Sei sulla pagina 1di 16

Guía para

el

FACILITAD OR

Guía para el FACILITAD OR LA IGLESIA EN TU CASA Centro Cristiano Internacional – Heredia –

LA IGLESIA EN TU CASA

Centro Cristiano Internacional – Heredia – CO STA RICA

2010

PRESENTACIÓN

El hogar, tanto en el Antiguo como en el Nuevo testamento, fue el sitio principal para la formación de la fe del pueblo de Dios (Deuteronomio 6. 1-9; 2 Timoteo 1. 5). Los padres tenían la misión de contar a sus hijos las historias de sus antepasados y de formar la sabiduría de Dios en ellos.

Al surgir las primeras iglesias cristianas, éstas se establecieron y desarrollaron en las casas de los creyentes (Romanos 16.23; 1 Corintios 16.19; Colosenses 4.15). No fue sino hasta finales del tercer siglo, cuando los cristianos comenzaron a construir templos.

En CCI valoramos e impulsamos esta vocación familiar, por medio de un sistema que llamamos “La Iglesia en tu casa”. Siendo que, además de los hogares, también hay grupos pequeños que quieren utilizar los recursos de este sistema, optamos por llamarle a, cada tipo de grupo, “Grupo de Vida”; pero este nombre debe ser adaptado en cada iglesia que utilice el sistema.

Los Grupos de Vida se reúnen semanalmente, ya se trata de una casa, o de un grupo en una oficina, o en un centro de estudio, o en un salón de una iglesia.

Esta presentación está dirigida a personas que desean desarrollar un servicio como Guías o Facilitadores de los grupos, y brinda orientaciones generales a quienes sirven de Anfitriones de los grupos. Contiene información básica que todo Guía debe tener en el cumplimiento de su labor.

Debemos hacer considerar que, en la presentación del documento estamos teniendo en mente el modelo y la forma de operar el Centro Cristiano Internacional en Heredia, Costa Rica.

Los editores La Iglesia en tu Casa Ministerio Esperanza Viva Centro Cristiano Internacional

gruposdevida@cciheredia.cr

2

Una Iglesia Misionera

Jesús se acerco entonces a ellos y les dijo: Se me

Por

tanto, vayan y hagan discípulos de todas las

naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a

ha dado la autoridad en el cielo y en la tierra.

obedecer todo lo que les he mandado a ustedes.

Y

les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. (Mateo 28. 18-20)

El Obispo René Peñalba, fundador y director de la Red Misionera Global de iglesias CCI, refiriéndose a este pasaje bíblico, llamado “la Gran Comisión”, dice que este mandato de Jesús “es para nosotros la base de una serie de lineamientos bíblicos que definen el “modelo de una Iglesia esparcida”. Es éste un modelo que descentraliza el trabajo de la obra de Dios, e implica la acción de esparcirse por los cuatro puntos cardinales, para compartir el Evangelio de Jesucristo, tal como lo manda en su mensaje final a sus discípulos”.

Dios tiene una misión evangelizadora en el mundo. La misión es de Dios. Dios envió a Jesús, su Hijo, para cumplir la misión a la que también Jesús nos llama a nosotros. Esa misión es la misión de proclamar la Buena Noticia de salvación. Es la buena noticia del Reino de Dios. El Reino es una forma de vida comunitaria y personal donde vivimos bajo los valores de la justicia, la paz y el amor a la manera de Dios. Es una vida nueva que comienza con nuestra adhesión a Jesucristo, mediante la confesión de pecados y la entrega personal de nuestra vida a Dios. El Reino de Dios ya está entre nosotros pero marcha hacia su plenitud. Ahora Dios, mediante Jesucristo y el Espíritu Santo, nos anticipan las manifestaciones y señales de lo que será el reinado de Dios cuando Jesús.

La Iglesia ha sido constituida y llamada a continuar la obra misionera que Jesús inició. Su tarea fundamental es predicar la Palabra de Dios, y como fruto de ello, levantar nuevas congregaciones como resultado de los nuevos seguidores de Jesús en cada lugar y nación a donde el Evangelio sea predicado. Para contribuir a ello, surge La Iglesia en tu casa.

3

Base introductoria

Conviene enfatizar nuestro contexto de Iglesia, para comprender mejor cómo encajan los Grupos de Vida.

1. ¿Qué fundamenta nuestro modelo eclesial?

El CCI es una iglesia con un propósito y una naturaleza misionera.

Centralizamos nuestra labor en una enseñanza práctica de la Palabra de Dios, de manera aplicable a la vida.

Proclamamos el equilibrio en las posturas, el culto, la organización y el mensaje, procurando no tener acentos particulares que produzcan posiciones radicales nocivas.

En nuestra labor misionera nos inclinamos a la obra urbana (las misiones en la ciudad).

Somos una alternativa de iglesia para gente que está envuelta en múltiples quehaceres pero que busca con interés el alimento espiritual.

Somos una iglesia que privilegia las relaciones sanas caracterizadas por la aceptación y el buen trato.

Estamos comprometidos con una dinámica fresca en cuanto a la atención y el seguimiento a la gente que se involucra en nuestras actividades.

A la hora del servicio, seguimos la consiga de que es preferible “muchos haciendo poco, que pocos haciendo mucho”.

Llamamos a nuestros miembros para que desarrollen un estilo de vida personal y familiar que se caracterice por el apego a la verdad, el servicio hecho con amor, el permanente perdón, y la generación de nuevas oportunidades.

4

2.

Consignas que se derivan de este modelo eclesial

Somos una Iglesia:

Misionera

Basada en la Palabra

Para la familia.

Urbana.

Para gente activa.

Intercesora.

Participativa.

3. Nota de conclusión:

Este marco referencial nos permite tener una dirección apropiada para el propósito y funcionamiento de los Grupos de Vida en CCI-Heredia.

5

Todo lo que vive, crece

La característica fundamental del grupo pequeño es su crecimiento. Todo lo que tiene vida crece de alguna manera. La Iglesia tiene la vida de Cristo. Por lo tanto lo natural a la Iglesia es su crecimiento. Todo organismo vivo tiene una capacidad propia para multiplicarse y reproducirse de manera natural. A esto se le ha dado en llamar: “potencial biótico”, que le ha sido dado por Dios.

Nosotros no podemos producir el crecimiento de la Iglesia. El crecimiento lo da Dios (1 Corintios 3.6). Dios ha dado a la Iglesia una capacidad natural para crecer. Lo que sí podemos hacer es “concentrarnos en la amortiguación de los factores que operan en el interior de la iglesia, impidiendo su crecimiento y multiplicación”, afirma Christian A. Schwarz. De allí la importancia de que los Grupos de Vida sirvan como un instrumento que ayude a eliminar obstáculos para el crecimiento, y no a ser parte de ellos.

Dios le ha dado a la naturaleza viva el potencial de crecer de manera natural. El pastor Rick Warren ha señalado que “todas las cosas que tiene vida crecen, usted no tiene que hacerlas crecer”. Lo que nos corresponde es quitar los obstáculos que están impidiendo que la iglesia crezca. Si usted se pregunta seriamente: ¿Qué es lo que ha impedido a mi iglesia crecer como debiera crecer cada iglesia del Señor? Se dará cuenta que existen impedimentos que han sido producidos por la misma iglesia, o como se ha asegurado por el liderazgo que es el que produce el 80% de los problemas en la iglesia local.

La iglesia tiene que tener la valentía de reconocer que los obstáculos están en ella misma. Cuanto más saludable es una iglesia, mejor y mayor crecimiento tiene. Warren dice que “si una iglesia no está creciendo, se está muriendo”. Y agrega que “la tarea del liderazgo de la iglesia es descubrir y quitar las enfermedades y barreras que restringen el crecimiento para que el crecimiento normal y natural pueda tener lugar”.

El punto es este: si actuamos a partir del principio creado por Dios, el crecimiento de la Iglesia, como del resto de la naturaleza viva creada por Dios, será normal. Y uno de los principios centrales del crecimiento es la potencialización del grupo pequeño.

6

Los Grupos de Vida y la misión misionera local de CCI

Introducción

Hemos dicho que tenemos un propósito y una naturaleza misionera. Esto nos plantea la necesidad de “un objetivo territorial”, a través del cual proyectemos nuestra acción y ministerio. En esa dirección, los Grupos de Vida nos ayudan a realizar este objetivo de la siguiente manera:

Descentralización de la acción ministerial y evangelística.

Movilización de muchos creyentes hacia la acción.

Participación colectiva en actividades prácticas y renovadoras.

Capacitación constante para las labores del liderazgo y el servicio.

1. Períodos de actividad de los Grupos de Vida

o

En CCI-Heredia contamos con dos períodos al año para la actividad de los Grupos de Vida.

o

El primer período le llamamos en CCI-Heredia el PERÍODO DE PESCA, y se realiza durante 16 semanas consecutivas entre los meses de marzo, abril, mayo y junio (excluye la Semana Santa).

o

Este es un período en que los Grupos de Vida se concentran en estudios orientados especialmente a la conversión de nuevos integrantes en los grupos.

o

El segundo período es el PERÍODO DE DISCIPULADO, y se realiza durante 16 semanas consecutivas entre los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre. Este segundo período se concentra en la formación de los nuevos creyentes.

o

Utilizamos el mes de febrero como un mes de promoción y capacitación. Durante ese mes nos preparamos para el inicio de un nuevo año de ministerio en los Grupos de Vida. Se capacitan Facilitadores (as) y Anfitriones (as).

7

o

El mes de julio es un mes de evaluación y motivación previo al Período de Discipulado. En nuestro país esto es lo más conveniente por tratarse del período de vacaciones escolares de medio año.

o

Diciembre y enero los consideramos como dos meses en los cuales los Grupos tienen la libertad de elegir entre el ocuparse de otras actividades, o bien de realizar algunas reuniones esporádicas y quizás de carácter más social.

o

Los Grupos de Vida eligen, para cada período, un material de estudio que ha de servirles para el ciclo de semanas a que corresponda su actividad. El material se le entrega al Facilitador, quien es capacitado para hacer el mejor uso de dicho recurso, o bien lo extrae de esta Página Web: www.cciheredia.cr

2. Proyección de alcance de los Grupos de Vida

De manera simultánea se inicia cada año (en el mes de marzo) la apertura de los Grupos de Vida, con proyecciones de crecimiento que establecemos para el período. Somos conscientes de que «el crecimiento lo da Dios» (1 Corintios 3.6).

El propósito de los Grupos de Vida es el de abarcar el territorio en que Dios nos ha colocado, bajo el concepto de “nuestra Jerusalén” (Hechos 1.8)., por el nuestra misión se conoce como: “Alcanzando nuestra Jerusalén”.

3. Etapas del proceso de establecimiento de un Grupo de Vida

A)

Multiplicación:

Realizamos dos aperturas (Una en marzo y otra en agosto), con actividades especiales en nuestras Celebraciones semanales para toda la congregación.

o

Selección de comunidades estratégicas.

o

Selección de hogares.

o

Selección de Facilitadores y Anfitriones.

o

Capacitación e inducción para Facilitadores y Anfitriones.

8

B) Captación:

Labores de crecimiento numérico del Grupo de Vida (marzo a junio), que comprende:

o

Planeación de estrategias de alcance por parte del Grupo de Vida.

o

Propuesta de metas puntuales.

o

Ejecución del plan y seguimiento.

C) Consolidación:

Tareas de consolidación de resultados (agosto a noviembre), y comprende:

o

Estabilización del Grupo de Vida.

o

Formación orientada especialmente a los nuevos creyentes.

o

Integración de los nuevos integrantes a la iglesia.

ACLARACIÓN:

Aunque el material se elabora o propone con un énfasis más evangelizador, no significa que no sirva como material discipulador. Aunque se proponga un temario discipulador, de todos modos el materiales es un recurso evangelizador. Además, la iglesia puede establecer una estrategia de que, por ejemplo, cuando está comenzando con el énfasis evangelizador (PESCA), puede abrir grupos de DISCIPULADO, y viceversa.

9

Los Grupos de Vida:

PROPÓSITOS BÁSICOS

Introducción

Hacia lo interno, los Grupos de Vida tienen tres propósitos básicos que encajan dentro de nuestro modelo eclesial:

1. Comunión de los hermanos

Somos una Iglesia que privilegia las relaciones de amistad y compañerismo.

Ello implica favorecer relaciones de aceptación mutua.

Relaciones de bienestar común.

Relaciones de servicio amoroso.

Relaciones de perdón.

Relaciones que dan nuevas oportunidad.

2. Constancia en la Palabra

La enseñanza cumple un papel trascendental, ya que procuramos que sea sistemática y con un material adecuado.

Privilegiamos enseñanzas prácticas.

Compartimos

estudios

que

guarden

un

equilibrio

en

sus

enseñanzas.

Motivamos a que el estudio sea hecho de manera dinámico.

Procuramos que el estudio sea participativo.

Logramos que los estudios sean en secuencia y con temas apropiados a cada período (de Pesca o de Discipulado).

10

3.

Integración a la Iglesia

El Grupo de Vida no es un fin en sí mismo. Es más bien un puente para integrar a sus miembros a la vida de la iglesia.

Por eso procuramos dar una fina atención a los integrantes.

Tenemos un compromiso por un buen seguimiento pastoral.

Trabajamos con un compromiso con la excelencia.

Afirmamos nuestra inclinación por la labor hecha con disciplina.

Entendemos que lo que importa no es el método sino la gente.

11

Fuertes amenazas a la vida de los Grupos de Vida

Existen diversos “enemigos” que atentan contra la vida y el desarrollo de un Grupo de Vida, entre ellos:

1. Amenazas externas:

Que la ubicación del inapropiada.

lugar donde está el

Grupo de Vida sea

Que

anfitriona.

no

se

cuente con

el consentimiento pleno de la familia

Que el local de reuniones no sea adecuado.

Que el testimonio de la familia anfitriona no sea bien reconocido.

Que el Grupo de Vida acepte visitantes que se unan con propósitos ajenos a los nuestros (sobre todo en doctrina).

2. Amenazas internas

Que se desatiendan los propósitos básicos.

Que la dinámica del Grupo de Vida sea rutinaria.

Que no se propicie una activa y frecuente participación de los miembros.

Que las metas que se han establecido sean imprecisas en cuanto a crecimiento y consolidación.

Que el ambiente se vuelva pesado por posiciones radicales e intransigentes.

Que haya una frecuente improvisación.

Que las relaciones entre los miembros sean superficiales.

12

El Facilitador del Grupo de Vida

Generalidades

El facilitador es la persona que guía y conduce al Grupo de Vida.

Esto no significa que solo a él (o ella) le corresponde la tarea de organizar y realizar las reuniones. Su función es la de crear las facilidades para que el Grupo de Vida actúe de manera adecuada, y para que sus integrantes alcancen los beneficios propuestos.

Para esa labor, califican tanto hombres como mujeres, adultos como jóvenes, dispuestos todos a ser enseñados en lo concerniente a este ministerio, y comprometidos con la vida de nuestra iglesia.

Se espera que los Facilitadores sean personas dispuestas a un alto compromiso con el Señor, y que entiendan que su labor obedece a esa vida de adoración y servicio a Él.

El A.B.C. del Facilitador

Tres facetas deben ser consideradas y ejecutadas por el Facilitador (a):

1. APOYAR de manera individual a los integrantes del Grupo de Vida.

La labor individualizada es sumamente importante. éxito.

La experiencia nos dice que cada miembro del Grupo de Vida espera que se le apoye por medio de:

Oración por sus necesidades

Visitación por compañerismo o situaciones personales.

Solidaridad en momentos de crisis.

Su logro produce

Ayuda para desarrollar confianza al expresarse con libertad con respecto a sus situaciones personales.

13

2.

BUSCAR a quienes no conocen a Jesús.

El Facilitador debe mantener la llama encendida del amor hacia aquellos que no conocen al Señor. Lo hace:

Dando prioridad a la acción evangelizadora, con la participación de los demás integrantes del Grupo de Vida.

Planeando estrategias sencillas y efectivas de alcance de acuerdo con las características del vecindario.

Manteniendo un ambiente de invitación continua (de puertas abiertas) a abrazar la fe en Jesucristo.

Dando seguimiento a los visitantes, a fin de integrarles en forma definitiva al Grupo de Vida y a la Iglesia.

Contactando nuevas personas, a través de quienes nos visitan en la Iglesia durante nuestras actividades.

3. COORDINAR las diversas actividades del Grupo de Vida.

Desarrollando una dinámica de orden y excelencia en el quehacer del Grupo de Vida.

Organizando a los miembros, a fin de lograr una participación entusiasta y comprometida de todos.

Verificando detalles para que la reunión semanal del Grupo de Vida sea exitosa.

Participando junto a los miembros del Grupo de Vida en las actividades generales de la Iglesia.

14

La actividad regular del Facilitador del Grupo de Vida

Diversas actividades involucran el ministerio o servicio que realiza un Facilitador (a):

Coordinar los aspectos de la enseñanza dentro del Grupo de Vida.

Informar constantemente a los miembros del Grupo de Vida acerca de las actividades generales de la Iglesia, y animarles a participar en ella.

Participar en la reunión mensual de Facilitadores, y en las actividades de capacitación.

Estar en contacto permanente con el Anciano que brinda dirección al grupo.

Promover la reunión mensual en su Grupo de Vida, y vincular a los miembros con su celebración semanal.

Presentar mensualmente un informe de la marcha del Grupo de Vida, compartiendo espontáneamente sus observaciones.

Funciones del Anfitrión (a)

La familia que abra sus puertas a un Grupo de Vida ha de designar quién de sus miembros será el Anfitrión (a). La familia debe reconocer a la persona con mayor entrega a Dios, actitud de servicio, amabilidad, disponibilidad y responsabilidad.

El Anfitrión (a) tiene tareas muy específicas que atender:

1. Invita a personas y familias que podrían formar parte del Grupo de Vida.

15

2.

Organiza la sala de reunión del Grupo de vida. Procura que tenga la mayor comodidad, buena iluminación, la ventilación apropiada.

3. Recibe con puntualidad y amabilidad a los miembros que vienen a la reunión, y les orienta en cuanto a su ubicación en el local.

4. Prepara, si es del caso, algún bocadillo a compartir, o coordina esto con los otros miembros del hogar o del Grupo de Vida.

5. Colabora con el líder en el desarrollo de la reunión.

6. Despide a los visitantes al hogar.

INDICACIONES GENERALES

El Grupo de Vida debe elegir el día y la hora en que, fijamente, se reunirán una vez a la semana durante cada período.

En las reuniones debe procurarse un ambiente que evite la polémica tirante y más bien favorecer el diálogo respetuoso y ameno.

Cuando el Grupo de Vida haya crecido por encima de la capacidad del hogar anfitrión para atenderle adecuadamente, será necesario generar un nuevo grupo autónomo.

16