Sei sulla pagina 1di 6

UNIVERSIDAD FERMÍN TORO VICE- RECTORADO ACADEMICO DECANATO DE INVESTIGACIÓN Y POST- GRADO MAESTRIA EN EDUCACIÓN SUPERIOR

PROGRAMA ESTRATÉGICO PARA LA ACTUALIZACIÓN DEL PROCESO DE ENSEÑANZA DEL INSTITUTO UNIVERSITARIO DE LA

FRONTERA. CASO: CONSTRUCCIÓN

CIVIL. MUNICIPIO SAN

CRISTÓBAL, ESTADO TÁCHIRA. AÑO 2013.

Autores: Luis Vivas Libia Pabón Idalia Rodríguez

Asesor: Elvis Morillo

CABUDARE, SEPTIEMBRE DE 2013.

Planteamiento del Problema

Las sociedades están continuamente sujetas a cambios producto de las innovaciones tecnológicas, de la incorporación constante de patrones de producción y de los enfoques administrativos, entre otros factores. Este dinamismo tiene fundamento en la capacidad del individuo para crear y proyectar conocimientos a través del ingenio y de su postura frente a diferentes disciplinas del saber. Bajo esta concepción, la educación representa un sistema orgánico que promueve la formación del hombre con la finalidad de analizar, comprender y transformar el entorno que lo rodea. Por tal motivo, el proceso educativo tiene la misión de formar ciudadanos creativos y participativos que además sean conscientes de los procesos de transformación social y tecnológica ocurridos en su contexto; misión que trae consigo la intención de encauzar acciones que propendan lograr una efectiva interacción y adaptabilidad social. Con base en esta acepción, la formación por competencias en el nivel superior se está posicionando como el centro de las reformas y de las innovaciones del diseño curricular, de las estrategias didácticas y de los mecanismos de evaluación. Esto permite promover una preparación más pertinente, que retome las necesidades de la sociedad (experiencia social, práctica profesional y desarrollo disciplinar) teniendo en cuenta que, tales necesidades, así como los futuros contextos a afrontar, se encuentran en permanente cambio. Como lo indica Jiménez (2009) “la introducción de las competencias en la educación superior responde esencialmente a la necesidad de alinear el mundo educativo con el mundo del trabajo” (p.56). El mercado laboral requiere agentes de cambio, lo que exige a las universidades formar titulados flexibles, autónomos y emprendedores. El reto es formar profesionales con compromiso ético, capaces de comprender el mundo y su complejidad, así como transformarlo en beneficio de todos.

En este sentido, el Instituto Universitario de la Frontera (IUFRONT) es una institución de educación superior de carácter privado cuyo propósito radica en la formación integral de recurso humano especializado en distintas áreas. A fin de contribuir de manera innovadora, pertinente, eficaz y eficiente al desarrollo de las empresas públicas y privadas de la nación, busca la aplicación de herramientas metodológicas de gran avance en el marco de la exigencia en los procesos de formación. En consecuencia, el IUFRONT se encuentra ante un escenario social que demanda cambios sustantivos en la formación, la cual supone retos al currículo. Es un reto que las autoridades, directivos, jefaturas, coordinaciones y docentes no pueden ni deben eludir. El compromiso se ha ido asumiendo gradualmente: realización de talleres sobre el enfoque por competencias, nuevos planes de evaluación, iniciativa para reunir a los docentes por carreras, análisis de los contenidos programáticos, entre otros. Sin embargo, estos planteamientos no han tenido los resultados esperados, lo que ha generado una fuerte tensión y desinformación por parte de los docentes, tergiversando y desvirtuando el objetivo principal. Por otro lado, existe una falta de compromiso por parte de los docentes, para asumir cambios que permitan ofrecer en las asignaturas que imparten, técnicas y habilidades que conformen una eficiente comunicación, no solo para la transmisión del conocimiento sino como coadyuvante en la formación del nuevo profesional íntegro e idóneo comprometido con su entorno. Al respecto García citado por Briceño (2009) sostiene que “el docente es el autor principal en el proceso de mejoramiento y de calidad educativa, pues es el nexo entre los procesos de aprendizaje de los alumnos y las modificaciones en la organización institucional” (p.23). El resultado es que en lugar de ser un catalizador de cambios en la sociedad, es uno de los elementos que más lo obstaculiza, y no porque quiera hacerlo, sino por su propio proceso formativo que marca la poca preparación para enfrentar críticas constructivamente en pro de los cambios necesarios.

Los profesionales que imparten clases en las diferentes ramas a nivel profesional en el IUFRONT son ingenieros que han sido formados para aplicar sus conocimientos y no para impartirlos de tal manera que trasciendan en la vida del estudiante; no obstante algunas excepciones que cuentan con curso de capacitación o componente docente y/o estudios a nivel de maestría. En el caso particular de los docentes de construcción civil es muy aminorada la incorporación de las TIC en el proceso de enseñanza, no se aplican las estrategias de enseñanza de acuerdo a los estilos de aprendizaje y, en contraposición, se aplican métodos tradicionales donde el protagonista es el docente; esto evidencia una realidad en la cual existe una escasez de habilidades didácticas-pedagógicas para aplicar un cambio en el aula aunada a la desmotivación laboral debido al salario proporcionado por pago de hora impartida. Si no se cuenta con mecanismos para la actualización y capacitación tanto tecnológica como didáctica del personal docente, y de manera permanente, se cae irremisiblemente en la obsolescencia. Ante este panorama, los estudiantes presentan falta de motivación para el aprendizaje pues su vida estudiantil está sujeta a métodos tradicionales. Asimismo, la institución se ve afectada por esta praxis: desmejora la calidad de la educación, no se toma en cuenta las nuevas tecnologías, falta de laboratorios que permitan a los participantes llevar la teoría a la práctica. Todos estos aspectos de la realidad que vive el participante traen como consecuencia una falta de calidad profesional reflejada cuando el participante va al campo a laborar por primera vez a través de sus pasantías, el contexto con el cual se consigue es muy distinto y por ende, difícil de manejar; es así como desmejora la imagen de la institución repercutiendo en la matrícula estudiantil de la especialidad. De seguir esta situación en el IUFRONT, llegará al momento en que la carrera cese, cuestión que ya se puede observar puesto que desde hace 2 años el turno de la mañana se cerró por baja matrícula, quedando solo dos turnos: tarde y noche; al llegar al 4 semestre, los estudiantes del turno de la tarde tienen que emigrar al turno de la noche ya que la matrícula es muy baja.

Se hace necesario un mejoramiento de la calidad de las estrategias de enseñanza, de las prácticas de campo y de los cursos de software en el área de construcción civil para el personal docente; calidad que se verá reflejada en un personal docente y un alumnado actualizados en materia tecnológica, consolidados como una comunidad universitaria apasionada por el quehacer institucional y, en particular, por la formación y especialización del recurso humano necesitado por el país. A través de procesos educativos innovadores, esta institución mantiene su condición de centro permanente de asesoramiento empresarial, líder en la formación y perfeccionamiento en áreas tecnológicas en la búsqueda de la promoción de cambios sociales y económicos. El actual desafío está, sobre todo, en conseguir que los profesores y futuros profesionales reflexionen, investiguen y comprendan cómo los estudiantes de hoy están aprendiendo a partir de la presencia cotidiana de la tecnología: ¿Cuáles son los actuales estilos y ritmos de aprendizaje? ¿Cuáles son las nuevas capacidades docentes que se requieren para enfrentar adecuadamente estos desafíos? ¿Qué cambios deben producirse en la cultura universitaria para avanzar de acuerdo a los tiempos, a las demandas sociales y a los intereses de los participantes? Al desarrollar cada una de las interrogantes anteriores, el mejoramiento será significativo y la calidad de la educación imperante; sin embargo, esto requiere de un compromiso mutuo entre la institución y el personal docente, y de toda la comunidad educativa con los egresados.

Técnicas de levantamiento de información

Para la recolección de datos, se utilizará en primer lugar la observación directa, proceso que permitirá contemplar en forma cuidadosa y sistemática como se desarrolla una conducta en un contexto determinado, sin intervenir sobre ella o manipularla. Esta herramienta más que todo visualiza o monitorea lo que va hacer el analista en un área en especial y esté intervendrá en el proceso para verificar procedimientos.

Por otra parte, en cuanto a la técnica de encuesta, se recurrirá para su registro el cuestionario permitiendo por lo tanto, obtener información escrita de los respondientes. Su aplicación se orienta a que permite administrar un gran número de individuos simultáneamente, obteniendo así información de muchas personas al mismo tiempo. Este instrumento está dirigido a los docentes y estudiantes para determinar que lineamientos estratégicos se han de diseñar para aplicar captar la atención y la importancia de la carrera. Los ítems presentados son preguntas concretas sobre la realidad objeto de estudio. Se redactaran de manera sencilla para que no exista ningún tipo de ambigüedad y el encuestado pudiera responderlas de manera sincera y clara, de forma que puedan ser analizadas, tabuladas e interpretadas con facilidad.