Sei sulla pagina 1di 21
Las "Leyes de las migraciones" de E. G. Ravenstein, cien años después Author(s): Joaquín Arango

Las "Leyes de las migraciones" de E. G. Ravenstein, cien años después Author(s): Joaquín Arango Reviewed work(s):

Source: Reis, No. 32 (Oct. - Dec., 1985), pp. 7-26 Published by: Centro de Investigaciones Sociologicas

Accessed: 09/05/2012 09:48

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at . http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

information about JSTOR, please contact support@jstor.org. Centro de Investigaciones Sociologicas is collaborating

Centro de Investigaciones Sociologicas is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Reis.

http://www.jstor.org

LAS «LEYESDE LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el
LAS «LEYESDE LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el

LAS «LEYESDE LAS MIGRACIONES»

LAS «LEYESDE LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17
LAS «LEYESDE LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17

DE E. G.

RAVENSTEIN,

LAS «LEYESDE LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17

CIEN AÑOS DESPUÉS

LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo
LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo
LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo
LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo
LAS MIGRACIONES» DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo

JoaquínArango

DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo de 1
DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo de 1
DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo de 1
DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo de 1
DE E. G. RAVENSTEIN, CIEN AÑOS DESPUÉS JoaquínArango Georg Ravenstein, el 17 de marzo de 1

Georg Ravenstein, el 17 de marzo de 1885, Society, de Londres, de lo que denominó «las

su exposición ante la Statisttcd

leyes de las migraciones». Tales

«leyes» habían sido deducidas de un detallado estudio del censo inglés de

estudio del c e n s o i n g l é s d e 1881.
estudio del c e n s o i n g l é s d e 1881.

1881. En un

e n s o i n g l é s d e 1881. E n u

indagación a veinte países más -

n u n indagación a veinte p a í s e s más - segundo artículo,

segundo artículo, publicado en 1889, Ravenstein ampliaría su

entre los que se encontraba España -

a par

u e se encontraba E s p a ñ a - a p a r t

tir

de sus fuentes demográficas oficiales, encontrando general confirmación a

s , encontrando g e n e r a l confirmación a las regularidades antes observadas

las regularidades antes observadas y descubriendo

a las regularidades antes observadas y descubriendo Las «leyes» de Ravenstein han sido acertadamente definidas

Las «leyes» de Ravenstein han sido acertadamente definidas como «un

Ravenstein han sido acertadamente definidas como « u n conjunto de proposiciones e m p í

conjunto de proposiciones empíricas generales,

vagamente relacionadas entre

relaciones migratorias entre orígenes y destinos»2. Desde

entre o r í g e n e s y destinos»2. Desde s í , q

sí, que describen

y destinos»2. Desde s í , q u e describen l u e g o ,

luego, la denominación de

«leyes» aplicada

a tales

regularidades empíricas

d e «leyes» aplicada a tales regularidades empíricas d e b e tomarse simplemente en sentido

debe tomarse simplemente en sentido figurado, no stricto sensu. Ya en la

f i g u r a d o , no stricto sensu. Ya en l a
f i g u r a d o , no stricto sensu. Ya en l a

1 E. G. Ravenstein, «The Laws of

Migration»,Journal of the Royal Statisticd So-

ciety, 48, pt. 2 (junio 1885), pp. 167-227; 52 (junio 1889), pp. 241-301; véase I, p. 167.

A partir de aquí, «The Laws», I, se refiere al primer artículode este título, el de 1885;

II,

t í t u l o , e l d e 1 8 8 5 ;
t í t u l o , e l d e 1 8 8 5 ;
t í t u l o , e l d e 1 8 8 5 ;
t í t u l o , e l d e 1 8 8 5 ;
t í t u l o , e l d e 1 8 8 5 ;
t í t u l o , e l d e 1 8 8 5 ;

J

W.

Zelinsky, «The Hypothesis

of the Mobility Transition», The Geograpbical Re-

view, 61, 2 (abril 1971), pp. 219-220.

6 1 , 2 (abril 1 9 7 1 ) , p p . 219-220. al

al

segundo, de 1889.

alguna

nueva.

doctor William Farr, en el sentido de

que las migracionesparecían ocurrirsin

arreglo a ninguna ley definida, lo que

primero atrajo mi atención al tema» !. Con estas palabras iniciaba Ernest

«Fue una observación del difunto

p a l a b r a s iniciaba Ernest «Fue una observación d e l
p a l a b r a s iniciaba Ernest «Fue una observación d e l

rís

p a l a b r a s iniciaba Ernest «Fue una observación d e l
p a l a b r a s iniciaba Ernest «Fue una observación d e l

pp.

32/85

7-26

JOAQUÍN ARANGO d i s c u s i ó n d e l s
JOAQUÍN ARANGO d i s c u s i ó n d e l s

JOAQUÍN

ARANGO

JOAQUÍN ARANGO d i s c u s i ó n d e l s e

discusión del segundo de los artículos de Ravenstein, los colegas de éste en la Statistical Society se mostraron severos y escépticos al respecto; en parti- cular, uno de ellos, Mr. Noel A. Humphreys, «después de leer atentamente el primer trabajo de Mr. Ravenstein - como dicen las minutas de la reunión - y de escuchar la lectura del presente, llegó a la conclusión de que las migracio- nes se distinguían más por su "alegalidad"que por mostrar ninguna ley defi- nida»3. Se trataba, sin embargo, de una cuestión muy secundaria, en la que el propio Ravenstein nunca puso énfasis; por el contrario, en varios pasajes

p o r el contrario, en varios p a s a j e s « S
p o r el contrario, en varios p a s a j e s « S
p o r el contrario, en varios p a s a j e s « S

«Soy perfectamente consciente

f e c t a m e n t e c o n s c i

se había mostrado crítico del término «leyes».

-escribió- de que nuestras leyes de población, y las leyes económicas en

s l e y e s e c o n ó m i c a s

general, no tienen la rigidez de las leyes físicas, estando como están constan-

s i c a s , estando como e s t á n constan- temente interferidas

temente interferidas por la acción humana»4. Lo que importaba era el grado de generalidad y predicabilidad de tales regularidades observadas.

tales r e g u l a r i d a d e s observadas. mo-
tales r e g u l a r i d a d e s observadas. mo-

mo- intuyeran la resonancia y significaciónque las «leyes de las migraciones» estaban llamadas a alcanzarcon el paso del tiempo. Su autor, a la sazón profe-

o r , a l a s a z ó n p r o f e
o r , a l a s a z ó n p r o f e

sor del Bedford College, era un geógrafo y cartógrafoanglogermano -

alemán

era un geógrafo y cartógrafoanglogermano - alemán de nacimiento (Frankfurt, 1834) e inglés de adopción -

de nacimiento (Frankfurt, 1834) e inglés de adopción -

especializado, sobre

1834) e inglés de adopción - especializado, sobre saría a la historia p o r sus
1834) e inglés de adopción - especializado, sobre saría a la historia p o r sus
1834) e inglés de adopción - especializado, sobre saría a la historia p o r sus
1834) e inglés de adopción - especializado, sobre saría a la historia p o r sus
1834) e inglés de adopción - especializado, sobre saría a la historia p o r sus

saría a la historia por sus

reflexiones sobre las migraciones, de las que ya se

sobre las migraciones, de las q u e y a se había o c u p

había ocupado años atrás. Los dos artículos citados constituyen, muy probablemente, la primera ma- nifestación del moderno pensamiento científico-social sobre las migraciones. Inauguran una línea de reflexión e indagación que se prolonga hasta nuestros días: la búsqueda de regularidadesempíricas en los movimientos migratorios. De ella ha podido decir Wilbur Zelinsky que constituye uno de los dos ele- mentos axiomáticos que pueden ser hallados en demografía - el otro es la teoría de la transición demográfica5. Mucho se ha investigado y escrito sobre migraciones en los cien años trans- curridos desde la publicación del primero de los artículos de Ravenstein. Pero, aunque el refinamiento analítico alcanzado sea muy estimable, el grado de desarrollo teórico alcanzado aún no se compadece con la importancia del fenómeno. Buena prueba de ello es que la insuficiencia del corpus teórico disponible sigue siendo citado como uno de los obstáculos que se interponen en el camino de la cabal comprensión de las migraciones. Tal obstáculo es, a su vez, consecuencia de otros, tales como la ambigüedadconceptual del fe- nómeno, la dificultad de su medición y su caráctermultifacético e interdisci-

e i n t e r d i s c i - 3 Ravenstein, Ravenstein, 5
e i n t e r d i s c i - 3 Ravenstein, Ravenstein, 5

3

Ravenstein, Ravenstein, 5 W. Zelinsky,

4

i s c i - 3 Ravenstein, Ravenstein, 5 W. Zelinsky, 4 «The L a w

«The Laws», II, p. 302.

«The

Laws»,

II,

p. 241;

véase, también, I, p.

198.

302. «The Laws», II, p. 241; véase, también, I, p. 198. Transition», «The H y p

Transition»,

II, p. 241; véase, también, I, p. 198. Transition», «The H y p o t h

«The Hypothesis

of the Mobility

p. 219.

todo, en cartografíaafricana, de la que era buena muestra su famoso Mapa

África Ecuatorial (1884). Autor prolífico, se había ocupado de variados asun- tos, entre ellos de Los rusos en el río Amur (1871), y era conocido también por sus informes a diversas sociedades científicas británicas. Sin embargo, pa-

de

No es probable que los colegas de Ravenstein -

ni siquiera, quizá, él mis-

8

los c o l e g a s de Ravenstein - ni s i q u
LAS «LEYES DE LAS MIGRACIONES» DE E. G. R A V E N S T

LAS

«LEYES

DE

LAS

MIGRACIONES»

DE

E.

G.

LAS «LEYES DE LAS MIGRACIONES» DE E. G. R A V E N S T E

RAVENSTEIN,

CIEN

AÑOS

DESPUÉS

G. R A V E N S T E I N , C I E N

plinar. Ciertamente, el estudio de las migraciones es tan relevante como com-

o n e s es tan r e l e v a n t e como
o n e s es tan r e l e v a n t e como
o n e s es tan r e l e v a n t e como

migraciones son, de los componentes del cambio demográfico, el que menos atención ha recibido6.

i c o , el q u e menos atención ha recibido6. entre sí. Definir qué
i c o , el q u e menos atención ha recibido6. entre sí. Definir qué
i c o , el q u e menos atención ha recibido6. entre sí. Definir qué

entre sí. Definir qué es una migración y quién es un migrante es menos fácil de lo que a primera vista parece. Mientras nacimientos y defunciones son hechos biológicos, generalmente nítidos, cuyo registro y cómputo no suele entrañar ninguna complicación, las migraciones son transiciones espaciales y sociales a la vez y de contornos im-

v e z y d e c o n t o r n o s i
v e z y d e c o n t o r n o s i
v e z y d e c o n t o r n o s i

precisos, sobre los que no existe consenso generalizado: se trata de desplaza-

generalizado: se trata de d e s p l a z a - mientos o cambios

mientos o cambios de residencia a cierta distancia -que

debe ser «significa-

e d e b e s e r « s i g n i f i

tiva»- y con carácter «relativamente permanente» o con cierta voluntad de

o n c i e r t a v o l u n t a d
o n c i e r t a v o l u n t a d

permanencia. Añádase a ello que raravez son susceptibles de medición directa

s d e m e d i c i ó n d i r e c

- y raravez de manerasatisfactoria -

y que, por lo general, deben ser inferi-

p o r lo g e n e r a l , deben ser inferi- dos

dos de los censos. La determinación por parte de las fuentes

es tan intensa que algunos estu-

n s a q u e a l g u n o s e s t

dios han considerado necesario adecuar sus definiciones del fenómeno migra-

s d e l f e n ó m e n o m i g r

torio - a fin de hacerlas reales y operativas - a los contornos

las fuentes. Así, Thomlinson considera migrante a aquellas personas «que al

final de un período de tiempo especificado residen en un lugar distinto

al comienzo de ese período de tiempo» 7. Lo mismo, con mayor razón, habría

impuestos por

que

ó n , h a b r í a impuestos p o r que que decir
ó n , h a b r í a impuestos p o r que que decir
ó n , h a b r í a impuestos p o r que que decir
ó n , h a b r í a impuestos p o r que que decir

que decir con respecto al espacio. Así, la definición citada, tan cuidadosa res-

al espacio. Así, la definición citada, tan cuidadosa res- incorrectadesde l a p e r s
al espacio. Así, la definición citada, tan cuidadosa res- incorrectadesde l a p e r s
al espacio. Así, la definición citada, tan cuidadosa res- incorrectadesde l a p e r s

incorrectadesde la pers-

pectiva espacial. La persona que Thomlinson considera migrante no lo sería estadísticamente si al final del período de tiempo especificado residiera en un lugar que, siendo diferente al del comienzo del período, estuviese en la misma unidad administrativa - por ejemplo, provincia - que el anterior.

pecto a

la especificación de la dimensión temporal, es

de la dimensión t e m p o r a l , es Por e s

Por eso, la mayoría de las definiciones no

son ideales, sino operativas: su

a de las definiciones no son ideales, sino operativas: su formulación d e p e n

formulación depende en gran parte de lo que se

r a n p a r t e d e l o q u e s

informaciónde que se dispone. Esta es, casi siempre, gravemente insuficiente.

p r e , g r a v e m e n t e insuficiente. que
p r e , g r a v e m e n t e insuficiente. que

que pro-

, g r a v e m e n t e insuficiente. que pro- única Por

única

Por lo general, es extremadamente difícil hallar fuentes suficientes

porcionen información particularizada sobre migrantes individuales -

d a sobre m i g r a n t e s individuales - forma de

forma de conocer verdaderamente sus motivaciones, sus

experiencias

en

el

i v a c i o n e s , s u s experiencias en el
i v a c i o n e s , s u s experiencias en el
i v a c i o n e s , s u s experiencias en el

de

las investigaciones tienen que conformarse con información derivada de esta- dísticas agregadas, lo que constituye una verdadera determinación metodoló- gica 8; estadísticas que, para colmo, sólo permiten en la mayoría de los casos

ciente como para alcanzar significación estadística. Por eso, la mayor parte

estadística. Por e s o , la mayor parte área de d e s t i
estadística. Por e s o , la mayor parte área de d e s t i

área de destino, el propio proceso de la migración, etc. -

en una escala sufi-

m i g r a c i ó n , etc. - en una escala sufi-
m i g r a c i ó n , etc. - en una escala sufi-

(eds.),

«Introduction:

- en una escala sufi- ( e d s . ) , «Introduction: The 7 Study

The

7

Study of

Micration», People on the Move, Londres, 1978, p. 14.

of Micration», People on the Move, Londres, 1978, p. 14. Desde e l Research Memorándum on
of Micration», People on the Move, Londres, 1978, p. 14. Desde e l Research Memorándum on
of Micration», People on the Move, Londres, 1978, p. 14. Desde e l Research Memorándum on
of Micration», People on the Move, Londres, 1978, p. 14. Desde e l Research Memorándum on

Desde

el

Research Memorándum on

Migration

Di ff eren dais,

de Dorothy

S. Tho-

tion Rates», The Milbank Memorial Fund

Quarterly, XL (1962),

pp. 356-366.

R. Thomlinson,

«The

Determination

of a Base Population

for Computing

Migra-

6 Así

se expresan Leszek A. Kosinski

y Mansell R. Prothero

pretende investigar y

de la

Los dos

primeros órdenes de dificultades están estrechamente relacionados

plejo y elusivo. Por

ser el más difícil

de conceptualizar, medir y analizar, las

difícil de c o n c e p t u a l i z a r

9

difícil de c o n c e p t u a l i z a r
JOAQUÍN ARANGO estimaciones indirectas. En e f e c t o , hasta t i
JOAQUÍN ARANGO estimaciones indirectas. En e f e c t o , hasta t i

JOAQUÍN

ARANGO

JOAQUÍN ARANGO estimaciones indirectas. En e f e c t o , hasta t i e

estimaciones indirectas. En efecto, hasta tiempos muy recientes apenas existen

p o s m u y recientes a p e n a s existen fuentes directas

fuentes directas para el cálculo de

los flujos migratorios, esto es, registros de

el cálculo de los flujos migratorios, esto es, registros de m i g r a n

migrantes, con la parcial excepción de Suecia a fines del Antiguo Régimen.

parcial excepción de Suecia a fines del Antiguo Régimen. Incluso en tiempos recientes hay pocos países

Incluso en tiempos recientes hay pocos países que mantengan registros de mi- grantes y, en todo caso, no suelen ser muy completos. En consecuencia, los

s . E n c o n s e c u e n c i a
s . E n c o n s e c u e n c i a
s . E n c o n s e c u e n c i a

flujos deben ser calculados indirectamente, a

partir de fuentes no construidas

e , a p a r t i r d e fuentes no construidas con ese

con ese propósito. Como dice Leszek Kosinski, «la elección del método de

K o s i n s k i , «la elección del método de análisis d
K o s i n s k i , «la elección del método de análisis d
K o s i n s k i , «la elección del método de análisis d

análisis depende en gran medida de la naturalezade las fuentes» 9.

Quizá en el caso de las migraciones es más claro que en otros que lo que medimos está profundamente condicionado por las fuentes disponibles, y en particular por las definiciones que se adoptan para la confección de éstas.

c o n f e c c i ó n d e é s t a
c o n f e c c i ó n d e é s t a

Oskar Morgenstern dedicó hace años un famoso libro a las deformaciones

o a l a s d e f o r m a c i o n

las fuentes, y muchas veces los aparatos administrativos que las confeccionan,

10

u e l a s c o n f e c c i o n a
u e l a s c o n f e c c i o n a

resultado es que lo que medimos es, frecuentemente, algo distinto de lo que queríamos estimar. En el caso de los movimientos migratorios, los censos y

a t o r i o s , l o s c e n s o
a t o r i o s , l o s c e n s o

estadísticas similares sólo nos permiten constatar aquellos desplazamientos de

o s d e s p l a z a m i e n t o

los

que queda alguna constancia administrativao estadística; más precisamen-

te,

«aquellos que cruzan fronteras censales o políticas e interceptan los inter-

valos temporales utilizados por las enumeracionescensales» n. Por esta razón, los cálculos sólo recogen una fracción de los desplazamientos efectivamente ocurridos. Por ejemplo, en lo tocante al tiempo, la estadística de lugar de na-

s t i c a d e l u g a r d e n a
s t i c a d e l u g a r d e n a
s t i c a d e l u g a r d e n a
s t i c a d e l u g a r d e n a

cimiento sólo permite medir, en un momento dado, una migración en el curso de toda una vida, aunque hayan sido varias las que efectivamente han tenido lugar. Los censos no cuentan más que una migración por período intercensal por persona, aunque ese individuo haya realizado varios desplazamientos en ese tiempo. En general, puede decirse que los censos y estadísticas similares permiten - mal - medir migrantes, pero no migraciones. El número de éstas es siempre superior al de aquéllos; en caso extremo, y altamente improbable, ambos cómputos podrían ser iguales. Por ejemplo, un estudio realizadoen los Estados Unidos reveló que, en un lapso de tiempo de cinco años, el número de migraciones efectivas fue el doble del de los migrantes que las protagoni-

n t e s q u e las p r o t a g o n

zaron12

e s q u e las p r o t a g o n i -

introducen, intencionalmente o no, en los fenómenos sociales a medir

El

que

o s s o c i a l e s a m e d i r
o s s o c i a l e s a m e d i r
o s s o c i a l e s a m e d i r

te de fuentes agregadas

Sune

s a m e d i r El que te de fuentes agregadas Sune en día
s a m e d i r El que te de fuentes agregadas Sune en día

en

día en

ello

es

Akerman,

an Understanding

Emigrational

en día en ello es Akerman, an Understanding Emigrational s e s » , en McNeill

ses», en

McNeill

y Adams, Human

y

«Theories

s e s » , en McNeill y Adams, Human y «Theories Methods Runblom From Sweden

Methods

Runblom

From Sweden

y Adams, Human y «Theories Methods Runblom From Sweden L. A. Kosinski, R. M. Prothero 9
y Adams, Human y «Theories Methods Runblom From Sweden L. A. Kosinski, R. M. Prothero 9

L. A. Kosinski, R. M. Prothero

9

«Data and Measures m Migration

on the Move,

Research», en L. A. Kosinski

107.

y

Migration on the Move, Research», en L. A. Kosinski 107. y 10 (eds.), People cit., p.

10

(eds.),

People

cit., p.

en L. A. Kosinski 107. y 10 (eds.), People cit., p. Oskar M o r g

Oskar Morgenstern,

On the Accuracy of Economic Observations,

2.* ed. revisada,

a c y o f Economic Observations, 2.* ed. revisada, 12 Daniel Courgeau, p p .
a c y o f Economic Observations, 2.* ed. revisada, 12 Daniel Courgeau, p p .
a c y o f Economic Observations, 2.* ed. revisada, 12 Daniel Courgeau, p p .

12

Daniel Courgeau, pp. 96-97.

«Migrants et migrations»,

Population,

28, 1 (enero-febrero 1973),

p u l a t i o n , 2 8 , 1 (enero-febrero 1973), W.

W.

Zelinsky,

«The

Hypothesis

of

the Mobility

Transition»,

p. 226.

Princeton,

11

1963.

to America: A History of the Migration, Uppsala,

1976, pp.

17-75.

of

Migration Research», en H.

y

H.

Norman

(eds.),

Migration,

pp. 287

y 303,

n.

1,

and

«Towards

of

Proces-

mas, Nueva York, 1938, es patente

proceden-

con la resultante de cases tudies. Uno de los que más insiste hoy

la conveniencia de combinar la información

10

d e cases tudies. Uno de los q u e más insiste h o y l
LAS «LEYES DE LAS MIGRACIONES» D E E . G . R A V E

LAS

«LEYES

DE

LAS

LAS «LEYES DE LAS MIGRACIONES» D E E . G . R A V E N

MIGRACIONES»

DE

E.

G.

RAVENSTEIN,

CIEN

AÑOS

DESPUÉS

S T E I N , C I E N A Ñ O S D E

El tercer orden de dificultades en el estudio de los movimientos

i o d e l o s m o v i m i e n t
i o d e l o s m o v i m i e n t
i o d e l o s m o v i m i e n t
i o d e l o s m o v i m i e n t

parademógrafos,economistas, sociólogos, antropólogos,

psicólogos sociales e

geógrafos, estadísticos,

historiadores. Como muchas veces se ha señalado, la ex-

e h a s e ñ a l a d o , l a e x
e h a s e ñ a l a d o , l a e x

plicación de los movimientos

migratorios requiere la comprensión previa de

migratorios requiere la comprensión p r e v i a de las c o m p

las complejas interrelacionesexistentes entre factores

económicos y sociales, prestando la debida atención a los marcos de referencia

demográficos y factores

a los marcos de referencia demográficos y factores c u l t u r a l
a los marcos de referencia demográficos y factores c u l t u r a l

culturales y sociopsicológicos en

Sin embargo, la integración de las perspectivas de los científicos sociales que

se interesan por las migraciones desde campos

cho que desear, como se observa en una excursión somera

por la copiosa lite-

los que se inserta la decisión de migrar 13.

se inserta la decisión d e m i g r a r 1 3 . disciplinares
se inserta la decisión d e m i g r a r 1 3 . disciplinares

disciplinares diversos deja mu-

r a r 1 3 . disciplinares diversos d e j a mu- raturaexistente. P o
r a r 1 3 . disciplinares diversos d e j a mu- raturaexistente. P o

raturaexistente.

Por supuesto, hay excepciones muy notables a lo dicho,

hay excepciones m u y notables a lo d i c h o , pero i

pero

excepciones m u y notables a lo d i c h o , pero i n
excepciones m u y notables a lo d i c h o , pero i n
excepciones m u y notables a lo d i c h o , pero i n

integrar y armonizartodos los puntos de vista

l o s p u n t o s d e v i s t a
l o s p u n t o s d e v i s t a
l o s p u n t o s d e v i s t a

lítico abstracto. El último de los problemas enumerados para el

estudio de las migraciones

enumerados p a r a e l estudio de las migraciones es la insuficiencia d e

es la insuficiencia del corpus teórico existente. Desde

luego, la literatura exis-

e s d e l u e g o , la literatura e x i s

tente sobre la materia es de una extensión inabarcable, pero

un acusado divorcio entre teoría y empiria. Existen miríadas de investigacio-

i s t e n m i r í a d a s de investigacio- nes
i s t e n m i r í a d a s de investigacio- nes
i s t e n m i r í a d a s de investigacio- nes

nes empíricas, pero rara vez avanzan proposiciones teóricas,

lo que resta sig-

t e ó r i c a s , lo q u e resta s i

nificación a sus resultados e impide que

a sus resultados e i m p i d e q u e teóricos o analíticos

teóricos o analíticos para posteriores estudios.

q u e teóricos o analíticos para posteriores estudios. éstos constituyan, a su v e z

éstos constituyan, a su vez, inputs

éstos constituyan, a su v e z , i n p u t s Pese a

Pese a que en los últimos quince o veinte años ha habido una auténtica avalanchade estudios sobre migraciones, no se ha producido aún ningún salto significativo en la teorización de las migraciones. Si excluimos algunas aporta-

ciones procedentes del campo de la economía, de tipo

p o de la e c o n o m í a , de t i
p o de la e c o n o m í a , de t i

coste-beneficio, y algu-

nos modelos econométricos de semejante inspiración, analíticamente

elegantes

pero de aplicabilidad y realismo altamente dudosos -

por atribuir a los migrantes perfecta información, libre movilidad, extrema sensi- bilidad al cálculo marginal y, en suma, el comportamiento «racional» propio

r t a m i e n t o «racional» p r o p i o
r t a m i e n t o «racional» p r o p i o
r t a m i e n t o «racional» p r o p i o

entre otras cosas

«racional» p r o p i o entre otras c o s a s 1 3
«racional» p r o p i o entre otras c o s a s 1 3

13 J. J. Mangalam,

la

Human

de

Migration.

Cornelia

asistencia

A

Morgan),

guide

to

Migration Literature in English

7.

Lexington,

Kentucky,

1968,

1955-1962

(con

Véanse

1961),

también

James

D.

Tarver,

pp.

207-214;

R. C.

Taylor,

«Predicting

«Migration and

Migration»,

Motivation:

Social

p.

Forces,

39

(marzo

A Study of Determinants

and Types», en J. A. Jackson

«Distance

pp. 3-43. Para la dimensión cultural de

(ed.),

Migration, Cambridge, 1969, pp. 99-133; G. Olsson, A

Migration Study», Geografiska Annaler, 47 (1965),

las

migraciones

puede

verse,

entre otros muchos*

and Human

Interaction:

Edward Shils,

«Roots - The Sense of Place and Past: The Cultural Gains and Losses of

a l G a i n s a n d L o s s e s
a l G a i n s a n d L o s s e s

1978.

G a i n s a n d L o s s e s o f

Migration», en McNeill

y Adams, Human Migration, Bloomington,

se resiente de

los tratamientos

interdisciplinares brillan por su escasez, si no por su ausen-

cia. Desde luego, resulta

prácticamenteimposible, excepto en un marco espa-

cio-temporal muy reducido y, en todo caso,

merced a un esfuerzo ímprobo, proporcionadospor las diferen-

tes ramas de las ciencias sociales en un solo estudio o en un único marco ana-

migrato-

rios es el carácteracusadamentemultifacético del fenómeno, que exigiría para

su cabal comprensión un tratamiento

interdisciplinar. En efecto, las dimensio-

nes del hecho migratorio son múltiples y, por ello, constituye objeto de interés

11

s y , p o r e l l o , c o n s t
JOAQUÍN ARANGO d e l h o m o economicus 1 3 b i s

JOAQUÍN

ARANGO

del homo economicus 13bis -

, los marcos teóricos utilizados han variado rela-

d o s h a n v a r i a d o r e l

tivamente poco en las últimas décadas. Estudios clásicos como los de Raven- stein (1885-89), Adna Ferrin Weber (1899), Redford (1926), Jerome (1926) y Thomas y Znaniecki (1927) conservan su interés y siguen contándose entre

g u e n c o n t á n d o s e e n

las principales y más influyentes aportaciones a la investigación de los movi- mientos migratorios 14.El más antiguo de ellos, las «Leyes de las migraciones» de Ravenstein, trabajo de amplia base empírica con pretensiones generalizado- ras, sigue siendo el inevitable punto de partida de toda revisión de la litera- tura teórica sobre las migraciones.

l i t e r a - tura teórica sobre las migraciones. Las « l e
l i t e r a - tura teórica sobre las migraciones. Las « l e

Las «leyes» de Ravenstein pueden ser resumidas y reordenadascomo sigue:

n ser resumidas y reordenadascomo s i g u e : 1. La principal causa de
n ser resumidas y reordenadascomo s i g u e : 1. La principal causa de

1. La principal causa de las migraciones son las disparidades económi- cas, y el móvil económico predomina entre los motivos de las mi- graciones w.

t i v o s d e l a s m i - graciones w. recorre
t i v o s d e l a s m i - graciones w. recorre

recorre una distancia corta» 16

2. La mayor parte de las migraciones

grueso de nuestros migrantes sólo

son de corta distancia: «

el

de nuestros migrantes sólo son de corta distancia: « el 3. «Los migrantes que se desplazan
de nuestros migrantes sólo son de corta distancia: « el 3. «Los migrantes que se desplazan

3. «Los migrantes que se desplazan a largas distancias generalmente

a largas distancias g e n e r a l m e n t e 1
a largas distancias g e n e r a l m e n t e 1

13bli Me refiero, sobre todo, a los trabajos de

Larry A. Sjaastad, 70, 5, (1962);

«The costs and re-

T. W. Schultz,

a d , 70, 5, (1962); «The costs and re- T. W. Schultz, o f Political
a d , 70, 5, (1962); «The costs and re- T. W. Schultz, o f Political
a d , 70, 5, (1962); «The costs and re- T. W. Schultz, o f Political

of Political Economy, 76 (2, pt. 1), p. 218 (marzo-abril 1968). Para situar estos

8 ) . P a r a s i t u a r e s t

trabajos en

resúmenes de la atención reci-

de l a a t e n c i ó n r e c i -

la necesaria perspectiva

bida por las migraciones en la teoría económica en Brinley Thomas,

nomic Growtb.

(2.a ed.), pp.

de conjunto,

verse útiles

(2.a ed.), pp. de c o n j u n t o , verse útiles M

Migration and Eco-

útiles M i g r a t i o n a n d E c o

A

Study

of

Great Britain and the

Herrick,

Atlantic

Economy, Urban Migration and Economic

Cambridge,

1973

in

Economy, Urban Migration and Economic Cambridge, 1973 in Development Chile, Cambridge, Mass., Migration in Britain»,

Development

Urban Migration and Economic Cambridge, 1973 in Development Chile, Cambridge, Mass., Migration in Britain», en J

Chile,

Cambridge,

Mass.,

Migration

in

Britain», en

Chile, Cambridge, Mass., Migration in Britain», en J . A. J a c k s o

J. A. Jackson

Migration in Britain», en J . A. J a c k s o n Migration: An

Migration: An Overview of Problems and Studies», en Nam (ed.), Population and Society,

en Nam (ed.), Population and S o c i e t y , 3 3 6

336-339, entre otros.

o c i e t y , 3 3 6 - 3 3 9 , entre

pp.

c i e t y , 3 3 6 - 3 3 9 , entre otros.

Ravenstein,

y , 3 3 6 - 3 3 9 , entre otros. pp. Ravenstein, o f

of Cities in the Nineteenth

14

E.

G.

«The

Laws of Migration»,

cit.; Adna F. Weber, The Growth

Century. A Study in Statistics, Nueva York, 1899 (reeditado

Century. A Study in Statistics, Nueva York, 1899 (reeditado en I t h a c a

en Ithaca, N.Y., 1965); Arthur Redford, Labor Migration in

c a , N.Y., 1965); Arthur Redford, Labor Migration in 1927). 1 5 «La principal, aunque
c a , N.Y., 1965); Arthur Redford, Labor Migration in 1927). 1 5 «La principal, aunque
c a , N.Y., 1965); Arthur Redford, Labor Migration in 1927). 1 5 «La principal, aunque
c a , N.Y., 1965); Arthur Redford, Labor Migration in 1927). 1 5 «La principal, aunque

1927). 15

N.Y., 1965); Arthur Redford, Labor Migration in 1927). 1 5 «La principal, aunque no la única,

«La principal,

aunque no la única, causa de las migraciones

buscarla en la

no la única, causa de las migraciones buscarla e n la causa. entornos propicios, aún (tráfico
no la única, causa de las migraciones buscarla e n la causa. entornos propicios, aún (tráfico
no la única, causa de las migraciones buscarla e n la causa. entornos propicios, aún (tráfico
no la única, causa de las migraciones buscarla e n la causa. entornos propicios, aún (tráfico

causa.

única, causa de las migraciones buscarla e n la causa. entornos propicios, aún (tráfico de esclavos),

entornos

propicios,

aún

(tráfico de esclavos),

todos estos

entornos propicios, aún (tráfico de esclavos), todos estos factores han producido estas corrientes p u e

factores han producido estas corrientes puede

y

están produciendo

con

corrientes

la que

migratorias, pero resulta del deseo

ninguna

inherente

de

a

p e r o resulta del deseo ninguna inherente de a que blación po- de una
p e r o resulta del deseo ninguna inherente de a que blación po- de una

que

blación

po-

de una parte del país se desplaza a otra parte, donde el desarrollo de

aún

país se desplaza a otra parte, donde el desarrollo de aún el comercio, o la posibilidad
país se desplaza a otra parte, donde el desarrollo de aún el comercio, o la posibilidad

el comercio,

o

la

posibilidad

tierras productivas

de aún el comercio, o la posibilidad tierras productivas en estado de naturaleza, demanda más brazos

en estado de

naturaleza, demanda más

brazos para el trabajo.» «No

cabe duda de que la

p a r a el trabajo.» «No cabe duda de q u e la cuya p
p a r a el trabajo.» «No cabe duda de q u e la cuya p
p a r a el trabajo.» «No cabe duda de q u e la cuya p

cuya

p. 286,

«No cabe duda de q u e la cuya p . 286, y p . Ibidem.

y

p.

«No cabe duda de q u e la cuya p . 286, y p . Ibidem.

Ibidem.

16

Ravenstein,

«The Laws»,

II,

I,

198.

dial de los

flujos

migratorios

indagación

constituye

el objeto

de

este

trabajo.»

demanda

de trabajo en nuestros centros de la industria

y

el comercio es la causa

primor-

la industria y

de poner en cultivo

excedente

la

mayoría de los

hombres de progresar en cuestiones

materiales. Así ocurre

la

compararse en volumen

poco

sociales

e incluso

la coerción

la única

Leyes malas u opresivas,

presión fiscal, un clima desfavorable,

zados

que contienen

una promesa mayor de trabajo

una fuerte

remunerado. Es obvio que ésta no es

sobrepoblación de

una parte del país, mientras en otras partes existen

recursos infrautili-

hay que

The

Polish

Peasant

in Europe

and America, Nueva

York,

Harry Jerome, Migration and Business Cycle, Nueva York, 1926; W. I. Thomas y

F. Znaniecki,

1968 (1.a ed.,

England,

1800-1850,

1926;

(ed.),

Migration,

Cambridge,

1969, pp. 74-98;

Toshio

Kuroda,

«Internal

1965, cap. 2; Harold Lind, «Internal

1-34; Bruce H.

pueden

58;

Gian

S. Sahota,

«An

Economic

Analysis of

Internal

«Reflections

on Investment

on Man», Journal of Political

Economy, LXX (1962),

pp. 51-

Migration in Brasil», Journal

turns of human migration», Journal of Political Economy,

12

- Migration in Brasil», J o u r n a l turns of human migration», Journal
LAS «LEYES D E LAS MIGRACIONES» DE E . G . R A V E
LAS «LEYES D E LAS MIGRACIONES» DE E . G . R A V E

LAS

«LEYES

DE

LAS

MIGRACIONES»

DE

E.

G.

RAVENSTEIN,

CIEN

AÑOS

DESPUÉS

S T E I N , C I E N A Ñ O S D E

van con preferencia a uno de los grandes centros del comercio o de la industria»17.

e s centros del comercio o d e la industria»17. 4 . L a s m
e s centros del comercio o d e la industria»17. 4 . L a s m

4.

Las migraciones se producen escalonadamente18.

n e s se p r o d u c e n escalonadamente18. 5 . «El

5.

«El proceso de dispersión es el inverso del de absorción y exhibe característicassimilares» 19.

y e x h i b e característicassimilares» 19. 6. «Cada corriente m i g r
y e x h i b e característicassimilares» 19. 6. «Cada corriente m i g r

6.

«Cada corriente migratoria produce una contracorriente compensa- dora» 20.

una contracorriente c o m p e n s a - dora» 20. 7. «Los nativos
una contracorriente c o m p e n s a - dora» 20. 7. «Los nativos

7.

«Los nativos de las ciudades tienen menos propensión a emigrar que los de las zonas rurales del país» 21.

s d e las zonas rurales del p a í s » 21. 8. «Entre los

8.

«Entre los migrantes de corta distancia parecen predominar las mu- jeres» M, mientras lo contrario ocurre entre los de larga distancia.

s d e l a r g a d i s t a n c i
s d e l a r g a d i s t a n c i
s d e l a r g a d i s t a n c i

10.

9.

La mayoría de los migrantes son adultos.

Las grandes ciudades crecen más por to vegetativo.

inmigración que por incremen-

i ó n q u e p o r i n c r e m e

11.

Las migraciones más importantes son

las que van de las áreas rurales

importantes son las q u e van de las áreas rurales 12. a l o s
importantes son las q u e van de las áreas rurales 12. a l o s
importantes son las q u e van de las áreas rurales 12. a l o s

12.

a los grandes centros del

comercio y de la industria.

Las migraciones tienden a aumentar con el desarrollo económico y

e s a r r o l l o e c o n ó m i

con el progreso de la tecnología y del transporte s.

o y con el progreso de la tecnología y del transporte s. La más directa contribución

La más directa contribución al desarrollo de la línea de reflexión abierta por Ravenstein procede de un artículo, hoy clásico, de Everett Lee, «A Theory of Migration», publicado inicialmente en 1966 24,que codificaba y sistemati-

inicialmente en 1966 24,que codificaba y sistemati- 1 7 18 Ravenstein, r e m u n
inicialmente en 1966 24,que codificaba y sistemati- 1 7 18 Ravenstein, r e m u n

17

18

Ravenstein,

codificaba y sistemati- 1 7 18 Ravenstein, r e m u n e r a d
codificaba y sistemati- 1 7 18 Ravenstein, r e m u n e r a d
codificaba y sistemati- 1 7 18 Ravenstein, r e m u n e r a d
codificaba y sistemati- 1 7 18 Ravenstein, r e m u n e r a d

remunerada a todos

sus habitantes.

¿Viajará el

trabajador en

busca de empleo

a d o r e n b u s c a d e e m p

de estas provincias

intermedias para cubrir la escasez? ¡Yo lo

p a r a cubrir la escasez? ¡ Y o l o migratorio miento será gradual;
p a r a cubrir la escasez? ¡ Y o l o migratorio miento será gradual;
p a r a cubrir la escasez? ¡ Y o l o migratorio miento será gradual;
p a r a cubrir la escasez? ¡ Y o l o migratorio miento será gradual;

migratorio

a r a cubrir la escasez? ¡ Y o l o migratorio miento será gradual; procederá

miento

será gradual; procederá paso a

paso, y se transmitirá de provincia en

adyacente a una ciudad en rápido

provincia.» "Los habitantes del campo inmediatamente

"Los habitantes del c a m p o inmediatamente 19 Laws», II, p . 286, y
"Los habitantes del c a m p o inmediatamente 19 Laws», II, p . 286, y
"Los habitantes del c a m p o inmediatamente 19 Laws», II, p . 286, y
"Los habitantes del c a m p o inmediatamente 19 Laws», II, p . 286, y
"Los habitantes del c a m p o inmediatamente 19 Laws», II, p . 286, y

19

Laws», II,

p. 286,

y

I,

m p o inmediatamente 19 Laws», II, p . 286, y I, p . del reino.»

p.

del

reino.» Ravenstein,

20

Ibidem.

«The

199.

y I, p . del reino.» Ravenstein, 20 Ibidem. «The 199. Ibidem. 21 2 2 Ravenstein,

Ibidem.

p . del reino.» Ravenstein, 20 Ibidem. «The 199. Ibidem. 21 2 2 Ravenstein, ( )

21

. del reino.» Ravenstein, 20 Ibidem. «The 199. Ibidem. 21 2 2 Ravenstein, ( ) c

22 Ravenstein,

20 Ibidem. «The 199. Ibidem. 21 2 2 Ravenstein, ( ) c o m p a
20 Ibidem. «The 199. Ibidem. 21 2 2 Ravenstein, ( ) c o m p a

(

)

20 Ibidem. «The 199. Ibidem. 21 2 2 Ravenstein, ( ) c o m p a

comparación, hallé que el

aumento de los

medios

de locomoción

y el desarrollo

de las

d e locomoción y e l desarrollo d e las manufacturas y del comercio han conducido

manufacturas y del comercio han conducido a un incremento de las migraciones. De hecho,

basta singularizar aquellas provincias de un país en las cuales se dan con más intensidad

la industria humana o con

cuales se dan con más intensidad la industria humana o con recursos han comenzado a ser
cuales se dan con más intensidad la industria humana o con recursos han comenzado a ser
cuales se dan con más intensidad la industria humana o con recursos han comenzado a ser

recursos han comenzado a ser explotados.

Las migraciones signi- Ibidem.

comenzado a ser explotados. Las migraciones signi- Ibidem. fican 24 vida y progreso; una población sedentaria,

fican

24

vida y progreso; una población sedentaria, estancamiento.»

vida y progreso; una población sedentaria, estancamiento.» Everett S. L e e , «A Theory of

Everett S. Lee,

«A Theory of Migration», Demography, 3, 1 (1966),

e e , «A Theory of Migration», Demography, 3, 1 (1966), p p . les de
e e , «A Theory of Migration», Demography, 3, 1 (1966), p p . les de
e e , «A Theory of Migration», Demography, 3, 1 (1966), p p . les de

pp.

«A Theory of Migration», Demography, 3, 1 (1966), p p . les de los migrantes. existencia
«A Theory of Migration», Demography, 3, 1 (1966), p p . les de los migrantes. existencia

les de los migrantes.

existencia de corrientes y

contracorrientes migratorias, y siete

181-193. Seis de las hipótesis

de Lee se refieren al volumen

de migración; seis a la

a características diferencia-

producido en David

M. Heer,

Readings on Population,

Englewood

Cliffs, N.J.

(1968),

pp. 47-57;

re-

las migraciones para encontrarse con

las zonas donde nuevos

los grandes centros

de

«¿Aumentan las migraciones?

Allí donde pude establecer una

«The Laws»,

II,

p. 288.

¡Yo asi lo creo!

Ibidem.

pidamente

crecientes

ciudades se deja sentir,

paso a paso, en los más remotos rincones

emigrante::

le distritos

más lejanos, hasta que la fuerza

atractiva de una de nuestras rá-

crecimiento

afluirán a ésta;

los

vacíos

dejados

en

la población

rural son

llenados

por

hasta hacerse sentir en la más remota de ellas. (

)

En condiciones

normales, el

movi-

cubierta desde

la inmediata vecindad, y su efecto

se propagará de provincia en provincia

niego!

(

)

La escasez será

de fuerza de trabajo en una provincia y es-

casez en otra, mientras que las provincias intermedias son capaces de proveer ocupación

a través

«Supongamos que existe

un excedente

«The Laws», I, p. 199.

13

n a t r a v é s « S u p o n g a
JOAQUÍN ARANGO zaba l a s « l e y e s » de a
JOAQUÍN ARANGO zaba l a s « l e y e s » de a

JOAQUÍN

ARANGO

zaba las «leyes» de aquél y las completaba con un conjunto de dieciocho hipó- tesis de su propia cosecha - a las que Ravenstein llamará «leyes», puesto que están formuladas en forma equivalente a las suyas y sólo difieren en la mayor

u y a s y sólo difieren en l a m a y o r vocación
u y a s y sólo difieren en l a m a y o r vocación

vocación teórica y menor filiación empírica de las de Lee - . Las

hipótesis de

de las de Lee - . L a s h i p ó t e s
de las de Lee - . L a s h i p ó t e s
de las de Lee - . L a s h i p ó t e s

Lee se refieren al volumen de las migraciones, a las corrientes y contracorrien-

tes en que se manifiestan éstas y a las característicasde los migrantes. Aunque

los m i g r a n t e s . A u n q u

resultan esclarecedoras, su número y el carácter técnico de muchas de

eÜas

l carácter técnico de m u c h a s d e eÜas harían tediosa su

harían tediosa su reproducción aquí. Los puntos de carácter general que merecen ser resaltados de la síntesis de Ravenstein son, a mi juicio, la detección empírica de una serie de carac- terísticas relativas al proceso migratorio, el predominio otorgado a las motiva- ciones económicas en las migraciones y el uso, por vez primera, aunque de

r vez p r i m e r a , a u n q u e

forma implícita, del marco analítico «atracción-repulsión», así como la prefe- rencia clara otorgada a la primera de estas fuerzas. Las principales omisiones tienen que ver con los mecanismos detonadores que ponen en marchael pro- ceso, la existencia de oportunidades u obstáculos intermedios entre push y

pulí, la regionalidad e

historicidad de las migraciones y su carácter selectivo.

historicidad de las migraciones y su carácter selectivo. En p r i m e r l
historicidad de las migraciones y su carácter selectivo. En p r i m e r l
historicidad de las migraciones y su carácter selectivo. En p r i m e r l

En primer lugar, es de destacar en la contribución de Ravenstein la ob- servación de una serie de regularidades en los procesos migratorios, tales como

g r a t o r i o s , t a l e s c
g r a t o r i o s , t a l e s c

el carácter escalonado y gradual de las migraciones, el predominio de las de corta distancia, el mayor número de mujeres que de hombres dentro de éstas,

s q u e de hombres dentro d e é s t a s , la