Sei sulla pagina 1di 7

Trabajo
Final 


" Farrah
Fawcett:
 El
impacto
de
 los
sentimientos
en
 los
medios
de
comunicación"


ITESM
 ‐ 
 Campus
Santa
Fe

Medios
Cultura
y
Sociedad Dra.
Gabriela
Palavicini 



 
 
 Anabel
Romero 
 
 01014825 
 
 Erik
Zárate 

 
 00466217 
 

Anabel
Romero 
 

01014825
Erik
Zárate 


00466217
Omar
Guerrero 
 

00468387




 


 


 


 


 
 
 1
de
julio
de
2009 





















1
de
julio
de
2009 


Introducción

El propósito de este trabajo es aplicar los conocimientos obtenidos en la asignatura de Medios Cultura y Sociedad, tomando en cuenta desde los elementos básicos y principios de los medios masivos de comunicación hasta las teorías de estudio de los mismos. Elegimos como tema de análisis central la cobertura y difusión televisiva de la enfermedad de Farrah Fawcett, así como su resurgimiento mediático a raíz de este evento.

La metodología de estudio de este tema se realizó siguiendo las noticias televisadas sobre Farrah Fawcett desde el 15 hasta el 28 de junio. Registramos una bitácora y anotaciones de los datos obtenidos, desde breves noticias hasta programas especiales sobre su vida. A partir de esta información realizamos un filtro para obtener un condensado final de los elementos más importantes para éste análisis.

Obtuvimos dos fuentes principales de datos, en primer lugar recurrimos al canal NBC (The National Broadcasting Company) transmitido a través del servicio de cablevisión, que televisó un documental de aproximadamente una hora y media sobre la vida de Farrah Fawcett, en específico el seguimiento de las experiencias desencadenadas a raíz de su enfermedad. Éste comenzó con una grabación casera filmada por Farrah en una consulta médica en el año 2006, cuando le fue diagnosticado su cáncer anal, y después editada con la ayuda de la NBC.

Debido a que empeoraba la condición de esta actriz, se volvió más común ver en algunos noticieros breves pero continuos comunicados sobre su delicada condición, por lo que ésta se volvió nuestra segunda fuente de información. Después de su fallecimiento, seguimos los homenajes, programas especiales, testimonios y en general transmisiones de otros canales en cuanto a su vida y obra.

Debido al complejo entorno social que rodea las transmisiones televisivas, decidimos utilizar para este análisis la teoría funcionalista, específicamente haremos énfasis en las funciones y disfunciones que la televisión como medio de comunicación promueve al dar a conocer la enfermedad y muerte de la, por algunos llamada, diosa dorada.

Desarrollo

Cuando elegimos el tema, hace poco más de dos semanas, sabíamos que podíamos encontrar información suficiente para la elaboración de este trabajo. Lo que jamás pensamos es que en este plazo tan corto la salud de Farrah Fawcett empeorara de manera tal, que el cáncer con el que estuvo luchando alrededor de tres años la terminara venciendo el pasado jueves 25 de junio.

Como se mencionó anteriormente, el tema principal de este estudio es la cobertura y difusión televisiva de la enfermedad de Farrah Fawcett. Para comenzar creemos conveniente mencionar algunos elementos que consideramos definen a esta artista como figura mediática.

Su nombre completo era Mary Farrah Leni Fawcett y nació en Texas, Estados Unidos en el año 1947. Durante los años sesenta y setenta se introdujo en el medio de la publicidad debido a su atractivo físico, sin embargo fue hasta 1976 cuando adquirió mayor fama debido a su participación estelar en la serie “Los Ángeles de Charlie”. Después de su salida de este programa actuó en algunas películas que tuvieron un impacto mediático en la audiencia. Para el 2006 se dio la noticia de que Farrah sufría de cáncer colorrectal, sometiéndose a cirugía y quimioterapias. Es a raíz de este evento que decide iniciar las grabaciones sobre su experiencia con la enfermedad.

Este tema tiene varios ángulos debido a que no sólo incluye el comunicado de la muerte de una actriz sino que aprovecha la televisión como medio de comunicación masivo para registrar todo el proceso de la enfermedad. De hecho un año antes del diagnóstico de la enfermedad se filmaba el reality show llamado “Chasing Farrah” que pretendía mostrar la vida de esta celebridad y el acercamiento que tenía con sus seguidores. Sin embargo, después de siete episodios fue cancelado. Esto porque la crítica opinaba que era un reality show aburrido donde la actriz, a pesar de ser un jolgorio visual en su mejor época, ya a su edad no tenía mucho que ofrecer a la televisión.

En el panorama actual, donde todavía el televisor es el medio de comunicación por excelencia a nivel mundial, esta situación es la que predomina. Se trata de un medio capaz de construir y destruir la imagen de cualquier persona en un periodo relativamente corto de tiempo. Ya no sea por su alcance sino de lo simple que es a la sociedad recibir información por parte de este medio. A comparación de la internet, el televisor no necesita de interactividad por parte del usuario para llegar a la

información. La televisión al integrar medios visuales y auditivos sin necesidad de introducir instrucciones la hacen un medio difícil de ignorar, y en este caso, uno que en los últimos años se encargó de difamar y criticar la figura de Farrah por sus mediocres actuaciones en cine y penosas apariciones en televisión como cuando fue entrevistada por David Letterman y hubo especulaciones de que había consumido drogas antes del show.

En fin, lo que nos llamó más la atención sobre este personaje fue una noticia que aseguraba, con datos de fuentes confiables, que el show televisivo "Farrah's Story" había alcanzado niveles tan altos de popularidad en los Estados Unidos, que se posicionó como el programa más visto en los últimos años después de la celebración de las Olimpiadas. Y es que este dato, más allá de ser histórico, nos causó gran impacto por el contexto moralizante con el que se manejó su imagen en esta serie de videos.

Día con día, los medios de comunicación aligeran sus restricciones más estrictas de contenido y van dando paso a una televisión más liberal. A principios de siglo era inconcebible hacer uso de la televisión para criticar al estado, o a mediados de siglo que la audiencia tomara la decisión de qué ver y qué no a tales horas del día. Hoy podemos ver un sinfín de historias, relatos, programas y series que antes no hubiéramos sido capaces de transmitir. Este es el caso de "Farrah's Story". Un programa donde la protagonista, alguna vez una célebre actriz, se priva de cualquier intimidad para mostrarle al mundo todo lo acontecido alrededor de su enfermedad durante tres largos años. Es decir, no imaginamos en cualquier otro tiempo, a una persona capaz de lucrar con la transmisión de su propia muerte y tener un éxito contundente en la práctica.

Dicho lo anterior, nos preguntamos quiénes son los que influyen mayormente en que este programa haya sido uno de los más vistos por una de las audiencias más diversas, segmentadas y difíciles del mundo. Por una parte, los medios son los encargados de llevar a la pantalla contenidos que pueden o no lograr un alto nivel de popularidad. Por otra, el público tiene el poder de hacer que los programas perduren. En tal caso, se podría hablar sobre una complicidad entre estos agentes para hacer de la muerte de Farrah Fawcett un objeto de minucioso análisis.

Por tanto, este programa arriesga tanto como lo menciona Negroponte (1995) cuando menciona que: "Los modelos económicos de los medios de hoy se basan casi con

exclusividad, en imponer la información y los entretenimientos al público (

)

Este

modelo “a pedido”, sin publicidad, hará que la producción de los contenidos se parezca más a la de las películas de Hollywood, con mayores riesgos, pero también con muchas mayores ganancias" (p. 8). Tenía razón este autor al mencionar que no importando que la sociedad se segmentara, de todas formas los programas seguirían teniendo igual o más audiencia en correlación a lo arriesgado de los contenidos.

En este análisis, tenemos una actriz en decadencia preocupada por su imagen y estilo de vida en el programa "Chasing Farrah" (2005). Transmisión que como ya se mencionó anteriormente no duró mucho tiempo al aire (7 capítulos solamente) por lo trivial que resultaba para la audiencia y lo poco que contribuía a la televisión en ese entonces. Ahora, si tomamos a la misma actriz con un par de años más, una enfermedad mortal a la cual se enfrenta día a día y una cámara que filma hasta el último detalle, en consecuencia el panorama cambia.

La globalizada y diversa televisión del hoy ya no demanda buenos artistas ni caras bonitas. Con esto solo demuestra que así como los ciudadanos hacen su ciudad, los televidentes crean su propia televisión, y lo que estos demandan son programas cada vez más banales y hasta improvisados, pero también programas más crudos. Al espectador de hoy ya no le es suficiente saber que alguien murió, sino debe resolverse cantidad de preguntas como el dónde, cuando, con qué, por qué y cómo murió. Claro está, al cliente lo que pida y los medios de comunicación no pueden hacer otra cosa que indagar en los hechos y satisfacer las necesidades de su público.

Hay quienes dicen que Fawcett, más allá de querer acaparar el foco de los medios, hizo tal programa para recaudar dinero que después heredaría su único hijo. El cual se encuentra preso por posesión de drogas. En tal caso, y con base en la teoría funcionalista, nos preguntamos si vale la pena provocar ansiedad en la gente con tal de satisfacer los caprichos de una artista. Hasta hoy no se sabía el límite al que podía llegar un personaje de tal fama. Hay quienes la tacharán de prostituir su intimidad como quienes le agradecerán el haberles mostrado ese lado de su vida. No importando esto, la sociedad a pesar de que esté segmentada, no podrá evitar sentir pena, tristeza y hasta vulnerabilidad con respecto al cáncer.

Como alguna vez los medios procuraron en la segunda guerra mundial atribuirle a un soldado cualquiera capacidades sobrehumanas, para animar a su gente a ir a la guerra, no sería extraño que estos manipularan a la audiencia para que en dado

momento se sintieran vulnerables ante una enfermedad en específico. Qué importante es dar el ejemplo de una chica que todo lo tuvo y que se desplome, no importando los tratamientos y el dinero invertido, para manipular la salud de algunos sectores de la población. Esto pretendiendo dar respuesta al por qué de las transmisiones en fechas y horas indicadas.

Por tanto, así como la audiencia se ha acostumbrado a la violencia en los noticieros, los albures en programas familiares y las palabras altisonantes en las películas no será raro que en un futuro haya más programas como el que Farrah Fawcett protagonizó. Los medios vieron que la idea funcionó. Ahora le toca al público, como a lo largo de su historia, no conformarse con contenidos sencillos y reciclados, que nunca dicen nada porque normalmente no tienen nada que decir.

Conclusión

Farrah Fawcett como fenómeno televisivo en la última etapa de su vida es un ejemplo más del gran dilema ético sobre las transmisiones actuales en televisión, esto es debido a las grandes disfunciones que parecen esconderse detrás de un propósito funcional y positivo para los televidentes.

Es cierto que su caso puede ser tomado como un ejemplo de advertencia al mostrar la cruda realidad de cómo una enfermedad puede atacar a aquellas personas que parecen estar en un pedestal de invulnerabilidad. Es cierto que puede parecer una transmisión moralizante debido a la constante lucha que realizó a pesar de encontrarse en condiciones sumamente difíciles, sin embargo no podemos esconder los efectos de pánico y ansiedad que provoca en la sociedad, ese afán por alimentar el morbo del televidente manejando los eventos y noticias desde el ángulo “más realista”. ¿En realidad es necesario mostrar el sufrimiento y agonía que lleva a una persona a la muerte? ¿Es esto un elemento que nutre la consciencia del espectador? La teoría funcionalista tiene una aplicación muy concreta en los aspectos que expusimos sobre la forma en que los medios trataron esta situación, sin embargo no es muy difícil notar que todas las acusaciones y disfunciones que podemos observar en televisión únicamente nos muestran los reproches que debemos hacernos a nosotros mismos como sociedad que consume, acepta y hasta aplaude estas transmisiones.

Bibliografía

- Reiss, John. (Productor ejecutivo). (2009, May 15). Farrah's Story. [Programa

televisivo]. New York, N.Y. Servicio de televisión por cable.

- Negroponte, Nicholas. (1995). Being Digital. Editorial Atlántida (1ra ed.), Buenos

Aires, Argentina

- Briggs, A. De Gutenberg a Internet. Ed. Taurus. México. 2002.

- The Wall Street Journal, (2009, June 25). 'Charlie's Angel' Farrah Fawcett dies at 62. Extraído el 29 de Junio de 2009 desde:

http://online.wsj.com/article/SB10001424052970204621904574250013389213016.html