizan diferentes métodos y periodos de monta en dependencia de las condiciones de la producción.

La venta al mercado o a la industria es el principal objetivo de la producción.

La venta de animales al mercado y a la industria y animales para la reproducción.

Poco control sanitario. Uso limitado o nulo de tecnologías.

Mejor control sanitario, es frecuente el uso de tecnologías en el manejo alimentario y reproductivo.

No se utilizan o son muy limitados los registros de producción.

Es frecuente el uso de registros, principalmente cuando se producen animales para la reproducción.

Los pequeños rebaños están representados principalmente por pro- ductores con pocos recursos y muchas veces no son propietarios de la tierra. Se caracteriza por:

El pastoreo, el principal y a veces, la única fuente alimentaría de los animales, se realiza de forma indiscriminada aprovechando al máximo los recursos locales

Rebaños pequeños, aunque con un número muy variable de ani- males (5-100 ovejas).

El manejo de los animales lo realiza por lo regular algún miembro de la familia

Los animales generalmente, pernoctan cerca de la vivienda del criador

La producción se destina a satisfacer una parte de las necesidades alimenticias de la familia y para la venta

La explotación se realiza en un rebaño único

Reproducción por monta libre y continua durante todo el año La introducción en estos sistemas de algunas prácticas de manejo pue- de ser de gran importancia para incrementar la productividad de los reba- ños. Por ejemplo la creación de bancos de energía y proteína, la castración de los machos y la selección de animales para partos múltiples. La siembra de plantas arbustivas de alto contenido de proteína de fácil propagación y alta producción de biomasa debe ser una estrategia que caracterice a esta forma de producción ovina. Estos recursos se pueden aprovechar de muchas maneras, desde bancos organizados hasta las cercas vivas que pueden constituir un recurso muy barato y al alcan- ce de cualquier criador. La castración de los machos que no se destinan a la reproducción facilita el manejo de los animales y garantiza una mejor selección de los sementales. La selección para la reproducción de animales procedentes de par- tos múltiples debe ser una práctica sistemática en este tipo de produc- ción ya que a largo plazo puede constituir un elemento importante en la eficiencia productiva del rebaño. La producción ovina en medianos y grandes rebaños se desarrolla por lo general en condiciones extensivas y semi intensivas donde el pastoreo constituye la base alimentaria fundamental. Pastoreo. No se dispone de suficiente información de cuales son las variedades de pastos que ofrecen los mejores resultados en el pas- toreo ovino. Por lo regular, al seleccionar esta variedades se hace sobre la base de las experiencias obtenidas en el ganado vacuno. Sin embar- go, para alcanzar un buen aprovechamiento del pastizal es recomenda- ble utilizar pastos de baja altura, esto facilita al movimiento de los animales y la selección de las partes de mayor valor nutritivo. Esto adquiere particular importancia cuando las ovejas van al pastoreo con sus crías o cuando se utiliza el pasto Estrella (Cynodon nemfluensis) que se caracteriza por largos y gruesos estolones.

El pastoreo se realiza durante las horas del día y el confinamiento de los animales durante la noche. Las formas más generalizadas de pastoreos en estos sistemas son el extensivo y el rotacional. El primero se caracteriza por ser un método simple, de fácil manejo y muchas veces con buenos resultados principalmente cuando los animales dis- ponen de grandes áreas para el pastoreo donde pueden hacer una alta selección de aquellas plantas de alto valor nutritivo. Sin embargo, se considera que es un método poco eficiente en el control del parasitis- mo gastrointestinal y requiere de la limpieza del potrero de aquellas plantas de poca aceptabilidad por los animales. El pastoreo rotacional exige del acuartonamiento del área mediante cercas fijas o móviles en varios cuartones donde se practica la rotación de los animales por períodos determinados. Es un método más comple- jo y poco extendido en estos sistemas de producción. No obstante, es frecuente encontrar el área de pastoreo dividida en varios potreros de forma irregular donde se realiza determinada ro- tación de los animales en dependencia de la disponibilidad de pasto y tiene como ventaja un mayor aprovechamiento del pastizal. Su manejo es sencillo una vez establecido los potreros y el uso de cercas vivas puede representar una fuente importante de alimento de alto valor biológico para la suplementación de los animales principalmente si en las cercas se utilizan plantas de alto contenido de proteína como la Gliricidia sepium. El pastoreo con perros puede constituir un método eficiente para la rotación de los animales sin necesidad de invertir grandes recursos eco- nómicos. En Cuba, donde existen dos épocas del año bien definidas, muchas veces es difícil definir es el número de animales/há para garantizar el máximo aprovechamiento del pastizal, principalmente en los sistemas semiintensivos. En estos casos lo más ventajoso es variar la carga en dependencia de la disponibilidad de pasto. Sin embargo, en la práctica esto es casi imposible ya que muchas veces no se dispone de los animales para incrementar la carga en el período de mayor producción de pasto o de áreas de pastoreo adicional para el traslado de los animales cuando la disponibilidad de pasto disminuye. En estos sistemas se mantiene una carga fija durante todo el año, con los inconvenientes de que si ésta es baja se corre el riesgo de no utilizar eficazmente los excedentes de pasto que se producen durante el período lluvioso. Esto da origen a un incremento de la relación tallo/ hoja con un aumento del contenido fibroso del pasto y disminuye su

calidad. En cambio, con cargas altas los mayores inconvenientes se manifiestan en el período de seca cuando se reduce notablemente la producción de pasto y los animales no disponen de la cantidad sufi- ciente de alimentos para satisfacer sus necesidades. De ahí, la impor- tancia de establecer en estos sistemas un manejo reproductivo donde los mayores requerimientos nutricionales del rebaño coincidan precisa- mente con los períodos de mayor disponibilidad de pasto o introducir tecnologías que contribuyan a elevar la cantidad de alimentos en los períodos críticos. La carga animal que se utiliza en estos sistemas es muy variable y por lo general oscila entre 3 a 10 ovejas/há, según las variaciones esta- ciónales en la producción de los pastos y las posibilidades de suple- mentos alimentarios. Suplementación. La necesidad de la suplementación alimentaría radica en el deficiencia de pastos que caracterizan a estos sistemas durante los meses de seca. Las ovejas alcanzan un buen comporta- miento cuando reciben un suplemento a base de concentrados en este período. Sin embargo, no siempre la respuesta que se alcanza con los concentrados compensa los gastos que ocasionan estos suplementos debido a los altos precios en el mercado. Una estrategia más sostenible en estos sistemas seria la suplementación con miel y urea, los bancos de proteína y la oferta de los BMN. En Cuba es frecuente el uso de la miel con un 3 % de urea en la suplementación de las ovejas durante los meses de seca con resultados satisfactorios y a un menor gasto comparado con los concentrados. La introducción de las ovejas durante 2-3 horas en un banco de Leucaena leucocephala después del pastoreo ejerce un efecto muy beneficioso en la fertilidad, prolificidad, la mortalidad, peso al nacer y peso al des- tete de los corderos. Cuando los recursos para la suplementación son limitados, éstos se deben de reservar para el inicio del período de gestación, principal- mente si se utiliza la época de monta. Castración. En los sistemas extensivos es preferible que todos los animales machos y hembras permanezcan unidos en un solo rebaño (rebaño único). Esto tiene la ventaja de que el manejo es más simple, pero tiene la desventaja de que las hembras se puedan gestar con ma- chos no deseados y a edades tempranas cuando no han alcanzado el peso apropiado. Debido a esto, es conveniente castrar los machos que serán destinados al sacrificio. Cuando no sea posible esta práctica, se aconseja separar a los machos del rebaño después del destete (4 me- ses de edad).

Ceba de corderos. En los sistemas semi intensivos un aspecto importante para incrementar la producción de carne es el destete de los corderos aproximadamente a los 4 meses de edad y trasladarlos a otras áreas para la ceba con el propósito de sacrificar a los machos al año de edad o antes con buen peso y calidad de la canal.

Por eso, hay una tendencia a aprovechar las áreas más desfavora- bles para la crianza de las ovejas y utilizar condiciones más ventajosas para la ceba de los corderos. En general, en la ceba ovina existen dos tendencias.: la estabulación y el pastoreo.

La ceba estabulada, generalmente se realiza con pequeños gru- pos, en corrales, con naves de sombra y con libre movimiento. El propósito es que los animales puedan manifestar su potencial para la producción de carne. En la tabla 8 se ofrecen la ganancia de peso diaria en corderos en diferentes regímenes alimentarios.

TABLA 8. Ganancia diaria en ceba estabulada en corderos Pelibuey.

 

Régimen alimentario

Ganancia diaria (g)

Un kg de concentrado por día más heno

220

a

voluntad.

Concentrado al 80% más forraje 20%.

180

Forraje a voluntad más un suplemento de concentrado.

100-120

Heno a voluntad más 0.5 kg de concentrado.

150

Miel /urea a voluntad más suplemento de proteína verdadera y forraje restringido.

50-120

Caña de azúcar / urea a voluntad más suplemento de proteína verdadera

50-75

y

carbohidratos.

En condiciones prácticas de producción hay evidencias de que los carneros Pelibuey pueden alcanzar 200 g/día o más cuando reciben una dieta alta en granos. A medida que disminuye el valor energético de la ración se reduce la ganancia diaria en peso. Este es el caso de las dietas de forraje o heno y un suplemento de concentrado donde la ganancia oscila entre los 100-120 g/día y en las dietas a base de miel/urea o caña de azúcar con ganancias muy bajas del orden de los 50-100 g/día/animal.

Independientemente que estos resultados se puedan mejorar al aumentar la eficiencia alimentaría ya sea por una mejor calidad de la dieta o al mejorar los procesos digestivos, es poco probable que en condiciones de producción se alcancen ganancias superiores a los 250g/animal, inclusive con dietas altas en granos. Entre los factores que hacen poco sostenible la ceba estabulada de los ovinos Pelibuey se encuentran el lento crecimiento y los altos precios de los granos, lo que reduce sensiblemente los beneficios económicos de la pro- ducción. La alternativa que ofrece las mayores ventajas económicas es la ceba en pastoreo en áreas de pasto mejorado y asociado a bancos de proteína o al suministro de un suplemento de concentrado. Aunque los resultados son limitados para determinar con precisión las ventajas de la ceba en pastoreo, algunos trabajos indican la posibilidad de alcanzar ganancias entre 120-140g/animal/día en pastoreo de Bermuda cruzada (Cynodon dactylon) con cargas de 12 animales/há asociado a bancos de proteína y un suplemento de concentrados.

Sistemas intensivos

Son poco frecuentes en la región y se utilizan generalmente cuan- do se requiere que los animales alcancen un rápido crecimiento. Son sistemas de altos insumos aunque manifiestan una mayor eficiencia productiva que los sistemas extensivos.

Sistemas integrados

La integración de los ovinos a la agricultura es una práctica que se desarrolla desde hace muchos años y se manifiesta principalmente en el pastoreo de esta especie en las plantaciones de frutales y forestales (sistemas silvopastoriles y agrosilvopastoriles) y en algunos cultivos agrí- colas, con el propósito fundamental de aprovechar los recursos alimentarios disponibles en esta áreas para la producción de carne a bajo costo. Los ovinos de la raza Pelibuey manifiestan características excelen- tes para este tipo de integración en esta región. No obstante, la sostenibilidad de estos sistemas depende en gran medida, de la aplica- ción de métodos de manejo reproductivo y alimentarios eficientes que garanticen el desarrollo del ciclo productivo de los ovinos manteniendo un equilibrio beneficioso entre los animales y las plantas.

Beneficios:

Para la producción de carne se aprovecha la vegetación espontánea de estas áreas y los residuos de las cosechas

Se produce un ahorro importante de productos químicos para el control de malezas o hierbas indeseables

Una reducción en los gastos de mano de obra en el deshierbe de los cultivos

Se incrementa la productividad del sistema y la diversificación de la producción

El estiércol y la orina contribuyen a mejorar la composición del suelo o junto con los residuos de las cosechas y los alimentos se puede preparar compost para la fertilización de las plantaciones

Es posible producir un producto de mejor calidad (producto orgáni- co) en algunos cultivos Entre las plantaciones de frutales, forestales y cultivos agrícolas donde es más evidente esta integración, se encuentran:

Frutales:

Especies forestales:

Mango (Mangifera indica) Aguacate (Persea americana) Coco (Cocus nucifera) Guayaba (Psidiun Guayaba) Cítricos (citrus sp) Caoba de Honduras (Swietena macrophylla)

Caoba africana (Khaya sp) Cultivos agrícolas: Café (Coffea arabica) Henequén (Agava foureroydes) Sin embargo, uno de los factores que limitan este tipo de integra- ción es el daño que pueden causar los ovinos a las plantaciones. Por ejemplo, en las áreas de frutales y forestales las mayores pérdidas son a causa del consumo por parte de los ovinos de hojas y retoños en las plantaciones principalmente cuando éstos son jóvenes y las ramas se encuentran al alcance de los animales. En otros casos se observa el consumo de frutos o el descortezamiento de los troncos de los árboles principalmente cuando se intensifica el pastoreo o existe poca disponi- bilidad de pasto en el área en explotación. En sentido general y considerando algunas particularidades es posi- ble alcanzar resultados satisfactorios en el proceso de integración si se considera las cargas bajas, la introducción de la época de monta en mayo a julio, utilizar un rebaño único con la castración de los machos, el cruzamiento de ovejas Pelibuey con machos de razas de mayor pro-

ducción de carne en un cruce terminal, sacar las hembras de desecho y los machos y hembras jóvenes F 1 del rebaño para el sacrificio al final de la época de lluvias. Los excedentes de hembras jóvenes Pelibuey que no se utilicen en el reemplazo se deben vender, Hay que mantener separados convenientemente los machos de las ovejas al principio de la época de monta para provocar el efecto macho y crear bancos de proteína para la suplementación de los sementales y las ovejas durante el período de monta y en los meses de seca. Explotación ovina en frutales y forestales: En Cuba, se destinan miles de hectáreas de tierra al cultivo de árboles frutales (excluyendo los cítricos) y forestales aunque la integración de los ovinos es más frecuente en los cultivos de frutales. En las plantaciones de mango, aguacate y coco frecuentemente se observa este tipo de integración, principalmente porque incrementa la productividad del sistema y diversifica la producción, disminuye los gastos de deshierbe de las plan- taciones y mejora la composición del suelo. Estos sistemas se caracterizan por su simpleza y no requieren mu- chos recursos. No obstante, el uso y manejo de las áreas de pastoreo deben ser aspectos que el criador analizará en cada lugar de acuerdo a las condiciones específicas, considerando la disponibilidad de alimen- tos para los diferentes períodos del año. La práctica más común es el pastoreo continuo de los animales en las plantaciones durante el día y el traslado hacia las locales de aloja- miento durante la noche. Es posible dividir el área en grandes potreros lo que permitiría cierto grado de rotación de los animales en el pastizal. Generalmente, se utilizan cargas bajas, entre 3-5 animales/há y se de- ben seguir los mismos criterios expuestos en los sistemas extensivos y semi intensivos para definir este indicador. El manejo reproductivo más frecuente es la monta libre durante todo el año. Sin embargo, se puede utilizar la época de monta e introducir el efecto macho y el flushing eficientemente con el propósito de incremen- tar la producción de corderos. La creación de bancos de proteína y energía deben ser prácticas sistemática en estos sistemas debido a la deficiencia de alimentos que se produce durante los meses de seca. Explotación de ovinos en los cafetales. En algunos países de esta región se explota el ovino en áreas destinadas al cultivo del café con el propósito de producir café orgánico y ahorrar herbicidas, redu- cir la mano de obra en la limpieza del cultivo, y disponer de una producción adicional de carne. Esta integración, es beneficiosa ade- más, para proteger el ambiente debido a que reduce o elimina el uso de productos químicos.

El estiércol y los residuos de la cosecha se pueden utilizar en la producción de compost, lo que contribuye a reducir los gastos de ferti- lizantes. Sin embargo, el éxito y sostenibilidad de la producción ovina en los cafetales depende, en gran medida de las posibilidades de redu- cir o eliminar el ataque de los animales a las plantaciones La carga generalmente es baja. Algunos trabajos indican entre 4 a 6 ovejas/há para garantizar el control de 50% de la maleza en el período de lluvia y 60% en la época de seca. Si no es posible incrementar la carga durante el período de lluvias, es preferible organizar el manejo reproductivo con época de monta para hacer coincidir el momento de las más altas las necesidades alimentarías del rebaño con el período de mayor disponibilidad de alimentos. Es conveniente desarrollar un sistema de pastoreo del tipo rotacional mediante la intervención del pastor y la ayuda del perro con el fin de mover a las ovejas de un lugar a otro según la disponibilidad de hierbas y arbustos en el cafetal. En el sistema se debe prever un área adicional para la crianza de las ovejas durante el período de maduración del café. En este momento no es conveniente que las ovejas permanezcan en el cafetal debido al ataque a las plantaciones. La siembra de arbusto de alta producción de biomasa y de proteína en las cercas o como banco de proteína en esta área adicional puede contribuir a incrementar la disponibilidad de alimentos durante este período. Explotación de ovinos en áreas de henequén. Es frecuente en muchos lugares introducir ovinos en las áreas de henequén, Agava foureroydes, para aprovechar la vegetación que crece entre las hierbas del henequén y reducir los gastos de deshierbe. En estas áreas se pue- de utilizar un manejo reproductivo y alimentario similar a aquellos que se usan en la integración de los ovinos a los frutales.

Explotación de los ovinos en los cítricos. Hay muchas razones por cuales durante años los productores de cítricos, técnicos e investi- gadores prestan especial atención a la introducción de los ovinos a las explotaciones de cítricos. Entre los aspectos que sustentan este crite- rio, dos de ellos acaparan la mayor preocupación:

Gran producción de biomasa que se produce en las áreas de cítri- cos que se puede en la alimentación animal

Grandes gastos en el deshierbe, mano de obra y productos quími- cos que se pueden reducir con la integración del ovino a estas plantaciones

Los resultados de los trabajos desarrollados en Cuba por un grupo de investigadores del Instituto Superior Agropecuario de Ciego de Ávila (ISACA) indican que en las áreas de cítricos (toronja, naranja dulce y limón) con regadío por aspersión se produce anualmente entre 5.5 –6.0 y de 14.0 a 23.0 t de MS/há en los períodos de seca y lluvia, respectivamente. El pastoreo de corderos en explotaciones de naranja Valencia durante 10 años produjo 331, 434 y 580 kg PV/há/año cuando se utilizaron cargas entre 4-8, 6-12 y 8-15 animales/há, en igual orden de cita. Si estos resultados se multiplican por los miles de hectáreas de tierra que se destinan en Cuba y en otras zonas de esta región al cultivo de los cítricos entonces es fácil comprender que en estas plantaciones hay un potencial incalculable para la producción de carne ovina. Sin embargo, hasta el momento se ha avanzado en ésta práctica, debido principalmente, a la gran especialización de la producción citrícola para incrementar la producción, la eficiencia productiva y la calidad de un producto de alta demanda mundial. El ataque de los ovinos a las hojas y retoños de las plantas principal- mente cuando el cítrico es joven o de copa baja al alcance de los animales constituye el aspecto que más limita este tipo de integración. No obstan- te, las experiencias del grupo de ISACA indican que siempre que exista una buena cobertura de gramíneas y leguminosas en las plantaciones es factible reducir significativamente el ataque de los animales a las planta- ciones. Se ha demostrado que cuando la disponibilidad de pasto no es menor de 2 kg MS/animal/día se puede utilizar una carga de hasta 9 anima- les/há, sin riesgo de bajar el rendimiento de los cítricos. El uso de cercas móviles dentro de las hileras de los cítricos para el pastoreo de los ovinos o el corte de las hierbas para su uso como forra- je en un sistema paralelo de crianza ovina, no parece que ofrezca ven- tajas prácticas para su generalización en los sistemas de producción citrícola. Otros procedimientos como el arnés y la bigotera tampoco han dado los resultados esperados. Integración ovina a la ganadería. En algunos lugares de esta re- gión se utiliza este tipo de integración aunque esta práctica es poco frecuente. La forma mas común es el pastoreo simultáneo de ambas especies principalmente en las áreas de pastoreo extensivo con el pro- pósito de aprovechar al máximo la vegetación espontánea. En sistemas intensivos de pasto mejorado con regadío y fertiliza- ción y altas cargas, este tipo de asociación incrementa la producción de carne por unidad de superficie debido principalmente a un mejor com- portamiento de los ovinos asociado a una reducción significativa de la infestación parasitaria gastrointestinal.

CAPÍTULO VII. Prácticas reproductivas
CAPÍTULO VII. Prácticas reproductivas

Una de las grandes ventajas del ovino respecto al bovino es aportar frecuentemente, más de un cordero por parto y más de un parto por año. Estas características tienen gran importancia en los ovinos de pelo como en el caso del Pelibuey cuyo objetivo principal es la producción de carne, ya que la productividad de los rebaños para estos propósitos está íntimamente relacionada con la producción anual de corderos. El problema práctico se centra en organizar un manejo reproductivo eficaz para incrementar la producción de corderos. Para esto se debe considerar: el comportamiento de algunos rasgos reproductivos; méto- dos de gestación; períodos de gestación; frecuencias de partos; efecto macho; flushing y la selección para partos múltiples

Comportamiento de algunos rasgos reproductivos

Las condiciones climáticas y la disponibilidad de alimentos consti- tuyen los dos factores que más influyen en el comportamiento reproductivo de las ovejas en esta región principalmente, en la apari- ción del estro, fertilidad, prolificidad y período interpartal.

Actividad estral. La oveja Pelibuey manifiesta el estro durante todo el año ya que el fotoperíodo tiene poco efecto en el comportamiento reproductivo de los rebaños de la región. Este concepto se puede acep- tar, en sentido general, aunque hay evidencias de variaciones en la actividad estral de la oveja Pelibuey debido al fotoperíodo. Sin embar- go, en muchas regiones esta oveja presenta grandes variaciones estacionales en la presentación del estro que disminuyen notablemen- te durante los meses de seca. En Cuba, la aparición de estros de enero- abril es mucho menor que durante el período de lluvia. Este comportamiento se asocia con las variaciones en la disponibilidad de pastos durante el año. Fertilidad. La fertilidad expresada como el porcentaje de ovejas gestantes del total de ovejas expuestas a los machos tiene pocas varia- ciones estacionales en ovejas Pelibuey, cuando se cubren los requeri- mientos nutricionales. Sin embargo, los resultados de 10 300 registros distribuidos durante todo el año y en condiciones de producción indi- can que la fertilidad de esta raza oscila dentro de un rango bastante amplio (65 al 92 %). Este comportamiento está asociado con las gran- des variaciones estacionales en la disponibilidad de alimentos y las ca- racterísticas del manejo, aunque el macho tiene gran importancia en la fertilidad principalmente debido al comportamiento que manifiesta en la producción y calidad del semen, la líbido sexual y la monta. Cuando la época de cubriciones coincide con los meses de mayor disponibilidad de pastos los valores de fertilidad son más altos. Una respuesta semejante se alcanza cuando las ovejas en pastoreo reciben un suplemento alimentario durante el período de monta. En cambio, los valores de fertilidad se reducen significativamente durante los me- ses de poca disponibilidad de pastos principalmente en el período de enero-abril. Prolificidad. La prolificidad es el número de corderos por parto y es un rasgo que, dentro del manejo reproductivo, el criador le debe prestar la máxima atención, ya que representa uno de los componen- tes que más influye en la producción de corderos. En la oveja Pelibuey los valores de prolificidad son muy variables y oscilan entre 1.2 a 1.7 corderos/parto. En la práctica, hay dos aspectos que están íntimamente relaciona- dos con el nivel de prolificidad: el peso y la condición corporal al inicio del período de monta y, otro el nivel alimentario antes y durante la monta, pero en las ovejas muy gordas este indicador disminuye. Por lo general, se alcanza alta prolificidad cuando las ovejas tienen entre 2.5 y 3.5 en la escala de 5 puntos.

Muchas veces resulta difícil definir el nivel de prolificidad más efi- caz en las condiciones prácticas de producción ya que un aumento de ésta está asociado con una menor supervivencia de los corderos. En los sistemas extensivos donde la única fuente alimentaria es el pasto es preferible que los niveles de prolificidad se mantengan alrede- dor de uno. Los valores de 1.2 a 1.4 corderos/parto son apropiados para los sistemas en pastoreo, pero con diferentes suplementos alimentarios, principalmente durante los períodos críticos. Los valores más altos sólo se aconsejan en rebaños con buenas condiciones de alimentación durante todo el año. Es aconsejable para lograr altos índices de presentación del estro, fertilidad y prolificidad durante el período de seca, considerar el estado corporal de las ovejas al momento de la gestación. Resulta ventajoso, antes de la entrada de los machos al rebaño, separar las ovejas con baja condición corporal y suministrar un suplemento alimentario como míni- mo tres semanas antes del inicio del período de gestación. Período interpartal. El período entre partos es el rasgo más impor- tante para conocer el estado reproductivo de los rebaños, ya que esta etapa incluye un conjunto de actividades reproductivas de gran influen- cia en la producción de corderos. El período interpartal en la oveja Pelibuey en monta continua du- rante todo el año y en diferentes condiciones de producción oscila entre 207 a 294 días, en dependencia, principalmente, de factores relacionados con el manejo de los animales y la alimentación. Si la duración de la gestación de la oveja Pelibuey es de 149 días como promedio y la del ciclo estral entre 17-19 días con muy pocas variaciones, entonces el período entre partos depende en primer lugar, de los factores que influyen en el período que va desde el parto a la gestación. Este se calcula como la diferencia entre la duración del pe- ríodo entre partos menos la duración de la gestación. Con el propósito de hacer más fácil este análisis es preferible divi- dir el período parto-gestación en dos partes: una primera etapa de anestro vinculado con la involución uterina y una segunda etapa de reinicio de la actividad estral relacionada con la gestación, por consiguiente, el período parto – gestación depende de:

Factores relacionados con la involución uterina

Factores asociados con la presentación del estro, ovulación y ferti- lidad Algunos trabajos indican que en el 65% de las ovejas Pelibuey la longitud de los cuernos uterinos retornan al tamaño del útero no grávi-

do aproximadamente a los 20 días posparto y en el 100% de las ovejas

a los 30 días. En general, se considera que la involución uterina se

completa entre los 25-30 días, por lo tanto, la variación entre los reba-

ños en cuanto a la duración del período parto-gestación depende, en primer término, de los factores vinculados con la presentación del es- tro, ovulación y fertilidad. En las ovejas en pastoreo con suplemento alimentario o sin él, el período parto a la primera monta y parto-gestación se encuentra en los

rangos de 41-91 y 55-145 días, respectivamente. Entre los factores de mayor influencia en el período de parto-gestación se encuentran: inter- valo del parto a la primera monta, presencia de machos, estado nutricional de la oveja, época del año, lactación y amamantamiento y

el tamaño de la camada

En la oveja Pelibuey la suplementación alimentaria durante el último período de la gestación y los primeros días de la lactancia reduce el período parto-gestación o parto al primer estro posparto. Se conoce que una reducción de 25% del peso corporal a causa de una disminución en la disponibilidad de forrajes al momento del parto ejerce un efecto desfavorable en la duración del período par- to-gestación. Varios trabajos con estas ovejas indican una influencia de la época de parto en la duración del período parto-gestación. Los períodos más cortos se presentan en los meses de lluvia, lo que se asocia con una mayor disponibilidad de pastos. La lactación y el amamantamiento incrementan el anestro posparto. Una reducción del período de destete se relaciona con la aparición más temprana del estro posparto. Las ovejas que amamantan dos corderos manifiestan un período parto-gestación mucho más largo que cuando amamantan un cordero. La actividad ovárica posparto se puede restablecer mediante el con- tacto de las ovejas con los machos después del parto, si previamente estuvieron alejadas de éstos. Esta respuesta se incrementa a medida que aumenta el intervalo entre el parto y el momento que se introdu- cen los machos. Este comportamiento se caracteriza por la manifesta- ción de ovulaciones silentes y alta frecuencia de ciclos estrales cortos.

Manejo reproductivo

El manejo reproductivo dirigido a la gestación de las ovejas en esta región dependen del desarrollo de los sistemas de producción. Hay métodos simples y otros más complejos que requieren insumos y per-

sonal calificado. Entre los métodos más utilizados se encuentran los sistemas de monta libre, controlada y la inseminación artificial. Monta libre. La monta libre se caracteriza porque los machos tie- nen libre acceso a las hembras y conviven con ellas durante todo el período de monta. Es el método más utilizado en las explotaciones ovinas de la región y entre las ventajas más importantes se encuentran:

no requiere detectar las hembras en estro, se alcanzan altos índices de fertilidad y por lo general requiere poca supervisión Entre las desventajas se pueden señalar el no control de la paterni- dad a no ser que se utilicen marcadores apropiados, es necesario un mayor número de sementales, lo que reduce las posibilidades de incre- mentar el progreso genético y hay mayores posibilidades de transmi- sión de enfermedades. Monta controlada. Este método se reserva para los rebaños des- tinados a la mejora genética, cuando no es posible utilizar la insemi- nación artificial. Para su uso, se necesita el control del estro y para ello, las ovejas en estro se separan del rebaño y se aparean a los sementales. Dentro de las ventajas con respecto a la monta libre se señalan el control de la paternidad, la reducción del número de sementales y el incremento del progreso genético. Como desventajas más importantes se plantean: requiere separar los machos de las hem- bras, hay peligro de transmisión de enfermedades y se precisa del control del estro. Inseminación artificial. Su uso es limitado en las condiciones prác- ticas de la explotación ovina de la región. Con la inseminación cervical se logran bajos índices de gestación mientras que la fertilidad es mayor con la inseminación intrauterina que utiliza menor cantidad de semen, pero requiere instrumentos y personal calificado que incrementan con- siderablemente los costos de producción y no siempre están a la dispo- sición del productor. Entre sus ventajas se destacan:

Reduce considerablemente el número de sementales

Permite un progreso genético alto

Facilita el transporte de semen de animales de alto valor genético a grandes distancias

Facilita la conservación del semen durante largos períodos

Permite un buen control de enfermedades Entre las desventajas de mayor repercusión se encuentran los re- querimientos de materiales, instrumental, equipos costosos y personal especializado, principalmente cuando se utiliza la inseminación intrauterina; los bajos índices de gestación en la inseminación vaginal o

cervical, aspecto éste que limita grandemente su difusión y el incre- mento de los costos.

Período de Gestación

Se definirá el período de monta que más contribuya a la produc- ción de corderos en dependencia del tamaño de los rebaños y la dispo- nibilidad de alimentos durante el año. Los períodos de monta de mayor uso en esta región son la monta continua (durante todo el año) y la época de monta Monta continua. En la mayoría de los rebaños de la región se utili- za la monta continua partiendo del criterio de que estas ovejas presen- tan estro de forma uniforme durante todos el año. Sin embargo, se conoce que durante los meses de seca estas ovejas manifiestan una disminución notable de la actividad estral, por tanto, este método es aconsejable principalmente en:

Rebaños pequeños independientemente de las variaciones estacionales en la disponibilidad de alimentos

En los rebaños que reciben buen nivel alimentario durante todo el año independientemente del tamaño Época de monta. La época de monta se utiliza principalmente en los rebaños medianos y grandes y hay grandes variaciones estacionales en la actividad estral de las ovejas, con el propósito de aprovechar eficazmente los períodos más favorables para incrementar la produc- ción de corderos. Su uso, en esta región, puede ser de gran utilidad ya que prácticamente en toda esta zona donde se explotan ovejas Pelibuey se presentan períodos de mayor y menor actividad estral relacionadas con la disponibilidad de pastos. La duración y el uso de uno o varios períodos de monta está en dependencia de los cambios en la actividad estral de las ovejas. Entre las ventajas de una época de monta se encuentran el mejor uso de los sementales, la posibilidad de utilizar métodos como el flúshing y el efecto macho, así como el mayor aprovechamiento de los recursos alimentarios La mayor desventaja de este método se debe a la aparición de picos de partos en un período corto, lo que exige un mejor manejo con el fin de evitar altos índices de mortalidad. En Cuba, como en aquellas regiones con una situación climatológica semejante, caracterizadas por dos períodos climáticos bien definidos, uno de lluvia y otro de seca, la época de monta representa el manejo reproductivo más ventajoso en los rebaños medianos y grandes.

Sin embargo, la elección de qué período o períodos son los que tienen mayor influencia en la producción de corderos, requiere algunas consideraciones. Por ejemplo, la producción de pasto en Cuba se incrementa nota- blemente en el período de lluvia, es decir, de mayo a octubre. Por otra parte, los requerimientos nutricionales de las ovejas aumentan consi- derablemente durante el último período de la gestación y principios de la lactancia. Hacer coincidir el período de mayor abundancia de pastos con los momentos cuando son más altos los requerimientos nutricionales de las ovejas sería el criterio mejor aceptado para aprovechar al máximo los recursos alimentarios. En estas condiciones la época de monta debe co- menzar en los meses de enero-febrero como se indica en la Figura 11.

los meses de enero-febrero como se indica en la Figura 11. Figura 11. Relación entre las

Figura 11. Relación entre las necesidades alimentarias de las ovejas y la dis- ponibilidad de pastos cuando la época de monta comienza en enero.

Sin embargo la producción de corderos es baja cuando se utiliza esta época de monta debido a que las ovejas en los meses de enero- abril tienen una marcada disminución en la presentación del estro y prolificidad debido a la deficiencia alimentaria que caracteriza a este período.

Existe el criterio de utilizar una época de monta al final del período de lluvia con el propósito de que el incremento de los pastos garantice la recuperación física de las ovejas y se logren altos índices de presen- tación estral y prolificidad. Si bien esto es cierto, el inconveniente ma- yor de esta época de monta radica en el momento en que se producen los partos y la lactancia. Esto ocurre precisamente en los meses de mayores deficiencias en la disponibilidad de pastos (Figura 12).

deficiencias en la disponibilidad de pastos (Figura 12). Figura 12. Relación entre las necesidades alimentarias de

Figura 12. Relación entre las necesidades alimentarias de las ovejas y la dis- ponibilidad de pasto cuando la época de monta comienza en octubre

En estas condiciones es frecuente encontrar bajos pesos al nacer de los corderos, baja producción de leche de las ovejas y una alta mor- talidad de corderos. Es evidente, que la producción de corderos dismi- nuye considerablemente cuando las ovejas se gestan durante los meses de seca a causa de un bajo porcentaje de hembras gestantes en este período y al final de la época de lluvia por una alta mortalidad de cor- deros al destete. Algunos resultados indican que cuando la crianza ovina se desarro- lla en estas condiciones es preferible utilizar una época de monta de mayo a julio ya que durante estos meses se alcanza una mayor produc- ción de corderos en relación con otros períodos del año (Figura 13).

Figura 13. Relación entre las necesidades alimentarias de las ovejas y la dis- ponibilidad de

Figura 13. Relación entre las necesidades alimentarias de las ovejas y la dis- ponibilidad de pasto cuando la época de monta comienza en mayo

Esto se debe principalmente a:

Las pérdidas de peso que experimentan las ovejas durante la seca ejerce un efecto beneficioso en el consumo voluntario y en el apro- vechamiento de los recursos alimentarios al inicio de las lluvias

Las ovejas comienzan a ganar peso rápidamente al aumentar la dis- ponibilidad de pasto a partir de mayo lo que repercute favorable- mente en la presentación del estro y en la aplicación de algunos métodos como son el flushing y el efecto macho

Se manifiesta una mejor relación entre la disponibilidad de pastos y las necesidades alimentarías de las ovejas en relación con otros períodos de monta durante los meses de lluvia

El período de partos se produce principalmente al final de la época de lluvias y principios de la seca. El incremento de los pastos en el período lluvioso provoca un mejoramiento importante en la condi- ción corporal de las ovejas e incrementa el peso al nacer de los corderos y la ganancia en peso de las ovejas, reservas que son movilizadas durante la lactancia

En general una época de monta de mayo-julio se caracteriza por una alta presentación de estros, buen nivel de prolificidad, alto peso al nacer y bajo índice de mortalidad. Una representación gráfica de los acontecimientos de esta época de monta se detallan en la Figura 14.

de esta época de monta se detallan en la Figura 14. Figura 14. Ciclo reproductivo en

Figura 14. Ciclo reproductivo en la época de monta de mayo- julio.

Frecuencia de partos

La frecuencia de partos junto con la prolificidad constituyen los dos componentes que más influyen en la productividad de los rebaños ovinos. De ahí, el interés de muchos productores de utilizar métodos reproductivos dirigidos a aumentar el número de partos en un determi- nado período. La oveja, fisiológicamente, tiene la posibilidad de tener un parto cada 6-7 meses ya que la duración de la gestación es de 5 meses con un rango estrecho de variación y la involución del útero se completa en la oveja Pelibuey generalmente a los 30 días posparto. Para aprovechar, se utilizan diferentes procedimientos para acelerar la frecuencia de partos: entre los más frecuentes se encuentran dos partos por año, tres partos en dos años, 4 partos en tres años o cinco partos en tres años. Sin embargo, para que todos estos métodos se puedan aplicar con alta eficiencia es necesario que se presenten las siguientes condicio-

nes: un comportamiento reproductivo bastante uniforme durante el año, suficiente cantidad de alimentos para satisfacer los requerimientos nutricionales de las ovejas, buen control y organización del manejo reproductivo, sementales con buen líbido sexual y fertilidad y las posi- bilidades de realizar un destete temprano. En Cuba, como en otras zonas de esta región el método que más se utiliza es el de tres partos en dos años. Este método se puede orga- nizar con épocas de monta de 35-45 días de duración cada 4 u 8 meses y se selecciona para la monta los períodos del año cuando las ovejas manifiestan mejor comportamiento reproductivo. La época cada 4 meses tiene la ventaja que reduce el período interpartal, pero tiene el inconveniente de que el manejo del rebaño se hace más complejo y muchas veces impracticable ya que varias acti- vidades reproductivas se realizan al mismo tiempo (Figura 15).

reproductivas se realizan al mismo tiempo (Figura 15). Figura 15. Ciclo reproductivo de 3 partos en

Figura 15. Ciclo reproductivo de 3 partos en 2 años con gestaciones cada 4 meses.

Al seleccionar períodos de monta cada 8 meses el período interpartal se incrementa pero el manejo del rebaño es mucho más fácil y ofrece muchas más posibilidades de aplicación en las condiciones prácticas de producción. (Figura 16) Hasta el momento, no hay suficiente información para poder de- terminar en la oveja Pelibuey las ventajas que puede tener un sistema de 3 partos en dos años u otro semejante con respecto a un sistema de monta continua durante todo el año, cuando hay en el rebaño buenas condiciones de manejo y alimentación.

Figura 16. Ciclo reproductivo de 3 partos en 2 años con gestaciones cada 8 meses

Figura 16. Ciclo reproductivo de 3 partos en 2 años con gestaciones cada 8 meses

Algunos resultados indican que con un régimen alimentario satis- factorio la oveja Pelibuey presenta una alta actividad estral con poco cambio estacional en el comportamiento reproductivo. Probablemen- te, ésta es la causa de las pocas diferencias en los resultados reproductivos entre rebaños con un método de 3 partos en dos años y aquellos en monta continua. En Cuba, se han logrado 1.6 corderos/oveja/año en un sistema de 3 partos en dos años en ovejas Pelibuey con pasto de mala calidad, más heno a voluntad y un suplemento de concentrado en período de monta cada 8 meses (julio, marzo y octubre).

Efecto macho

Desde hace años se conoce que cuando se introducen los machos en un grupo de ovejas que permanecieron durante un tiempo separa- dos de ellos y de sus olores se produce un efecto beneficioso en la presentación del estro y la ovulación. Esta respuesta se conoce como efecto macho y se utiliza con frecuencia en muchas explotaciones ovinas por su bajo costo y por lo fácil que resulta su introducción en el manejo de los rebaños. Para que se produzca el efecto macho es necesario que tengan lugar algunos acontecimientos:

Las ovejas deben permanecer al menos 4 semanas separadas de los machos ovinos y caprinos así como de sus olores

Mantener a los machos con las ovejas juntos aproximadamente 35- 40 días

Introducir por cada 15-20 ovejas un macho Después de introducir los machos en el rebaño inmediatamente, una parte de las ovejas ovulan alrededor de las 48 horas. Aproximada- mente la mitad de ellas no presentan signos estrales (estro silente) y desarrollan un ciclo estral corto ya que el cuerpo lúteo regresa prema- turamente. Estas ovejas manifiestan un estro normal alrededor del día 25 de introducir los machos al grupo. La otra mitad después de la pri- mera ovulación desarrolla un ciclo normal. Por esta razón, cuando se utiliza el efecto macho se presentan dos picos de estros: uno a los 18 días y otro a los 25 días. Se conoce que la respuesta al efecto del macho es más efectiva cuando las ovejas son tratadas con 20 mg de progesterona oleosa en una sola dosis el día que se introducen los machos o 48 horas después. Esto favorece la formación de un cuerpo lúteo funcional. Las ovejas con bajo peso y condición corporal manifiestan una me- nor respuesta al efecto macho. Sin embargo, considerando la simplici- dad de esta práctica es posible obviar los tratamientos con progesterona o la selección de las ovejas de acuerdo con su condición corporal y utilizar de forma rutinaria este procedimiento en las producciones ovinas donde se aplica la época de monta.

Flushing

Se conoce como flushing la respuesta favorable en la tasa ovulatoria que manifiestan las ovejas cuando se incrementa el nivel alimentario al inicio del período de monta Esta respuesta dependerá principalmente de:

Tipo de alimento y momento del ciclo estral en que comienza la suplementación. Si la suplementación es con forraje o pastan en un pastizal con alta disponibilidad de pasto entonces el flushing debe comenzar al menos 3 semanas antes del inicio de la época de monta. Si se utiliza un suplemento alimentario con concentrados o mieles más proteína debe comenzar al menos 15 días antes. La suplementación debe continuar durante la época de monta

Estado corporal de las ovejas: Las ovejas muy flacas o muy gor- das manifiestan una menor respuesta

Cambio de peso corporal. Si las ovejas ganan peso durante el período de flushing, esto tiene un efecto beneficioso en la tasa ovulatoria

Época sexual. Cuando se utiliza el flushing al inicio de la época sexual hay una mayor respuesta En general, el uso del efecto macho y el flushing, sólos o combina- dos, constituyen herramientas importantes que están a la disposición del criador para incrementar la producción ovina en época de monta.

Selección para partos múltiples

A pesar de que los rasgos reproductivos manifiestan una baja heredabilidad, por lo que se debe esperar poca respuesta a la selec- ción, cuando se desarrolla un esquema de selección para incrementar el número de ovejas con alta frecuencia de partos múltiples, a largo plazo, se alcanza un incremento en el índice de prolificidad del reba- ño. Esto tiene la ventaja que este incremento en la prolificidad se logra en ovejas que están adaptadas a las condiciones de los sistemas de producción lo que debe favorecer la supervivencia de los corderos. Un esquema simple para estos objetivos puede ser el siguiente:

Utilizar preferiblemente para el reemplazo las corderas hijas de ovejas con alta frecuencia de partos múltiples

Utilizar las corderas de partos múltiples si no es suficiente

Seleccionar para sementales los machos hijos de madres con alta frecuencia de partos múltiples. En el caso de que no sea suficiente seleccionar machos de partos múltiples En la práctica, algunos productores adoptan el criterio de seleccio- nar el 50% de los reproductores (hembras y machos) nacidos de partos múltiples y el otro 50% de partos simples.

CAPÍTULO VIII. El macho en el comportamiento reproductivo del rebaño

El macho en el comportamiento reproductivo del rebaño El comporta- miento reproductivo de los sementales

El comporta- miento reproductivo de los sementales constituye uno de los componentes importantes que afectan la producti- vidad y la eficiencia productiva de los re- baños ovinos, prin- cipalmente por:

Los machos con baja fertilidad o poco activos afectan los resultados reproductivos de los rebaños, especialmente con la inseminación artificial cuan- do se asigna un número grande de ovejas a un semental

La utilización de sementales con alta fertilidad reduce el número de sementales en el rebaño. Esto ejerce un efecto positivo en el intervalo generacional y, por consiguiente, en el progreso genético del rebaño

Un número menor de sementales en uso o la incorporación tem- prana de éstos a la reproducción contribuye a elevar la eficiencia económica de la producción En condiciones prácticas de producción el efecto de los machos en el comportamiento reproductivo de los rebaños se manifiesta, princi- palmente, a través de la producción y calidad del semen, su conduc- ta en la monta y la relación del número de ovejas por macho que es necesario mantener.

Producción y calidad del semen

El número de espermatozoides que penetran en el útero influye en la fertilidad y la prolificidad de la oveja, aunque normalmente en la fecundación participa un óvulo y un espermatozoide. El número de espermatozoides necesarios para alcanzar una alta fertilidad en la mon- ta natural es aproximadamente igual a la cantidad que se utiliza en la inseminación artificial. (80-120 millones de espermatozoides). Sin em- bargo, muchas veces se observa una mayor fertilidad cuando la oveja recibe dos montas por estro en lugar de una. Dentro de un genotipo, la producción de semen depende principalmente de la edad, el estado nutricional y la época del año. Un aspecto práctico importante es poder predecir en el animal vivo su capacidad para producir semen. Se conoce, que el número de espermatozoides por eyaculado está estrechamente correlacionado con el peso testicular y hay evidencias que indican que el tamaño testicular está relacionado positi- vamente con la concepción. Sin embargo, el uso del peso testicular para predecir la producción de semen está limitado por las dificultades prácticas que hay en el animal vivo para poder hacer esta medida. Por esa razón, en condiciones de producción, es más ventajoso determinar el volumen testicular según el desplazamiento de agua que hacen los testículos en un recipiente graduado o a través del perímetro o circunferencia escrotal como medidas equivalentes al peso testicular debido a la alta correlación que hay entre el volumen y la circunferen- cia escrotal con el peso testicular. La producción diaria de células espermáticas por gramo de parénquima testicular y la producción diaria de células por testículo son del orden de los 27,5 y 5094 millones, respectivamente en corderos Pelibuey entre los 48 a 68 kg de peso vivo

Los ovinos Pelibuey al momento de la monta deben tener una circunferencia escrotal de 26 cm o más

Edad. La incorporación temprana de los sementales a la reproduc- ción repercute favorablemente en el progreso genético y reduce los costos de producción. No obstante, esto está limitado por la edad y el peso a los cuales los machos son capaces de producir la cantidad y calidad de semen para mantener una alta fertilidad en los rebaños. En carneros Pelibuey, la pubertad se presenta alrededor de los 7-8 meses de edad y a un peso que varía entre los 25-34 kg en dependen- cia de las condiciones de manejo y alimentación. Al momento de la

pubertad, definida como la primera aparición de espermatozoides en el eyaculado, la concentración espermática y el volumen del eyaculado son bajos y se incrementan a medida que avanza la edad. Sin embargo, existe muy poca información del comportamiento reproductivo de los machos en el período inmediato al inicio de la pubertad.

Estado nutricional. Hay suficiente información que señala la im- portancia del consumo de energía y proteína en la producción de se- men en los corderos. Los testículos son muy sensibles a los cambios alimentarios, ganando y perdiendo peso en el mismo sentido que lo hace el peso corporal del animal. Es importante controlar el nivel alimentario de los sementales, principalmente cuando éstos se encuen- tran en un régimen a base de pasto bajo el efecto de grandes variacio- nes estacionales en la cantidad y calidad del pasto. Algunas evidencias prácticas indican que el nivel nutricional puede reducir las consecuen- cias desfavorables del fotoperíodo. Muy poca información se encuentra disponible sobre el efecto de la dieta en la producción de semen en el ovino Pelibuey. Algunos resul- tados con carneros de esta raza con un peso entre 54-57 kg, alimenta- dos con forraje a voluntad y concentrado a razón de 600 y 900g/animal, indican producciones de semen entre 2584 a 2757 millones de espermatozoides por eyaculado. No es desacertado considerar los siguientes aspectos del manejo alimentario de los sementales:

En los rebaños con monta libre y continua durante todo el año, los sementales deben recibir prioridad en el suministro de suplemen- tos alimentarios, principalmente, en los meses de poca disponibili- dad de pastos. Esto se debe, entre otras cosas, a que durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, cuando los animales hacen el mayor uso del pasto se produce al mismo tiem- po la mayor aparición de ovejas en estro. Es probable, que el inte- rés sexual de los sementales disminuya en estas condiciones debido a la necesidad de dedicar gran parte del tiempo a la búsqueda de alimentos

Cuando se utiliza un régimen de época de monta con efecto ma- cho se produce un pico de ovejas en estro durante los primeros días después de introducir los machos en el rebaño, esto provoca un incremento en el número de montas diarias por semental lo que origina un agotamiento de las reservas espermáticas y, por lo gene- ral, los machos bajan de peso. Para que los machos en este mo- mento mantengan una buena capacidad de servicio, es necesario que inicien la época de monta con buenas condiciones físicas. En

este caso, es necesario garantizar a los sementales un buen nivel alimentario antes y durante la época de monta Época del año. Los ovinos de las regiones apartadas del trópico incrementan la actividad sexual cuando los días son cortos y la reducen en los días largos. Esto se debe al efecto de la luminosidad en el com- portamiento reproductivo y se conoce con el nombre de fotoperíodo. Este efecto representa la causa principal de las variaciones estacionales en la actividad sexual de los carneros en estas latitudes. En cambio, en el trópico las consecuencias del fotoperíodo son poco notables y las variaciones estacionales en el comportamiento reproductivo de los machos, por lo regular, se asocian con los cambios en la disponibilidad y calidad de los pastos. Las variaciones estacionales en las características del eyaculado en los carneros Pelibuey son contradictorias. Algunos resultados indican un incremento en la concentración y número total de espermatozoides en el eyaculado en los meses de seca, mientras que otros trabajos no encuentran cambios en las características del eyaculado en relación con la época del año, probablemente esto se deba a las variaciones en los regímenes alimentarios de los animales. Por lo regular, cuando los corderos se alimentan con pastos, hay un mejor comportamiento en la producción de semen en los meses de lluvia debido a una mayor dispo- nibilidad de alimentos de mejor calidad.

Conducta de los machos en la monta

La capacidad de los servicios y el tamaño testicular representan los principales componentes que permiten relacionar la conducta de los sementales en la monta con el comportamiento reproductivo del rebaño. Capacidad de servicio Es una medida que expresa la habilidad de los sementales para la monta con eyaculación y se define como el número de servicios o montas con eyaculación, que realiza un macho en determinadas condiciones de monta durante cierto período. La capacidad de servicio se ha medido en muy diversas condicio- nes, en un corral pequeño y cerrado y en potreros durante uno o varios períodos cortos o en períodos más prolongados, con ovejas en estro y sin ellas y con uno o varios machos juntos. Sin embargo, una prueba que puede utilizarse en las condiciones prácticas de producción para medir la capacidad de servicio es colocar un macho con 4-5 ovejas en estro en un corral de 5 x 5 m durante 20

min y medir el momento que se presenta la primera monta y la pri- mera eyaculación y el número de montas con eyaculación y sin ella. Algunos resultados con carneros Pelibuey señalan que el número de montas y eyaculaciones no varía significativamente entre diferentes períodos del año cuando se mide en un corral de 5 x 5 m y un potrero pequeño con 4 ovejas en estro durante 20 min. En estas condiciones, el número total de montas y montas con eyaculaciones varía de 5.78- 8.42 y de 3.50-4.42, respectivamente. Un incremento en la capacidad de servicios se asocia con un mayor número de ovejas montadas por los machos y con una mayor fertilidad del rebaño, con un beneficio mayor en las corderas vírgenes y en las ovejas de alta prolificidad. Peso testicular. Se considera que hay una relación positiva entre los índices de preñez y la capacidad de servicios con el tamaño testicular. Esto indica que un incremento en el número de ovejas gestantes coin- cide con una mayor capacidad de servicios de los sementales y, al mis- mo tiempo, con un aumento en el tamaño testicular. El peso testicular está relacionado positivamente con el tamaño del animal. (Figura 17). Esto indica la importancia de seleccionar al momento de la monta ani- males de gran tamaño.

al momento de la monta ani- males de gran tamaño. Figura 17. Relación entre el peso

Figura 17. Relación entre el peso vivo de los corderos y el peso testicular

Relación del número de ovejas por macho

Relación del número de ovejas por macho El número de espermatozoides necesario para lograr una gestación

El número de espermatozoides necesario para lograr una gestación satisfactoria en un ciclo estral constituye un aspecto importante s con- siderar cuando se trata de definir la relación de ovejas por semental en los rebaños de monta libre. Este número varía gradualmente entre rebaños, aunque se acepta que es muy próximo a la cantidad de espermatozoides necesaria con el uso de la inseminación artificial. No obstante, algunos resultados de- muestran que el número de óvulos fertilizados es mayor cuando las ovejas reciben dos o más montas por estro.

En ovinos Pelibuey no hay resultados experimentales que permitan definir las cantidades de ovejas por macho para lograr la máxima ferti- lidad de los rebaños, y por lo general, esta definición se toma según las experiencias prácticas de los productores. No obstante, los resultados en otras regiones pueden ser de utilidad para las condiciones de pro- ducción en el trópico. Por ejemplo:

Cuando el número de ovejas por semental aumenta se incrementa el número total de montas y servicios. Se montan también más ovejas, pero el número de monta por oveja disminuye, lo que con- duce a una menor fertilidad del rebaño. Esto se debe a que en

estas condiciones se incrementa la competencia de las ovejas por los machos. Por el contrario, cuando el número de ovejas por se- mental disminuye se produce una gran competencia de los machos por las ovejas en estro. En estos casos, la actividad de los machos subordinados disminuye debido al comportamiento de los machos dominantes. Esto se manifiesta principalmente cuando las ovejas se encuentran pastando en pequeños potreros

El tamaño del área de pastoreo afecta la relación de ovejas por macho. Por ejemplo, cuando los animales están obligados a cami- nar grandes distancias en busca de alimentos y agua, el rebaño trata de dispersarse y el contacto de los machos con las hembras tiende a disminuir, lo que reduce el número de montas por oveja en estro

El número de corderas vírgenes en el rebaño es un aspecto impor- tante. Por lo general, las jóvenes manifiestan una actividad sexual menos activa que las adultas y se caracterizan por una mayor dis- persión en el rebaño. En estos casos, se debe aumentar el número de machos

Algunas observaciones prácticas en ovinos de pelo señalan que los corderos jóvenes presentan líbido bien manifestado principalmen- te, cuando el número de ovejas en estro es alto. En estas condicio- nes, los jóvenes pueden manifestar mayor agotamiento físico y en las reservas espermáticas de los adultos, principalmente los prime- ros días de la época de monta

El número de espermatozoides por eyaculado disminuye drásticamente durante los primeros días en que los machos se in- troducen en el rebaño con una gradual recuperación en los días subsiguientes. Se tiene conocimiento que este efecto es indepen- diente de la relación de ovejas por macho y que la fertilidad no varía en las ovejas que son servidas en diferentes períodos de la época de monta Cuando se incrementa de 25 a 33 ovejas, ó a 100 ovejas/macho se reduce los porcentajes de gestación del rebaño. En cambio, otros estudios no encuentran cambios en la fertilidad de las ovejas cuando valoraron diferentes relaciones en el rango de 50 a 218 ovejas por macho. En los sistemas de producción extensivos y semiintensivo de esta región tropical con altas temperaturas, humedad ambiental y ra- diación solar, la cantidad de ovejas por macho adulto no debe exceder

de 35 ovejas por semental y no mayor de 25 ovejas en los sementales jóvenes. Cuando las ovejas tienen que recorrer grandes distancias en busca de alimentos bajo condiciones climáticas adversas, es preferible que los sementales no acompañen a las ovejas en el pastoreo. En estos casos se mejora el comportamiento reproductivo del rebaño, si los sementales se introducen cuando las ovejas regresan de pastar y per- manecen junto a ellas hasta el día siguiente hasta las primeras horas de la mañana.

CAPÍTULO IX. Cruzamiento

En un análisis de la producción ovina en esta región resulta difícil hacer una abstracción total del cruzamiento como una vía para incrementar la producción de carne, ya que durante muchos años, se han hecho im- portaciones sistemáticas de razas de alto potencial para cruzar con las razas locales, Cuba es un ejemplo de esta práctica. Sin embargo, se conoce poco las ventajas que ofrece un programa de cruzamiento en la región debido principalmente a las limitaciones en los diseños de los programas, la falta de seguimiento y control siste- mático, el insuficiente número de animales o semen de las razas exó- ticas, el manejo deficiente y la carencia de estructuras para lograr los objetivos deseados. El éxito de un programa de cruzamiento dependerá en primer lu- gar, de su simpleza y del alcance por los productores de los mecanis- mos de acción, ya que la producción en esta zona se desarrolla principalmente en condiciones extensivas y semi intensivas. Algunos resultados del programa de cruzamiento en Cuba con rebaños comer- ciales indican que la producción de corderos al destete expresada como kg de carne en pie o número de corderos destetados/oveja es 6.6 y 9.2% mayor en los rebaños de ovejas Pelibuey apareadas con machos Pelibuey en comparación con los rebaños de ovejas Pelibuey apareadas con machos Suffolk. Esto se debe probablemente a la menor fertilidad que manifiestan los sementales Suffolk en estas condiciones en com- paración al Pelibuey. Algunos datos indican un incremento de 12% en la ganancia diaria posdestete en los corderos F 1 Suffolk x Pelibuey, cuando se compara con los Pelibuey puros. Si estos dos componentes se toman en consideración, entonces se logra solo un incremento de 2.6% en la producción de carne cuando en los rebaños de ovejas Pelibuey se introduce el cruzamiento con ma- chos Suffolk. Esta baja ganancia indica que el aspecto principal es se- leccionar una raza con características apropiadas para un cruzamiento terminal. Por esta razón, estas razas exóticas además de encontrarse en

número suficiente para la monta o para la producción de semen, es necesario que reúnan otros atributos en estos ecosistemas:

Buen líbido y alta producción de semen, alta fertilidad y poca estacionalidad reproductiva

Capacidad de trasmitir a la descendencia un crecimiento acelerado y alta supervivencia Muchas razas de lana de climas templados importadas en Cuba, con excepción del Suffolk, al parecer no ofrecen grandes ventajas en un programa de cruzamiento con ovejas Pelibuey, principalmente por la poca resistencia a las condiciones del trópico que manifiestan esos genotipos. Los resultados con el Suffolk indican en estos animales una mejor adaptación. Sin embargo, algunas razas de pelo como la Kathadin y el Doper podrían ser genotipos con posibilidades de incrementar la producción de carne mediante un cruce terminal con rebaños de ovinos Pelibuey. La raza Kathadin se creó en los Estados Unidos con ovinos St. Croix, Suffolk y Wiltshire Horn. Son animales de pelo tienen buena adapta- ción a diferentes condiciones climáticas, gran rusticidad, prolificidad y el peso del animal adulto es de 80 kg para los machos y 65 kg para las hembras. El Doper se creó en Sudáfrica mediante el cruzamiento del Dorset y el Persa Cabeza Negra. También se adaptan en condiciones muy di- versas, son animales de pelo con buena prolificidad y gran velocidad de crecimiento. Probablemente, la forma más simple y viable de utilizar estás razas sea mediante un cruzamiento terminal en un sistema estratificado de producción con ovejas Pelibuey. En los sistemas estratificados se asocia el uso de la tierra con el cruzamiento de los animales con el fin de incrementar la productividad y la eficiencia productiva de los rebaños ovinos. Exigen cierto grado de organización y desarrollo de la producción ovina, por tal motivo en esta región hay pocas posibilidades de que estos sistemas tengan una am- plia utilización práctica. Sin embargo, en algunas partes de esta región hay recursos tecno- lógicos y de organización de la producción donde es posible aprovechar convenientemente las ventajas que ofrecen. Por ejemplo, es frecuente el uso de las áreas más desventajosas, más pobres y de menos recursos para la crianza de ovejas Pelibuey considerando la alta adaptación de estos animales a las condiciones del trópico. En estas condiciones mu- chas veces la ceba de corderos se realiza en áreas especializadas don- de se destinan algunos recursos alimentarios para acelerar el crecimiento

de los corderos. En estos casos, la introducción del cruzamiento con un simple esquema (Figura 18) puede mejorar considerablemente la pro- ducción de carne y calidad de la canal. Una posibilidad viable en esta región sería:

Utilizar la oveja Pelibuey como componente materno, en las áreas menos favorecidas

Una parte del rebaño de ovejas Pelibuey se aparea con machos Pelibuey mientras que la otra parte se aparea con una raza exótica

Una parte de la descendencia, machos y hembras Pelibuey puros se destinaran para el reemplazo o a la formación de nuevos reba- ños. El resto de los animales puros y los F1 machos y hembras se destinarán a la ceba

Realizar la ceba principalmente en pastoreo con pasto mejorado con suplementación alimentaría

pastoreo con pasto mejorado con suplementación alimentaría PP: Pelibuey puro RE: Raza exótica Figura 18. Producción

PP: Pelibuey puro RE: Raza exótica

Figura 18. Producción de corderos mediante un sistema estratificado.

CAPÍTULO IX. Mortalidad de corderos

Uno de los problemas que más afecta a la productividad de los rebaños ovinos es la mortalidad de los corderos a edades temprana. Durante esta etapa las pérdidas están representadas en tres períodos:

antes y durante el parto, la primera semana de edad y desde la primera semana hasta el destete Antes y durante el parto: Los problemas que más inciden en este período se encuentran asociados a abortos, corderos muertos en el parto y las distocias Los abortos generalmente son vinculados a enfermedades infeccio- sas, por ejemplo: salmonelosis, vibriosis, toxoplasmosis, a deficiencias principalmente de vitamina A y yodo y al estrés. Se considera que cier- tas deficiencias nutricionales durante el último período de la gestación son las causas de la presencia de corderos muertos al momento del parto. Algunos elementos como las vitaminas A y E, fósforo, calcio, yodo, cobre y cinc tienen una alta demanda por el feto después del tercer mes de gestación. Las dificultades al parto se deben mayormente a una mala presen- tación del feto o al desarrollo de un feto muy grande debido a una sobrealimentación durante las últimas semanas de gestación principal- mente en las ovejas del primer parto. En el Pelibuey existe una inciden- cia muy baja de dificultades al parto. Primera semana de edad. La mayor incidencia de muertes ocurre precisamente durante esta etapa constituyendo las causas fundamenta- les de estas pérdidas son el bajo peso de los corderos al nacer, la inani- ción y el comportamiento anormal de la oveja. Los corderos con bajo peso son más débiles y más susceptibles a los cambios climáticos. Por ejemplo, una mayor pérdida de calor se manifiesta a medida que disminuye el peso corporal, ya que aumenta la relación entre la superficie del cuerpo y la masa corporal. Por otra parte, una disminución del peso esta asociada a una reducción de los depósitos grasos, lo que limita las posibilidades de movilizar estas gra-

sas para la producción de energía, principalmente, cuando el cordero no mama lo suficiente. En estas condiciones, si el cordero no consume el calostro o un susti- tuto es posible que durante las primeras horas de nacido se produzca un estado de hipoglucemia con grandes posibilidades de que muera. El calostro es indispensable para mantener una alta supervivencia de los corderos ya que es una fuente importante de inmunoglobulinas, anticuerpos maternales que protegen a los corderos de las enfermeda- des hasta tanto su sistema inmunológico comience a producir anticuerpos; contiene una alta concentración de grasa, lactosa vitaminas y minerales que garantiza una alta disponibilidad de energía y de elementos esen- ciales y además, factores del crecimiento, enzimas e inhibidores que ejercen en el organismos funciones importantes. Son también causas de mortalidad, el bajo peso al nacer asociado a estados de inanición del cordero provocados por un comportamiento irregular de la oveja en la lactancia. Por lo general, las ovejas que paren con bajo peso y baja condición corporal, producen poca leche, recha- zan a los corderos o mantienen una actitud indiferente lo que ocasiona un bajo consumo de leche. Una mayor pérdida de corderos se presenta en las ovejas del pri- mer parto ya que por lo regular la taza de rechazo es mayor y el peso al nacer de los corderos es más bajo, aspectos que influyen grandemente en la mortalidad de las crías. Desde la primera semana hasta el destete. Durante este perío- do la mortalidad de los corderos está vinculada a la desnutrición, el parasitismo gastrointestinal y los procesos infecciosos. Cuando la oveja tiene más de un cordero por parto y los partos se producen en el período de baja disponibilidad de pasto de mala calidad es frecuente que no produzcan la cantidad de leche necesaria para satisfacer las necesidades alimentarías de los corderos durante las primeras semanas de vida. Loa corderos manifiestan un lento crecimiento, son más débiles y susceptibles al parasitismo y a los trastornos infecciosos. Después de la segunda semana de vida es frecuente que los corderos acompañen a sus madres al pastizal. Si las ovejas no son tratadas con antiparasitarios des- pués del parto o van a un pastizal altamente contaminado, es posible una infestación parasitaria de los corderos a edades tempranas. La coccidiosis es una enfermedad parasitaria que se manifiesta a partir de las 3-4 semanas de edad, es una de las que más afecta a los corderos, principalmente cuando estos se encuentran en lugares hú- medos, poco higiénicos, gran hacinamiento de animales y una alimen- tación deficiente.

Los problemas de neumonía, enteritis provocados por la E. coli, la disentería y el Ectima contagioso representan causas importantes de pérdidas de corderos que se deben considerar en un programa de pro- ducción ovina. El Ectima contagioso aunque no es una enfermedad de alta morta- lidad muchas veces resulta muy contagioso y se caracteriza principal- mente por ampollas en el hocico, labios y lengua y crean dificultades en el consumo de alimentos lo que provoca pérdidas de peso y debili- tamiento de los corderos.

Comportamiento de la mortalidad en el Pelibuey

Cuando se analiza la mortalidad de corderos en los rebaños ovinos de esta región se observa en el Pelibuey una mortalidad que oscila entre los 2.4 al 26.0 % en dependencia de los sistemas de producción. Por general se asocia a la época del año, tamaño de la carnada, peso al nacer y el nivel de alimentación de la oveja Época del año. Hay una alta estacionalidad en la mortalidad peri natal de los corderos Pelibuey en esta región. Los valores más altos se manifiestan durante los meses de seca, es decir durante el invierno. En Cuba, los más altos porcentajes de mortalidad se presentan en los meses de diciembre-abril y se relaciona con el bajo nivel nutricional de las ovejas. Esto se evidencia cuando se relacionan los valores de mortali- dad de corderos en ovejas en pastoreo y la disponibilidad de pasto natural (Figura 19).

pastoreo y la disponibilidad de pasto natural (Figura 19). Figura 19. Relación entre el porcentaje de

Figura 19. Relación entre el porcentaje de mortalidad de corderos y la dispo- nibilidad de pasto en diferentes meses del año.

Tamaño de la camada. Hay suficiente información que demuestra que el número de corderos vivos al destete en razas de clima templado se incrementa con el tamaño de la camada hasta un punto que comien- za a descender. En la oveja Pelibuey también se conoce que la supervi- vencia de los corderos después del parto se reduce a medida que aumenta la camada. En un rebaño comercial de ovejas Pelibuey en Cuba la mortalidad de corderos fue de 2.58: 7.75: 26.13 y 36.9% para los partos simples, dobles, triples y cuádruples, respectivamente. Este efecto esta asociado con el peso al nacer de los corderos: un aumento de la camada disminuye el peso y también al consumo de leche: un aumento de la camada reduce el consumo individual de leche. Peso al nacer. La mortalidad de los corderos se incrementa a me- dida que disminuye el peso al nacer. Hay resultados que demuestran que cuando los corderos Pelibuey pesan 2 kg o menos al nacer se redu- cen sensiblemente las posibilidades de supervivencia hasta el destete. Un bajo peso al nacer, generalmente se asocia con un nivel nutricional deficiente de la oveja durante las últimas semanas de la gestación. Estado nutricional de la oveja. Cuando las ovejas reciben en la época de seca un suplemento alimentario durante el último período de la gestación se incrementa el peso al nacer de los corderos y aumenta la producción de leche de las ovejas disminuyendo los índices de mor- talidad.

Prácticas de manejo

Área de parto. Los sistemas de producción de ovinos Pelibuey se caracterizan por picos de partos en determinados períodos en corres- pondencia con la estacionalidad en la presentación de estros. Es muy importante establecer un buen manejo a las ovejas durante los últimos días de la gestación y al cordero durante los primeros días de nacido. Si los corderos nacen en el campo, son vulnerables a las malas condiciones climáticas, están expuestos a los depredadores y muchas veces no reciben la asistencia necesaria en el momento oportuno. En estas condiciones, las pérdidas de corderos se pueden reducir si se destina un local para las ovejas próximas al parto y las recién paridas. Para esto es posible hacer durante el período de partos divisiones no permanentes en la nave y corrales de alojamiento donde se pueda brindar la asistencia necesaria a las ovejas que lo requieran y a los corderos durante los primeros días. Muy próximo al local de parto se debe destinar un pequeño potrero, según el tamaño del rebaño, donde puedan pastar las ovejas próximas

al parto y las paridas con sus crías durante la primera semana. En esta área, se puede utilizar pasto mejorado y cercas vivas en el litoral. Por ejemplo, se puede sembrar Gliricidia sepium con el propósito de mejo- rar el nivel alimentario de las ovejas durante este período. Manejo del cordero. Las ovejas después del parto incrementan grandemente sus necesidades alimenticias lo que da lugar a un aumen- to de las actividades de pastoreo, realizando grandes recorridos en bus- ca de alimento, principalmente cuando el pasto es de mala calidad. Bajo estas condiciones, las ovejas destinan por lo regular, poco tiempo para que el cordero pueda mamar en el pastizal. Esta situación, unido a las pérdidas que provoca en el cordero el caminar grandes distancias junto a su madre, son causas importantes que contribuyen a disminuir la supervivencia de los corderos durante los primeros días de nacido. En los sistemas de producción ovina en la región se aconseja que el cordero permanezca en los locales de alojamiento o en corrales apro- piados durante las dos primeras semanas de vida, cuando las ovejas están pastando.

CAPÍTULO X. Mortalidad en adultos

Entre las patologías más frecuentes y que provocan las mayores pérdidas se encuentran el parasitismo gastrointestinal, los trastor- nos relacionados con la subnutrición y la pododermatitis.

Parasitismo gastrointestinal

Algunas de las principales consecuencias del parasitismo gastrointestinal en los ovinos de esta región es la alta mortalidad, disminución de la ganan- cia o pérdida de peso y una menor eficiencia alimentaria. Los parásitos gastroentéricos más frecuentes son los provocados por nemátodos, céstodos (comúnmente llamados tenias por su parecido a la Taenia saginata del hombre sin embargo son del género Moniezia) y protozoarios.

Parásitos

Familia

Género

Nemátodos

Trichostrongylidae

Trichostrongylus

Haemonchus

Ostertagia

Cooperia

Nematodirus

 

Ancylustomidae

Bunostomum

Strongylidae

Oesophagostomun

Chabertia

Strongyloididae

Strongyloides

Trichuridae

Trichuris

Oxyuridae

Skrjabinema

Céstodos

Anoplocephalidae

Moniezia

Protozoos

Eimeridae (Sub-orden)

Eimeria

LOCALIZACIÓN:

Abomaso

Intestino delgado

Intestino grueso

Haemonchus

Nematodirus

Oesophagostomun

Trichostrongylus

Trichostrongylus

Chabertia

Ostertagia

Strongyloides

Eimeria

 

Bunostomun

Trichuris

 

Moniezia

 
 

Eimena

 

En la región del Caribe los géneros de nemátodos que se encuentran con mayor frecuencia son el Haemonchus contoctus, Strongyloides spp, Oesophagostomun spp, Trichostrongylus axei, Cooperia curticei, Bunostomum spp y Trichuris spp. No obstante, entre el 80 al 90 % de las infestaciones parasitarias de los rebaños ovinos se debe al Haemonchus contoctus, aunque no es despreciable los porcentajes de infestación por Fasciola Hepática, que ocasiona grandes pérdidas económicas por la baja de peso, muerte y decomiso de los hígados parasitados. La vía oral representa la forma característica de infección de todos estos parásitos, aunque algunos como el Strongyloides papillosus ade- más de la vía oral pueden penetrar al hospedero por la vía cutánea. En el caso del Bunostomum la vía principal de infección es la contamina- ción fecal de la piel mientras que la infección oral es poco frecuente.

Métodos de control

El primer problema a resolver en el control del parasitismo gastrointestinal es conocer el grado de infestación del rebaño. Es nece- sario considerar que muchas veces la infestación parasitaria pasa inad- vertida debido a la ausencia de signos clínicos en los animales. Los animales desarrollan cierta inmunidad antiparasitaria, por esta razón las crías y los animales en crecimiento son los más susceptibles, mientras que las reproductoras resisten más el ataque de los parásitos. Es conveniente realizar un diagnóstico de laboratorio periódicamente para conocer los parásitos específicos presentes en los animales y el grado de infestación en el rebaño. El control del parasitismo gastrointestinal en los ovinos está orientado principalmente a:

Reducir la cantidad de parásitos en el hospedero

Disminuir o eliminar las posibilidades de reinfestación Los métodos empleados en el primer caso tienen como base el uso de medicamentos antiparasitarios, mientras que en el segundo se em- plean diferentes procedimientos en el manejo del pastoreo dirigidos a interrumpir el ciclo biológico del parásito.

Tratamientos antiparasitarios

Los análisis de laboratorio y los tratamientos antiparasitarios se de- ben realizar ante la presencia de animales con síntomas clínicos en el rebaño, por ejemplo, animales con muy baja condición corporal, vien- tre abultado, edema sub glosiano, pelo áspero y diarrea en ocasiones con muco sanguinolento.

En los animales sin síntomas clínicos se debe aplicar en forma pre- ventiva, principalmente a las 4 semanas después del inicio del período de lluvias; a las 6 semanas antes del parto o durante las primeras sema- nas de la lactación (esto tiene mayor aplicación en los rebaños donde se usa la época de monta o cuando los partos se concentran en deter- minados períodos del año) y en las crías después de las 4 semanas en pastoreo. Para alcanzar una alta eficiencia en los tratamientos antiparasitarios hay que considerar entre otros factores, la elección del antiparasitario en correspondencia con los resultado del análisis del laboratorio y apli- car la dosis correcta. El tratamiento antiparasitario algunas veces no resulta efectivo por la utilización de una dosis baja, principalmente cuando no se hace una estimación de la masa corporal del animal de manera correcta, el retor- no de los animales después del tratamiento a áreas de pastoreo muy contaminadas y cuando se utiliza el antiparasitario por un largo período.

¿Con qué debo desparasitar mis animales?

Existen un grupo de medicamentos antiparasitarios que se comer- cializan en Cuba y el mundo. Por lo general consideramos que el mejor medicamento es aquel proveniente del extranjero (Bayer, Bremen Pharma, etc) sin embargo los de fabricación nacional (LABIOFAM) po- seen excelente calidad siempre que se adquiera en lugares seguros y su conservación y manipulación sea adecuada. Entre los de mayor difusión e importancia en Cuba se destacan (de fabricación nacional):

Medicamento

Principio activo

Dosis

Levamisol 10%

Levamisol

7,5 mg/Kg de PV

Niclosmiol O

Tetramisol +

7,5 mg / Kg de PV*

Niclosamida

LABIOMEC

Ivermectina

0.22 mg /Kg de PV

Albendazol

Albendazol

3,5 mg/ Kg de PV

LABIOZOL

Albendazol

3,5 mg/ Kg de PV

* Se calcula en función de la concentración del Tetramisol (125 mg por comprimido)

Los antiparasitarios pertenecen a determinadas familias, por ejem- plo, el Levamisol y el Niclomisol-O pertenecen a la misma y en ocasio- nes se dice que se cambió de medicamento al poner uno y después el

otro. Esto juega un papel importante en evitar la resistencia a los medi- camentos donde se recomienda cambiar de familias.

Nunca utilice medicamentos vencidos o de procedencia dudosa

¿Cómo se calcula una dosis?

El cálculo de la dosis es un elemento que se debe considerar para realizar un tratamiento correcto. Pueden ocurrir dos situaciones 1) que se quede por debajo de lo que en realidad lleva el animal lo cual haría que se incremente la posibilidad de resistencia y 2) que se ponga más de lo que lleva el animal y esto podría intoxicar el animal y morir en el peor de los cosos o simplemente votar el medicamento. Para el cálculo de las dosis debemos apoyarnos en los médicos o técnicos veterinarios, no obstante se darán algunas consideraciones generales que pudieran contribuir a ganar cultura en este sentido. Para calcular la dosis hay que considerar el peso vivo del animal (kg), la dosis a aplicar (ver tabla) y la concentración del producto (en el frasco) El primer paso es calcular la cantidad de producto activo que se debe aplicar al animal, para ello se multiplicará el peso del animal por la dosis. Después se divide este valor entre la concentración del pro- ducto y esa es la cantidad de mililitros (también se le denomina C.C que significa centímetro cúbico que es lo mismo que la unidad de vo- lumen ml). Se debe prestar atención a la determinación de la concentración del producto. Por lo general en el frasco o el bolo aparece en cantidad de mg (miligramos) por mililitro (ml) ó por bolo. Un ejemplo:

¿Cuántos mililitros de Levamisol debo aplicarle a un animal de 35 kg?

Peso del animal: 35 kg

Producto: Levamisol 10%

Dosis: 7,5 mg/kg de PV

Concentración: Cada mililitro contiene 100 mg de clorhidrato de Levamisol. Paso 1. Determinar la cantidad de producto Cantidad de producto activo = Peso vivo x dosis = 262.5 mg Paso 2. Determinar la cantidad de mL. Cantidad de levamisol = Cantidad de producto activo/Concentra- ción =2.62 mL

A un animal de 35 kg se le deben aplicar 2.62 mL de levamisol. Deseamos hacer una aclaración sobre la dosis del Levamisol 10%. Este producto se debe aplicar 1 ml cada 29,3 libras ya que su concen- tración es de 100 mg lo cual al dividirse entre 7.5 mg (dosis) es sufi- ciente para 13.33 kg (29,3 lb). Existe además la creencia de que el levamisol «bueno» es aquel que hace que el animal vomite, se sienta incómodo, tiemble, etc., sin embargo lo que sucede que el animal está intoxicado por una sobredosis que pudiera ser letal. Recuerde pesar sus animales siempre que sea posible.

¿Con que frecuencia se deben desparasitar los animales?

Si usted se dedica a preguntar cómo es que se desparasitan los animales le responderán que se debe repetir la dosis a los 7, a los 14 a los 21 días. Trás de ello existe un error ya que un antiparasitario bien aplicado debe ser lo suficientemente eficaz para remover todos los parásitos presentes. Todos, con una sola aplicación, resuelven el pro- blema de parasitismo y no es necesario repetirla siempre que no se reinfecten los animales. Ello indica que controlar parásitos es más que desparasitar, es además evitar que los animales se reinfesten. La frecuencia de desparasitación de un rebaño en Cuba ha sido muy variable y en ello influyen entre otros elementos, el factor econó- mico. Los animales se deben tratar cada vez que haga falta, pero de ser posible se deben hacer análisis en los laboratorios.

Consejos útiles

Si no es posible pesar todos los animales se pueden realizar en el rebaño grupo de animales por similitud en el peso y se desparasitan todos los del mismo grupo sobre la base del animal más pesado

Si se va aplicar un antiparasitario oral es recomendable dejar los animales en ayuno por 24 horas

Siempre que vea un animal con edema subglosiano (hinchazón en la mandíbula) se debe desparasitar

Rote los antiparasitarios de ser posible, no use siempre el mismo medicamento

No use medicamentos vencidos

Utilice, de ser posible, el fruto de la piña de ratón como antiparasitario

Realizar análisis de laboratorio periódicamente

Utilizar el antiparasitario más eficiente de acuerdo al tipo de pará- sito

Los animales deben pastar en las áreas menos contaminadas des- pués del tratamiento. En caso contrario se aconseja repetir el trata- miento al menos dos veces más a intervalo de 3 semanas

Mantener a los animales confinados en un área (lote seco) después del tratamiento durante un período entre 3 a 7 días, en dependen- cia del producto. Las ovejas depositaran los huevos en este lugar y no contaminaran las áreas de pastoreo.

Control mediante el pastoreo

El uso de productos antiparasitarios de manera sistemática ha dado lugar a un incremento de la resistencia de los parásitos a estos medica- mentos y a la reducción de la eficiencia en el control del parasitismo intestinal. Bajo estas circunstancias los métodos encaminados a elimi- nar o reducir la reinfestación parasitaria en los ovinos adquiere cada vez mayor importancia. Las altas precipitaciones, humedad y temperatura ambiental que caracterizan a esta región son factores que favorecen el desarrollo de algunos géneros de parásitos gastrointestinales. Por ejemplo, el estado larvario del género Haemonchus y los ooquistes del género Eimeria presentan un buen desarrollo a temperaturas de 18-30 y 20-33 o C, respectivamente en condiciones de alta humedad ambiental. La infestación parasitaria del pasto constituye uno de los problemas que más atenta contra la productividad de los sistemas de producción en pastoreo, debido principalmente, a que el pasto representa un me- dio de protección para los huevos y larvas contra los rayos solares y la desecación. La humedad en el pastizal durante el período lluvioso fa- vorece el desarrollo larvario. Durante muchos años se han evaluado diferentes métodos de pas- toreo con el propósito de eliminar o reducir la carga parasitaria. Sin embargo, uno de los grandes problemas que limita la generalización de estos métodos en las explotaciones ovinas de esta región, es que muy pocas veces coincide que el mejor método de pastoreo para la produc- ción de carne sea a la vez el procedimiento más eficiente en el control del parasitismo gastrointestinal. Entre más utilizados para estos fines se encuentran:

Pastoreo continuo y rotacional. Hay evidencias bastantes genera- lizadas que el pastoreo rotacional tiene un efecto mucho más eficiente

en el control de los parásitos gastro entéricos de los ovinos que el pastoreo continuo. Aunque esta respuesta puede estar condicionada a algunos factores tales como:

En el pastoreo rotacional existe la posibilidad de que se mantenga una alta infestación parasitaria cuando los ciclos de rotación de los animales son muy cortos. Esto se debe a la supervivencia de algu- nos estados larvarios por largos períodos, lo que causa la reinfestación de los animales cuando entran nuevamente al potrero

Un aumento de la carga está asociado a un incremento en el nivel parasitario de los animales, principalmente cuando hay un bajo ni- vel nutricional en el rebaño, aunque en los ovinos se considera que la carga animal tiene menor efecto en la infestación parasitaria

La época de lluvias favorece la infestación parasitaria del pastizal, lo que puede reducir la respuesta del pastoreo rotacional para re- ducir el grado de infestación de los animales Pastoreo mixto. Las posibilidades de reducir la carga parasitaria en los animales con el pastoreo mixto de ovinos y bovinos se debe al principio de la especificidad que manifiestan algunos parásitos por el hospedero. En nuestra región se tiene muy poca información de los beneficios que se pueden alcanzar cuando ovinos y bovinos pastan al mismos tiempo en una determinada área. Algunos resultados en Martinica demostraron que este tipo de asociación disminuye significativamente la infestación parasitaria de Haemonchus contortus en los ovinos, principalmente en los machos los que presentaron ma- yor susceptibilidad a este tipo de infestación. Pastoreo alternativo. Es un método para obtener pasto libre de infestación parasitaria. En general, el método consiste en dividir en tres partes el área de pastoreo y desarrollar una rotación anual de ovinos, bovinos y producción de heno, ensilaje u otro cultivo temporal. Cuan- do no hay disponibilidad de pasto, entonces se puede hacer una rota- ción solo de ovinos y bovinos. Requiere un alto grado de organización de la explotación ovina, por lo que su aplicación en los sistemas de producción en esta región es limitada, aunque tiene una alta eficacia en el control de la contaminación parasitaria de los pastos y se utiliza en algunos partes con buenos resultados Pastoreo rotacional y alternativo. La combinación del pastoreo rotacional y el alternativo de bovinos y ovinos se considera como un método con buena eficiencia en el control de parasitismo gastrointestinal en los ovinos. Otros resultados indican una alta reducción de la carga parasitaria en los ovinos cuando se utilizan 12 cuartones para el pastoreo con un ciclo de rotación de 84 días con 7 días de pastoreo para lo bovinos y 7 días pasto-

reo para los ovinos por cuartón. La entrada de los ovinos se hará a los 28 días de haber salido los bovinos. Pastoreo de jóvenes y adultos por separado. Otra forma de manejo del pastizal para el control del parasitismo intestinal en ovinos consiste en utilizar áreas independientes para animales jóvenes y adultos. De esta forma, los animales jóvenes disponen de pasto menos contaminado ya que estas áreas no son utilizadas previamente por las ovejas.

Trastornos relacionados con la subnutrición

Los estados de sub-nutrición frecuentes durante el período de seca constituyen una de las principales causas de muertes en los rebaños ovinos, principalmente cuando la alimentación depende del pastoreo. Uno de los principales signos de la sub.nutrición es la pérdida de peso corporal lo que provoca una alta vulnerabilidad de los animales al ata- que de los parásitos gastrointestinales y a procesos infecciosos, por eso, es frecuente en los ovinos subalimentados la presentación de cua- dros diarreícos, pérdida del apetito, pelo áspero y poco brillo, edema sub glosiano debajo de la mandíbula entre otros. En estas condiciones en necesario crear los recursos necesarios para una correcta suplementación alimentaria durante los meses de poca disponibilidad de pastos.

Pododermatitis

Es una enfermedad contagiosa de alta incidencia en los ovinos en esta región. Se caracteriza por la inflamación de la epidermis entre los espacios interdigitales y el rodete y por la cojera en los animales lo que a veces le impide caminar. Es causada principalmente por dos bacterias el Fusobacterium necrophorum y el Bacteroides nodosa. Es muy importante un control preventivo principalmente durante los meses de lluvias. El corte de las pezuñas se debe establecer de forma sistemática, pasar los animales por el pediluvio frecuentemente, con una solución de formol al 10% ó sulfato de cobre 20-30% y reducir el contacto de éstos con las áreas muy húmedas y donde hay depósitos de agua. Los animales enfermos se deben separar. Limpiar bien el área in- festada y mantener a los animales enfermos en el pediluvio 2-3 minu- tos. Se debe cuidar que los animales no tomen el agua con formol o sulfato de cobre debido a la toxicidad de estas soluciones. En los casos graves se debe utilizar un tratamiento con antibiótico por ejemplo con Oxytetracilina.

CAPÍTULO XI. Instalaciones

Las instalaciones para el ovino no deben caer en el olvido

Los carneros por su tamaño y hábitos de vida no precisan de gran- des instalaciones, éstas sólo persiguen la organización del rebaño en dos épocas o momentos de la crianza, pues siempre habrá dos rebaños uno productivo y otro reproductivo, esto se produce de forma natural independiente del sistema tecnológico utilizado en la cría, monta con- tinua, con partos todo el año, o el sistema de estaciones en la que una época se destina para la monta y otra para los partos. En cualquier variante se necesita crear un mínimo de condiciones para los partos que permita darle una adecuada atención a las crías y evitar con ello las muertes que se producen en los animales recién nacidos. Las funciones de las instalaciones en Cuba, persiguen solamente proteger a los animales del sol, la lluvia y el viento, considerando que de forma natural, los mayores celos de la oveja Criolla se concentran entre los meses de abril –julio, y la mayoría de los partos se producen en los meses de septiembre-enero, cuando las lluvias de la temporada ciclónica afectan las crías pequeñas. Por ello es preciso, además de los techos con una o dos aguas, cerrar a una altura de 1.5 a 2 m los tres lados de donde predominan los vientos, para lo cual se puede utilizar cualquier material disponible de fácil obtención y remoción, tomando en consideración las circunstancias en que serán empleados. Otro asunto de interés, es tratar en este período, de poder colectar el agua para evitar excesos de humedad en el área donde normalmente descansan los carneros al mediodía y durante la noche. Esta medida ayuda a disminuir la incidencia cojeras, uno de los tres trastornos que más afectan a los carneros en el país. Las instalaciones se deben ubicar en los lugares más altos y con buena pendiente para facilitar el escurrimiento de las aguas; los pisos deben tener una pendiente de 2% y pueden ser de rocoso, tierra o

cemento, lo importante es que posibilite la higiene diaria y la recolec- ción de las

cemento, lo importante es que posibilite la higiene diaria y la recolec- ción de las excretas.

Espacio vital

El espacio vital recomendado para no afectar el bienestar de los animales es el siguiente:

 

Espacio

Categoría

2 )

(m

Reproductoras gestantes o vacías

1.0

Reproductoras

2.0

(con crías)

Sementales

1.5

Crías

0.5

Ceba

0.7

Cuando se dispone de un número grande de animales, para facili- tar el manejo y la organización de los rebaños, no es recomendable agrupar más de 250 a 300 re-pro-ductoras. Los rebaños para la ceba y hembras en desarrollo no deben ser mayores de 150 animales.

Comederos

Los comederos permiten el acceso al alimento durante el día y la noche. Cualquiera de las variantes que se decida, debe estar ubicada en zonas altas y garantizar la oferta de sales minerales, suplemento imprescindible para estos animales.

Tipos de Comederos

imprescindible para estos animales. Tipos de Comederos Para este fin se puede utilizar toda una variedad

Para este fin se puede utilizar toda una variedad de materiales, entre ellos el zinc galvanizado, madera, concreto, neumáticos de trac- tores desechados, palmas, hierro y combinaciones de ellos. Eso depen- derá en gran medida de la existencia del recurso y la ingeniosidad del hombre; en cualquier caso es importante observar las siguientes di- mensiones (cm lineales) por categorías:

Categoría

Frente

Ancho

Altura

Profundidad

Cría

10

15

10

10

Desarrollo

25

30

25

20

Reproductoras

35

30

40

30

Sementales

50

30

40

30

Se pueden construir dentro y fuera de la nave. En cualquier caso se debe tener la precaución de que en el área alrededor de ellos no se produzcan encharcamientos. En instalaciones corridas para grandes re- baños se pueden colocar entre dos naves, para uso común; en los ca- sos donde se disponga de lamedores de miel se deben situar distantes unos de otros para evitar que se contamine el agua o se diluya excesi- vamente la miel en el ir y venir de los animales de un lugar a otro.

la miel en el ir y venir de los animales de un lugar a otro. Las

Las crías durante el período que no pastan con sus madres, requie- ren obligatoriamente de un bebedero de 20 cm de altura y 10 cm de profundidad en el interior de la nave. Los animales adultos deben tener acceso al agua fresca siempre, o si están pastando, al menos tres veces al día. Los bebederos deben reunir las mismas condiciones de ubicación que los comederos, se pue- den construir con los mismos materiales, y deben tener sombra para que el agua se mantenga fresca, ella puede ser natural o artificial, fija o portátil. Se deben calcular 5 cm lineales de frente de bebedero por cabeza, 20 por metro lineal, o en caso de disponer de flotante o vaso comuni- cante, 40 animales por bebedero. Cuando se tenga que trasladar agua a los potreros se debe calcular una reserva para tres días y utilizar la norma de cálculo de 8 litros por cabeza por día.

En instalaciones grandes donde se dispone de tanques de doble propósito (cisterna, bebedero o lamedor de miel), el agua y la miel se deberán mantener frescos y los tanques pintados por dentro con cal. La porción de tanque destinada para cisterna de miel, deberá estar techada para evitar que el agua de lluvia la diluya y posibilite su fer- mentación.

Estercolero

El tamaño de la estercolera depende del sistema de explotación empleado y el tamaño del rebaño. Se recomienda que esté dividido en 4 compartimentos para asegurar su uso durante 30 días de manera indi- vidual. Así, cuando se llene el cuarto compartimiento, las heces fecales depositadas en el primero tendrán 90 días. En cualquier caso para ubi- car la estercolera se observarán las siguientes reglas:

1. Mantener el área cercada

2. Ubicarla de forma tal que el arrastre de las aguas nunca corra hacia el área donde estén los animales alojados

3. Su ubicación garantizará que los vientos barran primero las naves, y después la estercolera para evitar los olores u otras afectaciones, con- siderando que estamos refiriéndonos a desechos sólidos de animales

que estamos refiriéndonos a desechos sólidos de animales El pediluvio tendrá 10 m de longitud, 0.4

El pediluvio tendrá 10 m de longitud, 0.4 m de ancho y una profun- didad de 15 cm.Estará dividido en dos secciones de 5 m; la primera contendrá agua y la segunda una solución con formol, sulfato de cobre. La instalación dispondrá de techo, y un área final o escurridero para evitar la pérdida del producto.

El pediluvio o lava patas

Esta es una instalación que no debe faltar en ninguna instalación de carneros, pues tiene la finalidad de prevenir el Pedero, enfermedad

muy común en los rebaños, que afecta considerablemente las patas de los carneros, produce mucho daño, pues limita el traslado, pierden peso y de no resolverse puede causar la muerte.

El confinamiento de los animales durante la noche en naves apro- piadas es una práctica común en esta región, con el propósito funda- mental de evitar el ataque de depredadores, el hurto y facilitar el manejo del rebaño. Para lograr estos objetivos se debe construir:

Una nave con patio: Para definir el tamaño de la nave se conside- rará la cantidad de ovejas y el número máximo de crías y animales en crecimiento. El cálculo se hará en base a 1 m 2 /oveja, 0.70 m/ animal en crecimiento y 0.50 m/cría. No existe una norma específica para definir el tamaño del patio (se puede tomarse como criterio que el área del patio será dos veces el área de la nave. El principio es hacer una cerca alrededor de la nave con el propósito de que los animales dispongan de un área para despla- zarse libremente. Se debe utilizar postes vivos con el fin de utilizar el follaje en la suplementación de los animales.

Nave con patio para los sementales: Para el cálculo del tamaño de la nave se utilizará 1.50 m2/semental. Se ubicará a una distancia prudencial y la dirección de los vientos respecto a la navede las ovejas para que los vientos pasen primeramente por la nave de las ovejas. Con esto se evita que los olores de los machos llegue a las ovejas. Para la construcción de las naves se utilizará madera redonda y ramas de árboles de madera dura. El techo puede ser de hojas de pal- ma, aunque es posible utilizar otros materiales. Pediluvio: Se utiliza para el tratamiento preventivo de los trastor- nos podales. Es muy necesario principalmente durante el período de lluvias. Se ubica próximo a la puerta de estrada de los animales a la nave, en forma de embudo que contará al final con un dispositivo he- cho con arena y cemento de unos 10 m de largo, 0.40 m de ancho y 0.15 m de profundidad, dividido en dos porciones de 5 m cada una. Dispondrá de drenaje para la limpieza periódica y el cambio de las soluciones. La primera parte del peliduvio se llenará de agua y la segun- da con una solución entre el 20 al 30 % de sulfato de cobre, formol del 5 al 10 % o sulfato de cinc al 10 %. Corral para la desparasitación. Se aconseja hacer un corral próxi- mo a la nave para desparasitar los animales. Este corral debe estar libre de hierbas.

Anexo 1

Requerimientos nutricionales para Ovinos Pelibuey

Peso

Ganancia

Consumo

Consumo

Energía

Proteína

Ca

P

corporal

g/día

de MS

de MS

(Mcal/kg)

(%)

(%)

(%)

(kg)

(kg)

(% PV)

30

200

1.3

4.3

2.3

11.0

0.37

0.23

35

220

1.4

4.0

2.4

11.00

0.34

0.21

40

250

1.6

4.0

2.5

11.00

0.31

0.19

45

250

1.7

3.8

2.5

11.00

0.29

0.18

50

220

1.8

3.0

2.5

11.00

0.28

0.17

55 200 1.6 3.5 2.5 11.00 0.26 0.16
55
200
1.6
3.5
2.5
11.00
0.26
0.16
Anexo 2. Necesidades nutritivas de las ovejas en el trópico
Anexo 2. Necesidades nutritivas de las ovejas en el trópico
Necesidades nutritivas de las ovejas en el trópico Necesidades nutritivas de ovejas en los trópicos
Necesidades nutritivas de las ovejas en el trópico
Necesidades nutritivas de ovejas en los trópicos y concentración necesaria de nutrientes en la alimentación con materia seca en 90% (Ranjhan, 1981)
P = Peso; MS = Materia Seca; PB = Proteína Bruta; PD = Proteína Digestible; TDN = Materias Digestibles; ME = Energía Metabolizante;
Ca = Calcio; P = Fósforo

Anexo 3

La condición corporal (cc) es una medida subjetiva del grado de engrasamiento que tiene el animal como expresión de la energía útil que dispone para hacer frente a los variados procesos productivos del animal. Tiene alta repetibilidad y reproducibilidad de los resultados es- timados, tanto en los evaluados sobre el animal como entre los dife- rentes especialistas que intervienen en el proceso. Se mide en aquellas áreas de la topografía animal donde se exprese con mejor esta deposi- ción grasa, generalmente sobre las apófisis transversas de las vértebras lumbares, tapizando las espinas de las vértebras dorsales, lumbares y sacras, en la región del muslo y la base de la loca. Exige tanto de la observación como de la palpación de estas regiones anatómicas y la puntuación se da en una escala de 1 a 5 puntos, correspondiendo el valor 1 al animal muy flaco o emaciado y 5 al muy gordo o sobrecondicionado. Desde el punto de vista práctico para determinar la condición cor- poral en el ovino se debe tener en cuenta lo siguiente:

Examinar el área del lomo inmediatamente después de la última costilla

Observar y palpar la espina dorsal, las apófisis transversas de las vértebras y el volumen de los músculos y grasa que recubren las vértebras.

de los músculos y grasa que recubren las vértebras. La condición corporal se debe medir, principalmente

La condición corporal se debe medir, principalmente antes del ini- cio del período de monta, con el propósito de conocer el estado físico de las ovejas. Por debajo de 2,5 hay muy pobre respuesta a los trata- mientos hormonales, por tanto se exige un valor por encima de este

para su incorporación a los programas reproductivos. Tambien resulta ventajoso su estimación para determinar si es o no ventajoso aplicar el flushing, ya que se sabe que cuando las ovejas son muy flacas o muy gordas el flushing tiene poco efecto. Las ovejas deben llegar al parto con una cc de 3,5 puntos. Por lo general, se mide en una escala de 1- 5 puntos según los criterios siguientes

Estimación de la condición corporal

   

Descripción

 

Escala

Espina dorsal

Músculo

Grasa

Figura

1

Puntiaguda

Muy delgado

No hay

1 Puntiaguda Muy delgado No hay

cortante

2

Cortante

Poco

No hay

2 Cortante Poco No hay

pronunciado

3

Poco cubierta

Ligeramente

Escasa

3 Poco cubierta Ligeramente Escasa

pronunciado

4

Cubierta

Muy

Delgada capa

4 Cubierta Muy Delgada capa

pronunciado

cobertura

5

Imposible de

 
5 Imposible de  

palpar

Una capa gruesa de grasa recubre al músculo y la espina dorsal.

Anexo 4

a) Libro del establo Número del animal:

Raza:

Fecha de nacimiento:

Fecha de sacrificio:

No. del padre:

No. de la madre:

No. de Montada Fecha Sexo No. de Peso de Edades Peso de Utilización Peso Observa-
No. de
Montada
Fecha
Sexo
No. de
Peso de
Edades
Peso de
Utilización
Peso
Observa-
parto
por el
de
de los
las crías
las crías
de las
las crías
(crianza o
final de
ciones
macho
parto
corderos
al nacer
crías al
al
engorde)
engorde
repro-
(kg)
destete
destete
(kilos)
ductor
(días)
(kg)
número

Anexo 5

Ficha de las características del Pelibuey

1. Peso:

2. Color de la capa:

Blanco

Blanco Pinto Negro Barriganegro o patrón

Pinto

Blanco Pinto Negro Barriganegro o patrón

Negro

Blanco Pinto Negro Barriganegro o patrón

Barriganegro o patrón

Bermejo

Oscuro

Bermejo Oscuro invertido

invertido

Barriganegro o patrón Bermejo Oscuro invertido Claro 3.- Altura a la cruz (cm)

Claro 3.- Altura a la cruz (cm) ————————————————————— 4.- Altura y ancho del pecho ——————————————————— 5.- Altura y ancho de la grupa ———————————

6.- Largo y ancho de la cavidad abdominal (rumen) —————— 7.- Largo y forma de la espalda (lomo): ————————————— 8.- Forma y botones activos de la ubre: ——————————————

9.- Cabeza:

Fina

9.- Cabeza: Fina Ancha

Ancha

9.- Cabeza: Fina Ancha

10.- Orejas:

Corta

10.- Orejas: Corta Larga Horizontal Pendulosa

Larga

10.- Orejas: Corta Larga Horizontal Pendulosa

Horizontal

Horizontal

Pendulosa

10.- Orejas: Corta Larga Horizontal Pendulosa 11.- Boca (dientes, forma de los dientes):

11.- Boca (dientes, forma de los dientes): ——————————————

12.- Patas

Cortas

Largas12.- Patas Cortas

12.- Patas Cortas Largas

13.- Pezuñas:

Compactas

Lanceoladas13.- Pezuñas: Compactas Deformes

13.- Pezuñas: Compactas Lanceoladas Deformes

Deformes

13.- Pezuñas: Compactas Lanceoladas Deformes 14.-Pelo: ——————————— 15.- Tracto

14.-Pelo: ——————————— 15.- Tracto genital:

Compacto

15.- Tracto genital: Compacto Anguloso Contraído 16.- Varios: 120 Manual del Ovino

Anguloso

15.- Tracto genital: Compacto Anguloso Contraído 16.- Varios: 120 Manual del Ovino Pelibuey

Contraído

15.- Tracto genital: Compacto Anguloso Contraído 16.- Varios: 120 Manual del Ovino Pelibuey

16.- Varios:

120

Manual del Ovino Pelibuey

Anexo 6

Anexo 6 Manual del Ovino Pelibuey 121

Manual del Ovino Pelibuey

121

Anexo 7

La selección de las ovejas significa un mejoramiento de la productividad

Un gran acor-

tamiento

mandíbula inferior

significa

posibilidades de comer.

menos

la

de

inferior significa posibilidades de comer. menos la de Las deficiencias productivas muchas veces son deficiencias

Las deficiencias productivas muchas veces son deficiencias heredi- tarias y de salud. Para mejorar la rentabilidad económica, el pastor necesita una:

a) selección de su cría,

b) clasificación de sus animales,

c) eliminación de ovejas improductivas, enfermas o con deficiencias hereditarias

Defectos en la constitución física

hereditarias Defectos en la constitución física 122 • Caída de la pelvis • Espalda caída •

122

Caída de la pelvis

Espalda caída

Espalda en forma arqueada

Patas elevadas con relación al resto del cuerpo

Patas traseras en posi- ción muy derechas

Patas traseras en forma de media luna

Patas traseras en forma de X

Patas muy abiertas

Patas demasiado próxi- mas al suelo

Patas delanteras en forma de X

Manual del Ovino Pelibuey

Anexo 8

Tratamientos contra ectoparásitos

Anexo 8 Tratamientos contra ectoparásitos Fumigación en un canal Fumigación con bomba de mochila Ducha con

Fumigación en un canal

8 Tratamientos contra ectoparásitos Fumigación en un canal Fumigación con bomba de mochila Ducha con regadera

Fumigación con bomba de mochila

Fumigación en un canal Fumigación con bomba de mochila Ducha con regadera Los ectoparásitos, como las

Ducha con regadera

Los ectoparásitos, como las garrapatas, pueden provocar grandes daños a las ovejas, y a su vez son transmisores de otras enfermedades. Cuando hay ectoparásitos, es recomendable no esperar mucho tiempo para la fumi- gación. Los productos de semillas y hojas del árbol nim son muy exitosos para la fumigación.

Insecticida biológico de Nim contra los ectoparásitos de las ovejas

Diferentes tipos de parásitos externos que son controlables con insecticida de Nim.

externos que son controlables con insecticida de Nim. Insecticida de hojas de Nim Plagas que controla:

Insecticida de hojas de Nim

Plagas que controla: damalinia ovis, linognathus pedalis Necesitamos: 1,000 hojas pequeñas, 1 litro de agua, 3 cucharaditas de jabón. Preparación: Se machacan las hojas, se añade agua y se cuela con un paño limpio, dejándola en reposo de 8-10 horas. Al momento de aplicar, se mezcla con jabón y se agita bien.

Insecticida de semillas de Nim

Plagas que controla: damalinia ovis, linognathus pedalis, sarcoptes acabie var. Ovis. Necesitamos: 1 kg de semillas de Nim, 10 litros de agua, 3 cucharaditas de jabón. Preparación: Se muelen las semillas de manera que queden como harina, se mez- clan con el agua y se dejan en reposo de 8-10 horas, se remueven bien y se cuelan. Al momento de aplicar, se mezcla con el jabón.

Manual del Ovino Pelibuey

123

Anexo 9

Salud

Características

Normal-Saludable

Enfermo

Comportamiento

Movimientos sin dificultad, reacción atenta, entre otros, a sonidos, posición de defensa (patadas, etc.)

Camina con dificultad o cojeando, no participa, se distancia del rebaño, espalda caída, se mantiene acostado

general

Orejas

Movimiento de orejas, orejas calientes

Orejas caídas o al lado, morderse los dientes, orejas heladas

Respiración

Respiración calmada y uniforme (9-18 veces por minuto)

Golpearse los flancos, respiración discontinua

Ojo

Ojo bien irrigado (rosa pálido)

Ojo blanco pálido, ojo mate o amarillento

Consumo de alimento

Ganas de comer, masticación periódica

Falta de apetito, estar apartado a la hora de comer, flancos muy caídos, no se observa masticación rumiar, consumo de alimento de rodillas

Excremento y/o orina

Estructura del excremento según tipo de alimento rico en agua

Excremento aguado o diarrea, falta de excremento, estreñimiento, sangre en la orina

Condiciones

Con carne, dependiendo del estado de crianza

Delgado, huesudo

Piel

Grasosa

Seca, color mate o sin color, caída de pelo

Temperatura del

38,5º - 40ºC