Sei sulla pagina 1di 48
Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias
Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias Suárez
Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias Suárez
Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias Suárez
Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias Suárez
Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias Suárez
Guía práctica para la producción de mango en Michoacán Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias Suárez

Javier Espinosa Aburto José Francisco Arias Suárez Mario Alberto Miranda Salcedo Héctor Rómulo Rico Ponce Javier Javier Mercado Armando López Acosta Eugenia Vargas Gómez Rodrigo Teniente Oviedo

CENTRO DE INVESTIGACION REGIONAL DEL PACIFICO CENTRO CAMPO EXPERIMENTAL VALLE DE APATZINGAN

Guía Técnica Núm. 1

Apatzingan, Mich., México

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

Noviembre de 2006

GUIA PRACTICA PARA LA PRODUCCION DE MANGO EN MICHOACAN No está permitida la reproducción total

GUIA PRACTICA PARA LA PRODUCCION DE MANGO EN MICHOACAN

No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros medios, sin el permiso previo y por escrito de los titulares de derechos de autor.

Derechos reservados Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. Av. Progreso No. 5, Edif. Principal, do. piso Col. del Carmen, Coyoacán, C.P. 0400 México, D.F. Teléfono: 0 (55) 55 84 9 00 Correo electrónico: contactenos@inifap.gob.mx

Primera edición Impreso en México

ISBN: 968-800-694-7

Guía Técnica Núm. . Noviembre de 006

CAMPO EXPERIMENTAL VALLE DE APATZINGÀN. CIRPAC. INIFAP. Km 7.5 Carretera Apatzingán-Cuatro Caminos C.P. 6078 Apatzingán, Michoacán Tel. y Fax. 0 (45) 59 5 40 Correo electrónico: espinosa.javier@inifap.gob.mx

La cita correcta de esta obra es:

Espinosa A. J., Arias S. J.F., Miranda S. M.A., Rico P. H.R., Javier M.J., López A.A., Vargas G.E. y Teniente O.R. 006. Guía práctica para la producción de mango en Mi- choacán. INIFAP. CIRPAC. Campo Experimental Valle de Apatzingán. Guía Técnica Núm. . Apatzingán, Michoacán, México. 37 p.

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

GUÍA PRÁCTICA PARA LA PRODUCCIÓN DE MANGO EN MICHOACÁN Javier Espinosa Aburto. MC. Agronomía José

GUÍA PRÁCTICA PARA LA PRODUCCIÓN DE MANGO EN MICHOACÁN

Javier Espinosa Aburto. MC. Agronomía José Francisco Arias Suárez. MC. Mejoramiento Genético Mario Alberto Miranda Salcedo. Dr. Ecología Héctor Rómulo Rico Ponce. Ing. Agr. Parasitología Javier Javier Mercado. Ing. Agr. Parasitología Armando López Acosta. MC. Desarrollo Rural Eugenia Vargas Gómez. Ing. Agr. Fitomejoramiento Rodrigo Teniente Oviedo. MC. Mejoramiento Genético

Investigadores de mango. C.E. Valle de Apatzingán

CENTRO DE INVESTIGACION REGIONAL DEL PACIFICO CENTRO CAMPO EXPERIMENTAL VALLE DE APATZINGAN APATZINGAN, MICH., MÉXICO NOVIEMBRE DE 2006

4 Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

CONTENIDO

CONTENIDO   Pag. INTRODUCCION 9 MANEJO DEL CULTIVO  Estimulo del crecimiento vegetativo
 

Pag.

INTRODUCCION

9

MANEJO DEL CULTIVO

Estimulo del crecimiento vegetativo

Análisis del contenido de nutrientes en tejido foliar

3

Poda

3

Labores de cultivo

4

Fertilización

4

Riego

4

Aplicación de sustancias para romper dormancia

5

Control Fitosanitario

5

Trips

5

Escoba de Bruja

6

Maduración del brote vegetativo para floración

6

Riego

7

Fertilización

8

Poda

8

Labores de cultivo

8

Aplicación de sustancias inhibidoras de crecimiento

8

Control de malezas

0

Inducción a floración

Inducción foliar

Edad del brote

Análisis foliar

3

Método de inducción

3

Fertilización

3

Riego

4

Inducción con fertilización al suelo

4

Edad del brote

6

Análisis foliar

6

Fuentes de fertilizantes para inducción

6

Fertilización complementaria

7

Contenido Pag. Forma de aplicación del fertilizante Riego Floración y fructificación Riego Fertilización Foliar En

Contenido

Pag.

Forma de aplicación del fertilizante Riego

Floración y fructificación Riego Fertilización Foliar En el riego Control fitosanitario Antracnosis Cenicilla Escoba de Bruja Trips Agentes químicos para el control Método de control en función a la época de floración. Floración en octubre o noviembre Floración en diciembre a principios de enero Floración a fines de enero y febrero

Cosecha

7

7

7

8

8

8

9

29

9

3

3

33

33

34

34

36

36

37

CLAVE PARA EL USO DE ESTA GUIA

38

ÍNDICE DE CUADROS

ÍNDICE DE CUADROS Pag. Cuadro 1. Ventajas y desventajas que deben tomar- se en consideración para

Pag.

Cuadro 1. Ventajas y desventajas que deben tomar- se en consideración para seleccionar la época de co- secha de mango en Michoacán

0

Cuadro 2. Periodos límite para la realización de prác- ticas de estimulo de brotación vegetativa en función a la época en que se pretende obtener la cosecha.

Cuadro 3. Cantidades de producto comercial a utili- zar, en función a la concentración del ingrediente ac- tivo (i.a.) y a las dosis seleccionadas para aplicar el Paclobutrazol.

0

Cuadro 4. Productos químicos sugeridos para el control de los principales problemas fitosanitarios del mango en Michoacán.

34

ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 1. Crecimiento vegetativo vigoroso donde se producen los nuevos brotes en los que se generará la floración del siguiente ciclo.

Figura 2. Brote fisiológicamente maduro (5 – 6 me- ses de edad) que puede ser estimulado a floración con altas posibilidades de fructificación.

7

Figura 3. La aplicación de Paclobutrazol se realiza depositándolo alrededor de la base del tronco del ár- bol.

[Indice de figuras Pag. Figura 4. Mediante aplicaciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato

[Indice de figuras

Pag.

Figura 4. Mediante aplicaciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio se puede inducir la floración solamente a partir de la segunda quincena de noviembre. Aplicaciones más tempranas son de baja efectividad.

Figura 5. Mediante la fertilización al suelo con Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio es posible lograr exce- lentes niveles de floración, incluso desde el mes de oc- tubre.

Figura 6. El fertilizante debe depositarse en 4 a 6 hoyos alrededor del 75 % del área de copa del árbol.

Figura 7. La floración y fructificación son los periodos crí- ticos para abastecimiento de agua al cultivo.

Figura 8. Síntomas de antracnosis en flores y frutos de mango. Esta enfermedad ocurre de manera más intensa en floraciones de octubre o noviembre.

Figura 9. Síntomas de cenicilla. Esta enfermedad se pre- senta generalmente en floraciones tardías que ocurren de diciembre a febrero.

Figura 10. Síntomas de Escoba de Bruja. Se presenta con mayor severidad en huertos ubicados de 30 a 550 msnm. En la Zona Costera no se ha diseminado este pro- blema.

Figura 11. Síntomas de daños por Trips. Más comunes en floraciones tardías que coinciden con el establecimiento de la época de estiaje.

Figura 12. En floraciones que se presentan en octubre o noviembre se sugiere, que una vez realizada la inducción a floración se realice una primera aplicación preventiva contra antracnosis.

4

6

8

9

30

3

3

34

35

Introducción La superficie establecida con mango en Michoacán rebasa las 22 mil hectáreas, destacando los

Introducción

La superficie establecida con mango en Michoacán rebasa las 22 mil hectáreas, destacando los cultivares Haden y Tommy Atkins que ocupan casi el 90 % de la superficie señalada. En menores propor- ciones se encuentran otros cultivares como Ataulfo, Kent y Keitt. En su conjunto, el cultivo genera una producción de 3 mil toneladas de fruta anualmente, de las cuales el 47 % se destina al mercado de exportación y colocan al estado como el principal exportador de este frutal en México.

En el estado, el mango se cultiva desde el nivel del mar hasta los 00 m de altitud, bajo una diversidad de climas que van desde ne- tamente tropicales como los cálido secos, en donde se ubica más del 60 % de la superficie, en los municipios de Buenavista, Tepalca- tepec, Múgica, La Huacana y partes bajas de Parácuaro y Apatzin- gán, hasta climas más subtropicales como los cálido subhúmedos y semicálidos subhúmedos, en Gabriel Zamora, Nuevo Urecho, Tare- tan y partes altas de Parácuaro y Apatzingán aledañas a la zona de transición con los climas templados. Esta variación climática genera diferente comportamiento en la fenología y productividad del cultivo, por la influencia de la temperatura y la humedad sobre el crecimien- to vegetativo, floración y fructificación, y la incidencia de plagas y enfermedades.

La media de producción estatal fluctúa entre 5 y 6 ton/ha, con el mayor volumen de cosecha cuando se tienen lo más bajos precios de la fruta (Abr-Jun). En la actualidad se dispone de tecnología, tanto para elevar los rendimientos unitarios, como para adelantar el periodo de cosecha y aprovechar los mejores precios de la fruta que se presentan de enero a marzo. Esta tecnología consiste en una serie de prácticas de manejo cuya aplicación se basa, por un lado, en las condiciones ambientales y en la observación constante del comportamiento fenológico del cultivo, y por el otro, en los riesgos climatológicos y fitosanitarios que el productor esté dispuesto a en- frentar y los recursos económicos disponibles para la producción.

Para la aplicación de la tecnología presentada en esta guía, la pri- mera decisión que debe tomarse en cuenta es la época en que el productor pretende lograr la cosecha. En el cv. Haden las posibili-

dades van desde fines de enero, con producciones forzadas, hasta junio, en cosechas que se

dades van desde fines de enero, con producciones forzadas, hasta junio, en cosechas que se obtienen sin manipulación de la floración. En Tommy Atkins, las posibilidades se reducen de marzo en adelan- te por la dificultad para lograr floraciones más tempranas. En todos los casos existen ventajas y desventajas que el productor debe con- siderar para decidir si adelanta o no la cosecha (Cuadro ).

La selección de la época de cosecha debe realizarse como parte del programa de manejo del cultivo, incluso desde antes de finalizar

Cuadro 1. Ventajas y desventajas que deben tomarse en consideración para seleccionar la época de cosecha de mango en Michoacán.

Épocas factibles de cosecha temprana

Fines de enero a principios de febrero (Haden)

 

Fines de febrero a principios de marzo (Haden)

Fines de marzo a principios de abril (Haden y Tommy Atkins)

VENTAJAS

 

VENTAJAS

VENTAJAS

- Posibilidad de lograr

-

Mayor volumen de cose-

-

Altos volúmenes de pro-

mejores precios de la fruta por poca competencia en el mercado.

cha todavía con buenos precios del producto

ducción en una sola co- secha

-

Menor riesgo de afecta-

-

Poco riesgo de afecta-

-

Menor competencia con

ción por Antracnosis.

ción por Antracnosis.

otros cultivos de agua para

-

Menor riesgo de lluvias

-

Poco riesgo de afecta-

riego durante floración y desarrollo de frutos.

durante floración. -Más posibilidades de lo-

ción por lluvias extempo- raneas.

-

Oportunidad de una se-

grar la edad suficiente en los brotes -Menor costo de control de problemas fitosanitarios.

-

Bajo costo de control de

gunda cosecha a partir de mayo. - Bajo riesgo de afecta- ción por Cenicilla y Trips.

problemas fitosanitarios.

-

Mayor probabilidad de

tener brotes suficiente- mente maduros para alta producción.

DESVENTAJAS

 

DESVENTAJAS

DESVENTAJAS

Alto riesgo de lluvias y daño por Antracnosis y alto costo de control.

-

Menor precio del produc-

to que cosechas más tem- pranas.

-

Bajo precio del producto por saturación de merca-

dos

-

-

lograr la edad suficiente

Menor probabilidad de

-

Mayor competencia con

Alto riesgo de afectación por Cenicilla y Trips.

-

otros cultivos por agua para riego.

de los brotes para produc- ción

-

Alta competencia por

-

Mayor riesgo de afecta-

agua para riego

Menores volúmenes de producción a cosecha temprana

-

ción por Cenicilla y Trips.

Menos posibilidades de una segunda cosecha.

-

0

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

la del ciclo previo, ya que en algunos casos las actividades en el huerto se

la del ciclo previo, ya que en algunos casos las actividades en el huerto se deben iniciar desde estas etapas.

Manejo del cultivo

Para la producción de mango se requiere primero estimular un flujo vegetativo vigoroso, seguido de un periodo de descanso para que los brotes inicialmente formados maduren el tiempo suficiente para elevar sus posibilidades de diferenciación floral y poder incrementar el número de yemas que puedan florecer en un ciclo de producción, ya sea de manera forzada o en forma natural en respuesta a las variaciones ambientales que se presentan a lo largo del ciclo de producción. Posteriormente el manejo se debe enfocar a incremen- tar la eficiencia de la floración y el posterior “amarre” de fruta, de tal manera que se logre la máxima expresión productiva en el cultivo.

Estímulo del crecimiento vegetativo

En esta etapa el manejo del cultivo se debe enfocar a provocar un flujo vegetativo (rebrote) vigoroso en la mayoría de las varetas dis- ponibles en el árbol, para que se formen los nuevos brotes en los que se generará la floración del siguiente ciclo (Figura 1).

se generará la floración del siguiente ciclo (Figura 1). Figura 1. Crecimiento vegetativo vigoroso donde se

Figura 1. Crecimiento vegetativo vigoroso donde se producen los nuevos brotes en los que se generará la floración del siguiente ciclo.

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

La facilidad con que se puede lograr este flujo vegetativo está in - fluenciada por

La facilidad con que se puede lograr este flujo vegetativo está in- fluenciada por las condiciones de clima bajo las que desarrolla el cultivo. Bajo condiciones netamente tropicales y en presencia de humedad se pueden lograr flujos más intensos y con mayor fre- cuencia, debido a que las altas temperaturas estimulan este proce- so; mientras que en condiciones subtropicales, las menores tem- peraturas los pueden circunscribir solamente a los periodos más cálidos

La época para estimular el crecimiento vegetativo debe ser defini- da en función al periodo en que se pretenda obtener la cosecha, debido a la maduración que requieren los brotes para tener mejor respuesta en floración y producción de fruta. En el cultivar Haden, sí se pretende cosechar en enero o principios de febrero, las prác- ticas para estimular el rebrote no deben rebasar el mes de marzo, incluso antes de que finalice la cosecha del ciclo previo. Para co- sechas posteriores se puede desfasar un mes entre cada una, es decir, si se quiere cosechar en febrero-marzo no deben rebasar el mes de abril. Para cosechas más tardías no deben exceder el mes de julio (Cuadro ).

En huertos con la variedad Tommy Atkins, sería recomendable que la realización de estas prácticas no excediera el mes de mayo.

Las prácticas que se pueden aplicar para estimular el crecimiento vegetativo, en orden cronológico son:

Cuadro 2. Periodos límite para estimular la brotación vegetativa en función a la época en que se pretende obtener la cosecha.

Época planeada

Periodo límite para estimular la brotación vegetativa

Periodo límite para que se produzcan los nuevos brotes

de cosecha

ENE – FEB FEB – MAR MAR – ABR ABR – MAY MAYO….

MARZO

ABRIL

ABRIL

MAYO

MAYO

JUNIO

JUNIO

JULIO

JULIO

AGOSTO

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

Análisis de contenido de nutrientes en tejido foliar Antes de iniciar cualquier acción, es necesario

Análisis de contenido de nutrientes en tejido foliar

Antes de iniciar cualquier acción, es necesario realizar un análisis de concentración de nutrientes en muestras de tejido foliar para de- finir las necesidades de fertilización que requiere el cultivo. Para realizar este análisis, se deben muestrear 5 a 0 hojas maduras de la parte media de los últimos flujos de crecimiento, en los cuatro puntos cardinales del árbol.

Poda

Cualquier labor de poda que se realice en el árbol produce general- mente una brotación vegetativa posterior. En este caso, se sugiere realizarlas en función a la disponibilidad de equipo y/o al análisis del costo que representaría por concepto de mano de obra. Para esta práctica se plantean las siguientes alternativas:

. Poda de panículas improductivas o enfermas. Cuando se elimi- nan las inflorescencias improductivas o enfermas del ciclo de flo- ración anterior se estimula la brotación vegetativa en las yemas axilares del nudo previo. Para lo anterior se sugiere, una vez que se alcance el estado de cuajado de fruto del ciclo previo, eliminar los residuos de estas inflorescencias hasta el nudo terminal

. Poda de despunte de la periferia del árbol. Se puede realizar manualmente con tijeras en árboles jóvenes de bajo porte y aún en fase de formación, donde no represente un alto costo por mano de obra. Se sugiere eliminar el último flujo de crecimiento hasta el nudo previo.

3. Poda de descopete o lateral. Se puede realizar en árboles adul- tos, de alto porte o copas entrecruzadas. Una posibilidad sería mediante el uso de podadoras mecánicas.

4. Poda fitosanitaria. Podar las ramas enfermas, mal colocadas o con inflorescencias malformadas. Es recomendable sellar las heridas con algún producto comercial

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

3

Labores de cultivo Debido a que el paso de maquinaria agrícola para el laboreo del

Labores de cultivo

Debido a que el paso de maquinaria agrícola para el laboreo del suelo ocasiona un efecto de poda de raíces y a su vez estimula una posterior brotación vegetativa, se sugiere que antes de la fertiliza- ción se realicen las prácticas de rastreo, cajeteo, trazo de regade- ras, etc.

Fertilización.

Una vez terminadas las labores de poda y el laboreo del suelo se puede realizar la primera fertilización, para proporcionar al cultivo los nutrientes necesarios para estimular el crecimiento. En este caso, si se realizó el análisis foliar, se deben aplicar las cantidades de fertilizantes recomendados por el especialista que interpretó los análisis de laboratorio. En caso contrario, se sugiere balancear una mezcla de fertilizantes que contenga Nitrógeno, Fósforo y Potasio y pequeñas cantidades de Hierro, Zinc y Manganeso que pueden ser deficitarios en suelos de origen calcáreo y PH alcalino como los que prevalecen en el estado. En caso de antecedentes de PH muy elevado se sugiere complementar la fertilización con algunas cantidades de azufre.

Depositar el fertilizante preferentemente en banda o en 4 a 6 “po- zos” alrededor del árbol entre la zona de goteo y el tronco. Después de aplicar el fertilizante se debe cubrir con tierra para lograr su me- jor aprovechamiento

En esta fertilización no es recomendable la aplicación de Nitrato de amonio o de Fosfonitrato de amonio como fuente de nitrógeno, por- que puede ocasionar una brotación floral en algunas varetas.

Riego

En la mayor parte de las plantaciones se utiliza un trazo de rie- go a “doble surco”, el cual es de baja eficiencia y ocasiona mucho desperdicio de agua. La máxima eficiencia en el uso del agua se puede lograr con sistemas de riego presurizado; aunque con riego “por gravedad” se puede mejorar si se utilizan sistemas alternati-

4

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

vos, como riego en cajetes (rectangulares o circulares) en melgas. o incluso Una vez que

vos, como riego en cajetes (rectangulares o circulares) en melgas.

o incluso

Una vez que se ha fertilizado es necesario aplicar un riego y conti- nuarlos posteriormente a intervalos relativamente cortos (si es po- sible cada a 5 días), para lograr mayor vigor de la brotación vegetativa.

En áreas con escasa disponibilidad de agua de riego se sugiere co- locar un acolchado orgánico para reducir las pérdidas de agua por evaporación. Este acolchado se puede formar cortando la maleza de la periferia del árbol y colocarla en capas superpuestas en la totalidad del área de copa.

Aplicación de sustancias para romper dormancia

Aunque las aplicaciones foliares de Nitrato de potasio se han utili- zado solamente para la inducción a floración, cuando se realizan en presencia de altas temperaturas pueden ayudar a romper la dormancia en las yemas y estimular la brotación vegetativa. Por lo anterior, puede ser recomendable, una vez que se reinicie el riego, realizar una o dos aspersiones foliares de Nitrato de Potasio al 4 % (4.0 kg/100 lts de agua).

Control fitosanitario

Trips.

Después de realizadas las prácticas anteriores y a partir de que empiecen a emerger los nuevos brotes, es necesario monitorear la eventualidad de presencia de Trips, que pueden ocasionar fuertes daños a estos y ocasionar la caída prematura de las hojas. Si se detecta su presencia o se observan daños sobre las hojas puede ser necesario realizar una o dos aplicaciones de insecticidas para esta plaga (Ver Trips en Pág. 33)

Algunos productos que se pueden utilizar para su control son: Mala- tión, Paratión metílico o Folidol, a dosis de 00 a 50 cc por 00 litros de agua.

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

5

Escoba de Bruja. El periodo de crecimiento vegetativo, donde se forman los nuevos brotes de

Escoba de Bruja.

El periodo de crecimiento vegetativo, donde se forman los nuevos brotes de los cuales se producirá la floración del siguiente ciclo, es el estado crítico para el control de este problema, ya que son los estados juveniles de estos brotes los más susceptible para la colonización por el ácaro de las yemas (Aceria mangiferae Sayed) y donde probablemente se genera el daño que posteriormente se traduce en malformación floral. Los mejores resultados en el control se han logrado con la aplicación de acaricidas en estas etapas.

Independientemente del periodo programado de cosecha, se sugie- ren dos estrategias: ). Mediante la observación del comportamien- to de los árboles, detectar los flujos vegetativo importantes que se presente durante los meses de marzo a junio y realizar o 3 apli- caciones dirigidas a los estados juveniles de los brotes de dichos flujos, ò 2). Realizar una aplicación mensual de acaricidas durante esos meses.

Aunque existen varios productos con efecto acaricida, una alterna- tiva muy barata puede ser el Azufre humectable a dosis de 400 gr en 00 litros de agua.

Maduración del brote vegetativo para floración

Cuando se ha logrado estimular el crecimiento vegetativo, y a partir de que los nuevos brotes adquieran el color característico verde oscuro (Figura ), se requiere inducir a los árboles a un periodo de descanso (dormancia) en el crecimiento. Es decir, el manejo se debe enfocar a evitar otros flujos vegetativos para que los brotes ini- cialmente formados maduren el tiempo suficiente para lograr mejor respuesta tanto en floración como en producción.

La facilidad con que se puede lograr este periodo de descanso está también influenciada por las condiciones de clima donde desarrolla el huerto. En condiciones tropicales, las mayores temperaturas en combinación con humedad en el suelo pueden dificultar el detener crecimientos sucesivos y ocasionar la presencia de flujos vegetati-

6

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

Figura 2. Brote fisiológicamente maduro (5 – 6 meses de edad), que puede ser estimulado
Figura 2. Brote fisiológicamente maduro (5 – 6 meses de edad), que puede ser estimulado

Figura 2. Brote fisiológicamente maduro (5 – 6 meses de edad), que puede ser estimulado a floración con altas posibilidades de fructificación

vos tardíos. Las temperaturas más frías presentes en condiciones subtropicales generan una menor frecuencia e intensidad en el cre- cimiento del árbol y permiten mayor facilidad de lograr el periodo de descanso señalado.

El periodo de madurez que se requiere varia en función al cultivar

y a la práctica de inducción a floración que se quiera utilizar (foliar

o al suelo). En el cultivar Haden, para inducir la floración con 2 o 3 aplicaciones foliares de inductores se requiere un descanso mínimo de 5 meses, y hasta más de 6 meses si solo se realizan una o dos aspersiones. Con fertilización al suelo el descanso mínimo reque- rido es de 5 meses.

En Tommy Atkins, es probable que en ambas estrategias de induc- ción se requiera un periodo de descanso superior a los 6 o 7 me- ses.

Para inducir al árbol al estado de dormancia, las prácticas que se pueden utilizar son:

Riego.

En este caso se recomienda reducir la intensidad y frecuencia de riego para evitar el efecto del mismo en el estimulo de brotaciones

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

7

posteriores. Si el rebrote se logró durante el periodo de abril a mayo se puede

posteriores. Si el rebrote se logró durante el periodo de abril a mayo se puede reducir la frecuencia de riego a 0 días hasta el estableci- miento de la temporada de lluvias (junio) y posteriormente dejar que el cultivo se mantenga solamente con el temporal. En brotaciones que se presenten de manera posterior (julio) puede ser necesario inducir un castigo de agua una vez finalizado el temporal.

Fertilización

Si eventualmente se quiere realizar una segunda fertilización, se debe evitar la aplicación de nitrógeno, por el efecto que pueda tener la aplicación de este nutriente en el estimulo de brotaciones vege- tativas indeseables.

Poda

En esta fase se debe restringir totalmente la realización de podas tardías, ya sea de formación o de tipo fitosanitario. Cualquier poda que se realice durante este período puede romper drásticamente el estado de dormancia alcanzado por brotes generados en flujos vegetativos anteriores.

Labores de cultivo.

No realizar prácticas de laboreo de suelo como rastreo, pasos de arado, rehabilitación mecánica de regaderas, etc., para evitar la poda de raíces y su efecto en el desarrollo vegetativo del árbol.

Aplicación de sustancias inhibidoras de crecimiento.

Otra estrategia para detener flujos vegetativos tardíos es la aplica- ción de retardantes del crecimiento, como el Clormequat cloruro, el Daminozide y el Paclobutrazol (PBZ), los cuales inhiben la síntesis de giberelinas. El PBZ, conocido comercialmente como “Cultar”, se ha generalizado en muchas áreas de producción y está siendo utili- zado en algunas plantaciones del estado.

En general, el uso del PBZ puede ser más recomendable en huer- tos establecidos en las condiciones más cálidas, siempre y cuando se tenga buena disponibilidad de agua para riego, ya que las limita-

8

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

ciones en este recurso, aunadas al efecto retardante del producto, pueden ocasionar un periodo prolongado

ciones en este recurso, aunadas al efecto retardante del producto, pueden ocasionar un periodo prolongado de falta de crecimiento que se puede extender hasta el siguiente ciclo. Cuando se deci- da utilizarlo en condiciones subtropicales más frías, debe tenerse especial cuidado en el manejo de las dosis, ya que aplicaciones excesivas pueden repercutir en un efecto similar en el crecimiento del árbol.

En relación con los cultivares, el uso del PBZ en el cv. Haden puede ser recomendable solamente cuando se pretenda inducir la flora- ción mediante aplicaciones foliares de inductores, ya que cuando se realiza con fertilización al suelo su aplicación no ha reportado venta- jas comparativas evidentes. Cuando se combina con altas dosis de fertilizantes para inducción se puede generar una excesiva floración que no se traduce realmente en rendimientos y puede tener efectos negativos en la floración del siguiente ciclo.

En Tommy Atkins se puede usar, tanto con aplicaciones foliares de inductores, como cuando se utiliza la fertilización al suelo para indu- cir la floración. En éste último caso se tienen evidencias de que se puede mejorar la floración, sobre todo cuando se intentan cosechas más tempranas (marzo), difíciles de lograr mediante aplicaciones foliares.

En cualquier caso, para el uso del PBZ, deben tenerse precau- ciones, tanto en las restricciones del mercado destino como para mantener en los frutos niveles residuales inferiores a 0.5 mg/kg, que es el estándar aceptado internacionalmente. Por lo anterior, si se decide su aplicación, se recomienda realizarla hasta finalizar la cosecha del ciclo previo.

Aunque falta ajustar exactamente las dosis a utilizar en cada caso, algunas evidencias experimentales permiten sugerir que en huertos establecidos abajo de los 400 msnm no se utilicen dosis mayores de 0.5 cc de ingrediente activo (i.a.) por metro lineal de diámetro de copa del árbol. En altitudes superiores puede reducirse hasta en un 50 % (0.5 cc de i.a.) la dosis señalada.

Debido a que el Paclobutrazol se puede encontrar comercialmente a concentraciones del 0 y el 5 % de i.a., las dosis anteriores de-

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

9

ben ser recalculadas en función a la presentación de que se pueda disponer. Las cantidades

ben ser recalculadas en función a la presentación de que se pueda disponer. Las cantidades de producto comercial a utilizar en cada caso se presentan en el Cuadro 3.

Para la aplicación del PBZ se recomienda: a). Definir la dosis a utili- zar, b). Medir el diámetro, de extremo a extremo, de la copa del ár- bol, c). Calcular la cantidad de producto comercial que se aplicará a cada uno, d). Mezclar la cantidad a utilizar en cada árbol en 5 a 0 litros de agua y e). Depositarlo con una regadera manual alrededor de la base del tronco (Figura 3), ó bien, en 5 a 6 “hoyos” debajo de la copa, en la forma como se realiza normalmente la fertilización; en ambos casos, aplicar un riego inmediatamente después.

Ejemplo: Si se va a utilizar la dosis de 0.50 g i.a. por metro lineal de diámetro de copa y la concentración en el producto comercial es del 5 %, y sí el diámetro de la copa es de 6 m, la cantidad a utilizar seria de cc del producto comercial por árbol, los cuales se deben mezclar en 5 a 0 litros de agua y aplicar en cada caso. Por otro lado, si la dosis a utilizar fuera de 0.5 g i.a, se deberían aplicar solamente 6 cc por árbol.

Control de malezas

Para evitar el laboreo de suelo, el control de malezas se puede rea- lizar con o aplicaciones de Glifosato a dosis de a .5 litros de producto comercial por 00 litros de agua, complementados con o 3 kg de Sulfato de amonio o Urea, para potenciar el efecto del herbi- cida. En este caso se debe adicional algún adherente comercial.

Cuadro 3. Cantidades de producto comercial a utilizar, en función a la concentración del ingrediente activo (i.a.) y a las dosis seleccionadas para aplicar el Paclobutrazol.

Concentración del

Dosis a utilizar g i.a. / m diámetro de copa

Cantidad del producto comercial ml/m diámetro de copa

producto comercial

(%)

5

0.50

.0

0.5

.0

0

0.50

5.0

0.5

.5

0

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

Figura 3. La aplicación de Paclobutrazol se realiza depositándolo alrededor de la base del tronco
Figura 3. La aplicación de Paclobutrazol se realiza depositándolo alrededor de la base del tronco

Figura 3. La aplicación de Paclobutrazol se realiza depositándolo alrededor de la base del tronco del árbol.

Inducción a floración

Una vez lograda la edad suficiente en la mayoría de los brotes se puede intentar forzar la floración. Para lo anterior, se puede usar ya sea la aplicación foliar de inductores o bien la fertilización al suelo. Ambas posibilidades con su particular combinación de condiciones para lograr los mejores resultados.

Inducción foliar

En Michoacán, durante muchos años se han utilizado las aspersio- nes foliares de productos como el Nitrato de potasio y el Nitrato de amonio para forzar la floración y adelantar la cosecha. Sin embargo, en muchos casos se reportan resultados poco satisfactorios. Los fracasos se deben a que el principal efecto de estas aspersiones es el rompimiento de la dormancia y el estimulo a brotación, pero no necesariamente determinan que ésta sea vegetativa o reproducti- va. Se ha observado que cuando las aspersiones se realizan con temperaturas máx./mín. superiores a 30/20°C, el estímulo puede derivar en una brotación vegetativa. Por otro lado, solamente cuan- do la iniciación de las yemas después de la aplicación coincide con temperaturas mínimas inferiores a 15 °C, o se realiza con prevalen-

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

cia de brotes de edad adecuada, pueden estimular la emergencia de la floración. Los mayores

cia de brotes de edad adecuada, pueden estimular la emergencia de la floración.

Los mayores fracasos de las aspersiones foliares se han observado cuando se intenta forzar la floración tan temprano como septiembre

u octubre, e incluso cuando se realiza a principios de noviembre, ya

que en estos meses prevalecen temperaturas que pueden provocar que el estimulo se derive a crecimiento vegetativo, el cual, si se presenta con mucha intensidad puede limitar drásticamente la flo- ración durante todo el ciclo. Por otro lado, aunque se reportan algu- nos éxitos en floraciones a esos meses cuando estas aspersiones se realizan en àrboles previamente tratados con Paclobutrazol, aún es estos casos existe el riesgo latente de no lograr los resultados esperados.

Los mejores resultados con esta práctica, tanto en Haden como

Tommy Atkins, se han tenido cuando las aspersiones se realizan

a partir de la segunda quincena de noviembre o principios de di-

ciembre, donde existe mayor probabilidad de lograr las condiciones inductivas definidas por la edad del brote y/o la temperatura.

Para lograr los mejores resultados con la inducción foliar pueden seguirse las siguientes indicaciones:

1. Edad del brote. Se debe tener la certeza de que en los árboles se ha presentado efectivamente un descanso superior a los 5-6 meses en huertos con la variedad Haden y 6-7 meses en Tommy Atkins; es decir, que no se presentaron flujos vegetativos impor- tantes durante este periodo. Los mejores resultados se han ob- tenido cuando más del 70 % de la brotación vegetativa de todo el ciclo se presenta 5 o 6 meses antes de la fecha programada para la inducción

Si no se logró el periodo de descanso señalado, se sugiere retra- sar la inducción hasta que se tenga la madurez suficiente en la mayoría de los brotes, lo cual, aunque limita las posibilidades de cosecha temprana, puede potenciar la floración que ocurre de manera natural y obtenerse mayores rendimientos que pueden compensar las bajas expectativas de precios.

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

2. Análisis foliar. Antes de realizar las aspersiones foliares es re- comendable hacer nuevamente un

2. Análisis foliar. Antes de realizar las aspersiones foliares es re- comendable hacer nuevamente un análisis de concentración de nutrientes en tejido foliar, para definir las necesidades de suple- mentación que requerirá el cultivo durante floración y desarrollo de frutos.

3. Método de inducción. Para forzar la floración con aspersiones

foliares se puede utilizar indistintamente el Nitrato de potasio

o el Nitrato de amonio. Sin embargo, sí se quiere inducirla a

partir del 5 de noviembre, se sugiere realizar ó 3 aplicacio- nes sucesivas espaciadas 7 días entre cada una. Por otro lado,

si se retrasa hasta principios de diciembre, se puede reducir el

número de aplicaciones a ó realizándolas en forma similar

a espacios de 7 días entre cada una. En este último caso, se

forzarán a florecer brotes de mayor edad y la iniciación de las yemas coincidirá totalmente con bajas temperaturas que van a potenciar el efecto de las aplicaciones para lograr una floración más uniforme.

En cualquiera de las posibilidades anteriores, si se decide por

el Nitrato de potasio se recomienda una concentración del 4 %,

es decir, mezclar hasta solución 4 kg del fertilizante en 00 litros de agua. En el caso del Nitrato de amonio se recomienda una concentración del %, la cual se obtiene mezclando kg del fertilizante en 00 litros de agua. En ambos casos es recomen- dable adicionar un adherente comercial.

Para realizar las aspersiones se puede utilizar ya sea equipo de aspersión acoplado a la toma de fuerza del tractor, parihuelas

o aspersoras motorizadas; sin embargo, en cualquier caso se

debe tener la precaución de que las aspersiones se realicen a brisa suave y cubriendo uniformemente al árbol hasta el punto de escurrimiento (Figura 4).

4. Fertilización. Después de las aplicaciones del inductor y una vez que se confirme la generalización de la floración, es decir cuando la mayor parte de las espigas florales se hayan hecho evidentes, realizar la fertilización requerida para floración y cre- cimiento de frutos.

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

3

Figura 4. Mediante aplicaciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio se puede
Figura 4. Mediante aplicaciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio se puede

Figura 4. Mediante aplicaciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio se puede inducir la floración solamente a partir de la segunda quincena de noviem- bre. Aplicaciones más tempranas son de baja efectividad.

Si se realizó el análisis de tejido foliar previo, se deben aplicar las cantidades de fertilizantes recomendados por el especialista que interpretó los análisis de laboratorio. En caso contrario, se puede aplicar una mezcla balanceada con Nitrógeno, Fósforo y Potasio y pequeñas cantidades de Hierro Zinc o Manganeso.

5. Riego. Después de la fertilización, reiniciar inmediatamente el riego, continuándolo durante floración y crecimiento de frutos a intervalos relativamente cortos; de ser posible cada a 5 días en suelos relativamente arenosos, o cada 5 a 0 días en suelo de textura más pesada.

Inducción con fertilización al suelo

Se basa en la fertilización al suelo con Nitrato de amonio o Fosfo- nitrato de amonio, y es una práctica de inducción que se ha estado generalizando cada vez más entre mayor número de productores. En el cultivar Haden permite forzar excelentes floraciones realizán- dola incluso tan temprano como septiembre u octubre, para obtener cosechas desde enero o febrero, con posibilidades de lograr una segunda cosecha tardía en ambos casos.

En Tommy Atkins, aunque esta práctica no permite lograr cosechas tan tempranas como enero o febrero, se han tenido buenos resulta-

4

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

dos en adelanto de la floración cuando la fertilización se realiza de fines de octubre

dos en adelanto de la floración cuando la fertilización se realiza de fines de octubre a principios de noviembre en árboles previamente tratados con PBZ. Este nivel de adelanto plantea posibilidades de concentrar la mayor parte de la cosecha al mes de marzo.

Aunque esta práctica está teniendo una aceptación creciente entre los productores, en muchas ocasiones no se logran buenos resulta- dos. En plantaciones de árboles Haden se han observado algunos casos donde los niveles de floración que se logran son muy bajos, mientras que en otros, aunque se logran excelentes floraciones no se traducen realmente en rendimiento.

Cuando no se logra la floración se debe al desconocimiento de la mejor forma para su aplicación, ó que al momento de la fertilización de inducción prevalecen brotes de muy poca edad que difícilmente pueden ser forzados a florecer. Por otro lado, cuando se obtie- nen excelentes floraciones pero no se traducen en rendimientos se debe a que se “forzaron” brotes de edad suficiente para responder en floración pero que no habían alcanzado todavía la madurez y acumulación de reservas suficientes para sostener la fruta. En esta variedad, la fertilización con Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio permite forzar a florecer brotes hasta de 2 a 2.5 meses de edad, sin embargo, los mejores rendimientos se obtienen cuando la fertilización se realiza con altos porcentajes de brotes de más de 5-6 meses de edad.

Las floraciones que ocurren en brotes que no han alcanzado la ma- durez y acumulación de reservas suficientes para sostener la fruta generalmente presentan coloraciones amarillo-blanquecinas y son comúnmente conocidas por los productores como “flores blancas”; mientras que aquellas con más posibilidades de “amarre” de fruta adquieren una tonalidad más púrpura y los productores las conocen como “flores rojas”

En Tommy Atkins no se ha observado el fenómeno anterior y los principales fracasos están principalmente relacionados con ausen- cia de floración por inmadurez de los brotes, ya que cuando esta se logra invariablemente se han observado buenas producciones de fruta.

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

5

Para tener los mejores resultados con la fertilización al suelo, tanto en floración como en

Para tener los mejores resultados con la fertilización al suelo, tanto en floración como en rendimiento, se sugiere el siguiente procedi- miento.

1. Edad del brote. Se debe tener la certeza de que los árboles han presentado el periodo mínimo de descanso requerido (5-6 meses en Haden y 6-7 meses en Tommy Atkins), es decir, que durante esos meses no se presentó algún flujo vegetativo impor- tante y que en su mayoría prevalecen brotes de esas edades. En caso de que se haya observado algún rebrote generalizado en ese periodo se sugiere retrasar la inducción hasta lograr las anteriores condiciones.

2. Análisis foliar. En este caso también es recomendable que an- tes de realizar la fertilización de inducción se realice un análisis de concentración de nutrientes en tejido foliar, para definir las necesidades de fertilización suplementaria que requerirá el culti- vo durante floración y desarrollo de frutos.

3. Fuentes de fertilizantes para inducción. Se pueden obtener los mismos resultados usando indistintamente, ya sea Nitrato

los mismos resultados usando indistintamente, ya sea Nitrato Figura 5. Mediante la fertilización al suelo con

Figura 5. Mediante la fertilización al suelo con Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio es posible lograr excelentes niveles de floración, incluso desde el mes de octubre.

6

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

de amonio o Fosfonitrato de amonio (conocido también como Nitrofosfato). En ambos casos se sugieren

de amonio o Fosfonitrato de amonio (conocido también como Nitrofosfato). En ambos casos se sugieren dosis de 3 a 6 kg por árbol, dependiendo de la edad o porte. Las dosis más bajas utilizarlas en árboles que inician su fase productiva (4-5 años de edad) y las más altas en árboles adultos y alto porte (más de 5 años de edad).

4. Fertilización complementaria. La fertilización de inducción, se puede complementar con los fertilizantes no nitrogenados que requerirán los árboles para floración y crecimiento de frutos. Si se realizó el análisis foliar previo, es recomendable aplicar las cantidades de otros nutrientes que recomiende el técnico que in- terpretó el análisis, excepto el nitrógeno que ya va incluido como inductor. En caso contrario se sugiere balancear una mezcla que contenga Fósforo y Potasio, además de pequeñas cantidades de Hierro, Zinc y manganeso.

5. Forma de aplicación del fertilizante. Tanto el fertilizante para inducción como los complementarios deben mezclarse unifor- memente y depositarse en 4 a 6 “hoyos” abiertos alrededor del 75 % del área de la copa del árbol a partir del tronco (Figura 6); es decir, no debe depositarse en los límites del área de goteo.

6. Riego. Una vez realizada la fertilización aplicar un riego “pe- sado”, independientemente del contenido de humedad que se pudiera tener en el suelo. Se ha observado poca respuesta en floración cuando el fertilizante se deposita en terreno húmedo y no se proporciona el riego inmediatamente después.

Posteriormente, reiniciar el riego a los 0 ó 30 días después del de fertilización y continuarlos a intervalos relativamente cortos hasta cosecha; de ser posible, cada a 5 días ó cada 5 a 0 días, dependiendo de la textura del suelo.

Floración y fructificación

En estas etapas el manejo de debe enfocar a mejorar el vigor y sanidad de la floración e incrementar el “amarre” de fruta. Para lo anterior las prácticas que se sugieren son:

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

7

Figura 6. El fertilizante debe depositarse en 4 a 6 hoyos alrededor del 75 %
Figura 6. El fertilizante debe depositarse en 4 a 6 hoyos alrededor del 75 %

Figura 6. El fertilizante debe depositarse en 4 a 6 hoyos alrededor del 75 % del área de la copa del árbol

1. Riego. Continuar con el manejo del riego en la forma anterior- mente señalada, es decir a intervalos relativamente cortos, ya que la floración y fructificación son los periodos críticos para abastecimiento de agua al cultivo y su deficiencia en estas eta- pas puede ocasionar la caída de una gran cantidad de frutillos en primeros estados de desarrollo (Figura 7).

2. Fertilización. Eventualmente se pueden realizar algunas apli- caciones adicionales de fertilizante, ya sea de manera foliar o mediante fuentes solubles para su aplicación en el riego.

a). Foliar. Para mejorar la fecundación de las flores y el “ama- rre” de frutos pueden realizarse una o dos aplicaciones folia- res de Urea baja en Biuret a concentraciones del % ( kg en 00 lts de agua) y de Sulfato de Zinc a dosis de 3000 ppm (300 gr en 100 lts de agua), la primera en plena floración y la segunda en fruto tamaño “munición” ó “canica”. En ambos casos se pueden aplicar en forma simultánea con pesticidas, previa verificación de la compatibilidad de los productos, para reducir el costo de las aplicaciones.

8

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

Figura 7. La floración y fructificación son los períodos críticos para abastecimiento de agua al
Figura 7. La floración y fructificación son los períodos críticos para abastecimiento de agua al

Figura 7. La floración y fructificación son los períodos críticos para abastecimiento de agua al cultivo.

b). En el riego. Aunque no se tienen evidencias experimentales a nivel regional, la literatura señala, que cuando se logra la fructificación de manera abundante puede ser necesaria al- guna fertilización adicional para incrementar el tamaño de la fruta; ésta puede realizarse durante la fase de máximo creci- miento, es decir de a .5 meses antes de la cosecha.

3. Control fitosanitario. Además de las Moscas de la fruta, cuyo control se realiza a través de la Campaña Fitosanitaria, los otros problemas fitosanitarios a los que se enfrenta el cultivo, en flo- ración y desarrollo de frutos, son las enfermedades como An- tracnosis, Cenicilla y Escoba de Bruja o Malformación floral, y plagas como Trips.

Antracnosis. Esta enfermedad, aunque afecta también al tejido fo- liar, es en floración y fructificación donde su efecto es màs importan- te por el daño que causa a inflorescencias y frutillos en desarrollo. En las hojas los síntomas se manifiestan como pequeñas manchas café oscuras rodeadas de un halo blanquecino, que crecen gradual- mente hasta unirse y formar lesiones irregulares de 0.3 a .0 cm de diámetro; el centro de las lesiones muchas veces se seca y se desprende dejando perforaciones en las hojas. En las inflorescen- cias inicia con pequeñas manchas negras sobre flores, pedúnculos, pedicelos y el raquis, formando una masa ennegrecida de flores y posteriormente su caída, dejando solamente los pedúnculos. En frutos en desarrollo, estos se necrosan totalmente y pueden quedar adheridos al raquis de la panícula (Figura 8). La infección en estas

Guía práctica para la producción de mango en Michoacán

9

etapas puede ocasionar una reducción considerable en el “amarre” de frutos y, en casos severos,

etapas puede ocasionar una reducción considerable en el “amarre” de frutos y, en casos severos, el fracaso total de la producción.

La antracnosis se presenta indistintamente en cualquier condición climática en que se ubican los huertos, con mayor virulencia en flo- raciones de octubre o noviembre, que ocurren bajo temperaturas máxima/mínima mayores a 30/20°C y humedad relativa superior a 90-95 % y con alta probabilidad de presencia de lluvias tardías o nublados por periodos prolongados, condiciones que favorecen la presencia y posterior desarrollo de la enfermedad. En estas condi- ciones puede colapsar totalmente la producción.

En floraciones más tardías, de diciembre a febrero, la intensidad de daño puede ser menor debido a que en estos meses desciende la temperatura ambiente y la humedad relativa se reduce a nive- les inferiores al 60-70 %, excepto en años irregulares donde puede ocurrir eventualmente alguna lluvia.

irregulares donde puede ocurrir eventualmente alguna lluvia. Figura 8. Síntomas de Antracnosis en flores y frutos

Figura 8. Síntomas de Antracnosis en flores y frutos de Mango. Esta enfermedad ocurre de manera más intensa en floraciones de octubre o noviembre.

Cenicilla. Al igual que la antracnosis esta enfermedad ocasiona fuertes daños durante floración y fructificación.

Cenicilla. Al igual que la antracnosis esta enfermedad ocasiona fuertes daños durante floración y fructificación. Los síntomas se manifiestan en la superficie de las inflorescencias como un polvillo blanco generado por la elevada producción de conidias del hongo y de donde se deriva el nombre común de la enfermedad (cenicilla). Su presencia puede repercutir drásticamente en los rendimientos, al ocasionar la caída de flores y el aborto de frutillos en primeros estados de desarrollo (Figura 9).

Este problema se presenta de manera más intensa en huertos ubi- cados a altitudes superiores a los 550 msnm y con mayor virulencia en floraciones tardías que ocurren de diciembre a febrero, cuando la temperatura nocturna desciende a niveles inferiores a los 15 °C. No se ha observado a niveles que requieran control en las floracio- nes màs tempranas que ocurren durante los meses de octubre o noviembre.

Escoba de Bruja. Los síntomas de este desorden se manifiestan tanto en tejido vegetativo como floral; en los primeros ocasiona una proliferación de brotes con una reducción marcada en la longitud de los entrenudos y en el área foliar, generando un aspecto de “escoba” por la deformación de las partes afectadas. En las inflorescencias se presenta una disminución en la longitud del eje primario y las

una disminución en la longitud del eje primario y las Figura 9. Síntomas de Cenicilla. Esta

Figura 9. Síntomas de Cenicilla. Esta enfermedad se presenta generalmente en floraciones tardías que ocurren de diciembre a febrero.

ramas secundarias de la panícula, generando un aspecto de racimo compacto, que continúa su crecimiento

ramas secundarias de la panícula, generando un aspecto de racimo compacto, que continúa su crecimiento hasta finalizar la floración y posteriormente se marchitan y quedan como masas compactas de color oscuro que permanecen adheridas al árbol hasta el siguiente ciclo (Figura 0).

Aunque este desorden se ha asociado generalmente con la pre- sencia de hongos como agentes causales y con los ácaros de las yemas como vectores de dicho hongo, hasta la fecha los mejores resultados en su control se han obtenido con la aplicación de acari- cidas en los periodos de máximo crecimiento vegetativo que coinci- den con las mayores poblaciones del acaro de las yemas. Durante la floración, la eliminación (poda) del tejido afectado también puede ayudar a disminuir la manifestación del problema en el siguiente ciclo.

la manifestación del problema en el siguiente ciclo. Figura 10. Síntomas de Escoba de Bruja. Se

Figura 10. Síntomas de Escoba de Bruja. Se presenta con mayor severidad en huertos ubicados de 30 a 550 msnm. En la Zona Costera no se ha diseminado este problema.

La malformación floral se encuentra presente en la totalidad de los huertos establecidos en el

La malformación floral se encuentra presente en la totalidad de los huertos establecidos en el estado y se manifiesta en cualquier épo- ca de floración; sin embargo, se ha observado una mayor afecta- ción en las plantaciones que se ubican bajo las condiciones más cálidas y secas a niveles de 30 a 500 msnm y una disminución de su incidencia en huertos ubicados a altitudes superiores donde prevalecen condiciones más frías y húmedas.

Trips. Los Trips son los insectos plaga que se observan con mayor frecuencia en mango y afectan también tanto a tejido foliar como floral. El daño en tejido foliar se manifiesta en una reducción en el tamaño de los brotes y un enrollamiento y distorsión de las hojas jóvenes que posteriormente sufren una caída prematura (Figura 11). En las inflorescencias se alimentan de los nectarios florales y las anteras, afectando las posibilidades de fecundación y posterior producción de fruta.

Las mayores poblaciones de trips se han observado conforme se establece la época de estiaje, afectando principalmente las flora- ciones más tardías que se presentan principalmente a partir de di- ciembre – febrero y a los flujos vegetativo que ocurren antes del establecimiento del temporal.

4. Agentes químicos para el control. Para el control de los pro- blemas fitosanitarios anteriormente señalados, existen varios productos o mezclas de estos que pueden ser utilizados, entre otros, algunos se muestran en el Cuadro 4.

La selección del producto a utilizar en cada caso debe realizarse, tanto por su efectividad, como en función a las restricciones que puedan imponer los mercados destino de la producción. En estos casos en necesario revisar la lista de productos autorizados.

Cuando se decida utilizar sistémicos, deben aplicarse de manera alternada con productos de contacto, ya que la aplicación indiscri- minada de los primeros puede generar fuentes de resistencia en los hongos y dificultar posteriormente el control.

Figura 11. Síntomas de daños por Trips. Más comunes en floraciones tardías que coinciden con
Figura 11. Síntomas de daños por Trips. Más comunes en floraciones tardías que coinciden con

Figura 11. Síntomas de daños por Trips. Más comunes en floraciones tardías que coinciden con el establecimiento de la época de estiaje.

5. Métodos de control en función a la época de floración.

Floración en octubre o noviembre. Se presentan cuando la induc- ción se realiza entre los meses de septiembre u octubre. En estos casos, el principal riesgo fitosanitario lo representa la Antracnosis, ya que no se ha observado durante varios ciclos presencia de Ceni- cilla o Trips que requieran control.

Para estas floraciones se recomienda que una vez realizada la in- ducción a floración (Figura 12) se realice una primera aplicación preventiva con productos específicos para Antracnosis, como los anteriormente señalados u otros que hayan sido evaluados con buenos resultados. Posteriormente, al primer signo obvio de flora- ción reiniciar el control y continuarlo cada 0 días hasta fruto tama- ño “huevo”. Sin embargo, si durante este periodo se tiene presencia de lluvias, es muy recomendable adelantar la aplicación inmediata-

Cuadro 4. Productos químicos sugeridos para el control de los principales problemas fitosanitarios del mango

Cuadro 4. Productos químicos sugeridos para el control de los principales problemas fitosanitarios del mango en Michoacán.

Problema

Productos para su control (Nombre genérico)

Dosis/ 100 lts de agua

Tipo de

fitosanitario

producto

Antracnosis

Benomil Mancozeb Sulfato Tribásico de Cobre Captán Tiabendazol Azoxystrobin Prochloraz

70 - 00 gr. 250 – 300 gr. 300 – 450 gr. 250 – 300 gr. 50 – 70 gr 50 – 60 cc 70 – 100 cc

Sistémico

De contacto

De contacto

De contacto

Sistémico

Sistémico

De contacto

 

(translaminar)

Cenicilla

Azufre Humectable

300 – 400 gr 50 – 70 gr

Protectante

Triadimefon

Sistémico

Trips

Malatión

100 – 150 cc 100 – 150 cc 100 – 150 cc

De contacto

Paratión etílico

De contacto

Folidol

De Contacto

Acaros

Azufre humectable

300 – 400 gr

De contacto

Acaros Azufre humectable 300 – 400 gr De contacto Figura 12. En floraciones que se presentan

Figura 12. En floraciones que se presentan en octubre o noviembre, se sugiere que una vez realizada la inducción a floración se realice una primera aplicación preventiva contra Antracnosis.

mente después de ocurrido cada evento continuando posteriormen- te en la forma señalada. Floración en

mente después de ocurrido cada evento continuando posteriormen-

te en la forma señalada.

Floración en diciembre y principios de enero. Se obtienen cuan- do la inducción se realiza entre noviembre y diciembre. En estos casos, aunque disminuye el riesgo de afectación por Antracnosis, se empiezan a manifestar condiciones de bajas temperaturas favo- rables para el desarrollo de Cenicilla y mayor probabilidad de afec- tación por Trips.

En estos casos, se recomienda nuevamente, que al inicio de la floración se realice la aplicación preventiva enfocada al control de ambos problemas. Para lo anterior se puede utilizar mezclas con productos específicos para Antracnosis, en combinación con fungi- cidas específicos contra Cenicilla.

Posteriormente, continuar las aplicaciones cada 5 a 0 días has- ta fruto tamaño huevo, excepto cuando se presente alguna lluvia durante este periodo; en estas condiciones se recomienda realizar una aplicación adicional contra antracnosis inmediatamente des- pués de ocurrido el evento, continuando posteriormente en la forma señalada.

Además, en este tipo de floraciones, es recomendable la observa-

ción constante de las inflorescencias para poder detectar a tiempo

la eventualidad de afectación por Trips. Si se detectan poblaciones

importantes, ya sea en brotes tiernos, en flores o en frutillos, es recomendable incluir en la mezcla algún insecticida específico para su control.

En cualquier caso, para la elaboración de las mezclas se debe ve-

rificar la compatibilidad de los productos que se pretenda utilizar

y adicionar una adherente comercial. Las aspersiones realizarlas

con brisa suave cubriendo uniformemente al árbol hasta punto de

escurrimiento.

Floración a fines de enero y febrero. Se producen de manera na- tural y se pueden potenciar con aplicaciones adicionales de induc- tores. En estas se reduce el riesgo por Antracnosis pero se incre- menta sustantivamente la probabilidad de afectación por Cenicilla

y Trips. En estas floraciones es recomendable iniciar el control de la malformación floral cuyos

y Trips. En estas floraciones es recomendable iniciar el control de la malformación floral cuyos resultados se manifestarán hasta el siguiente ciclo.

En este caso, se recomienda nuevamente que al inicio de la flora- ción se realice una aplicación preventiva incluyendo productos para el control de Antracnosis, Cenicilla y Trips. Posteriormente realizar una o dos aplicaciones adicionales. En caso de que se presenten sostenidamente temperaturas inferiores a 15 °C por periodos supe- riores a 5 días puede ser recomendable realizar alguna aplicación adicional de fungicidas para el control de Cenicilla, y de manera similar, si se presenta alguna lluvia durante este periodo puede ser necesario realizar alguna otra aplicación para Antracnosis.

Por otro lado, se recomienda que a más tardar el mes de marzo, co- incidiendo con el desarrollo de frutos, se realice la poda de inflores- cencias malformadas y se inicie el control de ácaro continuándolo mensualmente hasta el mes de junio. Si durante esta floración se incluye al Sulfato Tribásico de Cobre y al Azufre humectable para el control de antracnosis y Cenicilla se está contribuyendo indirec- tamente a disminuir de las poblaciones del ácaro de las yemas, responsable de esta malformación.

Cosecha

La cosecha debe realizarse cuando el fruto alcance la madurez fi- siológica. El indicador de este estado de madurez es una mayor

separación de las lentícelas, el fruto adquiere una forma redonda

y los hombros del fruto se observan por encima de la base del pe- dúnculo.

El grado de madurez al que debe cosecharse el producto está rela- cionado con el mercado destino. En cualquier caso, es recomenda- ble utilizar una red y recipientes de cosecha debidamente lavados

y desinfectados y sin aristas interiores ni aberturas amplias con el fin de evitar daños al producto.

Para llevar el producto al empaque, se debe supervisar una carga y trasporte cuidadosos.

CLAVE PARA EL USO DE ESTA GUIA La presente clave tiene la finalidad de auxiliar

CLAVE PARA EL USO DE ESTA GUIA

La presente clave tiene la finalidad de auxiliar al productor o agen- te de cambio en la toma de decisiones para la realización de las prácticas culturales, considerando en principio la época deseada de cosecha y el comportamiento del cultivo durante las fases de crecimiento vegetativo, floración y fructificación.

Para su aplicación se requiere, invariablemente, de la observación constante del huerto y del registro de la intensidad y época de ocu- rrencia de cada evento, lo cual permitirá que de manera interactiva se puedan seguir las diferentes estrategias de manejo que se plan- tean.

. Cuando se pretende obtener la cosecha?

En huertos con el cultivar Haden las posibilidades van de:

a). Fines de enero a principios de febrero. (Pase a ) b). Fines de febrero a principios de marzo. (Pase a 3) c). Fines de marzo a principios de abril. (Pase a 4) d). A partir de abril. (Pase a 5)

En huertos con el cultivar Tommy Atkins las posibilidades van de:

a). Fines de marzo a principios de abril. (Pase a 4) b). A partir de abril. (Pase a 5)

. Para lograr cosecha en esta época, aunque se pueden lograr los mejores precios de la fruta, el cultivo se va a enfrentar a los mayores riesgos de afectación por fenómenos meteorológicos, mayor incidencia de Antracnosis y menor probabilidad de lograr la adecuada maduración de los brotes para una mejor respuesta en floración y producción. Si decide continuar: (Pase a 6)

3. Para lograr cosecha en esta época, aún cuando disminuye el riesgo, todavía se puede enfrentar a niveles importantes de da- ños por antracnosis, sin embargo, se pueden tener brotes de más madurez y mejor respuesta en fructificación. Si decide con- tinuar: (Pase a 7)

4. En esta época, aunque disminuye sustantivamente el riesgo de afectación por antracnosis, se incrementa

4.

En esta época, aunque disminuye sustantivamente el riesgo de afectación por antracnosis, se incrementa la probabilidad de daño por Cenicilla y Trips, y el precio de la fruta puede sufrir una drástica caída. Sin embargo existe la posibilidad de lograr mejo- res rendimientos. (Pase a 0)

5.

En esta época la afectación por antracnosis puede ser mínima, y muy alta la posibilidad de lograr los mayores rendimientos; sin embargo, se pueden presentar altos niveles de daño por Ceni- cilla y Trips, y los menores precios de la fruta en el mercado. (Pase a )

6.

Si Pretende “forzar” la floración mediante:

a). Aplicaciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato de amo- nio. Definitivamente no es recomendable programar la cosecha a este periodo, debido a la dificultad para forzar la floración tan temprano con esta práctica de inducción. Con aplicaciones fo- liares se puede lograr mejores resultados cuando la cosecha se programa a marzo-abril. (Regrese a )

b). Fertilización al suelo con Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio. (Pase a 8)

7.

Si Pretende “forzar” la floración mediante:

a). Aplicación foliar de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio. Definitivamente no es recomendable programar la cosecha a ese periodo, debido a la dificultad para forzar la floración tan temprano con esta práctica de inducción. Con aplicaciones folia- res se pueden lograr mejores resultados cuando la cosecha se programa a marzo-abril. (Regrese a )

b). Fertilización al suelo con Nitrato de amonio o Fosfonitrato. (Pase a 9)

8.

Antes de finalizar el mes de marzo debe realizar las prácticas de podas (de formación, fitosanitaria o de despunte), rastreos, re- habilitación mecánica de regaderas, fertilización, riego y/o apli- caciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio, para

estimular la brotación vegetativa y ésta se presente a más tardar la primera quincena de

estimular la brotación vegetativa y ésta se presente a más tardar la primera quincena de abril. (Pase a )

9. A más tardar en abril, realizar las prácticas de podas (de forma- ción, fitosanitaria o de despunte), rastreos, rehabilitación mecá- nica de regaderas, fertilización, riegos y/o aplicaciones foliares de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio, para estimular la bro- tación vegetativa y ésta se presente a más tardar en mayo. (Pase a 4)

0. A más tardar en mayo, realizar las prácticas de podas (de for- mación, fitosanitaria o de despunte), rastreos, rehabilitación me- cánica de regaderas, fertilización, riegos y/o aplicaciones folia- res de Nitrato de potasio o Nitrato de amonio, para estimular la brotación vegetativa y ésta se presente a más tardar en junio. (Pase a 6)

. A más tardar en junio, realizar las practicas de poda, fertilización, riego, rehabilitación mecánica de regaderas y/o aplicación Folia- res de Nitrato de potasio para estimular el crecimiento vegetativo y éste se presente a más tardar en julio. (Pase a 9)

. Después de la brotación vegetativa de abril, hasta la primera quincena de septiembre, deberá tratar de forzar al árbol a entrar en un periodo de descanso, de tal manera que no se presenten rebrotes importantes en este periodo. Para lo anterior, puede disminuir la frecuencia de riego y posteriormente dejar el cultivo solo con el temporal y evitar cualquier fertilización nitrogenada, podas tardías ó laboreo mecánico del suelo. (Pase a 3).

3. Si después de la brotación vegetativa de abril:

a). No se observó un rebrote vegetativo importante hasta la primera quincena de septiembre y se tiene la seguridad de que la mayor parte de los brotes a ese momento tienen más de 5 a 6 meses de edad, se puede proceder con mucha seguridad a realizar la práctica de inducción a floración. (Pase a 21)

b). Se observó posteriormente un flujo vegetativo de mayor in- tensidad que el primero, sería recomendable posponer la prácti-

ca de inducción hasta que se logre el periodo mínimo de descan- so requerido. Es

ca de inducción hasta que se logre el periodo mínimo de descan- so requerido. Es decir, si el flujo de mayor intensidad ocurrió en mayo se sugiere que la inducción a floración se realice a partir del 5 de octubre (Pase a ). Si se presentó en junio, se sugie- re retrasar la inducción hasta la primera quincena de noviembre. (Pase a 4). Finalmente, si se presentó en julio, la inducción debería realizarse hasta principios de diciembre. (Pase a 9)

4. Después de la brotación vegetativa de mayo hasta la primera quincena de octubre, deberá tratar de forzar al árbol a entrar en un periodo de descanso, de tal manera que no se presenten rebrotes importantes en este periodo. Para lo anterior, puede reducir la frecuencia de riego y posteriormente dejar el cultivo solo con el temporal y evitar cualquier fertilización nitrogenada, podas tardías ó laboreo mecánico del suelo. (Pase a 5)

5. Si después de la brotación vegetativa de mayo:

a). No se observó un rebrote vegetativo importante hasta la pri- mera quincena de octubre y se tiene la seguridad de que ha ese momento prevalecen brotes de más de 5 a 6 meses de edad, se puede proceder con mucha seguridad a realizar la práctica de inducción a floración. (Pase a 21)

b). Se observó posteriormente un flujo vegetativo de mayor in- tensidad que el primero, sería recomendable posponer la prác- tica de inducción hasta que se logre el periodo mínimo de des- canso requerido. Es decir, si el flujo de mayor intensidad ocurrió en junio se sugiere que la inducción a floración se realice a partir del 5 de noviembre (Pase a 4). Por otro lado, si se presentó en julio, lo más recomendable sería retrasar la inducción hasta principios de diciembre (Pase a 9).

6. Después de la brotación vegetativa de junio hasta la primera quincena de noviembre, deberá tratar de forzar al árbol a entrar en un periodo de descanso, de tal manera que no se presenten rebrotes importantes en este periodo. Puede reducir la frecuen- cia de riego, e incluso, si las lluvias se presentan de manera regular, dejar el cultivo solo con el temporal y evitar cualquier

otra fertilización nitrogenada, podas tardías ó laboreo mecánico del suelo. (Pase a 7) 7. Si

otra fertilización nitrogenada, podas tardías ó laboreo mecánico del suelo. (Pase a 7)

7. Si el huerto está establecido con el cultivar:

a). Tommy Atkins. Si tiene suficiente disponibilidad de agua para riego, podría ser recomendable realizar una aplicación de Pac- lobutrazol en el mes de julio, seguida inmediatamente después de un riego, reduciendo posteriormente su frecuencia como se señaló anteriormente. (Pase a 8).

b). Haden. (Pase a 8)

8. Si después de la brotación vegetativa de junio:

a). No se observó un rebrote vegetativo importante hasta la pri- mera quincena de noviembre y se tiene la seguridad de que ha ese momento prevalecen brotes de más de 5-6 meses de edad, se puede proceder con mucha seguridad a realizar la práctica de inducción a floración. (Pase a 24)

b). Se observó posteriormente un flujo vegetativo de mayor inten- sidad que el primero, sería recomendable posponer la práctica de inducción hasta que se logre el periodo mínimo de descanso requerido. Es decir, si el flujo de mayor intensidad se presentó en julio se sugiere que la inducción a floración se realice a partir del 15 de diciembre. En este caso la floración se puede presen- tar de manera natural pero usted puede mejorarla mediante la aplicación foliar de inductores. (Pase a 9)

9. Después de la brotación vegetativa de julio hasta la primera quincena de diciembre, deberá tratar de forzar al árbol a entrar en un periodo de descanso, de tal manera que no se presenten rebrotes importantes en este periodo. Puede reducir la frecuen- cia de riego y someter el cultivo a un estrés hídrico 30 o 40 días antes de la inducción y evitar cualquier otra fertilización nitroge- nada, podas tardías ó laboreo mecánico del suelo. (Pase a 0)

0. Si después de la brotación vegetativa de julio:

a). No se observó un rebrote vegetativo importante hasta la primera quincena de diciembre y

a). No se observó un rebrote vegetativo importante hasta la primera quincena de diciembre y se tiene la seguridad de que ha ese momento prevalecen brotes de más de 5-6 meses de edad, se puede proceder con mucha seguridad a realizar la práctica de inducción a floración. (Pase a 29)

b). Se observó posteriormente un flujo vegetativo de mayor inten- sidad que el primero, sería recomendable posponer la práctica de inducción hasta que se logre el periodo mínimo de descanso requerido. Es decir, si el flujo de mayor intensidad se presentó en agosto o después, sería conveniente esperar el periodo de floración natural de los árboles, sin embargo, aún en este caso se puede mejorar con la aplicación de alguna práctica de in- ducción. Si decide realizar esta práctica (Pase a 9); en caso contrario: (Pase a 3)

. Si la edad del huerto es de:

a). Menos de 5 años, se puede utilizar para la inducción

por árbol de Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio. (Pase a )

3 kg

b). De 6 a 8 años, se puede utilizar para la inducción 4 kg por

árbol de Nitrato de amonio )

o Fosfonitrato de amonio. (Pase a

c). De 8 a años, se pueden utilizar para la inducción 5 kg por árbol de Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio. (Pase a )

. Las cantidades de Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio que vaya a utilizar se deben mezclar con la fertilización com- plementaria en Fósforo, Potasio y elementos menores, defini- das por el análisis foliar y recomendadas por el Asesor Técnico. (Pase a 3)

23. Depositar el fertilizante en 4 a 6 “hoyos” abiertos dentro del 75 % del área de copa, y aplicar inmediatamente después un riego pe- sado, independientemente del contenido de humedad del suelo al momento de la fertilización. (Pase a 30)

24. Usted puede realizar la inducción a floración, ya sea en forma foliar o mediante

24. Usted puede realizar la inducción a floración, ya sea en forma foliar o mediante la fertilización al suelo.

a). Si decide utilizar las aspersiones foliares para inducir la flora- ción (Pase a 5)

b). Si decide utilizar la fertilización al suelo (Pase a 6)

5. Realizar o 3 aspersiones foliares de Nitrato de potasio al 4 %

o de Nitrato de amonio al %, a intervalos de 7 días entre cada

una. Para lo anterior puede mezclar 4 kg de Nitrato de potasio o

kg de Nitrato de amonio por cada 00 litros de agua. Se sugie-

re hacer las aplicaciones con brisa suave y cubriendo de manera uniforme el árbol hasta punto de escurrimiento. (Pase a 3)

6. Si la edad del huerto es de:

3 kg

por árbol de Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio. (Pase

a). Menos de 5 años. Se puede utilizar para la inducción

a 7)

b). De 6 a 8 años, se puede utilizar para la inducción 4 kg por

árbol de Nitrato de amonio

7)

o Fosfonitrato de amonio. (Pase a

c). De 8 a años, se pueden utilizar para la inducción 5 kg por árbol de Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio. (Pase a

7)

7. Las cantidades de Nitrato de amonio o Fosfonitrato de amonio que vaya a utilizar se deben mezclar con la fertilización com- plementaria en Fósforo, Potasio y Elementos menores, defini- das por el análisis foliar o recomendadas por el Asesor Técnico. (Pase a 8)

28. Depositar el fertilizante en 4 a 6 “hoyos” abiertos dentro del 75 % del área de copa, y aplicar inmediatamente después un riego pe- sado, independientemente del contenido de humedad del suelo al momento de la fertilización. (Pase a 3)

29. Usted puede realizar la inducción a floración con 1 o 2 aplicacio - nes

29. Usted puede realizar la inducción a floración con 1 o 2 aplicacio- nes foliares de Nitrato de potasio al 4 % o de Nitrato de amonio al %, a intervalos de 7 días entre cada una. Para lo anterior mezclar 4 kg de Nitrato de potasio o kg de Nitrato de amonio por cada 00 litros de agua. Se sugiere hacer las aplicaciones con brisa suave y cubriendo de manera uniforme el árbol hasta punto de escurrimiento. (Pase a 3)

30. Una vez realizado el riego de inducción, realizar una primera aplicación preventiva contra antracnosis y repetir las aplicacio- nes cada 10-15 días hasta que el fruto alcance el tamaño “hue- vo”. En caso de que se presenten lluvias adelantar la aplicación realizándola inmediatamente después de ocurrido cada evento y continuarlas posteriormente en la forma señalada. Por otro lado, reiniciar el riego a los 0 o 30 días después de la fertilización y continuarlos posteriormente cada 5 a 0 días hasta cosecha. (Pase a 33)

31. Al primer signo obvio de floración, es decir cuando se manifiesten la mayoría de las espigas florales, realizar la primera aplicación preventiva contra antracnosis y cenicilla y repetir las aplicacio- nes cada 5 a 0 días hasta que el fruto alcance el tamaño hue- vo. En caso de que se presenten lluvias adelantar la aplicación realizándola inmediatamente después de ocurrido cada evento y continuarlas posteriormente en la forma señalada. Además-, en este caso se recomienda el monitoreo constante de Trips, y al primer signo obvio de presencia de esta plaga incluir en las aplicaciones algún producto específico para su control. Por otro lado, se sugiere reiniciar el riego a los 0 o 30 días después de la fertilización y continuarlo posteriormente cada 5 a 0 días hasta cosecha (Pase a 35)

32. Al primer signo obvio de floración, es decir cuando se manifies- ten la mayoría de las espigas florales, realizar la fertilización con Nitrógeno, Fósforo, Potasio y Elementos menores, de acuerdo a las recomendaciones del técnico que interpretó el análisis foliar, seguida inmediatamente después de un riego. En esta misma etapa realizar la primera aplicación preventiva contra antracno- sis y cenicilla utilizando mezclas de productos para ambos pro- blemas. Repetir las aplicaciones cada 5 a 0 días hasta que

el fruto alcance el tamaño huevo. En caso de que se presenten lluvias adelantar la

el fruto alcance el tamaño huevo. En caso de que se presenten

lluvias adelantar la aplicación realizándola inmediatamente des- pués de ocurrido cada evento y continuarlas posteriormente en

la forma señalada. Además-, en este caso se recomienda el mo-

nitoreo constante de Trips, y al primer signo obvio de presencia de esta plaga incluir en las aplicaciones algún producto espe- cífico para su control. Continuar los riegos cada 15 días hasta cosecha (Pase a 35)

33.Realizar la cosecha cuando el fruto alcance la madurez fisio- lógica. El indicador de este estado de madurez es una mayor

separación de las lenticelas, el fruto adquiere una forma redonda

y los hombros del fruto se observan por encima de la base del

pedúnculo. El grado de madurez al que debe cosecharse el pro- ducto está relacionado con el mercado destino (Pase a 34).

34.En huertos donde la floración temprana se presenta durante oc- tubre o noviembre, invariablemente se presentará una segun- da floración de manera natural en enero- febrero. En este caso al primer signo de esta floración, continuar con aplicaciones combinadas contra Antracnosis y Cenicilla, utilizando mezclas de productos específicos para ambos problemas., y repetir las aplicaciones cada 5 a 0 días hasta que el fruto alcance el tamaño huevo. En caso de que se presenten lluvias adelantar la aplicación realizándola inmediatamente después de ocurrido cada evento y continuarlas posteriormente en la forma señalada. Además, en este caso se recomienda el monitoreo constante de Trips, y al primer signo obvio de presencia de esta plaga incluir en las aplicaciones algún producto específico para su control. En esta segunda floración continuar los riegos en la forma se- ñalada (cada 5 a 0 días) hasta la segunda cosecha) (Pase a

35)

35.Realizar la cosecha cuando el fruto alcance la madurez fisio- lógica. El indicador de este estado de madurez es una mayor

separación de las lenticelas, el fruto adquiere una forma redonda

y los hombros del fruto se observan por encima de la base del

pedúnculo. El grado de madurez al que debe cosecharse el pro- ducto está relacionado con el mercado destino. (Pase a 36)

36.En cualquier caso, es recomendable utilizar una red y recipien- tes de cosecha debidamente lavados

36.En cualquier caso, es recomendable utilizar una red y recipien- tes de cosecha debidamente lavados y desinfectados y sin aris- tas interiores ni aberturas amplias con el fin de evitar daños al producto. Por otro lado, para llevar el producto al empaque es recomendable supervisar una carga y transporte cuidadosos. (Pase a 37)

37. A partir de marzo y hasta el mes de julio es recomendable rea- lizar una aplicación mensual de Azufre humectable o algún otro acaricida para disminuir el crecimiento de las poblaciones del ácaro de las yemas y reducir la incidencia de la Escoba de Bruja en el siguiente ciclo de floración.

La presente publicación se elaboró con información generada en proyectos de investigación financiados por la
La presente publicación se elaboró con información generada en proyectos de investigación financiados por la

La presente publicación se elaboró con información generada en proyectos de investigación financiados por la Fundación Produce Michoacán, A.C.

Para mayor información acuda, llame o escriba a:

Campo Experimental Valle de Apatzingán. Km. 17.5 Carretera Apatzingán – Cuatro caminos Tel. y Fax 0 (45) 59 5 40 E-mail: espinosa.javier@inifap.gob.mx Apatzingán, Michoacán, México

Fundación Produce Michoacán, A.C. Aramén No. 5. Col. Félix Ireta Tel. y Fax 0 (443) 3 496 6 E-mail: gerencia@producemich.org.mx Morelia, Michoacán, México

CRÉDITOS EDITORIALES

EDICIÓN

MC. Javier Espinosa Aburto

REVISIÓN TÉCNICA

MC. Hilda Pérez Barraza

MC. Víctor Vázquez Valdivia

SUPERVISIÓN Dr. Keir Francisco Byerly Murphy Dr. José Fernando de la Torre Sánchez

GUÍA PRÁCTICA PARA LA PRODUCCIÓN DE MANGO EN MICHOACÁN

Se termino de imprimir

en los talleres gráficos de Prometeo Editores, S.A. de C.V. Libertad 4, Col. Americana, Guadalajara, Jalisco

C.P. 4460

Tel. 0 (33) 386-78

E-mail: prometeoeditores@prodigy.net.mx

Con un tiraje de ,000 ejemplares Impreso en México Printed in Mexico