Sei sulla pagina 1di 5

Binomio Fantástico (G. Rodari)

¿Qué pensaría usted si le dijera que existe una fórmula de la creatividad? Y si le dijera que esa fórmula sirve para casi todo, desde la invención de un chiste, una adivinanza y un cuento, hasta los más complejos juegos y también la investigación científica? Probablemente muchos pensarán: esta es una pregunta capciosa, es evidente que la creatividad es algo libre, que surge espontáneamente, por algo no somos todos artistas, no puede existir un método de creatividad, es ilógico. Sin embargo, Leonardo Da Vinci, uno de los genios creativos más grandes de la historia dijo: “El que ama la práctica

sin la teoría, es como un marino que sube al barco sin timón ni compás, y nunca sabe donde llegará”.

¿Qué es un Binomio Fantástico? En su libro Gramática de la Fantasía, el escritor Gianni Rodari, explica este método que sirve como base para la creación de historias fantásticas. Las personas en general, entendemos las cosas en polos opuestos, en binomios. El pensamiento se forma en parejas de conceptos, comúnmente opuestos, como: grande-chico, día-noche, caliente-frío. Esto sucede porque el par permite entender mucho mejor que el elemento aislado. Dicho de otra forma, en nuestra cabeza existen mucho binomios que nos ayudan a entender el mundo, podríamos decir que se trata de Binomios Lógicos, no necesariamente relacionados por oposición como los ejemplos mencionados, también porque son de fácil asociación, como puede ser papel-lápiz o vaca-leche.

Un Binomio Fantástico, es distinto. Surge cuando dos conceptos son tan lejanos uno al otro, que para lograr establecer una relación entre ellos tenemos que poner a trabajar todo nuestro ingenio. La distancia es necesaria para que la aproximación resulte insólita, la lejanía hace que la imaginación deba trabajar para generar un ligamento que construya una relación entre ambos, un conjunto fantástico donde pueden convivir. Las historias surgen de binomios fantásticos, porque una palabra sola no “actúa” hasta que no se la pone en relación con otra que la hace reaccionar, que la obliga a salir de su camino habitual, a formar nuevos significados. Asimismo, una investigación que sea innovadora, siempre explora las relaciones entre cosas que parecen inconexas, así se ha llegado a grandes descubrimientos de la humanidad.

El Método

1. ¿Cómo se construye un Binomio Fantástico? Como ya vimos, existen muchos binomios lógicos que no sirven para nuestro objetivo. Lo que estamos buscando en esta etapa son pares de palabras lo más diferentes posibles una a la otra. Por eso, se deben evitar pares donde los conceptos sean fácilmente relacionables, como serían las parejas de opuestos (cerca-lejos), las palabras que pertenecen a un conjunto (amarillo y rojo conjunto colores), o los términos relacionados por su uso

(pie-caminar).

Una buena manera de construir un binomio fantástico es al azar. Por ejemplo se puede pedir a dos alumnos que cada uno escriba una palabra en un papel, o poner el dedo sin mirar en una revista y construir el binomio con las parejas que salgan. ¿Qué actividad se le ocurre a usted para hacer un binomio fantástico?

2. Proceso de extrañamiento y asociación: Una vez que ya hemos elegido el binomio, por ejemplo tortuga-botella, vemos que los conceptos elegidos se desarraigan, salen de su contexto, llegando a uno nuevo e inédito y pierden en cierta medida las facultades que les son propias pero ganan las infinitas posibilidades de su conexión con otro que parecía totalmente ajeno. El proceso de extrañamiento consiste en intentar ver cada elemento del binomio como si fuera la primera vez, como si fuéramos marcianos y nunca hubiéramos visto algo como esto, no supiéramos para qué sirve, ni de qué está hecho, y luego

describirlo hasta el más mínimo detalle. Es muy importante dejar por escrito esta descripción. Una vez que tengamos cada elemento descrito por separado, viene un proceso de asociación y comparación, que se ejerce no con el objeto o concepto completo, sino entre las características en estado “puro”. Esto permitirá establecer conexiones inéditas que difícilmente hubiéramos podido realizar viendo el objeto en su totalidad.

La Adivinanza sigue este mismo procedimiento. Es un tipo de binomio donde un elemento (la respuesta) se esconde y el elemento que se muestra, se hace a través del proceso de extrañamiento.

Ejemplo 1: “Una vieja larga y seca que le corre la manteca[1]. Es este caso tenemos el binomio vieja-vela. Mediante el extrañamiento vemos que la vela, siendo que es seca, chorrea algo parecido a la manteca y se arruga, es decir se parece una vieja. Los elementos se asocian y se oculta la vela que es la respuesta.

Ejemplo 2: “Oro no es, plata no es. ¿Qué es?[2] Este caso es muy interesante, porque en el binomio oro-plátano, se asocia la forma de la palabra plátano, con la plata, que es algo que va generalmente

unido al oro. De esta forma se oculta la respuesta en la misma pregunta.

Volvamos ahora con nuestro ejemplo del binomio Tortuga-Botella:

Tortuga

Botella

Es un animal

Es un objeto con forma de cilindro que en un extremo es más angosto y alargado.

Está vivo, pero es muy lento en la tierra

Puede nadar

Es transparente y brillante al Sol. Se ve del color de lo que tiene adentro o detrás.

Tiene una caparazón dura, opaca, curva, y puede esconder su cabeza y patas adentro.

Puede contener líquidos

Puede flotar

Es arrugado y verde

Etcétera

Etcétera

Gracias a las características descubiertas, se pueden establecer asociaciones libres:

- Como la tortuga tiene caparazón curva y puede nadar, y la botella también es curva y puede flotar, en la superficie del agua pueden verse parecidas.

- Al ser transparente, la botella en el mar se ve verde igual que la tortuga,

- Etcétera.

A partir de aquí pueden surgir historias, adivinanzas, juegos o una investigaciones. Esto va a depender del profesor y hacia dónde guía a sus alumnos.

Ejemplo de cuento: “Había una vez un tortugo que estaba nadando en el mar. De repente, vio a la tortuga más linda del mundo. En vez de ser arrugada como él, brillaba con el Sol, y se dejaba llevar por las olas como si estuviera bailando. Se acercó a conversar, pero la linda tortuga no le contestaba ”

Ejemplo investigaciones: A partir del cuento inventado, o de las asociaciones hechas con anterioridad, los alumnos se pueden hacer las siguientes preguntas;

¿Por qué flotan las cosas? ¿Por qué las tortugas son rápidas nadando y lentas en la tierra? ¿Qué son los colores, por qué hay cosas transparentes? ¿Qué hace que las cosas sean brillantes u opacas? Etcétera.

3. Estructura Sugerida: Muchas veces, incluso cuando ya se han establecido conexiones ingeniosas entre los elementos del binomio, es difícil establecer un desarrollo de la historia o investigación. A continuación, aparecen una serie de preguntas que sirven para guiar las ideas de manera coherente.

Introducción:

- ¿Quién era?

- ¿Dónde estaba?

- ¿Qué estaba haciendo?

Desarrollo:

- ¿Para dónde fue?: Lo pone en movimiento, lo aleja (o desarraiga) de su contexto para que pueda descubrir cosas nuevas, asociarse a otros conceptos que le son ajenos. En resumen, el movimiento genera acción.

- ¿Con quién/qué se encontró?: De esta forma se introducen nuevos personajes o situaciones.

- ¿Qué le dijo/hizo?: Se establece un diálogo o interacción entre los personajes.

- ¿Qué le respondió?: En este punto el diálogo puede seguir, surgiendo nuevas situaciones.

Final:

-

¿Qué pasó al final?: Puede suceder que en este punto no se nos ocurra con qué terminar el cuento, por eso es importante volver a revisar lo que anotamos en el proceso de extrañamiento, en el cual ya establecimos

-

conexiones que serán útiles para cerrar o amarrar el final. Durante todo el proceso el profesor debe ser un guía en la toma de decisiones.

Es importante señalar que esta estructura de preguntas, tal como lo indica en el título es sugerida. Por lo tanto es tan flexible y libre como se quiera, y se abre a las infinitas posibilidades de la fantasía e incluso el absurdo. Además, el proceso puede iterarse o repetirse cuantas veces se quiera, ampliado las posibilidades. Por último, podemos decir que el binomio es la base de la creación, sin embargo, se pueden introducir muchos más elementos, estableciendo así polinomios fantásticos, aumentando la complejidad y multiplicando las posibilidades de creación.

Lo interesante es que mi historia, es el resultado de las respuestas a una serie de preguntas que conozco y que yo mismo me planteo. Pero, más importante aún, es darnos cuenta de que si somos capaces de crear (lo que sea), en base a un proceso que dominamos, entonces se produce un fenómeno notable, el fenómeno de la Metacognición. Es decir, no solamente conozco, sino que voy más allá, entiendo como llegué a un resultado y por lo mismo puedo repetir y mejorar el proceso cuantas veces quiera. Por fin comenzamos a vislumbrar la magnitud de este método, que al principio puede haber parecido una diversión sin importancia: lo que le entregamos a nuestros alumnos es un método de pensamiento. ¿Y qué puede ser más relevante para un profesor que enseñarle a sus alumnos a pensar por si mismos?