Sei sulla pagina 1di 1

EL GIRO EPISTEMOLÓGICO PARA RICHARD RORTY

Giro epistemológico La filosofía, como disciplina autónoma, distinta de la religión y de la ciencia, es de origen muy reciente. Cuando Descartes y Hobbes, iniciadores de la filosofía moderna, se manifestaban en contra de la filosofía escolástica no pensaban que estaban sustituyéndola por una filosofía nueva y mejor, una nueva teoría del conocimiento. Ellos se encontraban luchando para que el mundo intelectual fuera más seguro, para pensadores de esa época como Galileo y Copérnico, frente a las instituciones eclesiásticas. En aquel entonces las distinciones en las disciplinas al interior de la filosofía aún no se habían trazado con precisión, no se contaba con una idea de la filosofía tal y como se entiende a partir del siglo XIX. Hobbes definía la filosofía como aquel conocimiento de los efectos de las apariencias que adquirimos por raciocinio verdadero a partir del conocimiento que tenemos previamente de las causas de su generación, es decir, no se evidencia interés alguno en distinguir lo que estaba haciendo, de una cosa diferente a la ciencia. Sólo hasta después de Kant se estableció la distinción moderna entre filosofía y ciencia. Hasta que no se quebró la hegemonía establecida por las instituciones religiosas sobre la ciencia. La delimitación entre filosofía y ciencia se pudo dar gracias a que se consideró que el núcleo de la filosofía era la “teoría del conocimiento” o epistemología. La metafísica o filosofía primera, antaño había ocupado un lugar privilegiado al interior del pensamiento filosófico, no obstante había venido siendo desplazada por la física, por las aportaciones de la ciencia moderna. Cuando hablamos del giro epistemológico de la modernidad nos referimos al cambio de perspectiva, a un cambio de paradigma. Al interior de la filosofía, a partir de entonces la teoría del conocimiento o epistemología vendría a ocupar un lugar privilegiado por encima de la metafísica, asimismo, en el concierto de las disciplinas, la filosofía se distingue de disciplinas o ciencias y no será más considerada para ocupar “la más alta” categoría dentro de los saberes, sino que, por el contrario, en el sentido de “subyacente”, será la base de la ciencia moderna. A partir de la obra de Descartes se coloca a la epistemología como fundamento de la filosofía, y a la metafísica como algo que surge de la epistemología y no al revés. Descartes y Hobbes quieren un mundo en donde se pueda realizar ciencia a la manera en que empezaban a hacerlo los científicos modernos, sin estar amenazados por la iglesia. En este sentido, el discurso del método de Descartes constituyó un parteaguas, se trata de un texto muy inteligente que está reivindicando la forma de hacer ciencia a la manera en que la conciben científicos como Galileo, Copérnico, Newton. Descartes y Hobbes son los iniciadores de la filosofía moderna, si bien ellos no se veían a sí mismos como tales, sino como contribuidores al florecimiento de la investigación en matemáticas y mecánica, y como liberadores de la vida intelectual. Cuando llegamos a Kant, el cambio de paradigma se está consolidando, Kant se asume como un filósofo profesional, moderno y labora en la universidad. Kant es quien coloca a la filosofía en el camino seguro de la ciencia, de esta manera reconcilió la afirmación cartesiana de que podemos tener certeza únicamente de nuestras ideas. Kant contribuyo a que la filosofía, como epistemología, adquiriera confianza en sí misma y carácter auto-consciente.

Rorty, Richard La filosofía y el espejo de la naturaleza, 4ª ed., Cátedra, Madrid, 2001, pp. 44-64 y 127-134.