Sei sulla pagina 1di 12

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Facultad de humanidades S13008428 14/01/2014
Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Facultad de humanidades S13008428 14/01/2014
Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Facultad de humanidades S13008428 14/01/2014

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal

Facultad de humanidades

S13008428

14/01/2014

Arqueología del paisaje

1

1

Introducción

Además de ser cuestionada por su terminología y su entidad científica elegí el tema de la arqueología del paisaje porque creo que es una rama aun no estudiada por completo además de que tiene muchos pros a su favor ya que en el presente social se tienen problemas de planificación y gestión del espacio.

Pienso que el tema de la arqueología del paisaje es una buena forma de ver la gran dimensión que tiene la misma arqueología para que de ella surjan diferente ramas de gran importancia para la sociedad y un apoyo a diferentes carreras con las que se pueden combinar y plasmar de una forma distinta los matices que se piensa que tiene un carrera, a esto me refiero con pensar que una carrera solo va enfocada a algo y no te puedes salir del esquema por así decirlo.

En si la Arqueología del paisaje (o Arqueología Espacial) puede definirse de manera genérica como un paradigma arqueológico (esto es, un conjunto de conceptos teóricos, metodologías y procedimientos analíticos) que se centra en analizar, a través de la cultura material, la dimensión espacial de los grupos humanos. Esto es, en explorar cómo los seres humanos se han ido relacionando con el espacio geográfico a lo largo del tiempo, apropiándose de él, transformándolo con su trabajo y dotándolo de diferentes significados culturales.

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Contenido Introducción 2 Contenido 4 Conclusión 10 Bibliografía

Contenido

Introducción

2

Contenido

4

Conclusión

10

Bibliografía

11

Encuesta

12

3

3

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Contenido L a aparición de una Arqueología del paisaje con una entidad

Contenido

L

a aparición de una Arqueología del paisaje con una entidad propia es reciente y, en cierta medida, espontánea, surgida tanto del ritmo de la evolución de la ciencia como de la aparición de unos problemas sociales nuevos que han suscitado respuestas desde diversos ámbitos (científico, político, etc.).

Su nacimiento, a su vez; genera una serie de dificultades que van desde la

 

creación o adopción de una terminología al cuestionamiento de su entidad científica.

 
creación o adopción de una terminología al cuestionamiento de su entidad científica.  

Una revisión de algunas aportaciones de las corrientes de mayor incidencia en la Arqueología de nuestro siglo pueden ayudarnos a precisar qué contribuye a la configuración de paisaje como tema de estudio, cómo desde diversos enfoques y países toman forma iniciativas e intereses que confluyen en objetivos comunes, enriquecidos unas veces por tradiciones y puntos de vista dispares, y en otras ocasiones, pese a los muchos puntos en común, dándose la espalda.

Desde esta perspectiva, se podrán apuntar algunos de los rasgos esenciales de estos estudios, sus pretensiones y formas de trabajo específicas, así como su directa vinculación con la reivindicación del patrimonio natural y social.

La forma de afrontar un tema amplio y complejo como este -no ya por su historia dentro de la Arqueología, sino por su estrecha relación con otras ciencias, movimientos sociales, políticos, presiones económicas, etc., y por su voluntad integradora, ha sido necesariamente selectiva: no están citados todos los que han contribuido o toman parte en su formación, sin embargo, al menos si se pretende representar las líneas de fuerza fundamentales y algunas aportaciones quizás menos evidentes. Si algo caracteriza a la Arqueología del paisaje, por su naturaleza y objeto de estudio, es el dinamismo y la flexibilidad que garantizan una constante discusión, un avance multidireccional, abierto e integrador.

4

4

Nuestro crítico argumenta que la ArPa “más que un concepto es un lema, una mera palabra, en la que se entremezclan varios estratos conceptuales”. Según el autor, primero está la realidad empírica que son los restos y yacimientos en el espacio físico, que podría dar lugar a un estudio “muy complejo y sutil”, que “podría denominarse ‘arqueología del espacio’ y que, según él, “no es el que le interesa privilegiar en sus breves textos

epistémicos” (Bermejo, 2008, 499 = 2007, 91-92).

El desarrollo de la Arqueología del paisaje y el interés que suscita en diferentes medios está estrechamente vinculado a unas nuevas condiciones y exigencias sociales ligadas a los complejos problemas de planificación y gestión del espacio, que demandan una reunión del ámbito científico y el social, progresivamente disociados.

y gestión del espacio, que demandan una reunión del ámbito científico y el social, progresivamente disociados.
y gestión del espacio, que demandan una reunión del ámbito científico y el social, progresivamente disociados.

En la Arqueología de los últimos veinticinco años se ha difundido un vocabulario nuevo, en una pequeña parte acuñado dentro del mundo de la Arqueología, y en una importante proporción tomado de otras ciencias: términos como espacio (análisis espacial, arqueología espacial),territorio (estudios territoriales), medio, medio ambiente, entorno, relaciones ecológicas, nicho ecológico, arqueología del paisaje, arqueología aérea, y un largo etcétera, han pasado a formar parte del lenguaje de historiadores y arqueólogos. Sin embargo, su adopción en ocasiones

han pasado a formar parte del lenguaje de historiadores y arqueólogos. Sin embargo, su adopción en

ha sido el resultado de la necesidad de cubrir vacíos apresuradamente, sin acompañarse de una adecuada reflexión a propósito del sentido, uso y connotaciones del vocablo aceptado, por ello, llega un momento en que se hace necesaria una seria revisión y replanteamiento de los significados otorgados, los tratamientos específicos por parte de autores y equipos de trabajo y los matices de cada lengua, así como las propuestas lanzadas como alternativas.

El término paisaje, al que ahora nos referimos, es en este sentido especialmente conflictivo: por una parte, los usos reales dados a la palabra rebasan, con mucho, su significado estricto, y, por otra, siempre ha acusado una falta de precisión y, por ello mismo, una fuerte polisemia. Es tan impreciso como fácil de comprender y esto ha sido el

   

origen del debate generado en torno a su uso científico y de las dificultades para encontrar un sustituto sin perder riqueza semántica y claridad. Derivadas de él se han generado

expresiones como arqueología del paisaje,

paisaje

arqueológico,

lectura

histórica

del

paisaje que ha conservado esta indefinición.

 
¿Que podrá ser esto?  
¿Que podrá ser esto?
¿Que podrá
ser esto?
 

La imprecisión del vocablo nace cualquier otra de un significado en origen muy restringido y que se ha ido ampliando por extensión a realidades próximas a la primera. No obstante, esta evolución del vocablo presenta un doble problema: por una parte no ha ido teniendo un reflejo inmediato en las definiciones «oficiales» del mismo -retraso aún hoy constatable- y, en segundo lugar, no ha seguido el mismo ritmo en todas las lenguas, de forma que los términos que se consideran equivalentes no se refieren exactamente a las mismas realidades. Un rápido rastreo por algunos diccionarios de diversos momentos y lenguas puede ayudamos a precisar algo más esta cuestión.

lenguas puede ayudamos a precisar algo más esta cuestión. El primer problema que presenta el uso

El primer problema que presenta el uso del término español paisaje en Arqueología, como en ciencia, procede de la ambigüedad que rodea al vocablo debido a su tradicional uso:

efectivamente, aún hoy, la primera, y con frecuencia única acepción otorgada al término en los diccionarios españoles es la de «representación artística (casi siempre pictórica) de un espacio». Esto ha hecho que el término sea indisociable de una visión subjetiva; plasmada de una forma también subjetiva.

1

¿Conoces sobre estas carreras?

Arqueología del paisaje

Arqueología

Otras

Hombres

5%

20%

75%

Mujeres

2%

13%

85%

1 Pequeña tabla sobre el conocimiento de las personas de ambos sexos sobre la arqueología comparada con su rama y otras ciencias.

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Esta metodología es propia y original en el planteamiento teórico, siendo en

Esta metodología es propia y original en el planteamiento teórico, siendo en los procedimientos analíticos de carácter multidisciplinar, con recurso a rutinas y procesos diversos, muchos de ellos compartidos también por otras formas de arqueología: Etnografía, Geografía Humana y Locacional, Sistemas de Información Geográfica (GIS), Teledetección, Geoarqueología, Geomorfología, Ecología, Arqueología Espacial, Geoestadística y Estadística Multivariante e Inferencial.

En un inicio resultó muy exitosa y empleada en Arqueología del Paisaje la diferenciación operativa del espacio en tres niveles propuesta por David Clarke correspondiente no tanto a tres escalas geográficas como a tres ámbitos de análisis de diferentes dimensiones de la acción social:

Microespac ial Mesoespaci al Macroespa cial
Microespac
ial
Mesoespaci
al
Macroespa
cial

Arqueología del paisaje

8

8

Microespacial: Arqueología Intra site.

Mesoespacial: Estrategias de Emplazamiento y relaciones socioeconómicas con el medio circundante inmediato.

Macroespacial: Arqueología del Territorio.

Algunos procedimientos y técnicas de trabajo hoy típicos de muchas formas de arqueología tienen su origen en las primeras generaciones de la Arqueología Espacial:

Análisis paleoambiental, orientado a la reconstrucción del medioambiente antiguo.

Procedimientos complejos de prospección del territorio, como la prospección por muestreo, orientada a la identificación de sitios arqueológicos.

Elaboración de mapas distribucionales y cuantitativos.



Notas sobre metodologías, técnicas y procedimientos de uso frecuente



Conclusión

¿Cuál fue mi experiencia al investigar un tema tomado de la BV de UV o
¿Cuál fue mi experiencia al investigar un tema tomado de la BV de UV o del Google
Académico?
R: Es bueno saber de un buscador más detallado sobre temas específicos donde el
contenido son artículos escritos por personas calificadas. Un gran apoyo.
¿Qué tan actualizado está el artículo?
R: Uno de mis artículos es de referencia de un libro de 1991 un poco viejo y el otro
artículo es sobre una contestación sobre una crítica de una revista y la contestación
que tienen algunos arqueólogos del paisaje que data del 2009.
¿Tenía referencias bibliográficas?
R: Si, los dos tenían sus referencias.

Bibliografía

Orejas, A. (1991). http://digital.csic.es/. Recuperado el 113 de Enero de 2014, de http://digital.csic.es/:

http://digital.csic.es/bitstream/10261/17328/1/20090729142056153.pdf

Google. (2007). Recuperado el 13 de Enero de 2014, de Google: https://www.google.com.mx/imghp?hl=es-

419&tab=wi&ei=3k3VUoa5DcqG2gXt34DgAQ&ved=0CAQQqi4oAg

ATRIO. (s.f.). Arqueología del paisaje. Recuperado el 13 de Enero de 2014, de Arqueología del paisaje: http://www.arqueologiadelpaisaje.com/

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal

Fernando Emiliano Ortiz Baizabal Encuesta  Nombre  Sexo  Edad  Escolaridad  ¿Es poco

Encuesta

 Nombre  Sexo  Edad  Escolaridad  ¿Es poco aceptada la Arqueología del
 Nombre
 Sexo
 Edad
 Escolaridad
 ¿Es poco aceptada la Arqueología del paisaje?
 ¿Es necesaria la ArPa?
 ¿Conoces sobre la ArPa?
 ¿Alguna vez has leído algo sobre la ArPa?
 ¿Sabes a que se dedica la ArPa?
 ¿Conoces las ventajas de la ArPa?

12