Sei sulla pagina 1di 16

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

TEMA 4. EL MOVIMIENTO OBRERO Y EL FEMINISMO.

I. EL MOVIMIENTO OBRERO.

1. Las condiciones de vida y trabajo de las clases trabajadoras.

2. Los orígenes del movimiento obrero.

2.1 Las primeras asociaciones de trabajadores.

2.2 Las primeras acciones obreras: el ludismo.

2.3 Las reivindicaciones políticas: el cartismo.

2.4 Las primeras ideologías obreras: el socialismo utópico.

3. La ideología revolucionaria obrera

3.1 El marxismo.

3.2 El anarquismo.

4. Las organizaciones obreras y las internacionales obreras.

4.1 Las internacionales obreras

4.2 Los partidos y sindicatos obreros.

II. EL FEMINISMO.

1. Condiciones de vida y trabajo de las mujeres en la Revolución Industrial.

2. Orígenes del feminismo histórico:

2.1 La Ilustración y la Revolución Francesa.

2.2 Los inicios del feminismo.

3. El desarrollo del movimiento feminista: el triunfo del sufragismo (1870-1939)

3.1 El sufragismo o la lucha por la participación política de las mujeres.

3.2 La oposición al sufragismo.

3.3 Feminismo y movimiento obrero.

1

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

I. EL MOVIMIENTO OBRERO.

1. Las condiciones de vida y trabajo de las clases trabajadoras.

El capitalismo industrial y su sistema de fábricas crearon una nueva clase de trabajadores que tenían en común disponer sólo de una fuente de ingresos, el salario, que recibían a cambio de su trabajo. Los obreros de las fábricas y las minas tenían en común con el amplio número de trabajadores urbanos (servicio doméstico, construcción, talleres, etc.) su dependencia del salario, compartían condiciones u formas de vida similares que se hallaban a un paso de la pobreza y que estaban separados por un abismo del mundo burgués.

La clase obrera, que alcanzó su pleno desarrollo en Gran Bretaña durante la primera mitad del siglo XIX y entre 1850 y 1880, suponía casi la cuarta parte de la población de los países europeos desarrollados.

Las condiciones de vida y trabajo eran muy duras para este grupo social, fundamentalmente por la falta de regulación legal de las condiciones de trabajo y la falta de políticas sociales por los gobiernos burgueses. Estas condiciones fueron mejorando con el paso del tiempo.

Las jornadas laborales eran muy largas, de hasta 15 horas en las fábricas textiles, de lunes a

La

disciplina laboral era muy dura, los obreros podían ser despedidos cuando quisiera el

empresario. Las mujeres y los niños constituían buena parte de la mano de obra de los

primeros momentos de la industrialización (en 1839 la mitad de los trabajadores de fábricas en G Bretaña eran

mujeres y en 1851 un 28% niños entre 10-15 años). Los salarios eran muy bajos y estaban ajustados para satisfacer las necesidades mínimas de los trabajadores: vivienda y comida. El trabajo infantil y femenino era peor pagado.

sábado y a veces domingos también

(durante enfermedades, fiestas o falta de trabajo no se cobraba).

Las primeras etapas de la industrialización trajeron una pésima calidad de vida para los nuevos trabajadores. A finales del siglo XIX su situación mejoró por las conquistas sociales y bajada de los precios agrícolas. Las viviendas obreras estaban cerca de las fábricas en barrios obreros que crecieron desordenadamente sin alumbrado, alcantarillado, recogida de basuras, etc. y que eran focos de infecciones. Las viviendas tenían una o dos habitaciones y compartían cocinas y letrinas con los vecinos. La dieta era muy pobre, básicamente pan y patatas y el gasto en

vestidos muy reducido (se compraba un vestido para varios años).

2. Los orígenes del movimiento obrero.

Las malas condiciones de vida y trabajo de los obreros industriales hicieron que surgieran constantes motivos de conflictividad social que se orientó hacia la mejora de las condiciones de trabajo (salario, jornadas de trabajo, seguridad, etc.). Además la concentración de gran número de trabajadores en las fábricas y barrios obreros favoreció la aparición de organizaciones estables (ilegales durante mucho tiempo), con la finalidad de defender sus mínimos derechos como trabajadores.

2.1 Las primeras asociaciones de trabajadores.

Las asociaciones de trabajadores se formaron en los primeros momentos de la industrialización y al principio estaban prohibidas pues se pensaba que iban en contra de la libertad de empresa y contrato. El derecho de asociación y reunión fue una de las primeras

2

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

reivindicaciones de los obreros y Gran Bretaña fue el primer país en reconocer este derecho en

1824.

Las asociaciones podían ser muy diversas según su composición y objetivos. Las principales fueron las sociedades de socorros mutuos y los sindicatos.

Las sociedades de socorros mutuos fueron las primeras asociaciones y muy abundantes. Tenían como finalidad auxiliar a sus asociados en caso de accidente, enfermedad o muerte.

Los sindicatos comenzaron como asociaciones de defensa colectiva de las condiciones salariales y laborales de un oficio. La huelga solía ser el principal instrumento de presión para lograr mejoras. Finalmente los sindicatos consiguieron ser uniones nacionales de trabajadores que reunieran a los obreros de todos los oficios y territorios.

2.2

Las primeras acciones obreras: el ludismo.

La mecanización y la sustitución de los talleres artesanales por las fábricas generaron gran descontento entre artesanos y obreros que veían en las nuevas máquinas una amenaza para su trabajo. Por ello la reacción de los trabajadores fue destruir las nuevas máquinas que los empresarios adquirían para mejorar la productividad de las fábricas.

2.3 Las reivindicaciones políticas: el cartismo.

Fue en Gran Bretaña donde por primera vez, el movimiento obrero se organizó alrededor de un proyecto político: el cartismo. Su auge se produjo entre 1838-48 y se propuso conseguir derechos políticos para los trabajadores.

La Asociación de Trabajadores de Londres elaboró la Carta del Pueblo, en la que se reclamaban el sufragio universal masculino y secreto, un sueldo para los diputados que posibilitase a los trabajadores el ejercicio de la política, etc. Para poder presentar estas peticiones a la Cámara de los Comunes, los dirigentes utilizaron huelgas, manifestaciones y concentraciones para

mostrar su respaldo social (se consiguieron 3 millones de firmas a pesar de la represión). La Carta fue

rechazada si bien se lograron mejoras como la jornada de 10 horas.

2.4 Las primeras ideologías obreras: el socialismo utópico.

Frente a la sociedad capitalista, producto de la Revolución Industrial, se alzaron voces críticas que denunciaban injusticias y que idearon otras formas de organizar la sociedad. Estas propuestas desarrolladas en la primera mitad del siglo XIX es lo que se conoce como socialismo utópico. La mayoría creía en una pacífica transformación social a través de la difusión de las ideas, la educación y del propio ejemplo.

Charles Fourier (1772-1837) defendió la creación de falansterios, agrupaciones comunitarias donde la propiedad era colectiva y hombres y mujeres compartirían todas las tareas.

Robert Owen (1771-1858) defendió la organización de los trabajadores en cooperativas sin propietarios ni salarios, y la llevó a la práctica en su fábrica textil en Escocia.

3

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

En Francia los socialistas utópicos eran herederos de las corrientes radicales de la Revolución Francesa como Pierre Proudhon (1809-1865) que consideraba la propiedad un robo y defendió un sistema social basado en el trabajo autónomo y cooperativo. Así creía que de forma gradual se superaría el capitalismo, al margen de toda organización política y de toda autoridad, y por medio de la libre asociación de individuos.

3. La ideología revolucionaria obrera

3.1 El marxismo.

El marxismo toma su nombre de Karl Marx (1818-1883) quien, con Friedrich Engels (1820-1895), a mediados del siglo XIX, calificaron el primer pensamiento socialista de utópico y elaboraron una teoría que era un programa de acción para cambiar la sociedad: el socialismo científico. Sus ideas y pensamientos se recogen en El Manifiesto Comunista y El Capital.

La teoría marxista se asienta sobre tres ejes:

El análisis del pasado a través de la lucha de clases, el antagonismo entre opresores y oprimidos considerado el motor del desarrollo histórico (esclavismo, feudalismo y capitalismo).

La crítica del presente en función del análisis del sistema capitalista. Marx dice que el trabajo del obrero genera un beneficio superior a salario que percibe (plusvalía), que permanece en manos del capitalista, quien reinvierte una parte en mejorar los medios de producción y se apropia del resto.

La necesidad de superar este presente se asocia a un proyecto de futuro, lograr una sociedad sin propiedad privada, justa e igualitaria, que llama sociedad comunista, a la que se llegaría con la toma del poder político de los trabajadores. Marx dice que serán los trabajadores industriales, los proletarios, los que podrán realizar el cambio, bien por la vía violenta revolucionaria o bien participando en el sistema político burgués. Cuando los proletarios alcancen el poder se daría una situación de transición de dictadura del proletariado para conseguir más tarde la sociedad comunista.

3.2 El anarquismo.

Los fundamentos doctrinales y prácticos del anarquismo comenzaron a definirse a partir de la teoría y actividad desarrolladas por Mijaíl Bakunin (1814-1876).

Partía de los mismos presupuestos teóricos del marxismo, la necesidad de cambiar la sociedad capitalista y quería alcanzar el mismo fin, una sociedad igualitaria (sin clases sociales), sin propiedad privada y justa. Se diferenciaba en los medios para lograr este objetivo:

Planteó que la revolución estaría protagonizada por todos los sectores oprimidos de la sociedad (campesinos, artesanos, proletarios, estudiantes, etc.) y sería el resultado de una lucha espontánea de las masas contra la explotación.

Con la base del pensamiento de Bakunin y otros pensadores anarquistas se configuró un ideario libertario que proponía la anarquía como modelo de sociedad, asentada en la libertad

4

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

individual, ausencia de autoridades (políticas, religiosas o económicas), solidaridad social y sin propiedad privada.

Por su antiautoritarismo y rechazo de las jerarquías de poder, los anarquistas renegaron de los partidos políticos y actuaron preferentemente en los sindicatos. Algunos anarquistas eligieron

la vía del atentado terrorista contra los representantes del poder (reyes, primeros ministros) y

otros se inclinaron por la acción directa de los trabajadores contra los patronos a través de la

huelga general y concienciación política de los trabajadores.

4. Las organizaciones obreras y las internacionales obreras.

4.1 Las internacionales obreras

a) La Primera Internacional.

La unión de las nuevas teorías sociales (marxismo y anarquismo) y las organizaciones obreras cada vez más desarrolladas, se produjo en la década de 1860. En 1864 se reunieron en Londres delegados de organizaciones obreras de varios países europeos que acordaron fundar la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), conocida también como I Internacional. Marx redactó los estatutos de la asociación y estableció sus principios básicos: la conquista del poder político de los trabajadores para acabar con la sociedad burguesa e implantar el socialismo.

En sucesivos congresos de la AIT se acordaron impulsar las movilizaciones obreras en cada país

y reivindicaciones como la supresión del trabajo infantil, mejora de las condiciones laborales de la mujer, socialización de los medios de producción y recurso a la huelga para conseguir estos objetivos.

La AIT entró en crisis por el enfrentamiento entre Marx y Bakunin y por la ilegalización de esta organización en muchos países por los sucesos de la Comuna de París en 1871.

El enfrentamiento entre Marx y Bakunin, además de por la distinta ideología, se radicalizó cuando la AIT decidió formar partidos políticos obreros nacionales que participaran en la política de cada país. Los bakuninistas no aceptaron la resolución y fueron expulsados de la organización.

La derrota de la Comuna de París en la Guerra Franco-Prusiana de 1871, a pesar de que los internacionalistas participaron en ella minoritariamente, hizo que muchos gobiernos la ilegalizaron y persiguieron a sus miembros.

En 1876 se disolvió la I Internacional.

b) II Internacional.

La II Internacional se fundó en París en el aniversario de la Revolución Francesa, en 1889. Se configuró como una organización homogénea ideológicamente de partidos políticos socialistas nacionales.

En la II Internacional las resoluciones reclamaban leyes para la protección de los trabajadores, jornada laboral de 8 horas, abolición del trabajo infantil, evolución pacífica del socialismo hacia

5

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

la toma del poder político, regulación del mercado laboral, etc. (símbolos de la II Internacional son el

himno y la celebración del 1º de mayo)

La II Internacional entró en crisis por:

El estallido de la Primera Guerra Mundial que acrecentó las divisiones entre obreros de países en guerra

La confrontación entre dos concepciones opuestas de lo que debería ser el movimiento socialista: reformista o revolucionario (Rosa Luxemburgo o Lenin). Estos revolucionarios se separaron y crearon la Komintern o Internacional Comunista dirigida por los comunistas rusos que habían protagonizado la Revolución Rusa.

4.2 Los partidos y sindicatos obreros.

a) El desarrollo del sindicalismo.

La difusión de las ideologías obreras favoreció la creación de un sindicalismo mucho

más masivo a finales del XIX y principios del XX. En Inglaterra había 4 millones de sindicalistas en 1900. Al

aumentar su capacidad de presión, ya que las huelgas podían movilizar a miles de obreros, se fue imponiendo la práctica de la negociación colectiva entre sindicatos y patronos para fijar salarios y condiciones de trabajo.

También los sindicatos exigieron la intervención del Estado para mejorar las condiciones obreras, seguridad social, pensiones o indemnizaciones a parados

b) Partidos y sindicatos socialistas.

Con la I Internacional, se empezaron a crear partidos políticos obreros:

El primero y más importante por ser ejemplo a seguir fue el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) fundado en 1875. Este partido pretendía conquistar el poder político a través de una acción revolucionaria no violenta para implantar una sociedad socialista pero sin renunciar a la participar en la política parlamentaria alemana (en 1912 fue la

primera fuerza política del parlamento alemán con 4 millones de votos).

En Inglaterra eran mucho más importantes los sindicatos (Trade Unions) y las reformas políticas eran canalizadas a través del partido liberal (whigs). En 1905 los sindicatos crearon una organización política obrera que participaría en la vida política británica, el partido laborista.

Además dentro de los partidos políticos socialistas van a aparecer dos formas de entender el partido y su ideología:

Por un lado la expansión del socialismo hacia sectores de las clases medias favoreció el predominio de la práctica parlamentaria en detrimento de la acción revolucionaria. A esta interpretación del marxismo se la conoció como revisonismo.

En otro extremo estaban quienes mantenían la retórica revolucionaria como Rosa Luxemburgo y Lenin (dirigente que protagonizó la Revolución Rusa y la escisión comunista).

6

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

c) El desarrollo del anarquismo.

En el anarquismo que arraigo principalmente en España, Italia y Francia se perfilaron diversas concepciones:

En el Congreso de Londres (1881) se aprobó el uso de la violencia individual o terrorismo para divulgar el ideario anarquista e inducir a las masas a la revolución (atentados contra representantes del Estado, Iglesia y burguesía).

A veces vinculados a actos terroristas, la corriente más radical del anarquismo fue el anarcocomunismo que se oponía a la formación de sindicatos y prefería la agrupación en comunas autosuficientes que atendían sus necesidades mediante el trabajo voluntario y la ayuda mutua. Defendían la educación como factor decisivo para el cambio social, el antimilitarismo, anticlericalismo y los ideales internacionalistas. Sus principales representantes fueron Kroptkin y Enrico Malatesta.

Otra corriente anarquista fue el anarcosindicalismo que propugnaba un sindicalismo revolucionario, autónomo de los partidos políticos, basado en la acción directa de los obreros frente a los patronos y la huelga general como instrumento de revolucionario de cambio social. Así se creó la Confederación General del Trabajo (CGT) en Francia que sirvió de referente al sindicalismo anarquista en Italia y España.

II. EL FEMINISMO.

Introducción: las revoluciones liberales y la situación de las mujeres.

En el Antiguo Régimen la desigualdad jurídica de los miembros de la sociedad era la norma. Nobles y clérigos gozaban de privilegios que estaban vedados al resto de la población. En el caso de las mujeres, la mitad de la población, a todo lo anterior se le debía unir su función social circunscrita a lo doméstico, a las labores de la casa, de la procreación y del cuidado de los hijos, así como la subordinación legal al hombre, padre o esposo.

Las revoluciones liberales plantearon como objetivo central la consecución de la igualdad jurídica y de las libertades y derechos políticos. Pronto surgió la contradicción que marcó la lucha del primer feminismo: las libertades, los derechos y la igualdad jurídica que habían sido las grandes conquistas de las revoluciones no afectaron a la mujer.

A partir de aquel momento, en Europa Occidental y Norteamérica se inició un movimiento, el feminismo, que luchó por la igualdad de la mujer y su liberación. Durante este periodo el principal objetivo del movimiento de las mujeres fue la consecución del derecho de voto.

1. Condiciones de vida y trabajo de las mujeres en la Revolución Industrial.

En la sociedad industrial se reservaron a las mujeres de las clases altas y medias las tareas del cuidado de la casa y dirección del servicio doméstico. La educación era secundaria y los estudios se orientaban a las bases de la lectura, escritura y cálculo, así como de materias consideradas femeninas como la religión, música y hogar.

7

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

Las mujeres campesinas debían compaginar las labores domésticas y del trabajo agrícola. La industrialización supuso la aparición de la mujer obrera, pues el salario del hombre no bastaba para mantener a toda la familia. Se dedicaban fundamentalmente al sector textil y al servicio doméstico. A sus las largas jornadas laborales y menor salario que los hombres, se les unía el cuidado de la casa y familia.

2. Orígenes del feminismo histórico:

2.1 La Ilustración y la Revolución Francesa.

Entre los ilustrados franceses que elaboraron el programa ideológico de la Revolución Francesa destaca la figura de Condorcet (1743-1793) que reclamó el reconocimiento del papel social de la mujer y comparaba la condición social de las mujeres de su época con la de los esclavos.

Tras el triunfo de la revolución en 1789, pronto surgió una contradicción: una revolución que se justificaba en la idea universal de igualdad natural y política de los seres humanos negaba el acceso a las mujeres a los derechos políticos.

La autora teatral y revolucionaria Olimpia de Gouges (1748-1793) publicó en 1791 la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana que era un calco de la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano aprobada por la Asamblea Nacional. Olimpia de Gouges reclamaba libertad, igualdad y derechos políticos para las mujeres.

Sin embargo el planteamiento feminista no era compartido por los varones que dirigían la revolución, incluso los más radicales de ellos. El encarcelamiento y ejecución de Olimpia durante la Convención Jacobina simbolizó el fracaso de las reclamaciones feministas. El Código Civil de Napoleón (1804) negó a las mujeres los derechos civiles e impuso unas leyes discriminatorias.

2.2 Los inicios del feminismo: Reino Unido y Estados Unidos.

a) El primer feminismo británico.

El pensador y economista John Stuart Mill (1806-1873) publicó junto a su mujer Harriet Taylor Mill (1807-1856) El Sometimiento de la mujer en 1869.

Mill sitúa como centro del debate feminista la consecución del derecho de voto para la mujer. Una vez conseguido, las mujeres superarían su sometimiento. La libertad individual facilitada por la desaparición de impedimentos legales permitiría el desarrollo de la personalidad de las mujeres y el pleno ejercicio de sus capacidades.

El libro de Mill tuvo un enorme impacto y fue clave en la expansión e internacionalización del movimiento sufragista, suscitando el interés de muchas mujeres entre las clases más cultas.

En 1866, Stuart Mill, presentó al Parlamento inglés en 1866 una demanda a favor del voto femenino. Su rechazo provocó que en 1867 naciera el primer grupo sufragista británico, Asociación Nacional para el Sufragio de la Mujer, liderada por Lydia Becker.

8

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

b) Los inicios del feminismo norteamericano.

En EEUU el feminismo nació ligado a los movimientos protestantes de reforma religiosa que propugnaban una regeneración moral de la sociedad y al abolicionismo de la esclavitud. A diferencia de Europa, desde mediados del siglo XIX, existía una amplia capa de mujeres educadas de la clase media que impulsaron el feminismo.

3. El desarrollo del movimiento feminista: el triunfo del sufragismo (1870-1939)

3.1 El sufragismo o la lucha por la participación política de las mujeres.

Los cambios políticos, económicos y sociales que vinieron unidos a la Segunda Revolución Industrial, provocaron una aceleración del movimiento feminista. En Gran Bretaña a principios del XX, el

70% de las mujeres solteras entre 20 y 40 años tenían un trabajo remunerado.

Los principales objetivos del movimiento feminista siguieron siendo los mismos: el derecho de voto, la mejora de la educación, la capacitación profesional y la apertura de nuevas profesiones o la equiparación de sexos en la familia para evitar la subordinación de la mujer y la doble moral sexual.

La gran novedad vino de la amplia movilización colectiva que supo dirigir el movimiento sufragista en determinados países, los más industrializados, con una clase media poderosa y con ideales democráticos asentados en sus instituciones políticas como Estados Unidos o Reino Unido.

En el Reino Unido, el movimiento sufragista se radicalizó ante la escasa atención que recibió de las autoridades. Había asociaciones como la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio Femenino (que contaba con más de 100.000 miembros) o la Unión Social y Política de las Mujeres, que presionaban al Parlamento con mítines, manifestaciones, huelgas de hambre o tácticas violentas como el sabotaje, incendios de establecimientos públicos o agresiones a destacados políticos y miembros del Parlamento.

En otros países la igualdad jurídica y política de las mujeres llegó, a veces con más retraso, no a causa de las movilizaciones feministas, sino de reformas de los gobiernos respectivos como en Alemania, España, Italia, Portugal, Austria, etc.

Por último, estaban los países donde el peso de la tradición era muy fuerte y no hubo sufragismo ni reformas tocantes a la situación femenina como Yugoslavia, Grecia, Bulgaria o Turquía.

Nueva Zelanda

1893

Austria

1918

Australia

1901

Bélgica

1919

Finlandia

1906

Estados Unidos

1920

Dinamarca

1915

República Checa

1920

Reino Unido

1918 (+30 años)

Suecia

1921

Alemania

1918

España

1931

Países Bajos

1918

Francia

1945

Polonia

1918

Italia

1945

Rusia

1918

Grecia

1952

3.2 La oposición al sufragismo.

La reivindicación del voto femenino tuvo que tuvo que hacer frente a una enorme oposición. Los contrarios al sufragismo afirmaban que el acceso de las mujeres al espacio

9

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

público era considerado como un peligro para el orden social establecido y para el reparto de roles por género, de la familia en definitiva.

3.3 Feminismo y movimiento obrero.

Los

movimientos

feministas

y

sufragistas

estuvieron

dirigidos

por

mujeres

de

procedencia burguesa y nunca consiguieron movilizar ampliamente a las mujeres trabajadoras.

Marx, Engels y el resto de socialistas científicos pensaban que:

La lucha de las mujeres debía subordinarse, o como mucho ir unida, a la lucha de clases, ya que, de hecho, no había diferencia alguna de objetivos.

Creían que la igualdad política entre sexos era una condición necesaria para la plena libertad de la sociedad

La base fundamental de la libertad femenina era su independencia económica frente al hombre.

La socialdemócrata Clara Zetkin (1857-1933), creadora del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, fue la gran propulsora del feminismo en la Segunda Internacional y en 1914 la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas tenían 174.751 afiliadas en todo el mundo.

10

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

TEXTOS MOVIMIENTO OBRERO Y FEMINISMO:

TEXTO 1

"Trabajo en el pozo de Gawber. No es muy cansado, pero trabajo sin luz y paso miedo. Voy a las cuatro y a veces a las tres y media de la mañana, y salgo a las cinco y media de la tarde. No me duermo nunca. A veces

canto cuando hay luz, pero no en la oscuridad, entonces no me atrevo a cantar. No me gusta estar en el pozo.

) Me

enseñan a rezar (

murió, pero sé que descansaba su cabeza sobre piedras. Prefiero, de lejos, ir a la escuela que estar en la

mina."

Estoy medio dormida a veces cuando voy por la mañana. Voy a escuela los domingos y aprendo a leer. (

He oído hablar de Jesucristo muchas veces. No sé por qué vino a la tierra y no sé por qué

)

Declaraciones de la niña Sarah Gooder, de ocho años. Testimonio recogido por la Comisión Ashley para el estudio de la situación en las minas, 1842

TEXTO 2

«Muchachas de diez a veinte años son forzadas a trabajar desde las cuatro o las cinco de la mañana hasta las diez y las once de la noche, incluso hasta medianoche, y a menudo bajo el pretexto del trabajo apresurado, se les hace pasar la noche entera. No pueden soñar con quejarse, puesto que la respuesta que las espera son golpes e insultos. Añadid a todo esto una alimentación mala e insuficiente y tendréis el cuadro real y sin exageración de los tres cuartos de los talleres de hilado en donde se ocupan aprendizas y muchachas a sueldo.»

Carta al prefecto del Ródano sobre las obreras del textil en Lyon (Francia) publicada por El Progreso, el 1-

IV-1870

TEXTO 4.

Salarios diarios en 1840:

2 francos

por

un

hombre.

1 franco

por

una

mujer.

0,45, niños

de

8

a

12

años.

0,75, niños de 13 a 16 años.

Precios en 1855:

Kilogramo

Kilogramo de carne 1,25 Docena de huevos 0,55 Litro de vino 0,55 Kilogramo de patatas 0,75

0,40

de

Salarios y precios en Francia en el siglo XIX. * Salario medio: 1,75 francos.

TEXTO 5

“Toda la historia de la sociedad humana, hasta el día, es una historia de lucha de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada unas veces, y otras franca y abierta.”

Marx y Engels. Manifiesto comunista.

TEXTO 6.

Nuestro programa socialista exige y debe exigir irrenunciablemente:

1. La igualdad política, económica y social de todas las clases y todos los pueblos de la tierra.

2. La abolición de la propiedad hereditaria.

11

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

3. La apropiación de la tierra por las asociaciones agrícolas, y del capital y de todos los medios de producción por las asociaciones industriales.

4. La abolición del ordenamiento jurídico de la familia patriarcal, basado exclusivamente en el derecho a heredar la propiedad, así como la equiparación de los derechos políticos, económicos y sociales del hombre y de la mujer.

5. La crianza y educación de los niños de ambos sexos hasta su mayoría de edad, entendiéndose que la formación científica y técnica, en la que se incluyen los niveles más altos de formación, será igual y obligatoria para todos. La escuela reemplazará a la iglesia y hará innecesarios los códigos penales, los policías, los castigos, la prisión y los verdugos.

M. Bakunin. Los fundamentos económicos y sociales del anarquismo.

TEXTO 7

“Marx es un comunista autoritario y centralista. Quiere lo que nosotros queremos: el triunfo de la igualdad económica y social, pero en el Estado y por la fuerza del Estado; por la dictadura de un gobierno provisional, poderoso y, por decirlo así, despótico, esto es, por la negación de la libertad. Su ideal económico es el Estado convertido en el único propietario de la tierra y de todos los capitales, cultivando la primera por medio de asociaciones agrícolas bien retribuidas y dirigidas por sus ingenieros civiles, y comanditando los segundos mediante asociaciones industriales y comerciales.

Nosotros queremos ese mismo triunfo de la igualdad económica y social por la abolición del Estado. Queremos la reconstitución de la sociedad y la constitución de la unidad humana, no de arriba abajo por la vía de cualquier autoridad, sino de abajo arriba, por la libre federación de las asociaciones obreras de toda clase emancipadas del yugo del Estado”.

Discurso de Mijaíl Bakunin, 1869.

TEXTO 8

“Considerando: Que la emancipación de los trabajadores debe ser obra de ellos mismos, que sus esfuerzos por conquistar su emancipación no deben tender a constituir nuevos privilegios, sino a establecer para todos los mismos derechos y los mismos deberes.

Que el sometimiento del trabajador al capital es la fuente de toda servidumbre: política, moral, material.

Que, por esta razón, la emancipación de los trabajadores es el gran objetivo al que debe ser subordinado todo

el movimiento político (

).

Que todos los esfuerzos realizados hasta aquí han fracasado por falta de solidaridad entre los obreros de las diversas profesiones en cada país, y de una unión fraternal entre los trabajadores de diversas regiones (

Por estas razones:

Los que abajo firman, miembros del Consejo elegido por la asamblea celebrada el 28 de septiembre de 1864 en Saint-Martin’s Hall en Londres, han tomado las medidas necesarias para fundar la Asociación Internacional de Trabajadores”.

TEXTO 9

“A pesar de los considerables esfuerzos que la clase obrera ha hecho desde el punto de vista intelectual, político y económico, desde los tiempos en que Marx y Engels escribían, yo no la considero, incluso hoy, como bastante avanzada para adueñarse del poder político. Creo mi deber decirlo, tanto más por cuanto, en este sentido, viene introduciéndose en la literatura socialista un canto que amenaza con deformar todo juicio sano, y no ignoro que en ninguna parte estaría tan seguro de una apreciación objetiva de mis observaciones

Sólo los

como entre los obreros que forman la vanguardia en la lucha por la emancipación de su clase (

).

12

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

literatos que nunca han vivido en el movimiento obrero podrán tener en estas cuestiones una opinión diferente (

Debemos tomar a los obreros tal cual son. Y la verdad es que, en general, ni han caído en el pauperismo, como lo preveía el Manifiesto Comunista, ni están tan exentos de prejuicios y de defectos como quisieran hacer

Esta verdad debería se comprendida, en primer lugar, por aquellos que, en lo

creer sus admiradores (

concerniente a las proporciones numéricas entre la clase pobre y la clase poseedora, gustan darse a exageraciones fantásticas.”

)

E. Berstein. Socialismo teórico y socialdemocracia práctica. 1900.

TEXTO 10

“La teoría oportunista en el Partido, la teoría formulada por Bernstein, no es más que un intento inconsciente para asegurar el predominio de los elementos pequeñoburgueses que han ingresado en nuestro Partido para cambiar la política y los fines de éste en su provecho. El problema de reforma o revolución, esta última, meta final de nuestro movimiento, es, básicamente, en otras palabras, el problema del carácter pequeñoburgués o proletario del movimiento obrero.

Según Bernstein, la decadencia general del capitalismo parece cada vez más improbable porque, por una parte, el capitalismo muestra una mayor capacidad de adaptación, y por la otra, la producción capitalista se hace más y más variada

De esta afirmación teórica se deriva la siguiente conclusión general acerca del trabajo práctico de la socialdemocracia. Ésta no debe dirigir su actividad diaria hacia la conquista del poder político, sino hacia el mejoramiento de la condición de la clase trabajadora dentro del orden existente.

La base científica del socialismo descansa, como bien se sabe, en tres hechos principales del desarrollo del capitalismo. Primero, en la creciente anarquía de la economía capitalista, que la lleva inevitablemente a su ruina. Segundo, en la progresiva socialización del proceso de producción, que crea gérmenes del futuro orden social. Y, tercero en la creciente organización y conciencia de la clase proletaria, que constituye el factor activo de la futura revolución. Bernstein desecha el primero de los tres soportes fundamentales del socialismo científico. Afirma que el desarrollo capitalista no conduce a un colapso económico general.”

Rosa Luxemburg. Reforma o revolución. 1899.

TEXTO 11

Había sido educada en una de las instituciones más distinguidas, en que se concede la mayor importancia a tres disciplinas. En primer lugar, el francés; luego el piano, lo que le permitiría distraer y agradar a su marido, y, por último, un conocimiento a fondo de los principios de la economía doméstica en su sentido más elevado y estético, incluido el arte de hacer calceta.

Gogol, Nicolay. Almas muertas. 1842.

TEXTO 12

“La mujer casada no disponía de autonomía personal o laboral, tampoco tenía independencia económica y ni tan siquiera era dueña de los ingresos que generaba su propio trabajo. Debía obedecer al marido, necesitaba su autorización para desempeñar actividades económicas y comerciales, para establecer contratos e, incluso, par realizar compras que no fueran las del consumo doméstico. La ley tampoco reconocía a las trabajadoras casadas la capacidad necesaria para controlar su propio salario y establecía que éste debía ser administrado por el marido. El poder del marido sobre la mujer casada fue reforzado, además, con medidas penales que castigaban cualquier transgresión de su autoridad: por ejemplo, el Código Penal estableció que la desobediencia o el insulto de palabra eran suficientes par que la mujer fuera encarcelada. Asimismo, el doble estándar de moral sexual le permitía al hombre mantener relaciones sexuales extra-matrimoniales y se las

13

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

prohibía de forma tan tajante a la mujer que las diferencias quedaron explícitamente manifiestas en la legislación relativa al adulterio y a los crímenes pasionales. El Código Penal establecía que si el marido asesinaba o agredía a la esposa adúltera o al amante de ésta, al ser sorprendidos, sólo sería castigado con el destierro durante un corto espacio de tiempo. En la misma situación, las penas impuestas a la mujer eran mucho más severas: al ser considerado parricidio el asesinato del marido, la sentencia era siempre prisión perpetua.”

NASH, Mary y TAVERA, Susana. Experiencias desiguales: conflictos sociales y respuestas colectivas Madrid, 1995

TEXTO 13

"El hábito puede llegar a familiarizar a los hombres con la violación de sus derechos naturales, hasta el

extremo de que no se encontrará a nadie de entre los que los han perdido que piense siquiera en reclamarlo,

Por ejemplo, ¿no han violado todos ellos el principio de la

igualdad de derechos al privar, con tanta irreflexión a la mitad del género humano del de concurrir a la formación de las leyes, es decir, excluyendo a las mujeres del derecho de ciudadanía? ¿Puede existir una prueba más evidente del poder que crea el hábito incluso cerca de los hombres eruditos, que el de ver invocar

ni crea haber sido objeto de una injusticia.(

)

el principio de la igualdad de derechos (

)

y de olvidarlo con respecto a doce millones de mujeres?"

Condorcet "Essai sur l’admission des femmes au droit de cité", 1790 en PAULE-MARIE DUHET Las Mujeres y la Revolución Barcelona, 1974.

TEXTO 14

"El principio regulador de las actuales relaciones entre los dos sexos la subordinación legal del uno al otro- es intrínsecamente erróneo y ahora constituye uno de los obstáculos más importantes para el progreso humano; y debiera ser sustituido por un principio de perfecta igualdad que no admitiera poder ni privilegio para unos ni incapacidad para otros".

John Stuart Mill y Harriet Taylor Mill. El sometimiento de la mujer 1869

TEXTO 15

"La historia de la humanidad es la historia de las repetidas vejaciones y usurpaciones por parte del hombre con respecto a la mujer, y cuyo objetivo directo es el establecimiento de una tiranía absoluta sobre ella. Para demostrar esto, someteremos los hechos a un mundo confiado. El hombre nunca le ha permitido que ella disfrute del derecho inalienable del voto. La ha obligado a someterse a unas leyes en cuya elaboración no tiene voz. Le ha negado derechos que se conceden a los hombres más ignorantes e indignos, tanto indígenas como extranjeros. Habiéndola privado de este primer derecho de todo ciudadano, el del sufragio, dejándola así sin representación en las asambleas legislativas, la ha oprimido desde todos los ángulos.

Si está casada la ha dejado civilmente muerta ante la ley. La ha despojado de todo derecho de propiedad, incluso sobre el jornal que ella misma gana. Moralmente la ha convertido en un ser irresponsable, ya que puede cometer toda clase de delitos con impunidad, con tal de que sean cometidos en presencia de su marido".

Declaración de Seneca Falls (1848)

TEXTO 16

“Ahora que, como resultado de la lucha por la igualdad de oportunidades y debido al uso de maquinaria, se ha operado una gran revolución en el mundo de la economía, de manera que donde pueda acudir un hombre a ganarse un dólar honradamente también puede ir una mujer, no hay forma de rebatir la conclusión de que ésta tiene que estar investida de igual poder para poderse proteger. Y ese poder es el voto, el símbolo de la

14

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

libertad y de la igualdad, sin el cual ningún ciudadano puede estar seguro de conservar lo que posee y, por lo tanto, mucho menos de adquirir lo que no tiene”.

Susan B. Anthony. La mujer quiere el pan, no el voto

TEXTO 18

Enmienda XIX de la Constitución de Estados Unidos

“El derecho de los ciudadanos de Estados Unidos al voto no será negado ni limitado por los Estados Unidos o por cualquier estado por razón del sexo”.

TEXTO 19

“La Unión Social y Política Femenina (WSPU) estuvo compuesta y dirigida por mujeres y reclamó el voto

Contaba con una revista semanal, montaba manifestaciones, y recurría

femenino, incluso para la casada (

).

a

diferentes sistemas de financiación: limosnas, cantos en las calles, venta ambulante, privaciones personales

y

aportaciones de las más ricas.

En 1911, una concentración ante el Parlamento acabó en lucha campal con la policía. Dos mujeres fallecieron y muchas resultaron heridas. Entonces la WSPU utilizó la violencia: destrozo de ventanales;

En mayo de 1913, entró la

policía en los locales de la WSPU y decretó la disolución del grupo. Un mes después, se convocó una

rotura de escaparates; incendio de edificios y buzones de correos; bombas (

).

manifestación en el hipódromo de Epson que concluyó trágicamente con la muerte de una sufragista (

Al estallar la Primera Guerra Mundial, el rey Jorge V encargó a E. Pankhurst (fundadora de la WSPU) que

reclutara mujeres para ocupar los puestos que el hombre había dejado (

mismo salario para el mismo trabajo, la semana laboral de cuarenta y ocho horas, el aumento de inspectoras en las fábricas de mujeres, la protección para los trabajos peligrosos, subvención a la maternidad, hogares

Esta exigió el reconocimiento del

).

para las muchachas trabajadoras, reformas en la educación técnica y el voto femenino.

El 28 de mayo de 1917, se aprobó el proyecto de ley del sufragio femenino para las mujeres mayores de treinta años. En 1919 se acordó que nadie podría ser descalificado para ningún cargo público o puesto civil o judicial por razón de estado civil o sexo. Y en 1928 se concedió el sufragio femenino a partir de los veintiún años, que era la edad exigida a los varones desde 1918 (

G. Á. Franco Rubio: “Siglo XX”, en Historia Universal, 1983.

TEXTO 20

“Nosotros, los estudiantes abajo firmantes, consideramos que los resultados de la mezcla de sexos en la

misma clase pueden ser bastante desagradables. Es muy probable que los profesores se sienta cohibidos ante

la presencia de mujeres, y no puedan referirse a ciertos hechos necesarios de forma explícita y clara.

La presencia de mujeres jóvenes como espectadores de la sala de operaciones es una ofensa a nuestros instintos y sentimientos naturales, y está destinada a destruir esos sentimientos de respeto y admiración que todo hombre en su sano juicio siente hacia el otro sexo. Esos sentimientos son un signo de la civilización y del refinamiento”

Estudiantes de medicina del hospital de Middlesex (Londres) protestan en 1861 ante la posible presencia de una mujer estudiante, Elisabeth Garett Anderson

15

IES BEN GABIROL. DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el feminismo.

DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el
DEPARTAMENTO DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. Historia del Mundo Contemporáneo. TEMA 4. El movimiento obrero y el

16